Page 1

No 128, Año 11 Septiembre de 2016 Santa Cruz de la Sierra, Bolivia Bs 35 · $us 5 | www.revistapiedralibre.com

Juegos Paralímpicos:

La historia sin fin

| De Jason de México a héroe panamericano | | La Maja Chuta* |


CONTENIDO 05 Punto G 06 Vitrales HABÍA UNA VEZ por Mauricio Jaime Goio

10 DE JASON DE MÉXICO A HÉROE PANAMERICANO por Mauricio Jaime Goio

14 LA MAJA CHUTA* por Gabriela Ichaso

18 Son esas pequeñas cosas EL GIGANTE DE MANOS SUAVES por Mauricio Jaime Goio

20 Son esas pequeñas cosas EL PELUQUERO DE LOS DESAMPARADOS por Mauricio Jaime Goio

22 Inestimables LA HISTORIA SIN FIN por Inés Seleme

32 Al Final


SOMOS QUIENES SOMOS Directora: Gabriela Ichaso idearia@idearia.info Colaboradores: Inés Seleme · Carlos D. Mesa · Yoss Olmos · Silvana Barrón · Ana Ichaso Editor: Mauricio Jaime Goio editor@idearia.info Diagramación y Diseño: Valentina Leonor

PIEDRA LIBRE No 128, Año 11 | Septiembre de 2016 Santa Cruz de la Sierra, Bolivia Bs 35 · $us 5 www.revistapiedralibre.com

Ilustraciones: Mariana Ferreira · Joana Jaime Suscripciones y Distribución: José Luis Ibarra negritoibarra@hotmail.com Correo de lectores: idearia@idearia.info Piedra Libre Internacional es una publicación de Idearia, taller de ideas positivas · educación y comunicación para el desarrollo humano Santa Cruz de la Sierra, corazón de América del Sur Propiedad intelectual y derechos de autor registrados. NIT 2827841019 Barrio Hamacas, calle 8 este n° 19 Teléfono: (5913) 3413376 Circulación nacional e internacional. Blog en la web: www.idearia.info Reproduzcan citando Piedra Libre, mencionándonos como fuente. Somos originales, vivimos de esto. Participamos en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra, Red Local de Periodistas con Responsabilidad Social, Red Latinoamericana de Ciudades Solidarias


Gabriela Ichaso Elcuaz Directora www.gabrielaichaso.com

L A PAZ ES EL CA M INO Este 26 de septiembre, mientras Colombia firma la paz, Evo no asiste porque esperaba que lo invitara el Presidente Santos. Le importa un rabanito la magnitud de la historia si no recibe un llamado personal del presidente colombiano, como si estuviera ocupado en las nimiedades, banalidades y vanidades de los que por principio debieron viajar y ponerse de pie en primera fila. Por algo como eso es que Trump es el candidato en alza peligrosa, empinado por las estupideces sumadas a las consignas de los silenciosos de siempre, los que se mueven tras las bambalinas con los enormes negocios y el miedo latente a los diferentes, si siguen los migrantes y los refugiados, si no se aniquila a cuanto ser humano pase por el frente sospechoso de pertenecer al terrorismo, si el vestigio de amenaza a la comodidad a la norteamericana crece algo por debajo de la bota que apisona: money power. Aquel que compra armas a los mismos que se las venden a los ejércitos que lo combaten. Trump no le plantea un muro a Bolivia como a Mexico porque simplemente le cierra el grifo a quien corresponda y a toda América Latina. Por aquí no pasa la crisis de poder de EUA. Los que van a Trump, le van a cualquier cosa que no sea buscar la paz. No importa que sea un patán, que improvise, que llegue a como dé lugar. Desean a Trump, como se burlan de los improvisados de aca. Es a conveniencia. Mientras se firma la paz en Colombia, en busca de un camino distinto, pareciera que el mundo se encamina a elegir la vía más fácil: la de la imposición, por incapacidad de aceptar las diferencias y trabajar en la modificación de los prejuicios y preconceptos que pretenden volver a enarbolar una verdad por encima de tantas. Los que siempre fueron mayoría detestan a las minorías visibles, las culpan de enturbiarles su mirada única del mundo y lejos de ceder para convivir en paz, han explotado en acusaciones y reivindicaciones nacionalistas que se pensaban en extinción junto con el siglo XX. Es imposible la paz duradera en un ambiente de confrontación y resentimiento. Lo que pueda lograr el presidente Santos con una lapicera, corrigiendo todos los errores o las omisiones que lastimen, es un camino por la paz. A quien no le guste, proponga uno mejor pero no más guerra, basta de violencia.


