Page 1

DICIEMBRE FEBRERO 2018 bárbara müller luis miguel coloma josé luis valdivia félix hormiga atchen pounapal francis pérez mario m. relaño m.j. tabar usoa ibarra pepe betancort juan peña cristina marsoc santiago alemán arminda arteta paola vargas uma zapata mawatres sara gdm rafael heredia jorge isaac marco alom michel bruno martin valk nicolás laiz josé luis garcía

47


EDITORIAL Me conoces. Soy el exhibicionista vergonzoso que arroja letras a tu ventana. Un esteta acomplejado que acaricia tus párpados para poder entrar. El espontáneo arrepentido que tirita en cada estrofa, el obrero desnudo que en ocasiones golpea con rabia la palabra enmarcada. Un adolescente ingenuo intentando seducir lo desconocido, el virgen con el sexo nuevo que agita su mano descontrolada. Te escribo y no te conozco, lo hago para saber qué pienso, para mirarme a los ojos, para apagar la luz sin miedo. No te cortejo porque no me amas. Quizás compartas conmigo una taza de café, una cita retrasada o sea la estela de la letra que no escribes, la canción incabada. Tu silencio me impone y yo escribo, eres la incógnita que calma las espinas de mi jardín pasado. Yo, la botella rota que custodia un mensaje, el cubo perdido que sigue jugando solo en la arena. Cien lunas sin besos han teñido de canas mi barba, esa que desordeno impaciente intentando hallar la palabra escondida, la sencilla, la callada.

facebook.com/nu2revista

EDITOR y DIRECTOR Fernando Barbarin REDACCIÓN María Larumbe

CONTACTO Telf. 928 177 440 Fax 928 177 435 revista@nu2.es www.nu2.es

Tú y yo nos parecemos, los dos ansiamos crear para no creer, meditar para no adorar, sentir paro no llorar. Detestamos a los mismos que nos detestan, los que sonriendo ocupan toda la acera, los que manosean las letras hasta dejarlas en carne viva. Tomemos la palabra, aquella que sangra por las llagas que presionan las manos que no la aman, la altiva, la hueca, la arrogante. ¿Sabes? Un día me iré sin decir nada, las letras otoñales gravitarán en el olvido dejando este espacio en blanco, esta nieve sin huellas, estas salinas sin cielo. Hasta ese día te pido que te quedes. Tú no lo sabes, hace ya unos años desperté a la orilla de tus ojos, borracho, pequeño, mudo... y comencé a calcar mi rostro en esta piel albina. Durante el temporal de mi vientre rumbo a mi garganta navegan contra corriente, estas pretenciosas palabras. Gracias.

twitter.com/revistaNU2

DISEÑO Y MAQUETACIÓN Estudio de diseño CREA www.fernandobarbarin.com © PORTADA: NU2

#revistanu2

IMPRESO EN PAPEL ECOLÓGICO Joder, ¡recicla! DEPÓSITO LEGAL: G.C.1067/2007 Las opiniones, notas y comentarios son exclusiva responsabilidad de los firmantes, de las entidades y/o asociaciones.


Diseño: www.fernandobarbarin.com

Guía de compostaje doméstico Elabora compost en tu propia casa, siguiendo unos pasos simples y sin ninguna dificultad. Entra en: www.lanzaroterecicla.net/compostaje

Descarga directa

Reducimos residuos / Aprovechamos la materia orgánica / Ahorramos dinero... Compostaje...¡un plan perfecto!


13

17

20

29

SUMARIO

11

7

REPORTAJE

LA ESCUELA DE PESCA

ARTÍCULO >

ARTÍCULO >

Bárbara Müller · 11

Agustín Jordán · 20

Las sensaciones que me trasmiten estas imágenes en blanco y negro me...

Bogar a veinte metros de la marina de Arrecife en una regata protagonizada ...

MI ISLA >

ARTÍCULO >

Luis Miguel Coloma · 12

Proarts · 22

Cae la luz y con ella la vida se acurruca. El ritmo se aletarga y bosteza el dolor.

PRO-ARTs: Proyecto de Arte Sano de ADISLAN, es un proyecto basado en el arte...

CAPTURA >

FOTO DENUNCIA >

José Luis Valdivia · 13

Vergüenza y orgullo · 24

Oír hablar de hambruna en pleno siglo XXI debería ser delito...

Localización de diferentes actividades en la conservación y cuidado del medio ambiente.

MAR DE CANARIAS >

2NU2 >

Félix Hormiga · 14

Pancho Lasso · 26

La sala está obscura, varias oquedades echan al aire silencioso imágenes...

Poyectos integrados de 2º del CFGS de Gráfica Impresa.

ABC SUB >

ARTE COLECTIVO >

Medusa · 17

Parto Cerebral/ARS Magna · 27

Nuestra protagonista vivía en una pequeña localidad costera del sur de Francia

Espacio para el arte asociativo conejero canalizado por asociaciones culturales.

MAR AFUERA >

ENTREVISTA >

Santiago Alemán · 18

Marco Alom · 29

Azul del cielo, azul del mar. Y en medio, cubos blancos de jable, cal, barro...

Azul del cielo, azul del mar. Y en medio, cubos blancos de jable, cal, barro...

MENSAJE PARA... >

ISLAGRAM... >

Usoa Ibarra · 19

Espacio móvil · 30

“No me nace que nadie me nazca”. Esta frase la he repetido en la barrera...

En muchas ocasiones la belleza se camufla en lo cotidiano, una mirada tras la cámara...

PINTURA > Rafael Heredia . . . . . . . . . . . 32

MAR Y ARTE · 27

ESCULTURA > Jorge Isaac Medina . . . . . 33

Espacio de intercambio artístico donde el punto de referencia para el desarrollo creativo es el mar.

PINTURA > Marco Alom . . . . . . . . . . . . . 34

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos, ilustraciones e imágenes incluidos en esta publicación sin permiso por escrito del editor.

