Page 41

BROCHAS

La forma tradicional por excelencia, para la aplicación de pintura, nos remite a las brochas, cuya técnica de uso es realmente sencilla, el verdadero detalle para conseguir un buen resultado está en una aplicación uniforme, paciente y gradual. Siempre será mejor dos manos de aplicación, que una sola mano con una pintura más espesa. Y desde luego, el resultado también dependerá de una buena brocha. Para seleccionar la brocha se debe tomar en cuenta el tipo de superficie y acabado deseado, a partir de eso se elegirá el tamaño y el tipo de herramienta. Las cerdas determinan en buena medida la calidad de la brocha, éstas pueden ser de origen animal, vegetal o sintético. Su longitud, forma del corte de la punta, la densidad y particularmente la flexibilidad nos dirán si una brocha vale o no la pena. Cuando una brocha es de buena calidad se puede emplear sin ningún tratamiento previo, pero siempre es recomendable una inmersión en aceite de lino crudo, lo que ayuda a evitar una deformación de su extremo por el uso. Poste-

39

VAMOS A PINTAR  

Revista Todo Ferretería

Advertisement