Issuu on Google+

Número 3. Marzo 2014

LOS 90: PRINCIPIO Y FIN


La página del ego Observaciones al Número Dos El Señor nos ha castigado con menos lectores que el mes pasado por blasfemar como descosidos. Contábamos con ello. Aún así, gracias a todos los que os habéis asomado a Octopus desde España, Francia, Venezuela, Ecuador, República Checa, Estados Unidos, Suecia y Grecia. Confirmado: el lector ruso de enero ha sido ejecutado por Putin. Hasta el momento nadie se ha mostrado ofendido por los contenidos, lo cual demuestra la excelente salud y sentido del humor patrio, así como nuestra tendencia a ponernos a parir por la espalda. En cualquier caso, alabado sea el lector. Pedimos perdón por aumentar el número de erratas en el segundo número. Como siempre, gracias a Miss Cathedral y a @stalker_mimi por avisar. Tenemos muy en cuenta vuestras aportaciones. Os animamos a comentar vuestras dudas y sugerencias en nuestros perfiles sociales. facebook.com/octopusrevista octopusrevista@gmail.com revistaoctopus.blogspot.com.es https://twitter.com/revoctopus Spotify: RevistaOctopus (Ya está disponible nuestra playlist de este mes)

LAS CHEERLEADERS

Nuevo pasaje bíblico Si os quedásteis con ganas de conocer la historia de Lot y sus hijas tras leer el pasaje de Sodoma en el artículo de sexo, os invitamos a visitar nuestro blog y profundizar en la truculenta e incestuosa relación paterno-filial de estas chicas que fueron capaces de jincarse a su padre para perpetuar su estirpe. No nos queremos imaginar cuántos sacerdotes se han metido la mano bajo la sotana leyéndola.

http://revistaoctopus.blogspot.com.es/

Colaboración Múltiple Muchas gracias a Yu-Chih Chou, Yolanda de la Torre, Estefanía Hernández y Marina Mengíbar por enviarnos fotografías de sus viajes por el mundo para ilustrar nuestro artículo sobre sistemas políticos. Sois nuestro dream team del fotoperiodismo. La foto del recuadro pertenece al divertido y ecléctico Instagram de Marina Mengíbar. ¡Echadle un vistazo!

http://instagram.com/marinaeme


Editoral y Cartas En portada Historia

Más se perdió...

Cine y series Foto reportaje

Música y arte Sexo

Test Ficción

Índice

3 5 7 9 11 13 15 17 18 19


Editorial La columna de ACTUALIDAD PROTAGONISTAS Centro Andaluz de Biología del Desarrollo Por descubrir desde Sevilla el gen de la gordura y situarnos un pasito más cerca de poder hartarnos a diario de bollería, grasas y derivados del cerdo.

Rebeca y los precios de Aurgi / Aurgi

Los 90 siguen vivos Pocas décadas han sido más significativas y, a la vez, menos valoradas.Cuando pensamos en los 90 nuestra mente se dirige hacia las Spice Girls, a una Rebeca dura de pelar venida a menos que ha acabado anunciando neumáticos, a pantalones por los sobacos, plataformas y camisetas ombligueras. Tras la transformación radical de la sociedad que supusieron los 80, los 90 parecen destinados a estar siempre a su sombra. Sin embargo, como veremos a lo largo de este número, los 90 tienen tanta entidad como para poder considerarlos una de las décadas más importantes -en absolutamente todos los sentidos- del siglo XX. La mayor parte de lo que somos y hacemos hoy surgió entre el 1 de enero de 1990 y el 31 de diciembre de 1999. Desde Internet al fin del comunismo pasando por la aparición de las series de calidad o el pachangueo. Todo lo que le falta del postureo de los 80 lo compensa con una profundidad que enmascara su propia superficialidad. Los 90, como los hombres decentes, valen más por lo que callan que por lo que hablan. Y mientras muchos están orgullosos de decir que son ochenteros, pocos -nadie- se sentirán noventeros. Desde Octopus queremos paliar esa deuda histórica que mantenemos con la última década del siglo y -no lo olvidemos- del milenio pasado. Este número es nuestro granito de arena mientras el tiempo pone las cosas en su lugar. Pasen, vean, comprueben, disfruten y no olviden leernos. Descubrirán que los 90 siguen más vivos que nunca. Se lo hemos advertido.

Juan Soler, alcalde de Getafe (PP) Por tener los santos cojones de regalar delantales y limas de uñas en una carrera popular el Día de la Mujer Trabajadora. ¿Regalarán librillos de OCB el Día contra la droga? LA GARITA Tronan los cañones en las calles de Caracas, en Crimea y en las plazas ucranianas. -Buscan la libertad -nos cantan aquellos medios que aplauden a los que cercenan la nuestra en nuestras plazas. Luchan por traer el capital, los supermecados llenos, los McDonalds a punta de pistola. Y la lucha es legítima. Pero también lo es la nuestra. También lo es la lucha por tener qué llevarte a la boca, por dormir bajo techo, por que tu sudor valga dinero. Tronan nuestras voces. Tronaban en las calles. Nuestras manos en alto mientras sus héroes nos apaleaban. Tronan sus cañones enseñándonos otra lucha que hace tiempo que olvidamos.

3


Polémica

Pedro J. Ramírez/ elmundo.es

El polémico vídeo de Pedro J. ¿debía haber salido a la luz? COMPRO Sí. Que un líder de opinión que se erige en adalid de la tradición y del matrimonio heterosexual se vaya de putas, se travista y sea sodomizado es un hecho de evidente relevancia pública. Que un periodista de opinión no pueda cumplir con su propia idea de lo aceptable y la normalidad es un ejemplo claro de lo equivocado de su tesis. Unas tesis, no olvidemos, que influyen en la forma de pensar de miles de lectores. Su derecho a la intimidad queda relegado a un segundo lugar por el derecho constitucional a la libertad de información, que debe servir para que la población tenga datos suficientes para tener el criterio que le va a permitir participar en los asuntos públicos. El modelo de familia e incluso el modelo aceptable de vivir la sexualidad, elementos claves en el discurso de la derecha que utiliza a Pedro J. Ramírez de altavoz, son pilares fundamentales de nuestra sociedad. Y mostrar, que incluso los que afirman lo contrario son sexualmente diversos, sirve para evitar la discriminación, el insulto y el menoscabo de la dignidad de aquellas personas que no esconden un modelo de vida diferente.

NO COMPRO Que sí, que Pedro Jota ha acometido innumerables atentados contra el periodismo y el buen gusto (y contra la moda, y no sólo por casarse con Ágata). Pero eso no justifica, en ningún caso, que se vulnere su derecho a la intimidad emitiendo un video cuyo carácter informativo brilla por su ausencia. Todos somos, en mayor o menor grado, chismosos, pero eso no legitima a Pepe Navarro (el presentador que se “atrevió” a intentar sacarlo a la luz por su conocida animadversión al director de El Mundo) a emitirlo amparándose en el derecho a la información. No es noticia que a Pedro Jota le vayan las negras, la sodomía o los corsés. Por muy contradictorio que parezca, siendo el ex director de un periódico que incluía una sección de cotilleos (La otra crónica) bien extensa y morbosa. Si Pedro Jota hubiera estado follando con Arnaldo Otegui, sí defendería que se publicase (la noticia, no el video), pero las televisiones y las webs de los medios de comunicación escritos no pueden convertirse en el nuevo Xvideos. Alimentad vuestro morbo viendo Sálvame, 13tv o el Salsa Rosa político de los sábados en La Sexta.


