Page 1

MAYO

2016

NÚMERO

REVISTA DIOCESANA BIMENSUAL

119

TENEMOS DOS NUEVOS SACERDOTES PARA LA IGLESIA DE VALPARAÍSO

¡GRACIAS SEÑOR!

Stella Maris

1

Mayo 2016


Sumario 1

Stella Maris Revista Diocesana Bimensual N° 119 Mayo 2016 Domicilio Legal Chacabuco 1701, Valparaíso Fono: 32-225 55 38 E-mail: comunicacionesvalpo@gmail.com

Nuevos sacerdotes para la Iglesia de Valparaíso 2 Sumario 3 Editorial 4-5 Tu sí por un sí 6-8 El amor: vivencia de la alegría pascual a propósito de Amoris Laetitia 9-11 ¿Cómo ser hoy ministros de la Misericordia? 12 – 13 Gráficas Diocesanas 14-16 Hacia nuevos horizontes en el Área Pastoral Social Caritas 17 “Seamos Peregrinas de Misericordia” 18-19 En el Día del Trabajo…algunas reflexiones 20 “Tu aporte y mi experiencia valen” 21 Dos nuevos sacerdotes para la Iglesia de Valparaíso 22 Decretos 23 Celebraciones 24 Campaña “Tu Sí por un Sí”

Director Monseñor Rafael Osorio Cofré Editora y Periodista M. Eugenia Quitral Veloso Diseño e Impresión SOUL - Gestión de Recursos Gráficos

Stella Maris

2

Mayo 2016


EDITORIAL

Hilo Conductor de la Vida de Nuestra Iglesia La riqueza de la vida de la Iglesia es enorme y el Santo Padre Francisco continuamente nos está dando un tremendo impulso, gracias a Dios. Además de las actividades y celebraciones habituales: Ciclo Litúrgico, Año Santo Jubilar, Misión Territorial, Jornada de Oración por las Vocaciones, Mes del Sagrado Corazón, Día del Catequista, Jornada de las Comunicaciones Sociales, Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, Día de los Institutos Seculares, Jornadas contra el aborto y por la vida, etc., tenemos también importantes Documentos Pontificios que estudiar e implementar. Nombro sólo los más recientes e importantes: la Encíclica “Laudato Si” y la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”.

Pienso que podemos sentirnos sobrepasados y a veces casi desorientados. Pero leyendo el Mensaje del Santo Padre para la reciente Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales en que nos habla “sobre la relación entre la comunicación social y la misericordia” el Papa nos reitera que “la Misericordia” es el hilo conductor de toda la vida de la Iglesia. “Es hermoso, nos dice, ver personas que se afanan en elegir con cuidado las palabras y los gestos para superar las incomprensiones, curar la memoria herida y construir paz y armonía”. “La palabra del cristiano…..se propone hacer crecer la comunión e, incluso cuando debe condenar con firmeza el mal, trata de no romper nunca la relación y la comunicación”. “Quisiera invitar a las personas de buena voluntad a descubrir

Stella Maris

3

Mayo 2016

el poder de la misericordia de sanar las relaciones dañadas y de volver a llevar la paz y armonía a las familias y las comunidades”. Hay aquí una pista muy concreta que da sentido a nuestro quehacer y a todas nuestras pastorales: cuidar nuestras palabras, cuidar nuestras actitudes, cuidar la comunión. Nada más cotidiano, nada más práctico, nada más “cristiano” en el más pleno sentido de esta palabra. Con mi afecto y Bendición,

Gonzalo Duarte García de Cortázar ss.cc. Obispo de Valparaíso


CRÓNICA

Tu sí por un sí María Eugenia Quitral Veloso Periodista

U

na novedosa Campaña por las vocaciones ha iniciado el Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez. “Tu sí por un sí” es el lema que motiva a las personas a orar para que haya más jóvenes que se atrevan a seguir a Jesucristo en la vida sacerdotal o religiosa. “Esta Campaña consiste en invitar a las personas a involucrarse por las vocaciones, pueden orar por ellas, ya sea yendo a misa, realizando un momento de ado-

ración, rezando un rosario o la oración por las vocaciones; pero no son solo pueden hacer oraciones sino que pueden ofrecer su enfermedad, un sufrimiento o una pena. Todo esto se puede entregar a Dios por las vocaciones”, señaló el Padre Renzo Ramelli, Director Espiritual del Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez. Actualmente, están motivando diferentes grupos. Partieron por los Clubes de Adulto Mayor y con personas que están enferStella Maris

4

Mayo 2016

mas y que puedan orar por las vocaciones. “También estamos yendo donde se congregan muchas personas a rezar; por ejemplo, fuimos a la Parroquia Santa María de los Ángeles para la Festividad de San Expedito. En los meses siguientes, iremos a otros Santuarios y lugares donde haya personas que ya estén rezando y los invitaremos a sumarse a esta campaña y rezar por las vocaciones”. “La idea es juntar muchos sí. Se está entregando un volante con


CRÓNICA

la campaña. Quienes lo reciban deben enviarnos su sí para así publicarlos por las redes sociales y contar que llevamos tantos sí para que un joven diga sí”, señaló el Padre Renzo. Dentro de esta Campaña, se elaboró una dinámica para efectuar con los diferentes grupos que visitarán. Se llama “Tecito por las vocaciones”. “Nosotros asistimos a las reuniones ya establecidas por los grupos y efectuamos esta dinámica. El objetivo es que las personas junto con tomar un té puedan compartir y reflexionar sobre las vocaciones. Las vocaciones no sólo es preocupación del Seminario o de los sacerdotes sino que es una preocupación de toda la Iglesia. Así en estos grupos, conversan, rezan y se comprometen por las vocaciones”. “Nuestra campaña no es para que haya más sacerdotes, queremos rezar para que los sacerdotes sean cada vez más parecidos a Jesús. Queremos sacerdotes que de verdad se la jueguen, que estén presentes, que podamos enamorarnos de las pasiones de Jesús, que tengamos realmente pasión por nuestro Padre Dios, que el Reino sea lo que nos mueva. Por eso tenemos que rezar”, enfatizó el padre Renzo Ramelli.

