Page 7

El semblante, que se le asentaba según nos acercábamos a la Avenida González Valencia, tomó forma de un rostro que la mayoría califica de amargo y una postura jorobada heredada de otros tres menesterosos que transitaron el sector. Un olor irritante empezó a consumir el ambiente. A medida que reducía la cuadra y dos arbustos que nos separaban, él y yo sentíamos cómo el jardín de un edificio de oficinas había sido designado de inodoro. Entonces me aparté de nuevo. El indigente salió del baño diferente, mirando con detenimiento todo lo legible que encontraba en la carrera 27, prestando atenciones de hasta 20 minutos a la sección internacional de un periódico local que recogió de un árbol junto al busto de Turbay. El aislamiento y toda su penumbra era el de un peregrino que esquiva la lástima recorriendo lugares desiertos, sólo transitados a esa hora por vigilantes que silban sobre bicicletas. En tiempos de escases, un extraño sentimiento de identificación con el personaje distrajo el hambre que me agotaba pero que no afloraba en siquiera un bostezo por vergüenza. Finalmente, y tras dos horas de soportar la persecución, comenzó a dar pasos lentos hacia mí. El sol empezaba a aclarar dos rostros que ya eran familiares. Sus ojos, que encontraba por segunda vez en la noche, transmitían la tranquilidad suficiente para saber que lo que fuera que iba a decir no sería indelicado, ni demente. A dos metros de distancia, no tenía cabeza para ingeniarme un saludo contundente y tengo la sensación de haber abierto la boca dos veces sin pronunciar nada. En la única conversación que tuvimos y que tardó tanto como el semáforo cambiara, abrió la boca para que toda su necesidad se resumiera en un el pedido de un pan. Con los únicos $1.000 que encontré en el bolsillo, el mendigo se dio la vuelta y el ritmo que lo movía se camufló entre árboles, edificios y otras 254 mil personas que como él, recorren las calles de la más bonita con hambre, ricos en paciencia.

Ciudades según su índice de pobreza en Colombia 1. Bucaramanga: 18,5% 2. Bogotá: 22% 3. Villavicencio: 31,2% Ciudades según su índice de pobreza extrema en Latinoamérica 1. Bucaramanga 2,2% 2. Santiago de Chile con el 2.3 % 3. Buenos Aires, con el 2.4%

x7

REVISTA NOVA 01  

Les presentamos nuestra primera edición de la revista Nova: normas y valores de la Facultad de Comunicación y Artes Audiovisuales. Programa...

Advertisement