Issuu on Google+


visitamos los blogs de http://enpoesiavivir.blogspot.com.es/ Ignacio Pagés Larruy ha creado este interesante blog en el que nos contagia con su vitalidad y su entusiasta visión de la poesía.

http://duendedeloslibros.blogspot.com.es/ Llevado por Belén Cebrián, como un pequeño duende que sembrara el mundo de ideas, de palabras. .

Y si lo tuyo es la ilustración, puedes empezar a soñar con las imágenes sugerentes de Cristina Mayoral. http://cristinamayoral-ilustracion.blogspot.com.es/

SUMARIO Editorial Cosas del Facebook (Aida Lorente) El rincón de #Twitter (Ester Lorente) Cisneros (Grupo de Lectura) Tomás Ramos (Pilar Chacón) Juana de Ibarbourou, (Domingo Becerra) ¿Lo sabías? El significado de algunas expresiones (Domingo Becerra) Desde mi butaca (Rubén Lorente)

pág. 1 pág. 2 pág. 4 pág. 6

pág. 8 pág. 16 Pág. 18

pág. 20 pág. 28


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

Editorial Tras sortear no pocos obstáculos y encontrarnos muchas dificultades, tras un largo período de descanso veraniego, el equipo de Parnaso.Creacción y sus colaboradores, volvemos a estar con vosotros. Hay novedades que nos llenan de ánimo y hacen que nos sintamos con fuerzas para la expansión. Por un lado, Ansebar nos ha habilitado un blog donde encontrar las revistas editadas hasta el momento. Le estamos agradecidos porque sabíamos que ha tenido que emplearse a fondo para encontrar la fórmula de insertar los pdf. Lo ha conseguido y ahí está. Os dejamos el enlace. No dejéis de visitarnos, de recomendarnos y de dejar vuestros comentarios. Este es el enlace: http://parnasocreaccion.blogspot.com.es/ Y ya dentro de la revista, podréis ver que contamos con una nueva sección. Se hará cargo de ella el grupo Cisneros que nos irán comentando los libros y autores que pasen por sus siempre amenas tertulias. Muchos y buenos nombres nos acompañan en este número. Así encontraremos a Tomás Ramos Orea de la mano de Pilar Chacón. Y Domingo Becerra nos traerá a Juana de Ibarbourou. Y volveremos a contar con la siempre grata presencia de Manuel Vegas Asín. Y, como poeta invitado, contaremos con Jesús Aparicio González cuya trayectoria se alarga en el tiempo y en el espacio. Nos han llegado noticias de que ha sido traducido al rumano, por lo que le damos nuestra más cordial enhorabuena. Y junto a los poetas de más renombrada experiencia, os traemos también a gente joven, o no tanto, que empieza a hacer de la escritura su manera de vivir. Estamos convencidos de que os van a sorprender gratamente con sus poemas y relatos. Os recordamos que para que el proyecto siga adelante, necesitamos vuestra colaboración y participación. Es posible que, el equipo rechace trabajos. La selección es necesaria. Para todos aquellos que en esta ocasión no veáis publicado lo que enviasteis, sólo decir que no dejéis de intentarlo una y otra vez. Que os esperamos. Olga Becerra

Página 1


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

Cosas del Facebook Aida Lorente Búscanos: P@rn@so.Cre@cción

Os recordamos una vez más que podéis participar en nuestra página de Facebook enviando fragmentos de vuestras lecturas favoritas, fotografías de vuestros recorridos turísticos, música, recomendaciones culturales, comentario de películas o invitaciones a actividades que consideréis interesantes. En definitiva, todo aquello que creáis interesante compartir. En esta ocasión hemos seleccionado las citas que nos envió MARIBEL DOMÍNGUEZ DUARTE, a la que aprovechamos para dar las gracias desde aquí por sus siempre interesantes aportaciones: A todos los lectores y creativos de Parnaso.Creacción, les recomiendo el libro "Amantea" del periodista David F. Cantero, buen periodista y para mí, desde hoy escritor y poeta. En su libro frases como esta: “Lloré tanto que llegué a olvidar por qué lloraba.” “Es difícil recolectar granadas sin destrozarte las manos con las descomunales espinas que protegen las ramas. Lo mismo sucede con los recuerdos. La vida, como una granada que siempre intentamos desgranar, separando las límpidas golosinas rojas del áspero manto amarillo que las envuelve, aferrando con firmeza sus joyas. Queremos tomar sólo la dulce simiente escarlata, pero es imposible. Para saborear el fruto, como la existencia, hay que aceptar el contraste y el fastidio de su sabor agridulce”. “Yo no estaré sola, amaré a alguien y alguien me amará, no temas – me dijo- . no será tan hermoso como lo que tú has encontrado, pero bastará. Y guardaré de ti tantos, tantos buenos recuerdos. Estés donde estés puedes estar seguro- continuó- siempre los llevaré conmigo. De ninguna manera quiero perderte, me conformaré con verte de vez en cuando, con veros de vez en cuando, ¡tengo que conocerla!, tengo que conocer a la incomparable Amantea…” Su voz tembló ligeramente al decir eso mientras encendía un segundo cigarrillo”.

Página 2


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

El rincón de #Twitter Ester Lorente Síguenos: @par_creaccion

En este número de la revista, el #hashtag propuesto fue #MiLecturaDeVerano. Para dar ejemplo comencé desde Parnaso. Creacción diciendo lo siguiente: @Par_Creaccion: #MiLecturaDeVerano ha sido "Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven" de Albert Espinosa. Altamente recomendable, me ha encantado :)

Y los seleccionados para publicación son: @Elewenfm: #MiLecturaDeVerano Dragonlance de Margaret Baldwin Weis & Tracy Hickman. Buenos Presagios. @DiazKiwi: #MiLecturaDeVerano o al menos una de ellas, ha sido "Se lo que estás pensando" de John Verdon. @celiaggaitan: #MiLecturaDeVerano "Las ardillas de Central Park están tristes los lunes" de Katherine Pancol. @ignaciopages91: #MiLecturaDeVerano es Cose che nessuno sa, de Alessandro D' Avenia. @UnPoetaEnRuinas: #MiLecturaDeVerano "El bolígrafo de gel verde" de Eloy Moreno. Imprescindible en estos tiempos para saber qué valorar. Grande. @utopiadesuenyos: #MiLecturaDeVerano es La leyenda del ladrón de Juan Gómez Jurado. Un gran libro de aventura histórica. http://www.xn--utopiadesueos-skb.com/2012/06/la-leyenda-del-ladron.html @Amaia_Torres: #MiLecturaDeVerano 'Memorias de un amigo imaginario' de Matthew Dicks.

Y este mes, por ser un referente que nunca debe faltar en tu biblioteca, destacamos a: @DavidRodrig14: #MiLecturaDeVerano “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes.

