Page 1

ENERO

2018

NÚMERO

R E V I S T A

D I O C E S A N A

124

PAPA FRANCISCO, YO LO INVITO Stella Maris

1

Enero 2018


Sumario

Stella Maris

Revista Diocesana N° 124 Enero 2018 Domicilio Legal Chacabuco 1701, Valparaíso Fono: 32-225 55 38 E-mail: comunicacionesvalpo@gmail.com

1 Bienvenido Papa Francisco 2 Sumario 3 Editorial “Esperanza y desafíos para un nuevo año” 4 - 6 El Sucesor de Pedro, Francisco, su vida y su inspiración 7 - 8 El papa Francisco en Chile: una oportunidad para mirarnos de otro modo 9 - 11 Entrecruces de teologías en el Papa Francisco 12 - 13 Gráficas Diocesanas 14 a 16 La Dimensión Eclesiológica del Diaconado y sus Tres Diaconías 17 - 19 Año Pastoral: avanzando en el Discernimiento 20 Con María, Mujer en Marcha 21 - 23 Caritas Valparaíso culmina gestión solidaria de ayuda a los afectados de incendio del 2 de enero en Playa Ancha 24 Cronograma Visita del Papa Francisco

Director Monseñor Rafael Osorio Cofré Editora y Periodista M. Eugenia Quitral Veloso Colaboración Carlos Paredes Nida Diseño SOUL - Gestión de Recursos Gráficos

Stella Maris

2

Enero 2018


EDITORIAL

Esperanza y desafíos para un nuevo año Al comenzar un nuevo año, no podríamos hacerlo sin mirar nuestra historia reciente o dicho de otra forma, sin hacer un pequeño balance de lo que vivimos el año recién pasado; por ello, los invito a que cada uno mire cómo vivió y experimentó el 2017; pero, es bueno hacerlo de una manera distinta a como lo hace la sociedad hoy. Nos han acostumbrado a mirar desde lo negativo y nos hacen sentir y creer que todo es malo, nada de lo que sucedió es bueno, todo tiene que cambiar, nos saludamos y decimos en el abrazo de año nuevo “¡¡qué este año sea mejor!!” y en realidad ¿Fue tan malo? Por ello los desafío a preguntarse y descubrir ¿cuántas cosas buenas y hermosas sucedieron en tu vida familiar, escolar y laboral? Te aseguro que te vas a sorprender y verás cómo el Buen Padre Dios sí estuvo contigo y te acompañó en tantos momentos que te trajeron paz, dichas y alegrías; que no todo es malo en la vida y que lo que hemos vivido es mucho mejor de lo que una sociedad pesimista nos hace creer.

recibiremos su mensaje y legado y, sobre todo, cómo lo pondremos en práctica, ¿seremos capaces de ser verdaderos discípulos y misioneros?, ¿estaremos dispuestos y animados para salir a las periferias o a hacer lío con el mensaje de Cristo tal como pedía a los jóvenes en el Encuentro Mundial en Río de Janeiro?.

Ya y ahora sí con esperanzas renovadas, esperamos este nuevo año que comienza con la alegría de que el Señor nos trae una gran visita: el Papa Francisco estará compartiendo con todos los chilenos en Temuco, Santiago e Iquique. Cómo no sentir un regalo de Dios para nuestra Iglesia y para todos los chilenos que nos traiga la Paz del Señor, por eso el gran desafío es cómo recibiremos al Vicario de Cristo, cómo

El desafío ahora es no quedarnos sólo con el recuerdo de lo que serán estos días, sino aprovechar los frutos que esta visita del Papa Francisco nos entregará.

Tendremos la oportunidad de trabajar y esforzarnos para que el mensaje sembrado por el Santo Padre caiga en buena tierra, tenemos el gran desafío de ser “Testigos Creíbles del Evangelio”, es lo que de verdad Chile, la sociedad y nuestra Iglesia necesita. Creo que con ánimo, Fe, Esperanza y Amor podremos eso y mucho más. De verdad el Santo Padre traerá una gran Bendición a nuestra Patria para que nos reencontremos y aprendamos a ser verdaderos hermanos, aportando para la construcción de un país más Justo, Fraterno y Solidario, donde de verdad podamos, como dice una antigua canción “Tener a Dios en nuestras Leyes, en las Escuelas y en el Hogar”.

Uno de ellos, ya lo anunciaron los Obispos hace unas semanas, cuando dieron a conocer que este año se celebrará un Congreso Eucarístico Nacional el que se desarrollará desde marzo a noviembre. “Tendremos la gran oportunidad como nación y en nuestras diócesis, parroquias y capillas reunidas en torno a la Eucaristía de profundizar el mensaje que nos deje el Papa. La reflexión sostenida de su mensaje sin perder de vista los contextos socio-políticos de nuestro país, y la fuerza de gracia propia de la Eucaristía nos transformarán en testigo de la Buena Noticia y en constructores de una sociedad traspasada por los valores del Reino” señaló Mons. Santiago Silva, Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile al dar a conocer este Congreso. Al finalizar estas palabras, los invito a que, en este tiempo de verano, que para muchos es de descanso, podamos disfrutar con nuestras familias y seres queridos y renovar así nuestras fuerzas para el nuevo año que iniciamos. Además, los motivo a que aprovechemos este tiempo para tener un encuentro más personal y tranquilo con el Señor. No se olviden, Dios siempre nos regala cosas buenas, por ello tenemos esperanzas, miremos el mundo y nuestra vida desde allí. “Aunque camine por cañadas oscuras nada temo porque tú estás conmigo”. Con alegría y sabiendo que seremos “testigos Creíbles del Evangelio”, les saluda, agradece y Bendice en Cristo y María, P. Rafael Osorio Cofré Vicario Pastoral

Stella Maris

3

Enero 2018


CRÓNICA

El Sucesor de Pedro, Francisco, su vida y su inspiración 1

a)

La figura del Papa en la Iglesia

Según la Tradición de la Iglesia, el llamado “Ministerio de Pedro”, conferido por el mismo Jesús al apóstol Pedro, se perpetúa en 1

Texto seleccionado de la Colección Francisco en Chile “Encuéntrate con Cristo en la persona del Papa Francisco”. Comisión Nacional Visita Papa Francisco, Área Contenidos. Septiembre 2017.

el Romano Pontífice, el Papa, transmitiéndose de generación en generación, para asegurar la sucesión apostólica, por medio del signo de la imposición de las manos. El Romano Pontífice, en cuanto sucesor de Pedro, es el vicario de Cristo en la tierra, la cabeza visible de la Iglesia, principio y fundamento para la unidad de todos los miembros de la Iglesia Católica, que se expresa en la legítima diversidad de comunidades y carismas. Al Papa, obispo de Roma, le corresponde confirStella Maris

4

Enero 2018

mar en la fe a todos sus hermanos y hermanas, es decir, a todos los católicos y, para ello, cuenta con la promesa de la asistencia permanente del Espíritu Santo. Gracias a esta asistencia goza del don de la infalibilidad cuando, en virtud de su ministerio como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles, o hablando ex cátedra, establece la auténtica doctrina en cuestiones de fe y costumbres (ver CIC n. 891). Las visitas apostólicas del Papa tienen por objetivo el confirmar en la fe que profesa la Iglesia Ca-


CRÓNICA

tólica Universal a los miembros de la Iglesia Particular que visita, en este caso nuestra Iglesia en Chile, y promover la unidad de todos los cristianos, para que, viendo como nos amamos, el mundo crea que somos uno en Cristo Jesús (Jn 17, 21). b) “Habemus Papam”: Francisco Después de que el Papa Benedicto XVI decidiera renunciar al Ministerio de Pedro a causa de su avanzada edad y de la fragilidad de su estado de salud, el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, se convirtió, el día 19 de marzo de 2013, en el Papa número 266. El primer Papa de América Latina, el primero hispanohablante, el primer jesuita en ser Pontífice y el primero en elegir el nombre del santo de Asís, conocido como el santo de los pobres, por llevar una vida religiosa sencilla y austera, y el de San Francisco Javier, gran evangelizador de la Compañía de Jesús. Nació el 17 de diciembre de 1936 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Hijo de emigrantes piamonteses, su padre, Mario, era contador, empleado en ferrocarril, mientras que su madre, Regina Sivori, se ocupaba de la casa y de la educación de sus cinco hijos. Siendo muy joven, perdió parte importante de un pulmón debido a una enfermedad respiratoria, sin duda, un momento difícil en su vida. Fue entonces cuando se aferró a la fe, rezando las oraciones que su querida abuela Rosa le había enseñado. A los 21 años, recién graduado como técnico en ingeniería química, sintió el llamado a la vida religiosa y, dejando su profesión, ingresó a la Compañía de Jesús. Jorge Mario Bergoglio, apasionado por la música (Mozart, Beethoven, Bach, Wagner), el arte (Caravaggio y Chagall), la literatura (Dostoievski y Hölderlin), el cine y el fútbol (hincha del San Lorenzo), siempre ha sido un hombre sencillo, austero y de bajo perfil, con una concepción espiritual profunda del sentido de ser Iglesia y de vivir el Evange-

lio de Jesucristo en medio de los desafiantes tiempos actuales, transformándose en un pastor con «olor a oveja».

