Issuu on Google+


New York Urbanismo

que cambió una

ciudad Por Andrés Ramírez*

40

agosto 2011


New York Urbanismo

Hace poco se inauguró la segunda etapa del High Line Park de New York, XQRGHORVSUR\HFWRVGHHVSDFLRS~EOLFRPiVUHYROXFLRQDULRVGHORV~OWLPRV tiempos. Construido a pocas cuadras del río Hudson —en el lado oeste de Manhattan— es un soberbio ejemplo de creatividad ubicado en el corazón del vibrante sector de Chelsea y el Meatpacking District.

Fotos: Guillermo Cano

E

n New York, la memoria de los lugares se desdibuja con facilidad gracias a la rĂĄpida evoluciĂłn de la ciudad. Un parque o una calle guardada en la mente de sus habitantes puede mutar en un espacio radicalmente opuesto en tan solo unos aĂąos. PasĂł con Little Italy, recordada por sus pendones y jardines multicolores que atravesaban sus calles y que hoy son devoradas por la expansiĂłn de Chinatown y sus caĂłticos restaurantes y mercados. EstĂĄ sucediendo en Harlem, tradicional y decadente barrio que se disputaban negros y latinos, y que ahora es repoblado por estudiantes universitarios y jĂłvenes familias adineradas. Pero la transformaciĂłn urbana mĂĄs importante de la ciudad se encuentra en el lado oeste de Manhattan, en un triĂĄngulo conformado por los sectores de Chelsea, Meatpacking District y Hellâ&#x20AC;&#x2122;s Kitchen. Estos vibrantes vecindarios de carĂĄcter artĂ­stico son desde hace unos DxRVORVPiVĂ&#x20AC;HOHVUHSUHVHQWDQWHVGHOD1HZ<RUNFRQtemporĂĄnea. Las tendencias de diseĂąo, arquitectura, PRGDJDVWURQRPtDĂ&#x20AC;HVWDP~VLFD\HQJHQHUDOWRGROR que tiene que ver con la vanguardia creativa, tiene su epicentro en este lugar. Por eso cuando se camina por la calle Gasenvoort, con sus vitrinas de alta costura y sus restaurantes gourmet, cuesta creer que hace menos de tres dĂŠcadas estas mismas calles eran zonas oscuras y sucias, autĂŠnticos agujeros de una ciudad que les daba la espalda a sus puertos industriales. Era

la â&#x20AC;&#x153;selvaâ&#x20AC;? que recorrĂ­a Robert De Niro cada noche en Taxi Driver, la cinta clĂĄsica de Martin Scorsese. Pero la rĂĄpida e inusitada cotizaciĂłn del oeste de Manhattan en la dĂŠcada de los noventa hizo que las autoridades plantearan derrumbar una de las mayores cicatrices de la zona: el High Line, un pesado puente de hierro por el que transitĂł (hasta 1980) el antiguo ferrocarril de Manhattan. Sin embargo, los nuevos inquilinos ȤODPD\RUtDGHHOORVDUWLVWDVȤQRHVWDEDQGHDFXHUGR con la idea de borrar esta huella del pasado, aunque fuera considerada como una herida urbana que obstaculizaba el trĂĄnsito de los peatones. En cambio propusieron abrir un concurso arquitectĂłnico para aprovechar esta emblemĂĄtica estructura en bien de la comunidad. El resultado es el High Line Park, el proyecto de espaFLRS~EOLFRPiVLPSRUWDQWHFRQVWUXLGRHQ1HZ<RUNHQ ODV~OWLPDVGpFDGDV8QDREUDXUEDQDDUTXLWHFWyQLFD\ artĂ­stica que cambiĂł para siempre la cara de la ciudad. 6HJ~QThe New York Times: â&#x20AC;&#x153;Las vĂ­as del ferrocarril han creado un parque, un barrio y una marca: ahora es posible comprar un condominio en el High Line Building, comer en el delicado High Line Thai Restaurant, bailar en el High Line Ballroom y celebrar en el High Line Festivalâ&#x20AC;?. Historia (O+LJK/LQHVHFRQVWUX\yHQFRQHOĂ&#x20AC;QGHVROXFLRQDUHOWUiĂ&#x20AC;FRGHWUHQHVGHPHUFDQFtDVTXHLQJUHsaban a Manhattan. La vĂ­a, abandonada desde 1980, se encontraba a punto de ser demolida cuando en 1999 el periodista Joshua David y el artista Robert Hammond fundaron Friends of the High Line, una

agosto 2011

41


New York Urbanismo

El parque serpentea entre edificios y calles. Su impacto ha sido tal que ha incentivado nuevas construcciones diseĂąadas por reconocidos arquitectos como Jean Nouvel y Frank Gehry.

