Issuu on Google+

Perforá para coleccionar

En el Programa de Salud varios son los afiliados centenarios, personas con casi o más de un siglo de vida que aún siguen sonriendo y gozando. En agosto, Mes del Adulto Mayor, se presenta otra oportunidad para manifestarles aprecio y cariño, y por ello las páginas de SALUDA están dedicadas a todos ellos.


Editorial

Reconocimiento a los adultos mayores

Sea agosto, el mes del Adulto Mayor, la oportunidad de expresar y reafirmar nuestro compromiso por el bienestar de todos los adultos mayores que hacen parte del Programa de Salud de la Universidad de Antioquia, por todos sus familiares y amigos y por quienes están convencidos de su importancia en la sociedad y, en especial, en la familia. Ese compromiso se manifiesta desde el Programa de Salud con el trabajo continuo por su bienestar físico, mental y espiritual. Por tal motivo, no sólo durante agosto sino durante todo el año contribuimos con actividades que generan calidad de vida entre todos ellos, seguros de que así será cada vez más placentera esa nueva etapa de la vida. Pero ese compromiso no es sólo del Programa de Salud sino de cada uno de los afiliados y de

sus grupos familiares, convencidos de que en todo momento la unidad familiar y el disfrute son pilares para una salud integral, y más cuando de adultos mayores se trata. En esa nueva etapa las actividades recreativas nunca deben parar, lo mismo que las de integración y recreación entre amigos y familiares, siempre en procura de mantener fuertes los lazos afectivos y de hacer un perfecto uso del tiempo libre. Por esta razón las páginas de SALUDA, en esta décima edición, sirven de homenaje a todas esas personas que ahora, con la sabiduría y experiencia de los años, se fortalecen más en su papel de ser cimientos de la familia, en su papel de padres, de abuelos y, lo más importante, de amigos. Una felicitación sincera de parte del Programa de Salud de la Universidad de Antioquia para todos ellos.

¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria? Muchas inquietudes existen sobre la diferencia entre el Programa de Salud y la IPS Universitaria. Ante las dudas encontradas, hechas tangibles en las respuestas de los usuarios publicadas en la actual edición de SALUDA (parte superior de las páginas 3, 4, 5, 6, 7 y 8), vemos que muchos afiliados no tienen clara esta diferencia. Si bien es cierto que ambos son de la U. de A., sus misiones son diferentes. El Programa de Salud -adscrito al Departamento de Seguridad Social de la Universidad- garantiza la administración y la prestación eficiente, oportuna y adecua-

da de los servicios de salud, pensiones y riesgos de los trabajadores del Alma Máter. En otras palabras, es la aseguradora o quien hace las veces de EPS. De otro lado, la IPS Universitaria actúa como una prestadora de servicios de salud, es decir, es la clínica u hospital donde acuden los usuarios de las EPS que contratan sus servicios, entre ellas, el Programa de Salud. En resumen, el Programa de Salud tiene como misión promover y preservar la salud y atender las necesidades de sus afiliados a través de contratos con unas IPS, en este caso la IPS Universitaria.

Nuevo Coordinador del Programa de Salud El Programa de Salud de la Universidad de Antioquia le dio la bienvenida al doctor Gustavo Adolfo Uribe Miller, quien asumió como coordinador, cargo que antes desempeñaba el médico John Jairo Orozco. El doctor Uribe es médico cirujano de la Uni-

versidad de Antioquia y epidemiólogo de la Universidad CES. En el sector público ha sido jefe del Departamento de Contratación de Salud del Seguro Social en Antioquia, gerente del ISS para Antioquia y epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Medellín, entre otros cargos. El periódico y el portal SALUDA le desean al doctor Gustavo Uribe muchos éxitos en sus labores.

¡Recuérdelo: asista siempre a sus citas!

La colaboración y aporte de quienes pertenecen al Programa de Salud de la Universidad de Antioquia, independientemente de su cargo o afiliación, es vital en la prestación de un mejor servicio. Por esta razón es necesario que cada uno de los afiliados recuerde que así como tiene derecho a su atención médica y odontológica, también es su deber asistir a cada cita que solicite. Ese incumplimiento, que de enero a junio de 2006 ascendió a 5.545 citas, ha generado aumento de los tiempos de oportunidad en la atención, pues el lapso de espera de un paciente que no llega bien podría haberse destinado a la atención de otros. Esa cifra, 5.545, corresponde al 18 por ciento del total de citas solicitadas (se asignaron 30.745), lo que quiere decir que de cinco citas, a una no asiste el afiliado. ¡Recuérdelo, asista siempre a sus citas!, y si la tiene asignada y no puede asistir cancélela a tiempo en el teléfono 263 01 71 extensiones 101, 102 y 103 para que otros puedan hacer uso efectivo de ella.

