Page 1

1

Año 6 – Número 36 – Medellín, septiembre de 2012 – Visita: saluda.udea.edu.co


Programa de Salud Universidad de Antioquia

Saluda No. 36–julio de 2012 ISSN 2145–843X Rector Alberto Uribe Correa Vicerrector Administrativo Rubén Alberto Agudelo García Jefa del Departamento de Seguridad Social Marta Taborda Hernández Coordinadora del Programa de Salud María Piedad Rivera Parra Coordinadora del Programa de Riesgos Ocupacionales Margarita Rosa Castro González Coordinación En Familia - APS Patricia Molano Builes Camilo Muñoz Cardona Producción Centro de Investigaciones y Extensión Facultad de Comunicaciones Universidad de Antioquia Editores y periodistas Vera Constanza Agudelo Estrada Juan Diego Restrepo Toro Diseño y diagramación Carolina Salazar Londoño Caricatura Max y Mo Johnny Sánchez Prisco Fotografía Diego González Torres Impresión La Patria Programa de Salud Ciudad Universitaria, Bloque 22 Primer piso, contiguo a la Farmacia Afiliaciones: 219 8410 Plan complementario: 219 8414 Las opiniones de los autores no comprometen a la U. de A. Circulamos con 5.000 ejemplares Distribución gratuita

Somos el equipo de Saluda - Programa de Salud de la Universidad de Antioquia y esta es nuestra nueva imagen.

Contenido

3 Participación: la salud está en sus manos

4 CTC, una alternativa para lo que no cobija el POS 5 El amor es clave en la vida de Claudia 6 Romper las costumbres y educar con argumentos 8 Participación ciudadana 9 Participación en Salud, asunto de todos 12 Participación social o inclusión democrática 13 Participación en tono familiar 14 En busca de la equidad Interacción Especial 16 ¿Dónde está nuestra conciencia colectiva? 18 Portafolio de ciudad 20 Más Participación en los Comités de Emergencia 22 La fuerza del apoyo mutuo 24 Max y Mo Seguro 26 Con tu participación, la salud avanza


Editorial

Participación: la salud está en sus manos “Las comunidades transforman sus condiciones de vida cuando adquieren a través de los procesos participativos la capacidad de definir sus problemas, necesidades y soluciones a ellos”. Helena Restrepo. Patricia Molano Builes, Coordinadora General En Familia - APS

L

a Atención Primaria en Salud (APS) concibe la participación comunitaria como un principio fundamental y una estrategia ineludible para elevar el nivel de salud de toda la población. Es por medio de su implementación que se logra fortalecer la capacidad que tienen las personas para transformar aspectos desfavorables en su situación de salud. Por esta razón, Saluda - Programa de Salud y su estrategia En Familia - APS, se comprometen con la participación entendiéndola como un proceso que implica la presencia activa de las familias para tomar decisiones, administrar sus recursos y tener un mayor control sobre las situaciones que afectan sus vidas. Para promover la participación contamos con diferentes estrategias que buscan la toma de decisiones y la autogestión para la resolución de las necesidades en salud: • Suministro de información suficiente y oportuna en temas como derechos y deberes en salud, mecanismos de participación, oferta de servicios y conocimientos generales sobre el sistema de salud. • Consulta sistemática sobre la percepción de las familias frente a la estrategia. • Recepción de quejas, inquietudes y sugerencias para el mejoramiento. • Desarrollo de diagnósticos participativos para construir nuestra oferta, basados en las necesidades, problemas e intereses en salud de las familias.

• Construcción de escenarios de interacción social, educación y esparcimiento, como son los grupos de apoyo de la etapa de redes. Estas redes de apoyo trabajan ejes temáticos como arte y lúdica para la salud, estilos de vida saludable, orientación familiar, cuidados de la salud y entornos saludables; con el objetivo de facilitar un escenario de encuentro donde las familias puedan adquirir conocimientos y desarrollar habilidades, motivando en ellas una actitud más favorable para la incorporación de prácticas saludables a su cotidianidad. Tener familias informadas que participen activamente en la toma de decisiones sobre aspectos que afectan su proceso de salud, es nuestra meta. Para conseguirla fomentamos el desarrollo de valores como la solidaridad, el respeto, la libertad y la autonomía. Propiciamos la adquisición de conocimientos relacionados con el cuidado propio, del otro y de su entorno, el fortalecimiento de los vínculos y el desarrollo de habilidades sociales como la comunicación asertiva, el respeto, el trabajo en equipo y la solución de conflictos. Ese es nuestro objetivo, pero necesitamos del compromiso de cada uno de ustedes para mejorar su nivel de salud. Los invitamos a ser protagonistas y parte activa de este sueño colectivo.

3


CTC, una alternativa

para lo que no cobija el POS El Comité Técnico Científico atiende las reclamaciones que presentan los afiliados y beneficiarios de Saluda – Programa de Salud, en relación con los hechos que afecten la adecuada prestación de los servicios de salud.

¿Quiénes lo Integran? El CTC de Saluda – Programa de Salud de la Universidad de Antioquia está integrado por: Jesualdo Fuentes González: médico y farmacólogo, profesor titular del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. En el comité representa a Saluda - Programa de Salud. Gabriel Álvaro Posada Díaz: pediatra puericultor, hematólogo infantil y profesor jubilado del Departamento de Pediatría y Puericultura de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. En el comité representa a los afiliados. Marta Lucía Vásquez Piedrahita: médica egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. En el comité oficia como suplente del médico Gabriel Álvaro Posada Díaz. Luis Fernando Osorio Hoyos: médico auditor de Saluda - Programa de Salud de la Universidad de Antioquia. Oficia como secretario del Comité Técnico Científico.