PINTURA > Michele Bruno . . . . . . . . . . . 35 FOTOGRAFÍA > Martin Valk . . . . . . . . . . . 36 PINTURA > Nicolás Laiz . . . . . . . . . . . . . 37 PINTURA > José Luis García . . . . . . . . . . 38


> reportaje

ALEJANDRO PERDOMO

LA ESCUELA DICE EL PROFESOR ÁLVARO DÍAZ DE LA PAZ, QUE ESO DE QUE TENGAMOS ESCUELA DE PESCA TIENE SU LÓGICA EN QUE LA SAL ERA ABUNDANTE Y QUE LANZAROTE ESTÁ MÁS CERCA DEL PESCADO QUE LA PALMA Y LA GOMERA, DE DONDE, HISTÓRICAMENTE, HABÍAN SALIDO MEJORES PESCADORES.

La sal y un matiz que por un instante nos hizo fuertes, las cofradías. Parece ser que después de la guerra civil una de las cofradías mejor organizadas estaba justo aquí, justo en Arrecife, justo a las mismas puertas de lo que después fue la Escuela. Ese edificio del que solo te pondré un par de fotos, una de fuera y otra de un adentro en la que solo se ve un grupo de personas que mira a una cámara, en una estancia que podría ser un aula. De las palabras de Díaz de la Paz me quedo con una que en mi percepción de las cosas es poderosa: sal. A la sal le hemos añadido coletillas que nos ayudan a tirar hacia delante, sal de salir, sal de salvarse..., es como si hubiésemos construido un lenguaje alrededor de la sal que nos lleva a nuestra propia prosperidad. Queriendo sal, salario y salud. Es como si en lo quiera que hagamos si hay sal, saldrá bien. Así, la Escuela nació en medio de una espantada migratoria que no fue la última, en medio de una guerra mundial, en un país racionado, en un territorio de ultramar, con la misión de enseñar a pescar. Dice el proverbio que “si un hombre tiene hambre no le des un pez, enséñalo a pescar”. De alguna manera ese era el objetivo de la Escuela, enseñarnos a pescar... para sobrevivir. Así, los 75 años de labor docente de la Escuela, se apoyan en

DE PESCA

un recurso intangible, de pobres, y necesario en entornos precarios: el tesón. No te puedo dar detalles, solo intuyo que las personas que hicieron la Escuela tuvieron que construir su propia docencia, adaptar el lenguaje a un alumnado que contaba con un vocabulario propio y una forma de hacer y de ser desconfiada, y que además, por lo general, contaba con una formación inicial precaria ¿Qué puedes enseñar a una persona a la que, como decía Manuel González Barrera “entre espina y espina le creció el esqueleto”? ¿Cómo te lo tienes que montar para que se siente a calcular la mejor trayectoria para una ruta? En este punto es bueno que entiendas que a día de hoy, eso de la docencia náutica sigue teniendo un apartado complejo de gestionar. En el barco se habla un lenguaje propio, todos los barcos son distintos y cada uno está ensamblado con su propia lógica. No existen editoriales que se arriesguen a hacer publicaciones para docentes náuticos, la información actualizada está en inglés y alemán, y los libros buenos son demasiado técnicos. Con este pequeño inciso, intuyo que en los comienzos primeros las enseñanzas iniciales se basaban en la experiencia, que hubo que buscar a los que más sabían, y que los que sabían se lo tuvieron que pensar para arriesgarse a enseñar algo que era su

7


medio de vida, y que una cosa es saber, y otra enseñar. Volvamos a la Escuela, a 1960, un instante en el que se da una evolución tecnológica que permite la captura masiva de la sardina, la incorporación de los sistemas hidráulicos en las embarcaciones que incrementó la fuerza de trabajo y la variedad de maniobra en la captura. Es bueno recordar que entre las décadas de los 60, 70 y 80, Lanzarote llegó a procesar cuatrocientas y mil latas de sardina al día, la mitad de la producción nacional. Es fácil ver que en medio de ese salto tecnológico había que rediseñar la Escuela. Soñar un edificio. Estás rodeado de la mayor industria conservera del país, en una etapa de pleno crecimiento, y te toca hacer de docente. Lo natural era que llegara un día en el que fuera necesario actualizar la oferta formativa y renovar el recurso didáctico. Este complejo proceso se culminó en 1969 con la inauguración de un edificio que además de Escuela, contaba con bar, residen-

8

cia, planetario, puente alto, planta de generación de electricidad propia y taller de motores. Una construcción robusta, que todavía hoy es uno de los edificios mejor construidos en la Isla, que tiene forma de barco, y al que por fin este año, aprovechando el 75 aniversario, se le ha dado una nota de color en su misma torre. Es posible que con el edificio nuevo y la pujanza del sector pesquero, la Escuela haya vivido una de las etapas más prósperas de su historia, y que esa prosperidad se viniera a menos a partir de 1986 cuando no se renueva el acuerdo de acceder a los recursos pesqueros del banco canario-sahariano. Un final brusco de la actividad pesquera que vino a coincidir, casi en el tiempo, con la inauguración de la residencia en 1987. De tal manera que en 1987 la Escuela era un centro especializado, equipado, maduro... y vacío. Los años sin alumnos se salvaron con los convenios que se alcanzaron para formar a patrones de otras islas y de otros países,


Daniel Ramírez y Flor González

años de docencia por las cofradías de toda Canarias y “mil” intentos para reorientar un centro que perdía empuje. Y fíjate tú si se intentó... En 1992 se adquirió el buque Bocaina, un recurso didáctico que todavía hoy es inédito en la docencia que se imparte en Canarias. A mediados de los 90 se consiguieron los simuladores de comunicación, los simuladores de puente y se iniciaron los Ciclos de Cultivos Marinos y de Buceo. A comienzos del milenio se adquirió el simulador de máquinas; mira que se intentó... Se intentó tanto que la Escuela llegó a ser instituto de FP y de Enseñanza Secundaria Obligatoria de forma simultánea. Hasta que en 2012, en medio de la crisis, recuperó por fin todo su cuerpo. De los últimos cinco años te puedo decir que ha sido realmente interesante y compleja la actualización en recursos didácticos para el ciclo de buceo y la adquisición de un nuevo simulador de Puente. Se ha llevado a cabo una recuperación del edificio central y se han rehabilitado las embarcaciones de la

