Page 33

l

a contaminación del aire no diferencia entre contextos y lugares: crece constantemente en las grandes urbes como en las zonas rurales. Pero, ¿cómo se origina la contaminación en el aire? Todo parte de una mezcla de partículas sólidas y gases que se produce a raíz de las partículas de polvo, polen, esporas de moho suspendidas en el aire y que se suman a las emisiones de gases de los vehículos y los compuestos químicos de las fábricas. Además, cuando el ozono se forma en las capas bajas de la atmósfera se convierte en uno de los principales componentes del esmog fotoquímico. Este tipo de esmog surge del choque de fotones de la luz solar con moléculas de diferentes tipos de agentes contaminantes en la atmósfera. Los fotones provocan reacciones químicas y las moléculas de contaminación se convierten en productos químicos nocivos. Del mismo modo, las enfermedades que surgen a causa de esta contaminación son peligrosas. «Algunos contaminantes del aire son tóxicos. Su inhalación puede aumentar las posibilidades de tener problemas de salud. Las personas con enfermedades al corazón o al pulmón, los adultos de más edad y los niños tienen mayor riesgo de tener problemas por la contaminación del aire», señala el portal web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. También resalta que esta polución no es exclusiva del exterior y que dentro de un edificio también existen fuentes de contaminación como el moho, el humo de tabaco, el polen, productos del hogar y materiales usados en construcción. Sin embargo, no cabe duda de que la emisión de dióxido de carbono es una de las principales causas de este problema. Esta producción de gases es inevitable: todos los seres vivos los emitimos al respirar; pero sus índices de contaminación generan picos cuando estos son emitidos por automóviles, aviones, centrales eléctricas, fábricas y toda actividad humana que requiera el uso de combustibles fósiles como la gasolina o el gas natural. «Durante los últimos 150 años, estas actividades han enviado a la atmósfera una cantidad de dióxido de carbono suficiente para aumentar los niveles de este por encima de donde habían estado durante cientos de miles de años», afirma un texto publicado por la National Geographic.

Así, las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos son las más afectadas por la contaminación del aire. Ellos soportan desproporcionadamente la carga de polución del aire exterior. «El 91% de los 4.2 millones de muertes prematuras por esta causa se producen en países de ingresos bajos y medianos, principalmente de las regiones de Asia sudoriental y el Pacífico occidental», señala un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los últimos análisis de esta organización han concluido que cada vez existen más pruebas que demuestran la existencia de un vínculo entre la contaminación del aire y el riesgo de enfermedades cardiovasculares. «La OMS estima que, en el 2016, aproximadamente el 58% de las muertes prematuras relacionadas con la contaminación atmosférica se debieron a cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares», concluye el informe. Frente a esto, Lima es una de las ciudades más contaminadas de América Latina. Así queda evidenciado porque,desdehacecuatroaños,ocupalosprimeroslugares de la región según los resultados de la Global Urban Ambient Air Pollution Database. Este estudio, realizado todos los años por la OMS (Organización Mundial de la Salud), mide el tamaño de las partículas contaminantes y su espectro por metro cúbico. Entre los distritos más afectados se encuentran El Agustino, San Juan de Lurigancho, Comas, Carabayllo y Villa María del Triunfo. Gran parte de la culpa la tiene el descuidado parque automotor de nuestra ciudad, donde transitan vehículos antiguos sin la correcta revisión técnica y con combustible sucio. Finalmente, para revertir este incremento de polución a nivel mundial, la mayoría de países del mundo han participado activamente en algunos convenios y encuentros ambientales para buscar soluciones a este problema. Algunos ejemplos son la COP (Conferencia sobre Cambio Climático), que se realiza todos los años, y el Acuerdo de París del 2016, con el que los países participantes se comprometieron a reducir la emisión de gases de efecto invernadero asumiendo varias medidas planteadas. Entre ellas, el uso de recursos sostenibles, la reducción de la emisión de gases de las fábricas y la implementación de vehículos eléctricos. La gran responsabilidad recae sobre las políticas ambientales que cada país está dispuesto a asumir. Por ahora, el tiempo corre en contra.

REGATAS 33

Profile for REGATAS

REGATAS | Edición 290|RITMO Y ELEGANCIA  

REGATAS | Edición 290|RITMO Y ELEGANCIA  

Advertisement