SALUDA Periódico del Programa de Salud de la Universidad de Antioquia Edición: 10 Fecha de circulación: Agosto - septiembre de 2007 Rector Alberto Uribe Correa Vicerrector Administrativo Álvaro Pérez Roldán Jefa del Departamento de Seguridad Social Marta Taborda Hernández Coordinador del Programa de Salud Gustavo Adolfo Uribe Miller Comité Editorial Marta Taborda Hernández Gustavo Adolfo Uribe Miller Juan Carlos Delgado Vélez Edilson Bustamante Ospina Producción Facultad de Comunicaciones Universidad de Antioquia Decano Edison Darío Neira Palacio Coordinación General Edilson Bustamante Ospina Sandra Milena Jiménez Vargas Edición Juan Carlos Luján Sáenz Redacción Eliana Tamayo Mejía Felipe Sosa Vargas Diego Agudelo Gómez Jacobo Franco Ceballos Juan Miguel Villegas Diseño Isabel Cristina Toro Quintero Coordinación Fotográfica y del Portal Web Carolina Londoño M. Impresión La Patria Programa de Salud U. de A. Ciudad Universitaria Bloque 22 Oficina 340 Teléfono 210 62 70 Fax: 210 62 80 Las opiniones de los autores no comprometen a la Universidad de Antioquia. Comentarios: saluda@comunicaciones.udea.edu.co

Circulamos con 5.000 ejemplares Distribución gratuita http://saluda.udea.edu.co

Código Nº 1342 - 4 Gestión de la seguridad social NTC - ISO 9001: 2000


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria?

Peinando canas

La IPS es un programa que tiene seguridad social y el Programa de Salud es cuando lo atienden a uno los médicos. Blanca Margarita Cataño, Departamento de Desarrollo Humano Bienestar Universitario

El Programa de Salud coordina lo que tiene que ver con los programas que aplican a la salud y demás, y la IPS es la que atiende a los usuarios en cuanto a las enfermedades. William Montoya, coordinador Sala de Cómputo - Escuela de Nutrición y Dietética

Más que el final, la jubilación es el comienzo de una mejor vida

‘Tener tiempo es la mayor La palabra jubilación proviene de júbilo, que es sinónimo de alegría, regocijo, alborozo y gozo, por eso es importante que los adultos mayores comprendan esto y disfruten al máximo.

L

a felicidad, decía Aristóteles, es la aspiración suprema de todos los seres humanos, y también el mayor deseo de don Humberto Villegas Gómez, un jubilado de la Universidad de Antioquia que sabe cómo disfrutar esta etapa de su vida. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Pontificia Bolivariana y se especializó en Filosofía del Arte en la Universidad de Antioquia, donde trabajó durante 30 años como profesor de la Facultad de Odontología en el área de humanidades. Fueron años dedicados a la docencia, a la investigación, al estudio, al disfrute, pero sobre todo a luchar por alcanzar sus metas. Por eso, con su jubilación, dice, “se quitó un piano de encima”. Ahora tiene más tiempo para caminar, escuchar música, leer, experimentar, pasear y hasta para montar en metro, actividad que disfruta como si fuera un niño. También disfruta su ‘zona de tolerancia’, es decir, su casa, donde vive con tres de sus cuatro hijos y su esposa: “antes era un sujeto de la Universidad, estaba sujeto a ella, mientras que ahora me tomo el tiempo para hacer lo que me gusta… tener tiempo es la mayor riqueza”.

Regresar a casa

Para don Humberto la jubilación, como su nombre lo indica, es una etapa de júbilo; sin embargo, muchas familias no la asumen así. “Las personas próximas a su jubilación necesitan restablecer una dinámica afectiva, emocional y sentirse ‘parte de’ en el hogar, y para lograrlo hay que comprender que quien se va a jubilar también es parte de la familia y que realmente nunca se ha ido”, señaló Jaime Alonso Mejía Ocampo, psicólogo del Departamento de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfer-

riqueza’

medad de la Universidad de Antioquia. Para restablecer esta dinámica es muy importante acercarse a los hijos y reconocer sus logros, y con la pareja sumar tanto la cantidad como la calidad de tiempo para fortalecer el vínculo afectivo que en algún momento los unió. Así mismo, señaló el especialista, se puede disfrutar de los nuevos roles, como el de ser abuelos, “porque los jubilados deben dimensionarse en este deleite que los articula a un afecto más desprevenido, más para el goce que para la angustia de imponer normas. Esto les permite fortalecer valores como la autoestima, la confianza en sí mismos y sentirse valorados, reconocidos e importantes para otras personas”. De su jubilación, don Humberto dice que fue más duro para su familia aceptarlo que para él mismo, pues desde su profesión siempre se preparó para esta etapa y para disfrutar las cosas pequeñas. “Yo trabajé para vivir”, afirma, y ahora lo hace sin preocuparse por horarios ni obligaciones laborales. Y eso sí, con toda la disposición para disfrutar de su primera nieta: “Lo que siento por Violeta no tiene nombre”, dice al hablar de esta bebé que llenó de alegría su hogar y a quien dice ‘superhipermega- consentirá’.