En El fin de las ideologías Porta

El fin de las ideologías ha diluido nuestras identidades /Foto de Javipd PD / Flickr

Los 90 supusieron la coronación del capitalismo como “el menos malo de los sistemas posibles” STED Entre el 11 de marzo de 1990 y el 25 de diciembre del año siguiente, la comunidad internacional observó cómo se iba desmantelando poco a poco la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, desde la independencia de las repúblicas bálticas hasta Bielorrusia y Ucrania. Todos sabían que no se encontraban ante una simple desmembración de un estado federal, sino ante el final de un proceso que comenzó justo antes de empezar la década, con la caída del muro de Berlín y la reunificación de Alemania. La Guerra Fría había acabado con un claro vencedor: los Estados Unidos de América, que se apoderaron de la hegemonía en todos los ámbitos posibles y la mantienen hoy en día. La teoría de Marx fue reformulada y el materialismo histórico cambió su final. Estábamos en él. No habría dictadura del proletariad, al comunismo no le seguiría el socialismo, el capitalismo era la única opción. Las ideologías de izquierda se convirtieron en algo “muy bonito sobre el papel” pero “imposible de llevar a la práctica”. Ninguna nueva alternativa, ninguna voz disidente cobró suficiente importancia como para

ser tomada en consideración. La lucha ideológica quedó relegada a los márgenes más estrechos de la sociedad, algo propio de soñadores inconscientes. La globalización se culminó en el momento en que McDonalds abrió su primer restuarante en Moscú, en 1990, con colas de 8 kilómetros de antiguos comunistas expectantes ante lo que el nuevo sistema tenía que ofrecer. Sin embargo, Rusia y el resto de antiguas repúblicas soviéticas aún hoy no han conseguido volver a sus indicadores socioeconómicos de antes de la disolución. La disminución de la calidad de vida, el aumento de la brecha entre ricos y pobres o de la corrupción no supusieron ningún cambio en la opinión pública global. El discurso fue la clave. Decir que no eran el sistema perfecto sirvió para frenar cada crítica. Hay que mejorar. Pero aún así somos mejores que el resto de sistemas porque ninguno nos ha sobrevivido. Y aunque esto no era verdad -como podréis leer en el cuadro de la página 6- se repitió tanto que quedó grabado a fuego en el imaginario colectivo. Los partidos comunistas del Primer Mundo no tardaron en adaptarse y adoptar como

propia la socialdemocracia que inventaron algunos años antes en Escandinavia. También en los 90, fruto de este vacío ideológico, se configuraría el paso de la economía productiva a la especulativa y financiera, principales causas de la crisis económica global que comenzó en 2007. El fin de las ideologías sería una de las claves de una nueva forma de pensa-

La caída de la URSS y del muro de Berlín marcarían la década miento al que llamarían la postmodernidad. La postmodernidad es el reino del depende. Del todo vale. Del texto que construye el lector y no el escritor. Nada es bueno o malo de por sí. La bondad en sí es una construcción cultural. Solo hubo una construcción cultural que escapó del relativismo de los tiempos, la Declaración de los Derechos Humanos. Lo demás, ni si ni no.

5


ada

Ot r os sist emas sil enciados Aunque exisitiera un solo discurso hegemónico, en la práctica hubo otros sistemas que lucharon por configurar una alternativa a la democracia parlamentaria de libre mercado. Aquí, algunos ejemplos.

El caso de China. El país destinado a hacer sombra a los Estados Unidos de América. Políticas totalitarias y una economía controlada por el Partido que compite con ventaja en los mercados internacionales. Un caso único de éxito ascendente en influencia económica y política internacional. Han aprendido de los errores de los demás. No se les puede parar.

Venezuela y el ALBA. Tras un fallido golpe de Estado en 1992, Hugo Chávez gana las elecciones en 1998 y se convierte en el presidente de Venezuela. Inmediatamente fue demonizado por los medios de comunicación de medio mundo mientras establecía un nuevo modelo de socialismo que pronto sería copiado por otros países de Sudamérica. Aliado de Cuba, la dependencia de Estados Unidos de su petróleo le permitió evitar el embargo pero no el intento de golpe de Estado auspiciado por la CIA. La Bolivia de Morales y el Ecuador de Correa se convirtieron en sus principales aliados, sin olvidar sus buenas relaciones con el Brasil de Lula y la Argentina de Cristina. Venezuela consiguió algo que no se había logrado desde que en 1823 James Monroe afirmara aquello de “América para los americanos”, es decir, para los estadounidenses. De la mano de Chávez y apoyado en los petrodólares surgió una respuesta a la hegemonía estadounidense desde su propio continente.

Los movimientos indigenistas y antiglobalización. Predican el multiculturalismo y el respeto al medio ambiente y critican la imposición de soluciones globales. Se hicieron fuertes en Chiapas y han conseguido modificar constituciones como la de Ecuador para permitirles salir del sistema y seguir sus tradiciones jurídicas y sociales.

El socialismo árabe. La continuación de los No Alineados. Construyeron su propio sistema y consiguieron los mejores indicadores socioeconómicos de sus regiones. Túnez, Irak, Siria, Egipto, Libia... Las tensiones con EEUU, la corrupción y las revueltas populares los han encaminado hasta el siguiente grupo. Los países latinoamericanos del ALBA recogieron su testigo.

El fundamentalismo islámico. Nació de la mano de EEUU para frenar el comunismo y se les acabó -en parte- rebelando. Dictaduras teocráticas ultra conservadoras que siguen la sharia y denuncian el modo de vida occidental. Criticados por vulnerar sistemáticamente los Derechos Humanos, tienen su gran ventaja en su control de la producción de petróleo y gas. Son Irán, Afganistán, Arabia Saudí o los Emiratos.

Cuba, Corea del Norte, Vietnam y otros países comunistas. La caída de la URSS no supuso el verdadero fin del comunismo. Aunque la superpotencia había caído, muchos de sus países satélites se mantuvieron -y se mantienen hoy en día- en una difícil lucha contra los embargos económicos del capital. Más de 20 años después siguen haciendo las cosas de forma diferente.


Histo

He aquí un iluminado / Contando Estrelas

De aquellos barros... Las políticas de los 90 de las que aún seguimos sufriendo consecuencias dos décadas después STED Pan para hoy y hambre para mañana. Es la expresión que utilizaban los sindicatos ante la ola de privatizaciones de José María Aznar a su llegada a la presidencia del Gobierno en 1996. En un breve período de tiempo, el Estado se desprendió de Telefónica, Endesa, Aceralia, Argentaria, Tabacalera, Repsol y Gas Natural. Más tarde llegaría Iberia. Ahora se habla de Renfe y Loterías del Estado. Ante la eterna promesa de un mayor beneficio para el usuario, la mejora de la calidad del servicio y un descenso de los precios que nunca se cumplió, nuestro mayor abanderado del liberalismo económico, con permiso de la condesa Aguirre, desmanteló España en un abrir y cerrar el abrigo de visón. Ésta fue una de las decisiones del primer Gobierno pepero que más ha influído en nuestra actual situación económica (lo ampliamos en nuestra sección Más se perdió en Cuba) pero, desgraciadamente, no la única. Las terribles cifras de desempleo que dejó el Gobierno de Felipe González tras 14

años en el poder fueron reducidas hasta en 7 puntos porcentuales en el período 1996-2000. Para crear tanto empleo en tan poco tiempo (al final de su segunda legislatura, en 2004, habíamos bajado de los dos millones de parados registrados) se creó mucho empleo precario sujeto a la temporalidad. Uno de cada tres contratos de trabajo era temporal y el poder adquisitivo de los trabajadores se redujo un 4%, al contrario que el beneficio empresarial, que aumentó un 30%, abriéndose aún más la brecha de la desigualdad. Entre las medidas económicas, destaca la liberalización de distintos sectores como la telefonía móvil, la televisión por cable o el mercado eléctrico. Coincidencia o no, España es uno de los países con tarifas más elevadas de energía, telefonía e internet. Aunque el nivel de vida del ciudadano empeoraba progresivamente, los buenos datos macroeconómicos y el constante descenso del desempleo le valieron a Aznar para repetir mandato con mayoría absoluta cuatro años después.