Al ser elegido Arzobispo de Buenos Aires, decidió vivir en un sencillo apartamento. Se preparaba su cena y se trasladaba en metro y en autobús como un ciudadano más. Su reconocida calidez humana, su cercanía, su disposición para atender a todos quienes necesitaran de su consejo y compañía, y su constante empeño por construir una Iglesia misionera «en salida» al encuentro de las personas, anunciando a Jesucristo con alegría y entusiasmo, lo convirtieron en un pastor muy querido por sus feligreses. A nivel latinoamericano, se hizo conocido cuando, en el año 2007, fue elegido presidente de la comisión redactora del Documento Conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe celebrada en Aparecida, Brasil. Mientras, en América Latina su figura se hacía cada vez más popular, Monseñor Bergoglio no perdía su característica sencillez y cercanía en el trato con las personas, y su estilo de vida humilde y austero. Con este espíritu, rechazó el nombramiento como presidente de la Conferencia Episcopal Argentina en el año 2002, pero tres años después fue nuevamente elegido y más tarde reconfirmado por otro trienio en 2008. Entre tanto, en abril de 2005, participó en el cónclave en el que fue elegido Papa el cardenal Joseph Ratzinger, Benedicto XVI. c. Francisco, el Papa sencillo y humilde pregonero de la misericordia de Dios Stella Maris

5

Enero 2018

Recién elegido Papa, salió al balcón de la Basílica de San Pedro para pedir a quienes lo ovacionaban en todo el mundo que rezaran por él, inclinando su cabeza ante la multitud presente en la plaza San Pedro. Sus gestos de humildad y austeridad han conmocionado al mundo entero desde los primeros días de su pontificado, hasta a los más escépticos. Apareció por primera vez en el balcón vestido únicamente con la sotana blanca, renunciando a usar la tradicional capa de terciopelo rojo. Eligió una cruz y anillo de plata como símbolos de su pontificado, no de oro como era la costumbre y siguió usando sus zapatos de siempre. Renunció al uso de autos oficiales y a vivir en el Palacio Pontificio. Por todo esto y muchos gestos más es llamado el “Papa de los pobres”.

Lema episcopal El que mantuvo cuando fue elegido Papa es, “Miserando atque eligendo” (lo vio con misericordia y lo eligió). Está inspirado en el texto de la vocación de Mateo (Mt 9, 9) en que el Papa lee: “Jesús vio un publicano (Mateo) y, mirándolo con amor y eligiéndolo, le dijo: Sígueme”. Su ministerio, traspasado por esta imagen, es signo de que toda su vida está marcada profundamente por la experiencia de la misericordia de Dios. Esta es la razón por la que todos sus gestos y palabras como pastor transmiten fervorosamente la misericordia divina y nos exhorta constantemente a anunciarla por medio de acciones concretas en nuestra vida diaria. Así fue como, al comenzar su pontificado convocó un “Año de la Misericordia”.

El paso de Dios por la vida El modo de ser del Papa Francisco se inspira principalmente en las notas de San Ignacio, fundador de la Compañía de Jesús. De él aprendió que, si bien no


CRÓNICA

hay que tener límites para las cosas grandes, es más importante concentrarse cada día en las cosas pequeñas, haciéndolas con el corazón grande y abierto a Dios y a los otros. Se trata de dar valor a las cosas pequeñas en el marco del gran horizonte del Reino de Dios. De ahí la necesidad de discernir a diario el paso de Dios por nuestra vida para escuchar los signos de los tiempos que dan cuenta de su presencia en medio del mundo.

La Iglesia La imagen preferida del Papa Francisco para describir a la Iglesia es la de «santo pueblo fiel de Dios», ya que no existe identidad cristiana plena sin pertenencia al pueblo que es la Iglesia. Por eso, enseña, es de vital importancia el promover el sentido de pertenencia a la Iglesia, teniendo en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana y, por tanto, también al interior de la comunidad eclesial. El Papa Francisco sueña con una «Iglesia Madre y Pastora» que sea la casa de todos y que desarrolle la capacidad de «curar heridas y dar a los corazones de los

fieles, cercanía y proximidad», es decir, que sea como un «hospital de campaña después de la guerra», en donde sus ministros sean ante todo ministros de la misericordia.

La Oración Con su modo de vivir la fe, el Papa Francisco nos enseña que hay que embarcarse cada día en la aventura de dejarse buscar y encontrar por Dios. Él nos amó primero, y está en la vida de toda persona. Un apoyo fundamental en esta aventura es la oración: «La oración es para mí siempre una oración “memoriosa”, llena de memoria, de recuerdos, incluso de memoria de mi historia o de lo que el Señor ha hecho en su Iglesia o en una parroquia concreta. Y me pregunto: “¿Qué he hecho yo por Cristo? ¿Qué hago por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo?” El Señor me tiene en su memoria, yo puedo olvidarme de Él, pero Él jamás se olvida de mí».

La Misión Su prioridad misionera es el Kerigma, el primer anuncio. Jesús murió por nosotros, por nuestra Stella Maris

6

Enero 2018

salvación, y Dios lo resucitó de entre los muertos, y lo constituyó Señor y Cristo (Cf. Rm 5, 8; Hch 2, 24.36). La Iglesia, enseña, debe ser capaz de encontrar siempre nuevos caminos para salir de sí misma e ir en busca de aquellos que no conocen a Jesucristo y de quienes han abandonado la Iglesia o son indiferentes: «Tenemos que anunciar el Evangelio en todas partes, predicando la buena noticia del Reino y curando, también con nuestra predicación, todo tipo de herida y cualquier enfermedad».

La unidad en la Iglesia Por último, uno de los ejes fundamentales del pontificado del Papa Francisco es la búsqueda de la unidad de la Iglesia en la diversidad de carismas y líneas de pensamiento: «Tenemos que caminar unidos en las diferencias: no existe otro camino para unirnos. El camino de Jesús es ese». En la misma línea, el Santo Padre se ha preocupado de impulsar al diálogo para la unidad de los cristianos y el diálogo interreligioso, promoviendo la reconciliación y la paz.


CRÓNICA

El papa Francisco en Chile: una oportunidad para mirarnos de otro modo Eugenia Colomer Espinosa Profesora Facultad Eclesiástica de Teología PUCV

L

a visita del papa Francisco y las discusiones en torno a ella, bien ejemplifica las luces y sombras de nuestro tiempo; las luces de un mundo plural que discute sus diferencias públicamente en un espacio democrático, que exige trasparencia, la que no se conforma con simples argumentos de autoridad sino amerita argumentos razonables. Por otra, las sombras de una sociedad que pone a toda acción o realidad valor comercial bajo patrones de eficiencia productiva, la sociedad de las ambigüedades y relativismos; la que aplaude y valora la diversidad, que alza la voz por el derecho a la realización de los proyectos de felicidad de todos y todas; sin embargo, está poco dispuesta a asumir costos que no sean para proyectos propios y para sí.

