Page 1

Editorial El  conocimiento  del  erotismo,  o  de  la  religión,  requiere  una  experiencia personal, igual y contradictoria, de lo prohibido y de la  transgresión.  Pero  la  transgresión  difiere  del  «retorno  a  la  naturaleza»: levanta la prohibición sin suprimirla. Ahí se esconde el  impulso  motor  del  erotismo;  ahí  se  encuentra  a la  vez  el  impulso  motor  de  las  religiones.  Los  obstáculos  que  se  oponen  a  la  comunicación de la experiencia son de otra naturaleza; obedecen a la  prohibición  que  la fundamenta y  a  la duplicidad de la que aquí  se  habla,  la  que  proviene  de  conciliar  aquello  que  por  principio  es  inconciliable:  el respeto  a la  ley y  su  violación,  la  prohibición  y  la  transgresión.

Portada: Caliche Caroma 


Créditos 1. Elecciones....................................................................Okenfuss Pérez Prado 2. Ya les urgía una orgía de mierda.....................................José Alfredo Barriga 3  Pensar lo prohibido................................................................Esther Acevedo 4. La transgresión en tiempos de nadie.....................................Caliche Caroma 5. Hecatombe.........................................................................Alí Torruco García 6. El ano solar (Sección de poesía y literatura erótica)................Varios Autores 7. Vidrio en el ojo (Sección de fotografía y cine)...................................   Varios 10. Gran dicha...........................................................................Regnier Animus 11. Resquebrajando el orden establecido...................................Manuel Noctis

Escalofríos de cuando tienes ganas de cagar, ganas de golpear a esa presumida, engañosa y puta humanidad, retortijones del tipo hambre mas gastritis etapa mil quinientos treinta y cuatro. Revolución, desmanes, des‐orden violencia, cambio, olvido. ¿No ha perecido todo ya? ¿Queda algo? ¿Y en ti? Entonces  ¿por qué no estallas y te conviertes en un astro? ¿por qué sigues aquí de frente aferrado al lado de esto? Un día despertaré y sin miedo caminaré hacia las aguas  para desmentirlas; no las admiro les temo, y así entonces podré alcanzar su fondo salado;  sin temores  o remordimientos en este viaje, será hora de la muerte.

Por: Okenfuss Pérez Prado

Corrección de estilo: Rosa Estela Juárez Vargas Diseño: Gilberto Pérez Baeza Imagen: Jan Saudek

1


Ya les urgía una orgía de mierda  “siglo XXI” Por José Alfredo Barriga Juárez Orgía: fiesta o banquete en que se come y se bebe  con  exageración,  y  se  cometen  excesos  sexuales;  Se cansaron los de arriba de tener  solo  fantasías  sexuales,  y  las  han  hecho  realidad,  ahora  podemos    ver  por  cada  esquina  más  de  una  transgresión sexual, en pleno s. XXI  es más fácil de observar. Somos  testigos  y    también  nos  perjudican las filias que se practican  enfrente de nuestros ojos, encima  de nuestro culo y muy por encima  de nuestra “dignidad”. Jóvenes  “revolucionarios”  ni  madres,  jóvenes  cada  vez  más  adictos  a  la  cronofilia, dejándose coger por uno más pendejo que ellos, ‐dame las nalgas, tu  “inteligencia” y voto por un chesco y unas tortas, ¡ah, y 200 varos! deja que te  cuide, y no tomes el 30 de junio, pa´ que te chingues mis mecos mañana 1° de  julio y te los bajes con un café del OXXO, ese que te tomas cuando vas de filósofo  por la calle cargando a Coelho‐.

Ahora  pa´  acabarla  de  chingar  hasta  las  sexoservidoras  se  quejaron,  porque los buchones las utilizaban para los actos criminales que tenían  que hacer, (no dejan de sorprenderme). A los que ya se les hizo costumbre  quejarse, son  otra bola de prostitutas y travestis del magisterio, hijos de su  chingada  madre,  ese día  iba con la reata bien emocionada, me  estaba  esperando una morra bien buena, de esas que te excitan nomás de verlas  sentadas, me la pelé‐ (la morra ya ni me habla) pinche gobierno discípulo  de la cinofilia, les encanta ver a tanto perro en la Madero, y uno tiene que  agarrarse los huevos para aguantar vara. Ya  mejor  le  caigo  pinches  lectores  de  la  narratofilia,  me  voy  a  echar  pomadita, me cae de madre que yo solo estaba escribiendo, pues es que  me salieron unos callitos en la mano izquierda y eso que no soy zurdo. Ya  me urgía una orgía de mierdas en un texto.

Sociedad coprófila untándonos de mierda de pies a cabeza, o de pies a pies,  porque dudo que tengamos cabeza, ‐mejor dejémosla en el centro, en el show  de los payasos, payasos que se pintan la cara y el culo con el labial de Josefina, y  esta se lo pinta  con el billete que también le toca‐. Sacerdotes cabrones  y de los meros chingones, de los que trabajan en la casa  mayor de citas (Vaticano) se encontraron a uno dándose el rol en la playa con  una  cristiana,  seguro  que  le predicaba  la  palabra  de  dios  nuestro  señor  en  supositorio  y  todavía  le  hizo  el  favor  de  incrustárselo,  ¡CARNE  DE  CRISTO!,  ¡SANGRE DE CRISTO!, ¿por qué no? A'i te va también el ¡PENE DE CRISTO! 2

3


PENSAR LO PROHIBIDO Por Esther Acevedo A todos los que encontraron un cómplice. La complicidad es lo contrario de la persuasión  según el entendimiento universal. Aquellos que se saben cómplices en la aberración no necesitan ningún argumento para comprenderse. PIERRE KLOSSOWSKI Transgresión: Acción o efecto de transgredir*. Transgredir: Acción o efecto de quebrantar*.