Y nuestro próximo hashtag #MiPelículaFavorita

¡¡¡GRACIAS POR PARTICIPAR!!!

Página 3


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

Las raíces del amor nacen en mi interior. El tiempo se desliza entre mis dedos como arena. El amor se ha consumido como el fuego, ya no queda nada. Tu amor, tu belleza, tu paciencia: tu cuerpo se derrite cuando tus labios dan forma a lo que dices. Cómo romper el hechizo sobre ti, ¿encantamiento? ¿brujería? Porque me siento apartado, me esfuerzo por sobrevivir rememorando momentos de mi historia. Quiero crecer entre la rareza de la existencia. Sólo busco amistad. Las lágrimas son como unas gotas de agua en la inmensidad de la vida. FRANCISCO LEÓN

TIC, TAC Nocturna escuela entre titilantes pensares Siendo esclavo de la eternidad del tiempo, Caigo, desaparezco, sólo encarno tempestades Cada colérica gota, triste, se desliza por momentos. Augusta agonía presa de un rojo acorde Que vibra para dejar paso a la muerte. Estoy de paso, lo sé, pero la incertidumbre crece, La ilusión de la vida es real, pero por segundos desaparece. Tic, tac; tic, tac; tic, tac Sordo sonido me vence

R. ALGAR

Página 4


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

LA MAGIA DEL AMOR Beso el aire, en el que están los besos que nos dimos a escondidas las hermosas palabras que quedaron adormecidas. Logras despertar grandes sentimientos en mí, haces que mi mundo gire deprisa, y si no estás aquí, me estanco en el pasado, esperando a que regreses a mi lado. Me da igual lo que diga la gente, me da igual lo que piensen, sé que tú eres mi vida, poseo el cielo al tenerte. Un millón de gracias te daré, por ser mi amigo, mi amante, mi compañero fiel. Lo que nos queda por pasar, es un auténtico misterio, tan solo nosotros escribiremos el destino, podremos cambiarlo o dejarlo a gusto nuestro. Aguanté miles de rechazos muchas decepciones por amor, mereció la pena la espera, al final conseguir lo mejor: tu corazón. ZAHIRA CAMPOS CASTRILLEJO

Página 5


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

GRUPO DE LECTURA CISNEROS El grupo de lectura Cisneros tiene el honor de presentarse a Parnaso.Creacción y colaborar en esta nueva etapa. Amamos la lectura. Abrazados y abrasados por ella y por los sentimientos que nos genera os vamos a comentar los libros que durante este curso trabajemos. El autor que hoy os presentamos es José Luis Sampedro, economista, novelista, profesor, político. El nacimiento de su nieto Miguel sirve de inspiración para su novela más leída La Sonrisa Etrusca, obra que le lanza a la popularidad absoluta. La historia se desarrolla en Milán a donde Salvatore Roncone anciano y muy apegado a su tierra calabresa es trasladado por su hijo para tratarse de un cáncer. En Milán vivirá el choque de dos mundos, el de su hijo y su esposa que forman una familia urbana con el suyo: un mundo de costumbres machistas y de rencillas entre vecinos. Al saber que su enfermedad es terminal sufre una metamorfosis al descubrir el amor incondicional y la ternura que nunca creyó poseer hacia su nieto prolongación de su vida y de su sangre. Paralelamente encuentra al amor de su vida. Un amor libre de todo egoísmo, ese amor que no necesita más que la satisfacción que produce el estar juntos, sin necesidad de palabras. Impacta de este autor el conocimiento que posee del alma humana como se desgrana a la largo de toda su trayectoria de escritor. Su obra constituye un gran fresco de los conflictos sociales y económicos de la vida y una permanente búsqueda de valores en un mundo crecientemente deshumanizado. Describe con meridiana claridad sentimientos que sólo en la plenitud de su carrera literaria una pluma como la suya puede hacer. En esta novela se refleja lo realmente importante: la entrega, la pasión, el amor y la muerte, describiendo las escenas con ternura y lucidez que son características de su estilo. Son estas las razones por las que Sampedro nos toca, nos llena y nos hace sentir mejores almas. Por último y para reflexionar el autor deja dicho: "Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no tiene sentido". "Ser libre dentro de uno mismo".

Los componentes del grupo de lectura Cisneros son: Paqui Gaviria, Carmen Domingo, Carmen García, Maribel Miranda, Asun, Domingo Becerra y Paco León.

Página 6


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

EVOCACIÓN DEL MAR por Isabel Barbeito Carneiro Llego ante ti en una nube de evocaciones, y mi espíritu se robustece al aspirarte. Me recibes llena de sublime majestad. Tu inmenso manto luce gamas completas de verdes, azules, morados, sienas…, y se engalana con rutilantes aderezos de nívea espuma. El contemplarte despierta en mí las más variadas sensaciones: pequeñez ante tu inmensidad, embeleso ante tu belleza, pánico ante tu furia… Me has hecho sentir felizmente confiada entre tus tranquilas aguas y alegremente despreocupada entre tus juguetonas olas. En ti siempre hallé consuelo, amistad, confianza. Tú me enseñaste a pensar, a soñar, a olvidar… A veces te manifiestas viril y a veces femenina; ya te muestras transparente, y permites vislumbrar las más recónditas bellezas de tu intimidad abisal, ya te tornas recatada y haces a tus aguas inescrutables. Caprichosamente dominadora, eres base fundamental para la existencia de los seres vivos y cobras a cambio un fuerte tributo en vidas humanas. Tanto he contemplado tu inmensidad que llegué a ver en ti el retrato de Dios. ¡Gracias por todo ello!, portentosa amiga. Agosto del 2012

Página 7


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

SENTADO A LA ORILLA DE UN SUEÑO Sentado a la orilla de un sueño, el silencio posó su mirada en el rostro de Índigo. Níveo y jovial aquella ausencia de sonido era el inicio de un ritual sempiterno y bendito. Tomado de su mano, un viejo libro presumía sus hojas como un hermoso pavo real ufano, sus letras marchaban como minutos frente al firmamento etéreo, dedicando su signo a ideas nuevas y vetustas. Así, el eterno Índigo estaba contemplativo, en el centro del universo, bañado por polvo estelar creado por la explosión de verdades recién descubiertas. Bellas y embusteras sirenas cantaban inaudibles loas, invitándolo a desviar sus cavilaciones hacia los caminos sinuosos de la pasión y otras trivialidades, mientras que el cauto maese observaba atento una verdad zalamera revoloteándole por la cabeza, y su fiel búho comenzaba a lanzar dagas de humo a aquellos maleficios. Una pequeña hoja de árbol cayó en el hombro del sagaz Índigo y con ella un trueno misterioso que electrizó los pensamientos del maese. “Has caído en mi hombro, diminuta porción de árbol, ligero recuerdo de alegría, caíste por los vientos traviesos del oeste y por obra del destino, padre del tiempo. Yo posado en la orilla de un sueño, tuve la suerte de pasar por tu camino, turgente de tormentos y razonamientos, beodo de ensimismamiento. Tu breve acción ha sido un instante de alta enseñanza por el cual estoy agradecido y en deuda, por tal razón te colocaré en la corriente de este río, esperando que sigas con tu loable labor.” Tras decir lo anterior, el maestro tomó la pequeña hoja y la puso en el agua, el viento ni tardo, ni perezoso se la llevó flotando hasta los paisajes extensos del universo. Índigo la observó hasta que desapareció de la lontananza con una sonrisa en sus labios. Un hermoso ruiseñor que contemplaba la escena no pudo contener su curiosidad y silbando, increpó al maese, quien sin chistar solamente dijo: “Oh sí, querido amigo, oh sí, aquel fue el sublime regalo de la seductora y gentil incertidumbre”.

