Issuu on Google+

Especialistas en FERTILIDAD

Ayudamos a cumplir el anhelo de tener un hijo CALIDEZ, ALTA TECNOLOG�A y EXCELENCIA MÉDICA

FIV ¡ ICSI ¡ Espermograma ¡ Inseminación intrauterina ¡ Estudio TUNEL de ADN espermåtico Congelación de semen ¡ Preservación de la fertilidad en la mujer

Las Rosas Lo invitamos a visitar www.nascentis.com AquĂ­ encontrarĂĄ informaciĂłn que aclare sus dudas y nos conocerĂĄ mĂĄs de cerca. PodrĂĄ acceder a videos que muestran cĂłmo son los tratamientos y cĂłmo se manifiestan algunas enfermedades. Y si se anima a dar el primer paso, tambiĂŠn podrĂĄ hacer una consulta on line.

Dr. CĂŠsar A. SĂĄnchez Sarmiento (h)

Director MĂŠdico MP 19924

Dr. AndrĂŠs JuĂĄrez Villanueva

Atendemos obras sociales y prepagas

MP 24458

Dr. Gustavo Gallardo MP 21820

Montevideo 359 ¡ (0351) 4247351 /7687 ¡ Córdoba ¡ Argentina ¡ www.nascentis.com

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

c o r t a

"DSUNQ 

Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Victor Pintos Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

El ex lĂ­der de Los Piojos eligiĂł CĂłrdoba para iniciar una nueva etapa.

ÂżUn nuevo Indio Solari? AndrĂŠs Ciro

L a

ÂŽ


Ayudamos a cumplir el anhelo de tener un hijo CALIDEZ, ALTA TECNOLOG�A y EXCELENCIA MÉDICA

FIV ¡ ICSI ¡ Espermograma ¡ Inseminación intrauterina ¡ Estudio TUNEL de ADN espermåtico Congelación de semen ¡ Preservación de la fertilidad en la mujer

Las Rosas Lo invitamos a visitar www.nascentis.com AquĂ­ encontrarĂĄ informaciĂłn que aclare sus dudas y nos conocerĂĄ mĂĄs de cerca. PodrĂĄ acceder a videos que muestran cĂłmo son los tratamientos y cĂłmo se manifiestan algunas enfermedades. Y si se anima a dar el primer paso, tambiĂŠn podrĂĄ hacer una consulta on line.

Dr. CĂŠsar A. SĂĄnchez Sarmiento (h)

Atendemos obras sociales y prepagas

Director MĂŠdico MP 19924

Dr. AndrĂŠs JuĂĄrez Villanueva MP 24458

Dr. Gustavo Gallardo MP 21820

Montevideo 359 ¡ (0351) 4247351 /7687 ¡ Córdoba ¡ Argentina ¡ www.nascentis.com

Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Victor Pintos Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

El ex lĂ­der de Los Piojos eligiĂł CĂłrdoba para iniciar una nueva etapa.

ÂżUn nuevo Indio Solari? AndrĂŠs Ciro

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

c o r t a

ÂŽ

"DSUNQ 

Especialistas en FERTILIDAD


Editorial

Por Rosana A. Guerra.

Conductor de radio y televisiĂłn

Zuliani

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

Sergio

ÂŽ

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

P

bĂĄtico tratamos de hacer algo que no se explota en la televisiĂłn cordobesa y es la reuniĂłn de amigos, como hace uno en su casa un sĂĄbado a la noche. Se habla de temas varios, quizĂĄs no con la profundidad que amerite, porque en realidad, cuando estĂĄs en una reuniĂłn asĂ­, tampoco se hacen charlas tan profundas, sino que se salta de un tema a otro. Trato de lograr que los entrevistados interactĂşen entre ellos, siento que el programa estĂĄ saliendo bien cuando veo que no participo. La idea es que yo tire y me corraâ€?, seĂąala. Sergio tambiĂŠn dice que no se considera un buen entrevistador y que estĂĄ acostumbrado a hacer entrevistas para lograr un dato, una primicia pero no en un tema libre. “El desafĂ­o es no dispersarse, lograr profundidad en poco tiempo y hacer participar a los entrevistados sin casarse con ningunoâ€?, considera Sergio.

El efecto sorpresa Sergio confiesa que se enoja si le adelantan un tema antes del programa de radio. “No me lo digas an-

tes, decĂ­melo al aire‌ sorprendeme que te sorprendo, aunque sea un riesgo y me dejĂŠs al descubierto, pero decĂ­melo en pĂşblico, nunca en privado, porque se pierde frescura, pensĂĄs la respuesta y la que estĂĄ pensada es para los candidatos, no para nosotrosâ€?, advierte. El conductor de SabĂĄtico, reconoce que le falta mĂĄs capacidad de improvisaciĂłn en la tele. “En radio, me levanto inspirado y enchufado, por mĂĄs que estĂŠ desinformado, sĂŠ que me va a salir un programĂłn. En cambio, en tele, es distinto. Por ahĂ­ me malhumora la cĂĄmara, el tema de la imagen, el proceso para hacer un programa compromete muchas cosas previas, es mĂĄs lĂ­o hacer una cobertura en tele. En radio sos vos, el mundo y tu capacidad de descripciĂłnâ€?, sentencia. Insiste en que el grabado lo enoja mĂĄs que el vivo, porque el primero se vuelve tedioso y largo. “Me pasaba en 70/80, aunque no soy de andar furceando. En cambio en SabĂĄtico, es lo mĂĄs cercano al falso vivo. Para ser un buen con-

ductor de televisiĂłn tenĂŠs que ser un buen conductor de magazine, un buen comediante, primero actor y despuĂŠs conductor o periodistaâ€?, sostiene. Para el conductor, actuar es estar componiendo un personaje que atrae a la audiencia, genera climas y te hace reĂ­r. “El humor es una vĂ­a de escape y de comunicaciĂłnâ€?, dice. Con respecto al desafĂ­o de conducir el programa Juntos los sĂĄbados, seĂąala: â€?la ventaja que tuve fue ser parte del programa y de ser su brazo derecho, su pierna izquierda, su omĂłplato, soy parte de ese cuerpo. Mario es un animal de radio y hablando tiene mĂĄs imĂĄgenes de las que podrĂ­a mostrar una cĂĄmara de televisiĂłn. Es una aplanadoraâ€?. Sergio agrega que intenta hacer algo prolijo sin salirse de los cĂĄnones del estilo del programa de Mario. “Cuando me tocĂł hacer Juntos los sĂĄbados intentĂŠ amoldarme a un producto que me precediĂł, pero con las caracterĂ­sticas de mi personalidad. Voy mĂĄs arriba que lo que me gustarĂ­a, pero a la mitad del programa bajo un cambio. A veces me siento un cable de plancha. Probablemente no sea el nĂşmero uno en ninguno, pero me siento muy cĂłmodo en todos los medios y eso me asegura una cierta capacidad de supervivenciaâ€?, finaliza.

Ficha Estado civil: casado con Marina Abulafia. Tiene dos hijos: Sabrina y Franco. PelĂ­cula: El bueno, el malo y el feo. De Sergio Leone. Libro preferido: Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenair. (Lo lee una vez al aĂąo y lo tiene subrayado). Tiempo libre: hacer jardinerĂ­a, ir al cine o ver pelĂ­culas. Restaurantes preferidos: Recoletta, Villoso, El Chiringuito, Mayumi y Modesto.

Director

DistribuciĂłn mixta

AndrĂŠs Ciro

ÂżUn nuevo Indio Solari? El ex lĂ­der d e L os Piojos eligiĂł C Ăłrdob a p ara in iciar una nu ev a etap a. Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

asĂł de hacer un programa radial desestructurado, como Los Burdos, a estar en uno de los clĂĄsicos de la radio cordobesa en Cadena 3, junto a Mario Pereyra, a quien acompaĂąa hace catorce aĂąos. Su versatilidad y capacidad para leer rĂĄpido la cancha, pivoteando frases al aire con soltura pero tambiĂŠn con prudencia, lo convirtieron en un coequiper ideal y, desde hace un aĂąo, en uno de los “reemplazantesâ€? de Mario en el programa Juntos de los sĂĄbados. Sergio, ademĂĄs de ser el conductor del show de la nostalgia con su programa televisivo 70/80 y ahora de SabĂĄtico por Teleocho, es vecino de Villa ArgĂźello y cuenta por quĂŠ eligiĂł esta zona para vivir con su familia. “Todo comenzĂł haciendo la vuelta del perro. SalĂ­amos de Alta CĂłrdoba y el auto venĂ­a sĂłlo para esta zona. Nos gustĂł, y hace un aĂąo compramos nuestra casa. Cuando me voy a trabajar, si me levanto cheto, voy por Martinolli y si me levanto hippy, tomo por Ricardo Rojas, porque es mĂĄs salvaje. Me gusta mucho la calle Viracocha, porque a pesar de ser angosta y de doble mano, tiene esa subidita que me recuerda a la bajada que hacĂ­a en bici cerca del club Institutoâ€?, dice. Sergio. TambiĂŠn seĂąala que, aunque no tendrĂ­a problemas en envejecer en un barrio cerrado, por ahora prefiere vivir en uno abierto. “Reniego rotundamente de que mi hijo se crĂ­e en un country, porque la vida pasa afueraâ€?, advierte. Su particular capacidad para destacar la dimensiĂłn humana, el detalle y la riqueza de la anĂŠcdota, ya se vislumbrĂł cuando conducĂ­a el programa 70/80. Y este aĂąo tambiĂŠn se aprecia en el show de entrevistas que hace en SabĂĄtico (sĂĄbados por Teleocho), donde muestra su necesidad de seguir creciendo en lo profesional con una apuesta distinta y donde considerar muchas variables. “Con Sa-

Por Jorge Londero

c o r t a

Staff Segunda Êpoca / Aùo 21 Nº 71 Agosto de 2010 Dirección: Jorge Londero Redacción: Rosana Guerra Arte: www.MarioPian.com.ar Fotos: Guillermo Galliano Humor: Angonoa Ventas Zona Recta/Gauss 0351–156 982864 0351–156 982866 Zona Rafael Nuùez 0351–153 522009 Zona Urca/Cerro 0351–156 160039 Córdoba y otras provincias EUDIX 0351-153 227116 Gerencia Comercial Laura Albrecht 0351–155 127966 0351–156 809426 porlarecta@gmail.com Receptorías Librería Trazos –Martinolli 8221 Azul & Luna –Martinolli 5453 360 Nexo – Paseo Lugones Loc. 630 Por la Recta es una publicación de Producciones Por La Recta, de distribución gratuita en los barrios adyacentes a la Recta Martinolli. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 358488. Propietario: Jorge Londero. Losmiembros del staff participan en colaboración. Tirada: 10.000 ejemplares.

A

diario se repite una demanda que

Por eso, desde este nĂşmero, estre-

crece: una vecina de barrio Gene-

namos lo que nos parece, al menos por

ral Paz nos escribe para saber

ahora, la mejor soluciĂłn: una distribuciĂłn

cĂłmo puede conseguir nuestra revista; un

mixta que mantiene la gratuidad en la

jubilado de Alta CĂłrdoba nos llama porque

zona de La Recta y agrega un precio de

quiere saber cuĂĄnto le cobrarĂ­amos para

tapa, a un costo muy accesible, en kios-

llevarle hasta su casa un ejemplar cada

cos de otros sectores de la ciudad. En-

mes; un comerciante de La Recta que vive

tendemos que, con este sistema, aquellos

en Alto Alberdi nos pide dos revistas mĂĄs

cordobeses que no viven en la zona y quie-

porque su suegra y un vecino se la recla-

ran disfrutar de esta propuesta, pueden

man todos los meses. Otro tanto sucede

hacerlo por un costo equivalente a los cos-

con nuestros familiares y amigos, todos nos

peles que gastarĂ­a en ir a buscarla gratis

piden, siempre, mĂĄs de una. El diagnĂłstico

al lugar donde se entrega sin costo. Esto

estĂĄ claro: por su contenido y por la jerar-

implica, por cierto, invertir en mĂĄs tirada

quĂ­a de sus colaboradores, esta revista ex-

y mĂĄs contenido, para lo que seguimos su-

cediĂł en interĂŠs los lĂ­mites geogrĂĄficos que

mando nuevos colaboradores de jerar-

nos planteamos en un principio.

quĂ­a, como la llegada este mes del des-

Confieso que hace mucho nos da vueltas

tacado periodista, escritor y productor

el asunto, y que hace mucho tambiĂŠn nos des-

multimedia VĂ­ctor Pintos, cuya pluma ya

vela saber cĂłmo atender esa demanda en un

pasĂł por las pĂĄginas de los mĂĄs presti-

contexto difĂ­cil, en un aĂąo en el que el papel

giosos medios del paĂ­s.

ilustraciĂłn, nuestro soporte, aumentĂł alre-

AsĂ­, con referentes y lĂ­deres de opiniĂłn

dedor del 70 por ciento en sĂłlo siete meses.

de jerarquĂ­a provincial y nacional; con

Sabemos que no podemos cambiar la cos-

una calidad que mantenemos pese al in-

tumbre de los vecinos de la zona noroeste que

cremento de los costos, avanzamos con

la reciben en forma gratuita, pero tambiĂŠn sa-

otra acciĂłn concreta en esta apuesta por

bemos que ya no podemos mirar para otro

ser un medio que represente no sĂłlo a un

lado cuando hay tantos que la piden desde

sector de la ciudad, sino a todos los cor-

otros sectores de la ciudad.

dobeses.

38

3

"DSUNQ 

Vecino destacado

37

4

icardo parĂł en el semĂĄforo y agachĂł la cabeza para escribir un mensaje de texto en el celular. Te qu, alcanzĂł a poner, y vio de reojo que un escurridor caĂ­a sobre el parabrisas. Sin levantar la vista, hizo que no con el Ă­ndice. Con el pulgar de la otra mano completĂł el mensaje. El escurridor seguĂ­a yendo y viniendo. El parabrisas se llenĂł de espuma. Yo tambiĂŠn te quiero, le respondieron. Ricardo sonriĂł. Iba a contestar, pero el semĂĄforo se puso en verde. El escurridor no habĂ­a terminado de sacar la espuma. Mientras guardaba el celular en el estuche, bajĂł el vidrio de la ventanilla. “Te dije que no me lo limpiaras; quĂŠ idioma entendĂŠsâ€?, dijo en voz bien alta. â€œÂżTiene una moneda?â€?, escuchĂł que le respondĂ­an. “No. Me hiciste frenar toda la filaâ€?, dijo Ricardo. ReciĂŠn ahĂ­ mirĂł al limpiavidrios. Era un hombre de su edad, rubio, no muy alto, pero fornido. “Con ese lomo podrĂ­as ir a trabajar, Âżno?â€?, completĂł. Los de atrĂĄs tocaron bocina. Ricardo arrancĂł el auto y echĂł la Ăşltima mirada al rubio. Algo le llamĂł la atenciĂłn, pero no le llevĂł mucho el apunte. VolviĂł al trĂĄnsito complicado de la maĂąana y a los mensajitos de texto. Como esperaba, vibrĂł la alarma del celular. LogrĂł sacarlo del estuche con algo de dificultad, pero valiĂł pena: Sos la persona mĂĄs dulce que conocĂ­ en mi vida, leyĂł. SonriĂł de nuevo. Doscientos metros mĂĄs adelante volviĂł a detenerlo un semĂĄforo. Esta vez tenĂ­a la vista al frente, el mentĂłn bien alto y las manos firmes

R

en el volante. Un chico le mostrĂł el escurridor. Ricardo le hizo seĂąas de que el parabrisas estaba limpio. El chico hizo un cĂ­rculo con el Ă­ndice y el pulgar. Ricardo hizo como que auscultaba sus bolsillos y se encogiĂł de hombros. “No tengo monedasâ€?, dijo, bajito, y pensĂł que podrĂ­a haber aprovechado el semĂĄforo en rojo para devolver el mensaje. Escribir, por ejemplo: la mĂĄs dulce sos vos. A la cuadra siguiente, de golpe, se acordĂł del rubio. El Payo Ripanti. HabĂ­a ido con ĂŠl a tercer aĂąo del secundario. ApareciĂł a mitad de aĂąo, expulsado de otra escuela, y se hicieron amigos. Ricardo lo apaĂąaba, lo justificaba. Ese aĂąo terminaron lo mĂĄs bien, pero al siguiente, el Payo no volviĂł y ya no tuvo noticias suyas. FrenĂł a mitad de la bocacalle y dio un giro brusco. Mientras giraba sonĂł el celular. AcelerĂł. Puso el auto en exceso de velocidad por la costanera y atendiĂł. â€œÂżVenĂ­s esta tarde?â€?, preguntĂł ella. Ricardo le dijo que despuĂŠs la llamaba y cortĂł. LlegĂł al puente. Tres chicos se abalanzaron sobre el parabrisas y lo limpiaron en pocos segundos. Les dio un billete de cinco pesos. Los chicos agradecieron y empezaron a mostrarse el billete, a llevarlo como un estandarte, con los brazos en alto. Cincuenta metros antes de la esquina donde habĂ­a encontrado al Payo Ripanti, bajĂł la velocidad. PensĂł que le iba a tocar bocina, que le iba a gritar que lo habĂ­a reconocido y le iba a abrir la puerta del auto para que subiera. Lo llevarĂ­a a co-

Ojos que no ven ColecciĂłn El lado oscuro de los refranes

mer, le preguntarĂ­a por su vida, le pedirĂ­a perdĂłn por no haberle dado una moneda. No pudo parar. El semĂĄforo siguiĂł en verde mĂĄs de lo que suponĂ­a y el trĂĄnsito se lo llevaba por delante. LogrĂł ver la cabeza del Payo y sacĂł la mano por la ventanilla. â€œÂĄPayo, soy Ricardo!â€?, gritĂł. Le pareciĂł ver que el Payo se rascaba la cabeza, pero tuvo que volver la vista a la avenida congestionada. Quiso moverse de su carril; correrse hacia la izquierda para dar la vuelta. No pudo. Ni en esa esquina, ni en la siguiente. DespuĂŠs llegĂł a las vĂ­as y no tuvo mĂĄs alternativa que cruzarlas. ReciĂŠn despuĂŠs pudo doblar. TardĂł unos quince minutos en volver al lugar del Payo. SubiĂł el auto

a una veredita y encendiĂł las balizas. BajĂł. â€œÂżQuĂŠ pasa, tĂ­o?â€?, le gritaron. “El rubioâ€?, dijo Ricardo, â€œÂżdĂłnde estĂĄ el rubio?â€?. â€œÂżQuĂŠ problema tenĂŠs con el rubio?â€?, dijo el que parecĂ­a mĂĄs grandecito. Ricardo respirĂł para contener la agitaciĂłn. “Ningunoâ€?, dijo, “es amigo mĂ­oâ€?. El grandecito le dijo que lo habĂ­an echado: “No sabĂ­a pedirâ€?. Cuando Ricardo preguntĂł dĂłnde podĂ­a ubicarlo, le dijeron que ahĂ­ no importaban esas cosas. Ricardo dio las gracias y subiĂł al auto. Voy a las tres, puso en el mensaje, y apretĂł send. El grandecito le golpeĂł la ventanilla y le pidiĂł una moneda. “No tengo mĂĄsâ€?, dijo Ricardo, y volviĂł a perderse en el trĂĄnsito de la maĂąana.

vidrios veterinarias servicios

jorgeNcuadrado@gmail.com

Por Jorge Cuadrado

salud

veterinarias

viveros y parques


Por Rosana A. Guerra.

Zuliani

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

bĂĄtico tratamos de hacer algo que no se explota en la televisiĂłn cordobesa y es la reuniĂłn de amigos, como hace uno en su casa un sĂĄbado a la noche. Se habla de temas varios, quizĂĄs no con la profundidad que amerite, porque en realidad, cuando estĂĄs en una reuniĂłn asĂ­, tampoco se hacen charlas tan profundas, sino que se salta de un tema a otro. Trato de lograr que los entrevistados interactĂşen entre ellos, siento que el programa estĂĄ saliendo bien cuando veo que no participo. La idea es que yo tire y me corraâ€?, seĂąala. Sergio tambiĂŠn dice que no se considera un buen entrevistador y que estĂĄ acostumbrado a hacer entrevistas para lograr un dato, una primicia pero no en un tema libre. “El desafĂ­o es no dispersarse, lograr profundidad en poco tiempo y hacer participar a los entrevistados sin casarse con ningunoâ€?, considera Sergio.

El efecto sorpresa Sergio confiesa que se enoja si le adelantan un tema antes del programa de radio. “No me lo digas an-

tes, decĂ­melo al aire‌ sorprendeme que te sorprendo, aunque sea un riesgo y me dejĂŠs al descubierto, pero decĂ­melo en pĂşblico, nunca en privado, porque se pierde frescura, pensĂĄs la respuesta y la que estĂĄ pensada es para los candidatos, no para nosotrosâ€?, advierte. El conductor de SabĂĄtico, reconoce que le falta mĂĄs capacidad de improvisaciĂłn en la tele. “En radio, me levanto inspirado y enchufado, por mĂĄs que estĂŠ desinformado, sĂŠ que me va a salir un programĂłn. En cambio, en tele, es distinto. Por ahĂ­ me malhumora la cĂĄmara, el tema de la imagen, el proceso para hacer un programa compromete muchas cosas previas, es mĂĄs lĂ­o hacer una cobertura en tele. En radio sos vos, el mundo y tu capacidad de descripciĂłnâ€?, sentencia. Insiste en que el grabado lo enoja mĂĄs que el vivo, porque el primero se vuelve tedioso y largo. “Me pasaba en 70/80, aunque no soy de andar furceando. En cambio en SabĂĄtico, es lo mĂĄs cercano al falso vivo. Para ser un buen con-

ductor de televisiĂłn tenĂŠs que ser un buen conductor de magazine, un buen comediante, primero actor y despuĂŠs conductor o periodistaâ€?, sostiene. Para el conductor, actuar es estar componiendo un personaje que atrae a la audiencia, genera climas y te hace reĂ­r. “El humor es una vĂ­a de escape y de comunicaciĂłnâ€?, dice. Con respecto al desafĂ­o de conducir el programa Juntos los sĂĄbados, seĂąala: â€?la ventaja que tuve fue ser parte del programa y de ser su brazo derecho, su pierna izquierda, su omĂłplato, soy parte de ese cuerpo. Mario es un animal de radio y hablando tiene mĂĄs imĂĄgenes de las que podrĂ­a mostrar una cĂĄmara de televisiĂłn. Es una aplanadoraâ€?. Sergio agrega que intenta hacer algo prolijo sin salirse de los cĂĄnones del estilo del programa de Mario. “Cuando me tocĂł hacer Juntos los sĂĄbados intentĂŠ amoldarme a un producto que me precediĂł, pero con las caracterĂ­sticas de mi personalidad. Voy mĂĄs arriba que lo que me gustarĂ­a, pero a la mitad del programa bajo un cambio. A veces me siento un cable de plancha. Probablemente no sea el nĂşmero uno en ninguno, pero me siento muy cĂłmodo en todos los medios y eso me asegura una cierta capacidad de supervivenciaâ€?, finaliza.

Ficha Estado civil: casado con Marina Abulafia. Tiene dos hijos: Sabrina y Franco. PelĂ­cula: El bueno, el malo y el feo. De Sergio Leone. Libro preferido: Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenair. (Lo lee una vez al aĂąo y lo tiene subrayado). Tiempo libre: hacer jardinerĂ­a, ir al cine o ver pelĂ­culas. Restaurantes preferidos: Recoletta, Villoso, El Chiringuito, Mayumi y Modesto.

Editorial ÂŽ

Por Jorge Londero

c o r t a

DistribuciĂłn mixta

AndrĂŠs Ciro

ÂżUn nuevo Indio Solari? El ex lĂ­der d e L os Piojos eligiĂł C Ăłrdob a p ara in iciar una nu ev a etap a. Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

P

asĂł de hacer un programa radial desestructurado, como Los Burdos, a estar en uno de los clĂĄsicos de la radio cordobesa en Cadena 3, junto a Mario Pereyra, a quien acompaĂąa hace catorce aĂąos. Su versatilidad y capacidad para leer rĂĄpido la cancha, pivoteando frases al aire con soltura pero tambiĂŠn con prudencia, lo convirtieron en un coequiper ideal y, desde hace un aĂąo, en uno de los “reemplazantesâ€? de Mario en el programa Juntos de los sĂĄbados. Sergio, ademĂĄs de ser el conductor del show de la nostalgia con su programa televisivo 70/80 y ahora de SabĂĄtico por Teleocho, es vecino de Villa ArgĂźello y cuenta por quĂŠ eligiĂł esta zona para vivir con su familia. “Todo comenzĂł haciendo la vuelta del perro. SalĂ­amos de Alta CĂłrdoba y el auto venĂ­a sĂłlo para esta zona. Nos gustĂł, y hace un aĂąo compramos nuestra casa. Cuando me voy a trabajar, si me levanto cheto, voy por Martinolli y si me levanto hippy, tomo por Ricardo Rojas, porque es mĂĄs salvaje. Me gusta mucho la calle Viracocha, porque a pesar de ser angosta y de doble mano, tiene esa subidita que me recuerda a la bajada que hacĂ­a en bici cerca del club Institutoâ€?, dice. Sergio. TambiĂŠn seĂąala que, aunque no tendrĂ­a problemas en envejecer en un barrio cerrado, por ahora prefiere vivir en uno abierto. “Reniego rotundamente de que mi hijo se crĂ­e en un country, porque la vida pasa afueraâ€?, advierte. Su particular capacidad para destacar la dimensiĂłn humana, el detalle y la riqueza de la anĂŠcdota, ya se vislumbrĂł cuando conducĂ­a el programa 70/80. Y este aĂąo tambiĂŠn se aprecia en el show de entrevistas que hace en SabĂĄtico (sĂĄbados por Teleocho), donde muestra su necesidad de seguir creciendo en lo profesional con una apuesta distinta y donde considerar muchas variables. “Con Sa-

Staff Segunda Êpoca / Aùo 21 Nº 71 Agosto de 2010 Dirección: Jorge Londero Redacción: Rosana Guerra Arte: www.MarioPian.com.ar Fotos: Guillermo Galliano Humor: Angonoa Ventas Zona Recta/Gauss 0351–156 982864 0351–156 982866 Zona Rafael Nuùez 0351–153 522009 Zona Urca/Cerro 0351–156 160039 Córdoba y otras provincias EUDIX 0351-153 227116 Gerencia Comercial Laura Albrecht 0351–155 127966 0351–156 809426

A

Director

quĂ­a, como la llegada este mes del des-

nos planteamos en un principio.

mando nuevos colaboradores de jerar-

cediĂł en interĂŠs los lĂ­mites geogrĂĄficos que

y mĂĄs contenido, para lo que seguimos su-

quĂ­a de sus colaboradores, esta revista ex-

implica, por cierto, invertir en mĂĄs tirada

estĂĄ claro: por su contenido y por la jerar-

al lugar donde se entrega sin costo. Esto

piden, siempre, mĂĄs de una. El diagnĂłstico

peles que gastarĂ­a en ir a buscarla gratis

con nuestros familiares y amigos, todos nos

hacerlo por un costo equivalente a los cos-

man todos los meses. Otro tanto sucede

ran disfrutar de esta propuesta, pueden

porque su suegra y un vecino se la recla-

cordobeses que no viven en la zona y quie-

en Alto Alberdi nos pide dos revistas mĂĄs

tendemos que, con este sistema, aquellos

mes; un comerciante de La Recta que vive

cos de otros sectores de la ciudad. En-

llevarle hasta su casa un ejemplar cada

tapa, a un costo muy accesible, en kios-

quiere saber cuĂĄnto le cobrarĂ­amos para

zona de La Recta y agrega un precio de

jubilado de Alta CĂłrdoba nos llama porque

mixta que mantiene la gratuidad en la

cĂłmo puede conseguir nuestra revista; un

ahora, la mejor soluciĂłn: una distribuciĂłn

ral Paz nos escribe para saber

namos lo que nos parece, al menos por

crece: una vecina de barrio Gene-

Por eso, desde este nĂşmero, estre-

diario se repite una demanda que

multimedia VĂ­ctor Pintos, cuya pluma ya

el asunto, y que hace mucho tambiĂŠn nos des-

tacado periodista, escritor y productor

Confieso que hace mucho nos da vueltas vela saber cĂłmo atender esa demanda en un

porlarecta@gmail.com Receptorías Librería Trazos –Martinolli 8221 Azul & Luna –Martinolli 5453 360 Nexo – Paseo Lugones Loc. 630 Por la Recta es una publicación de Producciones Por La Recta, de distribución gratuita en los barrios adyacentes a la Recta Martinolli. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 358488. Propietario: Jorge Londero. Losmiembros del staff participan en colaboración. Tirada: 10.000 ejemplares.

contexto difĂ­cil, en un aĂąo en el que el papel

pasĂł por las pĂĄginas de los mĂĄs prestigiosos medios del paĂ­s. de jerarquĂ­a provincial y nacional; con

dedor del 70 por ciento en sĂłlo siete meses.

AsĂ­, con referentes y lĂ­deres de opiniĂłn

ilustraciĂłn, nuestro soporte, aumentĂł alre-

dobeses.

otros sectores de la ciudad.

sector de la ciudad, sino a todos los cor-

lado cuando hay tantos que la piden desde

ser un medio que represente no sĂłlo a un

bemos que ya no podemos mirar para otro

otra acciĂłn concreta en esta apuesta por

la reciben en forma gratuita, pero tambiĂŠn sa-

cremento de los costos, avanzamos con

tumbre de los vecinos de la zona noroeste que

una calidad que mantenemos pese al in-

Sabemos que no podemos cambiar la cos-

38

3

"DSUNQ 

Vecino destacado

Sergio Conductor de radio y televisiĂłn

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

4

37

icardo parĂł en el semĂĄforo y agachĂł la cabeza para escribir un mensaje de texto en el celular. Te qu, alcanzĂł a poner, y vio de reojo que un escurridor caĂ­a sobre el parabrisas. Sin levantar la vista, hizo que no con el Ă­ndice. Con el pulgar de la otra mano completĂł el mensaje. El escurridor seguĂ­a yendo y viniendo. El parabrisas se llenĂł de espuma. Yo tambiĂŠn te quiero, le respondieron. Ricardo sonriĂł. Iba a contestar, pero el semĂĄforo se puso en verde. El escurridor no habĂ­a terminado de sacar la espuma. Mientras guardaba el celular en el estuche, bajĂł el vidrio de la ventanilla. “Te dije que no me lo limpiaras; quĂŠ idioma entendĂŠsâ€?, dijo en voz bien alta. â€œÂżTiene una moneda?â€?, escuchĂł que le respondĂ­an. “No. Me hiciste frenar toda la filaâ€?, dijo Ricardo. ReciĂŠn ahĂ­ mirĂł al limpiavidrios. Era un hombre de su edad, rubio, no muy alto, pero fornido. “Con ese lomo podrĂ­as ir a trabajar, Âżno?â€?, completĂł. Los de atrĂĄs tocaron bocina. Ricardo arrancĂł el auto y echĂł la Ăşltima mirada al rubio. Algo le llamĂł la atenciĂłn, pero no le llevĂł mucho el apunte. VolviĂł al trĂĄnsito complicado de la maĂąana y a los mensajitos de texto. Como esperaba, vibrĂł la alarma del celular. LogrĂł sacarlo del estuche con algo de dificultad, pero valiĂł pena: Sos la persona mĂĄs dulce que conocĂ­ en mi vida, leyĂł. SonriĂł de nuevo. Doscientos metros mĂĄs adelante volviĂł a detenerlo un semĂĄforo. Esta vez tenĂ­a la vista al frente, el mentĂłn bien alto y las manos firmes

R

en el volante. Un chico le mostrĂł el escurridor. Ricardo le hizo seĂąas de que el parabrisas estaba limpio. El chico hizo un cĂ­rculo con el Ă­ndice y el pulgar. Ricardo hizo como que auscultaba sus bolsillos y se encogiĂł de hombros. “No tengo monedasâ€?, dijo, bajito, y pensĂł que podrĂ­a haber aprovechado el semĂĄforo en rojo para devolver el mensaje. Escribir, por ejemplo: la mĂĄs dulce sos vos. A la cuadra siguiente, de golpe, se acordĂł del rubio. El Payo Ripanti. HabĂ­a ido con ĂŠl a tercer aĂąo del secundario. ApareciĂł a mitad de aĂąo, expulsado de otra escuela, y se hicieron amigos. Ricardo lo apaĂąaba, lo justificaba. Ese aĂąo terminaron lo mĂĄs bien, pero al siguiente, el Payo no volviĂł y ya no tuvo noticias suyas. FrenĂł a mitad de la bocacalle y dio un giro brusco. Mientras giraba sonĂł el celular. AcelerĂł. Puso el auto en exceso de velocidad por la costanera y atendiĂł. â€œÂżVenĂ­s esta tarde?â€?, preguntĂł ella. Ricardo le dijo que despuĂŠs la llamaba y cortĂł. LlegĂł al puente. Tres chicos se abalanzaron sobre el parabrisas y lo limpiaron en pocos segundos. Les dio un billete de cinco pesos. Los chicos agradecieron y empezaron a mostrarse el billete, a llevarlo como un estandarte, con los brazos en alto. Cincuenta metros antes de la esquina donde habĂ­a encontrado al Payo Ripanti, bajĂł la velocidad. PensĂł que le iba a tocar bocina, que le iba a gritar que lo habĂ­a reconocido y le iba a abrir la puerta del auto para que subiera. Lo llevarĂ­a a co-

mer, le preguntarĂ­a por su vida, le pedirĂ­a perdĂłn por no haberle dado una moneda. No pudo parar. El semĂĄforo siguiĂł en verde mĂĄs de lo que suponĂ­a y el trĂĄnsito se lo llevaba por delante. LogrĂł ver la cabeza del Payo y sacĂł la mano por la ventanilla. â€œÂĄPayo, soy Ricardo!â€?, gritĂł. Le pareciĂł ver que el Payo se rascaba la cabeza, pero tuvo que volver la vista a la avenida congestionada. Quiso moverse de su carril; correrse hacia la izquierda para dar la vuelta. No pudo. Ni en esa esquina, ni en la siguiente. DespuĂŠs llegĂł a las vĂ­as y no tuvo mĂĄs alternativa que cruzarlas. ReciĂŠn despuĂŠs pudo doblar. TardĂł unos quince minutos en volver al lugar del Payo. SubiĂł el auto

a una veredita y encendiĂł las balizas. BajĂł. â€œÂżQuĂŠ pasa, tĂ­o?â€?, le gritaron. “El rubioâ€?, dijo Ricardo, â€œÂżdĂłnde estĂĄ el rubio?â€?. â€œÂżQuĂŠ problema tenĂŠs con el rubio?â€?, dijo el que parecĂ­a mĂĄs grandecito. Ricardo respirĂł para contener la agitaciĂłn. “Ningunoâ€?, dijo, “es amigo mĂ­oâ€?. El grandecito le dijo que lo habĂ­an echado: “No sabĂ­a pedirâ€?. Cuando Ricardo preguntĂł dĂłnde podĂ­a ubicarlo, le dijeron que ahĂ­ no importaban esas cosas. Ricardo dio las gracias y subiĂł al auto. Voy a las tres, puso en el mensaje, y apretĂł send. El grandecito le golpeĂł la ventanilla y le pidiĂł una moneda. “No tengo mĂĄsâ€?, dijo Ricardo, y volviĂł a perderse en el trĂĄnsito de la maĂąana.

vidrios veterinarias servicios

Ojos que no ven

jorgeNcuadrado@gmail.com

Por Jorge Cuadrado

salud

ColecciĂłn El lado oscuro de los refranes

veterinarias

viveros y parques


Al filo

Sibaris / Hotel Windsor

heladerĂ­as

impresiones

librerĂ­as

Buenos Aires 214 / 0351 - 425-4477

Fiesta de sabores delicados El restaurante del hotel de Buenos Aires y Caseros presentĂł su nueva carta. Una interesante recorrida por una de las mejores cocinas en CĂłrdoba.

H

ay una fiesta de sabores de alto vuelo. Hay que preparar los sentidos. Hay que disponer paladar y espĂ­ritu para gozar de una de las mejores cocinas de CĂłrdoba. El Windsor Hotel & Tower, en Buenos Aires y Caseros, tiene su restaurante Sibaris, comandado por uno de los chefs mĂĄs prestigiosos de nuestra provincia con renombre nacional, Roal Zuzulich. En la planta baja, con una sobria y confortable ambientaciĂłn, en el contexto revalorizada por las obras de recuperaciĂłn en esa zona cĂŠntrica de la ciudad, el restĂł tiene una carta corta y de excelencia gourmet, una vinoteca con las 100 mejores etiquetas del paĂ­s y servicios promocionales como valet parking, servicio gratuito de remis, in-

terpretaciones de mĂşsicos de la Orquesta Metropolitana, descuentos en algunas bodegas, entre otros. Hace unos dĂ­as, el chef Zuzulich y su chef asistente Sergio Cabrera presentaron la nueva carta, con una cena de varios, donde ofrecieron lo mejor de esta renovada propuesta gastronĂłmica. AcompaĂąado de vinos reservas de la bodega Norton, Sibaris puso sobre la mesa sus mejores platos. Confit de conejo. Sobre pan de campo con una salsa de chocolate. DelicadĂ­simo el sabor de esta carne, elaborada a partir de la tĂŠcnica de la cocciĂłn en un medio graso a fuego muy bajo para que nunca pase los 80 grados. Crepes de mar. Con una emulsiĂłn de pimientos. Unos mariscos que estaban dispuestos a jugar en

la boca con el Chardonay con un paso por roble. Cochinillo confitado. Con purĂŠ de manzanas al whisky y compota de repollo morado. La combinaciĂłn del cerdo con el agridulce es un clĂĄsico, pero si se le agrega altas tĂŠcnicas gourmet y productos de calidad, suena como una sinfĂłnica en la boca. Lengua a la plancha. Con purĂŠ trufado, compota de puerros y reducciĂłn de oporto. Hay un precepto que sostiene que cortes de alta gama, cualquiera cocina; que para demostrar las dotes de gran cocinero hay que trabajar con los considerados cortes menores o de baja calificaciĂłn. Bondiola a la cerveza negra. Con emulsiĂłn de batatas y papines escalfados. Muy buena la cocciĂłn del cerdo, pero lo que se lleva los aplausos es la emulsiĂłn de batatas, producto de una larguĂ­sima cocciĂłn de casi 10 horas. Suquet de merluza negra. Sobre un trozo de pan tostado. La merluza negra es uno de los pescados de mĂĄs delicado sabor. Y requiere tambiĂŠn una cuidadosa cocciĂłn. En este caso, lo sellan en sartĂŠn y luego lleva un golpe de horno. El suquet es una salsa tĂ­pica de CataluĂąa, hecha a base de restos de pescados que no se comen. AquĂ­ le agregan almendras para darle mayor presencia. Cordero en cocciĂłn larga. Con calabacines confitados y espuma de espĂĄrragos a la menta. Una pa-

inmobiliarias

Por Roberto Battaglino batta07@hotmail.com

ciente cocciĂłn de 48 horas a fuego muy lento le da a este plato un sabor y una textura dignas de los mejores elogios. Una degustaciĂłn de los mejores postres, con helados caseros incluidos, cerrĂł una agradable velada, cuando la Iglesia y el Convento de San Franciso, remodelados e iluminados, marcaban la medianoche. El paladar y el espĂ­ritu, agradecidos por tanta delicadeza en la cocina.

herrerĂ­as

Para beber tranquilos Sibaris es uno de los pocos restaurantes de CĂłrdoba con el servicio de estacionamiento del auto (valet parking). A ello, le ha sumado un novedoso elemento para la ciudad, que seguramente se irĂĄ extendiendo: servicio gratuito de remises para los que prefieren tomar un par de copas de vino y olvidarse de los controles de alcoholemia. El restaurante cubre recorridos de hasta 25 pesos (casi ningĂşn barrio de la ciudad queda afuera desde esa esquina cĂŠntrica). El sistema se estĂĄ implementado en Santa Fe, donde hay una experiencia piloto, en la que intervienen los taxistas y los empresarios gastronĂłmicos. En CĂłrdoba, arrancĂł el Windsor y seguramente le seguirĂĄn otros locales, ya que el control de las ingestas de alcohol ha generado una reducciĂłn de clientes en los locales gastronĂłmicos. MĂĄs confort y mĂĄs seguridad para todos.

mercerĂ­as

iluminaciĂłn

joyerĂ­as impresiones

lavanderĂ­as

6

35 36

profesionales reposterĂ­a piscinas

"DSUNQ 

Ăłpticas pinturerĂ­as odontologĂ­a profesionales

paĂąaleras

motos


heladerĂ­as

Sibaris / Hotel Windsor

librerĂ­as

impresiones

Buenos Aires 214 / 0351 - 425-4477

Fiesta de sabores delicados El restaurante del hotel de Buenos Aires y Caseros presentĂł su nueva carta. Una interesante recorrida por una de las mejores cocinas en CĂłrdoba.

