Page 1

Desastre Humano  

Arnau Calpe


Capítulo 1. Mi vida.      Me llamo Habib, y esta es mi historia.  Tengo  12 años,  vivo  en  Qadesh, un  pueblo pequeño  de  Siria,  mi  madre  se  llama  Aisha  y  mi  padre  Munir,  mi  familia  no  es ni  muy  pobre  ni muy  adinerada,  vivimos  en  una  casita  pequeña,  al  lado  de  un  mercado  de  pescado, cuando  me  levanto  por  ​ las  mañanas huele  a pescado fresco y  me  encanta.  Yo  me  levanto  a  las 8:00  para  vestirme,  desayunar  e  irme  al  colegio.  Mi  padre  a  las  7:00  para  ir  a  trabajar,  y mi  madre  antes  que  mi  padre  para  hacerle  el  desayuno,  aunque  me parezca  mal  ya  que  mi  padre se lo puede hacer él solo.  Mi  mejor  amigo  se  llama  Jawhar,  vive  a  3  calles  detrás  de  la  mía,  y  quedamos  casi  todos  los  días.  Vamos  juntos  a  clase  y  nos  lo  pasamos  muy bien.  Mi padre  trabaja  en  el hospital  de  cirujano,  gana  buen salario, suficiente  para comer y tener una casa, pero mi madre no trabaja, es ama de casa,  hace la comida, me ayuda con los deberes, es la mejor.    ­Buenos días Habib­ dijo mi madre.  ­Buenos días, madre, ¿qué querías?.  ­Mira  hijo,  ya  hace  varios días  que  tengo varios  sintomas  de  embarazo,  y… creo que estoy embarazada.  ­Ay, madre, ¡qué ilusión!.    Cuando  mi  madre  me  contó  que estuvo ​ embarazada,  fui  a casa  Jawhar  a contárselo.    ­Hola Jawhar, ¿sabes qué?.  ­Hola habib, no, dime.  ­Mi madre está embarazada, qué guay.  ­Ala, qué ilusión, tendrás un hermanito o hermanita.  ­Bueno me voy ya para casa, que se está haciendo tarde, adiós.  ­Adiós Habib, mañana nos vemos 


Cuando llegué  a  casa  a  las  21:00  mi  madre  hizo  de  cena  pechuga  de  pollo, porque cerdo no podemos comer a causa de nuestra religión, pero  mi  padre  no  vino  a  cenar,  y  no  sabía  por  qué  hasta  el  día  siguiente.  Dijeron por las noticias que un grupo pequeño de personas empezaron a  disparar  a  varios  ciudadanos,  y  mi  padre  tuvo  que  operar  unos cuantos  para  quitarles  las  balas  profundas.  Lo  que  no  sabía  yo,  que  eso  era  el  principio de algo fuerte.  Al  día  siguiente  fue  como  todos,  muy  tranquilo.  Vino  Jawhar  a  casa  ya  que era domingo, y no teníamos deberes.  ­Hola Jawhar, ¿por qué pones esa mala cara?.  ­¿Ayer viste las noticias?.  ­Sí, ¿por?.  ­Una  de  esas personas era mi padre, que estaba comprando carne en el  mercado.  Y  hoy  por  la  madrugada,  sobre  las 5 de la mañana ha muerto,  mi  madre  está  llorando  mucho  y  he  venido  para contártelo, y  ahora  me  voy a su entierro, luego nos vemos…  ­Vale Jawhar, luego nos vemos, recupérate.    Cuando  Jawhar  salió  por  la  puerta  me  puse  muy  mal,  pero  mi  madre  vino  a darme  un  abrazo,  y  me ayudó muchísimo, con sólo un choque de  cuerpos.  Se  hizo  de  noche y  Jawhar  no  aparecía, fui  a su  casa  y no había nadie,  llegué  a  casa llorando  porque  estaba muy preocupado por si le hubieran  matado,  vino  mi  madre  y me  volvió  a tranquilizar,  y  me  dormí  entre  sus  piernas.  Al día siguiente fui al colegio, y menos mal que Jawhar apareció.  Dimos  todas  las  materias  ​ de  ese  día,  cuando  llegué  a  casa  hice  los  deberes que mandaron y me dormí, porque estaba muy cansado.  Al  despertarme  desayuné  e  hizo  lo  mismo  de  siempre,  ir  a  la  escuela,  comer, volver a escuela por la tarde, cenar e irme a dormir.    ­Habib,  ve  al  mercado  a  comprar  una  lechuga  y  un  tomate­  dijo  mi  madre.  ­Vale mamá. 