Había una vez, hace mucho tiempo, en una ciudad poblada, llena de edificios y enmarcada en cemento, un tipo que se sentía muy solo, hasta el punto de la enfermedad. Despertaba, comía, caminaba y defecaba soledad. Hasta su espejo le devolvía una imagen que le era ajena, al punto de la enajenación. Pero era un artista, un contador de historias, de esas que nos sentamos a disfrutar y quedan en nuestra retina hasta el fin de los tiempos. Era Paul Schrader, escritor y cineasta, que escribió el guión de la ya mítica película de Martin Scorsese, Taxi Driver, con el desesperado afán de purgar su soledad. Como si fuera una pesadilla, contó la historia de Travis Bickle representando el descenso al angustiante infierno personal de ese escritor oprimido por sus demonios, que encuentra finalmente la redención. Es una historia, una muy buena historia, como la de miles de millones que se han contado desde que el hombre desarrolló el lenguaje. Se han contado con palabras, con imágenes, con silencios, con construcciones. Toda factura humana es, en esencia, un acto de comunicación. Porque básicamente somos criaturas sociales, y sólo la capacidad de comunicarnos nos permite estar conectados y trascender. Nos permite tener certezas, desarrollar capacidades, mantenernos conectados y, muchas veces, como Schrader, encontrar paz.

06 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Había

una

vez

Por Mauricio Jaime Goio


Ilustraciรณn: Joana Jaime


La esencia de una historia es su coherencia. Si recurrimos a los relatos míticos (que incluye a cualquier religión, país, partido político, etnia, familia, etc.), nos damos cuenta que lo que nos envuelve es su ritmo y una estructura que transforme el relato en algo con sentido. Ojo, no estamos hablando de veracidad, sino de sentido. Si digo que Jesús hizo resucitar a Lázaro o que caminó sobre las aguas, podemos devanarnos los sesos y recurrir a la ciencia para encontrarle una explicación plausible, pero eso no significa que le proporciones más o menos sentido a la historia. Los milagros de Jesús encuentran explicación en el contexto del relato mítico de su vida y obra, y del contexto religioso en que lo insertamos. Lo otro es pura ociosidad o redundancia, un intento por callar a nuestro yo ‘racional’. Es más, mientras escuchamos, leemos o vemos pasajes de la vida de Jesús, no nos quedamos con lo episódico, si no se transformaría en pura anécdota (que es lo que sucede cuando lo sacamos de contexto).

08 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Vitrales

No creo que un católico que comulgue en misa los domingos se esté cuestionando que se está comiendo una parte de cuerpo de su Dios fundador. En lo particular cada individuo arma, desarma, rearma los diferentes relatos con los que debe lidiar en el contexto de una sociedad compleja. No sólo podemos ser miembros de un culto religioso tal o cual, sino que además podemos ser asiduos de un club deportivo, de un partido político, de una etnia determinada, y todos los etcéteras que conllevan vivir en una sociedad multidimensional. Relatos que pueden ser contradictorios entre sí, pero que le dan un sentido de vida en el momento determinado o necesario. Construimos relatos porque necesitamos un mapa, una guía de ruta, una regla de etiqueta, o como lo querramos llamar. Sólo que estas múltiples historias no son estructuras rígidas, sino que son relatos plásticos, permeados por una realidad cambiante, y que no deben actuar como una camisa de fuerza, sino como un sistema de coordenadas que nos liberen de la ansiedad de lo indefinido. El sentido del relato siempre está en el que escucha la historia, por lo que está en una constante dinámica, se reescribe a diario.


La evolución del arte (quizás el mejor referente para medir nuestra capacidad de construir historias) nos demuestra que hemos perdido ese toque mágico. Quizás ha sido la extrema complejidad de la vida urbana, el excesivo cuestionamiento de todo desde una óptica científica, la imposición de una excesiva conciencia práctica en lo cotidiano, y podemos seguir así hasta el fin de los tiempos discutiendo sobre causas y azares. El hecho es que cada vez más nos encontramos con un arte transformado en un acto de puro sentido individual (casi una obra hermética) o en pura banalidad comercial. La imaginación como un colectivo se va diluyendo poco a poco, y creo que se apodera de nosotros esa sensación opresiva de soledad, como la del taxista Travis Bickle que deambula en su taxi por las calles de New York buscando el relato que le dé una razón de ser a su día a día. Creo que se hace necesario remecer nuestra modorra, esa tendencia a quedarnos adormilados dejando que el relato venga de fuera, transformado en una simple secuencia de pinchazos incoherentes. Como un gran videoclip, los medios de comunicación están monopolizando la función de construir historias tan vacuas como la vida cotidiana. Estamos inmersos en un mundo en que los estímulos sensoriales se transforman en un acto de acción constante. Un sinsentido perpetuo que, como si fuera un tren de carga que pasa en un cruce hasta el fin de los tiempos, nos mantenga embobados mirando el pasar de luces al son de la campana. Nos da pereza hacer el esfuerzo, y nos dejamos llevar por la noción que la felicidad se asocia con el placer sensual perpetuo.