H

ay una fiesta de sabores de alto vuelo. Hay que preparar los sentidos. Hay que disponer paladar y espĂ­ritu para gozar de una de las mejores cocinas de CĂłrdoba. El Windsor Hotel & Tower, en Buenos Aires y Caseros, tiene su restaurante Sibaris, comandado por uno de los chefs mĂĄs prestigiosos de nuestra provincia con renombre nacional, Roal Zuzulich. En la planta baja, con una sobria y confortable ambientaciĂłn, en el contexto revalorizada por las obras de recuperaciĂłn en esa zona cĂŠntrica de la ciudad, el restĂł tiene una carta corta y de excelencia gourmet, una vinoteca con las 100 mejores etiquetas del paĂ­s y servicios promocionales como valet parking, servicio gratuito de remis, in-

terpretaciones de mĂşsicos de la Orquesta Metropolitana, descuentos en algunas bodegas, entre otros. Hace unos dĂ­as, el chef Zuzulich y su chef asistente Sergio Cabrera presentaron la nueva carta, con una cena de varios, donde ofrecieron lo mejor de esta renovada propuesta gastronĂłmica. AcompaĂąado de vinos reservas de la bodega Norton, Sibaris puso sobre la mesa sus mejores platos. Confit de conejo. Sobre pan de campo con una salsa de chocolate. DelicadĂ­simo el sabor de esta carne, elaborada a partir de la tĂŠcnica de la cocciĂłn en un medio graso a fuego muy bajo para que nunca pase los 80 grados. Crepes de mar. Con una emulsiĂłn de pimientos. Unos mariscos que estaban dispuestos a jugar en

la boca con el Chardonay con un paso por roble. Cochinillo confitado. Con purĂŠ de manzanas al whisky y compota de repollo morado. La combinaciĂłn del cerdo con el agridulce es un clĂĄsico, pero si se le agrega altas tĂŠcnicas gourmet y productos de calidad, suena como una sinfĂłnica en la boca. Lengua a la plancha. Con purĂŠ trufado, compota de puerros y reducciĂłn de oporto. Hay un precepto que sostiene que cortes de alta gama, cualquiera cocina; que para demostrar las dotes de gran cocinero hay que trabajar con los considerados cortes menores o de baja calificaciĂłn. Bondiola a la cerveza negra. Con emulsiĂłn de batatas y papines escalfados. Muy buena la cocciĂłn del cerdo, pero lo que se lleva los aplausos es la emulsiĂłn de batatas, producto de una larguĂ­sima cocciĂłn de casi 10 horas. Suquet de merluza negra. Sobre un trozo de pan tostado. La merluza negra es uno de los pescados de mĂĄs delicado sabor. Y requiere tambiĂŠn una cuidadosa cocciĂłn. En este caso, lo sellan en sartĂŠn y luego lleva un golpe de horno. El suquet es una salsa tĂ­pica de CataluĂąa, hecha a base de restos de pescados que no se comen. AquĂ­ le agregan almendras para darle mayor presencia. Cordero en cocciĂłn larga. Con calabacines confitados y espuma de espĂĄrragos a la menta. Una pa-

inmobiliarias

Por Roberto Battaglino batta07@hotmail.com

herrerĂ­as

ciente cocciĂłn de 48 horas a fuego muy lento le da a este plato un sabor y una textura dignas de los mejores elogios. Una degustaciĂłn de los mejores postres, con helados caseros incluidos, cerrĂł una agradable velada, cuando la Iglesia y el Convento de San Franciso, remodelados e iluminados, marcaban la medianoche. El paladar y el espĂ­ritu, agradecidos por tanta delicadeza en la cocina.

Para beber tranquilos Sibaris es uno de los pocos restaurantes de CĂłrdoba con el servicio de estacionamiento del auto (valet parking). A ello, le ha sumado un novedoso elemento para la ciudad, que seguramente se irĂĄ extendiendo: servicio gratuito de remises para los que prefieren tomar un par de copas de vino y olvidarse de los controles de alcoholemia. El restaurante cubre recorridos de hasta 25 pesos (casi ningĂşn barrio de la ciudad queda afuera desde esa esquina cĂŠntrica). El sistema se estĂĄ implementado en Santa Fe, donde hay una experiencia piloto, en la que intervienen los taxistas y los empresarios gastronĂłmicos. En CĂłrdoba, arrancĂł el Windsor y seguramente le seguirĂĄn otros locales, ya que el control de las ingestas de alcohol ha generado una reducciĂłn de clientes en los locales gastronĂłmicos. MĂĄs confort y mĂĄs seguridad para todos.

mercerĂ­as

iluminaciĂłn

joyerĂ­as impresiones

lavanderĂ­as

6

35 36

profesionales reposterĂ­a piscinas Ăłpticas pinturerĂ­as odontologĂ­a motos

paĂąaleras

profesionales

"DSUNQ 

Al filo


Contexto

Del maradonismo a la desmaradonizaciĂłn E

tituciĂłn. Maradona debiĂł ser echado de la conducciĂłn del seleccionado cuando, tras la clasificaciĂłn en Montevideo, descerrajĂł procacidades pornogrĂĄficas contra el periodismo, en una conferencia de prensa televisada. Ni el seis a uno Bolivia, ni el tres a cero con Brasil, ni la goleada alemana que dejĂł a la selecciĂłn fuera del Mundial, fueron tan humillantes para el paĂ­s como aquella catarsis de violento aborrecimiento a quienes osaban cuestionarlo. TambiĂŠn

irradiaba alegrĂ­a y sentimientos positivos; hasta que se convirtiĂł en un personaje que tiene fanĂĄticos que lo idolatran en voz alta y un ocĂŠano de silenciosos detractores que llevan tiempo percibiendo que irradia cosas negativas. GenerĂł tanto temor con sus feroces contraataques, que se impuso un silencio en torno a sus actos cuestionables. Es un silencio hipĂłcrita y temeroso. Y su consecuencia es el absurdo. Al fin de cuentas, es absurdo que se lo haya

echado de la selecciĂłn ahora, sin que se hubiera producido ningĂşn hecho que, objetivamente, justificara echarlo; mientras que nadie se atreviĂł siquiera a balbucear que debĂ­a ser expulsado cuando cometiĂł el estropicio que, a todas luces, justificaba una inmediata destituciĂłn. Ahora se habla del catastrĂłfico seis a uno que recibiĂł en Bolivia, de la opaca y agĂłnica clasificaciĂłn y del indigno derrumbe frente a los alemanes en SudĂĄfrica. Pero no eran esas las causales serias de una des-

l paĂ­s se vuelve un poco hipĂłcrita cuando de Maradona se trata. Hace mucho tiempo que dejĂł de brillar y se convirtiĂł en un personaje opaco. El joven de la genialidad y el virtuosismo artĂ­stico con la pelota, se fue convirtiendo en un dios enojado y trĂĄgico. El pibe de la sonrisa que contagiaba alegrĂ­a fue reemplazado por un reyezuelo furibundo que descarga su ira incinerando de insultos y acusaciones a quienes osaban cuestionarlo. El paĂ­s entero adorĂł al astro que

degradĂł al paĂ­s que conservara su cargo despuĂŠs de haber vomitado semejante catarata de vulgaridades. No siguiĂł al frente del equipo nacional por hacer un buen trabajo tĂŠcnico, sino porque el poder polĂ­tico lo considerĂł funcional al relato oficial. Maradona era, segĂşn las voces mediĂĄticas del oficialismo, un sĂ­mbolo viviente de la rebeldĂ­a antisistema. De ese modo, si gracias a contar con un equipo de mega-estrellas internacionales traĂ­a de SudĂĄfrica la copa mundialista, “la mano de Diosâ€? le darĂ­a un empujĂłn triunfal al kirchnerismo en el 2011. Pero no fue la Ăşnica razĂłn por la que Maradona siguiĂł siendo el DT de la selecciĂłn, a pesar del exabrupto que le habrĂ­a costado el cargo a cualquier tĂŠcnico de las demĂĄs selecciones del mundo. TambiĂŠn siguiĂł porque nadie se atreviĂł a decir que la premeditaciĂłn y alevosĂ­a con que disparĂł las procacidades por televisiĂłn, ameritaban despedir a “el Diegoâ€?, o sea a “Diosâ€?.

delivery

delivery

delivery

Por Claudio Fantini

de Eva PerĂłn. El gobierno quiso tenerlo en ese elenco estable en el que Andrea del Boca y otras figuras aplauden sonrientes y admiradas los discursos de Cristina. Cuando Brasil quedĂł fuera de SudĂĄfrica por una derrota bastante decorosa, Dunga renunciĂł en el acto. Lo mismo hicieron otros tĂŠcnicos en similares circunstancias. No fue el caso de Maradona. Cuando tras la proeza del equipo uruguayo, a Washington Tabares le preguntaron si seguirĂ­a siendo el tĂŠcnico de ese seleccionado, respondiĂł lo obviamente lĂłgico: “no es una decisiĂłn que deba tomar yo, sino las instituciones del fĂştbol de Uruguayâ€?. La misma pregunta le hicieron a Maradona tras la debacle frente a Alemania, pero su respuesta fue diametralmente distinta: “todavĂ­a no lo decidĂ­; lo voy a consultar con mi familiaâ€?. Pero en ese momento, ningĂşn periodista se atreviĂł a comparar la humildad y seriedad del tĂŠcnico uruguayo con la actitud monĂĄrquica de “el Diegoâ€?. Lo que es peor, nadie se atreviĂł a darse cuenta de que la respuesta de Maradona era una desmesura inaceptable. El mismo temor por el que nadie dice pĂşblicamente lo que se siente en el aire: los argentinos se dividen entre los fanĂĄticos del Diez y los que ya no lo soportan. Y este segundo grupo, de dimensiones importantes, hasta prefiere que la copa del mundo no haya sido para la Argentina, si el precio del trofeo era que el paĂ­s continuara “maradonizadoâ€? por un largo tiempo mĂĄs.

Por eso fue ridĂ­culo que lo echaran cuando no existĂ­a una razĂłn de mĂĄs peso que aquella catarsis de vulgaridades. En rigor, la verdadera razĂłn del derrocamiento es que le bajaron el pulgar desde Olivos. El motivo es que, entumecido por la desazĂłn que trajo de SudĂĄfrica, no asistiĂł al acto por el aniversario

8

33 34

ferreterĂ­as desinfecciones estĂŠtica gimnasios

"DSUNQ 

escuelas de tenis geriĂĄtricos delivery

enseĂąanza

fiestas


delivery

Del maradonismo a la desmaradonizaciĂłn E

l paĂ­s se vuelve un poco hipĂłcrita cuando de Maradona se trata. Hace mucho tiempo que dejĂł de brillar y se convirtiĂł en un personaje opaco. El joven de la genialidad y el virtuosismo artĂ­stico con la pelota, se fue convirtiendo en un dios enojado y trĂĄgico. El pibe de la sonrisa que contagiaba alegrĂ­a fue reemplazado por un reyezuelo furibundo que descarga su ira incinerando de insultos y acusaciones a quienes osaban cuestionarlo. El paĂ­s entero adorĂł al astro que

echado de la selecciĂłn ahora, sin que se hubiera producido ningĂşn hecho que, objetivamente, justificara echarlo; mientras que nadie se atreviĂł siquiera a balbucear que debĂ­a ser expulsado cuando cometiĂł el estropicio que, a todas luces, justificaba una inmediata destituciĂłn. Ahora se habla del catastrĂłfico seis a uno que recibiĂł en Bolivia, de la opaca y agĂłnica clasificaciĂłn y del indigno derrumbe frente a los alemanes en SudĂĄfrica. Pero no eran esas las causales serias de una des-

irradiaba alegrĂ­a y sentimientos positivos; hasta que se convirtiĂł en un personaje que tiene fanĂĄticos que lo idolatran en voz alta y un ocĂŠano de silenciosos detractores que llevan tiempo percibiendo que irradia cosas negativas. GenerĂł tanto temor con sus feroces contraataques, que se impuso un silencio en torno a sus actos cuestionables. Es un silencio hipĂłcrita y temeroso. Y su consecuencia es el absurdo. Al fin de cuentas, es absurdo que se lo haya

tituciĂłn. Maradona debiĂł ser echado de la conducciĂłn del seleccionado cuando, tras la clasificaciĂłn en Montevideo, descerrajĂł procacidades pornogrĂĄficas contra el periodismo, en una conferencia de prensa televisada. Ni el seis a uno Bolivia, ni el tres a cero con Brasil, ni la goleada alemana que dejĂł a la selecciĂłn fuera del Mundial, fueron tan humillantes para el paĂ­s como aquella catarsis de violento aborrecimiento a quienes osaban cuestionarlo. TambiĂŠn

degradĂł al paĂ­s que conservara su cargo despuĂŠs de haber vomitado semejante catarata de vulgaridades. No siguiĂł al frente del equipo nacional por hacer un buen trabajo tĂŠcnico, sino porque el poder polĂ­tico lo considerĂł funcional al relato oficial. Maradona era, segĂşn las voces mediĂĄticas del oficialismo, un sĂ­mbolo viviente de la rebeldĂ­a antisistema. De ese modo, si gracias a contar con un equipo de mega-estrellas internacionales traĂ­a de SudĂĄfrica la copa mundialista, “la mano de Diosâ€? le darĂ­a un empujĂłn triunfal al kirchnerismo en el 2011. Pero no fue la Ăşnica razĂłn por la que Maradona siguiĂł siendo el DT de la selecciĂłn, a pesar del exabrupto que le habrĂ­a costado el cargo a cualquier tĂŠcnico de las demĂĄs selecciones del mundo. TambiĂŠn siguiĂł porque nadie se atreviĂł a decir que la premeditaciĂłn y alevosĂ­a con que disparĂł las procacidades por televisiĂłn, ameritaban despedir a “el Diegoâ€?, o sea a “Diosâ€?.

delivery

delivery

Por Claudio Fantini

de Eva PerĂłn. El gobierno quiso tenerlo en ese elenco estable en el que Andrea del Boca y otras figuras aplauden sonrientes y admiradas los discursos de Cristina. Cuando Brasil quedĂł fuera de SudĂĄfrica por una derrota bastante decorosa, Dunga renunciĂł en el acto. Lo mismo hicieron otros tĂŠcnicos en similares circunstancias. No fue el caso de Maradona. Cuando tras la proeza del equipo uruguayo, a Washington Tabares le preguntaron si seguirĂ­a siendo el tĂŠcnico de ese seleccionado, respondiĂł lo obviamente lĂłgico: “no es una decisiĂłn que deba tomar yo, sino las instituciones del fĂştbol de Uruguayâ€?. La misma pregunta le hicieron a Maradona tras la debacle frente a Alemania, pero su respuesta fue diametralmente distinta: “todavĂ­a no lo decidĂ­; lo voy a consultar con mi familiaâ€?. Pero en ese momento, ningĂşn periodista se atreviĂł a comparar la humildad y seriedad del tĂŠcnico uruguayo con la actitud monĂĄrquica de “el Diegoâ€?. Lo que es peor, nadie se atreviĂł a darse cuenta de que la respuesta de Maradona era una desmesura inaceptable. El mismo temor por el que nadie dice pĂşblicamente lo que se siente en el aire: los argentinos se dividen entre los fanĂĄticos del Diez y los que ya no lo soportan. Y este segundo grupo, de dimensiones importantes, hasta prefiere que la copa del mundo no haya sido para la Argentina, si el precio del trofeo era que el paĂ­s continuara “maradonizadoâ€? por un largo tiempo mĂĄs.

Por eso fue ridĂ­culo que lo echaran cuando no existĂ­a una razĂłn de mĂĄs peso que aquella catarsis de vulgaridades. En rigor, la verdadera razĂłn del derrocamiento es que le bajaron el pulgar desde Olivos. El motivo es que, entumecido por la desazĂłn que trajo de SudĂĄfrica, no asistiĂł al acto por el aniversario

8

33 34

ferreterĂ­as desinfecciones estĂŠtica gimnasios escuelas de tenis geriĂĄtricos delivery

enseĂąanza

fiestas

"DSUNQ 

Contexto


Las lecturas de Cristina

Rubros

Las lecturas de Cristina

Por Cristina Bajo

loria Casaùas, la autora de En alas de la seducción, a la que hice una nota en esta columna cuando hablÊ de la novela romåntica, apuesta ahora a un tema mås interesante aún: la historia de las primeras maestras que trajo Sarmiento de Estados Unidos, el viaje, su destino, su formación, quÊ fue de ellas al llegar a la Argentina. La edición nos encanta de sólo verla: la cubierta es estÊticamente bella, muy bien lograda y a la vez, muy sugestiva. Un acierto la tonalidad, el dorado viejo de la faja, la claridad sobre la cabeza, de espaldas, de la figura femenina. El subtitulado: Un amor entre Boston y las pampas. Lo ha editado Plaza y JanÊs. La protagonista es una joven bostoniana, Elizabeth O´Connor que, contactada por Domingo Faustino Sarmiento, viene con otras jóvenes -y no tan jóvenesmaestras estadounidenses a formar aquí toda una generación de niùos y a iniciar una escuela de docencia. Buenos Aires y el resto del escenario, la Êpoca, tan bien pintada, demuestra que la autora se esmeró en la reconstrucción con lecturas de esos aùos. A mí me despertó el deseo de leer nuevamente La Gran Aldea, La Sociedad de Antaùo, de Battolla, Allå Lejos y hace tiempo, de Hudson. Los personajes responden a las novelas romånticas de este tipo, con algunas licencias eróticas, pero con un argumento que atrapa. ¿Desde cuåndo nuestra novela no tiene una maestra como personaje? Me parece que desde La Maestra Normal, de Gålvez. Y como anunciando que las heroínas pueden estar cambiando de oficio, Viviana Rivero ha ganado hace muy poco el Primer Premio Nacional - Novela Histórica -, concedido por el gobierno de la provincia de San Luis, con otra historia que tiene sus bemoles: Mujer y Maestra, que en poco tiempo podremos buscar en librerías.

os que amamos la literatura de suspenso, terror, fantasĂ­a y un toque gĂłtico, estamos de fiesta: Editorial Edhasa acaba de publicar –en una ediciĂłn impecable- los Cuentos Completos de Edgard Allan Poe. Y de “yapaâ€?, traducidos por Julio CortĂĄzar. En la contratapa, Poe confiesa que, al escribir estos cuentos, tuvo presente “la unidad de un libro, en referencia a su efecto como parte de un todo.â€? Peter Ackroyd, autor de un libro fascinante- Londres, una biografĂ­a- considera que nunca deberĂ­a confundĂ­rsele con los narradores perturbados, e incluso psicĂłticos, de sus relatos: “Poe, el escritor, buscaba con gran esmero los efectos mĂĄs extremos.â€? ConocĂ­ a Poe siendo chica, a travĂŠs de las pelĂ­culas de Vicent Price, y mis padres, al ver mi entusiasmo por ĂŠl, comenzaron a regalarme sus libros, que guardo religiosamente, aunque diezmados por prĂŠstamos irresponsables. Por suerte, con esta ediciĂłn los he recuperado con creces. Poe dejĂł una estela de autores marcados por su obra, aunque saludablemente independientes: Henry James, BĂŠcquer, Edith Wharton, en sus cuentos fantasmales, y Emily Dickinson, con su poema No sĂłlo en las estancias hay espectros. En mi biblioteca, acompaĂąan a Cuentos Completos varias novelas que lo tienen por protagonista: Un crimen imperdonable, de Andrew Taylor –¥excelente!-; El manuscrito de Poe, de A. Reynolds Long, y La sombra de Poe, de Mathew Pearl. Amigos, lectores, propongo que regalen a algĂşn joven sus cuentos en ediciones simples y se queden con este monumento a la literatura que nos acerca Edhasa, en compaùía de CortĂĄzar.

La maestra de la laguna

Inolvidable Allan Poe

L

G

alarmas automotores bebĂŠs / niĂąos bicicleterĂ­as cerrajerĂ­as climatizaciĂłn colchonerĂ­as comedores y restaurantes comestibles computaciĂłn delivery desinfeccion esenseĂąanza escuelas de tenis estĂŠtica ferreterĂ­as fiestas geriĂĄtricos gimnasios heladerĂ­as

herrerĂ­as iluminaciĂłn impresiones inmobiliarias joyerĂ­as lavanderĂ­as librerĂ­as mercerĂ­as motos odontologĂ­a Ăłpticas paĂąaleras pinturerĂ­as piscinas profesionales reposterĂ­a salud servicios veterinarias vidrios viveros y parques

alarmas

GuĂ­a bebĂŠs / niĂąos

bebidas

bicicleterĂ­as

cerrajerĂ­as

climatizaciĂłn

ReciĂŠn llegados

automotores

La República Desolada –Los cambios políticos de la Argentina (2001-2009) Hugo Quiroga. La imperfección del Amor, de Milena Agus (autora de una muy buena novela titulada La mujer en la luna) El cåliz de maría Magdalena –En busca del Santo Grial- de Graham Phillips

bicicleterĂ­as

10 32

comestibles delivery comestibles

"DSUNQ 

comedores/restaurantes colchonerĂ­as

computaciĂłn


Rubros

Las lecturas de Cristina Inolvidable Allan Poe

L

os que amamos la literatura de suspenso, terror, fantasĂ­a y un toque gĂłtico, estamos de fiesta: Editorial Edhasa acaba de publicar –en una ediciĂłn impecable- los Cuentos Completos de Edgard Allan Poe. Y de “yapaâ€?, traducidos por Julio CortĂĄzar. En la contratapa, Poe confiesa que, al escribir estos cuentos, tuvo presente “la unidad de un libro, en referencia a su efecto como parte de un todo.â€? Peter Ackroyd, autor de un libro fascinante- Londres, una biografĂ­a- considera que nunca deberĂ­a confundĂ­rsele con los narradores perturbados, e incluso psicĂłticos, de sus relatos: “Poe, el escritor, buscaba con gran esmero los efectos mĂĄs extremos.â€? ConocĂ­ a Poe siendo chica, a travĂŠs de las pelĂ­culas de Vicent Price, y mis padres, al ver mi entusiasmo por ĂŠl, comenzaron a regalarme sus libros, que guardo religiosamente, aunque diezmados por prĂŠstamos irresponsables. Por suerte, con esta ediciĂłn los he recuperado con creces. Poe dejĂł una estela de autores marcados por su obra, aunque saludablemente independientes: Henry James, BĂŠcquer, Edith Wharton, en sus cuentos fantasmales, y Emily Dickinson, con su poema No sĂłlo en las estancias hay espectros. En mi biblioteca, acompaĂąan a Cuentos Completos varias novelas que lo tienen por protagonista: Un crimen imperdonable, de Andrew Taylor –¥excelente!-; El manuscrito de Poe, de A. Reynolds Long, y La sombra de Poe, de Mathew Pearl. Amigos, lectores, propongo que regalen a algĂşn joven sus cuentos en ediciones simples y se queden con este monumento a la literatura que nos acerca Edhasa, en compaùía de CortĂĄzar.

Por Cristina Bajo

La maestra de la laguna

G

loria Casaùas, la autora de En alas de la seducción, a la que hice una nota en esta columna cuando hablÊ de la novela romåntica, apuesta ahora a un tema mås interesante aún: la historia de las primeras maestras que trajo Sarmiento de Estados Unidos, el viaje, su destino, su formación, quÊ fue de ellas al llegar a la Argentina. La edición nos encanta de sólo verla: la cubierta es estÊticamente bella, muy bien lograda y a la vez, muy sugestiva. Un acierto la tonalidad, el dorado viejo de la faja, la claridad sobre la cabeza, de espaldas, de la figura femenina. El subtitulado: Un amor entre Boston y las pampas. Lo ha editado Plaza y JanÊs. La protagonista es una joven bostoniana, Elizabeth O´Connor que, contactada por Domingo Faustino Sarmiento, viene con otras jóvenes -y no tan jóvenesmaestras estadounidenses a formar aquí toda una generación de niùos y a iniciar una escuela de docencia. Buenos Aires y el resto del escenario, la Êpoca, tan bien pintada, demuestra que la autora se esmeró en la reconstrucción con lecturas de esos aùos. A mí me despertó el deseo de leer nuevamente La Gran Aldea, La Sociedad de Antaùo, de Battolla, Allå Lejos y hace tiempo, de Hudson. Los personajes responden a las novelas romånticas de este tipo, con algunas licencias eróticas, pero con un argumento que atrapa. ¿Desde cuåndo nuestra novela no tiene una maestra como personaje? Me parece que desde La Maestra Normal, de Gålvez. Y como anunciando que las heroínas pueden estar cambiando de oficio, Viviana Rivero ha ganado hace muy poco el Primer Premio Nacional - Novela Histórica -, concedido por el gobierno de la provincia de San Luis, con otra historia que tiene sus bemoles: Mujer y Maestra, que en poco tiempo podremos buscar en librerías.

alarmas automotores bebĂŠs / niĂąos bicicleterĂ­as cerrajerĂ­as climatizaciĂłn colchonerĂ­as comedores y restaurantes comestibles computaciĂłn delivery desinfeccion esenseĂąanza escuelas de tenis estĂŠtica ferreterĂ­as fiestas geriĂĄtricos gimnasios heladerĂ­as

herrerĂ­as iluminaciĂłn impresiones inmobiliarias joyerĂ­as lavanderĂ­as librerĂ­as mercerĂ­as motos odontologĂ­a Ăłpticas paĂąaleras pinturerĂ­as piscinas profesionales reposterĂ­a salud servicios veterinarias vidrios viveros y parques

bebĂŠs / niĂąos

bicicleterĂ­as

bebidas

cerrajerĂ­as

alarmas

climatizaciĂłn

ReciĂŠn llegados

automotores

La República Desolada –Los cambios políticos de la Argentina (2001-2009) Hugo Quiroga. La imperfección del Amor, de Milena Agus (autora de una muy buena novela titulada La mujer en la luna) El cåliz de maría Magdalena –En busca del Santo Grial- de Graham Phillips

bicicleterĂ­as

10 32

comestibles delivery comedores/restaurantes colchonerĂ­as

comestibles

computaciĂłn

"DSUNQ 

GuĂ­a

Las lecturas de Cristina


Saludarte

Por Carlos Presman

carlospresman@gmail.com

El Certificado

â€œÂżPor quĂŠ existe la literatura? Porque los hechos estĂĄn desprovistos del alma de los hechosâ€?. Pablo Ramos.

N

o se reanima mĂĄs, dijo el Turco, jefe de la terapia intensiva y acreedor de nuestro respeto. Me saquĂŠ los guantes y de manera refleja mi mano desnuda tocĂł el antebrazo del paciente, frĂ­o. Era la primera vez que veĂ­a un muerto. CaminĂŠ en silencio detrĂĄs del jefe, hacia la sala de mĂŠdicos. Las enfermeras, con prolijidad minuciosa, retiraban catĂŠteres, tubos y apĂłsitos. Tomamos unos mates. Como un tonto, sĂłlo atine a decir: se muriĂł. El Turco me clavĂł la mirada y me contestĂł, lacĂłnico: no. PensĂŠ que era el tĂ­pico humor negro de los terapistas, o una forma de decirme imbĂŠcil con fina ironĂ­a, pero no era nada de eso. TerminĂł el mate y continuĂł: hasta que no tenga el certificado de defunciĂłn, para la sociedad y la ley estĂĄ vivo, asĂ­ que pedile los papeles a los familiares. Los certificados de nacimiento y de defunciĂłn son la puerta de entrada al sistema, desde la obra so-

cial, el sueldo o la pensiĂłn. Uno estĂĄ oficialmente vivo o muerto segĂşn tenga el certificado. Tuvieron que pasar mĂĄs de veinte aĂąos para que tomara cabal dimensiĂłn de la trascendencia de los papeles. HabĂ­amos viajado con mi hijo adolescente a Iquitos, la selva peruana, despuĂŠs de visitar el Machu Pichu. CaminĂĄbamos de visita por el mercado, junto al rĂ­o Amazonas, cuando sentimos un griterĂ­o. Un joven corrĂ­a desesperado, perseguido por un grupo de personas. Uno llevaba revoleando una gallina con el brazo en alto. Nos refugiamos detrĂĄs de un puesto y le preguntĂŠ al guĂ­a que nos acompaĂąaba quĂŠ significaba esa escena. Me explicĂł que el joven era un ladrĂłn y que, con la

gallina en el aire, se anunciaba su presencia a todos los comerciantes. Esa era la forma de expulsarlo del mercado. A Iquitos sĂłlo se llega en aviĂłn o por el rĂ­o. Como casi no hay vehĂ­culos, por sus callecitas circula, abarrotada, gente de a pie, en bicicleta o en las tĂ­picas motitos con tres ruedas y dos asientos atrĂĄs. Las populares mototaxis que utilizan lugareĂąos y turistas. Caminamos sofocados por el calor hasta una peque��ąa plaza circular en busca de una de ellas. A metros de allĂ­, el grupo del mercado, unas doce o quince personas, habĂ­a alcanzado al joven ladrĂłn, que tendrĂ­a la edad de mi hijo. Comenzaron a golpearlo brutalmente. La temperatura agobiante, la humedad y la ferocidad del es-

pectĂĄculo me descompusieron. Instintivamente abracĂŠ a mi hijo y le cubrĂ­ la cara. Lo mirĂŠ al guĂ­a con evidente angustia y le preguntĂŠ por la policĂ­a. Me dijo que no participaban en esos casos y sin inmutarse agregĂł que, a veces, se mueren tras la golpiza, y entonces lo tiran al Amazonas para que se alimenten las piraĂąas. Si no hubiese estado mi hijo creo que vomitaba o me desmayaba, pero su sola presencia me obligaba a sostenerlo, abrazarlo, cuidarlo. RespirĂŠ hondo un par de veces y le preguntĂŠ por la justicia, por la ley. El guĂ­a agregĂł incredulidad a su mirada. No pasa nada. Son indocumentados. Nunca nacieron, nunca murieron.

12

29

"DSUNQ 


"DSUNQ 

Saludarte

Por Carlos Presman

carlospresman@gmail.com

El Certificado

â€œÂżPor quĂŠ existe la literatura? Porque los hechos estĂĄn desprovistos del alma de los hechosâ€?. Pablo Ramos.

N

o se reanima mĂĄs, dijo el Turco, jefe de la terapia intensiva y acreedor de nuestro respeto. Me saquĂŠ los guantes y de manera refleja mi mano desnuda tocĂł el antebrazo del paciente, frĂ­o. Era la primera vez que veĂ­a un muerto. CaminĂŠ en silencio detrĂĄs del jefe, hacia la sala de mĂŠdicos. Las enfermeras, con prolijidad minuciosa, retiraban catĂŠteres, tubos y apĂłsitos. Tomamos unos mates. Como un tonto, sĂłlo atine a decir: se muriĂł. El Turco me clavĂł la mirada y me contestĂł, lacĂłnico: no. PensĂŠ que era el tĂ­pico humor negro de los terapistas, o una forma de decirme imbĂŠcil con fina ironĂ­a, pero no era nada de eso. TerminĂł el mate y continuĂł: hasta que no tenga el certificado de defunciĂłn, para la sociedad y la ley estĂĄ vivo, asĂ­ que pedile los papeles a los familiares. Los certificados de nacimiento y de defunciĂłn son la puerta de entrada al sistema, desde la obra so12

cial, el sueldo o la pensiĂłn. Uno estĂĄ oficialmente vivo o muerto segĂşn tenga el certificado. Tuvieron que pasar mĂĄs de veinte aĂąos para que tomara cabal dimensiĂłn de la trascendencia de los papeles. HabĂ­amos viajado con mi hijo adolescente a Iquitos, la selva peruana, despuĂŠs de visitar el Machu Pichu. CaminĂĄbamos de visita por el mercado, junto al rĂ­o Amazonas, cuando sentimos un griterĂ­o. Un joven corrĂ­a desesperado, perseguido por un grupo de personas. Uno llevaba revoleando una gallina con el brazo en alto. Nos refugiamos detrĂĄs de un puesto y le preguntĂŠ al guĂ­a que nos acompaĂąaba quĂŠ significaba esa escena. Me explicĂł que el joven era un ladrĂłn y que, con la

gallina en el aire, se anunciaba su presencia a todos los comerciantes. Esa era la forma de expulsarlo del mercado. A Iquitos sĂłlo se llega en aviĂłn o por el rĂ­o. Como casi no hay vehĂ­culos, por sus callecitas circula, abarrotada, gente de a pie, en bicicleta o en las tĂ­picas motitos con tres ruedas y dos asientos atrĂĄs. Las populares mototaxis que utilizan lugareĂąos y turistas. Caminamos sofocados por el calor hasta una pequeĂąa plaza circular en busca de una de ellas. A metros de allĂ­, el grupo del mercado, unas doce o quince personas, habĂ­a alcanzado al joven ladrĂłn, que tendrĂ­a la edad de mi hijo. Comenzaron a golpearlo brutalmente. La temperatura agobiante, la humedad y la ferocidad del es-

pectĂĄculo me descompusieron. Instintivamente abracĂŠ a mi hijo y le cubrĂ­ la cara. Lo mirĂŠ al guĂ­a con evidente angustia y le preguntĂŠ por la policĂ­a. Me dijo que no participaban en esos casos y sin inmutarse agregĂł que, a veces, se mueren tras la golpiza, y entonces lo tiran al Amazonas para que se alimenten las piraĂąas. Si no hubiese estado mi hijo creo que vomitaba o me desmayaba, pero su sola presencia me obligaba a sostenerlo, abrazarlo, cuidarlo. RespirĂŠ hondo un par de veces y le preguntĂŠ por la justicia, por la ley. El guĂ­a agregĂł incredulidad a su mirada. No pasa nada. Son indocumentados. Nunca nacieron, nunca murieron. 29


EstĂŠtica saludable

Por Trinidad LĂłpez

Por Guadalupe Zamar

Nuevas combinaciones de tratamientos

“UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoriaâ€?

E

stĂŠtica y salud son dos conceptos ligados a mejorar la calidad de vida de las personas, disminuyendo el impacto que tienen la vida sedentaria y el stress. Para ello, la ciencia y la tecnologĂ­a ponen a disposiciĂłn una serie de tratamientos estĂŠticos con aparatologĂ­a y tĂŠcnicas que permiten reducir el sobrepeso, la celulitis y la flaccidez, y realizar ejercicio fĂ­sico, sin recurrir a intervenciones quirĂşrgicas. Una de las propuestas mĂĄs novedosas es el tratamiento de “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“, la combinaciĂłn entre ellos ofrece resultados inmediatos que impactan tanto en la estĂŠtica como en la salud. La ultracavitaciĂłn es una novedosa terapia que facilita la eliminaciĂłn de las cĂŠlulas adiposas (grasa) mediante el proceso fĂ­sico de la cavitaciĂłn, lo que permite la fĂĄcil eliminaciĂłn de las toxinas mediante procesos naturales como la orina o el sistema linfĂĄtico, que serĂĄ facilitado gracias a la estimulaciĂłn fĂ­sica y la tonificaciĂłn muscular que realizarĂĄ la plataforma vibratoria. El mĂŠtodo de ultracavitaciĂłn se caracteriza por lograr romper las difĂ­ciles estructuras de los depĂłsitos grasos localizados

para la penetraciĂłn de los principios activos, consiguiendo un aporte muy importante de nutrientes muy beneficiosos para el organismo. La reducciĂłn es notable, entre uno y dos centĂ­metros desde las primeras sesiones. La plataforma vibratoria transmite micro vibraciones que provocan una rĂĄpida contracciĂłn y distensiĂłn de los mĂşsculos, a una velocidad muy superior del entrenamiento tradicional, con lo cual se consiguen los mismos rendimientos que un sistema tradicional, pero en un espacio menor de tiempo y sin necesidad de realizar esfuerzo fĂ­sico. Para empezar a notar resultados, basta con dos sesiones semanales de 10 minutos. Cada una de ellas equivale a una hora de caminata o ejercicio fĂ­sico. Este novedoso y moderno tratamiento es recomendado para perder peso, reafirmar zonas claves, combatir la celulitis, mejorar el tono muscular, incrementar elasticidad y riego sanguĂ­neo, mejorar la fuerza corporal. “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“ combina los conceptos de estĂŠtica y salud y brinda plenitud y bienestar. MĂĄs informaciĂłn en Centro de EstĂŠtica. TelĂŠfono (03543) 429017.

Artes & espectĂĄculos

LaMona

El libro autobiogrĂĄfico del cantante que llevĂł adelante Jorge Cuadrado, nos acerca a lo mĂĄs Ă­ntimo y autĂŠntico del Ă­dolo cuartetero.

N

o era difícil predecir que el libro autobiogråfico de Carlitos La Mona JimÊnez se agotaría de todos los puntos de venta; y al mismo tiempo resulta sorprendente que en tiempos donde la lectura parece perder jerarquía ante lo audiovisual, este libro sea objeto de interÊs de tantos cordobeses. El contenido resulta evidente: cualquier lector que se encuentre con una biografía sabe que se enterarå de los hechos de la vida del referenciado, pero son quizås los detalles de realización los que aportan una visión distinta. Imaginar a Jorge Cuadrado y a la Mona JimÊnez durante seis meses de entrevistas –en los que cada encuentro llegó a extenderse por cuatro horas- resulta interesante. Y no sólo por los indiscutibles contrastes de profesiones, sino mås bien por el caråcter serio del periodista, versus el informal del cantante y compositor. Sin embargo, el resultado es realmente autÊntico. Aunque la iniciativa de hacer el libro fue de Jorge Cuadrado, ya la Mona y su representante y ex esposa Juana, habían pensado en la posibilidad de llevarlo a cabo, a partir de algunos problemas de salud que levantaron rumores y sospechas. Con la decisión tomada, el desafío resultaba evidente: cómo lograr poner en palabras toda una vida y agrupar cada hecho de manera coherente. La solución vino a travÊs de encuentros largos en donde la entrevista se entremezclaba con la con-

versaciĂłn, a veces desde lo antropolĂłgico, otras desde lo periodĂ­stico, pero con un factor que se mantuvo presente y que Cuadrado define cĂłmo la autenticidad del personaje: “La mona fue muy autĂŠntico, contĂł muchos de los hechos de su vida, (‌) y cada anĂŠcdota resultĂł de mucha riqueza. El no se imposta, es sincero y no tiene necesidad de barnizar los acontecimientos de su vida. Cada hecho que contĂł, lo hizo con mucha generosidad y desprendimiento. Me sorprendiĂł su sinceridad. HablĂł de su niĂąez, su primera juventud, su relaciĂłn con Juana, sus hijos, la droga, la noche (‌) fue realmente generoso y autĂŠntico. Dudo que exista en el mundo alguien que haya desnudado su intimidad de esa maneraâ€?. Pero escribir como periodista en este caso no fue necesario. La tarea editorial fue darle sentido a cada anĂŠcdota, pero lo mĂĄs interesante del libro es haber logrado que cada hecho descrito sonara como dicho por la Mona y como escrito por ĂŠl. Para ello, Jorge afirmĂł “El mejor halago fue la aprobaciĂłn de Carlitos. Primero lo leyĂł Juana, despuĂŠs sus hijos y ellos decĂ­an estar contentos de haber encontrado en el libro algo mĂĄs que el personaje, ellos vieron reflejado a su papĂĄ o ex esposo. Eso fue lo que me dio la pauta de que Ă­bamos por buen camino, pero cuando la Mona lo leyĂł y dio su aprobaciĂłn, ese fue el mejor elogio, el mĂĄs importanteâ€?.

para leer

Un texto que emociona Una de las mayores preocupaciones de la Mona al momento de embarcarse en la elaboraciĂłn de su auto biografĂ­a -de acuerdo a lo relatado por Jorge Cuadrado- fue la de lograr un libro, “que emocionaraâ€?. Finalmente, cuando la coproducciĂłn fue terminada, esa preocupaciĂłn se desvaneciĂł. El lanzamiento del libro se realizĂł en el Teatro San MartĂ­n y le dio ese matiz “emocionanteâ€? al acontecimiento. La idea de hacerlo allĂ­ en un comienzo tentĂł a la Mona, pero estaba seguro de que no lo lograrĂ­an. El teatro simbolizaba de alguna manera la discriminaciĂłn al gĂŠnero “cuartetoâ€?, ya que nunca habĂ­a podido cantar allĂ­. Sin embargo, esa barrera fue derribada, demostrando que mĂĄs allĂĄ de cualquier preferencia musical, Carlitos “La Monaâ€? JimĂŠnez es un sĂ­mbolo de cĂłrdoba, y que, por lo tanto, merece tener su homenaje y autobiografĂ­a. DespuĂŠs de todo, y pese a quien le pese, todo se resume en la afirmaciĂłn de Cuadrado: “La Mona es un genio. Nadie permanece tantos aĂąos con este nivel de popularidad intacto a menos que sea un genio. Es un talentoso, sin ninguna dudaâ€?.

