Page 1

Stella Maris Edición N° 115

Enero 2015

Año 2015

Tiempo de Escucha y Discernimiento en nuestras comunidades


Stella Maris 2

Nº 115 - ENERO 2015

sumario Año 2015 Tiempo de Escucha y Discernimiento 1 Sumario 2 Editorial “Navidad” 3 Año 2015 Tiempo de Escuchar 4 - 5 Una Pastoral en 3D, Un desafío de las nuevas Orientaciones Pastorales 6 - 9 ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué deseamos? ¿Qué desea el Señor? 10 - 11 Gráficas Diocesanas 12 - 13

STELLA MARIS REVISTA DIOCESANA BIMENSUAL Nº 115 ENERO 2015 Domicilio Legal

Chacabuco 1701, Valparaíso Fono 2255538 Fax 2254452 E-mail revistastellamaris@iglesia.cl

Director

Monseñor Rafael Osorio Cofré

Editora y Periodista María Eugenia Quitral V.

Colaboradora

Ana María Carvacho E. Paula González R.

Diseño e Impresión

Imprenta Comercial El Mercurio de Valparaíso S.A.P.

Fortaleciendo el Perfil y el Rol del Asesor de la Pastoral Juvenil 14 - 16 ¿Somos Misioneros? 17 - 18 Pastoral Carcelaria “La realidad se comprende mejor desde las periferias” 19 - 20 ¿Dónde está Dios hoy? 21 Decretos 22 Aniversarios 23 Decálogo de la Felicidad 24


Stella Maris

Editorial

Nº 115 - ENERO 2015

Navidad L

a Navidad nos trae cada año recuerdos hermosos. Desde ya la venida del Salvador, nacido de la Virgen María pobre y humilde en Belén. Recordar cada año este acontecimiento de Fe nos hace bien. Muy bien. Nos renueva en el gozo de la cercanía de Dios con nosotros, de la intercesión y mediación de la Virgen Santísima, del compartir Jesús nuestra historia haciéndola suya. Nos invita a renovarnos en la misión de compartir nuestra vida y nuestros bienes con toda hermana y hermano, particularmente los pobres del Señor. Son éstos los regalos más preciosos de estos días santos. Es imposible en este fin del año no mirar lo que ha sido el año que se va. Son muchas las alegrías y hermosas experiencias vividas en el 2014. Como Iglesia Diocesana hemos tratado de vivir lo más coherentemente posible la “Misión Territorial” bajo el lema “Una Iglesia que escucha, anuncia y sirve”. Cada una de nuestras comunidades la ha tratado de vivir en sus tareas pastorales y sociales, y ha celebrado muchos y diversos acontecimientos significativos, entre ellos las Primeras Comuniones y Confirmaciones. Y las comunidades educativas han culminado sus labores con las ceremonias de fin de año y las graduaciones. Démosle gracias al Señor por estos regalos, muestras evidentes de su amor. Hemos tenido, también, grandes penas, personales, familiares y comunitarias. Son parte de la vida y momentos importantes en nuestro caminar de creyentes. Nos ayudan a mirar más alto y descubrir, a la luz de la Fe en Jesucristo muerto y resucitado, el sentido profundo de nuestra condición limitada y mortal, y a volver a mirar la vida y la muerte con firme y alegre Esperanza. Entre las grandes penas tenemos que recordar el terrible incendio de Valparaíso de los días sábado 12 y domingo 13 de abril con su secuela de 17 muertos, cerca de tres mil casas destruídas y más de once mil damnificados. Fue algo tremendo, pero tremenda fue también la respuesta solidaria y pronta de toda la comunidad regional y nacional, especialmente de los jóvenes, damas y varones. Aprovechando la suspensión obligada de las actividades educacionales llegaban miles cada mañana a Valparaíso por diversos medios portando cada uno su cocaví, ropa e instrumentos de trabajo. Todas las comunidades e instituciones se organizaron para ayudar, muchos con trabajo personal y otros con aportes materiales. La Pastoral Social-Caritas y las comunidades de Iglesia se unieron

entusiastamente en este esfuerzo común, especialmente los párrocos y parroquias de los lugares más afectados, como también varios establecimientos educacionales. En verdad se creó un clima espiritual especial, de gozosa solidaridad, de espíritu ecuménico, de “nación de hermanos y hermanas”, de “dar hasta que duela”. Obviamente con la normalización de las actividades, pasadas las primeras semanas de la tragedia, la actividad solidaria decreció, pero fueron muchos y muchas los que permanecieron fieles a las amistades y comunidades que conocieron durante los días de prueba y no los han abandonado. Los han seguido visitando y acompañando con espíritu verdaderamente navideño de compartir la vida. Ha sido éste otro gran regalo del Señor. Dios quiera que todos en esta Navidad tengamos muy presentes en el cuidado y la oración a los más sufrientes, particularmente a quienes viven solos o lejos de sus familias y a los hermanos y hermanas privados de libertad. Y que en el 2015, que ya llega, renovemos nuestra alegría y Esperanza de contribuir a hacer de Chile un país de hermanos y hermanas, y de nuestra Iglesia, una servidora siguiendo el amoroso ejemplo de la Virgen Madre. Con especial gratitud y afecto en estos días santos del Nacimiento del Señor les bendice de corazón

Gonzalo Duarte G., ss.cc. Obispo de Valparaíso

3


Stella Maris 4

Entrevista Reflexión

Nº 115 - ENERO 2015

Año 2015

Tiempo de escuchar

Paula González R., Colaboradora El Padre Jorge Martínez, Secretario Ejecutivo de Vicaría Pastoral, nos relata las acciones que se llevarán a cabo durante el próximo año, el que estará centrado en el nuevo paradigma que hoy en día se está viviendo en la Iglesia Católica.

E

ste año 2014 no fue un año fácil para muchas familias en Valparaíso a causa del incendio que afectó a cuatro cerros dejando a más de 4.000 familias damnificadas, emergencia que hizo que toda la región se manifestara para ir en ayuda de las personas que perdieron todo a causa del fuego. Para el Padre Jorge Martínez el trabajo más fuerte por la Iglesia durante el 2014 estuvo justamente relacionado con esta mega catástrofe. “Como todos los años ya teníamos hecha la programación anual en la que estaba el Congreso Misionero y las asambleas, pero por el incendio no se pudieron llevar a cabo”. Es por eso que la Vicaría Pastoral se centró en unificar áreas y trabajar en conjunto, principalmente con la Pastoral Social. “Hubo un gran movimiento en las Parroquias y colegios de toda la Región que vinieron a ayudar al sector del incendio, demostrando que frente

a un propósito común se dejan atrás las diferencias”, manifestó el sacerdote. En ese mismo contexto surgió Misión Esperanza que sigue visitando el sector siniestrado, apoyando moralmente a los damnificados y también con víveres e incluso viviendas. En tiempo de Adviento visitaron a las familias llevándoles alegría y la esperanza del nacimiento de Jesús. “El incendio demostró el gran potencial que tiene la Diócesis de Valparaíso cuando se une, pero también expuso que algunos que no quieren actuar en conjunto desordenan y complican el trabajo, a pesar de su buena voluntad. Es hermoso ver cómo la Iglesia trabaja como un cuerpo ya que en comunión con Cristo el Evangelio fluye”, afirmó el Padre Jorge, quien agregó que muchos dijeron que los jóvenes estuvieron presentes pero también sienten que la Iglesia no los ha abandonado. Es momento de escuchar En estos momentos, y ya pensando en el año 2015, el Padre Jorge nos manifiesta que se está trabajando con


Reflexión Comentario

las Orientaciones Pastorales a nivel nacional (2014 a 2020) las que plantean un nuevo paradigma de Iglesia que podría resumirse en el lema “Una Iglesia que Escucha, Anuncia y Sirve”. “Lo que estamos haciendo con las Áreas Pastorales es ver la manera en que podemos responder a esta Iglesia que se está proponiendo. Ya no sirve quedarnos con las ideas que hemos hecho siempre”, explicó. “La pastoral actual da sus frutos y vemos que en ciertos aspectos está bien pero que en otros, no llega a las personas que debiera llegar, que nos hemos alejado de algunas personas y sectores. Ya no existe la Pastoral de pescadores o de trabajadores, entonces como Diócesis tenemos que preguntarnos qué está pasando y cómo podemos responder a un grupo de gente al que no se está alcanzando ahora y antes sí”, manifestó. El Padre Jorge Martínez manifestó que este espíritu de Iglesia que Escucha, Anuncia y Sirve, tienen sus orígenes desde el Documento de Aparecida, con el que se ha trabajado diferentes lemas durante varios años, entre los que están “Misión Joven”, “Una Mesa para Todos”, “La Virgen del Carmen Peregrina”, todas iniciativas que han puesto a la Iglesia en un estado de Misión Permanente. “Hemos visto como se han dado frutos y van cerrando ciclos, pero también nos hemos percatado que la Misión Permanente no está asumida completamente en todos los bautizados, ni siquiera en nuestros agente pastorales. Cuando vemos esta realidad nos preguntamos cómo podemos transformarnos en una Iglesia que escucha dónde está hablando hoy el Espíritu Santo, dónde tenemos que llegar, dónde tenemos que darnos cuenta que Dios está pasando. Es una gran reflexión que debemos hacer”, explicó. En estos momentos, se está terminando un ciclo de las Orientaciones Pastorales y hay que hacer una revisión de sus resultados, pero lo que está proponiendo la Iglesia hoy en día es mucho más profundo que eso.

