Page 1

Revist ag ra t ta ui

El parto, una orquesta

hormonal ¿Por qué llora mi bebé? o.3 r n zo/abril mar

201

5

Leer es

crecer Conciliación familiar con la lectura


06 09 12 14 16 18 20 22 26 30

Sumario

página

página

página

El parto, una orquesta hormonal Aliada para dar a luz

Actividad física en el postparto con el bebé Construyendo salud Lactancia materna, salud física y mental de los individuos

página

página

página

página

página

página

página

¡Y el mío es Superman! Reflexión de un papá “comparativo”

¿Por qué llora mi bebé? Comunicando emociones

Tradición musical en el hogar La música cómo factor enriquecedor

Basta de falsas etiquetas Niños mal diagnosticados

Leer es Crecer Conciliación familiar con la lectura y el libro

Sábados en la Biblioteca Actividades Infantiles en la Biblioteca Insular de Gran Canaria

Recomendaciones Libros para bebés y niños

3


4


Editorial Hace unos días, a la entrada de la consulta de una matrona, me crucé con un cartel en el que se leía: “Si no conoces tus opciones, no tienes ninguna”. Quedó dando vueltas en mi cabeza, aun está ahí. Tal vez sea la manera, simple y rotunda, con la que expresa una gran verdad. Aplicable a cualquier orden de nuestras vidas. Me hizo pensar mucho. Y sobre todo, pensé en Nana, en los motivos que nos llevaron a embarcarnos en la aventura de editar una revista.

Editorial ivana@revistanana.com 605 54 11 21 Dirección Comercial comercial@revistanana.com 622 34 00 61 Colaboran

www.revistanana.com Síguenos en Es una producción de

koloryforma.com Impresión: Litografía Solano Depósito legal GC 1012-2014 Revista Nana no se hace responsable de la opinión de sus colaboradores.

Al ser padres se nos abren infinitos caminos, interrogantes, cuestiones. Nos enfrentamos, día a día, a un sinfín de toma de decisiones que debemos sopesar y acordar con el papá o la mamá de nuestro hijo. Elecciones simples o trascendentes, que nos afectarán a nosotros, a nuestra pareja, a la familia, pero fundamentalmente al bebé que hemos traído al mundo. Cuanto menos lo que debemos hacer es informarnos, por respeto a ese ser para quien seremos el centro del universo sus primeros años de vida. En esta tercera edición (¡tercera ya!) continuamos con el afán de acercarles información sobre todos esos caminos que se van abriendo, para que vayan dibujando su propia hoja de ruta hacia una familia feliz. En este número, con motivo de la celebración de El Día del libro, el 23 de abril, quisimos dedicarle un espacio al hábito de la lectura, otra herencia que creemos debemos dejarle a nuestros hijos. Gracias a Nieves y a Carlos de la Biblioteca Insular por su colaboración y entusiasmo. Un enorme y cariñoso agradecimiento a Guada, sus papis Cintya y Alex y al fotográfo Luis Rostan por la preciosa foto de portada. Y quiero agradecer también a todos los que hacen posible este espacio, compartiendo artículos, dándonos ánimo, haciendo críticas constructivas, sugerencias, difundiendo y cómo no, a los anunciantes, cuya aportación nos permite la distribución gratuita de la revista.

Gracias por acompañarnos 5


Parto

a n l o m r o h una orquesta

El parto,

9 meses, 40 semanas, 280 días, 10 lunas… ¿Cuánto dura un embarazo?

La duración de un embarazo varía de una mujer a otra, e incluso varía en los diferentes embarazos de una misma mujer. Entre los distintos factores que podrían influir en el inicio del parto, el que está tomando la delantera a tenor de las últimas investigaciones, es aquel en que, tras un embarazo de curso normal, el cerebro del bebé lanza mensajes hormonales al torrente sanguíneo materno cuando este alcanza su madurez. La madre, responde a su vez a estos estímulos hormonales segregando sus propias hormonas, algunas de las cuales, como la prolactina o la oxitocina, ya son segregadas durante el embarazo, aunque siempre en cantidades inferiores. La hipófisis, la glándula “maestra”, la directora de orquesta de la melodía hormonal que predispone al parto, se localiza en lo más profundo de nuestro cerebro primitivo, que ha permanecido invariable desde tiempos inmemoriales con independencia de la evolución de la raza humana. Esta parte del cerebro, es común a todos los mamíferos y no entiende de raciocinio o voluntad, su funcionamiento es instintivo e involuntario, como lo son los demás procesos fisiológicos de nuestro cuerpo (ej. la digestión o la respiración). Al inicio del trabajo de parto, la hipófisis comienza a segregar ráfagas de oxitocina al torrente circulatorio. La también llamada “hormona del amor” por el gran obstetra francés Michel Odent, es la encargada de producir las contracciones uteri6

nas, pero también contribuye al comportamiento maternal y a la expulsión de la leche materna durante la lactancia. Está presente en todos los aspectos de la vida amorosa: relaciones sexuales, nacimiento, lactancia… y, como afirma Odent, situaciones tan íntimas y delicadas, requieren también ambientes íntimos y delicados. La secreción de oxitocina se ve favorecida cuando la mujer se encuentra en un ambiente confortable, cálido, con luz tenue, cuando no se siente observada, cuando se siente segura y confiada con las personas que la acompañan… características frecuentemente deseables también en un ambiente propicio para mantener una relación sexual o amorosa. Aquellos factores que brinden a la mujer un clima agradable y seguro, contribuirán a la secreción de oxitocina y con ello a la evolución natural del trabajo de parto. Cada ráfaga de oxitocina produce una contracción a nivel uterino y viene seguida por la secreción de endorfinas. Éstas, son conocidas también como los analgésicos naturales y pueden ser hasta 12 veces más potentes que los fármacos opiáceos. Constituyen el sistema de “recompensa del organismo” que, tras un gran esfuerzo como el deporte o el parto, nos permiten recuperarnos. Son también aquellas sustancias que segregamos cuando estamos enamorados, y nos producen cierta dependencia de la persona amada, en este caso, el bebé. La sabia naturaleza predispone que en un parto no intervenido (sin medicación, sin restricciones de tiempo, sin factores estresantes o climas poco confortables para la


Parto

“La comprensión de los efectos de las hormonas en el parto nos permite deducir que el recién nacido sano, probablemente, experimenta una intensa sensación amorosa en las primeras horas de vida, que quedará profundamente grabada en varias áreas de su cerebro” mujer, sin restricción de posiciones…) la mujer se sumerja progresivamente en su trabajo de parto, aumentando su umbral del dolor y tolerando las contracciones gracias a sus mecanismos analgésicos naturales. Dejarse llevar por las contracciones, permitiéndolas realizar su trabajo y ayudando mediante distintas herramientas personales (autoconfianza, respiración, meditación…) o recursos disponibles (aromaterapia, masajes, cambios posicionales, bañera de agua caliente…) a reducir el dolor a límites tolerables por la propia mujer y al descenso del bebé, estimulará al organismo a continuar segregando ese cóctel hormonal necesario para dar a luz. Al llegar a la dilatación completa, cuando el bebé alcanza el periné o musculatura externa de la pelvis, la mujer percibe la sensación de presión característica que la incita a empujar a su bebé hacia el exterior. En esta fase, es frecuente encontrar que las contracciones se hacen más intensas y duraderas, aunque suelen espaciarse, permitiendo a la mujer un mayor descanso entre ellas. Al final de esta etapa, la mujer recibe una oleada de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), conocidas por constituir el sistema de “lucha o de huída” de nuestro organismo, cuya función es llenarnos de energía para escapar ante un peligro, permitirnos mantener el ritmo ante una situación de estrés o mantener la temperatura en situación de frío. Hacen que el corazón bombee más rápido y que la sangre oxigenada llegue de manera prioritaria a los órganos principales (cerebro, corazón…), dejando funciones como la digestión, defecación o incluso el parto para otro momento en que la

supervivencia no corra peligro o el estado de salud del individuo sea más favorable. Es por ello que su secreción antes de dicha dilatación completa podría ralentizar o incluso bloquear el trabajo de parto. Así, es deseable para la mujer de parto evitar situaciones de estrés, frío, inseguridad, miedo… previniendo así la secreción de catecolaminas antes de tiempo. El sentido de estas hormonas al final del trabajo de parto es producir el “reflejo de eyección fetal” y dotar a la mujer de la energía suficiente para superar las últimas contracciones, acompañando con sus pujos al bebé hacia el exterior. En ocasiones, este reflejo de eyección impulsa a la mujer a adquirir una posición vertical, más favorable para el nacimiento. Esa descarga hormonal, atraviesa velozmente la placenta y alcanza al bebé, ya impregnado de la oxitocina y endorfinas maternas… en este caso, el amor es totalmente correspondido. 7


