Issuu on Google+

Educación

27

EL FUTURO DE LAS AULAS ¿Cómo la tecnología dentro de un salón de clases estimula la tolerancia entre diferentes culturas?

E

scuelas en todo el mundo están empleando herramientas digitales para ayudar a los estudiantes a colaborar y construir un mejor entendimiento cultural. Los desafíos de la globalización y la diversidad cultural exigen que la sociedad defina el papel de la educación en la promoción de la paz, la armonía, la seguridad, los derechos humanos, la comprensión y la cooperación a nivel internacional. En consecuencia, la educación intercultural para desarrollar aquella competencia ha sido sugerida como una forma de cumplir ese papel significativo en la educación. Por ejemplo, una organización sin fines de lucro llamada IVECA (Intercultural Virtual Exchange of Classroom Activities) ayuda a los estudiantes a comunicarse entre sí en diferentes culturas y países. El programa proporciona un entorno virtual que permite a los estudiantes compartir temas y socializar dentro del programa. ¿Cómo funciona? Se basa en un plan de estudios compartido donde abordan temas de interés mundial como el calentamiento global o la inmigración de las poblaciones. Las clases adoptan proyectos y se preparan durante mucho tiempo para luego presentar sus

Los desafíos de la globalización exigen que la sociedad defina el papel de la educación en la promoción de la paz y la comprensión a nivel internacional.

investigaciones a los alumnos de otra clase en un país diferente al suyo. Las formas de intercambio consisten en mensajes a través de un tablero web de discusión y el intercambio de clases en directo a través de videoconferencias. El intercambio de clases en vivo es una actividad opcional que se puede incluir dependiendo de la infraestructura tecnológica de las escuelas que participan. Esto es posible en la medida en que las escuelas tengan computadoras con conexión a Internet, una cámara web y un micrófono. Además, a través de correos electrónicos y mensajes de audio, los jóvenes se comunican no solo para intercambiar contenidos académicos, sino también para hacerse preguntas personales que les permitan conocerse y hacerse amigos durante el proceso. CONSTRUYENDO EL ENTENDIMIENTO CULTURAL Este programa ha sido diseñado con la misión de promover en los estudiantes, la habilidad para convivir con personas de diferentes culturas y países y trabajar cooperativamente como amigos. Se espera que, mediante la comunicación entre aulas de distintas partes del mundo, se genere respeto y entendimiento en la búsqueda de un mismo objetivo y que el intercambio guíe a una mejor conciencia cultural, tolerancia y colaboración que sobrepasen las fronteras. El objetivo es desarrollar la competencia intercultural de los estudiantes. Las personas que poseen dicha competencia pueden entender semejanzas y diferencias entre personas y culturas diversas, aceptar las diferencias culturales con respeto, e

interpretar y aplicar las diferencias en la resolución crítica de temas internacionales. Es un aspecto fundamental que va más allá de la tolerancia, uno de los valores esenciales en la educación multicultural. El aprendizaje no debe limitarse a la coexistencia pasiva de personas de culturas diferentes. Mientras los estudiantes realizan un trabajo significativo se generan conexiones a pesar de las barreras del idioma. Van reconociendo que más allá de las diferencias, existen muchas similitudes. Las encuentran en los libros que leen, los pasatiempos que practican, la comida que les gusta y otros temas cotidianos. Quizás se vean diferentes pero están lidiando con los mismos problemas y tienen los mismos sentimientos a pesar de los contextos de las ciudades o pueblos donde viven. Este programa facilita a los estudiantes en la expansión de sus visiones del mundo. Los estudiantes comentaron que participar en el intercambio les ayudó a superar los prejuicios y el racismo; pensar ampliamente; y sentir amistades cercanas al entenderse mutuamente. Namyung, un alumno coreano de sexto grado, dijo esto sobre el programa: «si continuamos compartiendo nuestras historias con países extranjeros, los estudiantes se acostumbrarán a pensar ampliamente. Sus pensamientos, la estructura básica y las formas en que piensan se basarán en el mundo entero, no solo en su propio país. Y si eso sucede, todos los estudiantes se preocuparán por los amigos en el extranjero y, además, el peligro y las preocupaciones sobre la guerra entre cada país disminuirían también». Esperemos que así sea. t


Revista Touring Edición 77