Page 1

Año 5 – Número 34 – Distribución gratuita – Medellín, diciembre de 2011 – http://saluda.udea.edu.co

Bienestar, propósito común

1


Contenido Saluda No. 34 - diciembre de 2011 ISSN 2145-843X Rector Alberto Uribe Correa

Nos transformamos para seguir

Vicerrector Administrativo Rubén Alberto Agudelo García Jefa del Departamento de Seguridad Social Marta Taborda Hernández

creciendo juntos

Coordinadora del Programa de Salud María Piedad Rivera Parra

10 La pubertad,

Coordinadora del Programa de Riesgos Ocupacionales Margarita Rosa Castro González

mezcla de niñez y adultez

Coordinación En Familia Patricia Molano Builes Camilo Muñoz Cardona

14 Siempre en su mesa: la

Producción Centro de Investigaciones y Extensión Facultad de Comunicaciones Universidad de Antioquia

3

Cambio para el éxito

Editor Javier Arboleda

4

El cambio en las organizaciones

16 La obesidad: Un círculo

5

La música en sintonía con la salud

18 Las cirugías plásticas

6

La fuente del bienestar

8

Paso a paso por el ciclo vital

Periodistas Elizabeth Cañas Rodríguez Mariluz Palacio Úsuga Juan Diego Restrepo Toro Fredy Zuluaga Hoyos Andrés Felipe Restrepo Palacio Juan Camilo Gallego Castro Diseño y diagramación Ana María Vargas Zapata Caricatura Max y Mo Johnny Sánchez Prisco Fotografía Diego González Torres Impresión La Patria Programa de Salud Ciudad Universitaria, Bloque 22 Oficina 340 Afiliaciones: 219 8410 Plan complementario: 219 8414 Las opiniones de los autores no comprometen a la U. de A. Circulamos con 5.000 ejemplares Distribución gratuita

2

12

cantidad y el tamaño justos vicioso que se debe invertir no son pócimas mágicas

20 Resiliencia: la fortaleza de seguir adelante

22 Max y Mo


Editorial

Cambio para el éxito “Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios” Confucio

L

a transformación no solo debe ser un punto de partida para generar mejores resultados personales y organizacionales sino para responder a la revolución constante del mundo, para satisfacer las necesidades y las aspiraciones de todos pero, en especial, para ser mejores en lo que somos y hacemos.

En el caso de En Familia, Atención Primaria en Salud (Ver página 12), la transformación se adapta a las necesidades de los usuarios, aprovechando el aprendizaje y la experiencia acumulada durante la existencia del proceso. De esta forma, es la dinámica de trabajo con los usuarios la que define el rumbo y las acciones para generar bienestar.

Con esta filosofía, el cambio debe generar no sólo bienestar de quien lo hace sino complacencia y calidad de vida de quien es directamente beneficiado de ese proceso. Para el Programa de Salud de la Universidad de Antioquia, la transformación se logra cuando los usuarios verifican que las acciones conducen a una mejor prestación del servicio y a la ejecución de políticas basadas en el mejoramiento continuo.

Entendemos la participación como un elemento crucial en la transformación. Por tanto, con la contribución de ustedes, nuestros usuarios, podemos avalar el éxito de este proceso, que por su visión integral de la salud, es un programa destacado.

Muchas veces, sin la percepción de nuestros públicos, se transforman pequeños asuntos. Ahora, estos cambios se efectúan de manera planificada y justificada en razón del interés común y de la generación de nuevos beneficios.

Esperamos atentos sus sugerencias y propuestas para mejorar nuestro desempeño. Contamos con su compromiso para desarrollar nuevas estrategias, optimizar los recursos y alcanzar resultados positivos para todos. María Piedad Rivera Parra Coordinadora del Programa de Salud Universidad de Antioquia

Si requiere información sobre citas y consulta especializada comuníquese con la Central de Referencia: teléfonos 2198426-2198405-2198427 o escriba al correo: autorizacionesps@udea.edu.co

3


El cambio en las

organizaciones

H

oy, el cambio es una constante y las organizaciones no son ajenas a este y, mucho menos, las personas que la componen. El cambio en las organizaciones ha cobrado relevancia, pues es posible solo en la medida en que las personas que son objeto de esa transformación la asimilen de manera tranquila. El ser humano, por naturaleza, se resistente a él, porque lo nuevo o desconocido genera temor. Este es uno de los principales retos en la gestión del cambio, que no se da por decreto sino por medio de un proceso en el que la persona se motiva. Es normal que, ante algo nuevo, surjan diferentes manifestaciones que se dan, a través de interrogantes, afirmaciones o comportamientos: ¿por qué?, ¿cómo lo vamos hacer?, ¡siempre lo hemos hecho así! ¡No estamos preparados! ¡Nunca se ha hecho!.. Es necesario identificar las impactos que esto genera para poder gestionarlo, de ahí la importancia de contar con los líderes de la organización y con estrategias de comunicación, capacitación y acompañamiento, para dar una respuesta asertiva. Cuando se habla de gestión del cambio, nos referimos al diseño de procesos que tienen como finalidad facilitarlo en las personas, por medio de acciones que proporcionen los elementos necesarios para realizar la transición, de manera adecuada. En última instancia, son las personas las que hacen posible que se dé.

Luz Yileam Zuluaga Gómez Coordinadora Formación Gestión del Talento Humano Vicerrectoría Administrativa U. de A.

IMPORTANTE

4

En la vida sucede algo similar, cuando nos vemos enfrentados a un cambio, por lo general, la primera reacción es la negación, pero solo hasta cuando encontramos explicaciones que den claridad, convencimiento, confianza y generen aceptación. Esto posibilita que la nueva situación se vuelva parte del día a día y, cuando esto sucede, se puede decir que hemos interiorizado el cambio.

Durante los fines de semana y en días festivos, los pacientes que sean intervenidos quirúrgicamente o que tengan que someterse a procedimientos clínicos, recibirán los medicamentos ordenados por el médico al momento de ser atendidos.

