Issuu on Google+

observa

MEDIOS Para un cambio social

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

Además encuentra:

Los observatorios de medios El medio subutilizado: la radio tapatía

La mujer y la prensa en Tuxtla ¡No son sólo datos! Serie fotográfica

La imagen de la mujer

en los diarios de Tuxtla Gutiérrez 1a Linea tematica del Observatorio de Medios Tuxtla


Visita:

social

www.observatoriotuxtla.org

Para un cambi


Editorial E

l preocupante y cada vez más penetrante escepticismo hacia los medios masivos de comunicación de México, unido a una aparente desestimación de los diversos sectores sociales por considerar las empresas informativas como reproductoras e incluso causantes de una violencia social desbordada, ha impulsado a diversas instancias del país la creación de diversos observatorios de medios. Las bases en las que se crean los observatorios, tienen que ver con el derecho a la información, libertad de expresión y la democracia. Su creación y existencia responde a la necesidad de controlar lo que consumimos como información, por ello la creación del Observatorio de Medios Tuxtla aunado a la revista Observa medios. La revista nace con el ánimo de constituir un espacio de publicación y difusión de las investigaciones, análisis y estudios con referente a los medios de comunicación de diferentes estados de la república mexicana, pero en especial de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Es preocupante saber que los medios de comunicación siempre señalan a la sociedad sumergida en asuntos de política, educación, religión, entre otros; haciendo que se desarrolle en nosotros una forma individual de ver los problemas que existen en cada uno de ellos, pero ¿quién observa, cuestiona, analiza y critica la actividad de los medios referente a la información que día a día nos emiten? Observa medios es un espacio para todas aquellas personas que tengan un punto reflexivo y critico de los medios, en esta primera edición presentamos la primera línea temática que el Observatorio de Medios Tuxtla tiene, “La imagen de la mujer en los diarios de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas”, en la que se podrá observar si en nuestro estado aún existe violencia intrafamiliar, con qué frecuencia la mujer participa en asuntos políticos y sociales, cuántas mujeres en promedios sufren de trata o son discriminadas. Además presentamos el análisis “La mujer y la prensa en Tuxtla” por Carlos Antonio Villa Guzmán, doctor en política y gobierno por la UCC en Córdoba, Argentina y candidato a Doctor en Gobierno y Administración Pública por la Universidad Complutense de Madrid. Maestro en Comunicación de la Ciencia y la Cultura por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. ITESO. Guadalajara, México. También exhibimos la serie fotográfica “No son sólo datos” de Daniel Martz, artista visual chiapaneco que ha publicado su obra en diarios y revistas especializadas en arte como: CNN México Internacional, Revista de Artes Visuales Thoracis Rubens asimismo realizados diversas exposiciones como “Mi Casa es mi Cuerpo” en Café Fractal Art. Chiapas. 2010, “Cubanerías” en la Habana Cuba 2010. Estas son sólo algunas de las investigaciones que en este primer número podrá encontrar en Observa medios, esperamos sea una aportación para un cambio social, lo cual es la principal finalidad de este proyecto.

Observa medios, para un cambio social, Año 0, No.1, Diciembre 2011, es una publicación editada por el Observatorio de Medios Tuxtla. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Página Web: www.observatoriotuxtla.org, Correo electrónico: observatoriotuxtla@live.com Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del Observatorio de Medios Tuxtla. Los artículos son responsabilidad de los autores.

1


observa

MEDIOS Para un cambio social

CONTENIDO

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

DIRECTORIO Coordinadores Nayeli Lizbeth Infanzón García Karla Deyanir Sarmiento Aguilar Carlos Alberto Mora Guillén Jefa de Información Nayeli Lizbeth Infanzón García Colaboradores Lic. Juan Larrosa Fuentes Dr. Carlos Antonio Villa Guzmán Dr. Darwin Franco Migues Lic. Daniel Martz Diseño Carlos Alberto Mora Guillén Fotografía Lic. Daniel Martz Correción de Estilo Karla Deyanir Sarmiento Aguilar Página Web www.observatoriotuxtla.org Correo electrónico observatoriotuxtla@live.com

Los observatorios de medios 3 Carmen Gómez Mont

4 El medio subutilizado: Juan Larrosa Fuentes

la radio tapatía

La mujer y la prensa 6 en Tuxtla Dr. Carlos Antonio Villa Guzmán

8 La imagen de la mujer

en los diarios de Tuxtla Gutiérrez

1a Linea tematica del Observatorio de Medios Tuxtla

¡No son sólo datos!

Daniel Martz

2

14


observa

MEDIOS

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

Para un cambio social

Los observatorios de medios E

l termino observatorio de medios, desde luego es fascinante. Desde hace años son múltiples las organizaciones sociales y académicas que han montado observatorios de medios. El simple concepto invita adentrarse más hacia lo que representa esa nueva posibilidad para comprender la actuación de los medios. Crear un observatorio se remonta a ver las constelaciones brillar, apuntando hacia el firmamento un telescopio que permita seguir la evolución de las estrellas, los astros y tantos nuevos escenarios que perfilan sobre la bóveda celeste. En el firmamento de la información y de la comunicación los objetivos parecen ser similares. El observatorio pretende tener bajo la mirada aguda y pertinaz de un grupo de estudiosos a ciertos medios de información que despliegan una actividad relevante, bajo los márgenes de un cierto acontecimiento. Actualmente existen un gran número de observatorios de medios: ellos son una respuesta que dan las organizaciones sociales y académicas ante la proliferación de informaciones a toda hora y sin un control aparente. Se trata de una vigilia mediática, que no podría asociarse a una censura que posibilita una actuación ética ante la despreocupación con que arrancan hoy la mayoría de los noticiarios. Los Juegos Olímpicos, por ejemplo, forman una estrategia ideal para montar observatorios de medios. Es la única lógica que posibilita el estudio de una buena cantidad de televisoras bombardeando noticias a toda hora en todo el mundo durante dos semanas. Es alentador saber que en México, con motivo del proceso electoral, se funda de manera abierta y ante convocatoria pública de Alianza Cívica, CEAAL y la Academia de los Derechos Humanos, un observatorio que tiene como fin hace un seguimiento detallado ante la forma en que los noticieros cubren noticias, que no sólo tienen que ver con el transfondo electoral, sino con la sociedad mexicana misma.

