Page 1

magellan De viajero a viajero

Año 3 - Febrero 2016

CALIFORNIA

LA PALMA

LAS MEJORES RUTAS PARA HACER EN COCHE

LA ISLA BONITA DE LAS CANARIAS

MONTPELLIER

INDONESIA EL SECRETO DEL VOLCÁN DE KAWAH IJEN

UN REFUGIO CULTURAL AL SUR DE FRANCIA

ORGOSOLO LA CERDEÑA MÁS DESCONOCIDA

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 3 - Febrero 2016

EDITORIAL CALIFORNIA

Año 3 - Nº26 - Febrero 2016 Publicación de periodicidad mensual

LA PALMA

LAS MEJORES RUTAS PARA HACER EN COCHE

LA ISLA BONITA DE LAS CANARIAS

MONTPELLIER

INDONESIA EL SECRETO DEL VOLCÁN DE KAWAH IJEN

UN REFUGIO CULTURAL AL SUR DE FRANCIA

ORGOSOLO LA CERDEÑA MÁS DESCONOCIDA

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@magellanmag.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Redes sociales Gonzalo Paraíso redes@magellanmag.com Publicidad publicidad@magellanmag.com Marketing marketing@magellanmag.com Han colaborado en este número Eva Puente Carmelo Caballero Berta Rubio Jordi Canal-Soler Dúnia Llach Rossana Peris Suscripciones Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. Contacto Tel. +34 680624660 info@magellanmag.com Web www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Orgosolo (Carmelo Caballero)

1

Turistas y Viajeros

E

l antropólogo francés Marc Augè decía textualmente: “El turista consume su vida, el viajero la escribe. Todo viaje es relato...” Efectivamente en Magellan creemos firmemente que todo viaje es relato, y cada día que pasa nos convencemos más cuando seguimos viajando sin descanso por el mundo gracias a los relatos de los viajeros que seguís haciendo crecer en destinos y aventuras a la revista. Este mes nos hemos entusiasmado de manera especial con una portada que nos lleva a descubrir la Cerdeña más desconocida para el viajero, y con la que nos gustaría sorprender al lector que habitualmente al oír el nombre de la bella isla sarda lo asocia de manera inconsciente a la imagen de playas de arena blanca y aguas cristalinas. El recorrido por Orgosolo, la localidad que otrora fue un pueblo temido por sus bandidos y que ahora se ha convertido en un gigantesco mural en el centro de la isla, es un viaje en estado puro. En esta parte de Cerdeña no hay lugar para el turismo sino para deleitarse con un viaje por la historia que quedará para siempre pintado en las paredes de una localidad que hay que conocer, vivir y escribir con la sensibilidad y pasión que Eva Puente y Carmelo Caballero han puesto en cada una de las palabras de su relato.


magellan De viajero a viajero

Disponible gratuitamente en el App Store

Lee Magellan a travĂŠs de su exclusiva app Disponible tambiĂŠn para otros sistemas operativos en la App gratuita PressReader:


SUMARIO

MONTPELLIER CALIFORNIA

ORGOSOLO

LA PALMA

KAWAH IJEN

12

06 Noticias Repasamos las noticias más destacadas

de viajes 10 Apps ¿Quieres practicar idiomas en el aeropouer-

de la agenda internacional y descubrimos cuáles son los mejores bares del mundo.

to? ¿O eres de los que prefiere el silencio y una buena lectura? Estas son tus apps.

mejor foto de mi viaje 08 La De O Grove al ‘fin del mundo’ en Us-

murales de una reivindicación 12 Los Nos adentramos en Orgosolo el pueblo

huaia pasando por Étretat, en Francia y la impresionante Dublín.

más ‘artístico’ de Cerdeña para descubrir los murales que visten sus calles.

4


SUMARIO

22

44

32

52

trip’ por California 22 ‘Road A bordo de nuestro coche y con buena

Isla Bonita 44 La Viajamos a La Palma, la quinta isla más

compañía recorremos las carreteras de la costa Oeste de Estados Unidos.

poblada de las islas Canarias, un remanso de paz para saborear despacio.

Ijen, la mina del infierno 32 Kawah Seguimos los pasos de los ‘guardianes’ de

entre dos amores 52 Montpellier, Descubrimos los placeres ocultos de ésta

uno de los volcanes más caracterísitcos de la isla de Java, descubriendo su otra ‘cara’.

5

bonita ciudad del sur de Francia: amable, mediterránea y efervescente.


NOTICIAS El continente perdido Bajo las aguas de la isla Mauricio, en el océano Índico, descansan dormidos los restos del supercontinente perdido hasta hoy, el Gondwana. O eso al menos es lo que afirma el geólogo Lewis Ashwal en su investigación publicada en ‘Nature Communications’. Según explicó, el descubrimiento se produjo al detectar en la superficie de Mauricio, una isla volcánica joven de apenas nueve millones de años de edad, rocas que databan de hace 3.000 millones de años. ¡Todo un hallazgo! www.nature.com

El mejor carnaval de Europa Si uno se decide a ir, tiene que ir a por todas. No valen medias tintas con la que se ha considerado la mejor fiesta (y la más grande) de Carnaval de Europa. Dura El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2017 está a punto de arrancar motores. Empezó el pasado miércoles 27 de enero y se alarga hasta principios de marzo. Fiestas de la máscara, las carnestolendas. y la presentación de las candidatas a Reina adulta son sólo algunos de los actos. Lo mejor: las cabalgatas. carnavaldetenerife.com

¿Cuál es el bar más bello del mundo? Si la vieja madrastra hubiera preguntado este 2017 a su espejo cuál era el bar más hermoso del mundo, este hubiera respondido sin titubear: no está ni en Nueva York, ni en Londres, sino en Barcelona. Al menos así lo han decidido los Restaurant & Bar Design Awards, los premios más prestigiosos de diseño de la restauración, que han otorgado su primer premio a la coctelería Blue Wave, ubicada en el Port Vell, que simula la sensación de estar dentro de una gran ola. www.oneoceanclub.es

6


NOTICIAS Palermo elegida capital italiana de la cultura para 2018

TOP 10 BARES Localizado el bar más bonito del mundo,nos ha picado la curiosidad. Estos son los mejores (en producto) según la lista ‘The World’s 50 Best bars’.

Por su proyecto cultural original, sostenible e inclusivo, la ciudad siciliana de Palermo fue declarada capital italiana de la cultura para el 2018. A la capital de Sicilia se le reconoce además la reactivación de la cultura en general, su patrimonio artístico, el paisaje, la calidad de la gastronomía, junto a la creación de nuevos servicios para los ciudadanos y el turismo además del desarrollo de eventos internacionales. Alghero, Aquileia, Comacchio, Herculano, Montebelluna, Recanati, Settimo Torinese, Trento y la Unión de Municipios Elimo Erice se quedaron a las puertas.

Puro Arte Si aún estáis libres el 28 de febrero, id reservando billetes con destino Italia, porque el Art City White Night que se celebra en Bologna vale y mucho la pena, y lo más importante: sólo dura una noche. Eventos, espectáculos, actuaciones y sobretodo una buena selección de arte de lo más ‘extravagante’ os esperan en la ciudad italiana. Todo acompañado, claro, de la mejor comida. ¡Pasen y vean! www.artefiera.it

7

1

The Dead Rabbit (Nueva York). Ubicado irónicamente en Water Street, es un pub irlandés del s.XXI.

2

American Bar del hotel Savoy (Londres). Habitual en el pódium y con renombrado palmarés.

3

El Dandelyan (Londres). Ideal para aquellos que quieran nuevos sabores y combinaciones arriesgadas.

4

Connaught Bar (Londres). Muy elegante y estiloso, preparan unos cócteles de otra liga.

5

Attaboy (Nueva York). De diseño moderno y acogedor, es todo un referente en la ciudad.

6

The Gibson (Londres). Con nombre de Martini, esta vieja coctelería gana frescura cada año.

7

Employees Only (Nueva York). Está siempre llena hasta los topes, y es que los trabajadores saben lo que se hacen.

8

NoMad Bar (Nueva York). Atención, buen ambiente y mejor comida. Es uno de los imprescindibles.

9

The Clumsies (Atenas). La sorpresa de este año, que se abre camino ante Londres y Nueva York.

10

Happiness Forgets (Londres). No es el espacio, ni el ambiente, son realmente sus cócteles de infarto.


