Issuu on Google+

EDITORIAL

COMO SE SOLVENTA UNA INSTITUCION

La vida institucional y social del club, tendrá su máxima expresión durante el mes de julio. Se cumplirá un nuevo aniversario de su fundación hace 24 años atrás, por hombres y mujeres que vieron en este estilo de vida una forma sana de convivir en contacto con la naturaleza. Y se realizará la asamblea general ordinaria, máximo órgano de expresión social que establece el Estatuto que nos rige, para determinar quienes honoraria y voluntariamente regirán los destinos para el próximo período.

No existe ninguna institución, cualquiera sea su actividad u objetivos de la misma, que no este solventada mediante una cuota social, por cada uno de sus integrantes. Esto significa la importancia, el valor y lo inevitable que es la fijación de la misma, para la existencia, permanencia , cumplimiento de los fines y objetivos para beneficios de quienes constituyen esa asociación, sea o no con o sin fines de lucro.

Aunque sea una obligación moral, festejar en esta fecha, tal evento, no dejamos de reconocer permanentemente en nuestra memoria, cuando se formo, quienes lo hicieron, el trabajo y esfuerzo de aquellas personas que tuvieron la brillante idea de conformar esta gran familia, cuales fueron sus anhelos, sus objetivos y que hoy disfrutamos nosotros y lo harán otros en los años venideros.

Pero en aquellas asociaciones sin fines de lucro como lo es nuestro club, aumenta la necesidad de dicha cuota para solventar, las erogaciones, principalmente los gastos fijos, como luz, agua, impuestos, teléfono, contribuciones municipales, reparaciones, como así también aquellos necesarios para la organización y planificación de los objetivos del club como son la programación y concreción de las distintas salidas o diferentes eventos que se realizan.

Es interesante, hermoso y emocionante tener aún entre nosotros, algunos de aquellos pioneros, pero nos invade la tristeza por los que ya se fueron, y solo nos queda el recuerdo de su imagen, de su personalidad, de las anécdotas, de los buenos y malos momentos que juntos supimos sortear, tanto en lo social, familiar o institucional. Pero nos dejaron el ejemplo, sus ideas, sus consejos para aplicar ahora y en el futuro para lograr que esta institución familiar obtenga los objetivos por lo cual trabajaron denodadamente hasta lograrlo y que nosotros tenemos el deber de mantener y superar cada día.

Por ello es importante que para el mantenimiento del club, el logro de los proyectos de una mejor infraestructura, obtención de mayores y mejores logros para cada uno de los socios a través del trabajo que otros socios realizan, con gran esfuerzo, en forma honoraria, que se aporte esa cuota social.

La renovación de autoridades es un deber cívico, voluntario pero de importancia personal y moral de cada socio para determinar a su criterio quienes son las personas adecuadas para representarlo durante el próximo período. Y estos tendrán la responsabilidad de cumplir ese mandato, siguiendo sus propios criterios en pro de alcanzar y concretar nuevos proyectos, logros y éxitos para que el club se siga superando cada día, en cada nuevo período.

Para tener una idea cabal de lo expuesto, pensemos en cualquier institución y cuales son los objetivos y beneficios que le ofrecen y que obtienen por el pago de la cuota mensual sus integrantes. Pensemos también en esas mismas instituciones que medidas adoptan con respecto a quienes no aportan el valor de la cuota social estipulada, en tiempo y forma o dejan de hacerlo. Previo a la intimación, luego le son retirados y negados los beneficios.

No debemos olvidar que este trabajo realizado por quienes dejan la actual comisión como los que ingresan, es totalmente voluntario, con las mejores intenciones y abnegación por una tarea que solamente tiene como retribución la del deber cumplido, la de hacer algo y lo mejor posible por la institución y principalmente por sus asociados, mantener la convivencia social, y lograr el objetivo principal , cosechar amistad, confraternizar y convivir momentos con la gran familia ranchomovilistas, malos, buenos o felices. Quienes nos vamos, lo hacemos satisfecho de haber aportado nuestro granito de arena y con la esperanza que haya servido de alguna forma a todos los socios y estamos seguros que quienes ingresan pondrán lo mejor de sí para lograrlo también. COMISION DIRECTIVA.

No es admisible en ninguna institución la permanencia, de un integrante que no tenga la responsabilidad y no cumpla con el aporte de la cuota y pretenda al igual que los demás obtener los mismos beneficios que aquellos que cumplen con la obligación de la misma.

El Ranchomovil Club Uruguayo, es una institución sin fines de lucro que durante 24 años ha sido solventada por la cuota social de sus integrantes, más otras colaboraciones personales, directas, tanto en forma económica, como con trabajo individual para bajar costos de mano de obras, etc. Esto ha motivado que cada día el club sea una institución más fuerte, más unida, que se cumplan y se logren mayores beneficios y los objetivos que el estatuto establece. El club es cada día mejor, más grande social e institucional, es una gran familia, porque los propios socios que la integran lo logran a través de ese aporte económico, de ese trabajo, de esa colaboración personal y por sobre todo el apoyo a quienes han designado para representarlos y llevar adelante los objetivos que propende el propio Estatuto, Sigamos por otros 24 y muchos años más, aportando, trabajando, colaborando y apoyando y continuaremos como lo hemos hecho hasta ahora, construyendo la gran familia del Ranchomovil Club.



EDITORIAL JULIO