Carmen Gómez Mont

1

Para tal efecto, se reunieron el pasado mes de abril (2003) una docena de personas; académicos, comunicadores y legisladores, con el fin de expresar de forma pública su desconcierto ante el actuar de los principales noticiarios televisivos de la Ciudad de México. Se invitó, a partir de ese momento, a reflexionar sobre la importancia de vigilar de forma constante la noticia para reducir el tono escandaloso y poco fundamentado con que se transmite la información. Con motivo de este acontecimiento se subrayó, sobre todo, la necesidad de reducir la parcialidad con que se informa, la urgencia de estimular un periodismo de investigación para la televisión, y de abrir ángulos para que el lector de medios pueda contar con una multiplicidad de fuentes y enfoques para interpretar de forma adecuada el entorno en el que vive. Es increíble que, a pesar de contar con medios tan avanzados como Internet y el vídeo, los noticiarios sigan informando bajo el mismo esquema de hace diez años. Es poco el espacio que aún tiene el ciudadano para hablar, en este sentido. En Estados Unidos, los noticiarios cuentan con un 20 por ciento de vídeos todas las noches, vídeos caseros desde donde puede contemplarse otro ángulo de la noticia. Los usuarios de Internet prefieren recurrir a la red para contar con información confiable y que pueda ser contrastada con las más diversas versiones en el nivel nacional e internacional. ¿Dónde radica entonces la fuerza de noticiarios que parten de la espectacularidad de la nota? ¿Hasta dónde el observatorio de medios logrará que cambien el tono y la forma en la que se informa al mexicano?

1Doctora

en Ciencias Políticas y Sociales, FCPYS, UNAM. Tesis: “Los usos sociales de Internet en comunidades y organizaciones indígenas”,junio de 2005. Investigadora de tiempo completo en el proyecto « Sociedad del Conocimiento y Diversidad Cultural, Fundadora del Centro de Investigación en Tecnologías de Información y Comunicación (CINTIC).

3


www.observatoriotuxtla.org

El 92% de las estaciones son comerciales y tan solo 8% esta destinado a propuestas de medios de comunicación públicos o universitarios, pero por ejemplo no existen en la ciudad radios comunitarias o indigenistas.

El medio subutilizado:

la radio tapatía Juan Larrosa Fuentes

2

E

sta industria radiofónica en Guadalajara es vieja, pues comenzó a operar en nuestro país en los primeros años del siglo XX y según los estudiosos del tema, es en la década de 1930 cuando la radio deja de ser experimental y se encarrila en una ruta de esplendor comercial. Según Francisco Aceves, investigador de la Universidad de Guadalajara, fue en 1924 cuando comienza a operar la primera estación de radio en la ciudad, ubicada en las calles de Prisciliano Sánchez y Colón (aunque no hay precisión sobre este dato histórico) y es también a mediados de la década de los treinta cuando se incorpora con fuerza la radio comercial. Entre 1930 y 1960 se consolida la estructura del sistema de radio en México: durante este periodo se abrieron la mayor parte de las frecuencias que conocemos actualmente y se fundaron muchas de las empresas y grupos protagónicos en el desarrollo de este medio. Aunque es muy importante estudiar los matices, podemos afirmar que cincuenta años después, la estructura del sistema de radio en Guadalajara no ha variado mucho, pues siguen siendo más o menos el mismo número de estaciones en Amplitud Modulada (AM) y Frecuencia Modulada (FM), aunque sí se han dado mucho cambios con respecto a qué empresas o grupos poseen estas estaciones.

2

4

Coordinador general del Quid, Observatorio de Medios, del Iteso en Guadalajara, Jalisco.

Desde 2007, Quid, el Observatorio de Medios del ITESO, se ha dado a la tarea de contabilizar las unidades del sistema de comunicación de Guadalajara, a través de bases de datos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL) y de la revista Medios Publicitarios Mexicanos. Según estos trabajos, en la ciudad actualmente existen 51 estaciones de radio, de las cuales 26 se pueden sintonizar en la banda AM y 25 en FM. Muchas de estas estaciones pertenecen a grupos o consorcios que operan a nivel nacional: Radiorama de Occidente es el grupo que más estaciones tiene con nueve, lo que equivale a 18% del total y es seguido por Televisa Radio, con seis estaciones, que representa 12% del total.