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Puesta de sol en O Grove (España)

Marcelo Da Silva

Étretat (Francia)

Jordi Puiggali

8


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

“Tren del Fin del Mundo” en Ushuaia (Patagonia Argentina)

El río Liffey en Dublín

Miguel Angel Pes

Elena Abellán

9


APPS DE VIAJES

Biduzz

Culturtickets

Biduzz es la primera app que ofrece un servicio instantáneo, personal y privado de chat 24/7 con agentes de viajes expertos, biduzzers, para reservar de forma cómoda y al mejor precio viajes, cruceros, hoteles, vuelos, actividades y todo lo que necesites antes y durante tus viajes a cualquier destino. Los biduzzers son los agentes de viajes expertos de la app, localizados a lo largo del mundo, y capaces de asesorarte en todo lo que necesites.

¿Quieres tener todos los museos del mundo cerca de ti? Con esta app es posible. Encontrarás más de 45.000 museos, es decir, ¡todos los museos del mundo! Culturtickets te posiciona en el mapa y te indica donde esta el museo y a cuantos kilómetros queda de tu ubicación. Entre los recintos que encontrarás se encuentran todos los museos, pero también otro edificios emblemáticos, y toda su historia, lista para que te empapes.

Takecoffee

PressReader

¿Quedar con otros viajeros afines en el aeropuerto mientras esperas, y practica networking? Ahora es possible gracias a esta app. Selecciona tu aeropuerto y terminal e indica el tiempo en el que tendrás que esperar para encontrar a otros viajeros. Puedes hacer intercambio de idiomas o simplemente charlar. Si no encuentras a nadie crea una espera y deja que otros se unan a ella.

PressReader es una app que no te debería faltar cuando viajas. Es un kiosco de prensa donde puedes escoger miles de revistas y periódicos, que puedes leer gratuitamente conectándote a los miles de puntos de acceso PressReader HotSpot en todo el mundo. Además su Mapa HotSpot actualizado sirve para encontrar una localización cerca de ti. ¡Nunca sin buena lectura!

10


Associazione di Promozione Turistica Sud Tourism

L’Associazione di Promozione Turistica Sud Tourism nace con el objetivo de impulsar y promover al máximo el conocimiento de las riquezas paisajísticas, ambientales, gastronómicas, históricas y artísticas de Sicilia.

www.sudtourism.it 11


Los murales de una reivindicación Este pueblo del interior de Cerdeña, antaño ‘vándalo’, eligió el arte como vía para su particular ‘revolución’. Orgosolo hoy es un mural para la historia TEXTO EVA PUENTE MAYA FOTOS CARMELO CABALLERO ABELLA FECHA DEL VIAJE SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2016

12


E

n Orgosolo, la historia no se esconde en museos, libros o documentales, más bien se exhibe en la calle, en los muros y paredes del pequeño y pintoresco pueblo donde la reivindicación pintada se ha convertido en el símbolo de su identidad y en un importante foco de atracción turística. Mientras caminamos por el Corso Republica, con audio guía y plano en mano necesarios para no perder detalle de lo más interesante de la localidad, vuelven de golpe a mis ojos las imágenes más impactantes de la segunda mitad del siglo XX. Uno no sabe cómo llegan hasta él determinadas vivencias o quizás no lo recuerda. Otras veces, las vivencias ocurren, suceden y se producen sin que ni el mismísimo destino o las casualidades tengan algo de culpa en ello. Y fue en Orgosolo donde experimentamos uno de esos momentos que quedan grabados para siempre en el alma. Posiblemente, estas son las historias que esperas encontrar cuando viajas. DE RUTA POR EL INTERIOR DE CERDEÑA

Salimos de Teti, la localidad donde estamos alojados, con el claro objetivo de llegar hasta Orgosolo para admirar la colección de murales que le han dado fama internacional. Antes de ir nos hemos documentado un poco sobre el porqué de esta tradición pictórica y reivindicativa, pero no queremos saberlo todo, siempre nos gusta dejar cierto halo de desconocimiento, esperando que algún imprevisto, que alguna curiosidad o suceso nos sorprenda.

13


Strada del vino Cannonau

El interior de Cerdeña es una progresión de carreteras sinuosas, difíciles y un tanto peligrosas debido a la temeraria conducción sarda. Unas carreteras que te van mostrando un paisaje cambiante, ahora olivos, ahora colinas, ahora piedras, más adelante un pantano, a nuestra derecha una sucesión de pueblos elevados y de repente, sin darnos cuenta, conducimos por una de las siete rutas del vino que recorren la isla, en este caso, la Strada del vino Cannonau. Un infinito mar de viñas nos acompaña por las últimas curvas que llevan hasta Orgosolo lugar de leyendas y mitos como la de los bandidos que asolaron este territorio hasta bien entrado el pasado siglo. Zona de contrastes entre mar y montaña, de reivindicaciones sociales y fuerte arraigo del cooperativismo.

Las características de un territorio vienen marcadas por el paisaje, el paisanaje y su relación con el entorno. El interior de Cerdeña no se entiende sin la simbiosis de estos dos elementos, y es en Orgosolo donde se funden en un solo ser que envuelve al visitante en una atmósfera de sorpresa y curiosidad infinita hacia los más de 150 murales que cubren las fachadas del centro de la localidad, hacia las tiendas de productos artesanales, museos, cooperativas y vecinos. LOS MURALES DE ORGOSOLO

La primera de las sonrisas nos la arranca un mural que imita a una famosa marca de refrescos chispeantes, “si todas las pinturas tienen esta ironía, puede ser divertido” pensamos. Después, la realidad de las obras nos

14


DNI DEL BLOGUERO

Nombre: Carmelo

Nombre: Eva

Apellidos: Caballero Abella

Apellidos: Puente Maya

De: Sant Llorenç d’Hortons Barcelona (España) Blog: www.dondevamoseva.com

traslada a un mundo convulso, poético, hilarante y cubista. Uno se siente pequeño, muy pequeño junto a los grandes murales que empiezan a salir al paso. La audio guía resulta una herramienta imprescindible para entender el universo de los murales y decidimos alquilar una para no perder detalle. Orgosolo es actualmente un lugar tranquilo, relajado, que parece sestear durante el caluroso día de otoño en el que lo visitamos, pero hubo un tiempo de bandidos, de reivindicaciones políticas, de injusticias sociales, de ruido, de mucho ruido en sus paredes que ahora se escucha en las insufribles motos que cabalgan por el casco antiguo y que irritan a locales y visitantes. Un muro sirve de protesta contra esta moda juvenil que acapara las miradas de los turistas.

Facebook: facebook.com/DondeVamosEva Twitter: @dondevamoseva Instagram: @dondevamoseva Youtube: DondeVamosEva Google Plus: dónde Vamos Eva? Somos Carmelo y Eva, un catalán y una madrileña embarcados en un proyecto de vida común: los viajes. ‘¿Dónde vamos Eva?’ es nuestro blog, una pequeña despensa que guarda los secretos de aquellos lugares, personas y/o situaciones que nos parecen interesantes para compartir en la mesa de las redes sociales, aderezadas de mil y una historias, sacando la mejor de las vajillas posibles a través de las palabras, de las fotos y de los videos.

Personajes populares


Bandidos de Orgosolo en piedra

A pesar de ello, nuestros ojos y oídos no pierden detalle, a veces nos resulta difícil contener las lágrimas ante imágenes brutales que te sacuden el corazón, el alma y que incluso voltean tu estómago. Parece mentira que hayamos olvidado tan pronto, que la mayoría de las denuncias que se exponen en las pinturas sigan igual de vigentes hoy día e incluso que no se hayan solucionado. Esta contrariedad nos provoca una sensación de desesperanza. En los años ’60 del pasado siglo, los habitantes de la localidad salieron a la calle para manifestarse en contra de los planes gubernamentales que pretendían instalar un área militar en la zona, eso repercutiría aún más negativamente en su economía, en sus vidas,

acabaría con sus pastos, con su sustento. Todos a una salieron a las calles con pancartas que una inoportuna lluvia redujo a simple papel mojado. Así comienza la historia de una lucha, de un periodo de movimientos de resistencia y de los murales. La piedra resistía mejor que el papel y atraía más miradas, sobre todo la de jóvenes motivados por los movimientos generados tras el mayo del ´68 francés. Escucho varias veces las explicaciones del audio, veo a Carmelo anonadado frente a otro mural. “Feliz es el pueblo que no necesita héroes” grita una pared, y no puedo evitar sonreír. De repente, el nombre de Francesco del Casino aparece en las explicaciones, él es

16


LA RECETA

La atracción de los productos locales

Fregola sarda con salchicha, porcini y pecorino sardo de Gavino Pinna Ingredientes (para 4 personas): 180 gr de fregola 150 gr porcini 100 gr salchicha fresca 100g queso de oveja curado 1 chalota Aceite de oliva extra virgen Sal Pimienta 1 diente de ajo 3 lt de caldo vegetal con porcini secos ½ vaso de vino blanco Preparación: Poner en una cazuela la chalota, la fregola y a salchicha a sofreír, añadir el ½ vaso de vino blanco y llevar a cocción 13 minutos con el caldo preparado anteriormente. Tras apagar el fuego, añadir los porcini con la mitad del queso rallado, y la otra mitad del queso cortarlo en lonchas para decorar el plato. Para la cremosidad que se quiera dar poner más o menos caldo. Se pueden comprar los mejores productos sardos en: Sardenya Gourmet Carrer de Carolines 26 - 08012 Barcelona

el máximo exponente de esta “locura” pictórica. Nuestra atención gira de golpe hacia este personaje, ¿qué le incitó a venir hasta este lugar perdido de Italia? ¿Por qué lo hizo? ¿Quién le ayudó? Un sinfín de preguntas que el audio va contestando frente a cada mural. Un precioso patio nos desvía de los murales y de Francesco. Entramos y descubrimos una tienda de productos locales. El joven que atiende el negocio familiar nos cuenta interesantes historias de su pueblo e insiste en invitarnos a tomar un café en el cercano bar. Tenemos que declinar su invitación, ya que la tienda se le llena de golpe y a nosotros nos queda un buen trecho para finalizar la visita a esta maravillosa joya del Street art.