Encuentros con jóvenes Por otra parte, están promoviendo el cuestionamiento de los jóvenes en general, pero principalmente de algunos que quieren plantearse la alternativa de ser sacerdotes. “Estamos cambiando nuestro acercamiento con los jóvenes. Originalmente, esperábamos en el Seminario a que vinieran mes a mes a las Jornadas Vocacionales o íbamos a algunas parroquias. Sin embargo, fuimos descubriendo que cada vez llegaban menos jóvenes. Entonces, donde estábamos yendo y a quienes estábamos esperando,

Súmate y motiva a tu familia, amigos y comunidad a unirse a esta Campaña de Oración por las Vocaciones que inició el Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez. no estaba dando resultado”. Producto de este discernimiento, cambiaron el estilo y ahora irán donde hay movimientos religiosos, sociales, donde realmente están los jóvenes hoy. “Creemos que los jóvenes no están en las parroquias. La idea es estar donde los jóvenes se están cuestionando. Por ejemplo fuimos a Quillota donde había 600 jóvenes, vamos a ir a Misión País, queremos tomar contacto con Trabajo País, visitar movimientos eclesiales importantes dentro de la Diócesis con presencia juvenil, para que sea con ellos, que ya se están planteando el tema del sentido de sus vida con los que podamos trabajar”. No sólo quieren estar presente con ellos, sino que también quieren abrir el Seminario Mayor. “Queremos ofrecer el Seminario para que colegios organicen jornadas. Incluso nosotros podemos prepararlas y compartir con ellos”. Stella Maris

5

Mayo 2016

“Queremos ofrecer dos experiencias, una que el joven venga al Seminario a encontrarse con otros jóvenes para meditar, discernir sobre su vocación con mucha conversación personal. Pero por otra parte, queremos que los jóvenes conozcan la espiritualidad diocesana y esa la conocerán en las parroquias. Tal como hay un itinerario de jornadas de discernimiento habrá un itinerario de conocimiento de la vida diocesana. Ahí los jóvenes con un seminarista recorrerán una vez al mes una parroquia o una experiencia diocesana para que conozcan y esto les pueda servir para su discernimiento”, señaló el padre Renzo. La invitación está hecha, al final de la Revista en la contratapa encontrarás el volante para sumarte a la Campaña por las Vocaciones. Una vez que lo completes, fotografía tu compromiso y envíalo por e-mail a: vocaciones@ssanrafael.cl o por whatsapp al +569 947 247 21.


REFLEXIÓN

El amor: vivencia de la alegría pascual A propósito de Amoris Laetitia Juan Pablo Espinosa Arce Profesor de Religión y Filosofía (UC del Maule) Magíster© en Teología Fundamental (UC) Laico Diócesis de Rancagua

1.0

Para comenzar El 19 de Marzo recién pasado, el Papa Francisco promulgó la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor) con

la cual se corona el trabajo del Sínodo de Obispos (2014-2016) sobre los desafíos que el mundo y la época actual le imponen a la realidad familiar. Es un documento extenso, aunque su cantidad de páginas ha preocupado a algunos que han sostenido que el Papa podría decir todo en meStella Maris

6

Mayo 2016

nos palabras. Amoris Laetitia se estructura en nueve capítulos divididos en temáticas bíblicas, magisteriales, referencias al sacramento del matrimonio, pero sobre todo con la mirada puesta en los desafíos que la Iglesia recibe actualmente de la institución familiar. En esta sencilla re-


REFLEXIÓN

flexión no pretendemos realizar una interpretación acabada del documento, sino que presentar algunas ideas referidas al tema de la alegría del amor y al discernimiento como experiencia eclesial frente a algunos desafíos pastorales que el Papa Francisco introduce en el documento y que deberán ser asumidos por las comunidades cristianas.

2.0

Un amor que no es gaudium sino que es laetitia Dicen que el título es siempre la cara visible de un texto, que con el sólo hecho de leerlo ya nos podemos armar una imagen de lo que podremos encontrar en el desarrollo posterior. En latín hay dos palabras para expresar el concepto de alegría o de gozo, una de ellos es gaudate, del cual deriva gaudium. Si uno revisa los textos de la liturgia, existe un domingo llamado gaudate, a saber, el tercer domingo de Adviento. Se utiliza este concepto para expresa que el Nacimiento de Jesús está próximo. Se enfatiza en la alegría que inundó al mundo, simbolizado en el uso del color rosado en los ornamentos del ministro y no del tradicional morado. Pero junto con el gaudate encontramos el laetere. También se usa en un domingo del año litúrgico, específicamente el cuarto de Cuaresma. Representa un descanso en este tiempo penitencial

Amoris Laetitia se estructura en nueve capítulos divididos en temáticas bíblicas, magisteriales, referencias al sacramento del matrimonio, pero sobre todo con la mirada puesta en los desafíos que la Iglesia recibe actualmente de la institución familiar. y tiene como objetivo el anunciar a la Iglesia que la Resurrección del Señor es promesa verdadera. Esta alegría cuaresmal tendrá su cenit en la celebración de la Noche Santa de la Pascua a la vez que se prolonga durante los cincuenta días que suceden al Domingo de Resurrección. Por ende, laetare y laetitia constituyen una alegría pascual. No es cualquier alegría, sino que es la alegría de la vida que vence a la muerte y a sus ídolos. Es la alegría comunicada por el Señor Resucitado y por medio de la cual nos invita a resucitar y vivir plenamente con Él. El amor tiene una estructura pascual, de paso de la muerte y el temor a la vida plenificada del Resucitado. En sintonía de lo anterior es que el Papa Francisco comienza la Stella Maris

7

Mayo 2016

Exhortación diciendo que “la alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia” (AL 1). Junto con ello, el Papa reconoce que el camino sinodal ha involucrado elementos de belleza, de luz, de paz y gozo. Además reconoce cómo la familia es fermento de esperanza en que la vida posee la última palabra en vistas a la transformación operada por el Cristo Resucitado. La Iglesia, consciente de su misión de anuncio del Evangelio, quiere volverse a las familias y vivir con ellas un tiempo jubilar, una Pascua que se prolonga creativamente en medio de nuestra historia. Es por ello que el Papa Francisco afirma que “esta Exhortación adquiere un sentido especial en el contexto de este Año Jubilar de la Misericordia. En


REFLEXIÓN

primer lugar, porque la entiendo como una propuesta para las familias cristianas, que las estimule a valorar los dones del matrimonio y de la familia, y a sostener un amor fuerte y lleno de valores como la generosidad, el compromiso, la fidelidad o la paciencia. En segundo lugar, porque procura alentar a todos para que sean signos de misericordia y cercanía allí donde la vida familiar no se realiza perfectamente o no se desarrolla con paz y gozo” (AL 5).

3.0

Discernimiento de las situaciones de dificultad y a la “apertura a la gracia” Son estas situaciones en las que la vida familiar no se desarrolla en plenitud las que la Iglesia está llamada a discernir. Discernir, auscultar, es escuchar y no sólo oír, ya que evoca una actitud de toda la vida de poner atención en el paso de Dios incluso a través de esas situaciones que no cumplen los parámetros de una vida familiar o matrimonial que algunos califican como “normal”. Uno de los capítulos de la Exhortación, específicamente el octavo, lleva por título “Acompañar, discernir e integrar la fragilidad”. El llamado del Papa se realiza en primer lugar a los pastores, los cuales “por amor a la verdad están obligados a discernir bien las

situaciones (…) por lo tanto, al mismo tiempo que la doctrina se expresa con claridad hay que evitar los juicios que no tomen en cuenta la complejidad de las diversas situaciones” (AL 79). El tema del discernimiento es transversal a todo el documento y representa el giro de la Iglesia hacia la realidad más auténtica de la vida familiar y social. Aunque este movimiento positivo no es sólo del Papa, sino que es ante todo un trabajo comunitario, sinodal. Los pastores, los teólogos, los laicos, las familias, le han contado al Papa cómo se vive la familia hoy. Es por tanto el tiempo de la conversión pastoral hacia las nuevas situaciones familiares y sexuales. En la conversación eclesial han aparecido los rostros de los divorciados vueltos a casar, de los que conviven, de los homosexuales que se unen con sus parejas, de las nuevas formas de familia. Es el Espíritu Santo el que ha soplado desde la más profunda realidad y nos exige como Iglesia ser Madre de Misericordia que discierne a la luz de la Escritura y de la doctrina cristiana. El Papa Francisco nos dice: “Durante mucho tiempo creímos que con sólo insistir en cuestiones doctrinales, bioéticas y morales, sin motivar la apertura a la gracia, ya sosteníamos suficientemente a las familias, consolidábamos el vínculo de los esposos y llenábamos de sentido sus vidas compartidas. Tenemos dificultad Stella Maris

