Page 108

Musicantropías

de transmisión (su cuerpo, como su auténtico

de dolores y malformaciones, verá minadas sus

instrumento) tiene que responder en cada

posibilidades de alcanzar la panacea de la música,

instante técnicamente (Ruiz, 1999:64).

el Olimpo de los sonidos en los que él, como

¿Y qué pasa si al joven narcisista, embriagado

intermediario divino, tenía la misión vital de

por la excitación de verse observado y atendido por

acercar a sus semejantes la música en mayúsculas.

centenares de ojosbúho, efectivamente, se le caen sus

Como fabricante de belleza –para quien entienda

pantalones y se le desabotona la camisa haciendo

la música como tal- ha fracasado porque su cuerpo

saltar sus cierres uno por uno?

¿Cómo bailará

se ha roto como un cristal. Si sus extremidades, sus

ahora esta marioneta que ha perdido las riendas

articulaciones y cada uno de sus recodos biológicos

de su propio devenir? La respuesta no deja lugar a

se han extraviado, también lo ha hecho su música.

dudas: se adentrará, claramente, en una huida llena

Así, un cantante sufrirá una afonía; los bailarines o

de obstáculos que azotará al cuerpo de una manera

instrumentistas, una tendinitis, neuritis, bursitis…

infalible, como si el mismo cuerpo fuese una suerte

La autoestima, la auto observación, la mirada

de impedimento, un elemento pernicioso que privase

realista, el trabajo, la honestidad –en definitiva- son

al intérprete de alcanzar el estrato platónico de las

las únicas vías que pueden permitir al músico ser

ideas.

feliz. Son las pautas para que éste se sienta libre y La necesidad de reconocimiento

armonice la actividad de su cuerpo y de su mente

y autovaloración va produciendo

con el fin de hacer de su tarea un objeto creíble y

en el joven intérprete una vivencia

transmisible al público.

estresante que, en todos aquellos

La música pertenece al cuerpo. Participa

casos en que la persona no tiene un

de él y lo utiliza como medio de difusión. Ambos

mínimo de seguridad o, mejor dicho,

se mezclan de una forma especial en la que los

un conocimiento ponderado de sus

sentidos pierden su individualidad. Se intercambian.

verdaderas capacidades y posibilidades

El lenguaje de la música es el suyo. Melodía dolce,

potenciales, le irá arrastrando a la

composición musical transparente, color de un

necesidad de aumentar su capacidad

sonido, intervención brillante, por ejemplo, son

de lucha y su nivel de liderazgo,

sinestesias, es decir, atribuciones de las cualidades de

a

costa

de

instalarse en el estrés hasta la angustia, o de claudicar y huir. (Ruiz, 1999:66). En caso de derrota,

el

final

de la lucha vendrá determinada

por

la enfermedad. El intérprete

ahora,

reducido a un saco de materia repleto 108 • PERIPLO • DICIEMBRE 2011 • Vol. XII

PERIPLO. Los límites del cuerpo  

PERIPLO. VOL. XII. Los límites del cuerpo

PERIPLO. Los límites del cuerpo  

PERIPLO. VOL. XII. Los límites del cuerpo