Stella Maris Nº 115 111 - OCTUBRE ENERO 20152013

“Hace 60 años la Iglesia estaba centrada en el Templo. Luego del Concilio Vaticano II el enfoque estaba dado desde la Participación y Comunión. Pero hoy el centro es la vida y cuando uno habla de la vida humana no sólo incorpora a la Iglesia, a los bautizados, sino a los que no son cristianos y a los que son cristianos pero no Católicos, y es a ellos a los que debemos llegar”. El Padre Jorge manifestó que en esta misma línea el Papa Francisco ha animado a muchos a volver a la Iglesia con muchas expectativas y esperanza, pero que lamentablemente en sus Parroquias no encuentran lo que el Papa les manifiesta y es ahí donde está el reto de cómo cambiar esa realidad. “Hoy como Iglesia de Valparaíso nuestro mayor desafío para el 2015 es ver cómo realizamos esta conversión pastoral y aquí se topa con el lema de una Iglesia que Escucha, pues no voy a ir a anunciar lo que yo crea, sino lo que yo escuché que es importante. Para eso todos nos tenemos que hacer parte como Iglesia en todas las comunidades, diferentes capillas, comunidades de base, los movimientos, áreas pastorales, dejar atrás las cosas que a veces nos dividen por algo más grande que es el anuncio del Reino a través de la evangelización”. Para el Padre Jorge viene un gran tiempo de cuestionamiento pastoral para el 2015 y de escucha, para recién el 2016 decidir qué lineamientos se seguirán. “Quizás nos vamos a encontrar que estamos haciendo algunas cosas bien, pero aún hay personas excluidas de sus Parroquias como los divorciados, madres solteras o el tema de la diversidad sexual. Si bien se realizan excelentes iniciativas aún hay mucho por hacer”. “Una Iglesia que escucha también es una Iglesia que es capaz de ser autocrítica y como dice el Papa Francisco, no ser auto referencial y poner el centro en nosotros. Hoy la idea es que escuchemos y sigamos los lineamientos del Evangelio con la centralidad en Jesucristo y el valor y dignidad hacia la vida humana”.

5


Stella Maris 6

Comentario Reflexión

Nº 115 - ENERO 2015

Una pastoral en 3D, un desafío de las nuevas Orientaciones Pastorales

Pbro. Renzo Ramelli M. 1

A

comienzo de mayo fui de visita a casa de un matrimonio joven, mis amigos, luego de los saludos iniciales, no hallaban la hora de contarme una gran noticia, su nueva adquisición para el mundial: un gran televisor que tenían instalado en la pared. Junto a los niños lo prendieron y me mostraban orgullosos la calidad de su imagen. Yo, además de la impresión por el tamaño del televisor, no notaba nada especial, más aún, me daba la sensación de que estaba mal conectado, porque la imagen se veía distorsionada. Estaban tan fascinados mostrándome su nuevo televisor que no me animé a decirles lo que yo en realidad veía: una imagen francamente de mala calidad en la definición y color, que incluso me mareaba mirar por mucho tiempo. Algo no calzaba, no podía haber tanta alegría e inversión por un televisor que se veía tan mal. Todas mis dudas se desvanecieron cuando un niño me pasó unos lentes, me los puse y al ver la imagen quedé francamente sorprendido, era un televisor 3D con FHD (full high definition), todos se salía de la pantalla y la resolución fascinante… hasta envidia me dio. Mirar a Dios en lo humano Esta experiencia me hizo pensar que a veces necesitamos “lentes” o una nueva perspectiva para descubrir cómo la historia, los acontecimientos, los diferentes esfuerzos, las personas, las alegrías, las penas, las ilusiones y las frustraciones nos sorprenden maravillosamente. Mirar la realidad nos hace descubrir en ella un valor que no nos deja indiferente. Quedamos sorprendidos de la ternura del Dios que se hace presente en medio de nuestra historia. Por la fe vemos presente al resucitado en toda la creación. Mirar con los lentes de la fe no sólo nos ayuda a ver, sino sobre todo nos impulsa a tener una mirada contemplativa, es decir, a incluir la dimensión divina en la comprensión de todo lo que existe. «Como nos dijo el Papa en su discurso inaugural: “sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano”» (DA 42). Por la fe re-leemos la realidad, reconocemos que la humanidad y toda la creación ha sido redimida, por ello se la contempla como un lugar sagrado que habla de aquél hombre de Nazaret

que seguimos en esta nueva etapa de la historia y en este rincón de la creación. Porque el Hijo asume toda la humanidad, no hay nada humano y nada en la creación que no sea capaz de revelarlo. El Concilio Vaticano II lo expresa diciendo que no hay nada «verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón» (GS 1). Los cristianos tienen la esperanza que todos y todo será incluido en Jesucristo cuando se recapitule en Él todas las cosas (Ef 1,10). Mirar lo huano en Dios El cristiano contempla cómo todo lo humano le habla de Dios, pero al mismo tiempo descubre cómo todo lo divino le habla de lo humano. Por la fe no sólo se reconoce a Dios en la realidad, sino que por “lentes” de la fe mira la realidad desde el punto vista de Dios. El papa Francisco lo expresaba diciendo que la «fe no sólo mira a Jesús, sino que mira desde el punto de vista de Jesús, con sus ojos: es una participación en su modo de ver» (LF 18). En la casa de los amigos, sin los lentes 3D, la imagen del televisor se volvía distorsionada, los colores desvirtuados e incluso después de un tiempo de estar tratando de enfocar visualmente la imagen causaba mareos. Ciertamente, cuando la mirada del discípulo misionero pierde la perspectiva de la fe, se puede volver distorsionada e incluso angustiante. Una mirada parcial hace surgir las falsas confianzas o las desconfianzas, los relativismos o fundamentalismos… en ocasiones se despiertan temores, desprecios, monólogos... La comprensión de la realidad desde Dios adquiere un enfoque desafiante. Siguiendo la comparación con el televisor, podríamos decir que la mirada de Dios de la creación es una mirada en HD, es decir, mira una (H)umanidad (D)ignificada. La redención de la humanidad, su unión plena en Dios, es la razón más alta de la dignidad humana (GS 19). La misma constitución expresa que es en Dios donde la dignidad del ser humano encuentra su fundamento y perfección (21). Desde la mirada de Dios se aprecia, por una parte, que toda persona humana tiene una igual dignidad y, por otra parte, que el anhelo más grande de la economía salvífica es la perfecta dignificación del ser humano. Por esta razón la mirada de la fe en Dios es una mirada que dignifica

1 Este artículo fue publicado en la Revista Servicio n° 316 Junio 2014.


Reflexión Comentario a todo ser humano. «En el rostro de Jesucristo, muerto y resucitado (…) podemos ver, con la mirada de la fe el rostro humillado de tantos hombres y mujeres de nuestros pueblos y, al mismo tiempo, su vocación a la libertad de los hijos de Dios, a la plena realización de su dignidad personal y a la fraternidad entre todos» (DA 32). En otras palabras Dios no sólo mira a la humanidad sino que la admira por la dignidad que tiene. La mirada de Dios, junto con dignificar (ad-miración), es una mirada que se involucra, al admirar el objeto de su deleite se hace parte de él, como en las relaciones trinitarias. De la misma manera que el Padre está en el hijo y el hijo en el Padre en el Espíritu. Por amor y amando el Hijo está en la humanidad (Jn 14, 15-21. DA 109). Dios no mira desde lejos, no es un mero espectador, sino alguien que ad-mirando al ser amado sale a su encuentro para que desde dentro, asumiendo todo lo humano, realizar su obra redentora. La salvación es en la humanidad y es desde los diversos rostros de las periferias humanas. Dios no sólo mira a las personas sino que opta por mirar desde ella, asumiendo –sobre todo– las perspectivas de los más débiles, sencillos, lentos, postergados, excluidos... Jesús al asumir la condición humana lo hace despojándose de toda condición divina, involucrándose hasta o desde, las periferias de la existencia humana. Estas son el punto de partida y el horizonte donde el hombre de Galilea comienza a realizar su misión redentora. En otras palabras la mirada de Dios es una mirada que “escucha” que se deja interpelar por los diversos clamores de la humanidad. Es una actitud que dialoga con las angustias y esperanzas del ser humano. Ahora bien, esta mirada que es admiración e involucración, se convierte en una mirada comprometida. Al involucrarse pone en movimiento el amor de Dios hasta las últimas consecuencias, llevándolo hasta el extremo. Son los ojos que después de contemplar se cierran para abandonarse totalmente en el amor a la humanidad. El televisor no solo era HD, era FHD. En nuestro caso, las siglas nos vienen bien, queremos comprender desde la (F)e como la (H)umanidad se (D)ignifica. La fe lleva al discípulo misionero a comprender desde Dios la dignidad del ser humano. La persona al ser imagen de Dios tiene rostro trinitario. La Fe entiende la dignificación plena del ser humano está en la trinitarización de las personas en la humanidad, es asumir a la persona como un ser en relación (consigo mismo, con los demás, con la naturaleza y con Dios), nunca de manera aislada. La manera trinitaria de concebir las relaciones entre las personas en la humanidad lleva, por una parte, a valorar la originalidad de cada individuo, por ello pluralidad y la gran riqueza de la diversidad presente en la humanidad como dones recíprocos; y por otra parte, a creer en la vinculación entre cada una de ella: cada persona es tal en la medida que se entiende para las otras, con las otras y en las otras. Estas relaciones se hacen carne en la persona de Jesús y se expresan en su mensaje de humanización. El camino de trinitarización, es el camino de redención, es el camino de inclusión de la reconciliación de todos, todas y todo, hasta que algún día, en Cristo, seamos todo en todo (Ef 1,23).