No olvide reclamarlos.


La música

en sintonía con la salud La música genera alegrías, recuerdos y recrea sensaciones que son una terapia que comunica y sana. Por: Mariluz Palacio Úsuga Asesoría: Médica Clara María Solórzano Peláez clarasolmyt@yahoo.com

D

esde épocas inmemoriales, la música se ha usado con un fin terapéutico que contribuye a mejorar la calidad de vida. Mediante la combinación del arte y la ciencia, la musicoterapia explora y potencia las habilidades individuales.

Clara María Solórzano Peláez, especialista en Medicina Psicosomática, de la Universidad Complutense de Madrid (España) y musicoterapeuta del Guildhall School of Music and Drama, de Londres (Inglaterra), explica que en las tribus primitivas se hacían actos chamánicos para sanar enfermedades a través del baile. Sin embargo, el inicio de la musicoterapia, tal como se conoce ahora, ocurrió después de la II Guerra Mundial, cuando se descubrió que con esta los heridos en combate se recuperaban más rápido. La música, como elemento terapéutico, se aplica en todas las personas: desde el bebé en gestación hasta el adulto que enfrenta un proceso terminal. Está disciplina se dirige a pacientes con estrés, ansiedad, hiperactividad y autismo; con parálisis cerebral o con retardo mental. También a

personas con necesidades educativas especiales, dificultades visuales, auditivas o de lenguaje. Se usa en rehabilitación fisioterapéutica y social y como estrategia preventiva para buscar bienestar. De acuerdo con estas bondades, se recomienda a los padres, en el caso de que se aplique en niños y ninas, que: • Desde la gestación, durante media hora diaria, pongan música a sus hijos (clásica o infantil). • Cantarles desde el embarazo y enseñarles a expresar sus emociones, por medio de la voz.  • Incluir en sus juguetes instrumentos sencillos y permitirles que aprendan a tocarlos. • Enseñarles a percibir los diferentes tipos de música.  • Proponerles juegos en los que exploren su voz, inventen, identifiquen y emitan sonidos.    • Si es posible, asistir a un programa de música prenatal y de estimulación  e iniciación musical con su hijo. Esto es importante porque los acordes musicales penetran en lo más profundo de la mente y el cuerpo, al convertirse en la vía de comunicación para que el paciente entienda lo que sucede a su alrededor y exprese aquello que ocurre en el interior de su mundo.

Violeta vibra con cada nota Desde que tenía cuatro meses, Violeta Restrepo Restrepo, ahora de 3 años, asiste a diversas terapias, debido a la parálisis cerebral con la que nació. Ha sido muy sensible a la música. Su madre, Luisa Restrepo, comenta que, “a través de la música, mi hija muestra todas sus emociones”. Los padres interpretan la reacción de la niña a cada sonido. Movimientos leves, miradas y sonrisas, son la mejor respuesta de Violenta a la terapia que hace cada semana, en la que la música es sinónimo de alegría y relajación.

5


La fuente del

bienestar

La hidratación es esencial para mantener la salud física y mental. Aunque podemos vivir hasta 50 días sin alimento, sin agua sobreviviríamos muy poco.

El cuerpo humano está constituido, en gran medida, por agua: entre un 60% y un 75%, aunque no aparece en forma líquida o visible sino que hace parte de los huesos, músculos y tejidos.

El contenido de agua del organismo disminuye con la edad: desde un 75%, en los bebés, hasta un 60%, en las personas adultas.

Por: Juan Diego Restrepo Toro

S

uena simple: necesitamos agua para vivir. En condiciones de mucho calor, una persona se puede deshidratar en cuestión de horas. Más allá de los casos extremos, el agua es indispensable. No solo es una cuestión de sed, pues la hidratación adecuada no solo mejora la salud sino que ayuda a mantener la piel bella. El volumen de sangre que circula por nuestro organismo refleja la cantidad de agua que bebemos. Cuanta menos sangre se aporte a los órganos, menos oxígeno reciben y disminuye su capacidad para realizar las funciones normales.

6

Falta de saliva, boca seca, dolor de cabeza, cansancio y ausencia de concentración o reflejos, suelen aparecer como los primeros síntomas de la deshidratación, proceso que implica la pérdida del líquido natural. Cuando enfermamos (en casos de diarreas), la pérdida de agua aumenta de forma considerable. A largo plazo, las personas que la beben muy poco, pueden sufrir trastornos renales, mentales, digestivos o tener problemas cardiacos. Cualquier bebida que contenga agua puede contribuir a la hidratación, incluidos los zumos, los refrescos, el té y el café. Las bebidas que contienen sodio estimulan la absorción de carbohidratos, que incrementa la retención de agua y compensa la sal que se pierde con el sudor.


Debemos beber agua en cantidad suficiente para compensar la pérdida. Los procesos metabólicos de nuestro organismo producen alrededor de 250 mililitros (ml) y obtenemos otros 750 ml de la comida. Por lo tanto, debemos procurarnos otros 1,5 litros restantes.

Perdemos agua de forma continua, a través de la piel y la respiración: cerca de 700 ml al día. Otros 100 ml se eliminan en las heces, alrededor de 1,5 litros en la orina y 200 ml en la transpiración normal.

Las bebidas con un 10% de alcohol o más, como la mayoría de los vinos, contribuyen a la deshidratación, pues ocasionan pérdidas evidentes de líquido.

En niños y ancianos Es importante vigilar la frecuencia y la cantidad que los niños beben al día, porque su sensación de sed no está tan desarrollada como en los adultos. Durante el envejecimiento se puede notar una deshidratación leve. Si se reduce la ingesta diaria de líquidos, para ahorrarse las frecuentes idas y venidas al baño, el riesgo de deshidratación es aún mayor. Se recomienda que los ancianos tomen, con regularidad, además de agua, zumos de frutas, té, café, chocolate caliente y sopas.