4

“El Comité Técnico Científico es el mecanismo mediante el cual el usuario accede a procedimientos y medicamentos que se encuentran por fuera del Plan Obligatorio de Salud -POS”, explica Luis Fernando Osorio Hoyos, médico auditor de Saluda - Programa de Salud. Para que el usuario pueda acceder a dichos medicamentos o procedimientos, el médico tratante diligencia un formulario especial que luego evalúa el Comité Técnico Científico, instancia que por ley debe estar en todas las EPS. Allí se aprueba, niega o se solicita al médico que amplíe la justificación por la que hizo determinada prescripción. Antes que el precio de un medicamento o procedimiento, el CTC analiza los criterios del médico para hacer la prescripción. El Comité se reúne dos veces por semana. Entre los criterios que se tienen en cuenta durante el análisis, está que los medicamentos sean autorizados por el Invima, que estén en denominación común internacional, que se agoten primero los que comprende el POS y que exista un riesgo inminente para la vida de la persona que obligue su prescripción. Solo en casos de urgencia vital, éste no media a la hora de prescribirse un medicamento o procedimiento. En el Comité Técnico Científico debe haber representantes de las empresas aseguradoras, de las IPS y de los afiliados y, por lo menos uno de los representantes de las EPS, debe ser médico y tener experiencia en el sector salud. Ninguno puede tener conflicto de intereses con laboratorios o empresas dedicadas a la fabricación y comercialización de medicamentos. Es preciso aclarar que la Universidad de Antioquia no recobra ningún medicamento ante el Fosyga.


EL AMOR

es clave en la vida

de Claudia

Fue ella quien inculcó en Claudia el amor por las mascotas. Desde entonces, “perrito que vemos en la calle, perrito que recogemos y le buscamos un hogar”, dice. Por cuenta de ese sentimiento hoy conviven con tres perras -Luna, Negra y Niña-, una gata -Arena- y 50 peces, de cuyo bienestar todos se encargan en el hogar.

Saluda

A

Salió del Seguro Social en 2007, luego trabajó en el Hospital La María, de Itagüí, y no pensó dos veces en renunciar para asumir el nuevo cargo en el que ya suma tres años.

La alegría y el carisma, pero sobre todo el amor, son la base de la vida de esta empleada de Saluda - Programa de Salud.

mor es la palabra que mejor define a Claudia María Tamayo, quien desde hace tres años se desempeña como secretaria del área de referencia y contrarreferencia de Saluda - Programa de Salud, a donde llegó después de 19 años de labores en el Instituto de Seguros Sociales.

Nació, creció y aún vive en el barrio Boston de Medellín. Esta madre de dos hijos, tras 23 años de matrimonio con Carlos Mario Giraldo sigue “feliz y enamorada”. Mateo, su hijo menor, tiene 18 años, es un apasionado por la tabla y estudia Ingeniería Forestal en la Universidad Nacional. Y Sara, de 21 años, cursa quinto semestre de Medicina Veterinaria en la Universidad de Antioquia, carrera que escogió por su amor a los animales.

Claudia es quien aporta la alegría en la oficina, la de la risa estridente, la de la actitud amable. Esa personalidad afectiva, extrovertida y amorosa viene de su hogar. Es una enamorada de su trabajo, que consiste “en recibir órdenes de medicamentos no POS de los pacientes, que luego son llevados al Comité Técnico Científico”. El amor seguirá siendo clave para Claudia, quien dice que “si vos hacés las cosas con amor todos los días te van a resultar bien”. Sobre esa base espera realizar sus sueños, que no son muy ambiciosos: sacar adelante a sus hijos, alcanzar su jubilación y “comprarme una finca en Santa Elena para llevar más mascotas a vivir conmigo”.

5


Romper las costumbres y educar con argumentos E

ducar sin maltratar es la destreza que padres de familia y profesores deberían tener. La idea de la educación con amor está basada en promover verdaderos aprendizajes en las personas, pues éstas no entienden cuando se les sanciona con castigos físicos y sicológicos severos, ni les queda una enseñanza de los errores cometidos, por el contrario resentimiento y desinterés. El brasilero Donald Hugh de Barros, conferencista internacional, Licenciado en Educación Artística y Artes Plásticas, Magister en Educación, Especialista

6

Es necesario que profesores y padres de familia se cuestionen sobre sus métodos de enseñanza e implementen diálogos con argumentos en el proceso educativo. en Arte- Educación, Doctor en el programa de PosGraduación en Educación y otros cuantos títulos más que sustentan su formación y experiencia, estuvo en Medellín capacitando docentes en el arte de educar sin maltratar. Este experto plantea un cambio en los métodos de los maestros a través de la incidencia del arte y la apreciación estética, aprovechándolos para llamar la atención y mostrar procesos de represión o de opresión, considerando a cada individuo como un ser independiente con necesidades e intereses múltiples.


La médica Catalina Ortiz invita a los beneficiarios a participar del grupo de apoyo “Eduquemos con amor” durante el próximo semestre, en el cual se enseñan pautas de crianza para ser asertivos en la educación y dar soluciones concretas para problemas cotidianos. El grupo se reúne con los padres, mientras los niños aprenden de manera entretenida en el grupo de apoyo de Arte y Lúdica para la Salud. “La idea es pensar que en la escuela todos somos diferentes, no iguales como nos lo han planteado las diferentes teorías, desde la revolución francesa, el humanismo, la iglesia, ya que esto anula las posibilidades de crear identidades. Si pensamos que todos somos diferentes, cambiamos nuestra mecánica de pensamiento: antes a la gente la castigaban con violencia y no se le explicaba por qué”.

Rigidez vs Permisividad Donald Hugh dice que es indispensable que los docentes cuestionen sus métodos de enseñanza, que trasciendan de la premisa de que educar es vigilar y castigar. Que afinen la escucha y la observación atenta de los estudiantes, entendiendo a cada uno como un mundo independiente, que requiere aprendizajes distintos, porque cada uno tiene formas diferentes de ser feliz. La idea es buscar el equilibrio: ni rigidez, ni permisividad; una buena clave es el diálogo con argumentos de las partes. Es indispensable que los estudiantes entiendan la importancia de la escuela, no bajo el concepto tradicional que nos da la institucionalidad, sino como un lugar abierto, donde importa la comprensión del mundo, del individuo y de las diferencias.

Catalina Ortiz, Médica especialista en terapia familiar y coordinadora del grupo Eduquemos con Amor de la Estrategia En Familia APS afirma que “se debe criar a las personas con más argumentos y metodologías distintas a las tradicionales. Antes a la gente la castigaban con violencia y no se les explicaba el porqué y las consecuencias del hecho que realizaron, así que de ese castigo no les quedaba un verdadero aprendizaje. La idea es ser un padre y un maestro efectivo, tratar de tener unas disciplinas enfocadas en el amor, el diálogo y la argumentación, no en las violencias físicas y sicológicas”.

