Page 1

GRATIS PAPEL Y DIGITAL

www.revistanana.com

#17

e-lactancia Lactancia materna y medicamentos

Cuando el

miedo manda

La sobreprotecciรณn en la maternidad

Respetar rabietas Una manifestaciรณn emocional del sistema nervioso


Del 25 de junio al 31 de agosto

Moda Infantil & Puericultura

EL CARRIZAL C/ Cosmonauta Colling, 74 Frente al Centro de Salud Tlf. 928 784 174

CC. EL MIRADOR Local B-13 Planta Baja - Zona Infantil Tlf. 928 686 999

Pinponbebes


05

Sumario

página

10 página

14 página

Parir y criar “a la moda” Convertir la norma en excepción

Cuando el miedo es el que manda La sobreprotección en la maternidad

Primerizo por segunda vez La conciencia paterna

16

Normalizar la lactancia materna

18

Grupos de apoyo a la lactancia materna

20

e-lactancia

23

Prevención de accidentes

26

Las rabietas también hay que respetarlas

página

página

página

página

página

30 página

“Del dicho al hecho, hay mucho trecho”

en las Islas Canarias

Compatibilidad de mediamentos y lactancia materna

Cómo evitar lesiones por accidentes en niños

Manifestación emocional de la inmadurez del sistema nervioso

Recomendaciones Sugerencias de lectura

www.revistanana.com

Síguenos


Editorial

Cómo profesionales de la comunicación, debemos ser muy cuidadosos con las palabras, tenemos la obligación de leerlas del derecho y del revés y, por eso, estamos felices de compartir una afilada reflexión sobre algunos términos de moda, en esta búsqueda por lo “natural” que no siempre es lo normal, regular u ordinario. Y hablamos tambien de lo “normal” de la lactancia materna, por ejemplo, pero sobre todo, de respeto. Insistir, desaprobar o coaccionar a las madres son faltas de respeto muy graves y de profundas consecuencias en la mujer-madre. Miedo es uno de los sentimientos que pueden generarse, al que dedicamos unas páginas en esta edición. Afortunadamente, tenemos muchas maneras de prevenir desgracias y calmar un poco esos miedos que experimentamos todos los que tenemos a cargo esas personitas en desarrollo. Hablando de desarrollo... ¿sabías que las rabietas reflejan que todo marcha como debería? Poniéndole una pincelada de humor a tanta responsabilidad, el relato de un papá primerizo... por segunda vez.

Es una producción de

koloryforma.com

Con el apoyo de

Foto de portada

Y, haciendo referencia a la portada, cito a alguien muy especial que dijo “...y esto es lo que sucede cuando hacemos música juntos, averiguar qué quiere o necesita el otro, qué intenta hacer, por donde quiere ir, estamos atentos a los demás y a nosotros mismos para conseguir un fin común”- y esto es lo que sucede cuando traemos un hijo al mundo. Gracias.•

Ivana Kaminsky Directora Revista Nana

¿Hablamos?

605 54 11 21

o escríbenos a info@revistanana.com

Impresión: Litografía Solano Depósito legal GC 1012-2014 Revista Nana no se hace responsable de la opinión de sus colaboradores.


Parto

Parir y criar ¿a la moda? Expresiones cómo “parto respetado, crianza con apego y lactancia prolongada” convierten la norma en excepción. Cada vez vemos más artículos, blogs y grupos en redes sociales sobre “algo” a lo que llaman parto respetado, crianza con apego y lactancia prolongada. Son términos que ahora están hasta en la sopa y, he de reconocerlo, cada vez me gustan menos. No por lo que representan, sino por esa etiqueta impuesta que convierte lo normal en algo que parece no serlo.

Parto… ¿respetado? Un parto respetado es aquel en el que no se interfiere de manera innecesaria y (añado, porque esto es realmente importante) en el que se respetan los deseos de la mujer. Parece bastante de cajón que lo deseable es el parto respetado ¿por qué digo que no me gusta? porque me repatea que haya que poner una etiqueta a algo que debería ser lo normal. Cualquier intervención médica debería hacerse exclusivamente en los casos en los que estuviera indicada y no en otros, porque todas las intervenciones conllevan unos riesgos, por lo que únicamente deberían asumirse si el beneficio que aportan fuera mayor en una situación concreta (la cesárea salva vidas cuando es necesaria, obligar a una mujer que puede parir vaginalmente a una cesárea injustificada la expone a ella y su bebé a unos riesgos sin ofrecer beneficios).

Es tremendo ver cómo el “parto respetado” se contempla como una opción, como un parto diferente al “parto” sin más, sin etiquetas, sin apellidos. Ponerle la coletilla es asumir que lo normal es el parto en el que se interviene sin indicación o aquel en el que no se respetan los deseos de la mujer (amparados por la ley de autonomía del paciente, no respetar su voluntad no es ser menos amable como profesional, es incumplir la ley). Muy frecuentemente usamos el término “normal” como sinónimo de “habitual” y aquí sí habría que puntualizar, por desgracia es muy habitual encontrarnos con partos intervenidos de más o con experiencias de mujeres que cuentan cómo se vieron obligadas a adoptar una posición que no deseaban en sus partos, cómo les dijeron al ingreso que en ese hospital no aceptaban planes de parto, cómo les explicaron que estaba en un hospital universitario y por ello tenía que aceptar los tactos de los residentes… Lo que ocurre es que si a eso le llamamos “parto” y al parto bien atendido tenemos que ponerle coletilla para aclararlo, considero que perpetuamos la idea de que el parto respetado es algo alternativo a lo que debería ser. Cada vez más hospitales informan a sus pacientes de que cuentan con un programa de parto respetado, cuando no es más que la forma de atender el parto de acuerdo a la evidencia científica y sin incumplir la ley ¿Acaso no es esa la asistencia que Revista Nana •

5


Parto

debe asegurar cualquier servicio de cualquier hospital? Sería ridículo ver un programa respetuoso de atención al diabético en un servicio de endocrinología, creo que todos pensaríamos “¿qué pasa, que otros no lo son?” sin embargo en obstetricia hemos asumido que el parto respetado es algo alternativo a lo normal (a lo indicado, lo correcto, no lo habitual).

Y retomando la cuestión de que en muchos sitios lo habitual es lo mejorable, podría entenderse que se añadiera el apellido “respetado” a modo de reivindicación, exigiendo que todos los procedimientos se ajusten a la evidencia científica. Sin embargo, cada vez que leo sobre “parto respetado” echo en falta esa reivindicación y el recordatorio

Ejemplos de parto no respetado:

luye tratamiento con orablemente, en el que se inc • parto que evoluciona fav pe la bolsa con el rom se acabar cuanto antes o oxitocina para acelerarlo y mismo fin, y la matrona no llama desea analgesia epidural jer mu la que el en to par • la mujer es un parto decide que lo mejor para al anestesista porque ella natural, un día concreto porsana que se programa para • parto de una embarazada día, ese a atender tiene guardia que el ginecólogo que lo va o en contra de su a una mujer a parir de lad • parto en el que se obliga voluntad, rios sin el consentilos tactos vaginales necesa n liza rea se que el en to • par miento de la mujer.