En la actividad física El deporte activa la sed. El ejercicio y el aumento de temperatura corporal incrementan la sudoración y la pérdida de agua. “Mantener la hidratación antes y durante los ejercicios resulta eficaz para mejorar el rendimiento”, explica Carlos Felipe Hoyos, educador físico del proceso En Familia. Una pérdida de líquidos superior al 5% del peso corporal puede disminuir la capacidad de hacer un esfuerzo, en un 30%. Según la nutricionista Angélica Díaz Gómez, “para controlar de forma adecuada la cantidad de fluido que se ha de recuperar, debe pesarse antes y después de la actividad física y beber un litro de agua por cada kilogramo que pierda”.

7


Paso a paso por el

Ciclo

Vital

Por: Andrés Felipe Restrepo Palacio Asesoría: Laura Múnera, enfermera

E

l ciclo vital se puede entender, de forma sencilla, como el tiempo que transcurre desde la concepción hasta la muerte. Hacen parte de él las etapas de desarrollo del ser humano, con sus particularidades, de acuerdo con el género y los estilos de vida de cada persona, por mencionar algunas variantes. En principio, son varias las diferencias entre hombres y mujeres, respecto a lo que sucede en la transición de una etapa a otra y las transformaciones que esto implica; es decir, cómo se asume el cuerpo y los rituales de paso en cada edad. En lo que respecta al ciclo vital femenino, algunos periodos importantes son la menarquia (la aparición de la primera menstruación), la iniciación sexual, la maternidad y la menopausia. Mientras que en el ciclo vital masculino, la construcción de figuras arquetípicas, la experimentación sexual, la paternidad y la andropausia (menopausia masculina).

8

La búsqueda de bienestar es una tarea de todos los días y de cada una de las etapas de la vida. En ningún periodo, el compromiso con la salud debe concluir; por eso, se habla de estilos de vida saludable. Las etapas Todo empieza con la gestación, en la cual se desarrolla y madura el embrión. Durante nueve meses, paralelo al desarrollo intrauterino, se consolida el feto y se estrechan los lazos entre el hijo y la madre; por esta razón, es necesaria una continua evaluación del embarazo. Después se presenta la infancia y la niñez, ambas caracterizadas por el crecimiento y en las que se fijan las características inherentes a la persona. La interacción con el medio y con sus semejantes es definitoria, porque fijará los patrones de comportamiento y la diferenciación sexual. Luego, se presenta la juventud, una etapa de tránsito a la adultez e incluyente de los periodos de la pubertad y la adolescencia. Se experimenta mayor velocidad en el crecimiento y la maduración sexual, al punto que son muchos los casos de procreación juvenil. En esta etapa, es relevante la personalidad y el influjo que el medio exterior tiene en la intimidad del sujeto.


2. Lactantes (de 0 a 2 años) Por su alto contenido nutricional y los lazos afectivos que ayuda a construir entre la madre y el hijo, la lactancia materna es el mejor regalo que pueden recibir los bebés. Se recomienda que sea exclusiva hasta los seis meses. Con el fin de desarrollar la autoestima y la afectividad, es aconsejable la estimulación temprana de los niños. Además, es necesario cumplir con el esquema completo de vacunación, porque se previenen las enfermedades predominantes en la infancia. 3. Preescolar y escolar (hasta los 11 años) En estas edades son importantes los buenos hábitos de higiene y la alimentación variada y rica en componentes nutricionales, porque se prevendrán los contagios de la Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) y la Infección Respiratoria Aguda (IRA). 4. Adolescencia y Juventud La llegada a la adultez, exige la evaluación de los cambios que se han generado en las etapas precedentes. Además, en la mayoría de los casos, es cuando se ejerce la sexualidad, se elige pareja y se procrea. Al final, está la vejez. El tiempo para hacer balances y resignificar la vida, a partir de las experiencias que se acumularon en los periodos anteriores.

Los cambios corporales y su incidencia en el desarrollo psicológico, deben entenderse como una condición propia de este periodo. Se debe acompañar al adolescente para prevenir el embarazo a temprana edad y el consumo de sustancias psicoactivas. A partir de la información y la educación se brindan las bases que les permitirán a los jóvenes tomar decisiones con sentido y disminuir los riesgos en materia sexual y reproductiva. 5. Adultez

Prevención y promoción Durante las diferentes etapas que experimenta el ser humano, la construcción de identidad, la adaptación y la aceptación en el grupo social, al cual se pertenece, configuran pautas de comportamiento. Se trata de un proceso en el que se moldea la personalidad y se incoporan hábitos en la cotidianidad.

Recomendaciones 1. Gestación Es indispensable el control prenatal que ayude a prevenir o tratar enfermedades como la diabetes gestacional y la preeclampsia (hipertensión ocasionada por el embarazo). Se aconseja vigilar el periodo de gestación para llevar a buen término el embarazo y generar condiciones favorables para la sana formación de una nueva vida y así evitar efectos negativos en la salud de la madre y el bebé.

Una dieta balanceada y la práctica de actividad física, contribuirán para prevenir las enfermedades cardiovaculares. Estos hábitos le ayudarán a prepararse para los cambios hormonales que llegan con la menopausa y la andropausia. 6. Adultos mayores Durante esta etapa es importante comprender la transformación de las capacidades físicas y mentales, aceptarlas con la mejor disposición y potenciarlas. No se trata de ver limitantes sino posibilidades. Se cuenta con mayor tiempo para dedicar a la práctica de actividades lúdicas y recreativas, que ayuden a prevenir sensaciones de angustia o soledad. Es cuestión de buscar la mejor alternativa; es decir, aquella que se adapte a las circunstancias de cada persona. También es fundamental el acompañamiento médico y familiar, así como el cumplimiento de los tratamientos médicos recomendados por los profesionales.

