Issuu on Google+


visitamos los blogs de http://ansebar.blogspot.com.es/

http://orquestalacatedral.wix.com/orquestalacatedral .

http://mlarnals.wordpress.com/

SUMARIO Editorial

pág. 1

Cosas del Facebook, con Aida Lorente

pág. 2

El rincón de #Twitter, con Ester Lorente

pág. 4

Dos sonetos de amor, con Mª Isabel Barbeito

pág. 6

El significado de algunas expresiones

pág. 7

llanura, con Pilar Chacón

pág. 8

Gustavo A. Bécquer, con Domingo y Olga Becerra

pág. 16

¿Lo sabías? Con Domingo Becerra

pág. 20

Desde mi butaca, con Rubén Lorente

pág. 28


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

Editorial Invisible y sigiloso. Así se desliza el tiempo. Inexorable y sin vuelta atrás. Son las reglas de este universo poético llamado vida. Y, como era de esperar, llegó julio también al pequeño islote que se dibuja y desdibuja en la inmensidad del mar literario como si se tratara de un espejismo virtual e imaginario. Pero Parnaso.Creacción es un lugar tan real como lo fuera para Sancho su Ínsula Barataria. Recuerda además que es tu_punto_de_encuentro. Más pequeño, más humilde, pero lleno de dinamismo y de ganas de compartir la “creactividad” de cada uno de nuestros seguidores. En este número nos encontraremos con Lope de Vega y María de Zayas de la mano de Mª Isabel Barbeito y con la figura de Bécquer, referente básico y fundamental para todo aquel que quiera ser poeta, que no se puede pasar por alto. Vuelve a acompañarnos nuestro antiguo profesor D. Francisco Peña con un hermoso soneto de amor. Desde aquí le hacemos saber que siempre nos honra con su presencia. Hemos capturado una antigua amistad poética que le hace un homenaje a Rafael Alberti en un repaso curioso por las figuras más relevantes de la Generación del 27. Se trata de Utopía, a quién seguramente volveremos a intentar convencer para que siga colaborando con nosotros. Farko nos envía la letra de un rap. Le damos la bienvenida con los brazos abiertos porque como él, desde el equipo de redacción tenemos claro que la poesía busca diferentes cauces para su expresión y que ésta que se deja acompañar de la música es auténtica, intimista y con una filosofía de las emociones que se deja ver en algunos poemas considerados más clásicos. Y como puedes leer en los titulares, nos acompaña como poeta invitado Pablo Llorente. Ya se lo merecía. Que cada uno lo mida como poeta porque como amigo no ha tenido precio. Estamos muy orgullosos del resultado de cada una de las revistas que te hemos ido presentando, pero nos gustaría que supieras que ésta que hemos realizado para el verano de 2012 nos motiva especialmente por el recuerdo que nos trae Pilar Chacón de la revista “llanura”. Además de escribir un bonito artículo ha sido tan amable de traer y compartir esas imágenes con todos nosotros. ¿Qué decir del resto? Cada una de las secciones, cada uno de los poemas están tratados con cariño y respeto y así te los presentamos para que los sepas saborear en este tiempo de descanso estival. Desde el equipo que realiza la revista, te seguimos animando a leer y escribir; a colaborar con nosotros y a compartir tu “creactividad” con quienes tenemos las mismas inquietudes. Parnaso. Creacción descansará en agosto. Pero en septiembre volveremos a estar contigo. Olga Becerra

Página 1


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

Cosas del Facebook Aida Lorente Búscanos: P@rn@so.Cre@cción

Para este número de verano, hemos escogido la cita que envió por Facebook MARIBEL DOMÍNGUEZ DUARTE:

A todos los lectores y creativos de Parnaso.Creacción, les recomiendo el libro "Amantea" del periodista David F. Cantero, bueno periodista y para mí, desde hoy escritor y poeta. En su libro frases como esta:

“Lloré tanto que llegué a olvidar por qué lloraba” “Es difícil recolectar granadas sin destrozarte las manos con las descomunales espinas que protegen las ramas. Lo mismo sucede con los recuerdos. La vida, como una granada que siempre intentamos desgranar, separando las límpidas golosinas rojas del áspero manto amarillo que las envuelve, aferrando con firmeza sus joyas. Queremos tomar sólo la dulce simiente escarlata, pero es imposible. Para saborear el fruto, como la existencia, hay que aceptar el contraste y el fastidio de su sabor agridulce”. “Yo no estaré sola, amaré a alguien y alguien me amará , no temas – me dijo- . no será tan hermoso como lo que tú has encontrado, pero bastará.Y guardaré de ti tantos, tantos buenos recuerdos. Estés donde estés puedes estar seguro- continuó- siempre los llevaré conmigo. De ninguna manera quiero perderte, me conformaré con verte de vez en cuando , con veros de vez en cuando , ¡tengo que conocerla!, tengo que conocer a la incomparable Amantea…” Su voz tembló ligeramente al decir eso mientras encendía un segundo cigarrillo”.

Página 2


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

El rincón de #Twitter Ester Lorente Síguenos: @par_creaccion

En este número de la revista, el #hashtag propuesto fue #ElMásQuerido. Para dar ejemplo y de paso recomendar el libro de John Boyne, que no está nada mal, comencé desde Parnaso. Creacción diciendo lo siguiente: @Par_Creaccion: Para mi #ElMásQuerido es un personaje secundario de #ElNiñoConElPijamaDeRayas. La abuela del niño, que sólo quiere lo mejor para los suyos.

