Page 1


EDITORIAL Son los que nos enternecen, los que alimentan nuestras más oscuras pesadillas, los que nos transportan a otros mundos, los que nos ayudan a combatir el mal, los obstáculos que los villanos nos ponen en el camino. Magia. Peligro. Ternura. Fantasía. Métete en la piel de los animales fantásticos para vivir aventuras y desventuras junto a ellos. Sentirás todo de primera mano: sus miedos, sus anhelos, sus metas. Recorre el mundo rodeado del ave fénix, centauros, sirenas, dragones, basiliscos... Todas las criaturas con las que has soñado desde niño están aquí, entre nosotros. ¿Quieres conocerlos? V. Cervilla Alex J. Román

RevistaTártarus @revistatartarus WEB: https://revistatartarus.wordpress.com ISSN-2444-9652 LUGAR DE EDICIÓN: Linares, Jaén (España) CONTACTO: revistatartarus@gmail.com


VIVIENDO LA FANTASIA. Relatos Los designios de las estrellas, de Alex j. Román Las caras del dado, de V. Cervilla

A TRAVÉS DE LA PANTALLA. Cine Fantásticas bestias

Crónicas del personaje. Fanfiction Fantasía en peligro

Conoce al autor. Entrevista Carmen Murguia

La escuela de Calíope. Divulgación La fantasía y la épica

La Saga. Novela El destello esmeralda. Capítulo 1

Taller del escribidor. Ortografía Cuestión de acento

Mirando más allá. Ilustración Isabel MN

Navegando entre libros. Reseñas El falso caballero I, de Alejandro Ronda Los reinos de Gruhmnión, de Soraya del Ángel

Tras los muros. Concurso Ganador del concurso anterior Fuego en las entrañas, de Pedro de Andrés

Páginas amigas. Colaboración Los artículos y anuncios publicitarios, así como las opiniones de los entrevistados y columnistas, no reflejan necesariamente la opinión del editor. Se prohíbe la reproducción parcial o total del contenido de esta revista sin previa autorización por escrito del editor. Todas las imágenes e ilustraciones así como los textos son publicados con permiso de su autor. La información es correcta en el momento de la publicación.


Quienes Somos V. Cervilla

Dirección, edición y diseño

Gustavo Sierra Consejos de estilo y ortografía

Alex J. Román

Dirección y edición

Corrección de textos V. Cervilla Sara Esturillo

Javier Cervilla

Maquetación y diseño

Sara Esturillo

Reseñas y divulgación

Nazaret Morris

Relaciones Públicas


5

Viviendo la fantasia

Los designios de las estrellas Omhyos observaba con calma las estrellas sentado sobre el musgo en mitad del bosque a medianoche, mientras los rayos plateados de la luna bañaban su figura, una mezcla de hombre y caballo. Adoraba esos momentos de paz en los que podía volver a ponerse en contacto con la naturaleza y disfrutar de la lectura de los astros, alejándose un poco del resto de centauros de la tribu. Desde bien pequeño le habían enseñado el arte de interpretar el futuro. Quedó maravillado con tal enseñanza, propiedad casi exclusiva de su especie. Desde entonces, cada noche se quedaba a solas para ponerla en práctica durante horas. Pero aquella noche algo era distinto. Lo que le estaban mostrando hablaba de sí mismo y no parecía albergar nada bueno. Prestó atención e incluso se irguió un poco, alterándose por segundos. La calma que caracterizaba aquella práctica se estaba transformando en tensión e incluso terror. Se incorporó de un brinco, mientras su larga melena ondeaba produciendo un débil siseo. Sus ojos color almendra, totalmente abiertos, reflejaban que el pánico ya se había apoderado de él. No era posible. No podía creer que algo así pudiera pasar. Se impulsó con las patas traseras, agarró la rama del suelo que siempre usaba como

arma e inició el galope en dirección opuesta al poblado donde debía reunirse con su tribu. No pensaba regresar bajo ningún concepto. Tenía que marcharse cuanto antes. Avanzó entre los árboles cruzando el bosque lo más veloz de lo que era capaz. No conocía el tiempo exacto en el que debían cumplirse los designios de las estrellas, pero no estaba dispuesto a esperar para averiguarlo. Era una noche fresca. El viento emitía susurros mientras se colaba entre los árboles, meciendo sus copas con ligereza y mezclándose con el brillo plateado que despedía la luna. Omhyos empezó a jadear fruto de la fuerte tensión acumulada en los últimos minutos. Trató de recuperar el aliento mientras se apoyaba sobre un árbol. En poco tiempo estaría muy lejos de allí. —Hola, ¿qué haces aquí tú solo? El centauro giró la cabeza como un resorte al escuchar la voz inconfundible de su amigo Arrith, una criatura deforme aparentemente similar a un humano. Tenía la cabeza demasiado grande y abultada, que contrastaba con sus piernas cortas y estrechas. Por si fuera poco, sus sal-


6 tones ojos verdes le conferían un aire cómico a su aspecto. Omhyos y él eran los mejores amigos. Solían reunirse en las profundidades del bosque. Arrith se montaba sobre el lomo del centauro y así recorrían varios kilómetros mientras se divertían cazando. Nadie sabía de donde provenía él. No tenía familia ni tribu a la que pertenecer y los centauros no lo aceptaban, pese a las insistencias de Omhyos. —Hola —respondió mientras se apartaba del árbol y se acercaba hasta él—. Estoy alejándome de mi tribu. No puedo regresar allí. El rostro deforme de Arrith mostró confusión al escuchar sus palabras. —¿Qué ha pasado? Omhyos miró hacia atrás para asegurarse de que nadie los escuchaba. —He leído algo terrible en las estrellas. Dicen que alguien de mi sangre me matará. Su amigo se acercó con esfuerzo mientras asía los brazos. —Eso es imposible. Todos te adoran en tu tribu y nadie de tu familia sería capaz de hacerte eso. Tampoco tienen motivos. El centauro sacudió la cabeza testarudo. Su pronunciada frente se llenó de arrugas debido a la presión a la que estaba sometido.

Viviendo la fantasia su cuerpo. El dolor recorrió al centauro con rapidez, cuyo cuerpo cedió echándose el suelo. Podía ver con desesperación como su sangre resbalaba de la herida y rociaba el suelo. La vida se le escapaba por momentos. Con gran esfuerzo, giró el rostro hacia Arrith, cuya deformidad le hacía poseedor de una mano humana y una garra de depredador, aquella con la que le había atacado. —¿Qué haces? —susurró débilmente. Su amigo le dedicó una sonrisa malvada, permitiendo que los pocos dientes que tenía brillaran bajo la luz de la luna. —Huyendo de tu destino has acabado por encontrarlo. Qué curioso, ¿no? El centauro abrió la boca y enarcó las cejas perplejo. —¿Tú eras de quien hablaba la profecía? ¿Cómo? —susurró mientras la sangre resbalaba por su barbilla manchando la barba. —No soy un centauro, pero soy de tu misma sangre —se limitó a decir. Aquella revelación pilló a Omhyos desprevenido. Se conocían desde niños, pero nunca había sabido su origen. —¿Cómo es posible eso?

—Las estrellas no mienten, amigo. Debo irme.

—Nuestros padres me engendraron bajo unas condiciones en las que era pecado tener hijos. Como castigo, yo nací maldito.

Arrith cerró los ojos por un instante y le colocó una mano sobre el hombro con suavidad.

El odio quedó patente en el rostro del que había sido su amigo mientras lo fulminaba con la mirada.

—Lo lamento. Espero que encuentres la paz allá donde vayas.

—¿Qué tengo que ver yo en esto? ¿Por qué? Arrith se mostró con aire pensativo.