organizaciĂłn encargada de salvaguardar la memoria del puente y sus construcciones industriales vecinas. Gracias a su liderazgo, en 2003 se abriĂł un concurso de diseĂąo que recibiĂł 720 propuesWDV/RVJDQDGRUHVIXHURQODVĂ&#x20AC;UPDVORFDOHV-DPHV&RUQHU)LHOG 2SHUDWLRQV 'LOOHU6FRĂ&#x20AC;GLR5HQIUR En 2006 se abriĂł la primera parte del parque, la cual inicia en la calle Gansevoort y culmina en la calle 20 (cerca de 2,5 kilĂłmetros). Y en junio pasado se inaugurĂł la segunda etapa que extiende el SDUTXHKDVWDODFDOOH NP /DWHUFHUD\~OWLPDHWDSDVH construirĂĄ en dos aĂąos y llegarĂĄ hasta el sector de Hellâ&#x20AC;&#x2122;s Kitchen, HQODDQWLJXDFRQĂ XHQFLDGHULHOHVFRQRFLGDFRPR5DLO<DUGV El diseĂąo del High Line Park es notablemente sencillo. Se trata de una intervenciĂłn vegetal suspendida a 10 metros de altura sobre la calle, inspirada en la naturaleza salvaje que creciĂł durante los casi treinta aĂąos en los que el puente permaneciĂł cerrado. La naturaleza, que parece pertenecer a una metrĂłpoli sin humanos, incluye diferentes especies de plantas y pastos que cubren las lĂ­neas del ferrocarril. â&#x20AC;&#x153;Nos inspiramos en la belleza melancĂłlica y sin reglas de la abandonada High Line, donde la naturaleza renacĂ­a entre los agujeros de una zona posindustrialâ&#x20AC;?, explica el arquitecto Charles Renfro, miembro del equipo de diseĂąo que estuvo recientemente en BogotĂĄ.

42

agosto 2011

A un costado de la vegetaciĂłn se despliega una pasarela de concreto con espejos de agua, iluminaciĂłn y mobiliario. En algunos puntos estraWpJLFRVVHFRQVWUX\HURQEDxRVS~EOLFRVDVFHQVRUHVLQVWDODFLRQHVGH arte y miradores con graderĂ­as de madera. â&#x20AC;&#x153;En la prĂĄctica, eso supone la combinaciĂłn de senderos de concreto con plataformas de madera y un entorno de vegetaciĂłn natural, todo ello manteniendo los rieles en su ubicaciĂłn original. AsĂ­, puede verse gente leyendo, dibujando, escribiendo y pintando, sentados sobre bancas de madera que parecen crecer directamente de las vĂ­as; o bien tomando el sol, comiendo y paseando sobre placas de concreto estrechas y alargadas que en los extremos se abren, se levantan y separan como rieles en cuyos recovecos y entresijos crecen las plantas a imitaciĂłn de la vegetaciĂłn salvaje que intenta recuperar su espacio perdidoâ&#x20AC;?, comentĂł en The New York Times la arquitecta Elizabeth Diller, miembro del equipo de diseĂąo. (OSDUTXHVHUSHQWHDHQWUHHGLĂ&#x20AC;FLRV\FDOOHV\VXLPSDFWRKDVLGR tan positivo que a lado y lado se levantan ahora nuevas construcciones diseĂąadas por reconocidos arquitectos como Jean Nouvel y Frank Gehry. En una esquina de la calle Gasenvoort, el arquitecto italiano Renzo Piano diseùó la nueva sede del Whitney Museum, un tradicional espacio dedicado al arte contemporĂĄneo que tiene su DFWXDOVHGHHQXQHGLĂ&#x20AC;FLRGHHVWLOREUXWDOLVWDGHOUHĂ&#x20AC;QDGRVHFWRU


Las plantas del High Line Park se inspiraron en la naturaleza que cubrĂ­a las lĂ­neas del ferrocarril cuando estuvo cerrado.

HQFLOORVH V V H H X UT D S O (OGLVHÄ˝RGH iĂłn vegetal c n e v r te in a n trata de u RVGHDOWXUD WU H P ] LH G D VXVSHQGLGD salvaje que a z le ra tu a n la inspirada en ermaneciĂł cerrado op creciĂł cuand del Upper East Side. El Whitney tomĂł la difĂ­cil decisiĂłn de mudarse despuĂŠs de una larga controversia en la ciudad ante la presiĂłn que ejerce la vanguardia artĂ­stica del West Side y el High Line Park. /DLQĂ XHQFLDGHOSDUTXHWDPELpQKDJROSHDGRODVSXHUWDVGHODV principales universidades de diseĂąo. La escuela de Parsons estĂĄ FRQVWUX\HQGRXQQXHYRHGLĂ&#x20AC;FLRDSRFDVFXDGUDVGHOOXJDUPLHQWUDV TXHHO3UDWW,QVWLWXWHDEULyXQDVHGHHQXQHGLĂ&#x20AC;FLRGHHVWLOR7XGRU UHFLHQWHPHQWHUHVWDXUDGR$ORODUJRGHOHMHWDPELpQVHHQFXHQWUDQ algunos de los restaurantes mĂĄs vanguardistas de la ciudad. En esta FDWHJRUtDVHGHVWDFDHOMDSRQpV0RULPRWRGLVHxDGRSRU7DGDR$QGR y los pequeĂąos locales de comida gourmet agrupados en el Chelsea