CÉSAR D. ARMENTA

Página 8


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

ACÉRCATE A LA POESÍA por Pilar Chacón L.

CONOCIENDO A TOMÁS RAMOS No se puede hacer mejor presentación de este gran erudito alcalaíno que la que él mismo nos ofrece en su página web: www.tomasramosorea.com. En ella tenemos a nuestra disposición toda su obra y todos los datos sobre su formación y el desempeño de su profesión como docente. En la solapa de uno de sus libros “Poesía (Reunida y ordenada, 1954-2007)” podemos leer: “Tomás Ramos Orea (Alcalá de Henares 1936) es doctor en Filosofía y Letras desde 1961 por la Universidad de Madrid, y Doctor en Derecho desde 1980 por la de Granada, [... ] Y desde siempre, poeta”. Por eso, entre sus numerosas obras, nos fijamos y nos sentimos atraídos por su poesía. Si en su prosa nos muestra un estilo muy cuidado y personal, técnicamente perfecto, en su poesía, que fluye del mismo pensamiento, no es menos correcto, culto y escogido. Su amplia preparación académica y su prolongada experiencia como profesor en varias universidades españolas y norteamericanas le han permitido lucir con orgullo el nombre de Alcalá y la poesía de poetas contemporáneos con los que colaboró en “Llanura” y en “Aldonza”, ambas revistas de poesía, siendo fundador de esta última. Tomás Ramos en su obra “Lira Complutense” (Antología poética) nos relata el nacimiento de estas dos revistas y nos presenta varios poemas de cada uno de los poetas colaboradores. Un rasgo notable y no anecdótico de su personalidad es la capacidad de memorizar y recitar, no sólo los poemas propios, sino los de otros autores, manifestando y reconociendo generosamente el valor literario de sus versos. Aunque el lector puede acercarse a la poesía de Tomás Ramos con gran facilidad, en estas páginas mostramos dos sonetos.

Página 9


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

DE LA MUERTE EN PIE Por eso estoy en pie, porque no puedo decirle no al aliento, a mis cadenas de hombre y a estos golpes por las venas cargándome de alerta y hondo miedo. Por eso sigo en pie porque mi credo no permite borrar de las arenas la huella de este peso, ni las hienas dejan de señalarme con el dedo. De eso muero en pie, de puro asombro al saberme engranado en una vida sobornada al amor cuando la nombro. Por fuerza sigo en pie, aunque el escombro de las tapias del alma derruida me acaricie de muerte por el hombro.

TOMÁS RAMOS OREA

Página 10


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

PLENITUD Vivo el lento suplicio de la espera por tu solo mirar enfebrecido. Por mi pecho, callado, va el latido y no encuentra la sangre verdadera. ¿Por qué, por qué será que el alma entera se anuda al paso mínimo de un ruido; que nos puede llegar, inadvertido, el brote de una antigua primavera? Estación de mi vida ya lo fuiste cuando llena de gracia apareciste con el signo de hondísimo misterio Como el pulso a la sangre, a las orillas del alma he de encontrarte y de puntillas desandaré ya en paz mi cautiverio.

TOMÁS RAMOS OREA

Página 11


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

La materia de los sueños Tenía que conseguir ese libro como fuese. Recuerdo que era el día de mi cumpleaños, uno de junio del dos mil doce, aquel día se lanzaba y ya deseaba tenerlo entre mis manos. Al no recibirlo, entre los regalos, me llevé una desilusión enorme. Terco de mí, decidí no rendirme y pensé en la manera que me permitiera llegar a conseguirlo. Tenía diez años. A la vuelta del colegio pasaba todos los días por la librería cerca de mi casa donde me perdía entre los libros, todos aquellos que nunca llegaría a leer. Tracé un plan; estudié la posición de las cámaras de seguridad, el comportamiento de los dependientes. El local era grande, las medidas de seguridad eran importantes o pensaba; ni que guardaran dinero en aquel lugar continuamente. No disponía de dinero, mis padres no entendían mi pasión por los libros y eso me privó, no por mucho tiempo, de su lectura. Deseaba tanto poder disfrutar de esa joya brillante que elaboré el plan perfecto, o eso creía. Mi plan era metódico. Una vez llegaba a la tienda, cogía un ejemplar, me dirigía al punto ciego que había detectado. De manera rápida y precisa abría el libro por la página que tenía que copiar aquel día y con mi móvil (de algo serviría la manía de mi madre de tenerme controlado) y su no muy exigente cámara fotografiaba las páginas que me daba tiempo. Con la tarea cumplida, volvía a casa para hacer mis deberes; aunque en realidad copiaba a mano el texto que con esfuerzo lograba descifrar de aquellas imágenes y avanzaba un poquito más en su lectura a la espera de descubrir al día siguiente, otro poquito más. Después debía de hacer los deberes, nadie podía sospechar. Fue un apasionante viaje compartido con aquel título. Logré descubrir la leyenda que se escondía tras aquella cubierta. Aunque en el camino tuviera que convertirme en un ladrón. Ahora sólo puedo sonreír recordando la adrenalina en mi pequeño cuerpo mientras lograba día a día la hazaña. El día de mi cumpleaños, un año después, decidí concluir aquel viaje, sólo faltaban las últimas páginas. Por fin conocería su final. Como siempre, me hice con un ejemplar, fui al lugar de siempre y saqué mi móvil... Cuando sentí la mano del librero sobre mi hombro, se me cayó el mundo a los pies. Página 12