Papel de la familia Los padres son fundamentales en el proceso educativo, la familia no se puede relajar y simplemente dejar que la escuela realice el trabajo. Donald Hugh no recomienda a los padres actuar de manera represiva, dice que estos deben ser responsables y procurar mayor interés por sus hijos, tanto en sus procesos personales como académicos, no sólo cuando el niño o joven se equivoca.

7


Participación

ciudadana La participación ciudadana ha sido uno de los aspectos más relevantes de la Constitución Colombiana de 1991, estableciéndose como el derecho que tienen las personas de hacer parte en la toma de decisiones del gobierno dentro de una democracia participativa.

L

a participación es el proceso de intervención de las personas en los asuntos públicos, buscando privilegiar los intereses comunes para alcanzar beneficios colectivos, el mejoramiento de la calidad de vida y el respeto de la dignidad humana. Dentro de la gestión social, el Estado a través del artículo 103 de la Constitución Política de Colombia, propone diferentes mecanismos para fortalecer la participación ciudadana: el voto, el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato. También señala que la institucionalidad, contribuirá a la organización, promoción y capacitación de las asociaciones profesionales, cívicas, sindicales, comunitarias, juveniles, benéficas o de utilidad común, no gubernamentales, sin detrimento de su autonomía, con el objeto de que constituyan mecanismos democráticos de representación en las diferentes instancias de participación, concertación, control y vigilancia de la gestión pública que se establezcan.

Niveles de la participación El ejercicio de participar se lleva a cabo de manera voluntaria, consciente y organizada, y es posible, sólo en la medida en que las personas actúen con autonomía y responsabilidad en la gestión social. Hay que entender que la sociedad es responsable y protagonista de su propio desarrollo, por lo cual, la participación debe estar sujeta a la toma de conciencia de las necesidades individuales y colectivas, para trabajar sobre ellas y lograr cambios significativos.

8

Primer nivel Asistencia voluntaria, interés, disposición a la cooperación y a recibir información. Hay un cumplimiento de recomendaciones. En este nivel existe una conciencia individual.

Segundo nivel Se expresan opiniones, la dinámica consiste en hacerse escuchar y tener conciencia sobre necesidades y problemáticas grupales, que permiten el debate y la construcción de propuestas de solución.

Tercer nivel Liderazgo. Se toma la iniciativa, hay autonomía en la búsqueda de soluciones, se trazan planes para alcanzar los objetivos comunes, se caracteriza por una actitud propositiva.

Cuarto nivel Las acciones del grupo se ven reflejadas en el bienestar individual y grupal. Hay cogestión y corresponsabilidad.

Quinto nivel Generación de alianzas con redes secundarias e institucionales para realizar acciones conjuntas y alcanzar sus objetivos. Se posibilita el trabajo en red y la autogestión.


Participaci贸n en Salud, asunto de todos

Son muchas las formas de participaci贸n en Salud concebidas en la legislaci贸n colombiana, pero lamentablemente no son determinantes en la toma de decisiones. 9


L

os mecanismos de participación en salud son espacios para que las personas puedan participar en la toma de decisiones en salud, conocer los servicios y hacer uso efectivo de los derechos que tienen dentro del sistema. La mayor parte de esta normatividad está concebida en el Decreto 1757 de 1994, sin embargo y de acuerdo con los expertos, “estos mecanismos deberían ser más claros, en un lenguaje más sencillo y no estar dispersos en tantas normas”, reflexionó Diana Patricia Guerra, Coordinadora del Observatorio de Salud de Medellín. Actualmente, el Ministerio de Salud y Protección Social está realizando algunas modificaciones a este Decreto, acorde con la coyuntura del país y teniendo en cuenta otras normas como las leyes 134 de 1994, 489 de 1998, 850 de 2003, 1474 de 2011, 1122 de 2007, 1438 de 2011 y el Conpes 3654 de 2010. Según el acompañamiento realizado por el Observatorio de Salud, Por el Derecho Fundamental a la Salud, “consideramos estos mecanismos más operativos en lo conceptual, que en la aplicabilidad. Si bien existen mecanismos de participación dentro de las diferentes organizaciones, es decir las EPS, Hospitales, IPS, entre otras, en última instancia éstas deciden cómo hacen posible la participación del ciudadano y éste se ve cooptado y mediado por la institucionalidad”. Marcela Vélez, médica y coordinadora de prácticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, ratifica esta visión del observatorio: “La participación no se convierte en una toma real de decisiones. Cada reforma trata de fortalecerla, de

10

darle poder al usuario, pero en el fondo, el sistema está diseñado para que el ciudadano tenga poca injerencia en un verdadero cambio. Sin embargo, hay gente involucrada, comprometida y con buenas ideas, que sigue haciendo un ejercicio importante en los diferentes mecanismos de participación”. Las entrevistadas coinciden en que esta participación debe ir más allá de escuchar a las colectividades, propiciarles espacios para reflexionar y hacer propuestas. Es necesario que las comunidades se organicen y que desde la institucionalidad se les brinde opciones reales que les permita tomar decisiones para lograr una verdadera participación.

En Medellín La capital antioqueña cuenta con recursos e instituciones, públicas y privadas, comprometidas con el ejercicio de participación. Existen experiencias exitosas de Ligas de Usuarios, Veedurías en Salud y Comités de Participación Comunitaria (COPACO). Desde el Observatorio de Salud destacan, por ejemplo, la Liga de Usuarios de Metrosalud, que es numerosa, cuenta con el acompañamiento institucional y tiene autonomía, no igual de alentadora es la situación en ligas de instituciones privadas, donde la participación es muy guiada. Las mesas de salud han sido exitosas también, en Medellín están sectorizadas por comunas. Cuentan con el debido acompañamiento y son promovidas desde el municipio. En su mayoría tienen líderes muy buenos, capacitados y conocedores del tema. Sin embargo, sus aportes tampoco son decisivos.


Algunos mecanismos COPACO El comité de participación comunitaria (COPACO) es el espacio para que los funcionarios del Estado y las personas que representan a la comunidad se integren, para gestionar la salud del municipio mediante el Plan Local de Salud.

ALIANZAS O ASOCIACIONES DE USUARIOS Son agrupaciones de personas afiliadas al régimen contributivo o subsidiado, que se organizan para velar por la calidad en la prestación de los servicios de salud y por la defensa de los derechos del usuario. Todas las EPS del ré­gimen contributivo y subsidiado y las IPS públicas, privadas o mixtas, deben conformar asociaciones de usuarios. Las IPS son las encargadas de convocar una asamblea general de usuarios para la constitución de la asociación que debe regis­trarse en la Cámara de Comercio.