La burbuja inmobiliaria El origen de la burbuja se remonta a 1998 y se materializa en la aprobación de la inconstitucional Ley del Suelo de Aznar. Y es que el Tribunal Constitucional derogó parte de la misma por invadir competencias autonómicas y municipales, algo muy habitual en las políticas centralistas de la derecha. Dicha ley declaraba suelo urbanizable todo aquel que no tuviera un régimen específico de protección incompatible con su protección. Hasta ese momento, había que justificar por qué un suelo era urbanizable pero, a raíz de la ley, sucedió al contrario; se debía argumentar el perjuicio de urbanizar. El precio de la vivienda aumentó un 100% en el período 1997-2006. Para que el ciudadano medio, cuyo poder adquisitivo era peor que antes de ese momento, pudiera acceder a pagar cifras tan elevadas, los bancos aumentaron el número de hipotecas y relajaron las condiciones para acceder a

7


oria éstas. Los Bancos centrales, por su parte, otorgaban liquidez a las entidades financieras y el Banco de España miraba hacia otro lado. El negocio estaba en marcha. Grandes empresarios de la construcción y concejales urbanísticos como nuevos ricos colgando cuadros de Joan Miró sobre su retrete; jóvenes que abandonaban sus estudios ante la promesa de una vida mejor con empleos de baja cualificación; políticas fiscales que beneficiaban al ciudadano que comprase una vivienda en lugar de alquilar y mucho cinismo para que, después de que todo estallara, desde sus atalayas de oro le dijeran a los españoles que habían vivido por encima de sus posibilidades. Las mismas que todo el sistema les había puesto en bandeja.

Felipe, el socialista Parece absurdo tener que explicar que una cazadora de pana no te hace ser de izquierdas. Felipe González inventó el Plan de Empleo Juvenil, importando a España los contratos basura con la excusa de dar una primera experiencia laboral a los jóvenes ante las alarmantes cifras de desempleo. Suya fue también la legalización de las empresas de trabajo temporal, con el correspondiente aumento de la precariedad laboral, y el recorte de las prestaciones por desempleo. González tuvo que enfrentarse a las primeras huelgas generales de nuestra democracia y a la ruptura con los sindicatos. Numerosos casos de corrupción política sacudieron sus gobiernos, salpicando incluso al vicepresidente Alfonso Guerra, que tuvo que acabar dimitiendo por el conocido caso de Juan Guerra, su hermano, condenado por numerosos delitos. Su ley de enseñanza, la LOGSE, supuso un enorme fracaso en el intento de modernización del sistema educativo, al igual que la LOCE, LOE y la nueva y vergonzante LOMCE.

El coche que recoge a los colaboradores de Sálvame / Amio Cajander

De cuando Telecinco molaba STED Lo has leído bien. Es fácil olvidar la época dorada de Telecinco, situada justo entre el esperpento de principios de los 90, con Las noches de tal y tal (presentado por Jesús Gil desde un jacuzzi) y las Mama Chicho (inolvidable melodía), y la telerrealidad y prensa amarilla de la era Vasile. Pero, si hacemos memoria, encontramos un oasis entre tanta telebasura que hizo que la cadena amiga fuera referente informativo y de entretenimiento en la vergonzosa etapa de Urdaci en TVE. Tras el desgaste que sufría la programación bajo el mandato de Valerio Lazarov (el hombre que amaba al zoom más que a todas las mujeres de la tierra juntas), y la salida de la ONCE del accionariado empresarial de la cadena, en 1995 se incorporó a Mikel Lejarza como responsable de contenidos. Lejarza aplicó un lavado de imagen radical a la programación, acabando con la caspa e intentando recuperar un terreno que le había ganado Antena3 fichando a algunos de sus presentadores estrella a golpe de talonario. Tras décadas realizándose en Estados Unidos, Telecinco puso en marcha el primer late night show en nuestro país: Esta noche cruzamos el Mississipi. Presentado por Pepe Navarro, rápidamente se convirtió en un fenómeno de audiencias (no tenía competencia real) y creó personajes míticos de la televisión como Krispín Klander. Cuando su presentador aceptó una millonaria oferta de Antena3 para hacer el mismo formato, se recurrió a Javier Sardá (que hasta ese momento era responsable de las tardes de la Cadena Ser) para competir con sus Crónicas Marcianas. El intento de emitir el famoso video de Pedro J. Ramírez acabó con el fulminante despido de Navarro y Telecinco recuperó fácilmente su hegemonía. Y sí, la primera época del Crónicas era muy buena. Otro formato innovador en aquella época fue ¡Qué me dices!, una crónica de la vida de los famosos en clave de humor, del que

luego han bebido de mejor o peor manera Sé lo que hicísteis o Aquí hay tomate. Pero el verdadero éxito de Telecinco se encuentra en su alianza con Globomedia, la productora de Emilio Aragón, con la que sacó adelante algunos de los mejores programas de humor de la década. En 1996 se adaptó el formato de éxito argentino Caiga quien caiga, con el Gran Wyoming

El informal, pensado para la época estival, se alargó hasta 2002 a la cabeza, que con bastante inteligencia e ironía hacía que la clase política se ridiculizase por sí misma, a diferencia de las ediciones posteriores en los años 2000. En julio de 1998 llegó El informal, un informativo satírico pensado para le época estival y cuyo éxito sobrepasó las expectativas de la cadena, alargándose hasta 2002. Respecto a la ficción, series de corte adulto como El Comisario o Periodistas calaron bien entre crítica y público. Pero nada ha igualado hasta este momento a 7 Vidas, la primera sitcom grabada con público en directo de nuestro país. Antes de que Pedro Piqueras nos amenazara cada noche con el fin del mundo, Informativos Telecinco tenían prestigio y gozaban de bastante espacio en la parrilla. La mirada crítica informaba a primera hora de la mañana sobre lo acontecido el día anterior y analizaba pausadamente las noticias. Y Maxim Huerta, antes de lamerle los tacones a Ana Rosa, comandaba la información de madrugada (aunque ya fue en los 2000, obtuvo mucha repercusión su crónica diaria de la guerra de Irak). Información, entretenimiento, crítica, humor y ficción. Claro está que sale más rentable poner a gritar a la cuñada de la Jurado.


Más se perdió en Cuba ...y vinimos cantando manos, mientras los políticos copan los consejos de administración de las grandes multinacionales españolas -antaño empresas del Estado-, los indicadores de pobreza y desigualdad alcanzan niveles nunca vistos. Y surge la gran pregunta: ¿Más se perdió en Cuba? ¿Fueron los 90 peores que los 10? Y basta mirar el cuadro de la derecha para afirmarlo rotundamente. Entonces, cuando aún había margen de maniobra, decidimos destruirlo. Ahora, por los 90, no queda qué hacer, porque destruimos nuestras fuentes de ingresos. ¿Qué pasaría si aún controláramos Tele-

La situación actual es consecuencia de las políticas de entonces

José María Aznar, de ENDESA y Felipe González, de Gas Natural / Náusea Política

La era de las privatizaciones Los gobiernos de Felipe González y Aznar privatizaron lo que encontraron a su paso STED Mareas verdes, blancas y multicolores salen a la calle cada día en la lucha por la defensa de la sanidad, la educación pública o lo que se tercie. Y es que, desde que comenzó la década y de la mano de la crisis económica, el fantasma de las privatizaciones ha vuelto con más fuerza que nunca.¿Qué nunca? No. Si tienes miedo cuando escuchas que el Gobierno se plantea -primero el de Zapatero y luego el de Rajoy- vender Loterías y Apuestas del Estado, o te llevaste las manos a la cabeza con AENA, quizá debes dar las gracias de no recordar los 90, la década en la que se privatizaba casi a la vez que el Consejo de Ministros respiraba. Siguiendo el modelo neoliberal que Tatcher y Reagan impondrían en los 70 -otra década olvidada y muy significativa- en Reino Unido y EE.UU., la estructura empresarial del Estado se reducía al mínimo con la confianza de que el mercado, nuestros amigos, lo regularía de forma mucho más efectiva, generando más puestos de trabajo y riqueza para todos.