8

Mayo 2016

para presentar al matrimonio más como un camino dinámico de desarrollo y realización que como un peso a soportar toda la vida. También nos cuesta dejar espacio a la conciencia de los fieles, que muchas veces responden lo mejor posible al Evangelio en medio de sus límites y pueden desarrollar su propio discernimiento ante situaciones donde se rompen todos los esquemas. Estamos llamados a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas” (AL 27). Es llamativo esto de “la apertura a la gracia”, del “dejar espacio a los fieles”, de “desarrollar el discernimiento”. Francisco y el Sínodo están marcando la pauta de lo que debe ser un nuevo estilo de mirada hacia la familia. El horizonte interpretativo se ha vuelto a abrir. Dios continúa urgiéndonos a mirar más allá de nuestras propias seguridades y a comprender cómo el espacio (imagen tradicional de la familia) representa una dinámica que hemos de asumir. Dios también está salvando (apertura de la gracia), también está brindando su don en aquellos hermanos que viven en dificultades. Hacia allá y con ellos hemos de discernir cada situación. En el amor pascual anunciado por el Papa, reconocemos en definitiva el signo del Reino y su Misericordia que es acogida, acompañamiento y auténtica reconciliación.


REFLEXIÓN

¿Cómo ser hoy ministros de la Misericordia?

E

n esta instancia de alabanza a Dios y previo a la Misa Crismal, en que reunidos como Iglesia diocesana junto al Pastor de ella, queremos los sacerdotes renovar nuestra consagración a Dios y al ministerio pastoral en la Iglesia, por ello se nos brinda la posibilidad de meditar en temas tan serios y profundos como lo es la Misericordia divina al celebrar este año jubilar y el ejercicio del ministerio sacerdotal, en tiempos convulsionados por una serie de sucesos que en ocasiones parecieran apagar la luz de la esperanza. Es un tiempo propicio para que Dios suscite en su Iglesia los santos que hoy la Iglesia necesita. A eso estamos llamados hermanos y especialmente hermanos sacerdotes. No a la bondad simplemente, sino a la santidad. Este camino trazado por Nuestro Señor y vivenciado por tantos a lo largo de la historia, hacen más necesaria la renovación de este llamado que hiciera hace pocos años el Concilio Vaticano segundo, proponiéndolo como una vocación universal. El gran Juan Pablo II en una carta apostólica al concluir el Jubileo del año 2000 y comenzar el tercer milenio del cristianismo nos

Con motivo de estar viviendo el Año Jubilar de la Misericordia, a continuación compartimos la Homilía en Oración de Vísperas previo a la Misa Crismal que efectuó el padre Jorge Romero Salinas, párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Quilpué. invitaba a caminar desde Cristo1. Hermoso programa al que acudo en esta ocasión: “No se trata de inventar un nuevo programa. El programa ya existe. Es el de siempre, recogido por el Evangelio y la Tradición viva. Se centra, en definitiva, en Cristo mismo, al que hay que conocer, amar e imitar, para vivir en Él la vida trinitaria y trans1

Cf Carta Apostólica Novo Millenio Ineunte.

Stella Maris

9

Mayo 2016

formar con Él la historia hasta su perfeccionamiento en la Jerusalén celeste. Es un programa que no cambia al variar los tiempos y las culturas, aunque tiene cuenta del tiempo y de la cultura para un verdadero diálogo y una comunicación eficaz”2 Este llamado se hace más urgente aún, pues nuestra sociedad ávida de lo trascendente busca satisfacer sus deseos de eternidad, de espiritualidad. Aquí, sacerdotes, tenemos una gran tarea en mostrar al mundo la belleza de Dios y todo lo que tenemos en nuestras manos como recipientes de barro que portan un valioso tesoro. El amor a la oración en todas sus expresiones, el contacto permanente con Dios rico en misericordia. La celebración de los santos misterios, especialmente de la Eucaristía no puede ser una tarea postergada o descuidada, sino en esa celebración mostrar el rostro amado del Padre que ha entregado a su Hijo para que en Él tengamos vida. Por eso, pienso que la crisis que vivimos hoy, es una crisis de fe. Nosotros mismos no siempre creemos 2

NMI 29.


REFLEXIÓN

en la acción eficaz de la gracia de Dios, esperamos demasiado de nuestras planificaciones y reuniones, olvidando la mirada sobrenatural de la pastoral. Es cierto que debemos contribuir y ser correspondientes con la gracia divina, pero en ocasiones no creemos que Dios pueda actuar y realizar prodigios. Nuestro ministerio debiera ser el ministerio del Espíritu Santo. En este sentido se torna luminosa nuevamente la palabra de Juan Pablo II al inicio del tercer milenio: “En la programación que nos espera, trabajar con mayor confianza en una pastoral que dé prioridad a la oración, personal y comunitaria, significa respetar un principio esencial de la visión cristiana de la vida: la primacía de la gracia. Hay una tentación que insidia siempre todo camino espiritual y la acción pastoral misma: pensar que los resultados dependen de nuestra capacidad de hacer y programar. Ciertamente, Dios nos pide una colaboración real a su gracia y, por tanto, nos invita a utilizar todos los recursos de nuestra inteligencia y capacidad operativa en nuestro servicio a la causa del Reino. Pero no se ha de olvidar que, sin Cristo, ´no podemos hacer nada´. (Cf Jn 15,5)”3

Cabe entonces la pregunta: ¿Cómo ser hoy ministros de la Misericordia? El camino más excelso como servidores de Cristo y ministros ordenados es el sacramento de la Reconciliación. A nosotros sacerdotes y pastores se nos ha confiado este ministerio el que debemos administrar no de manera arbitraria, sino en conformidad con las enseñanzas y la intención de Cristo. Por eso el confesor no es dueño, sino el servidor del perdón de Dios. El ministro de este sacramento debe unirse a la intención y a la caridad de Cristo. Al mismo tiempo, el sacerdote actúa también en nombre de la Iglesia, al servicio de aquella comunión eclesial a la que la reconciliación conduce a Dios. Este es el modo de vivir en comunión con Dios y con su Iglesia.4 Sobre este punto es preciso profundizar también desde nuestra experiencia de testigos de este amor transformador, sanador, liberador. Para creer más y mejor en nuestro ministerio de la mi4

3

NMI 38

Cf Pontificio consejo para la promoción de la nueva evangelización. La confesión, sacramento de la Misericordia. Pag. 95. 2015.

