Page 1


New York Moda

Âż

Desde cuĂĄndo se convirtiĂł el tema de la “ropa viejaâ€? o “de segundaâ€? en un sĂ­mbolo de moda y en una tendencia tan chic y actual? Para la mayorĂ­a de las personas el hecho de vestirse con ropa usada fue considerado durante mucho tiempo un sinĂłnimo de falta de dinero, un tema que preferĂ­a obviarse por considerarse penoso, pues solo quien no tenĂ­a recursos para comprar ropa nueva vestĂ­a con “herencias familiaresâ€?, recurrĂ­a a tiendas de segunda o a caritativas donaciones en las iglesias. A partir de la dĂŠcada de los noventa la hisWRULDFDPELy\ODĂ€HEUHSRUODURSDvintage se impuso en el mundo gracias a las celebridades que empezaron a usarla y a confesarlo sin remordimientos. Modelos como Kate Moss, cantantes como Madonna o grandes actrices como Julia Roberts, RenĂŠe Zellweger y ChloĂŠ Sevigny fueron algunas de las responsables del nacimiento de este nuevo culto a lo viejo.

58

agosto 2011

Todo debido a su afĂĄn de lograr exclusividad y de buscar un estilo Ăşnico que no pudieran copiar ni conseguir sus competidoras. El consabido tĂŠrmino vintage que actualmente todos pronunciamos con deferencia sirve para designar con un toque de cachĂŠ y elegancia a las prendas con historia. Solo quien no conoce este nuevo boom de la moda se atreve a ofenderlas todavĂ­a con tĂŠrminos despectivos como “de segundaâ€? o “usadaâ€?. Como dato curioso, prĂĄctico y muy apropiado, el mote fue copiado de la terminologĂ­a del vino y se usa hoy en dĂ­a para denominar a las botellas de cosechas que han sido muy exclusivas y de las cuales quedan pocos ejemplares. Nada mĂĄs adecuado y

de paso elegante para incorporar al mundo del buen vestir. (QORTXHDPRGDVHUHĂ€HUHODURSDFRQIHFFLRQDGDDQWHVGHHVFDOLĂ€FDGDSRUORV expertos como antigua o “antiqueâ€?, por eso el apelativo de “vintageâ€? es adecuado para la ropa creada entre 1920 y 1980. Y para evitar confusiones, es preciso saber que todo lo que se cose actualmente pero que estĂĄ inspirado en el estilo de dĂŠcadas pasadas se debe llamar “retroâ€?, nunca “vintageâ€?.

Foto: Marcela Riomalo

En una metrĂłpoli que se reinventa a diario pero orgullosa de su pasado, no es sorprendente encontrar una cosecha considerable de boutiques donde se rinde culto a la ropa de segunda o vintage. Las recorrimos de la mano de MarĂ­a Francisca Rocha, directora de moda y belleza de la revista People en espaĂąol.


Aunque fueron las estrellas quienes despertaron la obsesión vintage al desfilar por las alfombras rojas con maravillosos trajes resucitados de décadas pasadas, hay que atribuir el éxito del movimiento a los grandes estilistas de moda, verdaderos responsables de crear el “look” de una celebridad tras bambalinas. En la mayoría de los casos, estos expertos son quienes realmente se toman el tiempo de buscar prendas originales en los lugares menos pensados, desde mercados de las pulgas

hasta donaciones entregadas en las iglesias. Una vez halladas se encargan de reformarlas, adaptarlas y darles un nuevo valor. La historia de New York como paraíso vintage no sería igual sin la intervención de la famosa estilista Patricia Field, todo un ícono respetado y reconocido en la ciudad. 8QDPXMHULPSDFWDQWHTXHLGHQWLÀFDQKDVWD los menos aficionados a la moda por su rechinante melena roja, su voz ronca y sus estrafalarias fachas. Pocos pensarían que