4

vuelca en el exceso, en no poner freno  a  las  pasiones,  en  querer  un  querer  ilimitado  para  crear  al  ser  de  otra  manera,  como  un  ser  monstruoso  y  polimorfo.

Porque soy esta y aquella, puedo ser la  una y la otra al mismo tiempo, ser una  persona, y luego la contraria sin dejar  de  ser  la  otra.  Se  pretende  que  se  adquiera  una  identidad  única  y  verdadera,  que  no  pensemos  que  tenemos  más  que  una  actitud,  un  carácter  que  nos  defina exactamente  p a ra   q u e   n u e s t ra   i d e n t i d a d   pe r ma ne z c a  e s t ab le .   N u es t ra  experiencia interior en las condiciones  s o c ial es   ac tu ale s   es tá  s ie n do 

Ilustración: Pierre Klossow ski

Quebrantar,  romper,  violar,  infringir,  traspas ar.  Trans gredir  es  romper,  desobedecer  o  violar  un  precepto,  mandato  o  ley.  Transgresión  como  pensamiento  de  lo  prohibido,  implica  más  allá  del  solo  hecho  del  acto  impulsivo de ir en contra de la ley o lo  establecido,  reside  en  el  hecho  de  planear, imaginar, anticipar, preparar las  condiciones necesarias para que ocurra  su  deseo  transgresivo  y  perverso.  Ocupar  la razón en pensar lo prohibido,  pensar eso que se trata de no pensar en  sociedad ,  p or  ello  se  man ifiesta  ab ie rt am ent e   e n   con tra   d e  l o   establecido.  Pensar  lo  prohibido  es  el  acto transgresivo por excelencia porque  requiere  de  un  acto  de  reflexión  muy  intenso  acerca  de  lo  que  es  “lo  establecido”,  quién  lo  establece  y  por  qué. El pensamiento de lo prohibido se  da  en  el  exceso  y  lirregularidades  en  contra  de  lo  establecido  como  lo  permitido  socialmente.Exceso  en  el  pensar  para  atentar  contra  la  ley.  Lo  s o c i a l m en t e   es t a b l ec i d o,   l a s   imposiciones sociales acerca de  lo que 

constantemente  violentada  por  la  experiencia  exterior,  pues  exige  que  se  permanezca  sin  cambio  alguno,  mientras  que  por  dentro  sabemos  perfectamente que todo es cambio constante, que en nosotras, en nosotros,  todo cambia. Las identidades son impuestas a la fuerza. La primer identidad, la  que define todo es la que impone el acto de registrar el sexo del recién nacido,  de ahí en adelante, todos los detalles que forman una identidad serán elegidos  de acuerdo a la marca inicial, lo masculino y femenino. El sujeto lo es, porque  lo sujetan y cosifican estas normas. Pensar lo prohibido, en principio, consigue  finalmente que los límites del yo se vuelvan difusos, confundibles, plegables y  desplegables.  Porque  la  disolución  del  yo  tiene  efecto  cada  vez  que  se  transgrede  el orden  de  lo  prohibido,  cuando  se  actúa  voluntariamente  en  contra  de  la  razón  que  lo  impuso.  El  pensamiento  de  lo  prohibido  no  se  conforma con  atentar  contra las leyes  impuestas  por  la  institución, atenta  contra sí mismo, su identidad o ego, contra su cuerpo institucional y contra su  mente, para liberar a su espíritu atormentado por tanta prohibición que no  deja lugar a la expresión sin censura. Nos deshacemos del yo y sus escisiones  bioprogramadas, porque todo eso del yo solo es una pesada ancla que nos  tiene atadas a todas las personas, sujetas por las imposiciones institucionales  sin atrevernos a movernos de ese lugar que nos fue asignado como “yo” desde  el momento mismo del nacimiento.  Pen sar  lo  proh ibido   para  a c c e d e r   a   la   v i br a c i ó n  permanente del flujo plural del  ser, donde soy esta y aquella, y  tú eres este y  aquel, al mismo  t ie mp o,  y   n os   v olv em o s   cómplices,  monstruos  divinos  pol im or fos,   c ómp li ce s  entregados  al  placer  de  lo  prohibido. Referencias. *  Definiciones  de  acuerdo  al  DRAE  (Diccionario  de  la  Real  A ca d e mi a  d e   la   Le n g u a  Española) KLOSSOWSKI,  Pierre  (2005):  Sade mi prójimo: precedido por  El  filósofo  criminal,  Madrid,  Arena Libros. 5