Y los seleccionados para publicación son: @ester_lb: El más entrañable y #ElMásQuerido para mi es Dori, el pececillo sin memoria de "Buscando a Nemo" Amistad profunda y sincera. @DiazKiwi: #ElMásQuerido para mi es el genio de la lámpara de Aladdin, que es un genio (valga la redundancia). @virgi_bora: porque es carismático, divertido, travieso, alocado, entrañable, cariñoso... #ElMásQuerido para mi es Stitch (Lilo y Stitch). @MartaGarcia_28: para mí #ElMásQuerido es Simba, porque el pobrecito se queda sin padre y luego se convierte en todo un rey!!

Y este mes destacamos a: @DiazKiwi: otro personaje que para mi es #ElMásQuerido es Tom, de Los Pilares De La Tierra aunque el pobre no acaba muy bien parado

Nos vemos en Septiembre. Hasta entonces podéis seguir participando en Twitter con el nuevo hashtag #MiLecturaDeVerano.

¡¡¡GRACIAS A TOD@S POR PARTICIPAR!!!

Página 3


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

ERES Tu, morena, eres la niebla, eres el mar, y eres la tierra con la que suelo soñar. Eres el viento, eres la brisa, y eres la marea que cubre mi sonrisa. Eres el invierno, eres el verano, eres vida mía, todas las estaciones del año. Eres pecado, ¡Bendito pecado!, eres mi noches, eres mis días. Tú todo mi yo, yo, todo tú, ahora y siempre, mi estrella serás tú. ZAHIRA CAMPOS CASTRILLEJO

A UNAS LLAVES VIEJAS Claves olvidadas, que ahora son misterios ya no sé que guardan, si abrieron el cielo; sólo la memoria, perdida en el tiempo escondió tesoros o malos recuerdos… dormidos quedaron, en mis pensamientos. LUX GLADIUS (30-11- 2004)

Página 4


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

LOS AMANTES Pasos gallardos acercándose por la línea de piedra miradas lascivas clavadas en pupilas chispeantes agitando las manos febriles y ardientes transmitiendo el deseo entrelazado por las extremidades de la forma candente. Desnudos en el lecho, la pasión del lienzo

reposan orgullosos y rozagantes, pecho contra pecho, fundido en abrazo, besos en el filo de los labios palpitantes, asidos a la gasa blanca en entrelazo. Pétalos volátiles adornan la silueta, música candorosa sobre cauces trazados por los ayes de la noche pronunciados, en tan crepitante condición armonizada,

en el anhelo carmesí de sueños pintados. GLORIA GÓMEZ CANDANEDO ALCALÁ DE HENARES

Página 5


P@rn@so.cre@cción

Tu_punto_de_encuento_nº 4

DOS SONETOS DE AMOR por Isabel Barbeito Carneiro El primer soneto lo escribe el mayor de los amadores del Siglo de Oro; el segundo, una crítica implacable de males derivados del amor, ya fuera por experiencia propia o ajena. Ambos se conocieron. De ella dice Lope de Vega en el Laurel de Apolo que “su ingenio vivamente claro / es tan único y raro” (Madrid, 1630, f. 76v.). María de Zayas lamentará la muerte del Fénix, sumándose a Pérez de Montalbán, con los siguientes versos: “Pues pierden hoy, porque te gane el Cielo, / Mantua, su prenda, / España, su tesoro; / su dios, las Musas; y su Vega, el suelo.” (Fama pósthvma, Madrid, 1636, f. 117r). Aquí es evidente que la poeta emula sin desdoro al maestro admirado.

LOPE DE VEGA

MARÍA DE ZAYAS

Desmayarse, atreverse, estar furioso, Áspero, tierno, liberal, esquivo, Alentado, mortal, difunto, vivo, Leal, traidor, cobarde y animoso.

Amar el día, aborrecer el día, Llamar la noche y despreciarla luego, Temer el fuego y acercarse al fuego, Tener a un tiempo pena y alegría.

No hallar fuera del bien centro y reposo, Mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, Enojado, valiente, fugitivo, Satisfecho, ofendido, receloso.

Estar juntos valor y cobardía, El desprecio cruel y el blando ruego, Temor valiente, entendimiento ciego, Atada la razón, libre osadía.

Huir el rostro al claro desengaño, Beber veneno por licor süave, Olvidar el provecho, amar el daño.

Buscar lugar donde aliviar los males Y no querer del mal hacer mudanza, Desear sin saber qué se desea.

Creer que un cielo en un infierno cabe, Dar la vida y el alma a un desengaño, Esto es amor, quien lo probó lo sabe.1

Tener el gusto y el disgusto iguales Y todo el bien librado en esperanza, Si aquesto no es amor, no sé qué sea2.

2 1

Félix Lope de Vega Carpio, Soneto CXXVI.

Lo incluye en la primera de sus Novelas Ejemplares, y también en su Comedia “La traición en la amistad”.

Página 6


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

EL SIGNIFICADO DE ALGUNAS EXPRESIONES Si el mes anterior comentábamos “ser más listo que los ratones coloraos”, en esta ocasión hemos elegido “saber más que el maestro Ciruelo”. El maestro al que se refiere el dicho en cuestión es Pedro Ciruelo, humanista y matemático del siglo XVI que estudió en varias universidades, entre ellas en la de Alcalá de Henares donde terminó siendo catedrático de Teología. Como curiosidad te diremos que también trabajó como preceptor de Felipe II. Fue un escritor prolífico y polifacético de lo que se deduce que tenía una gran cultura. Tuvo gran renombre a tal punto que esta expresión se aplica a alguien que es muy culto. El paso del tiempo le ha dado la vuelta a esta frase viniendo Ciruelo a significar alguien escaso de inteligencia. También se dice al respecto “saber más que Lepe” que, aunque parezca mentira no tiene qué ver con el Lepe de los chistes. Don Pedro de Lepe y Dorantes, -obispo de Calahorra que vivió en la segunda mitad del siglo XVII-, era muy culto y escribió un catecismo que llegó a ser bastante famoso. En ocasiones podemos escuchar “saber más que Lepe, Lepijo y su hijo”. La explicación puede buscarse en el significado irónico que se une a una rima hilarante.