Los espacios abiertos contrastan con universidades de diseĂąo, restaurantes vanguardistas y locales de comida gourmet.

Market. Nadie que pertenezca a la movida creativa de la ciudad parece estar dispuesto a estar lejos del High Line Park. Diario de la transformaciĂłn En enero de 2006 comenzĂł la construcciĂłn de la primera etapa del SUR\HFWR(OWUDEDMRVHLQLFLyFRQHOUHWLURGHODHVWUXFWXUDRULJLQDOGH ORVULHOHV\ODEDVHGHFHPHQWRFRQHOĂ&#x20AC;QGHUHSDUDUODHVWUXFWXUD VREUHODTXHVHDVHQWDUtDHOSDUTXH/XHJRFDGDWUDPRGHODVYtDV VHXELFyHQVXHPSOD]DPLHQWRRULJLQDO(QHVHPRPHQWRVHLQLFLy HOFXOWLYRGHODYHJHWDFLyQFRPSXHVWRSRUWLSRVGLIHUHQWHVGH especies escogidas por su resistencia a las diferentes estaciones. (OSDLVDMLVPRGLVHxDGRSRU3LHW2XGROIVHLQVSLUDHQODVSODQWDV que crecieron en los rieles elevados y sus alrededores durante los aĂąos en que las vĂ­as estuvieron en desuso. Un segundo aspecto decisivo en el diseĂąo fue encontrar una conexiĂłn FRQFHSWXDO\SUiFWLFDHQWUHHOHVSDFLRS~EOLFR\HOHVStULWXDUWtVWLFRGHO VHFWRU3RUHVRORVDUTXLWHFWRVKDELOLWDURQFLHUWDVLQWHUVHFFLRQHVFRPR HVSDFLRVDELHUWRVGHGLFDGRVDH[KLELFLRQHVWHPSRUDOHV\SHUPDQHQWHV GHDUWHS~EOLFR(QWUHHVWDVREUDVVHGHVWDFDThe River Flows both WaysGHODUWLVWD6SHQFHU)LQFKXQDinstalaciĂłn de paneles de cristal que representan las diferentes luces y texturas de las aguas del Hudson.

agosto 2011

43


New York Urbanismo

altura de la a r e r r o c e Se puede r los árboles o a nivel e las copas d bajo los puentes. es de sus raíc ridos ofrecen vistas or Ambos rec s nte sorprende En la nueva etapa del parque se incluyeron novedosos elementos de diseño y mobiliario. Por ejemplo, se construyeron plataformas y puentes que cruzan sobre la copa de los árboles. Los peatones pueden escoger el camino que cruza por el nivel de las raíces de los árboles, o seguir por los puentes que ofrecen una espectacular vista de los rascacielos del bajo Midtown. Recorrer el High Line Park es como caminar por New York en una línea de tiempo. Desde el mirador de la calle Décima se aprecian WUHVLPiJHQHVTXHUHÁHMDQODVGLIHUHQWHVFDSDVVREUHODTXHHVWi construida esta ciudad. A un costado se ven los vetustos talleres mecánicos similares a los de cualquier ciudad del tercer mundo. Justo DOIUHQWHODVEULOODQWHVIDFKDGDVGHOYDQJXDUGLVWDHGLÀFLRGH)UDQN Gehry representan la estética contemporánea del primer mundo. Y a lo lejos se alcanza a divisar el aviso del hotel New Yorker, emblema de la New York Art Deco de principios del siglo pasado. Al caer la tarde el sol se esconde sobre el río Hudson. Entonces el High Line Park se ilumina con una luz naranja que se difumina entre las luces de la gran ciudad que poco a poco se encienden. Es un espectáculo que convoca a miles de personas que llegan allí para ver HODWDUGHFHUHQPHGLRGHXQDLQÀQLWDWUDQTXLOLGDGTXHQLVLTXLHUDHO rugido de la gran metrópoli a las espaldas logra interrumpir. *Andrés Ramírez es arquitecto con especialización en periodismo. Vivió varios años en New York y se dedica a escribir sobre artes decorativas.

44

agosto 2011


Urbanismo