ella es una de las profesionales en el gremio con el gusto más exquisito e innovador. Field sentó cátedra al mostrar sus cualidades SDUDGHÀQLUHOHVWLORGHORVSHUVRQDMHVGHSHOtFXlas como The Devil Wears Prada y series como Sex and the City. Episodio tras episodio esta serie revivió en el mundo el amor por la ciudad de los rascacielos, por su estilo de vida y por la particular forma de vestir de su protagonista. Con la serie nació un nuevo símbolo de la moda contemporánea neoyorquina: la excén-

agosto 2011

59


New York Moda

que actualmente ge ta vin o in rm té o id ab ns El co ferencia sirve para todos pronunciamos con de caché y elegancia, a las de e qu to un n co r, na sig de prendas con historia trica Carrie Bradshaw, encarnada por la actriz Sarah Jessica Parker, quien aparte de lucir diseños exclusivos y pregonar su adicción a diseñadores como Oscar de la Renta o el zapatero Manolo Blahnick, también complementaba su look con tesoros “de segunda mano” que adquiría en tiendas y mercadillos en su adorada ciudad. Tesoros de la Gran Manzana /DÀHEUHSRUORXVDGRVHFRQWDJLyHQXQDEULU y cerrar de ojos. Una nueva aventura se inició para exploradores o para empedernidos compradores y la búsqueda de curiosidades se convirtió en todo un plan. Ni qué decir de la bonanza para los afortunados comerciantes que aprovecharon esta nueva oportunidad y

60

agosto 2011

se lanzaron a abrir desde pequeños negocios KDVWDUHÀQDGtVLPDVboutiques. De todo para todos. Esto es lo que ofrece New York para quienes estén dispuestas a buscar con calma y a dejarse sorprender con la cantidad de opciones disponibles. Un paseo por las distintas zonas comerciales especializadas en el tema vintage de New York debe organizarse de acuerdo con el estilo, el gusto y el presupuesto de cada comprador. Algunos preferirán pasearse por la avenida Madison a la altura de la calle Ochenta, donde se encuentran maravillas por las que hay que estar dispuestos a pagar una cuantiosa suma. Desde sastres y bolsos de Chanel hasta trajes de gala de Yves Saint Laurent, Pucci, Dior y Lanvin en perfecto es-

tado. Una visita obligada es Encore, la tienda de consignación más reconocida y de mayor tradición en el sector. Desde 1954, elegantes damas de Park Avenue e incluso íconos como Jackie Kennedy Onassis, han acudido allí para deshacerse de artículos que ya no les quedan y que otras afortunadas pueden adquirir por una fracción de su costo original, que aún sigue siendo considerable. Para los más modernos, en el sector de Soho también abundan las tiendas de calidad con distintas personalidades. Está por ejemplo Resurrection en la calle Mott, una de las más exquisitas boutiques de la zona y con un sitio en Internet que permite identificar verdaderas reliquias antes de visitar físicamente la tienda; o la famosa What Goes Around Comes Around en West Broadway, con sucursal también en Los Ángeles. Las seis tiendas de Selima Salaun, reconocida por sus lentes y anteojos de sol que llevan megaestrellas como Elton John, Cher o Ethan Hawke, están repartidas por todo el sector, siendo su boutique en la calle Bond el deleite de muchas socialités y celebridades, pues pueden encontrarse desde bolsos de Chanel en condiciones impecables hasta joyería novedosa, sombreros y maravillosos trajes de coctel. Otra favorita de las conocedoras es Amarcord, fundada en el año 2000, especializada en marcas europeas, con originales vestidos entre 50 y 400 dólares y fabulosas opciones en materia de calzado de diseñador para quienes se deleitan con los zapatos de Blahnick, Yves Saint Laurent, Prada y Miu Miu. El paseo no quedaría completo sin mencionar a la famosa tienda INA, con tres sucursales en las calles Prince, Bleecker y Thompson. Esta tienda adquirió su renombre cuando adquirió la mayoría del vestuario de la serie Sex and the City. Se consiguen piezas exclusivas de marcas de renombre en tallas generalmente pequeñas y sensacionales zapatos. Pero no todos los tesoros vintage están por descubrirse en Manhattan. Gracias al desarrollo urbano de nuevos sectores residenciales y comerciales tanto en Queens como en Brooklyn, hay rincones neoyorquinos que cuentan con un espíritu moderno y


Antes de lanzarse a la aventura hay muchos aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de comprar ropa vintage:

dinero deberĂ­a invertirse en la pieza. A la hora de inspeccionar un artĂ­culo de ropa hay que chequear siempre el estado del material en codos, rodillas, puĂąos, cuellos y axilas.

‡(QFRQWUDUODWDOODDGHFXDGD Aunque las piezas vintage tienen una calidad superior a los textiles actuales pues muchas de ellas fueron cosidas a mano con telas maravillosas, el deterioro causado por el tiempo hace que algunas puedan rasgarse o romperse con el uso si la prenda no es de nuestra medida. No se empecine en comprar algo que le queda pequeùo. Es preferible buscar una talla un poco mås grande pero que se ajuste para así poder usarla por mucho tiempo.

‡0DUFDV\HWLTXHWDV En las tiendas populares las etiquetas son removidas, a menos que se trate de una boutique especializada en ropa de marca, donde hay que estar dispuesto a pagar para lucirla. En el caso contrario, hay pistas importantes en la construcción de la ropa que determinan su calidad: costuras impecables, ojales rematados, botones forrados, cremalleras cosidas a mano, forros de seda, corpiùos, varillas o estructuras moldeadoras.

‡(YDOXDUHOHVWDGRGHODURSD Fíjese en detalles båsicos como costuras, cremalleras, botones faltantes, forros descosidos, huecos causados por polillas, manchas y olores penetrantes. Muchos de estos problemas pueden solucionarse con una buena costurera o en la tintorería. Evalúe el precio de cada prenda espeFtÀFD\FRQVLGHUHTXHPLHQWUDVPD\RUFDQWLGDG de detalles haya que corregir, menor cantidad de

‡&RORUHV\PDWHULDOHV El negro es el color mås común en prendas vintage, seguido por el crema y el blanco. Luego vienen las telas estampadas, que son un deleite para quienes buscan originalidad. Los coleccionistas se obsesioQDQSRUHVWDPSDGRVGHOHRSDUGRUD\DVRà RUHV/RV que se encuentran han sobrevivido por su excelente calidad. Los mejores materiales para invertir son sedas, linos, paùos y algodones.

‡(OSUHFLRMXVWR El hecho de encontrar un artículo en una tienda implica que alguien ya se tomó el trabajo de rescatarlo, limpiarlo y repararlo para poderlo exhibir y vender. Hay que estar dispuesto a pagar según el local. Una cosa son los mercados de las pulgas y otra bien distinta las boutiques vintage. Estas últimas pueden paracer mås caras, pero la ropa que se encuentra allí estå lista para usarse sin necesidad de mayores reparaciones o gastos extra. ‡%XVFDUSUHQGDVTXHYD\DQDXVDUVH Disfrute de los tesoros rescatados . Si va a archivar las prendas en un ropero serå una pÊrdida de dinero y de tiempo. Mejor invierta en accesorios como carteras, cinturones, joyas y calzado que complementen la ropa de moda actual con ese toque único y exclusivo que tienen los objetos vintage. ‡&XLGDGRHVSHFLDO Un tesoro vintage constituye una inversion de tiempo y dinero, de manera que hay que cuidarlo con esmero para preservar su valor histórico y económico. Se recomienda usar ganchos de madera o forrados en seda o espuma para colgar vestidos.

agosto 2011

61


New York Moda

bohemio que ha conquistado el corazón de nuevas generaciones y los ha convertido en SDVHRREOLJDGRSDUDHOÀQGHVHPDQD8QR de estos es Williamsburg, famoso por sus suculentos restaurantes, su original mercado de las pulgas abierto todos los domingos y el apogeo actual de nuevas tiendas y boutiques dedicadas a la compraventa de prendas de vestir vintage y retro. En esta zona no hay que caminar demasiado para encontrar locales como Beacon’s Closet, con un aire mås informal y un surtido tan grande de ropa que a primera vista se intimida hasta el comprador mås håbil. Muy cerca, en la calle Grand, estån tambiÊn Fille de Joie, donde con un toque muy francÊs se disponen coquetas opciones organizadas por colores, y Lawana’s para los amantes de

62

agosto 2011

la moda western. Otra boutique favorita en el sector es Horizons en la avenida Metropolitan que cuenta con piezas Ăşnicas a precios muy razonables. Hay tambiĂŠn dos tiendas pequeĂąas pero con una excelente selecciĂłn de ropa y accesorios para todos los presupuestos, Single by Stella Dallas y Malin Landaus, ubicadas en la calle Sexta. %LHQVHDSRUFXULRVLGDGDĂ€FLyQRWUDGLFLyQ es imposible viajar a New York y abstenerse de visitar estas tiendas y boutiques. Invaluables tesoros de dĂŠcadas pasadas estĂĄn esperando encontrar una nueva oportunidad para renacer en manos de quienes se tomen el tiempo para descubrirlos. En el universo vintage hay compradores tan diversos como prendas disponibles. Desde consabidas fashionistas y empedernidas

HFRORJLVWDVTXHSUHÀHUHQFRPSUDUURSD´UH ciclada� para preservar el planeta muy a su manera, hasta profesionales en la materia que coleccionan la ropa como piezas de museo y jamås osarían ponÊrselas. 'HVGHTXHVHGHVDWyODÀHEUHGHOvintage hace unos veinte aùos, el valor de las prendas ha subido considerablemente y lo seguirå haciendo a medida que pase el tiempo y se vayan agotando las existencias de ciertas dÊcadas. Actualmente es cada vez mås costoso y difícil encontrar artículos de los aùos veinte, treinta y cuarenta. Todavía quedan maravillas de los aùos cincuenta y mayores probabilidades de encontrar piezas de la dÊcada de los sesenta. En materia de artículos de los aùos setenta y ochenta hay mejores opciones, pues la moda actual favorece estas tendencias.


Sin embargo, nada mejor que empezar la búsqueda de tesoros vintage en casa, en el consabido baúl de la abuela, la madre o las tías. Es una forma de reconectarse con nuestro legado, con nuestras tradiciones y de rendir un homenaje a quienes lo lucieron en su momento. Si estas prendas se guardaron fue porque, más allá de su precio, tuvieron un mayor valor sentimental como recuerdo de un momento especial en la vida de sus dueños.

TIENDAS VINTAGE MANHATTAN UPTOWN > Encore 1132 Madison Avenue 212 879 2850 DOWNTOWN SOHO > Bond 07 by Selima 7 Bond St (entre Lafayette y Broadway) 212 677 887 > What Goes Around Comes Around 351 West Broadway (entre Broome y Grand) 212 343 1225 > Resurrection 217 Mott St 212 625 1374

> Amarcord 252 Lafayette St 2121 431 4161 BROOKLYN/ WILLIAMSBURG > Beacon’s Closet 88N 11th St > File de Joie 197 Grand St > Lawana’s 155 Grand St > Horizons 377 Metropolitan Ave (Havemeyer St) > Single by Stella Dallas 285 N 6 St (también hay una en el West Village)

> INA 21 Prince St 212 334 9048

> Malin Landeus 155 N 6 St

15 Bleecker St 212 228 8511

> Fiore Whyte Av (entre N4 y N5)

101 Thompson St #C 212 941 4757

> Amarcord 223 Bedford Ave (entre N4 y N5)

agosto 2011

63

Moda  

El pasado vive

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you