CANCIÓN DE DESPEDIDA Al nido de los globos, al cajón de los juegos, a la luna en el pozo. Te vas aunque no quieres. A una isla y sus miedos, a la esquina del parque, al callar del deseo.

Te llevan y resistes. Con un verso sin aire, con el paso perdido, con la sombra de nadie. Te irás sin hacer ruido.

JESÚS APARICIO GONZÁLEZ

Página 7


P@rn@so.cre@cción

Tu_punto_de_encuento_nº 4

ACÉRCATE A LA POESÍA por Pilar Chacón L. llanura Revista complutense de poesía llanura nació en abril de 1962. Se cumplen cincuenta años de su aparición y es, por tanto, la hermana mayor de las revistas de poesía surgidas en Alcalá. Se creó gracias al esfuerzo y entusiasmo de un grupo de poetas alcalaínos, formado por José Chacón, Luis de Blas, Julio Ganzo y Francisco Antón. Este grupo, después de mucho soñar, consiguió unir sus deseos: fundar una revista de poesía, extender su afición dentro y fuera de estas tierras cervantinas y atraer a otros colaboradores de reconocido prestigio literario, a la vez que descubrían y se sumaban nuevos talentos y otros, aficionados en aquel momento, que al perseverar en el oficio han llegado a ser hoy grandes maestros del verso. Y los tenemos entre nosotros. llanura cumplió su misión: aglutinar la esencia de sus poetas y extender el arte de la poesía fuera de Alcalá y fuera de España, haciéndose universal gracias a los colaboradores. Asociamos el nombre de llanura a poetas como Vicente Aleixandre, José Mª Pemán, Salvador Pérez Valiente, Ramón de Garciasol, José García Nieto, Leopoldo de Luis, Juan Ruiz Peña, Rafael Laffón, etc, etc. Imposible nombrar a todos, además de los promotores y colaboradores habituales que publicaron sus poemas en las páginas de esta revista. Recordemos, sin embargo, al director, José Luis Valterra, periodista, y a los poetas, presentes en casi todos los números que se publicaron: Pelayo Fernández, Amador de la Cuesta, Fernando García Gutiérrez, Pedro Gallardo, Tomás Ramos Orea, Donato García, etc. El formato de llanura era sencillo, pero muy digno. Juan José de Castro, Manuel Revilla, Juan Antonio Palomo y Carlos Chacón fueron los artistas que ilustraron la revista. La redacción de llanura nombró Musa de Honor a Doña Cayetana, Duquesa de Alba, que también colaboró en algunos ejemplares aportando algunas viñetas. llanura consiguió una continuidad mensual de 21 números hasta diciembre de 1963. Superado un paréntesis, reapareció con el número 22 en noviembre del 64 y en junio del 65 con el número 29 dio fin a su andadura. Así nos lo recuerdan en el libro: “Tres siglos de prensa en Alcalá. 1.706-2.004” M. Vicente Sánchez Moltó y José Félix Huerta Velayos.

Nuestra revista complutense de poesía, llanura, nos ha dejado el buen recuerdo de sus poetas y la enseñanza de que la poesía no se puede limitar a espacios concretos. La poesía se expande gracias a las revistas que surgen a pesar de las dificultades; unas se apagan y aparecen otras; a fin de cuentas, son hermanas. Hoy tenemos otros poetas y los encontramos en estas páginas donde se puede aprender y mostrar el arte de la composición poética, siempre tan cerca del conocimiento y del sentimiento. Alguno será mejor que otro, pero todos quieren ser POETA.

Página 8


Tu_punto_de_encuento_nยบ 4

P@rn@so.cre@cciรณn

Pรกgina 9


Tu_punto_de_encuento_nยบ 4

P@rn@so.cre@cciรณn

Pรกgina 10


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

He perdido la fe en todo lo que tengo Desde que se fue mi hermana creo que comprendo Que la vida no esta hecha para todos Que bajo la tenue luz del cristal siempre aúllan los lobos Tu silencio me perturba y es que no te siento

Debería llevarte en mi corazón y sin embargo solo hay viento Un frío calmado con risueños toques de alegría Una mirada de rubí de un amor zafiro que me aísla Un sentimiento de colores como el arco iris Un azar jugo con destinos solitarios sin decir nada Una vida eterna que esta en vísperas de su llegada Dolor abrazado a mi corazón clavado como una espada Y nadie puso un mísero céntimo de bondad Para dar a un perro que esta ahogado de su propia libertad Sentimiento como poco con locura intensa y banal Con tensos aprietos de tornillos que se pasan de rosca Con espinas que florecen pero están por dentro Con un papel y una pluma como único consuelo Aborrecido y calmado por pasar noches como una luciérnaga Amargado con flores de cuchillo que se clavan en el alma Atrapado en la esfera de lagrimas y de caídas De sufrimientos marchitados que traen de cerca su historia

FARKO

Página 11


P@rn@so.cre@cción

Tu_punto_de_encuento_nº 4

EPÍSTOLA A VAZ DE SOTO Vaz de Soto, mi amigo:

los tranvías con remolque ya no pasan;

Recuerdo tu mirada.

ahora son los horrendos autobuses

Mira profundamente, mira y dime,

los que hacen esperar en las paradas

¿continúa mi Sevilla como estaba?

a impacientes viajeros que protestan

Siguen cayendo aún sobre su río

en invierno, ateridos, las tardanzas.

las otoñales hojas de oro y plata?