Omhyos sonrió agradecido y se dispuso a marcharse, pero sintió como una garra penetraba en su torso llegando hasta el corazón. Se volvió justo para ver como su amigo sacaba el brazo ensangrentado del interior de

—¿Que por qué te he matado? No es nada personal, solo pura envidia. Me caes bien, pero nunca he podido soportar tu existencia —El silencio llegó hasta ellos, con el úni-


Viviendo la fantasia

7 co sonido del susurro del viento— Lo cierto es que le di muchas vueltas. Nunca encontraba el momento adecuado, pero los últimos acontecimientos no me dejaron más opción que hacerlo esta noche. Omhyos observó a la criatura incapaz de continuar la conversación. Las fuerzas abandonaron su cuerpo, obligándolo a cerrar los ojos. En su último suspiro de vida, se sintió estúpido. Siempre había hecho demasiado caso a los designios de las estrellas y, debido a ello, había provocado su propio destino. Alex J. Román www.caminanteenlasombra.com


8

Viviendo la fantasia

Las caras del dado

A veces creo que los árboles me miran. Sus hojas quietas parecen observar cada uno de mis movimientos con curiosidad. Deben preguntarse quién es la joven encadenada a la gran roca en medio del bosque. Ojalá pudiera responder a esa pregunta. Quién soy. Lo que si podría contarles es por qué, a pesar de que mis extremidades sí se mueven, a diferencia de sus raíces, soy una prisionera más del bosque que los guarece. No sé si me comprenderían. Ignoro si podrían entender que es el día quien me libera del metal, pero la noche quien me obliga a volver a él. Miro sus rugosos troncos, ásperos y robustos; sus hojas verdes y ocres y a los animales que cobijan, y pienso en lo poco que cambia un árbol a lo largo de su existencia. Tan solo se desviste en el otoño. Sin embargo, yo ya he perdido la cuenta de las veces que he cambiado. Hice algunas cosas que no estuvieron bien; embauqué y usé a quien pude para lograr mis objetivos. Los dioses saben que el castigo que he recibido ha sido sin duda proporcional al daño causado. —Tienes tantas caras como uno de los dados con los que leo el porvernir —me dijo aquella hechicera una vez. Tenía razón, y mi mejor arma se ha vuelto en mi contra. Recuerdo el día que sucedió. Con una mano me sujetó la muñeca y, mirándome con aquellos ojos negros profundos, me dijo: —Ya ni siquiera tú sabrás cuál de tus caras estás mostrando. Cada noche la luna alumbrará un lado de tu alma. Que los dioses protejan a quienes se hallen en tu presencia. He sido un búho, un oso, un lobo, un colibrí, diferentes especies de serpientes, un cuervo, un gusano, y podría continuar con la lista si no fuera porque la noche se acerca y, por el bien de todos, debo volver a dejar que el grillete vuelva a unirme a la roca. Verónica Cervilla http://www.vcervilla.com


10

N

o es casualidad que J.K Rowling les haya querido dedicar una historia. Las criaturas fantásticas han alimentado la imaginación de numerosos autores a lo largo de la historia universal de la literatura, el cine y las artes en general.

Vamos a detenernos en primer lugar en esta maravillosa oda al mundo mágico y sus animales que hace la escritora británica. Animales fantásticos y donde encontrarlos trascurre en el Nueva York de los años cincuenta, varias décadas antes de que aparezca su personaje más conocido, Harry Potter. Esta vez quien nos lleva de la mano en esta aventura es el investigador Newt Scamander, un mago que viaja desde Inglaterra en busca de una criatura mágica para añadir a su selección. Su intención es escribir un libro sobre los animales fantásticos que existen y así inculcar, tanto en magos como en muggles, la protección de estas criaturas. Sin embargo, tendrá que sortear importantes obstáculos si quiere lograr su propósito. El film es una delicia del género fantástico con una interpretación sublime de Eddie Redmayne (Scamander), que consigue aportar al personaje de misterio y ternura a partes iguales. También merece una mención su fortuito compañero de aventuras Jacob Kowalski, interpretado por Dan Fogler, añadiendo sus toques de humor. En el apartado femenino, encontramos a las actrices

A traves de la pantalla

Katherine Waterstone y Alison Sudol en el papel de las hermanas Goldstein, que aportarán mucho más que belleza a esta entretenida historia. A una puesta en escena cuidada, hay que añadir unos efectos especiales que no distraen de la trama principal y algunas pinceladas de temas que van mucho más allá de la magia. Se podrían buscar las patentes similitudes que existen entre la lucha entre magos y no mágicos con periodos históricos trágicos del siglo XX como la persecución de los judíos por los nazis.


11 No queremos hacer ningún spoiler, así que mejor os animamos a ir al cine y disfrutar de este canto a la protección de los animales y, en definitiva, a la convivencia de todas las especies en este planeta que nos ha acogido. La segunda película que os vamos a proponer es la adaptación al cine de la novela Eragon de Christopher Paolini. Eragon es un joven de diecisiete años del mágico país de Algaësia. Su vida cambia cuando encuentra una piedra azul de la que nace Saphira, la dragona que cambiará su vida y le hará enfrentarse a su destino. Esta entrañable película nos cuenta a través de la fantasía la historia de amistad entre un humano y su dragona. Tenemos de nuevo ante nosotros una oda al vínculo entre un animal y un humano que no nos dejará indiferentes.

A traves de la pantalla En el elenco de actores, destacaremos a Ed Speelers, que algunos reconoceréis de la serie histórica Downtown Abbey, como Eragon; a Jeremy Iron (no necesita presentación) como Brom, el contador de historias que lo acompaña; y una pequeña sorpresa, la voz de Saphira en su versión original es la gran actriz británica Rachel Weisz.

La película se estrenó en 2006 y no tuvo muy buenas críticas. Sin embargo, la vamos a recomendar por ser una adaptación bastante fiel a la novela con pocos cambios en la historia original. V. Cervilla

Curiosidades -J.K Rowling escribió el guión de la película y, según

cuenta, escribirá también las siguientes cuatro (¡sí, cuatro!) que le seguirán. -Eddie Redmayne ni siquiera tuvo que hacer una audición para el papel. J.K ya lo tenía fichado. -Se supone que la enciclopedia que Newt escribe es usada más tarde en clase por Harry Potter. -Newt fue a Hogwarts y estaba en Hufflepuff. -El nieto de Newt se casó con Luna Lovegood (esta sí que nos suena, ¿verdad?). -La película está ambientada en Nueva York, pero fue rodada en Reino Unido. Se usaron localizaciones como Londres y Liverpool.

-Edward Speelers de 17 años fue seleccionado por la directora de casting tras asistir a una audición en Londres a la que se habían presentado alrededor de 180.000 aspirantes. -La producción se traslado a Hungría que se eligió por la belleza de sus paisajes naturales y por las cualidades técnicas de los estudios Mafilm de Budapest. -También se filmaron diversas escenas con los actores montando un dragón de plástico que luego seria substituido por el creado posteriormente mediante CGI. -Christopher Paolini escribió el libro a la edad de 15 años.


Cronicas del personaje

12

aje person l e d Ficha

el Ende n a a h i t c i s a M de aje: B inable, oPerson m r e t n i de la ntan. ria a t o s t i s i n h o a La e rel rotag Libro: cipal psos que ahí svuelve un n i r 4 p 8 l 9 1 el es e n se suce ación: sar Bulixcado en losl libro, Bastiáinvestido conque a t l a Public B de dice imp . Es stián ón: Ba lo lee se ve ños. A mita,den Fantasiariz Infantil leastián no i c p i r c Des conforme co de 11 a erminable a Emperat de.Pero B ecuerdo vela y n es un chiHistoria Int de deseos. L ría más gran ntasia, un r Bastianaje de La ue le conce Fantasia se ueciendo Fa perso to Áuryn, q os pidiera, pide, enriq amuleos más desea deseo que . cuant ue por cad l desaparece sabe qmundo rea de su


Cronicas del personaje

13

B

astian se incorporó mientras su rostro se iluminaba con una amplia sonrisa.

—¡Fantasía! ¡Mi hogar! ¿No es fabuloso hijo? ¡Ya verás!

si estar aquí le ayuda. El niño, que había quedado fascinado con Fujur, se volvió hacia su padre con el rostro descompuesto por la ira.

El niño, que recién acababa de cumplir los diez años, bufó y evitó mirar a su padre, que observaba emocionado la magnitud del campo verde que se abría ante ellos.

—¡Yo no tengo por qué pensar como tú!

—Llegas tarde —les llegó una voz a sus espaldas.

—No seas así. Si todos seguimos vivos es gracias a él. Debes tenerle respeto —Se irguió y sonrió a su amigo—. Os parecéis mucho físicamente.

Se giraron, justo para ver a Fujur, el dragón blanco de la buena suerte, descender junto a ellos con Atreyu montado sobre su lomo. Este le dedicó una sonrisa burlona a Bastian.

Atreyu se inclinó sobre él con un gesto de amabilidad.

