Page 1

a帽o 2 / Edici贸n 18

Revista

HAZTE FAN

Gratis!!!

C贸mo corregir a ni帽os soplones

Disfraz casero de Halloween


Es cierto que los baños de burbujas causan infecciones Pág. 6

Disfraz casero de Halloween

Pág. 7

Trucos y tratos para Halloween

Una Producción de MACC S.A. de C.V. DERECHOS RESERVADOS ®

año 2 / Edición 18

contenidos

Pág. 5

Pág. Cómo puedo 9

ayudar a mi hijo a aprender a hablar

Además Pág. 10

El calcio en la alimentación de tu niño

Pág. 11

Actividades divertidas

Pág. 15

Exceso de flúor

Pág. 16

Cómo corregir a niños soplones

Para dudas o sugerencias escríbenos a : up2five.consultas@gmail.com Si quieres anunciarte con nosotros escribanos a ventas.macc@gmail.com

Tels. : 7852-0406 o 2273-3539


completamente. Cuando comienza la irritación, orinar puede ser doloroso, lo cual hace que el niño se aguante cuando tiene ganas de orinar. Esta retención de la orina, a su vez, puede causar una infección urinaria.

Tal vez indirectamente. A menudo se recomienda a los padres que no den baños de burbujas a sus hijos porque pueden contribuir a infecciones del tracto urinario. Pero los estudios no han demostrado ningún vínculo entre el baño de burbujas y las infecciones urinarias, afirma Ranjiv

Mathews, profesor asociado de urología pediátrica en el Centro infantil Johns Hopkins en Baltimore. Entonces, ¿cuál es la conexión? Un baño de burbujas de hecho, cualquier tipo de jabón fuerte o incluso el agua con jabón puede irritar la apertura de la uretra del niño si no se enjuaga

Algunos expertos recomiendan retrasar los baños de burbujas hasta que tu hijo tenga al menos 3 años, pero otros, como Mathews, recomiendan evitarlos por completo. También dicen que es mejor no dejar al niño sentado un rato largo en una bañera con agua y jabón o agua que contenga champú. Así que si a tu hijo le gusta jugar en la bañera, dale un rato para jugar en el agua limpia antes de empezar a enjabonarlo. Si tu hijo parece propenso a infecciones del tracto urinario, sería buena idea evitar los baños de burbujas sea cual sea su edad.

Baños de burbujas

¿Es cierto que los baños de burbujas causan infecciones urinarias en los niños?

5


Halloween

6

Disfraz casero de Halloween: elementos básicos de un solo color, son ideales para diseñar disfraces. Usa el negro para una zebra, el blanco para un dálmata o un conejo, el rojo para el perro Clifford y añádele las rayas o manchas pintadas o los detalles claves que necesitas para crear el personaje. • Los calcetines se transforman en pezuñas cuando se colocan en manos y zapatos. • Unas bufandas de suaves plumas (se encuentran en tiendas de juguetes y de disfraces) pueden convertir un simple pijama o sudadera en cualquier tipo de pájaro que desees.

Para hacer un disfraz de Halloween basta con buscar en tus armarios, tu costurero y el sótano. Con todos los elementos que encuentres a mano, el único límite que tienes es tu imaginación. • Las sudaderas, pijamas, o medias y suéteres de cuello alto

• Un poco de cola de carpintería, cinta aislante, o cinta adhesiva por los dos lados pueden hacer las veces de aguja e hilo, para ahorrar tiempo. • Una pistola de pegamento caliente (la encuentras en tiendas de manualidades) bien vale su precio, ¡pero no la uses cuando tu niño tenga el disfraz puesto!

• Las pinturas para la cara y para el pelo (disponibles en tiendas de disfraces) sustituyen a las incómodas máscaras. • Unos rectángulos de fieltro adhesivos, unos rotuladores o marcadores, pinturas en spray y unos pom-poms de animadora deportiva (todo ello se encuentra en tiendas de artes o de manualidades), junto con papel de aluminio, cajas de cartón recicladas, bolas de algodón, bolsas de plástico para la basura y unos cuantos globos, y ya tienes material suficiente para dar los retoques finales a prácticamente cualquier disfraz. • Combina cinturones viejos, bufandas y alguna camisa con manchas que guardes en el armario de la ropa de tu hijo con un poco de maquillaje y de imaginación para crear unos disfraces tan buenos como si fueran nuevos (de gitano o de pirata, por ejemplo).


con imágenes fantasmagóricas y música de miedo. Si tienes vecinos a los que les encanta vestirse de Frankenstein y de su novia macabra, no pases por su casa. Asimismo, mantén la ruta de Halloween cortita.