De camino  al mercado  me  encontré a un grupo de compañeros de clase  que  digamos  no  se  llevan  muy  bien  conmigo,  porque  era  más  listo que  ellos,  y  entonces  me  rodearon  y  me  empezaron  a  insultar,  hasta  me  pegaron patadas, rápidamente vino un policía de allí.    ­¿Qué  hacéis  niños?,  dejad  de  pegarle,  iros  ya­  les  dijo  el  policía  chillando.  ­¡Corred chicos!­ dijeron los niños asustados.    Me  ayudó  a  levantarme  y  me  acompañó  a  casa,  no  fui  al  mercado  porque​  ​ me encontraba muy mal, me dolía todo,  Llegué  a  casa  con  moratones  en  la  cara y  en el  cuerpo,  y  mi  madre  se  preocupó muchísimo.  ­Hijo  mío,  ¿qué  te  ha  pasado?  ¿han  sido  otra  vez  esos  niños  de  tu  clase?.  ­Sí  mamá,  me  han  pegado,  no  he  podido  defenderme,  eran  unos  6,  lo  siento mamá, no he podido ir al mercado.  ­No pasa nada, ya iré mañana con tu padre.                                       


Capítulo 2. La explosión.      ­Buenos días mamá,¿hoy hace buen día no?.  ­Sí Habib, cómete esta media manzana y ve al instituto…  ­Vale, mamá, ¡nos vemos luego, te quiero!.    Fui  a  la  escuela  con  aún  los  moratones  pero  me  digné  y  fui.  Hicimos  matemáticas, árabe y educación física.  A  la  hora  del  patio,  a  lo lejos  vimos  un avión  muy  extraño,  sin saber por  qué  lanzó  una  cosa  muy  rara,  al  caer  estalló  y  escuchamos  muchos  chillidos  y  disparos,  vinieron  varios  soldados  vestidos  de  negro  y  estaban disparando a la gente.  Nos  hicieron  meternos  dentro  de  la  escuela  pero  a  lo  lejos  vi  a  una  persona que me era muy familiar.  ­¡Papá!­  chillé  con  toda  la  fuerza que  pude,  al  segundo un  francotirador  le apuntó y  entonces,  se me  cayó  el  mundo  encima, vi a mi padre tirado  por el suelo.  Una  profesora  me  estaba  empujando  para  que  fuera  dentro  de  la  escuela,  a  base  de  chillidos,  empujones  y  patadas  me  solté  de aquella  profesora,  salté  la  valla  y  fui  corriendo  la  casa,  pasé  por  el  lado  de  mi  padre,  me  dolían  los  ojos  de  tanto  llorar,  las  lágrimas  me  nublaron  la  vista  y  no  veía  nada,  al  cabo  de  varios  minutos  me  escondí  en  un  callejón.  Intenté  tranquilizarme  pero  no  pude,  un  coche  apareció,  me  fijé  en  el  conductor y era el padre de Jawhar, y detrás él.     ­¡Sube  al coche, venga!.­ dijo chillando muy fuerte­ luego iremos a por tu  madre.    Subí  en  el coche, aunque  haya  sido mi  salvación,  mi  mente aún  estaba  traumatizada,  imaginando  muchas  cosas,  me  asustaba  yo  mismo  en  esos momentos.   