Bastian asintió complacido.

—No cambiarás nunca. Yo no tengo la suerte de volar sobre un dragón.

—Es un buen chico, pero anda demasiado tiempo perdido con esas dichosas maquinitas que hay en mi mundo, y ya no es capaz de ver más allá.

El guerrero soltó una carcajada mientras saltaba al suelo y se fundía en un abrazo con su amigo.

Izhian no dijo nada, pero chasqueó la lengua y miró hacia otro lado.

—Te presento a mi hijo, Izhian —le dijo Bastian cuando se hubieron separado—. Es la primera vez que lo traigo. A ver

—Tenemos que irnos, Atreyu —dijo entonces Fujur.


14

Cronicas del personaje

—¿A dónde? —quiso saber Bastian.

Los dos amigos intercambiaron una mirada de perplejidad.

Su amigo sacudió la cabeza restándole importancia.

—¡Nadie ha podido cerrarla! ¡Solo tú puedes Bastian! — suplicó la mujer. Este asintió en silencio y caminó directo a la multitud acompañado por la emperatriz y Atreyu. Todos se apartaron para abrirle el paso, dejando al descubierto una larga línea que estaba empezando a ser algo serio.

—A la torre de marfil. La emperatriz infantil nos ha hecho llamar. Según dice, es urgente. —¿Podríais antes darnos una pequeña vuelta por Fantasía? Me gustaría que mi hijo la viera. —¡Por supuesto! Los tres subieron sobre el dragón, que inició el vuelo con un ágil movimiento. Sobrevolaron el reino a gran velocidad, mientras Bastian sentía como llegaba hasta su mente una gran multitud de recuerdos que había almacenado cuando estuvo recorriendo Fantasía a través de la historia del libro, visitando lugares como el desierto de las esperanzas partidas, los montes de plata o los bosques de cristal, cuando todavía no sabía que todo era real. Pocos minutos después, estuvieron ante la torre de marfil, que seguía despidiendo ese brillo mágico que la caracterizaba. Fujur descendió a pocos metros de la entrada y todos saltaron. Un gran número de personas impedía el acceso al interior. —Yo no quiero ir —dijo entonces Izhian. —¿Por qué? Ya verás que simpática es la emperatriz… —¡Esto es absurdo! ¡Irreal! —estalló el niño. Bastian observó a su hijo sin saber que decir. Nunca lo había visto tan alterado. —¡Has venido! Todos se giraron, para ver como la emperatriz infantil salía de entre la multitud para acercarse a ellos. Su rostro se encontraba totalmente dominado por la desesperación. —¡Estamos salvados! —exclamó mientras abrazaba a Bastian. —¿Qué sucede? ¿La nada otra vez? —preguntó este desconcertado.

—¿Por qué pasa esto? —preguntó mientras se ponía de rodillas. —Por la pérdida de los sueños de todos los habitantes de Fantasía. Ya sabes que este es un mundo basado en la fe. Sin ella, está perdido. —Parece que de nuevo eres nuestra única esperanza, amigo —le dijo Atreyu. Bastian tragó saliva, sintiendo de pronto la enorme carga que reposaba sobre sus hombros. Respiró hondo y colocó su mano sobre la grieta. Nada sucedió. —¡No se cierra! —gritó alguien de entre el gentío. —¡Estamos acabados! —exclamó la emperatriz histérica. Todo se llenó de gritos. Bastian pudo ver como la multitud empezaba a sollozar. Se mordió el labio, incapaz de hacer nada por ayudarlos. Se sorprendió al ver como Atreyu, la emperatriz y Fujur también lloraban. Izhian se colocó al lado de su padre, atónito. —¡Están llorando! —Claro que sí. Su hogar se está muriendo y no son capaces de salvarlo. El niño no se atrevió a decir nada, mientras sus ojos se movían de un extremo a otro. —Lo siento —dijo al fin Bastian, dejando escapar una lágrima. —¿Tan importantes son para ti, padre?

Ella negó con la cabeza mientras se separaba. Bastian pudo ver como sus grandes ojos azules reflejaban su tristeza.

El niño apretó los labios y se tiró sobre el suelo, colocando ambas manos sobre la grieta.

—No. Mucho peor. El mundo se está destruyendo y el inicio de la grieta empieza a los pies del castillo.

—¡Vamos! ¡Ciérrate! —gritó a pleno pulmón.


Cronicas del personaje

15 —¿Quién es él? Que alguien le diga que es inútil. Fantasía no tiene… Pero, para sorpresa de todos, el suelo empezó a cerrarse volviendo a la normalidad en cuestión de segundos. Bastian miró a Izhian invadido por la sorpresa. Jamás habría pensado que algo así sucedería. —Es mi hijo —le dijo con orgullo a la emperatriz. Este se incorporó y sonrió contento a su padre. —Al fin comprendo la importancia de Fantasía. Ya veo porque la amas tanto. Alex. J. Román


Conociendo al autor

16

Carmen MurguĂ­a Escritora

www.mishistoriasdelotrolado.blogspot.com Twitter: @carmenhernanz75


Conociendo al autor

17 De padre madrileño y madre albaceteña, pasó la mayor parte de su infancia viajando de un lugar a otro por la precariedad laboral. Eso provocó que tuviera pocos amigos y se refugiase en sus cuadernos y lápices, inventando historias que luego dibujaba en un cómic. Nunca pensó en dedicarse profesionalmente a la escritura. Sin embargo, en 1997 participó en un concurso de cuentos de terror en el programa de RNE Historias sobrenaturales, en el cual su relato quedó seleccionado junto a otros dos. Tras superar varias fases de estancamiento literario, decidió hacer un curso de escritura creativa, lo cual le motivó a terminar una novela incompleta desde hacía unos años. Fue entonces, cuando sin querer, se embarcó en el género fantástico. Cambió su historia de misterio y aventuras, llenándola de hadas, duendes,hombres lobo, brujas y vampiros.

de Michael Ende, y me dí cuenta que leer era casi tan divertido como dibujar. A partir de entonces, los libros se convirtieron en mi mayor afición. Leía toda clase de novelas, ensayos y cómics y de ahí surgieron mis primeros relatos. Eran muy malos pero permanecen en mis carpetas, como un tesoro sin pulir. ¿Cómo compaginas la escritura con el dia a dia? Es difícil sentarte a escribir cuando el trabajo te quita horas y horas del dia. Llegas a casa agotada y encima tienes que ocuparte de la casa. Recuerdo mi época de camarera. Empecé trabajando catorce horas diarias en una heladeria y más adelante bajé a ocho, en una cafeteria, pero por entonces era impensable escribir. No tenía tiempo y sin un sueldo no podía estar. También trabajaba en ocasiones de ayudante de mago, pero con la crisis y la imposibilidad de encontrar un empleo que me permitiera pagar un alquiler, decidí que era el momento de llevar mi afición a algo más. Quizá a convertirlo en una profesión. Asi que hice un curso de escritura creativa para aprender el oficio y creé un blog donde subir mis nuevos relatos y darme a conocer. Ahora compagino muy bien mi vida normal con la escritura. Tengo todo el tiempo del mundo, siempre que no sale una animación. Digamos que son dos profesiones muy compatibles una con otra. Quizá no gane mucho, pero soy feliz haciendo lo que me gusta. ¿Cuando tuviste la primera idea para “el círculo sagrado” ? ¿y de qué forma? Siempre que me preguntan eso, suelo contestar igual y es que la historia me eligió a mi. Fue una de esas casualidades que no esperas, que llegan en mitad de un bloqueo. Estaba intentando acabar la que iba a ser mi primera novela. Una historia de ciencia ficción y aventuras que algún dia terminaré, y al mismo tiempo, tenía colgado en el blog el primer capítulo de una novelita de fantasía llamada El círculo sagrado. Nunca había escrito fantasía, pero había creado unos personajes increíbles, con nombres verdaderamente curiosos que me encantaban, pero seguía sin ver la historia. Por fortuna, la escritora Luisa Fernanda Barón, a la que me une una gran amistad, me aconsejó que dejara lo que estaba haciendo y me pusiera con otra cosa. Me ayudó a ver el bosque y a empezar a escribir El círculo sagrado.Todo

“No es cierto que haya que dejar de ver la tele para ser escritor”