Parto El recién nacido colocado en contacto piel con piel con su madre y cargado de la energía dada por la adrenalina, busca el contacto visual con ella, reconoce su voz, su rostro, su olor… si le damos tiempo, se impulsará con sus piernas buscando el sustento en el pecho materno. Una vez más, la naturaleza predispone sabiamente a la supervivencia de la nueva cría. La noradrenalina a su vez, permite que el líquido que ocupaba las vías respiratorias del bebé intraútero, se vaya reabsorviendo progresivamente, dando paso a la respiración tal y como la entendemos.

John Bowlby, psiquiátra infantil describió hace más de 40 años el vínculo como un instinto biológico de máxima importancia afirmando: “Consideramos esencial para la salud mental, que el bebé y el niño pequeño experimenten una relación cálida, íntima y continuada con la madre (o sustituto materno permanente), en la que ambos hallen satisfacción y goce”

Nunca más, el bebé y la mamá volverán a disfrutar de un escenario tan idílico para el establecimiento del vínculo y para la lactancia. Ese estado de alerta tranquila al que el bebé está sometido al nacer, gracias al “cóctel hormonal” materno-fetal durará entre 1 y 2 horas aproximadamente y puede ser crucial para su desarrollo futuro. En esas primeras horas de vida, será la propia oxitocina la que permita la contracción de los alvéolos mamarios para que el calostro o primera leche materna salga al exterior, además de permitir con una nueva contracción uterina la separación de la placenta del interior de la madre. Con el alumbramiento de la placenta, los niveles de prolactina maternos aumentan para garantizar el aumento de la producción de leche, que más tarde dependerá exclusivamente de la estimulación y succión del bebé. La prolactina u hormona de la “protección de la cría” regula junto con la oxitocina el comportamiento maternal. Un engranaje perfecto para traer al mundo a un nuevo ser, sin factores externos que disturben el proceso ni manipulaciones que lo aceleren o provoquen. Un proceso que ha permanecido imperturbable desde el inicio de los tiempos• Cristina Fernández Matrona de atención primaria

8


Salud

Actividad física en el postparto

con el bebé

La recuperación postparto es tan importante para la mujer como la preparación en el embarazo. Un puerperio precoz permitirá una mejor y más rápida recuperación luego de la excitante experiencia de ser madre. Tras el parto el cuerpo de la mujer se recupera rápidamente, en diez días el útero ha terminado de encogerse. El andar y los ejercicios en cama que incluyan contracciones del transverso abdominal, respiración profunda, movilizaciones de piernas y contracciones del suelo pélvico pueden empezar a hacerse el mismo día del parto, si este ha sido normal y así lo indica el personal sanitario. Seis semanas después del parto (la llamada cuarentena) la madre está capacitada físicamente para retomar la actividad física. Puede retrasar la vuelta al ejercicio la anemia, procesos infecciosos, una hemorragia vaginal o bien una excesiva fatiga. En caso de cesárea es el médico quién determinará el momento de la vuelta al en-

trenamiento. Durante ese período, y bajo supervisión médica, podrá realizar ejercicios de respiración diafragmática, movilizaciones de tobillo, flexo-extensión de piernas, contracciones del suelo pélvico y pequeñas contracciones del transverso abdominal sin incrementar la presión intra-abdominal Como en todas las actividades físicas será imprescindible la autorización médica para la reincorporación a la misma.

El ejercicio físico Para planear la actividad física a desarrollar plantearemos la división del período de post-parto en dos partes: 1- El puerperio inmediato: de 0 a 3 / 4 semanas después del parto que se desarrolla en la maternidad y en casa. 2- El puerperio a largo plazo: de 6 semanas a 6 meses después del parto, que se desarrolla en casa y en el gimnasio.

• Planificar el momento, darle prioridad al ejercicio sobre

otras cosas, esto le hará sentirse mejor y beneficiará a su es acion maternidad, a su relación de pareja... d n e m Reco • si está cansada por los cuidados del bebé y la falta de sueño,

se puede dividir el ejercicio en dos sesiones de menos tiempo e inclusive realizar la actividad física con el bebé. • Es mejor realizar los ejercicios en el suelo que en la cama y siempre con la espalda bien apoyada. • Debe concentrarse en cada uno de los ejercicios manteniendo una respiración controlada. 9


Salud

Para una rápida recuperación son imprescindibles una dieta controlada y ejercicio físico adecuado.

En el puerperio a largo plazo una de las actividades más placenteras para la madre es la actividad física con el bebé. La propuesta de la actividad física de postparto con el bebé permite que la madre se encuentre motivada para realizarlas ya que se puede adaptar a las irregularidades de las tomas de los primeros tiempos y le permite a la madre disfrutar de una actividad placentera con su bebé en ese tiempo de baja maternal.

En su conjunto la actividad física con el bebé propone: Actividad Física propia para la madre favoreciendo el desarrollo del bebé. Los ejercicios propuestos tienen en cuenta el período evolutivo del bebé para integrarlo a la actividad. Trabajando la fuerza y la resistencia acompañada del bebé, cada ejercicio permitirá colocar al niño de manera tal que a la vez que la madre se recupera el niño trabaja en su propio desarrollo psicomotor. Será importante recuperar el suelo del periné antes de proponer cualquier tipo de actividad física que incremente la presión intra-abdominal. Para ello se puede colocar al recién nacido sobre el vientre de la madre y a la vez que la madre realiza los ejercicios propios de contracción el niño se encuentra con los mismos ruidos “conocidos” de los últimos nueve meses y la madre ,segura y reconfortada, recuperándose. Estimulación Precoz propia para el bebé En el primer trimestre el niño se orienta por los sentidos, es preciso hablarle, acariciarlo y tomarlo en brazos. La madre, puede, durante su sesión de ejercicios, proporcionar estímulos a su bebé que le ayudan a establecer contacto con el mundo y a acostumbrarlo al movimiento acorde al período evolutivo.

