Page 1

Ramón Alcaraz García www.tallerliterario.net)

CINEXPLICABLE ¿Si los medios técnicos de la cinematografía se desarrollaron en la Costa Este de Estados Unidos, por qué la industria del cine floreció en Los Ángeles, justo el extremo opuesto de aquel país? Parece ser que fue Tomás Alba Edison quien rodó la primera película en el año 1893, al inventar un aparato llamado quinetoscopio. Desarrolló posteriormente un sistema llamado vitascopio, filmó muchas películas breves y parece ser que incluso el primer beso en la pantalla. Edison no era solo un gran inventor, sino un gran defensor de sus intereses comerciales; así que patentó sus creaciones y se adelantó al cinematógrafo con la propiedad de las patentes y de los permisos para esta nueva actividad. Es decir, quien quisiera rodar o exhibir películas, debía contar con el permiso de su empresa (PatentsCompany) y de un certificado de autorización y, claro está, pagar por ello. Desde 1897 estableció una guerra de patentes contra los hermanos Lumière, que desarrollaron en Europa el cinematógrafo. Enesta “batalla”, los inspectores y abogados que trabajaban para Edison se mantenían alerta y eran duros e inflexibles a la hora de obligar al pago (una especie de SGAE de la época). Cobraban por todo, por el uso de cualquier máquina de filmación proyección e incluso por cada metro de celuloide empleado.


El resultado fue que la gente atraída por este espectáculo comenzó a huir de la dura persecución y marchó justo al extremo opuesto del país, a California, un lugar cerca de la frontera con México, por si acaso se veían obligados a escapar de la Ley, que amparaba los intereses de Edison. Las condiciones de aquellas tierras, además, resultaron óptimas, ya que llovía menos y se disfrutaba de más horas de sol para las sesiones de rodaje en exteriores.


PROGRAMACIÓN DE OTOÑO

18 de Noviembre

BAB’AZIZ EL SABIO SUFÍ

Dirección: Nacer Khemir. Países: Túnez, Francia, Alemania, Reino Unido, Irán y Hungría. Año: 2005. Duración: 98 min. Género: Drama. Interpretación: Parviz Shahinkhou (Bab'Aziz), Maryam Hamid (Ishtar), Dos siluetas caminan por el desierto: la joven Ishtar (Maryam Hamid) y Bab´Aziz (Parviz Shahinkhou), su abuelo ciego. Su destino es la gran reunión de derviches (miembros de una hermandad religiosa) que tiene lugar una vez cada treinta años. Pero para encontrar el lugar en el que se celebrará esta reunión hay que tener fe y saber escuchar el infinito silencio del desierto.

25 de Noviembre

EL CONCIERTO

Dirección: Radu Mihaileanu. Países: Francia, Italia, Rumanía y Bélgica. Año: 2009. Duración: 119 min. Género: Comedia, musical. Interpretación: Alexei Guskov (Andrei), Mélanie Laurent (Anne-Marie), En la época de Brezhnev, Andrei Filipov era el mejor director de orquesta de la Unión Soviética y dirigía la célebre Orquesta del Bolshoi. Pero en plena gloria, tras renunciar a separarse de sus músicos judíos, entre los que estaba su mejor amigo Sacha, fue despedido. Treinta años después, sigue trabajando en el Bolshoi, pero ahora… como limpiador


2 de Diciembre

PAJAROS DE PAPEL

Dirección: Emilio Aragón. País: España. Año: 2010. Duración: 125 min. Género: Comedia dramática. Interpretación: Imanol Arias, Lluís Homar, Roger Princep, Carmen Machi. “Pájaros de papel” es la historia de un grupo de artistas de vodevil después de que la guerra les haya quitado todo menos el hambre. El músico Jorge del Pino, el ventrílocuo Enrique Corgo, la cupletista Rocío Moliner y el huérfano Miguel forman, junto a otras almas perdidas,

9 de Diciembre

¿Qué TIENES DEBAJO DEL SOMBRERO?

Dirección y guión: Lola Barrera e Iñaki Peñafiel. País: España. Año: 2006. Duración: 75 min. Género: Documental.

Judith Scott, una escultora norteamericana de sesenta y dos años, recibe el reconocimiento internacional tras vivir treinta y seis años en una institución psiquiátrica. Judith tiene síndrome de Down y es sordomuda. Su historia, contada a través de su hermana gemela Joyce, sin discapacidad, es el detonante de un film que viaja al Creative Growth Art Center en California y descubre a otros personajes que, como Judith, buscan expresarse a través del arte.