El libro Juan Carlos JimĂŠnez Rufino. La Mona. Editorial RaĂ­z de Dos 228 pĂĄginas, CĂłrdoba, julio de 2010. $ 50

28

13

27

14

L

La rehabilitaciĂłn cardiaca estĂĄ dirigida a casi todos los enfermos con problemas cardĂ­acos, ya que la

ÂżQuiĂŠnes deben realizarla? psicolĂłgica y social. De esta forma, se pretende elevar el nivel de conocimiento de la enfermedad que padece cada paciente para lograr un mejor cuidado propio y un control de los factores de riesgo cardiovascular. El objetivo final es lograr una reintegraciĂłn a su trabajo y a su entorno social en condiciones iguales o mejores a las que tenĂ­a antes del comienzo de su enfermedad y realizar un cambio de hĂĄbitos de vida lo mĂĄs duradero posible.

gran mayorĂ­a puede beneficiarse con el programa. Incluso aquellos que no puedan realizar ejercicios fĂ­sicos al inicio. Al ser un programa multifactorial, en el que se imparten charlas sobre prevenciĂłn que cubren aspectos de tipo psicolĂłgico, dieta y conocimiento de su enfermedad, se brindan herramientas para poder adaptarse mejor a ella. Igualmente, en la actualidad, los pacientes que en su mayorĂ­a ingresan a estos programas son los que tienen antecedentes de enfermedad coronaria, es decir, tras un infarto, episodios de angina inestable comĂşnmente llamado “preinfartoâ€?, una cirugĂ­a de revascularizaciĂłn miocĂĄrdica o despuĂŠs de una angioplastia, con o sin colocaciĂłn de stent; tambiĂŠn, insuficiencias cardiacas o post operatorios de cirugĂ­as de reemplazo valvular. Existen grupos de “prevenciĂłn primariaâ€?, es decir, pacientes que aĂşn no han tenido ningĂşn evento cardiolĂłgico constatado pero que sĂ­ tienen mĂşltiples factores de riesgo y/o enfermedad coronaria demostrada por algĂşn mĂŠtodo de diagnĂłstico.

(*) CardiĂłloga especializada en RehabilitaciĂłn CardĂ­aca en el Hospital Europeo “Georges Pompidou-Broussaisâ€?, ParĂ­s, Francia.

Se ha demostrado una disminuciĂłn en el nĂşmero de internaciones, complicaciones, reintervenciones y un menor consumo de medicamentos en todos los pacientes que participan de ellos. Actualmente, podemos asegurar que los programas de rehabilitaciĂłn cardiaca, apoyados por un equipo multidisciplinario, influyen de manera significativamente positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes que han presentado un evento cardiovascular. Por todo ello la RehabilitaciĂłn Cardiaca no debe ser considerada solamente una alternativa, sino, en casi todas los casos, un complemento indispensable en el tratamiento de los pacientes cardiĂłpatas.

"DSUNQ 

Es evidente que el ejercicio fĂ­sico adecuado a cada patologĂ­a produce un aumento de la capacidad de esfuerzo, lo que implica de manera directa una mejorĂ­a de la calidad de vida pero, lamentablemente, en nuestro medio, el porcentaje de pacientes derivados a rehabilitaciĂłn cardiaca continĂşa siendo escaso. Esto se da, en primer lugar, por falta de informaciĂłn del mĂŠdico acerca de la existencia e importancia de estos programas; en otros casos, por la creencia errĂłnea de que estos programas son caros e inaccesibles, cuando, muy por el contrario, significan un ahorro significativo a largo y mediano plazo.

ÂżCuĂĄles son los problemas? a rehabilitaciĂłn cardiaca constituye una herramienta fundamental en el manejo integral de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Esta forma de tratamiento de muchos enfermos del corazĂłn es un conjunto de medidas multidisciplinarias en la que participan varios profesionales de la salud: cardiĂłlogos especializados, fisioterapeutas, psicĂłlogos, nutricionistas y profesores de educaciĂłn fĂ­sica quienes, de manera coordinada, tienden a mejorar la capacidad fĂ­sica del paciente cardiĂłpata. Mediante el ejercicio fĂ­sico estrictamente controlado, se intenta normalizar no sĂłlo su problema cardĂ­aco, sino tambiĂŠn su situaciĂłn

Un tratamiento indispensable RehabilitaciĂłn Cardiaca

Por Jimena MarĂ­a MartĂ­nez (*) ME 13619.

Salud


Artes & espectĂĄculos

Por Trinidad LĂłpez

Por Guadalupe Zamar

Nuevas combinaciones de tratamientos

“UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoriaâ€?

E

stĂŠtica y salud son dos conceptos ligados a mejorar la calidad de vida de las personas, disminuyendo el impacto que tienen la vida sedentaria y el stress. Para ello, la ciencia y la tecnologĂ­a ponen a disposiciĂłn una serie de tratamientos estĂŠticos con aparatologĂ­a y tĂŠcnicas que permiten reducir el sobrepeso, la celulitis y la flaccidez, y realizar ejercicio fĂ­sico, sin recurrir a intervenciones quirĂşrgicas. Una de las propuestas mĂĄs novedosas es el tratamiento de “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“, la combinaciĂłn entre ellos ofrece resultados inmediatos que impactan tanto en la estĂŠtica como en la salud. La ultracavitaciĂłn es una novedosa terapia que facilita la eliminaciĂłn de las cĂŠlulas adiposas (grasa) mediante el proceso fĂ­sico de la cavitaciĂłn, lo que permite la fĂĄcil eliminaciĂłn de las toxinas mediante procesos naturales como la orina o el sistema linfĂĄtico, que serĂĄ facilitado gracias a la estimulaciĂłn fĂ­sica y la tonificaciĂłn muscular que realizarĂĄ la plataforma vibratoria. El mĂŠtodo de ultracavitaciĂłn se caracteriza por lograr romper las difĂ­ciles estructuras de los depĂłsitos grasos localizados

para la penetraciĂłn de los principios activos, consiguiendo un aporte muy importante de nutrientes muy beneficiosos para el organismo. La reducciĂłn es notable, entre uno y dos centĂ­metros desde las primeras sesiones. La plataforma vibratoria transmite micro vibraciones que provocan una rĂĄpida contracciĂłn y distensiĂłn de los mĂşsculos, a una velocidad muy superior del entrenamiento tradicional, con lo cual se consiguen los mismos rendimientos que un sistema tradicional, pero en un espacio menor de tiempo y sin necesidad de realizar esfuerzo fĂ­sico. Para empezar a notar resultados, basta con dos sesiones semanales de 10 minutos. Cada una de ellas equivale a una hora de caminata o ejercicio fĂ­sico. Este novedoso y moderno tratamiento es recomendado para perder peso, reafirmar zonas claves, combatir la celulitis, mejorar el tono muscular, incrementar elasticidad y riego sanguĂ­neo, mejorar la fuerza corporal. “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“ combina los conceptos de estĂŠtica y salud y brinda plenitud y bienestar. MĂĄs informaciĂłn en Centro de EstĂŠtica. TelĂŠfono (03543) 429017.

LaMona para leer

El libro autobiogrĂĄfico del cantante que llevĂł adelante Jorge Cuadrado, nos acerca a lo mĂĄs Ă­ntimo y autĂŠntico del Ă­dolo cuartetero.

N

o era difícil predecir que el libro autobiogråfico de Carlitos La Mona JimÊnez se agotaría de todos los puntos de venta; y al mismo tiempo resulta sorprendente que en tiempos donde la lectura parece perder jerarquía ante lo audiovisual, este libro sea objeto de interÊs de tantos cordobeses. El contenido resulta evidente: cualquier lector que se encuentre con una biografía sabe que se enterarå de los hechos de la vida del referenciado, pero son quizås los detalles de realización los que aportan una visión distinta. Imaginar a Jorge Cuadrado y a la Mona JimÊnez durante seis meses de entrevistas –en los que cada encuentro llegó a extenderse por cuatro horas- resulta interesante. Y no sólo por los indiscutibles contrastes de profesiones, sino mås bien por el caråcter serio del periodista, versus el informal del cantante y compositor. Sin embargo, el resultado es realmente autÊntico. Aunque la iniciativa de hacer el libro fue de Jorge Cuadrado, ya la Mona y su representante y ex esposa Juana, habían pensado en la posibilidad de llevarlo a cabo, a partir de algunos problemas de salud que levantaron rumores y sospechas. Con la decisión tomada, el desafío resultaba evidente: cómo lograr poner en palabras toda una vida y agrupar cada hecho de manera coherente. La solución vino a travÊs de encuentros largos en donde la entrevista se entremezclaba con la con-

versaciĂłn, a veces desde lo antropolĂłgico, otras desde lo periodĂ­stico, pero con un factor que se mantuvo presente y que Cuadrado define cĂłmo la autenticidad del personaje: “La mona fue muy autĂŠntico, contĂł muchos de los hechos de su vida, (‌) y cada anĂŠcdota resultĂł de mucha riqueza. El no se imposta, es sincero y no tiene necesidad de barnizar los acontecimientos de su vida. Cada hecho que contĂł, lo hizo con mucha generosidad y desprendimiento. Me sorprendiĂł su sinceridad. HablĂł de su niĂąez, su primera juventud, su relaciĂłn con Juana, sus hijos, la droga, la noche (‌) fue realmente generoso y autĂŠntico. Dudo que exista en el mundo alguien que haya desnudado su intimidad de esa maneraâ€?. Pero escribir como periodista en este caso no fue necesario. La tarea editorial fue darle sentido a cada anĂŠcdota, pero lo mĂĄs interesante del libro es haber logrado que cada hecho descrito sonara como dicho por la Mona y como escrito por ĂŠl. Para ello, Jorge afirmĂł “El mejor halago fue la aprobaciĂłn de Carlitos. Primero lo leyĂł Juana, despuĂŠs sus hijos y ellos decĂ­an estar contentos de haber encontrado en el libro algo mĂĄs que el personaje, ellos vieron reflejado a su papĂĄ o ex esposo. Eso fue lo que me dio la pauta de que Ă­bamos por buen camino, pero cuando la Mona lo leyĂł y dio su aprobaciĂłn, ese fue el mejor elogio, el mĂĄs importanteâ€?.

Un texto que emociona Una de las mayores preocupaciones de la Mona al momento de embarcarse en la elaboraciĂłn de su auto biografĂ­a -de acuerdo a lo relatado por Jorge Cuadrado- fue la de lograr un libro, “que emocionaraâ€?. Finalmente, cuando la coproducciĂłn fue terminada, esa preocupaciĂłn se desvaneciĂł. El lanzamiento del libro se realizĂł en el Teatro San MartĂ­n y le dio ese matiz “emocionanteâ€? al acontecimiento. La idea de hacerlo allĂ­ en un comienzo tentĂł a la Mona, pero estaba seguro de que no lo lograrĂ­an. El teatro simbolizaba de alguna manera la discriminaciĂłn al gĂŠnero “cuartetoâ€?, ya que nunca habĂ­a podido cantar allĂ­. Sin embargo, esa barrera fue derribada, demostrando que mĂĄs allĂĄ de cualquier preferencia musical, Carlitos “La Monaâ€? JimĂŠnez es un sĂ­mbolo de cĂłrdoba, y que, por lo tanto, merece tener su homenaje y autobiografĂ­a. DespuĂŠs de todo, y pese a quien le pese, todo se resume en la afirmaciĂłn de Cuadrado: “La Mona es un genio. Nadie permanece tantos aĂąos con este nivel de popularidad intacto a menos que sea un genio. Es un talentoso, sin ninguna dudaâ€?.

El libro Juan Carlos JimĂŠnez Rufino. La Mona. Editorial RaĂ­z de Dos 228 pĂĄginas, CĂłrdoba, julio de 2010. $ 50

14

27

13

28

Es evidente que el ejercicio fĂ­sico adecuado a cada patologĂ­a produce un aumento de la capacidad de esfuerzo, lo que implica de manera directa una mejorĂ­a de la calidad de vida pero, lamentablemente, en nuestro medio, el porcentaje de pacientes derivados a rehabilitaciĂłn cardiaca continĂşa siendo escaso. Esto se da, en primer lugar, por falta de informaciĂłn del mĂŠdico acerca de la existencia e importancia de estos programas; en otros casos, por la creencia errĂłnea de que estos programas son caros e inaccesibles, cuando, muy por el contrario, significan un ahorro significativo a largo y mediano plazo.

ÂżCuĂĄles son los problemas? a rehabilitaciĂłn cardiaca constituye una herramienta fundamental en el manejo integral de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Esta forma de tratamiento de muchos enfermos del corazĂłn es un conjunto de medidas multidisciplinarias en la que participan varios profesionales de la salud: cardiĂłlogos especializados, fisioterapeutas, psicĂłlogos, nutricionistas y profesores de educaciĂłn fĂ­sica quienes, de manera coordinada, tienden a mejorar la capacidad fĂ­sica del paciente cardiĂłpata. Mediante el ejercicio fĂ­sico estrictamente controlado, se intenta normalizar no sĂłlo su problema cardĂ­aco, sino tambiĂŠn su situaciĂłn

L

La rehabilitaciĂłn cardiaca estĂĄ dirigida a casi todos los enfermos con problemas cardĂ­acos, ya que la

ÂżQuiĂŠnes deben realizarla? psicolĂłgica y social. De esta forma, se pretende elevar el nivel de conocimiento de la enfermedad que padece cada paciente para lograr un mejor cuidado propio y un control de los factores de riesgo cardiovascular. El objetivo final es lograr una reintegraciĂłn a su trabajo y a su entorno social en condiciones iguales o mejores a las que tenĂ­a antes del comienzo de su enfermedad y realizar un cambio de hĂĄbitos de vida lo mĂĄs duradero posible.

gran mayorĂ­a puede beneficiarse con el programa. Incluso aquellos que no puedan realizar ejercicios fĂ­sicos al inicio. Al ser un programa multifactorial, en el que se imparten charlas sobre prevenciĂłn que cubren aspectos de tipo psicolĂłgico, dieta y conocimiento de su enfermedad, se brindan herramientas para poder adaptarse mejor a ella. Igualmente, en la actualidad, los pacientes que en su mayorĂ­a ingresan a estos programas son los que tienen antecedentes de enfermedad coronaria, es decir, tras un infarto, episodios de angina inestable comĂşnmente llamado “preinfartoâ€?, una cirugĂ­a de revascularizaciĂłn miocĂĄrdica o despuĂŠs de una angioplastia, con o sin colocaciĂłn de stent; tambiĂŠn, insuficiencias cardiacas o post operatorios de cirugĂ­as de reemplazo valvular. Existen grupos de “prevenciĂłn primariaâ€?, es decir, pacientes que aĂşn no han tenido ningĂşn evento cardiolĂłgico constatado pero que sĂ­ tienen mĂşltiples factores de riesgo y/o enfermedad coronaria demostrada por algĂşn mĂŠtodo de diagnĂłstico.

(*) CardiĂłloga especializada en RehabilitaciĂłn CardĂ­aca en el Hospital Europeo “Georges Pompidou-Broussaisâ€?, ParĂ­s, Francia.

Se ha demostrado una disminuciĂłn en el nĂşmero de internaciones, complicaciones, reintervenciones y un menor consumo de medicamentos en todos los pacientes que participan de ellos. Actualmente, podemos asegurar que los programas de rehabilitaciĂłn cardiaca, apoyados por un equipo multidisciplinario, influyen de manera significativamente positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes que han presentado un evento cardiovascular. Por todo ello la RehabilitaciĂłn Cardiaca no debe ser considerada solamente una alternativa, sino, en casi todas los casos, un complemento indispensable en el tratamiento de los pacientes cardiĂłpatas.

Un tratamiento indispensable RehabilitaciĂłn Cardiaca Salud

Por Jimena MarĂ­a MartĂ­nez (*) ME 13619.

"DSUNQ 

EstĂŠtica saludable


En obras

En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte

La obra estĂĄ muy avanzada y ya se puede apreciar el volumen y la importancia que tendrĂĄ. Adelantamos los servicios que prestarĂĄ en la zona de la ciudad de mayor crecimiento de los Ăşltimos aĂąos.

E

n diciembre comenzarĂĄ a funcionar la nueva sede del Sanatorio Allende en la zona norte de la ciudad. Ocupa un predio triangular de singular estĂŠtica y su entrada principal serĂĄ por avenida Laplace. Su cercanĂ­a con el Nudo Vial 14, en el ingreso a Villa Belgrano, darĂĄ accesibilidad y fluidez, tanto a los pacientes que requieran atenciĂłn ambulatoria como a los familiares que visiten a personas internadas por distintas patologĂ­as. En una primera etapa se habilitarĂĄn unos 8.000 metros cuadrados, mĂĄs la cochera, pero el

proyecto terminado ocuparĂĄ 20.000 metros cuadrados. La estructura proyectada del edificio constarĂĄ de dos subsuelos y dos pisos, la planta baja, primero y segundo. Pero en una primera etapa funcionarĂĄ la planta baja completa y el segundo subsuelo completo con la cochera y el primer piso completo. “Hace mucho tiempo que tenĂ­amos una gran demanda de atenciĂłn en salud de los vecinos de la zona norte. Por esto decidimos construir otro centro mĂŠdico en un lugar estratĂŠgico y accesible para todos los que necesiten ser atendi-

dosâ€?, explicĂł el director general administrativo de la instituciĂłn, Marcos Lozada, quien agregĂł que, con 72 aĂąos de trayectoria en el rubro, el Sanatorio Allende, creado por el doctor Guillermo Allende en 1938, “tiene como misiĂłn principal brindar un servicio mĂŠdico de alta calidad para todos sus pacientes, a travĂŠs de un equipo de profesionales altamente calificado, a lo que se suma el soporte de una moderna infraestructura y tecnologĂ­a de avanzadaâ€?. El nuevo centro de salud “contendrĂĄ un gran espacio pĂşblico de acceso general, conformando dos vo-

lúmenes semi-independientes. Uno contiene la consulta externa y el otro la hospitalización. Este último, al estar ubicado en la base del triångulo, por su tamaùo, permite la creación de un patio central, lo que hace que todos los ambientes gocen de buenas vistas e iluminación natural�, explicó una de las directoras y gerenciadoras de la obra, la arquitecta Catalina Allende. Una de las características distintivas es que sus instalaciones fueron diseùadas estratÊgicamente para que funcione un centro de salud polivalente moderno y completo.

talla de Venta y Media, que quedĂł inutilizado de por vida, de allĂ­ el apodo de “Mancoâ€?. Un rigorismo de estilo que no todas las estatuas del ramo exhiben, por caso la tĂ­pica de San MartĂ­n. En cuanto a la vestimenta de Paz, se privilegiĂł el uniforme que llevara durante la guerra de la independencia, con casaca de cuello alto con charreteras “lloronasâ€? (con flecos que le penden) y sombrero falucho, respecto del mĂĄs moderno que usara durante las guerras civiles, que constaba de casaca con doble hilera de botones y cuello bajo, ademĂĄs de gorra de visera. Se la emplazĂł en el centro de la plaza, rodeada de gruesas cadenas sostenidas entre pilares de hierro que, segĂşn la tradiciĂłn, procedĂ­an de la fundiciĂłn de caĂąones utilizados por Paz en sus batallas. El conjunto se cerraba por una verja que fue retirada aĂąos mĂĄs tarde.

Con todos los honores El monumento fue inaugurado en solemne ceremonia el 18 de diciembre de 1887. El acto fue presidido por el propio presidente de la NaciĂłn, el cordobĂŠs Miguel JuĂĄrez Celman. No es casual todo el boato con que se llevĂł a cabo el evento. No sĂłlo por ser la primera estatua con que iba a contar la ciudad, sino porque, asimismo, el monumento a Paz tenĂ­a la misiĂłn de dar a la sociedad cordo-

besa del siglo XIX un referente militar, acaso el Ăşnico posible, desde que sus homĂłlogos federales (Juan Bautista Bustos, Manuel “Quebrachoâ€? LĂłpez) se hallaban condenados al olvido. Al igual que el monumento a VĂŠlez SĂĄrsfield, inaugurado aĂąos despuĂŠs en la plaza homĂłnima, y como nos dice Waldo Ansaldi en su obra Las prĂĄcticas sociales de la conmemoraciĂłn en la CĂłrdoba de la modernizaciĂłn 1880-1914, con la erecciĂłn de tal estatua se buscaba simbolizar la presencia y el aporte de CĂłrdoba a la organizaciĂłn nacional, pero vista desde la Ăłptica de Buenos Aires. Por ello, su inauguraciĂłn es un acto a nivel nacional, con mĂĄs de 600 invitados de honor y gran desfile militar, presidido por el Presidente de la NaciĂłn en persona, Miguel JuĂĄrez Celman, previo TeDeum Laudeamus en la iglesia de Santo Domingo, por estar la Catedral con su piso en refacciones. Frente al templo se disponĂ­an en largas lĂ­neas las fuerzas militares encargadas de rendir los honores, bajo el mando del coronel Saturnino GarcĂ­a. Pocos en la CĂłrdoba de entonces quisieron perderse el espectĂĄculo. Sobre un total de 65.000 habitantes que tenĂ­a en ese entonces la ciudad, unos 20.000 asistieron a los festejos. Luego del oficio religioso, el Presidente, junto a su comitiva, se trasladĂł a pie hasta el monumento, bajo los rayos de un sol ar-

diente. Entre sus acompaĂąantes se encontraban los gobernadores de CĂłrdoba, Ambrosio Olmos, junto a sus pares de Buenos Aires, Santa Fe y TucumĂĄn, ademĂĄs de la mayorĂ­a de los ministros del gabinete nacional, los generales Emilio Mitre, Eduardo Racedo, Julio de Vedia y miembros del cuerpo diplomĂĄtico Por la noche se realizĂł un gran baile ofrecido por el Gobierno provincial en los salones de la Academia de Ciencias Exactas, con banquete incluido y que fuera iluminado por luz elĂŠctrica, toda una novedad por entonces. El cronograma de festejos, luego de descubrir la estatua el presidente, incluyĂł un gran desfile de unos 5.000 efectivos del ejĂŠrcito, entre los que se contaron los “Cadetes de Palermoâ€? (denominaciĂłn de la ĂŠpoca para los alumnos del Colegio militar de la naciĂłn), los batallones de “cabos y sargentosâ€? (que luego darĂ­an lugar a la Escuela de Suboficiales del ejĂŠrcito), el 2 de artillerĂ­a, los regimientos 4,5,6, y 10 de infanterĂ­a de lĂ­nea y el 11 de caballerĂ­a. “Fue ciertamente un espectĂĄculo brillante, y hubiera satisfecho la expectativa popular en Nueva York, Londres o ParĂ­sâ€?, informarĂ­a Bayless Hanna, embajador de los Estados Unidos, al Departamento de Estado de su paĂ­s. El mismo dĂ­a y al mismo tiempo, en la ciudad de Buenos Aires, el vicepresidente Carlos Pellegrini, inauguraba con similar despliegue

Por Luis Carranza Torres luiscarranzatorres@gmail.com

la columna en honor al general Lavalle. Es que el liberalismo positivista de los ochenta se sentĂ­a ideolĂłgicamente mĂĄs cercanos a las “civilizadasâ€? figuras del unitarismo, que a los “bĂĄrbarosâ€? caudillos federales.

El traslado Conocida popularmente como la “Plaza del caballoâ€?, al decidirse en el aĂąo 1970 durante la intendencia de Hubo Taboada, y como parte de la refuncionalizaciĂłn del trĂĄfico del ĂĄrea central, la ampliaciĂłn de la avenida General Paz y la continuaciĂłn de la calle Tablada, ello dejĂł dividida en cuatro a la plaza, y debiĂł darse a la estatua emplazada en su parte central, un nuevo sitio. Fue entonces que el Manco, escapĂł en 1971 de un casco cĂŠntrico cada vez mĂĄs tumultuoso, para mudarse a nuestra zona. El lugar elegido, no estaba exento de significaciĂłn histĂłrica. Era en las proximidades donde se habĂ­a librado la batalla de La Tablada, en contra de Quiroga y Bustos. Se lo orientĂł, en lo alto del parque, para que diera su frente hacia tal direcciĂłn, pero por esas cosas de la urbanĂ­stica, el lugar donde estĂĄ emplazada no era, durante la batalla de La Tablada, el campo propio de sus tropas, sino el de sus antagonistas, las fuerzas federales.

16 26

15

del periodista y escritor Juan Antonio Castro Torres. El Cristo de SetĂşbal transcurre en 1635 y cuenta las peripecias de Amadeu, un talentoso inventor portuguĂŠs que, cansado de sus penurias econĂłmicas - y a riesgo de caer en manos de la Santa InquisiciĂłn- decide utilizar sus conocimientos para construir una redituable farsa: Un templo hecho de milagros que no son sino ilusiones en base a artificios mecĂĄnicos.

Pero Amadeu es sĂłlo el extremo de un triĂĄngulo cuyos otros dos vĂŠrtices son LeĂłnidas de Souza, un limitado escultor, y la hermosa Laurinda, una religiosa

recluida en un monasterio de Lisboa a causa de un traumĂĄtico suceso; personajes que resultan clave en la trama de ĂŠsta atrapante novela.

MatĂ­as Mazzoni y Juan Antonio Castro Torres

"DSUNQ 

En el marco del decimo quinto aniversario de Ediciones del Boulevard, uno de los sellos editoriales mås importantes del interior del país, y coincidente con la fecha de su primera publicación: Como vivido cien veces, de Cristina Bajo, se presentó el pasado 27 de julio la novela El Cristo de Setúbal, de Matías Mazzoni, uno de los últimos lanzamientos de la editorial. La presentación tuvo lugar en ¨Casa de Pepino¨ y estuvo a cargo

Aniversario de Ediciones del Boulevard El EdĂŠn Fauna y Flora y revista Por La Recta organizan una campaĂąa para llevar cuadernos, lĂĄpices, hojas, fibras y todo lo que sirva para dibujar a los chicos del Amazonas. Karina Mascchio, coordinadora de la campaĂąa, explica que a estos chicos “les gusta dibujar y en sus dibujos plasman la naturaleza, lo que ven, lo que vivenâ€?. “Por eso _agrega_, se trata

de un intercambio, ellos, a travĂŠs de sus dibujos, nos aportan claves para volver a entendernos con la naturaleza, para salvarla y salvarnos. Nos enseĂąan la conexiĂłn que ellos tienen con la naturaleza, con los tiempos, con el espacio. Ellos logran la felicidad con muchas menos cosas que nosotros y su filosofĂ­a estĂĄ muy relacionada con lo que pescan y cazan para el dĂ­a. Esos ele-

mentos nos pueden servir para reflexionar, para medir, para tranquilizarnos un poco�. Los útiles para dibujar se receptan hasta fines de septiembre próximo en 360 Nexo, local 630 del Paseo Lugones del Híper Libertad, que es justo el que estå en la entrada por la calle techada. Mås información al (0351) 155-127966 o al (03543) 15601889.

CampaĂąa de La Recta al Amazonas Al toque


En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte

La obra estĂĄ muy avanzada y ya se puede apreciar el volumen y la importancia que tendrĂĄ. Adelantamos los servicios que prestarĂĄ en la zona de la ciudad de mayor crecimiento de los Ăşltimos aĂąos.

E

n diciembre comenzarĂĄ a funcionar la nueva sede del Sanatorio Allende en la zona norte de la ciudad. Ocupa un predio triangular de singular estĂŠtica y su entrada principal serĂĄ por avenida Laplace. Su cercanĂ­a con el Nudo Vial 14, en el ingreso a Villa Belgrano, darĂĄ accesibilidad y fluidez, tanto a los pacientes que requieran atenciĂłn ambulatoria como a los familiares que visiten a personas internadas por distintas patologĂ­as. En una primera etapa se habilitarĂĄn unos 8.000 metros cuadrados, mĂĄs la cochera, pero el

proyecto terminado ocuparĂĄ 20.000 metros cuadrados. La estructura proyectada del edificio constarĂĄ de dos subsuelos y dos pisos, la planta baja, primero y segundo. Pero en una primera etapa funcionarĂĄ la planta baja completa y el segundo subsuelo completo con la cochera y el primer piso completo. “Hace mucho tiempo que tenĂ­amos una gran demanda de atenciĂłn en salud de los vecinos de la zona norte. Por esto decidimos construir otro centro mĂŠdico en un lugar estratĂŠgico y accesible para todos los que necesiten ser atendi-

dosâ€?, explicĂł el director general administrativo de la instituciĂłn, Marcos Lozada, quien agregĂł que, con 72 aĂąos de trayectoria en el rubro, el Sanatorio Allende, creado por el doctor Guillermo Allende en 1938, “tiene como misiĂłn principal brindar un servicio mĂŠdico de alta calidad para todos sus pacientes, a travĂŠs de un equipo de profesionales altamente calificado, a lo que se suma el soporte de una moderna infraestructura y tecnologĂ­a de avanzadaâ€?. El nuevo centro de salud “contendrĂĄ un gran espacio pĂşblico de acceso general, conformando dos vo-

lúmenes semi-independientes. Uno contiene la consulta externa y el otro la hospitalización. Este último, al estar ubicado en la base del triångulo, por su tamaùo, permite la creación de un patio central, lo que hace que todos los ambientes gocen de buenas vistas e iluminación natural�, explicó una de las directoras y gerenciadoras de la obra, la arquitecta Catalina Allende. Una de las características distintivas es que sus instalaciones fueron diseùadas estratÊgicamente para que funcione un centro de salud polivalente moderno y completo.

talla de Venta y Media, que quedĂł inutilizado de por vida, de allĂ­ el apodo de “Mancoâ€?. Un rigorismo de estilo que no todas las estatuas del ramo exhiben, por caso la tĂ­pica de San MartĂ­n. En cuanto a la vestimenta de Paz, se privilegiĂł el uniforme que llevara durante la guerra de la independencia, con casaca de cuello alto con charreteras “lloronasâ€? (con flecos que le penden) y sombrero falucho, respecto del mĂĄs moderno que usara durante las guerras civiles, que constaba de casaca con doble hilera de botones y cuello bajo, ademĂĄs de gorra de visera. Se la emplazĂł en el centro de la plaza, rodeada de gruesas cadenas sostenidas entre pilares de hierro que, segĂşn la tradiciĂłn, procedĂ­an de la fundiciĂłn de caĂąones utilizados por Paz en sus batallas. El conjunto se cerraba por una verja que fue retirada aĂąos mĂĄs tarde.

Con todos los honores El monumento fue inaugurado en solemne ceremonia el 18 de diciembre de 1887. El acto fue presidido por el propio presidente de la NaciĂłn, el cordobĂŠs Miguel JuĂĄrez Celman. No es casual todo el boato con que se llevĂł a cabo el evento. No sĂłlo por ser la primera estatua con que iba a contar la ciudad, sino porque, asimismo, el monumento a Paz tenĂ­a la misiĂłn de dar a la sociedad cordo-

besa del siglo XIX un referente militar, acaso el Ăşnico posible, desde que sus homĂłlogos federales (Juan Bautista Bustos, Manuel “Quebrachoâ€? LĂłpez) se hallaban condenados al olvido. Al igual que el monumento a VĂŠlez SĂĄrsfield, inaugurado aĂąos despuĂŠs en la plaza homĂłnima, y como nos dice Waldo Ansaldi en su obra Las prĂĄcticas sociales de la conmemoraciĂłn en la CĂłrdoba de la modernizaciĂłn 1880-1914, con la erecciĂłn de tal estatua se buscaba simbolizar la presencia y el aporte de CĂłrdoba a la organizaciĂłn nacional, pero vista desde la Ăłptica de Buenos Aires. Por ello, su inauguraciĂłn es un acto a nivel nacional, con mĂĄs de 600 invitados de honor y gran desfile militar, presidido por el Presidente de la NaciĂłn en persona, Miguel JuĂĄrez Celman, previo TeDeum Laudeamus en la iglesia de Santo Domingo, por estar la Catedral con su piso en refacciones. Frente al templo se disponĂ­an en largas lĂ­neas las fuerzas militares encargadas de rendir los honores, bajo el mando del coronel Saturnino GarcĂ­a. Pocos en la CĂłrdoba de entonces quisieron perderse el espectĂĄculo. Sobre un total de 65.000 habitantes que tenĂ­a en ese entonces la ciudad, unos 20.000 asistieron a los festejos. Luego del oficio religioso, el Presidente, junto a su comitiva, se trasladĂł a pie hasta el monumento, bajo los rayos de un sol ar-

diente. Entre sus acompaĂąantes se encontraban los gobernadores de CĂłrdoba, Ambrosio Olmos, junto a sus pares de Buenos Aires, Santa Fe y TucumĂĄn, ademĂĄs de la mayorĂ­a de los ministros del gabinete nacional, los generales Emilio Mitre, Eduardo Racedo, Julio de Vedia y miembros del cuerpo diplomĂĄtico Por la noche se realizĂł un gran baile ofrecido por el Gobierno provincial en los salones de la Academia de Ciencias Exactas, con banquete incluido y que fuera iluminado por luz elĂŠctrica, toda una novedad por entonces. El cronograma de festejos, luego de descubrir la estatua el presidente, incluyĂł un gran desfile de unos 5.000 efectivos del ejĂŠrcito, entre los que se contaron los “Cadetes de Palermoâ€? (denominaciĂłn de la ĂŠpoca para los alumnos del Colegio militar de la naciĂłn), los batallones de “cabos y sargentosâ€? (que luego darĂ­an lugar a la Escuela de Suboficiales del ejĂŠrcito), el 2 de artillerĂ­a, los regimientos 4,5,6, y 10 de infanterĂ­a de lĂ­nea y el 11 de caballerĂ­a. “Fue ciertamente un espectĂĄculo brillante, y hubiera satisfecho la expectativa popular en Nueva York, Londres o ParĂ­sâ€?, informarĂ­a Bayless Hanna, embajador de los Estados Unidos, al Departamento de Estado de su paĂ­s. El mismo dĂ­a y al mismo tiempo, en la ciudad de Buenos Aires, el vicepresidente Carlos Pellegrini, inauguraba con similar despliegue

Por Luis Carranza Torres luiscarranzatorres@gmail.com

la columna en honor al general Lavalle. Es que el liberalismo positivista de los ochenta se sentĂ­a ideolĂłgicamente mĂĄs cercanos a las “civilizadasâ€? figuras del unitarismo, que a los “bĂĄrbarosâ€? caudillos federales.

El traslado Conocida popularmente como la “Plaza del caballoâ€?, al decidirse en el aĂąo 1970 durante la intendencia de Hubo Taboada, y como parte de la refuncionalizaciĂłn del trĂĄfico del ĂĄrea central, la ampliaciĂłn de la avenida General Paz y la continuaciĂłn de la calle Tablada, ello dejĂł dividida en cuatro a la plaza, y debiĂł darse a la estatua emplazada en su parte central, un nuevo sitio. Fue entonces que el Manco, escapĂł en 1971 de un casco cĂŠntrico cada vez mĂĄs tumultuoso, para mudarse a nuestra zona. El lugar elegido, no estaba exento de significaciĂłn histĂłrica. Era en las proximidades donde se habĂ­a librado la batalla de La Tablada, en contra de Quiroga y Bustos. Se lo orientĂł, en lo alto del parque, para que diera su frente hacia tal direcciĂłn, pero por esas cosas de la urbanĂ­stica, el lugar donde estĂĄ emplazada no era, durante la batalla de La Tablada, el campo propio de sus tropas, sino el de sus antagonistas, las fuerzas federales.

16 26

En el marco del decimo quinto aniversario de Ediciones del Boulevard, uno de los sellos editoriales mås importantes del interior del país, y coincidente con la fecha de su primera publicación: Como vivido cien veces, de Cristina Bajo, se presentó el pasado 27 de julio la novela El Cristo de Setúbal, de Matías Mazzoni, uno de los últimos lanzamientos de la editorial. La presentación tuvo lugar en ¨Casa de Pepino¨ y estuvo a cargo

15

del periodista y escritor Juan Antonio Castro Torres. El Cristo de SetĂşbal transcurre en 1635 y cuenta las peripecias de Amadeu, un talentoso inventor portuguĂŠs que, cansado de sus penurias econĂłmicas - y a riesgo de caer en manos de la Santa InquisiciĂłn- decide utilizar sus conocimientos para construir una redituable farsa: Un templo hecho de milagros que no son sino ilusiones en base a artificios mecĂĄnicos.

Pero Amadeu es sĂłlo el extremo de un triĂĄngulo cuyos otros dos vĂŠrtices son LeĂłnidas de Souza, un limitado escultor, y la hermosa Laurinda, una religiosa

recluida en un monasterio de Lisboa a causa de un traumĂĄtico suceso; personajes que resultan clave en la trama de ĂŠsta atrapante novela.

MatĂ­as Mazzoni y Juan Antonio Castro Torres

Aniversario de Ediciones del Boulevard El EdĂŠn Fauna y Flora y revista Por La Recta organizan una campaĂąa para llevar cuadernos, lĂĄpices, hojas, fibras y todo lo que sirva para dibujar a los chicos del Amazonas. Karina Mascchio, coordinadora de la campaĂąa, explica que a estos chicos “les gusta dibujar y en sus dibujos plasman la naturaleza, lo que ven, lo que vivenâ€?. “Por eso _agrega_, se trata

de un intercambio, ellos, a travĂŠs de sus dibujos, nos aportan claves para volver a entendernos con la naturaleza, para salvarla y salvarnos. Nos enseĂąan la conexiĂłn que ellos tienen con la naturaleza, con los tiempos, con el espacio. Ellos logran la felicidad con muchas menos cosas que nosotros y su filosofĂ­a estĂĄ muy relacionada con lo que pescan y cazan para el dĂ­a. Esos ele-

CampaĂąa de La Recta al Amazonas Al toque

mentos nos pueden servir para reflexionar, para medir, para tranquilizarnos un poco�. Los útiles para dibujar se receptan hasta fines de septiembre próximo en 360 Nexo, local 630 del Paseo Lugones del Híper Libertad, que es justo el que estå en la entrada por la calle techada. Mås información al (0351) 155-127966 o al (03543) 15601889.

"DSUNQ 

En obras


"DSUNQ 

Historia

En diciembre inauguran el

Por Rosana A. Guerra

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte El origen de la primera estatua de CĂłrdoba y los motivos de su traslado

E

s la estatua mĂĄs antigua de CĂłrdoba, y carga con una historia ciertamente tan singular, como poco conocida a nivel general. Hablamos de la escultura ecuestre del general JosĂŠ MarĂ­a Paz, que desde lo alto del parque autĂłctono domina la subida al Cerro de las Rosas. Dirigiendo su mirada adonde se disputĂł la batalla de la Tablada, desde uno de los mejores miradores que tiene la ciudad de CĂłrdoba. No fue ese el sitio original de su emplazamiento. La figura de don JosĂŠ MarĂ­a estuvo en sus inicios, y por casi un siglo, en el centro de la ciudad donde hoy,

cortada en cuatro sectores por la avenida General Paz y la calle Tablada, se encuentra la denominada por Ordenanza NÂş 8787/92, “Plaza de los Presidentes Argentinos Cordobesesâ€?. AllĂ­, en 1886, por Ordenanza NÂş 88 de la joven Municipalidad cordobesa, se estableciĂł la Plaza General Paz, disponiĂŠndose que en su centro se erigiera una estatua del “Mancoâ€?. Se encomendĂł al escultor francĂŠs Jean-Alexandre-Joseph Falguière, oficial de la LegiĂłn de Honor, profesor de la escuela de bellas artes de ParĂ­s y miembro de la academia homĂłnima quien llevĂł a cabo la obra de modo contemporĂĄneo a su “Triunfo de la RepĂşblicaâ€? (1881-1886), una gran cuadriga para el Arco de Triunfo parisino. Falguière, que habĂ­a sido

pintor durante buena parte de su vida, y sĂłlo en su etapa madura se volcĂł hacia la escultura, era uno de los mĂĄs reconocidos artistas en el ramo.