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

-¿Qué crees estar haciendo, rapaz? - Nada. Sólo ojeaba. -¿Y por qué le estás haciendo fotos a las páginas? Me desplomé, no era tan bueno como el protagonista de aquella aventura. Entonces comencé a llorar mientras le contaba toda la historia a mi ‘carcelero’. Eterno calvario. - Anda, no llores. Toma esto. Ábrelo -me dijo mientras extendía su mano con un paquete envuelto. Miré sin comprender aunque seguí sus indicaciones sin rechistar. Imagino que mis ojos al ver el contenido reflejaron claramente mi asombro porque no acerté a emitir palabra alguna. Allí estaba; esa reluciente cubierta con su espada, esa brillante moneda, el fondo de Sevilla. - ¡No llores, anda! –me dijo mientras se me escapaban las lágrimas. Él sonreía. Por lo visto, me contaría más tarde, no debí trazar mi plan tan bien como yo había imaginado porque tardaron dos escasas semanas en darse cuenta de mi ‘hurto’. El librero había dado orden de dejarme continuar con mi aventura. Quería saber cuánto aguantaría. Al no desistir a las semanas, decidió averiguar más sobre mí y - La tenacidad tiene premio muchacho- me dijo; decidió darme una agradable sorpresa el día de mi cumpleaños. Imagino que sabía que estaría por allí, aunque hubiera cambiado de libro. Era un viejo conocido a pesar de mi corta edad, me contaría años más tarde. Tenía el libro, con el que había compartido muchos días, entre mis manos, pero al abrir las primeras páginas y ver aquellas palabras garabateadas no podía salir de mi asombro. -¡Papá! ¿Qué era? ¿Qué ponía? - Hijo, espera que recuerde, textualmente ponía: “Para… con muchísimo cariño, deseando que esos sueños los conviertas en realidad ¡Un abrazo!” ¡Estaba firmado por el autor! ¡Ponía mi nombre! ¡Me lo dedicó! Continué llorando durante toda la tarde de alegría, de pura alegría, no podía dejar de darle las gracias. Aquel día, al llegar a casa, pude saber como terminaba aquella aventura sin tener que escribir a mano aquellas últimas páginas. - ¿Y volviste a ir a la librería, alguna vez? ¿No te dio vergüenza? - Sí, pero ya no había necesidad de esconderse. Por otro lado, si no hubiera vuelto, no sé si hubiera conocido a tu madre. - No te entiendo papá. - Aquel librero era tu abuelo, Sancho. JUAN LUIS GALÁN OLMEDO www.utopíadesueños.com Nota: Nos comunica el autor que la editorial AriadnaBooks, publicará 55 relatos de diferente temática en un libro de unas 151 páginas aproximadamente. Algunos de los cuales pueden leerse en su ya citada página web. Si deseáis adquirir dicha publicación, tenéis que dirigiros a www.ariadnabooks.com

Página 13


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

JESÚS APARICIO GONZÁLEZ Nuestro poeta invitado nació en Brihuega (Guadalajara-España) el 29 de julio de 1961. Ha publicado ocho libros “Poemas como pasos” (Premio Rosa de oro. Bilbao CLA, 1981); “Sendas del Corazón” (premio Acción Getafense, 1988); “Como trago de agua fresca” (El paisaje editorial, 1991); “Las caras del espejo” (mención especial Premio Miranda de Ebro 1996); “La casa del siervo” (AACHE, Guadalajara 1999); “Con distinta agua” (Premio Villa de Aranda de Duero de 2002); “El sueño del león” (Diputación de Guadalajara, 2005); “Las cuartillas de un náufrago” (ediciones Vitruvio 2008); “La papelera de Pessoa/La luz sobre el almendro” (Editorial Libros del Aire, 2012).

LA ARMONÍA DEL MUNDO Que por primera vez acaricies con miedo otra luz en un rostro de aceituna y estrellas: el alma frutal de un recién nacido; que dejes extasiada tu mano en ese mar abierto de unos labios que el amor te regala; que ayer pusieras flores sobre la tumba de tu padre; no cambia nada, nada importa. Ninguna golondrina interrumpió su viaje al sur, se quedarán desnudos los plátanos del parque y un niño perderá como otros años su moneda de plata entre los barros de las primeras lluvias. Tal vez lo que te ocurre sea lo que se espera para verse cumplida la armonía del mundo.

Página 14


Tu_punto_de_encuento_nº 5 Ni seguir esperanzas ni parar por el miedo, cruzar el valle como ese lento león seguro con su presa entre los dientes. Atrás los vanos juegos de cachorro saltando tras la rama desgajada de un árbol seco. Atrás esos ilusos rugidos juveniles queriendo controlar y alimentarse con la varita mágica caída de una estrella. Atrás las garras rotas de una noche de ingenua y torpe lucha contra ídolos de mármol. Sin deseos ni temores, despellejando el último horizonte, descansar sobre el polvo del camino y dormir en lo oscuro hasta que llegue la buena muerte. Pañuelo y palabra dan vuelo a una paloma. Adán fue soplo sobre inerte barro y yo me vuelvo al barro en breve soplo. La vida al fin se explica desde la magia. (De “El sueño del león”)

jESÚS APARICIO GONZÁLEZ

Parnaso.creacción

EN LA PLAYA Para llenar mi tiempo han buscado mis ojos el sueño de una playa. He gozado del agua sobre mi piel desnuda y lamido la sal sobre la piel amiga. Levantado castillos. Luchado con las olas. Y me he dormido solo al ocultarse el sol, bajo estrellas sin nombre. La vida es breve. Un instante de arena. Un instante de mar.

TIEMPO DE DOLOR No podemos dejar pasar el cáliz, llega y crece en el mundo a cada instante. Vallejo lo bebió y Jesús y todos somos regados con la sangre del martirio. El tiempo de las lágrimas forma parte del río que intentamos nadar sin conseguirlo. El tiempo de cristales bajos los pies desnudos. El tiempo de la escarcha y la cebolla. El tiempo herido por las garras del tigre, despedazado en los colmillos de las hienas. El tiempo de las cárceles y de los cementerios. Y no se nos permite volcarlo sin beberlo. Pues una vez bebido tiene premio: el tiempo de la espina nos entrega sus rosas blancas. Es necesario para que haya estrellas y las estrellas junten su luz y hagan el cielo.