Seres valiosos

La familia tiene que reconocer el momento histórico que vive el adulto mayor que se jubila y que llega a estar más tiempo en la casa. Por eso tiene que haber un alto nivel de comprensión, de tolerancia, de reconocimiento y de valoración de todo lo que le ha brindado al grupo familiar.

Ya no hay afanes. Don Humberto ahora le dedica la mayor parte de su tiempo a disfrutar con su nieta, Violeta.

De otra parte, los adultos mayores son las personas que más pueden aportar en nuestra cultura, en nuestra sociedad, porque son seres con todo un recorrido y una historia que hay que aprovechar en espacios sociales o institucionales como voluntariados o comités. “Un adulto mayor es un ser muy valioso que tiene toda una historia de vida que es necesario transmitir a los hijos y a los nietos, porque quienes llegan a ser adultos mayores tienen una gran sabiduría”, concluyó el psicólogo.

Plazo para certificado de estudio

La U y sus áreas protegidas

Los afiliados al Programa de Salud de la Universidad de Antioquia deben recordar que hasta el 30 de agosto tienen plazo para presentar el certificado de estudio del segundo semestre de 2007, en original y copia, de los hijos entre los 18 y 25 años. Este documento se entrega en las instalaciones del Departamento de Seguridad Social, Bloque 22, piso 3. Sólo se recibirán certificados de estudios que indiquen el programa adscrito, el periodo de estudio y la intensidad horaria, que debe ser mínimo de 20 horas semanales. Los certificados de instituciones en el exterior deben presentarse debidamente autenticados por cónsul o agente diplomático, o en su defecto contar con el trámite de apostillaje. Cabe anotar que los estudiantes de la Universidad de Antioquia no requieren presentar el certificado.

Las urgencias no dan espera, por esa razón la Universidad de Antioquia ha definido una serie de áreas protegidas, en las cuales se podrá disponer de los servicios de Coomeva Emergencia Médica (CEM). En caso de que ocurra alguna eventualidad que ponga en riesgo la salud del personal universitario o de los visitantes que se encuentren en dichas áreas, CEM prestará sus servicios de atención prehospitalaria de emergencias, urgencias y transporte primario. En el momento del episodio se debe acudir inicialmente al Grupo de Primeros Auxilios asignado para cada Bloque. De no contar con un miembro de ese Grupo, cualquier persona puede solicitar el apoyo de CEM marcando el *123 desde un fijo de la Ciudad Universitaria o el 210 52 21 del Departamento de Vigilancia. * Tenga en cuenta que en el primer piso del Bloque 22, sede de la IPS Universitaria, sólo se atiende consulta externa y procedimientos ambulatorios derivados de la misma. No es un servicio habilitado para la atención de urgencias.


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria? Al Programa le corresponde lo de la seguridad social, donde las empresas están obligadas a afiliar a sus empleados, y la IPS es la entidad que tiene la Universidad para prestar los servicios de salud. Ángela María Carmona, secretaria de Dirección de la Esc. de Nutrición y Dietética

No sabía que eran diferentes, pero si es así, me imagino que el Programa hace parte de todo lo que maneja la IPS en salud. Alba Lucía Acevedo Calle, secretaria del Dpto. de formación académica de la Esc. de Nutrición y Dietética

Vos y la voz de tu familia

Estos dos tocayos rondan el siglo de vida y siguen disfrutando con su familia

Cien años Don Luis María González tiene el privilegio de vivir rodeado de su familia a sus 96 años. Ligia (izq.), vive a una cuadra de su casa, junto a sus dos hijos y su nieta; y Beatriz es su ángel de la guarda permanente.

nzález María Goos Don Luis eja s r pasar los añ ” como poca

Conoce el arte de “d alegría de su vida de n co bla ha , 96 s su A s. na perso “poner el retrovisor” al y , ilia m fa su de y or es prof sólo expresa satisfacción.