El Estado no debe financiar la visita, en cuanto tiene de apostólica para la Iglesia católica; sí éste debe asumir los gastos en cuanto visita de un Jefe de Estado. Esto está claro y en ello no cabe mayor discusión. Entonces, ¿dónde persisten las críticas? Causa malestar por las altas cifras que conlleva la

Stella Maris

7

Enero 2018

visita, en un país, como tantos, que sufre por la falta de acceso a la salud, educación de calidad, pensiones justas, entre otras apremiantes. Un llamado a la austeridad es necesario, y los organizadores se han comprometido a ello. Pero, la crítica sería justa si aquellos recursos que se gastarán dieran solución real y efectiva a esas necesidades; debemos reconocer que el problema social es más profundo, y más complejo. El magisterio del papa Francisco se ha caracterizado por hacernos presente todo aquel que no queremos ver: los migrantes; los miembros de nuestros pueblos originarios; las mujeres pobres y violentadas; los hombres y mujeres que viven en ciudades inhóspitas, lejos de todo, que transitan cansados y apesadumbrados horas y horas invi-


CRÓNICA

sibilizados; los miles de jóvenes que no trabajan ni estudian; los ancianos solos y enfermos con pensiones miserables; los encarcelados en condiciones indignas; los que sufren la destrucción del medio ambiente, la falta de agua para la vida diaria y su pequeña agricultura; todos los que sufren la pobreza, la exclusión y la marginación; ellos son muchos, y aunque fuera solo uno el problema es de todos. Ningún sistema político o económico es neutro éticamente, éste será valorado en cuanto promueva y realice el valor de la dignidad humana, sin embargo, se equivocan quienes urgen a la Iglesia a reconocer un sistema político o económico como único garante de su magisterio social, bien lo expresó el papa SS Juan Pablo II: “La Iglesia no tiene modelos para proponer. Los modelos reales y verdaderamente eficaces pueden nacer solamente de las diversas situaciones históricas, gracias al esfuerzos de todos los responsables que afronten los pro-

blemas concretos en todos sus aspectos sociales, económicos, políticos y culturales que se relacionan entre sí” (Centesimus Annus, Nº 43). Debemos reconocer que la solución a nuestros serios problemas sociales no radica sólo en el orden económico, se requiere un cambio profundo del corazón humano. El Papa nos convoca a otra mirada, la del Evangelio, quien invita a reconocer nuestra realidad, a incomodarnos con ella, pero también a mirar esperanzadamente; es posible un mundo más justo y humano, no desde la autosuficiencia humana, sino desde el amor radical que Dios nos dona gratuitamente y que nos llama a realizarlo junto a Él. Esto de manera profunda y clara lo expresa el papa Francisco en su exhortación Evangelii Gaudium: “El Señor se involucra e involucra a los suyos, poniéndose de rodillas ante los demás para lavarlos. Pero luego dice a los discípulos: «Seréis felices si hacéis esto» (Jn 13,17). La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida Stella Maris

8

Enero 2018

cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo” (N° 24). El papa Francisco ha revalorizado el encuentro humano interpersonal, aquel que se da cara a cara; es el Papa que se sale del libreto, es quien privilegia y toma el riesgo que conlleva todo encuentro en un espacio y tiempo único e irrepetible. Aquel encuentro que siempre trae algo nuevo; donde el cuerpo se hace lenguaje, el encuentro de los rostros, insuperable por cualquier tecnología. Tal vez, unos pocos días, convocados personalmente a mirarnos de otra manera, amorosamente, dejando atrás nuestros egoísmos, reconociendo nuestras miserias, y también celebrando nuestras alegrías comunes, puedan dejar un ánimo renovado a esta tierra que clama fraternidad ¿Cuánto vale esto? ¿Quién se atreve a poner precio?


FORMACIÓN

Entrecruces de teologías en el Papa Francisco1 Juan Pablo Espinosa Arce Profesor De Religión Y Filosofía (Ucmaule) Magíster En Teología (Puc) Laico Diócesis De Rancagua

F

rancisco habla situadamente. Hay un lugar vital desde el cual actúa, piensa, articula su pensamiento teológico y pastoral. Hay una situación desde la cual hace experiencia de Dios y vive la fe en el mundo. Francisco es hijo de un entrecru1

Extracto del capítulo titulado “La identidad y la misión de los teólogos en el magisterio del Papa Francisco” presente en la obra colectiva: Francisco: Palabra profética y Misión. Homilías, Discursos y Testimonios (Copygraph, Santiago 2016), 175-187, el cual escribí a comienzos del 2016.

ces de teologías, de formas de pensar y de anunciar a Dios, de ser creyentes en comunión con la Iglesia. A propósito de esto, Walter Kasper2 en una obra que presenta a Francisco como el signo de la revolución de la ternura y el amor, habla de que en él acontece un “encuadramiento en la historia de la teología”, la cual aparece como la suma de su procedencia 2

Walter Kasper, El Papa Francisco: revolución de la ternura y el amor. Raíces teológicas y perspectivas pastorales (Sal Terrae, Argentina: 2015), 31.

Stella Maris

9

Enero 2018

geográfica, cultural y teológica. Kasper recuerda que Francisco proviene de una gran ciudad latinoamericana (Buenos Aires), que está encarnado en la cultura de los pobladores, de los gauchos y del cruce con emigrantes europeos, sobre todo italianos. Que sabe y conoce de las periferias, de las “villas miseria” y de los sufrimientos, alegrías y esperanzas de los pobladores. Y, comenta Kasper que “solo sobre este trasfondo puede entenderse la teología que ha dejado su impronta en el papa Francisco”3. 3

Op. Cit. 32


FORMACIÓN

El principal maestro teológico de Bergoglio – Francisco fue el sacerdote argentino Lucio Gera (1914-2012), quien se conoce como el padre de la teología argentina, la llamada teología del pueblo. Virginia Azcuy considera que Gera “antes que el iniciador de una corriente o línea de teología latinoamericana, fue un teólogo pionero”4 . Gera, a lo largo de su quehacer teológico, tiene como eje transversal el contexto de pobreza y de opresión que aflige al continente latinoamericano. Con ello, la teología argentina del pueblo está emparentada con la reflexión operada por la teología de la liberación en América Latina. Pero, ¿qué es lo propio de la teología argentina del pueblo? Azcuy comenta que “la teología del pueblo nació en un contexto determinado, como teología situada que brota de una realidad histórica concreta, como reflexión que busca discernir los signos de Dios en los tiempos del país. En efecto, la experiencia histórica argentina y sus movimientos populares se encuentran en primer lugar entre los grandes cauces que inspiran el interés por el pueblo, su cultura y su religiosidad en esta teología”5. Los elementos que asume la teología del pueblo como mediaciones para pensar la fe, son la historia y la cultura del pueblo, el éthos que une a los habitantes de un país. Por ello, la teología del pueblo puede comprenderse como una teología contextual de la cultura propia de la nación argentina en particular y de los pueblos latinoamericanos en 4

5

Virginia Azcuy, “Introducción”, en Lucio Gera, La teología argentina del pueblo (Edición de Virginia Azcuy), (Editorial Universidad Alberto Hurtado, Chile: 2015), 9. Op.Cit., 13.

general. En ella, el concepto de pueblo y cultura son elementos decisivos, y son asumidos contantemente por Francisco. Así por ejemplo en Evangelii Gaudium dedica un largo apartado a pensar cómo el anuncio del Evangelio lo debe realizar todo el Pueblo de Dios. Este pueblo “es para todos” (EG 112-114), tiene “muchos rostros” (EG 115-118), en él somos “todos discípulos misioneros” (EG 119-121) y este discipulado misionero posee a la piedad popular como “fuerza evangelizadora” (EG 122-126). Por ello, y como comenta Kasper, lo que busca la teología argentina “más que adoctrinar al pueblo, lo que quiere es escuchar la sabiduría del pueblo”6. A nuestro entender esto es clave para pensar el cómo de la teología que Francisco realiza y cuál es la teología que él invita a realizar: una teología de la escucha de la cultura, una reflexión de fe que, naciendo en una situación determinada, pueda provocar 6

Walter Kasper, El Papa Francisco, 34

Stella Maris

10

Enero 2018

una síntesis de la fe, la vida y la cultura propia para desde dicha síntesis recrear vivamente el Evangelio. La teología no puede desconocer la sabiduría del pueblo, ya que terminaría afincándose en una reflexión de manuales y no en un pensamiento que se hace vida, espiritualidad y compromiso histórico. A propósito de ello, y con ocasión del Centenario de la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Argentina (UCA), el Papa Francisco escribe una carta al Cardenal Mario Aurelio Poli, Gran Canciller de la (UCA) en la cual sostiene: “enseñar y estudiar teología significa vivir en una frontera, esa en la que el Evangelio encuentra las necesidades de las personas a las que se anuncia, de manera comprensible y significativa. Debemos guardamos de una teología que se agota en la disputa académica o que contempla la humanidad desde un


FORMACIÓN

castillo de cristal. Se aprende para vivir: teología y santidad son un binomio inseparable”7. Aparece con fuerza la idea de que la teología, tal como la comprende Francisco en sintonía con los planteamientos de la teología del pueblo y con la teología latinoamericana que lo ha inspirado, es una que se entiende como una experiencia de vida realizada en la frontera, en las periferias, en la calle y en medio del pueblo y su cultura. Hacer teología exige que el y la creyente que han acogido esta vocación y carisma puedan tener “un oído en el pueblo” (Cf. EG 154). Una teología auténticamente cristiana es aquella que es capaz de reconocer cómo Dios está actuando salvíficamente en medio de las culturas y de las dinámicas propias del pueblo. Francisco, comenta Juan Carlos Scannone, “no sólo se basa en muchos planteos en la teología del pueblo, sino que ahonda por su cuenta, avanzando sistemáticamente en algunos puntos clave”8. Las claves que Francisco asume de la teología argentina del pueblo y que Scannone reconoce son: el pueblo como categoría fundamental la cual ha sido fundamental en la historia latinoamericana como fruto de la recepción de la sociología liberal y marxista; en segundo lugar la evangelización como inculturación, temática presente tanto en el Evangelii Nuntiandi de Pablo VI (1975) como en el Documento de Puebla (1979), la opción preferencial por los pobres 7