En el mismo lugar no está la feria.

¿Y la Torre del Oro?

¿Y los tambores de Semana Santa?

¿Y la Plaza de España?

Sobre el estrecho barrio, la Giralda,

¿Siguen las tabernillas placenteras

por Navidad, a los campanilleros

ofreciendo altramuces en la Alfalfa?

esparce su sonrisa iluminada.

¿Sigue siendo lugar de espera y citas

Vaz de Soto, mi amigo:

al extremo de Sierpes, la Campana?

Recuerdo tu mirada.

La Glorieta de Bécquer,

Mira profundamente, mira y dime,

con el amor que pasa,

¿continúa mi Sevilla como estaba?

con el amor que espera,

¿Me recuerdas amigo del colegio?

y el amor de llegada,

¿Recuerdas como Bécquer suspiraba?

¿aún circundan el árbol

Yo tengo de común algo con Bécquer:

cuya sombra en penumbra me dejaba?

“Sé que aún me quedan lágrimas”.

¿Y la plaza de América?

Pensando en viejos tiempos,

¿Siguen en ella las palomas blancas?

contéstale a este amigo que te abraza.

Rodeando el Prado, hasta la Macarena,

DOMINGO BECERRA DEL PUERTO Coslada 1978 (Escrita el 20 de febrero de 1996 y remitida el 26)

Página 12


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

Su nombre completo es

PABLO A. E. LLORENTE PÉREZ-ORDOYO. Nació en Guadalajara (España) en 1944. Ha publicado tres libros de poesía: “Rápida Caravana”, “Tiempo Cautivo” y “Vendaval y Marea. Cuadernos de Tánger”. También ha publicado tres plaqués: “Alegatos de Alivio”, “Vivir Alcalá” y “Vivir Tánger”. Para el próximo otoño le espera otro proyecto, del que ya os hablaremos en su momento, se trata de “Mareamor”, un libro con poemas rimados, gran parte de los cuales han sido creados para cantar y que ya están grabados en cantes flamencos. Y no olvidemos que colabora activamente y con entusiasmo en diferentes tertulias y revistas literarias. A continuación os dejamos con él para que hable de su poética y podréis leer los tres poemas que nos envía para que nos acerquemos a su forma de ser y de escribir.

Mi poesía, se conoce ahora como de la experiencia. Es una forma de escribir tan antigua como la propia poesía. Dentro de la famosa generación del 27, la cultivaron Rafael Alberti y Pablo Neruda, entre otros. “Viva poesía es la vida/ sí el ojo con que la ves/ bien despierto la observa”; digo en alguno de mis poemas. Creo que poesía y vida son la misma cosa, que van íntimamente unidas, que un poema está en cualquier lugar, ser viviente o inanimado, que la mirada del poeta le da vida poética y forma, pasando a formar parte de lo poéticamente existente, siendo más real, en muchos casos, que la propia vida. La memoria alacena de experiencias, nos mueve e incita a nuevos poemas, que entonces adquieren vida. “La vida del hombre letraherido / es una barca; / pasiones y rugidos la agitan. / El hombre solo...escribe y vive, / vive y escribe. La vida se reproduce a si misma y es inmortal, así ha ocurrido a la 1ª célula, que se ha dividido, multiplicado, muerto y renacido millones de veces, pero siempre ha permanecido, latente y actuante, por que siempre Eros vence Thanatos.

Prendida en la sonrisa. ¡Ay quién pudiera robarte ese lunar! La vida diera. Canta y sonríe que tó las alegrías tú las concibes. La vida diera que tó las alegrías

contigo llevas. Contigo llevas, prendida en la sonrisa mi gracia entera. PABLO LLORENTE

Página 13


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

Pablo llorente AMIGA, LOS DESTELLOS DE TU ESTRELLA Amiga, los destellos de tu estrella son impulsos que animan mi camino y el color encarnado de tu piel blinda mi ánimo frente a las tormentas. Tus ojos en mis ojos reafirman el encanto que hechiza nuestra mente. Deseamos vivir esta aventura que renueve por siempre la existencia. Inspiro alegre nuestro gran amor; el tiempo confirmó nuestra alegría, mas la vida nos une y nos separa. Amada, nos nutrimos de vivencias, de anhelos compartidos, rutilantes, de un acorde latido de pasiones.

Página 14


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

SOTO DEL HENARES. GUADALAJARA Alborea y la mañana se estrena para mí. Ha llovido esta noche recién pasada y el suelo y la hierba huelen a mojado. Los rápidos del Río de Piedras están cubiertos de espuma blanca; el murmullo del agua y los trinos de los pájaros me acarician y apaciguan.

Por el camino paralelo al Henares, voy cogiendo caracoles, que deposito en la hierba para que no los aplasten. El frescor húmedo me cala en este despertar del nuevo día. El sol no penetra todavía en lo profundo del sotobosque esta mañana de primavera. Las tórtolas y torcaces apenas levantan el vuelo. Árboles y ramas derribados por la lluvia, el viento y las crecidas del Henares sobre su cauce y márgenes. Los azulones no aparecen por ningún sitio. Veo algunos gorriones y un verderón. Vuela una pareja de gansos del Nilo sobre esta rivera. Al instante los rayos del sol iluminan las aguas blancas y aparecen los patos y conmigo se despereza Natura. Arrojo mis recuerdos al río, y “también mis sueños, porque sé que algún día se verán realizados”*.