No obligues a tu hijo a disfrazarse de algo que le dé miedo. Si se asusta al ver un escaparate con máscaras de fantasmas y espíritus, no lo retes por tener miedo. En lugar de eso, dile algo así como: “Esas son máscaras de Halloween; a algunos niños les gustan pero a otros no.

Rebaja tus expectativas para el disfraz. Para muchos pequeños ponerse un disfraz puede ser molesto. Algunos lo toleran si el disfraz es cómodo, pero otros no quieren ni acercarse a uno, aunque sea inofensivo.

Si no quieres, no tienes por qué mirarlas, pero no te harán ningún daño.

Evita las máscaras. Las máscaras son incómodas y molestas para muchos niños pequeños. En su lugar, píntale la cara o vístelo con una caperuza adornada.

De esta manera le haces ver que no tiene nada que temer.

Cuidado con el trick or treat. Evita las casas demasiado decoradas

La mayoría de los niños se quedan satisfechos con una media hora de trick or treat alrededor de la cuadra y unas pocas casas de sus amiguitos que no queden muy lejos. Mira antes de abrir la puerta. Si estás en casa repartiendo dulces, piénsalo bien antes de dejar a tu pequeño abrir la puerta. Si lo hace y se encuentra con un vampiro con capa negra y colmillos afilados, durante algún tiempo no va a ser fácil que se sienta seguro en casa. Una solución es mirar por la ventana y ver quién llega, luego llamar al niño para que vea al payaso, el gato grande o quien quiera que sea que ha llamado; si muestra interés, déjale que abra él la puerta.

Tratos y Trucos

Tratos y Trucos para Halloween

7


Háblale directamente tanto y tan a menudo como puedas. Intenta hacer que algunas de estas conversaciones sean sólo entre los dos. Si estás hablando o leyéndole a la vez a él y a un hermano mayor, quizás no le ofrecerás tantas repeticiones y explicaciones como puede necesitar, y como le habrías dado si estuviera solo contigo. Mírale

cuando hablas. Deja que vea tu rostro y tus gestos. Deja que tu hijo vea a lo que te refieres emparejando lo que haces con lo que dices. “Vamos a quitar la camisa”, dile, mientras la sacas por su cabeza; “Ahora tus zapatos”, mientras se los desabrochas. Deja que tu hijo vea lo que tú sientes emparejando lo que dices

con tus expresiones faciales. A esta edad todavía no entienden bien las bromas. Si le das un gran abrazo mientras dices, “¿Quién es el monstruo más malo y que peor se porta de mamá?” seguramente le confundirás, porque tu cara está diciendo, “¿Quién es el niño más maravilloso de mamá?”. Ayúdalo a comprender lo que hablas en general; no importa si entiende o no tus palabras exactas. Si cocinas algo, pon los platos en la mesa y luego señala con tu mano diciendo, “Es la hora de comer”. Entonces comprenderá que la comida está lista y que es hora de subir a su sillita de comer. Aprenderá el significado de las palabras en sí mismas, después de comprenderlas una y otra vez en contextos que le ayuden. Comparte el entusiasmo, la emoción y el énfasis, tanto si estás hablando acerca de lo mucho que lo quieres, como de una bandada de pájaros en el cielo, pues son esas cualidades del lenguaje las que atraparán su atención y le motivarán a intentar comprender lo que estás diciendo.

Aprender a hablar

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a aprender a hablar?

9


Calcio para tus hijios

10

El calcio en la alimentación de tu niño No es necesario que tu hijo ingiera diariamente la cantidad de calcio recomendada, sino más bien que el promedio diario del calcio consumido a lo largo de varios días, o incluso una semana, corresponda a esa cantidad.

El calcio es crucial para la salud y el desarrollo. Aquí te explicamos qué cantidad necesita tu hijo a diario, cuáles son las mejores formas naturales de obtener calcio y cómo evitar que tu niño ingiera una cantidad insuficiente o excesiva de este mineral. Por qué es importante el calcio El calcio es vital en la formación

de huesos y dientes fuertes, para fomentar la función del sistema nervioso y muscular, ayudar en la coagulación de la sangre y activar enzimas que convierten la comida en energía.

