Page 47

NUEVA GRECIA

45

a Huidobro del 22 de julio de 1919 escribe: [Huidobro, 2008: 10-11]: Ha sido pues principalmente Cansinos-Assens, quien –afrontando nuestras suspicacias, y reaccionando tras su primera actitud hostil– ha dado una formidable difusión a sus libros. Bien que en ese gesto mesiánico no todo es altruismo, pues él ha aprovechado el pasmo por usted suscitado, para promover, tras un manifiesto sintético, firmado por algunos de nosotros, una nueva escuela post-novecentista, a la que denominamos Ultraísmo. De todos modos, la relación Cansinos Assens-Huidobro es anterior a la llegada de Vicente a Madrid; el mismo escritor sevillano nos informa sobre su primer contacto con el poeta chileno, que se remonta al año 1914, fecha de la publicación de su libro Candelabro de los siete brazos de Cansinos y el de Huidobro Las pagodas ocultas; libros que muestran una evidente semejanza. En su artículo «Vicente Huidobro (1916)», leemos: Cuando publicó Las pagodas ocultas, Vicente Huidobro me escribió una bella carta comentando con ingenuidad jubilosa, no envuelta en los velos de las plañideras, estas semejanzas. Es notable que tanto a él como a mí se nos reprochara nuestras sutilezas, nuestro don de imaginíferos, nuestras nebulosas orientales [Cansinos Assens, 1998: 531]. Se trata de libros que en efecto muestran una «semejanza fraterna», sigue diciendo Cansinos, aunque no entiende cómo su coincidencia –además ambos libros llevan como subtítulos «Salmos»– pueda haber animado al autor chileno a añadir en el último pliego del volumen la siguiente advertencia: «Este libro, a excepción de El patio de los niños, fue escrito en el tiempo que corre entre noviembre de 1913 y marzo de 1914. Desde entonces lo conocen todos mis amigos». Por lo que Cansinos se pregunta, irónico. «¿Es que el Candelabro de los siete brazos hizo su camino hasta Chile antes que Las pagodas ocultas fueran mostradas a la luz?» [Cansinos, 1998: 530]. Para demostrar la atención que Cansinos, antes del reconocimiento de Huidobro en las letras de lengua española, dedicó a la obra del autor de Altazor, podemos recordar sus artículos publicados en Cosmópolis: «Un gran poeta chileno: Vicente Huidobro y el Creacionismo», (núm. 1, enero de 1919, págs. 68-73); «El Arte Nuevo. Sus manifestaciones entre nosotros» (núm. 2, febrero de 1919, pág. 262 ss.); «La nueva lírica (Horizon carré, Poemas árticos, Ecuatorial)» (núm. 5, mayo de 1919, págs. 72-80). Además publica una traducción de «Vates», del libro Horizon Carré

Nueva grecia nº6 primavera 2014  

revista de literatura, poesía, arte y vanguardia.