Issuu on Google+

especialTRAGEDIA deONCE

1


2


especial

TRAGEDIAdeONCE revistapecado.com pecadostaff@gmail.com PECADORES Liliana Contrera Shavi Alli Ed Albesi Leandro Parra CORRECTOR EDITORIAL Paúl Arteaga FOTO DE TAPA Shavi Alli  SEGUINOS EN: RevistaPecado @revistapecado @revistapecado RevistaPecado

PRODUCTO ARGENTINO

©2014 PECADO. Todos los derechos reservados. PECADO no se responsabiliza por los comentarios y trabajos fotográficos subidos en esta publicación, siendo los únicos responsables los autores de los mismos, que expresaron tener derechos sobre el material enviado siendo los autores originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del material publicado en esta revista o en la web www.revistapecado.com. Sin perjuicio de ello PECADO en general autoriza reporducciones de los contenidos que le pertenecen pero deberá contar con la previa autorización de Revista Pecado por escrito, para lo cual rogamos solicitar esta autorización a pecadostaff@gmail.com.

3


EDITORIAL SHAVI ALLI // Fotógrafo

Cuando surgió la idea de incluir la Tragedia de ONCE en esta serie de especiales, automáticamente quise escribir algo a modo editorial. Pensar en esto me hizo recordar el tiempo que había compartido con los familiares y amigos de las víctimas, lo que había aprendido de su lucha, de su dolor, de sus lágrimas y de sus risas. Hoy más alejado del día a día, el sentimiento es el mismo, la misma empatía, la misma amistad y el mismo cariño que siento por muchos de los que tuve la suerte de conocer más en profundidad. Día tras día parece que nos empujaran de a poco a tomar como normal el horror de las muertes sin sentido y la corrupción que las genera. Nos abruman con noticias de un lado y de otro de manera que ya no sepamos 4

dónde está la respuesta correcta. Quedamos en medio de un ridículo juego de poderes que nos adormece. Mientras tanto todo continúa, sigue en marcha la maquinaria del “nadie nos importa más que nosotros” y en ese juego macabro la muerte se hace un festín. Una vez más usamos el término tragedia como título porque no podemos nombrarlo accidente. Hace unos meses leí en una publicidad que Presidencia de la Nación puso en la calle, “Si se puede evitar no es un accidente”, para mí el anti alegato a la defensa en cuanto a la responsabilidad del Estado. ¿Cuántos de estos hechos pueden evitarse?¿Cuántas muertes? ¿Cuánto dolor? Pero no se evitan porque la corrupción paga mejor. Si miramos hacia atrás en nuestros especiales publicados, inundaciones, explosiones, abortos, en


todos hay un denominador común, la muerte, pero no como fenómeno inevitable, sino todo lo contrario, en cada uno de ellos se ve claramente que con mayor educación, mejores recursos, más control, entre algunas cosas, muchas podrían evitarse. Se nos propone mirar para otro lado, tapar una noticia con la otra, ver todo para no ver nada, ahí es donde debemos despertar, animarnos a empatizar con el dolor del otro, ver que es nuestro dolor, que nosotros podríamos ser ellos. Una de las cosas que me conmocionó en los primeros días de la tragedia fue eso, tal vez no por mí, pero sí por mi hijo, podría haber sido mi hijo, pensé. Eso automáticamente destruyó esa pequeña seguridad que tenía. En todas estas tragedias nos esforzamos por conservar esa pequeña seguridad que tenemos al pensar “no me

pasó a mí”. Ser consciente de eso da vértigo pero es genuino y nos permite acercarnos más a la realidad. Todas las acciones en las que el grupo de familiares de las víctimas viene trabajando incansablemente desde el día cero van en este sentido, y los que tuvimos la suerte de acompañarlos creo que recibimos más de lo que dimos. Todos los cambios y beneficios que se logren en este tema también van a ser para todos y todas, cosas que no se deberían estar pagando con el dolor de todos los que hoy luchan por eso. Ahora estamos en medio del juicio por esta causa en donde esperamos que el pedido de JUSTICIA sea escuchado y llevado a cabo de manera imparcial dando como resultado algo que a los más incrédulos nos haga volver a creer. ¿Será mucho pedir? 5