¿Cuánto calcio necesita tu hijo? • De 1 a 3 años de edad: 500 miligramos (mg) diarios • De 4 a 8 años: 800 mg diarios

¿Demasiado calcio podría perjudicarle? Es verdad que la leche es una fabulosa fuente de nutrientes, pero tampoco es bueno exagerar. Los niños que beben demasiada leche o toman demasiado calcio en forma de suplementos (o las dos cosas combinadas) podrían exceder el límite diario de 2,500 mg, la cantidad máxima considerada inocua por el Food and Nutrition Board of the Institute of Medicine (Junta de Alimentos y Nutrición del Instituto de Medicina). Este nivel es conocido como el nivel máximo tolerable o UL, por sus siglas en inglés. Un exceso de calcio en la dieta de tu pequeño podría causar una deficiencia de hierro, puesto que el calcio bloquea la absorción del hierro y de otros minerales como el zinc, el magnesio y el fósforo.


Habla siempre con tu hijo. Cuéntale esa historia interesante que leíste recientemente en el periódico. Cuando vayan al supermercado, explícale lo que estás comprando. Recuerda que es importante que te acostumbres a describirle tus tareas cotidianas. Haz preguntas. Es recomendable que le hagas una pregunta amplia a tu niño en las que le des la oportunidad de describir lo que hizo y escúcharlo con entusiasmo por más insignificantes que te parezcan algunos detalles. Aprovecha y disfruta de la conversación de tu pequeño ya que en un abrir y cerrar de ojos, tendrás frente a ti a un adolescente mudo. Grábalo cantando una canción o contando un cuento. A tu hijo le encantará escuchar su propia voz cuando sale de un “mágico” aparato electrónico.

Además le fascinará cuando lo escuchen otras personas. Guarda esas grabaciones; en unos años tú y tu hijo se divertirán al escucharlas. Relean su libro favorito. Intenta, esta vez, hacer una pausa en los puntos importantes para dejar que él termine las oraciones.

O cuando le leas la historia, bríncate algunos detalles claves para ver si está poniendo atención. Si al pequeño algo no le suena correcto, es probable que te corrija.

Aprende al escuchar

Actividades divertidas para fomentar el desarrollo del habla de tu niño

11


llamado “fluorosis dental o del esmalte” se produce si un niño consume demasiado flúor mientras se desarrollan sus dientes de adulto. La fluorosis se manifiesta mediante pequeñas manchas blancas o vetas en los dientes, pero una fluorosis severa puede producir marcas de color café y la superficie del diente puede quedar áspera y picada. Un niño puede consumir un exceso de flúor si abusa de suplementos de flúor o los toma sin necesitarlos (la mayor parte de las aguas municipales ya están fluoradas).

Sí, demasiado flúor en un momento poco propicio puede causar una mancha irreversible en la dentadura infantil. Este efecto,

También puede consumir flúor en exceso si se traga la pasta de dientes o las soluciones bucales. El flúor evita caries, así que es mejor no evitar su consumo. Habla

con un dentista para asegurarte de que tu hijo consume el nivel adecuado de flúor. La Academia Estadounidense de Dentistas recomienda esperar a que el niño tenga al menos 2 años de edad antes de empezar a lavarle los dientes con dentífrico fluorado. Aún a esa edad usa sólo una pequeña cantidad en el cepillo de tu hijo (una bolita del tamaño de un guisante es suficiente), y enséñale a escupirlo todo y a enjuagarse bien.

Dientes de los niños

¿Es verdad que el exceso de flúor puede manchar los dientes de los niños?

15


Niños soplones

16

Cómo corregir a niños soplones demostrarte que comprende las reglas y sabe diferenciar el bien del mal. Y como los niños de esta edad no tienen muchas habilidades para resolver conflictos.

Por qué los niños en edad preescolar pueden ser soplones Los niños acusan a otros para ejercer su poder, aumentar su autoestima o llamar tu atención. Este comportamiento suele darse en los años preescolares y se produce más a menudo entre hermanos debido a un espíritu competitivo pero también puede ocurrir entre amigos. Ser soplón también tiene su lado positivo Puede demostrar el deseo de tu hijo en edad preescolar de