10


Salud

Masaje Infantil Podría considerarse dentro de la estimulación precoz. No es un masaje terapéutico, sino que se aplica por su acción benéfica sobre el sistema nervioso, muscular y cardiovascular. El simple hecho de acariciar el cuerpo del bebé incrementa el vínculo padres-hijo, favorece el desarrollo corporal y estimula el sistema inmunitario. En esta etapa del desarrollo donde todo es nuevo para ambos, la posibilidad de una actividad conjunta, madre e hijo, beneficiosa para ambos, incrementará sin duda el vínculo filial y permitirá a la madre sentirse feliz, recuperarse y a la vez atender a su hijo• Adriana Díaz Perez Licenciada en Cs de la AF y el Deporte Diplomada en Fisioterapia Postgrado de Fisioterapia Obstétrica Postgrado en Uroginecología y Obstetricia

11


Lactancia

Construyendo Salud “La lactancia materna no es una cuestión de moda o estilo de vida, es una cuestión de salud” En el reciente VIII Congreso Nacional de Lactancia Materna titulado “Construyendo Salud”, celebrado los días 26, 27 y 28 de febrero en Bilbao, con ponentes nacionales e internacionales de reconocido prestigio que están a la vanguardia de la investigación en lactancia se ha hablado de los numerosos beneficios de amamantar, unos ya conocidos y otros menos, pero se ha puesto mucho énfasis en destacar que es un asunto de prioridad en la promoción de la salud física y mental de los individuos, así como de prevención de enfermedades. Está comprobado científicamente que la leche materna reduce el riesgo de morbilidad neonatal. Cada mamífera tiene una leche específica para el crecimiento y desarrollo de su cría. Lo que diferencia al ser humano del resto de los mamíferos es el cerebro, que es más grande y más complejo. Como el cerebro humano nace más inmaduro que el resto de los mamíferos, la leche humana tiene menos cantidad de proteínas (de lo contrario el cerebro cre-

cería muy rápido) y más lactosa y triglicéridos que las otras leches no tiene. Un estudio reciente relaciona la lactancia materna con el desarrollo de la sustancia blanca del cerebro (es la parte del sistema nervioso central compuesta de fibras nerviosas que contienen axones que son los encargados de la transmisión de información a otra célula nerviosa). Cuando se comparan niños que han sido amamantados con otros alimentados con leche artificial se encuentran diferencias. Lo que nos indica que la leche materna tiene también lo necesario para un desarrollo óptimo del cerebro. La leche materna, por lo tanto, es crucial para los bebés prematuros puesto que en el último trimestre del embarazo es cuando más crece y se desarrolla el cerebro. La leche humana también tiene componentes antiflamatorios, antioxidantes y bacterias esenciales para “colonizar” el intestino “programando” la salud futura del individuo. En cambio, la leche de fórmula contiene sustancias que interfieren en la regulación de procesos inflamatorios intestinales aumentando el riesgo de enfermedades autoinmunes, inflamatoción intestinal, obesidad, cáncer... La nutrición del bebé comienza en el embarazo, cuando traga líquido amniótico (hasta 750ml al día) rico en bacterias (probióticas) que le van a servir de protector gastrointestinal. Como

12


Es tan importante la aportación que hace al recién nacido el calostro que la Dra. Meier (Neonatóloga) recomienda a las madres que no desean amamantar, que se animen a dar dar el pecho al menos los primeros días -“Tú calostro es totalmente distinto a la leche madura y no tiene el mismo efecto mezclado con lactancia artificial”. Por lo tanto, se aconseja, en aquellas situaciones en las que sea indispensable suplementar con leche de fórmula, separ las tomas de leche materna y de fórmula, es decir, que pase cierto tiempo para no mezclarlas. Lo que nos aportan los últimos descubrimientos sobre el microbioma en la leche humana (bacterias “buenas” que conviven con nosotros) es que la leche materna no es sólo alimento (nutrientes) sino también es protección ante enfermedades. Otro aspecto importantísimo a remarcar es la importancia del contacto piel con piel en la primera hora de vida. No se debe separar al bebé de su madre, incluso en cesáreas. El recién nacido necesita de su madre al nacer. La ciencia ha demostrado que este contacto hace que el ritmo respiratorio se establezca antes, que se mantenga una mejor temperatura corporal y adecuados índices de glucosa, además de que se les evita el estrés y por tanto sus herramientas primitivas estarán potenciadas y lo llevarán a mamar. Esto sin mencionar los efectos en el vínculo afectivo y la respuesta maternal.

“Dejemos de interrumpir estas grandes conversaciones entre mamá y bebé”

Lactancia

sabemos, el aparato digestivo de un recién nacido es inmaduro y el calostro (la primera leche materna) que curiosamente se parece en composición al líquido amniótico, tiene factores de crecimiento y genes (células madre) que ayudan a su maduración. Es muy importante que un recién nacido tome calostro, porque le va a ayudar al crecimiento, desarrollo y protección contra enfermedades de todo el sistema gastrointestinal para el resto de su vida.

A. Allan Existen encuestas que reflejan que el 8590% de las mujeres desean dar el pecho, pero, hoy en día en España, sólo un 29% sigue amamantando a los 6 meses. Se presentaron estrategias para aumentar en los hospitales el inicio precoz de la lactancia materna, prácticas hospitalarias que fomenten el contacto piel con piel, formación de todo el personal sanitario, eliminar barreras físicas, reducir cesáreas o inducciones sin indicación médica, porque se sabe que la manera de nacer influye en estas cifras de lactancia. También se habló de la necesidad de cambiar la política de conciliación familiar, puesto que estamos hablando de la promoción de la salud y prevención de enfermedades en la sociedad gracias a la lactancia materna. Tenemos que facilitar que las madres puedan dar el pecho. Una baja maternal de sólo 16 semanas, como la que tenemos en España, contradice totalmente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS): Lactancia materna exclusiva recomanda al 100% de los bebés hasta los 6 meses. La educación maternal es fundamental, existen estudios que demuestran que una embarazada que acude al menos a dos clases sobre lactancia materna, sienten que conocen mejor la fisiología, confían en su cuerpo, deciden dar el pecho y saben donde encontrar apoyo si lo necesitan• Laura Moya Matrona

13


Reflexiones

¡Y el mío es Superman! Pongámonos en situación. Parque de juegos infantiles, por la tarde. Varias madres y padres pululando entre los divertimentos, persiguiendo a sus pequeños. Un papá llega empujando un carrito con su vástago en el interior. Este, al que llamaremos Papá A, deja a su hijo en el pavimento de caucho y mirando a su alrededor visualiza a Papá B. Papá A no considera a Papá B como un amigo de toda la vida, simplemente es un conocido de las circunstancias. Papá A y Papá B suelen encontrarse en la guardería, en el parque, en la consulta del pediatra, en la función del payaso, y en un sin fin de lugares, comenzando unos cuantos meses atrás en la consulta de la matrona o en el curso de preparación al parto. La mayoría de las veces acompañados de sus respectivas parejas. Papá A se acerca a Papá B: - Buenas tardes -dice Papá A- ¿cómo lo llevas? - Bien -dice Papá B- he traído un rato a Manu al parque. - ¡Qué grande está!, ¿cuánto tiempo tiene? - 17 meses recién cumplidos. Pasan unos segundos de silencio en los que, evidentemente, Papá A está calculando la edad en años y meses. - Miguel también cumple un año y cinco meses la semana que viene -comenta demostrando que ha podido realizar el cálculo sin problemas- ya está tan grande que hemos pasado a los pañales XL. - Manu sigue con los L que les molestan menos para caminar -dice Papá B mientras de reojo ve a su hijo dar dos pasos tambaleantes y caer de pompis al piso. - Nosotros a Miguel le sacamos los pañales para que pueda correr tranquilo. - ¿Y cuando tiene que hacer sus necesidades? - Ya pide para ir al baño. - Ah, igual que Manu, que desde hace dos