El significado de las patas La estatua fue realizada acorde a los cĂĄnones mĂĄs clĂĄsicos de las esculturas ecuestres, en particular respecto del cĂłdigo que entraĂąa la forma en que se apoyan las patas del caballo, en relaciĂłn a la vida de la persona que los monta. Ese extremo, no siempre seguido en tales figuras, habla que cuando el corcel tiene una pata levantada del suelo, quien lo “cabalgaâ€? debe haber sido herido en batalla. Dos patas levantadas significan que ha muerto durante un combate; y las cuatro pisando la base, que sobreviviĂł sin ser herido a las batallas en que participĂł. En el caso de Paz, la pata levantada del corcel refiere a su herida en el brazo derecho en la ba-

Los servicios

A comienzos de diciembre, el nuevo Sanatorio Allende contarĂĄ con los servicios de internaciĂłn general (27 habitaciones), terapia intensiva y unidad coronaria (7 habitaciones), neonatologĂ­a (8 cunas), unidad quirĂşrgica (3 quirĂłfanos), Obstetricia (2 salas de partos), Hospital de dĂ­a (14 habitaciones), Emergencias (11 boxes de atenciĂłn), Banco de sangre, Centro de diagnĂłstico. Rayos x, TomografĂ­a computada, EcografĂ­a, MamografĂ­a, Laboratorio de anĂĄlisis clĂ­nicos y Litotricia. TambiĂŠn dispondrĂĄ de un ĂĄrea de direcciĂłn, administraciĂłn y servicios generales: centro de cĂłmputos, cocina, centro de esterilizaciĂłn, farmacia, restaurante para el pĂşblico, vestuarios y comedor para el personal de la instituciĂłn. EstĂĄ previsto el estacionamiento en planta baja y primer piso, depĂłsitos, talleres de mantenimiento, morgue y una planta de tratamiento de lĂ­quidos cloacales. Entre mediados y fines de diciembre se abrirĂĄ el internado y el servicio de guardia de 24 horas que es uno de los servicios que mĂĄs necesita la zona norte. El proyecto final contempla la existencia de 180 camas y 74 habitaciones. En el pri-

mer piso estarĂĄ la sala de internaciĂłn, integrada por 18 camas compartidas y 9 camas individuales. Al lado funcionarĂĄ la sala de neonatologĂ­a y la UTI. En el primer piso habrĂĄ un puente que permitirĂĄ acceder a tres sectores: a la sala de espera de la unidad de terapia intensiva, internaciĂłn y consultorios externos. La recepciĂłn estarĂĄ al lado del hall central y contigua se encontrarĂĄ la admisiĂłn, el laboratorio y el hospital de dĂ­a, con 14 camas. Al lado estarĂĄ la Guardia y la sala de cirugĂ­a. DetrĂĄs de la recepciĂłn estarĂĄ rayos y sala de partos. Y opuesta a la administraciĂłn, la cafeterĂ­a y la farmacia abierta al pĂşblico. La rĂĄpida accesibilidad al sanatorio desde distintas arterias aportarĂĄ fluidez para el personal de salud, familiares y pacientes que acudan al sanatorio. EstĂĄn previstos tres ingresos, el principal serĂĄ por avenida Laplace y habrĂĄ dĂĄrsenas para descarga de pacientes y otras destinadas para paradas de taxis y de Ăłmnibus de transporte pĂşblico de pasajeros. “El ingreso al hall central serĂĄ amplio, luminoso y tendrĂĄ dos nĂşcleos principales integrados por escaleras y ascensores. TambiĂŠn habrĂĄ una capilla revesti-

da en piedra con el frente vidriado en el fondo del hall central�, agregó la arquitecta Allende. TambiÊn, informó que el centro de salud tendrå otros dos ingresos, uno por calle Roberto Bunzen y esquina Pascal y el otro por calle Pascal. El de

autorizaciĂłn previa. El Plan de esta prepaga incluye la atenciĂłn a travĂŠs de mĂŠdicos de cabecera (ClĂ­nico-Pediatra-GinecĂłlogo), quienes contemplan en forma integral cada tratamiento incorporando a su capacidad profesional un profundo conocimiento personal de cada paciente y su problemĂĄtica, atendiĂŠndolos en forma exclusiva. En psicologĂ­a y psiquiatrĂ­a cubre un coseguro por cada sesiĂłn de salud mental, con un tope de 30 sesiones al aĂąo. En los medicamentos hay descuentos del 40 por ciento en los de uso habitual con la presentaciĂłn de la prescripciĂłn mĂŠdica, la credencial y el DNI de la persona a cuyo nombre se extendiĂł. En drogas oncolĂłgicas la cobertura es del ciento por ciento, al

igual que en medicamentos del plan materno infantil (PMI) durante el primer aĂąo de vida en niĂąos nacidos bajo cobertura de esta prepaga. Y, ademĂĄs, la cobertura de medicamentos especiales es del 70 por ciento. En vacunas, la cobertura es del ciento por ciento en las incluidas en el calendario oficial, durante el primer aĂąo de vida del bebĂŠ, en niĂąos nacidos bajo cobertura MET. TambiĂŠn dispone de un Plan materno Infantil (PMI) para atenciĂłn de embarazo, del nacimiento del niĂąo y tambiĂŠn para servicios de odontologĂ­a, hemodiĂĄlisis y tratamiento radiante. A eso se agregan otras ventajas, como un servicio de asistencia al viajero a partir de los 100 kilĂłmetros de su lugar de residencia,

Bunzen irĂĄ al estacionamiento existente en planta baja. Y el ingreso por Pascal serĂĄ para los autos que vayan a la cochera del subsuelo. Se instalarĂĄ un semĂĄforo de giro en Laplace y Bunzen y la calle Bunzen y Pascal serĂĄn de una sola mano.

MET acompaĂąa MET, Medicina Privada, creada en 1992, tambiĂŠn instalarĂĄ una oficina de informes en la nueva sede de este sanatorio polivalente de avenida Laplace. “Una de las diferencias importantes de MET con respecto a otras prepagas es que todos los profesionales de la salud que atienden en el Sanatorio Allende trabajan con nosotrosâ€?, explica su gerente general, Cayetano Testa. Esta prepaga brinda 100 por ciento de cobertura, sin tope y sin lĂ­mite por aĂąo, al igual que en exĂĄmenes complementarios de rutina y de alta complejidad. AdemĂĄs, en tratamientos auxiliares vinculados con la kinesiologĂ­a y fonoaudiologĂ­a, MET cubre el ciento por ciento, con un tope de 25 sesiones por aĂąo y por persona, con

24

Cayetano Testa, gerente de MET.

con cobertura de asistencia a travĂŠs de un seguro de viajero con tope (nacional e internacional). TambiĂŠn dispone de la cobertura del ciento por ciento sin tope y sin lĂ­mite de tiempo en internaciones programadas y/o de urgencia y servicio de emergencias mĂŠdicas. 17 18

El carismĂĄtico ex lĂ­der de Los Piojos, que acaba de publicar su primer disco como solista y eligiĂł CĂłrdoba para dar su primer gran concierto, se perfila para ser un fenĂłmeno de masas similar al que protagoniza quien fuera el conductor de Los Redonditos de Ricota. Una novedad que excede, por lejos, el mundo del rock.

PromociĂłn vĂĄlida para las compras en un pago o en hasta 3 cuotas realizadas exclusivamente los dĂ­as martes con la tarjeta de crĂŠdito Libertad Visa de Banco Hipotecario desde el 01/08/10 al 31/08/10 en todas las sucursalesde Hipermercados Libertad. Monto mĂ­nimo de compra $100. El 20% de reintegro que corresponda se harĂĄ efectivo en el respectivo resumen de cuenta donde se refleje el consumo con un mĂĄximo de reintegro mensual de $200 por cuenta considerando la sumatoria de las compras efectuadas por el titular y sus adicionales. El plan de 3 cuotas sin interĂŠs implica un CFT de 5,15% y una TNA de 0%.

En productos alimenticios, bebidas, perfumería y limpieza SIN INTERÉS

CUOTAS

y

3 HASTA

¿Un nuevo Indio Solari? A N D R É S

C I R O

con tu tarjeta LIBERTAD VISA

MARTES

Todos los MĂşsica popular


E

s la estatua mĂĄs antigua de CĂłrdoba, y carga con una historia ciertamente tan singular, como poco conocida a nivel general. Hablamos de la escultura ecuestre del general JosĂŠ MarĂ­a Paz, que desde lo alto del parque autĂłctono domina la subida al Cerro de las Rosas. Dirigiendo su mirada adonde se disputĂł la batalla de la Tablada, desde uno de los mejores miradores que tiene la ciudad de CĂłrdoba. No fue ese el sitio original de su emplazamiento. La figura de don JosĂŠ MarĂ­a estuvo en sus inicios, y por casi un siglo, en el centro de la ciudad donde hoy,

pintor durante buena parte de su vida, y sĂłlo en su etapa madura se volcĂł hacia la escultura, era uno de los mĂĄs reconocidos artistas en el ramo.

El significado de las patas

Los servicios

A comienzos de diciembre, el nuevo Sanatorio Allende contarĂĄ con los servicios de internaciĂłn general (27 habitaciones), terapia intensiva y unidad coronaria (7 habitaciones), neonatologĂ­a (8 cunas), unidad quirĂşrgica (3 quirĂłfanos), Obstetricia (2 salas de partos), Hospital de dĂ­a (14 habitaciones), Emergencias (11 boxes de atenciĂłn), Banco de sangre, Centro de diagnĂłstico. Rayos x, TomografĂ­a computada, EcografĂ­a, MamografĂ­a, Laboratorio de anĂĄlisis clĂ­nicos y Litotricia. TambiĂŠn dispondrĂĄ de un ĂĄrea de direcciĂłn, administraciĂłn y servicios generales: centro de cĂłmputos, cocina, centro de esterilizaciĂłn, farmacia, restaurante para el pĂşblico, vestuarios y comedor para el personal de la instituciĂłn. EstĂĄ previsto el estacionamiento en planta baja y primer piso, depĂłsitos, talleres de mantenimiento, morgue y una planta de tratamiento de lĂ­quidos cloacales. Entre mediados y fines de diciembre se abrirĂĄ el internado y el servicio de guardia de 24 horas que es uno de los servicios que mĂĄs necesita la zona norte. El proyecto final contempla la existencia de 180 camas y 74 habitaciones. En el pri-

mer piso estarĂĄ la sala de internaciĂłn, integrada por 18 camas compartidas y 9 camas individuales. Al lado funcionarĂĄ la sala de neonatologĂ­a y la UTI. En el primer piso habrĂĄ un puente que permitirĂĄ acceder a tres sectores: a la sala de espera de la unidad de terapia intensiva, internaciĂłn y consultorios externos. La recepciĂłn estarĂĄ al lado del hall central y contigua se encontrarĂĄ la admisiĂłn, el laboratorio y el hospital de dĂ­a, con 14 camas. Al lado estarĂĄ la Guardia y la sala de cirugĂ­a. DetrĂĄs de la recepciĂłn estarĂĄ rayos y sala de partos. Y opuesta a la administraciĂłn, la cafeterĂ­a y la farmacia abierta al pĂşblico. La rĂĄpida accesibilidad al sanatorio desde distintas arterias aportarĂĄ fluidez para el personal de salud, familiares y pacientes que acudan al sanatorio. EstĂĄn previstos tres ingresos, el principal serĂĄ por avenida Laplace y habrĂĄ dĂĄrsenas para descarga de pacientes y otras destinadas para paradas de taxis y de Ăłmnibus de transporte pĂşblico de pasajeros. “El ingreso al hall central serĂĄ amplio, luminoso y tendrĂĄ dos nĂşcleos principales integrados por escaleras y ascensores. TambiĂŠn habrĂĄ una capilla revesti-

Por Rosana A. Guerra

da en piedra con el frente vidriado en el fondo del hall central�, agregó la arquitecta Allende. TambiÊn, informó que el centro de salud tendrå otros dos ingresos, uno por calle Roberto Bunzen y esquina Pascal y el otro por calle Pascal. El de

Bunzen irĂĄ al estacionamiento existente en planta baja. Y el ingreso por Pascal serĂĄ para los autos que vayan a la cochera del subsuelo. Se instalarĂĄ un semĂĄforo de giro en Laplace y Bunzen y la calle Bunzen y Pascal serĂĄn de una sola mano.

MET acompaĂąa autorizaciĂłn previa. El Plan de esta prepaga incluye la atenciĂłn a travĂŠs de mĂŠdicos de cabecera (ClĂ­nico-Pediatra-GinecĂłlogo), quienes contemplan en forma integral cada tratamiento incorporando a su capacidad profesional un profundo conocimiento personal de cada paciente y su problemĂĄtica, atendiĂŠndolos en forma exclusiva. En psicologĂ­a y psiquiatrĂ­a cubre un coseguro por cada sesiĂłn de salud mental, con un tope de 30 sesiones al aĂąo. En los medicamentos hay descuentos del 40 por ciento en los de uso habitual con la presentaciĂłn de la prescripciĂłn mĂŠdica, la credencial y el DNI de la persona a cuyo nombre se extendiĂł. En drogas oncolĂłgicas la cobertura es del ciento por ciento, al

igual que en medicamentos del plan materno infantil (PMI) durante el primer aĂąo de vida en niĂąos nacidos bajo cobertura de esta prepaga. Y, ademĂĄs, la cobertura de medicamentos especiales es del 70 por ciento. En vacunas, la cobertura es del ciento por ciento en las incluidas en el calendario oficial, durante el primer aĂąo de vida del bebĂŠ, en niĂąos nacidos bajo cobertura MET. TambiĂŠn dispone de un Plan materno Infantil (PMI) para atenciĂłn de embarazo, del nacimiento del niĂąo y tambiĂŠn para servicios de odontologĂ­a, hemodiĂĄlisis y tratamiento radiante. A eso se agregan otras ventajas, como un servicio de asistencia al viajero a partir de los 100 kilĂłmetros de su lugar de residencia,

Cayetano Testa, gerente de MET.

con cobertura de asistencia a travĂŠs de un seguro de viajero con tope (nacional e internacional). TambiĂŠn dispone de la cobertura del ciento por ciento sin tope y sin lĂ­mite de tiempo en internaciones programadas y/o de urgencia y servicio de emergencias mĂŠdicas. 17

"DSUNQ 

Historia

En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte El origen de la primera estatua de CĂłrdoba y los motivos de su traslado

cortada en cuatro sectores por la avenida General Paz y la calle Tablada, se encuentra la denominada por Ordenanza NÂş 8787/92, “Plaza de los Presidentes Argentinos Cordobesesâ€?. AllĂ­, en 1886, por Ordenanza NÂş 88 de la joven Municipalidad cordobesa, se estableciĂł la Plaza General Paz, disponiĂŠndose que en su centro se erigiera una estatua del “Mancoâ€?. Se encomendĂł al escultor francĂŠs Jean-Alexandre-Joseph Falguière, oficial de la LegiĂłn de Honor, profesor de la escuela de bellas artes de ParĂ­s y miembro de la academia homĂłnima quien llevĂł a cabo la obra de modo contemporĂĄneo a su “Triunfo de la RepĂşblicaâ€? (1881-1886), una gran cuadriga para el Arco de Triunfo parisino. Falguière, que habĂ­a sido

La estatua fue realizada acorde a los cĂĄnones mĂĄs clĂĄsicos de las esculturas ecuestres, en particular respecto del cĂłdigo que entraĂąa la forma en que se apoyan las patas del caballo, en relaciĂłn a la vida de la persona que los monta. Ese extremo, no siempre seguido en tales figuras, habla que cuando el corcel tiene una pata levantada del suelo, quien lo “cabalgaâ€? debe haber sido herido en batalla. Dos patas levantadas significan que ha muerto durante un combate; y las cuatro pisando la base, que sobreviviĂł sin ser herido a las batallas en que participĂł. En el caso de Paz, la pata levantada del corcel refiere a su herida en el brazo derecho en la ba-

MET, Medicina Privada, creada en 1992, tambiĂŠn instalarĂĄ una oficina de informes en la nueva sede de este sanatorio polivalente de avenida Laplace. “Una de las diferencias importantes de MET con respecto a otras prepagas es que todos los profesionales de la salud que atienden en el Sanatorio Allende trabajan con nosotrosâ€?, explica su gerente general, Cayetano Testa. Esta prepaga brinda 100 por ciento de cobertura, sin tope y sin lĂ­mite por aĂąo, al igual que en exĂĄmenes complementarios de rutina y de alta complejidad. AdemĂĄs, en tratamientos auxiliares vinculados con la kinesiologĂ­a y fonoaudiologĂ­a, MET cubre el ciento por ciento, con un tope de 25 sesiones por aĂąo y por persona, con 24

18

El carismĂĄtico ex lĂ­der de Los Piojos, que acaba de publicar su primer disco como solista y eligiĂł CĂłrdoba para dar su primer gran concierto, se perfila para ser un fenĂłmeno de masas similar al que protagoniza quien fuera el conductor de Los Redonditos de Ricota. Una novedad que excede, por lejos, el mundo del rock.

PromociĂłn vĂĄlida para las compras en un pago o en hasta 3 cuotas realizadas exclusivamente los dĂ­as martes con la tarjeta de crĂŠdito Libertad Visa de Banco Hipotecario desde el 01/08/10 al 31/08/10 en todas las sucursalesde Hipermercados Libertad. Monto mĂ­nimo de compra $100. El 20% de reintegro que corresponda se harĂĄ efectivo en el respectivo resumen de cuenta donde se refleje el consumo con un mĂĄximo de reintegro mensual de $200 por cuenta considerando la sumatoria de las compras efectuadas por el titular y sus adicionales. El plan de 3 cuotas sin interĂŠs implica un CFT de 5,15% y una TNA de 0%.

En productos alimenticios, bebidas, perfumería y limpieza SIN INTERÉS

CUOTAS

3

y

HASTA

¿Un nuevo Indio Solari? A N D R É S

con tu tarjeta LIBERTAD VISA

C I R O

MARTES

Todos los MĂşsica popular


IguazĂş Grand Resort Spa & Casino

Una virtud del lado argentino

I

r a las Cataratas y alojarse del lado argentino puede tener sus ventajas si uno elije bien. Ademås del maravilloso Sheraton, que estå dentro del mismo Parque Nacional y cuyas habitaciones mås caras tienen vista directa a la Garganta del Diablo, si uno no quiere invertir tanto o prefiere quedarse mås días con el mismo presupuesto y en un confortable hotel, una recomendable opción es el Iguazú Grand Resort Spa & Casino, un hotel tradicional ubicado en el ingreso a Puerto Iguazú que se mantiene en óptimas condiciones y con todos los servicios a pleno. Lo primero que sobresale de este hotel es la inmejorable atención, desde el personal de reservas, hasta los chicos de recepción y el servicio de habitaciones son excelentes, cinco estrellas con todas los brillos, de lo mejor que he visto en los cientos de hoteles en los que estuve y esto, sin dudas, habla de una muy buena selección e incentivación del personal. Lo que sigue en orden de aparición son las amplias y confortables habitaciones, con camas muy cómodas, buen mobiliario, LCD de 42�, equipo de música con MP3 y puerto USB, vestidor, caja fuerte y un baùo sectorizado con hidromasaje para dos personas (en las suites hay otro baùo mås pequeùo). Los amenities estån muy bien e incluyen has-

ta sales de baĂąo, a lo que se puede agregar pantuflas individuales. SĂłlo falta la plancha y la tabla y mejorar la climatizaciĂłn, el Ăşnico punto bajo, ya que en nuestra habitaciĂłn hubo problemas con el encendido de la calefacciĂłn, algo que solucionaron con mucha voluntad y un par de radiadores portĂĄtiles que, de paso, me sirvieron para secar las medias que me mojĂŠ en las Cataratas. El gimnasio y el spa son un punto muy alto de este hotel. Tiene una gran pileta climatizada de 19 metros por 8, y un amplio hidromasaje, ademĂĄs de sauna y baĂąo turco, ambos unisex y siempre encendidos durante la hora de atenciĂłn, algo poco comĂşn en otros hoteles. Hay frutas y agua mineral a disposiciĂłn de los huĂŠspedes y un buen servicio extra de masajes y terapias, ademĂĄs de salas de reposo y amplios vestidores. Muchos metros cuadrados y todo encendido y en buen estado, como debe ser. Los espacios comunes del ho-

Como anexo y para los amantes de los juegos de azar estĂĄ el ca-

tel tambiĂŠn son muy acogedores, no le vendrĂ­an mal un par de computadoras mĂĄs al bussines center, pero lo demĂĄs es ideal. Me llamĂł la atenciĂłn una biblioteca bien surtida de libros muy actuales y en varios idiomas. Es un placer recorrer tanto el jardĂ­n como el parque que da a la selva. En el primero hay tres grandes piletas conectadas, en tres niveles diferentes, que me quedĂŠ con ganas de volver a disfrutar en el verano. En el segundo, un lago artificial con grandes peces de colores y una buena ornamentaciĂłn vegetal, lo que regala un paisaje muy gratificante. El desayuno es buffet y abundante, incluye opciones en comidas frĂ­as y calientes, una aceptable variedad de panes y tortas y un buen surtido de jugos naturales y frutas. El restaurante tiene buena calidad general, aunque es muy corta la carta de vinos y, aunque ofrecen una copa de champagne de cortesĂ­a, los conocedores no pueden sino, muy amplio, muy cĂłmodo y espacioso y con todas las opciones, ademĂĄs de un salĂłn en donde se juegan torneos internacionales de pĂłker. Lo visitĂŠ una sola noche, tirĂŠ un par de fichas en la ruleta en nĂşmeros que no tenĂ­an nada en comĂşn con los que salieron y me fui. No es la mĂ­a.

Por Cachito RectilĂ­neo

Por VĂ­ctor Pintos

victor@victorpintos.com.ar http://www.facebook.com/rectilineo

H

mĂĄs que mojarse los labios y dejar la copa llena de adorno (es Mercier). Otro punto medio fue una entrada de fiambres con embutidos que no eran de la mejor calidad, pero, por lo demĂĄs, mi amigo Battaglino lo aprobarĂ­a. Muy buenas las carnes, las pastas y los pescados, y muy recomendable la sopa paraguaya como entrada, que es tan buena que deja gusto a poco. La seguridad es otro de los componentes sobresalientes de este hotel. Tan imperceptible como eficiente. En nuestra estadĂ­a olvidamos una cĂĄmara digital en el bussines y fue sĂłlo llamar a la recepciĂłn para que nos dijeran que ya la tenĂ­an bajo su resguardo. Como dato curioso comprobĂŠ que el hotel estaba lleno de brasileros. Casi el 80 por ciento de los huĂŠspedes hablaba en portuguĂŠs. Ellos tambiĂŠn estaban disfrutando del Grand IguazĂş, una de las ventajas de ver las Cataratas del lado argentino.

ace 20 aĂąos iniciĂł el camino una banda de rock de El Palomar que, al final de su primera temporada de pequeĂąos shows, consiguiĂł algo parecido a la consagraciĂłn: los Redonditos de Ricota la votaron como “RevelaciĂłn del aĂąoâ€? en una encuesta promovida por un importante diario de tirada nacional. Luego fue la historia conocida. Los Piojos, ese grupo que habĂ­a arrancado con mĂĄs entusiasmo que otras cosas, protagonizarĂ­a un furibundo crecimiento en los aĂąos ’90, instalado por merecimientos propios en la proa del rock barrial que, junto a la cumbia villera, fue una respuesta rebelde, cuasi punk, al menemismo, y llegarĂ­a a ser el nĂşmero mĂĄs popular, por espĂ­ritu y por convocatoria, de la escena del rock nacional en la primera dĂŠcada del nuevo siglo. Con una propuesta de calidad, ademĂĄs. Pero el sueĂąo terminĂł en el otoĂąo del aĂąo pasado, cuando el combo que parecĂ­a la perfecta cristalizaciĂłn del sueĂąo de amigos hecho realidad, se desintegrĂł luego de una implosiĂłn con detalles poco gratos para su inmensa cofradĂ­a de seguidores. Ahora, su lĂ­der, AndrĂŠs Ciro MartĂ­nez, o Ciro a secas, estĂĄ comenzando su carrera solista y la circunstancia parece anunciar sin vueltas que hay, en ĂŠl, otro Indio Solari. No es algo menor en una escena de la mĂşsica nacional devastada, luego de que Mercedes Sosa, RubĂŠn JuĂĄrez y Ariel RamĂ­rez marcharan al silencio, con Gustavo Cerati que no consigue despertar, con LeĂłn Gieco que tarda demasiado en sumar novedades a su repertorio y con Charly GarcĂ­a que, aunque emotivamente recuperado, estĂĄ lejos de ser quien fue. AndrĂŠs Ciro apunta, directo, a ser una nueva bestia rock. Como el ex lĂ­der de los Redondos, con un pasado pisado por el calendario pero seductor para ser aĂąorado, sobre todo por quienes no llegaron a vivirlo en carne propia, y

con un presente de pulso firme que asegura baile, coros tribuneros y transpiraciĂłn en megaconciertos de estadios. AsĂ­ suele ser la vida, con cĂ­rculos que se cierran de manera casi insĂłlita.

QuiĂŠn es este muchacho AndrĂŠs Ciro pertenece a la raza de los famosos desconocidos. Pese a ser sĂłlo una parte de un grupo, su condiciĂłn de frontman de Los Piojos hizo archiconocido su rostro. Por eso es imposible que hoy vaya por la calle y no haya jovencitos y adolescentes que no lo conozcan. Sobre todo en los grandes centros urbanos. Pero de su vida personal se sabe poco y nada. Las revistas del corazĂłn registraron una vez, casi de paso, que a mediados de esta dĂŠcada fue pareja de Julieta Cardinali, la actriz que inmediatamente despuĂŠs de ese romance entablarĂ­a una relaciĂłn amorosa con AndrĂŠs Calamaro que ahora es matrimonio con papeles. Y nada mĂĄs. SĂłlo sus conocidos y amigos de muchos aĂąos saben que, antes de hacerse famoso en el mundo del rock, trabajĂł de fumigador (ÂżLos Piojos podrĂ­an haberse llamado Las Cucarachas?) y que fue empleado de una librerĂ­a mayorista junto a su amigo Micky RodrĂ­guez, luego el bajista de su banda. En tĂŠrminos musicales, AndrĂŠs Ciro viene de una raĂ­z puramente rockera con sangre Rolling Stones: ĂŠsa es su primera influencia. Y hoy se mueve con soltura en varios frentes, despuĂŠs de que, gracias a los diversos aportes que hicieron los otros integrantes, Los Piojos tuvie-

ran buenas experiencias con el candombe, la murga, el tango, el reggae y la balada. Y en materia de textos, sus letras han sido y son interesantes frescos de la vida cotidiana en ese mundo de millones conocido como Gran Buenos Aires, con una particular recurrencia a las onomatopeyas en los estribillos que fueron centro de crĂ­ticas ĂĄcidas por parte de algunos colegas suyos pero que, en realidad, tienen directa conexiĂłn con el primer rock’n’roll, aquel de Little Richard y Chuck Berry. ÂżAcaso no hay contacto entre “El Farolitoâ€? (uĂł papa- uĂł pa-pa-uĂł-pa-pa-uĂłoo) y “Tutti fruttiâ€? (a-wop-bop-a-loon-bop-aboom-bam-boom)? En muchas de sus canciones hay una lĂ­nea ideolĂłgica, ubicable en el pensamiento nacional y popular que tiene a Arturo Jauretche como principal referente (“San Jauretcheâ€? de Los Piojos, publicado en el 2000, luego de una dĂŠcada de menemismo, dice “Hubo un dĂ­a en que la historia nos dio la oportunidad de ser un paĂ­s con gloria o un granero colonial, pero faltĂł la grandeza de tener buena visiĂłn; por tapados de visĂłn y perfumes de ParĂ­s, quisieron de este paĂ­s hacer la pequeĂąa Europa: gaucho, indio y negro, a quemarropa fueron borrados de aquĂ­ (‌) Sarmiento y Mitre entregados a las cadenas forĂĄneas, el sillĂłn y Rivadavia hoy encuentran sucesores. QuĂŠ les voy a hablar de amores y relaciones carnales, todos sabemos los males que hay donde estamos parados por culpa de unos tarados y unos cuantos criminales. Yo le pido a San Jauretche que venga la buena lecheâ€?. En la misma senda parecerĂ­a estar “Paso a pasoâ€? de su nuevo disco, el solista: “Somos hombres de la tierra de LatinoamĂŠrica, descendemos de los indios, de Europa y Ă frica; siempre hubo algĂşn imperio que impidiĂł la libertad, siempre compraron cipayos que traicionan, la verdad. Uh, ya es tiempo de empezar, uh, paso a paso, a caminarâ€?.

Estreno en CĂłrdoba Movido por la ansiedad de pisar de nuevo un escenario, AndrĂŠs Ciro estrenĂł su banda en CĂłrdoba a fin del aĂąo pasado con un pequeĂąo show en el club de rock Captain Blue. El debut grande tiene fecha: el 14 de agosto en el Orfeo. Otra vez CĂłrdoba. Y despuĂŠs harĂĄ Buenos Aires, en el Luna Park, el 22 de setiembre. Para entonces, especialmente para la naciĂłn piojosa, habrĂĄ pasado el invierno y serĂĄ la primavera.

Otra vez haciendo historia El punto del país que alumbró los festivales de La Falda y Chateau Rock, hoy casi una leyenda, y que sostiene el Cosquín Rock, el mås importante (y mås federal) del país, sigue siendo escenario de grandes acontecimientos del rock local. Fue cuna del nacimiento de Sumo –en Traslasierra, Luca Prodan gestó el grupo, fundamental para el rock de los 80- y sede del último concierto de los Redonditos de Ricota, que tuvo lugar en el Chateau en agosto de 2001. Ahora es el punto de partido de la carrera personal de AndrÊs Ciro, que sonarå con Los Persas un mes y unos días antes que en el Luna Park, para envidia de los porteùos. En esto, al menos, vamos en punta.

22

19

"DSUNQ 

Hoteles y Spa

21

20


ta sales de baĂąo, a lo que se puede agregar pantuflas individuales. SĂłlo falta la plancha y la tabla y mejorar la climatizaciĂłn, el Ăşnico punto bajo, ya que en nuestra habitaciĂłn hubo problemas con el encendido de la calefacciĂłn, algo que solucionaron con mucha voluntad y un par de radiadores portĂĄtiles que, de paso, me sirvieron para secar las medias que me mojĂŠ en las Cataratas. El gimnasio y el spa son un punto muy alto de este hotel. Tiene una gran pileta climatizada de 19 metros por 8, y un amplio hidromasaje, ademĂĄs de sauna y baĂąo turco, ambos unisex y siempre encendidos durante la hora de atenciĂłn, algo poco comĂşn en otros hoteles. Hay frutas y agua mineral a disposiciĂłn de los huĂŠspedes y un buen servicio extra de masajes y terapias, ademĂĄs de salas de reposo y amplios vestidores. Muchos metros cuadrados y todo encendido y en buen estado, como debe ser. Los espacios comunes del ho-

Como anexo y para los amantes de los juegos de azar estĂĄ el ca-

tel tambiĂŠn son muy acogedores, no le vendrĂ­an mal un par de computadoras mĂĄs al bussines center, pero lo demĂĄs es ideal. Me llamĂł la atenciĂłn una biblioteca bien surtida de libros muy actuales y en varios idiomas. Es un placer recorrer tanto el jardĂ­n como el parque que da a la selva. En el primero hay tres grandes piletas conectadas, en tres niveles diferentes, que me quedĂŠ con ganas de volver a disfrutar en el verano. En el segundo, un lago artificial con grandes peces de colores y una buena ornamentaciĂłn vegetal, lo que regala un paisaje muy gratificante. El desayuno es buffet y abundante, incluye opciones en comidas frĂ­as y calientes, una aceptable variedad de panes y tortas y un buen surtido de jugos naturales y frutas. El restaurante tiene buena calidad general, aunque es muy corta la carta de vinos y, aunque ofrecen una copa de champagne de cortesĂ­a, los conocedores no pueden

Por Cachito RectilĂ­neo

Por VĂ­ctor Pintos

victor@victorpintos.com.ar http://www.facebook.com/rectilineo

H

mĂĄs que mojarse los labios y dejar la copa llena de adorno (es Mercier). Otro punto medio fue una entrada de fiambres con embutidos que no eran de la mejor calidad, pero, por lo demĂĄs, mi amigo Battaglino lo aprobarĂ­a. Muy buenas las carnes, las pastas y los pescados, y muy recomendable la sopa paraguaya como entrada, que es tan buena que deja gusto a poco. La seguridad es otro de los componentes sobresalientes de este hotel. Tan imperceptible como eficiente. En nuestra estadĂ­a olvidamos una cĂĄmara digital en el bussines y fue sĂłlo llamar a la recepciĂłn para que nos dijeran que ya la tenĂ­an bajo su resguardo. Como dato curioso comprobĂŠ que el hotel estaba lleno de brasileros. Casi el 80 por ciento de los huĂŠspedes hablaba en portuguĂŠs. Ellos tambiĂŠn estaban disfrutando del Grand IguazĂş, una de las ventajas de ver las Cataratas del lado argentino.

sino, muy amplio, muy cĂłmodo y espacioso y con todas las opciones, ademĂĄs de un salĂłn en donde se juegan torneos internacionales de pĂłker. Lo visitĂŠ una sola noche, tirĂŠ un par de fichas en la ruleta en nĂşmeros que no tenĂ­an nada en comĂşn con los que salieron y me fui. No es la mĂ­a.

ace 20 aĂąos iniciĂł el camino una banda de rock de El Palomar que, al final de su primera temporada de pequeĂąos shows, consiguiĂł algo parecido a la consagraciĂłn: los Redonditos de Ricota la votaron como “RevelaciĂłn del aĂąoâ€? en una encuesta promovida por un importante diario de tirada nacional. Luego fue la historia conocida. Los Piojos, ese grupo que habĂ­a arrancado con mĂĄs entusiasmo que otras cosas, protagonizarĂ­a un furibundo crecimiento en los aĂąos ’90, instalado por merecimientos propios en la proa del rock barrial que, junto a la cumbia villera, fue una respuesta rebelde, cuasi punk, al menemismo, y llegarĂ­a a ser el nĂşmero mĂĄs popular, por espĂ­ritu y por convocatoria, de la escena del rock nacional en la primera dĂŠcada del nuevo siglo. Con una propuesta de calidad, ademĂĄs. Pero el sueĂąo terminĂł en el otoĂąo del aĂąo pasado, cuando el combo que parecĂ­a la perfecta cristalizaciĂłn del sueĂąo de amigos hecho realidad, se desintegrĂł luego de una implosiĂłn con detalles poco gratos para su inmensa cofradĂ­a de seguidores. Ahora, su lĂ­der, AndrĂŠs Ciro MartĂ­nez, o Ciro a secas, estĂĄ comenzando su carrera solista y la circunstancia parece anunciar sin vueltas que hay, en ĂŠl, otro Indio Solari. No es algo menor en una escena de la mĂşsica nacional devastada, luego de que Mercedes Sosa, RubĂŠn JuĂĄrez y Ariel RamĂ­rez marcharan al silencio, con Gustavo Cerati que no consigue despertar, con LeĂłn Gieco que tarda demasiado en sumar novedades a su repertorio y con Charly GarcĂ­a que, aunque emotivamente recuperado, estĂĄ lejos de ser quien fue. AndrĂŠs Ciro apunta, directo, a ser una nueva bestia rock. Como el ex lĂ­der de los Redondos, con un pasado pisado por el calendario pero seductor para ser aĂąorado, sobre todo por quienes no llegaron a vivirlo en carne propia, y

con un presente de pulso firme que asegura baile, coros tribuneros y transpiraciĂłn en megaconciertos de estadios. AsĂ­ suele ser la vida, con cĂ­rculos que se cierran de manera casi insĂłlita.

QuiĂŠn es este muchacho AndrĂŠs Ciro pertenece a la raza de los famosos desconocidos. Pese a ser sĂłlo una parte de un grupo, su condiciĂłn de frontman de Los Piojos hizo archiconocido su rostro. Por eso es imposible que hoy vaya por la calle y no haya jovencitos y adolescentes que no lo conozcan. Sobre todo en los grandes centros urbanos. Pero de su vida personal se sabe poco y nada. Las revistas del corazĂłn registraron una vez, casi de paso, que a mediados de esta dĂŠcada fue pareja de Julieta Cardinali, la actriz que inmediatamente despuĂŠs de ese romance entablarĂ­a una relaciĂłn amorosa con AndrĂŠs Calamaro que ahora es matrimonio con papeles. Y nada mĂĄs. SĂłlo sus conocidos y amigos de muchos aĂąos saben que, antes de hacerse famoso en el mundo del rock, trabajĂł de fumigador (ÂżLos Piojos podrĂ­an haberse llamado Las Cucarachas?) y que fue empleado de una librerĂ­a mayorista junto a su amigo Micky RodrĂ­guez, luego el bajista de su banda. En tĂŠrminos musicales, AndrĂŠs Ciro viene de una raĂ­z puramente rockera con sangre Rolling Stones: ĂŠsa es su primera influencia. Y hoy se mueve con soltura en varios frentes, despuĂŠs de que, gracias a los diversos aportes que hicieron los otros integrantes, Los Piojos tuvie-

ran buenas experiencias con el candombe, la murga, el tango, el reggae y la balada. Y en materia de textos, sus letras han sido y son interesantes frescos de la vida cotidiana en ese mundo de millones conocido como Gran Buenos Aires, con una particular recurrencia a las onomatopeyas en los estribillos que fueron centro de crĂ­ticas ĂĄcidas por parte de algunos colegas suyos pero que, en realidad, tienen directa conexiĂłn con el primer rock’n’roll, aquel de Little Richard y Chuck Berry. ÂżAcaso no hay contacto entre “El Farolitoâ€? (uĂł papa- uĂł pa-pa-uĂł-pa-pa-uĂłoo) y “Tutti fruttiâ€? (a-wop-bop-a-loon-bop-aboom-bam-boom)? En muchas de sus canciones hay una lĂ­nea ideolĂłgica, ubicable en el pensamiento nacional y popular que tiene a Arturo Jauretche como principal referente (“San Jauretcheâ€? de Los Piojos, publicado en el 2000, luego de una dĂŠcada de menemismo, dice “Hubo un dĂ­a en que la historia nos dio la oportunidad de ser un paĂ­s con gloria o un granero colonial, pero faltĂł la grandeza de tener buena visiĂłn; por tapados de visĂłn y perfumes de ParĂ­s, quisieron de este paĂ­s hacer la pequeĂąa Europa: gaucho, indio y negro, a quemarropa fueron borrados de aquĂ­ (‌) Sarmiento y Mitre entregados a las cadenas forĂĄneas, el sillĂłn y Rivadavia hoy encuentran sucesores. QuĂŠ les voy a hablar de amores y relaciones carnales, todos sabemos los males que hay donde estamos parados por culpa de unos tarados y unos cuantos criminales. Yo le pido a San Jauretche que venga la buena lecheâ€?. En la misma senda parecerĂ­a estar “Paso a pasoâ€? de su nuevo disco, el solista: “Somos hombres de la tierra de LatinoamĂŠrica, descendemos de los indios, de Europa y Ă frica; siempre hubo algĂşn imperio que impidiĂł la libertad, siempre compraron cipayos que traicionan, la verdad. Uh, ya es tiempo de empezar, uh, paso a paso, a caminarâ€?.

Estreno en CĂłrdoba Movido por la ansiedad de pisar de nuevo un escenario, AndrĂŠs Ciro estrenĂł su banda en CĂłrdoba a fin del aĂąo pasado con un pequeĂąo show en el club de rock Captain Blue. El debut grande tiene fecha: el 14 de agosto en el Orfeo. Otra vez CĂłrdoba. Y despuĂŠs harĂĄ Buenos Aires, en el Luna Park, el 22 de setiembre. Para entonces, especialmente para la naciĂłn piojosa, habrĂĄ pasado el invierno y serĂĄ la primavera.

Otra vez haciendo historia El punto del país que alumbró los festivales de La Falda y Chateau Rock, hoy casi una leyenda, y que sostiene el Cosquín Rock, el mås importante (y mås federal) del país, sigue siendo escenario de grandes acontecimientos del rock local. Fue cuna del nacimiento de Sumo –en Traslasierra, Luca Prodan gestó el grupo, fundamental para el rock de los 80- y sede del último concierto de los Redonditos de Ricota, que tuvo lugar en el Chateau en agosto de 2001. Ahora es el punto de partido de la carrera personal de AndrÊs Ciro, que sonarå con Los Persas un mes y unos días antes que en el Luna Park, para envidia de los porteùos. En esto, al menos, vamos en punta.