17


Calles que te atrapan

18


Reivindicaciones del 8 de marzo

Francesco del Casino ha despertado nuestro curiosidad, no sabemos si vive aún o si murió, pero desde hace unas horas forma parte de nuestro viaje, de mis notas en el cuaderno, de las imágenes que Carmelo graba en el vídeo. EL ENCUENTRO CON EL MAESTRO

La tarde cae cuando caminamos de regreso al punto de partida. Ahora Orgosolo está repleta de vida. Los niños salen de las escuelas, los coches taponan la calle principal y el ruido despierta a la localidad de su siesta. Tiendas, terrazas, animadas conversaciones recuerdan que ésta no es una localidad museo y que lo cotidiano también resulta bello. Carmelo me adelanta mientras decido perderme por algunas de las estrellas y sinuosas

calles que desembocan en la arteria principal. En ellas sigo descubriendo un mundo de color, de lucha y de discurso político pintado. Orgosolo parece no tener fin, me desalienta no poder abarcar toda su esencia en una sola visita, siento que la localidad tiene mucho más que contar tras las paredes, tras cada muro y cada pintura. Mientras sigo ensimismada en mis notas, en mis pensamientos veo a lo lejos a Carmelo charlando con un grupo de obreros, vestidos con monos azules, subidos a un andamio, trabajando sobre una fachada. Al llegar al lugar me encuentro con una mirada cómplice, emocionada, “es el maestro” me dice Carmelo, y en ese momento mi cabeza es incapaz de reaccionar ¿qué maestro? Y antes de que me conteste Carmelo, una joven mujer cubierta

19


Imágenes impactantes del siglo XX

de manchas de pintura azules contesta: “Il maestro, Francesco del Casino”, en ese instante creo en la existencia del destino, de las casualidades, de los viajes con final feliz. En un momento preciso mi desesperanza, la agonía de lo visto se transforma en una sensación de incredulidad, no puedo creerme frente al maestro. Francesco no parece un afamado artista, todo en él recuerdo a un pintor de brocha gorda, su desgastado peto azul, sus viejas gafas de pasta e incluso el fuerte bronceado de su cara y brazos. Enseguida entablamos conservación, nos sentamos y una mágica sintonía nos envuelve. El maestro me pregunta por España, por la política, por los movimientos sociales que han llevado a la creación de nuevos partidos. Para mí es un resurgir de mi profesión (soy politóloga), de mis creencias, de mis luchas y

Calle de Orgosolo

20


El autor y su obra

El andamio y la brocha gorda

reivindicaciones. Cantamos canciones de Ibañez, de Lluís Llach, Francesco nos sorprende con el magnífico conocimiento que tiene de la historia y política española. Recito en voz alta la frase inicial de Ítaca, mi poema favorito y el mejor premio del día es ver como de la mano del maestro esos versos se convierten en el protagonista de su nuevo mural. No queremos entretener mucho a Francesco, la noche se acerca y él debe seguir con su mural, un homenaje a Ítaca, a todas las ítacas que mueven al ser humano, que siguen llenando de esperanza cada rincón del planeta. Como digo al principio, uno no sabe cómo llegan hasta él determinadas vivencias o quizás

no lo recuerda. Otras veces, las vivencias ocurren, suceden y se producen sin que ni el mismísimo destino o las casualidades tengan algo de culpa en ello. En nuestra visita a Orgosolo quedó demostrado que las cosas pasan cuando menos te lo esperas, y es, en esos momentos cuando toma sentido el viaje. v

21


Road trip por California Un viaje emocionante recorriendo las carreteras de la costa Oeste de Estados Unidos, de San Francisco a Santa Mรณnica TEXTO Y FOTOS BERTA RUBIO FECHA DEL VIAJE OCTUBRE 2015

Golden Gate, San Francisco

22


Baker Beach, San Francisco

E

staba a punto de realizar el increíble viaje que siempre había soñado: un viaje en carretera por la costa Oeste de Estados Unidos. Todo parecía un sueño: dos amigas, un coche, tres semanas y el viaje perfecto. Todavía recuerdo las horas previas en el aeropuerto: la emoción por el viaje que estás a punto de emprender, los nervios porque todo salga bien y una sensación de vértigo por no saber exactamente a qué te vas a enfrentar en las próximas tres semanas. Volamos hasta San Francisco donde pasaríamos siete días. El presupuesto era bastante ajustado, así que habíamos alquilado dos camas en una habitación compartida de un hostal bastante barato. El primer pensamiento que se nos pasó a ambas por la cabeza cuando entramos en aquella pequeña, apestosa y cochambrosa habitación fue huir. Pero

23


después de tan largo viaje, estábamos demasiado cansadas como para dejarnos llevar por la primera impresión. Además, sabíamos a qué nos enfrentábamos pagando un precio tan bajo, y tampoco era el momento de ponerse exquisitas. Así, pues, el hostal de San Francisco se convirtió en la prueba de la verdad: si superábamos con éxito nuestra estancia allí, estábamos preparadas para dormir en cualquier sitio. ¡Menos mal que le dimos una segunda oportunidad! La peste de la habitación desapareció cuando, tras la primera noche, uno de los huéspedes se marchó. El tamaño y el estado de esas cuatro paredes dejaron de importarnos porque, al fin y al cabo, solo íbamos

DNI DEL VIAJERO Nombre: Berta Apellido: Rubio De: Navarra (España) Edad: 22 años Soy Educadora Infantil, aficionada a la fotografía (no puedo ir de viaje sin mi cámara), y a la lectura. Soñadora y enamorada de los atardeceres. Últimamente me he aficionado a viajar y no pienso en otra cosa.

“San Francisco empezó a sorprendernos. Tanto es así que al tercer día ya sabíamos que querríamos volver” allí para dormir y cuándo lo hacíamos estábamos tan cansadas que poco nos importaban las condiciones en que estuviese. Eso sí… el barrio de nuestro hostal era el peor de toda la ciudad, por las noches nos daba miedo andar por los alrededores (y de día también). La frase que más repetimos durante esos primeros días fue: no volveré nunca a esta ciudad. Pero poco a poco, el resto de San Francisco empezó a sorprendernos. Tanto es así que para el tercer día ya teníamos claro que querríamos volver en un futuro. Algunos sitios que visitamos son: Mission Dolores Park y su ambiente al atardecer;

24

Palace of Fine Arts, San Francisco.


Bixby Creek Bridge, Big Sur

el Grand View Park, a pesar de todo lo que andamos para llegar, las vistas desde allá arriba compensaron el esfuerzo; el Golden Gate Park, algo así como el Central Park de San Francisco; un paseo por el Pier 39; Lombard Street, una de las calles más famosas de la ciudad por su forma en zigzag; el Palace of Fine Arts, un sitio muy bonito que también deberíais visitar si tenéis tiempo; nadie se puede ir de San Francisco sin haber visto las Painted Ladies, es algo tan mítico que yo lo considero una parada obligatoria; Baker Beach, una playa con unas vistas preciosas del Golden Gate; y por supuesto, el Golden Gate. Con el Golden Gate hago punto y aparte porque nosotras optamos por alquilar una bicicleta para todo el día y cruzar el mítico

puente pedaleando hasta llegar a Sausalito, lo que fue sin duda, una de las mejores experiencias de todo el viaje. Dijimos adiós a San Francisco desde el aeropuerto, donde alquilamos un coche, algo que nos hizo sudar la gota gorda con seguros extra obligatorios que en un principio no estaban incluidos en el precio. Pero tras desembolsar algo más de dinero del previsto, nos pusimos en marcha. Nuestra segunda parada fue Big Sur. En realidad hicimos un pequeño desvío porque a mí me hacía ilusión recorrer esa parte de California, las carreteras de la Highway 01 con esas impresionantes vistas que tantas veces había visto en las películas. Habíamos pensado pasar allí la noche, pero como ya

