Page 1

PÍCAROS REFUGIADOS        


CAPÍTULO 1: INFANCIA ANTES DE LA GUERRA

Me llamo  Yassin  Hamid,  tengo  13  años  y  vivo  con  mi  familia  en  Idlib,  una  pequeña  ciudad  de  Siria.  Nuestra  tierra  es  fértil  y  la  mayoría  de  la  gente  se  dedica  a  la  agricultura.  Además es  una  ciudad  tranquila donde convivimos con  bastantes  refugiados  iraquíes  sin  discriminarlos  como  por  ejemplo  mi  mejor  amiga  Latifa  y  su  familia.  Latifa  y  yo  nos  conocemos  desde  pequeños,  ella  antes vivía  en  Irak  pero  por problemas económicos vinieron a Siria cuando ella  tenía  tres años.  Desde  entonces  somos  vecinos  y  todos  los  días vamos juntos  al  colegio  junto  con  mi  hermano  mayor  Salim.  Después  del  colegio  siempre  quedamos  para  hacer  los  deberes. Hoy  teníamos  más deberes  que  otros  días  así  que  se  quedó  hasta  más  tarde  y  a  cenar.  Mientras  cenábamos  estaba  pensando  en confesarle  mis  sentimientos, ya que desde hace años siento algo  por  ella.  Latifa  es preciosa,  tiene una  larga  melena  morena y unos ojos verdes  que hechizan, es muy inteligente, divertida y tiene mi edad.  Acabamos  de  cenar  y  la  acompañé  hasta  su  casa  para  aprovechar  ese  momento y hablar con ella a solas. Le dije:    

­ Latifa, desde  hace  un  tiempo  quiero  hablar  contigo  sobre  un  tema  muy  importante.     ­ Vale, dime.     ­ Llevo mucho tiempo pensándolo  y  creo que  ya es  el  momento. Y  es que  siento algo especial por ti, y creo que te quiero. ¿Tú qué sientes?     ­ ¿En  serio?  Ha  sido  inesperado,  no  sé  qué  decirte,  dame  tiempo  para  asimilarlo y te responderé.    ­ Vale, nos vemos mañana, buenas noches.    ­ Buenas noches.    

Pasaban los  días,  y  Latifa  no  me  contestaba,  no  me  hablaba  y  apenas  salía.  Eso  me  hace  pensar  que  no  le  importo  y  que  ya  ni  siquiera  quiere  ser  mi  amiga.  No  debí  decírselo,  llevo  días  triste  y  desde  aquella  noche  mi  hermano  Salim  también  se  comporta  raro,  me  trata  mal  y  ya  no  quiere  jugar  conmigo.  Creo  que  tiene  que  ver  con  lo  de  Latifa,  pero  ninguno  me  habla  para  poder  saber qué pasa o arreglarlo. 


Por la  tarde  fui  con  mi  madre  a  los  cultivos  para  ayudarla  porque  mi  padre  estaba enfermo y no podía ir. Mi madre me veía muy decaído, y me preguntó:    

­ ¿Qué te  pasa,  Yassin?  Llevas  varios  días  muy  triste  y  casi  no  comes.  ¿Estás enfermo o te encuentras mal?    ­ No,  mamá,  estoy bien  sólo  es  que  tengo muchos  deberes  últimamente  y  estoy un poco cansado.    ­ Pues cuando volvamos te  preparo  algo y descansarás. ¿Y Salim por qué  no quería venir?    ­ No sé qué le pasa, creo que está enfadado conmigo.    ­ Pues cuando vayamos a casa ya hablaremos los tres.    

Acabamos ya  de  recoger  todo  lo  necesario  para  hacer  la  cena.  Al  volver  a  casa,  la  ayudé  a  hacer  la  comida,  Salim  no  estaba.  Llegó  a  la  hora  de  cenar,  parecía  que  estaba  enfadado  y dijo que estuvo con Latifa  y unos  amigos.  Eso  me molestó mucho pero no me lo creí del todo.  Salim  se  apartaba  todo  lo  posible  de  mí  y  me  miraba  mal,  mi  madre  notó  su  comportamiento  y  al acabar de  cenar nos reunió para hablar lo que pasaba. Mi  madre consiguió que lo arreglaramos.  Ya  me sentía un  poco  mejor  pero, Latifa seguía sin hablarme. Como Salim dijo  que estuvo con Latifa le pregunté:    

­ ¿Sabes si le pasa algo a Latifa?    ­ No, no le pasa nada, me voy a dormir.    ­ ¿Y porque no me hablabas?    ­ Te he dicho que me voy a dormir, adiós.    ­ ¿Por qué no me contestas?    

Se fue  a  la habitación a  dormir  sin  contestarme. Estuve varios  días insistiendo  para  que  me  contestara, pero  no había manera de que me lo dijera, así que no  le volví a sacar aquel tema.