Empezó a subir capítulos sueltos a su blog de relatos. La buena aceptación del público le ayudó a decidirse por acabar la novela. Hoy, El círculo sagrado puede encontrarse en las principales plataformas online del país y también en algunas librerías físicas de Albacete, Madrid, Málaga y Granada. De momento solo se puede comprar en papel, pero ya está preparando el formato Ebook. Actualmente trabaja en las dos secuelas de El circulo sagrado y en aquella novela de aventuras que no acabó en su día.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la literatura? ¿Se podría decir que las circunstancias de tu infancia ayudaron a ello? Mi infancia no fue nada fácil. Me pasaba el tiempo viajando de un lugar a otro, arrastrada por mis padres; cambiando constantemente de ciudad y de colegio y, bueno, no tuve la oportunidad de hacer amigos y en clase siempre fuí la desplazada, la rara, la que nadie quería a su lado. Así es como empezó a gestarse mi afición por inventar historias. Como siempre estaba en casa y teníamos siempre un montón de folios, lápices y libros, yo me encerraba en mi habitación, ponía mi música de bandas sonoras y dibujaba mis historias en forma de cómic. Casi siempre fantásticas e influenciadas por las películas que veía. Luego víno mi primer libro. Tenía ocho años y era un préstamo del colegio. Se llamaba Momo,


18 empezó con esos personajes y con los siete capítulos sueltos que tenía en el blog. Nombra tus tres novelas favoritas. Dificil pregunta, pero te nombraré las tres novelas que más me han marcado en mi vida. La primera es Drácula, de Bram Stoker. La más increible novela que he leído nunca. Luego está El hobbit, De Tolkien. Esa antesala a El señor de los anillos tan fantástica y llena de personajes entrañables. La tercera es más reciente y está escrita de la forma más original que he visto nunca. Eso es un punto a su favor, sin dejar a un lado que es una historia de ciencia ficción juvenil muy inteligente, que no te da tregua. Se llama Endgame-la llamada y es una saga escrita por James Frey y Nils Johnson-Shelton. ¿De qué forma sueles superar tus épocas de estancamiento? ¿Cuál es el consejo que darías a escritores noveles para ello? Aquí entra de nuevo mi amiga Luisa, quien es mi mayor apoyo desde que escribí esta novela. Ella me da calma cuando estoy de mal humor, me ayuda a releer mis manuscritos, buscando cuál es la mejor manera de salir del estancamiento. Suelo conversar mucho con ella y a veces, conmigo misma. Si no me salen las palabras, me pongo a dibujar o me siento a ver una película. No es cierto que haya que dejar de ver la tele para ser escritor. Hay que tener en cuenta todos los medios para potenciar la creatividad. La inspiración no llega sentándote solo ante tu escritorio. Tiene que haber estímulos externos. A los escritores noveles como yo que quieran iniciarse en esto, les aconsejaría sobre todo que trabajen mucho, que sean constantes, que lean todos los libros que puedan y que escuchen música que les inspire. El silencio ayuda a algunos, pero la música evoca a la imaginación. Es cuestión de probarlo. Y si se bloquean, lo mejor es dejar reposar ese escrito en un cajón para mas tarde y ponerse con otra cosa, pero no dejar de escribir. ¿Qué fue lo que te hízo empezar con el género fantástico? Me crié viendo películas fantásticas como La historia interminable, Dentro del laberinto o Legend, por nombrar algunas. Mi hermano mayor me llevaba mucho al cine y me he

Conociendo al autor

dado cuenta, quizá un poco tarde, de que es en la fantasía donde se me dispara más la imaginación. Los mundo extraños, los duendes, las hadas, las brujas son mis personajes favoritos y en El círculo sagrado están muy presentes, tanto los seres fantásticos como mis primeras ideas sobre la fantasía. Para terminar,¿cuáles son tus proyectos futuros? De momento, estoy metida de lleno en la trilogía de El círculo sagrado. El segundo libro está casi listo y va a ser más extenso, más maduro, con algunas ilustraciones y con revelaciones sorprendentes sobre los personajes. Si todo sale bien, saldrá en 2017. A parte, tengo en mente varios proyectos. Dos novelas de misterio y terror, más una de ciencia ficción, una recopilación de relatos fantásticos y una nueva saga de fantasía y ciencia ficción juvenil que creo va a gustar a todos, porque trata temas paranormales y humanos al mismo tiempo. Entrevista por Alex J. Román


La Saga

21

L

CAPÍTULO 1

as sirenas de la policía alteraron la tranquilidad y la paz que reinaba en la ciudad aquella mañana. Varios coches aceleraban a toda velocidad para acudir al mismo lugar: donde yacía el cadáver de Brian, en mitad de la carretera.

Violet bajó de uno de los coches mientras se apartaba un mechón de pelo oscuro de la cara. Era una mujer bella, acompañada siempre de un gesto frío y calculador. Vestía su abrigo de color granate, que ya casi formaba parte de su indumentaria habitual. Todos en esa ciudad vestían con varias capas de ropa, pues las bajas temperaturas eran permanentes, debido al glaciar que la rodeaba. Se acercó hasta el difunto con gesto grave. Lo conocía. De hecho, no había nadie en toda la ciudad que no supiera la identidad de aquel hombre. Se trataba del mayor empresario de toda la población; el más adinerado, y también, el más odiado. —Buenos días, inspectora. Ella se giró para ver la sonrisa de Cyr, compañero de la comisaría. Le devolvió el gesto. Era un hombre de mediana edad, aunque bastante mayor que ella. A pesar de que su cabello había conservado su color inicial, gran parte de él se había perdido con el paso de los años. Las facciones de su rostro eran suaves, dándole un aspecto agradable y transmitiendo buenas sensaciones. —Buenos días. Cuéntame los detalles sobre el caso, por favor —le pidió. Su compañero ensombreció su rostro y carraspeó. —Al parecer el asesinato se produjo durante la noche, cuando el señor Brian regresaba de un prostíbulo —Violet chasqueó la lengua con disgusto al escuchar aquello—. Pero eso no es lo más importante. No hay muestras de violencia por ninguna parte. Ella enarcó las cejas, sorprendida por la revelación. Agradeció sus palabras, y se zambulló entre el gentío para acercarse hasta el cadáver e inspeccionarlo. Era cierto, estaba completamente ileso, como si solo estuviera dormido. ¿Qué habría sucedido entonces? ¿Cómo lo habían matado? Una mano sobre su hombro le sacó de sus pensamientos. Se volvió justo para ver a un hombre completamente calvo que la observaba con interés, pero con gesto serio. —Buenos días, disculpe la interrupción. Yo soy Asper, la mano derecha del señor Brian —Se saludaron con un cordial apretón de manos—. Esto ha sido una desgracia. Confío en usted para que encuentre al culpable. —Por supuesto —prometió Violet—. Tenga presente que más adelante tendré que interrogarle también a usted. El hombre asintió mientras le dedicaba una sonrisa seca. Sin añadir nada más, se volvió y se marchó del lugar. La inspectora continuó con su trabajo y caminó hacia el otro extremo. Allí estaba Izan, compañero de la comisaría que se había convertido en su fiel ayudante desde que apareció. Era varios años más joven que ella, con la Universidad recién acabada. Siempre iba acompañado de una coleta y todavía vestía una ropa muy juvenil. No había ascendido a un buen puesto por el momento; su función era encargarse de todo el papeleo y ayudarla en todo lo necesario.


La Saga

22 —¿Ya tienes todo lo necesario? Pues vámonos. Este lugar me da escalofríos. . . . —¿El poderoso Brian asesinado? —dijo Andrew sin salir de su asombro.