Stella Maris

10

Mayo 2016

sericordia, se hace necesario que nosotros hubiésemos tenido una experiencia semejante al hijo de la parábola de Lucas 15. Volver a los brazos amorosos del Padre y experimentarnos profundamente amados, reconciliados, sanados y liberados de nuestras ataduras y heridas provocadas por nuestro propio pecado o por experiencias dolorosas del pasado. Mientras no hagamos este proceso, seguiremos respirando por nuestras heridas, las cuales nos harán sentir constantemente un gran dolor provocándonos daño a nosotros y a la gente que se nos ha confiado y a las cuales estamos llamados cuidar como el Buen Pastor cuida sus ovejas. El sacramento de la Reconciliación no sólo es un tribunal donde se imparte justicia y somos absueltos, sino también es la experiencia terapeútica donde se derrama en el alma y la vida de la persona la medicina que sana y reconcilia. A este respecto me permito citar unas palabras del Papa Francisco en la Bula Misericordiae Vultus: “Nunca me cansaré de insistir en que los confesores sean un verdadero signo de la misericordia del Padre. Ser confesores no se improvisa. Se llega a serlo cuando, ante todo, nos hacemos nosotros penitentes


REFLEXIÓN

en busca de perdón. Nunca olvidemos que ser confesores significa participar de la misma misión de Jesús y ser signo concreto de la continuidad de un amor divino que perdona y que salva. Cada uno de nosotros ha recibido el don del Espíritu Santo para el perdón de los pecados, de esto somos responsables. Ninguno de nosotros es dueño del sacramento, sino fiel servidor del perdón de Dios. Cada confesor deberá acoger a los fieles como el padre en la parábola del hijo pródigo: un padre que corre al encuentro del hijo no obstante hubiese dilapidado sus bienes. Los confesores están llamados a abrazar ese hijo arrepentido que vuelve a casa y a manifestar la alegría por haberlo encontrado. No se cansarán de salir al encuentro también del otro hijo que se quedó afuera, incapaz de alegrarse, para explicarle que su juicio severo es injusto y no tiene ningún sentido ante la misericordia del Padre que no conoce confines. No harán preguntas impertinentes, sino como el padre de la parábola interrumpirán el discurso preparado por el hijo pródigo, porque serán capaces de percibir en el corazón de cada penitente la invocación de ayuda y la súplica de perdón. En fin, los confesores están llamados a ser siempre, en todas partes, en cada situación y a pesar de todo, el signo del primado de la misericordia.”5 5

Aprovechemos este tiempo tan rico de contenido. La puerta santa de la Misericordia, que sea no sólo la puerta que separa dos espacios, sino la misma persona de Jesús que dice: “Yo soy la puerta”. Vamos al encuentro del Padre cruzando esta puerta. ¡Peregrinemos!. Nuestra vida sacerdotal ha de ser una continua peregrinación, no sólo por los diversos destinos pastorales, sino la inquietud permanente de acercarnos al lugar santo, donde vive Dios. Dejémonos atraer continuamente por su llamado a estar con Él, no rehusemos su invitación. No hemos sido llamados para ser asistentes sociales o contadores. Hemos sido llamados para entrar en una intimidad mayor con la persona de Jesús, quien quiere comunicarnos sus secretos, al modo de un amigo íntimo. Es en la escucha de Dios que descubriremos lo que realmente el hombre necesita, para qué más diagnósticos ¡Es a Dios a quien necesita!, sólo Él llenará el corazón para no tener más hambre ni sed. Hermanos sacerdotes, éste es el tiempo de la Misericordia, es el tiempo de la gracia de Dios. No nos dejemos abatir por la tormenta, el viento que golpea a ratos la barca de Pedro. Al renovar nuestras promesas sacerdotales, renovemos también nuestros deseos de ser santos, santos

MV 17.

Stella Maris

11

Mayo 2016

sacerdotes que encienden el fuego del Espíritu Santo en tantos que buscan a Dios. Nuestro testimonio coherente, decidido, entregado será el mejor aliciente para que muchos jóvenes sientan en su interior el deseo de seguir a Cristo en el ministerio sacerdotal. No seguirnos a nosotros, sino a Jesús sacerdote. Los estilos de vida sacerdotal no pueden acomodarse a los criterios mundanos donde en ocasiones impera el relativismo, la falta de compromiso, de transparencia. Sino que, la espiritualidad sacerdotal ha de ser la de siempre: la del Evangelio. No nos identifiquemos con lo que en ocasiones otros nos califican ya sea de cura obrero o cura burgués, sino sacerdotes de Jesucristo. Que de ahí brote nuestra caridad pastoral, el celo por la salvación de la humanidad, incluso nuestro lenguaje, el porte exterior; en definitiva, que entre nosotros prime la única ley del amor: “ámense los unos a los otros” fue el mandamiento de Jesús, y éste será el mejor testimonio de credibilidad y de autoridad que un presbítero y un obispo puedan ofrecer. A Jesucristo sumo y eterno sacerdote sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Ámén.


GRÁFICAS DIOCESANAS

En la Festividad de San José, con una Eucaristía se celebró el Aniversario de la fundación del Pontificio Seminario Mayor San Rafael de Lo Vásquez y el inicio de su Año Académico oficial. Además, asumieron los sacerdotes del nuevo Equipo sacerdotal de Lo Vásquez: al Rector padre Claudio Ortiz se incorporaron los padres Renzo Ramelli y Andrés Valenzuela.

Iluminados por el lema: “Vayan y anuncien la Misericordia del Padre” Catequistas y Comunicadores Parroquiales compartieron su día y fueron enviados por Mons. Gonzalo Duarte a anunciar con fuerza a nuestro Dios.

Alumnos de colegios y fieles del Decanato Juan XXIII participaron del Encuentro “Sembradores de Misericordia” para iniciar el Año Santo de la Misericordia.

Stella Maris

12

Mayo 2016


GRÁFICAS DIOCESANAS

Se realizó la I Asamblea Diocesana UNAPAC en la que se abordó el tema “La Misericordia de Dios, nuestro Padre, en la familia de hoy y en nuestras comunidades educativas”.

Asumió nuevo Director de la Escuela Diaconal Felipe Diácono el Diácono Permanente Mario Rojas Martínez. La ceremonia se realizó en el inicio del Año Académico de la Escuela Diaconal “Felipe Diácono”. Con dos Eucaristías el Departamento de Educación del Obispado de Valparaíso inició el Año Pastoral Educativo en la Diócesis de Valparaíso.

Stella Maris

13

Mayo 2016


PASTORAL

Hacia nuevos horizontes en el Área Pastoral Social Caritas María Eugenia Quitral Veloso Periodista

Desde noviembre del año pasado se está trabajando en una renovación del Área Pastoral Social Caritas del Obispado de Valparaíso. Esto es fruto de varias reflexiones que se inician con el desafío de los Obispos en la V Conferencia de América Latina y el Caribe en Aparecida en la que se motivaba a las Iglesias nacionales y diocesanas a tener una Pastoral Social estructurada, orgánica e integral, que esté presente en nuevas y antiguas realidades de pobreza y de exclusión y que trabaje la asistencia pero también la promoción y el desarrollo.