9


La pubertad, mezcla de niñez y adultez Los primeros cambios del cuerpo hacia la adultez lo experimentan los niños en la pubertad, una etapa en la que se modifica la forma de pensar y las relaciones con los demás. Por: Juan Camilo Gallego Castro

D

e un momento a otro, las niñas calzan tacones, maquillan su cara y consiguen su primer novio. Los niños cambian la voz y experimentan un crecimiento más rápido del normal. En poco tiempo, se sienten mayores y con los mismos derechos de un adulto; desean tener la libertad de sus hermanos mayores y creen tener la autoridad para tomar sus propias decisiones. A medida que el cuerpo experimenta sus primeros cambios, en la Pubertad también se modifica la forma de ver el mundo y de convivir en él.

10

“Hay una serie de transformaciones en los que predominan las hormonas que empiezan a producir los ovarios, en la mujeres y; los testículos, en los hombres, y que se llaman estrógenos y testosterona”, explica Ginna Posada, ginecóloga infantojuvenil y docente de la Universidad CES. Posada explica que esas hormonas permiten el desarrollo mamario y el aumento del vello, entre otros cambios pero, “antes de eso, ocurre el estirón puberal, proceso por el cual, los niños presentan un aumento de la talla respecto de la que venían teniendo”.


La edad promedio de la Pubertad está en los 12,5 años. Sin embargo, existen variaciones que se consideran normales, inclusive, desde los 10.

Dejar de ser niño A medida que los cambios físicos se pronuncian, los niños experimentan sentimientos de miedo e inseguridad, aspectos que son normales, de acuerdo con la psicóloga Margott Rodríguez: “Estas personitas están llevadas a sentir mucho temor, porque es la etapa en la que más cambios tenemos. Miedo a que su cuerpo cambie y de enfrentarse a la sociedad. A las niñas les da vergüenza mostrarle a las compañeras y a sus padres que los senos les están saliendo; por su parte, los niños son recelosos con el cambio de la voz y de que les está creciendo el vellito en la cara y el pecho”. También empiezan a compararse. Si alguien ha crecido más, si una niña tiene los senos más grandes, si la otra ya menstruó. A juicio de la psicóloga, frente a esos aspectos, los niños empiezan a mentir por miedo a que se burlen de ellos o a ser rechazados.

Aceptación social El papel de la familia en la Pubertad es fundamental para que el crecimiento no sea traumático. En esta etapa es cuando más trastornos hay: depresivos, de ansiedad y problemas de alimentación, porque muchos no aceptan su aspecto físico. Entonces, existe mayor predisposición a que se presente un desorden de alimentación como anorexia y bulimia. Para ello, tanto los padres como maestros, deben estar atentos y ser precavidos. De igual manera, deben explicar qué pasa en el cuerpo y cuáles cambios mentales pueden ocurrir, porque los chicos tienden a sentirse solos y agresivos, debido a que se altera su temperamento. Otro aspecto a tener en cuenta es considerar que quienes pasan por la Pubertad, buscan aliados y estos suelen ser los mismos amigos que ejercen su rol como compinches y no como orientadores. Para Rodríguez, hay un dilema en la forma que quieren ser llamados los niños, “porque ya no lo son, ya se creen grandes, quieren actuar como personas mayores y tener los mismos derechos. Hay niñas que dicen que tienen 17 ó 18 años. E, inclusive, he visto otras que han sacado contraseña de cédula para tener los beneficios de los adultos”.

Los hombres tienen características diferentes. Mientras las niñas quieren hacer actividades diferentes y tener más edad, a ellos les da miedo crecer, porque ser adultos implica tener responsabilidades, de ahí que disfruten más de la niñez y maduren más tarde que las mujeres. En la capacidad de entender la Pubertad como un período de transición y tolerar los cambios temporales de los chicos está la clave no solo para el acompañamiento acertado sino para el reconocimiento de esta etapa formativa e identificada como el primer paso hacia la adultez.

11


Nos transformamos para seguir

creciendo juntos

La médica Patricia Molano Builes, Coordinadora de En Familia, presentó el nuevo modelo de trabajo durante los eventos de transición realizados en el Jardín Botánico.

Trabajo interdisciplinario, promoción para la participación activa de las familias y el desarrollo de estrategias para garantizar crecimiento y mayor cobertura, son los fundamentos de la transformación del Proceso En Familia-APS.

El cambio busca acercarnos, cada vez más, al cumplimiento de los principios que supone la Atención Primaria en Salud, al fortalecer, en especial, la estrategia de Promoción de la Salud que viene desarrollando el proceso”, dijo la Coordinadora General del Proyecto, Patricia Molano Builes, tras comentar que, hasta ahora, son 2.000 familias las que se benefician con el acompañamiento de la estrategia En Familia-APS, del Programa de Salud de la Universidad de Antioquia. Antes, el modelo por líneas de interacción permitía hacer el acompañamiento a las familias sólo en la temática específica. Con la trasformación se pretende brindar una atención holística, que responda a las necesidades de las familias en cualquier momento del proceso. Además permite -con la apertura de la oferta de redes de apoyo- extender el acompañamiento más allá de los 3 años previstos, tal como se planteaba en el modelo anterior.

12


Para lograrlo, es necesaria la participación de las familias. “Nos propusimos fortalecer la participación, buscando que las familias cuenten con las herramientas necesarias para procurar su autocuidado y tener un mayor control sobre las condiciones que afectan su salud”, explicó Molano Builes. Se trata de brindar herramientas para ayudar al desarrollo de habilidades que aporten al bienestar de las familias.

De igual forma, los equipos de trabajo dejan de ser equipos de profesionales de una misma disciplina (o disciplinas afines), para constituirse en equipos interdisciplinarios, en los que el aporte de cada disciplina es fundamental para comprender todos los factores que intervienen en la salud y la calidad de vida de las familias, al facilitar, de paso, un abordaje integral. FAMILIA VALLE MARÍN

Aníbal, Olga, Johana y Samuel, hacen parte de En Familia, desde el inicio del Proyecto. Para los Valle Marín, el desarrollo del Proyecto En Familia ha sido sorprendente. Aníbal, quien laboró como vigilante en la Universidad de Antioquia, manifestó que “hemos aprendido mucho y nos beneficiamos con diferentes servicios. Se ha visto el adelanto y nos gusta mucho la integración”. Su hija Johana, agregó que “la propuesta de cambio es buena, porque nos ayuda, como familia, a compartir y, además, nos impulsa a buenas prácticas en salud. El enfoque hacia la prevención es muy importante”.