Stella Maris Nº 115 - ENERO 2015

Mirada que se deja mirar Mirar a Dios y adoptar su mirada requiere de una experiencia fundamental. La mirada de la fe no es sólo una experiencia cognitiva sino sobre todo es una mirada que brota de un corazón que ama al ser observado. Ahora bien, esta mirada del corazón del discípulo misionero es provocada por el encuentro con la misma mirada de Dios. El amor del Padre es el que toma la iniciativa. Para mirar desde la fe se requiere dejarse mirar por Dios. Quien contempla la mirada de Dios no queda indiferente, relee toda su existencia desde los ojos cargados de aquella misericordia que dignifica todas las dimensiones de la vida. Por ello la fe comienza dejándose mirar, admirar, asumir y redimir por quien nos amó hasta el extremo. Desafíos de una nueva mirada En el capítulo III de las Orientaciones Pastorales, los obispos han desafiado para los próximos años a realizar un cambio en la mirada «reavivando nuestra experiencia de fe» (OOPP 24a). Las Orientaciones plantean un doble desafío para estos años: 1) reavivar la experiencia de fe y 2) hacer un proceso de «conversión pastoral» que reavive la vitalidad misionera de nuestra Iglesia. «La llamada a la conversión es una invitación a renovar nuestra mirada de fe para reconocer el paso de Dios en la complejidad de nuestra realidad actual» (n° 22). Ambos desafíos pastorales van de la mano, reavivar la experiencia de fe en los discípulos misioneros traerá aparejada la conversión pastoral y por otra parte, la conversión pastoral es necesaria para reavivar la fe en muchos bautizados en el país. El reavivar la fe es una renovación de la mirada y desde este cambio de mirada (mirar a Dios y desde Dios) en las siguientes líneas se propondrán algunas pista de renovación misionera. Volviendo al ejemplo del televisor 3D, ordenaremos en tres “dimensiones” los cambios paradigmáticos de un modelo o de una pedagogía pastoral inspirado en el esquema general (escucha, anuncia y sirve) de las nuevas Orientaciones Pastorales. Son 3 las “D”: D-escentrarse para mirar a Jesús; D-ialogar para mirar con los ojos de Jesús y D-espojarse para mirar como Jesús. Cuando Pedro camina sobre las aguas, en el texto que inspira las orientaciones (Mt 14,22-33), se comenzó a hundir cuando deja de mirar a su maestro y se mira a sí mismo. Como dicen las Orientaciones «necesitamos crecer en esa fe, que es mirar a Jesús con amor, y así aprender a mirar toda la realidad con los ojos de Jesús» (n° 24a) (D)escentrarse La primera “D” es la del descentrarse, es la primera dimensión o punto de partida. Es pasar de una pastoral al servicio de la comunidad eclesial a una pastoral al servicio del Reino de la vida (DA 33, 223, 358, 366, 367, 382). Es convertir un eclesiocentrismo a una eclesiología ex-céntrica, es decir, que pone el centro fuera de ella. La fijación del punto de partida marcará el estilo de la evangelización eclesial. Esta primera dimensión se fundamenta en un cambio en la mirada. Es comenzar a mirar a Jesús presente en las “olas” del país, que nos

7


Reflexión

Stella Maris Nº 115 - ENERO 2015

8

dice «¡Ánimo, soy YO, no tengan miedo!», para que no sólo vive la dimensión de la comunión al interior de su desde Él nos dejemos interpelar. Tal vez, como a Pedro seno, sino que quiere entrar en comunión y participación y sus compañeros, las olas que azotan las barcas los con la humanidad. El discípulo misionero descubre que asustan y llevan a los discípulos a replegarse dentro el Reino de la vida está creciendo a través de diversas de la comunidad. Sin embargo, el desafío que Jesús personas, movimientos, instituciones, valores… los plantea es descubrirlo presente en medio de las olas, reconoce como verdaderos sujetos del Reino de la vida «¡Soy YO, no tengan miedo!». No es dejar de mirar la (DA 384). Es por ello que más que destinatarios pasivos comunidad eclesial, es mirar primero a Jesús presente de la evangelización se comprenden como verdaderos en las diferentes realidades que rodean las barcas de las interlocutores. Por lo tanto, más que un momento de comunidades. Se pone el centro o el punto de partida la tarea evangelizadora, el diálogo es una dimensión fuera de la comunidad. para cada una de los momentos de la evangelización La conversión pastoral comienza asumiendo que la (misión, catequesis, pastoral). Ahora bien, desde Dios, pastoral y los pastores se entregan por completos «al el diálogo no sólo se comprende como un intercambio servicio de la instauración del Reino de vida» (DA de ideas, sino como es un intercambio de existencias. 366). Esto lleva a relativizarse como Iglesia en función Como decía el papa Francisco la vocación de la Iglesia del Reino. Es creer que Jesús está resucitado y vivo en no es “balconear” sino de involucrarse y sobretodo en la sociedad. Es mirar al Reino que se viene gestando y las periferias de la existencia. Un diálogo misionero no «que implica escuchar con atención y discernir “lo que el es un diálogo de eslogan, es un diálogo de presencia, Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de que lleva a involucrar la vida. Por otra parte, una persona los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta» que está con el ser que ama, disfruta en su presencia, (ídem). Ciertamente es un cambio de actitud al mirar, de su palabra, de sus acciones. Un pastoral dialogal, que es contemplar con un corazón discipular, es decir, adreconoce en el otro al resucitado, disfruta, es alegre y mirar llenos de confianza, con amor y esperanza, a Jesús hace fiesta. El diálogo junto con ser de presencia es un presente en la historia que se vive. «Es una invitación a diálogo que irradia alegría. El encuentro con el otro es renovar nuestra mirada de fe para reconocer el paso de también el encuentro con una mirada sonriente llena de Dios en la complejidad de nuestra realidad actual» (OOPP esperanza e ilusión. Una mirada que expresa la acogida. como23). IglesiaTenemos en función del Reino. Es creerque que Jesús resucitado y vivo en la sociedad. EsEn el diálogo no sólo se mira a Jesús en el interlocutor la confianza nadaestáhay verdaderamente mirarhumano al Reino queque se viene y «quesu implica escuchar con atención y discernir “lo que elsino que se mira con los ojos de Jesús. Por último cabe no gestando manifiesta presencia. Espíritu diciendo a laselIglesias” 2, 29) a través los signossobre de los tiempos los que Diosseñalar, que entre las personas en la sociedad, Dios ha Esestá admirable gran(Apcariño que detienen, todoenlos se manifiesta» (ídem). Ciertamente es un cambio de actitud al mirar, es contemplar con un agentes evangelizadores, por sus comunidades eclesiales. querido hablar especialmente por algunos, los cuales corazón discipular, es decir, ad-mirar llenos de confianza, con amor y esperanza, a Jesús presente Ellos aman la Iglesia con una verdadera pasión, muchos se convierten en los primeros interlocutores de una en la historia que se vive. «Es una invitación a renovar nuestra mirada de fe para reconocer el paso dedican tiempos preciosos de sus vidas, ofrecen sus pastoral en misión. Los más postergados, los que están de Dios en la complejidad de nuestra realidad actual» (OOPP 23). Tenemos la confianza que nada talentos, inclusos sus recursos, se entregan por completo. en las periferias de la existencia son un lugar especial de hay verdaderamente humano que no manifiesta su presencia. Sin embargo, se necesita crecer en una pasión por el revelación (DA 368, 398). Sólo si la evangelización parte Reino de la Vida, le devuelva Es admirable el gran cariño que que tienen, sobre todoellossentido agentes originario evangelizadores,a por susdesde ellos será verdaderamente inclusiva, para todos y los esfuerzos evangelizadores. comunidades eclesiales. Ellos aman la Iglesia con una verdadera pasión, muchos dedican tiempostodas. Algunas propuestas de cambio el punto de partida preciosos de sus vidas, ofrecen sus talentos, inclusos en sus recursos, se entregan por completo. SinUna evangelización en dimensión dialogal nos lleva podrían ser:crecer en una pasión por el Reino de la Vida, que le devuelva el sentidoa vivir en una Iglesia en estado sinodal. Es parte de su embargo, se necesita (D)ialogar constitución, por su sacramentalidad trinitaria, vivir originario a los esfuerzos evangelizadores. La segunda “D” es D-ialogar, es la segunda dimensión en todos los rincones eclesiales una espiritualidad del en la sociedad, Dios ha querido hablar especialmente por algunos, los cuales se convierten en los Algunas propuestas de cambio en el punto de partida podrían ser: encuentro, de inclusión, de vinculación, es decir, primeros interlocutores de una pastoral en misión. Los más postergados, los que están en las de diálogos derevelación existencias. Es una periferias de la existencia son un lugar especial de (DA 368, 398). comunidad Sólo si la Mirar lo que podemos hacer… » mirar lo que Dios viene haciendo. en comunión, discierne lo que Dios le evangelización parte desde ellos será que, verdaderamente inclusiva, para todos y todas. Mirar desde la Iglesia… » mirar desde los signos del Reino en la sociedad… va revelando desde las diversas realidades Mirar desde uno… » mirarUna desdeevangelización el otro. en dimensión dialogal nos lleva a vivir en una Iglesia en estado sinodal. Es sociales. Es una Iglesia que se deja interpelar de su constitución, por su sacramentalidad trinitaria, vivir en todos los rincones eclesiales Mirar la ausencia… » mirarparte la presencia. por la devoz de Dios en los aconteceres. Es una los espiritualidad vinculación, es decir, de diálogos de existencias. Mirar desde los incluidos… » mirar desde excluidos. del encuentro, de inclusión, una comunidad su conjunto se hace Es una comunidad que, en comunión, discierne lo que Diosque le va en revelando desde las diversas Mirar desde el centro… » mirar desde la periferia. realidades sociales. Es una Iglesia quediscípula. se deja interpelar por la voz de Dios en los aconteceres. Es Mirar desde las instituciones… » mirar desde el corazón de las personas. una comunidad que en su conjunto seSe hacepodrían discípula. concretar algunos rasgos de esta Pasión por la comunidad eclesial » pasión por el Reino de la Vida segunda dimensión de la pastoral en misión: Se podrían concretar algunos rasgos de esta segunda dimensión de la pastoral en misión:

de este modelo pastoral. La V La pastoral tiene destinatarios Conferencia luego de señalar que La Iglesia sujeto del Reino Iglesia pastoral. docente La V Conferencia todo “D”debe comenzar centrando La segunda es D-ialogar, es la segunda dimensión delaeste modelo Iglesia que enseña al todo servicio del Reino dela pastoral la luegopastoral de señalar que debe comenzar centrando al servicio del Reino de la Vida, Iglesia maestra Vida, expresa que «una expresa la necesidad de quelalosnecesidad pastores vivan de y promuevan espiritualidad de comunión y Iglesia que busca el compromiso y partición de personas los pastores vivan y promuevan participación» (DA 368). En una comunidad que se centra en el Reino, no sólo vive la Iglesia del ambón dimensión de «una alespiritualidad de quecomunión la comunión interior de su seno, sino quiere entrar en comunión participación con la Iglesia queyhabla por los labios y participación» (DAdescubre 368).queEnel Reino unade la Iglesia humanidad. El discípulo misionero vida está creciendo a través de de eslogan comunidad que se centra en elvalores… Reino,los reconoce diversas personas, movimientos, instituciones, como verdaderos sujetos Iglesia de especialistas (D)ialogar

» » » » » » » » » »

La pastoral tiene interlocutores La humanidad sujeto del Reino Iglesia sinodal que discierne Iglesia que dialoga Iglesia discipular Iglesia que busca la dignificación de las personas Iglesia de la presencia Iglesia que se expresa por su sonrisa Iglesia que se involucra Iglesia de sencillos

del Reino de la vida (DA 384). Es por ello que más que destinatarios pasivos de la evangelización se comprenden como verdaderos interlocutores. Por lo tanto, más que un momento de la tarea (D)espojarse evangelizadora, el diálogo es una dimensión para cada una de los momentos de la evangelización (misión, catequesis, pastoral). Ahora bien, desde Dios, el diálogo no sólo Una se comprende como unnovedosos de las nuevas Orientaciones Pastorales es su esquema. Por lo de los elementos general, las Francisco anterioresla OOPP partían desde la realidad eclesial, en el con-texto de la realidad intercambio de ideas, sino como es un intercambio de existencias. Como decía el papa para pasar vocación de la Iglesia no es “balconear” sino de involucrarse y sobretodonacional, en las periferias depor la ciertos principios y aterrizar en algunos destinatarios prioritarios, que se


Reflexión

Stella Maris Nº 115 - ENERO 2015

9

hay que discernir«lleva ciertos modelos misioneros yque (D)espojarse Reino en nuestra patria. Una pastoral del despojo a asumir evangélicamente desde la quieren ofrecer una alternativa de sociedad másserque Una de los elementos novedosos las nuevas perspectiva de del Reino las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación de todo humano, una evangelización colaborativa que hace fermento Orientaciones Pastorales es su Por locongeneral, y aesquema. trabajar junto los demás ciudadanos e instituciones en bien del serse humano» (DA 384). en la masa, despojándose de toda actitud de dominio. las anteriores OOPP partían desde la realidad eclesial, en La pastoral del despojo lleva a dejar de ladohay las que acciones de “poder” social Paraen muchos También revisar el ejercicio de ylaeclesial. autoridad el con-texto de la realidad nacional, para pasar por ciertos aparecemos como una instituciónlas que busca dominar lasesta conciencias, comunidades, para sea signoestablecer de acogida,arbitrariamente ternura principios y aterrizar en algunos destinatarios prioritarios, para todos.desde Con o sinyrazón es la imagenpapa que se se escuchan servicio. El mismo ha proyecta. expresadoVarias que lasveces iglesias no que se deseaban acompañar.los Lasvalores actuales parten frases que pueden ser comprendidas como una neo-cristiandad: “necesitamos políticos católicos”, puede ser la aduana de la fe. la realidad no como el con-texto de la evangelización, “hay que formar dirigentes con los valores evangelio”, los están influenciando Una de lasdel características de “movimientos este despojo es la ternura. sino como el texto donde se quieren inspirar. Los obispos en la sociedad”… hay que discernir ciertos modelos misioneros que quieren ofrecer una Se podría formular toda una pastoral de la ternura y la partieron discerniendo juntos a las diversas iglesias alternativa de sociedad más que una evangelización colaborativa que se hace fermento en la misericordia. Un corazón humilde y despojado es un locales los signos de los tiempos para dejarse interpelar masa, despojándose de toda actitud de dominio. También hay que revisar el ejercicio de la corazón que por lo general se expresa en la revolución de por ellos. El punto de partidaautoridad es la realidad nacional y en las comunidades, para esta sea signo de acogida, ternura y servicio. El mismo papa la ternura. Este es el rostro que el papa Francisco quiere el punto de llegada de las Orientaciones la misma ha expresado será que las iglesias no puede ser la aduana de la fe. darle a nuestra pastoral. Un sinónimo de esta dimensión Iglesia. No se preguntan los obispos qué debe cambiar puede ser de D-arse, unaformular entrega toda en ternura debe de la la sociedad sino qué es lo que está pidiendo UnaDios de lasnos características de este despojo es la la “D” ternura. Se podría una pastoral traspasar todayladespojado vida eclesial. ternura y la misericordia. Un corazón humilde es un corazón que por lo general se en este momento de la historia que estamos viviendo. Es expresa en en la la revolución de la ternura. el rostro que que el Francisco quiere Unos deEsteloses cambios se papa podrían realizar paradarle a decir, las Orientaciones no desembocan conversión pastoral. sinónimo deconcretar esta dimensión puede ser la “D” esta dimensión podrían ser:de D-arse, una entrega en de otro sino en la de sí misma.nuestra La última “D” (noUnsignifica ternura debe traspasar eclesial. contrapunto se podría decir que lejos de una que no existan otras) es D-espojarse hasta el final.toda No la vidaComo pastoral que busca D-escentrarse está una pastoral basta mirar a Jesús en la sociedad (descentrarse), no Unos de los cambios que se podrían realizar para concretar esta dimensión podrían ser: basta con mirar a través de los ojos de Una evangelización que busca la conversión de » A una que busca su propia conversión Jesús (dialogar), hay los otros que mirar como Jesús Una evangelización de la alternativa » A una de la cooperación despojándose hasta la Una evangelización de una neo-cristiandad » A una del fermento cruz. Esta dimensión es Una evangelización del competir » A una del compartir la que pone en juego la Una evangelización del consejo » A una del compromiso credibilidad de nuestro Una evangelización de la fiscalización o de la » A una de la acogida diálogo misionero. aduana No basta con hacerse Una evangelización de la perfección » A una de la ternura compañero de camino Una evangelización de la imposición » A una de la valoración hay que arriesgarse en Una evangelización de las seguridades » A una de los riesgos él. Una de las frases más Una evangelización que quiere aparecer » A una del desaparecer Una evangelización de la conservación » A una de la Misión fuerte de los obispos en Aparecida es que la Iglesia «está llamada a Comodecontrapunto se podría decir lejos de una pastoral busca D-escentrarse está una deque la D-esconfianza; lejos deque una pastoral D-ialogante hacerse «compañera de camino nuestros hermanos pastoral de la D-esconfianza; lejosuna de una pastoral unapor pastoral que se D-efiende; pastoral queD-ialogante se D-efiende; último lejos de una por más pobres, incluso hasta el martirio» (n° 396). de una pastoral que se D-espoja se encuentra una pastoral que quiere D-ominar. pastoral que se D-espoja se encuentra una pastoral que Una Iglesia en salida es una último Iglesia lejos que asume peligros, quiere D-ominar. que se arriesga incluso puede salir dañada. No busca Sin duda que un televisor en 3D no se puede contemplar en su máximo esplendor sin sus lentes. que se unrequiere televisorque en 3D setiempo puede contemplar ser una comunidad viva, sino opta por la vida de dicenSin Deque la misma manera, como losduda obispos, en no este de vigencia de las en un su tiempo máximo esplendor sus lentes. De la nuestros pueblos. No busca nuevas cristianizar o competir con Orientaciones Pastorales sea para renovar lasin mirada de fe, para vermisma a Jesús en la manera, dicen lospoder obispos, se requiere que elenEspíritu este nos la sociedad ofreciendo modelos alternativos sociedad, complejidad dede nuestra patria y desde suscomo ojos de Jesús comprender lo que tiemponos de desafían vigencia de las nuevasanunciar Orientaciones no quiere dominar sino ponerse como fermento en Orientaciones la está manifestando. Estás a escuchar, y servir,Pastorales nos provocan a seapastoral un tiempo para renovar la mirada de fe, para ver a hacer comenzar a vivir nuestro quehacer en un gozoso y constante discernimiento para masa de muchas iniciativas que van edificando el Reino de cada comunidades Se escucha decir con frecuencia que Dios Jesús en lamisioneras. complejidad de nuestra patria y desde sus en nuestra patria. Una pastoral deliglesia despojo «lleva a decididamente ojos de Jesús poder comprender lo que el Espíritu nos asumir evangélicamente y desde la perspectiva del Reino está manifestando. Estás Orientaciones nos desafían a las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación escuchar, anunciar y servir, nos provocan a comenzar a de todo ser humano, y a trabajar junto con los demás vivir nuestro quehacer pastoral en un gozoso y constante ciudadanos e instituciones en bien del ser humano» (DA discernimiento para hacer de cada iglesia comunidades 384). decididamente misioneras. Se escucha decir con La pastoral del despojo lleva a dejar de lado las acciones frecuencia que Dios por el papa Francisco ha traído una de “poder” social y eclesial. Para muchos aparecemos nueva primavera en la Iglesia. Como iglesia que peregrina como una institución que busca dominar las conciencias, en Chile no nos podemos quedar al margen de esta establecer arbitrariamente los valores para todos. Con o renovación misionera. Aprovechemos este tiempo para sin razón es la imagen que se proyecta. Varias veces se iniciar un profundo proceso de renovación en la fe que escuchan frases que pueden ser comprendidas como una se exprese en una conversión pastoral fiel al evangelio neo-cristiandad: “necesitamos políticos católicos”, “hay de Jesucristo. que formar dirigentes con los valores del evangelio”, los “movimientos están influenciando en la sociedad”…