C

uando Luis María González habla de sus 96 años de vida lo hace sin nostalgia. Sentado con expresión serena en la sala de su casa, revive su paso por la Universidad de Antioquia y la Universidad de Medellín como quien habla de

buenos amigos que aún siguen presentes. Este profesor de las áreas de Ciencias e Historia, que laboró largo tiempo en el Liceo Antioqueño, se jubiló del Alma Máter en la década del setenta, y desde entonces se ha dedicado “a hacer pereza y a descansar”, como dice

de compañía medio exagerando, pues antes de “dedicarse a ser ciudadano”, le trabajó un tiempo a una finquita. Aunque se podría pensar que sus vínculos con la Universidad ya quedaron atrás, lo cierto es que siempre lleva una “U” en el corazón. “¿Cariño por la Universidad?” –repite la pregunta- “Todo. Si fue la que me formó” –responde con voz suave-. “Yo ahí estudiaba y enseñaba. Y tenía buena fama”, remata, apartando la modestia, muy seguro de su pasión para enseñar historia antigua, y de su admiración por Grecia. Su hija Beatriz -con quien convive, y se encarga de asistirlo- agrega que fue un profesor sumamente entretenido. Ligia, la mayor, coincide con ella: “en plena clase hacía una pausa, contaba algo gracioso, dejaba que los alumnos se distrajeran un momento, y luego decía ‘¡bueno, listo, ya!’, y seguía adelante”, testimonia. Hasta hace dos años, cuando un resbalón le causó una lesión en la cadera que lo ha obligado a permanecer en casa, no perdía ocasión para visitar la Ciudad Universitaria. Además, supo convertir el cobro de su pensión en un alegre ritual, y acompañado por Beatriz recorría corredores y oficinas averiguando por sus asuntos y por la buena marcha de los de sus compañeros de jubilación. Tanto así, que su figura es reconocida entre los pensionados, para los que fue un interlocutor de carácter ante varias generaciones de directivas universitarias. “A mí me fue muy bien en todas partes. Y no tengo más amores porque no me caben más”, dice con una leve sonrisa.

La alegría del “abuelito viejito”

Don Luis María nació el 6 de febrero de 1911. Con casi un siglo de

existencia le ha sobrevivido a sus tres hermanos de padre y madre, y es el mayor entre sus numerosos hermanos. Su hija menor, Beatriz, ya llegó a los 50 años; Ligia sobrepasa los 60; y sus dos nietos rondan los 40. Su única bisnieta, de 5 años, dice que tiene varios abuelos, y un “abuelito viejito”, o sea Luis María. “Esa es una monita muy seria y muy viva” -dice- “Habla mucha paja. Se entretiene, y lo entretiene a uno”. La esposa de don Luis murió en 1996. Y aunque fue un golpe duro, lo ha sabido afrontar con una enorme sabiduría: “me ha hecho falta” –reconoce- “Pero qué se hace. Ha pasado el tiempo, y la vida como que no nos aporrea tanto. Me quedan las hijas, me acompañan muy bien, y no nos falta nada.” Sobre cuánto más quisiera vivir, dice tajante que “hasta la hora que sea”. Afirma que los años hay que “dejarlos pasar”. Don Luis sólo tiene las mejores palabras para la atención que ha recibido del Programa de Salud. Ha mantenido un buen control de su diabetes, y se siente satisfecho con el tratamiento que le hicieron a su fractura de hace un par de años. Desde entonces, un médico y una enfermera del Programa de Salud lo visitan en su casa cada mes y medio. “La EPS de la Universidad es maravillosa. ¡Y los médicos lo atienden a uno con un cariño!”, dice Beatriz, beneficiaria suya. A pesar de que Don Luis usa audífonos recetados, logra mantener la conversación. Y es todo un privilegio para sus interlocutores presenciar la sabiduría de casi un siglo en una hora de palabras.


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria? La IPS está para atender las enfermedades y las Yo me imagino que el Programa de Salud hacía consultas que uno tenga, pero el Programa de Salud parte de IPS Universitaria, y en la IPS es donde no sé… pueden ser como programas preventivos. uno realiza sus consultas médicas con los Shirley Andrea Bustamante Castaño, especialistas que requiere. asistente de la Dirección del Instituto Miryam Muñetón Jiménez, secretaria 3 de la de Educación Física Dirección del Instituto de Educación Física

Doralba (izquierda) y Nelly con su papá, don Luis Alfonso, quien a sus más de 100 años de edad mantiene intacto el gozo de disfrutar de y con su familia.

rozco Don Luis AlfañoosndesoedO ad y, gracias

Tiene más de cien , sigue a una vida tranquila en familia si tuviera gozando y disfrutando como muchos años menos.