Ejemplos de parto respetado:

administrar oxitofavorablemente y se decide • parto que no evoluciona jer y obtener su mu la a r niótica tras informa cina o romper la bolsa am consentimiento, al y se le ofrecen otros no desea analgesia epidur • parto en el que la mujer sia, métodos de apoyo y analge e, controlando en todo desea epidural y se le pon • parto en el que la mujer dolor sea eficaz, momento que el alivio del ra inducción progratación de riesgo que requie • parto de una mujer con ges mujer, la de r el consentimiento mada, tras informar y obtene mujer y de elección de e el libre movimiento de la • parto en el que se permit la postura en el expulsivo, les si la mujer da pere se realizan tactos vagina ent cam úni que el en to par • miso para ello, etcétera.

6

• Revista Nana


Lactancia materna… ¿prolongada? Por el mismo motivo tampoco me gusta la lactancia materna prolongada. Antropológicamente se establece la edad de destete natural en la especie humana en torno a los 5-7 años de edad, la OMS indica que la lactancia ha de ser exclusiva los 6 primeros meses de vida y mantenerse complementándola con otros alimentos (entiéndase, la alimentación “complementaria” complementa a la principal, que sigue siendo la leche, no al revés, la teta no es un complemento al resto de alimentos) durante como mínimo 2 años. Hay quien, desconociendo el tema, se aventura a afirmar

que esas recomendaciones de la OMS son sólo para los países tercermundistas donde no hay un adecuado acceso a alimentos. Pues no, no sólo no es así, sino que las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría son… ¡exactamente las mismas! En nuestro país lo deseable es que todos los niños fueran amamantados hasta los 2 años como poco ¿Cuántos niños conocemos que hayan seguido esa alimentación? Probablemente muy pocos o ninguno. De nuevo volvemos a lo “habitual”, como la mayoría de madres no mantienen sus lactancias esos 2 años (por voluntad propia, desconocimiento, falta de apoyo del entorno y de las políticas actuales…), ponemos la etiqueta “prolongada” a la lactancia como si fuera algo alternativo a la lactancia normal. Algunos pensareis “bueno, ¿pero qué más dará?” y no da igual, porque junto a la creación del término “lactancia prolongada” está la creación del grupo de madres “de la lactancia prolongada” y caemos en la misma desvirtuación de la lactancia normal, hay quien se piensa que “las de la lactancia prolongada” son 4 hippies que siguen una nueva moda.

Reflexiones

de que todo lo que no incluirían en parto respetado no es más que mala praxis o incumplimiento de la ley. Así que el término se desvirtúa, llevando a pensar a algunos que eso del parto respetado es una moda que hay ahora, incluso creando confusión entre parto natural y parto respetado.

Revista Nana •

7


Reflexiones

La lactancia es la lactancia, independientemente de lo que dure, mantiene los mismos beneficios, la lactancia “corta” o habitual en nuestro medio no tiene unos beneficios y la prolongada otros. Haciendo pensar que la lactancia prolongada es algo distinto, muchos llegan a conclusiones tan erróneas como que “eso ya es vicio” o “que esa leche ya no alimenta”, olvidando que la lactancia es lactancia tenga el niño 2 meses o 3 años. De igual forma que con el parto respetado entiendo que se hable de lactancia materna prolongada reivindicando que se de la visibilidad necesaria a la lactancia normal, pero por favor… llamémosla así, no es lactancia prolongada, es lactancia normal y natural (por supuesto finalizar la lactancia antes de ese tiempo no es una lactancia “anormal”).

Crianza… ¿con apego? Y como no podía ser de otra forma… no me gusta la crianza con apego. No existe otro tipo de crianza, es el único que hay. Des pecho, leche artificial, coleches o no, portees o no, hagas baby led weaning o des purés, castigues o no, te apresures a atender a tu niño cuando llora o no… trates a tu hijo con cariño o le maltrates pegándole a diario… todos los niños se criarán con apego, ¡todos! el apego lo desarrollan todos los niños durante los 2 primeros años de vida y pueden hacerlo en forma de apego seguro (el deseable, el que va a facilitar el día de mañana su autoestima y sus relaciones con otros) o en forma de apego patológico que le supondrá dificultades en su vida adulta. El desarrollo del apego es algo realmente complejo que responde al modo en que el niño y su cuidador principal se vinculan esos 2 primeros años de vida. Por ejemplo, se habla de la lactancia materna como favorecedora de un apego seguro, ya no por el alimento en sí, sino por la interacción 8

• Revista Nana

que ocurre durante el amamantamiento. ¿Significa esto que un niño alimentado con leche artificial va a desarrollar un apego patológico? Claro que no, no es tan simple. Además, hay que recordar que esa interacción beneficiosa puede lograrse si no le da cada día una persona distinta el biberón, si aunque el niño sea capaz de sujetarlo y tomárselo solito estamos con él abrazándole, hablándole y acariciándole, si atendemos sus necesidades ofreciéndole el biberón a demanda, etcétera ¿Y significa que si damos pecho lograremos que nuestro hijo desarrolle un apego seguro? pues tampoco. Si una madre se desentiende de su hijo, le acostumbra a que en algunas ocasiones atiende a su llamada y otras no (si a veces le deja llorar y llorar sin hacerle ni caso), si le da el pecho sin mirarle jamás, sin hablarle… tiene más papeletas de que su niño desarrolle un apego patológico que la anterior madre del biberón. Lo mismo ocurre con el porteo versus carrito, se habla del porteo como característico de la crianza con apego por la interacción que supone cargar al niño, pero… no siempre llevarlo encima implica interacción, al igual que llevarlo en el carrito signifique que sus padres le ignoren.

“Usamos etiquetas que pueden llevar al error de creer que estamos ante modas o corrientes de un colectivo concreto”

Ignorarle, atender a sus demandas, interaccionar con él… todo esto conducirá a consecuencias relevantes en la crianza, es de esto de lo que debemos informar a las familias, para que sepan cómo optimizar su crianza, respetando las diferentes opcio-


En definitiva, hablamos del parto respetado, la lactancia prolongada y la crianza con apego como si fueran opciones alternativas a la norma. Usamos etiquetas que pueden llevar al error de creer que estamos ante modas o corrientes de un colectivo concreto. Hay mujeres que entienden que al tener su hospital un programa de parto respetado, les están ofreciendo algún tipo de asistencia exclusiva, no les están regalando nada, simplemente cumplen la ley y guían su asistencia en las recomendaciones basadas en la evidencia científica (tenga o no un hospital programa de parto respetado, está obligado a garantizar el cumplimiento de la ley y que no se actuará con mala praxis). Los profesionales sanitarios que en su formación estudian el mane-

jo de la lactancia prolongada aprenderán que es algo diferente a la lactancia normal, las madres podrán pensar que la lactancia dura 6 meses (los anuncios de leche en polvo que dicen que es “para después de la lactancia” perpetúan ese error) y tras ese tiempo aporta menos o no aporta nada. Los padres que se informen sobre los cuidados de sus hijos creerán que si no siguen unas determinadas prácticas, sus niños no tendrán apego… o tendrán un apego seguro garantizado, sin llegar a informarse sobre lo que realmente es el apego. ¿Hemos alcanzado tal grado de desnaturalización de la maternidad que debemos recordar que el parto tiene que ser respetado, la lactancia humana dura lo que dura (siempre y cuando madre e hijo quieran) y criar un hijo implica el desarrollo del apego?•