8

Papa Francisco (2015), Carta al Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica Argentina en el Centenario de la Facultad de Teología, (03-03-2015). Recuperada el 19 de Octubre de 2016 de https://w2.vatican.va/content/francesco/es/letters/2015/ d o c u me nt s /p a p a -fr a nc e sco_20150303_lettera-universita-cattolica-argentina.html Juan Carlos Scannone, “El papa Francisco ¿teólogo del pueblo?”, en Criterio 2414 (2015), 44-47, 44.

y la piedad popular entendida como lugar teológico. Junto con la teología argentina del pueblo, un dato no menor es señalar que Francisco es el primer Papa que no participó del Concilio Vaticano II. En él acontece lo que se conoce como la recepción de la palabra del Concilio. Él es hijo de toda la renovación eclesial que se produjo gracias a este acontecimiento eclesial y creemos que la recepción es actualizada creativamente en su praxis pastoral, eclesial y en la forma de comprender la teología. Francisco, a propósito del Concilio, sostiene en Misericordiae Vultus que la Iglesia debe mantener vivo el espíritu de este evento ya que “con aquel se iniciaba un nuevo periodo de su historia. Los Padres reunidos en el Concilio habían percibido intensamente, como un verdadero soplo del Espíritu, la exigencia de hablar de Dios a los hombres de su tiempo en un modo más comprensible. Derrumbadas las murallas que por mucho tiempo habían recluido a la Iglesia en una ciudadela privilegiada, había llegado el tiempo de anunciar el Evangelio de un modo nuevo” (MV 4). Creemos que la mención de la exigencia de articular un nuevo lenguaje teológico, de provocar una renovación en el testimonio de la fe y de la Tradición de la Iglesia, constituye un desafío siempre nuevo para quienes hemos acogido la vocación teológica. Nuestra enseñanza que es la enseñanza del Evangelio transmitida por la Iglesia, debe provocar que nuestros nuevos interlocutores puedan reconocer en ella un motivo de esperanza, una fuente de alegría. Por ello, Francisco en su diálogo con el Comité de Coordinación del CELAM en Río de Janeiro comenta, a propósito del Concilio, que es necesario renovar la praxis eclesial asumiendo que

Stella Maris

11

Enero 2018

en una misma comunidad cohabitan múltiples imaginarios colectivos que van conformando las ciudades. Es por esta pluralidad y por esta apertura verdaderamente universal provocada por el Concilio que no podemos mantenernos en el paradigma de la misma cultura de siempre. Si la cultura es plural hay que reconocer que dicha pluralidad constituye el espacio en el que Dios actúa y que por ende la pluralidad no es una amenaza para la teología, sino una oportunidad que se ha de aprovechar y discernir. Por ello sostiene Francisco que “Dios está en todas partes: hay que saber descubrirlo para poder anunciarlo en el idioma de esa cultura; y cada realidad, cada idioma, tiene un ritmo diverso”9. Francisco, con su palabra profética y su praxis teológico-pastoral, está marcando pautas de acción claves en esta hora de la Iglesia. Pero como sosteníamos al comienzo de esta contribución, dichas pistas no están “en el aire”, sino que están contextualizadas, situadas eclesial, social, teológicas y culturalmente. Francisco habla desde la Diócesis de Roma en sintonía con su tierra latinoamericana. Habla con su acento argentino, con los modismos coloquiales del pastor de la villa miseria, con los acentos de la Iglesia y su tradición, con la ternura del padre que se preocupa de los hijos que se le confían. El entrecruce de teologías nos ayuda a percibir cómo la misma reflexión de la fe debe constituir un proceso intercultural e inter eclesial que tenga como objetivo último el servicio al mundo.

9

Papa Francisco (2014a), “Encuentro con el Comité de Coordinación del CELAM. Viaje apostólico a Río de Janeiro con ocasión de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud. Centro de Estudios de Sumaré, Río de Janeiro. Domingo, 28 de julio de 2013”, en Papa Francisco: Una Iglesia de todos. Mis reflexiones para un tiempo nuevo, (Espasa-Planeta: Argentina, 2014) 416-422, 418.


GRÁFICAS DIOCESANAS

Durante los sábados 4, 11 y 25 de noviembre se realizó la capacitación: “Cuidado y Esperanza, aplicación de herramientas para la prevención de abuso sexual a menores de edad y promoción de ambientes sanos y seguros en la Iglesia católica, desde un enfoque interdisciplinar”. En ella participaron Sacerdotes, Diáconos y Agentes Pastorales del Decanato Juan XXIII. El consejo Diocesano para la prevención de abusos y la Fundación Educere del Obispado de Valparaíso continuará con la capacitación para los diferentes Decanatos de la diócesis durante el año 2018, la que contempla una duración de 16 horas cronológicas divididas en tres módulos o áreas interdisciplinares: Jurídica, Teológica Pastoral y Psicológica.

Cuatro nuevos Diáconos Permanentes para la Iglesia de Valparaíso: Luis Albanez García, Claudio Fernández Molina, Ricardo Jara Cortés y Luis Vergara Mesa. Ellos fueron ordenados el 23 de septiembre por Mons. Jorge Concha Cayuqueo, Franciscano, Obispo Auxiliar de Santiago.

Con ocasión de efectuarse la Visita del Papa Francisco a nuestro país en enero del próximo año y con la finalidad de prepararnos a este encuentro es que se realizó el VII Congreso Misionero en el que se profundizó el llamado de nuestra Iglesia a cuidar nuestra casa común a la luz de la Encíclica del Santo Padre “Laudato si’. Stella Maris

12

Enero 2018


GRÁFICAS DIOCESANAS

Mucha fraternidad y alegría fue la tónica del encuentro de Obispos eméritos en la Parroquia Nuestra Señora de Dolores de Viña del Mar. En esta oportunidad participaron doce obispos eméritos: Cardenal Jorge Medina Estévez, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, Mons. Luis Gleisner, Mons. Alberto Jara, Mons. Bernardino Piñera, Mons. Rafael de la Barra, Mons. Gaspar Quintana, Mons. Enrique Troncoso, Mons. Miguel Caviedes, Mons. Sixto Parzinger, Mons. Javier Prado y Mons. Pablo Lizama.

Con tranquilidad y devoción, los cientos de miles de fieles provenientes de numerosos lugares de nuestra región y de otros lugares del país se congregaron en esta Festividad de la Inmaculada Concepción en Lo Vásquez, con la que se finalizó el mes de María. En estos días jóvenes, adultos, familias, mamás con sus pequeños hijos que deseaban presentárselos a nuestra Madre han estado en el Santuario de Lo Vásquez para agradecerle o pedirle por su intercesión.

En el marco del proyecto Plan de Respuesta y Recuperación post Incendio Interfaz Playa Ancha que ejecuta Caritas Valparaíso es que se celebró el 12 de diciembre la ceremonia de Certificación de 45 emprendedores y emprendedoras, la actividad estuvo marcada por alegrías, sonrisas y sobre todo por el mensaje reconciliador de la esperanza y resiliencia.

Éstas y otras noticias las pue encontrar en el Sitio Web delde Obispado de Valparaíso www.obispadodevalparaiso. También puede visitarnos cl en Facebook en la Fan Page Comunicaciones Diócesis de Valparaíso.

Stella Maris

13

Enero 2018


FORMACIÓN

La Dimensión Eclesiológica del Diaconado y sus Tres Diaconías Diaconía de la Palabra, de la liturgia y de la caridad D. P. Mario Rojas Martínez

1.