Gracias a Dios, sin saber leer ni escribir, soy jubilado de la Universidad de Antioquia”, dice con energía don Luis Alfonso Orozco Osorio, quien laboró por 22 años con el Alma Máter y el 25 de agosto celebró su cumpleaños 101, ¡sí, 101 años! Recuerda toda su vida en un cómodo sillón, con dos de sus hijas a su alrededor. Tiene una mente lúcida, demasiado lúcida, recuerda cada momento, cada lugar y no necesita de ayuda alguna para las fechas y nombres de personas. Don Luis Alfonso trabajó 22 años con la Universidad de Antioquia. Nació en Sonsón, laboraba en el campo y en 1955 llegó con su familia a Medellín, y vivió desde entonces en los barrios La Milagrosa y Buenos Aires. En la década de los 60’s lo llamaron a trabajar en la construcción de la Ciudad Universitaria y no lo dudó. Empezó así a cargar agua, arena, cemento… desde los primeros hasta los cuartos pisos de los bloques de la Universidad. En especial recuerda los bloques 1, 2, 3 y 4. Después se desempeñó como vigilante y en oficios varios como cuidar jardines, hasta que le llegó el momento de su jubilación, hace ya varias décadas. “En la Universidad todo mundo me que-

ría, los doctores, los compañeros… todos, y yo también quiero mucho la Universidad, mucho que la quiero”, dice y los ojos se cargan de lágrimas. Su hija Nelly, recién llegada de Miami y con la intención de radicarse de nuevo en Medellín, menciona que así es siempre él, “cuando le mencionan la Universidad se pone a llorar de la alegría y de la nostalgia”.

Con su familia

Hace alrededor de medio año, don Luis Alfonso vive en la Corporación Social Nuevos Horizontes. Aunque muy cercano a todos sus familiares, no ha aceptado la invitación a vivir en casa de alguna de sus hijas, y todo por su extrema independencia. “Él hace todo solo, se baña, se afeita, habla por teléfono, no le gusta que le den la mano para caminar ni en la calle”, menciona Doralba, otra de sus hijas y la más cercana toda vez que casi siempre lo acompaña. La familia gira alrededor de él. De diferentes ciudades de Colombia y Estados Unidos lo llaman sus muchos descendientes (10 hijos -6 de ellos vivos-, 19 nietos, 27 bisnietos y 4 tataranietos), le mandan regalos, le piden consejos e incluso lo han llevado tres veces a Norteamérica, “pero no me amaño mucho, me aburro y me vuelvo lige-

ro”, cuenta entre risas. La primera vez viajó en 1990, poco después de la muerte de su esposa. Le sobreviven también una hermana y un hermano: Rosa Amelia, que a sus 97 años hace croché sin usar anteojos, y Francisco (Quico, como le llama), de 83 años y quien tuvo 12 hijos. De todos sus familiares dice don Luis Alfonso que “con todos la voy muy bien, con mis nietos, bisnietos… me hacen mucha falta cuando llevo tiempo sin verlos”. Y de él dicen sus hijas que siempre ha sido excelente papá y fue un excelente hijo. “Nunca peleaba con mi mamá ni llegaba borracho, no fue parrandero ni mujeriego”, cuenta Nelly, y añade que su único vicio, casi toda la vida, fue fumar pero lo dejó para ayudarle a su buena salud.

Buenos recuerdos

Don Luis Alfonso revuelca recuerdos y siempre sobresalen dos, los de sus dos familias: la de sangre y la de la Universidad de Antioquia. Aunque ya ninguno de sus contemporáneos labora en el Alma Máter, él sabe que es parte de ella. Hace poco estuvo de visita y no se cansó de saludar. Y con unas lágrimas en sus ojos asegura que “cuando paso por la Universidad digo: ‘ésta es mi casa’”.


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria? El Programa de Salud promociona la salud y los hábitos saludables a través del periódico y de otros medios, mientras que la IPS brinda servicios médicos y odontológicos. Rafael Aguilar, profesor del Instituto de Educación Física

Los problemas cotidianos y la depresión, pasajeros indeseados

Maneje el A la hora de manejar, la serenidad es la mejor amiga del conductor. Costumbres relajantes como escuchar música o conversar con los acompañantes pueden contribuir a evitar accidentes de tránsito.

R

Buen Pálpito

ecientemente, una encuesta aplicada a conductores de Colombia determinó las distracciones que más influyen para que se presenten accidentes de tránsito. Hablar por celular, cambiar de emisora, fumar y maquillarse ocuparon los primeros lugares. Esta información motivó a realizar campañas importantes que llevaron a una reflexión acerca de los modos adecuados de conducir. Sin embargo, existen otros factores de riesgo que deben tomarse en cuenta, pues también cargan con la responsabilidad de muchas de las colisiones que a diario suceden en las vías de una ciudad. El estrés y la depresión son algunos de los trastornos psíquicos que afectan cada vez más a la población, convirtiéndose en los pasajeros más indeseados de los conductores de automóviles o motos. Para conducir hay que tener un alto nivel de concentración, de ello depende la capacidad de reacción en los momentos imprevistos. Si la persona padece depresión, por ejemplo, síntomas como pérdida de apetito, ansiedad, retardo psicomotriz, sensación de tristeza, entre otros, disminuyen en una medida importante su atención y, por lo tanto, se aumenta el riesgo de un accidente. El estrés es otro de los pasajeros indeseados en cualquier viaje. Si bien los niveles de estrés que experimentan los conductores agudizan su capacidad de reacción, también acentúan su agresividad. Un conductor estresado es impaciente, irritable, competitivo, amigo de pitar y propenso a irrespetar las normas de tránsito si ello implica librarse de un trancón o llegar más rápido a su destino.