Página 15


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

EL PRIMER SOL

El primer sol te sienta en sus rodillas, te ofrece su leche recién cantada y hace andar a tus ojos. Contemplas como mudan los verdes de los olmos y estás alerta, alerta al dictado del pájaro, ese pájaro que te descubre niño en cada amanecer y escribe tu destino. Asciende la savia aún blanca por tus sueños. Creces como el maíz mientras duermes. (De “La papelera de Pessoa / La luz sobre el almendro”)

EL PEINE Tan callando se van mudando los cabellos en gris, ceniza y nada. Pasa el peine sus púas por diversos amores, desamores, trabajos y placeres, ausencias sentidas y presencias consentidas, llantos ocultos, risas fingidas, todo melancolías y nada va quedando en ellas si no son residuos vanos de memoria enferma. Pasa el peine y cumple surcos nuevos para abrir previo hueco a nuestra horizontal estancia. Pasa el peine por nuestras desgreñadas cabezas y no nos hemos enterado de lo que vale. Al fin y al cabo, nada. ( De “Con distinta agua”)

JESÚS APARICIO GONZÁLEZ

Página 16


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

A veces A veces sueño con muros que me encierran y mi voz muere. Mis manos chocan con la pared y mi almohada se ha marchado, no quiere verme llorar. Sigo asomado a mi ventana viendo atardeceres, ya por suerte menos desenfocados y la cuesta cada vez es más larga y empinada. A veces no quiero dormir para no soñar más con muros y paredes, pero el dolor de cabeza y el ibuprofeno me hacen caer como las hojas caducas. Luego cojo el papel con una mancha de no saber que escribir y arrastrar la punta del bolígrafo en busca de algo con sentido, pero solo a veces, y últimamente nada. A veces me gustaría dejarme volar con el viento a ver que pasa, pero el viento me hace mal y no me gusta.

Como de trepar por una cuerda y esta nunca acaba, esa agonía, la que tu pecho me calma, y a veces quiero correr pero sueño siempre que no llego y tu te vas. A veces me gustaría poder escribir pero siempre me pilla en la ducha y mis palabras se van por el desagüe, a veces, pero nada, ahí queda espuma. Las horas corren como quieren y yo solo se ir despacito y a veces ya tan pesado quiero despertar del sueño y lo hago sudando y buscándote entre mis sábanas azules, y me vuelvo a quedar dormido sin poder controlar la erección, a veces, solo, y me faltas cuando más necesito tu calor. A veces, demasiado, y me inyecto el paracetamol y no me calma, no como lo haces tú. ALE MÁRQUEZ

Página 17


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

¿LO SABÍAS? por Domingo Becerra Tiene el cantautor mexicano José Alfredo Jiménez una canción titulada “A la luz de los cocuyos” en la cual podemos leer y oír, entre otras cosas, lo que sigue:

“Yo no sé si vengas tú, yo no sé si vaya yo, / pero has de sentir mis besos y yo he de sentir los tuyos / y hemos de quedarnos presos a la luz de los cocuyos. / Te quiero mirar bonita sin penas y sin orgullos /y quiero echarme en tus brazos a la luz de los cocuyos.

Los cocuyos son una clase de insectos típicos de las zonas intertropicales y subtropicales de América que desprenden por la noche una luz bastante viva. Son, por lo tanto de la familia de nuestras luciérnagas que presentan también el fenómeno de la bioluminiscencia. ¿Y qué es eso? Pues es la producción de luz de ciertos organismos vivos. Esta propiedad está muy extendida y va desde simples bacterias hasta complicados peces pasando incluso por hongos. Lo curioso es que a lo largo de la historia se ha intentado aprovechar la bioluminiscencia y ya en el siglo XVII, algunos granjeros suecos iluminaban sus pajares con maderas que se habían infectado con hongos luminiscentes. De la misma manera, en la Segunda Guerra Mundial los soldados japoneses para no delatar su presencia consultaban los mapas por las noches habiéndose frotado las manos previamente con ciertos crustáceos que tenían esa propiedad. En el Cono Sur de América muchos niños llenan botecitos de luciérnagas que les sirven lámparas nocturnas. En vísperas de su desembarco americano, Colón descubrió por la noche ciertas velas luminosas que se movían por la costa y, allá por 1634, una escuadra inglesa que se acercaba a Cuba con el propósito de invadirla desistió de su empeño al descubrir por la noche muchas luces que más bien parecían tropas acampadas para la defensa. ¿No se trataría en ambos casos de multitud de cocuyos en su época de apareamiento? Algunos historiadores piensan que es así.

Eres el ángel de mis madrugadas, un sueño eterno de amor inmarcesible, al que contemplo con idolatría. Y aquí me tienes, triste e insomne en esta noche calurosa, pensándote, y esperando tu venida, preparada a darte el alma si la quieres, pues mi corazón fue tuyo siempre... y antes, mucho antes de ver la luz del día. AURORA ESTEBAN ZARZA

Página 18


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

ANDALUCÍA Para la canción del viento tengo una cadencia de sangre Blanca en todos los almendros Granada llanto de un día con sombras de moro abuelo.

Cuando los barcos se van es Huelva casi un pañuelo… …Y Jaén? En Jaén de tierra adentro, con un silencio de olivos sobre campos de silencio.

Córdoba de llanto amargo con mezquitas al acecho vasayando en su memoria mediaslunas del recuerdo

Duro horizonte de gritos y barrenos. Pan de sudor y cansancio injustamente mordiendo una soledad de olivos en panes de jornalero.

Sevilla, Guadalquivir y versos y un corazón con siete puñales viejos.

A los hombres de Jaén el calzón les viene prieto para contener la hombría que llevan dentro

Mi Almería de nostalgia; desierto… Por sobresaltos de arena parrales verdes y en vuelo…

Y en Jaén, Sierra Morena… Y por la Sierra el Cabezo con una Virgen pequeña -penumbra de jara y sueño-

Y Cádiz de vino y sal rubia de mar sobre el sueño con una risa en la boca y una fiereza en el pecho y un corazón de añoranzas y amores de salineros.

Arcángeles de Jaén… Jaén altar y altanero. sobre las cumbres morenas la virgen bajó al Cabezo

De Málaga la canción casi ahogada en el cemento… paciencia de su paciencia soportando rascacielos con una copla y un cante con un mirarse hacia dentro del taconeo.

Por caminos del milagro, Jaén convertida en cielo.

MANUEL VEGAS ASÍN XII PREGÓN DE ROMERÍA DE LA VIRGEN DE LA CABEZA

Página 19


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

JUANA DE IBARBOUROU EL AUTOR Y SUS TEXTOS con Domingo Becerra del Puerto

1929 fue proclamada "Juana de América" en el Palacio Legislativo de Uruguay, ceremonia que presidió el poeta "oficial" uruguayo, J. Zorrilla de San Martín, y que contó con la participación del ensayista mexicano Alfonso Reyes. Esta mujer, además de hermosa y coqueta tuvo siempre una gran inquietud intelectual que alimentó de manera autodidacta. La temática de su obra siempre se ve ligada a la exaltación amorosa de la entrega, de la maternidad, de la belleza física y de la naturaleza. Imprime a sus poemas de erotismo y sensualidad. Es una de las vertientes capitales de su producción. Cuentan que cuando entregó “Las lenguas de diamante” (1939) a una editora, ésta le devolvió el poemario tachándolo de “indecente”.