Nota:* Inspirado en una escena de”Roma”. Film de Aristarain.

Página 15


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER EL AUTOR Y SUS TEXTOS con Domingo Becerra del Puerto y Olga Becerra Pérez EL AMOR QUE PASA Rima X (46) Los invisibles átomos del aire en derredor palpitan y se inflaman; el cielo se deshace en rayos de oro; la tierra se estremece alborozada. Oigo flotando en olas de armonía, rumor de besos y batir de alas; mis párpados se cierran… ¿Qué sucede? ¿Dime?... ¡Silencio!... ¡Es el amor que pasa! El inconmensurable Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836 y murió en Madrid el 22 de diciembre de 1870. Su padre José Domínguez Bécquer, pintor de profesión, adoptó el apellido Bécquer de un antepasado paterno y con él firmaba sus cuadros. De ahí que Gustavo Adolfo hiciera el mismo uso. Para hacernos idea de su personalidad, su amigo íntimo Julio Nombela nos los describía más o menos así… “Siempre fue serio. No rechazaba la broma, pero la esquivaba. Nunca le vi reír, sonreír siempre. Tampoco le vi llorar, lloraba hacia dentro. Era paciente, sufrido, resignado, amante, bondadoso. Sabía compadecer, perdonar, admirar lo bueno y ocultar asímismo lo mísero y malo”.

“Semblanza de Bécquer” es el prólogo escrito por los hermanos Álvarez Quintero de las Obras Completas de Gustavo Adolfo Bécquer para la Editorial Aguilar, en su undécima edición, correspondiente al año 1964. En él leemos casi al final: “En Sevilla, […] existe, como ya saben todos, en los magníficos jardines del Parque de María Luisa (jardines que pertenecieron al palacio donde estuvo el Colegio de Pilotos y Mareantes); existe, repetimos, un hermoso monumento a Bécquer, obra maestra de Lorenzo Coullaut Valera, del que nosotros no hemos de hablar. El monumento en cuestión es la Glorieta de Bécquer. ¿Por qué los hermanos no quieren hablar del magnífico monumento? Nos imaginamos que es debido a la modestia ya que fue construido por su iniciativa y además Página 16


Tu_punto_de_encuento_nº 4 fueron los que prácticamente lo financiaron. Dicho esto, pasamos a su descripción: Imagínate una base circular sobre la que se alza un ciprés de los pantanos o ciprés calvo, especie que proviene del Mississippi y que fue plantado allá por 1860. Alrededor de esa maravilla de la naturaleza está el monumento compuesto por un pedestal de mármol con el busto de Bécquer a cuyos pies se encuentran tres figuras femeninas sentadas en un banco y que representan el amor que espera, el amor que llega y el amor que pasa. Por cierto que la rima “El amor que pasa” la reproducimos en este artículo. Hay además en un lateral del poeta dos figuras más, en esta ocasión de bronce. Se trata del amor que hiere (Cupido) y del amor herido. Si eres poeta, -dicho como sinónimo de viajero tanto en sentido literal como metafórico-, y pasas por Sevilla, no pierdas la ocasión de visitar este paraje y acude con los pertrechos necesarios para leer y escribir RIMA XI (51) “Yo soy ardiente, yo soy morena, yo soy el símbolo de la pasión; de ansia de goces mi alma está llena. ¿A mí me buscas?” ”No es a ti, no.” “Mi frente es pálida; mis trenzas, de oro; puedo brindarte dichas sin fin; yo de ternura guardo un tesoro. ¿A mí me llamas?” “No; no es a ti.” “Yo soy un sueño, un imposible, vano fantasma de niebla y luz; soy incorpórea, soy intangible; no puedo amarte.” “¡Oh ven, ven tú!”

P@rn@so.cre@cción con tranquilidad porque es bien seguro que tu sensibilidad caerá rendida a los pies de tanta belleza. Ya sabes que para conocer la vida de Bécquer te invitamos a buscar en las historias de la literatura, en una buena edición de sus obras o en Internet. Cualquier vía es buena para encontrar lo que te pida la curiosidad. ¿Qué puedes leer de él? Tal vez la obra más conocida de Bécquer son sus Rimas, algunas de las cuales te hemos presentado en este artículo e irán apareciendo a lo largo del mes en nuestros espacios de Twitter y Facebook. Pero también es autor en prosa de obras tan inolvidables como Leyendas, Narraciones, Desde mi celda, Cartas literarias a una mujer, Ensayos y Esbozos y alguna que otra cosa más. Anímate porque es un autor que no te defraudará en ningún momento.

RIMA LI (70) De lo poco de vida que me resta, diera con gusto los mejores años por saber lo que a otros de mí has hablado. Y esta vida mortal…, y de la eterna lo que me toque, si me toca algo, por saber lo que a solas de mí has pensado.