14

meses se despierta por la noche para pedirnos pipi. - Uf, ¿tienes que despertarte para llevarlo al baño? Miguel ya va solito. Si hasta aprieta el botón de la cisterna y todo. - Ah, y se sube a un banquito para llegar o levita, como Manu. - No, hace como Spiderman, se trepa por las paredes. - ¡Y el mío es Superman! Ok, lo reconozco, he exagerado el final, pero la historia está basada en hechos reales. La he presenciado muchas veces, incluso la he vivido en carne propia alguna que otra. Sin embargo no deja de asombrarme esa necesidad humana de comparación y competitividad. Realmente, antes de ser padre, nunca me llamaron la atención las comparaciones, si bien algunas eran odiosas. Comparaba una bicicleta, un ordenador, una camisa. ¿Pero comparar niños y su grado de desarrollo? Esto lleva la comparativa a otro nivel. Yo puedo permitirme tener una peor bicicleta, pero un peor hijo, ¡jamás! Las comparativas suelen realizarse entre niños de la misma edad o similares. Cuando el encuentro es entre padres de niños con edades diferentes, más que una comparativa es una entrevista del padre con el niño de menor edad hacia el otro. Surgen preguntas como ¿Cuándo dejó los pañales? ¿Cuándo empezó a caminar? ¿Cuándo empezó a hablar? ¿Cuándo empezó a prepararse solo el desayuno? De hecho, mi estudio de observación me ha llevado a pensar que estas charlas comparativas son cruciales para la evolución humana. Si dejamos de lado la parte competitiva, que no es más que una necesidad de querer demostrar que nuestro hijo es


Tenemos que concienciarnos de que los niños no son clones, cada uno tiene sus tiempos y formas. En mi caso, con dos niños en casa puedo asegurar que los tiempos han sido muy distintos en uno y otro, incluso siendo hermanos, con los mismos padres y con solo dos años de diferencia. Me parece muy beneficiosa la comparativa si se mantiene en un nivel de intercambio sano de información entre padres. El problema puede venir cuando se hace extensible a los niños. Hablo de niños más grandes, en los que utilizamos la comparativa como medio de enseñanza: “Mira qué bien come Juanito”, “Mira qué bien se viste Juanito”, “Mira qué bien habla Juanito”, “Mira qué bien se lava los dientes Juanito”... ¡pues todos odiaríamos a Juanito!

con un juguete en la mano pidiendo que se lo comprara. El padre, ya un poco cansado, responde que no. El niño indica que su hermano mayor sí se estaba llevando un juguete y preguntó porqué el no podía hacerlo. Su padre responde: “Será porque a tu hermano lo queremos más”.

Reflexiones

más que el otro, la comparación puede generar en los padres preocupaciones que les impliquen estar atentos a determinados factores del desarrollo y crecimiento de sus hijos. Estas preocupaciones presentadas a un profesional de la salud, pueden por un lado resolver nuestras dudas y tranquilizarnos con información estadística sobre las edades en las que se supone que empiezan a caminar, a hablar, a sacar los dientes, etc. Por otro lado, podemos encontrar un problema real que requiera alertar a los servicios médicos para realizar los seguimientos y controles necesarios. Considero que siempre es mejor encontrar y atacar un problema lo antes posible.

Vaya comparativa educativa ¿verdad? Creo que como padres tenemos la obligación de buscar contestaciones más constructivas y saludables. Si en lugar de salir del paso con una comparación, intentamos explicarnos y hablamos con esa personita que tenemos delante, no solo lograremos un vínculo más fuerte y le estaremos dando herramientas para su futuro, sino que hasta habrá veces en las que nos daremos cuenta que ni siquiera nos convencemos a nosotros mismos. Cada niño es especial en algo. Está en nosotros, los papás y las mamás, tomarnos el tiempo para detectar ese algo y apoyarlos, destacando lo bueno y olvidándonos de las comparativas• Leandro Trilnick Graduado de Papá en 2009 Master de Papá en 2012

Hace un tiempo, estaba en una juguetería buscando un regalo y me encontré con la siguiente escena que me dejó marcado: Una papá con dos hijos, de aproximadamente siete años y cinco años. El menor de ellos perseguía al padre casi llorando 15


Crianza

¿Por qué llora mi bebé? No lo intentes; nunca sabrás por qué motivo llora tu bebé, salvo que lo uses para la experimentación, hasta que él pueda decírtelo con palabras o con gestos. Lo que si sabrás es que cuando tu bebé llora es porque te necesita. Los bebés tienen un lenguaje muy potente para comunicarse con nosotros; el llanto, al principio prácticamente el único lenguaje que se lo permite. Mediante el llanto como estímulo sonoro, no siempre ligado a las lágrimas como estímulo visual, nos comunica una emoción, una sensación, un deseo que podemos comprender, el llanto es una conducta de apego, compleja e innata, cuya finalidad es estimular la proximidad de la madre para obtener protección, apoyo y socorro de ella o de otras personas y para calmar el malestar producido por la separación de la figura de apego. Un bebé solo se siente amenazado. Al bebé no le basta una voz desde otra habitación, una música, un objeto móvil vistoso y colorista; eso le engañará unos segundos; al bebé no le basta un tiempo de espera a ver si se le pasa; eso desencadenará procesos de activación de los mecanismos de defensa nocivos para su desarrollo. En definitiva basta con que acudas lo más rápidamente posible para calmar su llanto y quizás tal vez averiguarás el por qué. Ya que hay múltiples motivos podemos empezar por ver si tiene hambre o sed, las señales de hambre son bastante claras, ofrecer alimento calmará este llanto; podemos seguir por ver si está incómodo por la ropa, el pañal, esas señales también son evidentes; el cansancio y el sueño es fácil de detectar si se calman al reducir los estímulos que le rodean; cualquier afección dolorosa también provocará llanto en el bebé, dolor de oídos, garganta, o irritación cutánea.

16

El bebé también llora por procesos madurativos del aparato digestivo (cólicos), o por nada en concreto, este llanto que aparenta no tener una provocación, corresponde a procesos madurativos de los mecanismos de control emocional del bebé; los bebés menores de dos años experimentan emociones globales que les pueden hacer llorar, pueden no tener que ver con nada concreto para nosotros pero ellos sí tienen motivo; entre los 2 y 3 años se produce un logro en el desarrollo emocional y la expresión de las emociones obedece a causas más conscientes y vinculadas con los demás. También llorará si se siente solo, y sobre todo cuando siente la necesidad de contacto físico cercano, afecto y consuelo, el afecto y el contacto físico es necesario para el desarrollo emocional y la formación de vínculos como el alimento lo es para el desarrollo fisiológico. El bebé sabe y tú también que el sólo contacto cercano de alguien (preferentemente la madre o el padre) calmará la mayoría de estos llantos, ese lenguaje de reclamo, ese estridente, insoportable y a veces penetrante o quejumbroso lenguaje ha evolucionado como herramienta de supervivencia en nuestra especie, llama la atención y provoca en nosotros sentimientos de desagrado para que reaccionemos a hacer algo para calmarlos a ellos y a la vez a nosotros, provoca sentimientos de empatía y protección para que reaccionemos a hacer algo para hacer sentir mejor al bebé y también a nosotros, ambos obtenemos beneficios, así funcionan los mecanismos evolutivos. Si no respondemos a esta señal ambos encontraremos la forma de sentirnos mejor, porque nos adaptaremos, iniciaremos procesos cognitivos y centrados en la razón o la tradición (los adultos), fisiológicos y centrados en la emoción (el bebé), para soportar el dolor físico y psicológico que nos produce ir en contra de nuestra naturaleza


no atendiendo al llanto de nuestro bebé, o ir en contra de su necesidad sustituyéndola por otra (balanceos de autoconsolación, atrofia de estructuras cerebrales, negación de emociones) en general patológica de resolver desde la indefensión del bebé situaciones que aún no están a su alcance. No olvidemos que no caminan, no hablan, no controlan, los bebés son pura necesidad. Todo lo hacen por necesidad no por capricho, no por intentar obtener el control, el llanto es un proceso involuntario controlado por el sistema nervioso parasimpático; y sí, los bebés lloran sólo por razones egocéntricas cuando hay algo mal con ellos mismos, pero madre y bebé están fusionados al menos los dos primeros años de vida, hasta que el bebé adquiera conciencia como ser independiente, el malestar materno también es percibido por el bebé como malestar.