Stella Maris 10

Nº 115 - ENERO 2015

Comentario Formación Reflexión

¿Hacia dónde vamos? ¿Qué deseamos? ¿Qué desea el Señor? Juan Carlos Bussenius, s.j.

U

n sacerdote estaba observando a una mujer que se encontraba sentada, con la cabeza hundida entre sus manos, en un banco de la Iglesia vacía. Pasó una hora... Pasaron dos horas... y allí seguía. El sacerdote se acercó a la mujer y le dijo: “¿Puedo ayudarla en algo?” A la mujer se le iluminó el rostro y con la fuerza de un torrente abrió su vida al padre. El habló muy poco pero ella comprendió muchas interrogantes que la aquejaban. La ayudó a hacerse buenas preguntas; a discernir. Quedaron de conversar en otra oportunidad. Nos encontramos permanentemente “llenos de cosas”. Vivimos agitados y con poco tiempo o disposición para dejar que nosotros dirijamos los acontecimientos y no que ellos nos dirijan. Frente a todo esto nos hemos preguntado: ¿qué pasa con mi futuro?, ¿qué quiere el Señor de nosotros?, ¿a qué se debe la sequedad de espíritu en que me encuentro? ¿Me hablará Jesús también por mis problemas? Es arriesgado que cuando me encuentre enfermo, me auto-diagnostique o que me auto-recete. Los espejos son muy engañosos. Necesitamos ir al médico y que nos examinen para que ver qué sucede. A nivel espiritual sucede más o menos lo mismo. Es muy importante que tengamos una persona que nos ayude a confrontar lo que nos sucede. De ahí la importancia de tener un acompañamiento espiritual que nos ayude a discernir. No nos engañemos, solos es casi imposible que podamos crecer en el sendero del encuentro con el Dios de la Vida, sobre todo hoy con realidades cambiantes y desconcertantes. Es una experiencia más o menos común que en ocasiones nos sentimos enredados, es decir, confundidos en nuestro interior con pensamientos contrarios o contradictorios, sentimientos diversos, etc. ¿Qué es lo que pasa?, ¿cómo enfrentar esta situación? Además, vivimos tan rápidamente que actuamos “a

lo que lo que salga”. Es importante aprender a tomar buenas decisiones en condiciones muchas veces de incertidumbre. Señalamos que nos podamos conocer y reconocer en lo que somos, sentimos, pensamos y vivimos. Evidentemente se trata de un problema de discernimiento, tenemos que comenzar a escrutar lo que nos sucede. Este camino es la entrada dentro de uno mismo para descubrir allí qué es lo que hay. Es requisito clave aprender a conocerse o reconocerse: ¿Cómo actúo yo al tomar decisiones? ¿A la rápida, en caliente, sopeso las cosas, se las dejo al tiempo, escucho a otros antes? Nos podemos arrepentir toda la vida por una mala decisión. Que no suceda el síndrome del joven que tiene que tomar una decisión sobre su futuro con poca información y presionado muchas veces cuando sale del colegio. Pero también tenemos una misión de conducir y guiar a otros, por eso debemos prepararnos. El nombre “Dirección Espiritual” es un término conocido en la tradición cristiana, pero no hay que entenderlo como la acción de alguien (director) que de antemano sabe lo que otro (dirigido) ha de hacer en concreto y procura dirigirlo. El director, o mejor dicho el acompañante espiritual no es el capitán del barco, es el que ayuda a iluminar, los signos del espíritu para que el “acompañado” tome la decisión. Los acompañantes de hoy día enfatizan menos las instrucciones que se dan sobre la vida espiritual, y enfatizan más el prestar ayuda a cada persona, para que ésta reconozca y ejercite sus propios dones del Espíritu. Es como un “espejo cálido”. De ahí que es inadecuado preguntar: “¿qué tengo que hacer?” en la dirección espiritual. Actualmente en una sana espiritualidad hemos pasado del consejo o de la “receta” al proceso para que el acompañante tome su propia decisión. De esta manera, significará ayudar a


Formación Reflexión Comentario

la persona a descubrir lo que realmente tiene y desea. El acompañamiento espiritual no remplaza a una terapia psicológica sino la complementa, distinguiendo los ámbitos diferentes de cada una de ellas. En la espiritualidad ignaciana, el modelo básico del acompañamiento espiritual es el discernimiento. Un ejercicio que no se hace entre el bien y el mal (para eso está la conciencia moral), sino una discreción de espíritu para visualizar lo que Dios desea para mí, y por lo tanto para que pueda madurar, crecer, a pesar de los movimientos de la vida. No es ver el cielo y pensar “¿va a llover o no?” sino que frente a ese mismo cielo, pensar: ¿qué es lo más conveniente? ¿Qué es lo que va a ayudar? ¿Qué elementos del evangelio se desprenden de todo esto? De esta forma hay que estar sensible a los “movimientos interiores”, los espíritus, y examinar

Stella Maris Nº 115 - ENERO 2015

si vienen de Dios o del mal. Comprender cuáles son las inclinaciones que están obrando. Es comenzar a sintonizar una onda de radio, y una vez aclarada examinar si se conecta con la dinámica del evangelio, si es un elemento de integración, si es la que necesito, desde Jesús, en este momento. También, no confundir los sentimientos con los pensamientos. Discernir quiere decir discriminar, separar, intentar deshojar lo que está ocurriendo y reconocer los elementos que están allí presentes. Es crear la respuesta adecuada. Animémonos a la aventura humana de dejarnos conducir por Dios, sin frenos, escuchar su voz, sin tropiezos. Es intuir por donde nos vamos realizando como personas libres, que aman y que se dejan amar. Es dar una respuesta adecuada personal y comunitaria a los llamamientos del Evangelio, en la construcción del Reino hoy y con lo que somos y hacemos. En ese discernimiento, tal como lo legara San Ignacio, es esencial la confrontación con alguien de cierta experiencia que no necesariamente es un sacerdote, como lo hemos expresado. En este complejo y agitado mundo, el acompañamiento espiritual nos vuelve al centro y nos hace ver que en realidad en ese momento confuso, en esos desvelos, hay mucho del Señor. Se nos ilumina el camino para nuestra vida de hoy. Me aventuro, a expresar que, en nuestro trabajo pastoral necesitamos menos reuniones y más presencia personal. Menos rendimiento y más pastoreo. Menos “hacer” y más “comprender”. Más acompañamiento y por lo tanto, más discernimiento. En una palabra, menos activismo y más espiritualidad.

11


Stella Maris 12

Formación Gráficas

Nº 115 - ENERO 2015

Gráficas

Diocesanas 18 años de vida evangelizando cumplió Radio Stella Maris y lo celebró con una Eucaristía en la Iglesia Catedral de Valparaíso.

Como cada año los Clubes Parroquiales de los Adultos Mayores de nuestra Diócesis reali zaron su Peregrinación al Santuario de Lo Vásq uez donde vivieron momentos de oración, comp artir y entretención.

El Departamento de Educación Católica finalizó el Año Pastoral Educativo con una Eucaristía en la que se entregaron reconocimientos a personas y colegios por su compromiso y colaboración a la pastoral educativa diocesana.