21

19

22

"DSUNQ 

Hoteles y Spa

IguazĂş Grand Resort Spa & Casino

Una virtud del lado argentino

I

r a las Cataratas y alojarse del lado argentino puede tener sus ventajas si uno elije bien. Ademås del maravilloso Sheraton, que estå dentro del mismo Parque Nacional y cuyas habitaciones mås caras tienen vista directa a la Garganta del Diablo, si uno no quiere invertir tanto o prefiere quedarse mås días con el mismo presupuesto y en un confortable hotel, una recomendable opción es el Iguazú Grand Resort Spa & Casino, un hotel tradicional ubicado en el ingreso a Puerto Iguazú que se mantiene en óptimas condiciones y con todos los servicios a pleno. Lo primero que sobresale de este hotel es la inmejorable atención, desde el personal de reservas, hasta los chicos de recepción y el servicio de habitaciones son excelentes, cinco estrellas con todas los brillos, de lo mejor que he visto en los cientos de hoteles en los que estuve y esto, sin dudas, habla de una muy buena selección e incentivación del personal. Lo que sigue en orden de aparición son las amplias y confortables habitaciones, con camas muy cómodas, buen mobiliario, LCD de 42�, equipo de música con MP3 y puerto USB, vestidor, caja fuerte y un baùo sectorizado con hidromasaje para dos personas (en las suites hay otro baùo mås pequeùo). Los amenities estån muy bien e incluyen has-

20


ta sales de baĂąo, a lo que se puede agregar pantuflas individuales. SĂłlo falta la plancha y la tabla y mejorar la climatizaciĂłn, el Ăşnico punto bajo, ya que en nuestra habitaciĂłn hubo problemas con el encendido de la calefacciĂłn, algo que solucionaron con mucha voluntad y un par de radiadores portĂĄtiles que, de paso, me sirvieron para secar las medias que me mojĂŠ en las Cataratas. El gimnasio y el spa son un punto muy alto de este hotel. Tiene una gran pileta climatizada de 19 metros por 8, y un amplio hidromasaje, ademĂĄs de sauna y baĂąo turco, ambos unisex y siempre encendidos durante la hora de atenciĂłn, algo poco comĂşn en otros hoteles. Hay frutas y agua mineral a disposiciĂłn de los huĂŠspedes y un buen servicio extra de masajes y terapias, ademĂĄs de salas de reposo y amplios vestidores. Muchos metros cuadrados y todo encendido y en buen estado, como debe ser. Los espacios comunes del ho-

Como anexo y para los amantes de los juegos de azar estĂĄ el ca-

tel tambiĂŠn son muy acogedores, no le vendrĂ­an mal un par de computadoras mĂĄs al bussines center, pero lo demĂĄs es ideal. Me llamĂł la atenciĂłn una biblioteca bien surtida de libros muy actuales y en varios idiomas. Es un placer recorrer tanto el jardĂ­n como el parque que da a la selva. En el primero hay tres grandes piletas conectadas, en tres niveles diferentes, que me quedĂŠ con ganas de volver a disfrutar en el verano. En el segundo, un lago artificial con grandes peces de colores y una buena ornamentaciĂłn vegetal, lo que regala un paisaje muy gratificante. El desayuno es buffet y abundante, incluye opciones en comidas frĂ­as y calientes, una aceptable variedad de panes y tortas y un buen surtido de jugos naturales y frutas. El restaurante tiene buena calidad general, aunque es muy corta la carta de vinos y, aunque ofrecen una copa de champagne de cortesĂ­a, los conocedores no pueden

Por Cachito RectilĂ­neo

Por VĂ­ctor Pintos

victor@victorpintos.com.ar http://www.facebook.com/rectilineo

H

mĂĄs que mojarse los labios y dejar la copa llena de adorno (es Mercier). Otro punto medio fue una entrada de fiambres con embutidos que no eran de la mejor calidad, pero, por lo demĂĄs, mi amigo Battaglino lo aprobarĂ­a. Muy buenas las carnes, las pastas y los pescados, y muy recomendable la sopa paraguaya como entrada, que es tan buena que deja gusto a poco. La seguridad es otro de los componentes sobresalientes de este hotel. Tan imperceptible como eficiente. En nuestra estadĂ­a olvidamos una cĂĄmara digital en el bussines y fue sĂłlo llamar a la recepciĂłn para que nos dijeran que ya la tenĂ­an bajo su resguardo. Como dato curioso comprobĂŠ que el hotel estaba lleno de brasileros. Casi el 80 por ciento de los huĂŠspedes hablaba en portuguĂŠs. Ellos tambiĂŠn estaban disfrutando del Grand IguazĂş, una de las ventajas de ver las Cataratas del lado argentino.

sino, muy amplio, muy cĂłmodo y espacioso y con todas las opciones, ademĂĄs de un salĂłn en donde se juegan torneos internacionales de pĂłker. Lo visitĂŠ una sola noche, tirĂŠ un par de fichas en la ruleta en nĂşmeros que no tenĂ­an nada en comĂşn con los que salieron y me fui. No es la mĂ­a.

ace 20 aĂąos iniciĂł el camino una banda de rock de El Palomar que, al final de su primera temporada de pequeĂąos shows, consiguiĂł algo parecido a la consagraciĂłn: los Redonditos de Ricota la votaron como “RevelaciĂłn del aĂąoâ€? en una encuesta promovida por un importante diario de tirada nacional. Luego fue la historia conocida. Los Piojos, ese grupo que habĂ­a arrancado con mĂĄs entusiasmo que otras cosas, protagonizarĂ­a un furibundo crecimiento en los aĂąos ’90, instalado por merecimientos propios en la proa del rock barrial que, junto a la cumbia villera, fue una respuesta rebelde, cuasi punk, al menemismo, y llegarĂ­a a ser el nĂşmero mĂĄs popular, por espĂ­ritu y por convocatoria, de la escena del rock nacional en la primera dĂŠcada del nuevo siglo. Con una propuesta de calidad, ademĂĄs. Pero el sueĂąo terminĂł en el otoĂąo del aĂąo pasado, cuando el combo que parecĂ­a la perfecta cristalizaciĂłn del sueĂąo de amigos hecho realidad, se desintegrĂł luego de una implosiĂłn con detalles poco gratos para su inmensa cofradĂ­a de seguidores. Ahora, su lĂ­der, AndrĂŠs Ciro MartĂ­nez, o Ciro a secas, estĂĄ comenzando su carrera solista y la circunstancia parece anunciar sin vueltas que hay, en ĂŠl, otro Indio Solari. No es algo menor en una escena de la mĂşsica nacional devastada, luego de que Mercedes Sosa, RubĂŠn JuĂĄrez y Ariel RamĂ­rez marcharan al silencio, con Gustavo Cerati que no consigue despertar, con LeĂłn Gieco que tarda demasiado en sumar novedades a su repertorio y con Charly GarcĂ­a que, aunque emotivamente recuperado, estĂĄ lejos de ser quien fue. AndrĂŠs Ciro apunta, directo, a ser una nueva bestia rock. Como el ex lĂ­der de los Redondos, con un pasado pisado por el calendario pero seductor para ser aĂąorado, sobre todo por quienes no llegaron a vivirlo en carne propia, y

con un presente de pulso firme que asegura baile, coros tribuneros y transpiraciĂłn en megaconciertos de estadios. AsĂ­ suele ser la vida, con cĂ­rculos que se cierran de manera casi insĂłlita.

QuiĂŠn es este muchacho AndrĂŠs Ciro pertenece a la raza de los famosos desconocidos. Pese a ser sĂłlo una parte de un grupo, su condiciĂłn de frontman de Los Piojos hizo archiconocido su rostro. Por eso es imposible que hoy vaya por la calle y no haya jovencitos y adolescentes que no lo conozcan. Sobre todo en los grandes centros urbanos. Pero de su vida personal se sabe poco y nada. Las revistas del corazĂłn registraron una vez, casi de paso, que a mediados de esta dĂŠcada fue pareja de Julieta Cardinali, la actriz que inmediatamente despuĂŠs de ese romance entablarĂ­a una relaciĂłn amorosa con AndrĂŠs Calamaro que ahora es matrimonio con papeles. Y nada mĂĄs. SĂłlo sus conocidos y amigos de muchos aĂąos saben que, antes de hacerse famoso en el mundo del rock, trabajĂł de fumigador (ÂżLos Piojos podrĂ­an haberse llamado Las Cucarachas?) y que fue empleado de una librerĂ­a mayorista junto a su amigo Micky RodrĂ­guez, luego el bajista de su banda. En tĂŠrminos musicales, AndrĂŠs Ciro viene de una raĂ­z puramente rockera con sangre Rolling Stones: ĂŠsa es su primera influencia. Y hoy se mueve con soltura en varios frentes, despuĂŠs de que, gracias a los diversos aportes que hicieron los otros integrantes, Los Piojos tuvie-

ran buenas experiencias con el candombe, la murga, el tango, el reggae y la balada. Y en materia de textos, sus letras han sido y son interesantes frescos de la vida cotidiana en ese mundo de millones conocido como Gran Buenos Aires, con una particular recurrencia a las onomatopeyas en los estribillos que fueron centro de crĂ­ticas ĂĄcidas por parte de algunos colegas suyos pero que, en realidad, tienen directa conexiĂłn con el primer rock’n’roll, aquel de Little Richard y Chuck Berry. ÂżAcaso no hay contacto entre “El Farolitoâ€? (uĂł papa- uĂł pa-pa-uĂł-pa-pa-uĂłoo) y “Tutti fruttiâ€? (a-wop-bop-a-loon-bop-aboom-bam-boom)? En muchas de sus canciones hay una lĂ­nea ideolĂłgica, ubicable en el pensamiento nacional y popular que tiene a Arturo Jauretche como principal referente (“San Jauretcheâ€? de Los Piojos, publicado en el 2000, luego de una dĂŠcada de menemismo, dice “Hubo un dĂ­a en que la historia nos dio la oportunidad de ser un paĂ­s con gloria o un granero colonial, pero faltĂł la grandeza de tener buena visiĂłn; por tapados de visĂłn y perfumes de ParĂ­s, quisieron de este paĂ­s hacer la pequeĂąa Europa: gaucho, indio y negro, a quemarropa fueron borrados de aquĂ­ (‌) Sarmiento y Mitre entregados a las cadenas forĂĄneas, el sillĂłn y Rivadavia hoy encuentran sucesores. QuĂŠ les voy a hablar de amores y relaciones carnales, todos sabemos los males que hay donde estamos parados por culpa de unos tarados y unos cuantos criminales. Yo le pido a San Jauretche que venga la buena lecheâ€?. En la misma senda parecerĂ­a estar “Paso a pasoâ€? de su nuevo disco, el solista: “Somos hombres de la tierra de LatinoamĂŠrica, descendemos de los indios, de Europa y Ă frica; siempre hubo algĂşn imperio que impidiĂł la libertad, siempre compraron cipayos que traicionan, la verdad. Uh, ya es tiempo de empezar, uh, paso a paso, a caminarâ€?.

Estreno en CĂłrdoba Movido por la ansiedad de pisar de nuevo un escenario, AndrĂŠs Ciro estrenĂł su banda en CĂłrdoba a fin del aĂąo pasado con un pequeĂąo show en el club de rock Captain Blue. El debut grande tiene fecha: el 14 de agosto en el Orfeo. Otra vez CĂłrdoba. Y despuĂŠs harĂĄ Buenos Aires, en el Luna Park, el 22 de setiembre. Para entonces, especialmente para la naciĂłn piojosa, habrĂĄ pasado el invierno y serĂĄ la primavera.

Otra vez haciendo historia El punto del país que alumbró los festivales de La Falda y Chateau Rock, hoy casi una leyenda, y que sostiene el Cosquín Rock, el mås importante (y mås federal) del país, sigue siendo escenario de grandes acontecimientos del rock local. Fue cuna del nacimiento de Sumo –en Traslasierra, Luca Prodan gestó el grupo, fundamental para el rock de los 80- y sede del último concierto de los Redonditos de Ricota, que tuvo lugar en el Chateau en agosto de 2001. Ahora es el punto de partido de la carrera personal de AndrÊs Ciro, que sonarå con Los Persas un mes y unos días antes que en el Luna Park, para envidia de los porteùos. En esto, al menos, vamos en punta.

21

19

22

"DSUNQ 

Hoteles y Spa

IguazĂş Grand Resort Spa & Casino

Una virtud del lado argentino

I

r a las Cataratas y alojarse del lado argentino puede tener sus ventajas si uno elije bien. Ademås del maravilloso Sheraton, que estå dentro del mismo Parque Nacional y cuyas habitaciones mås caras tienen vista directa a la Garganta del Diablo, si uno no quiere invertir tanto o prefiere quedarse mås días con el mismo presupuesto y en un confortable hotel, una recomendable opción es el Iguazú Grand Resort Spa & Casino, un hotel tradicional ubicado en el ingreso a Puerto Iguazú que se mantiene en óptimas condiciones y con todos los servicios a pleno. Lo primero que sobresale de este hotel es la inmejorable atención, desde el personal de reservas, hasta los chicos de recepción y el servicio de habitaciones son excelentes, cinco estrellas con todas los brillos, de lo mejor que he visto en los cientos de hoteles en los que estuve y esto, sin dudas, habla de una muy buena selección e incentivación del personal. Lo que sigue en orden de aparición son las amplias y confortables habitaciones, con camas muy cómodas, buen mobiliario, LCD de 42�, equipo de música con MP3 y puerto USB, vestidor, caja fuerte y un baùo sectorizado con hidromasaje para dos personas (en las suites hay otro baùo mås pequeùo). Los amenities estån muy bien e incluyen has-

20


IguazĂş Grand Resort Spa & Casino

Una virtud del lado argentino

I

r a las Cataratas y alojarse del lado argentino puede tener sus ventajas si uno elije bien. Ademås del maravilloso Sheraton, que estå dentro del mismo Parque Nacional y cuyas habitaciones mås caras tienen vista directa a la Garganta del Diablo, si uno no quiere invertir tanto o prefiere quedarse mås días con el mismo presupuesto y en un confortable hotel, una recomendable opción es el Iguazú Grand Resort Spa & Casino, un hotel tradicional ubicado en el ingreso a Puerto Iguazú que se mantiene en óptimas condiciones y con todos los servicios a pleno. Lo primero que sobresale de este hotel es la inmejorable atención, desde el personal de reservas, hasta los chicos de recepción y el servicio de habitaciones son excelentes, cinco estrellas con todas los brillos, de lo mejor que he visto en los cientos de hoteles en los que estuve y esto, sin dudas, habla de una muy buena selección e incentivación del personal. Lo que sigue en orden de aparición son las amplias y confortables habitaciones, con camas muy cómodas, buen mobiliario, LCD de 42�, equipo de música con MP3 y puerto USB, vestidor, caja fuerte y un baùo sectorizado con hidromasaje para dos personas (en las suites hay otro baùo mås pequeùo). Los amenities estån muy bien e incluyen has-

ta sales de baĂąo, a lo que se puede agregar pantuflas individuales. SĂłlo falta la plancha y la tabla y mejorar la climatizaciĂłn, el Ăşnico punto bajo, ya que en nuestra habitaciĂłn hubo problemas con el encendido de la calefacciĂłn, algo que solucionaron con mucha voluntad y un par de radiadores portĂĄtiles que, de paso, me sirvieron para secar las medias que me mojĂŠ en las Cataratas. El gimnasio y el spa son un punto muy alto de este hotel. Tiene una gran pileta climatizada de 19 metros por 8, y un amplio hidromasaje, ademĂĄs de sauna y baĂąo turco, ambos unisex y siempre encendidos durante la hora de atenciĂłn, algo poco comĂşn en otros hoteles. Hay frutas y agua mineral a disposiciĂłn de los huĂŠspedes y un buen servicio extra de masajes y terapias, ademĂĄs de salas de reposo y amplios vestidores. Muchos metros cuadrados y todo encendido y en buen estado, como debe ser. Los espacios comunes del ho-

Como anexo y para los amantes de los juegos de azar estĂĄ el ca-

tel tambiĂŠn son muy acogedores, no le vendrĂ­an mal un par de computadoras mĂĄs al bussines center, pero lo demĂĄs es ideal. Me llamĂł la atenciĂłn una biblioteca bien surtida de libros muy actuales y en varios idiomas. Es un placer recorrer tanto el jardĂ­n como el parque que da a la selva. En el primero hay tres grandes piletas conectadas, en tres niveles diferentes, que me quedĂŠ con ganas de volver a disfrutar en el verano. En el segundo, un lago artificial con grandes peces de colores y una buena ornamentaciĂłn vegetal, lo que regala un paisaje muy gratificante. El desayuno es buffet y abundante, incluye opciones en comidas frĂ­as y calientes, una aceptable variedad de panes y tortas y un buen surtido de jugos naturales y frutas. El restaurante tiene buena calidad general, aunque es muy corta la carta de vinos y, aunque ofrecen una copa de champagne de cortesĂ­a, los conocedores no pueden sino, muy amplio, muy cĂłmodo y espacioso y con todas las opciones, ademĂĄs de un salĂłn en donde se juegan torneos internacionales de pĂłker. Lo visitĂŠ una sola noche, tirĂŠ un par de fichas en la ruleta en nĂşmeros que no tenĂ­an nada en comĂşn con los que salieron y me fui. No es la mĂ­a.

Por Cachito RectilĂ­neo

Por VĂ­ctor Pintos

victor@victorpintos.com.ar http://www.facebook.com/rectilineo

H

mĂĄs que mojarse los labios y dejar la copa llena de adorno (es Mercier). Otro punto medio fue una entrada de fiambres con embutidos que no eran de la mejor calidad, pero, por lo demĂĄs, mi amigo Battaglino lo aprobarĂ­a. Muy buenas las carnes, las pastas y los pescados, y muy recomendable la sopa paraguaya como entrada, que es tan buena que deja gusto a poco. La seguridad es otro de los componentes sobresalientes de este hotel. Tan imperceptible como eficiente. En nuestra estadĂ­a olvidamos una cĂĄmara digital en el bussines y fue sĂłlo llamar a la recepciĂłn para que nos dijeran que ya la tenĂ­an bajo su resguardo. Como dato curioso comprobĂŠ que el hotel estaba lleno de brasileros. Casi el 80 por ciento de los huĂŠspedes hablaba en portuguĂŠs. Ellos tambiĂŠn estaban disfrutando del Grand IguazĂş, una de las ventajas de ver las Cataratas del lado argentino.

ace 20 aĂąos iniciĂł el camino una banda de rock de El Palomar que, al final de su primera temporada de pequeĂąos shows, consiguiĂł algo parecido a la consagraciĂłn: los Redonditos de Ricota la votaron como “RevelaciĂłn del aĂąoâ€? en una encuesta promovida por un importante diario de tirada nacional. Luego fue la historia conocida. Los Piojos, ese grupo que habĂ­a arrancado con mĂĄs entusiasmo que otras cosas, protagonizarĂ­a un furibundo crecimiento en los aĂąos ’90, instalado por merecimientos propios en la proa del rock barrial que, junto a la cumbia villera, fue una respuesta rebelde, cuasi punk, al menemismo, y llegarĂ­a a ser el nĂşmero mĂĄs popular, por espĂ­ritu y por convocatoria, de la escena del rock nacional en la primera dĂŠcada del nuevo siglo. Con una propuesta de calidad, ademĂĄs. Pero el sueĂąo terminĂł en el otoĂąo del aĂąo pasado, cuando el combo que parecĂ­a la perfecta cristalizaciĂłn del sueĂąo de amigos hecho realidad, se desintegrĂł luego de una implosiĂłn con detalles poco gratos para su inmensa cofradĂ­a de seguidores. Ahora, su lĂ­der, AndrĂŠs Ciro MartĂ­nez, o Ciro a secas, estĂĄ comenzando su carrera solista y la circunstancia parece anunciar sin vueltas que hay, en ĂŠl, otro Indio Solari. No es algo menor en una escena de la mĂşsica nacional devastada, luego de que Mercedes Sosa, RubĂŠn JuĂĄrez y Ariel RamĂ­rez marcharan al silencio, con Gustavo Cerati que no consigue despertar, con LeĂłn Gieco que tarda demasiado en sumar novedades a su repertorio y con Charly GarcĂ­a que, aunque emotivamente recuperado, estĂĄ lejos de ser quien fue. AndrĂŠs Ciro apunta, directo, a ser una nueva bestia rock. Como el ex lĂ­der de los Redondos, con un pasado pisado por el calendario pero seductor para ser aĂąorado, sobre todo por quienes no llegaron a vivirlo en carne propia, y

con un presente de pulso firme que asegura baile, coros tribuneros y transpiraciĂłn en megaconciertos de estadios. AsĂ­ suele ser la vida, con cĂ­rculos que se cierran de manera casi insĂłlita.

QuiĂŠn es este muchacho AndrĂŠs Ciro pertenece a la raza de los famosos desconocidos. Pese a ser sĂłlo una parte de un grupo, su condiciĂłn de frontman de Los Piojos hizo archiconocido su rostro. Por eso es imposible que hoy vaya por la calle y no haya jovencitos y adolescentes que no lo conozcan. Sobre todo en los grandes centros urbanos. Pero de su vida personal se sabe poco y nada. Las revistas del corazĂłn registraron una vez, casi de paso, que a mediados de esta dĂŠcada fue pareja de Julieta Cardinali, la actriz que inmediatamente despuĂŠs de ese romance entablarĂ­a una relaciĂłn amorosa con AndrĂŠs Calamaro que ahora es matrimonio con papeles. Y nada mĂĄs. SĂłlo sus conocidos y amigos de muchos aĂąos saben que, antes de hacerse famoso en el mundo del rock, trabajĂł de fumigador (ÂżLos Piojos podrĂ­an haberse llamado Las Cucarachas?) y que fue empleado de una librerĂ­a mayorista junto a su amigo Micky RodrĂ­guez, luego el bajista de su banda. En tĂŠrminos musicales, AndrĂŠs Ciro viene de una raĂ­z puramente rockera con sangre Rolling Stones: ĂŠsa es su primera influencia. Y hoy se mueve con soltura en varios frentes, despuĂŠs de que, gracias a los diversos aportes que hicieron los otros integrantes, Los Piojos tuvie-

ran buenas experiencias con el candombe, la murga, el tango, el reggae y la balada. Y en materia de textos, sus letras han sido y son interesantes frescos de la vida cotidiana en ese mundo de millones conocido como Gran Buenos Aires, con una particular recurrencia a las onomatopeyas en los estribillos que fueron centro de crĂ­ticas ĂĄcidas por parte de algunos colegas suyos pero que, en realidad, tienen directa conexiĂłn con el primer rock’n’roll, aquel de Little Richard y Chuck Berry. ÂżAcaso no hay contacto entre “El Farolitoâ€? (uĂł papa- uĂł pa-pa-uĂł-pa-pa-uĂłoo) y “Tutti fruttiâ€? (a-wop-bop-a-loon-bop-aboom-bam-boom)? En muchas de sus canciones hay una lĂ­nea ideolĂłgica, ubicable en el pensamiento nacional y popular que tiene a Arturo Jauretche como principal referente (“San Jauretcheâ€? de Los Piojos, publicado en el 2000, luego de una dĂŠcada de menemismo, dice “Hubo un dĂ­a en que la historia nos dio la oportunidad de ser un paĂ­s con gloria o un granero colonial, pero faltĂł la grandeza de tener buena visiĂłn; por tapados de visĂłn y perfumes de ParĂ­s, quisieron de este paĂ­s hacer la pequeĂąa Europa: gaucho, indio y negro, a quemarropa fueron borrados de aquĂ­ (‌) Sarmiento y Mitre entregados a las cadenas forĂĄneas, el sillĂłn y Rivadavia hoy encuentran sucesores. QuĂŠ les voy a hablar de amores y relaciones carnales, todos sabemos los males que hay donde estamos parados por culpa de unos tarados y unos cuantos criminales. Yo le pido a San Jauretche que venga la buena lecheâ€?. En la misma senda parecerĂ­a estar “Paso a pasoâ€? de su nuevo disco, el solista: “Somos hombres de la tierra de LatinoamĂŠrica, descendemos de los indios, de Europa y Ă frica; siempre hubo algĂşn imperio que impidiĂł la libertad, siempre compraron cipayos que traicionan, la verdad. Uh, ya es tiempo de empezar, uh, paso a paso, a caminarâ€?.

Estreno en CĂłrdoba Movido por la ansiedad de pisar de nuevo un escenario, AndrĂŠs Ciro estrenĂł su banda en CĂłrdoba a fin del aĂąo pasado con un pequeĂąo show en el club de rock Captain Blue. El debut grande tiene fecha: el 14 de agosto en el Orfeo. Otra vez CĂłrdoba. Y despuĂŠs harĂĄ Buenos Aires, en el Luna Park, el 22 de setiembre. Para entonces, especialmente para la naciĂłn piojosa, habrĂĄ pasado el invierno y serĂĄ la primavera.

Otra vez haciendo historia El punto del país que alumbró los festivales de La Falda y Chateau Rock, hoy casi una leyenda, y que sostiene el Cosquín Rock, el mås importante (y mås federal) del país, sigue siendo escenario de grandes acontecimientos del rock local. Fue cuna del nacimiento de Sumo –en Traslasierra, Luca Prodan gestó el grupo, fundamental para el rock de los 80- y sede del último concierto de los Redonditos de Ricota, que tuvo lugar en el Chateau en agosto de 2001. Ahora es el punto de partido de la carrera personal de AndrÊs Ciro, que sonarå con Los Persas un mes y unos días antes que en el Luna Park, para envidia de los porteùos. En esto, al menos, vamos en punta.

22

19

"DSUNQ 

Hoteles y Spa

21

20


E

s la estatua mĂĄs antigua de CĂłrdoba, y carga con una historia ciertamente tan singular, como poco conocida a nivel general. Hablamos de la escultura ecuestre del general JosĂŠ MarĂ­a Paz, que desde lo alto del parque autĂłctono domina la subida al Cerro de las Rosas. Dirigiendo su mirada adonde se disputĂł la batalla de la Tablada, desde uno de los mejores miradores que tiene la ciudad de CĂłrdoba. No fue ese el sitio original de su emplazamiento. La figura de don JosĂŠ MarĂ­a estuvo en sus inicios, y por casi un siglo, en el centro de la ciudad donde hoy,

pintor durante buena parte de su vida, y sĂłlo en su etapa madura se volcĂł hacia la escultura, era uno de los mĂĄs reconocidos artistas en el ramo.

El significado de las patas

Los servicios

A comienzos de diciembre, el nuevo Sanatorio Allende contarĂĄ con los servicios de internaciĂłn general (27 habitaciones), terapia intensiva y unidad coronaria (7 habitaciones), neonatologĂ­a (8 cunas), unidad quirĂşrgica (3 quirĂłfanos), Obstetricia (2 salas de partos), Hospital de dĂ­a (14 habitaciones), Emergencias (11 boxes de atenciĂłn), Banco de sangre, Centro de diagnĂłstico. Rayos x, TomografĂ­a computada, EcografĂ­a, MamografĂ­a, Laboratorio de anĂĄlisis clĂ­nicos y Litotricia. TambiĂŠn dispondrĂĄ de un ĂĄrea de direcciĂłn, administraciĂłn y servicios generales: centro de cĂłmputos, cocina, centro de esterilizaciĂłn, farmacia, restaurante para el pĂşblico, vestuarios y comedor para el personal de la instituciĂłn. EstĂĄ previsto el estacionamiento en planta baja y primer piso, depĂłsitos, talleres de mantenimiento, morgue y una planta de tratamiento de lĂ­quidos cloacales. Entre mediados y fines de diciembre se abrirĂĄ el internado y el servicio de guardia de 24 horas que es uno de los servicios que mĂĄs necesita la zona norte. El proyecto final contempla la existencia de 180 camas y 74 habitaciones. En el pri-

mer piso estarĂĄ la sala de internaciĂłn, integrada por 18 camas compartidas y 9 camas individuales. Al lado funcionarĂĄ la sala de neonatologĂ­a y la UTI. En el primer piso habrĂĄ un puente que permitirĂĄ acceder a tres sectores: a la sala de espera de la unidad de terapia intensiva, internaciĂłn y consultorios externos. La recepciĂłn estarĂĄ al lado del hall central y contigua se encontrarĂĄ la admisiĂłn, el laboratorio y el hospital de dĂ­a, con 14 camas. Al lado estarĂĄ la Guardia y la sala de cirugĂ­a. DetrĂĄs de la recepciĂłn estarĂĄ rayos y sala de partos. Y opuesta a la administraciĂłn, la cafeterĂ­a y la farmacia abierta al pĂşblico. La rĂĄpida accesibilidad al sanatorio desde distintas arterias aportarĂĄ fluidez para el personal de salud, familiares y pacientes que acudan al sanatorio. EstĂĄn previstos tres ingresos, el principal serĂĄ por avenida Laplace y habrĂĄ dĂĄrsenas para descarga de pacientes y otras destinadas para paradas de taxis y de Ăłmnibus de transporte pĂşblico de pasajeros. “El ingreso al hall central serĂĄ amplio, luminoso y tendrĂĄ dos nĂşcleos principales integrados por escaleras y ascensores. TambiĂŠn habrĂĄ una capilla revesti-

Por Rosana A. Guerra

da en piedra con el frente vidriado en el fondo del hall central�, agregó la arquitecta Allende. TambiÊn, informó que el centro de salud tendrå otros dos ingresos, uno por calle Roberto Bunzen y esquina Pascal y el otro por calle Pascal. El de

Bunzen irĂĄ al estacionamiento existente en planta baja. Y el ingreso por Pascal serĂĄ para los autos que vayan a la cochera del subsuelo. Se instalarĂĄ un semĂĄforo de giro en Laplace y Bunzen y la calle Bunzen y Pascal serĂĄn de una sola mano.

MET acompaĂąa autorizaciĂłn previa. El Plan de esta prepaga incluye la atenciĂłn a travĂŠs de mĂŠdicos de cabecera (ClĂ­nico-Pediatra-GinecĂłlogo), quienes contemplan en forma integral cada tratamiento incorporando a su capacidad profesional un profundo conocimiento personal de cada paciente y su problemĂĄtica, atendiĂŠndolos en forma exclusiva. En psicologĂ­a y psiquiatrĂ­a cubre un coseguro por cada sesiĂłn de salud mental, con un tope de 30 sesiones al aĂąo. En los medicamentos hay descuentos del 40 por ciento en los de uso habitual con la presentaciĂłn de la prescripciĂłn mĂŠdica, la credencial y el DNI de la persona a cuyo nombre se extendiĂł. En drogas oncolĂłgicas la cobertura es del ciento por ciento, al

igual que en medicamentos del plan materno infantil (PMI) durante el primer aĂąo de vida en niĂąos nacidos bajo cobertura de esta prepaga. Y, ademĂĄs, la cobertura de medicamentos especiales es del 70 por ciento. En vacunas, la cobertura es del ciento por ciento en las incluidas en el calendario oficial, durante el primer aĂąo de vida del bebĂŠ, en niĂąos nacidos bajo cobertura MET. TambiĂŠn dispone de un Plan materno Infantil (PMI) para atenciĂłn de embarazo, del nacimiento del niĂąo y tambiĂŠn para servicios de odontologĂ­a, hemodiĂĄlisis y tratamiento radiante. A eso se agregan otras ventajas, como un servicio de asistencia al viajero a partir de los 100 kilĂłmetros de su lugar de residencia,

Cayetano Testa, gerente de MET.

con cobertura de asistencia a travĂŠs de un seguro de viajero con tope (nacional e internacional). TambiĂŠn dispone de la cobertura del ciento por ciento sin tope y sin lĂ­mite de tiempo en internaciones programadas y/o de urgencia y servicio de emergencias mĂŠdicas. 17

"DSUNQ 

Historia

En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte El origen de la primera estatua de CĂłrdoba y los motivos de su traslado

cortada en cuatro sectores por la avenida General Paz y la calle Tablada, se encuentra la denominada por Ordenanza NÂş 8787/92, “Plaza de los Presidentes Argentinos Cordobesesâ€?. AllĂ­, en 1886, por Ordenanza NÂş 88 de la joven Municipalidad cordobesa, se estableciĂł la Plaza General Paz, disponiĂŠndose que en su centro se erigiera una estatua del “Mancoâ€?. Se encomendĂł al escultor francĂŠs Jean-Alexandre-Joseph Falguière, oficial de la LegiĂłn de Honor, profesor de la escuela de bellas artes de ParĂ­s y miembro de la academia homĂłnima quien llevĂł a cabo la obra de modo contemporĂĄneo a su “Triunfo de la RepĂşblicaâ€? (1881-1886), una gran cuadriga para el Arco de Triunfo parisino. Falguière, que habĂ­a sido

La estatua fue realizada acorde a los cĂĄnones mĂĄs clĂĄsicos de las esculturas ecuestres, en particular respecto del cĂłdigo que entraĂąa la forma en que se apoyan las patas del caballo, en relaciĂłn a la vida de la persona que los monta. Ese extremo, no siempre seguido en tales figuras, habla que cuando el corcel tiene una pata levantada del suelo, quien lo “cabalgaâ€? debe haber sido herido en batalla. Dos patas levantadas significan que ha muerto durante un combate; y las cuatro pisando la base, que sobreviviĂł sin ser herido a las batallas en que participĂł. En el caso de Paz, la pata levantada del corcel refiere a su herida en el brazo derecho en la ba-

MET, Medicina Privada, creada en 1992, tambiĂŠn instalarĂĄ una oficina de informes en la nueva sede de este sanatorio polivalente de avenida Laplace. “Una de las diferencias importantes de MET con respecto a otras prepagas es que todos los profesionales de la salud que atienden en el Sanatorio Allende trabajan con nosotrosâ€?, explica su gerente general, Cayetano Testa. Esta prepaga brinda 100 por ciento de cobertura, sin tope y sin lĂ­mite por aĂąo, al igual que en exĂĄmenes complementarios de rutina y de alta complejidad. AdemĂĄs, en tratamientos auxiliares vinculados con la kinesiologĂ­a y fonoaudiologĂ­a, MET cubre el ciento por ciento, con un tope de 25 sesiones por aĂąo y por persona, con 24

18

El carismĂĄtico ex lĂ­der de Los Piojos, que acaba de publicar su primer disco como solista y eligiĂł CĂłrdoba para dar su primer gran concierto, se perfila para ser un fenĂłmeno de masas similar al que protagoniza quien fuera el conductor de Los Redonditos de Ricota. Una novedad que excede, por lejos, el mundo del rock.

PromociĂłn vĂĄlida para las compras en un pago o en hasta 3 cuotas realizadas exclusivamente los dĂ­as martes con la tarjeta de crĂŠdito Libertad Visa de Banco Hipotecario desde el 01/08/10 al 31/08/10 en todas las sucursalesde Hipermercados Libertad. Monto mĂ­nimo de compra $100. El 20% de reintegro que corresponda se harĂĄ efectivo en el respectivo resumen de cuenta donde se refleje el consumo con un mĂĄximo de reintegro mensual de $200 por cuenta considerando la sumatoria de las compras efectuadas por el titular y sus adicionales. El plan de 3 cuotas sin interĂŠs implica un CFT de 5,15% y una TNA de 0%.

En productos alimenticios, bebidas, perfumería y limpieza SIN INTERÉS

CUOTAS

3

y

HASTA

¿Un nuevo Indio Solari? A N D R É S

con tu tarjeta LIBERTAD VISA

C I R O

MARTES

Todos los MĂşsica popular


"DSUNQ 

Historia

En diciembre inauguran el

Por Rosana A. Guerra

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte El origen de la primera estatua de CĂłrdoba y los motivos de su traslado

E

s la estatua mĂĄs antigua de CĂłrdoba, y carga con una historia ciertamente tan singular, como poco conocida a nivel general. Hablamos de la escultura ecuestre del general JosĂŠ MarĂ­a Paz, que desde lo alto del parque autĂłctono domina la subida al Cerro de las Rosas. Dirigiendo su mirada adonde se disputĂł la batalla de la Tablada, desde uno de los mejores miradores que tiene la ciudad de CĂłrdoba. No fue ese el sitio original de su emplazamiento. La figura de don JosĂŠ MarĂ­a estuvo en sus inicios, y por casi un siglo, en el centro de la ciudad donde hoy,

cortada en cuatro sectores por la avenida General Paz y la calle Tablada, se encuentra la denominada por Ordenanza NÂş 8787/92, “Plaza de los Presidentes Argentinos Cordobesesâ€?. AllĂ­, en 1886, por Ordenanza NÂş 88 de la joven Municipalidad cordobesa, se estableciĂł la Plaza General Paz, disponiĂŠndose que en su centro se erigiera una estatua del “Mancoâ€?. Se encomendĂł al escultor francĂŠs Jean-Alexandre-Joseph Falguière, oficial de la LegiĂłn de Honor, profesor de la escuela de bellas artes de ParĂ­s y miembro de la academia homĂłnima quien llevĂł a cabo la obra de modo contemporĂĄneo a su “Triunfo de la RepĂşblicaâ€? (1881-1886), una gran cuadriga para el Arco de Triunfo parisino. Falguière, que habĂ­a sido

pintor durante buena parte de su vida, y sĂłlo en su etapa madura se volcĂł hacia la escultura, era uno de los mĂĄs reconocidos artistas en el ramo.

El significado de las patas La estatua fue realizada acorde a los cĂĄnones mĂĄs clĂĄsicos de las esculturas ecuestres, en particular respecto del cĂłdigo que entraĂąa la forma en que se apoyan las patas del caballo, en relaciĂłn a la vida de la persona que los monta. Ese extremo, no siempre seguido en tales figuras, habla que cuando el corcel tiene una pata levantada del suelo, quien lo “cabalgaâ€? debe haber sido herido en batalla. Dos patas levantadas significan que ha muerto durante un combate; y las cuatro pisando la base, que sobreviviĂł sin ser herido a las batallas en que participĂł. En el caso de Paz, la pata levantada del corcel refiere a su herida en el brazo derecho en la ba-

Los servicios

A comienzos de diciembre, el nuevo Sanatorio Allende contarĂĄ con los servicios de internaciĂłn general (27 habitaciones), terapia intensiva y unidad coronaria (7 habitaciones), neonatologĂ­a (8 cunas), unidad quirĂşrgica (3 quirĂłfanos), Obstetricia (2 salas de partos), Hospital de dĂ­a (14 habitaciones), Emergencias (11 boxes de atenciĂłn), Banco de sangre, Centro de diagnĂłstico. Rayos x, TomografĂ­a computada, EcografĂ­a, MamografĂ­a, Laboratorio de anĂĄlisis clĂ­nicos y Litotricia. TambiĂŠn dispondrĂĄ de un ĂĄrea de direcciĂłn, administraciĂłn y servicios generales: centro de cĂłmputos, cocina, centro de esterilizaciĂłn, farmacia, restaurante para el pĂşblico, vestuarios y comedor para el personal de la instituciĂłn. EstĂĄ previsto el estacionamiento en planta baja y primer piso, depĂłsitos, talleres de mantenimiento, morgue y una planta de tratamiento de lĂ­quidos cloacales. Entre mediados y fines de diciembre se abrirĂĄ el internado y el servicio de guardia de 24 horas que es uno de los servicios que mĂĄs necesita la zona norte. El proyecto final contempla la existencia de 180 camas y 74 habitaciones. En el pri-

mer piso estarĂĄ la sala de internaciĂłn, integrada por 18 camas compartidas y 9 camas individuales. Al lado funcionarĂĄ la sala de neonatologĂ­a y la UTI. En el primer piso habrĂĄ un puente que permitirĂĄ acceder a tres sectores: a la sala de espera de la unidad de terapia intensiva, internaciĂłn y consultorios externos. La recepciĂłn estarĂĄ al lado del hall central y contigua se encontrarĂĄ la admisiĂłn, el laboratorio y el hospital de dĂ­a, con 14 camas. Al lado estarĂĄ la Guardia y la sala de cirugĂ­a. DetrĂĄs de la recepciĂłn estarĂĄ rayos y sala de partos. Y opuesta a la administraciĂłn, la cafeterĂ­a y la farmacia abierta al pĂşblico. La rĂĄpida accesibilidad al sanatorio desde distintas arterias aportarĂĄ fluidez para el personal de salud, familiares y pacientes que acudan al sanatorio. EstĂĄn previstos tres ingresos, el principal serĂĄ por avenida Laplace y habrĂĄ dĂĄrsenas para descarga de pacientes y otras destinadas para paradas de taxis y de Ăłmnibus de transporte pĂşblico de pasajeros. “El ingreso al hall central serĂĄ amplio, luminoso y tendrĂĄ dos nĂşcleos principales integrados por escaleras y ascensores. TambiĂŠn habrĂĄ una capilla revesti-

da en piedra con el frente vidriado en el fondo del hall central�, agregó la arquitecta Allende. TambiÊn, informó que el centro de salud tendrå otros dos ingresos, uno por calle Roberto Bunzen y esquina Pascal y el otro por calle Pascal. El de

autorizaciĂłn previa. El Plan de esta prepaga incluye la atenciĂłn a travĂŠs de mĂŠdicos de cabecera (ClĂ­nico-Pediatra-GinecĂłlogo), quienes contemplan en forma integral cada tratamiento incorporando a su capacidad profesional un profundo conocimiento personal de cada paciente y su problemĂĄtica, atendiĂŠndolos en forma exclusiva. En psicologĂ­a y psiquiatrĂ­a cubre un coseguro por cada sesiĂłn de salud mental, con un tope de 30 sesiones al aĂąo. En los medicamentos hay descuentos del 40 por ciento en los de uso habitual con la presentaciĂłn de la prescripciĂłn mĂŠdica, la credencial y el DNI de la persona a cuyo nombre se extendiĂł. En drogas oncolĂłgicas la cobertura es del ciento por ciento, al

igual que en medicamentos del plan materno infantil (PMI) durante el primer aĂąo de vida en niĂąos nacidos bajo cobertura de esta prepaga. Y, ademĂĄs, la cobertura de medicamentos especiales es del 70 por ciento. En vacunas, la cobertura es del ciento por ciento en las incluidas en el calendario oficial, durante el primer aĂąo de vida del bebĂŠ, en niĂąos nacidos bajo cobertura MET. TambiĂŠn dispone de un Plan materno Infantil (PMI) para atenciĂłn de embarazo, del nacimiento del niĂąo y tambiĂŠn para servicios de odontologĂ­a, hemodiĂĄlisis y tratamiento radiante. A eso se agregan otras ventajas, como un servicio de asistencia al viajero a partir de los 100 kilĂłmetros de su lugar de residencia,

Bunzen irĂĄ al estacionamiento existente en planta baja. Y el ingreso por Pascal serĂĄ para los autos que vayan a la cochera del subsuelo. Se instalarĂĄ un semĂĄforo de giro en Laplace y Bunzen y la calle Bunzen y Pascal serĂĄn de una sola mano.