Crianza

“El afecto y el contacto físico es necesario para el desarrollo emocional y la formación de vínculos como el alimento lo es para el desarrollo fisiológico” La acumulación de las experiencias y estímulos diarios que inundan el mundo del bebé y que son necesarias para su desarrollo, también puede producir llanto que alivie la tensión, este alivio resulta tanto de mecanismos fisiológicos aún desconocidos (aumento de la secreción de opiáceos), como de las reacciones que produce en los demás; compartir con ellos ese llanto mostrándoles nuestra disposición a aceptarlo abrazándolos amorosamente y con tranquilidad. Tu bebé te necesita todo el tiempo los nueve primeros meses, casi todo el tiempo hasta los tres años, mucho tiempo hasta los 6 años. El tiempo compartido fortalece el vínculo con el bebé que te ayudará a entender sus necesidades, a identificar el motivo por el que llora. Si conoces a tu bebé conocerás su llanto• Pilar Abad Real Psicóloga y monitora de lactancia

17


Crianza

La Tradición Musical desde el hogar “La participación en actividades musicales puede ayudar a los niños a optimizar su potencial al mejorar sus habilidades en una variedad de áreas esenciales de aprendizaje -tales como razonamiento y resolución de problemas, matemáticas y lenguaje, pensamiento lateral y memoria, administración del tiempo y elocuencia, habilidades sociales y de trabajo en equipoeso sin mencionar el impacto que la música puede tener para transformar la vida de un niño” David Hobson

La música es uno de los más maravillosos regalos que los padres pueden hacerle a sus hijos por el enorme valor que representa para ellos. No solo será una experiencia vivida sino una expresión de sentimientos y de emociones que se desencadenarán al oír bellas melodías y ritmos musicales, cantar, bailar y jugar cantando. La música ha de disfrutarse como un juego, un momento lúdico que permite afianzar los lazos afectivos y familiares cuando son vividos especialmente desde el hogar. La pedagoga Violeta Hemsy de Gainza defiende a la canción infantil como un elemento enriquecedor de la vida del niño. “Pues ¿Cual es ese medio mágico que nos conmueve, nos hechiza, nos da energía y nos sana? Ni más ni menos que la sanadora música, por supuesto”. La música favorece la imaginación y la capacidad creativa, al desarrollo de la expresión artística y al oído musical de nuestro hijo. Ayuda a anticipar, organizar y sincronizar el movimiento ya que para bailar, dar palmas o caminar al ritmo de una canción es necesario trabajar ritmo y movimiento conjuntamente, algo importante para el niño incluso desde el seno materno. Acompañar la música y el canto con algún instrumento también contribuye a la estimulación del tacto. Aprender canciones refuerza la memoria, las estructuras lingüísticas se fijan más fácilmente en la memoria si son acompañadas de música. Incluso es utilizada en el tratamiento de los proble-

18


Crianza

mas en el lenguaje, cuando un niño tiene dificultades de pronunciación u otro tipo de inconvenientes o retrasos en el aprendizaje, por medio de canciones, el niño las trabaja alegremente sin que suponga un gran esfuerzo para él. Permite exteriorizar las emociones. Una canción nos permite llegar hasta el corazón de los niños. A veces podemos adivinar su estado de ánimo oyendo las canciones que escoge espontáneamente. La musicoterapia trabaja en este sentido, no sólo para hacer un diagnóstico del niño sino también para tratar de mejorar su estado emocional mediante música y canciones, facilitando las relaciones sociales con los demás y la integración. Por ejemplo, gracias al canto coral, al cantar con otros niños, nuestro hijo aprende a relacionarse con sus compañeros. ¿Cuántas veces hemos recordado las canciones populares e infantiles y los juegos musicales que cantábamos con nuestros padres en nuestra más tierna infancia? Hoy en día, aun habiendo tantos avances tecnológicos cómo la televisión, internet o los videojuegos, no podemos apartar aquellas canciones y juegos que disfrutábamos con nuestros padres, compañeros y amigos en nuestra niñéz.

taba con total libertad, en el campo, de canciones y juegos, quizás debido al ritmo de vida y a la falta de seguridad que existe en ciudades y zonas residenciales actualmente.

Hemos perdido esa interacción familiar y social de otras épocas, donde se disfru-

Magdalena Ortega

Madre de día Educadora Infantil

Una alternativa a las escuelas infantiles • Atención personalizada • Disponibilidad horaria acorde a las familias • Aprendizaje a ritmo de cada niño/a • Hogar abierto a familiares

En Vecindario

666 247 584

Debemos tener en cuenta, como señalaba Pablo Torres Parres, que “El niño es un ser musical por naturaleza, capaz de comprender y expresarse por medio de la música” para considerar la necesidad de disfrutar de la música desde el hogar y desde la familia. Es por ello que alentamos a aquellos padres y madres que cantan cada día y cada noche, canciones de cuna, canciones-juego, canciones-cuento; que dedican tiempo a bailar con sus hijos en el salón del hogar, que aprovechan un viaje en coche para cantar todos juntos, que disfrutan con sus hijos de la música como factor enriquecedor, generador de emociones, vivencias y experiencias. Sepan, con certeza, que es un regalo que acompañará a sus hijos toda la vida. Tradición que a pesar de los tiempos que corren no debemos permitir que desaparezca•

Profesora y pedagoga musical

Daida Ojeda Doula

Acompañamiento en el embarazo, parto y postparto. Maternidad/paternidad consciente.

daidaoje@gmail.com

Pintacara Infantil Cumpleaños, fiestas, eventos.

Daida Ojeda Madre de dia


Crianza

Basta de etiquetas falsas Cada vez más casos de diversas etiquetas inadecuadas como el TDAH afectan a más niños. Un porcentaje altísimo de niños que sólo se comportan como niños sanos son diagnosticados, etiquetados y medicados. Un niño menor de 6-7 años aprende mediante el juego y el movimiento. Lo normal es que no pare y por supuesto que no se centre en una tarea de tipo intelectual. E incluso después de esa edad, el mismo Piaget, referente en psicología evolutiva, decía que si un niño de 7-8 años en adelante no demostraba interés por el conocimiento, es que algo fallaba, pero no en el niño, sino en la familia o en la escuela. En esta “moda” de etiquetar a los niños no se tienen en cuenta varias cosas: • Un comportamiento normal y sano en un niño es clasificado como trastorno simplemente porque no encaja en una sociedad donde los niños no caben porque sus padres no están disponibles debido a su trabajo, las aulas están saturadas, los contenidos y la metodología educativa son inadecuados, no se tiene tiempo para los niños y se les apunta a clases extraescolares… El niño no es lo que hay que cambiar. • se ofrece a los niños gran cantidad de juguetes además inadecuados como sustitutivo del amor y el tiempo que no reciben de sus padres. Juguetes muy lla-