En este sentido, es grande el compromiso del recurso humano que trabaja en el proceso, puesto que se trata de compartir conocimientos que contribuyan a la toma de decisiones más saludables. Para ello, el nuevo modelo potencia las redes mediante la creación de grupos de apoyo enmarcados en cinco grandes ejes temáticos: Entornos Saludables, Arte y Lúdica para la Salud; Cuidados de la Salud, Orientación Familiar y Estilos de Vida Saludable. MARTA ISABEL MORALES SÁNCHEZ

Marta Isabel, feliz con las atenciones En Familia. Para Marta Isabel Morales Sánchez, la vinculación al Programa de Salud de la U de A, ha sido encantador y está de acuerdo con la orientación del Proyecto En Familia, por singular y diferente a ofertas de Promoción y Prevención de Salud que dirigen otras entidades. “Eso de compartir los programas en la casa, genera mucha alegría. Estoy segura de que los cambios serán para mejorar el servicio. Yo trabajé 27 años con la Universidad y siempre doy gracias, por la buena oferta de servicios, en especial, de la salud”.

13


Siempre

en su mesa:

la cantidad y el tamaño justos Saber cuánto y qué poner en su mesa hace la diferencia entre una alimentación adecuada y otra llena de excesos.

Por: Andrés Felipe Restrepo Palacio Asesoría: Angélica Díaz Gómez

N

ingún alimento aporta todos los nutrientes necesarios para el organismo; es decir, contrario a lo que algunos piensan, comer bien no significa ingerir solo frutas y verduras y dejar por fuera las grasas y las harinas. La alimentación saludable implica consumir variedad de los distintos grupos alimenticios (ver recuadro). A partir de esto, es importante cuestionarse sobre ¿cuántas porciones se deben incluir de cada grupo?, y ¿en qué cantidades? La respuesta no es general. Por eso, es fundamental considerar que las recomendaciones de este artículo hacen parte de un posible plan de alimentación para personas saludables. Sin embargo, ayudarán a acercarse al propósito de alimentarse mejor aunque, si es el caso, es bueno acudir a un nutricionista.

14

de cinco harinas, dos grasas, ocho frutas y siete verduras, entre otras cosas’. Todo depende de las necesidades energéticas de cada quien”, explica la nutricionista Angélica Díaz Gómez. Las porciones se basan en estudios que promedian la cantidad de alimentos que se consumen en diferentes comunidades y, a partir de ello, se analizan sus componentes para sugerir la ración adecuada. De este modo, se establece un equilibrio entre la cantidad y los nutrientes que pueden aportar al organismo y, de igual manera, una buena relación entre la necesidad de satisfacer los requerimientos nutricionales y llegar a la saciedad. Los buenos hábitos pueden modificar, de forma gradual, la cantidad de alimentos que ingiere una persona para sentirse satisfecha. Entre ellos, establecer un horario para las comidas, fraccionarlas, masticar despacio y no hacer otras cosas al tiempo.

Los tamaños de las porciones son los mismos para todas las edades. Pero la cantidad es diferente. Por ejemplo, a un niño se le pueden recomendar tres harinas en el día; en cambio, al adulto seis o siete.

La nutricionista Díaz Gómez comenta que “el tamaño del estómago es variable y uno lo vuelve pequeño o lo vuelve grande. A medida que se empieza a comer, según lo que se le manda, la capacidad del estómago disminuye y la porción que se consuma será suficiente”.

“Cuando hacemos un plan de alimentación, le decimos a la persona: ‘su dieta diaria consta

Por eso, presentamos algunas posibilidades de alimentos y porciones para las comidas principales:


El desayuno puede tener una o dos harinas. Quienes acostumbran a comer calentao, deben considerar que una porción de este alimento son cuatro o cinco cucharadas y, si a eso se le suma una arepa mediana, se completa el requerimiento de harinas. Además, se puede incluir una tajada de queso o quesito como proteína. Cuando se quiere variar, el huevo es otra alternativa. La bebida puede ser un pocillo de chocolate o un café con leche. Quienes prefieren desayunar con cereal, deben saber que ¾ de pocillo son una porción de harina; es decir, que la dosis son dos porciones. Se acompaña con leche y, para no dejar por fuera a las proteínas, se recomienda consumir una tajada de queso o quesito. También se pueden adicionar frutas. ______ Un almuerzo, por lo general, lleva dos o tres harinas. La sopa y el arroz (cuatro o cinco cucharadas) hacen parte de este grupo. Otra opción es una porción de tres papas criollas. Con respecto a la carne, debe ser un quinto de libra. Si las papas y la carne se saltean en aceite, se cumplirá el requerimiento de dos grasas. La cantidad de ensalada debe ser lo que quepa en un pocillo chocolatero y, para que sea ideal, tiene que incluir variedad de verduras como arvejas, zanahoria, brócoli o lechuga. Al final, un vaso de jugo es una buena sobremesa. ______ La comida puede ser similar al almuerzo, pero las harinas se deben disminuir a dos. La cantidad de ensalada es la misma, pues se recomienda comer dos porciones durante el día. En cuanto al horario, se aconseja que la última comida del día se haga una o dos horas antes de dormir, así se evitará el reflujo y la calidad del sueño será mejor.

Grupos

de alimentos Los siete grupos definidos en las guías alimentarias para la población colombiana son:

1. Cereales y derivados, raíces, tubérculos y plátanos. 2. Hortalizas, verduras y leguminosas verdes. 3. Frutas. 4. Carnes, vísceras y productos elaborados; huevos, leguminosas secas y mezclas de vegetales. 5. Leche, kumis, yogur y queso. 6. Grasas. 7. Azúcar, miel, panela y dulces (es único grupo que no es indispensable).

