Page 2

THE PETROPOLIS OF TOMORROW editores/ neeraj bhatia, mary casper textos/ neeraj bhatia, luis callejas, mary casper, felipe correa, brian davis, farès el-dahdah, rania ghosn, carola hein, barbara loureiro, clare lyster, geoff manaugh, alida c. metcalf, juliana moura, koen olthuis, albert pope, maya przybylski, rafico ruiz, mason white, sarah whiting diseño e investigación/ alex gregor, joshua herzstein, libo li, loanna luo, bomin park, weijiasong, peter stone, laura williams, alex yuen ensayo fotográfico/ garth lenz, peter mettler, alex webb páginas/ 576 tamaño/ 15,2 x 22,8 x 5,1 cm año/ 2013 editorial/ actar, architecture at rice (vol. 47) idioma/ inglés

Este libro es una especulación precisa de las nuevas posibilidades urbanas e infraestructurales necesarias para acompañar el boom petrolífero de alta mar en Brasil. Durante los últimos tres años, Neeraj Bathia y Mary Casper se han adentrado en la hipótesis, cada vez más real, de una operación industrial sin precedentes en el océano Atlántico que incluiría la construcción de varios “poblados obreros” acuáticos. El análisis de los autores cubre desde los esquemas de trabajo diario hasta las operaciones territoriales de gran escala que estas operaciones crearían. Tomando en consideración distintos enfoques, que van desde talleres de diseño en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Rice a relecturas históricas de la idea de “archipiélago” con un ensayo de Albert Pope, The Petropolis of Tomorrow presenta el exhaustivo análisis de un posible nuevo urbanismo. A continuación reproducimos la introducción de su coeditor, Neeraj Bathia.

1

FRONTERAS FLOTANTES “¿Está bien diseñado el conjunto? De hecho, ¡carece totalmente de diseño! Es cierto que en los fragmentos del conjunto, aquí y allá, en los edificios individuales, vemos la mano consciente del arquitecto. Pero cuando se habla, como lo estamos haciendo, de la ciudad en su conjunto... no se trata de una obra diseñada conscientemente... ¿Pueden aparecer, tal vez en otra generación, arquitectos que aprecien la influencia que recibieron inconscientemente y aprendan conscientemente a dirigirla?”. —Hugh Ferris, The Metropolis of Tomorrow En los últimos años, Brasil, un país donde el 40% de la provisión de combustibles depende del etanol, se ha convertido en uno de los mayores productores mundiales de petróleo. Los últimos descubrimientos en la cuenca costa afuera de Campos y Santos, a la altura de Río de Janeiro, llevarán a Brasil a integrar el codiciado grupo de los diez principales productores de petróleo del mundo. Los campos petrolíferos Tupi y Júpiter (descubiertos en 2007 y 2008) han sido superados recientemente por el Libra, que puede albergar, según las estimaciones, hasta 15 mil millones de barriles. Aproximadamente a 185 km de la costa de Río, Libra y otros nuevos hallazgos tienden a estar cada vez más lejos del continente. No solo es más difícil acceder a ese petróleo desde la costa, se encuentra, además, a mucha profundidad bajo el agua y los campos de presal. A pesar de

estas dificultades, en septiembre de 2010, Petrobras, la petrolera brasileña, efectuó colocaciones por más de 70 mil millones de dólares en la mayor oferta pública de acciones del mundo para extraer ese petróleo, lo que desencadenó una nueva frontera de petrópolis, o ciudades creadas en torno a la logística para la extracción de recursos(1). Los últimos hallazgos en la lejana Cuenca de Santos desafían las nociones tradicionales del urbanismo terrestre asociado con la producción petrolera. Como su distancia es superior a la autonomía de los helicópteros, estos campos costa afuera han generado una crisis para la logística del desarrollo de muchos asentamientos. Estos “pueblos flotantes de frontera” están a cientos de kilómetros de la costa y flotan aproximadamente a un kilómetro y medio sobre el lecho marino(2). Se está investigando sobre nuevas “islas nodo” para salvar las distancias y permitir el traslado eficiente de personas, además del almacenamiento de materiales(3). La consolidación de poblaciones distribuidas en una serie de nodos, que de hecho forman un núcleo poblacional mayor, presenta especial interés para este cambio de paradigma de la logística de la industria extractiva costa afuera. Así, estas islas nodo pueden incluir una cantidad mayor y más diversa de programas controlados localmente, por fuera de la logística mundial del petróleo. Consiguientemente, las redes y los nodos asociados con estas inminentes petrópolis tienen el potencial para proyectar críticamente nuevas formas de urbanismo acuático. Actualmente, 86 pozos fijos y 46

PLOT 21  

Selección de contenidos del número de Octubre-Noviembre de 2014.

Advertisement