CAPÍTULO 2: ESTALLIDO DE LA GUERRA: PRIMEROS DRAMAS SOCIALES Y FAMILIARES  

Ha pasado  un  año  desde  entonces,  Latifa  sigue  sin  hablarme  y  ya  estoy  acostumbrado a su ausencia pero mis sentimientos por ella siguen intactos.  En  las noticias  sale  que  en  las  afueras de la ciudad ha caído una ​ bomba y que  todas  las  escuelas  estarán  cerradas.  Mi  padre,  muy  preocupado  por  nuestra  seguridad, decide irse a la guerra.  Llevaban  varios  días  sin  haber  bombardeos  en  Siria,  y  ya  estaba  todo  tranquilo, así que reabrieron las escuelas.  Un  día  llegaba  tarde  al  colegio,  Salim  no  iba  conmigo  ya  que  salió  sin  avisarme,  yo  me  acosté  tarde  la  noche  anterior  y  por  eso  no  me  desperté  a  tiempo.  De  camino  hacia  el  colegio  me  encontré  a  Latifa,  que  parecía  que  también  llegaba  tarde.  No  hablamos  pero  me  vio  y  seguimos  separados  hacia  el  colegio.  De pronto oímos  una fuerte  explosión  muy  cerca  y  tembló  el suelo,  por  la  procedencia  del  sonido  parecía  que  viniera  del  colegio.  A  unos  metros  del  colegio  vimos todo  destrozado, nos acercamos más y vimos todo destruido  y  a todos muertos. Nunca olvidaré lo que he visto, el colegio hecho escombros,  el  patio  donde  solíamos  jugar  lleno  de  personas  muertas;  nuestros  amigos,  compañeros y profesores…, y entre ellos Salim también.  Me  sentía  culpable,  yo  también  debí  de  haber  estado  allí,  yo  también  debí  haber muerto.  Durante  todo ese caos  me  giré  y  miré  a  Latifa,  ella  se veía más  afectada y  estaba  llorando.  Al verme mirándola se fue corriendo a su casa y fui  tras ella.  Cuando  llegamos  a  nuestras  casas  vimos  que  todo  el  mundo  estaba  fuera  asustado,  perdí  de  vista a Latifa y fui a buscar a mi madre. Al verla, la abracé y  empecé a llorar. Ella asustada me preguntó:    

­ ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está Salim?    ­ Yo  estoy  bien,  mamá,  iba  de camino al  colegio  y oí una fuerte explosión.  Ha  caído  una  bomba,  al  llegar  al  colegio  vi  todo  destruido  y  a  todos  muertos… Salim también.­ dije entre lágrimas.     Mi madre,  al  escuchar  mi respuesta empezó  a  llorar  desconsoladamente  y me  abrazó con todas sus fuerzas.  


Por la tarde  hicimos  una  reunión de  vecinos para  hablar sobre lo sucedido y lo  que  podríamos  hacer,  la  mayoría  decidimos  abandonar  el  país  y  unos  pocos  querían quedarse.  Unos  días  después  mi  madre  y  los  padres  de  Latifa  hablaron  para  huir  de  la  ciudad  juntos  e  ir  a  Europa.  Cuando  terminaron,  me  encontré  con  Latifa  y  le  dije:    

­ Latifa, ¿cómo estás?     ­ Lo mejor que se puede después de lo que ha pasado...     ­ Y todo este tiempo… ¿Qué te pasaba? ¿Estabas enfadada?     ­ No  estaba  enfadada,  solo  no  sé  cómo  seguir  siendo  amigos.  Se  ve  que  Salim  nos  escuchó  aquella  noche  en  la  que  hablamos  y  le  molestó.  Preferí  alejarme  de  los  dos  para  no  haceros  daño,  y  ahora  Salim  ya  no  está. Lo siento mucho…    ­ Ya,  me  siento  culpable,  yo  también  debí  haber  estado  allí,  si  no  hubiéramos discutido seguiría vivo…    ­ No  digas  eso,  no  es  tu culpa. Ahora  solo tenemos  que  preocuparnos  de  sobrevivir.     ­ Tienes  razón,  vamos  a  buscar  a  nuestros  padres  a ver  a  dónde quieren  ir.    ­ Vale, vamos.    

Fuimos a  buscar  a  nuestros  padres,  que  estaban  preparando  las  cosas  para  marcharnos.  Dijeron  que  esta  misma  tarde  nos  iríamos  de  Idlib  e  iríamos  a  algún  país  de  Europa.  Decidieron  que  viajaríamos  a  Alemania,  aunque  es  un  país  muy lejano  dicen  que  ahí  viviríamos  bien  y que el largo camino merecería  la  pena.  Entre  los  tres  juntaron  todos  los  ahorros  para  poder  comer  y  pagar  alguna embarcación o transporte ya que sabían que no sería barato.     