15


La obesidad:

La obesidad es una de las enfermedades que más amenazan a la población mundial. Además de ser crónica, se le considera una epidemia.

Un círculo vicioso que se debe invertir

¿

Qué sucedió en el mundo para que 43 millones de niños menores de 5 años tuvieran sobrepeso en el año 2010? Hablar de obesidad es referirse a un problema de salud pública, una epidemia que se propaga por América Latina, heredada de los países desarrollados. A esa cifra y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud que realizó Profamilia el año pasado, Colombia ha contribuido a la propagación, en forma creciente, en los últimos cinco años. De hecho, se estima que la obesidad se incrementó en 25,9 % en niños y jóvenes, entre los 5 y los 17 años y que el aumento de la obesidad en la población adulta fue del 11,3%.

El sobrepeso, ¿es conmigo? La diferencia entre sobrepeso y obesidad es que el primero es un paso previo. La obesidad es un exceso de grasa corporal, que se define por su peso y su talla, y se mide por el índice de masa corporal.

Según el resultado de tu IMC:

16

18 - 24,9 peso ideal

25 - 29,9 sobrepeso


9

Los especialistas apuntan a que lo más grave de la obesidad es su relación con las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales. También con la discapacidad física, porque para el obeso, el esqueleto es el mismo, pero, con más peso. Además, la obesidad genera 93 veces mayor riesgo de padecer diabetes, porque la grasa hace que los tejidos sean resistentes a la insulina e impide el transporte de los azúcares necesarios al cuerpo. Si esto no fuera poco, la obesidad hace dos veces mayor el riesgo de infarto y triplica la posibilidad de que ocurra muerte súbita. El endocrinólogo Hernán Yupanqui, de la Fundación Colombiana de Obesidad, dice que “es tiempo de adoptar políticas públicas que busquen la prevención de esta enfermedad; y en lo individual, no se trata de fórmulas mágicas que se compren en el mercado sino de una fórmula personal de cambio de estilo de vida”. La Ley 1355, de 2009, define a la obesidad y a las enfermedades asociadas a la misma, como una prioridad de atención de salud pública y adopta medidas para su control, atención y prevención.

Calcula tu IMC dividiendo tu peso en kilogramos por el cuadrado de tu estatura en metros:

IMC =

Peso (Kg.) Estatura (m.)

30 - 34,9

obesidad grado I

2

35 - 40

Llegar a ser obeso o dejar de serlo, parece un proceso lento, en especial al principio. “Se pierde peso gramo a gramo, en un círculo virtuoso que comprende alimentarse de forma sana, ejercitar el cuerpo, disfrutar en familia… y se gana peso en el círculo vicioso de la baja autoestima, de la ansiedad que se alivia con comida, del sedentarismo...”, explica la médica Claudia Gallo, de la IPS Universitaria y la estrategia En Familia. Los aumentos de obesidad en la población colombiana se deben al sedentarismo, la mala alimentación, la falta de ejercicio, la depresión y la baja autoestima. Los médicos recomiendan buscar ayuda psicológica al menor síntoma.

¿Prevenir o curar? A pesar de que la obesidad puede prevenirse, el mercado promueve la cirugía como el único método efectivo para su tratamiento, eso dice la página web del médico Juan José Uribe Pardo, especialista en cirugía general y en cirugía de la obesidad, quien es pesimista frente al tema: “es una guerra perdida, subir de peso es muy fácil pero bajar es difícil. La cirugía es lo único que sirve, también cerrar la boca, pero los pacientes se dan por vencidos”. “Esto no es cierto, lo ideal es no llegar a ese punto”, explica Yupanqui, quien hace parte de la Asociación Colombiana de Endocrinología e insiste en que “la cirugía podrá ser solución en los pacientes obesos en un grado III o mórbido, mientras el principal problema de los colombianos son las obesidades moderadas”. La médica Gallo, señala que el círculo vicioso de la obesidad, puede cambiarse por uno virtuoso, en el que el paciente asuma que una intervención en el quirófano no es una solución definitiva. “La cirugía no cambia tu estilo de vida. Hay quienes se operan y vuelven a ganar peso en semanas; la obesidad se puede prevenir con cambios mínimos para progresos lentos, avanzando hacia estados de vida mucho mejores”, concluye.

obesidad grado II

Mayor de 40 obesidad grado III o mórbida

17


Las cirugías plásticas

no son pócimas mágicas

El deseo de tener un cuerpo esbelto y proporcionado, ha hecho de las cirugías plásticas una opción para cambiar aspectos corporales. Sin embargo, estas intervenciones no son un conjuro mágico para trasformar la vida.

18


Astrid María Zora Gómez, sicóloga de la Universidad Cooperativa de Colombia, explica que muchas personas creen que, al practicarse una cirugía saldrán de una crisis, conseguirán el “príncipe azul” o su pareja no los abandonará.

L

a cirugía moderna apareció en Inglaterra a finales de la I Guerra Mundial, para tratar las quemaduras y malformaciones de los soldados heridos. Con la evolución médica, los profesionales se percataron que, además de curar, podían cambiar factores estéticos de las personas. Según Juan Esteban Sierra, médico cirujano y presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Capítulo Antioquia, la cirugía plástica se divide en reconstructiva y estética. La primera, por lo general, es necesaria, porque mejora aspectos físicos alterados por accidentes o malformaciones congénitas. Uno de los procedimientos más comunes son las operaciones por labio leporino y paladar hendido. En el caso de la cirugía estética, se trata de un procedimiento, de libre elección, que mejora la apariencia de partes del cuerpo con las que no se está satisfecho. Estas últimas, han tenido gran auge, por lo que muchas personas han optado desde levantar sus parpados hasta reducir las medidas de su cuerpo en un quirófano. Lo preocupante, es que para muchos, los procedimientos estéticos son asumidos como prácticas suficientes para cambiar, de forma radical, su vida.