De todas estas estaciones, solamente cuatro operan bajo un régimen jurídico de permiso y no de concesión, es decir, que no son comerciales. Estas estaciones son las dos del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión, que podrían ser consideradas como dos radiodifusoras al servicio del Gobierno del Estado, Radio Universidad de Guadalajara y Millenium Bella Música. Lo anterior implica que 92% de las estaciones sean comerciales y tan solo 8% esté destinado a propuestas de medios de comunicación públicos o universitarios, pero por ejemplo no existen en la ciudad radios comunitarias o indigenistas. La mayor parte de las estaciones tienen una programación mayoritariamente musical (63%) y el resto tienen un perfil de radio hablada (37%); y es también significativo que 78% de los programas sean de producción local, contra un 22% que se hacen en la ciudad de México, un porcentaje que se invierte, por ejemplo, en el caso de la televisión, pues en ese sistema la mayoría de los programas son producidos en la capital del país o en otras partes del mundo. Por último, una serie de datos interesantes sobre la comercialización de los espacios en la radio es la disparidad en sus precios. Por ejemplo, podemos encontrar estaciones como La Z que vende un spot de 10 segundos en mil 500 pesos, hasta una estación llamada 850 Noticias que vende el mismo spot en 141 pesos. O por ejemplo Canal 1140, Planeta o La Popular, que según Medios Publicitarios Mexicanos venden un spot de sesenta segundos en cuatro mil pesos, hasta la estación Estrellas del Caribe, que cobra 450. Como se podrá constatar la disparidad en la comercialización de la radio es alta y bien pueden encontrarse precios muy altos, hasta estaciones de radio que cobran por un servicio similar a un perifoneo, servicio que todavía se puede ver en algunas ciudades medias de Jalisco como Sayula o Ciudad Guzmán. Según otro ejercicio de monitoreo que realizamos en el Observatorio de Medios en 2008, en ese entonces en Guadalajara se podían sintonizar 923 programas distintos a lo largo de una semana, de los cuales 554 se transmitían en AM y 369 se transmiten en FM. La diferencia entre una y otra banda es que en FM la programación es mayoritariamente musical, lo que hace que haya muchos menos programas, a diferencia de la AM que es una banda en la que abunda la radio hablada. De todos estos programas, solamente encontramos tres de corte educativo y tan solo ocho dedicados expresamente a la población infantil.

observa

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

MEDIOS Para un cambio social

horas diarias y 14.5% más de dos. Por otro lado, según esta misma fuente, 44% de los jaliscienses dice que prefiere escuchar “solo música” y 17.3% dice preferir los programas informativos. Luego de este rápido e intenso recorrido por la estructura, programación y consumo de la radio en Guadalajara, se pueden apuntar algunas conclusiones. La más importante, a mi parecer, es que el sistema está muy descuidado. Pareciera que los empresarios del sector ya no tienen mucho interés en invertir en una industria que si bien ya no reporta las ganancias de hace treinta años, podría explotarse comercialmente aún más. En la radio tapatía abunda la programación musical que poco aporta y que bien puede ser sustituida por un reproductor de música digital personal o por los tradicionales servicios de “música de elevador” que acompañan a las personas en las salas de espera de los dentistas. Sin embargo, creo, la radio todavía puede ser un buen negocio, la pregunta es ¿quién saldrá al quite por esta industria? Segunda conclusión. Es un sistema de radio con escasa pluralidad. Esto se debe, en primer lugar, a que la mayoría de las estaciones son comerciales. Hacen falta propuestas universitarias, de radios comunitarias y en general, de servicio público. Por otro lado, aunque no es un sistema tan concentrado como el de televisión, sí es posible observar que algunos consorcios acaparan la propiedad de estas estaciones, lo cual, sin duda, atenta en contra de esta pluralidad. Por último, habría que señalar que en medio de todas las elucubraciones agoreras que despierta la convergencia digital y las nuevas tecnologías, la radio todavía podría ser un medio de comunicación que dinamice a una sociedad, que abone a la construcción de su espacio público, que dé un servicio ciudadano y que busque una diversificación en las fórmulas informativas y de entretenimiento a la programación que se puede escuchar en la ciudad.

Por último, en esta breve radiografía de la radio en Guadalajara habría que preguntarse sobre quiénes la escuchan. Según el “Anuario 2009-2010 de Audiencias y Medios en México del IBOPE”, el promedio diario de radioescuchas en Guadalajara es de un millón 900 mil personas; de ellas casi 500 mil sintonizan la banda AM y un millón 600 mil lo hacen en FM. Y según la “Encuesta Nacional de hábitos, prácticas y consumos culturales” de Conaculta, 76.3% de los jaliscienses dice escuchar la radio y de este universo 27% dice que le dedica entre una y dos

5


www.observatoriotuxtla.org

La mujer y la prensa en Tuxtla L

as mujeres son en este país no muy distintas que en otros, sólo que en el nuestro las mujeres quizá sean, más que en otros países, distintas en su propio país, es decir, hay rasgos culturales que pueden diferenciar de múltiples formas a las mujeres mexicanas. Observamos que las habitantes de las capitales de los estados que pertenecen a la clase media o alta, guardan entre ellas cierta similitud en cuanto a patrones culturales como formas de sociabilizar, hábitos de consumo o estilos de vida, sin embargo, tanto el origen familiar como la influencia cultural de cada región, les moldea hasta cierto punto que las vuelve de alguna manera, originarias. Vemos igualmente que existen en ellas algunos comportamientos parecidos a los que practican mujeres de otras ciudades del mundo, especialmente del mundo latino, o de naciones con semejanzas históricas y de raíces culturales y genéticas compartidas, como son los países latinoamericanos. Además, todas, o quizá la gran mayoría, cabe dentro de aquello que define el concepto de mujeres occidentalizadas. Nuestras mujeres que pertenecen a ciertos niveles socioeconómicos elevados se comportan como mujeres del Norte, es decir, de Estados Unidos o Europa. Muchas de ellas tienen capacidad económica para viajar y hacer compras en los ShoppingCenter de San Diego, Dallas o Miami, además han viajado a Europa u otros continentes, viven rodeadas de comodidades tecnológicas, autos de lujo, vacacionan en playas privadas, algunas juegan golf y la mayoría por supuesto ven cine, regularmente norteamericano y también series a través de canales igualmente de procedencia estadounidense.