COMITÉ DE ÉTICA HOSPITALARIA Su función principal es la de asesorar y dar recomendaciones sobre los aspectos éticos de casos presentados por el personal de la salud involucrado en la toma de decisiones clínicas.

Para mas información sobre participación en Salud, visita:

VEEDURÍAS EN SALUD Mecanismos que permiten a los ciudadanos ejercer vigilancia y control sobre el Estado y las organizacio­nes privadas que prestan algún servicio público, para mejorar la eficiencia institucional y la actuación de los funcionarios. Para estar legalmente constitui­das deben registrarse en la Cámara de Comercio.

saluda.udea.edu.co

De acuerdo con la Personería de Medellín, las cifras en mecanismos de exigibilidad de derechos en salud (1 de enero al 22 de abril de 2012) son:

Tutelas 2559

Incidentes de desacato 479

Derechos de Petición 125

Acciones de cumplimiento 104

11


Participación social o inclusión democrática

Ha mejorado la participación social, con líderes más formados y capacitados, con organizaciones comunitarias fortalecidas y críticas, capaces del consenso.

Cristina Jaramillo Gómez y Octavio Gómez Marín

L

a participación social en salud como herramienta democrática de inclusión social, viene gozando de especial simpatía en amplios sectores de la comunidad, sobre todo, en aquellos que, por sus condiciones de especial vulnerabilidad, se sienten menos protegidos por el Estado y ven expresada en los mecanismos de participación ciudadana y comunitaria, la reivindicación de sus esperanzas frustradas y la posibilidad de cumplir el sueño de un futuro más justo, incluyente y equitativo. A través de la historia del país, la sociedad ha reclamado ser escuchada y tenida en cuenta en las grandes decisiones que afectan el interés colectivo. Por eso, la Constitución Política de 1991 abrió espacios y creó los mecanismos de participación social, que han facilitado a la comunidad su organización y la integración de entidades comunitarias de diálogo y consenso alrededor de problemáticas sociales. La participación social en salud y la comprensión de los procesos relacionados desde un enfoque de derechos para la búsqueda de una vida digna, su apropiación, introyección y determinación de iniciativas a través de gestión social, pueden convertirse en hechos generadores de condiciones de vida saludables para la población. Para cumplir mejor su cometido, las organizaciones comunitarias han entendido que la capacitación y formación en salud y sus determinantes sociales, son elementos esenciales, que debe conocer todo líder comunitario.

12

Las instituciones académicas de educación superior han aportado a este proceso educativo, incluyendo en su portafolio de servicios de extensión diferentes modalidades de formación comunitaria. Ha mejorado la participación social, con líderes más formados y capacitados, con organizaciones comunitarias fortalecidas y críticas, capaces del consenso. No obstante, persisten barreras para ejercer esta actividad social; entre ellas, cuando los líderes se entronizan en los cargos de dirección en busca de sus propios beneficios. Algunas instituciones en el país tampoco están preparadas para trabajar de forma conjunta con la comunidad y su participación, porque no lo ven como una oportunidad de mostrar transparencia en la ejecución de los recursos públicos. Es el caso de las veedurías ciudadanas, las ligas de usuarios y los comités de participación comunitaria, entre otros. Otro factor adverso, es la limitación económica de las organizaciones, porque aún no son claros los mecanismos de financiación para sus actividades. Cada líder, cada organización debe financiarse con sus escasos recursos, en muchos casos, sin ayuda estatal. Pese a estas circunstancias, el panorama para la participación es más favorable. No se trata de coadministrar sino de velar por la calidad, la accesibilidad y la oportunidad en la prestación de los servicios, la construcción de obras, la dotación y el funcionamiento de las organizaciones.

Las opiniones expresadas por los columnistas no comprometen la posición del medio


Participación

en tono familiar

L

a causa fue la falta de actividad física. El sobrepeso, el pretexto. Diana María, la madre, dibujó una sonrisa como el estadio Maracaná cuando encontró el grupo Familias Más Activas en la oferta de redes de En Familia - APS. El horario le convenía. “Habrá que convencer a los señores”, se dijo a sí misma. “Yo no lo necesito, no ves que todo el día camino para arriba y para abajo por mi trabajo”, contestó William, el padre, quien trabaja en la sección de correos. Un quite con taquito a la propuesta de su señora. A Santiago, el hijo, le sonó la idea. No fue difícil convencerlos.

Incluso llevamos el hábito a la casa, adecuamos un lugar con una bicicleta, una colchoneta, las mancuernas y algunas bandas elásticas”, cuenta Diana María Tamayo, secretaria de la Facultad de Enfermería. (Para saber más sobre el uso de la banda recomendamos la infografía: ¡Al ritmo de la banda! en saluda.udea.edu.co)

La familia Aguilar Tamayo encontró en el trabajo en grupo, la manera de mantenerse unida y saludable.

Andrés Villa, promotor de salud del grupo Familias más Activas, explica que el trabajo se desarrolla con un avance continuo, cada semana desde un aspecto distinto, logrando efectos positivos en cuerpo y mente.

21 días seguidos suelen ser necesarios para adquirir un hábito, se dice comúnmente. Los Aguilar Tamayo pasaron hace rato por esa meta y no hay quien los alcance. Se encontraron hoy a las 5:45 de la tarde, se cambiaron rápidamente y llegaron a Familias Más Activas. Calentaron, hicieron los ejercicios, estiraron y luego salieron para su casa en Campo Valdés.

“Después de todas las cosas que se resuelven a diario, en la oficina o en la casa, el grupo nos hace olvidarlas, nos relajamos y salimos con la mente despejada, listos para descansar. A William le conviene para controlar la presión, además se convenció de que caminar todo el día en el trabajo, no es lo mismo que hacer actividad física de manera consciente. Le encanta, él hace reír a todo el grupo”, cuenta Diana María.

“No sería lo mismo sin el apoyo de mi esposo e hijo, lo difícil de la rutina no es entrar, sino mantenerse.

A los Aguilar Tamayo les gusta elevar cometas, ir de camping, pescar y cocinar.