25


habíamos visto lo que queríamos y todavía era temprano, decidimos poner rumbo hacia nuestro tercer destino. Y es que eso es una de las ventajas de ir “a la aventura”, a pesar de tener un itinerario en mente, lo puedes ir modificando según te plazca. Tercera parada: Las Vegas. Con ocho horas y media de viaje por delante y sin saber dónde pasaríamos la noche, acabamos varias horas

“Una de las ventajas de ir ‘a la aventura’, es que a pesar de tener un itinerario puedes ir modificándolo”

Bienvenido a Las Vegas

después casi literalmente en medio de la nada, mirabas al frente y no se veía más que carretera, mirabas a los lados y lo único veías eran paisajes desérticos. Ni una triste gasolinera. Comenzaba a anochecer, así que buscamos algún lugar donde hospedarnos. La solución más rápida y económica: motel de carretera. Atardecer en medio de la nada, camino a Las Vegas

26


El Gran Cañón, Arizona

Fue toda una experiencia porque esos lugares son tal cual aparecen en las películas, y es el típico sitio donde ocurren cosas malas. Y si a eso le sumamos que cada uno de ellos tenía en Internet comentarios de otros viajeros del tipo “había manchas de sangre en la puerta” o, “por la noche se escuchaban tiroteos”… se puede decir que nos alegró despertar sanas y salvas a la mañana siguiente. Después de varias horas de carretera, llegamos por fin a Las Vegas. Nuestro hostal de la ciudad de Nevada parecía bastante desagradable desde fuera, pero por dentro estaba bastante bien y muy limpio y ¡por solo 8 euros la noche! Desafortunadamente, poco puedo decir de Las Vegas, vimos lo imprescindible. Estábamos tan cansadas de las horas previas

en la carretera que tampoco nos importó: habíamos visto lo necesario, que tampoco es más que una gran calle principal con réplicas de monumentos de todos los países del mundo, casinos, hoteles… Y caros Starbucks (me dolieron en el alma los 10 dólares que nos cobraron por un café. Nos salió más barato el alojamiento). Nuestro cuarto destino era el Gran Cañón del Colorado, en Arizona. Nos alojamos en un hostal (muy limpio y con unas camas de lujo para lo que estábamos acostumbradas), en Williams, un pueblo de la famosa ruta 66 y uno de los pueblos más cercanos al Gran Cañón, con un ambiente muy típico americano al que estamos acostumbrados a ver en las películas, con barrillas incluidas (más comúnmente

27


conocidas por todos como bolas del desierto). Vimos el atardecer en el Gran Cañón, otra cosa más para tachar de la lista de cosas que hacer antes de morir. Ese sitio es enorme, así que volvimos a la mañana del día siguiente para ver otra parte del parque nacional. No creo que viésemos ni una cuarta parte, pero fue una experiencia muy bonita y recomendable. Después de eso, pusimos rumbo a San Diego. Llegamos allí después de otra noche en un motel de algún lugar en medio de la nada. En San Diego estuvimos unos tres días, alojadas en un hotel (un lujo si recordamos nuestro paso por el mugriento hostal de San Francisco). Visitamos algunas playas como la Jolla Cove, donde además puedes ver a los leones marinos acampar a sus anchas e incluso acariciarlos (si no te importa correr el riesgo de llevarte un buen mordisco, claro). Otra parada obligatoria en San Diego es el Balboa Park, un parque que cuenta con

Balboa Park, San Diego

Turistas contemplando el atardecer en San Diego

28


varios museos, un zoológico, exhibiciones… Y el parque en sí es muy bonito, algunos de sus edificios tienen el estilo del Renacimiento español, y espacios preciosos como el jardín Alcázar. Merece la pena visitarlo con tranquilidad. Además, por su historia y por su cercanía con México, San Diego tiene lugares como el Old Town que es como la parte vieja de la ciudad que directamente te transporta a México. Es otra parada obligatoria si visitas San Diego, y si vas en fechas cercanas a Halloween podrás ver cómo celebran “el día de los muertos” que debe de ser algo digno de ver. Nosotras fuimos unos días después y todavía tenían por allí algunos esqueletos decorativos vestidos con trajes típicos mexicanos, etc. Nuestra sexta parada fue Santa Bárbara. Es una ciudad pequeña, pero igualmente

recomendable. Merece la pena visitar sitios como la Country Courthouse, tanto por fuera como por dentro, y si subes arriba tiene una especie de torre con unas vistas muy bonitas de la ciudad. O el Presidio Real, que es una instalación militar que además guarda relación con España porque fue el último puesto militar construido por España en América, un poquito de nuestra propia historia que te encuentras en otros lugares del mundo.

Country Courthouse, Santa Bárbara

Santa Bárbara

29


Griffith Obersvatory, Los Ángeles

Y el centro de la ciudad también está muy bien, tienen tiendas y muchos restaurantes y sitios baratos donde comer. Tengo que hablar también de nuestro hospedaje en Santa Bárbara porque cuando lo reservamos el día de antes desde el móvil, creíamos que era un hostal, y resulta que era más bien algo así como una casa en la que alquilaban alguna habitación. Después del shock inicial, no nos importó demasiado y dormimos bien, por lo que no fue una mala experiencia. Y por último, nuestra última parada y una de las que esperábamos con más ansias: Los Ángeles. Hicimos la reserva del hostal unos días antes y fue una de las mejores elecciones, no puedo tener ninguna queja esta vez,

y además la ubicación era perfecta (en pleno paseo de la fama). Los Ángeles es una ciudad de distancias largas: o dispones de un coche o te toca recorrer gran parte de la ciudad a pie y utilizar los buses que, aunque bien comunicados, te harán perder muchas horas. Nosotras habíamos devuelto el coche al llegar porque al ser nuestra última parada no lo considerábamos ya necesario. El primer día visitamos Venice y Santa Mónica. Venice es un sitio con gente muy peculiar, es curioso caminar por el paseo marítimo y que a cada dos pasos te ofrezcan marihuana (allí es legal). Santa Mónica es un lugar más tranquilo, y visitar el famoso muelle con su noria y otras atracciones es otra

30


parada obligatoria. Un día alquilamos unas bicicletas y pedaleamos la ciudad durante un par de horas hasta llegar a Santa Mónica, pasando por Beverly Hills. La bicicleta fue una manera estupenda de conocer la ciudad, igual que ya habíamos hecho en San Francisco. Los siguientes días los aprovechamos para ver sitios como el Griffith Observatory (hay que hacer senderismo para llegar allí, pero las vistas merecen la pena); el Runyon Canyon Park, también con unas vistas increíbles de la ciudad (nosotras fuimos con una excursión que organizaban los del hostal y estaba bastante bien); y los últimos días visitamos el

LACMA, el City Hall, el Walt Disney Concert Hall, y en general el Downton de la ciudad; y por supuesto, recorrimos a fondo el paseo de la fama (incluso vimos a la conocida, ahora ex pareja, Brangelina que asistía a una premiere). En definitiva, Los Ángeles fue el cierre perfecto para un viaje increíble que sin duda me hizo sentir el espíritu aventurero de querer recorrer el mundo y conocer más de otras culturas, personas y lugares; un viaje que me hizo ver y valorar la vida de otra manera, y que me hizo sentir el ansia y la necesidad de viajar y convertirme en ciudadano del mundo. v

Santa Mónica Pier al atardecer, Los Ángeles

31


Kawah Ijen, la mina del infierno El increíble volcán de la Caldera Ijen, al este de la isla de Java, conocido por su asombrosa lava azul: una maravilla natural custodiada por héroes TEXTO Y FOTOS JORDI CANAL-SOLER FECHA DEL VIAJE OCTUBRE 2012

32


A

dika Saputra se detiene un momento en su loca bajada por la falda del volcán. Me sonríe excusándose, y con la manga de su camiseta agujereada se enjuga el sudor de la frente. Descarga el par de cestas que lleva a la espalda y se derrumba sobre una piedra junto al camino. Adika tiene veintiocho años, pero parece que tenga cuarenta. El sol, el ejercicio y los gases del volcán lo han envejecido

prematuramente. No fumo, pero llevo un paquete de cigarrillos kretek, los favoritos de Indonesia con ese polvo de clavo de olor que le da un ligero sabor de anestesia dental al humo y que crea chisporroteo onomatopéyico que ha dado lugar al nombre. Adika acepta el cigarrillo que le ofrezco para animarle y le da unas cuantas caladas profundas. Habla un poco de inglés. Lo suficiente para interesarse por dónde vengo y responderme al preguntarle sobre su carga.