Jade Magdaleno Matrona www.matronaonline.net

Erika Amezcua Valmala

FISIOTERAPEUTA ESPECIALIZADA EN SUELO PÉLVICO, UROGINECOLOGÍA Y APARATO DIGESTIVO •Embarazo: dolor, fortalecimiento

suelo pélvico, clases grupales

•Postparto: recuperación cesárea,

episiotomía, valoración y tratamiento del suelo pélvico

•Incontinencias, prolapsos •Disfunciones sexuales •Tonificación cincha abdominal •Estreñimiento, fisuras, reflujos

erikaamezcuav@hotmail.com

678 62 28 90

Nº Col. 1119

Tenerife

Reflexiones

nes que hay, sin descuidar la interacción en aquellas situaciones que la faciliten y fomentándola en aquellas que no lo hagan tanto. Si lo que de verdad queremos promover es el apego seguro, hablemos sobre él, todas las madres y todos los padres deberían conocer lo que es el apego, los tipos que hay, cómo se desarrolla cada uno y qué implicaciones tendrán en la vida adulta de su hijo. Una vez explicado esto, que cada cual escoja las pautas de crianza que desee, sabiendo que con algunas facilitan ese apego seguro y con otras hay que trabajárselo un poquito más. Pero crianzas con apego… ¡son todas! hasta las más terribles…


Crianza

Cuando el miedo es el que manda El anhelo de que nada malo les suceda puede llevarnos a la sobreprotección en la maternidad. El miedo es una de las emociones primarias, junto a la alegría, la tristeza, la rabia, el asco y la sorpresa. Es una emoción tan natural y básica como necesaria para todo ser humano, así como para cualquier mamífero. Este aparece instintivamente con la función de ponernos en alerta ante posibles peligros. Por tanto, sin él ninguna especie podría sobrevivir. El problema surge cuando vivimos con miedos disfuncionales, miedos que más que ayudarnos a protegernos de peligros reales, nos hacen creer en peligros que no existen y se convierten en impedimentos para adaptarnos al medio y desarrollarnos con normalidad. O cuando determinados temores alcanzan unos niveles tan altos que nos dejan sin recursos para afrontar nuestro día a día. Por tanto, no se trata de no sentirlo sino de aprender a gestionarlo para evitar que se haga tan poderoso que sea él quien nos guíe. Es claro que el miedo nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida, en ciertos momentos aparece de una forma más intensa y llamativa provocando un gran impacto, otras sólo como una ligera llamada de atención, pero lo cierto es que ahí está y en momentos vitales tan cruciales, como es la maternidad, adquiere otra dimensión. El de las madres es un miedo que va más allá de una misma. Tener en nuestras manos una vida tan frágil, dependiente e indefensa con la que nos sentimos tan íntimamente unidas supone tal responsabilidad que

10

• Revista Nana

se nos despiertan aspectos propios que no conocíamos y surgen miedos varios como a perder a los hijos, a que les pase algo, a no estar a la altura, a no hacerlo bien, a hacerles daño, a ser mala madre… A la vez, pasar por esta etapa nos despierta áreas internas que estaban dormidas y pueden reaparecer miedos no resueltos de nuestra infancia que, si no estamos atentas, proyectaremos de forma inconsciente sobre nuestro principal foco de atención, los hijos. La teoría de la terapia sistémica familiar en la que se basan las constelaciones familiares plantea que el vínculo madre-hijo es el más fuerte que se puede experimentar en la vida, y está basado en proyecciones y lealtad. La madre proyecta sus carencias y el hijo, por lealtad, amor ciego y necesidad de pertenencia las asume inconscientemente. Esto nos ayuda a entender como, en un momento tan sensible, nos podemos meter en una vorágine emocional que nos dispara las señales de alarma, miedo, angustia, excesiva preocupación, dificultad para disfrutar, etc. y entramos en un mar de dudas e incertidumbre que nos puede llevar a la sobreprotección como única forma de intentar ganar algo de seguridad. Queremos protegerles de todo y más, y es normal, dependen de nosotros, la cuestión es ¿protegemos o sobreprotegemos? Cuando no somos conscientes de la carga propia (carencias, vacíos, insegurida-


El miedo nos encoge, es una energía que va hacia adentro y hacia abajo, el amor y la confianza nos ensanchan y nos llevan a crecer y expandirnos. Tal vez hasta ahora hemos vivido en una de ellas de forma inconsciente pero cuando la identificamos ya no podemos ignorarla y es importante saber que la podemos cambiar y que cada día podemos volver a elegir, cuando nos veamos donde no queremos estar.

Crianza

des) ésta actúa proyectándose en el otro, y cuando intentamos proteger desde el miedo, el resultado es más miedo. Les cortamos la posibilidad de vivir su propia experiencia, les limitamos (la idea subyacente es “como yo sufrí en esto a ti también te va a pasar, así que te lo evito”) y les infravaloramos (con las ideas de fondo de “Tú no vas a poder/saber, yo sé mejor que tú y lo hago por tí”). Algunos ejemplos de cómo hacemos esto podría ser que si tuve una mala experiencia en el colegio vivo con angustia la entrada de mi hijo a su etapa escolar y mi comportamiento estará basado en el miedo, lo que sólo puede proyectarle inseguridad a él y aumentar la mía propia. O si viví un divorcio duro entre mis padres que aun no tengo resuelto y mi relación de pareja no va bien, me costará más aceptar que podemos estar mejor separados porque cuando miro a mi hijo revivo mi dolorosa experiencia creyendo que también será la suya. Cierto es que los padres estamos aquí para guiar y enseñar a los hijos y, si queremos hacerlo sin proyectar nuestros asuntos inconclusos necesitamos tener en cuenta desde donde actuamos ¿desde el amor y la confianza o desde el miedo y la inseguridad? Éstas son dos actitudes con las que afrontar el día a día, el amor y el miedo que, a base de alimentarlos y hacerse presentes en nuestro día a día, se convierten en dos formas de vivir.

Revista Nana •

11


Crianza

Cuando nos movemos en el miedo nos olvidamos de que estamos aquí para enseñarles a volar y puesto que solo podemos dar lo que tenemos, limitamos nuestra capacidad de movimiento y la suya, por lo que si queremos romper con esto y acompañarles a conquistar su libertad necesitaremos volver la mirada hacia nosotras mismas y resolver todo aquello que nos pesa para tomar la nuestra, volver a creer en nuestras alas y desplegarlas para luego decirles “yo sé volar y te voy a enseñar a volar a ti”. Cuando comprendemos que nosotros somos libres y podemos tomar la vida al completo, cuando nos damos el permiso para hacerlo, podemos enseñarles a ellos a vivir también desde la libertad, sin robársela. No digo darles porque ya es suya, se la robamos cuando proyectamos en ellos nuestros miedos y carencias. Los niños necesitan experimentar, escalar, correr, subir, bajar, caerse y volver a levantarse, frustrarse, conseguir logros propios y sentir la libertad con la que han nacido… y ahí estaremos nosotros para cuidarles cuando lo necesiten, para darles nuestro calor y acompañarles en su aprendizaje. Los hijos son maestros que nos hacen de espejo para darnos la oportunidad de mejorar, de sanar nuestras heridas y superarnos cada día en este camino. Sólo necesitamos recordar algo que este poema de Kahlil Gibran expresa maravillosamente: Y no se trata de ser la madre perfecta, sino la madre que cada niño necesita, una madre que acepte su propia libertad, que se atreva a mirarse y a confiar en sí misma en todos los roles en los que se quiera desarrollar, mujer, madre, profesional, pareja, amiga, etc. Ellos ven la vida a través de nuestros ojos, por lo que si yo confío en mí, ellos confían en mí, en sí mismos y en la vida.•

12

• Revista Nana

Kahlil Gibran: “Sobre los hijos” Tus hijos no son tus hijos son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma. No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen. Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, pues, ellos tienen sus propios pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellas, viven en la casa del mañana, que no puedes visitar ni siquiera en sueños. Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer. Tú eres el arco del cual, tus hijos como flechas vivas son lanzados. Deja que la inclinación en tu mano de arquero sea para la felicidad.