09 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Quizás alguien comenzará algún día con la historia de “había una vez un carrusel que se movía más y más rápido….” Quizás cautive a la audiencia. Quizás.

Vitrales

Desempolvemos el arte del relato, presionemos a nuestros artistas a que hagan un esfuerzo, y piensen más en desarrollar su capacidad de contar historias que en el dinero que les pueda reportar. No sé, es difícil, porque pasa por bajar las revoluciones de un mundo que se subió a un carrusel que gira vertiginosamente, y que se alimenta de las monedas que lo mantienen en movimiento. Mientras más rápido gira más monedas necesita y más genera en nosotros adicción al movimiento.


De Jason de México a héroe panamericano Por Mauricio Jaime Goio

Su muerte ha sido un suceso cultural, un peldaño más en la construcción de su imagen de héroe popular latinoamericano

11 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


Escribir una reseña de un personaje tan público y tan popular como Juan Gabriel puede llegar a ser tan redundante como escribir sobre cualquier ícono popular de fines del siglo XX. Los medios de comunicación se han encargado de seguirlo, se han alimentado de su vida privada, de cada detalle, pues fue la medida de su éxito lo que abrió su apetito. Una de las características principales de la cultura popular es la avidez por los detalles más íntimos de las figuras públicas que en el día a día se transforman en parte de la vida del ciudadano común. En una acto de enajenación (y quizás construido sobre el origen común y corriente de estas figuras) o en un simple acto de fe, son los detalles los que nos esperanzan en que hay una posibilidad en que devengamos de simples mortales a míticos héroes. Quizás la biografía actúa como un plan de ruta o un mapa que nos conduce al camino del Olimpo. Como sucede con tantos de estos fenómenos, nos enojamos con los medios por su indiscreción (o más bien el perseguido se molesta con su acoso), cuando existe una responsabilidad compartida con aquel que se alimenta de las cientos de páginas o de los metrajes de audio o videos.

12 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Más interesante es reflexionar sobre que tiene la vida de Juan Gabriel que lo transformó en un personaje tan popular, un tremendo vendedor de discos y presa predilecta de la avidez de los medios de comunicación. Y quizás, llevado a un plano más general, preguntarnos que tiene la cultura mejicana, con características tan específicas, que la hace traspasar fronteras y, especialmente en Latinoamérica, se arraiga en lo más profundo de los sectores populares. Fenómenos como el Chavo del Ocho, las teleseries, las rancheras han ayudado a construir una identidad panamericana, en detrimento de los intelectuales y políticos bolivarianos de esta y todas las épocas. Ni que hablar del gran Cantinflas y ese modo enrevesado, que desternillo de la risa a nuestros padres y abuelos. Porque no son los millones de discos vendidos o los teatros y estadios rebosantes de públicos. Es al revés. Los números se basan en algo sustancioso, y que no sólo tiene que ver con su arte,

sino que se entremezcla con su biografía, pues resulta imposible separar una de otra. Un arte que constituye un relato, que es parte de una cultura, que hunde sus raíces en lo más profundo de nuestro ser americano. Que nos habla de miseria, sufrimiento, abuso. Pero también nos habla de una fábula, del viaje esforzado de un héroe a lo más profundo de la miseria, para salir fortalecido y con riquezas. El mismo relato que forjó la terrible historia de la conquista de América, y que traía a desarrapados hidalgos, míseros peones, nobles caballeros, ilustrados e ignorantes. Todos entremezclados democráticamente en la fábula de la busca del vellocino de oro. A hacerse la América, para unos pocos, o no deshacerse en América, para los muchos. Sus canciones contienen pedazos de vida, que en su conjunto constituyen un relato, como lo fueron los cantos de los juglares. Pasajes de amores sufridos, odas al amor de madre negado, o simples versos de amor por su tierra. Más de un millar de canciones, y actuaciones notables, con todo el brillo de los trajes de luces. Es la miseria de lo cotidiano, la violencia de la vida, pero a la vez el brillo de los días soleados. Y es el relato de cada uno de nosotros, o la herencia genética que arrastramos, como pueblo mestizo que reniega conscientemente de su historia, pero en el fondo se aviva el escozor de la herida jamás cerrada. A pesar de los aires de elite europea o de la resaca del sueño norteamericano. Cómo hablar de Mozart en público y leer a Herman Hesse, per en la intimidad escuchar rancheras y leer a Corin Tellado. Parte de esa contradicción tan americana, ese laberinto en que nos metimos hace quinientos años, y cuya salida aún no logramos encontrar. Juan Gabriel representa el triunfo de esa esencia plagada de contradicciones, que sobrevive a las tragedias, pero que no se niega. El que canta a su tierra, se viste con los trajes del folklore, y que como el mejor de los guerreros, muere en el campo de batalla. No en un asilo o en una mansión, escondiendo el paso de los años, la decrepitud, la pérdida de las aptitudes.