MET acompaĂąa MET, Medicina Privada, creada en 1992, tambiĂŠn instalarĂĄ una oficina de informes en la nueva sede de este sanatorio polivalente de avenida Laplace. “Una de las diferencias importantes de MET con respecto a otras prepagas es que todos los profesionales de la salud que atienden en el Sanatorio Allende trabajan con nosotrosâ€?, explica su gerente general, Cayetano Testa. Esta prepaga brinda 100 por ciento de cobertura, sin tope y sin lĂ­mite por aĂąo, al igual que en exĂĄmenes complementarios de rutina y de alta complejidad. AdemĂĄs, en tratamientos auxiliares vinculados con la kinesiologĂ­a y fonoaudiologĂ­a, MET cubre el ciento por ciento, con un tope de 25 sesiones por aĂąo y por persona, con

24

Cayetano Testa, gerente de MET.

con cobertura de asistencia a travĂŠs de un seguro de viajero con tope (nacional e internacional). TambiĂŠn dispone de la cobertura del ciento por ciento sin tope y sin lĂ­mite de tiempo en internaciones programadas y/o de urgencia y servicio de emergencias mĂŠdicas. 17 18

El carismĂĄtico ex lĂ­der de Los Piojos, que acaba de publicar su primer disco como solista y eligiĂł CĂłrdoba para dar su primer gran concierto, se perfila para ser un fenĂłmeno de masas similar al que protagoniza quien fuera el conductor de Los Redonditos de Ricota. Una novedad que excede, por lejos, el mundo del rock.

PromociĂłn vĂĄlida para las compras en un pago o en hasta 3 cuotas realizadas exclusivamente los dĂ­as martes con la tarjeta de crĂŠdito Libertad Visa de Banco Hipotecario desde el 01/08/10 al 31/08/10 en todas las sucursalesde Hipermercados Libertad. Monto mĂ­nimo de compra $100. El 20% de reintegro que corresponda se harĂĄ efectivo en el respectivo resumen de cuenta donde se refleje el consumo con un mĂĄximo de reintegro mensual de $200 por cuenta considerando la sumatoria de las compras efectuadas por el titular y sus adicionales. El plan de 3 cuotas sin interĂŠs implica un CFT de 5,15% y una TNA de 0%.

En productos alimenticios, bebidas, perfumería y limpieza SIN INTERÉS

CUOTAS

y

3 HASTA

¿Un nuevo Indio Solari? A N D R É S

C I R O

con tu tarjeta LIBERTAD VISA

MARTES

Todos los MĂşsica popular


En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte

La obra estĂĄ muy avanzada y ya se puede apreciar el volumen y la importancia que tendrĂĄ. Adelantamos los servicios que prestarĂĄ en la zona de la ciudad de mayor crecimiento de los Ăşltimos aĂąos.

E

n diciembre comenzarĂĄ a funcionar la nueva sede del Sanatorio Allende en la zona norte de la ciudad. Ocupa un predio triangular de singular estĂŠtica y su entrada principal serĂĄ por avenida Laplace. Su cercanĂ­a con el Nudo Vial 14, en el ingreso a Villa Belgrano, darĂĄ accesibilidad y fluidez, tanto a los pacientes que requieran atenciĂłn ambulatoria como a los familiares que visiten a personas internadas por distintas patologĂ­as. En una primera etapa se habilitarĂĄn unos 8.000 metros cuadrados, mĂĄs la cochera, pero el

proyecto terminado ocuparĂĄ 20.000 metros cuadrados. La estructura proyectada del edificio constarĂĄ de dos subsuelos y dos pisos, la planta baja, primero y segundo. Pero en una primera etapa funcionarĂĄ la planta baja completa y el segundo subsuelo completo con la cochera y el primer piso completo. “Hace mucho tiempo que tenĂ­amos una gran demanda de atenciĂłn en salud de los vecinos de la zona norte. Por esto decidimos construir otro centro mĂŠdico en un lugar estratĂŠgico y accesible para todos los que necesiten ser atendi-

dosâ€?, explicĂł el director general administrativo de la instituciĂłn, Marcos Lozada, quien agregĂł que, con 72 aĂąos de trayectoria en el rubro, el Sanatorio Allende, creado por el doctor Guillermo Allende en 1938, “tiene como misiĂłn principal brindar un servicio mĂŠdico de alta calidad para todos sus pacientes, a travĂŠs de un equipo de profesionales altamente calificado, a lo que se suma el soporte de una moderna infraestructura y tecnologĂ­a de avanzadaâ€?. El nuevo centro de salud “contendrĂĄ un gran espacio pĂşblico de acceso general, conformando dos vo-

lúmenes semi-independientes. Uno contiene la consulta externa y el otro la hospitalización. Este último, al estar ubicado en la base del triångulo, por su tamaùo, permite la creación de un patio central, lo que hace que todos los ambientes gocen de buenas vistas e iluminación natural�, explicó una de las directoras y gerenciadoras de la obra, la arquitecta Catalina Allende. Una de las características distintivas es que sus instalaciones fueron diseùadas estratÊgicamente para que funcione un centro de salud polivalente moderno y completo.

talla de Venta y Media, que quedĂł inutilizado de por vida, de allĂ­ el apodo de “Mancoâ€?. Un rigorismo de estilo que no todas las estatuas del ramo exhiben, por caso la tĂ­pica de San MartĂ­n. En cuanto a la vestimenta de Paz, se privilegiĂł el uniforme que llevara durante la guerra de la independencia, con casaca de cuello alto con charreteras “lloronasâ€? (con flecos que le penden) y sombrero falucho, respecto del mĂĄs moderno que usara durante las guerras civiles, que constaba de casaca con doble hilera de botones y cuello bajo, ademĂĄs de gorra de visera. Se la emplazĂł en el centro de la plaza, rodeada de gruesas cadenas sostenidas entre pilares de hierro que, segĂşn la tradiciĂłn, procedĂ­an de la fundiciĂłn de caĂąones utilizados por Paz en sus batallas. El conjunto se cerraba por una verja que fue retirada aĂąos mĂĄs tarde.

Con todos los honores El monumento fue inaugurado en solemne ceremonia el 18 de diciembre de 1887. El acto fue presidido por el propio presidente de la NaciĂłn, el cordobĂŠs Miguel JuĂĄrez Celman. No es casual todo el boato con que se llevĂł a cabo el evento. No sĂłlo por ser la primera estatua con que iba a contar la ciudad, sino porque, asimismo, el monumento a Paz tenĂ­a la misiĂłn de dar a la sociedad cordo-

besa del siglo XIX un referente militar, acaso el Ăşnico posible, desde que sus homĂłlogos federales (Juan Bautista Bustos, Manuel “Quebrachoâ€? LĂłpez) se hallaban condenados al olvido. Al igual que el monumento a VĂŠlez SĂĄrsfield, inaugurado aĂąos despuĂŠs en la plaza homĂłnima, y como nos dice Waldo Ansaldi en su obra Las prĂĄcticas sociales de la conmemoraciĂłn en la CĂłrdoba de la modernizaciĂłn 1880-1914, con la erecciĂłn de tal estatua se buscaba simbolizar la presencia y el aporte de CĂłrdoba a la organizaciĂłn nacional, pero vista desde la Ăłptica de Buenos Aires. Por ello, su inauguraciĂłn es un acto a nivel nacional, con mĂĄs de 600 invitados de honor y gran desfile militar, presidido por el Presidente de la NaciĂłn en persona, Miguel JuĂĄrez Celman, previo TeDeum Laudeamus en la iglesia de Santo Domingo, por estar la Catedral con su piso en refacciones. Frente al templo se disponĂ­an en largas lĂ­neas las fuerzas militares encargadas de rendir los honores, bajo el mando del coronel Saturnino GarcĂ­a. Pocos en la CĂłrdoba de entonces quisieron perderse el espectĂĄculo. Sobre un total de 65.000 habitantes que tenĂ­a en ese entonces la ciudad, unos 20.000 asistieron a los festejos. Luego del oficio religioso, el Presidente, junto a su comitiva, se trasladĂł a pie hasta el monumento, bajo los rayos de un sol ar-

diente. Entre sus acompaĂąantes se encontraban los gobernadores de CĂłrdoba, Ambrosio Olmos, junto a sus pares de Buenos Aires, Santa Fe y TucumĂĄn, ademĂĄs de la mayorĂ­a de los ministros del gabinete nacional, los generales Emilio Mitre, Eduardo Racedo, Julio de Vedia y miembros del cuerpo diplomĂĄtico Por la noche se realizĂł un gran baile ofrecido por el Gobierno provincial en los salones de la Academia de Ciencias Exactas, con banquete incluido y que fuera iluminado por luz elĂŠctrica, toda una novedad por entonces. El cronograma de festejos, luego de descubrir la estatua el presidente, incluyĂł un gran desfile de unos 5.000 efectivos del ejĂŠrcito, entre los que se contaron los “Cadetes de Palermoâ€? (denominaciĂłn de la ĂŠpoca para los alumnos del Colegio militar de la naciĂłn), los batallones de “cabos y sargentosâ€? (que luego darĂ­an lugar a la Escuela de Suboficiales del ejĂŠrcito), el 2 de artillerĂ­a, los regimientos 4,5,6, y 10 de infanterĂ­a de lĂ­nea y el 11 de caballerĂ­a. “Fue ciertamente un espectĂĄculo brillante, y hubiera satisfecho la expectativa popular en Nueva York, Londres o ParĂ­sâ€?, informarĂ­a Bayless Hanna, embajador de los Estados Unidos, al Departamento de Estado de su paĂ­s. El mismo dĂ­a y al mismo tiempo, en la ciudad de Buenos Aires, el vicepresidente Carlos Pellegrini, inauguraba con similar despliegue

Por Luis Carranza Torres luiscarranzatorres@gmail.com

la columna en honor al general Lavalle. Es que el liberalismo positivista de los ochenta se sentĂ­a ideolĂłgicamente mĂĄs cercanos a las “civilizadasâ€? figuras del unitarismo, que a los “bĂĄrbarosâ€? caudillos federales.

El traslado Conocida popularmente como la “Plaza del caballoâ€?, al decidirse en el aĂąo 1970 durante la intendencia de Hubo Taboada, y como parte de la refuncionalizaciĂłn del trĂĄfico del ĂĄrea central, la ampliaciĂłn de la avenida General Paz y la continuaciĂłn de la calle Tablada, ello dejĂł dividida en cuatro a la plaza, y debiĂł darse a la estatua emplazada en su parte central, un nuevo sitio. Fue entonces que el Manco, escapĂł en 1971 de un casco cĂŠntrico cada vez mĂĄs tumultuoso, para mudarse a nuestra zona. El lugar elegido, no estaba exento de significaciĂłn histĂłrica. Era en las proximidades donde se habĂ­a librado la batalla de La Tablada, en contra de Quiroga y Bustos. Se lo orientĂł, en lo alto del parque, para que diera su frente hacia tal direcciĂłn, pero por esas cosas de la urbanĂ­stica, el lugar donde estĂĄ emplazada no era, durante la batalla de La Tablada, el campo propio de sus tropas, sino el de sus antagonistas, las fuerzas federales.

16 26

En el marco del decimo quinto aniversario de Ediciones del Boulevard, uno de los sellos editoriales mås importantes del interior del país, y coincidente con la fecha de su primera publicación: Como vivido cien veces, de Cristina Bajo, se presentó el pasado 27 de julio la novela El Cristo de Setúbal, de Matías Mazzoni, uno de los últimos lanzamientos de la editorial. La presentación tuvo lugar en ¨Casa de Pepino¨ y estuvo a cargo

15

del periodista y escritor Juan Antonio Castro Torres. El Cristo de SetĂşbal transcurre en 1635 y cuenta las peripecias de Amadeu, un talentoso inventor portuguĂŠs que, cansado de sus penurias econĂłmicas - y a riesgo de caer en manos de la Santa InquisiciĂłn- decide utilizar sus conocimientos para construir una redituable farsa: Un templo hecho de milagros que no son sino ilusiones en base a artificios mecĂĄnicos.

Pero Amadeu es sĂłlo el extremo de un triĂĄngulo cuyos otros dos vĂŠrtices son LeĂłnidas de Souza, un limitado escultor, y la hermosa Laurinda, una religiosa

recluida en un monasterio de Lisboa a causa de un traumĂĄtico suceso; personajes que resultan clave en la trama de ĂŠsta atrapante novela.

MatĂ­as Mazzoni y Juan Antonio Castro Torres

Aniversario de Ediciones del Boulevard El EdĂŠn Fauna y Flora y revista Por La Recta organizan una campaĂąa para llevar cuadernos, lĂĄpices, hojas, fibras y todo lo que sirva para dibujar a los chicos del Amazonas. Karina Mascchio, coordinadora de la campaĂąa, explica que a estos chicos “les gusta dibujar y en sus dibujos plasman la naturaleza, lo que ven, lo que vivenâ€?. “Por eso _agrega_, se trata

de un intercambio, ellos, a travĂŠs de sus dibujos, nos aportan claves para volver a entendernos con la naturaleza, para salvarla y salvarnos. Nos enseĂąan la conexiĂłn que ellos tienen con la naturaleza, con los tiempos, con el espacio. Ellos logran la felicidad con muchas menos cosas que nosotros y su filosofĂ­a estĂĄ muy relacionada con lo que pescan y cazan para el dĂ­a. Esos ele-

CampaĂąa de La Recta al Amazonas Al toque

mentos nos pueden servir para reflexionar, para medir, para tranquilizarnos un poco�. Los útiles para dibujar se receptan hasta fines de septiembre próximo en 360 Nexo, local 630 del Paseo Lugones del Híper Libertad, que es justo el que estå en la entrada por la calle techada. Mås información al (0351) 155-127966 o al (03543) 15601889.

"DSUNQ 

En obras


En obras

En diciembre inauguran el

El General Paz se muda al Cerro

Sanatorio Allende zona norte

La obra estĂĄ muy avanzada y ya se puede apreciar el volumen y la importancia que tendrĂĄ. Adelantamos los servicios que prestarĂĄ en la zona de la ciudad de mayor crecimiento de los Ăşltimos aĂąos.

E

n diciembre comenzarĂĄ a funcionar la nueva sede del Sanatorio Allende en la zona norte de la ciudad. Ocupa un predio triangular de singular estĂŠtica y su entrada principal serĂĄ por avenida Laplace. Su cercanĂ­a con el Nudo Vial 14, en el ingreso a Villa Belgrano, darĂĄ accesibilidad y fluidez, tanto a los pacientes que requieran atenciĂłn ambulatoria como a los familiares que visiten a personas internadas por distintas patologĂ­as. En una primera etapa se habilitarĂĄn unos 8.000 metros cuadrados, mĂĄs la cochera, pero el

proyecto terminado ocuparĂĄ 20.000 metros cuadrados. La estructura proyectada del edificio constarĂĄ de dos subsuelos y dos pisos, la planta baja, primero y segundo. Pero en una primera etapa funcionarĂĄ la planta baja completa y el segundo subsuelo completo con la cochera y el primer piso completo. “Hace mucho tiempo que tenĂ­amos una gran demanda de atenciĂłn en salud de los vecinos de la zona norte. Por esto decidimos construir otro centro mĂŠdico en un lugar estratĂŠgico y accesible para todos los que necesiten ser atendi-

dosâ€?, explicĂł el director general administrativo de la instituciĂłn, Marcos Lozada, quien agregĂł que, con 72 aĂąos de trayectoria en el rubro, el Sanatorio Allende, creado por el doctor Guillermo Allende en 1938, “tiene como misiĂłn principal brindar un servicio mĂŠdico de alta calidad para todos sus pacientes, a travĂŠs de un equipo de profesionales altamente calificado, a lo que se suma el soporte de una moderna infraestructura y tecnologĂ­a de avanzadaâ€?. El nuevo centro de salud “contendrĂĄ un gran espacio pĂşblico de acceso general, conformando dos vo-

lúmenes semi-independientes. Uno contiene la consulta externa y el otro la hospitalización. Este último, al estar ubicado en la base del triångulo, por su tamaùo, permite la creación de un patio central, lo que hace que todos los ambientes gocen de buenas vistas e iluminación natural�, explicó una de las directoras y gerenciadoras de la obra, la arquitecta Catalina Allende. Una de las características distintivas es que sus instalaciones fueron diseùadas estratÊgicamente para que funcione un centro de salud polivalente moderno y completo.

talla de Venta y Media, que quedĂł inutilizado de por vida, de allĂ­ el apodo de “Mancoâ€?. Un rigorismo de estilo que no todas las estatuas del ramo exhiben, por caso la tĂ­pica de San MartĂ­n. En cuanto a la vestimenta de Paz, se privilegiĂł el uniforme que llevara durante la guerra de la independencia, con casaca de cuello alto con charreteras “lloronasâ€? (con flecos que le penden) y sombrero falucho, respecto del mĂĄs moderno que usara durante las guerras civiles, que constaba de casaca con doble hilera de botones y cuello bajo, ademĂĄs de gorra de visera. Se la emplazĂł en el centro de la plaza, rodeada de gruesas cadenas sostenidas entre pilares de hierro que, segĂşn la tradiciĂłn, procedĂ­an de la fundiciĂłn de caĂąones utilizados por Paz en sus batallas. El conjunto se cerraba por una verja que fue retirada aĂąos mĂĄs tarde.

Con todos los honores El monumento fue inaugurado en solemne ceremonia el 18 de diciembre de 1887. El acto fue presidido por el propio presidente de la NaciĂłn, el cordobĂŠs Miguel JuĂĄrez Celman. No es casual todo el boato con que se llevĂł a cabo el evento. No sĂłlo por ser la primera estatua con que iba a contar la ciudad, sino porque, asimismo, el monumento a Paz tenĂ­a la misiĂłn de dar a la sociedad cordo-

besa del siglo XIX un referente militar, acaso el Ăşnico posible, desde que sus homĂłlogos federales (Juan Bautista Bustos, Manuel “Quebrachoâ€? LĂłpez) se hallaban condenados al olvido. Al igual que el monumento a VĂŠlez SĂĄrsfield, inaugurado aĂąos despuĂŠs en la plaza homĂłnima, y como nos dice Waldo Ansaldi en su obra Las prĂĄcticas sociales de la conmemoraciĂłn en la CĂłrdoba de la modernizaciĂłn 1880-1914, con la erecciĂłn de tal estatua se buscaba simbolizar la presencia y el aporte de CĂłrdoba a la organizaciĂłn nacional, pero vista desde la Ăłptica de Buenos Aires. Por ello, su inauguraciĂłn es un acto a nivel nacional, con mĂĄs de 600 invitados de honor y gran desfile militar, presidido por el Presidente de la NaciĂłn en persona, Miguel JuĂĄrez Celman, previo TeDeum Laudeamus en la iglesia de Santo Domingo, por estar la Catedral con su piso en refacciones. Frente al templo se disponĂ­an en largas lĂ­neas las fuerzas militares encargadas de rendir los honores, bajo el mando del coronel Saturnino GarcĂ­a. Pocos en la CĂłrdoba de entonces quisieron perderse el espectĂĄculo. Sobre un total de 65.000 habitantes que tenĂ­a en ese entonces la ciudad, unos 20.000 asistieron a los festejos. Luego del oficio religioso, el Presidente, junto a su comitiva, se trasladĂł a pie hasta el monumento, bajo los rayos de un sol ar-

diente. Entre sus acompaĂąantes se encontraban los gobernadores de CĂłrdoba, Ambrosio Olmos, junto a sus pares de Buenos Aires, Santa Fe y TucumĂĄn, ademĂĄs de la mayorĂ­a de los ministros del gabinete nacional, los generales Emilio Mitre, Eduardo Racedo, Julio de Vedia y miembros del cuerpo diplomĂĄtico Por la noche se realizĂł un gran baile ofrecido por el Gobierno provincial en los salones de la Academia de Ciencias Exactas, con banquete incluido y que fuera iluminado por luz elĂŠctrica, toda una novedad por entonces. El cronograma de festejos, luego de descubrir la estatua el presidente, incluyĂł un gran desfile de unos 5.000 efectivos del ejĂŠrcito, entre los que se contaron los “Cadetes de Palermoâ€? (denominaciĂłn de la ĂŠpoca para los alumnos del Colegio militar de la naciĂłn), los batallones de “cabos y sargentosâ€? (que luego darĂ­an lugar a la Escuela de Suboficiales del ejĂŠrcito), el 2 de artillerĂ­a, los regimientos 4,5,6, y 10 de infanterĂ­a de lĂ­nea y el 11 de caballerĂ­a. “Fue ciertamente un espectĂĄculo brillante, y hubiera satisfecho la expectativa popular en Nueva York, Londres o ParĂ­sâ€?, informarĂ­a Bayless Hanna, embajador de los Estados Unidos, al Departamento de Estado de su paĂ­s. El mismo dĂ­a y al mismo tiempo, en la ciudad de Buenos Aires, el vicepresidente Carlos Pellegrini, inauguraba con similar despliegue

Por Luis Carranza Torres luiscarranzatorres@gmail.com

la columna en honor al general Lavalle. Es que el liberalismo positivista de los ochenta se sentĂ­a ideolĂłgicamente mĂĄs cercanos a las “civilizadasâ€? figuras del unitarismo, que a los “bĂĄrbarosâ€? caudillos federales.

El traslado Conocida popularmente como la “Plaza del caballoâ€?, al decidirse en el aĂąo 1970 durante la intendencia de Hubo Taboada, y como parte de la refuncionalizaciĂłn del trĂĄfico del ĂĄrea central, la ampliaciĂłn de la avenida General Paz y la continuaciĂłn de la calle Tablada, ello dejĂł dividida en cuatro a la plaza, y debiĂł darse a la estatua emplazada en su parte central, un nuevo sitio. Fue entonces que el Manco, escapĂł en 1971 de un casco cĂŠntrico cada vez mĂĄs tumultuoso, para mudarse a nuestra zona. El lugar elegido, no estaba exento de significaciĂłn histĂłrica. Era en las proximidades donde se habĂ­a librado la batalla de La Tablada, en contra de Quiroga y Bustos. Se lo orientĂł, en lo alto del parque, para que diera su frente hacia tal direcciĂłn, pero por esas cosas de la urbanĂ­stica, el lugar donde estĂĄ emplazada no era, durante la batalla de La Tablada, el campo propio de sus tropas, sino el de sus antagonistas, las fuerzas federales.

16 26

15

del periodista y escritor Juan Antonio Castro Torres. El Cristo de SetĂşbal transcurre en 1635 y cuenta las peripecias de Amadeu, un talentoso inventor portuguĂŠs que, cansado de sus penurias econĂłmicas - y a riesgo de caer en manos de la Santa InquisiciĂłn- decide utilizar sus conocimientos para construir una redituable farsa: Un templo hecho de milagros que no son sino ilusiones en base a artificios mecĂĄnicos.

Pero Amadeu es sĂłlo el extremo de un triĂĄngulo cuyos otros dos vĂŠrtices son LeĂłnidas de Souza, un limitado escultor, y la hermosa Laurinda, una religiosa

recluida en un monasterio de Lisboa a causa de un traumĂĄtico suceso; personajes que resultan clave en la trama de ĂŠsta atrapante novela.

MatĂ­as Mazzoni y Juan Antonio Castro Torres

"DSUNQ 

En el marco del decimo quinto aniversario de Ediciones del Boulevard, uno de los sellos editoriales mås importantes del interior del país, y coincidente con la fecha de su primera publicación: Como vivido cien veces, de Cristina Bajo, se presentó el pasado 27 de julio la novela El Cristo de Setúbal, de Matías Mazzoni, uno de los últimos lanzamientos de la editorial. La presentación tuvo lugar en ¨Casa de Pepino¨ y estuvo a cargo

Aniversario de Ediciones del Boulevard El EdĂŠn Fauna y Flora y revista Por La Recta organizan una campaĂąa para llevar cuadernos, lĂĄpices, hojas, fibras y todo lo que sirva para dibujar a los chicos del Amazonas. Karina Mascchio, coordinadora de la campaĂąa, explica que a estos chicos “les gusta dibujar y en sus dibujos plasman la naturaleza, lo que ven, lo que vivenâ€?. “Por eso _agrega_, se trata

de un intercambio, ellos, a travĂŠs de sus dibujos, nos aportan claves para volver a entendernos con la naturaleza, para salvarla y salvarnos. Nos enseĂąan la conexiĂłn que ellos tienen con la naturaleza, con los tiempos, con el espacio. Ellos logran la felicidad con muchas menos cosas que nosotros y su filosofĂ­a estĂĄ muy relacionada con lo que pescan y cazan para el dĂ­a. Esos ele-

mentos nos pueden servir para reflexionar, para medir, para tranquilizarnos un poco�. Los útiles para dibujar se receptan hasta fines de septiembre próximo en 360 Nexo, local 630 del Paseo Lugones del Híper Libertad, que es justo el que estå en la entrada por la calle techada. Mås información al (0351) 155-127966 o al (03543) 15601889.

CampaĂąa de La Recta al Amazonas Al toque


Artes & espectĂĄculos

Por Trinidad LĂłpez

Por Guadalupe Zamar

Nuevas combinaciones de tratamientos

“UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoriaâ€?

E

stĂŠtica y salud son dos conceptos ligados a mejorar la calidad de vida de las personas, disminuyendo el impacto que tienen la vida sedentaria y el stress. Para ello, la ciencia y la tecnologĂ­a ponen a disposiciĂłn una serie de tratamientos estĂŠticos con aparatologĂ­a y tĂŠcnicas que permiten reducir el sobrepeso, la celulitis y la flaccidez, y realizar ejercicio fĂ­sico, sin recurrir a intervenciones quirĂşrgicas. Una de las propuestas mĂĄs novedosas es el tratamiento de “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“, la combinaciĂłn entre ellos ofrece resultados inmediatos que impactan tanto en la estĂŠtica como en la salud. La ultracavitaciĂłn es una novedosa terapia que facilita la eliminaciĂłn de las cĂŠlulas adiposas (grasa) mediante el proceso fĂ­sico de la cavitaciĂłn, lo que permite la fĂĄcil eliminaciĂłn de las toxinas mediante procesos naturales como la orina o el sistema linfĂĄtico, que serĂĄ facilitado gracias a la estimulaciĂłn fĂ­sica y la tonificaciĂłn muscular que realizarĂĄ la plataforma vibratoria. El mĂŠtodo de ultracavitaciĂłn se caracteriza por lograr romper las difĂ­ciles estructuras de los depĂłsitos grasos localizados

para la penetraciĂłn de los principios activos, consiguiendo un aporte muy importante de nutrientes muy beneficiosos para el organismo. La reducciĂłn es notable, entre uno y dos centĂ­metros desde las primeras sesiones. La plataforma vibratoria transmite micro vibraciones que provocan una rĂĄpida contracciĂłn y distensiĂłn de los mĂşsculos, a una velocidad muy superior del entrenamiento tradicional, con lo cual se consiguen los mismos rendimientos que un sistema tradicional, pero en un espacio menor de tiempo y sin necesidad de realizar esfuerzo fĂ­sico. Para empezar a notar resultados, basta con dos sesiones semanales de 10 minutos. Cada una de ellas equivale a una hora de caminata o ejercicio fĂ­sico. Este novedoso y moderno tratamiento es recomendado para perder peso, reafirmar zonas claves, combatir la celulitis, mejorar el tono muscular, incrementar elasticidad y riego sanguĂ­neo, mejorar la fuerza corporal. “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“ combina los conceptos de estĂŠtica y salud y brinda plenitud y bienestar. MĂĄs informaciĂłn en Centro de EstĂŠtica. TelĂŠfono (03543) 429017.

LaMona para leer

El libro autobiogrĂĄfico del cantante que llevĂł adelante Jorge Cuadrado, nos acerca a lo mĂĄs Ă­ntimo y autĂŠntico del Ă­dolo cuartetero.

N

o era difícil predecir que el libro autobiogråfico de Carlitos La Mona JimÊnez se agotaría de todos los puntos de venta; y al mismo tiempo resulta sorprendente que en tiempos donde la lectura parece perder jerarquía ante lo audiovisual, este libro sea objeto de interÊs de tantos cordobeses. El contenido resulta evidente: cualquier lector que se encuentre con una biografía sabe que se enterarå de los hechos de la vida del referenciado, pero son quizås los detalles de realización los que aportan una visión distinta. Imaginar a Jorge Cuadrado y a la Mona JimÊnez durante seis meses de entrevistas –en los que cada encuentro llegó a extenderse por cuatro horas- resulta interesante. Y no sólo por los indiscutibles contrastes de profesiones, sino mås bien por el caråcter serio del periodista, versus el informal del cantante y compositor. Sin embargo, el resultado es realmente autÊntico. Aunque la iniciativa de hacer el libro fue de Jorge Cuadrado, ya la Mona y su representante y ex esposa Juana, habían pensado en la posibilidad de llevarlo a cabo, a partir de algunos problemas de salud que levantaron rumores y sospechas. Con la decisión tomada, el desafío resultaba evidente: cómo lograr poner en palabras toda una vida y agrupar cada hecho de manera coherente. La solución vino a travÊs de encuentros largos en donde la entrevista se entremezclaba con la con-

versaciĂłn, a veces desde lo antropolĂłgico, otras desde lo periodĂ­stico, pero con un factor que se mantuvo presente y que Cuadrado define cĂłmo la autenticidad del personaje: “La mona fue muy autĂŠntico, contĂł muchos de los hechos de su vida, (‌) y cada anĂŠcdota resultĂł de mucha riqueza. El no se imposta, es sincero y no tiene necesidad de barnizar los acontecimientos de su vida. Cada hecho que contĂł, lo hizo con mucha generosidad y desprendimiento. Me sorprendiĂł su sinceridad. HablĂł de su niĂąez, su primera juventud, su relaciĂłn con Juana, sus hijos, la droga, la noche (‌) fue realmente generoso y autĂŠntico. Dudo que exista en el mundo alguien que haya desnudado su intimidad de esa maneraâ€?. Pero escribir como periodista en este caso no fue necesario. La tarea editorial fue darle sentido a cada anĂŠcdota, pero lo mĂĄs interesante del libro es haber logrado que cada hecho descrito sonara como dicho por la Mona y como escrito por ĂŠl. Para ello, Jorge afirmĂł “El mejor halago fue la aprobaciĂłn de Carlitos. Primero lo leyĂł Juana, despuĂŠs sus hijos y ellos decĂ­an estar contentos de haber encontrado en el libro algo mĂĄs que el personaje, ellos vieron reflejado a su papĂĄ o ex esposo. Eso fue lo que me dio la pauta de que Ă­bamos por buen camino, pero cuando la Mona lo leyĂł y dio su aprobaciĂłn, ese fue el mejor elogio, el mĂĄs importanteâ€?.

Un texto que emociona Una de las mayores preocupaciones de la Mona al momento de embarcarse en la elaboraciĂłn de su auto biografĂ­a -de acuerdo a lo relatado por Jorge Cuadrado- fue la de lograr un libro, “que emocionaraâ€?. Finalmente, cuando la coproducciĂłn fue terminada, esa preocupaciĂłn se desvaneciĂł. El lanzamiento del libro se realizĂł en el Teatro San MartĂ­n y le dio ese matiz “emocionanteâ€? al acontecimiento. La idea de hacerlo allĂ­ en un comienzo tentĂł a la Mona, pero estaba seguro de que no lo lograrĂ­an. El teatro simbolizaba de alguna manera la discriminaciĂłn al gĂŠnero “cuartetoâ€?, ya que nunca habĂ­a podido cantar allĂ­. Sin embargo, esa barrera fue derribada, demostrando que mĂĄs allĂĄ de cualquier preferencia musical, Carlitos “La Monaâ€? JimĂŠnez es un sĂ­mbolo de cĂłrdoba, y que, por lo tanto, merece tener su homenaje y autobiografĂ­a. DespuĂŠs de todo, y pese a quien le pese, todo se resume en la afirmaciĂłn de Cuadrado: “La Mona es un genio. Nadie permanece tantos aĂąos con este nivel de popularidad intacto a menos que sea un genio. Es un talentoso, sin ninguna dudaâ€?.

El libro Juan Carlos JimĂŠnez Rufino. La Mona. Editorial RaĂ­z de Dos 228 pĂĄginas, CĂłrdoba, julio de 2010. $ 50

14

27

13

28

Es evidente que el ejercicio fĂ­sico adecuado a cada patologĂ­a produce un aumento de la capacidad de esfuerzo, lo que implica de manera directa una mejorĂ­a de la calidad de vida pero, lamentablemente, en nuestro medio, el porcentaje de pacientes derivados a rehabilitaciĂłn cardiaca continĂşa siendo escaso. Esto se da, en primer lugar, por falta de informaciĂłn del mĂŠdico acerca de la existencia e importancia de estos programas; en otros casos, por la creencia errĂłnea de que estos programas son caros e inaccesibles, cuando, muy por el contrario, significan un ahorro significativo a largo y mediano plazo.

ÂżCuĂĄles son los problemas? a rehabilitaciĂłn cardiaca constituye una herramienta fundamental en el manejo integral de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Esta forma de tratamiento de muchos enfermos del corazĂłn es un conjunto de medidas multidisciplinarias en la que participan varios profesionales de la salud: cardiĂłlogos especializados, fisioterapeutas, psicĂłlogos, nutricionistas y profesores de educaciĂłn fĂ­sica quienes, de manera coordinada, tienden a mejorar la capacidad fĂ­sica del paciente cardiĂłpata. Mediante el ejercicio fĂ­sico estrictamente controlado, se intenta normalizar no sĂłlo su problema cardĂ­aco, sino tambiĂŠn su situaciĂłn

L

La rehabilitaciĂłn cardiaca estĂĄ dirigida a casi todos los enfermos con problemas cardĂ­acos, ya que la

ÂżQuiĂŠnes deben realizarla? psicolĂłgica y social. De esta forma, se pretende elevar el nivel de conocimiento de la enfermedad que padece cada paciente para lograr un mejor cuidado propio y un control de los factores de riesgo cardiovascular. El objetivo final es lograr una reintegraciĂłn a su trabajo y a su entorno social en condiciones iguales o mejores a las que tenĂ­a antes del comienzo de su enfermedad y realizar un cambio de hĂĄbitos de vida lo mĂĄs duradero posible.

gran mayorĂ­a puede beneficiarse con el programa. Incluso aquellos que no puedan realizar ejercicios fĂ­sicos al inicio. Al ser un programa multifactorial, en el que se imparten charlas sobre prevenciĂłn que cubren aspectos de tipo psicolĂłgico, dieta y conocimiento de su enfermedad, se brindan herramientas para poder adaptarse mejor a ella. Igualmente, en la actualidad, los pacientes que en su mayorĂ­a ingresan a estos programas son los que tienen antecedentes de enfermedad coronaria, es decir, tras un infarto, episodios de angina inestable comĂşnmente llamado “preinfartoâ€?, una cirugĂ­a de revascularizaciĂłn miocĂĄrdica o despuĂŠs de una angioplastia, con o sin colocaciĂłn de stent; tambiĂŠn, insuficiencias cardiacas o post operatorios de cirugĂ­as de reemplazo valvular. Existen grupos de “prevenciĂłn primariaâ€?, es decir, pacientes que aĂşn no han tenido ningĂşn evento cardiolĂłgico constatado pero que sĂ­ tienen mĂşltiples factores de riesgo y/o enfermedad coronaria demostrada por algĂşn mĂŠtodo de diagnĂłstico.

(*) CardiĂłloga especializada en RehabilitaciĂłn CardĂ­aca en el Hospital Europeo “Georges Pompidou-Broussaisâ€?, ParĂ­s, Francia.

Se ha demostrado una disminuciĂłn en el nĂşmero de internaciones, complicaciones, reintervenciones y un menor consumo de medicamentos en todos los pacientes que participan de ellos. Actualmente, podemos asegurar que los programas de rehabilitaciĂłn cardiaca, apoyados por un equipo multidisciplinario, influyen de manera significativamente positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes que han presentado un evento cardiovascular. Por todo ello la RehabilitaciĂłn Cardiaca no debe ser considerada solamente una alternativa, sino, en casi todas los casos, un complemento indispensable en el tratamiento de los pacientes cardiĂłpatas.

Un tratamiento indispensable RehabilitaciĂłn Cardiaca Salud

Por Jimena MarĂ­a MartĂ­nez (*) ME 13619.

"DSUNQ 

EstĂŠtica saludable


EstĂŠtica saludable

Por Trinidad LĂłpez

Por Guadalupe Zamar

Nuevas combinaciones de tratamientos

“UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoriaâ€?

E

stĂŠtica y salud son dos conceptos ligados a mejorar la calidad de vida de las personas, disminuyendo el impacto que tienen la vida sedentaria y el stress. Para ello, la ciencia y la tecnologĂ­a ponen a disposiciĂłn una serie de tratamientos estĂŠticos con aparatologĂ­a y tĂŠcnicas que permiten reducir el sobrepeso, la celulitis y la flaccidez, y realizar ejercicio fĂ­sico, sin recurrir a intervenciones quirĂşrgicas. Una de las propuestas mĂĄs novedosas es el tratamiento de “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“, la combinaciĂłn entre ellos ofrece resultados inmediatos que impactan tanto en la estĂŠtica como en la salud. La ultracavitaciĂłn es una novedosa terapia que facilita la eliminaciĂłn de las cĂŠlulas adiposas (grasa) mediante el proceso fĂ­sico de la cavitaciĂłn, lo que permite la fĂĄcil eliminaciĂłn de las toxinas mediante procesos naturales como la orina o el sistema linfĂĄtico, que serĂĄ facilitado gracias a la estimulaciĂłn fĂ­sica y la tonificaciĂłn muscular que realizarĂĄ la plataforma vibratoria. El mĂŠtodo de ultracavitaciĂłn se caracteriza por lograr romper las difĂ­ciles estructuras de los depĂłsitos grasos localizados

para la penetraciĂłn de los principios activos, consiguiendo un aporte muy importante de nutrientes muy beneficiosos para el organismo. La reducciĂłn es notable, entre uno y dos centĂ­metros desde las primeras sesiones. La plataforma vibratoria transmite micro vibraciones que provocan una rĂĄpida contracciĂłn y distensiĂłn de los mĂşsculos, a una velocidad muy superior del entrenamiento tradicional, con lo cual se consiguen los mismos rendimientos que un sistema tradicional, pero en un espacio menor de tiempo y sin necesidad de realizar esfuerzo fĂ­sico. Para empezar a notar resultados, basta con dos sesiones semanales de 10 minutos. Cada una de ellas equivale a una hora de caminata o ejercicio fĂ­sico. Este novedoso y moderno tratamiento es recomendado para perder peso, reafirmar zonas claves, combatir la celulitis, mejorar el tono muscular, incrementar elasticidad y riego sanguĂ­neo, mejorar la fuerza corporal. “UltracavitaciĂłn + Plataforma Vibratoria“ combina los conceptos de estĂŠtica y salud y brinda plenitud y bienestar. MĂĄs informaciĂłn en Centro de EstĂŠtica. TelĂŠfono (03543) 429017.

Artes & espectĂĄculos

LaMona

El libro autobiogrĂĄfico del cantante que llevĂł adelante Jorge Cuadrado, nos acerca a lo mĂĄs Ă­ntimo y autĂŠntico del Ă­dolo cuartetero.