Gustavo Adolfo Bécquer

Página 17


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

PARA MÍ Allí sentados, con el mundo a nuestros pies, nos decimos secretos al oído y nos cantamos palabras de amor. Nos regalamos besos y caricias mientras vemos el sol morir. El atardecer se refleja en tu pelo y en mis ojos cuando nos miramos fijamente agarrándonos las manos con fuerza. Dicen las gitanas que algunas flores se marchitan, vemos con nuestros ojos como la luz del sol va muriendo. Quizás esta vez estamos regando bien la flor. Quizás esta vez la luz la llevamos dentro y ahí aún no ha encontrado horizontes que la escondan. LADYKILLERM

Página 18


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

EL SIGLO ACARICIADO EL SIGLO ACARICIAD O A Manuela Manuela Pensemos en diez años, y elApasado parece revivir en el presente, Pensemos y el pasado porqueen el diez ayer,años, que nunca estuvo ausente, parece revivir en el presente, inundó cada día deseado. porque el ayer, que nunca estuvo ausente, inundó cada fue día deseado. Mañana el ayer enamorado, y en el hoy se contemplan, plenamente, Mañana fue eldeayer enamorado, las horas un futuro transparente y enpara el hoy se contemplan, plenamente, crear un siglo acariciado. las horas de un futuro transparente paraMinutos crear unde siglo acariciado. caricias en el cielo dibujan los cuadrantes de las horas Minutos de caricias en el cielo andando los caminos por el suelo. dibujan los cuadrantes de las horas andando caminos porestelas el suelo. ¡Que los no hay del mar tan sonoras que no levanten al futuro el vuelo ¡Quedenounhay del en mar estelas tan sonoras amor mañanas tejedoras! que no levanten al futuro el vuelo de un amor en mañanas tejedoras! FRANCISCO PEÑA FRANCISCO PEÑA

Página 19


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

¿LO SABÍAS? por Domingo Becerra El origen de la palabra cementerio es griego. Su significado nada tiene que ver con los difuntos. El término primigenio sería koimetirion que se puede traducir por dormitorio. La llegada de los ingleses a Australia tiene anécdotas que merecen ser contadas. Al observar a aquellos extraños animales que daban grandes saltos, quisieron saber su nombre y para ello le preguntaron por señas a un aborigen. Éste siempre les respondía “Kan ghu ru” que los recién llegados incorporaron a su léxico con la palabra Kangaroo. En realidad lo que decía el nativo era “no lo entiendo”. ¿Más curiosidades en torno a la comunicación humana? Aunque te parezca increíble, de los aproximadamente 7 mil millones de habitantes que tiene la tierra, un 50% nunca ha recibido ni realizado jamás una llamada telefónica.

 

Parnaso.Creacción

Página 20


P@rn@so.cre@cción

Tu_punto_de_encuento_nº 4

POEMA PARA GLORIA En su cumpleaños.

En la solitaria orilla del crepúsculo Una fuerte marejada de deseo

Baña tus pies desnudos. Lentamente, nacen tus ojos Escuchas el sonido transparente Que tañe tus impetuosas venas. Descuelgas cuadros antiguos Sobre las carcomidas espaldas Sacudiendo la arena Con aires nocturnos y nuevos. Latido tras latido Mientras transcurren desapercibidos días, Aparece una piel guerrera Danzando entre el fuego de los versos Moldeando con sus labios Una mujer verdadera. MARIBEL DOMÍNGUEZ DUARTE MAYO 2012

Página 21


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

HOMENAJE A RAFAEL ALBERTI Peregrino, blanco, blanco, blanco… Las noches se arrastran como heridas serpientes por tu nombre. El ojo de la conmovida roca llora cuentas de poesía. ¡Ay Alberti! Te llora Federico García Lorca. Y las madreselvas se ensortijan por el lienzo de tu pelo. Peregrino, blanco, blanco, blanco… Circulan por el aire, dramáticos poemas, y lloran las gaviotas escondidas y los albatros te oran. ¡Ay Alberti! Te llora Pedro Salinas. Y las hieráticas campanas muestran sus badajos mudos. Y los follajes huérfanos se precipitan al suelo. Peregrino, blanco, blanco, blanco… José Chacón se calcina y te regala sus cenizas para el viaje empapadas con sonetos de su piel, que se diluyen por tus venas. ¡Ay Alberti! Te llora Jorge Guillén. Peregrino, blanco, blanco, blanco… Una colonia de mosquitos se despliegan y te cubren con sus alas. Por tus costas tranquilas y sin miedo se derraman gaditanas olas.

Página 22


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

¡Ay Alberti! Te llora Jorge Guillén. Raudas auroras se embarazan De tus versos solitarios. Y se mueren de celos las calimas Con llorosos nenúfares entre las manos. ¡Ay Alberti! Te llora Juan José Domenchina. Formando caudalosos versos, las famélicas caracolas lanzan sus responsos y rompen a llorar las margaritas. ¡Ay Alberti! Te llora Dámaso Alonso. Los llorosos sauces te nombran. y las corolas, desérticas de estambres se han desmayado por tu tumba. ¡Ay Alberti! Te llora Vicente Aleixandre. Caminan sin rumbo, perdidas, sin ti, las desnudas arenas del Sur y sus brumas. Peregrino, blanco, blanco, blanco, blanco… ¡Ay Alberti! Te llora Luis Cernuda. El tiempo abotona sus lamentos y se ahoga en tus mares, cabizbajo encarcelado en tus cerradas ventanas. ¡Ay Alberti! Te llora Emilio Prados. Peregrino, blanco, blanco, blanco, blanco… El enlutado ababol se marchita, mustio, desconsolado, inamovible, por tu lengua eterna. ¡Ay Alberti! Te llora Manuel Altolaguirre. Hoy te lloran los poetas alcalaínos, que te arrojan cascadas de poemas. ¡Ay Alberti! Mi blanco, blanco, blanco, peregrino… UTOPÍA