La transgresión en tiempos de Nadie.  Por Caliche Caroma El texto es como una manta, cúbranse con él. El mundo es por definición  artificial, nada en él es en sí y por sí mismo. Nosotros hacemos el mundo.  Somos los maestros del artificio, el lenguaje es artificio, enseña a la vez que  oculta, ¿a poco no Nietzsche? La naturaleza refiere a muchas cosas, pero el  mundo no es la naturaleza aunque es parte ella, se da en ella. Hay un orden  en la naturaleza, eso es más que evidente, y ésto lo sabe cualquiera, casi  cualquiera,  casi‐casi.  ¿Debería  saberlo?  ¡Oh  santa!  Docta  Ignorancia  de  Sócrates calumniado. Muchas culturas, que son aristas de una sola cultura,   han  considerado  que  hay  un  humus  primordial,  tierra,  madre,  a  la  que  debemos respeto. De ella   venimos, hacia allá vamos, pero no tan rápido  maestro, muchos supuestos y sobrepuestos.   De éste humus primordial se  desprende nuestra parte no artificial, y así se puede predicar de todas las  cosas. Los químicos lo saben bien.  Nuestro artificio, nuestro mundo, tiende  inherentemente   al cambio, cromatismo positivo‐negativo,   dentro de las  posibilidades que la naturaleza le brinda, y más. En ese intento de creación y  creatividad, con comillas ambos conceptos, se transforma la vida, PORQUE  LOS  INTENTOS  ESTÁN  LLENOS  DE  VIDA,  pero  también  la  muerte  se  transforma,  PORQUE  LOS  INTENTOS  ESTÁN  LLENOS  DE  MUERTE.  Ésta  dualidad está presente en cada respiro.  Revalorizar la vida es revalorizar la  muerte.  Los  intentos son las ciudades, las polis, las guerras y sacrificios,  y  también son los libros, un cuadro, una canción, un policía, un abrazo. Hay  intentos que ya no se deberían intentar. Una contradicción que persiste, un  darse cuenta de la caída inevitable. Lo deseable es no caer tan rápido. Hay  una tensión ontológico genética en cada uno de nosotros. Ciencia, filosofía,  literatura, rezos, poemas,  reclamos, protestas, edictos, insultos, condenas,  manifiestos;  transgresiones  en  algún  momento,    ¿letra  muerta  en  otro?  Circulando como información unas veces, como lo prohibido otras tantas,  hay un mensaje, un plan de existencia que hemos venido trazando, sólo que  la mayoría de las veces el conformismo y la comodidad han podido más. La  historia es un sacacorchos, destapemos la botella.     El hombre rebelde, la  mujer  subversiva,  el  anciano  conspirador,  el  niño  agitador,  el  grupo  insurrecto;  Éstos  saben que hay una lección en el devenir de las cosas, todo  nos habla. Las cosas nos cuentan de ellas  mismas, la naturaleza  tiene un  mensaje y tengo la esperanza de que este mensaje sea de reivindicación, así  lo he alcanzado a leer entre líneas rojas. Rebeldía, apatía, pueblo, justicia,  6

gastado, democracia, engaño.  Llegó  la  hora  de  la  revisión,  más  allá  de  redes  sociales  virtuales  menospreciadas y falsas y aburridas    posturas  intelectuales.    Así  es  mi  querido Camus, la rebeldía y el arte  no  terminarán  sino  con  el  último  hombre,  y  con  la  última  mujer.  Mujeres:  Safo  y  María  Zambrano  al  frente  de  la  manifestación,  con  el  puño  arriba,  gritando.  ¡Rompe  tus  cadenas  Pueblo!;    mujeres:  mi  Madre, mis hermanas.   La vida está  hecha  mujer,  y  la  transgresión  es  femenina, potente y bella.  La mujer  es  el  orden  del  caos,  es  cosmos 

caótico,  caosmos.    Las  mujeres  de  Cherán,  las  de  Chiapas.  Las  hermosas  prostitutas  que  se  acuestan  con  la  hipocresía de este sistema. La niña de tus  ojos,  vida.  Relatos  de  levantamientos  armados,    historias  de  sangre,    es  suficiente,    habría  que    aprender  de  lo  que  fue  y  no  pensar  que  la  vejación  documentada es un  producto  más  para  nuestro  entretenimiento,  no  seamos  pendejos,    transgredamos  nuestra  condición  de  espectadores.  Derribar  al  sistema, sí, anarquía, una anarquía de lo  que  está  siendo,  de  lo  que  está  haciéndonos daño, romperle la madre al  sistema, esa virulenta  madre de los que  quieren  que  guardemos  silencio.  Transgredir  el  orden  de  unos  cuantos  malnacidos,    hijos  de  su  puta  vida,  sacarles    las  tripas  y,    aún  vivos,  7


ahorcarlos  con  ellas  mientras  suena el himno nacional al revés.  Somos millones, es cierto, somos  un chingo, más que ellos.  Me cago  en los partidos políticos, me cago,  como lo hizo la Congelada de Uva,  en  la  cara  de  todos  los  falsos  poderosos.  Poderosos  son  los  músicos, los carpinteros, aquellos  que transforman la mierda en oro  y no al revés. El oro es un beso en  la  frente  de  la  metáfora.  Porque  ahí están las tumbas  y los libros,  porque  ahí están  los vídeos y  las  fot ogra fías   que  de lata n  l a degradación  de  este  pueblo  por  part e  de  lo s  que  de berían  protegerlo,  hablo  del  pueblo  humano, el mismo que se retuerce  de  dolor  hoy  en  día,  porque  los  gobernantes  no  han  sabido  más  que hacer daño a sus gobernados,   y  el  pueblo,  ese  algo  colectivo,  tien e  su  adrenalina  llamada 