Cambios corporales Hace dos años Lina Gaviria se sometió a una cirugía estética para cambiar sus senos. “Son una de las partes más bonitas del cuerpo femenino y los míos eran demasiado pequeños. Me hacían sentir como un niño. Fue difícil decidirme por los tabúes y mitos que hay en la sociedad, pero lo hice”.  Según Lina, la cirugía le dio mayor confianza en sí misma y mejoró su autoestima. Este caso es un ejemplo positivo, pero las cosas se complican cuando las personas cifran todas las esperanzas en un cambio estético, al pensar que perfeccionará su vida, sin prever que las cirugías pueden tener efectos secundarios para la salud o desmejoras por malos cuidados.

“El cambio de vida depende del mismo ser humano, jamás de aspectos externos y esto se logra explicar a través de terapias cognitivo-conductuales que permitan un cambio comportamental adecuado”, comenta la profesional. La escala de valores construida por la persona hace que sea honesta consigo misma y defina el objetivo de hacerse un cambio físico. “En estos procedimientos, la evaluación médica como sicológica determinan aspectos de la personalidad que inciden en el resultado de un cambio de imagen. No es solo una cirugía sino el resultado a nivel de pensamiento-comportamiento que genera en la persona”, concluye la sicóloga Zora Gómez. No existen fórmulas mágicas para obtener cambios o logros en la vida y, aunque las cirugías pueden subir la autoestima, constituyen un porcentaje mínimo en la transformación personal.

La confiabilidad de los procedimientos 1. Compruebe en la página de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica (www. cirugiaplastica.org.co/) o en los correos de la Secretaría Seccional de Salud arango@antioquia.gov.co o paola.salazar@antoquia.gov.co, que el médico sea especialista en cirugía plástica. En los correos también puede verificar si la clínica está habilitada. 2. Si el médico estudió en el exterior, verifique la información con la universidad de la que egresó. 3. Las cirugías se hacen en quirófanos, no en consultorios. 4. En la actualidad, los médicos piratas cobran igual que los especialistas, así que los precios no son punto de referencia.

19


Resiliencia: la fortaleza de seguir

adelante Ser fuerte y afrontar con entereza los problemas no es sencillo. No obstante, tenemos la capacidad para asumir las dificultades. Por: Mariluz Palacio Úsuga

L

a resiliencia es un término de la física que explica cómo algunos metales fraccionados en pedazos pueden volver a su forma inicial. En los años 60, el concepto fue adoptado por las ciencias sociales para hablar de la capacidad que tienen los seres humanos de enfrentar los problemas, superar las crisis y salir fortalecidos de ellas.

Con esta actitud, inició la quimioterapia y luego pasó por cirugía y radioterapia. “Llegaba a las sesiones echando chistes”. A juicio de Moreno, el concepto que las personas adultas construyen de la resiliencia se hace desde la lectura de su propia historia. “Uno puede tener 90 años y hacer un proyecto de vida para otros diez, eso es resiliencia”.

La profesional en Desarrollo Familiar, Luz Andrea Moreno, explica que la resiliencia se genera y se consolida con el tiempo. Para el caso de los niños, si esos recursos no se aprenden en familia pueden provenir del maestro, el vecino o cualquier otra persona significativa.

En conclusión, cada dificultad es un escalón para aprender a desarrollar defensas. La entereza para asumir los problemas es algo que ahora Luz Marina tiene más que presente: “El éxito consiste en estar contenta y tener la convicción de que tengo algo por hacer”.

“Hay una idea que resume la resiliencia: adaptarme luego de un situación problemática, quedar sin trauma y lograr darle un significado a lo que pasó”, comenta la profesional. Fue el caso de Luz Marina Zapata Sepúlveda. “El impacto más fuerte fue la pérdida del empleo. Después de 10 años de estabilidad, verme sin nada qué hacer, me dio duro. Luego me separé y, ese mismo año, me descubrieron cáncer de mama. La primera reacción fue entregarme a la muerte”, . Moreno sostiene que la expresión de sentimientos, la comunicación, la colaboración y el sistema de creencias de la familia, además del sentido que se adopte ante el infortunio, incentivan a que una persona sea resiliente. Para Luz Marina, lo más importante fue entender sus retos. “Mi proyecto era levantar a mis hijas, construir una casa, estudiar. Quería sanarme, y si estaban los medicamentos lo iba a lograr”.

20

Pasos hacia la resiliencia La experta Luz Andrea Moreno recomienda trabajar desde la infancia cinco factores que fomentarán la resiliencia: 1. Perspicacia: Capacidad de mirar hacia afuera y saber cómo puedo aportar o no a la solución de un problema. 2. Independencia: Permite ser más objetivo y responsable frente al propio comportamiento. 3. Iniciativa: Posibilita tener velocidad de pensamiento para decidir. 4. Relación familiar y social: Fundamental para solucionar los problemas. 5. Humor y creatividad: Permite ver el lado jocoso al problema.


Si eres afiliado al Programa de Salud de la Universidad de Antioquia,

inscríbete

y comienza a disfrutar de los beneficios de estar

Las acciones de En Familia APS no implican ningún cambio en la prestación de su servicio de salud y no generan ningún sobrecosto. La información que usted suministra al proceso es confidencial.

Inscripciones

219 89 27 Correo electrónico enfamilia.udea@gmail.com

Actualiza tus datos personales

Si eres es afiliado al Programa de Salud, recuerda que debes actualizar tus datos personales y los de tus beneficiarios. Además, ten en cuenta reportar novedades como divorcios, nacimientos y fallecimientos.