13


En busca de la equidad

Interacción Especial La etapa de Interacción Especial de la estrategia En Familia APS, beneficia a personas con necesidades específicas.

14

C

on bandas elásticas, las hermanas Maya Mejía empezaron a realizar ejercicios de fortalecimiento que disminuyeron sus dolores musculares y las hicieron más activas físicamente. Fue una sugerencia de los Promotores de Salud de la estrategia En Familia - APS, luego de identificar problemas de sobrepeso y sedentarismo en ellas. “Buscamos reforzar en ellas el hábito de la actividad física, así sea en la casa, ya que por ser adultas mayores, salir solas a caminar es un poco complicado por los riesgos que esto implica”, comentó la licenciada en educación física de la estrategia En Familia - APS, Elizabeth Alzate Grisales. María Josefa Maya Mejía, quien se pensionó hace 20 años en la Universidad de Antioquia y es afiliada a Saluda - Programa de Salud, participa en la estrategia En Familia - APS desde hace cinco años, junto a Teresa, Lucía y Nora Elena, sus hermanas, y María Alejandra Argumedo, su sobrina, con quienes convive en el barrio Santa Mónica. Han participado en eventos


no fue tan grave, pero tiene impedimentos para caminar, para conservar el equilibrio, para sostenerse sola, entre otras cosas”.  Aunque se seguirá fomentando la actividad física en el grupo familiar, el trabajo ahora se centrará en la necesidad de Lucía, enfocado a la realización de ejercicios que le permitan recuperar la capacidad de marcha, el fortalecimiento de sus músculos y el mejoramiento del equilibrio, para que pueda ser más autónoma e independiente. “Nos sentimos más acompañadas en la necesidad”, expresó María Josefa, quien vive agradecida, pues hasta Jerónimo y Simón, dos sobrinos-nietos de 5 y 3 años, respectivamente, han participado en los grupos de teatro de las redes de apoyo. “Siempre confiamos en que estén con nosotros, que no se acabe En Familia”, concluyó María Josefa.

“Nunca abandonamos la familia”

de bienvenida, acciones prácticas, grupos de apoyo y demás actividades. Teresa, de 65 años, y Lucía, de 73, en la actualidad participan de la etapa de Interacción Especial porque presentan enfermedades crónicas que limitan su movilidad y desplazamiento.

Acompañamiento “Vino Elizabeth, trajo una banda elástica, hicimos ejercicios y dialogamos mucho. Ella nos ayuda con la terapia, nos dice qué debemos hacer y cómo debemos funcionar con ella”, cuenta María Josefa, refiriéndose a la necesidad que surgió tras el evento cerebrovascular de Lucía. “Elizabeth es una niña muy querida, está muy pendiente y nos acompaña en la fisioterapia”, agregó. Según Elizabeth, responsable del acompañamiento, Lucía “necesita rehabilitación y yo les propuse ayudarles con eso. Afortunadamente la lesión

Julián Londoño, coordinador de Interacción Especial de la estrategia En Familia - APS, explicó que en esta etapa se encuentran las familias que no están en las redes de apoyo o que luego de pasar por Interacción presentaron una necesidad específica que no se alcanzó a solucionar. También hay familias que por limitaciones de movilidad no pueden asistir a los grupos y necesitan un apoyo diferencial, que puede ser durante seis meses o un año, con visitas de diagnóstico, monitoreo y evaluación. Problemas de adicción, sobrepeso, salud oral, sicología y demás, son abordados por el grupo multidisciplinario de 10 profesionales que lo integran. Las familias que hacen parte de esta etapa siguen participando en las acciones prácticas y en las redes de apoyo. “Nunca abandonamos la familia. Hay quienes están en redes y creen que no las vamos a volver a visitar y no es así. Si la familia necesita un acompañamiento, nosotros podemos brindarlo desde cualquier área de En Familia - APS”.

15


¿Dónde está nuestra conciencia colectiva? Aunque la Constitución de 1991 brindó instrumentos que han servido para reivindicar derechos en salud, la falta de conciencia colectiva le ha quitado impulso a mecanismos de participación como las veedurías ciudadanas.

S

egún el médico y docente, Fabio Alberto Henao Acevedo, coordinador de la Mesa Intersectorial de Antioquia por la Salud, “fue una ganancia que en la Constitución del 91 se definiera que somos una república unitaria, democrática y participativa”, pues en el papel se abría la posibilidad de que se reivindicara al pueblo, quién finalmente es el que decide. Sin embargo, esa línea no la están marcando ni los ciudadanos ni las organizaciones sociales, pues se siente que “están cooptadas por los intereses

16

mayoritarios o por el poder hegemónico que utiliza a las comunidades para ponerlas a su servicio, y en el sector salud con mayor razón”, agregó Henao. La Acción de Tutela, consagrada en el artículo 86 de la Constitución, ha sido uno de los principales mecanismos con los que ha contado la ciudadanía para reclamar sus derechos. “La protección consiste en una orden para que el prestador del servicio, actúe o se abstenga de hacerlo, en un plazo que no exceda los 10 días”.


Henao Acevedo destaca acciones legales como el derecho de petición, la apelación, el desacato y la acción popular, entre otras. Escenarios de participación que, sin embargo, presentan un nuevo inconveniente, “la gente los ve desde lo individual, como el ‘yo resolví mi problema, yo ya salí adelante’, pero todavía en el sector salud no tenemos un pensamiento colectivo”.

Parte de la solución Dora Nelly Graciano David, representante de la Veeduría en Salud de Medellín y el Área Metropolitana, comentó que para ella “la función de vigilar no solo debe recaer en los entes de control, sino también en la comunidad organizada y capacitada, para exigir que los recursos públicos se gasten bien en la solución de las necesidades”. En su caso, luego de pensionarse como bacterióloga del Seguro Social, se vinculó al trabajo comunitario en la comuna 11, donde reside, integrando las mesas de salud del barrio, la comuna, y luego el Comité de Participación Comunitaria - Copaco. La Veeduría que ahora integra se conformó hace dos años, mediante una audiencia pública en la que participó la Superintendencia de Salud, y en donde ciudadanos, representantes de la academia y demás, llamaron la atención sobre las falencias del sistema. A la fecha, y luego de establecer acuerdos con las instancias de salud local y departamental, les han cumplido el 50% de sus reclamaciones, que han beneficiado a pacientes con enfermedades crónicas y de alto costo. En ese sentido, la Ley 134, mediante la cual se dictan normas sobre mecanismos de participación ciudadana, en su artículo 100 consagra la creación de las veedurías ciudadanas o juntas de vigilancia en el ámbito nacional, con el fin de vigilar y controlar la gestión y los recursos públicos. Estas son reglamentadas por la Ley 850 de 2003. Graciano define las veedurías como la reunión de un grupo de personas, que buscan hacer

control de forma voluntaria, con un objetivo específico. Sin embargo, a su juicio, se requiere más compromiso y participación. “Falta impulso de

nosotros como ciudadanos, convocar a más gente, y el Estado también debe capacitar a más personas, pues somos casi los mismos representantes en varias instancias”, concluyó. Lastimosamente, la participación en salud se ve incentivada casi siempre por la enfermedad, una situación coyuntural, entonces cuando un familiar, alguien cercano o hasta uno mismo se enferma, se motiva, se organiza y participa, pero una vez nos aliviamos, inmediatamente olvidamos nuestra responsabilidad por la salud de los demás. La gente debe apersonarse e interesarse porque el sistema funcione política y socialmente, debe asumir la tarea de organizarse y agremiarse para poder observar, controlar y proponer otras salidas.

17


Portafolio de ciudad Los escenarios son muchos y las alternativas variadas en la oferta art铆stica, educativa y cultural que tiene la ciudad, en temas acordes a nuestras acciones de promoci贸n de la salud y prevenci贸n de la enfermedad.

Te invitamos a conocer y participar de esta variada oferta de servicios e instituciones, aprovechando las posibilidades que ofrece Medell铆n. Encuentre esta oferta en el Portafolio de ciudad, publicado en el Portal Saluda:

saluda.udea.edu.co.

18


19


Más Participación en los Comités

de Emergencia Actualmente, el 2% de los empleados de la Universidad de Antioquia participan activamente en capacitaciones y simulacros de evacuación, pero la idea es aumentar el personal preparado para prevenir y atender un posible desastre o evento, ya que es necesario que por lo menos el 10 % de la comunidad universitaria se forme en estos aspectos.

H

a pasado un poco más de un año, desde que la Universidad de Antioquia reestructuró las normas de funcionamiento de los Comités de Prevención y Atención de Emergencias, con el fin de contar con una cultura de prevención y mejorar las condiciones y capacidades institucionales para proteger la vida y cuidar el patrimonio material e inmaterial.

protegerse a sí mismo o ayudar a otra persona, que se puede ser su hijo, un compañero de trabajo, un vecino o un desconocido”, comenta Margarita Rosa Castro, coordinadora de Riesgos Profesionales de la Universidad.

¿Cómo vamos?

Nadie, absolutamente nadie, está exento de vivir una emergencia o un desastre. Terremotos, inundaciones y deslizamientos son sólo algunos incidentes causados por la naturaleza, para no ir tan lejos, sólo es preciso considerar algunas otras que pasan en la Universidad de diverso índole: derrame de químicos, incendios incipientes, escapes de gas, desplome de arboles, desórdenes públicos.

Durante este primer año, la actualización de los Comités tuvo avances importantes. “Se logró capacitar a 150 personas en diferentes grupos, participaron 79 como coordinadoras de evacuación, 14 en entrenamiento de control de incendios y 25 en primeros auxilios. 6 unidades hicieron prácticas de evacuación y 2 realizaron el simulacro completo, un ejercicio muy importante, ya que muestra realmente que tan preparados estamos para una emergencia”, informó Margarita Rosa Castro, coordinadora de Riesgos Profesionales de la Universidad.

Pareciera que pensamos que nunca nada va a pasarnos. “La gente le saca el cuerpo a participar en estos Comités. No son conscientes que les puede servir para algo, sabrán cómo actuar en un momento dado, controlar un incendio, dar primeros auxilios o conocer las rutas de evacuación. Tendrán las capacidades de evaluar una situación de riesgo para

Sin embargo, la comunidad universitaria aún no se apersona de estos grupos y la participación no es la esperada. Es primordial que todos en la Universidad participen: estudiantes, empleados, docentes, contratistas y proveedores, puesto que ésta debe contar con al menos el 10% de su población formada y entrenada para afrontar emergencias.

¿Por qué participar en los Comités de Emergencia?

20


INVITACIÓN El Departamento de Seguridad Social invita a todas aquellas personas que estén interesadas en hacer parte de un grupo de apoyo, tengan algún interés por las emergencias, sean miembros de grupos de la Cruz Roja o Defensa Civil, a vincularse y participar contactando al Comité de Emergencias del respectivo bloque, a través de los líderes de cada Unidad, decanos, vicedecanos y directores. También lo pueden hacer directamente con el programa de Riesgos Ocupacionales, enviando un correo con sus datos personales y su vínculo con la Universidad a saludocupacionaludea@gmail.com, con el fin de invitarle a capacitaciones y entrenamientos.

¿Cómo funciona el Comité de Emergencias de la Universidad de Antioquia? Comité Central de Emergencias Conformado por el Rector o Vicerrector General, el Vicerrector Administrativo, el Secretario General o sus delegados y por un integrante de la Secretaria Técnica. Sus funciones son de direccionamiento y control.

La Secretaría Técnica de Emergencias se despliega del Comité Central de Emergencias Es un grupo de apoyo del Comité Central conformado por el Jefe del Departamento de Vigilancia, el Director de la IPS Universitaria, el Coordinador de Riesgos Ocupacionales y dos docentes expertos en emergencias, uno de la Facultad de Salud Pública y otro de la de Enfermería. Asociado a esta Secretaría Técnica se encuentra la Brigada Central de Emergencias. Comités por bloque o unidad Conformados por el nivel decisorio y nivel operativo Grupos de apoyo en control de incendios, primeros auxilios, logístico y de evacuación. (4 ítems)

21


La fuerza del apoyo mutuo

Nuestro lente capturó expresiones de solidaridad, cohesión y sentido de pertenencia en quienes hacen parte de ese aprendizaje mutuo, que caracteriza la etapa de grupos de apoyo de la estrategia En Familia – APS, de Saluda – Programa de Salud.

1. El trabajo en grupo permite intercam-

biar opiniones respetando las ideas de los demás para hallar puntos de encuentro.

2. Un espacio para el afecto, corazón a corazón.

3. Hay menos tensión cuando se comparten trabajos duros o difíciles.

4. Alcanzar

una meta llega a ser más gratificante cuando se comparte un trabajo bien hecho.

5. La personalidad de cada miembro le da un toque original al grupo.

6. Aprender juntos es clave. Cuando se suman buenas voluntades, es posible la apertura del espíritu.

7. Encontramos

que la integración entre las personas es precisa para generar conocimiento y desarrollar habilidades.

8. El

juego y todas sus posibilidades favorecen el aprendizaje y la participación de todos.

Reportage gráfico Diego Gonzalez

22


23


24


25


Con tu participación,

la salud avanza

S

alud en tus Manos, escenario para la participación en salud, logró que más de sesenta líderes, cotizantes y beneficiarios de Saluda – Programa de Salud, debatieran sobre sus intereses y problemáticas para construir juntos propuestas de solución. Salud en tus manos abrió las puertas a la participación, a la opinión y al análisis sobre los asuntos que inciden en salud. Esta es una apuesta de Saluda – Programa de Salud de la Universidad de Antioquia, por medio de la estrategia En Familia – APS, para promover la participación activa de sus afiliados. Luis Onofre Molano Patiño, participante de la actividad, concluyó que fue muy enriquecedora porque se evidenció que la estrategia En Familia- APS está promoviendo otras alternativas para el bienestar; además lo alejó de la concepción de la salud desde la parte asistencial y le permitió entenderla desde otros espacios como talleres y grupos de apoyo. Motivados y comprometidos con su salud, líderes y promotores, pasaron la mañana discutiendo sobre sus prioridades en salud. En cinco mesas de trabajo, en las que se implementó la metodología de DRP -Diagnóstico Rápido Participativo-, se logró construir una propuesta para dar solución a los intereses y problemáticas en salud de los asistentes, a partir de cinco factores determinantes en salud: Salud Mental, Afecto y Relaciones, Servicios de Salud, Estilos de Vida Saludable y Entornos Saludables.

26

Entre las principales problemáticas evidenciadas están las dificultades de socialización en adolescentes y tendencia a la depresión, educación sexual, manejo de autoridad y emociones. Para ésta propusieron estrategias de motivación por medio de visitas con jóvenes líderes de En Familia - APS, fortalecer el grupo de apoyo Conectados y brindar acompañamiento familiar domiciliario. Otras de las dificultades más mencionadas fueron los conflictos familiares en cuanto a la comunicación, crisis de pareja, manejo de duelo, roles, autoridad y soledad. Para ésta plantearon como posibles soluciones crear un grupo de comunicación intergeneracional que ayude a promover el diálogo en toda la familia, identificar actividades y espacios acordes a sus intereses, fortalecer grupos de orientación familiar y asesoría para casos específicos, crear grupos orientados al valor del juego e intervención y acompañamiento en crisis familiares. De esta manera, En Familia – APS promueve y contribuye al desarrollo de capacidades en los beneficiarios de la estrategia y sus familias, para la toma de decisiones orientadas a la construcción de estilos de vida saludable y el fortalecimiento de la participación. Asimismo, ésta se constituye en una iniciativa mediante la cual Saluda genera un espacio de encuentro con sus afiliados para seguir creciendo juntos.


Red de Prestadores de Servicios de Salud Saluda – Programa de Salud MEDELLÍN

ATENCIÓN URGENCIAS

CENTRO INTEGRADO NUEVA VIDA CLÍNICA BOLIVARIANA

X

DIRECCIÓN

TELEFONO

Cra 67 No 32 B 36

316 11 18

Cra 72 A No 78 B 50

445 59 06 445 40 00

CLÍNICA CARDIOVASCULAR

X

Cll 78 B No 75-21

CLÍNICA CES

X

Cra 50 C No 58-55

576 72 72

CLÍNICA LAS VEGAS

X

Cll 2 Sur No 46-55

315 90 00

CLÍNICA MEDELLIN

X

Cll 53 No 46-38

356 86 67

Cll 8 No 43 C 55

326 60 00

Psiquiátricas

Cra 50 No 62-63

263 15 51

X

Cll 51 No 45-93

576 84 77

Cra 48 No 19 A 40

444 00 90

CLÍNICA ONCOLÓGICA ASTORGA CLÍNICA PSIQUIÁTRICA SAGRADO CORAZÓN CLÍNICA SOMA S.A. CLOFAN (CLÍNICA OFTALMOLÓGICA DE ANTIOQUIA)

Oftalmológicas hasta las 8 pm.

COODAN (COOPERATIVA ODONTOLÓGICA DE ANTIQOUIA)

Cra 50 A No 58-68

284 70 00

ELASTIMEDIAS

Cra 46 No 54-14

251 11 00

EL COMITÉ DE REHABILITACIÓN

Cll 65 No 49-04

211 05 05

E.S.E CARISMA

Cra 93 No 34 AA 01

492 40 00

FUNDACIÓN ANDECOL HOSPITAL PABLO TOBÓN URIBE

X

HOSPITAL UNIVERSITARIO SAN VICENTE DE PAUL

X

INSTITUTO DE ALTA TECNOLOGÍA MÉDICA - IATM

Cra 69 No 30 A 50

265 75 05

Cll 78 B N. 69-240

445 94 14

Cll 64 No 51 D 154

444 13 33

Cra 50 # 63-95

448 44 81

INSTITUTO DE CANCEROLOGÍA

Cra. 70 No.1-135 Torre 5

340 93 50

INSTITUTO GASTROCLINICO

Cra 46 No 2 Sur 45. Cons. 162

444 66 00

INSTITUTO NEUROLÓGICO DE ANTIOQUIA

Cll 55 No 46-36

576 66 66

IPS LUIS ALBERTO RAMÍREZ NOREÑA S.A.S

Cra 41 No 58 A 18

284 84 72

IPS UNIVERSITARIA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

X

Cll 69 No 51 C 24. Bloque 2, Clínica León XIII

516 73 00

NUEVA CLÍNICA SAGRADO CORAZÓN S.A.S.

X

Cll 49 No 35-61

215 10 00

ÓPTICA GUSMEN

Cra 80 A No 32 EE 72, cons. 914, ed. office 33

265 32 47

OXIVITAL

Trans. 39 A No 70-08

414 49 55

PRAXIS CLINIC MEDELLÍN S.A.S.