La primera vez que me puse en contacto con esta ¿poeta? ¿poetisa? uruguaya fue allá por el año 1955. Año más o año menos. Yo solía ir al mercadillo de los Jueves de Sevilla para ver si podía llevarme por poco precio algún que otro libro de segunda mano. La cuestión estudiantil no daba para más. En cierta ocasión me encontré con una edición de “Las mil mejores poesías de la lengua castellana”. Se conservaba muy bien. Salía muy baratita. Pertenecía a Ediciones Ibéricas y era, es y seguirá siendo un verdadero tesoro. Había muchísimos poemas que yo nunca había leído y, lo que es peor, autores y autoras de los que no tenía ni la más ligera idea. Así fue mi primer encuentro con la uruguaya Juana de Ibarbourou, de soltera Juana Fernández Morales que el 10 de Agosto de

SALVAJE Bebo el agua limpia y clara del arroyo y vago por los campos teniendo por apoyo un gajo de algarrobo liso, fuerte y pulido que en sus ramas sostuvo la dulzura de un nido. Así paso los días, morena y descuidada, sobre la suave alfombra de la grama aromada. Comiendo de la carne jugosa de las fresas o en busca de fragantes racimos de frambuesas. Mi cuerpo está impregnado del aroma ardoroso de los pastos maduros. Mi cabello sombroso esparce, al destrenzarlo, olor a sol y a heno, a savia, a yerbabuena y a flores de centeno. ¡Soy libre, sana, alegre, juvenil y morena, cual si fuera la diosa del trigo y de la avena! ¡Soy casta como Diana y huelo a hierba clara nacida en la mañana!

Página 20


Tu_punto_de_encuento_nº 5

LA HIGUERA Porque es áspera y fea, porque todas sus ramas son grises, yo le tengo piedad a la higuera.

Parnaso.creacción Su producción es: Las lenguas de diamante (1919), Raíz salvaje (1922), La rosa de los vientos (1930), Perdida (1959), Azor (1953), Mensaje del escriba (1953), Romances del Destino (1955), Angor Dei (1967), Elegía (1968).

En mi quinta hay cien árboles bellos, ciruelos redondos, limoneros rectos y naranjos de brotes lustrosos.

Vemos una evolución clara en su trayectoria. Tras una juventud pasional llegó al final de su producción a la serenidad y la melancolía.

En las primaveras, todos ellos se cubren de flores en torno a la higuera.

En La rosa de los vientos (1930) se adentró en el vanguardismo, rozando incluso las imágenes surrealistas.

Y la pobre parece tan triste con sus gajos torcidos que nunca de apretados capullos se viste...

Con Estampas de la Biblia, Loores de Nuestra Señora e Invocación a san Isidro, todos de 1934, iniciará en cambio un camino hacia la poesía mística.

Por eso, cada vez que yo paso a su lado, digo, procurando hacer dulce y alegre mi acento: «Es la higuera el más bello de los árboles todos del huerto». Si ella escucha, si comprende el idioma en que hablo, ¡qué dulzura tan honda hará nido en su alma sensible de árbol! Y tal vez, a la noche, cuando el viento abanique su copa, embriagada de gozo le cuente: ¡Hoy a mí me dijeron hermosa!

Sus poemas más famosos son indiscutiblemente El vendedor de naranjas y La higuera.

LA ENREDADERA Por el molino del huerto Asciende una enredadera. El esqueleto de hierro Va a tener un chal de seda Ahora verde, azul más tarde Cuando llegue el mes de Enero Y se abran las campanillas Como puñados de cielo.

Lo que, a los lectores de su época pudo resultar escandaloso, con el paso del tiempo se ha interpretado como frescura porque utiliza un lenguaje claro, directo y capaz de llegar al gran público.

Alma mía: ¡quién pudiera Vestirte de enredadera!

Página 21


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

La vacante MIGUEL ÁNGEL VIVAS PÉREZ

En cuanto abandonamos la campiña, en cuanto subimos a las alcarrias, desapareció la calzada y las piedras dejaron paso a la tierra apisonada. En este tiempo, en pleno verano, esto no tenía la menor importancia, es más, el traqueteo de las ruedas era más llevadero sobre la tierra. Mal se han de poner los caminos en cuanto llueva. Si el pueblo ya está de por sí apartado, en invierno con estas carreteras…No importa. Después de todo lo que ha pasado, de todo lo que he pasado, bien me vendrá alejarme del mundo, buscar un rincón afable, de buenas gentes, un riachuelo de aguas frías y un puñado de niños a los que dedicarles mi esfuerzo. Por eso me decidí a responder al anuncio y enviar el memorial. “Se halla vacante la plaza de maestro de primeras letras de la villa de Bujalcayo de Zurita, en la Alcarria, provincia de Madrid, distante de esta corte veinte leguas: su dotación anual son doscientos ducados, del caudal de sus propios, pagados por la justicia por tercios o por meses” No necesito mucho para vivir y aquí lo he de necesitar aún menos. Poco habrá donde gastar. Además de los doscientos ducados la plaza está dotada con unas cuantas fanegas de trigo. Lo dicho, poco necesito para vivir. Si hubiese estado ella…, si Dios no hubiese querido llevársela. Aún podríamos haber venido aquí juntos, si ella hubiese querido. “…y si el sugeto en quien recayga fuese de estado casado, y su muger apta para el desempeño de la maestría de niñas, 550 reales” Pero no, a ella no la hubiese gustado salir de Madrid. Y eso que Bujalcayo hubiese sido un buen lugar para criar a nuestros hijos. Aunque para llegar a él hay que correr por todo lo alto de la paramera, el pueblo está encajado en el fondo de un barranco, en la estrechez del valle que forma un pequeño riachuelo, más arroyo que río, pero de gran hermosura. Unas agrias cuestas de estas alcarrias, sorprendentemente agrestes, conducen desde el alto páramo, llano, ardiente en verano, al ligero frescor del valle. En invierno, la paramera, azotada por el viento frío, sin resguardo, debe ser lugar poco agradable. El pueblo, aunque frío, algo más suave ha de ser. “…un quarto todos los sábados por discípulo y la leña, que llevan éstos desde primeros de Noviembre hasta últimos de Marzo” Los niños, los niños, con lo que a ella le gustaban los niños. Y que hubiese sido una buena maestra. “…con la adehala mensual de cuatro cuartos con que deben contribuir los niños de cartilla; seis los que deletrean; un real los que leen; dos los que escriben, y tres los que cuentan, además de un ochavo por semana que pagan los de la primera clase, y un cuarto los tres restantes, que entregarán los mismos niños” Apenas hace tres años que se acabó la guerra. La guerra contra la injusta invasión de los franceses. Y uno que se murió ella. “…y además dos reales y medio vellón diarios, cobrados en gremios por una imposición hecha a su favor, sin más cargo que presentarse con los niños en la iglesia y rezar en ella una salve los sábados de cada semana; y aunque las circunstancias del día están retrasados éstos réditos, siempre obrarán a su favor” Ni ella me ha podido acompañar ni ha habido maestro de primeras letras, casado, que haya querido venir. Ni eclesiástico tampoco, al parecer, pues aquí me encuentro, en camino, rumbo a mi nueva plaza, a mi nueva vida.