6

Dr. Carlos Antonio Villa Guzmán

3

La parte femenina a la que por lo regular da “cobertura” la prensa, corresponde al primer grupo, el de la elite o el de las clases con mayor capacidad de consumir los productos que al por mayor ofrece el mercado. Los diarios, al igual que la radio y la televisión comercial, reflejan los estereotipos que la sociedad produce. Van al ritmo que les impone la cultura, esto lo podemos palpar cuando nos encontramos con algunas fotografías de diarios antiguos o inclusive algunos ejemplares conservados en forma especial o a través de microfilmaciones de hemerotecas completas. Los formatos, el tamaño de la impresión, las distintas tipografías, la fotocomposición, el lenguaje mismo, han variado conforme a los cambios de época. El tratamiento hacia la población femenina por parte de la prensa es el mismo que ha dedicado históricamente la sociedad al género. El conservadurismo que fue quedando atrás sin llegar a desaparecer, sobre todo en los estados del centro del país, sitúa a la mujer en pleno siglo veintiuno como la abnegada esposa que se hace cargo del hogar y del cuidado y educación de los hijos. Por increíble que parezca, muchas mujeres de la provincia todavía enfrentan a sus padres porque se niegan a darles autorización o apoyo para que estudien en la universidad. En estos lugares conformados por sociedades con visiones estrechas, los diarios reproducen tales valores que hoy nos parecen arcaicos. Esto por razones económicas aunque también es posible suponer que las líneas editoriales de la mayoría de éstos, comparten los criterios anclados en el pasado.

Las que no llevan esos niveles de vida, si pueden en cambio pasarse días enteros en los centros comerciales o “plazas”, donde casi todo lo que se vende lleva una marca extranjera. Una o dos veces por semana entran en establecimientos con franquicia trasnacional de comida rápida, se visten de forma idéntica a las artistas famosas, generalmente de piel blanca y cabello rubio teñido, luciendo vestidos inspirados por modistos franceses o con algún disfraz, cuando llega la ocasión de celebrar el Halloween. Sin duda continúan los dominios de algunos estereotipos en nuestras regiones.

Las mujeres en nuestro país y en gran parte del mundo, ganan salarios inferiores que los hombres, padecen discriminación laboral y violación de sus derechos al aplicárseles exámenes de gravidez cuando solicitan empleo, sufren acoso sexual, tanto en empresas privadas como en el sector público, trabajan jornadas hasta de trece horas y además son las trabajadoras domésticas en sus propias casas. En Argentina, se aprobó hace dos años una iniciativa de ley para que las mujeres reciban del Estado una cantidad que, bajo el rubro de “ingreso por trabajo no remunerado”, se les entrega mensualmente a partir de cuando cumplen sesenta años.

Por otra parte, decenas de millones de mujeres mexicanas viven en otra realidad muy distinta. Hacen tareas del campo o se ocupan de cuidar a los hijos que mandan a la escuela o bien, los requieren en actividades domésticas o faenas para contribuir al hogar. Estas otras mujeres que conforman la mayoría, también forman las filas de obreras en las maquiladoras o son las que ocupan una buena parte de los puestos para que la industria y el comercio operen. Desempeñan labores como secretarias, auxiliares, despachadoras, cocineras, camareras, afanadoras, cajeras, asistentes y muchas tareas más.

Se considera que toda labor que realizaron en el hogar durante años no recibió pago alguno, por lo que es justo retribuirles parte de ese adeudo en su madurez. Esto sin contar la ayuda que se les otorga por cada hijo que mandan a la escuela. Aquí, en cambio, crece el número de mujeres que mantienen el hogar y no reciben un solo centavo del gobierno ni de institución alguna. Los medios de comunicación en general y la prensa en particular, no contribuyen realmente a una mayor participación femenina en la comunidad. Más allá de la repetición de tabús o clichés, donde aparecen haciendo roles que las vuelven objetos que estimulan el consumo,


observa

MEDIOS

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

Para un cambio social

“Los medios de comunicación en general y la prensa en particular, no contribuyen realmente a una mayor participación femenina en la comunidad. Más allá de la repetición de tabús o clichés, donde aparecen haciendo roles que las vuelven objetos que estimulan el consumo, sobre todo de modas, no existen otros desempeños del género femenino. Son las “edecanes” de la sociedad.” sobre todo de modas, no existen otros desempeños del género femenino. Son las “edecanes” de la sociedad. Si acaso una que otra dama que desarrolla actividades políticas, ciertas funcionarias públicas o empresarias que han trascendido más allá de sus regiones, son las que merecen las notas periodísticas. El resto de la población femenina es anónima y se supone que ve telenovelas. A continuación un párrafo de la reseña sobre un desfile de modas en un diario de Tuxtla. PASARELA * “Los chicos más guapos acompañaron a las niñas más lindas de la ciudad, quienes se lucieron en la alfombra con exóticos peinados y padrísimo maquillaje. Los fondos recaudados serán a favor de las misiones”. No está mal que las jovencitas chiapanecas se luzcan en pasarelas como lo hacen habitualmente miles de mujeres jóvenes en el mundo, lo paradójico es que esta actividad que por ningún motivo debe asombrarnos dado que es inherente a las prácticas femeninas más antiguas, se dedique en este caso a recaudar fondos para las misiones, como lo afirma la nota. Es decir, las señoritas de posición social acomodada, organizan un desfile de modas de vestidos inaccesibles para la gente a quien le van a destinar lo recabado por medio de una institución religiosa. Se trata de tendencias universales que son fácilmente captadas e incorporadas en las culturas nuestras, que por siglos han asimilado las influencias externas. Las identidades entran de esta manera en juego, siendo las de cada región invadida por la cultura extraña, las más vulnerables hasta llegar a peligrar su permanencia. Aquí debemos poner seriamente la atención. Una cosa es que las clases medias dispongan que sus hijas e hijos aprendan y sigan modelos propios de gente de su condición, igualmente influenciada por las corrientes culturales que comparten distintas sociedades del mundo, y otra es que tales influencias infiltren tanto que lleguen a imponer sus banderas por encima de los orígenes e identidades locales, hasta confundir a las generaciones que llegan