8

juventud. No hablo de la juventud  de  quince a treinta,  hablo de la juventud  como  un  estado  de  ánimo.  El  hacer  impulsivo  opuesto  a  lo  geróntico,  dirigido  p or  una   idea  p rev ia,  regularmente  no  profundizada  al  grado  de   espe cialis t a  pe ro  s í  encarnada  comprensivamente,    que  se  expresa  con  una  fuerza  de  gran  intensidad  y  que  es  altamente  contagiosa.  La  memoria  existe,  indignémonos  y  hagamos  las  cosas  mejor, la transgresión ha comenzado.  Lo mejor se da cuando   el examen de  conciencia es colectivo y  sincero,  y en  los  hechos  se  manifiésta.  No  es  invisible,  lo mejor es lo más deseable  pa ra  la   col e ct i v id ad,   no   no s   engañemos en discursos huecos.   No  sólo  la  memoria  nos  los  reclama,  corazón y estómago alzan la voz, esto  es  una  metáfora  corpóreo‐espiritual.  Espíritu en vez  de  nación, cuerpo en  vez  de  estado.  La  política  somos 

nosotros.  Bombas, barbas y barricadas de Anthony Esler es un ejemplo de  esas historias de rebeldía, y no es que vayamos   hacia la izquierda o la  derecha, el centro o el cielo, vamos por la dignidad, transgredimos porque  vivimos, ¡Viva Ricardo Flores Magón! ¿Te gusta el cine? Pues muévete.    Vivimos de milagro en este fuego cruzado dicen algunos. Yo digo que vivir  significa revolución, y que los milagros ocurren porque la gente quiere.  Sólo los muertos se adaptan a su condición, y no todos, hay muertos que  regresan  a  jalarte  las  patas,  ¿no  es  así  Espartaco?    Juan  Pablo García  Vallejo    dice que  “Generación es  la  entidad  cultural  alrededor  de una  publicación o  alguna  causa  social  reivindicativa,  humanitaria”. Seamos  Generación,  no  una más,  una  generación    que  reivindique  a  nuestras  raíces que están por todo el mundo. Nosotros tenemos la obligación ética  de derribar al sistema que nos transgrede día con día. Ya basta de pensar   en slow motion. En nuestras manos está la responsabilidad, en nuestras  cabezas, en los corazones henchidos, hartos, cansados de ésta vorágine  discursiva llamada Democracia. Democracia es limpiarse  el  culo  con  la  retórica demagógica y proselitista del engaño. Jamás la retórica griega, no  sueñes  filósofo político  que proteges  y  fundamentas al quien te  paga.  Nuestro discurso está encarnado, me robo el concepto de Zubiri, seamos  la inteligencia sintiente que pinche las llantas del poder con nuestras ideas  y  nuestras acciones.  Cito al  Fabrizio León: “Aquí  sí hacemos panchos y  hasta te andamos rompiendo la madre. Somos banda y ¿qué transa?, no  pintamos para protestar, somos la protesta. Somos la pared que plasma su  desventura  y  esta  anarquía  existencial,  somos  la  chingada  madre  del  9


Por Alí Torruco García poder”.  Estas palabras las dice en su  libro  'La  banda,  el  consejo  y  otros  panchos'. Nosotros somos la banda,  hay que organizarnos para hacer los  panchos, tan sólo es cosa de querer  hacerlo. ¿Que nos vamos a morir? Sí,  nos vamos a morir, estamos hechos  para la muerte, estimado Heidegger.  Hay  que  vivir‐morir  de  pie,  de  pie  disparando,  ideas  y  balas  al  mismo  tiempo. Sueña el que cree que la cura  es homeopática, acá hay que aplicar  la  cirugía  en  conjunto.  Atentando  contra  los  que  se  han  burlado  de  nosotros,  ninguno en pie. El pueblo,  esa entidad tan sin rostro, tiene que  escupir en la supuesta nacionalidad,  en la bandera, en el himno nacional  culero,  en  los  héroes  que  no  son  héroes, Ésos  de la historia oficial que  justifican  al  agandalle  en  todas  partes.  No  hay  nacionalidad  que  valga,  Ésas  son  tonterías  en  grado  superlativo.    Hay  que  morir  de  pie  disparándoles  a  esos  empresarios  rateros  que  se  hacen  cada  vez  más  ricos  a  costa  de  nuestra  estupidez  con su mista,  el  círculo  vicios o  consuetudinario se quebrará cuando  así  lo  dispongamos.  Y  hay  que  disparar  dentro  de  nosotros,  matar  nu es tras     e rrón e as  y   p lanas   concepciones de la realidad.   ¡Fuera  la  estupidez,  afuera  de  nosotros!  Derribemos  las  antenas  de  esas  televisoras que tanto daño han hecho  a  nuestras  conciencias,  a  nuestros  10

juicios, derribemos los altares de los  falsos  ídolos  que  están  en  los  templos  de  nuestras creencias. Nos  han  robado  el  contenido  de  las  palabras,  se  han  apropiado  de  la  Justicia, de la Libertad, del amor, de  la revolución. ¿Qué nos queda? Nos  queda  la  transgresión,  siempre  nos  quedará  la  transgresión. Sabotaje  y  terrorismo, pensemos en esto. 