Página 22


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

“…si entre los que aspiren a dicha plaza hubiese alguno con el carácter de sacerdote, en iguales circunstancias será preferido, y se le harán partidos más ventajosos” La soledad, la tristeza, pero también las ganas de cambiar de aires, de iniciar una nueva vida, aunque sea en solitario, me llevaron a presentar el memorial. Tengo ganas de llegar y comenzar las clases, conocer a los críos… “Y el electo ha de dar principio a su ministerio el Iº de Agosto. Los que quisieren pretenderla dirigirán sus memoriales, francos de porte, a la justicia de dicha villa en el término de veinte días contados desde la publicación de este anuncio” Espero encontrar en estas tierras, en estos riscos grisáceos, en estos sobrios paisajes, una paz que ahora no tengo. Tierra de contrastes… un infierno en verano y en invierno las duras, que digo duras, durísimas heladas. Llano, extenso, la vista se pierde en lo alto de esta campiña… Ahora, cuando empecemos a bajar hacia el pueblo, la cuesta parecerá una herida que se abre en el llano de la paramera, mostrando tierras ocres, pardas y rojizas. Hacerme cargo del reloj me ha de tener entretenido. Además de los cuartos -aunque no me hagan falta- me tendrá ocupado y pendiente de ello. “También tendrá a su cuidado la dirección y el régimen del relox de la villa, por cuya ocupación se le pagarán 350 reales anuales del caudal de propios” El tiempo no me preocupa. Aquí me quedaré, mientras los vecinos lo quieran, como la torre, como la iglesia. Como las piedras, como los chopos del río, como la vieja olma en la plazuela. Seré como los líquenes amarillos que se adhieren a las piedras, las decoran, las dan color, adquiriendo una solera que por sí mismas no tendrían. Y, como ellos, como esos líquenes amarillos, me iré secando, me iré muriendo, adherido a estas piedras, a estos paisajes, a estas gentes y, sobre todo, a estos niños. Y lo haré sin la tristeza amarga del resentido. Melancolía, sí. Tristeza, tal vez. Pero eso no tiene por qué agriar mi carácter. Habrían de pasar los años y las estaciones, los fríos y los calores. La tierra permanecería queda; aparentemente queda. Los hielos atraparían los charcos y hasta los arroyos. La humedad y la tristeza del otoño se meterían en lo más profundo de los huesos. Pero también hubo primaveras y verdes y amarillos y morados y violetas… Hubo días largos, luminosos y bullangueros. Y hasta los colores, los olores y la humedad del otoño obró, en ocasiones, como sanador bálsamo. Hasta los inviernos fríos y oscuros hubieron de servir para cicatrizar las heridas. Igual que se congelaba el agua así se habrían de congelar los recuerdos y, con ellos, el dolor. No hubo olvido. Una larga, profunda y dura cicatriz recorría el ánimo de aquél hombre, ya no tan joven. Como si de una marca física se tratase, habría de acompañarle siempre y habría de ser visible para todos. Pero el corazón de los hombres que aman la vida sabe leer en las aguas bravas del deshielo y en las charcas quedas. En las rocas grises, en el polvoriento camino, en los guijarros del río y en los yerbajos secos del año anterior. No, no hubo olvido, pero la impenetrable roca se cubrió, sí, de líquenes, verdes, amarillos, anaranjados, cárdenos. Y al fin grises, pardos y negros. Dieron, sí, color a la piedra, pero también a la vida, que brotó, creció y se fue quedando. Años después, en la gaceta de la provincia, de nuevo un anuncio se publicaba, no tan frío. Con el calor del hogar en los días tristes, el rumor del agua y de la brisa y aún de los temporales, con el calor del sol de mediodía en invierno y el frescor de la mañana estival. Con el calor de la vida y la frescura del amor por ella: “Por fallecimiento de D. Luis Román se halla vacante la plaza de maestro de primeras letras en la villa de Bujalcayo de Zurita, en la Alcarria, distante… dotado con doscientos ducados anuales pagados de propios, y cincuenta más luego que mude de lugar o fallezca la viuda de Román, por haberse servido este ayuntamiento asignarla cincuenta ducados en atención a los méritos de su marido”.

Página 23


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

EL SIGNIFICADO DE ALGUNAS EXPRESIONES SUBÍRSELE A ALGUIEN A LAS BARBAS Es algo así como perderle el miedo o el respeto a otra persona. Parece que el origen está en que desde el principio de la historia, ya entre los antiguos egipcios, la barba era símbolo de virilidad, fortaleza, poder y sabiduría. Covarrubias dice en el Tesoro que preguntado Diógenes porqué traía la barba tan crecida respondió: “Para que en todas ocasiones me advierta que soy hombre”. Continúa diciendo Covarrubias que “asir a un hombre de las barbas es la mayor afrenta que se le puede hacer”. El propio Cid, el de la barba vellida, sufrió esta afrenta después de muerto y resucitó para vengarse de su ofensor. Los antiguos hebreos pensaban que afeitarse era un sacrilegio porque consideraban la barba un elemento sagrado y para terminar hay que decir que los musulmanes siguen jurando por las barbas del profeta.

¿LE LLAMARÉ POR TELÉFONO? Acostumbro ver grandiosos animales mitológicos en las siluetas de las pequeñas nubes, aquellas por las que camino con incertidumbre, cuerda floja sostenida en una inocente ilusión. Pero la fuerza del deseo de estrechar su cuerpo, una vez más, es la brújula que me hace arañar su nombre en la madrugada púrpura, envuelta entre sábanas dulces y los recuerdos de un tórrido verano. Su cálida mano de alfarero, aquella que moldeó mi cintura, es la firme bandera que ondea, azotada por el viento del placer; el mismo que dejó mi garganta desquebrajada y sedienta de oír de nuevo su voz. MARIBEL DOMÍNGUEZ DUARTE ALCALÁ DE HENARES

Página 24


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

Una casa antigua, encalada, andaluza, con su patio lleno de flores ya marchitas, y el susurro olvidado de un agua que ya no corre. Dentro, una habitación oscura, de techos infinitos y ventanas tapiadas por las que la luz no puede pasar. Y en una esquina, en una silla vieja sentada, una mujer. El pelo oscuro, lacio, le cae sobre los ojos. Unos ojos que derraman lágrimas, que miran al suelo y a las paredes. Unos labios, antaño claveles, ahora marchitos, se mueven inútilmente buscando pronunciar palabras que quedarán para siempre, encarceladas tras muros bañados en cal. LADYKILLERM

UN PEQUEÑO CUENTO: “En sus ojos vivían diez mil luceros y cuando lloraban, pedían las niñas deseos buscando la suerte en esa lluvia de estrellas.”