Stella Maris

14

Mayo 2016


PASTORAL

P

ara conocer más sobre estas modificaciones, cómo se ha trabajado y cuáles son los nuevos desafíos y énfasis es que entrevistamos a Ana María Carvacho, Orientadora Familiar y Directora del Área Pastoral Social Caritas del Obispado de Valparaíso y a Pedro Adrians, Sociólogo y encargado de facilitar e impulsar el proceso de desarrollo de la Pastoral Social Caritas del Obispado. “El Área Pastoral Social Caritas del Obispado está en un proceso de renovación de estructuras, prácticas y enfoques para prestar un mejor servicio pastoral, acorde a los actuales desafíos de la realidad. Este es un momento de gracia porque significa la oportunidad de poder mirar, evaluar, analizar lo que hacemos y el contexto en el que prestamos un servicio socio pastoral, para desde ahí proyectar desafíos, anhelos, un horizonte hacia el cual nosotros, como Iglesia de Valparaíso, queremos avanzar promoviendo la dignidad humana e impulsando un desarrollo integral, solidario y sostenible en nuestra diócesis”, comentó Pedro Adrians.

con los desafíos nuevos”, señaló Ana María Carvacho. “La interpelación de los Obispos en Aparecida cala hondo en el quehacer de la Iglesia, había ahí un desafío concreto y la Iglesia de Valparaíso en lo social ya venía haciendo esa reflexión: ¿qué tan eficaz, oportuno y profundo es el servicio que se presta frente a los nuevos desafíos socioculturales? y se encontró con que era necesario hacer ajustes, profundizar varias temáticas,

tecnificar y profesionalizar también el servicio pastoral”, señaló Pedro Adrians. Esto se hizo aún más evidente después del incendio de Valparaíso del 2014 donde hubo una Pastoral Social Caritas desafiada a incorporar profesionales, a manejar una cantidad importante de recursos económicos, a tener que vincularse con las comunidades no sólo desde la estructura eclesial sino también en diálogo con el entorno y con organismos privados, públicos y civiles. Eso claramente fue una señal que era necesario una renovación y que tenía que hacerse pronto. Es así como este proceso condujo a una reflexión ya más concreta respecto de cómo poder facilitar este proceso y Vicaría Pastoral de la Diócesis impulsó esta iniciativa de reestructuración en conjunto con el Área de Pastoral Social Caritas. Actualmente, están trabajando en cuatro ámbitos:

1. Gestión: significa mirar y comprender con nuevos ojos aquello que ya están haciendo las Pastorales Especializadas que conforman el Área Pastoral Social Caritas. Hay que hacer una revisión de lo que se venía haciendo y hacer ciertas mejoras a la gestión, coordinación, comunicación y acompañamiento en el servicio a esos espacios pastorales.

“El poder mirar la realidad como pastoral social diocesana está muy ligado al tema de la contemplación. Este proceso es una nueva contemplación, una nueva mirada de ver lo que hemos hecho como historia y los desafíos que se nos presentan desde la realidad de hoy como Diócesis. Ha sido importante unir la experiencia con los tiempos nuevos,

Stella Maris

15

Mayo 2016


PASTORAL

Área Pastoral Social del Obispado de Valparaíso

2. Nueva Institucionalidad: con la expectativa de ampliar y diversificar el quehacer social de la Iglesia diocesana, se avanza en la constitución de una nueva institucionalidad, sea una fundación o corporación, que siendo de derecho privado permita aplicar fondos públicos y privados, nacionales e internacionales, y desde ahí poder ir buscando nuevas oportunidades de trabajo y servicio social desde la Iglesia.

del mundo eclesial y ahora es necesario, manteniendo y reforzando ello, salir desde el corazón de la Iglesia al diálogo con el otro, con el entorno, con autoridades públicas y privadas, con el mundo civil, las comunidades. Esto se traduce en un posicionamiento de imagen, de marca, tener espacios de trabajo que también sean abiertos, faciliten, hagan cercano y fraterno la posibilidad de encontrarse en nuestros espacios de trabajo.

3. Planificación Estratégica: una tercera dimensión es que esta nueva institución tiene que tener una Planificación Estratégica que oriente hacia dónde se quiere avanzar. Se ha contemplado una planificación de tres años: 2016 al 2018 que establezca ejes prioritarios y los objetivos estratégicos para esos ejes. Están en esa construcción incorporando también algunas herramientas y criterios de la planificación pastoral participativa, para poder hacer un discernimiento conjunto con todos los interlocutores de la Pastoral Social respecto de hacia dónde se quiere ir caminando.

“Tenemos una meta concreta que es en agosto, Mes de la Solidaridad. Ahí queremos tener la Fundación constituida, con una planificación clara, encaminada y con una nueva imagen institucional. En Agosto queremos hacer un lanzamiento público importante que permita que este proceso de renovación que ha sido hacia lo interno pueda abrirse hacia la comunidad”, señaló Pedro Adrians.

4. Imagen y Posicionamiento: durante mucho tiempo la Pastoral Social estuvo más bien volcada hacia dentro

“En relación al equipo, a las comisiones y personas que están involucradas en este proceso, hemos sentido en la última jornada ampliada de pastoral social una gran disposición y disponibilidad para ese cambio. Me da la impresión que todos lo queríamos. Entonces, es ir confirmando algo que se ha ido gestando y que con el tiempo veremos los resultados. El desafío es grande, muy motivador”, finalizó Ana María Carvacho. Stella Maris

16

Mayo 2016

En la actualidad, este pastoral está conformada por las pastorales que inicialmente se llamaban ambientales: Pastoral del Adulto Mayor, Pastoral de la Salud, Movilidad Humana, Pastoral Carcelaria, Servicio de la Cruzada del Voluntariado Caritas. También existe el programa “Fe y Esperanza” para familias con VIH y la animación de la Acción de la Pastoral Social en las parroquias. A esto se suma, la gestión y animación de la Campaña de Cuaresma de Fraternidad y la Colecta Nacional de Caritas.

Casa de Acogida de Valparaíso Desde el 1 de enero esta pastoral está a cargo de la Casa de Acogida de Valparaíso en asociación con Caritas Chile y en colaboración con el Servicio Nacional de la Mujer, SERNAM. Esta iniciativa es una medida proteccional para mujeres víctimas de violencia grave, cuando ya hay riesgo vital, para que tengan un espacio de cuidado para ellas con sus hijos e hijas, donde además se presta apoyo psicosocial y jurídico, con el fin de que salgan de la situación de riesgo, resignifiquen el daño y tengan algunos insumos y herramientas para poder hacer un cambio en su proyecto de vida desde la resiliencia. La casa tiene un cupo máximo de 12 mujeres y hasta 24 niños y niñas. Hay un equipo interdisciplinario que acompaña este proceso compuesto por trabajadoras sociales, psicólogas, abogada y educadoras de trato directo. En esta casa se presta un servicio integral con una temporalidad acotada a procesos de intervención bien focalizados al respecto de situaciones de daño y vulneración de derechos.