En una España que tenía que cumplir los objetivos de convergencia del Tratado de Maastricht -impuestos por la recién nacida Unión Europea-, la reducción del déficit producido por el casi alcanzado estado del bienestar era la prioridad número uno y no se encontró ninguna fórmula más efectiva que la venta de empresas públicas. La mayoría de estas empresas, aunque hay excepciones como Astilleros, enormemente rentables. En la actualidad, en un irónico guiño del destino, no es Bruselas nuestro principal instigador sino esos mercados que alimentamos durante los 90. También la aparición del Euro al final de la década fue fundamental en que en la actualidad no solo no nos queden empresas que vender, perdidas en nuestra particular guerra de Cuba casi un siglo después, sino que ni siquiera podamos devaluar nuestra moneda. Mientras las becas se transforman en préstamos, el trabajo en prácticas no remuneradas, el paro supera los indicadores de la última época de González y las últimas empresas públicas se nos van de las

fónica, Iberia, Repsol o Gas Natural? Todas ellas empresas con beneficios multimillonarios. Pues que probablemente no hubiera sido necesario ser rescatados por la Unión Europea. Desde el año 1984 hasta el 2000 se privatizaron en su totalidad más de 100 empresas de sectores tan diversos como la artesanía, la alimentación, la electrónica o la metalurgia. Y es que un Estado que controle los sectores más importantes de la producción puede garantizar el acceso de la población a los servicios básicos. Aunque esto ya es ideología. Lo que sí nos dicen los datos es que los precios se han disparado muy por encima del IPC, y desde entonces tenemos una de las tarifas más elevadas de la Unión Europea en energía, telefonía o acceso a Internet. A la vez, mantenemos uno de los salarios mínimos más bajos, el paro más elevado -aún más que Grecia o Portugaly los niveles educativos por los suelos, aunque eso sí, nuestra sanidad pública es una de las mejores de la Unión Europea. Y en educación también poseemos otro triunfo: somos el país con menor diferencia entre la calidad de la educación pública y la privada. Sin embargo, ni siquiera el superávit de la seguridad social ha podido salvarles de los recortes, igual que la alta rentabilidad de Loterías supone su perdición. Si es pública y funciona, parece que piensan, “privatízala y hazte de oro cuando pases a formar parte de su consejo de administración”. Eso de controlar los sectores estratégicos para el bienestar del país ha terminado siendo algo muy de principios de los 90 y ya no se lleva.

9


Las privatizaciones socialistas (1984-1996) Empresas

Sector

1984

1985

Textil Tarazona C. Soler Almirall Ingenesa, Secoinsa Igfisa Pesquisa SKF Viajes Marsans Indugasa Frigsa, La Luz, Gypisa, Olcesa , PBA Telesincro, Insisa Motores MDB

1986

Jose Mari, presidente, abogado, profesor, empresario, privatizador / WIKIPEDIA

El ideólogo de todo esto Si bien fue Felipe el que comenzó las privatizaciones, las empresas más importantes se mantendrían bajo el control del Estado hasta 1996. Íbamos a realizar otro cuadro como el de la izquierda pero lamentablemente no teníamos sitio. Si la lista de Felipe da vértigo, la de Aznar es para tirarse al vacío. Nada más llegar al gobierno, en 1996, empieza vendiendo parte de Repsol, Telefónica, la banca pública Argentaria (ahora en el BBVA) o Gas Natural, grandes fuentes de ingresos para las arcas del Estado. Al año siguiente comienza a meterle mano a Endesa y termina de vender Indra y Red eléctrica. Terminará la década deshaciéndose de Tabacalera, Transmediterránea e Iberia. Pero, en esta ocasión, no se trataba simplemente de obtener dinero rápido, sino de crear una red afín en lo privado del que se beneficiarán también los socialistas. Desde César Alierta, presidente de Telefónica y el mejor

amigo de Aznar en el colegio, todos los cargos directivos de las nuevas empresas se colocan justo antes de las privatizaciones para que mantengan el puesto y se conviertan en empresas amigas, a las que poder acudir una vez dejen - o no- la política. Este fue el germen de la corrupción que nos asalta cada día desde los telediarios. Aunque este es un país muy de caciquismo, en este momento se sientan las bases de lo que acabaría salpicando a derecha e izquierda en casos como el de los EREs de la Junta de Andalucía, la Gürtell madrileña o el Palau Arena catalán. Y es que, cuando decimos que más se perdió en Cuba, nos referimos a que casi nada de lo que está pasando ahora podría haber pasado sin que hubieramos perdido nuestras grandes empresas públicas. Si nos acaban quitando la sanidad y la educación no será más que el fin de un proceso que comenzó en los 90 de la mano de José María Aznar.

Textil Rodamientos Electrónica Alimentación Energía Rodamientos Turismo Automoción Alimentación Bienes de equipo Naval

Remetal, Aluflet Pamesa SEAT Tovisa Miraflores, Cabsa Mipsa Dessa Issa, Evatsa, Litofan Española Purolator Ibérica

Aluminio Papel Automoción Bienes de equipo Alimentación Minería Naval Metalurgia Bienes de Equipo

1988

1987

Diasa, Miel Española Alumalsa Grupo Lesa, Carcesa, Fridargo, Coisa Astican Promural, Pamensa, Acuasur MTM, Ateinsa Enfersa

Alimentación Aluminio Alimentación Naval Alimentación Bienes de equipo Fertilizantes

1989 Oesa Pesa Ancoal Fodina

Alimentación Electrónica Minería Fertilizantes

1990

1991

Saldosa ENASA GEA TSD

Minería Automoción Ingeniería Informática

1992

1993

Icuatro Palco Automoción 2000 Ibermática Fábrica San Carlos Sodiga Desarrollo ASDL

Electrónica Aluminio Automoción Informática Bienes de equipo Industrial Electrónica

1994

1995

Gyconsa Trasatlántica Artespaña Refínalsa Indra Auxini

Electrónica Transporte marítimo Artesanía Aluminio Electrónica e Informática Construcción

1996 Sodican

Desarrollo industrial


Cine

Kevin Spacey, mazándose para volveros locas / Quicheisinsane

El sueño americano es sólo una paja American Beauty, la película que más brillantemente se ríe de la clase media norteamericana STED “Tengo 42 años y, en menos de un año, estaré muerto. Por supuesto, todavía no lo sé”. Con esta inquietante declaración de Lester Burnham (Kevin Spacey) comienza American Beauty, la obra maestra del Hollywood de los 90. La cinta cuenta la historia de una familia de clase media-alta que atraviesa una crisis de identidad: Lester detesta profundamente su empleo y hace mucho que no practica sexo con su mujer Carolyn (Annette Bening), una vendedora inmobiliaria pija e histérica que paga sus frustraciones con su marido, el cual no la soporta desde hace mucho tiempo. Su única hija (Thora Birch) ha entrado de lleno en la adolescencia y siempre está de mal humor en casa, además de despreciar profundamente a sus padres. El mejor momento del día para Lester es su paja mañanera en la ducha. Carolyn basa su felicidad en aspectos puramente superficiales y su hija Jane sueña con aumentar su pecho. Descaro, histeria y sarcasmo. Lo que podría ser una simple definición de millones de familias del primer mundo, amargadas en sus vidas pseudo perfectas, se convierte en una brillante radiografía de la clase media estadounidense de la mano

del director Sam Mendes. La película está plagada de detalles, como los colores de la casa (rojo, blanco y azul), los mismos de la bandera americana, representando la jaula de oro en la que viven los protagonistas, o la ya escena para la historia de Mena Suvari (la amiga de la hija protagonista, objeto de deseo de Lester) cubierta de pétalos de rosas, simbolizando a la vez erótica, feminidad y riesgo. El guión está firmado por Alan Ball, el brillante creador de la serie de HBO A dos

La obra maestra del Hollywood de los 90 metros bajo tierra. De hecho, ambas ficciones comparten bastantes rasgos característicos: hablan de conflictos familiares; los protagonistas fuman marihuana, son deslenguados, beben y son políticamente incorrectos; sufren crisis existenciales; hay personajes homosexuales (en este caso, los vecinos) y homófobos y la muerte está muy presente. Todos los actores se encuentran en estado de gracia. Mena Suvari representa perfe-

camente la sensualidad y descaro adolescente; Ricky Fitts es un joven atormentado que ve la vida a través de su cámara de video (memorable escena la contemplación de una bolsa de plástico moviéndose a golpes de viento); Chris Cooper su estricto padre ex-militar cargado de odio y desprecio y Alison Janney (la gran CJ de The west wing) una madre deprimida y desorientada. La cinta consiguió cinco Oscars: película, dirección, guión original, actor y fotografía, además de numerosos galardones en festivales y entregas de premios.