Violet asintió, mientras observaba con recelo al resto de los clientes de la cafetería. —Por favor, baja la voz. No quiero que nadie se entere de cosas privadas de la investigación. Su amigo sonrió, avergonzado de sí mismo. Lo conoció cuando eran pequeños y al poco tiempo se convirtieron en los mejores amigos. Con el paso de los años, se habían esforzado mucho en mantener el contacto y verse de vez en cuando. Estaban esa tarde en la cafetería, cerca de la casa de Violet, lugar que ya se había convertido en su punto de encuentro habitual. —Este caso es el más extraño que he tenido jamás, es cierto que todavía faltan los resultados de la forense, pero dudo que saque algo relevante. Lo intuyo. Andrew reflexionó durante unos instantes en silencio. Su frente pronunciada pareció tensarse mientras cavilaba. —¿Crees que es posible que no lo haya matado nadie? Ella echó una ojeada alrededor. La poca gente del bar los observaba con disimulo. —Ahora mismo no tengo ni idea de qué puede estar pasando. Su amigo removió la cuchara en el interior de su taza de café, y al instante sus ojos azules se iluminaron. —¿Qué hay de Asper? Ese tipo que se te presentó. Quizá lo mató para ascender hasta su puesto. Violet frunció el ceño y negó con la cabeza. —Demasiado obvio. —¿Sabes qué pienso? Que a Brian lo odiaba toda la ciudad. Así que cualquiera podría ser el asesino, pero —añadió con una amplia sonrisa—, la mejor inspectora del mundo seguro que podrá resolverlo. Ella extendió una sonrisa y sacudió la cabeza. Se levantó mientras cogía su bolso. —Ha sido un placer como siempre, Andrew, pero ahora debo irme. He dejado a la loca de Reneé con sus cartas de tarot y no me fío. Se despidió con la mano y salió del local. . . .


La Saga

23

Al día siguiente, los resultados de la autopsia ya estaban listos. Tal y como pensaba Violet, no se encontraron muestras de violencia ni de muerte natural. Era un fenómeno inexplicable. La inspectora se sentó en su mesa de escritorio para intentar reflexionar sobre los detalles del caso. Segundos después, el teléfono de la comisaría sonó. Cyr lo cogió e intercambió algunas palabras. En cuanto colgó, se volvió hacia ella con gesto grave. —Se ha producido un nuevo asesinato. Violet saltó de la silla como un resorte y se colocó el abrigo dispuesta a salir al exterior. Se detuvo un instante buscando a alguien con la mirada. —¡Izan! ¡Ven conmigo! ¡Me serás de gran ayuda! —le pidió en cuanto lo localizó. Llegaron hasta la nueva escena del crimen. En aquella ocasión había sido en el interior del rellano de una vivienda y a plena luz del día. Nadie había visto ni escuchado nada y el cadáver, esta vez alguien desconocido, presentaba el mismo aspecto que el de Brian el empresario, como si solo estuviera dormido. La inspectora estaba cada vez más confusa, pues el asunto, lejos de aclararse, se complicaba todavía más. Varias muertes más sucedieron durante los días siguientes, todas idénticas. La única diferencia es que ya no se trataba de gente conocida, sino diversas personas de cualquier sexo o edad. Por si fuera poco, los interrogatorios no le estaban sirviendo de nada para esclarecer el caso. Todos parecían desconcertados ante aquella oleada de crímenes y nadie había visto ni oído nada. . . . Violet reflexionaba en el sofá de su casa, sumida en sus pensamientos. Nada tenía sentido en su cabeza. Ninguna muerte tenia relación entre ellas, ni los lugares, ni los tipos de personas. Daban la sensación de ser aleatorias, como si respondiesen a impulsos del asesino. Reneé expandía las cartas a lo largo de la mesa, muy concentrada. Era una mujer anciana, con el pelo blanco y cubierta de arrugas. Era una antigua amiga de los padres de Violet. En cuanto ellos murieron en un fatal accidente de tráfico, la adoptó y la trató como a una hija. Desde entonces, habían vivido juntas y la inspectora no había querido abandonarla en su vejez como muestra de agradecimiento. —Hija, te va a explotar la cabeza de tanto pensar —le dijo. Violet suspiró y miró a la anciana con amargura. —No puedo dejar de darle vueltas, este es el caso más difícil al que me he enfrentado en toda mi carrera. Reneé posó la última carta de tarot sobre la mesa y esbozó una sonrisa. Miró hacia la chica. —Yo te voy a ayudar. Voy a leerte el futuro. La inspectora bufó y puso los ojos en blanco. —Deberías dejar de jugar a ser adivina, no me gusta que andes todos los días con esas cartas. —El asesino —comenzó a decir la anciana, sin hacer caso de su comentario y cerrando los ojos simulando una


24

La Saga

completa concentración—, será alguien alto y guapo, con ojos preciosos y sonrisa perfecta. Ambas echaron a reír, eliminando la tensión del momento. Entonces Violet se levantó, dispuesta a marcharse de nuevo hacia la comisaría. De pronto sintió como algo saltaba de su bolsillo del pantalón y caía sobre el sofá. —¿Qué es esto? —preguntó mientras la agarraba para escudriñarla. Sabía lo que era. Recordaba haberla cogido en una de las últimas escenas del crimen y guardarla para estudiarla más tarde, pero se le había olvidado por completo. Era una gema que despedía un débil brillo rosado. La inspeccionó con atención, aunque no encontró nada interesante. —Me voy a la comisaría, luego nos vemos —dijo mientras abría la puerta de la calle. Ya allí, descubrió sobre su mesa una carpeta amarilla que no reconocía. Se inclinó sobre ella y la abrió. En su interior reposaba un trozo de papel que tenía algo escrito. Lo leyó con curiosidad. “Yo conozco el origen de todo esto. Venga a hablar conmigo a la Calle Paso Helado Nª 12. Le explicaré toda la historia desde el comienzo”. Violet leyó la nota varias veces, para asegurarse de que su vista no le engañaba. ¿Quién la habría dejado? ¿Sería una trampa? Fuera como fuera, tenía que ir. Salió al exterior y se subió en el coche para dirigirse a la dirección indicada. No estaba muy lejos, a tan solo unas ocho manzanas. Minutos después, aparcó lo más cerca que le fue posible y empezó a caminar por un callejón. La noche estaba llegando y la oscuridad se cernía sobre todos los rincones de la ciudad, volviéndolo todo negro. Ella sabía que muchos de sus compañeros tendrían miedo ante aquella situación, pero Violet era muy valiente y lo había demostrado en varias ocasiones. El frío, como cada noche, creció y empezó a bloquear sus músculos. El glaciar emanaba fuertes oleadas que alcanzaban los huesos con facilidad. Al girar una esquina, se encontró de bruces con una figura oculta por una máscara y una capucha. Percibió al instante que se trataba de alguien peligroso y que lo más sensato sería alejarse, pero algo llamó su atención y le impidió moverse: sobre el pecho del enmascarado bailaba un colgante repleto de gemas rosadas, idénticas a la que había encontrado en su bolsillo hacia tan solo unas horas. Sintió la certeza de que se encontraba ante el asesino y supo que era verdad. La tensión recorrió en pocos segundos todos sus músculos. Con un rápido movimiento, sacó la pistola y le apuntó. El encapuchado agarró el colgante con una mano y lo asió ante ella, empezando a recitar unas palabras incomprensibles. Las gemas comenzaron a volverse verdes y un aura emanó de ellas. Violet quedó inmóvil, impresionada por lo que estaba presenciando. Sus ojos eran incapaces de apartarse del brillo verdoso que despedía el colgante. Un grito resonó en un rincón y su atacante se giró con un rápido movimiento. La inspectora miró de forma rápida hacia el origen del sonido para ver qué sucedía. En el otro extremo de la calle estaba Asper, que miraba ceñudo al asesino. —¡Déjala en paz! El enmascarado arrancó a correr de forma repentina, perdiéndose por el final del callejón. El cansancio inundó


La Saga

25

el cuerpo de Violet, fruto de la alta tensión a la que se había visto sometida. Tenía la respiración agitada y se encontraba totalmente empapada de sudor. Asper se acercó corriendo hasta ella. —¿Estás bien? ¿Te ha hecho algo? La inspectora lo miró sin comprender. —¿Tú...? ¿Qué...? Él asintió, comprendiendo su desconcierto. —Vamos a mi casa. Hay mucho de lo que debemos hablar. . . . El encapuchado corría atravesando las calles mientras trataba de alejarse las máximas manzanas posibles. No dejaba de mirar atrás para asegurarse de que no le seguían. Cuando estuvo seguro, se detuvo y jadeó con fuerza, luchando por recuperar el aliento. Se quitó el colgante, guardándolo en un bolsillo, y se bajó la capucha y la máscara. El rostro de Andrew quedó al descubierto.

Continuará...