El ministerio diaconal “El Diaconado pertenece a la estructura jerárquica ministerial de la Iglesia, forma parte del sacramento del Orden, y es un grado inferior al episcopado y al presbiterado, pero superior al laicado, en cuanto que éste no

forma parte de la jerarquía” (Borobio, D. Op. Cit., p.252.) “El Diaconado es, en definitiva, un ministerio concentrante y relevante de la nueva imagen, los nuevos problemas y las nuevas esperanzas de la Iglesia” (Ibid., p.253.) En el contexto de una Iglesia toda ella servidora, cabe decir que todo ministerio que representa a Cristo por el sacramento del Stella Maris

14

Enero 2018

Orden, representa también a su Iglesia y por lo mismo actúa en nombre de ella. El ministerio del diácono no difiere esencialmente del ministerio del obispo y del presbítero; difiere en el grado y participa junto con estos ministerios, desde una identidad propia. Todo, sin embargo, culmina en el ministerio del obispo. Por su carácter el diácono está llamado a ser signo de servicio y


FORMACIÓN

animador del mismo dentro de la Iglesia, pero desde la más antigua tradición, debe hacerlo en favor de los más necesitados: viudas, enfermos, pobres, alejados y pecadores. Resulta fundamental a partir de esto, que el ministerio del diácono deba ser considerado en el contexto de la Iglesia servidora y de un ministerio jerárquico que es igualmente diaconía o servicio. El diácono no forma parte del sacerdocio jerárquico, pero sí de la jerarquía. Jerarquía y sacerdocio son asuntos diferentes y esto se comprende bien precisamente con el Diaconado. Es bueno destacar que el ministerio diaconal debe ser considerado siempre en su integridad, no haciendo de ninguna de sus tres diaconías un desempeño excluyente. Evidentemente cada diácono se desempeñará con mayor fluidez o gusto en una de las tres, o quizás tendrá alguna en especial como misión encomendada por el obispo; aun así, debe salvar un ejercicio integral del ministerio, por medio del cual ejerza también un servicio de liderazgo a su comunidad. Cabe añadir también que el ministerio diaconal en una dimensión totalmente práctica, se desarrolla en un triple espacio: el ministerio propiamente dicho, como servidor y testigo del pueblo de Dios. En segundo lugar, la propia familia con la cual comparte su vida y ministerio. En tercer lugar, su trabajo: espacio generalmente civil, desde el cual comparte una experiencia de fe y a través del cual evangeliza al mundo desde dentro

2.

La Diaconía de la Palabra Visión de conjunto El diácono junto al obispo y el presbítero, es responsable del anuncio de la Buena Nueva de Salvación a todos los hombres; la evangelización y la catequesis constituyen el punto central

de donde toma sentido la labor pastoral del diácono. El anuncio de esta palabra brota en él ante todo de una experiencia de conversión, producida por la misma Palabra; esa experiencia le aporta su principal autoridad. Por eso el diácono se identifica con la palabra anunciada, pues en sentido pleno es el servidor de la palabra. Su diaconía entonces, parte del testimonio de acogida de la Palabra en su propia vida, así como de su presencia gozosa en medio de la comunidad. Lo propio sucede con su labor catequética. Así que más allá de la palabra anunciada, en él es palabra celebrada al interior de la comunidad, por medio de la cual también se proyecta en la función misionera que le es propia, en orden a la liberación integral del hombre. La catequesis viene a ocupar un lugar muy importante y en ella, también una antigua función aún vigente: el catecumenado de adultos. En esta etapa el diácono es catequista privilegiado. 2.1. El diácono es un “Proclamador del Evangelio”. Así recibe el Evangelio en el rito de ordenación: Recibe el Evangelio de Cristo, del cual te has transformado en su anunciador. Predicar para él es una función abierta, en colaboración con el obispo. Para ejercerla debe prepararse y dejarse guiar por el Magisterio. Además debe comunicar su fe al hombre de hoy con un método actualizado. Stella Maris

15

Enero 2018

2.2. El diácono es un “Ministro de la palabra”. Le es propio proclamar el Evangelio y predicar la Palabra de Dios; su facultad nace del mismo sacramento. Su predicación debe tocar con la verdad la conciencia humana. Corresponde a su misión, según se le encomiende, la homilía y la catequesis. La homilía debe prepararla en la oración y el estudio; la catequesis debe partir del ámbito personal y familiar y además, en su contenido debe ser segura, completa y fiel. 2.3 Debe aplicarse a la “Nueva Evangelización”. Para hacerlo, debe colaborar en programas diocesanos y parroquiales, pero también comprometerse en el anuncio gozoso en su ámbito profesional y en los lugares donde se forma la opinión pública‘. Su preparación debe apuntar a constituirlo en ministro idóneo para penetrar en los nuevos areópagos de la sociedad. También se promueve la evangelización mediante los escritos y publicaciones. 2.4. Los diáconos tienen una importante “tarea misionera”. Son ministros de una Iglesia misionera. Su servicio es servicio en misión y demanda disponibilidad, según la circunstancia de cada uno, incluso para la misión Ad Gentes.


FORMACIÓN

TESTIMONIO DIÁCONO ENRIQUE GALVEZ visada, donde participábamos tanto católicos como evangélicos. Todos dábamos gracias a Dios. Fue una experiencia enriquecedora para mi servicio la cual agradezco hasta ahora. Ya devuelta a Villa Alemana me incorporé a mis actividades en la capilla Sagrado Corazón.

Desde que tengo uso de razón mi vida estuvo unida a la Iglesia, por el año 1940 fui educado en los Jesuitas de Valparaíso. Me establecí en Villa Alemana donde junto con mi esposa asistíamos a misa en la Parroquia San Nicolás de Bari. Aquí fue donde conocimos al padre Gustavo y Jorge Adrians donde muy poco tiempo después el padre Gustavo nos invitó a una reunión en Quilpué para conocer sobre el diaconado, algo desconocido para mí y especialmente para nosotros como matrimonio. Junto conmigo participaron mis amigos Guillermo Cornejo, Abraham Zamora y Hugo Guerra. Todos de Villa Alemana, recuerdo muy bien la preparación junto con los candidatos de Quilpué. Fueron aproximadamente 3 intensos años. Por fin y con la voluntad de Dios, fuimos ordenados Diáconos en la parroquia San Felipe Neri por Monseñor Emilio Tagle, Obispo de Valparaíso, el 22 de marzo de 1974.

Luego y con la pena de dejar atrás esta comunidad y ayudar a afianzar otra, fui asignado diácono a la capilla San Francisco de Asís, donde cumplí encantado esta labor por 17 años. Durante este servicio y a petición de Padre Gustavo, fui nombrado vicario cooperador de la parroquia la Asunción de Peñablanca el sábado 28 de febrero de 1981 y quedé a cargo de las capillas Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa de Ávila Patagual. Trabajando en paralelo en esas 3 capillas y desarrollando trabajo administrativo en la parroquia La Asunción. Cuando ya tenía más de 20 años de diácono fui invitado a participar en la Comisión Nacional del Diaconado en Santiago y al Encuentro de Formadores de Diáconos Latinoamericanos y del Caribe realizado en Perú. Como Director de la Comisión Nacional de Diáconos tuve la oportunidad de conocer y alternar con muchos diáconos y sus esposas en los encuentros realizados de norte a sur del país. Se creó el boletín diaconal que mantenía informado del trabajo realizado a todos los diáconos de Chile.

Aunque anteriormente a mi ordenación ya celebraba liturgias como laico, oficialmente como Diácono comencé a realizar liturgias en la Capilla Sagrado Corazón de Jesús en Villa Alemana. Aquí realmente conocí cómo es trabajar guiando a una comunidad donde todos y cada uno participó, y trabajó codo a codo para lograr levantar una hermosa capilla y salones comunitarios.

En mis últimos años de diaconado me desempeñé solo en las Capillas Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa de Ávila, dedicación que cumplí hasta el año 2015 dando fin a mi labor como diácono. Durante este apostolado conocí muy buenas personas y doy gracias a Dios por la fuerza que siempre me entregó para cumplir este servicio, sin dejar de lado a mi familia y especialmente a mi esposa que siempre ha caminado junto a mí.