CAPÍTULO 3: EL CAMPO DE REFUGIADOS  

Dos días  después,  ya  preparados  salimos  y  vamos  a  buscar  a mi  padre  para  irnos todos de Siria.  Después  de  unas  cuantas  horas  caminando  llegamos  a  un  campo  de  refugiados  donde  estaban  todos  los  heridos  de  la  guerra.  Entramos  dentro,  y  había un montón de gente en camillas, heridos y hasta muertos.  Me  asusté  mucho  porque  nunca  vi  algo  así  en  mi  vida,  y  enseguida  empezamos a  buscar  a  mi  padre.  Después de  un  rato,  lo  encontramos  en una  camilla,  tenía  muchas  heridas  y  estaba  cubierto  de  vendas.  En  ese  momento  estaba durmiendo y no lo queríamos despertar.  Mi  madre  se  fue  a  buscar  un  médico  para  preguntarle  cómo  estaba  y  cuando  podría  marcharse,  y  yo  me  quedé  al  lado  de  mi  padre  llorando.  Después  de  tanto  tiempo  sin  verlo  y  encontrarlo  así, me  puso  muy  mal  y no podía parar de  llorar. Mi llanto lo despertó, le sorprendió mucho verme aquí y me dijo:    

­ ¡¿Hijo qué haces aquí, dónde está tu madre?!    ­ Nos  hemos  ido  de  Idlib,  mamá  decía  que  ya  no  es  seguro  vivir  allí  y  hemos  venido  a  por  ti  para  irnos  todos  a  Europa  junto  con  la familia de  Latifa. Mamá hace un rato se ha ido a buscar un médico.    ­ ¿Y dónde está Salim, se ha ido con tu madre?    ­ Papá… Salim murió en un bombardeo hace unos días.    

Mi padre  tampoco  pudo  evitar llorar. Luego estuvimos un buen rato en silencio,  hasta  que  vino  mi  madre.  Vio  a  mi  padre  despierto  y  enseguida  lo  abrazó.  El  médico  dijo  que no se podía ir aún, así que decidimos quedarnos allí un tiempo  hasta que mi padre mejorase y pudiéramos marcharnos todos.  Durante  estos  días  nos  pudimos  alimentar  mejor  que  en  casa  y  reponer  fuerzas  para  nuestro  largo  camino,  ya  que  los  cultivos  de  donde  vivíamos  estaban  dañados  por  los  bombardeos  y  sólo  podíamos  salvar  pocas  cantidades.  Mientras  Latifa y  yo siempre  jugábamos,  nuestros  padres  estaban  hablando  muy  preocupados  del  viaje,  sobre  cómo llegaríamos  a  Europa y  que  tenían  miedo  de  que  no  fuera  seguro  o  no  acabara  bien.  Yo preferí olvidarme  del tema del viaje y pasar el tiempo con Latifa sin preocupaciones.  Un  día  llegó  un  grupo  de  voluntarios  europeos,  entre  ellos  había  una  familia  que tenía un hijo de cinco años más que nosotros que se llama Roberto. 


Son de  piel  clara,  pelo  rubio,  ojos  azules  y  altos.  Me  sorprendieron  mucho,  nunca  había  visto  unas  personas  así,  porque  en  Siria  somos  todos  de  piel  y  cabello  más  oscuro, pero  la  ​ mayoría  también  tenemos ojos  claros. Decían que  venían para darnos comida y ayudarnos con los heridos.  Roberto  venía  todos los  días  a  visitarnos  y  traernos también  comida  y ropa.  A  veces nos habla sobre Europa, y hoy le preguntamos:     ­ Roberto, cuéntanos cosas sobre tu país. ¿Cómo es?     ­ Pues  soy  de  Holanda,  es  un  país  que  está  al  norte  de  Europa.  Hay  muchos lagos y prados. Es un lugar precioso.    ­ Parece muy bonito.     ­ Y lo es, deberíais ir alguna vez.     ­ Nuestros padres quieren ir a Alemania, ¿Sabes cómo es?    ­ Si, se parece mucho a Holanda.    ­ Entonces nos gustará Alemania.    ­ Seguro que si chicos, bueno me tengo que ir. Nos vemos mañana.    ­ Vale Roberto, gracias por las cosas que nos traéis. ¡Adiós!    ­ De nada, adiós.    

Como era  ya  tarde,  cogimos  las  cosas  que  nos  dieron  y  volvimos  al  refugio.  Después  fui  a  las  habitaciones  y  cuando  entré  vi  a  mi  madre  llorando  delante  de  la  cama  en  la  que  estaba  mi  padre.  Le  pregunté  que  qué  pasaba,  ella  no  paraba  de  llorar  y me contestó  el médico.  Dijo  que  se  murió mi  padre  a  causa  de una hemorragia, por no haber tratado bien las heridas.  No  puedo  creerme  lo  que  está  pasando,  primero  perdemos  a  Salim  y  ahora  a  mi padre.  Mi madre también  está  muy  triste  y  no  sabe  qué hacer  ahora  que  estamos sin  él. Latifa intenta animarme pero no me ayuda mucho a superarlo.    