11


Series

David Lynch eligió ese suelo porque “es mu sufrío” / Wikipedia

El germen de todo esto La transición de Twin Peaks a Los Soprano, pasando por las carreras en la playa de Pamela Anderson STED Abril de 1990. La cadena norteamericana de televisión en abierto ABC estrena Twin Peaks (en España emitida por Telecinco), la serie dirigida (en algunos episodios) por David Lynch que trataba de encontrar al asesino de la joven Laura Palmer. Ésta supuso un éxito inesperado para la cadena, con una enorme legión de fans y convirtiéndose en un fenómeno de culto que ha perdurado hasta nuestros días. Si bien la tónica general no fue por esos derroteros (el surrealismo es difícil de programar en prime time), la década de los 90 fue el germen del nacimiento de la nueva ficción televisiva. Al igual que en España tenemos las comedias histéricas de Telecinco, las series históricas de TVE y los torsos desnudos de Antena3, en EEUU las cadenas buscaban targets específicos a través de sus ficciones. FOX, además de sus ultraconservadores informativos, se abonó al género del culebrón con algunos de los éxitos más sonados y exportados de la década: Melrose Place y Beverly Hills: 90210 (Sensación de vivir), que llegaron a cosechar hasta 20 millones de espectadores semanales. Su producto franquicia fue, y sigue siendo, Los Simpson. A la NBC le debemos las espectaculares carreras en la playa de Pamela Anderson en bañador rojo (¡gracias!) y David Has-

selhoff antes de hacerse alcohólico. La noche del jueves, la más competitiva de la televisión estadounidense, pronto fue invadida por comedias cuyo éxito y repercusión no ha vuelto a repetirse: el final de Cheers en 1993 dio paso a su spin-off Frasier, acompañado del bombazo Friends, la serie más vista durante años, y Seinfeld, a las que podemos considerar la Santísima Trinidad del humor de los 90. Mención

Médico de Familia cambió -a mal- la forma de hacer ficción en España aparte merece el programa de sketches en directo Saturday Night Live, que ha bautizado a estrellas como Bill Murray o Tina Fey y que actualmente emite su 39ª temporada. Las grandes series dramáticas de la década también pasaron por la cadena del pavo real (su logotipo es la cola de este animal), con el soberbio Martin Sheen haciendo de presidente modélico en The West Wing (El ala oeste de la Casa Blanca) o George Clooney peinando sus primeras canas en ER (Urgencias) junto a

la grandiosa Juliana Margulies. Ahora que está tan de moda por el selfie de los Oscars, Ellen Degeneres hizo cosas con más enjundia como salir del armario en su estupenda comedia Ellen (lo suyo es la autorreferencia, sin duda) para la actual cadena de Disney ABC. Aunque el panorama no pintaba del todo mal en algunos casos concretos (en España la cosa era mucho más grave: en 1995 se estrenó Médico de Familia, la serie que cambió -a mal- la forma de hacer ficción en España y cuya fórmula se ha repetido hasta la extenuidad desde entonces, como los macrodesayunos familiares de Lolita Cabaret y B&B, los dos últimos engendros de la productora Globomedia), el estreno de Oz por la cadena de cable HBO fue el verdadero pistoletazo de salida de la alta ficción televisiva. En 1998 llegó Sex and the city (Sexo en Nueva York), y en 1999 se estrenaría la considerada por muchos mejor serie de todos los tiempos: The Sopranos. Comenzaba la era It’s not tv, it’s HBO (No es televisión, es HBO) que propició la creación de Six Feet Under (A dos metros bajo tierra) o The Wire y que otras cadenas como Showtime o AMC produjeran cada año un mayor volumen de series (Breaking Bad, Mad Men...) que ya forman parte del Olimpo audiovisual de las últimas décadas.


Restos de la

Fotorre

La Exposición Universal de Sevilla de 1992 supuso la gran apertura al mundo de la capital andaluza. La ciudad mariana se volvió amiga de las vanguardias y La Cartuja se transformó en el recinto más actual de España y parte del mundo. Han pasado 22 años y Octopus vuelve a visitar la isla del Guadalquivir.

La mayor parte del antiguo recinto de la EXPO parece sacada de una película de zombies post-apocalíptica. El abandono de las autoridades locales y el vandalismo, las principales causas. El antiguo Pabellón de Marruecos alberga la Fundación Tres Culturas, uno de los principales focos culturales de la ciudad y ejemplo de la hibridación arquitectónica de la EXPO.

La isla de la Cartuja es ahora campus universitario. El antiguo pabellón de EE.UU. se convirtió en la Facultad de Comunicación -post demolición- y el Pabellón Conjunto de Iberoamérica -en la imagen- ahora alberga la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla.

La parte inferior del viaducto de Santiago Calatrava se ha convertido en un remanente del principal exponente del ocio noventero en la ciudad, las Raves.

13


eportaje

modernidad

El Pabellón de México -en la imagen- el de Francia o el de Suecia, son ejemplos de la reutilización de los edificios más notables como sedes empresariales. En la actualidad, la Cartuja es considerado parque tecnológico y la construcción de viviendas no está permitida, aunque el Ayuntamiento estudia convertirlo en el distrito número 12 de Sevilla.

Desde la famosa bola de la Expo al Pabellón de la Unión Europea, aún es posible ver, rodeado de decadencia, los puntos fuertes de la transformación de 1992.

El pintoresco Pabellón de Hungría de Imre Makovez fue rehabilitado como el Pabellón de la Energía Viva. Actualmente vuelve a estar abandonado aunque es Bien de Interés Cultural desde 2007.

El abandono de muchas de las instalaciones de la Expo choca con la apertura de discotecas de élite como Montpensier, a 40€ la entrada. Abandono y lujo, síntoma de esta nueva época para el recinto. Un fotorreportaje de STED


Música

Hubo muchos 90s Un repaso a la última década de consumo masivo STED Si pensamos en cada una de las décadas del siglo XX, nos es fácil asociarlas a un estilo musical: jazz en los 40, folk y psicodelia en los 60 o el rock de los 70. Sin embargo, con la llegada de la globalización y el capitalismo más feroz, las modas se consumían y caducaban a mayor velocidad en la última década del milenio. Tras la explosión de color y petardeo de los años 80, los 90 comenzaron con el éxito de las letras oscuras y las duras melodías del grunge. Pearl Jam y Nirvana fueron los grupos de mayor relevancia del movimiento pero nunca estuvieron cómodos como estrellas del momento. La muerte de Kurt Cobain puso fin a la moda y el grunge desapareció de la radiofórmula. Antes de que Coldplay llenaran estadios allá donde fueran, el britpop vivió su época de esplendor con Radiohead a la cabeza, cuyo Ok Computer es condiderado uno de los mejores álbumes de la década. The Cardigans, The Verve, Suede y los eternos enemigos Blur y Oasis fueron los grandes exponentes del pop británico. Una buena pista de por dónde iban los tiros y las modas comerciales para aquellos antropólogos del futuro que nos estudien son los discos de Madonna. La inagotable diva, tras Erotica y Bedtime stories, fundó su propia discográfica -Maverick Records- y editó su obra maestra Ray of light, de la que vendió 20 millones de

copias y que nos dejó varios hits como Frozen, Substitute for love o el homónimo Ray of light. Precisamente fue Maverick la compañía que publicó el álbum más vendido de toda la década: Jegged Little Pill, de la canadiense Alanis Morissette. Con más de 32 milones de copias, otros 20 millones del primer sencillo You oughta know y otros tantos pelotazos con Ironic, Hand in my

