Page 29

T

oda materia prima requiere tratamiento especial y la madera no es la excepción. Al derivar de un ser vivo, su vulnerabilidad se vuelve mayor, ya que puede ser dañada en los bosques durante su crecimiento, al momento de la tala e incluso cuando ya se encuentre en el taller del carpintero.

de madera. Estas capas indican la edad del árbol; las principales imperfecciones de la madera se encuentran precisamente entre capa y capa; un buen ejemplo son las rodaduras o acebolladuras, que son huecos o rajas circulares que separan capas concéntricas sucesivas, que no se soldaron en el momento de su formación debido a heladas,viento o escarcha. Este defecto no es visible estando en pie el árbol y a veces no se hace visible hasta después de secar la madera. Otro padecimiento común es el denominado corazón hueco, que aunque es todo un espectáculo para los fotógrafos, representa un problema para los carpinteros. Se produce principalmente en los árboles viejos cuando se desecan. Al desintegrarse los anillos, se desarrolla un virus que acaba con el corazón del árbol, dejándolo hueco.

MADERA SALUDABLE

La madera está expuesta a enfermedades o ataques exteriores que la hacen inútil para su posterior empleo industrial. Por eso, durante todo su proceso de transformación se deben realizar diversos diagnósticos. El primero se hace cuando el árbol aún está en pie, en ese momento se pone mayor atención en las ramas superiores; se busca que estén sanas y robustas, en ausencia de hongos y con una corteza homogénea, de las hojas se procura que no sean amarillas, a menos que sea otoño. Inmediatamente después de talar el árbol lo ideal es encontrarnos con un color uniforme, buen olor, ausencia de agujeros en la madera, forma homogénea en el tronco y diámetro con desarrollo normal, es decir, que no esté torcido. Los madereros expertos identifican la calidad de su materia prima incluso por el sonido, acercan el oído al tronco, dan unos pequeños golpecitos y si suena hueco, saben inmediatamente que se trata de un árbol defectuoso.

DEFECTOS DE ORIGEN

Los defectos sobre los que ya no se pueden tomar medidas precautorias y que suelen ser los más comunes en la madera, son las deformaciones en los troncos o la presencia de agentes invasivos que inutilizan los productos del árbol. Los troncos están formados básicamente por capas circulares como las de la cebolla, pero

Cuando un tronco está lleno de ramas también genera un problema pues cada intersección entre el tronco y la rama crea un nudo que dificulta notablemente el trabajo para armar muebles; a este tipo de madera se le conoce como trenzada y se aprovecha sólo en la decoración. Hablando de ramas es importante decir que cuando una de estas se rompe, el hueco dejado forma un lagrimal, por donde entra agua, que al mezclarse con la savia corrompe la parte inmediata del árbol y la inutiliza.

27

VAMOS A PINTAR  
VAMOS A PINTAR  

Revista Todo Ferretería

Advertisement