CRÓNICA

“Seamos Peregrinas de Misericordia” Conferre Diócesis de Valparaíso

E

n el año de la Misericordia del Padre, deseamos reflexionar como vida consagrada uniéndonos a Iglesia que está viviendo el Año Santo Jubilar, un tiempo de gracia, de paz, de conversión y de alegría, que concierne a todos: grandes y pequeños, cercanos y lejanos. Dios nos muestra la inmensa riqueza de su amor que reserva a toda la humanidad, tan necesitada de redescubrirse en su dignidad de criatura buscada, perdonada y amada con un amor misericordioso. Dios es el Dios de las sorpresas, hay muchos signos que nos lo confirman, no hay fronteras ni distancias que puedan impedir a la misericordia del Padre llegar a nosotros, hacerse presente entre nosotros y en cada ser humano. Este es un tiempo precioso que también atañe a la vida religiosa, queridas hermanas/os, os invito a descubrir el rostro misericordioso del Padre que vive en cada una de nosotras, las motivo a participar como vida consagrada en este año Jubilar de la Misericordia, a ser protagonistas, de un nuevo testimonio, uniéndonos como religiosas y religiosos para Salir aprisa al encuentro de la vida. Las comunidades religiosas de la diócesis de Valparaíso se reunieron el pasado 10 de Abril para dar inicio a las actividades pastorales, se contó con la presencia de nuestro Pastor Gonzalo Duarte y el nuevo Vicario de la Vida Consagrada padre Jorge Romero y el

diácono Miguel Ormeño. En esta reunión profundizaron el tema del año de la misericordia y se hizo la invitación de ser testimonio del Amor misericordioso del Padre. Se propusieron algunas actividades para vivenciar este año de jubileo. Como María imagen de mujer creyente anhelamos dar un impulso para ser testigos de nuestro único Salvador Jesucristo. Queremos compartir con ustedes e invitarlos a vivir juntos algunos de los desafíos que se han propuestos: Encuentro de 12 de Junio: Liturgia Penitencial con celebración del sacramento de la Reconciliación, y celebración Eucarística, cruzar la puerta santa de un templo jubilar en Quillota. Celebración del 15 de Agosto: ganar la indulgencia plenaria. Marcha por la Misericordia, salida desde una plaza de la ciudad a la Iglesia Catedral. Iniciando y alabando a Dios que es Padre de Misericordia, peregrinar por la calle Pedro Montt. Inicio a las 11.00 hrs, para llegar a las 12.00 hrs a la Catedral donde se iniciará la Eucaristía de la Fiesta de la Asunción. 09 de Octubre: Concierto de la Misericordia en la Plaza mayor de la ciudad de Valparaíso. Desde las 15.30 a 19.30 hrs.- (Con la participación de grupos parroquiales, colegios, sacerdotes, religiosas, y todos los que quieran alabar al Señor con canciones.) Invitamos a los jóvenes que nos Stella Maris

17

Mayo 2016

acompañen a realizar una misión en un campamento de la ciudad, en uno de los cerros del gran Valparaíso. Se concluirá con una gran Eucaristía de campaña en el lugar. Mes de Noviembre: sábado 06: Motivamos a todos los jóvenes de los colegios, parroquias, a caminar junto a las religiosas y participar en la “Peregrinación Juvenil al Santuario de Lo Vásquez”, donde habrá una exposición de las diferente congregaciones religiosas. Anhelamos dar testimonio de que somos mujeres consagradas creyentes en Jesús misericordioso que nos regaló el don de la vocación al servicio de todos nuestros hermanos y que en nuestra Vida Consagrada Dios ha irrumpido; que somos una vida visitada, salvada y en fiesta, portadora del Resucitado que está obrando en nosotros/as y en todos los hermanos y hermanas. Una vida Consagrada servidora y alegre, que no busca protagonismos, que se reconoce en su tarea de precursora del Señor. Es ésta una invitación a buscar el sentido hondo del ser, no desde lo útil que tiene la persona, sino desde su verdadera dignidad de hijo e hija de Dios. Por esto es indispensable mirarle a Él para aprender qué es la misericordia y cómo vivirla en nuestra realidad. Con su vida y su palabra Él nos ha revelado plenamente el rostro misericordioso del Padre, que manifiesta su primacía derramando abundantemente su misericordia sobre nosotros.


REFLEXIÓN

En el Día del Trabajo,…algunas reflexiones Eugenia Colomer E. Profesora Instituto de Ciencias Religiosas PUCV

E

l mundo del trabajo se presenta siempre desafiante a todas las instituciones de la sociedad. La familia, la política, la economía, la educación, el medio-ambiente, entre otras, se ven problematizadas respecto a su relación con la actividad laboral; y, como cada tiempo tiene su afán, el nuestro también presenta sus propios desafíos. En el año 2012, recibimos la Carta Pastoral del Comité Permanente de la CECH “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile”; en ella se presentó, a mi juicio, un buen diagnóstico de las luces y sombras que trae el cambio epocal que vivimos y que ciertamente afecta al mundo del trabajo. Como hechos positivos, y

visualizando el cambio como una gran oportunidad, los obispos destacan los cambios tecnológicos, la valoración de los derechos humanos, la toma de conciencia del respeto a la naturaleza, la promoción de la mujer, la mayor conciencia ante las injustas discriminaciones, las exigencias de mayor participación y transparencia, entre otras. Y si bien estos signos son esperanzadores, también hay hechos que denotan malestar, como lo son la centralidad en lo económico, el individualismo y la soledad, la desigualdad social, el lucro desregulado, los daños medio-ambientales, los problemas de la vida familiar y, ciertamente lo más grave, el profundo malestar existencial que se evidencia en nuestra sociedad. Los malestares que deStella Maris

18

Mayo 2016

nuncian los Obispos podríamos reunirlos en dos grandes ideas: malestar respecto a la justicia y malestar respecto al sentido de la vida. Bajo el anterior diagnóstico, cabe preguntarse ¿qué buena noticia trae la experiencia cristiana respecto a la justicia social, y al sentido realizador del trabajo? Si atendemos al primer capítulo del Génesis, vemos que a la persona humana se le entrega la tarea de cultivar y custodiar la tierra (Gn 1,28). La creación es don de Dios y nos ha sido confiada para que sea verdadera expresión del Creador. El trabajo es, por tanto, constitutivo del ser humano y no una carga o un castigo consecuencia del pecado. Una mala exégesis del relato bíblico del Génesis es aquella