Gráficas Formación

Stella Maris Nº 115 - ENERO 2015

La alegría y oración marca ron la ordenación del nuevo presbítero Eric Hernout de la Congregación de los Sagrados Corazones. En ella estuvieron diversas presen cias que esa Congregación tien e en nuestro país.

Como es habitual cada fin de semana antes del 8 de diciembre, Fiesta de la Inmaculada Concepción, los Bailes Religiosos se trasladaron hasta el Santuario de Lo Vásquez para estar con nuestra madre y con su danza y música homenajearla.

Cientos de miles de fieles llegaron a Lo Vásquez para visitar a nuestra Madre María para agradecer o solicitarle alguna intención particular. Con la Misa del mediodía del 8 de diciembre se inició el Año de la Vida Consagrada.

13


Stella Maris 14

Pastoral

Nº 115 - ENERO 2015

Revitalizando Nuestra Pastoral Juvenil

Fortaleciendo el Perfil y el Rol del Asesor de la Pastoral Juvenil Pbro. Paulo Lizama Silva, Asesor Diocesano de Pastoral Juvenil

C

ontinuando con nuestro intento por fortalecer la Pastoral Juvenil de nuestras comunidades, destacamos ahora algunas consideraciones sobre “el perfil” y “el rol” de los jóvenes o adultos que desempeñan la función de Asesor de Pastoral Juvenil. 1. El perfil del asesor Como hemos determinado en el volumen anterior de la Revista Stella Maris, el perfil del asesor debe tener ciertas características. Entre ellas sobresale la madurez, especialmente ante los conflictos. Claridad respecto de los objetivos de la propuesta. Paciencia: Tener una visión a largo plazo, previendo etapas de un proceso y visión global de la realidad con las consiguientes exigencias de un compromiso eficaz. Humildad: Claramente debe ser conocedor de sus propias limitaciones. Memoria: Su práctica eclesial y en el grupo, sus conocimientos teóricos, deberán ser fuente de información para los jóvenes. Creer en las personas: en sus posibilidades; y convencimiento experiencial de que su crecimiento se desarrolla en base a procesos y tiempos. Equilibrio entre el “ubicar” y empujar a los jóvenes. Apertura a la Conversión1. (El Papa Benedicto XVI, en Verbum Domini 87, recuerda que la conversión ha de ser de la mente, del corazón y de la vida)

Estilo de vida: Coherente con nuestra adhesión a Jesucristo y, por ende, a nuestra opción por los pobres y oprimidos. Experiencia de oración y encuentro con Dios en silencio. Persona de fe, experiencia de Jesucristo en Iglesia. Alegría optimismo. Esta ha de ser una de las características que más defina al asesor, pues su alegría viene del mismo Señor, del Evangelio. El Papa Francisco en “Evangelii Gaudium” nos lo recuerda frecuentemente2: 3. Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor». Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Éste es el momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores». ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia. 8. Sólo gracias a ese encuentro -o reencuentro- con

1 Motu Proprio “Porta Fidei”, 11 de octubre de 2011, con el que se convocó el año de la fe. Llegados sus últimos días, el apóstol Pablo pidió al discípulo Timoteo que «buscara la fe» (cf. 2 Tm 2, 22) con la misma constancia de cuando era niño (cf. 2 Tm 3, 15). Escuchemos esta invitación como dirigida a cada uno de nosotros, para que nadie se vuelva perezoso en la fe. Ella es compañera de vida que nos permite distinguir con ojos siempre nuevos las maravillas que Dios hace por nosotros. Tratando de percibir los signos de los tiempos en la historia actual, nos compromete a cada uno a convertirnos en un signo vivo de la presencia de Cristo resucitado en el mundo. Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin (número 15). 2 Podemos ver, a continuación, los números en los cuales el Papa Francisco asume el tema.


Stella Maris

Pastoral el amor de Dios, que se convierte en feliz amistad, somos rescatados de nuestra conciencia aislada y de la autorreferencialidad. 11. Una eterna novedad: Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual 2. Rol del asesor El rol del asesor se puede considerar bajo tres aspectos: desde Jesucristo, como referente de Pastor; desde la opción preferencial por los jóvenes, que han hecho nuestros obispos reiteradamente en los grandes documentos del episcopado latinoamericano; y desde la tarea y misión propia que se le encomienda al asesor. Detengámonos brevemente en el rol del asesor. El rol del asesor desde Jesucristo En la persona de Jesucristo el asesor encuentra su modelo, principio y fundamento. El asesor será el pastor para los jóvenes encomendados, por eso ha de esforzarse por configurarse cada vez más con Él. Es Jesucristo quien llama al asesor a ser su discípulo misionero. Desde esta perspectiva el asesor deberá

optar siempre por los movimientos del discipulado que nos plantea Aparecida en el número 278 (encuentro con Jesucristo, conversión, discipulado, comunión, misión). Viviendo este itinerario de fe, el asesor madura y se enriquece, como Jesús consagrándose al Proyecto del Padre. El rol del asesor desde la Opción Preferencial por los jóvenes Como lo señalamos en los capítulos anteriores, el rol del asesor debe estar siempre impulsado por la

Nº 115 - ENERO 2015

profunda convicción de que la Pastoral Juvenil es una opción preferencial de la Iglesia en Latinoamérica. Desde esta convicción, el asesor contará con las garantías que le suministren las respectivas diócesis e Iglesias particulares. El trabajo con los jóvenes siempre será prioridad y deberá ocupar preferencia en las orientaciones pastorales locales. El rol del asesor, su tarea y misión La tarea y la misión del asesor aparecen suficientemente especificadas en los capítulos anteriores. Sin embargo, deseo destacar algunas ideas fundamentales, como por ejemplo: Ser testigo del camino de los jóvenes, Invita a la vida y a la vida en abundancia, sabe discernir, sabe educar, sabe poner límites con amor y ternura, pero con firmeza; camina junto con los jóvenes manteniendo la diferenciación de roles. Por su parte, algunas de las características de su misión: es la gratuidad; que deja todo el espacio a los jóvenes y a Dios, sin aparecer él más que caminando al lado de los jóvenes. Es una tarea de hermano, de amigo, de compañero de camino, ni mejor ni peor que los jóvenes, es diferente. Muchas veces, este servicio, es incomprendido por la comunidad cristiana que fácilmente critica a los jóvenes y por los tanto a sus asesores. Por último, tenemos que destacar que es tarea de cuidar personas, y por esto delicada y exigente. Un último aspecto que podemos considerar, dentro de la tarea y misión del animador, se produce cuando el asesor vive consecuentemente su vida de fe de acuerdo al itinerario presentado por el Señor para los discípulos misioneros. Este aspecto nos lo presenta el Papa Francisco en Evangelii Gaudium, entre los números 20 y 49, y trata sobre la transformación misionera de la Iglesia. La transformación misionera de la Iglesia (Evangelii Gaudium 20-49) 3 Una Iglesia en salida [20-24]. En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de «salida» que Dios quiere provocar en los creyentes. Abraham aceptó el llamado a salir hacia una tierra nueva (cf. Gn 12,1-3). Moisés escuchó el llamado de Dios: «Ve, yo te envío» (Ex 3,10), e hizo salir al pueblo hacia la tierra de la promesa (cf. Ex 3,17). A Jeremías le dijo: «Adondequiera que yo te envíe irás» (Jr 1,7). Pastoral en conversión [25-33].La salida y la misión, a la vez supone un cambio interior y exterior. Supone una impostergable renovación eclesial [27-33]. El Papa Francisco, en la exhortación apostólica, dice: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se

3 Papa Francisco, Exhortación Apostólica postsinodal “Evangelii Gaudium”. En adelante también EG.

15


Stella Maris 16

Nº 115 - ENERO 2015

convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación. La reforma de estructuras que exige la conversión pastoral sólo puede entenderse en este sentido: procurar que todas ellas se vuelvan más misioneras, que la pastoral ordinaria en todas sus instancias sea más expansiva y abierta, que coloque a los agentes pastorales en constante actitud de salida y favorezca así la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a su amistad”.4 También destaca que “La parroquia no es una estructura caduca; precisamente porque tiene una gran plasticidad, puede tomar formas muy diversas que requieren la docilidad y la creatividad misionera del Pastor y de la comunidad. Aunque ciertamente no es la única institución evangelizadora, si es capaz de reformarse y adaptarse continuamente, seguirá siendo «la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas»”. 5 Desde el corazón del Evangelio [34-39]. “Todas las verdades reveladas proceden de la misma fuente divina y son creídas con la misma fe, pero algunas de ellas son más importantes por expresar más directamente el corazón del Evangelio. En este núcleo fundamental lo que resplandece es la belleza del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado. En este sentido, el Concilio Vaticano II explicó que «hay un orden o “jerarquía” en las verdades en la doctrina católica, por ser diversa su conexión con el fundamento de la fe cristiana». Esto vale tanto para los dogmas de fe como para el conjunto de las enseñanzas de la Iglesia, e incluso para la enseñanza moral”. 6 La misión que se encarna en los límites humanos [40-45]. “En su constante discernimiento, la Iglesia también puede llegar a reconocer costumbres propias no directamente ligadas al núcleo del Evangelio, algunas muy arraigadas a lo largo de la historia, que hoy ya no son interpretadas de la misma manera y cuyo mensaje no suele ser percibido adecuadamente. Pueden ser bellas, pero ahora no prestan el mismo 4 Cf. EG 27 5 Cf. EG 28 6 Cf. EG 36 7 Cf. EG 43

Entrevista

servicio en orden a la transmisión del Evangelio. No tengamos miedo de revisarlas. Del mismo modo, hay normas o preceptos eclesiales que pueden haber sido muy eficaces en otras épocas pero que ya no tienen la misma fuerza educativa como cauces de vida”. 7 Una madre de corazón abierto [46-49]. Pastoral en última instancia es el ejercicio de la maternalidad de la Iglesia. Hacer pastoral es hacer que la Iglesia sea Madre, y a veces nos olvidamos de eso. En este sentido el Papa Francisco ha hablado repetidas veces de las periferias existenciales. Pero también enfatiza que del Evangelio la Iglesia debe rescatar y renovar el modo cómo está viviendo eclesialmente el discipulado misionero: destacando las actitudes de cercanía y encuentro. En el contexto de nuestra realidad país, donde a nuestra Iglesia le corresponde anunciar la Buena Nueva del Mensaje de Jesús, podemos ver cómo nuestra evangelización debe estar acompañada de las nuevas directrices que la misma institución ha ido descubriendo. Recomendamos a nuestros lectores profundizar la reflexión sobre este tema leyendo al menos dos de los textos que han marcado esta última etapa en la tarea evangelizadora de la Iglesia. Los documentos son: La Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, del Papa Francisco; y las nuevas Orientaciones Pastorales Nacionales 2014-2020: “Una Iglesia que escucha, anuncia y sirve”.