Escuela; una flota que entre Bocaina, el de vela, los botes y las zódiacs suman más de nueve embarcaciones, y eso que no te cuento las de vela ligera, que también están vivas y navegan. Si no la conoces es bueno que te vengas a verla, el centro que hoy hace 75 tiene una vida linda. Ayer vino Felipe que es fotógrafo del www.diariodelanzarote.com y entre los dos, al salir, nos acordábamos de esos pequeños personajes de la teleserie Fraggel Rock. Esos chiquititos que estaban con casco todo el día, haciendo mil cosas distintas y que a mitad de canción cantaban eso de “hay que trabajar, no podemos descansar...” De alguna manera la formación náutica que se desarrolle en el centro depende mucho de lo que se sueñe ahora y de no olvidar que la nave, el barco, es una de las construcciones más complejas y completas que ha hecho el hombre que su construcción y manejo ha sido una faceta fundamental de todas las culturas. Al fin y al cabo, llevamos más de 25 siglos haciendo naves, preparando viajes. Alejandro Perdomo Feo Profesor del Departamento de Máquinas del IPFP Marítimo Pesquero de Canarias

9


Gloria Romero Figuera

Pedro José Pérez Perdomo Ayose Morera Mosegue

Las sensaciones que me trasmiten estas imágenes en blanco y negro me sirven como excusa para reflexionar sobre el paso del tiempo. Sobre cómo nos enfrentamos a la arquitectura, a la ciudad como suma de partes. La arquitectura es un organismo vivo que deja rastro, en constante transformación y evolución. Es la arquitectura la encargada de crear y conformar esos espacios de intercambio entre lo tuyo y lo nuestro, lo propio y lo común. La delicada relación entre la arquitectura de siempre y la actual. No imitándola, repitiéndola, sino todo lo contrario aprendiendo a leer sus huellas. Estudiar el porqué y el cómo y a partir de allí proponer nuevas soluciones que se fusionen, se enfrenten, se superpongan, que convivan con lo pretérito, que creen un nuevo estrato, una nueva capa, una nueva huella. Teguise, una villa con historia o la historia de una villa… siglos que crean vetas de la memoria desde 1418 hasta hoy. La fachada es una epidermis viva, algo más que un plano en contacto con el exterior. Un espacio de transición con múltiples posibilidades de metamorfosis. Pieles que conforman fachadas. Pieles mutantes, las ventanas, que, según el viento o el sol, entreabiertas y cerradas dejan que imaginemos que hay detrás, que espían, que intercambian, que “festejaron a muchas mozas”… que observan. Son ellas también relaciones, entre el interior y exterior, son espacios de paso. Ventanas y cuarterones que juegan al escondite con el sol y la sombra, con los patios interiores y las calles… que crean imaginarias autopistas al viento que refresca nuestras casas. Huecos que varían según sea el punto cardinal, se empequeñecen con los alisios, se engrandecen al sol del sur. Los materiales propios de la isla o ajenos construyen hogares y

arquitectura y

patrimonio lugares. La cantería lanzaroteña en la parte central de las fachadas, engalanan también ventanas o esquinas. Nos dan la bienvenida, nos invitan a entrar, escalones de las puertas. Sin embargo la madera viajaba en barco desde Gran Canaria, Flandes o la Península, trueque de cal y piedra caliza. En su conjunto son marcas que evocan un tiempo y un momento. Trozos de otra historia, también en la Villa, es la Iglesia de Guadalupe, que resurgió de las llamas no una, sino más de cuatro veces, se reconstruyó después de ataques argelinos, turcos o ingleses. Desde el siglo XV hasta 1909 fue resurgiendo y transformándose. Cada época sedimentó partes del todo, del ahora. Arquitectura por capas, por estratos temporales. La rehabilitación nos da la oportunidad de crear nuevos recuerdos, nuevos testimonios, nuevas pieles que conviven con las del pasado. Un encuentro entre ayer, hoy y mañana. Pieles cambiantes que siguen entreteniéndose con el viento y con el sol. Materiales nuevos de aquí y también de allí que fabrican, que dejan huella. Componer lugares donde colocamos una al lado de otra, una sobre otra, nuevas formas, nuevos materiales. Superposiciones que compartan la historia y crean una nueva. Arquitectura y patrimonio… arquitectura de antes versus arquitectura de ahora. Yo prefiero simplemente arquitectura Texto: Bárbara Müller, arquitecta y urbansketcher instagram.com/barbara_muller_outline/ Fotografías: Autores premiados en el Concurso de Fotografía “Rehabilitación y Patrimonio” organizado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Lanzarote 11


> mi isla

Luis MiguEL COLOMA http://islaflipica.blogspot.com.es

Luis Miguel Coloma

Como el último aliento del guerrero, despliega su fuerza para mostrarnos que el final también es hermoso. Se ayuda apoyándose en las montañas para incorporarse y nos sonríe. El viento sopla. Cae la lluvia. El día nos acompaña y nos abraza. Nos proporciona ese cálido y necesario abrigo para suavizar el vacío que siempre dejan las despedidas. Ni siquiera el espectáculo de los rayos de sol desplegándose e inundando el paisaje provoca que la alegría se desperece, dé un brinco y afronte la vida de cara. Hoy no es el día… Pero mañana sí. Porque para renacer es necesario morir antes. Porque hay que tocar fondo para poder tomar impulso y salir de nuevo a flote. Si no caen las hojas amarillentas no dejarán espacio en las ramas para nuevos brotes y nuevas hojas, verdes, llenas de vida. Porque así es el ciclo de la vida. Uno nace y muere repetidamente. Termina una experiencia y comienza otra como un nuevo individuo, pero siempre contiene la esencia. Dentro. Protegida en un lugar recóndito del alma. Al socaire de la consciencia y de la inconsciencia. Y mientras el sol recorre también hoy el arco de su itinerario por el cielo, la vida pasa. Las olitas navegan hasta posarse plácidas en la orilla y las hojas amarillentas vuelan cabalgando en el viento. Juegan a dejarse llevar. Flotan. Fluyen. Viajan a donde nunca pudieron imaginar. Disfrutan de las sensaciones. Nunca se sintieron tan ligeras, tan libres. Siempre estuvieron atadas a una rama. Para ellas el final es una experiencia placentera. Y tampoco las olas lloran. Quizás todos deberíamos observar y aprender de ellas. Cae la luz y con ella la vida se acurruca. El ritmo se aletarga y bosteza el dolor. La mente pasa lista a los recuerdos y perdona con dulzura los deslices. El ciclo se va apagando y los ojos contemplan la escena con serenidad, sin rencor. Plácidamente, se dejan inundar de belleza para no dejar espacio a las lágrimas. La existencia amarillea y la naturaleza despliega el frío para que actúe como anestesia edulcorada. Para que la irremisible idea de final quede desprovista de la más mínima muestra de pesar y malestar. Aun vencido por la noche, que durante meses ha ido restando minutos a su presencia, el sol regala su belleza al amanecer de su día más corto. Como una bella Venus, surge la gran estrella del océano y sube, peldaño a peldaño, entre las nubes del horizonte.