Muere en medio de una gira, mostrándose a su gente, toda esa América que en público o en secreto lo idolatró. Como Jason se impuso buscar el vellocino de oro para vencer su destino, y a punta de canciones y canto lo logró. Con su muerte paso a engrosar la lista de los verdaderos héroes de la cultura panamericana. Sufre Bolivar.


Supo iluminar una vida que parecía estar destinada a la oscuridad

13 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

A pesar de ser muy mejicano, y su arte estar enraizado en su folklore, trascendió en la América de habla hispana, convirtiéndose en un referente cultural


La maja *

Por Gabriela Ichaso

La muchacha se desnudó para vender los muebles del empresario, a través de los medios de comunicación. El dueño de los billetes que pagan al publicista y a la televisión para que se difunda la marca de sus muebles, hechos en Bolivia, es el mismo desde que el publicista se lo propuso la primera vez y vaya revuelo que causó entonces. Era otra chica, otra después. Los años pasaron. El empresario está más gordo, más calvo y viejo; el publicista más viejo, más despelucado y canoso. Ambos necesitan vender. De eso viven. El uno del cuero de la vaca, los dos del cuero de la mujer. Los tres. Ella afirma que eso la apuntala en sus proyectos.

14 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Los muebles son cien por ciento cuero, nuevos e inaccesibles. Hechos para quien tenga el poder adquisitivo de pagarlos. Como el precio que cada muchacha, en su momento de actuación, puso a su desnudez. Hay un público estudiado: es elitista, rico o nuevo rico, capaz de pagar el precio del sillón de la marca de la muchacha chuta, en lugar de cualquier otro del mercado. Una demanda potencial que, al parecer, no recibe ninguna crítica de sus familiares, clientes, visitantes o usuarios de los sillones en la sala de exposiciones o ya adquiridos e instalados en su despacho, su oficina, su estudio, su hotel o su mansión. A la hora de sentarse o recostarse sobre los sillones ni les importa la imagen de la desnudez que evoca. O la evocan y hacen un comentario de circunstancia cómplice, hasta


Maja desnuda, Francisco de Goya 15 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


soez, un chiste para el momento, mencionando lo confortable que es el cuero, que cuánto te costó, que qué bien se está. La venta de la desnudez es uno de los negocios más antiguos del mundo. Los desnudos que protagonizan los cuadros de los pintores más afamados de la historia son llamados obras de arte y penden de las paredes de las colecciones y los museos más prestigiosos del mundo. Sería pedagógico que las escandalizadas opiniones, repetidas hasta el hartazgo una y otra vez, agudizadas cuando la novedad es el cambio de modelo desnuda, se nutrieran de la historia de una docena de ellos, al menos. A mí me espanta que la Coca Cola venda la felicidad como suya, encubriendo kilos de azúcar o aspartamo y otras sustancias que desconocemos y crean adicción. O que un traste en posición sexual de afiche de pelicula porno, vaya unido al alcohol que ofrecen las importadoras, las envasadoras de alcohol, las porquerías que se venden más baratas que un litro de leche en cualquier estante de kiosco, tienda, restaurante, chichería, rocola o supermercado y envenenan sin decirlo en el envase a tanto ignorante y a tanta juventud. Eso es inducción a la violencia. Lo dice la teoría de la imagen, la criminologia, la psicología. Lo dice cualquier clase básica de prevención. Otra vez, el falso debate sobre la desnudez. El falso desgarro de vestiduras. La indignación de la falsa beatitud. El pronunciamiento de los falsos autorregulados dueños de la libertad de

expresión. La falsa institución de la información, la entretención y la cultura de los medios de comunicación. Al grano. ¿Cuántos de los detractores han solicitado a los Gobiernos Municipales involucrados y a la Autoridad de Telecomunicaciones la suspensión de la difusión de la venta de desnudez por cualquier concepto a través de los medios de comunicación en los espacios regulados como aptos para todo público?

16 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

*Chuta, desnuda en el habla popular cruceno


17 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


“Los empleados de Gravity Payments juntaron durante meses el dinero para regalarle el auto de sus suenos a Dan Price”

El gigante de manos suaves

18 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Por Mauricio Jaime Goio

En el despiadado mundo neoliberal del siglo XXI, resulta evidente que se impone la ley del más fuerte y el más feroz. Basado en modelos evolucionistas darwinianos, nuestra economía se ha convertido en un campo de batalla despiadado, en el cuál el más fuerte se queda con la mayor tajada de la presa. Y así tal cual, los modelos de desarrollo corporativo, con los incentivos al ahorro y la productividad, favorecen a los niveles gerenciales, con salarios que generan una tremenda brecha con respecto a los subalternos. “Cada quien mata su toro”, reza el dicho popular. Y así tal cual, los altos puestos directivos guardan para si las mejores prebendas, y no sueltan tan fácilmente los excedentes de la presa.


