Page 105

Las otras víctimas

Campo de Za'atari. Desde su apertura en 2012, sus habitantes suelen manifestarse, especialmente por la falta de alimentos y mejores condiciones de alojamiento.

N

inguno de ellos pensó que algún día fueran a perder todo, dejar atrás su casa y tener que suplicar por una tienda de campaña pero en Jordania ya se cuentan por cientos de miles los sirios que han tenido que abandonar sus hogares sin una fecha de retorno. Según ACNUR, en marzo de 2013 había 363.031 ciudadanos sirios viviendo en este país, de los cuales el 60% lo hacen en uno de los cuatro campos de refugiados instalados en el reino Hachemita, todos ellos bien diferenciados en función de sus habitantes. El campamento Cybercity, situado a las afueras de Irbid, al noroeste del país, acoge a refugiados pales-

tinos procedentes de Siria, que ya eran a su vez refugiados en este último país. El campo de Ra’agi, en las inmediaciones de Mafraq, la segunda ciudad más importante del país, alberga a los soldados desertores del ejército de Al-Assad, mientras que los campamentos de Hadika al A’ama, en la ciudad de Ramtha, y Za’atari en Mafraq son destinados a dar cobijo a los refugiados sirios de a pie. Será este último campo, el de Za’atari, el que visitaríamos a principios de marzo de 2013.

hospitales clandestinos Nuestra primera visita será al hospital de Daar El-Salam, muy cerca de la capital. En la entrada nos recibe Abu Muntaser.

Este antiguo empresario sirio, padre de tres hijos, hace de enlace entre las katibas (unidades) del Ejército Sirio Libre que operan en la zona de Dera’a, al sur de Siria, y los servicios de asistencia médica con los que la oposición siria cuenta en Amman. Soldados del Ejército Sirio Libre se encargan de trasladar a los heridos a través de la frontera sirio-jordana. Al otro lado les espera Abu Muntaser quien, junto a otros activistas sirios, los trasladan a hospitales gestionados por opositores sirios en Jordania. En un despacho de la clínica tenemos la ocasión de hablar con el doctor Anas, cirujano y responsable de la gestión del hospital. Antes de venir a parar a este centro, Anas  105

Profile for Revista Números Rojos

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Revista Números Rojos 006  

Esta democracia no nos sirve

Advertisement