6


7


8


9


10


11


12


13


14


15


16


17


18


19


20


21


22


23


24


25


26


27


28


29


30


31


32


33


34


35


36


37


38


39


40


En tiempos donde la justicia está tan cuestionada, pisoteada por algunos magistrados, mal interpretada por algunos ciudadanos que entienden a la justicia como algo que pueden hacer con sus “propias manos“, estamos nosotros “Los familiares de las víctimas de la tragedia de Once”. Algunas veces somos tildados de opositores al gobierno, otras veces de tibios y otras tantas veces nos dijeron que a nosotros nos mueve la venganza. Pero nuestra realidad es otra, es más simple; es la LUCHA por la VERDAD, la MEMORIA y la JUSTICIA. Como hemos repetidos hasta el cansancio, no elegimos lo que nos pasó, pero sí decidimos qué hacer con lo que nos pasó. Elegimos unirnos y en la lucha de cada día nos convertimos en piedra, pero lejos de endurecer nuestros corazones, nos rodeamos de amor y a cada paso que damos intentamos construir: conciencia, hermandad y paz, pero sobre todo recuperar la dignidad y la esperanza. No somos ejemplo de nada, ni siquiera de lucha, ya que nos obli-

garon a luchar, pero si de algo sirve esta historia, que sea para empezar a cambiar. Los familiares de las víctimas de la tragedia de Once entendemos que la verdadera justicia va a llegar el día que todos volvamos a viajar dignamente y seguros de regresar a casa, ese es el fin de esta batalla. Vos podés lograr el cambio, desde tu lugar, el cambio chiquito, ese que se puede hacer todos los días, el de respetar a los demás, el de cuidar lo que es de todos, el de entender que el derecho a la vida, es un derecho natural con el que todos nacemos y que nadie tiene derecho a disponer de ella. La corrupción es un veneno que se propaga como una epidemia y una forma de combatirla es comprender que la CORRUPCIÓN MATA. No importa dónde estés ni quién seas, ni qué religión tengas, ni el color de tu piel, ni tu dinero, ni si estás en una disco como en BEARA, o en un recital como en CROMAÑON, trabajando o pasando cerca de la AMIA, en un avión como el de LAPA o en un tren yendo al trabajo.

ELISA OJEDA

tía de Carlos Garbuio, un joven de 31 años que perdió la vida en la tragedia de Once.

41


06 08 PABLO MAURIÑO osopaul@outlook.com

SERGIO CAVAZZA

sergiocavazza@gmail.com

10

NATALIA RODRÍGUEZ ESTÉVEZ

nrodrigueze@hotmail.com

12 SOLEDAD VELA lasoledadve@gmail.com

PAOLA VARELA

14

psvfotografias@gmail.com

GUSTAVO CARRIZO

gustavo.carrizo@gmail.com

16 NADIA NICOLAU nnic.fuego.media@gmail.com

ANALÍA CID

18

analiagcid@gmail.com

MAGALI IGLESIAS

iglesiasmagali@gmail.com

20 VANESA TOLEDO vanelalita091109@gmail.com

LUCRECIA VENIALGO

luvenialgo@yahoo.com

MARTA GARBARINO

margarba@yahoo.com.ar 42


22 24 FELIPE TORRES CEA alma.de.budin@hotmail.com

SHAVI ALLI shavialli@gmail.com

500 CARAS JUSTICIA

26 28 SHAVI ALLI

30

JENNER MAIDANA jennerlmaidana@yahoo.com.ar

SHAVI ALLI

NICOLÁS SUÁREZ ZAPATA

32

nicolasuarezapata@gmail.com

34 CAROLA CARDOZO macumbera@hotmail.com

NORA FEDERMAN norafed@hotmail.com

GUSTAVO GAVOTTI tus_fotos1@hotmail.com

36

38 LUIS SZEFERBLUM GUSTAVO CARRIZO MARTA SALOMON

luisszeferblum@gmail.com

43


revistapecado.com

44


ESPECIAL Tragedia de Once