Llevas puesto un corsé negro, zapatillas altas, una pequeña falda, el pelo  recogido,  estás  embozada  con  una  media  y  llevas  un  machete  de  obsidiana  en  la  mano  derecha.  Un  reflector  homicida  te  ilumina.  El  silencio de tu imagen resuena en los ojos de los asistentes al sacrificio,  antes de que empiecen a latir los tambores. Latidos en ascenso, como los  del hijo que te sacaron porque eras una niña. Sacerdotes con máscara de 

  Cuervo,  políticos  con  gallos  decapitados  en  las  manos,  militares  bailando con chivos muertos en la  espalda, empresarios vestidos de  mujer con sangre entre las piernas. Una niña de diez años sentada en un  pupitre. Quieres marcarle el rostro, quebrar sus  huesos, desgarrarla.  Niña: Prometo recordarte en mis mejores pesadillas. Es mejor así. Tus  11


Dios: Prometo besar tu mano, siempre y cuando perfores con tu divino  glande  mis intestinos. Quiero tu perdón inmenso como el universo.  Dios.  Inmólame  como  yo  haré con esta  niña.  Bendice mi  apretada  vagina, y con la verga de las escrituras, manipula a todos con tu misa  blanca.  Arroja  tus  eyaculaciones  sobre  la  espalda  fértil  de  la  ignorancia. 

Dientes no serán arrancados por el cáncer de los años. Pequeña inocente.  Secuestrada para este ritual de tambores y sangre. Estás aquí, drogada y con  hambre después de ser ultrajada todo el día. Respiras débilmente. No sabes el  dolor que te espera. Mis padres pagarán un novenario por la muerte de mi  alma, y por la tuya, pequeña nena virgen. Todo esto por el gusto que tengo de  flagelarme  lastimándote.  De  violar  todos  los  principios  prehistóricos.  Quebrantar todos  los  derechos  humanos.  Gozar al  secuestrar  niños  ricos,  asesinar comuneros, dejar tesis de filosofía sin terminar, poner drogas en tu  desayuno, masturbarme junto al cadáver de la belleza, ceder a la tentación  interna de la barbarie. Une fusillade violente ébranlait l'air   y el estruendo  amenaza con despertar lo poco que aún queda vivo en mí. Las bombas en la  secundaria, las sirenas. Después de matarte, me internarán en un psiquiátrico  administrado por monjas carmelitas, donde los prelados me violarán, sobre la  gigantesca cruz que está en el sótano de las torturas. Mi virginidad anal será  llenada del semen corrupto  de  la iglesia, igual  que las  bandejas donde se  recoge el dinero de la limosna. Ahí en ese hospital, chuparé todas las vergas  que pueda y antes de los electroshocks le pediré a mi amante más  joven,  aquél que aún no ha sido ordenado sacerdote transexual: ¡Reza una misa por  mi alma atormentada, hijo de puta!  12

Por  fin   la  anestesia  emp ieza  a  ced er.  La  pesadilla  cesa  momentáneamente.  Te  incorporas  adolorida,  orinada,  llena  de  mierda y sangre, tienes la certeza de que alguien entrará por la puerta  y  te  asesinará.  Arrancas  el  terrible catéter  de  tu vena,  bajas de  la  camilla lo más rápido que puedes, tratas de huir hacia el baño y te  desvaneces.  La  oscuridad  ha  venido  por  ti  otra  vez.  Despiertas  a  medias. Quieres abrir   los ojos, pero tienes una venda sobre ellos, te  encuentras muy mareada, con las manos atadas,  sentada sobre lo que  parece  ser  una  pequeña  silla,  escuchas  un  sonido  de  tambores  rituales, alcanzas a observar por una pequeña apertura en tu vendaje  y crees ver una chica que avanza lentamente hacia mí, ataviada con  corsé  negro,  zapatillas,  y  un  machete  de  obsidiana  en  la  mano  derecha,  lleva  una  siniestra  media  sobre  su  cabeza,  cubriendo  su  identidad,  sigue  acercándose  y  un  terror  irracional  comienza  a  apoderarse de ti, avanza un paso más, comienza a elevar su mano,  quieres moverte, pero no puedes, seguramente algo suministrado en  el suero del hospital clandestino te lo impide. Quieres gritar y solo  alcanzas a morderte la lengua hasta sangrar. La chica se acerca casi  hasta tenerte a su alcance. La intensidad de los tambores aumenta.  Comienzan  los  gritos  enardecidos  de  los  invitados.  Aprietas  tus  párpados.  Esperas el  golpe  final  y  que  todo  esto  también  sea una  pesadilla.  

13


Placer Por Oscuridad Mendoza

Gato bueno, Gato malo. Lugares exóticos  llenos de mierda humana invadidos por el dogma viejo, filosofías de occidente,  ineptitud exótica. 