Son aquellas pequeñas cosas

“El gesto de Dan Price representa un rostro amable de un capitalismo que nos resulta tan bestial”

Dan Price, fundador y CEO de la empresa crediticia norteamericana, con sede en la ciudad de Seattle, ha comprendido que se puede ser capitalista, empresario, millonario y humano. Lejos de promover el modelo de competencia feroz, ha entendido que es el asegurar un mínimo a su gente es un elemento importante para hacer que un negocio funcione. A principios del 2015 Dan Price, el director de Gravity Payments encontró un día con un estudio que afirma que para ser feliz una persona debe ganar al menos US$70.000 al año. Y la investigación impactó tanto a Dan que decidió anunciarle a sus 120 empleados que esa cifra sería su sueldo base. Para conseguirlo, él mismo bajó su salario y utilizó los US$ 2,2 millones de beneficios que generó la compañía el año pasado.

La medida impactó positivamente en la productividad de los empleados y en el ambiente laboral. Al nivel que pasado un año de la medida, y en agradecimiento de la generosidad de su jefe, y después de ahorrar 6 meses, los empleados le regalaron a Dan Price el auto de sus sueños, un Tesla modelo S. En las redes sociales los trabajadores publicaron “Dan lo tenía merecido”.

19 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


20 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Cada domingo el estilista Mark Bustos sale a las calles de New York a recuperar la dignidad de los homeless.

Es increĂ­ble lo que un corte de pelo o una rasurada hacen en la autoestima de personas tan abandonadas.


Son aquellas pequeñas cosas

El peluquero de los desamparados Por Mauricio Jaime Goio

P

arte de la dignidad de las personas se construye a partir de cómo nos vemos y como los demás nos ven. Es la imagen, tan veleidosa, pero que juega un papel tan importante al momento de generar una impresión, que puede determinar no sólo como nos ven, sino como nos traten. No es una cuestión menor, y menos en nuestro mundo tan dado a las apariencias. “Como te ven te tratan” dice el dicho popular. Podemos no estar de acuerdo, pero de alguna manera, casi inconsciente, caemos en el mismo juego, porque el prejuicio es una forma muy humana que nos condena como observadores y como observados. Qué decir de los menos favorecidos de nuestras sociedades modernas urbanas, los nómades que aplastan las calles y que viven en improvisados albergues, donde los pille la noche. Los vagabundos, los homeless y cuánta denominación se les dé, dependiendo del país, pero determinados por su situación de calle. Harapientos, desaseados, con una apariencia absolutamente descuidada, casi imposibilitado de acceder a servicios básicos, causan más rechazo por su aspecto que por el hecho de ser gente en calidad de calle. Mark Bustos es un prestigioso estilista de origen filipino que trabaja en New York., en un salón frecuentado por clientes de alto perfil como Norah Jones y Marc Jacobs. Además de su exitoso trabajo, Mark ha hecho un hábito de dar cortes de pelo gratis a las personas sin hogar. Tuvo la idea cuando visitó a la familia en las Filipinas hace unos años y fue testigo de la pobreza allí de primera mano. “Los cortes de pelo que doy en el salón no se diferencian en nada de los cortes de pelo que doy en la calle", dice Mark. Se acerca a cada persona diciendo: "Quiero hacer algo agradable para el día de hoy," Marcos utiliza sus habilidades para hacer que la gente se vea y se sienta bien.

CADA DOMINGO, SEIS HABITANTES DE LAS CALLES SE GANAN UN NUEVO LOOK, LO QUE IMPACTA DIRECTAMENTE EN LA AUTOESTIMA DE CADA UNO DE ELLOS Y EN LA FORMA EN QUE EL RESTO LOS VE Y SE ACERCA A ELLOS.


Inestimables 22 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

S

toke Mandeville, 1948. 55 kilómetros al sudeste de Londres, en un mundo devastado por la II Guerra Mundial, un hombre convencido del poder terapéutico de la práctica deportiva encendió la chispa del Movimiento Paralímpico. Ludwig Guttmann (1899-1980), un neurólogo alemán apasionado por los deportes que había huído de la Alemania nazi, creó en el Stoke Mandeville Hospital un centro de atención para pacientes con lesiones de médula, muchos de ellos civiles y militares heridos durante la guerra. Entre sus innovadoras medidas de rehabilitación figuraba la actividad deportiva que permitía, no sólo recuperar fuerza, coordinación y


"Debemos permitir que las imágenes atroces nos persigan... Las imágenes dicen: ‘Esto es lo que los seres humanos se atreven a hacer, y quizá se ofrezcan a hacer, con entusiasmo, convencidos de que están en lo justo’. No lo olvides". Susan Sontag Ante el dolor de los demás

