Page 33

Tourismo

arquitectónicos de la cultura Chachapoya en la región Amazonas. Se dice que su nombre podría derivar de un vocablo preinca que significa «bosque en las nubes». Hay neblina, construcciones de piedra y arcilla, bromelias, orquídeas, musgo y líquenes. Llamarla fortaleza es un error que se asumió por la presencia de un muro perimétrico que alcanza los veinte metros de altura en algunos sectores. Sabemos que su ocupación por los primeros habitantes comenzó aproximadamente hacia el siglo V; que forma parte de un ecosistema de bosque húmedo; y que hay recintos circulares con evidencia doméstica (criaderos de cuyes, fogones y batanes). En 2010, una excavación arqueológica permitió encontrar 79 entierros humanos y varios conjuntos funerarios. Alfredo Narváez, director del proyecto de restauración y conservación de Kuélap, dijo entonces: «Se trata de un lugar sagrado

para albergar a los muertos de la época. Fue el espacio de mayor jerarquía religiosa de los antiguos chachapoyas, que construyeron el lugar y lo sacralizaron utilizando sus murallas como recintos funerarios». Hoy, llegar a Kuélap desde la plaza central de Chachapoyas tarda dos horas y media. El camino recorre 72 kilómetros a través de serpenteantes senderos. Desde enero, ese trayecto podrá hacerse en solo veinte

33

minutos gracias a un moderno teleférico, surcando quebradas y montañas. TRES Ilton Yalta vive en Cocachimba, tiene 30 años y varios recuerdos de esas épocas en tinieblas, antes de la llegada de la luz en el 2004. Es el menor de seis hermanos, el único que se quedó cerca de la catarata. El resto de sus familiares viajó a Lima para

Rituales funerarios de los Chachapoyas en los sarcófagos de Karajía (©Flor Ruiz /PromPerú)

Revista Touring Edición 77  

En esta edición presentamos una atractiva nota sobre Kuélap, también un árticulo dedicado al piloto Rodrigo Pflucker. Además una entrevista...