CAPÍTULO 4: LLEGADA A TURQUÍA  

Seguimos con  nuestro  camino  durante  varias  semanas  cuando  por  fin  llegamos  a  Turquía,  donde  compraríamos  una  embarcación  para  ir  a Europa.  Llevábamos  ya  casi  un  mes  en  Turquía,  pasando  por  varias  ciudades  como  Konya  o  Kayseri  para  ver  donde  podríamos  comprarla,  pero  no  teníamos  suerte.  Llegamos  a  Karaman,  otra  ciudad  turca.  Nos  encontramos  con  un  hombre  que  paraba  a  todas  las  personas  que  le  parecían  extranjeras.  Como  me esperaba, también habló con nosotros. Les dijo a nuestros padres:     ­ Hola, ¿Les interesa alguna embarcación para ir a Europa?    ­ Si, ¿Usted nos podría conseguir una? ­ dijo mi madre.    ­ Yo  no,  pero  si  van  a  Esmirna  hay  una  mafia  que  vende  embarcaciones  entre  1000  y  1200  euros. Es  un  grupo  de 5  personas  vestidas  de  negro,  los  reconocerán  enseguida.  Pero  como  no  quieren  que  les  descubra  la  policía  tienen  una  palabra  clave,  tenéis  que  decirles  “Parlak  hilal”  para  saber  qué  queréis  embarcación  y  si  os  responden  “Bu  parlak”  no  sospechan de vosotros.     ­ Gracias,  llevábamos  ya  tiempo  buscando  embarcaciones.­  dijo  el  padre  de Latifa.     Mi madre se apuntó los nombres, y yo le pregunté al señor:     ­ ¿Y qué significa eso?     ­ “Parlak  hilal”  significa  media  luna  brillante  y  “Bu  parlak”  brillante  es.  Se  refiere a la bandera turca.     Quería preguntarle más cosas pero se fue corriendo porque apareció la policía.  Mi  madre  se  sorprendió  por  la  cantidad  de  dinero  que  tendríamos  que  pagar  por  una  embarcación  sin  siquiera  saber  cómo  sería  y  sin  garantizarnos  la  llegada a Europa. 


Nuestros padres se  pusieron  a  hacer  el recuento  del  dinero  que  nos  quedaba,  porque  desde  que  salimos  gastamos  bastante en  comida y transporte. En total  teníamos 919 euros, que no eran suficientes para comprarla.  A  mi  madre  se  le  veía  muy  preocupada  sobre  cómo  podríamos  ganar  ese  dinero que nos faltaba.  Latifa encontró  un  cartel en  el  que  decía que  buscaban personas para trabajar  en  una  lavandería,  el problema  es  que  era  antigua  y tenían que lavar la ropa a  mano.  Mi madre  y la  de  Latifa decidieron trabajar allí. Llevábamos ya un mes y  medio  y  cómo  ganaban  muy  poco  y  era  un  trabajo  duro  porque  tenían  que  lavar  mucha  ropa  junto  con  dos  mujeres más  y a veces con la ayuda de Latifa,  quería  pensar  alguna  forma  de  ganar  dinero  más  rápido.  Pensé  en  pedir  limosnas  delante  de  la  lavandería,  pero no  contaba  con  que  casi  nadie  quería  dar dinero.  Más  tarde  pasó  un  hombre  que  aparentaba  ser  rico,  de  mediana  edad,  con  gafas  e  iba  con  un  traje  elegante  y  unos  mocasines  de  marca.  Me  alegré  porque  pensé  que  ese  hombre, al ser rico, me daría más dinero que las demás  personas.  El hombre  hizo como si no me veía y eso me enfadó mucho, así que  elaboré  un  plan:  acercarme al  señor  a  ofrecerle limpiarle  los  zapatos  mientras  yo le robaba la cartera. Comencé mi plan, me acerqué al señor y le dije:     ­ Hola,  buenas  tardes  señor.  ¿Le  puedo  limpiar  los  zapatos  a  cambio  de  unas monedas?    ­ De acuerdo joven, pero tenga cuidado que son muy caros.    ­ Tendré cuidado.   Al sentarse en un banco se le cayó la cartera, eso me facilitó el plan.  No se dio  cuenta  y  para poder  cogerla le  dije  que  también le podría limpiar las gafas. Me  dio  las  gafas,  comprobé  que  no  veía  nada,  cogí la  cartera  y me  fui  corriendo.  Cuando  me  alejé  lo  suficiente  me  puse  a  mirar  cuánto  dinero  había  dentro  y  había  280  euros.  Me alegré  un  montón  porque eso significaba que  podríamos  irnos  ya  de  Turquía  después de  tanto  tiempo  y  que  mi madre y la de Latifa por  fin  podrían  dejar  de  trabajar  en  aquel  horrible  lugar.  Me  reencontré  con  mi  madre y le dije:     ­ ¡Mamá, he conseguido dinero, ya no hace falta que trabajéis!    ­ ¡¿En serio, Yassin?! ¡Qué alegría! ¿Y cómo lo has conseguido?    