12

El ciclo toca a su fin y da sus últimas bocanadas de aire en forma de luz amarillenta que embellece todo lo que toca. Se despide en paz y agradecido. Sabe que cuando se esconda en el horizonte y el fugaz rayo de luz verde dé paso a la noche más larga, no será el momento de su derrota. Será el nacimiento de una nueva vida. Cuando vuelva a surgir del océano como Venus y a inundarnos con su luz, lo hará como una nueva existencia. Desde el mismo día después de su muerte volverá a nacer. A restarle minutos a la noche. Nuevamente la luz vencerá a la oscuridad. Comenzará un nuevo ciclo que tendrá su más briosa e impulsiva juventud en el solsticio de verano y luego volverá a palidecer, a amarillear… Y así es la vida.


> captura

Sonrisas y hambre Oír hablar de hambruna en pleno siglo XXI debería ser delito contra la propia Humanidad. Quienes lo permiten, entonces, criminales. En el pasado, quizás, todo pudo ser tachado de desconocimiento, pero no tiene cabida en una sociedad moderna, globalizada, consciente, supuestamente generosa, y con herramientas para revertirlo. Etiopía, con noventa millones de almas, posee la capacidad para alimentar a doscientos millones. Podría salvar a su propia gente y ayudar a vecinos como Somalia que, actualmente, ya es otra tragedia en un cuerno de África demasiadas veces castigado y olvidado. Pero es preferible venderles y condenarles con unos créditos que los hipotecan de por vida sin perdonar un céntimo. En el norte del país, en Wukro, en la tristemente famosa zona del Tigray, devastada décadas atrás, las huellas de dichas hambres, epidemias o guerra se dejan ver en su población, con unos huecos generacionales terribles. Pero lejos de encontrar rencores, quejas o

JOsÉ Luis VALDiViA, fotoperiodista

atisbo de desánimo, uno se topa con una sociedad estoica y combativa que afronta su destino y mira hacia el futuro con optimismo. Allí, donde un niño que no tiene nada excepto lo poco de sí mismo, dedica sonrisas y abrazos sinceros. Allí, donde la palabra generosidad cobra otro significado al ver al que no tiene compartir con el que tiene aún menos. Allí, donde jóvenes sin ciertas oportunidades creen hallarlas cruzando el desierto engañados por mafias para llegar a Europa, encontrando la muerte o esclavizados, porque nadie les explica que Europa es un ser indolente que mira hacia otro lado cualquier cosa que suene a problema ajeno. Entre los jóvenes formados que no se marcharon, tratan de ayudar a su propia gente organizando comidas colectivas –como la de la fotografía–, para que al menos todos aquellos que ese día no tenían asegurado un plato de comida, se vayan con el estómago lleno y una sonrisa en el rostro. La caridad no es una solución sino un parche. Es necesario el siguiente paso en la conciencia humana y empatía.

13


> mar de canarias

TEXTO: FÉLiX HORMigA / iLusTRACiÓN: ATCHEN POuNAPAL

CONTIGO ME LA SALA ESTÁ obscura, varias oquedades echan al aire silencioso imágenes de pequeños charcos, visiones de Carlos Schwartz, el bosque y la caverna, colocadas discreta y hábilmente, como hongos luminosos, y desde donde surge una débil luz sin afán colonizador, una luz como un cuenco lácteo.

canora en el reflujo y un crochet de espuma como leche hirviente inaugura cada recorrido de nuestra lengua. Redibujo el grosor de tus labios y el blanco acantilado de tus dientes, busco la línea de tu cuerpo y se resquebraja eléctrica, tormenta en el cielo de tu boca. Contigo me conjugo plural.

Apoyados en esa penumbra nos movemos en silencio, como si nos adentráramos en un lugar sagrado. No, no como si, sino adentrándonos en un lugar sagrado, porque entre nosotros descubro de pronto el templo que se alza en la oscuridad y se revela eterno. Está fabricado de palabras que giran sin concierto, que tropiezan en nuestra piel y penetran y nos habitan de nuevo, buscando tal vez volver a ser pronunciadas, sacralizadas. Palabras que se apelmazan y hacen de muro tras el que nosotros nos refugiamos de nuestros temores, paredes que se alzan contra el viento y permiten que nuestro beso sea solo nosotros, buscándonos y encontrándonos, sintiendo el cuerpo navegar hacia la colisión que rompe nuestros abruptos puertos y recupera el suave murmullo de la playa en el extendido paisaje de nuestra piel, donde la arena negra se desliza

Llevo en mis manos la chaqueta y una bolsa pequeña que contiene lápices y sé que ya nunca esos lápices dibujarán algo útil. Se han quedado blancas sus, otrora, obscuras minas. Se les ha ido el color al fortalecer la noche que nos cobija. Siento tu vientre duro, tu cuerpo delgado, tu cuello fuerte, tus pechos, que son pequeñas colinas, y siento, más que nada, la presión de toda tu fuerza contra mí, buscando el soco de mi pecho con tu cabeza gacha, acomodada en mi cuello. Gacela que la falsa noche empuja hacia el calor.