Las causas del estrés sin control en los conductores no sólo tienen que ver con un ritmo de vida agitado o responsabilidades laborales exigentes. Factores como la contaminación, el ruido, conducir en horas pico o a través de sectores que se encuentren en construcción, aumentan el nivel de tensión y por ello son útiles algunas recomendaciones para que la tranquilidad sea la única pasajera. El ambiente interno en el automóvil debe ser el más propicio: limpio, ventilado y con aromas agradables. Asimismo, escuchar música suave a un volumen moderado es una buena estrategia para combatir el estrés y si a esta le suma sostener una conversación amena con los acompañantes, usted podrá manejar con la calma que lo hará llegar seguro al trabajo o el hogar.

El autocuidado empieza en usted

Lo que dicte el corazón El corazón no lo aguanta todo. Por eso, SALUDA invita a todos los gomosos del deporte a que confiesen “con una mano en el pecho” qué indica su corazón.

U

Toda actividad física debe ir acompañada por unas precauciones básicas: agua para mantenerse hidratado, ropa fresca preferiblemente de algodón, medias y calzado deportivo cómodo.

estrés

Ilustración: Johnny Sánchez

Sanamente

Yo pensaba que eran lo mismo, y en este momento se me ocurre que el Programa de Salud es un programa de Bienestar Universitario, pero no sabría decir con seguridad. Luis Fernando Acevedo Ruiz, coordinador de la biblioteca del Instituto de Educación Física

na de las mejores técnicas para saber qué tanto ejercicio podemos hacer sin forzar nuestra capacidad cardíaca, es hacer precisamente “lo que dicte el corazón”, como lo explica el doctor José Ricardo Duque, especialista en medicina deportiva que ha trabajado con programas de riesgos cardiovasculares, entre ellos el de la IPS Universitaria. Más que sugerir la adquisición de costosos equipos para la medición del pulso -como relojes especiales- el doctor Duque recomienda enfocarse en lo que se conoce como la “percepción del esfuerzo”. Ésta consiste en prestarle aten-

ción a las señales que nos da el cuerpo cuando realizamos ejercicios aeróbicos como caminar, trotar, bailar o practicar deportes dinámicos. El objetivo es que a la hora de realizar este tipo de actividades podamos mantenernos dentro de las llamadas “zonas de trabajo”, es decir, rangos de pulsaciones cardiacas lo suficientemente intensas como para producir efectos positivos en nuestra salud. El doctor recuerda que a la hora del ejercicio es más importante el tiempo que la intensidad, y por eso es mejor realizar 60 minutos de ejercicio moderado varias veces a la semana que 20 minutos de ejercicio intenso en igual número de días. Y si se trata de una actividad deportiva tan sencilla como caminar, da un último consejo para que su cuerpo se llene de salud: “camine como de afán, como si fuera a llegar tarde al trabajo”. Así lo dice el doctor Duque, que a eso de aconsejar también le pone corazón.


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria?

Truquitos pa´ la salud

Sí son diferentes pero tienen mucha relación. La IPS es una entidad que presta los servicios y la otra, el Programa, cumple la función de la EPS que presta el Plan Obligatorio de Salud. Julio Echeverri Gómez, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias

Sé que tienen mucha relación y que tenían algunas investigaciones y trabajos en común, pero no conozco realmente hasta dónde llega el uno y dónde empieza el otro. Gildardo Alzate, médico veterinario, profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias

La buena planeación es siempre fundamental

Las reuniones deben ser productivas El mundo laboral requiere de encuentros para planear las acciones que se deben realizar, pero ese tiempo debe ser bien aprovechado.