Yo aún cumplía mi carrera profesional en la Armada de Chile, y por cosas del destino fui enviado en comisión a la Isla San Félix en el norte de Chile. En la Armada de Chile nunca dije que yo era Diácono, pero por las cosas de Dios también terminé ejerciendo esta labor en la Isla. Junto con la ayuda de muchos compañeros de trabajo, hicimos una capilla impro-

Stella Maris

16

Enero 2018


CRÓNICA

Año Pastoral: avanzando en el Discernimiento Carlos Paredes Nida Periodista

D

os seminaristas del Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez culminan en estos días un año fuera del seminario donde han tomado contacto con la vida diocesana. Su quinto año ha sido de reflexión y luego deberán hacer su discernimiento, para tras otro período en el seminario, Dios mediante, ser ordenados como Sacerdote. En la diócesis de Valparaíso, tras cuatro años de formación, entre de marzo y diciembre los seminaristas viven su Año Pastoral, es decir, salen del seminario y este quinto año lo viven en una parroquia. Este año, los seminaristas que realizaron su Año pas-

toral fueron Jaime Bastías y José Ulloa. “Ellos están viviendo la vida diocesana. Es el tiempo de encuentro con los presbíteros, en los decanatos, de la convivencia con los párrocos, eso los va interpelando”, explicó el Padre Renzo Ramelli, Director Espiritual del Seminario Mayor. “En el Seminario no tienen roce eclesial con la vida diocesana propiamente tal”, agrega, y añade sobre el carácter de este tiempo en la etapa formativa de los seminaristas. “Es un Año Pastoral, pero el objetivo principal, es que sea un Año de Discernimiento”. El Padre Renzo señala que este Stella Maris

17

Enero 2018

Año Pastoral aporta algo muy importante para el joven que quiere llegar al sacerdocio. “Nosotros hemos pensado que este tiempo sea mínimo de un año, luego viene el discernimiento. Queremos que sea una formación más bien de corte discipular, más que académica. No basta con tener buenas notas. Lo importante es como tú te vas encontrando con Jesucristo”. “Queremos que, al finalizar este quinto año, el Año Pastoral, el joven vuelva al Seminario, con una sana espiritualidad cristiana, una personalidad equilibrada. Una espiritualidad cristiana centrada en la persona de Cristo, en plena comunión…”


CRÓNICA

El formador recalca que este Año Pastoral es de descubrimientos. El joven, después de haber palpado la realidad de la vida diocesana, debe reflexionar. Es un sendero, que no es perfecto, y debe convivir con párrocos,

conocer lugares, que a veces, se idealizan. “Me tengo que preguntar: ¿Sirvo para esto?” Este es un año de mucho descubrimiento. De mucha propuesta para adentro. Al mismo tiempo,

el joven tiene varios Retiros, para ir confrontando esto que les va pasando. De hecho, estos jóvenes se van en enero a Lliu Lliu, a un encuentro profundo durante ocho días donde se van a preguntar, qué pasó…”

Jaime Bastías Pacheco Seminarista que realizó su Año Pastoral en la Parroquia Nuestra Señora de los Desamparados de Quillota. estas comunidades. Destaco enormemente la perseverancia de estas comunidades, frente a las adversidades y la soledad han sido constantes en la unidad y oración. Este año de reflexión, ¿permite avanzar en el discernimiento o se requiere más tiempo para ello? El discernimiento cristiano es algo que todo bautizado lo realiza a diario, decidir entre una cosa u otra genera un avance constante en los mecanismos para enfrentar las opciones que a diario se presentan. No cabe duda que este año genera una gran oportunidad de poner a disposición todo lo aprendido y a su vez captar nuevas estrategias que permitan profundizar en esta materia de discernimiento. Toda oportunidad presentada es un inmenso regalo formativo, siempre en busca de la santidad.

¿Qué sentido tiene vivir este año pastoral? Vivir una experiencia de este tipo luego de cuatro años ya de haber ingresado al Seminario es un regalo que invita a profundizar mucho más en la vocación a la que uno ha sido llamado. Buscar entender los misterios de la encarnación con rostros claros, con personas de carne y hueso que necesitan del mensaje evangélico que permita abrir nuevos horizontes en la vida de cada uno de nosotros. A su vez, da fuerzas y entusiasmo para enfrentar la segunda parte de esta formación, la que corresponde a la profundización teológica, y así, no quedar de manera exclusiva en los libros, sino poder ver y enfocar el misterio encarnado.

Aprendizajes En un año pastoral uno se ve bastante más enfrentado a las comunidades y la posibilidad de vivir la caridad cristiana se ve de manera más evidente a los ojos humanos. El desafío es inmenso, sobre todo el poder renovar las fuerzas de las comunidades, que, por temas cuantitativos, se desmotivan y pierden las riendas de avance y optan mejor por el estancamiento. La posibilidad de poder aportar a la esperanza del Reino es inigualable, pero aún más poder aprender y renovarse uno como seminarista a través de las personas, a través de los rostros.

¿Qué es lo que más destaca de este período de Año Pastoral? Esta pregunta es recurrente durante este año, sin embargo, mi respuesta no ha variado desde el primer mes de este periodo. Conocí comunidades de oración y formación antiquísimas, las que eran compuestas de manera exclusiva por gente mayor, hablo de la Legión de María y de la Comunidad Jesús Misericordioso en la que ofrecen su oración a través de la coronilla de la Divina Misericordia. Estas comunidades han perdurado por años de manera bastante solitaria, buscan estas mismas personas momentos de formación, buscan leer y profundizar en sus encuentros de manera autónoma. Lo poco que les pude ofrecer en el área del acompañamiento y de la formación fue inmensamente agradecida por partes de quienes integran

Stella Maris

Palabras finales El año pastoral es un regalo dentro de la formación, considero que conocer comunidades perseverantes y abiertas genera una motivación y doblega la percepción generosa de Dios en nuestro entusiasmo. Conocer historias, nombres, familias, invita a poder reconocer el Reino de Dios en la tierra, anima a apreciar la manifestación de Dios en la sociedad. De esa manera, reitero el don de poder estudiar el misterio de Dios con personas concretas, en contextos reales.

18

Enero 2018


CRÓNICA

José Ulloa Araya

el lazo fraterno con los hermanos del Seminario. El estar fuera del Seminario no conlleva un desligarse de los hermanos, poder encontrarse fuera de él, salir a compartir y conversar de las diversas experiencias pastorales, preocupándose del otro. Esto es algo que nos enseña cómo debemos ser el día de mañana en el presbiterio, jamás olvidar que somos hermanos.

Seminarista que realizó su Año Pastoral en la Parroquia Asunción de María de Achupallas junto a los padres Cristian Moya y Marcelo Catril y a cuatro diáconos permanentes.

Este año de reflexión, ¿permite avanzar en el discernimiento o se requiere más tiempo para ello? El discernimiento vocacional es constante, incluso antes de entrar al Seminario, pero lo que sí puede ser un factor importante del año pastoral, es que se puede ver en la práctica si uno siente que esto es lo suyo. Aprendizajes Creo que algo que logré aprender de este año pastoral, fue sobre los laicos, su compromiso, ya sea en capillas llenas, como en capillas con dos personas; de la gente que trabaja en la parroquia como de aquellos que no; el fervor, la preocupación por las vocaciones; el estar consciente que el número de nuevos seminaristas disminuye, y el número de sacerdotes que fallecen o dejan el ministerio aumenta, es un gran dolor para la gente, por lo cual conlleva a que uno ponga énfasis en preguntarse, ¿Qué debo mejorar para ser un buen seminarista ahora y un buen sacerdote mañana?, el tema de ver como tanta gente reza por los seminaristas permite que uno tenga más fuerza en este caminar. Palabras finales El año pastoral es una instancia para aterrizar lo aprendido en los primeros cuatro años de formación y que permite ver si el trabajo al servicio de los fieles a uno lo llena. Tener instancias de compartir con los sacerdotes como un amigo más es algo muy bueno para el tema vocacional, el poder recibir consejos de ellos, incluso con más de una corrección fraterna entre medio, o que te pregunten de vez en cuando cómo estás, permite que uno crezca, lo que agradezco a los padres Cristian y Marcelo, también el poder compartir alguna cena con los diáconos y sus familias permiten ver el apoyo que se tiene de ellos.

¿Qué sentido tiene vivir este año pastoral? Es una oportunidad para aterrizar lo aprendido en los primeros años de formación, tanto en lo cotidiano como en lo que se comparte y enseña a la gente del sector. También es una instancia para saber realmente si esto es algo que me apasiona o no; pues en la vida parroquial se puede compartir el día a día con la gente, ver lo que realmente quieren de un cura. Por otra parte, también esto depende de los sacerdotes con quienes se vive el año pastoral, ya que de ellos uno puede aprender mucho, ya sea solo acompañándolos o en las instancias de compartir y conversar. También la posibilidad de aprender de los diáconos permanentes y de sus vivencias. Todo esto permite formarse una imagen de sacerdote y conocer con quienes uno puede contar.

Por último, un factor creo yo el más importante, es el acompañamiento del padre Reinaldo (mi padre espiritual), quien siempre que lo necesitaba estaba disponible, sea el día que fuese o a cualquier hora, él siempre estuvo a mi lado, y esto creo que es lo más importante ya que en la Ratio Fundamentalis habla sobre el acompañamiento permanente (después del Seminario), y esta experiencia de acompañamiento estando fuera del Seminario permite que me proyecte el día de mañana como un sacerdote, que uno jamás puede dejar de pensar en ser acompañado por algún sacerdote que entregue su sabiduría en el ministerio.