28 ¿Tildar los pronombres demostrativos? Probablemente, seas un poco como yo, que aunque te repateen algunas de las estrictas normas de la RAE, tengas cierta debilidad por las normas antiguas de acentuación, y es muy comprensible: averiguar que has acentuado bien un éste/ ésta/ éstos/ estás, ése/ ésa/ ésos/ ésas y aquél/ aquélla/ aquéllos, te da como cierto subidón de autoestima: la sensación de que eres un maestro de la lengua castellana. Sin embargo, dado el desuso de los escribientes de estas normas, por un lado, y, por otro, el uso a menudo incorrecto que hacemos de ellas, la RAE fue suavizando las normas hasta hacerlas desaparecer. Tradicionalmente, su uso era para dirimir cuestiones de ambigüedad interpretativa en un texto, es decir, cuando se pueda confundir un pronombre demostrativo con su correspondiente determinante demostrativo; pero, sostiene la RAE, que «Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas» [Real Academia de la Lengua: http://www.rae.es/consultas/el-adverbio-solo-y-los-pronombres-demostrativos-sin-tilde]. Esto no quiere decir que su uso haya sido abolido (al igual que la norma del adverbio sólo). Si eres una de esas personas que has odiado siempre esta norma porque te hacías un lío o la veías innecesaria, estás de suerte: nadie va a mirar mal tu texto porque no acentúes un pronombre demostrativo, ya que la norma ya no existe y no se te puede exigir. Pero si eres un romántico, como yo, de estos usos porque consideres que le da cierta riqueza al lenguaje, también puedes tener la conciencia tranquila, y hasta habrá quien lo vea con buenos ojos (eso sí, que nadie se atreva a creer que somos una especie de nostálgicos). Por esa razón, aquí tienes unos trucos: Si quieres acentuar bien, lo primero es saber cuáles se acentúan: aquellos que tienen un correlato entre los determinantes demostrativos, que he escrito arriba.

Taller del Escribidor Nunca se acentúan eso ni esto, pues no son pronombres demostrativos, sólo determinantes demostrativos. El truco para saber si se pueden acentuar o no es si, al leer, notaras como que te faltara algo; por ejemplo, estás leyendo la casa de este… Si te detienes bruscamente al no encontrar el sustantivo que debería ir a continuación, es que puede llevar su tilde; por el contrario, si hay un sustantivo al final, no debe llevarla: la norma de acentuar los pronombres ha sido eliminada, pero las normas básicas de acentuación siguen vigentes. Así pues: la casa de éste (hombre)/ la casa de este hombre sí, pero poner la casa de éste hombre puede acarrear graves consecuencias. Otro truco es determinar dónde cae la fuerza de entonación, es decir, si la sílaba es tónica o átona. Trata de pronunciar en voz alta estos dos ejemplos: las llaves de esta mujer/ las llaves de ésta; habrás notado que el golpe de voz no es igual: la fuerza cae, en el primer ejemplo, en “mujer” (deestamuJER), mientras que en el segundo cae en “ésta” (de Ésta). Sin embargo, hay casos en los que no se acentúan, y son errores frecuentes. ¿Se deben acentuar expresiones como “este último”? Claramente, no: ahí está actuando como determinante de “último”, que aunque suele ser adjetivo, aquí está como sustantivo. Otro caso serían las construcciones tales como Aquellos que…, Estos de… Aquí considero que están funcionando como determinantes de lo que viene a continuación, conectados por “que”, “quien/ -es”, “cual/ -es”, “donde”, “de”…, que funcionan como el sustantivo a demostrar. Comprueba, como arriba, donde cae el golpe de voz. No obstante, la excepción sería si vinieran delimitados por una coma: Aquéllos, que… En definitiva, si quieres, puedes ahorrarte líos pasando de acentuar estas palabras: nadie va, ni puede, rechazarte un texto o suspenderte un examen por ello. Pero si consideras que le da cierta riqueza al texto, y que sí son útiles para dirimir ambigüedades interpretativas o para dotar de agilidad de interpretación a un texto, espero que estos consejos te hayan sido de utilidad. Gustavo Sierra


CUESTIÓN DE ACENTOS


Mirando mas alla

30

Isabel MN Ilustradora

Por qué dibujas

Licenciada en Bellas Artes desde 2014, artista desde siempre. Isabel MN (iemene) dedica tu vida a dibujar y pintar, valiéndose de diversos soportes y materiales: papel, tinta, acuarela, bolígrafos, lienzos, paredes, ordenador... Vamos, ¡lo que le da la gana!

Dibujo porque lo necesito, lo he hecho siempre desde pequeña y me ha acompañado desde siempre. Soy una persona bastante tímida y la mejor manera de expresarme es el arte.

Sobre todo me inspiro en artistas urbanos, pasear por la calle y poder disfrutar del arte es lo que más me gusta, además de resultar muy inspirador.

Técnica preferida

Qué te inspira Si tuviera que quedarme con una técnica seguramente sería la acuarela y los bolígrafos de tinta negra.

Consejo para principiantes A los dibujantes novatos recomiendo lo que siempre me han dicho: No dejar nunca de trabajar, esforzarse y superarse día a día a través de tus dibujos. Y sobre todo, disfrutar con lo que haces.


31

Mirando mas alla


Mirando mas alla

32

https://www.facebook.com/ iemenebol @iemenebol @iemenebol http://iemeneartwork.com


33

Mirando mas alla


Navegando entre libros

34 El falso caballero I. Sombras de Gámelon de Alejandro Ronda Nació en Loja (Granada, España). Licenciado en geografía y gran aficionado a la historia antigua y medieval.

Volvemos a la fantasía épica de corte tradicional con la primera novela de la saga Sombras de Gámelon, que su autor bautiza como El falso caballero. Fue publicada en 2014 y, aunque hasta el momento no hemos tenido noticia de la publicación de una continuación, es claramente una novela iniciática que necesita de más para ser completada.

Lo primero que nos encontramos al abrir este libro son —¡oh, sorpresa!— mapas. En ellos, la influencia de la tradición anglosajona y de los mitos artúricos (y por tanto, de Tolkien) es evidente. Topónimos como Abalon, Las Marcas, Río Athanos, Bosque de Ishtril y hasta el propio nombre de Gámelon, son toda una declaración de intenciones, es decir, podemos hacernos una somera idea de lo que vamos a encontrar una vez que empecemos a leer. No hay sorpresas. Con esto quiero decir que el libro es lo que promete desde el principio: ni más, ni menos. Quienes busquen una obra de gran complejidad y originalidad, deberían buscar en otro sitio; El falso caballero es una novela no muy extensa que toca temas bastante recurrentes en la fantasía pseudomedieval: el joven campesino elevado a la categoría de caballero, las traiciones de la nobleza, el amor cortés… Nuestro protagonista es el joven Turko, a quién conocemos en plena huida. La lectura nos adentra en plena acción y, para ser justos, no se detendrá demasiado en ningún momento para hablarnos del pasado de este muchacho. Casi todo lo que sabremos de él, lo descubriremos desde ese momento en adelante. Un encuentro inesperado le hará cambiar de rumbo y, sin comérselo ni bebérselo, se verá envuelto en uno de esos líos en los que uno es consciente de que está perdiendo el control de la situación, pero no se decide a ponerle fin.

Y por una vez, al respecto de la trama, no diré más. Me explico: esta es una historia lineal, con un solo personaje, que se enfrenta a un conflicto detonante de toda su aventura posterior. Menos es más, en este caso, porque si os cuento más, no necesitaréis leerlo. Y no es esa la idea, ¿no? Un único aviso a navegantes: no busquéis la magia en esta historia, es prácticamente inexistente. Es cierto, estamos en un mundo imaginario de corte pseudomedieval, pero ahí se acaban las concesiones a lo mágico. Por lo demás, podríamos estar leyendo una novela histórica al uso. Quizá en futuras entregas se ahonde más en el elemento fantástico, pero en este caso encontraremos muy poco. En favor del autor, es notable que, para ser una obra autoeditada, la composición en general no esté nada mal. Sí, os encontraréis una portadilla o la dedicatoria en una página que no corresponde, un fallo muy común si al enviar el pdf con la maqueta no hemos dejado una página en blanco donde correspondía, pero esos son fallos técnicos que, siendo pragmáticos, no afectan demasiado al texto. Y además, algo de agradecer: es evidente que ha sido sometido a una corrección ortográfica, porque los errores en ese sentido son muy escasos. Quedaremos a la espera de esa continuación que aún no llega. Vosotros entretanto, seguid leyendo.