Buen provecho

E

Ilustración: Johnny Sánchez

- Toda reunión debe tener un líder o moderador, que presente el orden a seguir, y un secretario que tome nota y realice un acta que deberá ser entregada a todos los integrantes antes de la próxima reunión. - Las reuniones no deben ser demasiado largas. Se estima un máximo de duración de 90 minutos, después de este tiempo la gente se siente cansada y comienza a perder s común que al consu capacidad de atención y concentración. cluir una reunión de Si se requiere alargarla, es preferible hacer trabajo se escuchen un receso o una pausa activa y reiniciar. frases como “¡tanto tiempo - Es importante la planeación, conreunidos para nada!”, “se hatar con ayudas tecnológicas que agibló mucho y no llegamos a un licen la reunión, llevar el material neacuerdo” y otras que denigran cesario, darle un tiempo límite a cada de la importancia de las reintervención y no revolver los temas. uniones porque si no son pro- Cada tema debe cerrarse con ductivas las personas asumen actitudes Con un buen moderador y objetivos claros, de seguro se evitará malestar y pérdida los compromisos y tareas acordade tiempo en las reuniones. negativas que empeoran la situación. dos por el grupo y así sucesivamente. Así lo dice María Cristina Villamizar - A veces se habla mucho pero no se llega Restrepo, trabajadora Social de la ARP Insti- bajadora social Cristina Villamizar cuana nada. El moderador debe llevar al grupo a la distuto de Seguro Social, y quien además dicta do se procuran reuniones productivas son: cusión y no estancarse en diálogos improductivos. - Los integrantes deben conocer el objetivo de conferencias sobre autoestima, estrés, trabajo Después de la reunión, las decisiones toen equipo, comunicación asertiva, entre otras. la reunión. Deben tener clara la respuesta a la premadas deben llevarse a la acción, de lo con“Actitudes como llegar tarde, salir an- gunta ‘¿qué estamos haciendo aquí?’. Si se tiene trario se repetirán los mismos temas en la claro el objetivo, la planeación y preparación es tes de tiempo, hablar por celular, entrar y próxima reunión y eso generará malestar. fácil y hay motivación por parte de los integrantes. salir generando distracción, no llevar las ta- Se recomienda aplicar técnicas sobre comu- La citación debe hacerse con suficiente reas pactadas o el material necesario e innicación asertiva como saber escuchar, respetar cluso en el peor de los casos no asistir son tiempo e incluir la motivación a asistir y relas diferencias de opinión y expresar lo que se muestras de que algo no marcha bien”. cordar las tareas pendientes, incluso aunque piensa y se siente sin atropellar a los demás. Algunas recomendaciones de la tra- haya una previa programación o agenda anual.

Después de los 30 años se debe comer menos

Sume años y reste peso Una sana alimentación y una actividad física constante retardan varios efectos negativos del proceso de envejecimiento.

Dicen que la vida comienza a los 30 años y a lo mejor, quienes lo afirman, no están equivocados. Al llegar a la adultez hay que empezar a consentir más el cuerpo, especialmente alimentándolo bien. Ana Carolina Orozco, nutricionista de la IPS Universitaria, aconseja sobre el modo de llevar una vida sana y sin dietas estrictas. “A medida que se envejece hay menor consumo calórico y deben disminuirse las porciones de comida, para no tener más adelante problemas de obesidad”. Después de los 30 los huesos dejan de ganar densidad, por esto es importante el consu-

mo de calcio, fibra, vitaminas y proteínas. Elegir una dieta adecuada desde la juventud puede evitar enfermedades cardiovasculares, obesidad, hipertensión, colesterol alto, entre otros. “Los lácteos son preferibles bajos en grasa para un menor aporte de calorías, es bueno aumentar el consumo de carnes blancas como pollo o pescado, y una buena alimentación debe ir acompañada de una constante actividad física”, anota Ana Carolina Orozco y recomienda que los mayores de 50 años disminuyan el consumo de sodio, presente en la sal, embutidos, enlatados o frituras, para prevenir la presión arterial alta. Se debe consumir al menos tres frutas enteras al día, preferiblemente con cáscara por el aporte de fibra, indispensable para evitar el estreñimiento y controlar el colesterol. Además, los antioxidantes presentes en frutas y verduras están asociados con la prevención de algunos tipos de cáncer.

Una dieta balanceada, fácil de seguir, es ideal para evitar la obesidad.


¿Diferencia el Programa de Salud de la IPS Universitaria? La IPS es la encargada de la parte diagnóstica, clínica y de prestar el servicio de atención médica, mientras que el Programa de Salud es muy amplio y cubre otros aspectos como la prevención. Marta Cecilia Galeano Flórez, jefe de Biblioteca - Ciudadela Robledo

Ahí tenés los tenis

Una historia de disciplina y pasión

Desafió el mar y el El mediodía es el momento que más ama Alba Nury para practicar deporte. El Sol, dice ella, es su mejor aliado.

Alba Nury Londoño ha nadado entre caballitos de mar. Es libre y amante del entrenamiento bajo el Sol. Su edad es un enigma: prefiere no revelarla porque igual nadie le ha creído. Total, el deporte ha hecho que en su cuerpo el tiempo se detenga.