Stella Maris

Reflexión

Nº 115 - ENERO 2015

¿Somos Misioneros? Pbro. Ramón Tapia Rodríguez

L

a Iglesia, de parte del Señor nos invita a ser misioneros. Quizás nos parezca algo complicado. Yo los invito a empezar por tres actitudes básicas de nuestro ser misionero. Examinémonos si somos de verdad misioneros. Para eso tres preguntas: 1. ¿He hablado de Jesús? Estamos invitados por el Señor a hablar de Jesús a los demás: a mis familiares, a los vecinos, a los que trabajan conmigo. Si mi fe es firme y verdadera la voy a comunicar, si todavía mi fe es débil no hablaré de Jesús a los demás; hablaré de otras cosas. El que cree habla como lo hicieron los que se encontraron con Jesús. Hablemos de Jesús como dice san Pablo con oportunidad o sin ella, en todo momento; pero sobre todo con nuestro testimonio personal, es decir, contarles lo que él hizo en mí. No es necesario ser catequista o tener un cargo en la comunidad, todos somos misioneros, todos estamos llamados a hablar del Señor. No perdamos el tiempo hablando palabras inútiles y sin sentido, hablemos de Jesucristo que nos llena de su amor. Los obispos Latinoamericanos nos dicen: “Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo”. El Papa Francisco nos exhorta: “Hoy que la Iglesia quiere vivir una profunda renovación misionera, hay una forma de predicación que nos compete a todos como tarea cotidiana. Se trata de llevar el Evangelio a las personas que cada uno trata, tanto a los más cercanos como a los desconocidos. Es la predicación informal que se puede realizar en medio de una conversación y también es la que realiza un misionero cuando visita un hogar. Ser discípulo es tener la

disposición permanente de llevar a otros el amor de Jesús y eso se produce espontáneamente en cualquier lugar: en la calle, en la plaza, en el trabajo, en un camino”. 2. ¿He invitado a alguien a la Comunidad? Tantas veces todos nosotros hacemos invitaciones para que nos visiten en nuestra casa: eso mismo es necesario hacer con los demás, con nuestra casa común que es la parroquia, la capilla. Si dejamos de ser espectadores en la Iglesia que criticamos lo que hacen los demás, y pasamos a ser actores, miembros vivos y nos ponemos la camiseta de nuestra Iglesia. El Papa Benedicto nos dice: “¿Qué nos da la fe en este Dios? La primera respuesta es: nos da una familia, la familia universal de Dios en la Iglesia Católica” Nuestra comunidad parroquial no es algo jerárquico o burocrático sino que es una familia de familias. “¡La Iglesia es nuestra casa! ¡Esta es nuestra casa! ¡En la Iglesia Católica tenemos todo lo que es bueno, todo lo que es motivo de seguridad y de consuelo! ¡Quien acepta a Cristo: Camino, Verdad y Vida, en su totalidad tienen garantizada la paz y la felicidad, en ésta y en la otra vida” nos remarca nuestro Papa. Invitemos a nuestras celebraciones dominicales, a nuestras comunidades y grupos. Nuestra Parroquia está abierta para adultos mayores, para los matrimonios, para los jóvenes, para los niños y enfermos, para las personas con sensibilidad social, con sentido celebrativo y musical, para todos y todas. Escuchemos al Papa Francisco: “Hoy, que las redes y los instrumentos de la comunicación humana han alcanzado desarrollos inauditos, sentimos el desafío de descubrir y transmitir la mística de vivir juntos, de mezclarnos, de encontrarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de esa

17


Stella Maris 18

Nº 115 - ENERO 2015

marea algo caótica que puede convertirse en una verdadera experiencia de fraternidad, en una caravana solidaria, en una santa peregrinación. De este modo, las mayores posibilidades de comunicación se traducirán en más posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos. Si pudiéramos seguir ese camino, ¡sería algo tan bueno, tan sanador, tan liberador, tan esperanzador! Salir de sí mismo para unirse a otros hace bien. Encerrarse en sí mismo es probar el amargo veneno de la inmanencia, y la humanidad saldrá perdiendo con cada opción egoísta que hagamos”. 3.- ¿He orado por personas alejadas para que se encuentren con el Señor? Todos tenemos la experiencia de personas alejadas del Señor y de su Iglesia y que es muy difícil convencer con sólo palabras o actitudes, es necesario la fuerza del Espíritu, la acción de Dios. Jesús les dijo a sus discípulos que no podían expulsar un demonio que era necesaria la oración y el ayuno. Santa Mónica con oraciones, llantos y ayunos pidió la conversión de su hijo Agustín y el Señor la bendijo y la Iglesia ganó un gran pastor, un santo filosofo. Si no oramos y no hacemos penitencia por los alejados será que ya

Formación Reflexión no creemos en la conversión de las personas o nos es indiferente la salvación de nuestros hermanos. O quizás nos preocupa sólo el bien material de ellos y no el espiritual. Somos responsables de la vida espiritual de nuestros contemporáneos. Oremos mucho por nuestra conversión y por la de tantos que están alejados del Señor y que viven muy cerca de nosotros, en nuestra casa, en nuestros barrio, o trabajan con nosotros. Con estas tres acciones ya podemos empezar a ser misioneros, a vivir misionando siempre. El Papa nos habla de la oración de Intercesión como medio misionero, orar por otros, que nuestra oración y nuestro corazón esté lleno de nombres y rostros: “Hay una forma de oración que nos estimula particularmente a la entrega evangelizadora y nos motiva a buscar el bien de los demás: es la intercesión. Miremos por un momento el interior de un gran evangelizador como san Pablo, para percibir cómo era su oración. Esa oración estaba llena de seres humanos: «En todas mis oraciones siempre pido con alegría por todos vosotros [...] porque os llevo dentro de mi corazón» (Flp 1,4.7). Así descubrimos que interceder no nos aparta de la verdadera contemplación, porque la contemplación que deja fuera a los demás es un engaño”.


Stella Maris

Pastoral Formación

Nº 115 - ENERO 2015

Pastoral Carcelaria:

“La realidad se comprende mejor desde las periferias” Pastoral Carcelaria Diócesis de Valparaíso

E

l Papa Francisco ha repetido una y otra vez la necesidad de la Iglesia de ir a las periferias. Esta ha sido una de las claves de su ministerio papal. No sólo lo dice a cada rato, sino que ha predicado con el ejemplo. Él mismo ha ido a muchas periferias. Por ejemplo, en Roma mismo ha ido a las periferias de la ciudad a visitar las comunidades parroquiales que ahí se encuentran. Cuando fue a Brasil por la Jornada Mundial de los Jóvenes fue a visitar una favela. Ha ido a los lugares donde el catolicismo es minoría, por ejemplo Korea del Sur, Tierra Santa, Turquía y otros. Pero el Papa Francisco también se ha destacado por visitar otra periferia: la de las cárceles. El Papa, que yo sepa, ha visitado al menos tres cárceles desde que asumió como Sumo Pontífice en 2013. La primera

visita fue el Jueves Santo del año 2013 a una cárcel de menores en Italia. En el año 2014 visitó una el 21 de junio en Castrovillari, Italia y otra el 5 de julio en Isernia, Italia. Entre tanto viaje, audiencias, reuniones y quizás cuantas otras cosas tiene que hacer un Papa, Francisco se ha dado el tiempo para visitar aquellos que están privados de libertad en centros penitenciarios. Con estos gestos y sus palabras el Papa refuerza la misión de la Pastoral Carcelaria en nuestra propia Diócesis de Valparaíso. Tenemos varias cárceles y otros centros penitenciarios de Gendarmería en nuestras diócesis: Quillota, Limache, Casablanca y Valparaíso. Sin embargo son muy pocos los que participan de forma activa y