Los Reinos de Gruhmnion I. Las llamas de la rebelión de Soraya del Ángel De Barcelona, estudió ciencias políticas, pero siempre supo que su gran pasión era la de contar historias. Estudió marketing digital y diseño gráfico con el objetivo de crear ilustraciones y mapas sencillos que añadieran valor a sus historias. La novela de Soraya del Ángel llegó a mí casi como por arte de magia. Vosotros, ávidos lectores de literatura fantástica, no deberíais perder detalle de lo que se cuece para la próxima TDC 2017. ¿Qué es eso? La Tinta Digital Con es un encuentro para todos nosotros, frikis y amantes varios de la fantasía, la magia, el misterio y, en definitiva, el encanto de los mundos imaginarios. Fue en el encuentro del recién conclui-


35 do 2016, el pasado septiembre, que conocí a Soraya y supe de Gruhmnion. De entre todas las novedades que se presentaban por allí, ésta llamó mi atención especialmente. La pasión con la que Soraya presentó a todos su libro acrecentó mi interés. Y he aquí que, durante el sorteo que los miembros de Tinta Digital hicieron entre los presentes, me fue a tocar este libro. Estaba claro que tenía que hacer la reseña. Tengo que decir que esta obra no es sino la primera parte de nada menos que… ¡una pentalogía! En ella, lo más sobresaliente del mundo que se nos presenta es, precisamente, la premisa sobre la que dicho mundo se construye: Gruhmnion es un mundo de fantasía que ha servido de vía de escape para todas las criaturas mágicas y seres mitológicos que habitaban en la Tierra. Se trata de un mundo paralelo al que, hartos de las cacerías de los seres humanos, todos estos seres habrían huido, hacia finales del siglo XIX. Ahora, cien años después, Gruhmnion se enfrenta a la posibilidad de que los problemas no se quedaran en el mundo humano. Después de todo, parece que la guerra ha llegado también a sus reinos mágicos. En este contexto en el que no parece avecinarse nada nuevo, conoceremos a muchos de los personajes que pueblan los reinos de Gruhmnion para, a través de sus ojos, ir entendiendo los distintos movimientos que parecen predisponerlo todo para la guerra. Así, tendremos a Lenam, el más poderoso de los Altos Magos, que ha defender su reino a toda costa. Roland, un joven cazarecompensas que iniciará su huida desde su ciudad junto con un posadero y el hada más malhablada que hayáis encontrado nunca en una novela. Amie y Mike (Miguel), dos ángeles que tendrán que ayudar a todo un pueblo a escapar de la destrucción. Y… muchos, muchos otros. Precisamente esa es una de las particularidades de Los Reinos de Gruhmnion: son tantos sus personajes que, al principio, me dio por pensar que se trataría de una novela coral. Poco a poco iréis viendo cómo la autora se empieza a centrar en sólo unos cuantos (que aun así, son bastantes). Lo interesante es que, aunque al principio todo parece bastante predecible, poco a poco empezamos a atisbar que en Gruhmion todos esconden algo: una historia, un sentimiento… unos planes de destrucción. Habrá que esperar para conocer qué hay detrás de cada uno de ellos.

Navegando entre libros Como digo, los personajes son muchos y de muy diversa naturaleza (en Gruhmnion hay tantas especies mágicas como seres hayan existido en cualquier mitología del mundo, todos ellos juntos y revueltos), lo que proporciona, por el lado positivo, una acción muy ágil que va pasando de unos a otros sin que lleguemos a aburrirnos; por el lado negativo, decir que esto no nos permite entrar en profundidad a conocerlos del todo. Lo único que puedo decir en defensa de la obra, en este caso, es que al tratarse de una primera parte de lo que, por lo visto, será una gran saga, es de suponer que muchos de los conflictos que esconden los personajes queden aplazados para los volúmenes posteriores. Hacia el final de la novela iremos sabiendo más cosas de ellos, así que habrá que esperar a la segunda parte para ver cómo resuelven dichos conflictos. Como no está de más reseñar siempre aquello que es mejorable en la novela, tengo que decir que el estilo narrativo de la autora aún se siente novel: recurso a expresiones tópicas, escenas que no aportan nada a la historia, descripciones que nos parece haber leído un millón de veces… Es decir, todos los fallos típicos de quién escribe una novela por primera vez. Algunos fallos en la ortografía y el estilo, también, pero en este caso, nada que desluzca demasiado la lectura. Si bien es cierto que son cosas, como siempre digo, que se habrían solucionado con una buena corrección, no son tan tremendas como cabría esperar, y siempre queda la visión optimista: son problemas que se solucionan con la práctica, así que cuantas más páginas escriba la autora, mejor lo hará. En general, es una obra que entretiene, que se lee fácil, y que promete mejorar en futuros tomos. Yo, personalmente, estaré pendiente de la salida de Gruhmnion II. Me he quedado con las ganas de saber qué le ocurrirá a toda esa gente, así que, Soraya, escribe, escribe mucho. Y los demás, no dejéis de leer, esto, y todo lo que caiga en vuestras manos. ¡Felices lecturas! Sara Esturillo


La escuela de Caliope

36

La fantasía y la épica E

n el último número —haced memoria o mejor, ¡echadle otro vistazo!— estuvimos hablando de lo que podíamos entender como género de «fantasía», y qué elementos la diferencian del género de lo «fantástico». Vayamos ahora un poco más allá, a buscar en algunos de los complementos que, en ocasiones, acompañan a la fantasía. Todos imagináis de lo que hablo cuando digo «fantasía épica», pero vamos a hacer algo más que imaginar: tratemos de comprender qué estamos leyendo. Y como lo primero es lo primero, empecemos por la épica que, como género literario, es muy anterior a la fantasía. Supongo que os suena La Eneida (aquellos que inserten aquí un «no», que cierren la revista y vayan a Google, como mínimo). Como género de la Antigüedad clásica, la épica se puede definir más o menos así:

«Se entienden como “épicas” aquellas manifestaciones literarias de carácter narrativo que cuentan con un lenguaje solemne y majestuoso las hazañas legendarias de héroes o los orígenes míticos de un pueblo. Por lo general, se transmitían oralmente, con acompañamiento musical y, no presentaban ni un único autor ni un texto totalmente fijado». Comprendo que la mayoría de los que lean esto empiecen a sentirse extrañados: ¿nos vamos a ir a la Edad Antigua para hablar de épica? Seamos sinceros: si nos preguntan por una época cuyo vínculo con la fantasía épica sea evidente, todos pensaremos en el Medievo. Paso a paso. La expansión del Imperio Romano por occidente no limitó sus efectos al plano militar. La llamada romanización, que influyó en los


37 territorios conquistados por Roma, llevó a los niveles social y cultural el calado de la tradición romana, y con ello, también su literatura. Pero mientras que en regiones como Hispania o la Galia, esta imposición iba a ser casi total sobre la cultura precedente, ocurre que en las zonas marginales del Imperio —Britania, por ejemplo—, la resistencia de las culturas autóctonas a la romanización dio lugar a una suerte de mezcla de tradiciones.

La escuela de Caliope blos, a la magnificación de la hazaña del héroe por salvar a sus gentes, y que va a ser de mucha utilidad en un momento en que las naciones empiezan a conformar su identidad andando los siglo XIV y XV, traspasará la barrera del tiempo y resurgirá en un momento muy concreto del siglo XX: un momento en el que la idea de una lucha contra un enemigo que encarna el mal vuelve a cobrar sentido.

El caso de la actual Inglaterra es paradigmático en este sentido, y además nos sirve para comprender este proceso. Después de todo, qué duda cabe hoy en día de que la fantasía tradicional —y especialmente la de tono épico— está ligada de un modo abrumador a la tradición anglosajona. En las islas británicas, la conjunción de la influencia romana con la tradición autóctona iba a dar lugar al origen de uno de los mitos que más repercusión tendrían en el posterior nacimiento de la primitiva novela: el del mundo artúrico. En su trasvase a Francia entre los siglos XII y XIII, esta base a caballo entre la Historia y la leyenda va a dar lugar al nacimiento del roman courtois y la chanson de geste, aventuras en las que, una vez más, encontramos a un héroe que ha de superar una serie de pruebas para salvar a otros —a su amada— o, andando el tiempo, incluso para salvarse a sí mismo.

