Page 30

164 FOTOGRAFÍA: ROMAN KELLER, ZÜRICH

El conjunto de vivienda colectiva Zellweger-Areal se ubica en un terreno de inusuales cualidades paisajísticas en una antigua área industrial: dos grandes estanques –originalmente creados para generar energía hidroeléctrica–, un estrecho arroyo y un área verde con árboles maduros definen el sitio. El conjunto se organiza en dos volúmenes en tira de distintas alturas que crean un espacio verde en forma de “L” entre ellos. Una cubierta baja de hormigón armado cobija los accesos a cada núcleo vertical, las ventilaciones del estacionamiento subterráneo y espacios para estacionar bicicletas. Cercos de madera de abeto separan las expansiones de las unidades de planta baja del resto del espacio común, y una serie de pinos plantados en la construcción del conjunto ayuda a tejer este espacio con el paisaje circundante. El volumen norte, de ocho pisos, contiene 74 departamentos de alquiler, un bistró, y dos guarderías infantiles. El volumen sur va de tres a cinco pisos de altura y contiene 61 departamentos de alquiler y un salón multiuso comunal. La mayoría de las unidades en ambos edificios fueron diseñadas con el living y la cocina en forma transversal al acceso central para

que puedan abrirse tanto hacia el espacio central verde como al estanque o al arroyo en los laterales del terreno. Este “principio” de diseño fue articulado de diversas formas en los distintos edificios. En el volumen sur, el acceso a las unidades es mediante un espacio estrecho que se abre hacia los costados para formar el living y la cocina-comedor a ambos lados de la tira. Las distintas habitaciones se organizan alrededor de este espacio de acceso. En el edificio sur, el acceso es por un pasillo al que abren las habitaciones, y el living y la cocina se ubican a lo ancho de la unidad al final del pasillo. Las fachadas del conjunto se articulan por capas rítmicamente desfasadas de tablas de abeto modificadas térmicamente y por parapetos de hormigón armado perforado que sobresalen ligeramente sobre los paños revestidos de madera para protegerlos del clima. Sobre los balcones, la banda de hormigón armado se proyecta hacia fuera para convertirse en baranda. El sutil ángulo de los balcones ofrece espacios exteriores de profundidad variable que le agregan un toque escultórico y vivaz a todo el conjunto.

PLOT EDICIÓN ESPECIAL Nº4: MODOS DE HABITAR. INVENTARIO DE VIVIENDA COLECTIVA  
Advertisement