¿Qué es lo que más destaca de este período de Año Pastoral? Creo que el poder conocer la realidad del clero, la necesidad de la gente del sector de Achupallas, y poder vivir el proceso de año pastoral sin perder

Stella Maris

19

Enero 2018


REFLEXIÓN

Con María, Mujer en Marcha Sor Lidia Igor A. Presidenta de Conferre Valparaíso

M

aría ha sido siempre una presencia silenciosa pero activa en nuestra vida consagrada y en el pueblo de Dios.

grinan y se hallan en medio de peligros y preocupaciones, hasta que sean conducidos a la patria bienaventurada. Al finalizar la eucaristía los presentes dieron una bendición especial y muy solemne a cada religiosa que emprende un nuevo caminar.

Muchas jóvenes han optado por seguir la llamada a la vida religiosa después de haber vivido experiencias de espiritualidad mariana en la oración, en los grupos juveniles, y en diversos encuentros, pero, sobre todo, después de haber encontrado religiosas que les han “hablado” de María con el testimonio y la alegría de la vocación consagrada.

Un camino novedoso La imagen de María en camino aparece claramente evidenciada en los Evangelios y es fuente continua de inspiración para la Iglesia. María camina, sale de casa, posiblemente mucho más que cualquiera de las mujeres de su tiempo. Basta pensar en los viajes arriesgados de Nazaret a Ain Karim, donde visita a su prima Isabel, y a otras ciudades donde fue como Belén, a Egipto a Jerusalén. Pero este paso suyo por los caminos de Palestina y de un país desconocido como Egipto, es precedido y acompañado de una actitud interior aún más intensa. Toda su vida es un camino, una peregrinación de la fe. Para amar no hay fronteras, no importa el cansancio, ni el peligro ni las distancias, es así como vivieron nuestras queridas hermanas del “Sagrado Corazón” de Villa Alemana, vivieron su entrega generosa, compartiendo, evangelizando, catequizando. Iniciaron una misión llena de riesgos, incomodidades y desafíos, fueron pan partido para cada uno de nuestros hermanos de la localidad.

Hoy dejan la diócesis para emprender nuevos caminos, pero el legado que han sembrado sin duda crecerá en el corazón de cada uno de los destinatarios de su misión. El 2 de diciembre se congregó en las dependencias de las religiosas una gran asamblea para elevar la acción de gracias al Señor por este servicio que las hermanas entregaron a cada uno de ellos. El testimonio de vida alegre, entregada y vivida se hizo presente con la participación de los habitantes de Villa Alemana que quisieron expresar una sentida gratitud por estas mujeres que consagraron su vida a la extensión del Reino de Dios, siguiendo el modelo de María que fue discípula misionera del Señor Jesús. No sólo María es mujer en camino, sino que también nuestras hermanas a imitación de María se han puesto en marcha hacia el camino que conduce a Jesús, Aquel que es el Camino definitivo hacia el Padre. Más aún, se pone en camino con nosotros, han encomendado a los hermanos a la protección y cuidado materno de María, que cuida de los hermanos de su Hijo que todavía pereStella Maris

20

Enero 2018

Caminar con María es encarnar su modo de ser y de servir; es descubrir en sus gestos y en sus opciones, un estilo inédito que admiramos, hasta tal punto, que nos exige mirarla constantemente para hacer “nueva” nuestra experiencia, haciendo nuestras sus actitudes. Les auguramos que sigan caminando a imitación de María, y nosotras, las religiosas de la zona, las seguiremos acompañando con nuestras gracias y nuestras oraciones, pues, todas estamos llamadas a prolongar en el tiempo la misión de María, que es ayuda previsora y materna sobre todo para los niños, jóvenes y adultos. Estamos todos invitados a que toda nuestra vida vaya caminando, como en la vida de María, con la actitud de querer encontrar la voluntad de Dios, y de no poner restricciones a esta voluntad de Dios, sea ésta cual sea. Pero sobre todo, la actitud de entregarse con plena y madura libertad al camino de Dios, por donde Él nos vaya llevando. Hermanas María, Virgen del sí, Madre del Verbo encarnado, interceda en este tiempo de gracia para que en todas y en todos los pueblos triunfe la paz, la justicia, la esperanza.


CRÓNICA

Caritas Valparaíso culmina gestión solidaria por incendio del 2 de enero en Playa Ancha

Carlos Paredes Nida Periodista

Desarrolló con éxito dos etapas: Plan de respuesta inmediata y otro de mediano plazo frente al incendio del 2 de enero.

E

l 2 de enero un nuevo incendio forestal arrasó con un sector importante de la parte alta de Valparaíso. Días atrás habían sido otros los damnificados. Ahora eran los pobladores de Playa Ancha, específicamente los de Puertas Negras, y más puntualmente, los vecinos de Villa Esperanza, donde vivían entre 80 y 100 familias, el sector El Molino, Las Lajas, y el sector de Conafe 5 que también fue afectado. La devastación por el fuego alimentado por el fuerte viento reinante, fue inmensa. Una vez más Valparaíso era a golpeado por los desastres originados por el fuego y también afectaba a los sectores más vulnerables de nuestra población,

aquellos que deben vivir en la periferia de las ciudades. A los más necesitados. Agregándose al sentimiento que estos incendios son originados en un 99,9% por el hombre. La sensación de desolación fue impactante en el Gran Valparaíso. “A nivel de la Iglesia, la acción de Caritas Valparaíso fue vincularse como red eclesial en la primera respuesta y determinar los caminos a seguir”, expresó Pedro Adrians, sociólogo y miembro del equipo de profesionales de Caritas. “El incendio fue el 2 de enero y el 3 de enero inmediatamente se reunió lo que denominamos una Mesa Técnica Estratégica que

Stella Maris

21

Enero 2018

estuvo compuesta por la dirección de Caritas Valparaíso, por los equipos de apoyo de Caritas, por el Vicario Pastoral, por la responsable de Comunicaciones del Obispado; y, además, estuvieron el párroco y los agentes pastorales de las parroquias Buen Pastor y Medalla Milagrosa, que en ese tiempo funcionaban como Unidad Pastoral, y se toman ahí varias decisiones”. Según expresó, la primera de ellas es que esa era una acción prioritaria: la respuesta como Iglesia a los efectos del incendio y esa acción iba a ser canalizada vía Caritas Valparaíso, el organismo técnico competente para la labor comunitaria desde la Iglesia de Valparaíso. Vale decir asumir las


CRÓNICA

causalidades del tema y dar respuesta solidaria. Segundo, que esa respuesta tenía una capacidad de involucramiento de toda la comunidad diocesana, en una campaña solidaria, que se llamó “Valparaíso, la Iglesia siempre contigo”. Esa campaña buscaba lograr suministros comunitarios de primera necesidad, como alimento no perecible, útiles de aseo domiciliario y personal que se recolectó en todas las parroquias. Y, segundo, una solicitud de aportes monetarios a través de una cuenta corriente a la cual se podía aportar abiertamente y a través de las colectas especiales en las misas, que autorizó el obispo de Valparaíso Mons. Gonzalo Duarte. Todo eso generó una cantidad de recursos suficientes para dar una respuesta en el peor momento, a las necesidades más urgentes, y otras de más largo aliento en temáticas de recuperación. El profesional señaló que esta campaña diocesana contó con el apoyo de Caritas Nacional. Fue así como la parroquia El Buen Pastor, desde la capilla Santa Teresita, que es la más cercana al lugar del incendio, generó una gran red de voluntarios, principalmente de agentes pastorales de base quienes entregaron una primera ayuda a las familias, en términos de alimentación. Los alimentos fueron preparados al momento del almuerzo y cena, y además hubo entrega de alimentos no perecibles.

Invisibilizados Se señaló que el incendio generó una gran respuesta de los porteños. Esa ayuda pública y privada se centró en Puertas Negras, y no tanto a los vecinos de Villa Esperanza. El incendio dejó siniestradas unas 250 viviendas, un tercio de ellas correspondió a este subsector que estaba invisibilizado. A ellos les costaba más recibir atención de subsistencia. Los voluntarios formaron una red de ayuda que consideró la entre-

ga de kit de alimentos especiales para niños y adultos mayores, artículos de higiene personal y doméstica, y lo fundamental, el acompañamiento y la entrega de alimentación preparada en la cocina de la Capilla, y que ésta fuera de rostro a rostro. Según expresó Adrians, la solidaridad debe ser oportuna, efectiva y, quizá, sobre todo, afectiva, porque esos niños, mujeres, jóvenes y adultos estaban desamparados. “La empatía es la riqueza de la Iglesia”, acotó el profesional señalando que además hubo trabajo comunitario y se estuvo hombro a hombro con los vecinos damnificados por más de dos meses. Igualmente se trabajó con otras iglesias cristianas, en una acción común solidaria. El desastre de los incendios forestales se fue trasladando desde la Sexta Región hasta la Araucanía, motivando que Caritas se sumara a la Campaña Solidaria Nacional que conmovió a los chilenos, y que, incluso motivó una reacción internacional importante para apoyar a esas personas que lo perdieron todo.

