Page 5

CRÓNICA

REFLEXIÓN

¿Es posible una rabia evangélica? A propósito de la rabia que sentimos como país sabes cómo sucede, pero te hundes y no puedes volver a salir a la superficie. La música te da fuerza en medio de la tristeza, del miedo y del dolor. La música es como una compañera que no te deja a solas con tus sentimientos. Ella te coloca la mano en el hombro y, con este tierno roce, llega a ti la tranquilidad.

Juan Pablo Espinosa Arce MUSICA (R.A.E.): Melodía y armonía y las dos combinadas / Sucesión de sonidos modulados para recrear el oído / Concierto de instrumentos o voces, o de ambas cosas a la vez / Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad / Cualquier sonido grato al oído.

de sí un origen noble, el origen divino. La música le revela al ser humano que él procede de Dios y que, por esta razón, dentro de él actúa un carácter divino.

Quien desea cantar debe tener entusiasmo, esto es, debe “estar en Dios”; así mismo, debe abandonar su estrecho corazón para poder elevarse a Dios.

La música promueve la Salud y el Bienestar, tiene efectos sanadores y también ejerce un poderoso efecto preventivo. Mejora nuestra calidad de Vida.

Si no se canta con pasión, el corazón no puede elevarse, dejamos de confiar en el poder de Dios, tenemos miedo del éxtasis al que el canto desea llevarnos. El monje Hartker estaba convencido de que el canto debía coincidir exactamente con la Palabra. De esta forma, éste tendría la función de hacer resonar la Palabra de Dios en el corazón humano. Cuando escucho música ya no puedo permitir que mi enojo y mi deseo de venganza atormenten mi corazón. La música me exige algo, ella me revela la nobleza de mi alma. La música no entra en armonía con un carácter vil ni con ciertas maneras de pensar y proceder que son estrechas y limitadas; tampoco se lleva bien con las actitudes ego-céntricas que nos hacen girar en torno a nosotros mismos. Sin embargo, cada uno de nosotros también tiene un carácter fino y noble. Cada persona lleva dentro

Profesor de Religión y Filosofía (UC del Maule) Magíster© en Teología Fundamental (UC) Laico Diócesis de Rancagua

“Un músico fue a ver a un médico y le dijo: “Tengo toda clase de síntomas terribles. Me siento infeliz y desasosegado; mi cabello, mis brazos y mis piernas están como si hubiesen sido “torturados”. El médico le preguntó: ¿Es verdad que aún no has cantado tu última canción? “Eso es cierto”, contestó el músico “muy bien”, dijo el médico, “ten la amabilidad de cantarla” El músico así lo hizo, y ante la insistencia del doctor, repitió una y otra vez sus estrofas. Entonces el médico le dijo: “Ponte de pie, pues ya estás curado. Lo que tenías en tu interior te había afectado. Ahora que ya se ha liberado, has vuelto a estar bien”. (Carlos Fregtman) Stella Maris

8

Agosto 2016

La música es apropiada para todas las personas, especialmente es recomendada para los enfermos, personas de la tercera edad y mayores, personas con problemas de aprendizaje, para la rehabilitación motora ya que logra movimientos compensatorios, para personas con estrés, insomnio, personas que pierden interés por lo que les rodea, disminución de la autoestima. La música se utiliza como estímulo, despierta emociones, mantiene la memoria y estimula el movimiento del cuerpo mediante melodías rítmicas. Contribuye a superar la soledad, el aburrimiento, la rutina, el temor a la muerte, el estancamiento personal. Se sugiere utilizar la música en nuestro servicio PASTORAL.

1.0

Para comenzar A nadie le resulta extraño que nuestro país, nuestro pueblo, la gente de a pie, el hombre y la mujer de la calle sienten y sentimos rabia. Rabia de los gobernantes, rabia de los que destruyen la propiedad pública en cada marcha convocada, rabia de los delincuentes, rabia de los que mueren, rabia de la Iglesia, rabia de los dirigentes del fútbol, y un largo etcétera. Esto me ha llevado a preguntarme ¿es posible pensar, reflexionar y vivir una rabia evangélica? ¿nos da pistas el Evangelio de cómo encauzar la rabia? ¿Sintió Jesús de Nazaret

rabia? Si decimos que no estamos negando el dogma cristológico que dice que fue verdaderamente hombre, es más, que plenifica nuestra humanidad. Por ende, si le quitamos el factor psicológico “rabia” lo estamos convirtiendo en un medio – hombre o solo en un Dios. Ahora, también confesamos a Jesús como Dios. Entonces nos preguntamos ¿siente Dios rabia? Pregunta difícil y respuesta otro tanto. Les propongo por tanto ir pensando esta posibilidad de vivir y experimentar una rabia evangélica. Ojalá que estas líneas sirvan de pre-texto para seguir reflexionando sobre cómo los creyentes hemos de reaccionar ante las situaciones que nos dan rabia, que nos ofuscan, que nos desbaratan. Stella Maris

9

Agosto 2016

2.0

Preludio Cristológico Anteriormente nos preguntábamos si Jesús sintió rabia y decíamos que sí. Es algo que no deberíamos negar, ya que el año 381 en el llamado Primer Concilio de Constantinopla la Iglesia definió dogmáticamente, o sea a modo de verdad de fe, que Jesucristo era verdadero hombre. Antes, el 325 había definido que era verdadero Dios en el Concilio Ecuménico de Nicea. Pero ¿qué significa que Jesucristo, el Hijo de Dios, es verdaderamente humano? Significa que él conoció, sufrió, ignoró muchas cosas, que padeció y que mu-

120 Stella Maris agosto 2016  
Advertisement