Page 22

Crianza

Lo más importante es que se sientan queridos, que se les preste atención, besarlos, abrazarlos y achucharlos. Si no reciben todo eso no lo pueden dar, porque no lo tienen. También es importante saber qué se entiende por “espabilado”. No se trata de saber más conceptos y contenidos (los números, colores…) ya que verdaderamente lo importante es que sepan relacionarse y tengan autonomía. Hay que detenerse a explicarles cómo se hacen las cosas y tomarse el tiempo necesario para que se equivoquen y aprendan a hacerlo por sí mismos. Si hacemos todo por ellos los estamos perjudicando, ya que se vuelven más inseguros y dependientes.

“Interiorizan mejor los conceptos si lo hacen por medio de la propia experiencia y jugando, aprenden y se divierten” En la escuela estamos desarrollando un nuevo proyecto, donde no nos centramos tanto en el trabajo por fichas y en actividades tan memorísticas, sino en que aprendan por medio de la experiencia y la experimentación. Por ejemplo, para que aprendan los colores hay un día dedicado a dicho color (vestimenta, pinturas, manualidades…) Interiorizando este concepto a través del juego, de una manera lúdica y divertida. Además, hemos empezado a trabajar a través de mapas conceptuales, introduciendo temas novedosos y atractivos como puede ser el arte, el circo, la ciencia… facilitando un aprendizaje significativo que ayuda a estructurar el pensamiento ya que se trabaja a partir de sus ideas 22

• Revista Nana

previas, se van construyendo los nuevos conocimientos y se relacionan con los anteriores. Todo ello, les ayuda a organizar, reflexionar, relacionar y fijar esos conocimientos ¡y se lo pasan en grande!

También parece ser que hay cada vez más casos de niños hiperactivos ¿lo has notado en la escuela? Sí, se nota. Pero es una consecuencia lógica de la forma de vida que se está llevando, de la falta de atención que se les tiene, de la sobre-estimulación de móviles, tablets y televisión que imposibilitan descargar la energía de estas edades. En la escuela contamos con una psicopedagoga que ayuda, en los casos que así lo requieren, a establecer unas pautas de conducta para atender las necesidades específicas de estos niños en función de su propio desarrollo. Muchos casos se pueden resolver con una atención y trabajo adecuado, implicándose conjuntamente los padres con la escuela.

Otro tema recurrente es “los niños que no comen”. Los niños no aprenden a comer porque en casa lo hacen solos y no con los adultos. Desde pequeños deberían compartir la mesa familiar. Ellos imitan todo. Si ven a mamá y papá comiendo de todo, van a querer probarlo todo. Pero en muchos casos, las familias no están juntas a la hora de la comida, o si lo están, se les da de comer primero a los niños y luego comen los padres. Para nosotros, el trabajo de educar sigue también en el comedor. Comer variedad de alimentos y saber comportarse en la mesa.

Revista Nana #06 Septiembre-Octubre 2015  

¿Estoy de parto? Fase previa o 'Pródromos del parto'. Del gesto a la palabra. Grupos de apoyo a la lactancia materna. La importancia del gat...

Advertisement