14

En la noche de la sala, nuestras miradas no van más allá de nuestro cuerpo, como insectos nos observamos en la distancia mínima; una vez trazado el reloj en nuestros labios, devoramos el tiempo a dentelladas, nos amamos


con la amargura de saber que Chronos sigue su marcha inexorable y no vale trueque, no vale esconder la cabeza, no vale, siquiera, la valentía. Nos devora sin poner cuenta en ello, sin medir nuestros minúsculos y vírgenes contadores. Es nuestro segundo beso, digo mentalmente buscando una prórroga, pero sin piedad los dioses ríen y escupen coronas de relojes a través de sus escasos dientes de rubíes. Ya sabes, pues, para que me conozcas mejor, entre ser humano y ser dios, sigo prefiriendo la brevedad del dolor, el sudor y el silencio de los ojos. Lo prefiero ante la barbarie de los dioses, una jarca de secuestradores, violadores, enfermizos asesinos, peligrosos transformistas… échate a nadar libremente por las playas del Egeo y comprobarás cómo lascivos dioses se turnan en la fila del engaño. Siento tu cuerpo como una casa, siento el calor de las paredes y las brisas atenuadas de las ventanas, el color azafrán de las cortinas del mediodía y el sabor embriagador del icor en tu boca, quiero solo esa eternidad, sabiendo que en ti, al contrario que en los dioses, el icor no corrompe la sangre. En la sala amplia que da al parque de Anna K., ocupamos dos de los tres asientos del único banco. Es otoño o verano tardío, una leve brisa mueve las ramas débiles de los árboles. Tú, en postura usual, casi automática, igual que cuando te dibruzas sobre la mesa y dejas tu cabeza encuadrada entre tus brazos y miras como a distancia y tus ojos parecen

miradas de un antiguo mural, lanzas las piernas hacia adelante mientras reclinas tu cabeza hacia atrás formando una línea perfectamente recta e inclinada con tu cuerpo. Yo, entonces, coloco la larguedad de mi brazo derecho sobre ti, desde tu pecho hasta el vértice mágico y mi mano cierra el delta entre tus piernas y tú arropas mi brazo con tus dos manos y te abandonas a las caricias que anidan en tu pubis. Allí viendo los árboles casi estáticos del parque de Anna K., alejados de las inclemencias climáticas, sujetos tan solo a la bendición de nuestra impaciente primavera. Dice la señora que la sala no cierra, lo dice, curiosamente, mientras la cierra. Dice la señora que de por lo general no cierra, pero que va a tener que hacerlo, aunque pronto vendrá una muchacha que se ocupará de mantenerla abierta hasta que ella, que hoy no ha podido salir ni siquiera a desayunar, regrese de nuevo. Alrededor de cuarenta palabras forzadas, sopladas al oído por un dios celoso de que nuestro deseo haya construido en la sala obscura un mundo de luz y que del parque de Anna K., solo quede ahora el rumor suave de mis dedos arando en tu huerto y tu rostro apretado contra mi hombro, como una niña que busca estar horizontal a la ola suave y que espera que el mar traiga los antiguos mensajes que arrojara a su inmensidad cuando en un intento por conocer el mundo comenzó a usar palabras como amor, paisaje, mar, viento, lluvia, tierra, abrazo, abrazo, abrazo…, calor.

15


> abc sub

FOTO: FRANCis PÉREZ www.francisperez.es TEXTO: MARiO M. RELAÑO http://hisaetuvalu.wix.com/mariomrelano

MEDUSA Nuestra protagonista vivía en una pequeña localidad costera del sur de Francia y a pesar de las veces que su humilde familia trataba de acallarla y llevarla por el buen camino, Medusa nació adelantada a su tiempo y con apenas dieciocho años ya exponía claramente sus deseos sobre los derechos que debían de tener las mujeres para que se convirtieran en seres con los mismos beneficios que los hombres. En aquellos años, Francia andaba muy revuelta y la gente optaba por acallar sus pensamientos y solo expresarlos en voz muy baja cuando uno se encontraba en el lecho y la luz del candil se consumía. Medusa nunca tuvo la oportunidad de ir a la escuela pero no por ello dejaba de leer todo lo que le caía entre las manos. Su pasión era bajarse hasta la playa con algún libro prohibido que tomaba prestado del aparador de la casa del señor donde limpiaba. Más de una vez se quedó dormida envuelta entre sus sueños para despertarse más tarde, cuando la marea terminaba empapando sus calcetines. En más de una ocasión Medusa fue acusada de ser la viva imagen

del pecado, especialmente aquella vez que fue descubierta besando los labios de aquel chico que tanto le atraía. Sus padres, viendo en el convento la única vía de escape para redimirla de su adulterio, trataron de convertirla en mujer religiosa. Medusa no lo aceptó y por ello escapó de casa. Nunca hubiera soportado estar encerrada y acatando leyes que no iban con ella. Cuando días más tarde apareció sucia y hambrienta por una de las calles de la aldea, sus propios vecinos la escupieron y la acusaron sin juicio alguno de bruja y adúltera. No despuntó un nuevo día para Medusa. Tomándose sus vecinos la justicia por su mano, su cabeza rodó por los suelos al ser cortada en esa oxidada guillotina. El alcalde cogió la cabeza y la lanzó al mar ante la llorosa mirada de su madre, la seriedad de su padre y el silencio de los aldeanos. Su cuerpo ni siquiera fue velado. La cabeza de Medusa flotó en las aguas hasta comenzar a hundirse en el fondo. Su cabello enmarañado parecía hecho de finas serpientes que se agitaban en las aguas. La muerte de Medusa fue, como la de tantas mujeres de la época, silenciada, olvidada y sepultada. 17


> mar afuera

sANTiAgO ALEMáN

Azul del cielo, azul del mar. Y en medio, cubos blancos de jable, cal, barro, salitre y jallos, tirados al azar sobre un lienzo arenoso. Líneas horizontales que se encuentran con las verticales. Y en medio, de nuevo, el azul. Pequeñas ventanas se abren tímidamente en los muros, protegidas de unos alisios que arrastran penas y esperanzas. Sobre los cubos, el murmullo de las gaviotas que esperan pacientes la limpieza de la pesca, conformando, junto al rumor embravecido del viento y de las olas, la atlántica banda sonora de La Graciosa. En el interior, el sonido de un calor que huele a pan y a hogar, da cobijo a los hijos de la mar. Arminda Arteta.