Proceso de Reconstrucción en Valparaíso Mientras ello ocurría en la zona sur, Caritas Valparaíso no cesó en su empeño de acompañar a las familias damnificadas de Playa Ancha. La campaña económica tanto a nivel nacional como internacional fomentada por la Iglesia

Stella Maris

22

Enero 2018

fue dando sus frutos y se fue determinando ocupar esos recursos para el proceso de reconstrucción en las diócesis afectadas.

Líneas de Trabajo La respuesta a nivel diocesano fue de poco más de 30 millones de pesos para ir en ayuda de los vecinos afectados. A eso se agregaron 14 millones más recaudados a nivel nacional. Contando con un presupuesto y luego de un análisis con la parroquia y la Oficina de Emergencia, se decidió priorizar tres grandes líneas de trabajo para la tarea de recuperación. “Una de ellas y que es la transversal sin la cual nosotros no intervenimos en ningún proceso es el tema de la Línea Comunitaria y Psicosocial”, acotó. Siempre la acción de Caritas será Comunitaria y Psicosocial. Segundo, el tema de los Medios de Vida. Había que pensar que el incendio no sólo produjo pérdidas de viviendas, sino que también pérdidas de lugares y elementos de trabajo, fuentes de ingreso por lo que se volvió imperioso tratar de restituir esos aspectos para devolver calidad de vida a esas personas.

Emprendimientos Una línea fue impulsar la generación de ingresos a través de emprendimientos. Básicos, precarios. Por ejemplo, personas que tenían un pequeño emprendimiento que fue afectado en sus


CRÓNICA

suministros, herramientas, etc. Y también a otras familias que podían salir de su precaria situación. Se planteó un mejoramiento a nivel doméstico familiar. En sus mismos lugares, pequeños emprendimientos, o huertos caseros, dirigido especialmente a la mujer. Para postular el único requisito fue el certificado de damnificado y además tener las ganas y el empeño de poder tener su emprendimiento. En un concurso abierto en el cual postularon más de 80 familias se ayudó a 45 emprendedores con recursos económicos para la inversión en suministros y herramientas de trabajo, y con capacitación en comercialización y otras materias de economía básica, para que no fuera sólo una ayuda en entrega de materiales y recursos, sino que hagan más viable la sustentabilidad de este emprendimiento. El apoyo financiero para estos emprendedores fue entre 250 y 500 mil pesos. Hay dos factores relevantes, ya que algunas de estas familias habían postulado a fondos Fosis de recuperación, que eran de 250 mil pesos. Aquellos que no tenían Fosis, podían postular hasta 500 mil pesos si es que tenía un nivel de producción con herramientas e insumos. Y si sólo eran aspectos de insumos

era hasta 300 mil pesos, para hacer venta informal, como ambulantes. Esta materia tiene una etapa de seguimiento. Cada emprendedor tiene que hacer una devolución solidaria hasta un 5% de cada emprendimiento. Es decir, quien recibió 500 mil pesos debe devolver 25.000 pesos. Y la suma de todas esas devoluciones van a ser utilizadas en una actividad de corte comunitario, que los propios emprendedores van a gestionar en servicio de su comunidad. Un grupo va a hacer un carnaval en beneficio de los niños de su comunidad, en febrero próximo.

Habitabilidad La tercera línea es la de habitabilidad. Hoy día las familias de todos los lugares afectados están en un campamento que se habilitó en el sector alto de Playa Ancha Algunas de ellas están en casas de acogida, otras en vivienda de emergencia, otras han logrado hacer un proceso de autoconstrucción, otras postularon a subsidio de viviendas y han recibido viviendas nuevas en el mismo sector o se han ido a otras comunas. “Cada una de ellas está en situación distinta de habitabilidad,

para eso el Estado generó una batería de oportunidades, las cuales han ido operando relativamente bien. Pero, si bien varias familias recibieron un subsidio del Estado para equipamiento de viviendas, en el transcurso de este proceso nos hemos dado cuenta que hay carencias de habitabilidad que eran bastante evidentes, por lo que se abrió una línea de acompañamiento familiar para identificar esas carencias, a fin de reponer salas de baño, cocinas, living, lavandería. Son situaciones muy concretas para familias de alta vulnerabilidad, que tendrán un apoyo concreto para solucionar esas materias”. “En resumen, esta etapa de recuperación desde junio de 2017 hasta febrero de 2018, es en su conjunto el Plan Global de Respuesta y Recuperación que Caritas de Valparaíso implementó pasa atender a las familias afectadas en el incendio del 2 de enero”. Una vez que el proceso se acabe, habrá un proceso de rendición de cuentas, ante la propia Comunidad afectada, también a la Comunidad Diocesana en general, y finalmente a los donantes concretos que ayudaron a financiar esta acción solidaria. Como esa es también una oportunidad para educar la solidaridad, estamos en proceso de edición de un micro documental, que es la forma de recoger el trabajo de Respuesta y Recuperación que se vivió en Playa Ancha desde la voz de los propios dirigentes de base, las propias familias y los propios voluntarios. El dirigente mencionó al Padre Víctor Godoy párroco de Playa Ancha, quien, desde la estructura parroquial fue quien estuvo presente acompañando a las familias, así también al Municipio de Valparaíso, y una serie de mesas y espacios de colaboración. Agradeció sobre todo a la Comunidad. “Eso lo vamos a lanzar cuando estemos conmemorando un año del Incendio de Playa Ancha”. concluyó.

Stella Maris

23

Enero 2018


VIAJE APOSTÓLICO DE SU SANTIDAD FRANCISCO A CHILE 15 - 18 DE ENERO 2018

Lunes 15 de enero 2018 ROMA - SANTIAGO 8.00 20.10

SALIDA EN AVIÓN DE ROMA/FIUMICINO HACIA SANTIAGO DE CHILE LLEGADA AL AEROPUERTO INTERNACIONAL DE SANTIAGO DE CHILE

CEREMONIA DE BIENVENIDA 21.00

LLEGADA DEL SANTO PADRE A LA NUNCIATURA APOSTÓLICA

Martes 16 de enero de 2018 SANTIAGO 8.20 9.00 10.30 16.00 17.15 18.15 19.15

ENCUENTRO con las AUTORIDADES, con la SOCIEDAD CIVIL y con el CUERPO DIPLOMÁTICO en el Palacio de la Moneda VISITA DE CORTESÍA A LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA en el Salón Azul del Palacio de la Moneda SANTA MISA en el Parque O’Higgins VISITA al CENTRO PENITENCIARIO FEMENINO - SANTIAGO ENCUENTRO CON SACERDOTES, RELIGIOSOS/AS, CONSAGRADOS/AS Y SEMINARISTAS en la Catedral de Santiago de Chile ENCUENTRO CON LOS OBISPOS en la sacristía de la Catedral VISITA PRIVADA AL SANTUARIO de San Alberto Hurtado, SJ Encuentro privado con los sacerdotes de la Compañía de Jesús

Miércoles 17 de enero de 2018 SANTIAGO-TEMUCO-SANTIAGO 8.00 10.30 12.45 15.30 17.00 17.30 18.30 19.00

Salida en avión del aeropuerto de Santiago de Chile hacia Temuco SANTA MISA en el Aeropuerto de Maquehue Almuerzo con algunos habitantes de la Araucanía en la casa “Madre de la Santa Cruz” Salida en avión del aeropuerto de Temuco hacia Santiago de Chile Llegada al aeropuerto de Santiago de Chile ENCUENTRO CON LOS JÓVENES en el Santuario de Maipú Traslado en vehículo cerrado a la Pontificia Universidad Católica de Chile VISITA A LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE

Jueves 18 de enero de 2018 SANTIAGO-IQUIQUE-LIMA 8.05 10.35 11.30 14.00 16.45

Salida en avión del aeropuerto de Santiago de Chile hacia Iquique Llegada al aeropuerto internacional de Iquique SANTA MISA en el Campus Lobito ALMUERZO CON EL SÉQUITO PAPAL en la “Casa de retiros del Santuario Nuestra Señora de Lourdes” de los Padres Oblatos Llegada al aeropuerto de Iquique

Ceremonia de despedida 17.05

Salida en avión del aeropuerto internacional de Iquique hacia Lima Stella Maris

24

Enero 2018

Revista Stella Maris Enero 2018  

En esta edición encontrará reflexiones sobre la visita del Papa Francisco, el año pastoral de seminaristas del Pontificio Seminario Mayor Sa...

Revista Stella Maris Enero 2018  

En esta edición encontrará reflexiones sobre la visita del Papa Francisco, el año pastoral de seminaristas del Pontificio Seminario Mayor Sa...

Advertisement