Emma Benítez Quintana Psicóloga, terapeuta Biogestalt y madre Facebook: Crecemos en espiral Psicología


Embarazo + Recién Nacido EXCLUSIVO lectores de Revista Nana

EMBARAZOS, BEBÉS Y FAMILIAS www.soniasanchezphotography.com info@soniasanchezphotography.com Tel. 620 26 66 80

Crianza

10%

de descuento


Reflexiones

Primerizo por segunda vez Da igual de que parte del mundo seas, cual sea tu creencia, edad o cultura, si eres hombre y tienes un hijo, sí o sí has sido padre primerizo. Y hay que reconocerlo, algunos más y otros menos, pero es una etapa en la vida llena de incertidumbres que va desde la cara de bobo que se te queda cuando te dan la noticia hasta, un rango de dos meses a una año luego del nacimiento, cuando caes que ya lo eres. Tanto si eres de los que se implican en el embarazo, como de los que no, habrás notado que desde el principio hay cambios. En mi caso, tanto en nuestra relación de pareja como en el hogar, fueron significativos. Saqué mi veta artística y me puse a decorar y preparar el hábitat para recibir a la criaturita. Me puse en ‘modo manitas’ y empecé a pintar objetos infantiles en las paredes de la habitación, colgué apliques de luz, armé y decoré la cuna, puse estanterías con libros de fábulas infantiles y colgué cortinas. Dejé el lugar completamente habitable y cómodo. Lo sé porque, durante el primer año que duró la lactancia de mi hijo, fui yo quien disfrutó de ese espacio mientras el peque se acomodaba en mi cama junto a su madre. También sufrí variaciones en mis aficiones. Vaya a saber qué se le despierta a uno en el

14

• Revista Nana

subconsciente, pero de repente ya no visitaba tiendas de electrónica para ver las novedades sino que me conocía al detalle los tipos de rodamientos que utilizan las distintas marcas de carritos para bebés. Ni hablar de cómo cambia la compra del supermercado. Todavía recuerdo la cara con que me miró la dependienta cuando le pregunté por los discos protectores para pezones -“Es que hago mucho running y se me irritan con el roce de la camisa”- le dije. Menos mal que no tuve que preguntar por los pañales. El broche de oro viene con todo lo relacionado al cuidado del niño. Yo no sé quién diseña la ropa para bebés, pero está claro que su uso debería ser una troncal universitaria. Tu coges un ‘body’ y no sabes si la criatura tiene que entrar por arriba o por abajo, del derecho o del revés. Por suerte el tiempo pasa, el niño va creciendo y uno va dejando esa sensación de primerizo atrás. Las cosas se van acomodando, uno regresa a dormir en su cama, hasta que una mañana de sábado se te vuelve a poner esa cara de bobo cuando te enteras que tu hijo tendrá una hermana. Es en ese momento, entre nuevas incertidumbres, que te sientes primerizo por segunda vez.• Leandro Trilnick Dos veces padre primerizo


Crianza


Lactancia

Normalizar la lactancia materna Un instrumento de salud pública que seguimos sin normalizar. “La lactancia materna se considera la alimentación ideal del lactante. Además, la evidencia científica ha demostrado que los niños no amamantados tienen más enfermedades, más graves y más largas, no sólo durante la época de lactancia, sino muchos años después. Así, la lactancia materna de más de tres meses de duración puede disminuir hasta un 77% el riesgo de otitis media, un 75% el riesgo de infecciones respiratorias de vías bajas, un 40% el riesgo de asma y un 42% el riesgo de dermatitis atópica. Una lactancia materna de más de seis meses de duración puede también disminuir el riesgo de leucemia en un 20% y en un 36% el riesgo de muerte súbita. Además, parece que la lactancia materna disminuye el riesgo de enfermedad celiaca, obesidad, y diabetes tipo 1 y tipo 2 en la edad adulta”. Con este párrafo la recién estrenada “Guía de Práctica Clínica de Lactancia Materna, Bilbao, 2017” del ministerio de salud de nuestro país introduce a cuántos puedan leerla, mujeres, familias y profesionales, una noción de los beneficios de la lactancia materna. Tanto la población en general cómo los profesionales sanitarios conocen sus beneficios pero, aún así, sigue sin conseguirse una adecuada normalización de la lactancia materna, tanto para la madre como para el lactante, para profesionales y para nuestra sociedad. Tenemos claro que dar leche materna es un instrumento de salud pública pero seguimos sin conseguir normalizarla. Cuando hablo de “normalizar” me refiero a dar por “normal” algo que es natural, sin que exis-

16

• Revista Nana

tan de por medio presiones, dificultades, incongruencias y un sinfín de problemas que dificulten que eso, “natural” y “normal”, pueda ser normalizado. Desde una visión integral de la maternidad, donde la lactancia tiene un peso muy importante, creo que hay varias “patas de la mesa” que se deben atender para que de verdad podamos normalizarla y disfrutar de sus beneficios. La clave pasa por la ya conocida frase “Promoción, protección y apoyo a la lactancia materna” que en algunos casos es totalmente ignorada por instituciones y organismo de responsabilidad en salud. La primera pata de esta mesa que a veces cojea es la atención a la mujer. El respeto a sus decisiones informadas y el apoyo emocional en un momento único de su vida reproductiva son pilares indiscutibles que no podemos dejar de proteger. Los pechos son de la mujer, de nada sirve que le expliquemos que la leche materna es lo mejor para el bebé si tiene problemas en relación con su sexualidad o con la imagen de la maternidad que lleva construyéndose toda la vida. Por lo que, el acercamiento y el apoyo a la maternidad y a la lactancia debe pasar por entender las expectativas que trae esa nueva madre y cuan “normal” considera ella amamantar a su bebé. Aunque puede parecer obvio, es necesario dejar bien en claro que cualquier actitud o asesoramiento que pretenda convencer o presionar a la mujer a dar leche materna de sus mamas, sin que ella tenga una decisión clara, va a repercutir negativamente en su maternidad


La segunda pata de esta mesa es la sociedad. En esta palabra suelo incluir a la pareja, la familia extensiva, los amigos, vecinos, o gente que nos encontramos por la calle cuando estamos en sentadas en un banco dando de mamar a nuestro hijo o hija. Puedo asegurar que nuestra sociedad no normaliza la lactancia materna como forma de alimentar de forma saludable a nuestros hijos. Nos vamos de compras y pretendemos la ropa con el mejor tejido, el teléfono móvil con la mejor tecnología, el agua más pura y saludable... pero no hemos interiorizado que dar leche materna es “lo mejor” para el lactante facilitando que algo natural, bueno, con evidencia científica demostrada pueda ser algo habitual en nuestras vidas.