­¡Aisha!, coge lo que pueda y vámonos­ dijo el padre de Jawhar.    Mi  madre  subió  al  coche  con  varias  bolsas  de  comida,  agua  y  algo  de  ropa.    ­Hola, mamá, lo he pasado muy mal, han matado a papá…    Mi madre no  dijo  nada,  se  quedó sin  palabras,  con  sus gestos y su cara  de podía ver su estado de ánimo, era desastroso todo.    ­Vamos  al  búnker  de mi  madre,  está a  10km de  aquí,  no pararemos por  cualquier  caso,  si  salimos  del  coche  tenemos  más  probabilidades  de  morir.  ­Vale, papá, espero que todo salga bien­ dijo Jawhar.    Cuando  llegamos  al búnker corrimos todos hacia allí, cogimos las bolsas  de  comida  y  ropa que cogió  mi  madre  y  estuvimos  esperando dentro un  par de horas hasta que paró un poco todo el aquel desastre.   Sin  darnos  cuenta  nos  dormimos  todos,  yo  fui  el  primero  en  despertarme, era por la mañana. Desperté a mi madre y a los otros.    ­Uff, me duele mucho la espalda.­ dijo Jawhar.  ­Hombre normal,  si  te has dormido con las espalda curvada apoyando la  cara  en  la mesa.­ dije yo en tono gracioso, pero al momento pensé en el  momento que estábamos pasando y al final puse mala cara.    Estuvimos  hablando  de  todo  lo  que  estaba  pasando,  y  haciéndonos  preguntas de este estilo… ¿por qué nos toca sufrir a nosotros?.    ­Mamá, ¿nos tendremos qué quedar aquí toda la vida?.­ dije yo.  ­No  hijo,  en  unos  días  intentaremos  ir  a  Chipre,  una  isla  de  Grecia,  después llamaré a un amigo para que nos deje un barco.    Al  cabo  de  unos  15  minutos, mi  madre  al encontrar  algo de  cobertura  y  llama a su amigo del barco. 


Le dijo  que  en  3  días  que  estuviéramos  Latakia,  donde  iriamos  directamente a Chipre.  Nos  preparamos para  irnos a  Nusaybin que  está  más  o menos a  medio  camino,  cogimos  toda  la  comida  que  había,  gasolina  para  el  coche  y  ganas de sobrevivir ante ésta catástrofe.  El  padre  de  Jawhar  cogió  el  coche  ya  que  mi  madre  no  puede,  las  mujeres no pueden sacarse el carnet de conducir.    ­¿Nos queda mucho para llegar a Nusaybin?.  ­No hijo, estamos a dos y poco más.­ dijo mi madre.    Sólo  hicimos una parada,  y  porque Jawhar se estaba meando. Volvimos  a subir al coche, y seguimos el rumbo.    Charlamos  un  poco  sobre  lo  que  haríamos  a  Chipre,  en  lo  bien  que  viviríamos,  podrías  comer  bien, beber mucha agua y seríamos felices en  un país tranquilo.    Al cabo  de  dos horas llegamos a Nusaybin, salimos poco rato del coche,  para  despejarnos,  el  padre  de  Jawhar  dijo  que  nos  dirigíamos  ahora  a  Gaziantep,  y  luego  directamente  a  Latakia,  nos  pusimos  muy felices, el  único problema era que no quedaba mucha gasolina para el coche.       

             