Página 23


Tu_punto_de_encuento_nº 4

Horrible

P@rn@so.cre@cción

Confesión

Estaba yo corriendo deprisa hacia la salida de emergencia, mis pies livianos no parecían detenerse, tenían vida propia, voluntad de escape! Un laberinto de pasillos desfilaba ante mi mirada, no había vuelta atrás, mi mente enviaba las señales precisas, los cambios de dirección específicos, nada lograba confundir la osada determinación de los impulsos de sobrevivencia que mi cuerpo emanaba. Mis perseguidores estaban muy retrasados, perdidos y sin pistas sobre mis habilidosas estrategias, ¡nunca me alcanzarían! ¡No podrían! Mis instintos me llevaron al umbral de la libertad, fuera del edificio donde recibí la más horrible de las confesiones. Mis ojos observaban los alrededores, analizaban los peligros, no había nadie a la redonda, el callejón estaba vacío, listo para mostrarme una nueva ruta; seguí corriendo, el estrecho callejón desembocaba en una reja de metal que no representó ningún reto para el juego de manos y piernas que con destreza empujaron para llevarme al otro lado. Tras correr algunos kilómetros dentro de la boca de la ciudad, el panorama callejero me llevaría con su marea a un tranquilo recoveco dentro de un gran parque público. ¡Nadie me vería! ¡Nadie me alcanzaría! Mi cuerpo cansado, se posó en el suelo. Una escalera de madera pasaba frente a mi memoria, inundando mis ojos, subía los escalones, tranquilo y despacio, en mi mano traía microfilmes y fotografías, miraba la sonrisa impecable de aquella pareja tan conocida para mí. El traje que vestía como buen empleado del gobierno comenzaba a punzarme y tan pronto abrí la puerta de la habitación, puse las cosas sobre la cama, despojándome del saco y de la corbata, una voz llamó mi atención, me giré despacio, sabía quién era, sonreí. La persona me envolvió en sus brazos y besó mi mejilla, yo le besé los labios y tras algunos intercambios seductores, las ropas comenzaron a caer, nuestros cuerpos se juntaron, hicimos el amor apasionadamente. Desnudos en la cama, me miró con rostro enigmático, sus labios murmuraron una frase, no logré descifrarla, un teléfono sonó de repente, su timbre era escandaloso… Abría los ojos sobresaltado, una sirena de policía retumbaba en el parque, luces rojas y azules pintaban las lagunas obscuras que la noche traía al lugar. Me levanté y salí de allí sigilosamente. Mis pies livianos me llevaban de nuevo bajo su mando, luces blancas revoloteaban el camino, árboles comenzaban a decorar el panorama, un aire frío se hacía presente… Una voz me decía “ven de inmediato, tengo algo que confesarte, es de vital importancia que vengas esta misma noche”, era una voz sin género, sorda e impersonal. La noche era fría, tomé mi abrigo y salí, sabía perfectamente a dónde dirigirme, tomé un taxi y tras unos minutos de trayecto, bajé frente a aquel edificio. La puerta de cristal se abría después de un sonido de chicharra, un sujeto en uniforme me saludaba familiarmente, yo devolví el saludo posando mi mano en mi frente, como si fuera un militar. Subí a un elevador, presioné el piso 7, las lucecitas iban iluminando los pisos, un timbre de campana señalaba el arribo. Me dirigí hacia una puerta transparente, y tras empujarla me introduje, una iluminación tenue se posaba sobre un espacio de cubículos azules, un ruido como de

Página 24


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

una máquina copiadora interrumpió el silencio. Un individuo salió de entre el corro de cubículos con papeles en la mano, sus lentes redondos se levantaban para mirarme, se acercó a mí y estando lo suficientemente cerca, me extendió el papel que sostenía y dijo algo que no pude entender porque un ruido como de helicóptero estremeció la escena… Miré hacia arriba, un helicóptero pasaba por encima, estaba muy cerca de un lugar conocido para mí, el camino desembocaba en una calle cerrada que estaba cercada por una verja blanca. Intenté abrirla pero estaba asegurada con un candado, una serie de cinco casas se erigían detrás, algunas con las luces prendidas, otras completamente obscuras. Escuché un auto llegando, me escondí detrás de un arbusto, un sujeto abrió el candado y volvió a subir a su auto, sin que lo notara me escabullí hacia adentro. Busqué en mi bolsillo y hallé una llave, mecánicamente sabía que era de la casa 3. Abrí la puerta de madera de la entrada, y entré reconociendo el interior, los muebles, el olor. Me senté en el primer sillón que encontré y cerré mis ojos. Tenía en mis manos los papeles que me dio el señor de lentes, estaba sentado en una silla giratoria color negro, una pequeña lámpara de escritorio iluminaba parcialmente el espacio. Revisé las hojas, todas estaban en blanco con excepción de una que contenía una frase. Leí las palabras de la frase, al terminar, sentí un escalofrío bajando a través de mi espalda, y casi simultáneamente las puertas transparentes se abrieron de golpe, múltiples y apresuradas pisadas se dirigían hacía mi ubicación. Sentí la necesidad de huir y mis pies ligeros se dieron a la fuga, movimientos cautelosos me llevaron a las escaleras de servicio, saltando como una gacela, baje y baje hasta el último piso, mis perseguidores me seguían a lo lejos, pero ¡nadie me atraparía!, me dije en voz baja determinado. Un ruido como de manecillas me despertó, era un golpeteo constante, preciso. Me levanté del sillón y subí las escaleras de madera que había visto antes, el golpeteo provenía de arriba, me determiné a seguirlo, tic tac, tic tac, cada vez más fuerte. Tic tac, tic tac, yo subía y subía escalones, la escalera parecía interminable; tic tac, tic tac, seguía subiendo y miraba la parte más alta de la escalera, una pequeña estancia con un espejo montado arriba de una mesita que parecía recién barnizada y que tenía un pequeño florero con una flor roja, me recibió. Tic tac, tic tac, el ruido venía del espejo, me acerqué temeroso, un paso más, tic; otro paso más, tac; tic, tac, estaba frente al espejo ya, cuando quise mirar mi reflejo, el golpeteo se detuvo. El mismo escalofrío bajando a través de mi espalda regresó en ese preciso instante, por más que busque, me moví, toqué el espejo, ningún reflejo se mostraba, mi reflejo no estaba, ¡no había reflejo! Sentí un pánico intenso, mis manos se movían sin mi consentimiento, tomé la mesa y rompí el espejo, luego destrocé la mesa haciéndola volar en mil pedazos. Un estrepitoso “flash” vino a mi mente, la frase murmurada por la chica, las palabras casi inaudibles del señor de lentes, metí la mano en mi otro bolsillo y encontré la hoja con la frase, la leí en voz alta para cerciorarme que fuera real lo que estaba pasando. “La respuesta está en el espejo” leí, ¡la respuesta está en el espejo! Repetí gritando, así era, “la respuesta está en el espejo”, dije resignado, ¡horrible confesión! El BARBÓN