La sociedad desconoce aspectos importantes de la maternidad como, por ejemplo, respetar la intimidad en los procesos reproductivos como en los primeros días tras un parto. Muchas de mis compañeras son testigos de la cantidad de visitas que tienen las madres recién paridas en las maternidades haciendo que procesos fisiológicos y naturales se vean afectados por la falta de intimidad, de descanso o de apoyo. Por ello, uno de nuestros objetivos, si pretendemos normalizar la lactancia materna, debe ir encaminado a formar, a ser posible desde la niñez, para que en los colegios, institutos y centros educativos en general podamos apuntalar la educación para la salud.

Lactancia

y en su concepción de ser madre. Y esto, (que he visto con mis ojos en algunos casos) es totalmente incorrecto, la madre no debe sentirse mal o “mala madre” cuando no es posible alimentar a su hijo con leche materna, por los motivos que sea.

Al inicio de este artículo mencioné los porcentajes de disminución de enfermedades sobre los lactantes alimentado con leche materna los primeros seis meses de vida, me toca ahora nombrar la lactancia prolongada, que seguimos también sin normalizar. Sigue siendo raro, poco habitual y a veces hasta casi imposible conseguir que la imagen de una madre dando leche materna al pecho a una lactante de 3 años se vea como algo normal. Esta imagen, que en otras sociedades es algo habitual, en la nuestra no lo es, a pesar de que la evidencia científica y las recomendaciones de organismo de salud de reputado prestigio siguen apoyando la lactancia materna prolongada, como fuente de salud. Recientemente, la Asociación Española de Pediatría en su Comité de Lactancia se posicionó para apoyar la lactancia materna prolongada. Revista Nana •

17


Lactancia

Esto que parece sencillo no es ni mucho menos lo ordinario, y a pesar de que los profesionales de la salud hacemos grandes esfuerzos para llegar a toda la población, ésta sigue sin tener acceso a una educación afectivo-sexual y reproductiva adecuada y completa. Quiero destacar que los grupos de apoyo a la lactancia materna, realizados por entidades sin ánimo de lucro, con claras intenciones de ayudar a la sociedad y compartir un momento de la vida de las personas tan intenso como la maternidad o la paternidad, son claves para que se pueda normalizar la lactancia. En los grupos de apoyo la relación de ayuda es proporcionada por una persona que ha vivido un proceso similar y tiene una pequeña formación y/o experiencia, de tal manera que ese sostén “madre a madre” tiene un valor añadido. Aunque también cabe señalar que toda la ayuda que se da en estos grupos no tiene un objetivo de diagnóstico ni de tratamiento, pero sí de apoyo en un ambiente social que complementa todos los demás recursos disponibles. La existencia y derivación a grupos de apoyo de lactancia materna es una de las recomendaciones de la IHAN y organismos internacionales expertos en lactancia materna, por lo que olvidarlos es una craso error. La tercera pata de la mesa son los profesionales de la salud. De nada sirve que una mujer que haya tomado una decisión informada, que desea claramente amamantar a su

hijo o hija, que cuenta con el adecuado respeto y apoyo de su pareja, familia y amigos para dar el pecho, se encuentre con profesionales que dificultan el inicio y la continuación de este proceso fisiológico. Es una de las patas de la mesa que mejor soporte debe dar, ya que los profesionales de salud somos la clave para promover, proteger y apoyar la lactancia materna en la vida reproductiva de la mujer, en instituciones sanitarias, centros educativos y en la sociedad en general. Pero con ser profesional de salud y tener un título universitario no basta. En mi experiencia, puedo afirmar que, a pesar de tener una titulación y formación específica, experiencia personal y profesional en el campo de lactancia, tanto en hospital como en grupos de apoyo, sigo aprendiendo cada día, de cada mujer, de cada bebé y de cada persona, y por su puesto, de cada padre y de cada familia. Una actitud de relación de ayuda con una sólida formación basada en evidencia científica debe ser insignia de cada profesional de la salud que esté al servicio de todas las personas que se encuentran en un proceso de maternidad/ paternidad. Cabe resaltar que en los últimos años veo cómo grupos de profesionales ponen su empeño en realizar proyectos ilusionantes con una dimensión multidisciplinar para promover, proteger y apoyar la lactancia materna. Como ejemplo, mencionar a los Comités de Lactancia de varios hospitales canarios recientemente constituidos que se esfuerzan cada día por mejorar la asisten-

Consulta los Grupos de apoyo a la lactancia materna de las Islas Canarias

AQUÍ

Te invitamos visitarlos desde el embarazo

www.revistanana.com


Finalizando, nos quedaría la última pata de la mesa, con las cuatro podemos sentar una base sólida para conseguir el objetivo de promover, proteger y apoyar la lactancia materna como fuente de salud para la población. Esta cuarta pata estaría integrada por los organismos oficiales de salud, políticos y con competencia en materia sanitaria, que son los primeros eslabones de una cadena que, sin una política clara de apoyo a la salud dotando de recursos necesarios, sería imposible conseguir el objetivo descrito. En otros países, las decisiones políticas se basan en el conocimiento científico y se promueven cambios y mejoras con dirigentes y gestores políticos que conocen qué determinadas acciones en la población dan resultados, a medio y largo plazo, positivos para la sociedad. Aquí podríamos hablar de utopía -como ya nos habló Michel Odent en varias de sus publicaciones- pero creo que esa palabra se antoja una buena excusa para aquellos que no quieren hacer nada por un mundo mejor. Por ello, no creo que sea una utopía mejorar la salud física, psicológica, social, espiritual y emocional de una población cuando de verdad se quiere apostar por ello.

Termino estas líneas volviendo al principio y recordando que en este año ha “nacido” la Guía de Práctica Clínica de Lactancia Materna, fruto de un arduo trabajo de profesionales expertos y que seguro será un buen instrumento para ayudar al objetivo que perseguimos, que es mejorar la salud. En dicha guía, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), hay una prevalencia de lactancia materna del 15% a los seis meses de edad del lactante, lo que representa una realidad que vivimos a diario los profesionales de salud, las madres, las familias, y la sociedad. Seguimos sin normalizar lo que debería ser “normal” evolutivamente como especie humana. Quizá, al leer este artículo, dentro de diez años, esta cifra haya aumentado en nuestro entorno y, lo más importante, seamos felices y nos sintamos satisfechos viendo a nuestros hijos e hijas crecer con lo mejor que le podemos dar… su salud.• Elisabet Machín Martín Matrona

Para saber más consulta bibliografía: Grupo de trabajo de la Guía de Práctica clínica sobre lactancia materna. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Ministerio de sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Agencia de Evaluación de tecnologías sanitarias del país vasco-OSTEBA, 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS.

CC El Muelle Planta Baja

Las Palmas de Gran Canaria

moda infantil de 0 a 16 años

Lactancia

cia sanitaria a la lactancia materna, en su inicio y durante la misma, resolviendo complicaciones cuando aparecen, generando recursos de ayuda y servicios que antes eran impensables y que demuestran cada día, de manera lenta pero segura, su firme convicción por normalizar la lactancia materna como fuente de salud integral.