Capítulo 3. Rumbo a Latakia.    Estuvimos  yendo  a  Latkia,  estuvimos  muy  felices  hasta  que  pasó lo que  no queríamos que pasara.    ­Chicos,  se  ha  agotado  la  gasolina  del  coche,  nos  quedan aún 4  horas  de  coche  y  caminando  pues  el  doble,  y  nos  tenemos  que  darnos  prisa  que en unas cuantas horas anochecerá, y no tenemos linterna.    Después  de  que  dijera  la  noticia  todos  pusimos  mala  cara,  pero  no  podemos hacer nada.  Nos  pusimos  camino  a  Latakia, nos llenamos  de  energía  y empezamos  a dar los primeros pasos al lugar donde podríamos ser felices.    ­Papá, cuando llegue a Chipre me gustaría probar nueva comida.  ­Sí Jawhar, probarás la comida que querrás.    Al cabo  de  varias horas  caminando, se  interpuso  un grupo de personas,  tenían  muy  mala  pinta  y  no  nos  acercamos  mucho.  Empezamos  a  escuchar  pasos  más  rápidos,  al  darnos  la  vuelta  eran  ellos  con  varias  pistolas  apuntándonos,  nos  asustamos  y  empezamos  a  correr  también,  al  fondo  se  veía  un  puerto.  A  los  segundos  de  verlo  a  lo  lejos,  escuchamos disparos que se dirigían hacia nosotros.    ­¡Corred niños! Aisha, vete con ellos, yo me encargaré con ellos.  ­¡No, papá!.­ dijo Jawhar chillando.    De  sus  bolsillos  grandes de  sus  pantalones sacó  una  pistola  y apuntó a  varios  de  ellos.  Aunque  le  dolía  matar  a  gente,  lo  tenía  que  hacer  para  protegernos.    


Escuchamos tres  disparos,  nos  giramos  y  vimos  a  dos  del  grupo  de  personas  en  el  suelo,  y  al  padre  de  Jawhar  de  rodillas,  a  punto  de  caerse al suelo.    Sus últimas palabras fueron:    ­Jawhar, hijo mío, llega sano y salvo a Chipre…  ­¡Papá, no!­ dijo chillando y llorando.  ­Vengar  Jawhar,  hay  que  llegar  a  Latakia­  dije  yo  para  que  no  nos  mataran.    Empezamos  a  correr  hacia  el  barco,  estuvimos  a  unos  300  metros,  vimos a un grupo de gente subiéndose al barco.    ­Hola,  estoy  buscando  a  Hassan,  ¿sabéis  dónde  está?  ­dijo  mi  madre  con prisa.    En  aquel  momento  apareció  Hassan  con  cara  preocupada,  y  empezó  a  hablar con mi madre.    ­Niños, subid en el barco, tu madre se tiene que quedar aqui.  ­¿Por qué?, quiero ir con mi madre.  ­Subid  en  el  barco,  ¡YA!.­  dijo  un  hombre  con  un cuchillo  muy  afilado  y  grande.  ­Por favor, subid, no os preocupéis por mí.    Al decir sus palabras les hicieron subir al barco, y el hombre ese cogió el  cuello  de  su  madre,  y  con  toda  su  fuerza  le  cortó  la  cabeza  y  al  momento se lo clavó a Hassan al corazón.    ­¡Mamá!.­ dije chillando casi desgarrando mis cuerdas vocales.     Cuando  se  iba  alejando  el  barco  más  lloraba,  sin  saber  por  qué  ha  pasado  eso,  me  derrumbe  en  mil  pedazos, sin  madre  ni  padre, yendo a 


un lugar  que  no  conozco,  pero  al  menos voy con  mi  mejor  amigo,  pero  no tiene comparación con mis padres.    Un hombre se nos acercó.    ­Niños,  no  sabemos por qué ese pirado ha  hecho  eso,  no  nos  culpéis  a  todos los del barco, me podéis decir vuestros nombres?.  ­Yo me llamo Jawhar y él Habib, el hijo de esa madre…  ­Ho, hol, a.­ me costaba decir mi nombre por esa tragedia.    En  ese  momento dejé de escuchar lo qué decían, no me importaba, sólo  quería  estar con mis padres, ellos me dieron la vida, y la han perdido por  mí.                                             