N

o era difícil predecir que el libro autobiogråfico de Carlitos La Mona JimÊnez se agotaría de todos los puntos de venta; y al mismo tiempo resulta sorprendente que en tiempos donde la lectura parece perder jerarquía ante lo audiovisual, este libro sea objeto de interÊs de tantos cordobeses. El contenido resulta evidente: cualquier lector que se encuentre con una biografía sabe que se enterarå de los hechos de la vida del referenciado, pero son quizås los detalles de realización los que aportan una visión distinta. Imaginar a Jorge Cuadrado y a la Mona JimÊnez durante seis meses de entrevistas –en los que cada encuentro llegó a extenderse por cuatro horas- resulta interesante. Y no sólo por los indiscutibles contrastes de profesiones, sino mås bien por el caråcter serio del periodista, versus el informal del cantante y compositor. Sin embargo, el resultado es realmente autÊntico. Aunque la iniciativa de hacer el libro fue de Jorge Cuadrado, ya la Mona y su representante y ex esposa Juana, habían pensado en la posibilidad de llevarlo a cabo, a partir de algunos problemas de salud que levantaron rumores y sospechas. Con la decisión tomada, el desafío resultaba evidente: cómo lograr poner en palabras toda una vida y agrupar cada hecho de manera coherente. La solución vino a travÊs de encuentros largos en donde la entrevista se entremezclaba con la con-

versaciĂłn, a veces desde lo antropolĂłgico, otras desde lo periodĂ­stico, pero con un factor que se mantuvo presente y que Cuadrado define cĂłmo la autenticidad del personaje: “La mona fue muy autĂŠntico, contĂł muchos de los hechos de su vida, (‌) y cada anĂŠcdota resultĂł de mucha riqueza. El no se imposta, es sincero y no tiene necesidad de barnizar los acontecimientos de su vida. Cada hecho que contĂł, lo hizo con mucha generosidad y desprendimiento. Me sorprendiĂł su sinceridad. HablĂł de su niĂąez, su primera juventud, su relaciĂłn con Juana, sus hijos, la droga, la noche (‌) fue realmente generoso y autĂŠntico. Dudo que exista en el mundo alguien que haya desnudado su intimidad de esa maneraâ€?. Pero escribir como periodista en este caso no fue necesario. La tarea editorial fue darle sentido a cada anĂŠcdota, pero lo mĂĄs interesante del libro es haber logrado que cada hecho descrito sonara como dicho por la Mona y como escrito por ĂŠl. Para ello, Jorge afirmĂł “El mejor halago fue la aprobaciĂłn de Carlitos. Primero lo leyĂł Juana, despuĂŠs sus hijos y ellos decĂ­an estar contentos de haber encontrado en el libro algo mĂĄs que el personaje, ellos vieron reflejado a su papĂĄ o ex esposo. Eso fue lo que me dio la pauta de que Ă­bamos por buen camino, pero cuando la Mona lo leyĂł y dio su aprobaciĂłn, ese fue el mejor elogio, el mĂĄs importanteâ€?.

para leer

Un texto que emociona Una de las mayores preocupaciones de la Mona al momento de embarcarse en la elaboraciĂłn de su auto biografĂ­a -de acuerdo a lo relatado por Jorge Cuadrado- fue la de lograr un libro, “que emocionaraâ€?. Finalmente, cuando la coproducciĂłn fue terminada, esa preocupaciĂłn se desvaneciĂł. El lanzamiento del libro se realizĂł en el Teatro San MartĂ­n y le dio ese matiz “emocionanteâ€? al acontecimiento. La idea de hacerlo allĂ­ en un comienzo tentĂł a la Mona, pero estaba seguro de que no lo lograrĂ­an. El teatro simbolizaba de alguna manera la discriminaciĂłn al gĂŠnero “cuartetoâ€?, ya que nunca habĂ­a podido cantar allĂ­. Sin embargo, esa barrera fue derribada, demostrando que mĂĄs allĂĄ de cualquier preferencia musical, Carlitos “La Monaâ€? JimĂŠnez es un sĂ­mbolo de cĂłrdoba, y que, por lo tanto, merece tener su homenaje y autobiografĂ­a. DespuĂŠs de todo, y pese a quien le pese, todo se resume en la afirmaciĂłn de Cuadrado: “La Mona es un genio. Nadie permanece tantos aĂąos con este nivel de popularidad intacto a menos que sea un genio. Es un talentoso, sin ninguna dudaâ€?.

El libro Juan Carlos JimĂŠnez Rufino. La Mona. Editorial RaĂ­z de Dos 228 pĂĄginas, CĂłrdoba, julio de 2010. $ 50

28

13

27

14

L

La rehabilitaciĂłn cardiaca estĂĄ dirigida a casi todos los enfermos con problemas cardĂ­acos, ya que la

ÂżQuiĂŠnes deben realizarla? psicolĂłgica y social. De esta forma, se pretende elevar el nivel de conocimiento de la enfermedad que padece cada paciente para lograr un mejor cuidado propio y un control de los factores de riesgo cardiovascular. El objetivo final es lograr una reintegraciĂłn a su trabajo y a su entorno social en condiciones iguales o mejores a las que tenĂ­a antes del comienzo de su enfermedad y realizar un cambio de hĂĄbitos de vida lo mĂĄs duradero posible.

gran mayorĂ­a puede beneficiarse con el programa. Incluso aquellos que no puedan realizar ejercicios fĂ­sicos al inicio. Al ser un programa multifactorial, en el que se imparten charlas sobre prevenciĂłn que cubren aspectos de tipo psicolĂłgico, dieta y conocimiento de su enfermedad, se brindan herramientas para poder adaptarse mejor a ella. Igualmente, en la actualidad, los pacientes que en su mayorĂ­a ingresan a estos programas son los que tienen antecedentes de enfermedad coronaria, es decir, tras un infarto, episodios de angina inestable comĂşnmente llamado “preinfartoâ€?, una cirugĂ­a de revascularizaciĂłn miocĂĄrdica o despuĂŠs de una angioplastia, con o sin colocaciĂłn de stent; tambiĂŠn, insuficiencias cardiacas o post operatorios de cirugĂ­as de reemplazo valvular. Existen grupos de “prevenciĂłn primariaâ€?, es decir, pacientes que aĂşn no han tenido ningĂşn evento cardiolĂłgico constatado pero que sĂ­ tienen mĂşltiples factores de riesgo y/o enfermedad coronaria demostrada por algĂşn mĂŠtodo de diagnĂłstico.

(*) CardiĂłloga especializada en RehabilitaciĂłn CardĂ­aca en el Hospital Europeo “Georges Pompidou-Broussaisâ€?, ParĂ­s, Francia.

Se ha demostrado una disminuciĂłn en el nĂşmero de internaciones, complicaciones, reintervenciones y un menor consumo de medicamentos en todos los pacientes que participan de ellos. Actualmente, podemos asegurar que los programas de rehabilitaciĂłn cardiaca, apoyados por un equipo multidisciplinario, influyen de manera significativamente positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes que han presentado un evento cardiovascular. Por todo ello la RehabilitaciĂłn Cardiaca no debe ser considerada solamente una alternativa, sino, en casi todas los casos, un complemento indispensable en el tratamiento de los pacientes cardiĂłpatas.

"DSUNQ 

Es evidente que el ejercicio fĂ­sico adecuado a cada patologĂ­a produce un aumento de la capacidad de esfuerzo, lo que implica de manera directa una mejorĂ­a de la calidad de vida pero, lamentablemente, en nuestro medio, el porcentaje de pacientes derivados a rehabilitaciĂłn cardiaca continĂşa siendo escaso. Esto se da, en primer lugar, por falta de informaciĂłn del mĂŠdico acerca de la existencia e importancia de estos programas; en otros casos, por la creencia errĂłnea de que estos programas son caros e inaccesibles, cuando, muy por el contrario, significan un ahorro significativo a largo y mediano plazo.

ÂżCuĂĄles son los problemas? a rehabilitaciĂłn cardiaca constituye una herramienta fundamental en el manejo integral de los pacientes con enfermedades cardiovasculares. Esta forma de tratamiento de muchos enfermos del corazĂłn es un conjunto de medidas multidisciplinarias en la que participan varios profesionales de la salud: cardiĂłlogos especializados, fisioterapeutas, psicĂłlogos, nutricionistas y profesores de educaciĂłn fĂ­sica quienes, de manera coordinada, tienden a mejorar la capacidad fĂ­sica del paciente cardiĂłpata. Mediante el ejercicio fĂ­sico estrictamente controlado, se intenta normalizar no sĂłlo su problema cardĂ­aco, sino tambiĂŠn su situaciĂłn

Un tratamiento indispensable RehabilitaciĂłn Cardiaca

Por Jimena MarĂ­a MartĂ­nez (*) ME 13619.

Salud


"DSUNQ 

Saludarte

Por Carlos Presman

carlospresman@gmail.com

El Certificado

â€œÂżPor quĂŠ existe la literatura? Porque los hechos estĂĄn desprovistos del alma de los hechosâ€?. Pablo Ramos.

N

o se reanima mĂĄs, dijo el Turco, jefe de la terapia intensiva y acreedor de nuestro respeto. Me saquĂŠ los guantes y de manera refleja mi mano desnuda tocĂł el antebrazo del paciente, frĂ­o. Era la primera vez que veĂ­a un muerto. CaminĂŠ en silencio detrĂĄs del jefe, hacia la sala de mĂŠdicos. Las enfermeras, con prolijidad minuciosa, retiraban catĂŠteres, tubos y apĂłsitos. Tomamos unos mates. Como un tonto, sĂłlo atine a decir: se muriĂł. El Turco me clavĂł la mirada y me contestĂł, lacĂłnico: no. PensĂŠ que era el tĂ­pico humor negro de los terapistas, o una forma de decirme imbĂŠcil con fina ironĂ­a, pero no era nada de eso. TerminĂł el mate y continuĂł: hasta que no tenga el certificado de defunciĂłn, para la sociedad y la ley estĂĄ vivo, asĂ­ que pedile los papeles a los familiares. Los certificados de nacimiento y de defunciĂłn son la puerta de entrada al sistema, desde la obra so12

cial, el sueldo o la pensiĂłn. Uno estĂĄ oficialmente vivo o muerto segĂşn tenga el certificado. Tuvieron que pasar mĂĄs de veinte aĂąos para que tomara cabal dimensiĂłn de la trascendencia de los papeles. HabĂ­amos viajado con mi hijo adolescente a Iquitos, la selva peruana, despuĂŠs de visitar el Machu Pichu. CaminĂĄbamos de visita por el mercado, junto al rĂ­o Amazonas, cuando sentimos un griterĂ­o. Un joven corrĂ­a desesperado, perseguido por un grupo de personas. Uno llevaba revoleando una gallina con el brazo en alto. Nos refugiamos detrĂĄs de un puesto y le preguntĂŠ al guĂ­a que nos acompaĂąaba quĂŠ significaba esa escena. Me explicĂł que el joven era un ladrĂłn y que, con la

gallina en el aire, se anunciaba su presencia a todos los comerciantes. Esa era la forma de expulsarlo del mercado. A Iquitos sĂłlo se llega en aviĂłn o por el rĂ­o. Como casi no hay vehĂ­culos, por sus callecitas circula, abarrotada, gente de a pie, en bicicleta o en las tĂ­picas motitos con tres ruedas y dos asientos atrĂĄs. Las populares mototaxis que utilizan lugareĂąos y turistas. Caminamos sofocados por el calor hasta una pequeĂąa plaza circular en busca de una de ellas. A metros de allĂ­, el grupo del mercado, unas doce o quince personas, habĂ­a alcanzado al joven ladrĂłn, que tendrĂ­a la edad de mi hijo. Comenzaron a golpearlo brutalmente. La temperatura agobiante, la humedad y la ferocidad del es-

pectĂĄculo me descompusieron. Instintivamente abracĂŠ a mi hijo y le cubrĂ­ la cara. Lo mirĂŠ al guĂ­a con evidente angustia y le preguntĂŠ por la policĂ­a. Me dijo que no participaban en esos casos y sin inmutarse agregĂł que, a veces, se mueren tras la golpiza, y entonces lo tiran al Amazonas para que se alimenten las piraĂąas. Si no hubiese estado mi hijo creo que vomitaba o me desmayaba, pero su sola presencia me obligaba a sostenerlo, abrazarlo, cuidarlo. RespirĂŠ hondo un par de veces y le preguntĂŠ por la justicia, por la ley. El guĂ­a agregĂł incredulidad a su mirada. No pasa nada. Son indocumentados. Nunca nacieron, nunca murieron. 29


Saludarte

Por Carlos Presman

carlospresman@gmail.com

El Certificado

â€œÂżPor quĂŠ existe la literatura? Porque los hechos estĂĄn desprovistos del alma de los hechosâ€?. Pablo Ramos.

N

o se reanima mĂĄs, dijo el Turco, jefe de la terapia intensiva y acreedor de nuestro respeto. Me saquĂŠ los guantes y de manera refleja mi mano desnuda tocĂł el antebrazo del paciente, frĂ­o. Era la primera vez que veĂ­a un muerto. CaminĂŠ en silencio detrĂĄs del jefe, hacia la sala de mĂŠdicos. Las enfermeras, con prolijidad minuciosa, retiraban catĂŠteres, tubos y apĂłsitos. Tomamos unos mates. Como un tonto, sĂłlo atine a decir: se muriĂł. El Turco me clavĂł la mirada y me contestĂł, lacĂłnico: no. PensĂŠ que era el tĂ­pico humor negro de los terapistas, o una forma de decirme imbĂŠcil con fina ironĂ­a, pero no era nada de eso. TerminĂł el mate y continuĂł: hasta que no tenga el certificado de defunciĂłn, para la sociedad y la ley estĂĄ vivo, asĂ­ que pedile los papeles a los familiares. Los certificados de nacimiento y de defunciĂłn son la puerta de entrada al sistema, desde la obra so-

cial, el sueldo o la pensiĂłn. Uno estĂĄ oficialmente vivo o muerto segĂşn tenga el certificado. Tuvieron que pasar mĂĄs de veinte aĂąos para que tomara cabal dimensiĂłn de la trascendencia de los papeles. HabĂ­amos viajado con mi hijo adolescente a Iquitos, la selva peruana, despuĂŠs de visitar el Machu Pichu. CaminĂĄbamos de visita por el mercado, junto al rĂ­o Amazonas, cuando sentimos un griterĂ­o. Un joven corrĂ­a desesperado, perseguido por un grupo de personas. Uno llevaba revoleando una gallina con el brazo en alto. Nos refugiamos detrĂĄs de un puesto y le preguntĂŠ al guĂ­a que nos acompaĂąaba quĂŠ significaba esa escena. Me explicĂł que el joven era un ladrĂłn y que, con la

gallina en el aire, se anunciaba su presencia a todos los comerciantes. Esa era la forma de expulsarlo del mercado. A Iquitos sĂłlo se llega en aviĂłn o por el rĂ­o. Como casi no hay vehĂ­culos, por sus callecitas circula, abarrotada, gente de a pie, en bicicleta o en las tĂ­picas motitos con tres ruedas y dos asientos atrĂĄs. Las populares mototaxis que utilizan lugareĂąos y turistas. Caminamos sofocados por el calor hasta una pequeĂąa plaza circular en busca de una de ellas. A metros de allĂ­, el grupo del mercado, unas doce o quince personas, habĂ­a alcanzado al joven ladrĂłn, que tendrĂ­a la edad de mi hijo. Comenzaron a golpearlo brutalmente. La temperatura agobiante, la humedad y la ferocidad del es-

pectĂĄculo me descompusieron. Instintivamente abracĂŠ a mi hijo y le cubrĂ­ la cara. Lo mirĂŠ al guĂ­a con evidente angustia y le preguntĂŠ por la policĂ­a. Me dijo que no participaban en esos casos y sin inmutarse agregĂł que, a veces, se mueren tras la golpiza, y entonces lo tiran al Amazonas para que se alimenten las piraĂąas. Si no hubiese estado mi hijo creo que vomitaba o me desmayaba, pero su sola presencia me obligaba a sostenerlo, abrazarlo, cuidarlo. RespirĂŠ hondo un par de veces y le preguntĂŠ por la justicia, por la ley. El guĂ­a agregĂł incredulidad a su mirada. No pasa nada. Son indocumentados. Nunca nacieron, nunca murieron.

12

29

"DSUNQ 


Rubros

Las lecturas de Cristina Inolvidable Allan Poe

L

os que amamos la literatura de suspenso, terror, fantasĂ­a y un toque gĂłtico, estamos de fiesta: Editorial Edhasa acaba de publicar –en una ediciĂłn impecable- los Cuentos Completos de Edgard Allan Poe. Y de “yapaâ€?, traducidos por Julio CortĂĄzar. En la contratapa, Poe confiesa que, al escribir estos cuentos, tuvo presente “la unidad de un libro, en referencia a su efecto como parte de un todo.â€? Peter Ackroyd, autor de un libro fascinante- Londres, una biografĂ­a- considera que nunca deberĂ­a confundĂ­rsele con los narradores perturbados, e incluso psicĂłticos, de sus relatos: “Poe, el escritor, buscaba con gran esmero los efectos mĂĄs extremos.â€? ConocĂ­ a Poe siendo chica, a travĂŠs de las pelĂ­culas de Vicent Price, y mis padres, al ver mi entusiasmo por ĂŠl, comenzaron a regalarme sus libros, que guardo religiosamente, aunque diezmados por prĂŠstamos irresponsables. Por suerte, con esta ediciĂłn los he recuperado con creces. Poe dejĂł una estela de autores marcados por su obra, aunque saludablemente independientes: Henry James, BĂŠcquer, Edith Wharton, en sus cuentos fantasmales, y Emily Dickinson, con su poema No sĂłlo en las estancias hay espectros. En mi biblioteca, acompaĂąan a Cuentos Completos varias novelas que lo tienen por protagonista: Un crimen imperdonable, de Andrew Taylor –¥excelente!-; El manuscrito de Poe, de A. Reynolds Long, y La sombra de Poe, de Mathew Pearl. Amigos, lectores, propongo que regalen a algĂşn joven sus cuentos en ediciones simples y se queden con este monumento a la literatura que nos acerca Edhasa, en compaùía de CortĂĄzar.

Por Cristina Bajo

La maestra de la laguna

G

loria Casaùas, la autora de En alas de la seducción, a la que hice una nota en esta columna cuando hablÊ de la novela romåntica, apuesta ahora a un tema mås interesante aún: la historia de las primeras maestras que trajo Sarmiento de Estados Unidos, el viaje, su destino, su formación, quÊ fue de ellas al llegar a la Argentina. La edición nos encanta de sólo verla: la cubierta es estÊticamente bella, muy bien lograda y a la vez, muy sugestiva. Un acierto la tonalidad, el dorado viejo de la faja, la claridad sobre la cabeza, de espaldas, de la figura femenina. El subtitulado: Un amor entre Boston y las pampas. Lo ha editado Plaza y JanÊs. La protagonista es una joven bostoniana, Elizabeth O´Connor que, contactada por Domingo Faustino Sarmiento, viene con otras jóvenes -y no tan jóvenesmaestras estadounidenses a formar aquí toda una generación de niùos y a iniciar una escuela de docencia. Buenos Aires y el resto del escenario, la Êpoca, tan bien pintada, demuestra que la autora se esmeró en la reconstrucción con lecturas de esos aùos. A mí me despertó el deseo de leer nuevamente La Gran Aldea, La Sociedad de Antaùo, de Battolla, Allå Lejos y hace tiempo, de Hudson. Los personajes responden a las novelas romånticas de este tipo, con algunas licencias eróticas, pero con un argumento que atrapa. ¿Desde cuåndo nuestra novela no tiene una maestra como personaje? Me parece que desde La Maestra Normal, de Gålvez. Y como anunciando que las heroínas pueden estar cambiando de oficio, Viviana Rivero ha ganado hace muy poco el Primer Premio Nacional - Novela Histórica -, concedido por el gobierno de la provincia de San Luis, con otra historia que tiene sus bemoles: Mujer y Maestra, que en poco tiempo podremos buscar en librerías.

alarmas automotores bebĂŠs / niĂąos bicicleterĂ­as cerrajerĂ­as climatizaciĂłn colchonerĂ­as comedores y restaurantes comestibles computaciĂłn delivery desinfeccion esenseĂąanza escuelas de tenis estĂŠtica ferreterĂ­as fiestas geriĂĄtricos gimnasios heladerĂ­as

herrerĂ­as iluminaciĂłn impresiones inmobiliarias joyerĂ­as lavanderĂ­as librerĂ­as mercerĂ­as motos odontologĂ­a Ăłpticas paĂąaleras pinturerĂ­as piscinas profesionales reposterĂ­a salud servicios veterinarias vidrios viveros y parques

bebĂŠs / niĂąos

bicicleterĂ­as

bebidas

cerrajerĂ­as

alarmas

climatizaciĂłn

ReciĂŠn llegados

automotores

La República Desolada –Los cambios políticos de la Argentina (2001-2009) Hugo Quiroga. La imperfección del Amor, de Milena Agus (autora de una muy buena novela titulada La mujer en la luna) El cåliz de maría Magdalena –En busca del Santo Grial- de Graham Phillips

bicicleterĂ­as

10 32

comestibles delivery comedores/restaurantes colchonerĂ­as

comestibles

computaciĂłn

"DSUNQ 

GuĂ­a

Las lecturas de Cristina


Las lecturas de Cristina

Rubros

Las lecturas de Cristina

Por Cristina Bajo

loria Casaùas, la autora de En alas de la seducción, a la que hice una nota en esta columna cuando hablÊ de la novela romåntica, apuesta ahora a un tema mås interesante aún: la historia de las primeras maestras que trajo Sarmiento de Estados Unidos, el viaje, su destino, su formación, quÊ fue de ellas al llegar a la Argentina. La edición nos encanta de sólo verla: la cubierta es estÊticamente bella, muy bien lograda y a la vez, muy sugestiva. Un acierto la tonalidad, el dorado viejo de la faja, la claridad sobre la cabeza, de espaldas, de la figura femenina. El subtitulado: Un amor entre Boston y las pampas. Lo ha editado Plaza y JanÊs. La protagonista es una joven bostoniana, Elizabeth O´Connor que, contactada por Domingo Faustino Sarmiento, viene con otras jóvenes -y no tan jóvenesmaestras estadounidenses a formar aquí toda una generación de niùos y a iniciar una escuela de docencia. Buenos Aires y el resto del escenario, la Êpoca, tan bien pintada, demuestra que la autora se esmeró en la reconstrucción con lecturas de esos aùos. A mí me despertó el deseo de leer nuevamente La Gran Aldea, La Sociedad de Antaùo, de Battolla, Allå Lejos y hace tiempo, de Hudson. Los personajes responden a las novelas romånticas de este tipo, con algunas licencias eróticas, pero con un argumento que atrapa. ¿Desde cuåndo nuestra novela no tiene una maestra como personaje? Me parece que desde La Maestra Normal, de Gålvez. Y como anunciando que las heroínas pueden estar cambiando de oficio, Viviana Rivero ha ganado hace muy poco el Primer Premio Nacional - Novela Histórica -, concedido por el gobierno de la provincia de San Luis, con otra historia que tiene sus bemoles: Mujer y Maestra, que en poco tiempo podremos buscar en librerías.

os que amamos la literatura de suspenso, terror, fantasĂ­a y un toque gĂłtico, estamos de fiesta: Editorial Edhasa acaba de publicar –en una ediciĂłn impecable- los Cuentos Completos de Edgard Allan Poe. Y de “yapaâ€?, traducidos por Julio CortĂĄzar. En la contratapa, Poe confiesa que, al escribir estos cuentos, tuvo presente “la unidad de un libro, en referencia a su efecto como parte de un todo.â€? Peter Ackroyd, autor de un libro fascinante- Londres, una biografĂ­a- considera que nunca deberĂ­a confundĂ­rsele con los narradores perturbados, e incluso psicĂłticos, de sus relatos: “Poe, el escritor, buscaba con gran esmero los efectos mĂĄs extremos.â€? ConocĂ­ a Poe siendo chica, a travĂŠs de las pelĂ­culas de Vicent Price, y mis padres, al ver mi entusiasmo por ĂŠl, comenzaron a regalarme sus libros, que guardo religiosamente, aunque diezmados por prĂŠstamos irresponsables. Por suerte, con esta ediciĂłn los he recuperado con creces. Poe dejĂł una estela de autores marcados por su obra, aunque saludablemente independientes: Henry James, BĂŠcquer, Edith Wharton, en sus cuentos fantasmales, y Emily Dickinson, con su poema No sĂłlo en las estancias hay espectros. En mi biblioteca, acompaĂąan a Cuentos Completos varias novelas que lo tienen por protagonista: Un crimen imperdonable, de Andrew Taylor –¥excelente!-; El manuscrito de Poe, de A. Reynolds Long, y La sombra de Poe, de Mathew Pearl. Amigos, lectores, propongo que regalen a algĂşn joven sus cuentos en ediciones simples y se queden con este monumento a la literatura que nos acerca Edhasa, en compaùía de CortĂĄzar.

La maestra de la laguna

Inolvidable Allan Poe

L

G

alarmas automotores bebĂŠs / niĂąos bicicleterĂ­as cerrajerĂ­as climatizaciĂłn colchonerĂ­as comedores y restaurantes comestibles computaciĂłn delivery desinfeccion esenseĂąanza escuelas de tenis estĂŠtica ferreterĂ­as fiestas geriĂĄtricos gimnasios heladerĂ­as

herrerĂ­as iluminaciĂłn impresiones inmobiliarias joyerĂ­as lavanderĂ­as librerĂ­as mercerĂ­as motos odontologĂ­a Ăłpticas paĂąaleras pinturerĂ­as piscinas profesionales reposterĂ­a salud servicios veterinarias vidrios viveros y parques

alarmas

GuĂ­a bebĂŠs / niĂąos

bebidas

bicicleterĂ­as

cerrajerĂ­as

climatizaciĂłn

ReciĂŠn llegados

automotores

La República Desolada –Los cambios políticos de la Argentina (2001-2009) Hugo Quiroga. La imperfección del Amor, de Milena Agus (autora de una muy buena novela titulada La mujer en la luna) El cåliz de maría Magdalena –En busca del Santo Grial- de Graham Phillips

bicicleterĂ­as

10 32

comestibles delivery comestibles

"DSUNQ 

comedores/restaurantes colchonerĂ­as

computaciĂłn


delivery

Del maradonismo a la desmaradonizaciĂłn E

l paĂ­s se vuelve un poco hipĂłcrita cuando de Maradona se trata. Hace mucho tiempo que dejĂł de brillar y se convirtiĂł en un personaje opaco. El joven de la genialidad y el virtuosismo artĂ­stico con la pelota, se fue convirtiendo en un dios enojado y trĂĄgico. El pibe de la sonrisa que contagiaba alegrĂ­a fue reemplazado por un reyezuelo furibundo que descarga su ira incinerando de insultos y acusaciones a quienes osaban cuestionarlo. El paĂ­s entero adorĂł al astro que

echado de la selecciĂłn ahora, sin que se hubiera producido ningĂşn hecho que, objetivamente, justificara echarlo; mientras que nadie se atreviĂł siquiera a balbucear que debĂ­a ser expulsado cuando cometiĂł el estropicio que, a todas luces, justificaba una inmediata destituciĂłn. Ahora se habla del catastrĂłfico seis a uno que recibiĂł en Bolivia, de la opaca y agĂłnica clasificaciĂłn y del indigno derrumbe frente a los alemanes en SudĂĄfrica. Pero no eran esas las causales serias de una des-

irradiaba alegrĂ­a y sentimientos positivos; hasta que se convirtiĂł en un personaje que tiene fanĂĄticos que lo idolatran en voz alta y un ocĂŠano de silenciosos detractores que llevan tiempo percibiendo que irradia cosas negativas. GenerĂł tanto temor con sus feroces contraataques, que se impuso un silencio en torno a sus actos cuestionables. Es un silencio hipĂłcrita y temeroso. Y su consecuencia es el absurdo. Al fin de cuentas, es absurdo que se lo haya

tituciĂłn. Maradona debiĂł ser echado de la conducciĂłn del seleccionado cuando, tras la clasificaciĂłn en Montevideo, descerrajĂł procacidades pornogrĂĄficas contra el periodismo, en una conferencia de prensa televisada. Ni el seis a uno Bolivia, ni el tres a cero con Brasil, ni la goleada alemana que dejĂł a la selecciĂłn fuera del Mundial, fueron tan humillantes para el paĂ­s como aquella catarsis de violento aborrecimiento a quienes osaban cuestionarlo. TambiĂŠn

degradĂł al paĂ­s que conservara su cargo despuĂŠs de haber vomitado semejante catarata de vulgaridades. No siguiĂł al frente del equipo nacional por hacer un buen trabajo tĂŠcnico, sino porque el poder polĂ­tico lo considerĂł funcional al relato oficial. Maradona era, segĂşn las voces mediĂĄticas del oficialismo, un sĂ­mbolo viviente de la rebeldĂ­a antisistema. De ese modo, si gracias a contar con un equipo de mega-estrellas internacionales traĂ­a de SudĂĄfrica la copa mundialista, “la mano de Diosâ€? le darĂ­a un empujĂłn triunfal al kirchnerismo en el 2011. Pero no fue la Ăşnica razĂłn por la que Maradona siguiĂł siendo el DT de la selecciĂłn, a pesar del exabrupto que le habrĂ­a costado el cargo a cualquier tĂŠcnico de las demĂĄs selecciones del mundo. TambiĂŠn siguiĂł porque nadie se atreviĂł a decir que la premeditaciĂłn y alevosĂ­a con que disparĂł las procacidades por televisiĂłn, ameritaban despedir a “el Diegoâ€?, o sea a “Diosâ€?.

delivery

delivery

Por Claudio Fantini

de Eva PerĂłn. El gobierno quiso tenerlo en ese elenco estable en el que Andrea del Boca y otras figuras aplauden sonrientes y admiradas los discursos de Cristina. Cuando Brasil quedĂł fuera de SudĂĄfrica por una derrota bastante decorosa, Dunga renunciĂł en el acto. Lo mismo hicieron otros tĂŠcnicos en similares circunstancias. No fue el caso de Maradona. Cuando tras la proeza del equipo uruguayo, a Washington Tabares le preguntaron si seguirĂ­a siendo el tĂŠcnico de ese seleccionado, respondiĂł lo obviamente lĂłgico: “no es una decisiĂłn que deba tomar yo, sino las instituciones del fĂştbol de Uruguayâ€?. La misma pregunta le hicieron a Maradona tras la debacle frente a Alemania, pero su respuesta fue diametralmente distinta: “todavĂ­a no lo decidĂ­; lo voy a consultar con mi familiaâ€?. Pero en ese momento, ningĂşn periodista se atreviĂł a comparar la humildad y seriedad del tĂŠcnico uruguayo con la actitud monĂĄrquica de “el Diegoâ€?. Lo que es peor, nadie se atreviĂł a darse cuenta de que la respuesta de Maradona era una desmesura inaceptable. El mismo temor por el que nadie dice pĂşblicamente lo que se siente en el aire: los argentinos se dividen entre los fanĂĄticos del Diez y los que ya no lo soportan. Y este segundo grupo, de dimensiones importantes, hasta prefiere que la copa del mundo no haya sido para la Argentina, si el precio del trofeo era que el paĂ­s continuara “maradonizadoâ€? por un largo tiempo mĂĄs.

Por eso fue ridĂ­culo que lo echaran cuando no existĂ­a una razĂłn de mĂĄs peso que aquella catarsis de vulgaridades. En rigor, la verdadera razĂłn del derrocamiento es que le bajaron el pulgar desde Olivos. El motivo es que, entumecido por la desazĂłn que trajo de SudĂĄfrica, no asistiĂł al acto por el aniversario

8

33 34

ferreterĂ­as desinfecciones estĂŠtica gimnasios escuelas de tenis geriĂĄtricos delivery

enseĂąanza

fiestas

"DSUNQ 

Contexto


Contexto

Del maradonismo a la desmaradonizaciĂłn E

tituciĂłn. Maradona debiĂł ser echado de la conducciĂłn del seleccionado cuando, tras la clasificaciĂłn en Montevideo, descerrajĂł procacidades pornogrĂĄficas contra el periodismo, en una conferencia de prensa televisada. Ni el seis a uno Bolivia, ni el tres a cero con Brasil, ni la goleada alemana que dejĂł a la selecciĂłn fuera del Mundial, fueron tan humillantes para el paĂ­s como aquella catarsis de violento aborrecimiento a quienes osaban cuestionarlo. TambiĂŠn

irradiaba alegrĂ­a y sentimientos positivos; hasta que se convirtiĂł en un personaje que tiene fanĂĄticos que lo idolatran en voz alta y un ocĂŠano de silenciosos detractores que llevan tiempo percibiendo que irradia cosas negativas. GenerĂł tanto temor con sus feroces contraataques, que se impuso un silencio en torno a sus actos cuestionables. Es un silencio hipĂłcrita y temeroso. Y su consecuencia es el absurdo. Al fin de cuentas, es absurdo que se lo haya

echado de la selecciĂłn ahora, sin que se hubiera producido ningĂşn hecho que, objetivamente, justificara echarlo; mientras que nadie se atreviĂł siquiera a balbucear que debĂ­a ser expulsado cuando cometiĂł el estropicio que, a todas luces, justificaba una inmediata destituciĂłn. Ahora se habla del catastrĂłfico seis a uno que recibiĂł en Bolivia, de la opaca y agĂłnica clasificaciĂłn y del indigno derrumbe frente a los alemanes en SudĂĄfrica. Pero no eran esas las causales serias de una des-

l paĂ­s se vuelve un poco hipĂłcrita cuando de Maradona se trata. Hace mucho tiempo que dejĂł de brillar y se convirtiĂł en un personaje opaco. El joven de la genialidad y el virtuosismo artĂ­stico con la pelota, se fue convirtiendo en un dios enojado y trĂĄgico. El pibe de la sonrisa que contagiaba alegrĂ­a fue reemplazado por un reyezuelo furibundo que descarga su ira incinerando de insultos y acusaciones a quienes osaban cuestionarlo. El paĂ­s entero adorĂł al astro que

degradĂł al paĂ­s que conservara su cargo despuĂŠs de haber vomitado semejante catarata de vulgaridades. No siguiĂł al frente del equipo nacional por hacer un buen trabajo tĂŠcnico, sino porque el poder polĂ­tico lo considerĂł funcional al relato oficial. Maradona era, segĂşn las voces mediĂĄticas del oficialismo, un sĂ­mbolo viviente de la rebeldĂ­a antisistema. De ese modo, si gracias a contar con un equipo de mega-estrellas internacionales traĂ­a de SudĂĄfrica la copa mundialista, “la mano de Diosâ€? le darĂ­a un empujĂłn triunfal al kirchnerismo en el 2011. Pero no fue la Ăşnica razĂłn por la que Maradona siguiĂł siendo el DT de la selecciĂłn, a pesar del exabrupto que le habrĂ­a costado el cargo a cualquier tĂŠcnico de las demĂĄs selecciones del mundo. TambiĂŠn siguiĂł porque nadie se atreviĂł a decir que la premeditaciĂłn y alevosĂ­a con que disparĂł las procacidades por televisiĂłn, ameritaban despedir a “el Diegoâ€?, o sea a “Diosâ€?.

delivery

delivery

delivery

Por Claudio Fantini

de Eva PerĂłn. El gobierno quiso tenerlo en ese elenco estable en el que Andrea del Boca y otras figuras aplauden sonrientes y admiradas los discursos de Cristina. Cuando Brasil quedĂł fuera de SudĂĄfrica por una derrota bastante decorosa, Dunga renunciĂł en el acto. Lo mismo hicieron otros tĂŠcnicos en similares circunstancias. No fue el caso de Maradona. Cuando tras la proeza del equipo uruguayo, a Washington Tabares le preguntaron si seguirĂ­a siendo el tĂŠcnico de ese seleccionado, respondiĂł lo obviamente lĂłgico: “no es una decisiĂłn que deba tomar yo, sino las instituciones del fĂştbol de Uruguayâ€?. La misma pregunta le hicieron a Maradona tras la debacle frente a Alemania, pero su respuesta fue diametralmente distinta: “todavĂ­a no lo decidĂ­; lo voy a consultar con mi familiaâ€?. Pero en ese momento, ningĂşn periodista se atreviĂł a comparar la humildad y seriedad del tĂŠcnico uruguayo con la actitud monĂĄrquica de “el Diegoâ€?. Lo que es peor, nadie se atreviĂł a darse cuenta de que la respuesta de Maradona era una desmesura inaceptable. El mismo temor por el que nadie dice pĂşblicamente lo que se siente en el aire: los argentinos se dividen entre los fanĂĄticos del Diez y los que ya no lo soportan. Y este segundo grupo, de dimensiones importantes, hasta prefiere que la copa del mundo no haya sido para la Argentina, si el precio del trofeo era que el paĂ­s continuara “maradonizadoâ€? por un largo tiempo mĂĄs.

Por eso fue ridĂ­culo que lo echaran cuando no existĂ­a una razĂłn de mĂĄs peso que aquella catarsis de vulgaridades. En rigor, la verdadera razĂłn del derrocamiento es que le bajaron el pulgar desde Olivos. El motivo es que, entumecido por la desazĂłn que trajo de SudĂĄfrica, no asistiĂł al acto por el aniversario

8

33 34

ferreterĂ­as desinfecciones estĂŠtica gimnasios

"DSUNQ 

escuelas de tenis geriĂĄtricos delivery

enseĂąanza

fiestas


heladerĂ­as

Sibaris / Hotel Windsor

librerĂ­as

impresiones

Buenos Aires 214 / 0351 - 425-4477

Fiesta de sabores delicados El restaurante del hotel de Buenos Aires y Caseros presentĂł su nueva carta. Una interesante recorrida por una de las mejores cocinas en CĂłrdoba.

H

ay una fiesta de sabores de alto vuelo. Hay que preparar los sentidos. Hay que disponer paladar y espĂ­ritu para gozar de una de las mejores cocinas de CĂłrdoba. El Windsor Hotel & Tower, en Buenos Aires y Caseros, tiene su restaurante Sibaris, comandado por uno de los chefs mĂĄs prestigiosos de nuestra provincia con renombre nacional, Roal Zuzulich. En la planta baja, con una sobria y confortable ambientaciĂłn, en el contexto revalorizada por las obras de recuperaciĂłn en esa zona cĂŠntrica de la ciudad, el restĂł tiene una carta corta y de excelencia gourmet, una vinoteca con las 100 mejores etiquetas del paĂ­s y servicios promocionales como valet parking, servicio gratuito de remis, in-

terpretaciones de mĂşsicos de la Orquesta Metropolitana, descuentos en algunas bodegas, entre otros. Hace unos dĂ­as, el chef Zuzulich y su chef asistente Sergio Cabrera presentaron la nueva carta, con una cena de varios, donde ofrecieron lo mejor de esta renovada propuesta gastronĂłmica. AcompaĂąado de vinos reservas de la bodega Norton, Sibaris puso sobre la mesa sus mejores platos. Confit de conejo. Sobre pan de campo con una salsa de chocolate. DelicadĂ­simo el sabor de esta carne, elaborada a partir de la tĂŠcnica de la cocciĂłn en un medio graso a fuego muy bajo para que nunca pase los 80 grados. Crepes de mar. Con una emulsiĂłn de pimientos. Unos mariscos que estaban dispuestos a jugar en

la boca con el Chardonay con un paso por roble. Cochinillo confitado. Con purĂŠ de manzanas al whisky y compota de repollo morado. La combinaciĂłn del cerdo con el agridulce es un clĂĄsico, pero si se le agrega altas tĂŠcnicas gourmet y productos de calidad, suena como una sinfĂłnica en la boca. Lengua a la plancha. Con purĂŠ trufado, compota de puerros y reducciĂłn de oporto. Hay un precepto que sostiene que cortes de alta gama, cualquiera cocina; que para demostrar las dotes de gran cocinero hay que trabajar con los considerados cortes menores o de baja calificaciĂłn. Bondiola a la cerveza negra. Con emulsiĂłn de batatas y papines escalfados. Muy buena la cocciĂłn del cerdo, pero lo que se lleva los aplausos es la emulsiĂłn de batatas, producto de una larguĂ­sima cocciĂłn de casi 10 horas. Suquet de merluza negra. Sobre un trozo de pan tostado. La merluza negra es uno de los pescados de mĂĄs delicado sabor. Y requiere tambiĂŠn una cuidadosa cocciĂłn. En este caso, lo sellan en sartĂŠn y luego lleva un golpe de horno. El suquet es una salsa tĂ­pica de CataluĂąa, hecha a base de restos de pescados que no se comen. AquĂ­ le agregan almendras para darle mayor presencia. Cordero en cocciĂłn larga. Con calabacines confitados y espuma de espĂĄrragos a la menta. Una pa-

inmobiliarias

Por Roberto Battaglino batta07@hotmail.com

herrerĂ­as

ciente cocciĂłn de 48 horas a fuego muy lento le da a este plato un sabor y una textura dignas de los mejores elogios. Una degustaciĂłn de los mejores postres, con helados caseros incluidos, cerrĂł una agradable velada, cuando la Iglesia y el Convento de San Franciso, remodelados e iluminados, marcaban la medianoche. El paladar y el espĂ­ritu, agradecidos por tanta delicadeza en la cocina.

Para beber tranquilos Sibaris es uno de los pocos restaurantes de CĂłrdoba con el servicio de estacionamiento del auto (valet parking). A ello, le ha sumado un novedoso elemento para la ciudad, que seguramente se irĂĄ extendiendo: servicio gratuito de remises para los que prefieren tomar un par de copas de vino y olvidarse de los controles de alcoholemia. El restaurante cubre recorridos de hasta 25 pesos (casi ningĂşn barrio de la ciudad queda afuera desde esa esquina cĂŠntrica). El sistema se estĂĄ implementado en Santa Fe, donde hay una experiencia piloto, en la que intervienen los taxistas y los empresarios gastronĂłmicos. En CĂłrdoba, arrancĂł el Windsor y seguramente le seguirĂĄn otros locales, ya que el control de las ingestas de alcohol ha generado una reducciĂłn de clientes en los locales gastronĂłmicos. MĂĄs confort y mĂĄs seguridad para todos.

mercerĂ­as

iluminaciĂłn

joyerĂ­as impresiones

lavanderĂ­as

6

35 36

profesionales reposterĂ­a piscinas Ăłpticas pinturerĂ­as odontologĂ­a motos

paĂąaleras

profesionales

"DSUNQ 

Al filo


Al filo

Sibaris / Hotel Windsor

heladerĂ­as

impresiones

librerĂ­as

Buenos Aires 214 / 0351 - 425-4477

Fiesta de sabores delicados El restaurante del hotel de Buenos Aires y Caseros presentĂł su nueva carta. Una interesante recorrida por una de las mejores cocinas en CĂłrdoba.