La historia sin fin Por Inés Seleme

resistencia, sino que funcionaba como medicina para retomar la actividad social y devolver la autoestima y el deseo de disfrutar la vida, superando las limitaciones que las heridas habían dejado. Las actividades terapéuticas evolucionaron hacia la recreación para, luego, convertirse en prácticas competitivas. Coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres 1948, el médico organizó los Juegos de Stoke Mandeville, una competencia de arquería entre pacientes en silla de ruedas que inició lo que hoy son los Juegos Paralímpicos. Como en Stoke Mandeville 1948, la Cruz Roja y otras numerosas organizaciones oficiales y no gubernamentales, incorporan la actividad


deportiva en los trabajos de recuperación, rehabilitación y reintegración de víctimas de conflictos armados. Como en Stoke Mandeville 1948, cada edición de los juegos paralímpicos es una muestra de valor y superación que, lejos de exhibir las limitaciones, pretende revelar las admirables capacidades de sus protagonistas. “Sin barreras. Sin límites. Sin miedos”. Como en Stoke Mandeville 1948, dolorosamente fiel a la competición que le dio origen, los “civiles y militares heridos durante la guerra” insisten en recordarnos que el mundo continúa devastado. Lo hizo en Sydney 2000 André Augusto, desfilando solo en representación de los 90.000 amputados que la guerra dejó en Angola. Lo hizo en London 2012 la delegación de Ruanda, exponiendo con sus cuerpos el horror del genocidio. Y lo hicieron muchos más en Rio 2016.

jevo, que comenzó a practicar el deporte por recomendación médica, como muchos de sus compañeros. El capitán del equipo, Sabahudin Delalić (44), que también perdió una pierna mientras servía en el ejército, declaró: “Es una sensación maravillosa Creo que representamos una luz al final del túnel para el pueblo que ha sufrido tanto. El sufrimiento de nuestro pueblo ha fortalecido nuestro espíritu y nuestro carácter. Lo vimos como un reto y esa fue la clave para el éxito del equipo”. Shay Siada (37, tenista de mesa en silla de ruedas) era bombero cuando perdió una pierna y quedó parapléjico como consecuencia de un bombardeo a Tel Aviv. Las heridas de guerra causaron discapacidad a otros 8 integrantes de la delegación israelí, todos veteranos de las Fuerzas de Defensa de su país. El mayor de ellos, Arnon Efrati (63) perdió un brazo en la Guerra de Yom Kippur de 1973; el menor, Itay Erenlib (31), fue herido durante una misión de rutina en Palestina, en 2007. Tremenda postal

How many times must the cannon balls fly before they’re forever banned?

24 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Inestimables

Bob Dylan - Blowin’in the wind El equipo masculino de voleibol sentado de Bosnia y Herzegovina comenzó su historia en 1994 como parte de un programa de rehabilitación para los lesionados durante los violentos enfrentamientos que habían comenzado 3 años antes en la antigua Yugoslavia. Desde entonces, ha ganado 3 campeonatos mundiales, 9 campeonatos europeos y ha subido al podio en los cinco paralímpicos en los que ha participado, acumulando 2 oros y 3 platas (la última en Rio 2016), únicas medallas que tiene Bosnia, tanto en juegos olímpicos como paralímpicos. Sus jugadores son el orgullo de su país, verdaderas estrellas deportivas a los que reconocen en la calle y esperan en el aeropuerto a la vuelta de cada campeonato para mostrarles su apoyo y admiración. “Desafortunadamente, esto somos ahora. La guerra hizo esto”, dice Asim Medić (47), víctima de uno de los tantos bombardeos lanzados sobre Sara-

de un conflicto que no tiene fin. Itay juega al tenis en silla de ruedas en la categoría quad (deportistas con un mínimo de tres extremidades afectadas con discapacidad permanente), ocupa el quinto lugar en el ranking mundial y llegó a las semifinales en la modalidad dobles en Rio 2016. Su historia ha sido narrada en el documental Slightly, seriously, critically injured (Israel, 2011), “la conmovedora historia de una familia que se sumerge en un difícil viaje en una nueva realidad. Una historia sobre el espíritu indomable de un hombre joven y, sobre todo, una historia de amor parental”. El único medallista de los veteranos de guerra del equipo fue Doron Shaziri (49), que perdió una pierna por la explosión de una mina y obtuvo el bronce en tiro con rifle. En 2011, Emmanuel Kelly se presentó a la audición de The X Factor Australia acompaña-


