Page 1


El Santiago Wanderers del Bicentenario

Editorial

Wanderers ha sido un pilar fundamental en toda mi vida, y eso todos lo saben. Siendo muy niño iba al estadio a ver al equipo junto a mi padre y después pude cumplir ese sueño que seguramente hoy muchos tienen, de poder vestir esa camiseta verde pegada al cuerpo. Por eso es que ese mismo calor y nerviosismo que sienten hoy todos los hinchas de Wanderers, tanto en el estadio como en sus casas o donde sea, es el que a mí también me invade, porque da mucha pena ver a Wanderers en el asenso. Este no es un equipo para estar en esta división, sino que entre los tres o cuatro grandes, pero en primera. Por eso, espero que hoy podamos ascender y lo hagamos para no bajar nunca más. Falta lo más importante, los primeros 90 minutos ya fueron a favor de Wanderers, pero San Luis puede complicar el partido, por eso, los jugadores deben estar muy precavidos. Aún no podemos cantar victoria, pero confío en que así va a ser. Wanderers ha sido un pilar fundamental en toda mi vida, y eso todos lo saben. Siendo muy niño iba al estadio a ver al equipo junto a mi padre y después pude cumplir ese sueño que seguramente hoy muchos tienen, de poder vestir esa camiseta verde pegada al cuerpo. Por eso es que ese mismo calor y nerviosismo que sienten hoy todos los hinchas de Wanderers, tanto en el estadio como en sus casas o donde sea, es el que a mí también me invade, porque da mucha pena ver a Wanderers en el asenso. Este no es un equipo para estar en esta división, sino que entre los tres o cuatro grandes, pero en primera. Por eso, espero que hoy podamos ascender y lo hagamos para no bajar nunca más. Falta lo más importante, los primeros 90 minutos ya fueron a favor de Wanderers, pero San Luis puede complicar el partido, por eso, los jugadores deben estar muy precavidos. Aún no podemos cantar victoria, pero confío en que así va a ser. Wanderers ha sido un pilar fundamental en toda mi vida, y eso todos lo saben. Siendo muy niño iba al estadio a ver al equipo junto.


Jorge Lafrentz: el máximo dirigente caturro cuenta los planes para la institución. Pese a ser claro en señalar que aún no se ha logrado nada, el presidente caturro augura un buen año 2010 para el Decano. “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año

pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas las críticas, puede

devolver al cuadro de Valparaíso a la Primera División del Fútbol chileno. Está claro que no quiere señalar que la llave está ganada tras el triunfo del miércoles, pero también imagino q u e


está ansioso de poder cumplir con el gran objetivo propuesto desde que asumió la presidencia de Wanderers. “La verdad es que estamos muy mentalizados y con ganas de tener un triunfo en Playa Ancha, sobre todo para darle un gran premio a nuestra ciudad e hinchas. Espero que sea la coronación para volver a la categoría que nunca debió dejar Wanderers”. ¿Lo pone un poco inquieto el hecho de que Wanderers nunca ha sido capaz de coronar un éxito deportivo en Valparaíso? “Es cierto, la verdad es que Wanderers siempre ha logrado todo fuera de Valparaíso, pero yo creo que si ésta vez lo logramos sería un gran premio para toda la ciudad, así es que esperamos

poder cumplir con ese objetivo”. Un rival de cuidado Un tema del que Lafrentz no escapa en la medida que avanzar las horas y el duelo final está por comenzar es la complejidad que tendrá esa definición. Para el empresario, uno de los principales problemas que puede tener el cuadro que preside es la tónica que ha marcado a San Luis en éste campeonato, que tiene que ver con su capacidad de lograr anotaciones en los últimos minutos. ¿Cómo se imagina el partido? ¿Siente que la tarea está en gran parte avanzada con los dos goles de visita? Va a ser demasiado complicado. Estamos ante un muy buen rival con el que

no te puedes descuidar. San Luis ha ganado y empatado muchos partidos sobre el final, por lo tanto, esperamos que sea una buena final, con todas las emociones que tienen estos partidos, pero donde nuestros jugadores están muy concentrados para poder lograr el ascenso, porque lo cierto es que después del miércoles estamos un poco.