­ Eso no importa mamá, vamos a contar a ver cuánto dinero tenemos ya.     ­ Sí que importa, quiero saberlo, dímelo. ¿No lo habrás robado verdad?   ­ No,  mamá,  lo he  conseguido pidiendo limosnas y limpiándole los zapatos  a la gente.    

­ Ah, menos  mal.  Me  alegro  de  que  nos  hayas  ayudado  hijo.  Vamos  a  hacer el recuento del dinero que tenemos ya​ .       ­ Vale, voy a buscar a los demás.     No  me  gustó  mentirle  así a  mi madre,  no quería  que se preocupase y no tenía  otro remedio, necesitábamos dinero y ellas no podían seguir trabajando así.  Nos  juntamos  todos, en  este tiempo mi  madre  y la  de  Latifa ganaron  80 euros  juntas,  y  junto  con  lo  que  conseguí  yo  más  las  limosnas teníamos  en total 360  euros  ganados,  más  lo  que  teníamos  ya,  era  suficiente para  poder  pagar una  embarcación.  No  queríamos  seguir  mucho  tiempo  más  en  Turquía,  así  que  lo  más pronto posible retomamos el viaje hacia Esmirna.  Llevábamos  ya  varias  semanas,  pasamos  por  varias  ciudades,  primero  por  Antalya.  Las  playas  de  allí  son  preciosas,  nunca  había visto  la playa  ni el  mar  de  verdad.  Nos  quedamos  hasta  por  la  noche  en  la  playa  y  después  buscábamos  un  restaurante  cercano  para  comer.  Nos  permitimos  ese  lujo  porque llevábamos ya tiempo comiendo bocadillos o cosas así.  Vi  que  los  restaurantes  eran  muy  caros  y  cocinaban  marisco,  gambas,  cangrejo…  entre  otras  cosas  que  no  me  gustan  nada.  Después  de  estar  buscando  otros  sitios  más  baratos,  encontramos  un  restaurante  chino  y  comimos  allí.  Me  gustó  mucho  aunque  no  pudimos  comer  mucho  me  quedé  satisfecho.  Después  cogimos  otro  autobús  para  ir  a  Esmirna,  así  de  paso  dormimos.  Justo cuando  me desperté  llegamos  a  Esmirna, y nos dirigimos hacia el puerto  donde  el  hombre  de  Karaman  dijo  que  nos  encontraríamos  con  la  mafia  que  nos  vendería  alguna  embarcación.  Allí  había  un  grupo  de  personas,  suponíamos  que  era  la  mafia  así  que  nos  acercamos  y  mi  madre  les  dijo  la  clave,  ellos  respondieron  la  frase  que  nos  dijo  el  hombre  de  Karaman  y  nos  guiaron  hasta  un  almacén  donde  había  embarcaciones.  Elegimos  una  mediana,  se  veía  un  poco  vieja,  pero  como  era  la  única  en  la  que  cabíamos  todos  y  que  no  valía  más  de  1100  euros  la  compramos.  No  podíamos  gastarnos  todo  el  dinero en  sólo una embarcación porque necesitábamos más 


dinero para  llegar  a  Alemania.  Decidimos  descansar  después  del  largo  viaje y  zarpar al día siguiente.  Ya  es  por  la  mañana,  el  padre  de  Latifa  se  va a  comprar  una brújula para  no  perdernos  en  el  mar,  mi  madre  y  la  de  Latifa  preparan  el barco  para zarpar  y  ponen  el  equipaje  en el  barco  y  Latifa  y  yo  nos  ponemos a  desayunar.  Noto  a  Latifa un poco cansada y le pregunto:     ­ ¿No has dormido bien?   

­ No mucho la verdad…    ­ ¿Qué, tienes miedo? ­ dije riéndome    ­ ¡No te rías, no hace gracia!    ­ Estoy  bromeando  Latifa,  no  te  pongas  así.  ¿O  acaso  sí  que  tienes  miedo?    ­ Es que no sé nadar y me da miedo que pueda pasar algo.    ­ Tranquila, yo estaré a tu lado, no nos pasará nada.     Eso  la tranquilizó un  poco.  Nos  quedamos  un  rato  en  silencio  comiendo,  y me  puse  a  pensar.  Me  acordé  de  que  no  me  dijo  nada  sobre  lo  que  hablamos  aquella noche desde que murió Salim y decidí sacarle el tema.     ­ Oye,  ¿te  acuerdas  de  lo  que  te  pregunté  aquella  noche  en  la  que  hablamos? ¿Ya lo tienes claro?    ­ Sí, me acuerdo. Aún no lo tengo claro, necesito más tiempo.     Iba  a  decirle  algo  pero  nuestras  madres nos llamaron  para acabar de  recoger  las  cosas y  ponerlas  en  el  barco. Esperamos  al  padre  de  Latifa que volvió con  la brújula y zarpamos. 