33


–Azufre –dice–. De la mina de arriba. Adika es uno de las docenas de hombres que día tras día suben hasta la cima del volcán Ijen, descienden su cráter y extraen el azufre recién solidificado para venderlo. Me enseña el mineral amarillo, roto en grandes bloques y dispuesto en los dos cestos de mimbre que lleva a la espalda unidos por una vara de bambú. Es tan brillante que parece sacado de una tienda de minerales preparado para formar parte de la colección de un escolar. Los dos

cestos pesan en total casi setenta kilos. Adika me enseña sus hombros. El constante peso de la carga le abrió profundas heridas que han ido cicatrizando en una llaga de aspecto repugnante. Sin embargo, no parece apenarse y sonríe mientras me cuenta que está contento. En el pueblo del interior de Java en el que vivía no se ganaba tan bien la vida. Aquí, cobra lo suficiente como para poder ahorrar. Quiere casarse en pocos años. Entonces ya lo dejará y buscará otro empleo. Pero mientras le queden fuerzas, aquí en el volcán el dinero lo compensa todo. Adika apura el cigarrillo, me da las gracias y se levanta para volver a cargarse su par de cestas al hombro. Despidiéndose con una sonrisa, encara ágil la bajada mientras de un recodo del camino otro compañero suyo viene alcanzándole con una carga similar.

34


Con solo 2.799 m de altura, el volcán Kawah Ijen en el este de la isla de Java, en Indonesia, no es de los más altos del país. Y aunque no esté emanando lava y su actividad se limite a unas cuantas fumarolas, es uno de los más impresionantes del mundo. La razón es, justamente, su mina de azufre. Desde 1968, cada día docenas de hombres mal calzados, de mirada cansada y cuerpo encorvado, suben al volcán y bajan a su caldera para recoger varias cargas de mineral de azufre. Despedazan las deposiciones sulfurosas entre vaharadas de gases tóxicos, las meten en cestas de bambú y las bajan hasta el aparcamiento donde llegan los camiones que se las llevarán hasta las refinerías. Desde Banyuwangi, la capital de la zona junto a la costa oriental de Java, una carretera inicialmente asfaltada remonta poco a

poco la pendiente durante más de una hora de recorrido hasta convertirse en una pista forestal que atraviesa bosques de árboles de clavo de olor y campos de arbustos de café. Desde primera hora de la mañana se pueden ver a grupos de mujeres seleccionando uno a uno los granos que ya empiezan a madurar. Muchas de ellas tienen a sus maridos en las minas, buscando ganarse un doble jornal familiar que les ayude a progresar. Las condiciones en el campo son duras y mal pagadas. En el volcán, son mucho más duras pero el beneficio también es superior. La pista forestal llega junto a la estación de Paltuding, a 1.850 metros sobre el nivel del mar. Los últimos años se ha estado mejorando el acceso e incluso se ha asfaltado parcialmente, y es que el tráfico también ha aumentado. Aquí es donde me ha dejado

35


DNI DEL VIAJERO Nombre: Jordi Apellido: Canal-Soler De: Barcelona (España) Edad: 38 años Soy escritor y fotógrafo especializado en viajes. Viajo por el mundo y lo cuento en artículos en revistas y periódicos, programas de radio y televisión, charlas y conferencias y media docena de libros, entre los que se cuentan VIAJE AL BLANCO (Editorial UOC, 2014) y TERRES DEL NORD (Nova Casa Editorial, 2015). También me encontraréis en: Página Web: www.jordicanal.com Blog: www.apuntsdeviatge.com Facebook: facebook.com/apuntsdeviatge Twitter: @jordicanalsoler Instagram: @jordicanalsoler Youtube: jcanalsoler Google Plus: +JordiCanalSoler

el transporte y desde donde debo iniciar la ascensión. He venido a oscuras, aprovechando las horas de la madrugada, para ver salir el sol a medida que suba por la pendiente y evitar así las horas más calurosas del día. Y aun así, sudo al subir por la cuesta empinada de los casi mil metros de desnivel que faltan hasta la cima. Mientras remonto el ancho camino que va bordeando la falda del volcán me fijo en

como la vegetación va cambiando, desde la exuberante espesura de la selva tropical de la base, hasta los matojos húmedos de media altura, llegando a la hierba casi reseca por la altura antes de perderse en la roca desnuda de la cima. Se tardan unas dos horas en subir a buen ritmo hasta la cima, pero me pregunto cuanto tardan los mineros que regresan de haber descargado su primer mineral de la mañana. Mucho menos, seguro. Suben ágiles

36


como cabras, y me avanzan sin contemplaciones mientras me detengo a recuperar la respiración o a sacar alguna foto del paisaje. El bosque tropical se extiende enfrente, recubriendo las faldas de los otros volcanes que se observan en la distancia y llegando al borde del océano que se adivina en el horizonte. Voy subiendo, poco a poco. Admirándome del paisaje y de la tenacidad de los mineros que, a intervalos, bajan con su carga amarilla por el camino. Pasan por mi lado sudando a borbotones, sus piernas arqueadas temblando bajo el esfuerzo y sus hombros magullados por la carga pero con una sonrisa en el rostro y un saludo que se desvanece en el aire como la columna de vapor que se empieza a ver en lo alto del volcán: «Selamat pagi! ¡Buenos días!»

Cuando llego al cráter me parece estar viviendo una escena dantesca. El vapor sulfuroso se levanta desde el fondo, a unos doscientos metros por debajo de la cresta que bordea el cráter, pero llena la caldera difuminándolo todo en una visión surrealista. Huele a huevos podridos y el aire quema en los pulmones. Me imagino estar ahí abajo, donde salen las fumarolas: debe de ser como entrar en el infierno.

37


Entonces, sin previo aviso, una ligera brisa empuja el vapor y lo aleja, descubriendo un paisaje mágico que se escondía bajo el humo: aparece un lago de un verde azulado irreal que cubre casi toda la extensión de la caldera. Enmarcado por el ocre, rojo y blanco de la roca que envuelve al lago, el agua parece tomar todavía un color más exagerado, como si fuera una fotografía Kodak con colores demasiado saturados. Se dice que su agua es tan ácida debido al gas sulfúrico que cuando en 2008 un programa de televisión bajó a su superficie para documentarlo, extrajo una muestra y determinó que su pH es del 0,5, altamente corrosivo. El cráter del Ijen tiene un diámetro de 722 metros, pero no puede recorrerse en todo su perímetro sin peligro de caer o de aspirar gran

cantidad de gases sulfurosos. Desde lo alto de la cresta, varios carteles informan sobre la peligrosidad del sitio y de que está prohibido bajar al lago. Y sin embargo, por el estrecho sendero de escalones naturales que se dirige a la zona de fumarolas cercana al agua, veo subir y bajar varios de los mineros. Durante el día, mientras los mineros excavan el azufre, está terminantemente prohibido bajar al cráter. La solución para los que quieren tomar fotos la dan algunos mineros que se ofrecen, por una propina, a bajar hasta el lugar con la cámara del turista, sacar unas cuantas fotos del lugar, y volver a subir. Y es que la explotación minera y la actividad turística son dos caras de la misma moneda en el Ijen. Incluso se organizan tours nocturnos que permiten, fuera del horario de trabajo, bajar

38


hasta las mismas fumarolas donde se recolecta el azufre. La poca luz de la noche oscura no permite ver gran cosa, pero esa es parte de su gracia, porque lo que vende el tour es la posibilidad de ver el «fuego azul», llamaradas azules de gas sulfúrico en combustión, que solo son visibles en la penumbra. Este espectáculo, que empezó a popularizar un reportaje de la National Geographic, atrae cada vez a más visitantes y es el causante de un cambio en la conducta de los mineros: algunos empiezan a pedir propina a cambio de dejarse fotografiar, o venden pedazos de azufre como recuerdo: todo lo que sea para poder ahorrar más y dejar antes este infierno en la tierra. Desde el borde del cráter los veo trabajar en el fondo del volcán, entre fumarolas tóxicas. Hace ya tiempo que se canalizó el gas a través de unas tuberías de cerámica que

van enfriándolo de manera que se convierte en azufre líquido, de un rojo intenso, que al enfriarse aún más se transforma en roca de azufre amarilla. Al pie del extremo de la tubería, donde se va formando la deposición, los mineros rompen la roca nueva con picos y varas de metal. Los grandes pedazos de roca los meten en las rústicas cestas de bambú y se la cargan a la espalda. Un par de cestas típicas pesa entre 75 y 90 kilos, y los mineros tienen que subirlas primero hasta la cresta del volcán, superando los doscientos metros de desnivel, y después bajarlas a lo largo de los tres kilómetros de pendiente de la falda del volcán hasta el aparcamiento. Algunos se tapan la boca con el pañuelo que llevan atado alrededor del cuello, el mismo que les servirá después para enjugarse el sudor de la frente. Otros, hacen caso omiso