Evalúa la situación Antes de que admitas que tu hijo se ha convertido en un soplón, evalúa la situación. Necesita aprender a no ir con el cuento a todas partes, pero también tiene que sentirse seguro, sabiendo que puede pedir ayuda cuando haga falta. Como adulto, tú sabes que “Mamá, José está jugando con mis autos” es una situación muy distinta a “Mamá, José está pegando al perro”. Sin embargo, los niños en edad preescolar no siempre tienen la capacidad de discernir. No te des por vencida Hay muchas situaciones en las que la seguridad no es un problema. En estos casos, si castigas al otro niño, reforzarás el que tu hijo se chive. Cuando tu hijo se chiva

de alguien, te está llevando a su terreno en cualquier lucha de poder en la que esté involucrado con su amigo o hermano. Exploren alternativas juntos Cuando afronta una situación nueva, tu hijo necesita que lo guíes y le ayudes a buscar una alternativa a acusar a sus amigos. Dile: “Guillermo, te puedo ayudar mejor si te calmas y me cuentas lo que pasó”. Luego, hazle preguntas para ayudarle a comprender por qué ha acusado al otro niño y de esa manera el te respondera que fue lo que paso. Déjale que pelee sus propias batallas Tu objetivo es que tu pequeño desarrolle su propia habilidad para resolver problemas. Cuando hayas escuchado su queja, evaluado el peligro y ayudado a tu hijo a pensar en posibles soluciones, sugiérele que solucione la situación él mismo o dale una opción en la que sepa entender entre lo que esta bien y lo que no.


¿Tienes una niña coqueta que imita todo lo que haces?

Es normal, eres su referente más cercano y para ella un ídolo. No hay ningún problema en disfrazar un día a las niñas de señoritas: los juegos de imitación, los disfraces, jugar a ser mayores son juegos imprescindibles en el aprendizaje y desarrollo de cualquier niño. Eso sí, es importante que le dejes claro que es un extra de un día y forma parte de un juego, son niñas. Aprovecha esos momentos para jugar con ella y hacerla sonreír, los momentos madre-hija son algunos de los mejores que vivirás con tu pequeña.

Las uñas pintadas fascinan a muchas niñas. Tanto, que hay productos específicos para ellas con esmaltes menos agresivos, stickers, etc. Jugar a “ser mayores” e imitar a mamá no tiene nada de malo siempre que sea eso, un juego y no se repita a diario.

¿Qué esmaltes debo usar para pintar las uñas de una niña? Los esmaltes para mujeres en su gran mayoría contienen sustancias químicas que son perfectamente tolerables en la piel adulta, pero en la de las niñas pueden provocar molestias. Son 100% naturales y por supuesto, nada tóxicos y sin olor. Están

compuestos por agua y colorantes y puedes encontrar todo tipo de colores para que tu pequeña se vuelva loca.

¿Dejamos a la niña que vaya siempre con las uñas pintadas? Si te preguntas hasta qué punto es bueno que las niñas lleven esmalte, te sacamos de dudas en un instante. Para empezar, lo mejor es que tanto ellas como tú lo vean como un juego, como una rutina de disfraces. En ese caso, no hay problema en pintarles las uñas y antes de dormir, se limpian. A la mañana siguiente el disfraz pasó a la historia. Puedes también darle un capricho y pintarle las uñas para que coquetee y se sienta especialmente guapa pero siempre como un juego, es mejor que no vayan al colegio con las uñas pintadas. Muchas niñas lo verán y querrán también pintárselas y no a todas las mamás les gusta. Es decir, nuestro consejo es que le pintes la uñas como una actividad extra para una fiesta o un cumpleaños, un disfraz o un juego.

Actividades / Pintauñas para niñas

Pintauñas para niñas

17


INGREDIENTES: 1/2 Taza de mantequilla 2 Tazas de harina 1 Taza de azúcar morena 2 Huevos 1/2 Taza de cocoa HERSHEY’S 1/2 Cdita. de vainilla 1/2 Cdita. de royal 1/4 Cdita. de sal 3 Cditas. de leche

PROCEDIMIENTO: Se suaviza la mantequilla, se añaden los huevos y se baten bien, después se ponen los ingredientes secos, alternándolos con la leche. Se hacen rollitos, se envuelven en papel de aluminio y se meten al refrigerador por 2 horas. Se cortan las galletas delgadas, y les das la forma que prefieres, se ponen en una charola sin engrasar y se hornean de 8 a 10 minutos a una temperatura de 410°C. ¡¡DELICIOSAS!!

Galleta Hershey’s

Receta de galletas de cocoa

19


Directorio

22


Revista U2F Octubre  

Te mantendremos informado sobre temas de interés relacionados con tus pequeñitos, alimentación, educación, juegos, moda, y mucho más!