Así que, en definitiva, no cometáis el error de bulto de relacionar espadas con épica: el significado de lo que un tono épico puede —y debe— aportar a la narración, va mucho más allá de la aparición de una batalla y unos cuantos escudos de armas. No en vano, El Señor de los Anillos se entiende todavía hoy como la obra iniciadora de este nuevo género en época contemporánea. Al igual que los clásicos de la Antigüedad, estamos ante obras cuyo tema es siempre la lucha del Bien contra el Mal, así, escritos con mayúsculas. ¿Se ha preguntado alguien porqué el tema de estas obras, tanto si hablamos de La Odisea como si nos vamos a Tolkien, sigue vigente siglos o décadas después? Esos temas inmortales, comunes a todo el género humano sin importar el tiempo que pase, tratados con la grandiosidad que otorga la épica, son lo que ha hecho de esta vertiente de la fantasía un nicho casi inagotable para la literatura de los últimos cien años.

El elemento de fantasía, en este caso, forma parte de las historias al mismo nivel que formaba parte del imaginario colectivo, pero con el paso de los siglos va a dar lugar a una relación casi indisoluble entre las historias de fantasía épica y su ambientación pseudomedieval.

No caigamos en la insustancialidad, pues. Contar una historia de amor, ambientada en una imaginaria Edad Media, y con un chico que sabe manejar la espada, no es escribir fantasía épica: es defraudar a los lectores.

Aquel tono épico, que en un primer momento iba destinado al engrandecimiento de los pue-

Sara Esturillo

Entonces… ¿cuál es la lucha de tu protagonista?


Tras los muros

39

Autor del relato ganador del concurso anterior

Pedro de Andrés (Bilbao 1967). Licenciado en Derecho. Colaborador asiduo de la red social Netwriters y miembro de la Asociación Escritores en Red, así como de la denominada Generación Subway. Su desmedida afición a la lectura le ha proporcionado la osadía necesaria para escribir sus propios textos. Fruto de esa adicción irracional son algunas de las siguientes publicaciones, menciones y premios: •Segundo premio en el Certamen Planeta de Agostini de Relato Corto 2013 con el relato «Resistencia», publicado en la antología «Relatos escogidos». •Microrrelato «La Lola del puerto». Finalista en el Concurso de Microcuentos J.M. Peláez. Zafra 2014. •Relato «Justicia Festiva». Accésit Mejor Relato Negro en el Certamen «Historias de una ciudad en fiestas» y publicado en la antología de Relatos del mismo título. •Relatos en las antologías Generación Subway I, II y III, publicadas por la Editorial Playa de Ákaba. «El libro de las historias fingidas». Narrativa. Ediciones Atlantis. Marzo 2015. •Ganador del V Certamen de Relato Temático de la TerBi con el relato «Eden Ranch», mayo 2015. •«La balada de Brazodemar». Novela. Ediciones Cívicas. Diciembre 2015. •Relato «Waterball». Finalista en el Premio Domingo Santos 2015. •Relato «Expósito» publicado en la antología Madrid en feria. Editorial Playa de Ákaba. Abril 2016. •Relato «Profesional» publicado en la antología erótica Ángel de nieve. Editorial Playa de Ákaba. Julio 2016. •Nominado al premio Ignotus 2016 convocado por la Asociación Española de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror, en su categoría de mejor relato corto con el relato «Eden Ranch». •«El libro de las historias subterráneas». Narrativa. Editorial Maluma. 2016.

Web: https://pedrodeandres.com/ Blog: http://ultralas.blogspot.com.es/ Twitter: @brazodemar


40

Tras los muros

Fuego en las entraĂąas


Tras los muros

41

N

o podía apartar la mirada de los ojos de su madre, tenían una cualidad hipnótica, una tonalidad de verde frondoso que, según ella le había dicho más de una vez, era excepcional entre los suyos.

—Madre, ¿cómo murió padre? —le preguntó no por primera vez en su vida. Lo había intentado antes, sin éxito. Aquel día, en cambio, ella suspiró y le dio contestación: —Fue un día como el de hoy. Salió de caza y se encontró con una partida de caballeros del Conde. Luchó con bravura —hizo una pausa durante la cual cerró sus ojos de esmeralda—, se llevó a muchos por delante y murió como un valiente. Hoy solo estamos tú y yo. Se estableció el silencio entre ambos. De algún modo, intuía que el hecho de que se lo contara suponía algún tipo de cambio. Había dejado de ser un crío y tendría que empezar a afrontar la vida como adulto. —¿Te vas, madre? —preguntó cuando la vio salir de la cueva que les servía más de refugio que de hogar. —Estarás hambriento, mi pequeño… —¡Ya no soy pequeño! —protestó el joven—. Puedo salir a cazar. —Deja que cace para ti una última vez, te lo ruego. —Seguía teniendo ese tono maternal, capaz de calmar todas las sombras y pesares. j Las horas de la noche dieron paso al clareo del amanecer y la madre no había regresado. Empezaba a inquietarse de veras, aunque un adulto jamás hiciera tal cosa. Se le hizo un nudo en las entrañas, un calor que elevaba la temperatura de su cuerpo, que agolpaba imágenes de días de gloria en los relatos que le contaba antes de enviarlo a dormir. Si él pudiera hacer que retornaran esos tiempos… Las convulsiones hinchaban su vientre y lo contraían con violencia. —Madre… —Nadie le había preparado para esto, la necesitaba más que nunca. Se sintió solo hasta la nausea. Pasos apresurados en la entrada de la caverna, un griterío a las afueras. Algo malo estaba sucediendo, algo terrible. Madre se asomó por fin en el reducto, pero tenía la mirada opaca y tenía sangre tanto en la boca como en el cuello. —Huye, mi pequeño, vienen a la última cacería, armaduras y lanzas de punta mortal. ¡Huye, hijo mío! —Madre, ¿qué te han hecho? —le preguntó lleno de angustia. —Yo los entretendré. Recuerda la salida del arroyo que canta. No creo que la conozcan, pero es demasiado angosta para mi cuerpo. Tienes una oportunidad de escapar. El dolor en las entrañas era puro ardor, le hacía doblarse, una quemazón que amenazaba con romper piel y hueso y arrojarse al exterior como metal fundido. —Madre, mis tripas… es fuego… El rostro maternal resplandeció una vez más, era puro orgullo. —Es la hora, hijo mío. Razón de más para que huyas, eres el último de una estirpe milenaria, Márchate, amor mío. Se rompió por dentro. Era un volcán a punto de erupción y, a la vez, era furia, odio ardiente y desesperación. El ansia de venganza por su pueblo perdido, el vacío de su porvenir, la soledad a la que se veía abocado. —No, madre. Lucharé y moriré como padre. Derramaré mi fuego sobre los humanos, porque soy el último de los dragones. Pedro de Andrés


42

Paginas amigas

Despierta Sherezade https://www.facebook.com/despierta.sherezade?fref=ts Leo fantasía en español http://leofantasiaenespanol.blogspot.com.es/ El club de las escritoras http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es Tinta Digital http://tintadigitalal.blogspot.com.es/?m=1 Zona excéntrica http://zonaexentrica.blogspot.com.es/ Dragones de papel y hueso http://estermoseley.blogspot.com.es/2013/05/ gracias-todos-por-visitar-mi-otro-blog.html El libro durmiente http://ellibrodurmiente.org/ Escritores principiantes https://escritoresprincipiantes.wordpress.com/ Aeterna Lecturas http://a-eterna.blogspot.com.es


43

Paginas amigas

Juegos Florales http://juegosflorales.com/ Misterios de escritora http://misteriosdeescritora.blogspot.com.es Revista EnsueĂąo http://www.revistaensueno.com/ Sarah Myers http://pensamientosyfantasia.blogspot.com.es/ The books and you http://thebooksandyou.blogspot.com.es Lidia Ribera www.lidiaribera.com Un camino de letras http://uncaminodeletras.blogspot.com.es/ Diversidad literaria http://www.diversidadliteraria.com/ Cristina entre letras http://cristinaentreletras.blogspot.com.es/ Saga Gigantes del SueĂąo http://mimundodefantasia-yunypotter23.blogspot.com.es


Tártarus#5  

Número 5 de la revista de literatura fantástica Tártarus. Entrevista a Carmen Murguía. Ilustración con Isabel MN. Capítulo 1 de la nueva sag...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you