Lactancia

Medicamentos y lactancia La mayoría de fármacos son compatibles con la lactancia materna. En muchos casos se aconseja, erróneamente, a la madre abandonar la lactancia por tener que tomar medicamentos. Lo cierto es que la inmensa mayoría de los fármacos no pasan a la leche o, si pasan, lo hacen en cantidades tan pequeñas que no afectan en absoluto al lactante. Decirle a una madre que debe dejar de dar el pecho a su hijo debe estar claramente justificado.

e-lactancia.org es una herramienta web creada por Dr. José María Paricio Talayero, pediatra enamorado de la lactancia materna y presidente de APILAM (Asociación para la promoción e investigación científica y cultural de la lactancia materna) que permite consultar la compatibilidad de la lactancia materna con respecto a más de 22.000 productos (no sólo fármacos, también productos alternativos, fitoterapia, homeopatía, cosméticos...). Las recomendaciones las realizan pediatras y farmacéuticas de APILAM y están basadas en publicaciones científicas recientes. 20 • Revista Nana

Simplemente entra en www.e-lactancia.org y escribe el nombre del medicamento o compuesto que desees comprobar. Hoy en día se ha convertido en una fuente imprescindible de consulta, tanto para madres cómo profesionales y expertos formados en lactancia de diferentes partes del mundo.•

!

El funcionamiento, mantenimiento, actualización e independencia de e-lactancia son posibles gracias a las subvenciones y donaciones de particulares e instituciones. Puedes colaborar aportando un donativo por el importe que desees y ayudarnos a poner al alcance de todas las personas esta información que salva lactancias. http://www.e-lactancia.org/donativos


ESCuEla aCtiVa SaRdina

(Santa lucía - Gran Canaria) dirigido a niñas y niños de 1 a 6 años

Un espacio para crecer juntos. Te esperamos. MatRÍCula aBiERta todo el año

. flexibilidad horaria . Periodo de adaptación personalizado . ambientes preparados y materiales de calidad . Pedagogías alternativas e inteligencias múltiples . Escuela de familias . arte y creatividad . Conexión y gestión emocional . Huerto y juegos en el jardín . Yoga noVEdad

. disciplina Positiva

+ info: Daida Ojeda 666 247 584 • Eva Salgado 609 867 671 Escuela Activa Juego y Aprendo escuelaactivajuegoyaprendo@gmail.com


Salud

Prevención de accidentes en niños Cómo evitar lesiones por accidentes. Los “accidentes” se refieren al daño físico que se produce cuando se somete súbitamente el cuerpo a algún tipo de energía (mecánica, térmica, química o radiada). La mayoría son inesperados, pero no por ello inevitables, por esto en ocasiones se denominan lesiones no intencionadas. Las lesiones son una de las principales causas de muerte infantil en todo el mundo. Las caídas son los accidentes más frecuentes, sin embrago, los traumatismos en accidentes de tráfico son los que más muertes producen.

Caídas Cuando un niño aprende a caminar, son frecuentes las caídas banales desde su propia altura, hasta que consigue mayor estabilidad y seguridad al deambular. Las caídas en niños menores de 4 años se producen sobre todo desde muebles, escaleras, ventanas, balcones o desde los brazos del cuidador; mientras que en los niños ma-

yores se presentan más frecuentemente en relación con la práctica de deportes y desde grandes alturas (árboles o muros). • Andador: los niños que lo utilizan tienen mayor riesgo de caídas y fracturas, por lo que no se recomienda su uso. En caso de comprar uno, tiene que tener base amplia y estable, para disminuir el riesgo de caídas y restringir el desplazamiento a través de las puertas y habitaciones de la vivienda. • Escaleras: proteger con barreras protectoras fijas (atornilladas a la pared) de barandas verticales para evitar que el niño trepe y salte la barrera, manteniéndolas siempre cerradas. • Cambiador: nunca dejar solo al bebé en el cambiador, si necesita algún objeto cercano, llevar al bebé hasta allí; es preferible cambiarle en una superficie baja o incluso en el suelo sobre un paño limpio. • Trona: debe ser de base amplia y fuerte para mantener la estabilidad, use el cintuRevista Nana •

23


Salud

rón de sujeción para evitar que el niño resbale y nunca lo deje solo mientras esté sentado en la trona u otro mueble. • Ventanas, balcones: dispositivos de seguridad para limitar la apertura de ventanas o puertas, mallas en los balcones y no dejar muebles o sillas cerca a estos lugares, son importantes para prevenir caídas potencialmente graves. • Muebles, camas: lo más importante es no perder de vista al niño. El uso de amortiguadores de golpes junto a la cama (alfombras de goma) y la fijación de algunos muebles a las paredes (ej: estanterías para evitar que caigan encima del niño) son medidas eficaces para prevenir lesiones. • Deportes: uso de casco, calzado adecuado (evitar sandalias en la práctica de deportes) chalecos y otros accesorios de seguridad para minimizar lesiones. En el parque es importante señalar claramente los límites de la zona de juego y verificar que estos cumplan con las normas de seguridad.

Ahogamiento La medida más importante es la vigilancia continua de los niños que se encuentren en un recinto acuático, incluso si el niño sabe nadar adecuadamente. Usar chalecos salvavidas en niños que no saben nadar bien y en aquellos que practiquen deportes acuáticos. No jugar cerca del borde de la piscina o de los desagües de ésta, pues podrían quedar atrapadas partes del cuerpo por efecto de succión (manos, pelo).

Accidentes de tráfico Utilizar siempre el cinturón de seguridad o el sistema de retención homologado que sea adecuado para el peso y talla del niño (no de su edad) y hasta que alcancen una estatura mayor a 135cm. A partir de los 3 años, enseñar a los niños a protegerse, explicando normas básicas de educación vial; 24

• Revista Nana

recuerda que la mejor forma de enseñar, es predicar con el ejemplo. En bicicleta, hacer uso del casco, respetar señales de tránsito, cruzar calles en paso de peatones, utilizar cintas reflectantes en la ropa o en la mochila, luces frontales y traseras y piezas reflectantes en las ruedas de la bicicleta.

Quemaduras • Eléctricas: instalar artículos de seguridad para enchufes. No usar alargaderas o conexiones múltiples, evitar que el niño camine descalzo y con los pies húmedos por si pudiera tocar algún aparato o conexión eléctrica. • Solares: evitar exposición entre las 11 y 16 horas del día, uso de protector solar y medios físicos en niños más pequeños (sombrilla, gorra, camiseta) • Térmicas: Mantener lejos del alcance las cerillas, mecheros, líquidos inflamables; los mangos de sartenes dejarlos hacia dentro para evitar que los niños puedan agarrase a ellos.