Página 25


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

Te amo desde el sopor hiriente de la incertidumbre, con ese amor que sabe a poco aunque termine mareándome porque me hace ver el abismo de la soledad humana. Te amo desde la mujer que habita en este cuerpo con la pasión anudada en el mismo centro de sus raíces. Es media noche. La noche lejana y esbozada en un suspiro. La noche que me detiene en la confusión de los tiempos porque ya no sé si es, fue o será, o tan sólo quiso ser una verdad o lo que arrastra el corazón y lo convierte en la penumbra delicada de algún sueño. Pero la noche es tuya como yo que sin haber querido ser de ti, y más allá de tanta duda, te pertenezco. Y aunque ya conocía este dolor de tus laderas, volví a intentarlo: caminé hacia ti desnuda, descalza, como queriendo convertirme en la voz de tu impaciencia sabiendo que estabas lejano, solitario, ausente, y que tan solo eras un espejismo que se deslizaba como el agua en la punta de mis dedos. OLGA BECERRA

Página 26


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción De la felicidad infinita del invierno, al vacío oscuro y frío de la lágrima y la nausea del desdichado momento; intentando rescatar de este naufragio, el naufragio de mi alma y de mi vida, este amor que sucumbe a la deriva. Del tormento de mi alma abatida por un quererte sin medida, niño. Que no me dejan ser feliz contigo, con tu carita risueña y cándida, con tus sonidos alegres y tiernos y tus ojos, tan vivarachos y bellos que atraen la luz de Dios y del cielo, la luz del alma divina, que se posa y amplifica en tus redondas mejillas. AURORA ESTEBAN ZARZA

Página 27


Tu_punto_de_encuento_nº 4

P@rn@so.cre@cción

DESDE MI BUTACA por Rubén Lorente Vamos a anticipar al personaje del que hablaremos más ampliamente después del verano y de su extensa obra cinematográfica que no deberíamos pasar por alto. A modo de adivinanza, dejaremos algunas de sus “máximas” o pensamientos para despertar el interés por este gran literato cinematográfico.

 Me interesa el futuro porque es un sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.  El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia es una de las mejores.  La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema.  El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír.  En mi casa mando yo, pero mi mujer toma las decisiones.  ¿Existe el infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de morir? Ah, no olvidemos lo más importante, ¿habrá mujeres allí?  Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme “Guerra y Paz” en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia.  Para ti soy ateo. Para Dios, la oposición.  El cerebro es mi segundo órgano en importancia.  No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo. Estos son algunos de sus pensamientos. Creo que es gran artista que merece un repaso de casi toda su obra… disfrutadla lo mejor posible. ¿Sabéis a quién me refiero? Después del verano, a los que no lo habéis podido adivinar, os revelaré el misterio.

Página 28


Coordinación: Olga Becerra Consejo Editorial: Domingo Becerra, Rubén Lorente, Pilar Chacón, Montserrat Siesto, Aida Lorente, Ester Lorente. Diseño y maquetación: Ester Lorente y Olga Becerra. Diseño y rotulación de portada: Rubén Becerra y Maoua Orma. Ilustraciones: Maoua Orma. Fotografía de portada: Ester Lorente. Modelo de portada: David Díaz. En la web: Aida Lorente y Ester Lorente. Correo: Olga Becerra y Montserrat Siesto.

EN ESTE NÚMERO HAN PARTICIPADO COMO CREACTIV@S: Zahira Campos Castrillejo (pág. 4) Lux Gladius (pág. 4) Gloria Gómez Candanedo (pág. 5) Jesús Aparicio González (pág. 7) Farko (pág. 11) Domingo Becerra del Puerto (pág. 12) Pablo A. E. Llorente Pérez-Ordoyo (pág. 13) Ladykillerm (pág. 18) Francisco Peña (pág. 19) Maribel Domínguez Duarte (pág. 21) Utopía (pág. 22)

El Barbón (pág. 24) Olga Becerra (pág. 26) Aurora Esteban Zarza (pág. 27)

¡Feliz verano!



Parnaso.CreAcción Julio 2012 nº4