Inestimables

25 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


26 |JUNIO - PIEDRA LIBRE


do de su hermano y su madre. En ‘uno de los momentos más conmovedores de la televisión’, el joven cantó Imagine y presentó su historia: producto de los bombardeos químicos en Irak, él y su hermano Ahmed nacieron con severas deficiencias en sus cuatro miembros, fueron abandonados en un orfanato y la Children First Foundation los llevó a Australia para realizarles cirugías correctivas. Moira Kelly, la responsable de este trabajo, los adoptó en 2000 y hoy son ciudadanos australianos. Ahmed (24) participa en sus segundas paralimpíadas: “Quiero conseguir el oro como agradecimiento a Australia por todo lo que me ha dado y por hacer mi vida mucho mejor”. El conflicto armado entre el gobierno y los grupos guerrilleros y paramilitares colombianos tuvo tres afectados entre sus deportistas. Moisés Fuentes (41), abanderado de la delegación, perdió una pierna y quedó con la otra inmovilizada a raíz de un atentado paramilitar que, además, mató a su hermano. En su tercera participación paralímpica, Moisés volvió a subir al podio de la natación en 100m braza: plata en London 2012 y bronce en Beijing 2008 y en Rio 2016. Diego Cuesta (30, nadador) y Fabio Torres (40, levantador de potencia), ex oficiales del Ejército Nacional de Colombia, fueron heridos por minas antipersona. Torres es el primer militar herido en combate que clasifica a unos juegos paralímpicos para Colombia.

27 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Historias como estas abundaron en la villa paralímpica. Como la de la médica de la armada holandesa Jaaike Brandsma (29) -que perdió una pierna y sufrió lesiones que limitaron su audición y el uso de un brazo en un ataque suicida en Afganistán- o la de Muharrem Korhan Yamac (43), un ex oficial del ejército turco mutilado durante la revuelta kurda en los años 80 y múltiple medallista europeo, mundial y paralímpico, competidor de tiro con pistola de aire. Y como las de las víctimas civiles: Aida Dahlen (25), huérfana de la guerra de Bosnia y adoptada por una familia noruega, que compitió en tenis de mesa y Ammar Ali (31), esgrimista campeón mundial 2015 y medalla de plata en Rio 2016, un carpintero que sufrió lesiones en la médula en un bombardeo a Bagdad: “Todavía estamos en guerra, pero estamos acostumbrados. Bagdad es mi casa y no quiero irme a ningún otro lado. Si muero en Bagdad está bien, es mi lugar. Nuestra vida no es fácil,


pero hoy puedo sonreír porque tengo la medalla de plata colgada”. Vida difícil también la del nadador Ibrahim Al-Hussein (27), mutilado en un bombardeo durante la guerra civil siria, que salió de su país en una balsa y que vive en Grecia como refugiado. Compitió bajo la bandera olímpica en el Equipo de Refugiados y fue uno de los dos deportistas premiados por el Comité Paralímpico Internacional por ser los que mejor ejemplificaron el espíritu y los valores paralímpicos. Portó la llama olímpica cuando pasó por el campo de refugiados de Eleonas, en Atenas y, al concluir su recorrido, declaró: “Esto es un gran honor para mí y va dedicado a todo sirio y todo árabe que haya pasado por situaciones difíciles. Mi mensaje para ellos es que no se queden en los campos de refugiados sin hacer nada, que vayan tras sus sueños”.

28 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Inestimables

Más de 30 veteranos de las Fuerzas Armadas estadounidenses participaron de Rio 2016, un número que aumenta en cada paralimpíada y una lista que incluye cada vez más nombres de latinos: Alfredo de los Santos (46, ciclismo), Oscar Sánchez (40, ciclismo) y Helman Román (48, remo). Cinco de los doce integrantes del equipo de voleibol sentado perdieron una o las dos piernas mientras servían en Irak o Afganistán y tres jugadores de fútbol 7 volvieron con lesiones cerebrales traumáticas que les produjeron incapacidad permanente. El promedio de sus edades es 32. James Stuck, del equipo de voleibol, dice: “Formar parte del grupo es un honor porque cada vez hay más veteranos participando en deportes para discapacitados… muchos de ellos vienen de dos guerras y eso hace que sea más difícil ser incluido en el equipo paralímpico”. Say no more. Krige Schabort (53, triatlonista) compite desde 2012 por Estados Unidos. Veterano sudafricano que perdió sus piernas en 1987 en la Guerra de la Frontera, Schabort participó de seis juegos paralímpicos representado a los dos países y obtuvo la medalla de plata en maratón – T54 en Sydney 2000. En Rio 2016, los veteranos medallistas de la delegación fueron cuatro. Shawn Morelli (40), afectada de visión parcial y con limitaciones motrices producidas por un explosivo durante su servicio en Afganistán, logró dos oros en ciclismo de pista. Melissa Stoc-