Medicamentos y tóxicos Preferir medicamentos en envases con tapón de seguridad, no decirle a los niños que los medicamentos son caramelos pues podrían querer tomar mas, no envasar productos de limpieza o combustibles en frascos llamativos o de refrescos, almacenar todos los medicamentos y elementos de limpieza, lejos de la vista y alcance de los niños. Aunque es deseable que todas las personas relacionadas con niños tengan conocimientos básicos de primeros auxilios para poder ayudar ante un accidente, resulta aún mas importante fomentar medidas preventivas tanto en el hogar, colegios, centros recreativos, etc para disminuir el riesgo y la incidencia de lesiones en nuestros niños.• Dra. Lina Hernández Zuñiga Pediatra Hospiten Bellevue


No sabríamos cómo definirnos, ni queremos ser una empresa aunque necesariamente lo somos, ni siquiera un centro infantil o escuela, que también... pero nuestro objetivo principal es llegar a ser lo más cercano a sus hogares, un lugar entrañable y familiar para sus hij@s... Cada año recibimos el agradecimiento sincero de las familias que acaban su ciclo con nosotros;

“…Nos queda una semana de compartir sonrisas y saludos cada mañana, una semana de dejar a mis hijos, desde hace 5 años, en tan bonito proyecto que es dar un complemento en educación a nuestros pequeños... No tengo cómo agradecer, a cada unas de las piezas que hacen posible First Steps Little Club, todo lo que mis tres pequeñas partes se llevan de ustedes. Gracias infinitas a tod@s y que sigan cuidando y velando por el bienestar y la educación de todos los niñ@s que tengan, hasta el infinito y más allá... ¡Las queremos, chicas!” Osmel, Gorka y Paz Por esto, seguimos siendo fieles a lo que les pretendemos ofrecer: confianza y cariño para lo que más quieren en el mundo… sus hij@s.

CENTRO DE EDUCACIÓN INFANTIL

(de 0 a 4 años)

629 604 804 - 928 291 599 info@firststeps.es Firststeps Littleclub web

www.firststeps.es

C/ Camilo Saint Saens, 1 • Ciudad Jardín • Las Palmas de Gran Canaria


Crianza

Las rabietas también hay que respetarlas Su aparición es parte del proceso de maduración del sistema nervioso. “Cada vez que vamos al centro comercial me la monta”, “se tira al suelo y hasta que no le doy lo que quiere, o dos tortas, no para”... Todos los que tenemos niñas y niños hemos sufrido las tan temidas rabietas… el niño no atiende a razones mientras tú vas acumulando nervios, empeñándote en que te haga caso y justo consigues lo contrario. Se tira al suelo, grita, llora sin consuelo, y las miradas de todos apuntan a tu nuca mientras deseas desaparecer… “el niño te retó y te ganó” -dicen los entendidos en crianza. Pero... ¿qué ocurriría si entendiéramos la naturaleza y la función de las rabietas? Me llama la atención toda la información que hay en torno a la crianza, nos cuentan las fases y tiempos de las cosas que el niño debe ir haciendo... no nos extraña que un bebé de 6 meses no camine o no hable, “aún no toca”, y sabemos que las rabietas “tocan” sobre los 2 años. Sin embargo, no sabemos quién es el responsable de que “toque”. Conocemos muy poco acerca del cerebro, si tuviéramos unas nociones básicas acerca de su funcionamiento comprenderíamos mejor y resultaría más fácil respetar los tiempos de desarrollo del niño. Cuando las temidas rabietas comienzan a aparecer entramos en pánico pensando que es el preludio de cómo se comportará para siempre y por ello se dan consejos del tipo: “páralo ahora que más tarde no podrás”, “no permitas eso, tú eres la que manda”, “ignórale, no puede salirse con la suya” y un sinfín de bienintencionados consejos que mucho distan de acompañar al niño en uno de los procesos de madurez emocional

26

• Revista Nana

más importantes. La rabieta es la manifestación emocional de la inmadurez del sistema nervioso del niño. Dan J. Siegel y Tina Payne Bryson en su libro “El cerebro del niño” (lectura que recomiendo encarecidamente) nos explican de forma clara y sencilla los tipos de rabietas que hay y cómo acompañarlas de manera que los retos se conviertan en oportunidades para ayudar a madurar al sistema nervioso. Las dividen en dos tipos: • Conscientes o de cerebro superior: el niño las inicia conscientemente y, algo importante, sería capaz de pararla en el momento que quisiera si consigue lo que pretende o si valora que las consecuencias de esa conducta no le van a compensar. No pierde el control, aunque lo parezca, por el contrario, es consciente de lo que sucede. Importante tener en cuenta que los niños menores de 3 años no son capaces de tener este tipo de pataletas pues las estructuras cerebrales implicadas en ellas (corteza cerebral, la parte del cerebro que nos permite pensar en consecuencias, planificar, empatizar, organizar…) aún no están lo suficientemente maduras para que puedan tener lugar. En este tipo de rabietas el niño es consciente de que con su conducta puede “manipular” al otro para conseguir su propósito. Es un comportamiento que el niño decide tener. La manera de gestionar este tipo de pataletas puede acercarse más a lo que comúnmente entendemos por manejo de las rabietas. Siendo firmes y constantes se irán espaciando y finalmente el niño comprenderá que esa no es la forma de pedir las co-


• Del cerebro inferior: desde el nacimiento se han creado fuertes vínculos de apego entre el niño y las figuras importantes de referencia, por lo general la mamá y el papá. Este apego es necesario pues, entre otras muchas cosas, garantiza al recién llegado la supervivencia, ya que asegura la provisión de todo aquello que necesita para desarrollarse. Sobre los dos años de vida, el niño comienza a desarrollar la propia identidad, el yo diferenciado del otro. Empieza a darse cuenta de que mamá y papá son personas distintas a él. Comienza una etapa de autoafirmación, y justamente, la afirmación del “yo” pasa por negar todo lo que los otros proponen. El niño no nos reta, sus negativas son la forma de afirmar su “yo” emergente. Lo que sucede es que cuenta con unas herramientas rudimentarias para enfrentarse a esta nueva situación, algunos todavía no han empezado ni a hablar, lo cual produce aún más frustración. Imaginemos que queremos comunicar nuestros deseos en un país donde no dominamos el idioma… lo que sucede es que no hay maduración suficiente de las estructuras cerebrales por lo que el niño estalla emocionalmente por todo. Los niños pequeños se guían por el

cerebro primario (tronco cerebral y sistema límbico, partes del cerebro encargadas de garantizar aspectos básicos como regular hambre, sueño, emociones…). A medida que crece lo hará también la corteza superior y con ella la capacidad para comprender las situaciones, hablar y calibrar las consecuencias de sus actos.

Crianza

sas y que su comportamiento no sirve para nada. No debemos ignorarlas sino explicar de manera clara que así no se hacen las cosas a la vez que le ofrecemos un modelo válido de cómo podrían hacerse. No hay que olvidar que aunque el niño pueda hacer la rabieta de forma consciente, quizá todavía no entienda las consecuencias que esa conducta pueda tener en el otro. Aún está en el proceso del autocontrol y de la gestión de sus emociones, por lo que debemos actuar firmes pero con cariño.

Una vez ha estallado, un niño tan pequeño es incapaz de parar hasta haber descargado toda la “tormenta emocional” que le desbordó. Todos hemos probado a darle lo que quería y sigue con la pataleta… el niño no puede parar. En este tipo de rabietas quien dirige la acción es la amígdala, una estructura cerebral que corta el acceso al cerebro superior en determinadas situaciones para poder tomar decisiones rápidas sin que medie la consciencia. Es la que hace actuar por impulso, sin pensar, cuando nos sentimos amenazados. Entonces ¿qué hacemos con las rabietas de los niños? Es imposible evitarlas y, de hecho, su aparición es necesaria y nos indica que el sistema nervioso está en proceso de maduración. Por ello, es importante que quien acompaña al niño las entienda para poder facilitar un proceso de suma importancia para la maduración del cerebro infantil. Lo primero que debemos tener claro es que son necesarias y mediante su adecuado acompañamiento estamos dando el modelo para que el niño aprenda a gestionar sus propias emociones.