LADYKILLERM

Página 25


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

Vienes a verme con tu capa negra, me miras en silencio ahondando en mis recuerdos, levantas tu dedo y me señalas, estoy lista para partir. Te sientas a mi lado y te miro llena de paz. No temo. Me susurras al oído cual va a ser mi último adiós Entonces me muevo, sonrío y te digo a ti, reina de las sombras, que mi último adiós será para todas las almas que aquí quedan y formarán parte de mi existencia, que las cuides y las protejas

y que nunca las traigas, a no ser que estén escritas en esa hoja que portas trabajando a sol y a sombras. Te levantas despacio y apagas la luz, me tiendes tu mano y sé que la hora ha llegado. Me alejo flotando, no miro atrás y me fundo con el aire. Ya no formo parte de este mundo pero soy feliz porque ahora formo parte del todo y de la nada, del principio y del final. Seré ángel de la guarda destinado a proteger y acompañar a algún alma que viva allá en el reino mortal. TAMARA MORENO EVOCANDO A BENAOCAZ

Página 26


Parnaso.creacción

Tu_punto_de_encuento_nº 5

BENAOCAZ Se pone el sol lentamente

Las ovejas se despiertan

una tarde de verano.

de su penoso letargo

Las chicharras en los árboles,

y se alejan lentamente

dicen sus últimos cantos.

conducidas por sus amos.

La noche ya se aproxima

Los corderos más pequeños

con la luna de la mano

se quedan más rezagados,

y las soñolientas flores

pero sus mamás los llaman,

cierran sus cansados pétalos.

balan que balan, balando.

Un murciélago travieso,

Por la blanca carretera

vuela que vuela, volando

un borriquillo cargado

ha salido velozmente

trota, más bien que camina,

del interior de un establo.

hacia el pueblo solitario.

La oscuridad se acentúa.

El arriero que lo sigue,

Las cigarras se han callado.

una canción en los labios,

Pero los ocultos grillos

una gorra en la cabeza,

que esto estaban esperando

en los dedos un cigarro,

relevan a las cigarras

contento va porque espera

como si fuesen soldados.

su merecido descanso.

En lontananza se oyen

¡Ay! mi Benaocaz querido.

los relinchos de un caballo

¡Ay! mi Benaocaz amado.

y de un perro los ladridos

…Mi Benaocaz de mi alma,

que le dirige al ganado.

Siempre te estoy evocando.

DOMINGO BECERRA DEL PUERTO (SEVILLA 1957. RECITADO EN EL PREGÓN DE LAS FIESTAS DE BENAOCAZ 2012)

Parnaso.Creacción

Página 27


Tu_punto_de_encuento_nº 5

Parnaso.creacción

DESDE MI BUTACA por Rubén Lorente El personaje del que hice una pequeña introducción en el pasado número es Allen Stewart Konigsberg. Si ese nombre no les dice nada, a lo mejor les suena más el de Woody Allen. Nacido en Nueva York en 1935. Sería muy difícil resumir las vivencias o la extensa biografía de este gran cineasta y guionista. Empezó de muy joven a trabajar de comediante –lo que hoy entenderíamos por monologuista-, después guionó y dirigió películas. Se considera su debut como director “Toma el dinero y corre” (1966); aunque previamente ya hubiera guionado una película y dirigido otra de escaso interés. Domina completamente la producción en todos los sentidos cinematográficos. Sus films tienen un sello indiscutible:  Casi todas sus películas transcurren en Nueva York. Juega a ser un neurótico neoyorkino y basa los argumentos y las situaciones en su propia experiencia con temas recurrentes como la religión, el amor, el sexo, la muerte sin olvidar el complicado enramado de las relaciones personales y familiares.  Sus películas comienzan a menudo con una narración de apertura o con su protagonista hablando directamente a la audiencia con claras reminiscencias teatrales.  Sus gafas gruesas de pasta son siempre del mismo tipo desde 1960.  Muchas de sus obras cuentan al menos con un personaje que es escritor (el propio Allen). A menudos sus personajes son semi-famosos, escritor para la televisión, director, productor o novelista.  Casi todas sus películas empiezan y terminan con blanco sobre negro, créditos con tipografía Windsor, nombra a los actores en orden alfabético, música de jazz.  Sus personajes femeninos, provenientes de pequeñas ciudades, tienen un espíritu libre e inquieto.  Referencias continuas a escritores famosos, clásicos literarios y películas clásicas no faltan en sus obras, en las que descubrimos una clara admiración hacia el director de cine sueco Ingmar Bergman.

Numerosos premios avalan su trayectoria, entre los que destacamos el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, recibido en 2002. Su biografía da para mucho. Les animo desde aquí a disfrutar de sus genialidades. Algunos títulos de su extensa filmografía: “Anni Hall” (1977), “Manhattan” (1979), “La rosa púrpura del Cairo” (1985), Hanna y sus hermanas (1986), “Delitos y faltas” (1989), “Historias de Nueva York” (1989) “Maridos y mujeres” (1992), “Misterioso asesinato en Manhattan” (1993).

Página 28


Coordinación: Olga Becerra Consejo Editorial: Domingo Becerra, Rubén Lorente, Pilar Chacón, Montserrat Siesto, Aida Lorente, Ester Lorente. Diseño y maquetación: Ester Lorente y Olga Becerra. Diseño y rotulación de portada: Rubén Becerra y Maoua Orma. Ilustraciones: Maoua Orma. Fotografía de portada: Ester Lorente. Modelo de portada: David Díaz. Fotografía realizada en La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. En la web: Aida Lorente y Ester Lorente. En el blog: Ansebar. Correo: Olga Becerra y Montserrat Siesto.

EN ESTE NÚMERO HAN PARTICIPADO: Francisco León (pág. 4) R. Algar (pág. 4) Isabel Barbeito Carneiro (pág. 7) Olga Becerra (pág. 7) César D. Armenta (pág. 8) Tomás Ramos Orea (págs. 10 y 11) Juan Luis Galán Olmedo (págs. 12 y 13) Jesús Aparicio González (págs. 14, 15 y 16) Ale Márquez (pág. 17) Aurora Esteban Zarza (pág. 18) Manuel Vegas Asín (pág. 19) Miguel Ángel Vivas Pérez (págs. 22 y 23) Maribel Domínguez Duarte (pág. 24) Ladykillerm (pág. 25) Tamara Moreno (pág. 26) Domingo Becerra del Puerto (pág. 27)



Parnaso.CreAcción Septiembre-Octubre 2012 nº5