kwell (36) perdió una pierna en Irak y se inició en la natación (fue la primera veterana en clasificar para una paralimpíada -Beijing 2008-) para volcarse luego al triatlón, disciplina que le dio tres campeonatos mundiales y el bronce paralímpico. Un año después de que una explosión en Afganistán le provocara ceguera y serios daños faciales, Brad Snyder (32) obtenía dos oros y una plata en London 2012. En Rio subió al podio en 4 de las 5 pruebas de natación en las que participó (tres oros y una plata), con un récord mundial en los 100m libre. En su debut en juegos paralímpicos, la nadadora Elizabeth Marks (26) logró el oro con récord mundial los 100m braza. Gravemente lesionada durante una misión en Irak, Marks “lleva completamente tatuada la pierna derecha, tapando todas las cicatrices de las sucesivas operaciones por las que tuvo que pasar y, en la mano derecha, un anillo con la inscripción 22.kill.com en honor a sus compañeros: ‘Es la media de veteranos del ejército que se suicidan cada día’”. También se colgó el oro (en canotaje de velocidad) Curtis McGrath (28). Ex miembro de la armada australiana, ganó el primero de sus tres campeonatos mundiales en 2014, dos años después de que una mina terrestre le mutilara las piernas en Afganistán. Cada uno de sus títulos lo dedica a uno de los ocho nombres grabados en su brazalete, un homenaje a ocho compañeros muertos en combate: “Estos chicos no tuvieron una segunda oportunidad, pero yo sí. Es un recordatorio de que tengo suerte”. A la izquierda de McGrath, en el podio, estaba Nick Beighton (34), otro veterano que perdió las piernas en una explosión en Afganistán: “Cada uno tiene su manera de hacer frente a la recuperación y, para mí, el deporte es vital. Reafirmar que uno tiene la capacidad de hacer las cosas es esencial para recuperarse”. Junto a Beighton, una decena más de británicos testimonian con sus cuerpos su paso por el ejército y, en su mayoría, por Afganistán: Joe Townsend (28, triatlonista inglés), Micky Yule (37, levantador de potencia escocés), Dave Henson (32, atleta inglés que obtuvo el bronce en los 200m – T42), Mikey Hall (41, tirador con arco inglés), Phil Eaglesham (34, tirador con rifle irlandés) y Jon-Allan Butterworth (30, ciclista inglés). Townsend recuerda: “Una mañana me miré en el espejo y dije: - No estás haciendo nada con tu vida. Ese no eres tú. Sé que has


Como estuvieron los representantes de la República Democrática del Congo “que perdieron los sueños -y las piernas- por las minas antipersona y recuperaron la sonrisa desfilando en el Maracaná”. Como estuvieron cientos de miles en Ruanda, en Camboya, en Sierra Leona, en Kosovo, en Angola, en Ucrania, en Gaza, en Nigeria, en Sudán del Sur, en Georgia, en Siria, en Sarajevo, en Uganda, en Chechenia, en Somalia … los nunca competirán en un evento paralímpico porque ni siquiera tendrán la oportunidad de practicar un deporte. En el lugar equivocado en el momento equivocado estuvieron quienes les arrancaron hasta la esperanza de soñar que pueden soñar.

"Celebramos un gran desafío: el de construir un mundo nuevo, más accesible para todos, más justo, más fraternal y donde todos podamos caminar sin obstáculos. Vamos a construir juntos un mundo nuevo." Carlos Arthur Nuzman, Presidente del Comité Paralímpico Brasileño, en la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos - Rio 2016

Inestimables

Como estuvieron en el lugar equivocado en el momento equivocado Upali Rajakaruna (41, tenista en silla de ruedas), Anil Prasanna Jayalath (31, atleta) y Dinesh Priyantha Herath (30, medalla de bronce en lanzamiento de jabalina), los atletas de Sri Lanka a los que la guerra civil convirtió en discapacitados.

31 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

tenido una lesión horrible pero, ¿qué vas a hacer contigo ahora mismo?”. Tal vez Henson le dio la respuesta: “El tiempo es un gran sanador, como lo sabe cualquiera que haya pasado por un hecho traumático. Es sólo cuestión de tiempo”. Jon-Allan Butterworth es el más premiado del grupo, (3 oros y 3 platas en campeonatos mundiales, 3 platas en London 2012 y oro en la modalidad por equipos en Rio 2016), recuerda así la pérdida de su brazo izquierdo en Afganistán: “Las sirenas de alerta se apagaron y los cohetes llegaron. Sólo tuve mala suerte; estuve en el lugar equivocado en el momento equivocado”.


32 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

Al Final


Al final, hasta al mรกs fuerte la vida le busca la vuelta. Santa Cruz renace en septiembre.

Al Final 33 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


34 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


35 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE


36 | SEPTIEMBRE - PIEDRA LIBRE

PL128 · Septiembre 2016  

Revista Piedra Libre - Septiembre 2016

PL128 · Septiembre 2016  

Revista Piedra Libre - Septiembre 2016