Por Charrísimo

Cultivando amapola  le rezan al Krishna de la montaña mientras se estimulan el sexo  hediondo a sudor. Los quiero quemar y desaparecer,  quiero empezar de nuevo, recuperar mi originalidad; patear al pastor y matar vacas. No quiero pertenecer a este lugar donde el dogma de los dos mil años  desapareció  y regresó como dogma del amor a la  tierra, la mentira del dios sol,  de la fertilidad a cambio de  sacrificios,  el miedo al dios tormenta. Pero aquí me tienen enpiernado, con putas morenas  de piernas torneadas  pidiendo pene, su única cena. Nativa, quiero ver tu falta de  cristiandad,  quiero el viaje sodomita,  trepar los muros de esa ciudad. La tradición de Venus ya no llena mi  14

apetito. Quiero conocerlo todo, que nada  escape a mi ojo,  quiero penetrarlas a todas  y no dejar de ser caballero, decírselo a los buenos vientos. En la frontera de lo imaginable  quiero una isla paradisiaca,  sin rostros de humanos ovejoides. Quiero que todos reconozcan mi  semblante, quiero respeto, poder,  reconocimiento a mi maldad. Quiero entendimiento, que sólo haya una forma de ver el  mundo:  la mía.

El chiste es obtener placer, tener tu verga erecta entrando y saliendo de mí,  de él,  de ella. Complacerte, venirme, con él,  con ella, contigo. Ser una monja montando un crucifijo; una niña,  tu hija,  una mujer casada

de falda larga y mandil preparando la comida mientras se humedece pensando en sus amantes. Hacerlo, coger, tener sexo morboso del que alimenta los orgasmos reprimidos que luego revientan en cualquier esquina. Cogerse a un muerto, cogerse a un perro, cogerse al cura,  al profesor,  a la novia virgen de tu mejor amigo. Coger en la calle, en el parque, entre la basura. Coger sin condón, forzar la entrada de un pene en el ano apretado de alguien. Amarrarte,  violarte, azotarte hasta que sangres, dominar,  ser dominado, fotografiar,  ser fotografiado, mirar o ser observado, todo se vale, nada se vale, porque transgredir te la pone durísima, y a mí me moja... cuánto me moja”. 15


Entrega Por: Alma Diana Balcázar Siempre apareces detrás de la nada  Me enseñas tu cuerpo desnudo Doblas la esquina de mi vacío  Logras que me olvide de mi soledad. Te pones enfrente de mí Me tomas con fuerza y determinación Para ponerte encima de mi cuerpo Y penetrarme hasta el fondo Una y otra vez Hasta perderme en ti En tus brazos, tus besos Con el tibio calor de tu cuerpo. Pareces vivir entre las sombras Y adquirir vida en todos mis movimientos Cuando tu cuerpo sigue el ritmo de mis  caricias Mis caderas parecen moverse al ritmo de  tu cuerpo para sintonizarse en una especie de  música. No paras  Parece que no te llenas de mí Me exprimes Me estrujas Me dejas sin aliento. En eso viene la calma Y tus labios que me susurran al oído Palabras de agradecimiento Justo en ese momento Mi vida se pierde en un suspiro… 16

Lujuria Por: Gardenia Santana La lujuria me infectó a temprana  edad, y a partir de ahí me  sumergí en un paisaje de  cuerpos, bocas, manos y sexos.  Por un tiempo me conformé con  los extraños que caminaban  frente a mí, hasta que la sed fue  tan insaciable que convertí en  mercado otros círculos de mi  vida.  Al  principio con cautela,  atisbando apenas por la rendija  de su habitación cuando  desnuda soñaba con un cielo  estrellado, con el príncipe azul,  con la vida perfecta. Y yo con la  mano entre las piernas,  fantaseaba con profanar su  pureza, imaginando que la  poseía, que atravesaba el himen  inmaculado con mi lengua. Siempre contenida y distante en  las noches compartidas, pero  humedeciéndome a cada  segundo que yacía junto a su  cuerpo perfecto. Tú, la virgen, tantas veces  ultrajada por mi pensamiento,  con el obsceno deseo de palpar  la piel de tu entrepierna. Con el calor acumulado en mi  vientre, me atreví un día a  desnudarme frente a ti, en un  juego macabro, orquestado para  borrar tu ingenuidad a punta de 

sucias caricias. Estrategia  invencible en el abuso de  confianza. Poco a poco te llevé  al callejón de mis oscuras  fantasías, donde te toqué con  violencia, te violé múltiples  veces, haciendo caso omiso a  tus súplicas donde pedías que  me detuviera, a tus lágrimas,  hasta que te callaste carcomida  por la culpa. Esa noche te robé  tus esperanzas, devoré tu  candidez, tu ternura, y mastiqué  tus sentimientos. Así fue como perdí a mi  hermana, pero gané mi número  doce en el conteo de víctimas  abrasadas por el fuego de mis  besos. Y ahora, a ti lector, te advierto  que estoy mojada al verte pasar  las páginas con tus dedos, y  tengo hambre de la carne de tu  sexo.

17


Mundos putos Por Charrísimo

De repente                   Me dieron         hartas       ganas                               De irme a otro Mundo                              Y de ti No saber nada.