Ediciones Remotas presenta el miércoles 20 de diciembre, a las 20:30 horas en la Sociedad Democracia de Arrecife, la edición Lanzarote. Arquitectura tradicional / Traditional architecture / Traditionelle Architektur. El viernes 29 de diciembre a las 20.00 horas en la explanada del muelle de Caleta de Sebo se hará lo propio con La Graciosa. Arquitectura tradicional / Traditional architecture / Traditionelle Architektur. Una nueva colección que cubrirá toda Canarias y que consiste en láminas de arquitectura tradicional del ilustrador Santiago Alemán Valls, acompañadas de un cuaderno con textos analíticos de distintos especialistas. La historiadora del arte Arminda Arteta lo hace para La Graciosa y los arquitectos Miguel Cabrera y Luis Díaz Feria, para Fuerteventura y Lanzarote respectivamente.

18


> mensaje para una botella

usOA ibARRA

“No me nace que nadie me nazca”. Esta frase la he repetido en la barrera de los cuarenta demasiadas veces. La uso cuando me preguntan si voy a ser madre. La uso para sentenciar que el no serlo no es una ocurrencia pasajera, sino una determinación reflexionada. Podría decirse que esta frase es lo único que ha germinado y crecido en mí con tanta fuerza como algo orgánico. Y mientras unos piensan que mato mis opciones de “que me cambie la vida”, de “desarrollar todas mis facetas”, “de crear mi proyecto más personal”, yo río un poco por dentro, pensando que nada de eso es exclusivo de la maternidad, o al menos, por no ser tan categórica (porque el tema que nos ocupa es muy subjetivo) a mí no me lo parece. Tampoco se lo parece a mi pareja, lo que me aporta libertad para vivir sin remordimientos el camino elegido. En mi dedo llevo un anillo que representa un nudo a medio hacer, y que es un guiño a nuestro matrimonio: simboliza la alianza de dos caminos que se unen y, que al mismo tiempo, se bifurcan para poder seguir extendiéndose por separado. En otras palabras: un nudo que no aprieta. Para mí el matrimonio o la maternidad no deben ser considerados roles que partan de una concepción social o cultural, sino formas de establecer relaciones humanas, y en este caso, cada cual debe expresarse en su propio código y establecer sus propias reglas del juego. Desafortunadamente, crecemos con unas creencias sobre la felicidad muy deformadas e incluso tan generalizadas que, ya de partida, parece imposible que vayan a servir para todos. Por eso, cuando existe una dicotomía entre los mensajes que recibimos y lo que verdaderamente sentimos, mi consejo es parar y escucharnos para no acabar en el saco de los muñecos rotos. Y si no estamos estandarizados, ni hechos de la misma forma, ni para las mismas cosas, ¿por qué tenemos que plantearnos la maternidad como una última meta? Prefiero pensar que el sentido de uno mismo se revelará a partir de su propia existencia, y no a partir del tic-tac de un reloj biológico. Mi deseo de no ser madre lo revelo sin tapujos, pero me gustaría saber cuántas madres hablan de su maternidad sin ponerse la máscara, esto es, sin edulcorantes, sin intentar idealizar su situación. Puede que si se fuera más realista en este concepto, se sería más reivindicativa y menos autocomplaciente. Firmemente creo que el verdadero cambio de paradigma femenino llegará de la mano de esas mujeres, sean madres o no, que empiecen a hablar claro, que tengan una voz apegada a la realidad y no a las creencias impuestas. A partir de las madres arrepentidas, quejicas, frustradas, estresadas, desesperadas o desilusionadas podemos construir una sociedad más igualitaria y también más sana. Se podrá abrir camino hacia la conciliación personal (porque defiendo que no hay que ser madre para poder

Ilustración: Alessia Ramazzotti, LaGabi Ga Arts y Francesca F.P. (In Utero)

LA NO MADRE

exigir horarios laborales más razonables) y quizás muchos vean el ser padres de una forma más atractiva y no como “una tarea extra”. Es decir, presionar a los gobiernos para que permita unas circunstancias más favorables para tener hijos depende de toda la tribu, pero especialmente, es más creíble si parte de los que ya viven esa experiencia. También creo que la rebeldía reivindicativa ayudará a que se acabe con mitos muy interiorizados, más cercanos al romanticismo de ficción que al pragmatismo, que no permiten a las mujeres plantearse con libertad quiénes quieren ser más allá del statu quo que impone el género. Y si logramos esto, la vida significativa no tendrá que estar cosida a “ser madres por exigencias del guión”. Ni tampoco tendremos la sensación de que tomar ciertas decisiones nos lleva a elegir entre el plano familiar y el profesional. Ahora bien, para que se den las bases de este cambio, primero hay que romper el silencio y los tabúes. Mientras sigamos obligando a la gente a encajar en un patrón, creceremos entre líneas rojas e hipocresía. Yo no deseo tener hijos simplemente porque no siento la necesidad ni el deseo de tenerlos, pero los que los tengan espero que los eduquen más allá del mapa único, porque la vida te permite abrir multitud de nuevas rutas

19


> artículo

M.J. TAbAR

Agustín Jordán, carpintero de ribera

“HAY QUE DEVOLVER A LA GENTE AL MAR” Fotografía: Gara Guillén (1º CFGS de Fotografía)

BOGAR A VEINTE METROS DE LA MARINA DE ARRECIFE EN UNA REGATA PROTAGONIZADA POR CATORCE LANCHAS COSTERAS DE MADERA, CONSTRUIDAS A MANO Y EN EQUIPO, EN CADA UNO DE LOS BARRIOS DE LA CIUDAD, SIGUIENDO LAS TÉCNICAS DE TRAZADO TRADICIONALES QUE SE PRACTICABAN EN