REFLEXIÓN

que presenta al hombre en una situación idílica previa al pecado disfrutando sin trabajar; no es así, nuestra condición de trabajadores nos es constitutiva y precede a la situación de caída. Más aún, el texto aludido indica que el trabajo es propiamente una bendición: “Y los bendijo Dios con estas palabras: Sean fecundos y multiplíquense, y llenen la tierra y sométanla…“ (Gn 1,28). Lo que trae el pecado es justamente un trabajo penoso (cf. Gn 3,17-19) porque pierde el sentido originario. Cuando el trabajo tiene como fin idolatrar otros dioses, hoy por ejemplo el dinero y el consumo, que deshumaniza a quien lo realiza, seguimos en la dinámica de la fatiga de una actitud que, originalmente era una “bendición”. Frente a cualquier atentado a la dignidad humana la Iglesia debe elevar su voz profética de denuncia y anuncio. Por lo anterior, no es casual que la primera encíclica social, “Rerum novarum” del Papa León XIII (1891), haya surgido para responder a las graves injusticias que se evidenciaban en el mundo de los trabajadores, en los tiempos de la revolución industrial del siglo XIX. Ella inaugura de manera explícita “una apasionada defensa de la inalienable dignidad de los trabajadores” (DSI N° 268), que seguirá desarrollándose en numerosos documentos magisteriales. Desde allí la Doctrina Social de la Iglesia tiene particular interés por el trabajo. Ella entrega principios y valores fundados en el Evangelio, con el fin de promover un humanismo integral y solidario; ellos son obligatorios, pero su realización tiene caminos diversos. Lo anterior, se hace explícito en la encíclica “Centesimus annus” del Papa Juan Pablo II (1991): “La Iglesia no tiene modelos para proponer. Los modelos reales y verdaderamente eficaces pueden nacer solamente de las diversas situaciones históricas, gracias al esfuerzos de todos los responsables que afronten los problemas concretos en todos sus aspectos sociales, económi-

cos, políticos y culturales que se relacionan entre sí” (Nº 43). Lo que la Iglesia propone son principios y valores sobre los cuales es preciso construir o corregir estructuras políticas, económicas y sociales. Así los creyentes tenemos obligaciones sociales ineludibles, la denuncia frente a cualquier atentado contra la dignidad de la persona humana y, a la vez, el anuncio esperanzador que trae el Evangelio para el trabajo humano. La respuesta, acerca del sentido profundo del trabajo, no puede eludir nuestra propia experiencia como trabajadores y creyentes. Parece esencial reordenar los fines; el trabajo no es el fin, sino siempre lo es quien trabaja. Devolver al trabajo su verdadero sentido implica descubrir el valor del servicio en él. Ante la crisis de la libertad, que sólo reclama ausencia de compromisos de cualquier tipo, debemos testimoniar la responsabilidad que exige la justicia y la caridad, y finalmente, es necesario no dejar fuera de nuestra vida laboral los sueños, que solos no podemos alcanzar sin la fuerza de Quien hace siempre nueva todas las cosas. Por último, en este mes de mayo, regalémonos estos versos de Pablo Neruda (Navegaciones y regresos, 1959), el cual nos invita a fundar la esperanza y manifestar la primavera con nuestro trabajo.

Stella Maris

19

Mayo 2016

A mis obligaciones… Cumpliendo con mi oficio piedra con piedra, pluma a pluma, pasa el invierno y deja sitios abandonados, habitaciones muertas: yo trabajo y trabajo, debo substituir tantos olvidos, llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza. No es para mí sino el polvo, la lluvia cruel de la estación, no me reservo nada sino todo el espacio y allí trabajar, trabajar, manifestar la primavera. A todos tengo que dar algo cada semana y cada día, un regalo de color azul, un pétalo frío del bosque, y ya de mañana estoy vivo mientras los otros se sumergen en la pereza, en el amor, yo estoy limpiando mi campana, mi corazón, mis herramientas. Tengo rocío para todos.


CRÓNICA

“Tu aporte y mi experiencia valen” Equipo Pastoral Social Caritas Obispado de Valparaíso

L

os Obispos de Chile, reconociendo la situación particular de vulnerabilidad que enfrentan los adultos mayores en nuestro país y decididos a que todos y todas nos comprometamos con su dignidad, han resuelto que Cuaresma de Fraternidad tenga como foco de su acción durante los próximos años a las personas mayores. A partir de este año y hasta 2018, con el lema “Tu aporte y mi experiencia valen”, la Cuaresma de Fraternidad estará dirigida a ellos, reconociendo su particular valor como transmisores de experiencia y sabiduría y como constructores activos de nuestra sociedad, pero sobre todo, recordando su calidad de hijos de Dios y el deber que nos compete a todos de cuidar y proteger su dignidad. En Chile, un 16,7% de la población (2.885.157) son adultos mayores, nuestra región supera el

promedio nacional alcanzando el 18%.

promoción de los derechos humanos de estas personas.

Frente a este contexto, en el que a los factores de riesgo individuales se suman otros definidos por el entorno político, económico, social y cultural, se observa que las principales problemáticas que enfrenta la población mayor tiene que ver con: la salud y su relación con la atención, la falta de especialistas y los cuidadores sanitarios; las pensiones y la escasez de recursos económicos en general, incluso para cubrir las necesidades básicas; la recreación; la dependencia; la soledad; el mal trato, que se expresa en diversas formas que van desde la negligencia o falta de cuidado, hasta la violencia física y/o psicológica.

El Papa Francisco, en su preocupación constante por la cultura de nuestra época, ha utilizado en concepto de “cultura del descarte” para referirse a la exclusión que sufre todo aquél que no tendría la capacidad de producir de acuerdo a los términos del modelo económico instaurado. En la tarea de superar la cultura del descarte y pasar a una Cultura de la Solidaridad, se nos invita a ser parte del compromiso de valorar, respetar, cuidar y reconocer a nuestros adultos mayores.

La Iglesia Católica, reconociendo las vulnerabilidades que enfrentan las personas mayores en nuestro país, desde hace ya varios años viene desempeñando un rol muy relevante en la Stella Maris

20

Mayo 2016

Es así, como la Cuaresma de Fraternidad viene en apoyo y fortalecimiento al trabajo desarrollado por la Pastoral Social Caritas diocesana, mediante iniciativas de proyectos parroquiales que vayan en favor de mejorar la calidad de vida de las personas mayores.


CRÓNICA

Dos nuevos sacerdotes para la Iglesia de Valparaíso M. Eugenia Quitral Veloso Periodista

E

n el Año Santo de la Misericordia, con mucha alegría y fe familiares, amigos, fieles de las comunidades donde sirven, seminaristas, religiosas, diáconos permanentes y sacerdotes acompañaron en este día tan importante a los nuevos sacerdotes padres Gustavo Álamos y Alejandro González. La ceremonia de Ordenación Sacerdotal fue presidida por Mons. Gonzalo Duarte, Obispo de Valparaíso en la Iglesia Catedral de Valparaíso. En su homilía Monseñor Duarte resaltó que Alejandro y Gustavo son ordenados en el Año Santo de la Misericordia, donde estamos llamados a ser misericordiosos como el Padre “en todo momento, particularmente en el sacramento de la penitencia. El ser ordenado en el Año Santo de la Misericordia es un don muy especial porque los pone en el corazón mismo de Dios y en el corazón mismo de Jesús Nuestro Señor”. El padre Gustavo celebró su primera misa el mismo sábado 23 de abril a las 19:00 horas en la Parroquia de los Padres Carmelitas de Viña del Mar; y el Padre Alejandro la celebró el domingo 24 de abril a las 19:00 horas en la Parroquia Santa Bárbara de Casablanca.

