Page 35

Rarámuri (los de pies ligeros), han desarrollado una técnica propia que les permite correr larguísimas distancias de cientos de kilómetros alimentados sólo con agua de chía, tesgüino (cerveza de maíz) y pinole (grano de maíz pulverizado). La única protección para sus pies durante estas largas carreras son unas sencillas sandalias que se han convertido idóneamente en el logotipo del Tren del Chepe. Sus artesanías de cestería, corteza de pino y bordado son sólo otro más de los encantos de este tímido pueblo indígena. Desde Creel, el tren empieza a bajar rápidamente hacia el altiplano chihuahuense, alejándose de la Sierra Madre Occidental. La vegetación da paso ahora a una aridez desértica, sólo bañada de verde a medida que el

tren se acerca a la industriosa Cuauhtémoc y sus extensos campos de manzanos. Esta ciudad fue fundada en 1922 por 1.373 familias menonitas que llegaron con el tren procedentes de Canadá, de donde habían sido expulsados. Aquí descargaron sus carretas, sus caballos percherones y todo su conocimiento agropecuario y convirtieron este semidesierto Uno de los muchos puentes del recorrido

Bisabírachi

35

Revista de viajes Magellan Nº34  
Revista de viajes Magellan Nº34  

Magellan, revista de viajes y turismo. Travel magazine. En este numero: Roma: Siempre será eterna México: El Ferrocarril Barrancas del Cobre...