El orgullo de auspiciar al Decano: Las marcas pa


ara Wanderers


Confesiones del capitán

Moisés Villaroel cuenta cómo ve al equipo para la temporada 2010 en Primera División “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al

término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego


experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima.

Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesio nalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas el equipo de sus amores, del que inesperadamente se

transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha

por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados. técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados.


Elias Figueroa:

El más grande y su pasión por Wanderers Del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron

convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación

de los técnicos. Primero fue Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue

Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año.

1965-1966

Parte del Plantel de Santiago Wanderers


Nuevo estadio :

Un sueño que comienza a dislumbrarse Del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación

de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y cierta mente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wa n d e r e r s c o r o n ó una de sus

peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación

de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente.


La Hinchada “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego,

vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al

término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año.


David Reyes:

El guardián porteño quiere ser campeón. “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha por no descender a Tercera División. Pero además, le tocó sufrir con la contratación de los técnicos. Primero fue Gustavo Huerta, quien fechas antes del Apertura debió dejar la banca por malos resultados, algo similar a lo que luego experimentó Jorge Aravena al término del Apertura de éste año. Luego, vino Humberto Zuccarelli, el mismo que ésta tarde y pese a todas “Por cábala no voy a decir nada”, señaló tras el partido de ida entre San Luis y Wanderers, el presidente de los porteños, Jorge Lafrentz. Y es que el empresario está ansioso por conocer el resultado de la gran final de hoy y, por fin, poder celebrar con el equipo de sus amores, del que inesperadamente se transformó en Presidente hace ya casi dos años, cuando tras una histórica votación, los socios del club decidieron convertir al club en sociedad anónima. Y ciertamente que no la ha tenido fácil Lafrentz. El año pasado, Wanderers coronó una de sus peores campañas en el profesionalismo, pelando hasta la penúltima fecha.


Futbol joven: El futuro caturro se ve muy promisorio. Desde que en Febrero de 2008 comenzará su actividad SANTIAGO WANDERERS SADP, se a realizado un silencioso trabajo en las divisiones menores de la institución, además de efectuar las labores con el primer equipo no se a dejado de lado algo muy importante como es el semillero dando al menos las condiciones básicas

y los medios para poder efectuar un buen trabPara nadie es desconocido que por mucho tiempo el fútbol joven porteño entrenaba en canchas de tierras, en el antiguo complejo de San Roque y en el parque Alejo Barrios. Eso a cambiado y en este primer semestre se trabaja en canchas de pasto, desde las series sub11 a sub14 trabajan

en el gramado perteneciente a las Fuerzas Especiales de Carabineros de Chile, ubicado en el sector de Santos Ossa; por su parte las series sub15 a la sub18 entrenan diariamente en Con Con en las canchas de la empresa Coca Cola, además se han implementado en las mejores condiciones las canchas del complejo de Mantagua, en donde se juega de local cada fin de semana en el Torneo de Fútbol joven de la ANfp CUERPOS TÉCNICOS Los entrenadores, preparadores físicos, paramédicos y utileros tampoco contaban con los requisitos mínimos para efectuar un buen trabajo, ahora lo hacen contando con sus remuneraciones al día, también las series meno-

res cuentan con entrenadores y preparadores físicos que trabajan exclusivamente con cada serie que les corresponde, de esta forma el trabajo es 100% serio, responsable y profesional. BALONES Dentro de los elementos básicos para la buena práctica del fútbol se debe contar con balones de buena calidad y además en gran cantidad, es por eso que la Sociedad Anónima ha invertido en 200 balones, l cual permite un correcto trabajo con nuestros jugadores jóvenes SELECCIONADOS NACIONALES La siempre rica cantera verde a entregado seleccionados.


Revista Wanderers  

Prueba de la revista

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you