Shakira aún era cantautora y Ricky Martin heterosexual pocket o Head over feet, la artista de la melena kilométrica se mantuvo más de un año en el Top10 del Billboard americano, algo que hasta entonces sólo había conseguido Michael Jackson. Su éxito propició la aparición de cantantes del mismo corte como Pink, Avril Lavigne o Mederith Brooks, que nunca alcanzaron el éxito de la primera e incluso alguna no pasó de ser un one hit wonder (artista de un sólo éxito). En esos años asistimos al cambio de color de Michael Jackson a raíz del vitíligo (una enfermedad muy raruna), según él, o de su obsesión por no ser negro, según Quincy Jones, el productor de sus discos de los 80. Para mayor guasa, su mayor

éxito de la década fue el single Black or White, perteneciente a Dangerous (1991), su único disco de estudio en esos años. Los 90 también fueron la década del eurodance, sucediéndose los éxitos de baile de artistas como Gala, Everything but the girl, Vengaboys, Moloko o Aqua y su divertida Barbie Girl. Pero si hay un fenómeno global en cuanto a ventas, repercusión e icono de esos años, ése es el Girl Power de las Spice Girls. En 1996 su primer single Wannabe fue número 1 en 31 países, despachando 8 millones de copias. Como buen grupo prefabricado, la maquinaria de ventas no se quedó en la música, y el merchandising inagotable además de libros, película y conciertos enriquecieron a estas británicas que no pasaron del tercer disco. Su éxito, junto a los extintos Take That, favoreció la aparición de otras girl y boy bands, de las que sólo los Backstreet Boys tuvieron una repercusión similar. Desde los Beatles no se había experimentado un fenómeno de esas características. Pudimos verlas en un sonado reencuentro en la clausura de los JJOO de Londres 2012. En España, el indie pop triunfaba a finales de década con Los Planetas como grupo estrella, La Buena Vida o Family. En radio sonaba el pop más rancio de Alejandro Sanz, Rosana, Ella Baila Sola o Amistades Peligrosas. Y, desde Sudamérica, Shakira aún era cantautora y Ricky Martin heterosexual.

15


5

Arte

Calatrava

Cronología noventera 1990: Estación Stadelhofen (Zurich) 1991: Puente de Lusitania (Mérida) 1992: Puente del Alamillo y Pabellón de Kuwait (Sevilla) Torre de Comunicaciones de Montjuic (Barcelona) BCE Place (Toronto) 1993: Shadow Machine (Nueva York) 1994: Aeropuerto de Lyon 1995: Puente del Puerto (Ondarroa) Puente Trinity (Manchester) Recinto Ferial de Tenerife 1996: Puentes Oberbaum y Kronprizen (Berlín) 1997: Puente Campo Volantín (Bilbao) 1998: Estación de Oriente (Lisboa) 1999: The New York Times Capsule (Nueva York) Aeropuerto Sondica (Bilbao) Ciudad de las Artes y las Ciencias (Valencia) Puente de la Mujer (Buenos Entre otros... Aires) El puente del Alamillo de Sevilla es una de sus pocas obras que funcionan con normalidad / STED

La estrella que nunca supo construir Todos querían contar con él. La gran estrella española emergente de los 90. Santiago Calatrava (Benimámet, 1951) se convirtió en el arquitecto más demandado en el Primer Mundo de fines del siglo pasado. Terminaría la década consiguiendo el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1999), antes incluso que el Premio Nacional de Arquitectura (2005). Y es que Calatrava nunca fue un buen arquitecto. Calatrava fue -y es- un artista. Desde que comenzó con su primera obra importante en 1983 (Stadelhofen) -que terminaría en nuestra década prodigiosa-, el arquitecto ha dejado claro que lo que menos le importa es la funcionalidad de sus estructuras. Lo suyo es el blanco, las curvas, las líneas bien definidas, la sensación de haberte introducido en el nuevo anuncio de Neutrex Futura. Para el arquitecto, la funcionalidad, sin embargo, está reñida con el verdadero ta-

lento artístico. Como todo verdadero genio está por encima del bien y del mal. Si hace un puente peatonal en Bilbao con superficie resbaladiza y la gente se cae, pídele cuentas a Dios. Si realiza otro puente en Venecia que pesa tanto que podría hundir los margenes del canal, eso no es importante. Porque los puentes y edificios de Calatrava representan el arquetipo del Arte, en mayúsculas, aquel que es válido para todos los contextos. Porque, en plena época del Fin de la Historia y triunfo de la Globalización, igual que solo hay un modelo económico viable, también hay solo un modelo artístico de modernidad. Y esos son los diseños de Calatrava. No importa la climatología, los terrenos, los materiales o el interior. Un edificio de Santiago Calatrava representa la postmodernidad y en ella solo importa que la fachada sea bonita porque vale todo y, sin embargo, nada sirve.

Sabemos que sus edificios y puentes no quedaran para la historia, que nunca será un Brunelleschi, un Borromini o un Juan de Herrera, pero construir grande y efímero en la época de la efímero es también un mérito. Que tus edificios no sean prácticos, que las obras se encarezcan por mi-

El arquitecto representa la esencia de los 90 llones por problemas estructurales pero que, sin embargo, seas el arquitecto más demandado, es un signo de éxito que no podemos desechar en aras de una funcionalidad que no trasciende al imaginario colectivo. Cualquier ciudad que se precie quiere contar con sus obras porque él representa el verdadero fin de una época.


Sexo La mujer post Sexo en NY ¡Qué facil y divertido es ser mujer! / Danilla

Analizamos la influencia de la serie en la mujer del siglo XXI a la hora de hablar de relaciones sexuales STED ¿Es Sex and the city una serie feminista? No, más bien al contrario. Haciendo una revisión de la misma, 16 años después de su estreno (muchos acabáis de llevaros las manos a la cabeza), vemos que ésta, además de haber envejecido realmente mal, resulta de lo más rancia y estereotipada. Sus dos secuelas en forma de película tampoco han ayudado demasiado a mantener una imagen positiva de la ficción de HBO. Si hay algo que agradecer a la serie de Darren Star (el mismo creador de Melrose Place, para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros) es su contribución para que conceptos sexuales otrora tabú para mucha gente, actualmente sean populares y desprendidos de vulgaridad y prejuicios conservadores. Probablemente Sex and the city pasaba por allí, por el final de los 90 y principios de los 2000, con una sociedad que avanzaba lentamente en cuestiones sexuales, y se aprovechó del momento para ser la primera ficción televisiva en la que una mujer le podía hablar a otra sin tapujos del sabor del semen de su último polvo. También es probable que mostrase la primera lluvia dorada de la televisión estadounidense (aunque hiciera muchos años que viéramos a Alaska mearse sobre la cara de Eva Silva). Fue un punto a favor que la más conservadora de las cuatro amigas, la pija insoportable de Charlotte, se hiciera

adicta a su dildo vibrador. O que se quisiera hacer valer a la mujer libre e independiente. ¿Qué fallaba entonces? Que los aspectos positivos eran sólo una preciosa alfombra que escondía mucha basura machista, sentimentaloide, consumista y banal. Las mujeres jugaban a ser hombres, como si eso fuera a mejorar sus vidas per se. Jugar a ser hombres, según Candance Bushnell, guionista de la serie y autora del libro en el que está basada, consistía en tener sexo esporádico sin compromiso ni implicaciones sentimentales. Suponemos que esto no era muy complicado para cuatro profesionales cualificadas con un nivel adquisitivo muy elevado, solteras y sin hijos. ¿Es Carrie Bradshaw el modelo de mujer moderna? Vale, es capaz de hablar de pollas cada 5 minutos con sus amigas, es muy liberal respecto al sexo y no depende de un marido para pagar el alquier. Pero eso no es modernidad. Tampoco lo es que se pase media serie totalmente sometida a un hombre que no quiere comprometerse con ella, que tenga su nevera vacía y su vestidor repleto de alta costura y que saque de fiesta a su amigo maricón como una mariliendre provinciana. Sex and the city ha conseguido popularizar el sexo como tema de conversación, pero ha creado verdaderos monstruos que todos conocemos y sufrimos.