ruidoso 20

mativos y excitantes que junto con las horas que pasan frente a la TV, consola u ordenador hacen que el niño esté sobreestimulado, con lo cual es difícil que luego centren su atención en una clase que les aburre y que tampoco está adaptada a lo que necesitan. • Debido en muchas ocasiones a la violencia obstétrica, muchos niños presentan reflejos primarios sin inhibir en la etapa adecuada, por lo que no se desarrollan correctamente los reflejos posturales ni las áreas superiores del cerebro, como en el caso de mi hijo. Esto puede generar problemas de desarrollo, de lenguaje, incluso de inquietud y falta de atención como ocurre en el caso de que no se encuentre inhibido el reflejo espinal de Galant, en cuyo caso tendríamos niños que no pueden estar quietos sentados, con dificultades de memoria y concentración, etc. (curiosamente, los mismos síntomas que en el TDAH). También puede tratarse de problemas de audición, por lo que no hablan ni se desarrollan correctamente. • se confunde la individualidad con trastornos. Hay niños que son diagnosticados de TDAH simplemente porque destacan en cuanto a su actividad, o porque les interesan cosas diferentes. Muchas veces incluso a estos niños se les marca un rol. Si etiquetas a un niño como “movi-

distraída

travieso


• no se tiene en cuenta los sentimientos de los niños, son “ciudadanos de segunda”. Si algo debe tener en cuenta la psicología es que los síntomas son aliados, pistas que nos permiten llegar a la causa del problema. Pero esto no ocurre, se ha llegado al absurdo de priorizar poner fin al síntoma sin tener en cuenta la causa y por supuesto sin solucionar el problema, que aparecerá por otro lado. Para esto se utiliza alegremente todo tipo de medicación. Si un niño presenta por ejemplo problemas de concentración en clase, la tendencia es diagnosticarle y medicarle, no ver si puede estar viviendo una situación de abuso, maltrato, o simplemente que no reciba amor en casa. Todo esto no se suele tener en cuenta. Del mismo modo que el sueño natural de un bebé es catalogado de trastorno de sueño y modificado con métodos muy dañinos para el desarrollo psicológico y el cerebro infantil porque dormir menos no encaja con los trabajos de los padres y la baja por maternidad es del todo insuficiente, frente a un comportamiento natu-

o

inquiet

ral en un niño se diagnostican trastornos como el TDAH porque en nuestro sistema sólo encajan los niños tranquilos, obedientes y fáciles de manejar que más tarde se transformen en el mismo tipo de adultos. Y se les suministran medicamentos como anfetaminas, medicamentos peligrosos que no sólo afectan a su desarrollo cerebral (afectan a la percepción y a la cognición en un cerebro en formación), sino que pueden provocar entre otras cosas accidentes cardiovasculares o incluso muerte súbita.

Crianza

do”, “travieso”, “el que nunca atiende en clase”, etc., el niño va a tender a satisfacer las expectativas del adulto y a comportarse como tal, incluso acrecentando estos comportamientos, esto se conoce como el efecto Pigmalión. Llega a ser tan grave que en muchas ocasiones el adulto increpa al niño ANTES de que el niño haga nada, dando por hecho lo que va a hacer.

Lo habitual es que esos niños acaben etiquetados y medicados en unos años preciosos para el desarrollo cerebral. Se les roba su vida. Algunos incluso pueden convivir con esta lacra toda ella. Otros que hubiesen podido sanar con un enfoque y un tratamiento adecuado, como en el caso de los reflejos un programa de inhibición de reflejos, o una terapia auditiva, no pueden curarse en la edad en que pueden hacerlo porque son etiquetados erróneamente y continúan así toda su vida (por ejemplo si son diagnosticados de autismo y simplemente tenían un problema de audición, o de nuevo reflejos primarios sin inhibir). Es muy triste que los padres no podamos confiar así como así en los profesionales que velan por la salud de nuestros hijos, pero es la realidad. Hay que buscar profesionales adecuados, debidamente formados, que se dejen de protocolos sin sentido y vean la persona que hay en el paciente. Hay cientos, miles de niños diagnosticados de modo erróneo. Quizá tu hijo sea uno de ellos y al leer esto descubras que no le pasa nada, o que la causa es otra. Quizá tu hijo aun no ha sido diagnosticado y decides informarte bien•

Laura Perales Bermejo Psicóloga infantil www.crianzaautorregulada.com

21


Crianza

Leer es Crecer Conciliación Familiar con la Lectura y el Libro El hábito por la Lectura debe empezar en casa y es la familia la primera llamada a fortalecer el gusto por leer. Esto será esencial para afrontar con éxito el aprendizaje de la lectura y escritura. Así, el hogar, la biblioteca y la escuela son escenarios en los que la lectura se desarrolla y en los que se han de sentar los pilares de una afición que con el tiempo llegará a convertirse en necesidad. Regalar lecturas a los hijos quizá sea una de las mejores aportaciones que les podamos hacer, y un libro va a convertirse para ellos, en el juguete más valioso que pueda existir para desarrollar su imaginación. La lectura favorece el desarrollo afectivo en los niños, les da la oportunidad de experimentar sensaciones placenteras con las que van a crecer, madurar y aprender. Con los libros reirán, llorarán, soñarán, descubrirán, afirmarán, dudarán,… La lectura mejora la capacidad y el progreso lingüístico de los niños. Cuanto antes se expone a un niño a la lectura, mejor será su capacidad lingüística y mejores habilidades sociales e intelectuales tendrá. Compartir lecturas en familia nos permite establecer lazos de unión con nuestros hijos reforzando el vínculo afectivo. Lo fun-

damental ha de ser el entretenimiento; contarse historias alimenta la inteligencia y activará ese deseo por escuchar, por susurrar historias, por transmitir, en definitiva, disfrutar. Si tenemos criterio en la elección de este maremágnum que existe de recursos literarios, y si somos capaces de respetar siempre sus gustos sin ninguna imposición, el hábito de lectura en familia desde la primera infancia, favorecerá la formación y el desarrollo social, cognitivo y emocional de nuestros hijos.

Leer con los bebés Desde que estaba en el vientre, tu bebé escuchaba y reconocía las voces de tu familia. Tu voz le da seguridad y es el nexo que sigue para descubrir el mundo; por eso su primer libro no tiene páginas sino música y se lo cantas mientras lo acaricias y meces. Cántale canciones de cuna, nanas y rimas para hacerle reír y compartir muchas palabras, sentimientos y momentos especiales. Antes de los tres años, a los niños les interesa más la sonoridad que el contenido, y desde el punto de vista librario le interesará más su aspecto formal. Esto último ha hecho que las editoriales especializadas en literatura para pequeños lectores trabajen este campo formal del libro. El primer acercamiento de un niño con el libro se va a fundamentar en libros que nos toquen de lleno por las ilustraciones de su cubierta, su interior y por su tacto, más que por su contenido. ¿Cómo leer con tu bebé recién nacido? Cántale canciones de cuna, retahílas, nanas,...; juega con su cuerpo mientras entonas rimas como “este dedito compró un huevito…”; abrázalo y léele en voz alta, con diferentes voces y entonaciones. ¿Y que leer con tu bebé cuando ya se siente y

22


Los bebés aprenden a leer antes de poder sostener los libros con las manos, incluso antes de ver bien. Porque al principio leer es escuchar. Cuando nacen, momento en el que sus sentidos más desarrollados son el oído y el tacto, las palabras de los primeros libros deben dirigirse a esos sentidos para poder despertar los otros. La música, el ritmo, las repeticiones y la sonoridad de las nanas y rimas que les llegan con las voces de sus padres son el primer libro de los bebés. Descúbrele su cuerpo, juega con sus deditos, manos y pies con las conocidas fórmulas tradicionales: “Si vas a

comprar carne, que no te corten por aquí, ni por aquí, ni por aquí,... sino solamente por aquí”; o los superclásicos: “Este dedito compró un huevito, este lo cocinó, este le echó…”

Crianza

gatee? Cuéntale historias breves, musicales y con repeticiones. Léele, jugando con tu voz y con tus gestos para darle vida a personajes y situaciones. Juega con su cuerpo mientras le cantas al ritmo de “Aserrín, aserrán…”, hazle cosquillas contándole cómo la “hormiguita busca su casa y la encuentra ¡por aquí!, ¡por aquí!,”. Comparte libros de imágenes con poco texto, señalando las ilustraciones y hablando sobre ellas. Pon libros a su alcance y deja que los toque y juegue con ellos. Ofrécele libros donde pueda jugar a buscar personajes u objetos escondidos. Pero sobre todo, deja que elija lo que quiera leer, cuándo y dónde.