PUERTO NAOS…

El soñador de este espectáculo naval, artesano y deportivo es Agustín Jordán, un carpintero de ribera que lleva más de una década de imbatible lucha para que su oficio, aprendido del maestro Vicente Dorta, se reconozca como lo que es. “Cultura, conocimiento y lenguaje”, explica en el taller de la Escuela de Arte Pancho Lasso, donde imparte un curso reconocido con créditos por la Universidad de La Laguna y que le ha costado dos años sacar adelante. La primera vez que presentó su idea fue en la mesa de trabajo de la Marina de Arrecife. El proyecto gustó pero quedó suspendido en el limbo burocrático del ayuntamiento. Finalmente recibió el apoyo y la financiación del área de Patrimonio del Cabildo de Lanzarote y empezó a impartirlo a doce alumnos el pasado mes de mayo. “Mi lucha es fomentar la autoconstrucción, dar uso al barco tradicional… hay que devolver a la gente al mar”, dice el maestro carpintero, que desde los años ochenta del pasado siglo ha construido y reparado cerca de setenta barcos e impartido cursos en Lanzarote, Cartagena, Cádiz y Barcelona a unos quinientos alumnos de muy diversas procedencias (japoneses, rusos, italianos, españoles...). El esqueleto de la primera lancha del proyecto ya está terminado. Entre clavos y madera de morera y sapeli trabaja Manuel Espinosa,

20

miembro de la tripulación del buque escuela La Bocaina. "Me enseñaron construcción naval, pero de una forma muy general —explica— Estoy muy contento con el curso”. A su lado, taladro en mano, está el profesor de dibujo Antonio Montes que hace cuatro años se quedó “loco” con las maquetas navales que exhibe el vestíbulo del centro de enseñanzas artísticas: un pailebote, una lancha y un barquillo de los que se usaban antes para alcanzar las Islas Salvajes, tres preciosas obras del maestro Rafael de León que llamaron su atención. “Que se recupere esto es un sueño hecho realidad”, dice. Como la lancha está pensada para el remo, han variado sutilmente su forma: la roda es un poco distinta y el espejo, más cuadrado. “De estas quedan pocas, antes se usaban para pescar en África porque eran más manejables que el barco”, cuenta Agustín. Si la elefantina burocracia no lo impide, la botarán a principios de 2018. “Arrecife cada vez está más lejos del mar”, lamenta Agustín. Eso significa dar la espalda a la naturaleza y a la esencia cultural de la ciudad, que lleva salitre hasta en el nombre. Sigue habiendo excepciones y personas que han continuado la idiosincrasia costera. Una de ellas se llama Darío y tiene seis años. “Navega con un snipe de madera en Playa Quemada y le pide a sus padres que le lean el manual”, dice Agustín con mucho orgullo, refiriéndose a El secreto del trazo tradicional en el barco, una guía didáctica de 130 páginas con la que enseña a diseñar una embarcación de madera. “Yo soy muy feliz haciendo barcos, pero un día tuve claro que este conocimiento no se podía perder, que tenía que arraigar. Para querer al barco hay que conocerlo”, asegura. No son necesarios conocimientos de dibujo, matemáticas o carpintería. Sólo voluntad de aprender y, como decía Saint-Exupery, “anhelo por el ancho y libre mar.”


> arte

CRisTiNA MARsOC

ARTS PRO-ARTs: Proyecto de Arte Sano de ADISLAN, es un proyecto basado en el arte y la creatividad, desde su óptica más amplia. Se constituye como un espacio que permite la expresión libre de ideas y emociones, impulsando las capacidades y el valor singular de cada persona. Fue creado por ADISLAN, asociación de personas con discapacidad de Lanzarote, entidad de utilidad pública sin ánimo de lucro que ofrece atención integral a las personas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo y a sus familias. Tras la puesta en marcha del proyecto piloto “Arte como Medio de Expresión”, se comprobó que el arte, en toda su amplitud, aporta multitud de beneficios en el desarrollo de los niños y adolescentes a nivel cog-

22

nitivo, emocional y social, independientemente de sus características individuales, poniéndose de manifiesto, la importancia que cobra la cultura, en el camino hacia una inclusión social real de los menores con discapacidad y/o en situación de riesgo. Sobre esta evidencia y en un intento de dar respuesta a la carencia de centros encaminados a desarrollar el potencial creativo de los menores en la isla, nace PRO-ARTs, evolucionando hacia un proyecto destinado a toda la población infanto-juvenil y sus familias, con inquietudes artísticas y capacidades diversas, independientemente de que tengan alguna discapacidad o no. Actualmente, PRO-ARTs se lleva a cabo en diferentes


> arte

lugares comunitarios, ofreciendo un entorno abierto, lúdico, de esparcimiento, investigación y convivencia, que posibilita la expresión artística. Se aprenden nuevas disciplinas y técnicas sin necesidad de experiencia y amplios conocimientos previos y se descubren y potencian talentos naturales, al tiempo que se conoce y disfruta de la cultura tanto a nivel insular, estatal, como internacional. En PRO-ARTs se desarrollan valores como la autoestima, la autonomía, y el respeto, y se contribuye a la eliminación de las barreras sociales y/o emocionales que limitan, al

CRisTiNA MARsOC

mismo tiempo que se dan oportunidades y derechos, en igualdad de condiciones; entendiendo que el arte y la expresión artística es un derecho que nos pertenece a todos/as. “A PRO-ARTs, se viene ante todo a ser feliz, mientras se explora el mundo creativo del arte con total libertad, sin miedo a cometer errores, se desarrollan competencias tan importantes como la imaginación o la capacidad de adaptación y la empatía, y se facilita a los menores la expresión de pensamiento, otorgándoles herramientas para su creatividad y ejercitando destrezas mentales.” * Licenciada en Bellas Artes y artista multidisciplinar, coordinadora del proyecto. 23


> vergüenza y orgullo

Hay que tener la cabeza llena de picón para dejar una jeringuilla en la arena.

o l l u g r o y a z n e ü g r e v Campaña de limpieza organizada por Limpia Famara y COUP en la playa de Órzola. Felicidades a todas y todos los voluntarios.

