Page 16

NUEVA GRECIA

14

y hundir sin reparos la punta hasta el grito de la sed. Los vasos inflaman el enigmático compás hasta incendiarlo. Es materia combustible de indómita pureza. Apenas abrevia éste, el sonido del jazz atenua la luz. La penumbra es linde donde el onírico y bruñido destello del saxofón, agita su ánima errabunda. Trozo de hielo que diluye su ojo de fuego flotando en el vaso de güisqui a la deriva. Loor de divinidad o tributo mundano, el vino es de naturaleza generosa en los altares y en las tabernas. Tanto en lustrosos cálices como en deslucidos vasos, mece la zozobra del ser humano que le acompaña hasta el último hálito, signo primero y último, lágrima del vino que sella los céreos labios.

### "El eco del negro cojo, rey de la ciudad, va dando la vuelta a la noche por el cielo, ahora hacia el poniente..." Diario de un poeta reciencasado Juan Ramón Jiménez

EL NEGRO FRASEA SU ALMA, pulsiona con febriles dedos. La trompeta, bruñida penumbra, entreabre el feraz tacto que rasga el vientre del cielo.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Natural de Sevilla. Poeta y articulista, entre sus libros de poesía se encuentran Retazos – I Premio Plumier de Versos-, Ed. Nuño 2.005, Sevilla. Con voz propia Ed. Nuño 2.007, Sevilla. Recibió eI I Premio del III Certamen Creadores por la paz y la libertad en la modalidad de Poesía por su obra Desde la raíz de hondura secreta . Su poemario de más reciente publicación se titula El milagro y la herida Ed. Voces de Tinta 2.009, Sevilla.

El negro recita en el poema, soplado en los tersos labios, la terrible belleza del tiempo, sordina que gravita insondable, cruje su voz en silencio.

El negro, átomo de fuego, insufla el poderoso enigma que guarda arcano y secreto, el dolor del oscuro abismo prende la evocación del sueño.

Nueva grecia nº6 primavera 2014  

revista de literatura, poesía, arte y vanguardia.

Advertisement