Mira, ¡una moderna! “A muchos hombres les inquieta una mujer que triunfa. Si quieres conseguirlos, debes mantener la boca cerrada y respetar las normas”. Charlotte, galerista de arte. “¿Sería cierto? ¿Estarían las mujeres neoyorkinas renunciando al amor y cambiándolo por el poder? Me encanta la idea” Carrie, columnista de éxito (no se puede estar al caldo y a las tajás)

Carrie is not dead En enero de 2013 la cadena CW estrenó The Carrie Diaries, precuela de la serie basada en los años universitarios de la protagonista de la saga e interpretada por Anna Sophia Robb. Actualmente se emite su segunda temporada.

17


Test ¿Qué tipo de noventer@ fuiste? 1. ¿Has llegado a cubrir tu ombligo con el pantalón? A) ¿Por quién me tomas? B) El ombligo no sé, pero las bragas no me asomaban nunca C) Pues claro, y me cardaba el pelo 2. California Dreams, ¿te suena? A) Me suena a sabor de zumo B) Vagamente, como todo yo. C) Y te canto la sintonía si quieres. 3. Tu piel morena sobre la arena, nadas igual... A) Que Ana Bolena B) Que una Nena Melena C) Que una sirena

5. ¿Por qué eras capaz de trasnochar? A) Por haberme empachado de speed en Valencia B) Por un partido de Michael Jordan en la NBA C) Por ver a Ana Obregón ducharse al final de ¿Qué apostamos?

6. ¿Cuál era tu mascota? A) Un perrito o un gatete B) Un tamagotchi C) Decenas de peces en un acuario en el que se hubieran podido criar langostas.

7. Si necesitabas consultar información para un trabajo del cole...

8. ¿Qué manoseó Michel? A) Un fajo de billetes de Ramón Menzona. B) Los senos de Ana Obregón en un avión C) Los huevos de Valderrama 9. ¿Cómo te sientes cuando te mandan muchas cosas? A) Mancillad@ B) Yavestruz, a mí plin. C) Me siento Joffrey. 10. ¿Quién es tu mayor ídolo? A) Madonna / Bono B) Jesús Vázquez cuando era hetero y decía ser novio de Marlene Morreau. C) Millán Salcedo

A) Preguntaba a mi madre B)Buscaba en algún volúmen de la enciclopedia VOX C) Usaba la Encarta para Windows 95. Lo más.

11. ¿Tu disco favorito? A) Nevermind, de Nirvana B) Ibiza Mix o Caribe Mix C) Los que me grababa yo pulsando Rec cada vez que sonaba algo que me gustase.

Mayoría de respuestas A

Mayoría de respuestas B

Mayoría de respuestas C

¿Realmente viviste los 90? Pareces coetáneo de Cobi. Por tus respuestas, da la impresión de que te sabes de memoria los Pokemon y que no tienes ni idea de quién es Tori Spelling. Tienes suerte de que no te estemos expulsando de nuestra revista ahora mismo, ¡impostor!

¿Sabes de esa gente que, entre un plato de mierda y otro de lacasitos, se confunde y elige la mierda? Pues ese eres tú. Sí, pasabas por allí, pero por alguna extraña razón decidiste quedarte con lo peor de la década. Ahora escuchas a Pitbull, ¿verdad? Nos repugnas.

Nos gusta la gente sin personalidad como tú. En los ochenta eras punk, en los 90 pasaste del grunge al dance sin acomplejarte y ahora eres una moderna de mierda. ¡Di que sí! Hay que adaptarse a los tiempos. Minipunto y punto para el equipo de los Cs.

4. ¿Qué programa infantil te molaba cantidubi? A) ¡Con mucha marcha! B) El circo de Rita Irasema C) El show de Xuxa

18


Ficción

Memorias de África Nos habíamos superado. Tras pasear nuestros problemas de incomunicación por Paris, Londres, Roma y Madrid, decidimos llevarlos hasta otro continente. Ya ni siquiera lo recuerdo. Apenas vi la calle. “Huele mal”, me dijiste. Puede que fuera Tánger o Tetuán, incluso Kabul. Qué más da, podría haber sido Caracas. Fumabas hierba en una pipa de madera. Te deslenguabas. Bebías vino. Te deslenguabas más. “Me aburres soberanamente. Me aburres tanto que sólo sé beber a tu lado. ¿Puedes hacer algo divertido por una vez? ¿Sabes bailar? ¿Recuerdas algún chiste? Yo me sé uno: ¿Qué le dice una gallina a otra? -Necesito apoyo”. Te reíste sola. Del impulso caíste hacia atrás y quedaste tumbada en la alfombra. “¿No te ríes? ¿Ni eso? Fuma, anda, fuma. Es lo que mejor se te da. Fuma y sé otro. Cuando eres otro me gustas más. Deberías dejar de ser tú. Plantéatelo. ¡Salgamos a la terraza!”. Hacía tiempo que decidí que no contes-

tarte era la mejor de las respuestas. Tampoco es que lo necesitaras. Ya te respondías tú solita. Las vistas eran preciosas. Todas esas casas apiladas como piezas de Lego. Ese hombre avisando desde la torre que se acababa el ayuno. El mar frente a nosotros. Y dos tumbonas muy cómodas. “Qué pena haber venido contigo. ¿Te imaginas lo que hubiera disfrutado con alguien que mereciera más la pena?”. Alguna gente acude a un psicólogo. Otros hacen deporte. Muchos follan con personas aleatorias. Pero tú no. Tú me tenías a mí. “¡Pongamos música!” Un viejo tocadiscos y decenas de vinilos para elegir. Escogiste uno de Louis Armstrong y Ella Fitzgerald. Llenaste una copa de vino blanco y bailabas con ella. Cantabas y me mirabas. Tus ojos estaban llenos de cinismo. Don't you cry, don't you cry. One of these mornings you're gonna rise, rise up singing

Acabó tu performance. Aplaudí con todo el sarcasmo que albergaba en mí. Te tronchabas de la risa. “¿No te parece alucinante? Estamos aquí, tú y yo, en África, en una casa que jamás nos podríamos permitir, bebiendo en copas de cristal fino y fumando la mejor hierba de nuestras vidas. Hemos venido juntos y juntos nos iremos. Y sin embargo, no puedo tener peor concepto de ti. ¿No es la hostia?” Reías sin parar. La hierba te hizo efecto. A mí también. Me contagiaste rápidamente. Tras una media hora de descojone, nos sentíamos agotados. “Dios, necesito algo dulce”. Comimos chocolate con almendras, tu preferido. Echamos uno o dos polvos, no recuerdo bien. Nos vacíabamos la rabia. Había que matar el tiempo. Al día siguiente cogimos el ferry de regreso. Vomitabas sin parar. Pero volvías a beber. Me senté a tu lado, te miré a los ojos y te dije las primeras palabras en varios días: “No quiero volver a verte”.