16 de Diciembre

IO SONO L’AMORE

Dirección: Luca Guadagnino. País: Italia. Año: 2009. Duración: 123 min. Género: Drama. Interpretación: Tilda Swinton (Emma Recchi), Flavio Parenti (Edoardo, hijo), Edoardo Gabbriellini La película cuenta la historia de la acaudalada familia Recchi, cuyas vidas se verán sometidas a cambios radicales. Edoardo, el patriarca, ha decidido nombrar a su sucesor en los negocios industriales de la familia. Emma, la mujer de Edoardo, es una inmigrante rusa que ha adoptado la cultura de Milán. Una adorada y atenta madre que ve cómo su mundo se viene abajo cuando se enamora perdidamente de Antonio, un cocinero, y se embarca en un apasionado romance que cambiará para siempre a toda la familia.

Todas las proyecciones se realizaran en La Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel a las 21:00h.


Ximo Tejado ximo1476@gmail.com

QUÉ BELLO ERA EL CINE Damas del teatro _ Director: Gregory La Cava (1937) ¿Por qué hay películas que te aburren tanto que ni siquiera puedes terminarlas y sin embargo otras las ves cien veces y no te basta?...

Anoche, sin ir más lejos, volví a ver uno de los clásicos que más me entusiasma y emociona a partes iguales: Damas del teatro. Una tragicomedia con Katherine Hepburn y Ginger Rogers (creo que sería un error tildarla sólo de comedia) dirigida por Gregory la Cava en el año 1937. Aunque ambas actrices demuestran una calidad interpretativa excelente, esta película siempre la recuerdo por el entrañable papel de Andrea Leeds (nominada al oscar por su interpretación). Un papel comparable al de Terry, la bailarina triste y melancólica que el payaso retirado Calvero salva de la muerte en Candilejas. ¡Y qué le voy a hacer!, soy un sentimental. En vez de fijarme en la poderosa personalidad del papel de Katherine o de lo sarcástica que se muestra Ginger con casi todas las compañeras de reparto, ambas acaparando la pantalla como lo que eran, dos grandes actrices, yo me fijé en el pequeño pero dramático papel de esta chica, que como un pequeño e inocente pajarillo intenta abrirse paso en un mundo regido por grandes productores sin escrúpulos que desean algo más que las gracias por conseguirles un papel en la siguiente obra que estrenen.


Creo sinceramente que la película gira en torno a este papel. A saber, Terry es una chica adinerada (interpretada magistralmente por Katherine Hepburn) que quiere probar fortuna en el teatro y para ello busca alojamiento en un hostal donde viven un conjunto de chicas (destaca una jovencísima Lucille Ball), todas con el único sueño de conseguir la fama encima de un escenario, algunas por su valía y otras por las compañías que regentan. Todo es comedia, risas, burlas, bromas con diálogos elocuentes y sarcásticos. Una casa para mujeres, llevaba por mujeres; y aunque pueda parecer al principio que los roces y la envidia pueden estar presentes siempre, no es así. Detrás de todas esas punzaditas que se lanzan en formas de burlas y risas, a poco que se rasgue se descubre la amistad, el cariño, el compañerismo, la lealtad que se profesan las unas a las otras. Hasta que, a mitad de camino, el papel de Andrea Leeds da un giro y el drama se apodera de la película, cambian las interpretaciones (para mejor), cambian los rostros, los diálogos, las relaciones... Todo se convierte, a mi pequeño entender, en una obra maestra. El negro se torna más negro y el blanco de los ojos de las protagonistas se convierte en un pantano chispeante a punto de desbordarse. Destaca el momento en el que Katherine Hepburn tiene que interpretar una escena de teatro con la carga emotiva que conlleva el haberse enterado de la suerte que ha corrido una de sus compañeras de hostal, que para más inri también optaba a ese papel. Sublime. Esta es una de esas películas que descubres por casualidad y que se alojan en tu memoria para jamás olvidarla. Por eso recomiendo, desde la visión microscópica de un telespectador amante del cine clásico, que si algún día tenéis la oportunidad disfrutéis de esta película, con cuatro nominaciones a los Oscars, como una de esas películas emotivas y entrañables que se guardan para siempre en la retina. Que os deleitéis con una de las grandes obras del cine de antes, del cine de verdad, del cine con mayúsculas, del cine en blanco y negro. Me hace mucha gracia que la tecnología hoy día invente televisores con ‘tropecientos’ millones de colores. Sí, todo eso está muy bien, pero a mí sólo me hacen falta dos, yo sólo quiero dos, sólo aprecio dos, sólo amo dos: el blanco y el negro.

Cine 1  

Revista 1 Cine 1