Devoción Por Gardenia Santana Así rezaba ella, de rodillas,  devota. Pasando las cuentas  lentamente, acariciándolas entre  sus dedos, como hacía con su  clítoris cuando se masturbaba. Los misterios del sábado  recitados de memoria, más en la  última letanía; el rosario cayó al  suelo, mientras ella se introducía  el miembro erecto del sacerdote  en la boca. 18

Carne de Sodomita  Irreversible

Por Orión Antarex

Transgredir es violar la prohibición sin  s upr im ir la .  L a  s e n s a ci ó n  qu e  experimentam os   al  hace r  algo  indebido,  es  lo  mismo  que  pecar  simplemente  por  el  placer  de  sentir  culpa.  En  el  plano  del  séptimo  arte,  puede  llevarse  esta  premisa  hasta  el  extremo  del  cine  snuff,  pasando  por  t o do s   l o s   g é ne r os   m ó r bi d os   imaginables:  porno‐coprófilo,  porno  asesino,  porno  infantil,  violaciones  reales,  masacres  guerrilleras,  gore  ultra  violento,  holocaustos  caníbales,  gente  cayendo  en  un avión,  sesiones  interminables de torturas sin edición,  hombres  devorados  por  animales  salvajes  y  así  sucesivamente,  sin  embargo, en el plano del cine que aún  puede ser exhibido en salas  normales  Gaspar  Noé,  argentino  radicado  en  Francia cuya ópera prima “Solo contra  todos”,  enlazada  con  “Irreversible”,  cuyo  antecedente  es  “Carne”  y  en  posterior  realización  “Sodomitas”,  describe las condiciones puercas de las  sociedades, no sólo la francesa, pero sí  a partir de ésta. Irreversible es la punta 

de  lanza para  conocer a  este director  que  hace  uso  de  la  pareja  Belucci‐ Cassel  para  contar  una  historia  que  comienza por los créditos finales, en un  caó tico  antro  sadomasoquista:  el  Rectum  sórdido  escenario  a  dónde  el  cocainómano Marcus y  el  enamorado  Pierre  bajan  a  buscar  al  violador  de  Alex:  Le Ténia. A quién en una mortal  equivocación Pierre no asesina, ante el  brazo roto de Marcus y los sodomitas  masturbándose.  Noé  ha  sido acusado  de gratuito en la violencia, sin embargo,  conforme  avanza  el  filme  hacia  el  principio, la música del Allegretto de la  7ª de Beethoven, la atmósfera calmada  y   e l   re s pe to  d e   lo s   cá n o ne s   cinematográficos   demues tran  la  consciencia  de  un  director  que  lo  m ismo  ha ce     una   esc ena   particularmente  fuerte,  bajo  el  metro  de  París  provocando náusea  y  horror.  N o é  re tr at a  l as   m ot iv ac i o ne s   subyacentes a la horrenda realidad que  vivimos, y nos la entrega con sus aristas,  los  diálogos  de  sus  personajes  y  la  capacidad  actoral  por  ejemplo  de  Dupontel o de Mónica Bellucci, invitan  no  sólo  a  ap reciar  a  Noé  y  su  transgresión, sino a aborrecerlo. 19


Resquebrajando el orden establecido:  La Congelada de Uva

Manuel Noctis

“Me gusta la gente que agita a otras personas y los  hacen sentir incómodos”. JIM MORRISON México sigue siendo un país de mochos y doble caras, para muestra sólo un  botón: Rocío Boliver, La Congelada de Uva. Una mujer que se dedica al arte  acción desde hace más de 20 años y quien desde hace esos mismos años ha  venido transgrediendo a la sociedad mexicana que se envuelve aún en sus  recovecos costumbristas y moralinos, una de esas artistas que no se anda  con rodeos, como lo menciona en su texto “En cueros me verás”: No tengo ni  puta idea qué es eso de pudor, recato o inhibición. A mí me requetencanta  estar encuerada y ¡qué coños! Y para coños el mío, que le encanta aparecer  en primer plano a la mínima provocación o sin provocación, pues ni falta que  hace (Generación, 2001). Conocí a La Conge hace unos diez años, cuando realizaba sus performances  junto al colectivo Binaria. Lo primero que supe fue que se trataba de una  performancera que en sus actos aplicaba sexo explícito, masturbaciones y  otras cosas bizarras, cosa que me acogió sobremanera. En ese tiempo ella colaboraba continuamente en la contraculturosa revista  Generación,  editada  por  Carlos Martínez  Rentería,  donde  prácticamente  tuvo su despunte dentro del underground. Su primer texto que leí fue “Aguas  con el Aniceto”, que menciona: No niego que en algunas ocasiones si me lo  han  dejado  ir  por  el  trasero,  pero  me  duele.  Siento  como  un  masacote  adentro y ni me puedo mover. Con la velita, más delgada, es mucho mejor  (Generación, 1996). Se hace llamar La Congelada de Uva por haber realizado un performance que  consistía  en  masturbarse  con  una  congelada  de  sabor  uva.  Al  respecto  Fabián  Giménez  Gatto  comentó:  El  gesto  de  optar  por  dicha  bebida  refrescante en sugerente envase fálico en lugar de una pluma o un pincel y  por su vagina en lugar de una hoja  de papel o  una tela, ha convertido a  Boliver en una de las pornógrafas más interesantes y sugerentes del arte  actual mexicano (Clarimonda, 2008). Comentario que respaldaba el master del teatro, Juan José Gurrola, a quien  le encantaba el trabajo y soltura escénica de La Conge (le encantaba porque  el maestro ahora se encuentra bajo tierra) y a Huberto Batis, quisquilloso  editor del afamado y desaparecido suplemento cultural Sábado, a quien le  20