CAPÍTULO 5: HUIDA HACIA EUROPA: LAS BARRERAS Y FRONTERAS Nos dirigimos  al  puerto  de Atenas y vamos hacia el oeste, que era  la dirección  que  nos  indica  la  brújula.  La  primera  semana  había  buen  oleaje  que  además  nos  facilitaba  el  viaje.  El  padre  de  Latifa  dice  que  gracias  a  eso  llegaremos  antes de lo previsto.  Desde  que  zarpamos  no  paraba  de  pensar  en  mi  conversación  con  Latifa,  enseguida me acerque a ella y le dije:    ­ Latifa, ¿cómo estás, sigues teniendo miedo?     ­ Bueno… ahora ya no tanto, ya que ha sido tranquilo el viaje y nos queda  poco para llegar.       ­ ¡Pues sí, dentro de poco ya estaremos en Europa!   Una cosa, sobre lo que hablamos... ¿Cuándo crees que lo tendrás claro?    Justo cuando  me iba a  contestar se  acerca  una tormenta que sacude el barco.  Todos  tenemos  miedo  porque  el  barco  es  demasiado  pequeño  e  inestable  frente  a  esta  tormenta,  la  cual  parece  el  diluvio  universal.  Cuanto  más  cerca  estamos de  la  costa  más fuerte  es  la tormenta  y  más grandes las olas. A unos  200  metros  de  la  costa  el  barco  vuelca,  no  nos  dio  tiempo  de  reaccionar  y  caímos  en  las aguas frías  y  nos  llevan  las  corrientes  fuertes.  Intentaba  ayudar  a  Latifa  porque  sabía  que  no  sabe  nadar,  pero  no  pude,  las  corrientes  son  demasiado  fuertes  y  nos  llevaban  a  los  dos.  Mi  madre  pudo  cogerme  y  llevarme  hacia  la  orilla,  pero  a  Latifa no  podían  cogerla porque la  corriente  se  la llevaba demasiado  lejos.  Mientras  mi madre me  lleva  hacia la orilla yo veo a  Latifa cada  vez  más  lejos y  escucho como  grita  mi  nombre, y  como al final se  ahoga.  No  reaccioné  de ninguna  manera,  solo me quedo  mirando  el sitio en el  que Latifa se ahogó.  Llegamos  a  la  costa  de  una  playa,  los  padres  de  Latifa  aún  no  estaban,  mi  madre  está  tumbada en  la  costa cansada  de tanto nadar, y yo empiezo a llorar  y enfadarme conmigo mismo por no haberla salvado. Mi madre me dice:     ­ ¡Yassin cálmate, has hecho lo que has podido! ¡No te pongas así!   


­ ¡Tú no lo entiendes mamá! ¡Le dije que conmigo estaría segura y que no  le pasaría nada, y mira que ha pasado!      ­ Lo siento mucho hijo… Sé que la querías mucho.    Al  oír  esas  palabras  empiezo  a  llorar más  fuerte y  ella  me  abraza.  De  repente  oímos  otro  fuerte  llanto,  miramos  al  mar  y  vemos  a  los  padres  de  Latifa.  Su  padre  lleva  a  la  madre  que  está  llorando.  Ella  se resiste y  quiere  ir  a  buscar  a  Latifa, pero el padre sabe que ya no pueden hacer nada.   Descansaremos  en  Grecia  unos  dias.  Siempre  iba  a  la  playa,  aquella  playa  donde  llegamos  a  Grecia  y  donde  murió Latifa. Me  siento  en  la orilla  y  pienso  en  Latifa  y  lo  que  ha  pasado,  no  puedo  evitarlo,  siento  que  ha  muerto  por  mi  culpa  y  que  no  hice  lo  suficiente  por  ella.  Así  estuve  los  tres  días  que  nos  quedamos en Atenas.    Ahora  nos  dirigimos  hacia  Macedonia,  después  de  atravesar casi  toda  Grecia  sin  problemas.  En  las frontera entre Grecia y Macedonia, nos paró un grupo de  policías, el jefe, que era el policía Balog, habla con el conductor para hacer una  revisión.  Aquel  policía  resaltaba  entre  los  demás,  era  más  alto y  corpulento  y  parece enfadado.  Nos  hacen  bajar  a  todos  del  autobús  y  piden  los  pasaportes.  Los  policías  descubren  que  somos  inmigrantes así que nos querían  detener  para llevarnos  de nuevo fuera de Europa.   El padre de Latifa comienza a pegar a los policías y se unen otras personas del  autobús.  La  madre  de  Latifa se  quiere  meter  para  separarlos  pero el  padre  de  Latifa dice  que  huyamos.  Mi madre  de  repente  coge  mi mano  y empezamos  a  correr.  Solo  se  dio  cuenta  el  policía  Balog  que  nos  empieza a seguir. Después  de  correr  un  buen  rato  conseguimos  que  el  policía  nos  pierda  de  vista  escondiéndonos  entre  unos  arbustos.  Esperamos  un  rato  hasta  que  fuera  seguro salir y seguir el camino.   Gastamos  lo  último  que  queda  para  el  viaje  hacia  Alemania.  Tuvimos  suerte  pasamos  las fronteras  de  Serbia  fácilmente  sin ningún  problema, pero  cuando  todo  parecía  que  estaba  yendo  bien,  en  Hungría  desafortunadamente  nos  vuelve  a  parar  la  policía,  entre  ellos  estaba  Balog.  Al  parecer  no  se dieron  por  vencidos  y  seguían  buscándonos.  Esta  vez  nadie  nos  ayuda  a  escapar,  sino  todo  lo  contrario,  nos  separan  a  los  niños  de nuestras  familias  y  después  nos  metieron en una furgoneta.