a pensar su historia, junto con los contextos socioculturales donde se desenvuelven, a partir de los relatos del cine y la televisión foránea. Los diarios pudieran abrir paso a la gama discursiva de la mujer contemporánea en el sureste, con una propuesta diferente del cliché que una vez las victimiza y otra las señala culpables. Esta dicotomía no resuelve el asunto y en cambio enturbia lo que pudiera objetivarse alrededor de la imagen pública de las mujeres, que se transmite a través de la prensa. Como se menciona al comienzo de estas reflexiones, las mujeres guardan semejanzas y también diferencias culturales respecto de otras del mismo país y también de otras latitudes, sin embargo, la prensa no registra de forma sistemática o por costumbre comunicativa impuesta por el mercado, el potencial que emana de la riqueza de expresiones que el género femenino transporta a la vida de toda sociedad. Al margen del interés exclusivamente comercial que se enfoca únicamente en lo que se vende, se compra o se consume, el periodista pudiera fijar la mirada y visibilizar aquello que hacen, piensan y practican las mujeres latinoamericanas. No solamente son las mujeres una pieza esencial del motor del consumo sino también de la economía, de la ciencia, de la cultura y de toda actividad productiva. El vicio de tenerlas como una sub categoría y presentarlas como mercancías que a su vez promueven mercancías, las expone a los más terribles daños y peligros, a su vez sintomáticos de una sociedad cuyos valores son cada día más decadentes. Saquémoslas de las vitrinas y escaparates que las lucen atractivas, maquilladas, limpias, femeninas e inocentes. En cambio que sean sobresalientes en las profesiones, que se les conozca por medio de la academia, de la ciencia o las artes, del mundo laboral o de la acción ciudadana o política, también como madres educadoras o compañeras de un esposo, pero bajo otras perspectivas y modelos. La prensa puede y debiera, por compromiso social y ético, hacer mucho al respecto. 3

Docente en la Universidad de Guadalajara (UDG) Guadalajara, Jalisco.

7


La imagen de la mujer en los diarios de Tuxtla Gutiérrez

1a Linea tematica del Observatorio de Medios Tuxtla

L

os medios de comunicación están profundamente implicados en la producción y reproducción de formas de pensar, de actitudes y conductas sociales, por lo tanto están comprometidos en la representación que tiene la sociedad de las mujeres. Así se vuelven mecanismos sutiles y eficaces, que refuerzan un imaginario que percibe a las mujeres dentro de roles tradicionales y en otros casos como objetos sexuales, al mismo tiempo que ocultan situaciones de discriminación. Ello nos obliga a tener de ellos una lectura crítica y propuesta para la creación de modos distintos de representación. Esta investigación pretende analizar los contenidos y mensajes de los medios, de tal modo que reflejen la situación actual de cómo los medios en Tuxtla presentan a la mujer ya sea en la vida cotidiana, trayectoria cultural y roles profesionales en los que se desenvuelvan.

Los medios de comunicación están profundamente implicados en la producción y reproducción de formas de pensar, de actitudes y conductas sociales, por lo tanto están comprometidos en la representación que tiene la sociedad de las mujeres. 8

Dentro del diseño de investigación, se realizó un monitoreo en donde se determinaron seis diarios para este análisis los cuales fueron: Diario de Chiapas, El heraldo de Chiapas, El siete, Péndulo de Chiapas, Cuarto Poder y Noticias voz e imagen de Chiapas, en un periodo comprendido de un mes que corresponde al mes de septiembre de 2011. La muestra de diarios se construyó con base en los siguientes criterios: se escogieron diarios que no son gratuitos y que tienen una distribución estatal; de cada diario se recolectaron 22 ejemplares consecutivos, durante cuatro semanas, de lunes a viernes (del 1º al 30 de septiembre de 2011); el tipo de materiales utilizados fueron notas informativas. El monitoreo consiste en dar seguimiento a determinadas noticias a través de los medios de comunicación. Aunque han existido monitoreos de noticias relacionadas con mujeres en Chiapas, concretamente sobre el tema de feminicidios realizado por el Congreso de la Unión del 2000 al 2004, no hay un antecedente de monitoreo en prensa escrita, para conocer la representación de las mujeres, los estereotipos que se manejan, si existen nuevos manejos de la información con perspectiva de género o si hay un avance de hacer periodismo con plena conciencia del género. (Periodismo sin censura Chiapas, 2006)


observa

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

MEDIOS Para un cambio social

En este monitoreo se establecieron categorías de unidades de análisis que fueron: número de notas relacionadas con la línea temática, número de mujeres lesionadas, violentadas o muertas, número de mujeres relacionadas con delincuencia, criminalidad y accidentes imprudenciales, discriminación, imagen de la mujer con denotación sexual, participación de la mujer en asuntos políticos y sociales, finalmente número de mujeres que escriben en el diario. Después de haber realizado el monitoreo previo de investigación, se desarrolló un proceso sistemático de análisis de contenido, se utilizó esta técnica porque generaliza y alcanza a analizar incluso las formas no lingüísticas de comunicación, claro que para que sea fiable, debe realizarse en relación al contexto de los datos. A continuación los resultados:

Notas relacionadas con la línea temática: Si bien es cierto que la mujer tiene aún muchos caminos por correr y espacios por conquistar, en la actualidad se le puede ver como miembro importante y determinante en los diferentes sectores de nuestra sociedad, a pesar de la reticencia social, por tratarse todavía de una sociedad con aspectos tradicionalistas permeadas de ideas masculinas. (Galeana Patricia, 2007) En esta primera categoría de unidad de análisis se percibió que el número notas relacionadas con la temática es minima, ya que arroja un total de 350 notas en el mes, tomando en cuenta que fue un análisis de 6 diarios un total de 132 ejemplares; es decir un promedio de 3 notas por cada edición. Aunque las mujeres constituyen más de la mitad de la población, apenas aparecen en las páginas de los diarios, con esto se demuestra que hay poco interés por demostrar el desarrollo de las mujeres en diversas gestiones que alcanzan y cómo éstas contribuyen a la sociedad. Los medios de comunicación en general y la prensa en particular, no contribuyen realmente a una mayor participación femenina en la comunidad. Más allá de la repetición de tabúes o clichés, donde aparecen haciendo roles que las vuelven objetos que estimulan el consumo, sobre todo de modas, no existen otros desempeños del género femenino. Son las “edecanes” de la sociedad. Si acaso una que otra dama que desarrolla actividades políticas, ciertas funcionarias públicas o empresarias que han trascendido más allá de sus regiones, son las que merecen las notas periodísticas. El resto de la población femenina es anónima. Los diarios parecen ignorar, la creciente incorporación de las mujeres al mercado de trabajo, a la política y el sector social, por tanto, al mundo público. El resultado es que las imágenes que obtenemos de hombres y mujeres desde los diarios no corresponden del todo a la realidad social.

Aunque las mujeres constituyen más de la mitad de la población, apenas aparecen en las páginas de los diarios, con esto se demuestra que hay poco interés por demostrar el desarrollo de las mujeres en diversas gestiones que alcanzan y cómo éstas contribuyen a la sociedad. 9


observa

MEDIOS

www.observatoriotuxtla.org

Para un cambio social

Número de mujeres lesionadas, violentadas y muertas: Actualmente existe una tasa alta de mujeres violentadas en Tuxtla Gutiérrez, las causas son diversas, maltrato familiar, física y sexual por sus parejas, así como por tratantes de blancas. En México, 47 de cada 100 mujeres mayores de 15 años que viven con su pareja en el hogar, sufren violencia emocional, económica, física o sexual por parte de su compañero u esposo. Nueve de cada cien mujeres mayores de 15 años de edad que viven con su pareja, son objeto de agresiones físicas por parte de ésta. (Inegi, 2004) Tan solo en el mes de septiembre del año 2011 se obtuvo un resultado de 430 mujeres violentadas, lesionadas y muertas, entre ellas: el 74% son violentadas, estas fueron producidas por violencia familiar, emocional, económica, física y sexual. Las lesionadas obtuvieron un 19% en su mayoría por accidentes automovilísticos, riñas y asaltos. Por último el 7% fue representado por muertas, por causas de violencia intrafamiliar, negligencias, accidentes automovilísticos, y por fenómenos naturales.

La raíz de la violencia hacia las mujeres está en el sistema patriarcal y el capitalismo, que imponen una necesidad de control, apropiación y explotación del cuerpo, vida y sexualidad de las mujeres.

La raíz de la violencia hacia las mujeres está en el sistema patriarcal y el capitalismo, que imponen una necesidad de control, apropiación y explotación del cuerpo, vida y sexualidad de las mujeres. El patriarcado funciona a través de dos principios: la noción que las mujeres son propiedad de los hombres (y por eso las mujeres estarían al servicio de los hombres y no podrían decirles que no nunca) y la división de las mujeres en dos categorías: “santas” y “putas”. Como parte de ese sistema, la violencia es la punición para aquellas que no se encuadran en el papel de la “santa” buena madre y esposa. Por ejemplo, es común que los hombres justifiquen que agredieron, verbal o físicamente, a sus esposas porque la comida no estaba lista o porque la ropa que querían ponerse no estaba limpia. También es un castigo para aquellas que son consideradas “putas” y los agresores y la sociedad justifican la agresión diciendo que la mujer estaba caminando sola de noche, o porque son lesbianas y se les debe enseñar a ser heterosexuales, o porque la ropa que la mujer usaba no era decente. (kaosenlared.net, 2009) En Tuxtla la violencia contra las mujeres no respeta fronteras geográficas, culturales o económicas, ni edades, no solo es física y sexual hacia las mujeres sino también de sus derechos humanos por parte de los tratantes de blancas, aproximadamente más de 150 mujeres fueron las victimas en el mes de septiembre. La violencia tiene lugar en el trabajo y en las calles pero su principal manifestación es dentro del ámbito familiar. Ésta, es diferente de la naturaleza y modalidades de la violencia contra los hombres; éstos tienden a ser víctimas más de un extraño o de un conocido ocasional.


observa

MEDIOS

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

Para un cambio social

Número de mujeres relacionadas con delincuencia, criminalidad y accidentes imprudenciales: En esta categoría de unidad de análisis la cual corresponde a número de mujeres relacionadas con la delincuencia, criminalidad y accidentes imprudenciales, los resultados fueron los siguientes: De un total de 43 mujeres el 53% fueron mujeres relacionadas con la delincuencia, en su mayoría efectuaron asaltos, robo a tiendas departamentales y estafas. Mientras que el 26% en accidentes imprudenciales como choques automovilísticos y atropellos. Por último el 21% en crímenes, como violencia, trata de blancas y asesinatos. La violencia que se ejerce en el ámbito doméstico es un abuso que refuerza las jerarquías de género y edad. De ahí que también las mujeres pueden agredir y ser violentas. Generalmente, la justificación de la violencia se deriva de las normas sociales sobre el papel y los deberes apropiados del hombre y la mujer, o sea de las normas relativas al género. (Inmujer, 2010)

Discriminación: La investigación en este ámbito solamente se obtuvieron dos notas discriminatorias en el mes las cuales corresponden a: Cabeza: Persiste discriminación al sector LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual y Transexual). Síntesis: Se registraron casos en escuelas en la entidad. “Uno de los últimos casos es el de unas chicas lesbianas que fueron suspendidas tres días por darse un beso y expresar sus emociones y sentimientos” Alejandro Rivera Marroquín, director general del Colectivo Integral para la Familia (Cifam). Diario: Cuarto Poder Con esta primera nota se confirma que en Tuxtla Gutiérrez y principalmente en algunos sectores educativos persiste la discriminación hacia la comunidad gay y que aun hay tabúes sociales que denigran a las personas con preferencias sexuales distintas. No existe forma explicarle razonablemente, que no hay razones para que los homosexuales sean tratados como “anormales” o como “bichos raros”, llegando al punto de la discriminación total en la sociedad. (artigoo.com, 2010) Cabeza: Si serán, las confundieron con meretrices. Síntesis: Vecinos confundieron con meretrices a unas féminas que sólo esperaban el transporte y las denunciaron a la policía preventiva por presunta prostitución. Diario: Heraldo de Chiapas

En esta segunda nota la discriminación se observa en la forma en que la sociedad mal interpreta los actos de dos mujeres desconocidas dentro de la colonia que solamente estaban esperando el transporte, confundiéndolas con prostitutas. Con esto nos damos cuenta que la sociedad sigue siendo intolerante y las mujeres más castigadas, estigmatizadas, discriminadas, menospreciadas, ofendidas, perseguidas desde siempre, desde los principios de diferentes civilizaciones, ( egipcia, fenicia griega, persa, romana, etc. ) y después por diferentes grupos religiosos son ellas las prostitutas. Por alguna razón ya sea de necesidad económica o por decisión ajena a este motivo una mujer decide trabajar sexualmente con su cuerpo, ésta no debe ser discriminada socialmente y, además, deberá ser protegida por el estado por los organismos de salud y seguridad que lo representan.


observa

MEDIOS

www.observatoriotuxtla.org

Para un cambio social

Imagen de la mujer con denotación sexual: El 33% se presenta en El Péndulo de Chiapas, en la sección “Zona caliente”, mostrando en su mayoría a mujeres semidesnudas, cabe mencionar que a partir del 20 de septiembre este diario muestra en portada la imagen de la mujer que aparece en esa sección. El diario Noticias voz e imagen de Chiapas obtuvo un 19% de publicaciones de esta índole, se resalta que solo las muestra en su sección de espectáculos. Los resultados con menor porcentaje los comparten el Cuarto Poder con un 4% y el Siete con 3% de las imágenes. En las revistas y en la publicidad, las mujeres siguen apareciendo como objeto sexual, a pesar de la intención de cubrir la imagen femenina con un barniz de modernidad y presentarla desarrollando roles profesionales. Se continúa mostrando a la mujer preocupada por su aspecto físico y nunca por el intelectual, mientras que los hombres se muestran interesados por los deportes y la tecnología. Aunado a ello, la mujer que trabaja es presentada en posiciones de subordinación. (Delgado et al. 1998) En este mundo de mercado y de modernidad, la fuerza y seguridad de las mujeres reside en su capacidad de seducir al hombre y de confirmarle su virilidad. El valor de una mujer se basa en su valor en el mercado sexual (Matterlat, 1982).

Participación de la mujer en asuntos políticos y sociales: Los resultados obtenidos en esta categoría de unidad de análisis demuestran que la mayoría de las mujeres se desenvuelven más en el rubro social con un 77% que equivale a 373, cabe mencionar que este número es sólo de las menciones que se hacen diariamente. En el ámbito político las mujeres tienen una minima participación con el 23% que equivale a 113 menciones. El número de mujeres en los órganos directivos sigue siendo marginal, por lo que no pueden influir de manera significativa en la política de los medios. Y cuando finalmente las mujeres llegan a los niveles directivos, parecen verse obligadas a realizar su trabajo con base en criterios gerenciales y, por tanto, anteponer los intereses comerciales de la empresa. (Burkle, 1997-98; Menéndez, 2001; Ortiz, 2001). Es importante mencionar que durante este monitoreo se pudo registrar que la mujer con mayor mención en los diarios del mes de septiembre del 2011 en el ámbito político lo encabeza la Senadora María Elena Orantes. Por otra parte en el ámbito social se destaca a la Presidenta del DIF Chiapas Isabel Aguilera de Sabines. A esto se relaciona que las mujeres no son presentadas como personas individuales, sino como esposas, hijas o madres, frente a la imagen autónoma del varón. Según Menéndez, se nos transmite una imagen de la mujer anclada en una representación de roles sumisos y dependientes; y cuando se llega a presentar a la mujer en el ámbito del trabajo, aparece dedicada a profesiones de segundo nivel y en lugares desde los cuales no compite con el mundo masculino. El resultado es la minimización de la situación laboral de las mujeres y la insistencia de las tareas “femeninas”, entre las cuales destaca la maternidad. (Menéndez 2001).