H

ay una fiesta de sabores de alto vuelo. Hay que preparar los sentidos. Hay que disponer paladar y espĂ­ritu para gozar de una de las mejores cocinas de CĂłrdoba. El Windsor Hotel & Tower, en Buenos Aires y Caseros, tiene su restaurante Sibaris, comandado por uno de los chefs mĂĄs prestigiosos de nuestra provincia con renombre nacional, Roal Zuzulich. En la planta baja, con una sobria y confortable ambientaciĂłn, en el contexto revalorizada por las obras de recuperaciĂłn en esa zona cĂŠntrica de la ciudad, el restĂł tiene una carta corta y de excelencia gourmet, una vinoteca con las 100 mejores etiquetas del paĂ­s y servicios promocionales como valet parking, servicio gratuito de remis, in-

terpretaciones de mĂşsicos de la Orquesta Metropolitana, descuentos en algunas bodegas, entre otros. Hace unos dĂ­as, el chef Zuzulich y su chef asistente Sergio Cabrera presentaron la nueva carta, con una cena de varios, donde ofrecieron lo mejor de esta renovada propuesta gastronĂłmica. AcompaĂąado de vinos reservas de la bodega Norton, Sibaris puso sobre la mesa sus mejores platos. Confit de conejo. Sobre pan de campo con una salsa de chocolate. DelicadĂ­simo el sabor de esta carne, elaborada a partir de la tĂŠcnica de la cocciĂłn en un medio graso a fuego muy bajo para que nunca pase los 80 grados. Crepes de mar. Con una emulsiĂłn de pimientos. Unos mariscos que estaban dispuestos a jugar en

la boca con el Chardonay con un paso por roble. Cochinillo confitado. Con purĂŠ de manzanas al whisky y compota de repollo morado. La combinaciĂłn del cerdo con el agridulce es un clĂĄsico, pero si se le agrega altas tĂŠcnicas gourmet y productos de calidad, suena como una sinfĂłnica en la boca. Lengua a la plancha. Con purĂŠ trufado, compota de puerros y reducciĂłn de oporto. Hay un precepto que sostiene que cortes de alta gama, cualquiera cocina; que para demostrar las dotes de gran cocinero hay que trabajar con los considerados cortes menores o de baja calificaciĂłn. Bondiola a la cerveza negra. Con emulsiĂłn de batatas y papines escalfados. Muy buena la cocciĂłn del cerdo, pero lo que se lleva los aplausos es la emulsiĂłn de batatas, producto de una larguĂ­sima cocciĂłn de casi 10 horas. Suquet de merluza negra. Sobre un trozo de pan tostado. La merluza negra es uno de los pescados de mĂĄs delicado sabor. Y requiere tambiĂŠn una cuidadosa cocciĂłn. En este caso, lo sellan en sartĂŠn y luego lleva un golpe de horno. El suquet es una salsa tĂ­pica de CataluĂąa, hecha a base de restos de pescados que no se comen. AquĂ­ le agregan almendras para darle mayor presencia. Cordero en cocciĂłn larga. Con calabacines confitados y espuma de espĂĄrragos a la menta. Una pa-

inmobiliarias

Por Roberto Battaglino batta07@hotmail.com

ciente cocciĂłn de 48 horas a fuego muy lento le da a este plato un sabor y una textura dignas de los mejores elogios. Una degustaciĂłn de los mejores postres, con helados caseros incluidos, cerrĂł una agradable velada, cuando la Iglesia y el Convento de San Franciso, remodelados e iluminados, marcaban la medianoche. El paladar y el espĂ­ritu, agradecidos por tanta delicadeza en la cocina.

herrerĂ­as

Para beber tranquilos Sibaris es uno de los pocos restaurantes de CĂłrdoba con el servicio de estacionamiento del auto (valet parking). A ello, le ha sumado un novedoso elemento para la ciudad, que seguramente se irĂĄ extendiendo: servicio gratuito de remises para los que prefieren tomar un par de copas de vino y olvidarse de los controles de alcoholemia. El restaurante cubre recorridos de hasta 25 pesos (casi ningĂşn barrio de la ciudad queda afuera desde esa esquina cĂŠntrica). El sistema se estĂĄ implementado en Santa Fe, donde hay una experiencia piloto, en la que intervienen los taxistas y los empresarios gastronĂłmicos. En CĂłrdoba, arrancĂł el Windsor y seguramente le seguirĂĄn otros locales, ya que el control de las ingestas de alcohol ha generado una reducciĂłn de clientes en los locales gastronĂłmicos. MĂĄs confort y mĂĄs seguridad para todos.

mercerĂ­as

iluminaciĂłn

joyerĂ­as impresiones

lavanderĂ­as

6

35 36

profesionales reposterĂ­a piscinas

"DSUNQ 

Ăłpticas pinturerĂ­as odontologĂ­a profesionales

paĂąaleras

motos


Por Rosana A. Guerra.

Zuliani

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

bĂĄtico tratamos de hacer algo que no se explota en la televisiĂłn cordobesa y es la reuniĂłn de amigos, como hace uno en su casa un sĂĄbado a la noche. Se habla de temas varios, quizĂĄs no con la profundidad que amerite, porque en realidad, cuando estĂĄs en una reuniĂłn asĂ­, tampoco se hacen charlas tan profundas, sino que se salta de un tema a otro. Trato de lograr que los entrevistados interactĂşen entre ellos, siento que el programa estĂĄ saliendo bien cuando veo que no participo. La idea es que yo tire y me corraâ€?, seĂąala. Sergio tambiĂŠn dice que no se considera un buen entrevistador y que estĂĄ acostumbrado a hacer entrevistas para lograr un dato, una primicia pero no en un tema libre. “El desafĂ­o es no dispersarse, lograr profundidad en poco tiempo y hacer participar a los entrevistados sin casarse con ningunoâ€?, considera Sergio.

El efecto sorpresa Sergio confiesa que se enoja si le adelantan un tema antes del programa de radio. “No me lo digas an-

tes, decĂ­melo al aire‌ sorprendeme que te sorprendo, aunque sea un riesgo y me dejĂŠs al descubierto, pero decĂ­melo en pĂşblico, nunca en privado, porque se pierde frescura, pensĂĄs la respuesta y la que estĂĄ pensada es para los candidatos, no para nosotrosâ€?, advierte. El conductor de SabĂĄtico, reconoce que le falta mĂĄs capacidad de improvisaciĂłn en la tele. “En radio, me levanto inspirado y enchufado, por mĂĄs que estĂŠ desinformado, sĂŠ que me va a salir un programĂłn. En cambio, en tele, es distinto. Por ahĂ­ me malhumora la cĂĄmara, el tema de la imagen, el proceso para hacer un programa compromete muchas cosas previas, es mĂĄs lĂ­o hacer una cobertura en tele. En radio sos vos, el mundo y tu capacidad de descripciĂłnâ€?, sentencia. Insiste en que el grabado lo enoja mĂĄs que el vivo, porque el primero se vuelve tedioso y largo. “Me pasaba en 70/80, aunque no soy de andar furceando. En cambio en SabĂĄtico, es lo mĂĄs cercano al falso vivo. Para ser un buen con-

ductor de televisiĂłn tenĂŠs que ser un buen conductor de magazine, un buen comediante, primero actor y despuĂŠs conductor o periodistaâ€?, sostiene. Para el conductor, actuar es estar componiendo un personaje que atrae a la audiencia, genera climas y te hace reĂ­r. “El humor es una vĂ­a de escape y de comunicaciĂłnâ€?, dice. Con respecto al desafĂ­o de conducir el programa Juntos los sĂĄbados, seĂąala: â€?la ventaja que tuve fue ser parte del programa y de ser su brazo derecho, su pierna izquierda, su omĂłplato, soy parte de ese cuerpo. Mario es un animal de radio y hablando tiene mĂĄs imĂĄgenes de las que podrĂ­a mostrar una cĂĄmara de televisiĂłn. Es una aplanadoraâ€?. Sergio agrega que intenta hacer algo prolijo sin salirse de los cĂĄnones del estilo del programa de Mario. “Cuando me tocĂł hacer Juntos los sĂĄbados intentĂŠ amoldarme a un producto que me precediĂł, pero con las caracterĂ­sticas de mi personalidad. Voy mĂĄs arriba que lo que me gustarĂ­a, pero a la mitad del programa bajo un cambio. A veces me siento un cable de plancha. Probablemente no sea el nĂşmero uno en ninguno, pero me siento muy cĂłmodo en todos los medios y eso me asegura una cierta capacidad de supervivenciaâ€?, finaliza.

Ficha Estado civil: casado con Marina Abulafia. Tiene dos hijos: Sabrina y Franco. PelĂ­cula: El bueno, el malo y el feo. De Sergio Leone. Libro preferido: Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenair. (Lo lee una vez al aĂąo y lo tiene subrayado). Tiempo libre: hacer jardinerĂ­a, ir al cine o ver pelĂ­culas. Restaurantes preferidos: Recoletta, Villoso, El Chiringuito, Mayumi y Modesto.

Editorial ÂŽ

Por Jorge Londero

c o r t a

DistribuciĂłn mixta

AndrĂŠs Ciro

ÂżUn nuevo Indio Solari? El ex lĂ­der d e L os Piojos eligiĂł C Ăłrdob a p ara in iciar una nu ev a etap a. Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

P

asĂł de hacer un programa radial desestructurado, como Los Burdos, a estar en uno de los clĂĄsicos de la radio cordobesa en Cadena 3, junto a Mario Pereyra, a quien acompaĂąa hace catorce aĂąos. Su versatilidad y capacidad para leer rĂĄpido la cancha, pivoteando frases al aire con soltura pero tambiĂŠn con prudencia, lo convirtieron en un coequiper ideal y, desde hace un aĂąo, en uno de los “reemplazantesâ€? de Mario en el programa Juntos de los sĂĄbados. Sergio, ademĂĄs de ser el conductor del show de la nostalgia con su programa televisivo 70/80 y ahora de SabĂĄtico por Teleocho, es vecino de Villa ArgĂźello y cuenta por quĂŠ eligiĂł esta zona para vivir con su familia. “Todo comenzĂł haciendo la vuelta del perro. SalĂ­amos de Alta CĂłrdoba y el auto venĂ­a sĂłlo para esta zona. Nos gustĂł, y hace un aĂąo compramos nuestra casa. Cuando me voy a trabajar, si me levanto cheto, voy por Martinolli y si me levanto hippy, tomo por Ricardo Rojas, porque es mĂĄs salvaje. Me gusta mucho la calle Viracocha, porque a pesar de ser angosta y de doble mano, tiene esa subidita que me recuerda a la bajada que hacĂ­a en bici cerca del club Institutoâ€?, dice. Sergio. TambiĂŠn seĂąala que, aunque no tendrĂ­a problemas en envejecer en un barrio cerrado, por ahora prefiere vivir en uno abierto. “Reniego rotundamente de que mi hijo se crĂ­e en un country, porque la vida pasa afueraâ€?, advierte. Su particular capacidad para destacar la dimensiĂłn humana, el detalle y la riqueza de la anĂŠcdota, ya se vislumbrĂł cuando conducĂ­a el programa 70/80. Y este aĂąo tambiĂŠn se aprecia en el show de entrevistas que hace en SabĂĄtico (sĂĄbados por Teleocho), donde muestra su necesidad de seguir creciendo en lo profesional con una apuesta distinta y donde considerar muchas variables. “Con Sa-

Staff Segunda Êpoca / Aùo 21 Nº 71 Agosto de 2010 Dirección: Jorge Londero Redacción: Rosana Guerra Arte: www.MarioPian.com.ar Fotos: Guillermo Galliano Humor: Angonoa Ventas Zona Recta/Gauss 0351–156 982864 0351–156 982866 Zona Rafael Nuùez 0351–153 522009 Zona Urca/Cerro 0351–156 160039 Córdoba y otras provincias EUDIX 0351-153 227116 Gerencia Comercial Laura Albrecht 0351–155 127966 0351–156 809426

A

Director

quĂ­a, como la llegada este mes del des-

nos planteamos en un principio.

mando nuevos colaboradores de jerar-

cediĂł en interĂŠs los lĂ­mites geogrĂĄficos que

y mĂĄs contenido, para lo que seguimos su-

quĂ­a de sus colaboradores, esta revista ex-

implica, por cierto, invertir en mĂĄs tirada

estĂĄ claro: por su contenido y por la jerar-

al lugar donde se entrega sin costo. Esto

piden, siempre, mĂĄs de una. El diagnĂłstico

peles que gastarĂ­a en ir a buscarla gratis

con nuestros familiares y amigos, todos nos

hacerlo por un costo equivalente a los cos-

man todos los meses. Otro tanto sucede

ran disfrutar de esta propuesta, pueden

porque su suegra y un vecino se la recla-

cordobeses que no viven en la zona y quie-

en Alto Alberdi nos pide dos revistas mĂĄs

tendemos que, con este sistema, aquellos

mes; un comerciante de La Recta que vive

cos de otros sectores de la ciudad. En-

llevarle hasta su casa un ejemplar cada

tapa, a un costo muy accesible, en kios-

quiere saber cuĂĄnto le cobrarĂ­amos para

zona de La Recta y agrega un precio de

jubilado de Alta CĂłrdoba nos llama porque

mixta que mantiene la gratuidad en la

cĂłmo puede conseguir nuestra revista; un

ahora, la mejor soluciĂłn: una distribuciĂłn

ral Paz nos escribe para saber

namos lo que nos parece, al menos por

crece: una vecina de barrio Gene-

Por eso, desde este nĂşmero, estre-

diario se repite una demanda que

multimedia VĂ­ctor Pintos, cuya pluma ya

el asunto, y que hace mucho tambiĂŠn nos des-

tacado periodista, escritor y productor

Confieso que hace mucho nos da vueltas vela saber cĂłmo atender esa demanda en un

porlarecta@gmail.com Receptorías Librería Trazos –Martinolli 8221 Azul & Luna –Martinolli 5453 360 Nexo – Paseo Lugones Loc. 630 Por la Recta es una publicación de Producciones Por La Recta, de distribución gratuita en los barrios adyacentes a la Recta Martinolli. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 358488. Propietario: Jorge Londero. Losmiembros del staff participan en colaboración. Tirada: 10.000 ejemplares.

contexto difĂ­cil, en un aĂąo en el que el papel

pasĂł por las pĂĄginas de los mĂĄs prestigiosos medios del paĂ­s. de jerarquĂ­a provincial y nacional; con

dedor del 70 por ciento en sĂłlo siete meses.

AsĂ­, con referentes y lĂ­deres de opiniĂłn

ilustraciĂłn, nuestro soporte, aumentĂł alre-

dobeses.

otros sectores de la ciudad.

sector de la ciudad, sino a todos los cor-

lado cuando hay tantos que la piden desde

ser un medio que represente no sĂłlo a un

bemos que ya no podemos mirar para otro

otra acciĂłn concreta en esta apuesta por

la reciben en forma gratuita, pero tambiĂŠn sa-

cremento de los costos, avanzamos con

tumbre de los vecinos de la zona noroeste que

una calidad que mantenemos pese al in-

Sabemos que no podemos cambiar la cos-

38

3

"DSUNQ 

Vecino destacado

Sergio Conductor de radio y televisiĂłn

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

4

37

icardo parĂł en el semĂĄforo y agachĂł la cabeza para escribir un mensaje de texto en el celular. Te qu, alcanzĂł a poner, y vio de reojo que un escurridor caĂ­a sobre el parabrisas. Sin levantar la vista, hizo que no con el Ă­ndice. Con el pulgar de la otra mano completĂł el mensaje. El escurridor seguĂ­a yendo y viniendo. El parabrisas se llenĂł de espuma. Yo tambiĂŠn te quiero, le respondieron. Ricardo sonriĂł. Iba a contestar, pero el semĂĄforo se puso en verde. El escurridor no habĂ­a terminado de sacar la espuma. Mientras guardaba el celular en el estuche, bajĂł el vidrio de la ventanilla. “Te dije que no me lo limpiaras; quĂŠ idioma entendĂŠsâ€?, dijo en voz bien alta. â€œÂżTiene una moneda?â€?, escuchĂł que le respondĂ­an. “No. Me hiciste frenar toda la filaâ€?, dijo Ricardo. ReciĂŠn ahĂ­ mirĂł al limpiavidrios. Era un hombre de su edad, rubio, no muy alto, pero fornido. “Con ese lomo podrĂ­as ir a trabajar, Âżno?â€?, completĂł. Los de atrĂĄs tocaron bocina. Ricardo arrancĂł el auto y echĂł la Ăşltima mirada al rubio. Algo le llamĂł la atenciĂłn, pero no le llevĂł mucho el apunte. VolviĂł al trĂĄnsito complicado de la maĂąana y a los mensajitos de texto. Como esperaba, vibrĂł la alarma del celular. LogrĂł sacarlo del estuche con algo de dificultad, pero valiĂł pena: Sos la persona mĂĄs dulce que conocĂ­ en mi vida, leyĂł. SonriĂł de nuevo. Doscientos metros mĂĄs adelante volviĂł a detenerlo un semĂĄforo. Esta vez tenĂ­a la vista al frente, el mentĂłn bien alto y las manos firmes

R

en el volante. Un chico le mostrĂł el escurridor. Ricardo le hizo seĂąas de que el parabrisas estaba limpio. El chico hizo un cĂ­rculo con el Ă­ndice y el pulgar. Ricardo hizo como que auscultaba sus bolsillos y se encogiĂł de hombros. “No tengo monedasâ€?, dijo, bajito, y pensĂł que podrĂ­a haber aprovechado el semĂĄforo en rojo para devolver el mensaje. Escribir, por ejemplo: la mĂĄs dulce sos vos. A la cuadra siguiente, de golpe, se acordĂł del rubio. El Payo Ripanti. HabĂ­a ido con ĂŠl a tercer aĂąo del secundario. ApareciĂł a mitad de aĂąo, expulsado de otra escuela, y se hicieron amigos. Ricardo lo apaĂąaba, lo justificaba. Ese aĂąo terminaron lo mĂĄs bien, pero al siguiente, el Payo no volviĂł y ya no tuvo noticias suyas. FrenĂł a mitad de la bocacalle y dio un giro brusco. Mientras giraba sonĂł el celular. AcelerĂł. Puso el auto en exceso de velocidad por la costanera y atendiĂł. â€œÂżVenĂ­s esta tarde?â€?, preguntĂł ella. Ricardo le dijo que despuĂŠs la llamaba y cortĂł. LlegĂł al puente. Tres chicos se abalanzaron sobre el parabrisas y lo limpiaron en pocos segundos. Les dio un billete de cinco pesos. Los chicos agradecieron y empezaron a mostrarse el billete, a llevarlo como un estandarte, con los brazos en alto. Cincuenta metros antes de la esquina donde habĂ­a encontrado al Payo Ripanti, bajĂł la velocidad. PensĂł que le iba a tocar bocina, que le iba a gritar que lo habĂ­a reconocido y le iba a abrir la puerta del auto para que subiera. Lo llevarĂ­a a co-

mer, le preguntarĂ­a por su vida, le pedirĂ­a perdĂłn por no haberle dado una moneda. No pudo parar. El semĂĄforo siguiĂł en verde mĂĄs de lo que suponĂ­a y el trĂĄnsito se lo llevaba por delante. LogrĂł ver la cabeza del Payo y sacĂł la mano por la ventanilla. â€œÂĄPayo, soy Ricardo!â€?, gritĂł. Le pareciĂł ver que el Payo se rascaba la cabeza, pero tuvo que volver la vista a la avenida congestionada. Quiso moverse de su carril; correrse hacia la izquierda para dar la vuelta. No pudo. Ni en esa esquina, ni en la siguiente. DespuĂŠs llegĂł a las vĂ­as y no tuvo mĂĄs alternativa que cruzarlas. ReciĂŠn despuĂŠs pudo doblar. TardĂł unos quince minutos en volver al lugar del Payo. SubiĂł el auto

a una veredita y encendiĂł las balizas. BajĂł. â€œÂżQuĂŠ pasa, tĂ­o?â€?, le gritaron. “El rubioâ€?, dijo Ricardo, â€œÂżdĂłnde estĂĄ el rubio?â€?. â€œÂżQuĂŠ problema tenĂŠs con el rubio?â€?, dijo el que parecĂ­a mĂĄs grandecito. Ricardo respirĂł para contener la agitaciĂłn. “Ningunoâ€?, dijo, “es amigo mĂ­oâ€?. El grandecito le dijo que lo habĂ­an echado: “No sabĂ­a pedirâ€?. Cuando Ricardo preguntĂł dĂłnde podĂ­a ubicarlo, le dijeron que ahĂ­ no importaban esas cosas. Ricardo dio las gracias y subiĂł al auto. Voy a las tres, puso en el mensaje, y apretĂł send. El grandecito le golpeĂł la ventanilla y le pidiĂł una moneda. “No tengo mĂĄsâ€?, dijo Ricardo, y volviĂł a perderse en el trĂĄnsito de la maĂąana.

vidrios veterinarias servicios

Ojos que no ven

jorgeNcuadrado@gmail.com

Por Jorge Cuadrado

salud

ColecciĂłn El lado oscuro de los refranes

veterinarias

viveros y parques


Editorial

Por Rosana A. Guerra.

Conductor de radio y televisiĂłn

Zuliani

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

Sergio

ÂŽ

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

P

bĂĄtico tratamos de hacer algo que no se explota en la televisiĂłn cordobesa y es la reuniĂłn de amigos, como hace uno en su casa un sĂĄbado a la noche. Se habla de temas varios, quizĂĄs no con la profundidad que amerite, porque en realidad, cuando estĂĄs en una reuniĂłn asĂ­, tampoco se hacen charlas tan profundas, sino que se salta de un tema a otro. Trato de lograr que los entrevistados interactĂşen entre ellos, siento que el programa estĂĄ saliendo bien cuando veo que no participo. La idea es que yo tire y me corraâ€?, seĂąala. Sergio tambiĂŠn dice que no se considera un buen entrevistador y que estĂĄ acostumbrado a hacer entrevistas para lograr un dato, una primicia pero no en un tema libre. “El desafĂ­o es no dispersarse, lograr profundidad en poco tiempo y hacer participar a los entrevistados sin casarse con ningunoâ€?, considera Sergio.

El efecto sorpresa Sergio confiesa que se enoja si le adelantan un tema antes del programa de radio. “No me lo digas an-

tes, decĂ­melo al aire‌ sorprendeme que te sorprendo, aunque sea un riesgo y me dejĂŠs al descubierto, pero decĂ­melo en pĂşblico, nunca en privado, porque se pierde frescura, pensĂĄs la respuesta y la que estĂĄ pensada es para los candidatos, no para nosotrosâ€?, advierte. El conductor de SabĂĄtico, reconoce que le falta mĂĄs capacidad de improvisaciĂłn en la tele. “En radio, me levanto inspirado y enchufado, por mĂĄs que estĂŠ desinformado, sĂŠ que me va a salir un programĂłn. En cambio, en tele, es distinto. Por ahĂ­ me malhumora la cĂĄmara, el tema de la imagen, el proceso para hacer un programa compromete muchas cosas previas, es mĂĄs lĂ­o hacer una cobertura en tele. En radio sos vos, el mundo y tu capacidad de descripciĂłnâ€?, sentencia. Insiste en que el grabado lo enoja mĂĄs que el vivo, porque el primero se vuelve tedioso y largo. “Me pasaba en 70/80, aunque no soy de andar furceando. En cambio en SabĂĄtico, es lo mĂĄs cercano al falso vivo. Para ser un buen con-

ductor de televisiĂłn tenĂŠs que ser un buen conductor de magazine, un buen comediante, primero actor y despuĂŠs conductor o periodistaâ€?, sostiene. Para el conductor, actuar es estar componiendo un personaje que atrae a la audiencia, genera climas y te hace reĂ­r. “El humor es una vĂ­a de escape y de comunicaciĂłnâ€?, dice. Con respecto al desafĂ­o de conducir el programa Juntos los sĂĄbados, seĂąala: â€?la ventaja que tuve fue ser parte del programa y de ser su brazo derecho, su pierna izquierda, su omĂłplato, soy parte de ese cuerpo. Mario es un animal de radio y hablando tiene mĂĄs imĂĄgenes de las que podrĂ­a mostrar una cĂĄmara de televisiĂłn. Es una aplanadoraâ€?. Sergio agrega que intenta hacer algo prolijo sin salirse de los cĂĄnones del estilo del programa de Mario. “Cuando me tocĂł hacer Juntos los sĂĄbados intentĂŠ amoldarme a un producto que me precediĂł, pero con las caracterĂ­sticas de mi personalidad. Voy mĂĄs arriba que lo que me gustarĂ­a, pero a la mitad del programa bajo un cambio. A veces me siento un cable de plancha. Probablemente no sea el nĂşmero uno en ninguno, pero me siento muy cĂłmodo en todos los medios y eso me asegura una cierta capacidad de supervivenciaâ€?, finaliza.

Ficha Estado civil: casado con Marina Abulafia. Tiene dos hijos: Sabrina y Franco. PelĂ­cula: El bueno, el malo y el feo. De Sergio Leone. Libro preferido: Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenair. (Lo lee una vez al aĂąo y lo tiene subrayado). Tiempo libre: hacer jardinerĂ­a, ir al cine o ver pelĂ­culas. Restaurantes preferidos: Recoletta, Villoso, El Chiringuito, Mayumi y Modesto.

Director

DistribuciĂłn mixta

AndrĂŠs Ciro

ÂżUn nuevo Indio Solari? El ex lĂ­der d e L os Piojos eligiĂł C Ăłrdob a p ara in iciar una nu ev a etap a. Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

asĂł de hacer un programa radial desestructurado, como Los Burdos, a estar en uno de los clĂĄsicos de la radio cordobesa en Cadena 3, junto a Mario Pereyra, a quien acompaĂąa hace catorce aĂąos. Su versatilidad y capacidad para leer rĂĄpido la cancha, pivoteando frases al aire con soltura pero tambiĂŠn con prudencia, lo convirtieron en un coequiper ideal y, desde hace un aĂąo, en uno de los “reemplazantesâ€? de Mario en el programa Juntos de los sĂĄbados. Sergio, ademĂĄs de ser el conductor del show de la nostalgia con su programa televisivo 70/80 y ahora de SabĂĄtico por Teleocho, es vecino de Villa ArgĂźello y cuenta por quĂŠ eligiĂł esta zona para vivir con su familia. “Todo comenzĂł haciendo la vuelta del perro. SalĂ­amos de Alta CĂłrdoba y el auto venĂ­a sĂłlo para esta zona. Nos gustĂł, y hace un aĂąo compramos nuestra casa. Cuando me voy a trabajar, si me levanto cheto, voy por Martinolli y si me levanto hippy, tomo por Ricardo Rojas, porque es mĂĄs salvaje. Me gusta mucho la calle Viracocha, porque a pesar de ser angosta y de doble mano, tiene esa subidita que me recuerda a la bajada que hacĂ­a en bici cerca del club Institutoâ€?, dice. Sergio. TambiĂŠn seĂąala que, aunque no tendrĂ­a problemas en envejecer en un barrio cerrado, por ahora prefiere vivir en uno abierto. “Reniego rotundamente de que mi hijo se crĂ­e en un country, porque la vida pasa afueraâ€?, advierte. Su particular capacidad para destacar la dimensiĂłn humana, el detalle y la riqueza de la anĂŠcdota, ya se vislumbrĂł cuando conducĂ­a el programa 70/80. Y este aĂąo tambiĂŠn se aprecia en el show de entrevistas que hace en SabĂĄtico (sĂĄbados por Teleocho), donde muestra su necesidad de seguir creciendo en lo profesional con una apuesta distinta y donde considerar muchas variables. “Con Sa-

Por Jorge Londero

c o r t a

Staff Segunda Êpoca / Aùo 21 Nº 71 Agosto de 2010 Dirección: Jorge Londero Redacción: Rosana Guerra Arte: www.MarioPian.com.ar Fotos: Guillermo Galliano Humor: Angonoa Ventas Zona Recta/Gauss 0351–156 982864 0351–156 982866 Zona Rafael Nuùez 0351–153 522009 Zona Urca/Cerro 0351–156 160039 Córdoba y otras provincias EUDIX 0351-153 227116 Gerencia Comercial Laura Albrecht 0351–155 127966 0351–156 809426 porlarecta@gmail.com Receptorías Librería Trazos –Martinolli 8221 Azul & Luna –Martinolli 5453 360 Nexo – Paseo Lugones Loc. 630 Por la Recta es una publicación de Producciones Por La Recta, de distribución gratuita en los barrios adyacentes a la Recta Martinolli. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 358488. Propietario: Jorge Londero. Losmiembros del staff participan en colaboración. Tirada: 10.000 ejemplares.

A

diario se repite una demanda que

Por eso, desde este nĂşmero, estre-

crece: una vecina de barrio Gene-

namos lo que nos parece, al menos por

ral Paz nos escribe para saber

ahora, la mejor soluciĂłn: una distribuciĂłn

cĂłmo puede conseguir nuestra revista; un

mixta que mantiene la gratuidad en la

jubilado de Alta CĂłrdoba nos llama porque

zona de La Recta y agrega un precio de

quiere saber cuĂĄnto le cobrarĂ­amos para

tapa, a un costo muy accesible, en kios-

llevarle hasta su casa un ejemplar cada

cos de otros sectores de la ciudad. En-

mes; un comerciante de La Recta que vive

tendemos que, con este sistema, aquellos

en Alto Alberdi nos pide dos revistas mĂĄs

cordobeses que no viven en la zona y quie-

porque su suegra y un vecino se la recla-

ran disfrutar de esta propuesta, pueden

man todos los meses. Otro tanto sucede

hacerlo por un costo equivalente a los cos-

con nuestros familiares y amigos, todos nos

peles que gastarĂ­a en ir a buscarla gratis

piden, siempre, mĂĄs de una. El diagnĂłstico

al lugar donde se entrega sin costo. Esto

estĂĄ claro: por su contenido y por la jerar-

implica, por cierto, invertir en mĂĄs tirada

quĂ­a de sus colaboradores, esta revista ex-

y mĂĄs contenido, para lo que seguimos su-

cediĂł en interĂŠs los lĂ­mites geogrĂĄficos que

mando nuevos colaboradores de jerar-

nos planteamos en un principio.

quĂ­a, como la llegada este mes del des-

Confieso que hace mucho nos da vueltas

tacado periodista, escritor y productor

el asunto, y que hace mucho tambiĂŠn nos des-

multimedia VĂ­ctor Pintos, cuya pluma ya

vela saber cĂłmo atender esa demanda en un

pasĂł por las pĂĄginas de los mĂĄs presti-

contexto difĂ­cil, en un aĂąo en el que el papel

giosos medios del paĂ­s.

ilustraciĂłn, nuestro soporte, aumentĂł alre-

AsĂ­, con referentes y lĂ­deres de opiniĂłn

dedor del 70 por ciento en sĂłlo siete meses.

de jerarquĂ­a provincial y nacional; con

Sabemos que no podemos cambiar la cos-

una calidad que mantenemos pese al in-

tumbre de los vecinos de la zona noroeste que

cremento de los costos, avanzamos con

la reciben en forma gratuita, pero tambiĂŠn sa-

otra acciĂłn concreta en esta apuesta por

bemos que ya no podemos mirar para otro

ser un medio que represente no sĂłlo a un

lado cuando hay tantos que la piden desde

sector de la ciudad, sino a todos los cor-

otros sectores de la ciudad.

dobeses.

38

3

"DSUNQ 

Vecino destacado

37

4

icardo parĂł en el semĂĄforo y agachĂł la cabeza para escribir un mensaje de texto en el celular. Te qu, alcanzĂł a poner, y vio de reojo que un escurridor caĂ­a sobre el parabrisas. Sin levantar la vista, hizo que no con el Ă­ndice. Con el pulgar de la otra mano completĂł el mensaje. El escurridor seguĂ­a yendo y viniendo. El parabrisas se llenĂł de espuma. Yo tambiĂŠn te quiero, le respondieron. Ricardo sonriĂł. Iba a contestar, pero el semĂĄforo se puso en verde. El escurridor no habĂ­a terminado de sacar la espuma. Mientras guardaba el celular en el estuche, bajĂł el vidrio de la ventanilla. “Te dije que no me lo limpiaras; quĂŠ idioma entendĂŠsâ€?, dijo en voz bien alta. â€œÂżTiene una moneda?â€?, escuchĂł que le respondĂ­an. “No. Me hiciste frenar toda la filaâ€?, dijo Ricardo. ReciĂŠn ahĂ­ mirĂł al limpiavidrios. Era un hombre de su edad, rubio, no muy alto, pero fornido. “Con ese lomo podrĂ­as ir a trabajar, Âżno?â€?, completĂł. Los de atrĂĄs tocaron bocina. Ricardo arrancĂł el auto y echĂł la Ăşltima mirada al rubio. Algo le llamĂł la atenciĂłn, pero no le llevĂł mucho el apunte. VolviĂł al trĂĄnsito complicado de la maĂąana y a los mensajitos de texto. Como esperaba, vibrĂł la alarma del celular. LogrĂł sacarlo del estuche con algo de dificultad, pero valiĂł pena: Sos la persona mĂĄs dulce que conocĂ­ en mi vida, leyĂł. SonriĂł de nuevo. Doscientos metros mĂĄs adelante volviĂł a detenerlo un semĂĄforo. Esta vez tenĂ­a la vista al frente, el mentĂłn bien alto y las manos firmes

R

en el volante. Un chico le mostrĂł el escurridor. Ricardo le hizo seĂąas de que el parabrisas estaba limpio. El chico hizo un cĂ­rculo con el Ă­ndice y el pulgar. Ricardo hizo como que auscultaba sus bolsillos y se encogiĂł de hombros. “No tengo monedasâ€?, dijo, bajito, y pensĂł que podrĂ­a haber aprovechado el semĂĄforo en rojo para devolver el mensaje. Escribir, por ejemplo: la mĂĄs dulce sos vos. A la cuadra siguiente, de golpe, se acordĂł del rubio. El Payo Ripanti. HabĂ­a ido con ĂŠl a tercer aĂąo del secundario. ApareciĂł a mitad de aĂąo, expulsado de otra escuela, y se hicieron amigos. Ricardo lo apaĂąaba, lo justificaba. Ese aĂąo terminaron lo mĂĄs bien, pero al siguiente, el Payo no volviĂł y ya no tuvo noticias suyas. FrenĂł a mitad de la bocacalle y dio un giro brusco. Mientras giraba sonĂł el celular. AcelerĂł. Puso el auto en exceso de velocidad por la costanera y atendiĂł. â€œÂżVenĂ­s esta tarde?â€?, preguntĂł ella. Ricardo le dijo que despuĂŠs la llamaba y cortĂł. LlegĂł al puente. Tres chicos se abalanzaron sobre el parabrisas y lo limpiaron en pocos segundos. Les dio un billete de cinco pesos. Los chicos agradecieron y empezaron a mostrarse el billete, a llevarlo como un estandarte, con los brazos en alto. Cincuenta metros antes de la esquina donde habĂ­a encontrado al Payo Ripanti, bajĂł la velocidad. PensĂł que le iba a tocar bocina, que le iba a gritar que lo habĂ­a reconocido y le iba a abrir la puerta del auto para que subiera. Lo llevarĂ­a a co-

Ojos que no ven ColecciĂłn El lado oscuro de los refranes

mer, le preguntarĂ­a por su vida, le pedirĂ­a perdĂłn por no haberle dado una moneda. No pudo parar. El semĂĄforo siguiĂł en verde mĂĄs de lo que suponĂ­a y el trĂĄnsito se lo llevaba por delante. LogrĂł ver la cabeza del Payo y sacĂł la mano por la ventanilla. â€œÂĄPayo, soy Ricardo!â€?, gritĂł. Le pareciĂł ver que el Payo se rascaba la cabeza, pero tuvo que volver la vista a la avenida congestionada. Quiso moverse de su carril; correrse hacia la izquierda para dar la vuelta. No pudo. Ni en esa esquina, ni en la siguiente. DespuĂŠs llegĂł a las vĂ­as y no tuvo mĂĄs alternativa que cruzarlas. ReciĂŠn despuĂŠs pudo doblar. TardĂł unos quince minutos en volver al lugar del Payo. SubiĂł el auto

a una veredita y encendiĂł las balizas. BajĂł. â€œÂżQuĂŠ pasa, tĂ­o?â€?, le gritaron. “El rubioâ€?, dijo Ricardo, â€œÂżdĂłnde estĂĄ el rubio?â€?. â€œÂżQuĂŠ problema tenĂŠs con el rubio?â€?, dijo el que parecĂ­a mĂĄs grandecito. Ricardo respirĂł para contener la agitaciĂłn. “Ningunoâ€?, dijo, “es amigo mĂ­oâ€?. El grandecito le dijo que lo habĂ­an echado: “No sabĂ­a pedirâ€?. Cuando Ricardo preguntĂł dĂłnde podĂ­a ubicarlo, le dijeron que ahĂ­ no importaban esas cosas. Ricardo dio las gracias y subiĂł al auto. Voy a las tres, puso en el mensaje, y apretĂł send. El grandecito le golpeĂł la ventanilla y le pidiĂł una moneda. “No tengo mĂĄsâ€?, dijo Ricardo, y volviĂł a perderse en el trĂĄnsito de la maĂąana.

vidrios veterinarias servicios

jorgeNcuadrado@gmail.com

Por Jorge Cuadrado

salud

veterinarias

viveros y parques


Ayudamos a cumplir el anhelo de tener un hijo CALIDEZ, ALTA TECNOLOG�A y EXCELENCIA MÉDICA

FIV ¡ ICSI ¡ Espermograma ¡ Inseminación intrauterina ¡ Estudio TUNEL de ADN espermåtico Congelación de semen ¡ Preservación de la fertilidad en la mujer

Las Rosas Lo invitamos a visitar www.nascentis.com AquĂ­ encontrarĂĄ informaciĂłn que aclare sus dudas y nos conocerĂĄ mĂĄs de cerca. PodrĂĄ acceder a videos que muestran cĂłmo son los tratamientos y cĂłmo se manifiestan algunas enfermedades. Y si se anima a dar el primer paso, tambiĂŠn podrĂĄ hacer una consulta on line.

Dr. CĂŠsar A. SĂĄnchez Sarmiento (h)

Atendemos obras sociales y prepagas

Director MĂŠdico MP 19924

Dr. AndrĂŠs JuĂĄrez Villanueva MP 24458

Dr. Gustavo Gallardo MP 21820

Montevideo 359 ¡ (0351) 4247351 /7687 ¡ Córdoba ¡ Argentina ¡ www.nascentis.com

Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Victor Pintos Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

El ex lĂ­der de Los Piojos eligiĂł CĂłrdoba para iniciar una nueva etapa.

ÂżUn nuevo Indio Solari? AndrĂŠs Ciro

L a

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

c o r t a

ÂŽ

"DSUNQ 

Especialistas en FERTILIDAD


Especialistas en FERTILIDAD

Ayudamos a cumplir el anhelo de tener un hijo CALIDEZ, ALTA TECNOLOG�A y EXCELENCIA MÉDICA

FIV ¡ ICSI ¡ Espermograma ¡ Inseminación intrauterina ¡ Estudio TUNEL de ADN espermåtico Congelación de semen ¡ Preservación de la fertilidad en la mujer

Las Rosas Lo invitamos a visitar www.nascentis.com AquĂ­ encontrarĂĄ informaciĂłn que aclare sus dudas y nos conocerĂĄ mĂĄs de cerca. PodrĂĄ acceder a videos que muestran cĂłmo son los tratamientos y cĂłmo se manifiestan algunas enfermedades. Y si se anima a dar el primer paso, tambiĂŠn podrĂĄ hacer una consulta on line.

Dr. CĂŠsar A. SĂĄnchez Sarmiento (h)

Director MĂŠdico MP 19924

Dr. AndrĂŠs JuĂĄrez Villanueva

Atendemos obras sociales y prepagas

MP 24458

Dr. Gustavo Gallardo MP 21820

Montevideo 359 ¡ (0351) 4247351 /7687 ¡ Córdoba ¡ Argentina ¡ www.nascentis.com

PUBLICACIÓN DE DISTRIBUCIÓN MIXTA – $ 6,00 – AGOSTO 2010 – Nº 71

d i s t a n c i a

m ĂĄ s

c o r t a

"DSUNQ 

Jorge Cuadrado Roberto Battaglino Claudio Fantini Angonoa Eric Zampieri Cristina Bajo Carlos Presman Victor Pintos Luis Carranza Torres Rosana Guerra Guadalupe Zamar

El ex lĂ­der de Los Piojos eligiĂł CĂłrdoba para iniciar una nueva etapa.

ÂżUn nuevo Indio Solari? AndrĂŠs Ciro

L a

ÂŽ


Revista Por La Recta nº 71