Page 51

¿Es posible la unidad?

foras que sitúan a la gente más o menos favorable a los intereses de la clase trabajadora o a los de la burguesía. Pero además están los que se muestran dispuestos a gestionar las instituciones capitalistas y los que creemos que hay que participar en ellas para cambiarlas. La izquierda es plural en sí misma, no hay que aspirar a que haya un solo partido”. Y Julio Anguita, ex coordinador general de Izquierda Unida, plasma sus razones en una sola frase: “Lo inerte siempre es homogéneo porque es la defensa de lo que hay”.

FLORA AUTÓCTONA Equo forma coalición en el País Valencià con Compromís, que es a su vez otra coalición. En las últimas elecciones autonómicas, la formación ecologista se presentó en Galicia en la Alternativa Galega d’Esquerdas (con IU y la Anova de Xosé Manuel Beiras, antes en el BNG) y en Catalunya está asociada a Iniciativa per Catalunya-Els Verds. Juantxo López de Uralde lo tiene claro: “Somos favorables a buscar confluencias dentro de un espacio de reconocimiento mutuo, pero no creo que nunca se llegue a una unidad orgánica. Hay una diversidad de opiniones en la ciudadanía que se plasma en propuestas diferentes. La gente quiere participar y decidir y hoy en día tenemos las herramientas

para que eso sea posible. Lo que ya no va a funcionar nunca es el partido tradicional”. La Coalició Compromís está formada por el Bloc Nacionalista Valencià, Iniciativa del Poble Valencià y ElsVerds –Esquerra Ecologista del País Valencià. Carles Arnal, miembro fundador de este partido ecologista, explica a Números Rojos cómo se puede mantener la pluralidad dentro de la unidad: “Estamos hablando de trabajo conjunto entre organizaciones coherentes que comparten bastantes cosas (no todas, la pluralidad es real), y cuyas bases electorales mantienen un elevado nivel de intersección. En el País Valenciano, la confluencia entre izquierda renovada y transformadora, valencianismo progresis-

ta y ecologismo político, era reclamada por amplios sectores sociales (sindicales, ecologistas, vecinales, culturales...)”. En algunas Comunidades Autónomas, el nacionalismo podría estar ejerciendo de elemento aglutinador de las izquierdas. A las ya citadas coaliciones habría que añadir Amaiur en Euskadi y la CUP (Candidatura d’Unitat Popular) en Catalunya. No hay que desestimar que el hecho de trabajar desde lo local facilita una relación más directa con una ciudadanía harta de política de despacho: “La proximidad es la clave. Cuando hay un grado de conocimiento mayor de los problemas, es más fácil encontrar las coincidencias y aparcar las diferencias”, plantea Mireia Mollà, de Compromís-Equo.

"no le quitamos votos a nadie, porque los votos no pertenecen a nadie. la izquierda es plural en sí misma, no hay que aspirar a que haya un solo partido" Rafael camargo, de Izquierda Anticapitalista.

 51

Profile for Revista Números Rojos

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Advertisement