Page 111

La UE de los mercados

Los planes de austeridad que han sido implementados en Grecia, España y Portugal de forma radical han supuesto un detrimento del sistema público sanitario, educativo y social. Además, el aumento del IVA, el encarecimiento de la vida y las privatizaciones han mermado el Estado de Bienestar. Steffen Stierle, miembro de ATTACAlemania y Kenneth Haar, de Corporate Europe Observatory, denuncian “una grave recesión que ha exacerbado la crisis económica y social”. Ambos especialistas creen que “el impulso para implantar medidas neoliberales está alcanzando nuevos límites”. Steffen Stierle considera que el proceso de integración europea nunca ha consistido en “armonizar los estándares sociales o los estados de bienestar... Los impuestos de riqueza, beneficios y ganancias han disminuido prácticamente en todos los sitios”, señala este miembro de ATTAC, “mientras, se está desmantelando continuamente el Estado de Bienestar”. Según este experto, la crisis ha servido para “acelerar este proceso” : “Las medidas de austeridad no son para resolver la crisis, es obvio que a lo que conllevarán es a más recesión y más deuda”, señala.

Estados del malestar Crear una lista con los sueños europeos truncados no resulta sencillo. Para Kenneth Haar se han visto afectados principalmente cuatro aspectos: los servicios sociales, las pensiones, los derechos de los trabajadores y la sanidad. Foula Farmakides, activista griega, comparte esta visión y añade educación, libertad de expresión y cultura a las partidas que están desapareciendo del sueño europeo. Farmakides recuerda la situación crítica que viven los ciudadanos griegos como consecuencia de las medidas de austeridad. “La mayoría de la gente ha perdido el acceso a la sanidad primaria, a exámenes médicos, a la hospitalización y a los medicamentos. Hay una falta de medicinas por los recortes”. Sobre la libertad de expresión, esta activista asegura que “no existe algo así en Grecia”. El incremento de las protestas sociales refleja este descontento. Grecia, España,

Portugal e Italia están siendo los escenarios de manifestaciones en contra de las políticas neoliberales que están aplicando los gobiernos con el respaldo de la Unión Europea. “El curso de estas acciones es peligroso, profundamente injusto y debe ser frenado”, reclaman desde Corporate Europe Observatory: “Mientras que las políticas diseñadas para rescatar bancos y grandes empresas afectan a los servicios sociales, la mayoría de las personas paga el exceso de los privilegiados”, denuncian. Reclaman una vuelta al término clásico de solidaridad y plantean soluciones “distintas a las que defienden las élites y que son impuestas por la Unión Europea”. “La situación se vuelve más tensa. La única esperanza para frenar esta transformación es un cambio en la balanza de poder”, dice Stierle, “quizás el éxito de Syriza en Grecia o la resistencia del movimiento 15-M en España podrían hacer cambiar esto”.

la europa de las personas

torías ciudadanas. “Este acto de soberanía puede ser el primer paso para conseguir una Europa realmente democrática que ponga la economía al servicio de las personas”, asegura Morales. ¿Qué respuesta debe la ciudadanía? “La utilización de la deuda como herramienta de explotación de los pueblos es global, así que la respuesta debe ser global". Con la crisis ha surgido un fuerte euroescepticismo que desconfía de los tecnócratas. Steffen Stierle, de ATTAC-Alemania, cree que “la UE ha sido desde el principio un proceso para beneficiar a las élites económicas y financieras y no se han dado procedimientos democráticos, así que no parece que vaya a producirse un cambio". Stierle desconfía de la integración europea, que ve como “un sistema de competición entre distintas áreas con distintos niveles de competitividad que no pueden funcionar”. “La integración solo puede aceptarse si significa más justicia social y más democracia”, sostiene Stierle.

Los expertos coinciden en que este cambio se logra a través de la respuesta social para cambiar las políticas de la UE. “Europa se ha convertido en el enemigo de los ciudadanos, contra la democracia y contra el Estado de Bienestar”, critica Kenneth Haar, que propone un cambio de mentalidad entre los ciudadanos del norte de Europa que no quieren pagar la deuda de los países del sur. “El pueblo debería exigir un cambio radical del sistema económico, político y social que nos ha llevado a esta situación y ello pasaría, en primer lugar, por poner la economía al servicio de la vida, las personas y el medio ambiente, ya que ahora está al servicio de unas élites poderosas”, asegura la activista española Guiomar Morales, de "¡No debemos, no pagamos!", quien sugiere alternativas. Plantea regular el sistema financiero para que los recursos lleguen a la economía real, llevar a cabo una política fiscal progresiva que grave a los que más tienen, luchar contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales, potenciar una estructura económica que impulse la soberanía productiva o no pagar deudas ilegítimas mediante la realización de audi 111

Profile for Revista Números Rojos

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Advertisement