CAPÍTULO 6: LLEGADA AL DESTINO: ¿FIN DE LOS PROBLEMAS? Llevo varios  días en  una furgoneta  con  otros  niños  y  sin ver a mi madre, no se  porque  me  han  separado  de ella.  Intento  hablar  con  los  demás niños, pero  no  hablan  mi  idioma.  Luego  intento  hablar  con  el  conductor  pero  hay  un  cristal  grueso  que  nos  separa  y no me hace caso ni me responde. Después de media  hora la furgoneta se para, nos sacan de ella y vemos enfrente un edificio.   Ya  sé dónde  estamos, en un internado. Es un edificio de dos plantas y un poco  viejo,  no  tiene  muchas  ventanas  pero  las  pocas  que  hay  tienen  barrotes.  Por  dentro  no  se  ve  tan  vieja,  y  nos  llevan  a  una  habitación  grande  donde  hay  muchas  camas.  La  mayoría  de  los  niños  que  hay  no  se  parecen  a  mi,  son  como los  voluntarios europeos  que venían al  campo  de  refugiados  en  Siria.  El  hombre  que  nos  llevaba  en  la  furgoneta  me  lleva  al  final  de  la  habitación  y  señala  una  cama  como  si  dijera  que me  quede  allí.  Me  siento  en  la  cama  y  el  hombre  se  va,  los  niños  de  mi  alrededor  comienzan  a  acercarse  hacia  mí.  Algunos  me  señalan  riéndose  y  otros  empiezan  a  empujarme.  Yo  empiezo  a  gritar  con  la  esperanza  de  que  venga  alguien  a  ayudarme  y  enseguida  viene  una mujer. Me separa de toda la gente, me lleva a otro sitio y dice:     ­ Hola,  soy  la  profesora  Schmit  y  sé  hablar  tu  idioma.  ¿Qué  pasaba,  se  metían contigo?    ­ No  sé  qué  ha  pasado.  Un  señor  que  nos  trajo  aquí  me  llevó  hasta  una  cama,  me  senté  en  ella  y  cuando  se  fue  los  niños  empezaban  a  acercarse  a  mi.  Unos  se  reían  y  otros  me  empujaban  y  me  asusté  así  que empecé a gritar.      ­  Tranquilo, hablaré con ellos y si vuelve a pasar algo así avisame.    

­ Gracias, profesora Schmit.    


­ De nada. Por cierto, ¿cómo te llamas?     ­ Me  llamo  Yassin.  Una  pregunta  señora  Schmit,  ¿Por  qué  me  han  traído  aquí?     ­ Un hombre te trajo y dijo que te encontró inconsciente y sólo.   

Iba a  decirle  todo  lo  que  pasó  en  realidad  pero  se  fue  porque  la  llamaron.  Ahora  que  me  ha dejado solo  vuelvo  a tener miedo y no sé qué hacer, ¿y si se  vuelven  a meter  conmigo?,  ¿y  si pasa  algo  peor?, ¿y si la profesora Schmit no  llega  a  tiempo  a  ayudarme?  Esas  y  otras  preguntas  pasan  por  mi  cabeza  sin  poder evitarlo.  Al  final  decido  volver  a  mi  cama,  cuando  entro  en  la  habitación,  veo  que  no  hay  nadie  así  que  ahora  estoy  más  tranquilo  y  decido  descansar  porque  cuando estuve en la furgoneta no pude dormir bien porque se movía mucho.  Me  acordé  de mi  madre,  estoy  preocupado por ella,  no sé  cómo está ni donde  está,  ni  si está viva, siempre termino llorando y por las noches no puedo dormir  bien.  Me  desperté  al  día  siguiente,  suena  un  timbre  y  veo  que  todos  se  van  de  la  habitación,  para  no  quedarme  sólo  decido  seguirlos  pero  manteniendo  una  distancia  para  que  no  me  vean.  Llegamos  a  un  gran  comedor,  supongo  que  era la hora de desayunar así que hago cola para coger comida.   Llega  mi  turno  y  me  dan  una  bandeja  llena  de  comida.  Me  alegré  mucho  porque  llevaba  tiempo  sin  comer  tanta  cantidad  de comida.  En  la  bandeja hay  todo  tipo  de  comida:  puré  de  patatas,  carne,  ensalada,  yogur…  Me  lo  como  rápido,  sin  dejar  nada,  y  salimos  todos  al  patio  a  jugar.  Me  acerco  a  unos  niños que están  jugando  a  las  canicas,  eso me recuerda a Latifa, le encantaba  jugar a las canicas conmigo.  Después de un rato jugando, me olvidé de todo lo  malo que me pasó ayer cuando de repente, alguien me pega una patada.  Me  despierto en un sitio diferente, parece la habitación de un hospital y me veo  lleno de vendas. Justo entra un hombre y me dice:   

­ Hola Salim,  soy  el  doctor  Huseín.  Por  fin  te  has  despertado,  llevas  ya  varios días inconsciente. ¿Cómo te encuentras?     ­ ¿Qué ha pasado? ¿Por qué estoy aquí?    