39


del vapor, como si no fuera más que el mismo tabaco que después, en los descansos, se fumarán indiferentes a su toxicidad. Desde la seguridad del perímetro del cráter tengo una extraña sensación de intrusismo en un mundo al que no pertenezco, como si estuviera entrando en un espacio de sufrimiento compartido del cual no participo. ¿Es correcto venir aquí con las cámaras fotográficas para ver trabajar a estos mineros y retratar sus penalidades? ¿Qué beneficio les aporta a ellos este turismo incipiente? Hasta cierto punto, incluso me parece que los mineros deben sentirse incomodados por la presencia de tanto occidental que les contempla como bichos raros… ¿Debería prohibirse el acceso turístico al Ijen? Quizá sí, pero el público se

40


perdería entonces uno de los espectáculos más impresionantes que se pueda observar en Indonesia y uno de los pocos lugares en el mundo que recuerdan como eran las minas antes de la industrialización. Uno no puede más que admirar estos mineros que trabajan en unas condiciones tan difíciles, casi infrahumanas. De bajada me avanzaron varios de ellos, ágiles y afanosos, contentos por ver que ya llegaban al final de la marcha. Cerca del aparcamiento se encuentra la «kantina», un pequeño edificio de planchas de madera y techo de tejas con vistas al bosque. Todos los mineros pasan por aquí de bajada. No se detienen para comprar alguno de los refrescos enlatados que se observan en el pequeño escaparate y que están más pensados para los turistas, ni para jugar a una rápida partida de dominó alrededor de una pequeña

mesa como veo que hacen media docena de taxistas esperando el regreso de sus clientes, sino para pesar el material. Frente al porche de la cantina hay un grueso tronco horizontal colocado sobre dos soportes en forma de “Y”. Del medio de la barra horizontal cuelga una balanza romana con la que los mineros pesan meticulosamente su carga antes de llegar a los camiones y echarla en sus cajas traseras. Los kilos de azufre serán apuntados con detalle, puesto que determinarán, al final del día, el jornal que reciban.

41


Por todo un día de ir arriba y abajo con la espalda cargada los mineros reciben unos trece dólares de media, un sueldo bastante alto en Indonesia. Realizan el trabajo sin rechistar, sabiendo que están cobrando mucho más que sus familiares dedicados al cultivo del café o del clavo de olor. Y lo hacen rápido, porque también saben que este trabajo no les va a poder durar toda la vida. Tarde o temprano su salud se resentirá: los pulmones se ensucian con los gases tóxicos, el enorme esfuerzo físico les destroza las rodillas y el peso sobre la espalda les causa úlceras en la piel. Mientras observo como pesan el mineral, veo llegar a Adika Saputra con una nueva carga. Ha ido rápido, y mientras yo miraba tranquilamente el cráter él ya volvió a entrar en el infierno del volcán para salir de nuevo con un par más de cestas de azufre. Le veo colocar su

carga equilibrada en el gancho de la romana y escuchar atentamente cuando el capataz lee el número de kilos pesados: ochenta. Veo la cara de satisfacción de Adika. Endereza la espalda de nuevo y vuelve a cargarse las cestas en el hombro. Le felicito y le animo. No puedo hacer más. Los mineros del Ijen son héroes desconocidos, pequeñas hormigas laboriosas que, sin desfallecer ni un momento, se esfuerzan sin parar a pesar del ambiente infernal en el que trabajan. Por ello cuando se ve con qué obstinada abnegación extraen el azufre de las entrañas de la tierra, uno solo puede sentirse emocionado. Y más todavía cuando a pesar del esfuerzo que realizan, aún son capaces de esbozar una ancha sonrisa que, como la de Adika al despedirse de mí, abarcando todo el volcán de Kawah Ijen, significa: «¡Bienvenido a mi tierra!». v

42


TERRES DEL NORD Un libro de Jordi Canal-Soler Libro de viajes sobre el recorrido por Alaska y Yukón siguiendo las huellas de los buscadores de oro, cazadores, aventureros y animales de una de las últimas tierras vírgenes del planeta.

Nova Casa Editorial [català]

43


La Isla Bonita Preciosa, silenciosa y pacífica. La Palma, con su naturaleza singular y su deliciosa gastronomía resulta un refugio ideal para desaparecer TEXTO Y FOTOS DÚNIA LLACH MANERO FECHA DEL VIAJE ABRIL 2005

44


E

n el número 11 de Magellan, ya hablé de la Isla de Tenerife que como bien sabemos está ubicada en el archipiélago canario. Insinué que un día hablaría de la maravillosa Isla de la Palma, su hermana pequeña, ubicada al oeste de la gran isla de Tenerife, y aquí estoy, encantada de compartir con vosotros la belleza de esta Isla Bonita, la Palma. He de reconocer que he estado muchas veces aquí, es una isla que me encanta. Una vez más, en primavera, me aventuré de nuevo

a visitarla. ¡Qué preciosa es! Para mi, la Isla de silencio, de paz y de tradiciones… un “out” ideal para el amante del senderismo, de la tranquilidad, de la gastronomía y de la naturaleza. Con un área de 706 km2 rodeada de acantilados, de playas paradisíacas y volcánicas; de piscinas naturales creadas con la erosión del vaivén de las olas del océano rompiendo con las rocas, así como toda su belleza verde que

45

Las salinas de Fuencaliente


aguarda en su interior; con muchos miradores y repleta de rutas, de caminos infinitos que se entrelazan y se van uniendo entre ellos, perdidos entre la naturaleza hasta llegar al corazón de la isla, el roque de los Muchachos y la caldera de Taburiente. En la Palma, andar es la alternativa escogida por los amantes y enamorados de sus botas trekking. Yo, una enamorada de La Palma, con microclimas por doquier, deleitándome con paisajes diferentes según vas cruzando o yendo del norte o al sur; allí donde estés y a la altura que estés, verás impresionantes vistas bien diferentes entre sí y todo en una misma isla. También con un sinfín de actividades para no aburrirse, como hacer parapente desde Puerto Naos volando sobre la playa y

sus plataneras infinitas, o hacer submarinismo en sus maravillosas aguas, así como avistar ballenas o delfines en una excursión con catamarán. Y caminar, caminar por donde quieras y admirar toda la belleza que da esta “isla bonita”. Hay mucho que visitar y conocer de esta maravillosa isla, con increíbles contrastes. Encontramos muchos puntos interesantes, como en el norte, en Barlovento con unas vistas impresionantes, y más al norte occidental, llegando a Garafía encontramos zonas repletas de dragos (típico árbol del lugar). En general la Palma es un lugar de buena gente, pero en especial por aquí en el norte, su gente es única, especial y diferente. Para comer en esta zona, sin duda El Asador el Campesino con comida típica palmera gofio, Vistas desde el norte en Barlovento

46


DNI DEL VIAJERO

Camino a Roque Muchachos en un mar de nubes desde Punta Gorda

Nombre: Dúnia Apellidos: Llach Manero De: Barcelona (España) Edad: 35 años Me apasionan las personas, sus experiencias, me dedico a crear necesidad y cumplir expectativas. Soy comercial y rrpp de naturaleza. Realizo eventos aportando el servicio completo para Catering de FARGA Barcelona Catering.

carne, chicharrones… la mejor comida palmera tradicional, con mojo casero buenísimo (el mojo es D.O de la Palma, hay el de pimientos rojos secados en las azoteas, y también hacen el mojo de cilantro muy rico). Impresionante este aderezo que complementa y combina perfectamente con carnes, pescados y con sus conocidísimas papas arrugadas. También su queso de cabra, ¡ay el queso palmero! ¡Qué bueno está asadito y con mojo… ummm! Seguimos en el norte, muchas opciones de alojamiento por esta zona, como el hotel Palma. También hay casas rurales que regalan vistas de puestas de sol impresionantes y llenas de energía, que dejan paso a lunas inmensas y a un cielo estrellado. Ideal para hacer una desconexión o una sesión de yoga. Tú, el silencio y el contacto con la madre tierra. ¿Qué más puedes pedir?

Bajamos en coche por el este, cruzando los municipios que se comunican por la única carretera que baja al sur. Es una carretera bonita al borde del acantilado y que va atravesando por los pueblos y plataneras; de camino vemos grandes vistas, como la Playa de Nogales, preciosa pero no se recomienda el baño. Seguimos y vemos las Piscinas de la Fajana, o el charco azul en San Andrés y Sauces, también el Puerto Espíndola, (si tienes tiempo no dejes de visitarlos…). Seguimos bajando y encontramos Puntallana y sin dejar la carretera nos chocamos con la capital, Santa Cruz de la Palma, con su calle principal que la cruza casi al completo (calle O’daly) o más conocida como la calle Real, llena de bancos, comercios y restaurantes; ésta, colinda con el auténtico y conocidísimo bar “La bodeguita del Medio”

47


dónde a su alrededor se concentra el mejor ambiente para ir a tomar algo después de un largo día, ya que si hay suerte, sus habituales siguiendo la tradición y haciendo honor a sus compadres cubanos, deleitan a los pasantes y palmeros con sus guitarras y cantos. En Santa Cruz también hay que ver su casa de balcones típicos canarios, una reliquia de color que se ubica en el paseo marítimo.

Dirección al sur de la capital, encontramos la zona turística de los Cancajos, ubicado a unos 10 minutos del aeropuerto; cerca de aquí recomiendo comer en Casa Goyo, el cherne o la vieja, recién pescados (son los pescados locales de la zona). Siguiendo por la carretera de Mazo, veremos viñedos por el camino, este es un precioso paseo hasta llegar al sur. Ya aquí en Fuencaliente, encontramos las Salinas, es una zona totalmente de tierra volcánica, con un cambio radical en el paisaje y vegetación si la comparamos con cualquier otro punto de la isla. Seguimos viaje hacia la parte oeste-centro, donde encontramos la zona garantizada de sol. Dicen que si en Tazacorte no hace sol, en ningún punto de la isla hay sol. Recomendable llegar por la carretera de la cumbre desde el este.

Piscinas de la Fajana

48

Puesta de sol desde las Piscinas de la Fajana


Cruzando la isla de este a oeste por la cumbre, atraviesas un túnel, conocido como “el túnel del tiempo”, de unos 20 kilómetros. Cuando llegas a la parte occidental de la isla, te topas con un cambio radical del clima, ya que una vez entras por la parte este de la cumbre, te rodea un mar de nubes y suele haber una niebla espesa, con un ambiente húmedo, frío y lluvioso pero cuando cruzas el túnel, y llegas a la parte de El Paso, en el centro oeste de la isla, su naturaleza y entorno cambia radicalmente y te encuentras en medio de un bosque de pinos, con una meteorología de verano, con calor y con la sensación de que va a salir el “Oso Yogui “de detrás de cualquier pino. En esta parte oriental de la isla atravesando El Paso, encontramos el parque nacional. Se sale desde un punto cercano al camino para hacer una excursión hacia la Caldera de Taburiente, hay que llegar hasta los Brecitos, de ahí unas 6 horas caminando por la caldera, es una bellísima excursión, donde dependiendo de las luces y aguas puedes encontrarte con la Cascada de Colores y otras maravillas que te regala la naturaleza del lugar; ni te imaginas lo que vas a ver en las entrañas de la caldera. Se puede dormir por esta zona bajo el manto de las estrellas, pero siempre con permiso de pernoctación que se solicita al Patronato de Turismo o puntos de información turística. Mi ruta favorita es sin duda, la ruta de los nacientes de agua de Marcos y Cordero. Estoy hablando de la zona norte, en los Tilos. ¡Totalmente recomendable!. Son 13 túneles, con unos canales tallados a mano en la propia

Uno de los túneles de los nacientes Marcos y Cordero

Marcos y Cordero, cortina de agua


Puesta de sol en la ruta norte a oeste de La Palma

roca atravesando la montaña y por el filo del acantilado, que se van uniendo en caminos hasta llegar a los nacientes de agua.Impresionante, tú ahí dentro de los túneles desde los cuales ves caer el agua por fuera en forma de cortina de agua, es como estar en el corazón de la cascada. Vas caminando hasta llegar al nacimiento de agua. En este punto, paramos para dejar secar nuestras botas al sol y tender nuestros chubasqueros, comemos un pequeño tentempié de queso Palmero, un poco de pan, mojo y gofio ¡ya vés! recuperamos fuerzas para bajar y seguir nuestro camino entre la laurasilva y la naturaleza del lugar atravesando por las arterias del bosque hasta llegar al coche. Precioso paraje. Bajando por esta zona parece que te va a salir un duende de debajo de las inmensas hojas de los helechos

que la invaden. Impresionantes también los árboles centenarios al paso, y sus vistas, así como los caminos indescriptibles sacados como de una maqueta del alma tierra. Varios caminos y miradores hay por la zona, cualquiera que escojas será un acierto seguro. Caminos como “el Cubo de Galga” y otros senderos. Cosas curiosas con las que me he encontrado en esta isla de la Palma, son por ejemplo, que en invierno, puedes estar a 25 grados en la playa de los Cancajos y subir a 2000 mts y allí ver que está todo nevado alrededor y que, a medida que vas subiendo, la temperatura va bajando hasta llegar a unos dos grados . Si continúas un poco más arriba encuentras el Roque de los Muchachos, aquí la visita es obligada por las vistas que se tienen.

50


Por la noche disfrutamos de su cielo con mil y una estrellas; uno de los cielos más bonitos que he visto y que es contemplado por el Observatorio situado a 2396 mts de altura, conocido como el gran Tecan, ubicado aquí, coronando la cima del Roque de los Muchachos, y que cuenta con el mayor telescopio óptico de Europa y uno de los más grandes del mundo. La isla de la Palma en general y en especial su cielo, está protegido por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera. Es por ello que la contaminación lumínica se controla y se observan en las calles de los pueblos luces tenues que le dan un encanto mayor y un aire romántico a la isla. Buff ¡Tantos sitios que ver! Como el Mirador de la Concepción, con sus preciosas vistas a Santa cruz y al este de la isla (casi-casi puede verse el Teide desde cualquier punto en la parte oriental de la Palma) aquí en este mirador, encontramos la bellísima ermita de

las Nieves, patrona de la isla y muy querida en el lugar. En esta zona, muy cerca está el famoso restaurante Chipichipi de comida tradicional, el más conocido del lugar. Podría seguir detallando todos los rincones y seguir contando historias que se conocen de la isla, podría seguir deleitándome en cada vista desde cualquier punto de esta preciosa isla, pero prefiero que vayas y la descubras, yo sólo he dado una pincelada de color y trasladado mi pasión por las islas canarias, en concreto por la hermana pequeña de Tenerife. La Palma. Espero haber despertado vuestro interés por conocer la Isla de la Palma, la tercera más pequeña del archipiélago canario, donde aquí, los sueños suben a las estrellas y hacen que renazcas en un lugar bello, calmo, con mucha naturaleza y energía renovada. ¡Ves a descubrirla!. ¡Qué no te lo cuenten! Visita La Palma. Observatorio el Gran Tecan

51


Montpellier, entre dos amores Pasado y presente se dan la mano en esta bella ciudad de la Provenza francesa TEXTO Y FOTOS ROSSANA PERIS FECHA DEL VIAJE 13/01/2017 A 15/01/2017

52


A

mediados de diciembre recibí un e-mail de Renfe con un asunto así de atractivo y tentador: Solo hasta el viernes: billetes tren a Francia por 15€ y 20€… Acababa prácticamente de regresar de París, mi segunda escapada en 2016 a la ciudad de la luz también “por culpa” de Renfe, con lo cual había que elegir otro destino porque lo que estaba claro es que una oferta así no se podía dejar escapar, ¿o no es verdad?

53

Place de la Comédie


Plano de Montpellier, mi “amigo fiel” durante el fin de semana

Puse en alerta a mis compañeras de viaje diciéndoles que se fueran preparando para viajar, una nueva escapada “low-cost” nos estaba esperando, ahora sólo faltaba decidir el destino. Ya sé que lo habitual es totalmente al revés, primero se define el destino y posteriormente las opciones de transporte y alojamiento, pero qué importa cuando se trata de viajar… Como he dicho más arriba, y muy a mi pesar, París estaba descartado de antemano, así que me puse a ver los diferentes destinos que nos pudieran encajar por fechas, la escapada debía ser de fin de semana, y en un momento teníamos destino: Montpellier. Antes de comprar los billetes nos aseguramos que en las fechas elegidas no hubiera problemas de alojamiento y una vez confirmado, los

54

Arco del Triunfo


DNI DEL VIAJERO Nombre: Rossana Apellido: Peris De: Barcelona (España) Edad: 55 años Me encanta viajar y me encanta el teatro, son mis dos pasiones, y si puedo aúnar un espectáculo teatral con un viaje, entonces soy la persona más feliz del mundo. Me gusta cualquier destino, soy curiosa, y quiero aprender de cada lugar. Adoro los viajes en tren mucho más que en avión. Soy muy activa y el tren es el lugar perfecto para mi. Un libro, mi inseparable tableta, mi móvil, y a viajar!!!

Callejuela del casco antiguo

compramos, ahora sí, ahora había que empezar a buscar información para organizar la escapada y aprovechar al máximo nuestra estancia. Sé, porque me lo había dicho mi madre, que de pequeña había estado en Montpellier, pero la verdad es que no recordaba nada, así que iba a redescubrirla. Aproveché las fiestas navideñas para preparar la estancia y buscar información de la ciudad. Algo que me llamó la atención era la recomendación, tanto de la Oficina de Turismo de Montpellier como de otras webs que visité, de dejarnos perder por las callejuelas de su centro histórico, ahora que he regresado, me sumo a la recomendación, es maravilloso.

Nuestro AVE a Montpellier salía desde Barcelona y en poco más de tres horas ya estábamos en destino. Habíamos reservado un hotel de la cadena Ibis, el Ibis Styles Montpeliier Centre Comedie y fue un acierto total, tanto por su ubicación como por la relación calidad – precio, superó con creces nuestras expectativas. Montpellier, sobre todo el centro, es una ciudad muy cómoda para descubrir caminando. Las distancias son muy cortas, para que os hagáis una idea, nuestro hotel estaba a un minuto de la Place de la Comedie, centro neurálgico de la ciudad y la estación de tren estaba a ocho minutos caminando desde el hotel, no hay distancias, de verdad.

55


Teniendo en cuenta que nuestro medio de transporte había sido el tren y que no teníamos intención de alquilar un coche, tuvimos que limitarnos a la zona urbana y dejar para otra ocasión las visitas a los viñedos de los alrededores o dar “un salto” a la playa, el Mediterráneo está a 11km de la población (en la próxima oferta de Renfe seguro que “rematamos”). Nos habíamos planteado descubrir la ciudad en dos días pero la realidad es que el centro histórico se puede recorrer tranquilamente en una mañana, así que sin prisa y con un fin de semana por delante, seguimos los consejos que habíamos leído y nos dejamos atrapar por sus callejuelas medievales llenas de calles empinadas, de adoquines, farolas, plazas, pequeños negocios y cafés que te invitan a sentarte para disfrutar de la tranquilidad del lugar. Evidentemente al tratarse del

56

Mansión Saint-Côme actualmente alberga la Cámara de Comercio e Industria


centro histórico no hay prácticamente tráfico, en ese sentido fue un fin de semana “libre de humos”. Nuestro primer destino fue la Oficina de Turismo, queríamos saber que visitas se podían hacer, lamentablemente, supongo que por ser temporada baja, todas las visitas eran en francés y algunas, como la de la del edificio de la Ópera no se hacía ese fin de semana. Sobre el tema de las vistas a los espacios hay algo que me llamó poderosamente la atención y es que algunos de los lugares únicamente se pueden visitar si haces la visita con la Oficina de Turismo, así que muy a nuestro pesar nos quedamos con las ganas de ver el interior de la Ópera, el Mikvé (baño judío) y los famosos palacetes, otra vez será. Mi recomendación es que os hagáis con un mapa oficial de la ciudad, a nosotras nos lo dieron en el hotel y es el mismo que podéis

57

Tour de la Babote, una de las dos torres que permanecen de la muralla

Panorámica Acueducto Saint-Clément


Catedral Saint Pierre y a la izquierda la Facultad de Medicina

encontrar en la Oficina de Turismo, con el plano en la mano, situaros en la Place de la Comédie y dejaros llevar, no sin antes admirar uno de los emblemas de la ciudad, la fuente de “Les 3 Grâces” de Etienne d’Antoine. Si os gusta la arquitectura os gustará la ciudad, a este nivel está llena de contrastes. Personalmente me “enamoré” de dos rincones de la ciudad bien diferentes, uno de ellos es la zona del Arco de Triunfo y la Place Royale du Peyrou, un paseo que te lleva hasta el antiguo depósito de agua de la ciudad y al acueducto de Saint-Clément, en esa misma plaza los domingos por la mañana hay un mercado de anticuarios donde puedes encontrar desde libros a pinturas, pasando por cristalerías, bolsos o prendas de ropa.

58

Barrio de Antigone


Mi otro “amor” es Antigone, nada que ver con el centro histórico de la ciudad. Es la Montpellier contemporánea, Antigone es y cito textualmente la descripción que aparece en el plano de la ciudad “un barrio neoclásico ideado por el arquitecto catalán Ricardo Bofill”. Para mí Antogone es una maravillosa sorpresa a la que se llega desde uno de los accesos del Centro Comercial “Le Polygone”, al cruzar sus puertas es como traspasar la puerta del tiempo, es un paseo, una sucesión de plazas, de fuentes, perfectamente alineadas que terminan en la Place de l’Europe ante el río Lez. No sé muy bien si la culpa fue del agua, de las fuentes, de los árboles o las plantas o simplemente de una arquitectura muy particular, pero por un rato me sentí en otro lugar y me sentí fantásticamente bien… Sin lugar a dudas, desde mi

punto de vista, se trata de una de los imprescindibles de Montpellier. He insistido en que la ciudad se puede pasear cómodamente pero si aún así no os gusta mucho caminar tenéis a vuestra disposición cuatro líneas de tranvía, nosotras soló utilizamos la línea 1 para hacer el trayecto desde Louis Blanc, en el centro histórico, y cruzar el río hasta Odysseum, un recorrido que nos permitió ver algo más del Montpellier contemporáneo. Por cierto, ¿Sabíais que en Montpellier se encuentra la Facultad de Medicina más antigua del mundo occidental? Yo ahora lo sé, es de finales del XVIII y lo que más me llamó la atención, al margen de la belleza del edificio, es que éste está pegado a la Catedral de Saint Pierre, es como una prolongación, no sabes donde acaba uno y empieza el otro.

Allee des Republicains Espagnols

59


Pero como no todo es pasear también tuvimos tiempo de disfrutar de otros placeres, y compras al margen (debo deciros que el centro histórico está lleno de pequeños negocios que son autenticas tentaciones a las que no tuvimos más remedio que sucumbir) pero repito, compras al margen, descubrimos algunos lugares para comer y/o cenar que merecen la pena y que me gustaría recomendaros: • Restaurante L’Entrecôte: si os gusta la carne no os lo podéis perder, sólo te hacen una pregunta cuando te sientas a la mesa, el punto de la carne. Plato único, filete con una salsa secreta, rica, rica, y fuente de patatas fritas de las de verdad. Si tenéis opción, probadlo. Siempre hay cola en la entrada pero la espera no es muy larga. • Le Bistrot d’Alco: restaurante muy bien gestionado, ofrecen un menú con platos de

la zona que están muy ricos. Situado detrás del edificio de la Préfecture es una buena opción para comer. • Creperie Le Kreisker: otra opción muy francesa son las creperías, nosotras dimos con una que nos gustó tanto hasta el punto de repetir las dos noches, contiene las tres “B”: bueno, bonito y barato. Y las copas… en el bar del Grand Hôtel du Midi. Montpellier tiene una gran oferta de terrazas pero en la primera semana de enero la verdad es que no estábamos muy por la labor, estoy segura que en primavera debe ser una maravilla, insisto, habrá que pensar en volver. Sea por culpa de Renfe, o no, dejaros caer por Montpellier, vale la pena la escapada y si encontráis la bici mural ya me diréis vuestra opinión ¿arte callejero o no? Ahí lo dejo. v

60


61


Cuba

en imágenes Más allá de la Habana, Varadero y sus playas paradisíacas, Cuba es un país para recorrer de la Sierra Maestra, escenario revolucionario, a Viñales, tierra de tabaco y naturaleza viva. Fotos: Laura Fabregat


PUERTA DE EMBARQUE PALABRAS CLAVE. África, Accra, Taro, Baobab, fútbol, ratel, Nueces de Kola, ‘fufu’, cacao, diamantes, mezquita de Larabanga, mono patas, mercado de Kumasi, Parque nacional de Mole.

Ghana

Twi. O chuí es, l junto con el Akuapem Twi y el Fante, uno de los tres dialectos de la lengua acana, hablada en Ghana por alrededor de siete millones de personas. Banku. Bola de masa que se hace de harina de levadura y se sirve con guisos como el Red red, hecho con alubias, plátano y pescado. Karité. Su nombre significa ‘árbol de mantequilla’ y puede vivir hasta tres siglos y llegar a los 15 metros de alto. De sus frutos sale la manteca de karité, base de muchos platos locales y un producto cosmético muy apreciado. Kpanlogo. Es un tambor típico de la región de Accra usado en ritos y ceremonias importantes. Lago Volta. Es el embalse más grande del mundo. Ocupa unos 8.502 km², es decir, el 3,3% del país.

64


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


En el próximo número:

Viajamos a Costa Rica

66

Revista de viajes Magellan Nº26  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Orgosolo: La Cerdeña más desconocida California: Las mejores rutas para hacer en coc...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you