“Se compadeció” “Se compadeció” (Mc 6,34) es el lema que el padre Gustavo Álamos Leal escogió para su ministerio sacerdotal.

En la homilía el padre Gustavo se refirió a las lecturas proclamadas. “Todos los días el Señor nos da la posibilidad de volver nuestro corazón hacia Él, de acoger sus enseñanzas y que su vida dé frutos en nosotros. El Señor nos llama a vivir una vida de alegría. Estamos llamados a manifestar la presencia del Señor en nuestra vida con alegría. Cada uno de nosotros hace presente de un modo particular al Señor”. Antes de dar la bendición final, luego de sus agradecimientos, los papás del padre Gustavo le dieron su bendición y después él los bendijo.

“Hágase en mí según tu Palabra” Con mucho cariño y alegría fue acompañado el padre Alejandro González Hidalgo en su primera Misa. La Homilía la realizó el Padre Reinaldo Osorio, párroco de la Parroquia San Benito de Viña del Mar, quien resumió en tres pensamientos las conversaciones que en esos años han tenido. Al final de la Eucaristía, el Padre Alejandro se dirigió a los presentes. “Hágase en mí según tu Palabra” ha sido el lema que he elegido en mi ordenación sacerdotal Stella Maris

21

Mayo 2016

Arriba: Primera misa padre Gustavo Álamos. Abajo: Primera misa padre Alejandro González.

y que se refiere a las palabras de la Santísima Virgen María como respuesta definitoria a la propuesta de Dios de ser Madre de Jesús, el Hijo de Dios. Me interpela y provoca la frase de la Anunciación porque creo que de ella puedo apreciar tres rasgos que deseo iluminen mi ministerio sacerdotal que he recibido: Escuchar, Obedecer y Servir”. Sigamos rezando por el padre Gustavo y el Padre Alejandro para que Dios los siga llenando de abundantes bendiciones.


DECRETOS

Decretos •

Por decreto de fecha 29 de febrero de 2016 se ha nombrado al Pbro. Marcelino Toro Jara, Párroco de la Parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Puchuncaví y Administrador Parroquial de “La Resurrección del Señor” de Ventanas. Por decreto de fecha 29 de febrero de 2016 se ha nombrado Administrador Parroquial de la Parroquia “San Pablo” de Placilla de Peñuelas, al Pbro. Jorge Alan Martínez Soto. Por decreto de fecha 29 de febrero del presente año, han sido nombrados los Pbros. Renzo Ramelli Morales y Andrés Valenzuela Acevedo integrantes del equipo formativo del Pontificio Seminario Mayor “San Rafael” asimismo, miembros del equipo sacerdotal de atención permanente del Santuario “Nuestra Señora Purísima de Lo Vásquez”. Por decreto de fecha 3 de marzo se han renovado los nombramientos de D. Carlos Cáceres Contreras y D. Bernardo Donoso Riveros, del Consejo Directivo de la Fundación Educacional de Beneficencia María Teresa Brown de Ariztía. Por decreto de fecha 9 de marzo del presente año se ha confiado a la Parroquia “Santa María Madre de la Iglesia” de Quilpué la atención pastoral de la comunidad de la futura Capilla “Ntra. Sra. de Lourdes” en la misma ciudad. Por decreto de fecha 9 de marzo del presente año se ha nombrado Director de la Escuela “Felipe Diácono” al Diácono D. Mario A. Rojas Martínez. Por respectivos decretos de fecha 28 de marzo de 2016 han sido llamados a recibir la Ordenación Sacerdotal los Diáconos en tránsito D. Gustavo José Álamos Leal y D. Alejandro Javier González Hidalgo. Por decreto de fecha 28 de marzo de 2016 se ha nombrado al Pbro. Erwin L. Prieto López, Vicario Episcopal Administrador de Bienes del Obispado de Valparaíso. Stella Maris

22

Por decreto de fecha 28 de marzo de 2016 se ha nombrado al Pbro. Jorge Romero Salinas, Vicario Episcopal para los Institutos Femeninos de Vida Consagrada. Por decreto de fecha 1° de abril de 2016 se ha nombrado al Padre José Raad Martínez, CSS, Vicario Parroquial de la Parroquia “San Nicolás” de Hijuelas. Por decreto de fecha 11 de abril de 2016 han sido nombrados integrantes de la Directiva del movimiento “Sagrada Familia de Nazaret” los matrimonios: D. Luis Fernández Covarrubias y sra. Auristela Cortés Jorquera, D. Juan Carlos Núñez Retamales y sra. Angélica Álvarez Bustamante y D. Luis Humberto Flores Lobos y sra. Verónica Jauregui Lambruschini. Por decreto de fecha 11 de abril de 2016 se han prorrogado “ad experimentum” los Estatutos del Movimiento Diocesano “Jornadas de Nazareth para la Familia”. Por decreto de fecha 11 de abril del presente ha sido nombrado Administrador Parroquial de la Parroquia “Nuestra Señora del Sagrado Corazón” del Cerro Mariposa, el Pbro. Pedro Nahuelcura Vargas. Por respectivos decretos de fecha 26 de abril han sido nombrado Vicarios Parroquiales los Pbros. Gustavo José Álamos Leal, Vicario Parroquial de las Parroquias “Nuestra Señora del Rosario” de Puchuncaví, y “La Resurrección del Señor” de Ventanas y Alejandro Javier González Hidalgo, Vicario Parroquial de la Parroquia “San Pablo” de Placilla de Peñuelas. FODEC: Por decreto de fecha 7 de abril de 2016, prorróganse por un período de tres años, los siguientes Directores de la Fundación ODEC: D. Orlando de la Vega Luna, D. Enzo Moltedo Margozzini, D. Alejandro Guzmán Brito, D. Leonardo Rodríguez Piña y, D. Jorge Castillo Henríquez.

Mayo 2016


CELEBRACIONES

Aniversarios Ordenación

Cumpleaños

Mayo

Mayo 27 28 31

26

Ramón Tapia Rodríguez Gustavo Álamos Leal Pedro Aguiar Darrouy

Junio

Junio 03 12 13 18 22 26 30

18 20 Reinaldo Orellana Rodríguez Wenceslao Barra Carmona Bernardo Astudillo Basulto Ángel Pascual González Sergio Rojas Sepúlveda Rafael Osorio Cofré Alejandro González Hidalgo

José Pablo Valencia Poblete Felipe Gutiérrez Esquiró

Julio 1 1 1 5 8 13 13 14 14 15

Julio 1 4 10 14 26

Pedro Aguiar Darrouy

Jorge Bosagna Aguayo Juan Agustín Rodríguez Gazitúa Jorge Correa Rojas Pedro Zúñiga González Mario Erazo Flores

Stella Maris

23

Erwin Prieto López Renzo Ramelli Morales Juan Rodríguez Chapa Dietrich Lorenz Daiber Gonzalo Duarte García de Cortázar Sergio Barría Lorca Rafael Osorio Cofré Sergio Murillo Catrileo Luis Enrique Sagredo Gallardo Kepa Bilbao Laca

Mayo 2016


Stella Maris

24

Mayo 2016

Stella maris n° 119 mayo 2016  
Advertisement