Lo que dura una vida Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión. Bajo sus pies, el inmenso océano. Tenían muchas horas por delante. Poco importaban origen y destino. Ellos eran fieles al ahora. Cuando tocaran tierra, habrían de despedirse. El tacto sutil y disimulado bajo una manta corporativa y el rubor de saberse rodeados era lo único que poseían. Las palabras entrecortadas al oído potenciaban el deseo. “Te querré toda la vida”, le dijo, aunque a esa vida le quedaban horas de existencia. “De pocas cosas tengo certeza, pero lo único que sé es que mi centro es aquí y ahora, y mi lugar eres tú”. Aterrizaron, se despidieron, murieron.

19


Capítulo 3: Furcia, ¡qué hermosa eres! La televisión de nuestra época ya no tiene espacio para artistas como Regina. Tras intentar en vano postularse como jurado de talent shows como Se llama Copla, Destino: Eurovisión o Tú sí que vales, la pobre andaba un poco decaída. Más insultante fue la respuesta que recibió del programa estrella de Telecinco: “Cuando hagamos La voz: edición cazalla ya te llamaremos”. Eso le costó cuatro lexatines. Pero el PP ha vuelto al poder, y eso siempre supone un halo de esperanza para que la televisión pública brille con todo el esplendor de antaño. Y así fue: poco a poco, los espacios informativos fueron dejando paso a los programas de variedades. Y en TVE, la televisión de todos, no pueden faltar las memorables galas producidas por José Luis Moreno. Y en esto que Leopoldo González-Echenique, que no es un antiguo ministro franquista sino el director de RTVE, aprueba la retransmisión de un nuevo Murcia, ¡qué hermosa eres! Y el aluvión de llamadas de representantes fue inminente. Por supuesto, el de Regina no consiguió nada. “Me dicen que buscan música más actual, más moderna, tipo Pastora Soler o Marta Sánchez”. Así que la Falange se buscó planes para el viernes por la noche. “Chari, no se te ocurra quedar con nadie, que este finde zorreamos”. Pero en Televisión Española no andan muy boyantes. Y una llamada de Sálvame Deluxe hizo que Rebeca, la del Duro de pelar, prefiriera someterse al polígrafo antes que cantar su éxito de los 90 por cuatro perras gordas. A 24 horas de la gala, quedaban 3 minutos libres en prime time y muchas hienas al acecho. En un principio se pensó en alargar la actuación de Jaimito Borromeo, pero se creyó conveniente no torturar demasiado al espectador, así que a un becario de producción se le iluminó la bombilla: “¿Y si llamamos a Regina Falange? Total, si lo que buscamos es humor, reírnos nos vamos a reír”

Y corriendo como un keniata por la pista olímpica, Regina hizo su maleta y se presentó en Murcia. El becario se hizo cargo de ella. “Mira, chata, entras a las 00:34, justo después de Cristina del Valle” “¿Que esa mamarracha va antes que yo? ¿Pero a quién le interesa lo que cante esa hippie sucia? Seguro que sale con 8 moros al escenario” Sus quejas no surtieron efecto. Tras pasar la tarde ensayando con dos ex concursantes de Fama que no paraban de llamarle “diva” y “reina”, se retiró a su camerino a concentrarse. Sacó una estampita de Santa Marta, le puso una vela y rezó. Se puso un vestido muy, muy ceñido y el collar de coral que le había “cogido prestado” a su madre la última vez que fue a visitarla. Tras pasar por peluquería (“Tú cárdame bien”), la llevaron a esperar entre bambalinas. Allí coincidió con Ruth Lorenzo, la representante española en Eurovisión. “Tu canción es una mierda” “Eres vieja” Llegó el momento. Toda la población mayor de 65 años que en ese momento veía televisión pero no conseguía sintonizar Canal Sur o Intereconomía estaría pendiente de ella. Era su gran oportunidad de volver a la primera división de la radiofórmula patria. Para ello, recurrió a su gran hit de los 90, con el que consiguió llegar al número 24 de la lista de singles: Mi novio es un pecholobo. Cuando llegó al estribillo, consiguió hacer bailar al público: Mi novio es un pecholobo Pero no enjuaga la ducha Yo se lo digo y no me escucha Que me tiene hasta el coño ¡Pelos! ¡Pelos! ¡Pelos everywhere!

Todo parecía ir sobre ruedas hasta que llegó a la segunda estrofa. Invadida por la excitación, un brusco movimiento craneal hizo que el collar de coral saliera disparado hacia el público. Las señoras corrieron en manada para cazarlo. Consiguieron cogerlo entre varias y una de ellas lo mordió: “¡Es bueno!”. Regina observaba desde el escenario, más pendiente de no perderle la vista que de cuadrarse con el playback. Jerarquizó sus objetivos: “que le den por culo al pecholobo, yo me hago un Lola Flores”. Tiró el micro al suelo y pidió que parasen la música. “Ustedes me van a perdonar, pero ese collar yo no lo voy a perder, que su trabajito le ha costao a mi madre. Así que ya me lo están devolviendo o la actuación no la termino” Quizá debió calibrar un poco mejor la fuerza de su amenaza, pues a nadie pareció importarle saber cómo acababa su historia de amor con el hombre peludo. Pronto comenzaron a increparle: “¡Rata! ¡Vete a tu casa!” “A mí no me insulta ninguna murciana, ¡que sois todas unas marranas!” “¡Fuera, fuera, fuera!” Una regidora tuvo que sacarla del escenario antes de que le alcanzara algún objeto cortante. Anne Igartiburu, presentadora del evento, pidió disculpas a los espectadores y un coche de producción la llevó urgentemente a Madrid. “Te has lucido, hija”. Compuesta y sin collar, intentó salir a tomar una copa a un after con Chari, pero ésta había preferido salir con “amigas de verdad, de las que no te dejan tiradas por una gala de variedades”. Llena de tristeza, descongeló un tupper de croquetas y encendió la tele. “Al menos he llegado a tiempo para ver las predicciones de Sandro Rey”.


ACADEMIA SAN CENUTRIO

E.S.O. para mayores de 25 Inglés básico Logopedia y Dicción Reinserción Social C/ Retrasados, nº 4, bajo. Tlf: 91 234 56 78


En el próximo número

ACONTECIMIENTO HISTÓRICO

La Guardia Civil pide perdón y entrega las armas

Tras las numerosas presiones por parte de los organismos internacionales, el Gobierno y la sociedad española, la Guardia Civil se ha visto obligada a pedir perdón por la muerte de 15 inmigrantes que intentaban llegar a Ceuta y entregar las pistolas con pelotas de goma con las que les disparaban. Fernández Díaz: “Esto es obra de Dios”.

Franco, el musical

¡Mira quién baila!

Gran expectación ante su estreno en la Gran Vía

La jueza Alaya, nueva concursante

Polémica LOMCE Historia del Real Madrid, obligatoria en 3º ESO


Octopus está escrita, diseñada y editada por STED

Logotipo Optopus Rocío Bonoso Carrascosa

Fotografías Portada: http://batboyreads.blogspot.com.es Otros sistemas silenciados: Venezuela: Marina Mengíbar Egipto: Yolanda de la Torre China: Yu-Chih Chou Cuba: Estefanía Hernández Dubai y Ecuador: Wikipedia Felipe González: Wikipedia Música: Alanis Morissette / Spice Girls / Oasis: Wikipedia Mena Survari: www.floraqueen.es Cristiano Ronaldo: Wikipedia En el próximo número: Guardia Civil: copsadmirer@yahoo.es Real Madrid: cutemosaic crackelure Franco: Wikipedia Jueza Alaya: Wikipedia octopusrevista@gmail.com facebook.com/octopusrevista twitter: @revoctopus revistaoctopus.blogspot.com.es


Los90principioyfin