24


> Alumn@s pancho lasso

AS WE ARE, Uma Zapata

PROyECTOs FiNALEs DE 2ยบ CFgs DE gRรกFiCA iMPREsA

2

3

chicAS, Paola Vargas

26


> ars magna

MAwATREs

* magua. 1. f. Pena, lástima, desconsuelo por la falta, pérdida o añoranza de algo, o por no haber hecho una cosa que hubiera redundado en beneficio propio. En algunas islas se usa más en plural. Le quedó magua de no haber ido a la fiesta, pero no pudo porque tenía a los niños agripados.

Gracias al programa de residencias Al Jallo - Lanzarote, organizadas por Espacio Dörffi, el mes pasado visitó nuestro espacio el artista Mawatres. Aquí le pudimos ayudar a realizar parte de su proyecto magua*. Un juego de palabras con la palabra canaria y su nombre, el cual culminó con una serie de serigrafías realizadas con cal sobre papel y varias camisetas de tirada muy limitada. Incluso tuvo tiempo para intervenir y estrenar nuestra nueva zona habilitada para poder pintar libremente con sprays. Más información sobre el artista: www.mawatres.com

27


> parto cerebral

28

sARA gDM


> almacenado

En su exposición “Piélagos” en El Almacén, descubrimos un oscuro universo lleno de guiños y referencias culturales a la mitología, la historia natural y el territorio personal como artista... —¿De dónde se nutre Marco Alom? —Mi trabajo artístico es hijo de las emociones y de las experiencias que vivo a mi alrededor, pero también es fruto de ideas y reflexiones en torno a los procesos de creación en los que me embarco. En mis últimas piezas he dado rienda suelta a un intenso imaginario artístico vinculado a la necesidad de testimoniar, tras un retiro insular, sentimientos y obsesiones que surgen en torno a las ideas del fin de un tiempo y de la Humanidad, con ciertas referencias extrapoladas de la lectura de textos como “El Juicio Universal” de Giovani Panini, del “Libro de las Revelaciones o Apocalipsis” de San Juan o el “Yo, Claudio” de Robert Graves, entre otros. —Trabajar desde El Hierro, ¿es una ventaja o un inconveniente?

MARCO ALOM

que hablar poniendo distancia y mar de por medio. Retirarme a un territorio aparentemente lejano y fuera de los circuitos culturales convencionales ha sido una decisión personal, motivada por la necesidad de poder crear y disfrutar de los procesos de creación en libertad, sin interferencias y en un territorio tan inspirador como El Hierro. —¿En qué medida el territorio insular condiciona los procesos de creación? — Una isla entendida como un refugio lleva asociada la idea de un territorio cultural y psicológico abierto a la creación y a la reflexión, donde lo tangible e intangible navegan junto a los iconos y los referentes del patrimonio local y universal, influyendo en la configuración de un discurso personal en el que habitan creencias, miedos, sueños, relecturas o aspiraciones que, poco a poco, van dando forma a mi imaginario artístico. En este contexto, como siempre digo, uno empieza dibujando lo que se quiere y termina pintando lo que se es. Entrevista: Pepe Betancort

—Para muchos El Hierro es “la periferia dentro de la periferia”, pero para mí es un refugio, un territorio privilegiado desde el

!

Fotografía: Pedro Pinto

La exposición “Piélagos” de Marco Alom se puede visitar desde el 19 de enero al 17 de marzo de 2018 en la Sala Aljibe del CIC El Almacén, dentro de la programación de artes plásticas del Área de Cultura del Cabildo de Lanzarote. 29


30


31

32

Marco Alom

Michele Bruno

Martin Valk

33

34

José Luis García

30

Nicolás Laiz

29

Jorge Isaac Medina

Rafael Heredia

28

EsTA sECCiÓN Es POsibLE gRACiAs AL PATROCiNiO DE:

AYUNTAMIENTO DE ARRECIFE Concejalía de Cultura

AYUNTAMIENTO DE TEGUISE Concejalía de Cultura

AYUNTAMIENTO DE HARÍA Concejalía de Cultura

La sección “MARTE, mar y arte” ofrece un espacio de diálogo para artistas canarios o residentes en Canarias, cuyas obras estén inspiradas en el mar. Aquí tienen cabida las disferentes disciplinas artísticas que habitan en las islas.


RAFAEL HEREDIA

“SALVADAS DEL MAR” El final de la Pesca, nuestros recursos, el lamento.

32


JORGE ISAAC MEDINA

“BABY ELEPHANT” Estos pequeños elefantes son la semilla de un futuro esperanzador, solo necesitan el calor de la manada, la memoria del guía y la tierra a sus pies. El mamífero por excelencia sobre la faz de la tierra, un ejemplo que hay que preservar. 33


MARCO ALOM

“TIBURÓN MARTILLO” El fin de la humanidad. Boca devoradora II Tinta y acuarela sobre papel, 100 x 240 cm

34


MICHELE BRUNO

“ISLA EN FLOR” Desde lo más alto del volcán miro aquel campesino sembrar una flor y, paso a paso, va caminando dejando su huella con su sudor. El sol desde lo más alto brilla y aquella mañana se pretende en calor dejando en su cuerpo las huellas tan bellas de un hombre que lucha con fuerza y amor. Ya la tarde del día comienza a ceder y el sol que era fuerte, dejó de arder y aquel campesino que vino y se fue dejando en sus tierras... todo su querer! Miguel Angel Mart. 80X120 CM.

TÉCNICA MIXTA DE PINTURA AL TEMPLE Y ACRÍLICO

35


MARTIN VALK

“STRONG ISLAND IN BLACK AND WHITE” Larga exposición cerca de El Golfo un mediodía

36


NICOLÁS LAIZ PLACERES

“EL JARDIN EN MOVIMIENTO” Un mundo poético, una mitología conductora, un Lanzarote nuevo. óleo sobre tabla, 122x244

37


JOSE LUIS GARCÍA

“SALINAS DE LOS AUGUREOS” Hoy es ella quien se asoma a tu ventana de pintor marino, la que durante años esperabas a que despertara, la que embravecida golpeaba tu puerta si dormías. Amigo, ¿dónde te has ido? Fernando 38


Nu2 nº47  

Revista de arte

Nu2 nº47  

Revista de arte

Advertisement