Verifica tu número telefónico, la dirección de tu casa, tus nombres completos y fecha de nacimiento en los números

21


22


23


Red de Prestadores de Servicios de Salud Programa de Salud de la Universidad de Antioquia

Institución

Dirección Medellín

Teléfono

E.S.E. Carisma Centro Integrado Nueva Vida Clínica Bolivariana Clínica Cardiovascular Clínica CES Clínica Las Vegas Clínica Medellín Clínica Oncológica Astorga Clínica Psiquiátrica Sagrado Corazón Clínica SOMA CLOFÁN (Clínica Oftalmológica de Antioquia) Comité de Rehabilitación COODAN (Cooperativa Odontológica de Antioquia) Elastimedias Fundación ANDECOL Hospital Pablo Tobón Uribe Hospital Universitario San Vicente de Paul IATM (Instituto de Alta Tecnología Médica) Instituto de Cancerología Instituto del Corazón Instituto Gastroclínico Instituto Neurológico De Antioquia IPS Universitaria Universidad De Antioquia Óptica Gusmen Oxivital Praxis Clinic Ltda. Salud Domiciliaria Integral SAS SAMEIN (Salud Mental Integral) SODIME (Sociedad de Otorrinolaringología y Diagnóstico de Medellín) Unidad de Osteoporosis y Climaterio, Clínica del Prado Vital Salud

Cra. 93 No. 34AA 01 Cra. 67 No. 32B 36 Cra. 72A No. 78B 50 Cll. 78B No. 75 21 Cra. 50C No. 58 55 Cll. 2Sur No. 46 55 Cll. 53 No. 46 38 Cll. 8 No. 43C 55 Cra. 50 No. 62 63 Cll. 51 No. 45 93 Cra. 48 No. 19A 40 Cll. 65 No. 49 04 Cra. 50A No. 58 68 Cra. 46 No. 54 14 Cra. 69 No. 30A 50 Cll. 78 No. 69 240 Cll. 64 No. 51D 154 Cra. 50 No. 63 95 Cra. 80 Diagonal 75B No. 2A 80 Circular 73 No. 39 37 Cra. 46 No. 2Sur 45, Cons. 162 Cll. 55 No. 46 36 Cll. 69 No. 51C 24. Bl. 2, Clínica León XIII Cra. 80A No. 32EE 72, Cons. 914, Ed. Office 33 Trans. 39A No. 70 08 Cll. 33 No. 76 57 Cll. 10 No. 38 49, Ed. Bulevar de la 10, Of. 303 Cll. 32F No. 63A 117 Cll. 7 No. 39 290, Cons. 801 Cra. 50 A No. 64 65, Cons. 401 Cra. 43 No. 1Sur 100

492 4000 235 5806 - 316 1118 445 5906 445 4000 576 7272 315 9000 356 8667 326 6000 263 1551 5768400 444 0090 211 0505 284 7000 251 1100 265 7505 445 9414 444 1333 448 4481 340 9350 411 1838 444 6600 576 6666 516 7300 265 3247 414 4955 416 3649 311 1990 444 4891 312 3939 212 7922 448 6768

Área Metropolitana Caldas (Antioquia). Hospital San Vicente de Paul Copacabana. Hospital Santa Margarita Envigado. Hospital Manuel Uribe Ángel Girardota. Hospital San Rafael Itagüí. Clínica Antioquia

Cra. 48 No. 135Sur 41 (Caldas, Antioquia) Cra. 45 No. 52 26 (Copacabana) Diagonal 31 No. 36A Sur 80 (Envigado) Cra. 16 No. 11 01 Girardota Cll. 45 No. 49 02, piso 5 (Itagüí)

378 6300 274 0203 339 4800 405 2440 370 7000

Antioquia Andes. Hospital San Rafael Concordia. Hospital San Juan de Dios El Peñol. Hospital San Juan de Dios Hispania. Hospital San Juan del Suroeste La Ceja. Clínica San Juan De Dios Puerto Berrío. Hospital La Cruz Rionegro. Clínica Somer Rionegro. Hospital Gilberto Mejía Santa Fe de Antioquia. Hospital San Juan de Dios Sopetrán. Hospital Horacio Muñoz Suescún Titiribí. Hospital San Juan de Dios

Av. Medellín No. 48 20 (Andes) Cra. 18 No. 16 05 (Concordia) Trans. 7A No. 11 84 (El Peñol) Cll. 50 No. 46 47 (Hispania) Av. San Juan de Dios (La Ceja) Cra. 7 No. 48 03 (Puerto Berrío) Cll. 38 No. 54A 35 (Rionegro) Cra. 70 No. 40 68 (Rionegro) Cll. 10 No. 3 24 (Santa Fe de Antioquia) Cll. 13 No. 11 53 (Sopetrán) Cra. Bolívar No. 18 55 (Titiribí)

841 4343 844 6161 851 5750 843 2211 553 1330 833 2490 569 9999 531 6927 853 1020 854 1555 848 2626

Fuera de Antioquia Bogotá. R.T.S. SAS Bucaramanga. CAPRUIS

Transv. 23 No. 97 73, piso 6 (Bogotá) Cra. 27 con calle 9 (Bucaramanga)

(051) 589 3244 (057) 632 8383

Cali. Fundación Clínica Valle del Lili Cali. Hospital San Juan de Dios Cúcuta. Clínica Santa Ana Manizales. Hospital Santa Sofía Montería. Universidad de Córdoba Pácora. Hospital Santa Teresita Sincelejo. Clínica Santa María

Cra. 98 No. 18 49 (Cali) Cra. 4 No. 17 67 (Cali) Av. 11E 8 41 Colsag (Cúcuta) Km. 2 vía Chinchiná Cra. 6 No. 76 103 (Montería) Cra. 2 No. 2 49. (Pácora) Cra. 22 No. 16A 47 (Sincelejo)

(052) 331 9090 (052) 489 2222 (057) 582 8384 (056) 887 9200 (054) 786 0197 867 0193 (055) 281 2430

(Caja de Previsión Social de la Universidad Industrial de Santander)

24

Consulte actualizaciones en http://saluda.udea.edu.co

Revista Saluda 34  

Bienestar, propósito común

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you