Leer en el hogar Esta expresión evoca una imagen fantástica de niños reunidos en torno a sus padres, encantados por la magia de un cuento leído en voz alta. Un espacio que invite a la lectura con muchos libros, un ambiente cálido y tenue son parte integral de la escena idónea. El proceso lector empieza en casa, con los adultos leyendo a los niños. Leer en familia toma tiempo e implica compromiso y las buenas intenciones se pierden fácilmente y se diluyen con el día a día. Elegir libros para niños puede aumentar la angustia de los padres. No saben por dónde empezar. Ya sabemos que compartir lecturas con nuestros hijos es una excelente manera de acercarnos más ellos, conocer su mundo y enriquecer nuestra conversación, creando un espacio de diálogo al que ellos, y nosotros, querremos volver a lo largo de la vida. Léele en voz alta a cualquier edad. Establece el ritual de leer una historia antes de dormir. Escoge un buen momento para leer, en un lugar confortable y sin distracciones. Lee libros que disfruten juntos.

23


Crianza

Respeta sus elecciones. Léele y diviértete, querrá repetir la experiencia. Relee el mismo libro cuantas veces te lo pida. Habla con él sobre lo que leen, permítele expresar sus gustos y opiniones. Lee con él las ilustraciones y hablen sobre ellas. Nárrale cuentos apropiados para su edad. Lee en casa lo que te gusta, tu hijo seguirá tu ejemplo. Lleva a casa diversos materiales de lectura: cuentos, libros de animales, revistas y periódicos. Ve a las bibliotecas con tu hijo. Visita las librerías y permítele comprar el libro que quiera. Regálale libros y anímalo a regalar libros a sus amigos. Lleva libros a las consultas médicas, viajes largos… Lee con él, vallas, instrucciones, noticias de prensa… Cántale poesías y juegos de la tradición oral, conversa con él sobre los sucesos del día y sobre lo que leen juntos. Relaciona las imágenes y las historias de los libros con la vida diaria. Desde los 3 años, habla y juega con ellos a partir de las historias. Ofrécele narraciones más largas, con aventuras dramáticas o divertidas. Las de miedo le ayudarán a enfrentar sus temores. Relaciona personajes y eventos con otras historias. Dale lecturas sobre animales, objetos y eventos de la vida diaria. Si está aprendiendo a leer, invítalos a que lean para ti. Tú puedes leer una página y ellos otra. Diles que lleven a casa libros de la biblioteca para leer juntos. Cuando lean juntos, evita presionarlos para que lean rápido o vocalicen bien. No les preguntes sobre ideas principales y secundarias. Leer con tus hijos no es una tarea escolar. Si ya leen solos invítalos a explicar aquello que les gusta, interesa o molesta de cada historia. Suscríbelos a una publicación, impresa o virtual. Ve con ellos a la librería o a la biblioteca, dales la oportunidad de hablar a solas con libreros y bibliotecarios sobre sus gustos e intereses y acompaña con discreción sus elecciones. Si quieres tener un hijo lector: No lo obligues a leer o a terminar una historia. No le ofrezcas un libro como alternativa a la televisión. No

24

te impacientes por terminar la lectura. No lo regañes por no saber leer bien. No dejes sus dudas sin respuestas. No le hagas preguntas de comprensión lectora. No le pidas que relea una palabra que no pronunció bien. No conviertas la lectura en un castigo o en una alternativa a la diversión. No insistas en que lea un libro en especial o en que le gusten los mismos temas que a ti.

Leer en las bibliotecas: las pequetecas La biblioteca pública es un sitio de encuentro entre libros, padres y niños, donde la familia puede llegar desde los primeros meses del bebé, pues el espacio para pequeños y jóvenes lectores es un lugar acogedor para leer, estar juntos y compartir con otras familias historias fantásticas y momentos divertidos alrededor de la lectura. Allí, los padres encontrarán orientación sobre qué leer a sus hijos y cómo disfrutar esos momentos compartiendo libros hermosos. Busca la biblioteca más cercana y haz socios a tu familia. Visita la biblioteca con tu hijo, deja que camine por donde quiera y coge los libros que desee. Permítele elegir libros para llevar a casa y apóyalo para que comparta sus lecturas con otros niños. Pide orientación sobre lecturas recomendadas a los bibliotecarios. La biblioteca deberá diseñar un plan, un programa para las familias y la lectura en la biblioteca. Es necesario que los bibliotecarios tengan en cuenta que el objetivo fundamental es que desde la biblioteca se generen, apoyen y fortalezcan espacios de lectura en el hogar. Para conseguirlo es necesario que el bibliotecario observe y guie el camino que acompañe discretamente esta relación. La Biblioteca deberá incentivar la lectura o narración de cuentos en pequeños grupos o de manera individual. Deberá recomendar libros a cada niño de acuerdo con sus intereses, escu-


Leer en la escuela Cuando los niños entran al colegio los padres continúan desempeñando un papel muy importante en su formación como lectores. Continuar la experiencia de compartir lecturas y momentos especiales alrededor de ellas apoyará su desempeño académico y su desarrollo personal y social. La lectura debe ser una parte integral de la etapa escolar. Los estudiantes con

sesiones diarias de Lectura en el Aula obtienen una educación más sólida que quienes tienen solo una sesión semanal. Un libro suscita pensamientos, esperanzas, miedos y descubrimientos. No convierta estas conversaciones en exámenes ni obligue a los niños a que den su propia interpretación de la historia. Existen infinidad de Recursos para Fomentar la Lectura en el aula: El Cuaderno del Abecedario, búsqueda del Alfabeto, trabajar la ilustración, crear historias, búsquedas en el Periódico, recetas, y un largo etc•

Crianza

char y responder las inquietudes que tienen los padres con relación a sus hijos y la lectura. Deberá disponer de buenas colecciones, ricas en variedad de géneros y niveles de lectura.

Carlos García Rodríguez Bibliotecario Biblioteca Insular de Gran Canaria

eer 33 Razones para L

s, Para consolarno colía, an el la m Para desterrar os, m so no Para ser lo que os, m so e qu Para no ser lo afirmar, ra Pa r, ga ra ne Para dudar, Pa ido, Para huir del ru aldad, fe la tir ba Para com os, s, Para evadirn Para refugiarno , ar or pl ex Para Para imaginar, , en bi o rl sa pa Para jugar, Para Para soñar, vivir más, Para crecer, Para tiempo, Para detener el estamos vivos, Para saber que s, no estamos solo Para saber que , er nd re ap Para saber, Para a pensar, Para aprender mundo, el rir Para descub ros mundos, Para conocer ot los otros, Para conocer a mos, a nosotros mis Para conocernos ún, un legado com Para compartir undo propio, Para crear un m llorar,... Para reír, Para

¡Encuéntrala! … a y tu la es 3 3 a L

25


ACTIVIDADES INFANTILES

Sábados en la Biblioteca · Marzo / diciembre 2015 9 DE MAYO Sesión

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

16 Y 23 DE MAYO Taller

Jugando con el alfabeto aborigen

7 Y 14 DE MARZO

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 por cada día de taller Edad: 4 a 12 años Introducción a la lengua y escritura de nuestros antepasados mediante la creación de grabados en barro con el alfabeto aborigen recién aprendido.