Capítulo 4. La libertad.    Al  cabo  de  varias  horas  llegamos  a  Chipre,  al  momento de  pisar  la  isla  vinieron  varios  médicos  a  darnos  algo  de  comida  y  bebida,  comí  rápidamente  porque  en  muchas  horas  no  había  comida  nada  y  estaba  muy hambriento.  Nos  hablaban  con  un  idioma  un  poco  raro,  claramente  no  lo  entendíamos,  a  los  minutos vino  un hombre  que  él  sí  que  sabía nuestro  idioma.    ­Hola niños,  ahora os vamos a llevar a un lugar para que podáis pasar la  noche ­dijo el hombre.    Nos  quedamos  callados  y  fuimos  a  ese  lugar,  era  muy  grande,  con  varias  porterías  de  fútbol,  no sabía  cómo  se llamaba  pero  por  lo  menos  podíamos dormir.    ­¿Y vuestros padres? ­nos volvió a hablar el hombre.  ­Nuestros padres han mue…­ dije yo con muy mala cara.  ­Oh,  lo  siento mucho,  si  necesitáis  algo  estaré  ahí  al lado, si queréis me  ocuparé  de  vosotros  hasta  que  tengáis  una  cierta  edad  de  independizaros.  ­Te agradecemos tu ayuda.­ dijo Jawhar un poco feliz.    Se  hizo  de  noche  y  fuimos  a  una  mesa  donde  había  mucha  gente  cogiendo  comida,  cuando  llegamos  sólo  quedaba  un  plato,  en  ese  momento  llegó  el  hombre  y  nos  dió  su  plato,  para  que  pudieramos  comer un plato cada uno.   


­Muchas gracias,  te  lo  agradezco.­  le  dije  yo al  hombre por  que me dió  su plato.  ­De nada hombre, por cierto, ¿cómo os llamáis?.  ­Yo Habib.  ­Yo Jawhar.  ­¿De qué pueblo venís?.  ­De  Qadesh  los  dos,  somos  mejores  amigos  y  siempre quedábamos al  lado del mercado de verduras.  ­Muy  interesante  ya  sé  algo  más  de  vuestras  vidas  ­dijo  él  feliz­  ¿hacemos  un  trato?,  os  vais  ya  a  dormir  y  cuando  os  despertéis  os  cuento yo algo de mi vida, ¿vale?.  ­Vale señor, me parece bien.    Entonces  cuando  el  hombre  se  fue,  me  dijo  Jawhar  de  ir  a  ver  Chipre  solos.    ­Debemos quedarnos aquí, prefiero dormir que está por ahí oscuro…  ­Bueno lo que tú quieras.    Eran  las  07:00  de  la  mañana,  lo  sé  por  que  lo  ponía  en  un  reloj  que  había allí, y me giré y Jawhar no estaba.  Sin  querer,  mi  cuerpo  me  obligaba  a  cerrar  los  ojos  y  dormir  por  el  cansancio.  Cuando  me  desperté  estaba  Jawhar  hablando  con  el  hombre con mala  cara.  Ahora sí que sí pude levantarme.    ­Pero, ¿qué pasa?.­ dije yo.  ­Pues  que  Jawhar  me  quitó  la  llave  para  salir  de  aquí,  y  yo  lo  vi  y  le  regañé.  ­Jawhar, me dijiste que si no iba yo tú tampoco.  ­Lo sé, Habib, pero quería investigar.    Acabamos  de  discutir,  por  decirlo  así,  y  el  hombre  se  acordó  de  contarnos  cosas de  su  vida, y  nos  empezó  a contar que estaba casado, 


pero no  tenía  hijos,  su  mujer  murió  hace pocos  años  ayudando  a  gente  en  Índia,  y  desde  aquel  día  empezó él  también  a  ayudar  a  la gente  por  que  si la  vida  nos  fuera  mal  en  todos  los  sentidos,  nos gustaría que nos  ayudaran.    Empecé  a  crecer  allí,  con  Jawhar  y  con  aquel  hombre,  que  nunca  nos  quiso decir  su nombre  pero  nos dijo que le llamáramos ‘Papá’. Y gracias  a él comencé una nueva vida en Chipre.    Me  llamo  Habib  y  esta  es  mi  historia  de  como  sobreviví  a  aquel  Desastre.      Arnau Calpe  Castelló, mayo de 2016 

Desastre humano  

Novela de Arnau Calpe. Proyecto "Pícaros refugiados". 3ºESO. IES Bovalar, 2016. Prof. Antonio Solano

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you