Revista Nana •

27


Crianza

Para acompañarlas de manera respetuosa… • Debemos permanecer junto al niño cuando se desencadene. Lo está pasando mal, no tiene los recursos necesarios para poder solucionar el conflicto, por lo que hemos de ser nosotros quienes le demos el modelo para hacerlo. • Hemos de empatizar con su sentimiento. Reconocer lo que hay detrás de la pataleta. De esta manera el niño sabrá que lo que le pasa es importante para nosotros. • Podemos disminuir el número de pataletas por medio de la anticipación. Muchas podrían evitarse si tuviéramos en cuenta las situaciones en las que con mayor probabilidad se desencadenan. • Redirigir su atención. Si una vez se desencadena la pataleta somos capaces de “distraer” la atención del niño hacia otra cosa podremos disminuir la duración. • Sería adecuado disminuir el uso del “no”, en su lugar podemos ofrecer alternativas, dar a elegir entre dos o tres opciones sería suficiente, más opciones no sólo dificultaría la elección sino que además podría crear nueva situaciones de rabieta si el niño propone una opción no aceptada por el adulto. • Sobre todo no perder el control. Nosotros somos adultos y se supone que sí contamos con las herramientas y recursos necesarios para hacernos con la situación. Recuerda: eres su modelo. • Dejemos de ver la crianza como una lucha con ganadores y perdedores. Desde ese punto de vista todos pierden. Si la vemos como una oportunidad para crecer nos daremos cuenta de que en muchas ocasiones se puede ceder y evitar así muchas de las rabietas. Nos sorprenderíamos de las peleas absurdas por cosas tan insignificantes como la elección de una camiseta... • Y cuando no podemos o no queremos ceder hemos de ser firmes y afectuosos. • Nunca usar el chantaje emocional con los niños. Hemos de prestar atención a las

cosas que decimos tipo: “cuando venga tu padre…”, “mamá se pone triste si tu no haces la tarea”, “deja de llorar que pareces un bebé”… • No sermonear, no sirve para nada. Una vez pase la pataleta podemos hablar y explicarle de manera corta y sencilla lo que queramos decirle. • Cuida el lenguaje verbal y el no verbal. Lo que decimos es importante pero también cómo lo decimos. Agacharnos para ponernos a su altura, haciendo coincidir nuestros ojos, relajar el cuerpo y usar un tono de voz amable facilita la comunicación.

¿Vería usted la mala conducta diferente si la tomara como “conducta por falta de motivación”, “conducta por falta de habilidades” o “conducta adecuada a la edad”?

La mayoría del tiempo los niños están actuando de acuerdo a su edad no portándose mal. Jane Nelsen

Sus cerebros están en formación y por eso son cambiantes, por lo que para poder conocer a nuestros hijos e hijas hemos de conocer las necesidades emocionales y los estados mentales de cada etapa por la que pasan. De esta manera, entendiendo cómo madura y funciona su cerebro, podremos elegir de forma más consciente, cómo le enseñamos, cómo le respondemos y porqué elegimos hacerlo de la manera en la que lo hacemos.• Lucía Lorenzo Quintero Psicóloga, experta en Desarrollo Infantil Máster en Neuropsicología y Educación Educadora certificada en Disciplina Positiva Directora de Crecer en Salud Brain Centers www.crecerensalud.com


Tu peque sobre ruedas...

PIONEROS en Canarias en apostar en exclusiva por sistemas de retención infantil A CONTRA MARCHA

cinturón de seguridad con Emobikids Besafe pregnant

a contra marcha Klippan BeSafe Nuna Diono

Sillita delantera WeeRide

...también paseo sobre ruedas con carros y sillas ligeras (Mamás&Papas, Baby Zen Yoyo, Valco Baby, Nuna...)

y muchos detalles más para tu bebé...

www.contodaseguridad.com

¡Te esperamos! reserva tu cita: +34 637 56 85 56 / 828 04 57 23 viajo@contodaseguridad.com • Síguenos Visítanos en la calle Daoiz 23, local 2, en Las Palmas de Gran Canaria de lunes a viernes de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 h. y los sábados de 10:00 a 15:00 h.


Recomendaciones

Eutokia: La técnica Alexander en el embarazo y el parto

Esta práctica y bien ilustrada obra te muestra cómo prepararte para el embarazo y el parto con la Técnica Alexander, un nuevo e inspirador enfoque que engloba todos los aspectos de la maternidad. El libro muestra también cómo una mejora global del equilibrio y el movimiento puede transformar tu experiencia de embarazada y aportar a tu salud y a la de tu bebé incontables beneficios. Los autores, además de explicar que numerosos problemas de salud asociados al embarazo están relacionados con un uso inapropiado del cuerpo, detallan cómo debemos utilizar la Técnica Alexander con el fin de lograr un parto más natural y reducir la necesidad de intervenciones médicas. Asimismo, ofrecen consejos muy útiles para volver a estar en forma tras el parto y criar bien a tu hijo.• AUTOR: ILANA MACHOVER, ANGELA DRAKE, JONATHAN DRAKE | EDITORIAL: OBELISCO, 2016

El concepto de Continuum En busca del bienestar perdido

El alimento para sustentar el cuerpo y las caricias para alimentar el alma ni se ofrecen ni se niegan, sino que siempre están disponibles. Ofrecer a un niño más o menos ayuda de la que pide es perjudicial para su desarrollo. Una vez reconozcamos plenamente las consecuencias del trato que damos a los bebés, a los niños, unos a otros y a nosotros mismos, y aprendamos a respetar el verdadero carácter de nuestra especie, podremos descubrir con mucha más profundidad nuestro potencial para el bienestar. Jean Liedloff, antropóloga nacida y criada en Nueva York. Realizó expediciones a la selva sudamericana para estudiar a los indios de Venezuela y se apasionó por los yekuana. “El Concepto del Continuum” es un intento de documentar el modo de vivir de los yekuana, en particular su estilo de la educación de los niños.• AUTOR: JEAN LIEDLOFF | EDITORIAL: OB STARE, 8va EDICIÓN 30

• Revista Nana


Cada niña y niño que viene a Escuela Maplada es parte de nuestra familia y la escuela, su hogar.

50% DESCUENTO

MATRÍCULA HASTA EL 31 DE AGOSTO

• Proyecto educativo propio e inglés integrado. • Profesionales cualificados. • Horarios flexibles de 7 a 21 hs.

Escuela Infantil

Más de 40 años educando

• Servicio de comedor con comida casera y natural. • Huertos de aprendizaje. • Parque al aire libre. • Amplia zona de aparcamiento.

Recta de los Tarahales Km. 4,1 - Tlf. 928 410 375 info@maphalda.com - www.maphalda.com Maphalda Escuela Infantil


Revista Nana #17  

Parir y criar “a la moda”. Convertir la norma en excepción. Cuando el miedo es el que manda. La sobreprotección en la maternidad. Primerizo...