Sesión

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 por sesión de cuentos Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

21 Y 28 DE MARZO

6 y 13 DE JUNIO Taller

Encuadernación Artesanal Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 6 a 12 años Elabora, diseña y decora tu propio cuaderno.

Taller de

Narración oral para niños y niñas Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 6 a 12 años ¿Te gustan los cuentos? Aprende a contarlos y a elegir las historias sobre los temas y personajes que más te gusten.

20 DE JUNIO Sesión

Hora del Cuento. Todos contamos Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 Edad: 6 a 12 años Cuentos integradores como apoyo y estímulo a colectivos con especiales dificultades.

11, 18 Y 25 DE ABRIL Taller para

Jóvenes comiqueros Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (un solo taller) Edad: 7 a 15 años. Trabajaremos la elaboración de guiones; los personajes, cómocrearlos y diseñarlos desde el guion; diseño de la página decómic o tira cómica; el dibujo, la organización de las viñetas y los bocadillos. 26

27 DE JUNIO Sesión

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.


INSCRIPCIÓN Y LUGAR DE CELEBRACIÓN: Los 15 días previos a la celebración de las actividades, inscríbete para que no te quedes sin plaza. Puedes hacerlo en la Biblioteca Insular de Gran Canaria. Zona de Pequeños y Jóvenes Lectores.

4 Y 11 DE JULIO

5 Y 12 DE SEPTIEMBRE

Sesión

Sesión

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 Edad: 6 a 12 años Cuentos integradores como apoyo y estímulo a colectivos con especiales dificultades.

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 (por sesión) Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

18 Y 25 DE JULIO

19 Y 26 DE SEPTIEMBRE

Sesión

Sesión

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 (por sesión) Edad: 6 a 12 años Cuentos integradores como apoyo y estímulo a colectivos con especiales dificultades.

1 Y 8 DE AGOSTO

3 Y 10 DE OCTUBRE

Taller

Sesión

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 6 a 12 años Improvisa en verso y disfruta expresándote con la rima.

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 (por sesión) Cuentos como apoyo y estímulo a colectivos con especiales dificultades.

22 DE AGOSTO

17 Y 24 DE OCTUBRE

Sesión

Taller de

Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 6 a 12 años Elabora, diseña y decora tu propio cuaderno.

Hora del Cuento. Todos contamos

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños

Pequeños Verseadores

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños

Hora del Cuento. Todos contamos

Hora del Cuento. Todos contamos

Encuadernación Artesanal

31 DE OCTUBRE 29 DE AGOSTO Sesión

Hora del Cuento. Todos contamos Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 20 Edad: 6 a 12 años Cuentos integradores como apoyo y estímulo a colectivos con especiales dificultades.

Sesión

Hora del Cuento. Cuentos muy pequeños Horario: 11.00 a 12.30 horas Nº participantes: 15 Edad: 6 meses a 3 años Cuentos que suenan a canción, llenos de emociones pequeñas. Cuentos que llegan al corazón para niños y niñas pequeños.

27


7 Y 14 DE NOVIEMBRE

5 Y 12 DE DICIEMBRE

Taller

Taller de

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 6 a 12 años Improvisa en verso y disfruta expresándote con la rima.

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 por cada día de taller Edad: 6 a 12 años Elabora, diseña y decora tu propio cuaderno.

21 Y 28 DE NOVIEMBRE

19 Y 26 DE DICIEMBRE

Taller

Taller

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 8 a 12 años Practicar la lectura en voz alta, ejercitar la palabra, la mirada, la voz,. . con técnicas divertidas, nos enseñará a hablar y escuchar.

Horario: 11.00 a 14.00 horas Nº participantes: 20 (por taller) Edad: 4 a 12 años Introducción a la lengua y escritura de nuestros antepasados mediante la creación de grabados en barro con el alfabeto aborigen recién aprendido.

Encuadernación Artesanal

Pequeños Verseadores

Jugando con el alfabeto aborigen

Lectura en voz alta

* El paradigma de la paternidad está cambiando Como hombres y papás tenemos la oportunidad de participar de manera activa durante el embarazo de nuestras parejas y en la crianza de nuestros hijos. Podemos crear, también en Gran Canaria, un espacio de confianza y seguridad donde explorar todo lo que nos sucede como padres durante el embarazo, parto, postparto y crianza. Un lugar donde intercambiar experiencias y aprender. Conoce más del proyecto en paternando.com Con el apoyo de #siloshombreshablasen iMPLiCADOs COn LA PAREJA iMPLiCADOs En EL PARTO iMPLiCADOs COn LA LACTAnCiA iMPLiCADOs En LA CRiAnZA iMPLiCADOs COn LA sOCiEDAD iMPLiCADOs COn EL FUTURO 28


Libros para bebés y niños Historias sencillas creados para los primeros lectores

con poco texto

Los amigos de Elmer de David McKee Cinco lobitos de Mercedes Figuerola Comemiedos de Jorge Zentner Cuando es hora de ir a la cama de Nick Butterworth Nacho va al colegio de Liesbet Slegers No me quiero ir a la cama de Tony Ross Hola mundo de Michael Foreman

Historias apropiadas para que lean los adultos

en compañía de los niños

Adivina cuánto te quiero de Sam McBratney Edu el pequeño lobo de Gregorie Solotareff Comenoches de Ana Juan Historias de ratones de Arnold Lobel Quiero ser grande de Uri Orlev Secreto de familia de Isol El topo que quería saber… de W. Holzwarth, W. Erlbruch

jugar a r a p palabras y prestar oído a sus sonidos

Canciones, primeros poemas, rimas…

Juguemos en el bosque de Mónica Bergna Los mejores días de Heinz Janisch Quiero mi chupete de Antonia Ródenas Pies para la princesa de Ivar Da Coll El reino del revés de María Elena Walsh El sapito vegetariano de Ana Mª Romero Yebra ¿Quién soy? de Aurelie Lanchais

Cosas sobre el mundo en el que vive

para aprender y saber

Bebé a bordo de Kes Gray Culos de Juanelo El mundo en imágenes de A.Gutman, G.Hallensleben Mamá no me contó de Babette Cole Y ahora... ¡el desayuno! de H.Dorman, C.Dorman Matías y el color del cielo de Rocío Martínez Pérez 30


Capta la atención de los padres (sin escribir las paredes)

Anúnciate en Nana • Distribución gratuita. • Diseño alegre y atractivo. • Contenido útil avalado por profesionales. • En papel y digital. Revista Nana se reparte gratuitamente en lugares de referencia de toda la isla de Gran Canaria cómo Centros Maternales, consultas de matronas, grupos de apoyo a la lactancia, en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria, en la Biblioteca Insular de Gran Canaria, entre otros.

Revista Nana le da un valor añadido a tu empresa. Acompáñanos.

comercial@revistanana.com 622 34 00 61 www.revistanana.com

Síguenos en


es para la salud 8 Años ofreciendo servicios integralbé de las mujeres y sus be s • Consulta matrona. • Preparación al parto, a la maternidad / paternidad. • Yoga y Pilates embarazadas. • Parto en casa. • Valoración de suelo pélvico. • Acompañamiento y asesoramiento en el posparto inmediato. Visita domiciliaria. Apoyo a la lactancia. • Yoga y Pilates postparto con bebé.

Móvil 619 918 666 C/ Peregrina, 16 - Triana - LPGC info@blossomcentromaternal.com www.blossomcentromaternal.com Facebook: Blossom Centro Maternal

Revista Nana #03 Marzo-Abril 2015  

El parto, una orquesta hormonal Actividad física en el postparto Construyendo salud ¡Y el mío es Superman! ¿Por qué llora mi bebé? Tradición...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you