Cra. 46 No 54-14 Ed. Comedal cons. 1501.

R.T.S SAS

Cra 78 B No 69-240

SALUD DOMICILIARIA INTEGRAL SAS SALUD MENTAL INTEGRAL - SAMEIN SOCIEDAD DE OTORRINOLARINGOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO DE MEDELLIN - SODIME UNIDAD DE OSTEOPOROSIS - CLÍNICA DEL PRADO URGENCIAS PEDIÁTRICAS DE ANTIOQUIA

Psiquiátricas

X

VITAL SALUD

Calle 10 No 38-49, ed. Bulevar de la 10, of. 303

311 19 90

Calle 33 No 63 B 151

444 48 91

Calle 7 No. 39 - 290, Cons. 801.

312 39 39

Cra 50 A No 64-65 cons. 401

212 79 22

Calle 49 B 78 A 40

264 19 79

Cra 43 No 1 Sur 100 ANTIOQUIA

251 56 16 445 25 00 - 262 80 80

ATENCIÓN URGENCIAS

448 67 68 DIRECCIÓN

TELEFONO

CLÍNICA ANTIOQUIA - ITAGÜÍ

X

Calle 45 No 49-02, piso 5º Itagüí

370 70 00

CLÍNICA SAN JUAN DE DIOS - LA CEJA

X

Avenida San Juan de Dios (La Ceja)

553 13 30 569 99 99

CLÍNICA SOMER - RIONEGRO

X

Calle 38 No 54 A 35 Rionegro

ESE HOSPITAL ANTONIO ROLDÁN BETANCUR - LA PINTADA

X

Cra 30 No 30 A 45

845 40 63

ESE HOSPITAL CÉSAR URIBE PIEDRAHITA - CAUCASIA

X

Calle 31 con carrera 18. Barrio el Palmar Caucasia

839 53 80

ESE HOSPITAL GILBERTO MEJIA - RIONEGRO

X

Cra. 70 No 40-68 Rionegro

531 69 27

ESE HOSPITAL HORACIO MUÑOZ SUESCÚN - SOPETRÁN

X

Calle 13 No 11-53 Sopetrán

854 15 55

ESE HOSPITAL IVÁN RESTREPO GÓMEZ - URRAO

X

Cra 32 N. 23-61 Urrao

850 21 31

ESE HOSPITAL LA CRUZ - PUERTO BERRÍO

X

Cra 7 No 48-03

833 24 90

ESE HOSPITAL MANUEL URIBE ÁNGEL - ENVIGADO

X

Diag. 31 No 36 A sur 80 Envigado

339 48 00 454 90 00

ESE HOSPITAL MARCO FIDEL SUÁREZ - BELLO

X

Calle 44 No 49 B 90

ESE HOSPITAL NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO - BELMIRA

X

Cra 19 No 19-93

867 41 19

ESE HOSPITAL SAN LUIS BELTRÁN - SAN JERÓNIMO

X

Cra 10 No 23-08 San Jerónimo

858 20 20

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - CONCORDIA

X

Cra 18 No 16-05 Concordia

844 61 61

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - EL CARMEN DE VIBORAL

X

Cra 31 No 19-58 El Carmen de Viboral

543 43 43

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - EL PEÑOL

X

Trans. 7 A N. 11-84 Peñol

851 57 50

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - EL RETIRO

X

Calle 18 No 21-103

541 00 55 853 10 20

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - SANTA FE DE ANTIOQUIA

X

Calle 10 No 3-24 Santa Fe de Antioquia

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - TAMESIS

X

Cra. 10 No 13-52 Támesis

849 4555

ESE HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS -TITIRIBÍ

X

Cra Bolivar N. 18-55 Titiribí

848 26 26

ESE HOSPITAL SAN JUAN DEL SUROESTE - HISPANIA

X

Calle 50 N. 46-47 Hispania

843 22 11

ESE HOSPITAL SAN RAFAEL - ANDES

X

Av. Medellín No 48-20 Andes

841 43 43

ESE HOSPITAL SAN RAFAEL - GIRARDOTA

X

Cra 16 No 11-01 Girardota

405 2440

ESE HOSPITAL SAN VICENTE DE PAUL - BARBOSA

X

Cra 17 No 10-34 Barbosa

406 00 89 378 63 00

ESE HOSPITAL SAN VICENTE DE PAUL - CALDAS

X

Cra 48 No 135 sur 41 Caldas - Antioquia

ESE HOSPITAL SANTA MARGARITA - COPACABANA

X

Cra 45 N 52-26 Copacabana

274 02 03

HOSPITAL SAN FRANCISCO DE ASÍS - ANZÁ

X

Cra 8 No 7-29

852 20 29

FUERA DE ANTIOQUIA CAJA DE PREVISION SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER - CAPRUIS CLÍNICA SANTA ANA - CÚCUTA CLÍNICA SANTA MARIA - SINCELEJO

ATENCIÓN URGENCIAS

DIRECCIÓN

TELEFONO

X

Cra 27 con calle 9, cuidad universitaria UIS - B/manga.

(057) 632 83 83

X

Av. 11 E 8-41 colsag (Cúcuta)

(057) 582 83 84

X

Cra. 22 No 16 A 47 (Sincelejo - Sucre)

(055) 281 24 30

FUNDACIÓN CLÍNICA VALLE DEL LILI - CALI

X

Cra 98 No 18-49 (Cali)

(052) 331 90 90

HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - CALI

X

Cra 4 No 17-67 (Cali)

(052) 489 22 22

HOSPITAL SANTA SOFÍA - MANIZALES

X

Km 2 vía Chinchiná

(056) 887 92 00

HOSPITAL SANTA TERESITA - PÁCORA (CALDAS)

X

Cra 2 No 2-49. (Pácora - Caldas)

(056) 867 01 93

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

X

Cra. 6 Nº 76-103 vía cerete Montería

(054) 786 01 97

UNIVERSIDAD DEL VALLE

X

Calle 13 Nº 100-00 (Cali)

(052) 321 21 00

UNIVERSIDAD NACIONAL - SEDE BOGOTÁ

X

Cra 45 N. 26-85 (Bogotá)

(051) 316 50 00

27

Consulte actualizaciones en saluda.udea.edu.co


Revista Saluda 36  

Invitamos a leer la Revista Saluda No. 36 con tema central la participación.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you