19


Stella Maris 20

Nº 115 - ENERO 2015

constante en nuestra pastoral. Y esto es lamentable no sólo para nuestros hermanos privados de libertad, sino que es una pérdida para la misma Iglesia en general El Papa dijo en una homilía del 26 de mayo del 2013, que “la realidad en conjunto se entiende mejor no desde el centro, sino desde las periferias”. Si esto es cierto, la cárcel es un buen lugar para comprender el mundo en que vivimos. De modo que el agente de la pastoral carcelaria cumple una misión no sólo dentro de recinto penitenciario sino que es también una riqueza para la Iglesia y la sociedad en general. Aquellos que se han atrevido a participar de esta pastoral aportan varias luces que el común de las personas no tiene. Pero no se trata de una mirada que aporta lo morboso, lo insólito, lo escondido de la vida en las cárceles. Más bien se trata de una cierta visión sobre la realidad, como también sobre lo más real que existe, aquello real en lo cual descansa toda otra realidad: Dios. Relativamente hablando, es fácil ir a una cárcel, incluso teniendo en cuenta todos los horarios, controles y autorizaciones que se deben tener para ingresar. Pero lo complicado es entrar en la vida de los que están ahí por una u otra razón. Entrar en sus vidas significa también llevártelos contigo en el corazón. Es el precio del compromiso, del verdadero amor al prójimo. Y aunque este encuentro tiene un cierto costo emocional, lo que allí se encuentra es mucho más valioso de lo que uno ha llevado. En ese encuentro con el hermano o hermana privados de libertad, no importando lo macabro que hayan sido sus crímenes, uno se encuentra con Dios. Quizás en un inicio no es tan fácil descubrir a Dios presente ahí. Pero de a poco uno comienza a ver la

Pastoral realidad de otra manera. Descubre que no hay límites para la misericordia divina. Dios perdona a todos. No hay nada y nadie que haga que Dios se escandalice, o lo haga cerrar los ojos. Es más, Él mismo se echa la culpa de todos los males de la humanidad. Eso revela la cruz de Cristo. Rechazar a un privado de libertad, a un convicto, un preso, un reo, un delincuente, un flaite como quieran llamarlo, es rechazar a Cristo mismo. Él mismo se hizo pasar por cada uno de ellos en el tribunal de la justicia divina. Ante el Padre Dios, el rostro de cada uno de ellos es el rostro de Cristo. Después de visitar la cárcel nadie queda indiferente. Sin embargo es necesaria la luz de la fe para descubrir lo que los ojos no ven. Detrás de tanto concreto, puertas reforzadas, rejas, barrotes, basura, rostros indolentes está el amor de Dios. Y ahí se descubre que es real lo que Jesús dijo: “Estuve en la cárcel y me fuiste a ver” (Mt 25,36). La pastoral carcelaria, en cuanto periferia, permite ver el mundo de otra manera y de priorizar las cosas según otra lógica, la lógica divina que es siempre nueva y hace nuevas todas las cosas. Aunque sean poquitos los que visitan las cárceles, esta pastoral es indispensable para la toda la Iglesia. Pues ella es un signo que nos recuerda que la misericordia es el único principio para juzgarlo todo. De este modo, los miembros de la pastoral carcelaria tienen la tarea de llevar la periferia al resto del mundo. Ir a las periferias es ir a lo limítrofe, hacia lo desconocido, a tierra de nadie... pero ahí no se llega a un final de camino sino que recién ahí, como en el final del universo, se entra a lo infinito, donde está Dios, donde todo es posible.


Stella Maris

Pastoral

Nº 115 - ENERO 2015

¿Dónde está Dios hoy?

E

n el encuentro de Jesús con la samaritana (Jn 4,1923), ella le dice: “Señor, veo que eres un profeta. Nuestros padres daban culto en este monte; ustedes en cambio dicen que es en Jerusalén donde hay que dar culto. Jesús le dice: Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén se dará culto al Padre. Pero llega la hora, ya ha llegado, en que los que dan culto auténtico adorarán al Padre en espíritu y en verdad.” Y nosotros… ¿Dónde nos encontramos con Dios? La primera respuesta que surge podría ser que el encuentro se da en el templo, en la peregrinación, en nuestras capillas y parroquias, en nuestros grupos de oración. Pero, ¿podemos estar satisfechos con estas respuestas? ¿Es Dios una realidad que sólo puedo percibir en un lugar físico (templo) o una instancia determinada como una celebración? Jesús da a entender que no se trata de un lugar determinado (“Ni en este monte ni en Jerusalén”) sino que nos invita a mirar más allá. No dice dónde encontrarse con Dios, pero termina la conversación afirmando “soy yo, quien habla contigo”. Es cierto que el templo o el retiro me pueden facilitar el encuentro con Jesús. Pero su voz no resonará entre las paredes, sino que lo escucharé en la fuente misma, que es mi corazón, o más bien en mi conciencia. “La conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella” (GS 16) Dios entonces, se encuentra en el interior de una persona, y sobre todo cuando ella se comunica con otra (“quien

Guillermo Suárez A. IFAP habla contigo”), o sea, una persona-en-comunidad. Pablo aclara todavía más este lugar de encuentro cuando dice “¿No saben que son santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y ustedes son ese santuario.” En este sentido, la capilla, la parroquia, la peregrinación, la misma liturgia, son instancias que pretenden acercarme a este encuentro, que se da en mi conciencia. Es necesario que ellas evolucionen junto con las personas, considerando lo que el Señor vivo hoy, nos dice a través de los signos de los tiempos, para que sigan facilitando el encuentro en lugar de dificultarlo. El Concilio Vaticano II dio grandes pasos en este sentido, por ejemplo, al proponer el uso de la lengua vernácula en la liturgia, como lo expresa la constitución Sacrosantum Concilium. El papa Francisco avizora los nuevos rumbos a los que nos debe llevar el ansia de encuentro con Dios como comunidad cuando dice: “La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio.” (Evangelii Gaudium, 114) El papa Francisco en sus palabras, gestos y acciones, nos habla desde su corazón al corazón de cada uno de nosotros. Y en esta Navidad, ¿Dónde te encontrarás con Jesús? Y… el resto de tu vida ¿Dónde?

21


Stella Maris 22

Decretos

Nº 115 - ENERO 2015

Decretos - Por respectivos decretos de fecha 13 de agosto, fueron llamados a recibir la Institución en el Ministerio del Acolitado los seminaristas sres. Alejandro J. González H, y Gustavo J. Álamos Leal, y a recibir la admisión a las Ordenes del Diaconado y Presbiterado, D. Miguel Ángel Quiroz Cea. - Por decreto de fecha 8 de septiembre fue designada, por un nuevo período, Presidenta del Servicio de Bienestar del Obispado de Valparaíso, la srta. María Eugenia Quitral Veloso. - Por decreto de fecha 16 de septiembre ha sido renovado por un nuevo período, el nombramiento del Pbro. Enrique Opaso Valdivieso, como Párroco de la Parroquia “Santa María de los Angeles”, Reñaca, Viña del Mar. - Por decreto de fecha 16 de septiembre fue llamado a recibir, Dios mediante, el Sagrado Orden del Presbiterado, el P. Eric Hernout ss.cc., el 29 de noviembre del presente. - Por decreto de fecha 28 de octubre fueron designados Presidentes del Movimiento de Cursillos de Cristiandad el matrimonio de D. Patricio Serón Gómez y señora María Isabel Nenen de Serón por el período estipulado en sus reglamentos. - Por decreto de fecha 29 de noviembre fue concedida la facultad para administrar el sacramento de la Penitencia en la Diócesis, al P. Eric Hernout ss.cc.


Stella Maris

Aniversarios

Nº 115 - ENERO 2015

Aniversarios Cumpleaños Clero Diciembre 30 Gonzalo Bravo Álvarez Enero

Aniversarios Sacerdotales

02 Erwin Prieto López 04 Pedro Nahuelcura Vargas 07 José Antonio Atucha Abad 8 Ramiro Avalos Ramírez

Enero 05 Reinaldo Osorio Donaire

15 Cristian Moya Huerta

06 Gonzalo Ligarius Gastelu

17 Enzo Salazar Mendoza

06 Mauricio Villegas Barrios

31 Jorge Sapunar Dubravcic

06 Pedro Zúñiga González

31 Marcelo Escotorín Febrero

06 Marcelo Catril Mora 07 Jaime Herrera González

09 Cromacio Díaz de Alda Ursúa

08 Marcelo Escotorín

11 Jorge Valencia Godoy

23 Luis Eugenio Meneses Iturrizaga

19 Marcelino Toro Jara 26 Andrés Valenzuela Acevedo Marzo

Marzo 16 Cromacio Díaz de Alda Ursúa

01 José León Gutiérrez Asenjo

22 José Darío Zenteno Olguín

06 Kepa Bilbao Laca

25 Jorge Calderón Bustamante

08 Javier Prado Aránguiz

26 Patricio Marambio Pérez

11 Marcelo Catril Mora 11 Constantino Sebastián Vitores 15 José Tillman Dütting 22 Gastón Dourthé Rivera 27 Rodolfo De la Cruz Soto 29 José Darío Zenteno Olguín

23


Decรกlogo de la Felicidad Por el Papa Francisco

1. Vive y deja vivir. 2. Darse a los demรกs. 3. Ser humilde. 4. Juega con tus hijos. Dedica tiempo. 5. Compartir los domingos en familia. 6. Ayudar a los jรณvenes a conseguir empleo. 7. Cuidar la naturaleza. 8. Olvidarse rรกpido de lo negativo. 9. Respeta al que piensa distinto. 10. Buscar siempre la paz.

Stella Maris N° 115 Enero 2015  
Advertisement