fascina sobremanera el descaro erótico‐sexual de sus actos.  Una  mujer,  como  menciona  Rubén  Bonet,  despreciada  por  las  mismas  feministas  (informadas  y  pseudoliberadas)  quienes  ven  encarnar  en  la  figura de esta artista y sus acciones lo más odiado del posicionamiento de  roles: la visión de la mujer como objeto puramente sexual (Clarimonda,  2007). En  el  2008,  publicó  un  libro  de  relatos  porno‐eróticos  llamado  Saber  EScoger,  editado por  Ediciones  El  Ermitaño,  del  cual  amablemente  nos  obsequió  un  texto,  “Masturbada  Miada”,  para  publicarlo  en  la  revista  Clarimonda, el cual versa: Puta… ¡Sí, puta madre! ¡Cómo me prende mear a  la hora de andarme chaqueteando! Comienzo mentalmente por negarme  a orinar las pantaletas. (…) Ya bien caliente aprieto la panza y nomás siento  cómo unas  gotitas se deslizan por mi vulva. Libro con el cual realizó un  performance, durante la celebración de los 15 años de Generación en el  Museo José Luis Cuevas, donde Antes de iniciar con la lectura de su cuento  "Más vale plátano en mano que siento bonito", se desnudó de la cintura  para abajo, se sentó sobre una mesa y se introdujo un plátano Tabasco,  enfundado  en  un  condón, en su  vagina. Después de  leer  el  texto,  cuya  trama  gira  en  torno  a  un  plátano,  una  masturbación  y  el  destino  gastronómico  del  comestible  dildo  improvisado,  La  Congelada  retiró  el  plátano de su vagina, lo despojó de su condón y de su cáscara, le dio una  mordida e invitó al público a probarlo.

21


Esta mujer no sólo ha quebrantado el orden establecido en México, lo  mismo ha hecho en otros países, como en el 2007, cuando en la Casa  América de Madrid, España, realizó el performance “La embajadora de  la buena voluntad”. Después de explicarle al público presente que les  llevaba un regalo, algo que ellos habían olvidado hace muchos años,  una cosa que le había hecho mucho daño a nuestro país y a otros, se  posó frente al escritorio, abrió las piernas y de entre su vagina cosida  con hilo a manera de moño, se sacó una figurilla del niño dios que traía  envuelta  en  un  condón.  Ya  con  el  niño  en  manos  les  exhortó,  de  manera  simbólica,  a  que  por  favor  no  anduvieran  dejándolo  en  cualquier parte, ya que podría eso causar muchísimos más daños de  los  que  ya  ha  hecho.  Finalmente  se  los  lanzó  al  cielo,  cayendo  estrepitosamente sobre el piso, rompiéndose la figurilla. Y no sólo eso, también saca de sus casillas tanto a los que se asumen de  derecha,  como  de  la misma izquierda  “progresista”.  Lo  cual quedó  demostrado  en  lo que  fue  su  último  performance (al  momento  de  redactar  este  texticulo).  En  una  mega  marcha  convocada  a  nivel  nacional de acuerdo a los resultados electorales (7 de julio, 2012), La  Congelada convocó al público, basándose en la propuesta del filósofo  Guy Debord sobre el Situacionismo, además de las ideas del activista  ruso Saúl Alinsky en Manual del agitador para una acción directa no  violenta, a manifestarse en las instalaciones de Televisa o el IFE, pero a  manifestarse cagando o meando sobre sus muros, bajo el slogan de:  Así que a cagarnos sobre ellos con la mierda de verdad, a mearse sobre  las  edificaciones  que  construyeron  un  fraude  al  que  hay  que  devolverles  la  mierda en su propio  espejo deforme…  finalmente el  performance se realizó en el Zócalo del DF, donde acompañada de los  también performanceros Allegra Morte y Xno Orgypunk Punk cagaron,  mearon y vomitaron respectivamente‐ sobre una imagen de Enrique  Peña Nieto, lo cual provocó una severa división de opiniones, tanto de  agrado como de repulsión. A  final  de  cuentas,  La  Congelada  se  hace  acreedora  a  un  sentido  triunfalista  en  cada  uno  de  sus  performances,  como  lo  menciona  Rubén  Bonet:  Todos  los  esquemas  y  preceptos  que  rompe  en  el  público, y en todos aquéllos que tienen ideas acerca de lo que debería  hacer una artista “seria” del performance, lo logra a un elevadísimo  costo personal: entrega total, desgaste psíquico, agotamiento físico (a  22

veces  incluso  heridas),  y  las  burlas  e  insultos  por  parte  del  público  inconforme que se siente agredido (quizás esto represente su mayor éxito si  lo midiéramos en términos de provocación).  Criticable,  odioso,  aborrecible  y  denigrante  para  muchos,  artístico  y  estético para otros; con sus acciones, Rocío Boliver no solamente pone en  jaque a una sociedad plagada de moralismos y doble caras, e hipócritas,  sino que además da muestra del enorme grado de intolerancia que aún  circula  por  las  grandes  masas  de  esta  sociedad  que  pretende  revolucionarse.  Una  sociedad  que  se  jacta  de  sus  buenas  y  sosegadas  costumbres, una sociedad pasteurizada en la cual ella prefiere “provocar  repugnancia, odio, rechazo, desconcierto, hartazgo, angustia, hostilidad,  miedo… que seguir fomentando la asepsia mental”.  23


Cheran K’eri

Juchari Uinapikua

Uanárhetani Angámarhikua


Semen 3  

Transgresión

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you