C

uando Nury ingresó a la Universidad de Antioquia, hace ya 32 años, su principal motivación era nadar. Fue entonces cuando se convirtió en una de las fundadoras y primeras integrantes del

Expouniversidad

La IPS Universitaria es el centro de atención al que nosotros vamos y consultamos, y el Programa de Salud es el que nos ofrece diferentes actividades, como la vacunación, la odontología, entre otros. Claudia Patricia Rojas Puerta, secretaria de la Escuela de Producción Agropecuaria

tiempo

Club de Buceo del Alma Máter. Conoció las profundidades de Bahía Solano y de Isla Fuerte, y se zambulló entre corales, meros y mantarrayas. “El buceo es una cosa que uno no alcanza a descifrar, para mí fue una experiencia maravillosa el descubrimiento del agua. De niña admiraba mucho al investigador Jacques Cousteau; si volviera a nacer me gustaría reencarnar en él”, afirma la secretaria de la Dirección de Bienestar Universitario. Alba Nury ha practicado los tenis, el de mesa y el de campo. Hace 27 años forma parte del Programa para la Salud Psicofísica, Prosa, y cada mediodía, sin falta alguna, disfruta del deporte bajo el Sol. “Yo no sé si es porque mi signo es Leo y que mi planeta regente es el Sol, pero rindo más cuando hay sol. Y es que cambia mi fisonomía, mi actitud, cuando hay verano… me revitalizo”. Para ella el deporte es vida, alegría, vitalidad, energía. La conservación de su cuerpo, la flexibilidad y el oxigenamiento de su organismo son también herencias del entrenamiento. “Siempre me dicen que me estoy poniendo años de más. Realmente he vivido tan rico mi vida, ¡la he disfrutado tanto en el aspecto amoroso y laboral! Yo cuando digo que tengo 32 años de trabajar en la U, ahí mismo hacen cuentas… ‘no puede ser, ¿vos tenés todo eso?’… sí, todo eso, pero es nada para lo rico que he vivido”. “Me gustaría hacer un llamado, una invitación a toda la gente de la Universidad, que se den esa oportunidad de venir a practicar en Prosa algún día. Yo sé que es incómodo adquirir el hábito, pero hay cantidad de horarios, en la mañana, al mediodía y en la tarde. Que vengan y disfruten con este grupo humano tan especial. Nos reímos, hacemos deporte, conversamos, nos desatrasamos de chismes. Hay para los que quieran empezar, para los fuertes y trotones. Verán lo maravilloso que es oxigenarse después de una jornada de trabajo. Dense la oportunidad, me gustaría mucho”. Éste es el mensaje de Alba Nury, la misma que conquistó los océanos y desafío gracias al deporte el paso del tiempo en su cuerpo.

Con intenciones más allá de una Feria

Una gran labor social Expouniversidad, aparte de las enseñanzas que se impartirán en octubre, cuenta con un Simposio y con un Proyecto especial con los comerciantes aledaños a la Universidad de Antioquia.

“Expouniversidad 2007 – Cambio climático. Ciencia y conciencia”, que se celebrará entre el 8 y el 15 de octubre en la Ciudad Universitaria y alrededores como el Parque de los Deseos, será la oportunidad de promover la reflexión acerca de problemas importantes por su impacto sobre el ser humano, el planeta y su destino. En ella se conocerán 80 proyectos que buscan un desarrollo del conocimiento, la divulgación y multiplicación de los resultados investigativos. Pero aparte de ello, Expouniversidad ofrece dos actividades de gran proyección y para públicos más específicos. El primero es el Simposio Académico, el 10 y 11 de octubre en el renovado Teatro Universitario Camilo Torres. Es ofrecido a grupos de investigación de cualquier centro educativo, no tiene ningún costo y la misma Uni-

versidad ha extendido las invitaciones a los grupos de investigación de la ciudad. La otra actividad es el “Proyecto de educación ciudadana, educación ambiental y mejoramiento del entorno social y laboral para la zona del nuevo norte de la ciudad de Medellín”. Como lo confirma la directora ejecutiva de Expouniversidad, la doctora Lavive Rebage de Álvarez, “es una actividad que hemos asumido como una respuesta social de la Universidad dentro del tema de Expouniversidad, queremos mejorar la relación con los vecinos y todo se enmarca en el programa y política de ‘El buen vecino’”. El proyecto, que se inició en julio y con esta prueba piloto que concluirá en octubre, trata temas generales con los comerciantes de esta zona como manejo de residuos, contaminación, emprendimiento y cultura ciudadana, y ofrece talleres específicos como manejo de residuos tóxicos entre muchos otros.

“Se hace seguimiento en las diferentes etapas, es un proyecto social muy lindo, en el que los comerciantes verán las ventajas de estar tan cerca de una institución de tanto reconocimiento, además les mejorará la calidad desde la parte ambiental”, concluye la doctora Rebage. Informes en la oficina de Expouniversidad, Bloque 22 oficina 205 de la Ciudad Universitaria; teléfonos 210 61 00 y 210 61 02; correo electrónico expouniversidad@udea.edu.co.


Revista Saluda no.10