12


observa

Año 0 Núm. 1 Diciembre de 2011

MEDIOS Para un cambio social

Número de mujeres que escriben en el diario: Cabe mencionar que ésta última categoría de unidad de análisis, se encuentra fuera de la línea temática, sin embargo se consideró importante investigarla debido a la importancia de la participación periodística de las féminas en Tuxtla.

Según los resultados de esta investigación actualmente la mujer sigue teniendo poca participación periodística en la prensa escrita, de un total de 3,075 periodistas activos que escriben diariamente en cada unidad solo el 22% (687) son mujeres, y un 78% (2,388) son hombres. El número constante de mujeres que escriben por cada diario, son 5 mujeres en el Péndulo, 4 en el Siete, 7 en El heraldo de Chiapas, 9 en Noticias voz e imagen de Chiapas, 7 en el Cuarto Poder y 9 en el Diario de Chiapas. Desde principios de la década de los ochenta, se señalaba que las mujeres no estaban presentes en las agendas de los medios ni eran fuente de información, y menos aún eran consideradas como audiencia. Esta situación, de acuerdo con Menéndez (2001), restringe la posibilidad de que nuevas generaciones de mujeres encuentren en la prensa diaria, y en los medios de comunicación en general, referencias suficientes para sus objetivos vitales y profesionales. (Inmujer, 2005). Estos resultados nos indican que las mujeres que trabajan en los medios de comunicación no han llegado a ocupar los espacios de toma de decisiones, lo cual merma su posible incidencia en la elección de contenidos y tratamiento informativo relativo a los temas de interés para las mujeres. De acuerdo con la Federación Internacional de Periodistas, en 2001 las mujeres ocupaban sólo uno por ciento de los departamentos gerenciales y editoriales, así como de la propiedad de los medios, mientras que su participación entre el total de periodistas rebasaba el tercio. (Instraw, 2005). Con este análisis se aporta una serie de datos relevantes que contribuyen a los trabajos referentes a la temática, no solo enriqueciendo a investigaciones futuras o existentes sino también contribuyendo a una alfabetización en el consumo de los medios de comunicación. Cualquier esbozo de cuestionamiento eriza a autoridades, políticos, periodistas y medios. Entonces aparece la condena contra quien se atrevió a cuestionar. Si queremos desarrollo y ciudadanía, necesitamos aprender a escucharnos, a saber leer los medios para así avanzar.

13


www.observatoriotuxtla.org

14


CONTRA

Punto

Año 1 Núm. 1 Diciembre de 2011

Periodismo Crítico

300 mil mujeres secuestradas en su propio hogar cada año

¡No son sólo datos! Daniel Martz

15


157 mujeres migrantes secuestradas en medio año 3100 feminicidios en 2010 tan sólo en Cd. Juárez

L

16

a violencia de género es una realidad latente en nuestra sociedad mexicana. Todos los días se cuentan historias de mujeres que han sido violentadas, maltratadas y privadas de su libertad y lo que más sorprende es la indiferencia con que las instituciones a cargo de ver por los derechos humanos y de las mujeres reciben estas denuncias y las archivan en el olvido. La impunidad y la falta de interés por parte de las autoridades en tomar cartas en el asunto, han hecho de este serio problema un simple conteo de números, de víctimas que pierden su nombre para pasar a ser un número más en la lista, cada vez más grande, de abusos y atropellos en contra de las mujeres. Tomando esto como premisa, ¡No son sólo datos! cuestiona esta problemática y la enfrenta generando un diálogo con el espectador invitándolo a cuestionarse a su vez qué tan indiferente puede ser el ser humano cuando, teniendo enfrente a una mujer en su estado más indefenso, golpeada y violentada, se ve ubicado en la encrucijada entre el morbo y la reflexión, entre la

indiferencia y la acción, dejando a su consideración la última palabra. ¡No son sólo datos! es un trabajo que en lo técnico, parte del retrato clásico teniendo a la mirada como punto de inicio y vuelta de lectura pero lo lleva a explorar un nuevo límite, aquel en el que el retrato no se limita simplemente a documentar los rasgos físicos de una persona y a exaltarlos con cierto aire de solemnidad en pro del concurrido concepto de “belleza”, sino, en este caso, sirve como puente para conectar con una visión de una realidad en el que la belleza no tiene cabida. ¡No son sólo datos! indaga en este tema muy poco abordado por la fotografía en general y que ha pasado inadvertido en la fotografía producida en Chiapas: la violencia de género. ¡Justicia! L.C.C. Daniel Martz.4 © 2011.


47 de cada 100 mujeres sufren algún tipo de violencia

4

Artista visual chiapaneco que ha publicado su obra en diarios y revistas especializadas en arte como: CNN México Internacional, Revista de Artes Visuales Thoracis Rubens asimismo realizados diversas exposiciones como “Mi Casa es mi Cuerpo” en Café Fractal Art. Chiapas. 2010, “Cubanerías” en la Habana Cuba 2010.

17


observa

MEDIOS Para un cambio social


Observa medios