Page 41

Sombras en la lucha antiterrorista

S

on las 18.20 horas de un día cualquiera en el km 32 de la carretera Gi-632, en Guipúzcoa. Un control de la Benemérita ha detenido un Opel Vectra azul oscuro. En el interior viaja el alcalde de Aralar de un pueblo guipuzcoano. Ha habido suerte: dada su filiación política, es un objetivo que interesa. Comienza entonces un operativo que se ha repetido durante años, casi a diario, en las carreteras del País Vasco y Navarra: una vez parado, al ‘objetivo’ se le ordena que se baje del coche y se vacíe los bolsillos; desde un vehículo con los cristales tintados se le hacen fotos y, mientras se le aparta unos metros con la excusa de formularle preguntas (de dónde viene, a dónde va, de quién es el coche...), otro agente 'copia' y 'fotografía' todo lo que lleva: móvil, tarjetas, cuadernos, documentación… (ejemplo 1). Hay que actuar rápido, todo debe estar listo en cinco minutos, para que no sospeche. Porque el ocupante del vehículo en ningún momento conoce que acaba de ser fichado.

Desde el año 2000, los Grupos de Acción Rural (GAR) de la Guardia Civil, una de las unidades antiterroristas de la Benemérita, han sido los encargados de realizar estos controles tan especiales, con un objetivo claro: recoger toda la información posible de las personas que paran. “Recibimos órdenes verbales, nunca escritas, ya que los datos que recogemos son ilegales y solo los podríamos obtener con orden judicial”, explica a Números Rojos un veterano agente antiterrorista.

decenas de miles de fichados Con toda esa información, recopilada día tras día, año tras año, se ha ido creando una gran base de datos, que hoy solo comparten Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y que ha llegado a albergar hasta a 150.000 personas, de las que 85.000 están fichadas con imágenes. Muchos están ahí por su ideología política supuesta, es decir, la que se adivina tras el primer y rápido contacto, y por su posible vinculación con la izquierda abertzale y el entorno etarra. “Si

paramos a alguien y vemos que, por ejemplo, tiene el carné de las juventudes del PP del País Vasco, no se le abre nota operativa”, que es la denominación de la ficha informativa de los interceptados. Pero su aspecto o cualquier indicio que relacione al interceptado con la izquierda abertzale, "como, por ejemplo, un mechero de Segi" (una organización juvenil ilegalizada en 2002, autodisuelta en 2012), le convierte en objetivo. La nota operativa que abren en esos casos los agentes de los GAR consta de dos partes: una contiene los datos 'legales' (nombre, DNI, indumentaria, modelo del coche en el que circula y motivos del viaje); la otra, los 'ilegales', aquellos cuya obtención requeriría de una detención o de una orden judicial (fotografías, números de teléfonos, copias de agendas, muestras caligráficas, etc). Si el interceptado es alguien 'importante' se intenta incluso copiar las llaves de su casa y obtener alguna muestra de ADN (a través de una prueba de alcoholemia). Fuentes de la Guardia Civil consultadas por esta revista reconocen que la

ejemplo 1

La documentación en poder de Números Rojos incluye copias de las fotografías tomadas no solo al interceptado, sino a sus pertenencias, entre ellas, como en este caso, una libreta con anotaciones a mano. Las fichas elaboradas posteriormente, a algunas de las cuales también ha tenido acceso esta revista, detallan la información obtenida, de muy diversa índole: desde una descripción física del interceptado, domicilio o profesión hasta hobbies o los números de las últimas llamadas realizadas. La ficha referida a este ejemplo da cuenta de que se adjuntan dos fotografías de la documentación personal, dos "operativas" y 45 de documentación.

 41

Profile for Revista Números Rojos

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve