Page 1

magellan De viajero a viajero

Año 2 - Junio 2016

CANADÁ

INDONESIA

NATURALEZA SIN LÍMITES

RITUALES FUNERARIOS EN TANA TORAJA

ESTOCOLMO

CAMBOYA EL ENIGMÁTICO MUNDO DE ANGKOR

ESENCIA Y RITMO NÓRDICOS

VERONA

MÁS ALLÁ DE LOS AMORES IMPOSIBLES

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 2 - Junio 2016

EDITORIAL CANADÁ

Año 2 - Nº18 - Junio 2016 Publicación de periodicidad mensual

INDONESIA

NATURALEZA SIN LÍMITES

RITUALES FUNERARIOS EN TANA TORAJA

ESTOCOLMO

CAMBOYA EL ENIGMÁTICO MUNDO DE ANGKOR

ESENCIA Y RITMO NÓRDICOS

VERONA

MÁS ALLÁ DE LOS AMORES IMPOSIBLES

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@edinext.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Marketing y publicidad Sergio Permanyer publicidad@magellanmag.com Redes sociales Tobia Bordoni redes@magellanmag.com Han colaborado en este número Yolanda Peris Txema González Allende Jordi Canal-Soler Josep Prats Arianna Tomasetig Roberto Tomasetig Suscripciones suscripciones@magellanmag.com Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. Contacto Tel. +34 680624660 info@magellanmag.com www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Arena de Verona (Pasquale Orlando)

1

Viajes y emociones

H

ace unos días mientras el equipo de Magellan revisábamos los contenidos del mes, era curioso observar como cada destino despertaba una reacción diferente en cada uno de nosotros. Una de las cosas más apasionantes de viajar es descubrir que el mismo lugar se vive de manera diametralmente opuesta en función del ojo del viajero, y muchas veces en función del estado de ánimo con el que visitamos el lugar. Este mes compartimos con todos los lectores destinos tan opuestos como fascinantes, lugares que ya podemos disfrutar a través de los relatos de cinco personas que nos ayudan a saber algo más acerca de Estocolmo, Verona, Angkor (Camboya) o el Oeste de Canadá. Además viviremos en primera persona la historia de los ritos funerarios de Tana Toraja (Indonesia) que nuestro gran amigo el escritor Jordi Canal-Soler ha querido compartir con todos nosotros. Seguimos viajando, nos seguimos emocionando y seguimos aprendiendo, porque todos los que amamos los viajes sabemos positivamente que hay experiencias, sensaciones y vivencias que sólo se aprenden recorriendo mundo. No hay ninguna duda de que viajar nos hace más sabios, más libres, más vivos...


Disponible gratuitamente en el App Store

Lee Magellan desde tu iPad a travĂŠs de su exclusiva app

Disponible tambiĂŠn para otros sistemas operativos en la app gratuita PressReader


SUMARIO

ESTOCOLMO CANADÁ

VERONA

ANGKOR TANA TORAJA

12

06 Noticias Festivales, carreras de camellos... y hasta

mejor foto de mi viaje 08 La Visitamos el parque nacional de Chobees,

ruinas secretas. Te contamos las últimas novedades de la agenda internacional y te ponemos al día de lo que acontece en la esfera ‘viajera’ mundial. Y en nuestro Top Ten, con la llegada del calor, nos zambullimos en las mejores playas del mundo este 2016.

en Botsuana; el cañón del río Ebro, en España; y nos paseamos por Brasil e Italia. más allá de amores imposibles 12 Verona, La ciudad italiana que inspiró la historia de Romeo y Gulietta, guarda para el viajero historia, cultura y mejor gastronomia.

4


SUMARIO

28

44

58

72

país de las maravillas naturales 28 El Nos lanzamos a descubrir las virtudes de

enigmático mundo de Angkor 58 El Desvelamos las grandezas de la mítica

Canadá, un país con un patrimonio natural, cultural y urbano único.

región de Camboya que alojó las capitales del Imperio jemer en su época de dorada.

en Tana Toraja 44 Muerte Viajamos en el tiempo por los ritos y ceremonias celebrados en esta fascinante región de Indonesia, toda una experiencia sensorial.

carácter nórdico 72 Estocolmo, Divisamos las casas de madera desde el avión y ya tenemos ganas de aterrizar. La capital de Suecia tiene tanto que ofrecer...

5


NOTICIAS Camellos australianos a la carrera Esta particular competición comenzó en 1970, cuando Noel Fullerton desafió a Keith Mooney a recorrer a lomos de un camello el cauce seco del río Todd, en Australia, para saldar una apuesta. La experiencia resultó tan divertida y gratificante, que hoy la Lasseters Camel Cup se ha convertido en anual, y lleva 44 años recaudando fondos de organizaciones benéficas locales. Sólo hay que atreverse a galopar. www.camelcup.com.au

Ruinas en la catedral de Valencia Bajo la Catedral de Valencia, durante las obras de restauración y ampliación de su Museo, han encontrado un pequeño tesoro: a tres metros de profundidad, los constructores han dado con una calle romana y al menos tres casas de entre los siglos I y II que conservan sus entradas, dinteles y depósitos de agua, así como una reja romana con hierros entrecruzados. También se habrían encontrado algunos restos humanos según el semanario diocesano ‘Paraula’ de la catedral. Todo un hallazgo que podrá recorrerse en un itinerario iluminado dentro del centro museístico una vez se hayan finalizado los trabajos. Viaje al pasado. www.catedraldevalencia.es

Fútbol a la florentina El calcio florentino es una de las formas de hacer fútbol (‘calcio’) más primitivas del mundo. Nació durante el siglo XVI en Italia, concretamente en la Piazza Santa Croce de Florencia, considerada la cuna del deporte. Hoy, orgullosa de su singular deporte, la ciudad le dedica cada mes de junio un curioso torneo, el Calcio Storico, donde diferentes equipos locales se disputan la victoria. La plaza frente a la basílica de Santa Croce, en el corazón de la ciudad, se transforma en un campo de juego cubierto de arena, y los jugadores, cuerpo a cuerpo, y cubiertos de arena, dan comienzo al curioso espectáculo. www.visitflorence.com

6


NOTICIAS Chicago, ‘sweet home’ del mejor blues

TOP TEN LAS MEJORES PLAYAS Ya tenemos aquí el verano (al menos en el hemisferio norte), y con él, llegan las ganas de ¡playa! Estas son, según Trip Advisor, las mejores del mundo...

La ciudad fue todo un referente para los músicos que creaban blues del Mississippi, y eso a convertido a Chicago, inevitablemente, en fuente inagotable de producción del género en EE UU. Su famoso blues urbano sonará con fuerza en el Festival de Blues de Chicago, el más longevo del mundo, que recibe a aficionados de todo el mundo. Tres días de conciertos, del 10 al 12 de junio, al aire libre y con un ambiente incomparable. Una forma ideal de dar paso al verano. www.chicagobluesfestival.us

Ganadora del sorteo Magellan María Jesús Vela Lázaro ha sido la ganadora de nuestro sorteo “Suscríbete a Magellan y gana una maleta”, celebrado este pasado mes de mayo. ¿Vosotros también queréis una maleta? Pues aún os queda una oportunidad para ganarla. Sólo tenéis que suscribiros a la revista y participareis automáticamente en el próximo sorteo. www.magellanmag.com/suscripcion/suscribete.html

1

Grace Bay (Turquia). Su agua tiene cientos de tonos azules, y su arena es blanca como el azúcar. Un deleite.

2

Baia do Sancho (Brasil). Se llega a través de un estrecho sendero, y sus vistas son espléndidas.

3

Playa Paraiso (Cuba). Tranquila, de aguas cristalinas. Una playa de postal en toda regla.

4

Anse Lazio (Seychelles). Hay rincones de sol y sombra entre sus rocas, con vistas al azul de sus aguas.

5

Cayo de agua (Venezuela). Tiene el mar Caribe a ambos lados. Imposible contar las tonalidades de azul.

6

Playa flamenco (Puerto Rico). La calma del mar contrasta con lo salvaje de las montañas al fondo.

7

Playa de Ses Illetes (España). Desde playa de arena infinita de la isla de Formentera se ve Ibiza al fondo.

8

Ngapali Beach (Birmania). Son tres kilómetros de playa desierta. Por no haber, no hay ¡ni conchas!

9

West Bay Beach (Honduras) Ideal para los amantes del esnórquel, parece el paraíso en la tierra.

10 7

Nacpan Beach (Filipinas) Situada en el Nido, esta playa de arenas doradas, es casi virgen.


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

José Fabregat Ayora Teruel Orbaneja del Castillo (España). Este pequeño pueblo situado en Burgos, muy cerca del límite con Cantabria, tiene vistas privilegiadas al espectacular Cañón del río Ebro. Por sus empinadas calles, que siguen el curso del río, se escucha sin tregua el caudal del río, que nos regala imágenes como esta.

Miguel Angel Pes Gavá Salvador de Bahía (Brasil). El Palacio Río Branco, conocido como la antigua sede de gobierno del Estado de Bahía, es considerado el palacio más antiguo de Brasil. Se encuentra en la ciudad de Salvador, data del siglo XVI, y es una preciosidad.

8


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Pepi Martínez Castelldefels Parque Nacional de Chobees (Botsuana). La tercera reserva más grande del país es conocida por sus grandes manadas de elefantes y por la hermosa región de Savuti, donde pueden verse muchos depredadores. Una de sus mayores atracciones es la migración anual de cebras.

Andrea Lamberto Torino Lago Maggiore (Italia). El lago Maggiore, en esta foto visto desde la ciudad de Arona, es el segundo más grande de Italia. Elegante y muy bello durante todas las estaciones del año, es uno de los destinos predilectos de los turistas que visitan la zona.

9


APPS DE VIAJES

iPlaya

GasAll

¿Eres un ‘playero’ empedernido? Con iPlaya tendrás en tu bolsillo la guía más completa, con características de más de 2.000 playas de todo el litoral español. Además la app te permite también ver la previsión meteorológica, la temperatura del agua, el oleaje, las mareas, el índice UV, y otras informaciones relevantes como el momento de la salida y la puesta de sol, la longitud y anchura de la playa, el tipo de arena, y los servicios disponibles en ella.

GasAll es la mejor aplicación para localizar gasolineras próximas en cada momento. Por precio, carburante o para beneficiarte de una promoción, GasAll te muestra las gasolineras ubicadas en la zona que necesitas, buscando las más cercanas a tu posición, por dirección o área. Puedes guardar tus estaciones de servicio favoritas para tener información de precios actualizada, y ver asídónde y cuando te interesa repostar.

Rumbo

TripAdvisor

La agencia de viajes Rumbo, ofrece, a través de su app, la posibilidad de buscar, comparar y reservar vuelos entre más de 350 aerolíneas disponibles. La app creada por la compañía tiene como novedad filtros avanzados que permiten buscar y comprobar el estado de tus vuelos desde el teléfono móvil, con lo que estarás informado constantemente, incluso camino del aeropuerto...

Millones de opiniones de viajeros, fotos y mapas de TripAdvisor. Es una magnífica herramienta para planificar tu viaje y hacer que todo cuadre. La app cuenta con más de 225 millones de opiniones y comentarios de viajeros, hace fácil encontrar tarifas aéreas económicas, hoteles, buenos restaurantes y cosas que hacer. Además,tiene opciones de reserva de hoteles, restaurantes y vuelos.

10


¡Suscríbete gratis a Magellan y participa en el sorteo de esta maleta! ¡Este verano nosotros ponemos la maleta! Desde el pasado mes de abril y hasta el mes de junio inclusive, sorteamos cada mes, entre nuestro suscriptores una maleta modelo NEW LIGHT de Gladiator. Para participar* sólo tienes que ser suscriptor de nuestra revista, si todavía no lo eres ¿A qué estás esperando?

SUSCRÍBETE

www.maletasgladiator.com - @gladiatortravel

*bases del concurso

NEW LIGHT Medidas 42,5x63x26 cm 2,6 kg - 50 L Trolley mediano de dos ruedas Mecanismo interior, para mejor protección contra los golpes

Interior totalmente forrado Bolsillo exterior e interior Candado incluido Súper ligero Mecanismo de aluminio


Verona, más allá de los amores imposibles Verona y el Véneto son todo un descubrimiento para los amantes de la historia, la naturaleza y la buena cocina TEXTO Y FOTOS YOLANDA PERIS FECHA DEL VIAJE 10/05/2016 A 13/05/2016

12


Panorama de Gallio

E

mpecé a preparar una breve escapada de cuatro días a una zona de Italia de la que conocía sólo Venecia y Verona, y me proponía a repetir visita en esas ciudades que por diferentes motivos, y por razones obvias para quien las conoce, me tienen fascinada. Pero al final resultó que en lugar del viaje que yo tenía en mi cabeza me esperaba una maravillosa sorpresa en forma de itinerario por el Véneto, completamente alejado de las rutas turísticas de las ciudades más conocidas por el viajero, que me llevo a perderme en unos paisajes tan bellos que sé que los llevaré para siempre en mi corazón. Como el punto de destino de mi vuelo era Verona es evidente que no desaproveché la ocasión de caminar por la bella ciudad y a escasas horas de mi llegada ya pude disfrutar de uno de esos atardeceres que solo existen en las ciudades Verona el puente de piedra

13


La Arena

italianas. Será por la historia que se respira en algunas ciudades, será por el color rojizo de muchas de sus fachadas, pero es verdad que en ninguna ciudad he disfrutado de atardeceres como los vividos en mis paseos por algunos lugares de Italia. Recorrer Verona mientras se pone el sol, y dejarse acariciar por la brisa fresca del principio de la primavera es un verdadero regalo. El primer lugar en el que ansiaba perderme era la majestuosa Arena, ese inmenso y bello edificio en el que aún en silencio se puede escuchar la ópera. El día en el que recorría el exterior del edificio pude ver que se estaba preparando un gran escenario, con un sinfín de attrezzo enorme que seguramente iba a configurar el marco perfecto

de un gran espectáculo musical. Mientras paseaba el diámetro circular de la maravillosa Arena resonaban en mi memoria las notas de las mejores arias de la historia de la ópera, y decidí que Maria Callas sería la voz que me acompañaría en ese recorrido por ese bello teatro al que ansío volver muy pronto para disfrutar desde dentro de alguna de las óperas más bellas de la historia. Me gusta la Arena, me encanta su majestuosidad enclavada en un espacio tan pequeño en el que parece que casi no respira, y quizás ese emplazamiento la hace aún más grande a mis ojos. Continué el paseo por el centro histórico de la ciudad de la manera en la que yo amo viajar, sin rumbo fijo, respirando la

14


ciudad, observando su gente, y escuchando trocitos de vida de un lugar que no conozco y al con toda certeza me podría adaptar perfectamente. Seguramente Verona es una ciudad en la que podría vivir tranquilamente, ya que reúne lo más bello de Italia y una cierta organización nórdica que la aleja del caos de otras ciudades italianas en las que es muy difícil vivir. El centro de Verona alterna peatones, ciclistas, pocos coches, y es sin lugar a dudas una ciudad para caminarla y disfrutarla. Yo para mi estancia escogí un encantador apartamento que me permitía ir paseando en pocos minutos hasta el centro de la ciudad. Recomiendo al viajero que considere esta opción cuando vaya a Verona, y que si viaja en coche lo deje a las afueras de la ciudad ya que es del todo imposible aparcar en el centro si no se opta por los incómodos parquímetros en los que cada tres horas hay que ir

cambiando el ticket. En la zona del cementerio justo a la entrada de Verona hay una zona bastante amplia en la que se puede dejar el coche sin problema. Desde allí solo hay que cruzar el río y se llega al centro histórico.

Corso Porta Borsari

15

Piazza Bra


Piazza delle Erbe

Volviendo a mi recorrido desde la Arena en mi primera noche en Verona, me encantó la sugestiva y encantadora Piazza Bra con sus edificios bajos de colores y esa tranquilidad que se respiraba a pesar de la incesante actividad por la hora del día. Desde allí seguí paseando por el Corso Porta Borsari hasta llegar a ese punto de encuentro de los veronesi que es la Piazza delle Erbe. Una bella y ordenada plaza en la que antes de cenar las terrazas están llenas de gente que charla animadamente disfrutando de la hora del aperitivo, una tradición bien consolidada en la cultura italiana. Un sinfín de amigos italianos me habían hablado sin cesar del Spritz,

y ahora mientras escribo mi relato me doy cuenta de que en cuatro días de viaje no me acordé de que no podía marcharme sin degustar el más famoso de los aperitivos del Véneto y cuyo origen se remonta a los tiempos de la dominación austro-húngara en la región. Es evidente que tengo que volver a probar el Spritz... Tras haber descubierto el centro de la ciudad y mientras contemplaba un escaparate de mi amada librería Feltrinelli observé un elegante señor a mi lado y decidí que parecía todo un veronese perfecto para aconsejarme el mejor restaurante de la zona. No podía haber hecho mejor elección ya que el amable

16


lugareño me condujo hasta la Osteria al Duca en Via Arche Scaligere, 2. La hostería, según cuenta la historia, ocupa el primer y segundo piso de una casa del s. XIII que pertenecía a la familia de los Montecchi, y donde - siempre según la historia - vivió el enamorado Romeo. El lugar con el paso de los años se transformó en hostal para viajeros en el que se servían comidas, y se trata de la hostería más antigua de Verona. Yo no tengo la certeza de si Romeo vivió o no allí, pero estoy segura de que si hubiera probado la cocina que yo tuve ocasión de degustar es muy probable que se hubiera replanteado su dramático final....Contraviniendo las normas de mi dietista me cené una polenta con gorgonzola y funghi (que luego me costó tres clases de spinning poder eliminar), pero valió la pena porque fue sin lugar a dudas una de las mejores polentas que yo he probado en mi vida. El local realmente encantador y sugestivo, el servicio impecable, y los platos inmejorables. Totalmente recomendable!

Estatua del poeta Berto Barbarani en Piazza delle Erbe

Piazza delle Erbe


Puerto de Lazise

El segundo día de mi estancia, y a pesar de la lluvia incesante que caía sobre Verona quise visitar el pintoresco pueblo de Lazise, situado en la orilla más oriental del Lago de Garda y que realmente vale la pena conocer. Al ser un pueblo muy pequeño se puede pasear con calma perdiéndose entre sus callejuelas y luego acabar el recorrido degustando por ejemplo un delicioso helado frente a la orilla del lago. Hay gente que odia la lluvia pero a mí siempre me ha encantado, y disfrutar de un magnifico gelato italiano contemplando la lluvia caer sobre el lago infinito fue un momento de una belleza sugestiva que hubiera admirado durante horas. Lago de Garda en Lazise


1

2

3

4

5

6

Recorrido gastronómico por algunos platos del Véneto Una constante en la cocina de la región es la presencia de la polenta, que se sirve habitualmente como acompañamiento de platos a base de carne, pescado y queso. Esta es una pequeña muestra de algunas delicias que tuve la suerte de disfrutar, acompañadas de los exquisitos vinos de la zona: 1. Polenta con funghi y gorgonzola; 2. Polenta con queso a la plancha; 3. Tagliatelle funghi e piselli; 4. Polenta, funghi e formaggio; 5. Tortelli ripieni di bruscandoli; 6. Gnocchi sbatutti alla fioretta