­ ¿No te acuerdas de nada? Una señora te trajo, estabas lleno de golpes,  sangrando  y  como  ya  sabes  inconsciente.  Ella  me  dijo  que  te  pegaron  unos niños.    Ahora  me  acordé  de  todo.  Del  policía  que  me  separó  de  mi  madre,  del  internado, de los niños y de la profesora Schmit. Le pregunté al doctor:    ­ ¿Sabe cuando vendrá la señora?     ­ Seguramente  vendrá  pronto,  ahora  dime  tu  dirección  para  avisar  a  tus  padres, seguro que están muy preocupados.      ­ No puedo, mi padre está muerto y no sé dónde está mi madre.     ­ ¿Te has perdido?    

­ Más o menos,  yo no  vivo  aquí. Vivía en Siria con mis padres pero por los  bombardeos  quisieron  que  vinieramos  a  Alemania.  Mi  padre  murió  por  heridas  de  la  guerra  y  unos  policías  me  separaron  de  mi  madre cuando  estábamos en Hungría.     ­ ¿Y entonces dónde vives?      ­ En  un  internado,  la  señora  que  me  ha  traído  seguramente  es  mi  profesora.     ­ Entonces voy a llamarla para que venga.    Un  rato  después aparece  la  profesora  Schmit,  al  verme  se pone  muy contenta  y  me  abraza.  Me  cuenta  también  lo  que  ha  pasado  y que  ya han pillado a  los  niños que me pegaron y que están expulsados temporalmente.  Ya  llevo  cuatro  días  en  el  hospital  desde  que  me  desperté.  El  médico  como  cada  día  viene  a  hacerme  una  revisión  para ver si me estoy recuperando bien.  Durante estos días hablaba  mucho con él y nos empezamos a llevar muy bien.  Me  dijo  que  ha  estado  mucho  tiempo  estudiando  para  ser  médico y  que ahora  quiere  formar  una  família.  También  me  dijo  que  es  sirio  y  que  por  eso  me  entendía, entre otras cosas.  


Hoy me  despierto  un poco más temprano para esperar al médico Huseín a que  me  haga  la  revisión  diaria. Llega diez minutos más tarde y me dice después de  la revisión:   

­ ¡Has mejorado  mucho,  Salim!  En  unos  días  podrás  salir  del  hospital  y  volver al internado.     

­ ¡No, no  quiero  volver!  ¡Me  pasará  lo  mismo  otra vez cuando  vuelvan  los  niños o quizá algo peor!     La  profesora  Schmit  escuchó  mis  palabras  y  se  fue  a  hablar  a  solas  con  el  médico  Huseín.  Cuando  acabaron de  hablar  vuelven  a  entrar a  la habitación y  parecen contentos. La profesora Schmit dice:     ­ Salim,  he hablado  con  el doctor  y dice que si tu quieres, cuando estés ya  curado, puedes vivir con él.      Sin  pensarlo dos veces  asiento contento.  No  tengo  que  volver a  aquel horrible  lugar  y  viviría  con  alguien  que  me  trata  bien  y  con  quien  puedo  hablar  sin  problemas.   Ya  han  pasado  los  dos  días, estoy  curado  y  me  han dado  el alta.  Por  la  tarde  vamos  a  su  casa  y  me enseña  una  habitación,  la  cual  a  partir de ese día sería  mía.  Es  el  doble  que  la  que  tenía  en  Siria,  tiene  una  gran  ventana  y  ya  hay  muebles.   Unos  días  más  tarde  mi  padre  adoptivo,  el  doctor  Huseín,  me  apunta  a  una  academia  para  primero  aprender  alemán  y luego  poder  ir  al  colegio  y  estudiar  como cualquier niño normal de mi edad, sin bombardeos, muertes ni guerras. 

EN SIRIA MUEREN MILES DE PERSONAS INOCENTES POR LAS GUERRAS, ELLOS SOLO QUIEREN VIVIR SUS VIDAS MEJOR POSIBLE, EN EUROPA. -------​ Yassin Hamid​ ----11/05/2016 Castellón de la Plana

Cristina Nasalean y Zhuping Yang

Pícaros refugiados  

Novela de Cristina Nasalean y Zhuping Yang. Proyecto "Pícaros refugiados". 3ºESO. IES Bovalar, 2016. Prof. Antonio Solano

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you