19


Tras el paseo por Lazise y ya de vuelta hacía Verona como casi era la hora de comer conseguí (tras muchas paradas infructuosas!) encontrar un lugar de comida casera en el que disfruté de unos tallarines con guisantes y champiñones soberbios. En Italia me suele pasar muy a menudo que no recuerdo la rigidez en tema de comidas y a las 14.30 h. de la tarde era casi misión imposible encontrar un lugar donde comer algo sin que fuera un bocadillo. Este es un tema a tener en cuenta para los viajeros que recorran el Véneto, ya que en otras regiones de Italia he visto algo más de flexibilidad pero aquí me ha sorprendido que en tema de horarios comerciales son bastante rigurosos. Como buena amante del vino que soy no podía marcharme de una región vinícola

Bodegas de Rocca Sveva (Soave)

20

DNI DEL VIAJERO Nombre: Yolanda Apellido: Peris De: Barcelona (España) Edad: 51 años Me apasiona viajar, siempre me ha gustado. Respirar en casa el ambiente de los viajes desde bien pequeña fue sin lugar a dudas el detonante de esta pasión. Mi paraíso soñado al que volvería una y mil veces (y al que confío volver pronto) es cualquiera de los maravillosos lugares del oeste de Canadá. Otro paraíso más cercano y que llevo en el corazón es la fantástica Toscana, y desde ahora el Véneto.


El balcĂłn de Giulietta El amor, ese motor que todo lo mueve, sigue siendo el que reĂşne a viajeros de todo tipo bajo el balcĂłn de la infeliz Giulietta. Grafiti en las paredes, notas llenas de deseos por doquier, y la certeza de que pase lo que pase, y por los siglos de los siglos, los amores imposibles siguen existiendo.

21


por excelencia sin probar alguno de sus caldos y eso es lo que hice en las bodegas de Rocca Sveva, que desafortunadamente por falta de tiempo no pude visitar (volveré!!!) pero si pude deleitarme con un vino blanco que me recordó que los blancos en Italia son realmente fantásticos. Mi paladar aprecia mucho los tintos españoles pero me rindo ante la evidencia de los blancos italianos. A quien le guste el vino no le defraudará una visita a este bello templo vinícola situado en la localidad de Soave. El día siguiente me depararía una excursión realmente fantástica por el altiplano de Asiago que se encuentra en la provincia de

Vicenza. El lugar se conoce también como el altiplano de los siete municipios y regala unos paisajes de una belleza natural tan intensa como serena. De hecho es un lugar ideal para los amantes del ciclismo y del esquí de fondo, y quedé tan impresionada por lo maravilloso del lugar que después de muchos años de pensarlo he decidido que tengo que probar si o si el esquí de fondo, y no se me ocurre ningún lugar mejor en el que iniciarme que entre los maravillosos bosques de la localidad. Dos cosas me impresionaron mucho de la zona, la belleza de la pequeña Asiago y sus carreteras paisajísticas, así como el

22

Altiplano de Asiago


Altipiano de Asiago

monumento funerario más conmovedor que yo he visto nunca. Una construcción blanca, de líneas muy sencillas, que tiene como marco las majestuosas montañas de la zona y que cada día hace enmudecer de emoción a la población y sus visitantes cuando a las 16.50 horas suenan, todos y cada uno de los días del año, las notas de Il Silenzio, el himno militar que honra a todos los caídos que el lugar de triste belleza encierra entre sus paredes. Los restos de un total de 54.286 caídos en la primera guerra mundial reposan en un lugar sereno de emocionante calidez, que si no fuera por el horror que recuerda podría ser un templo de serenidad y recogimiento. El ser humano sigue cometiendo los mismos errores un siglo después, y mientras uno recorre con los dedos los nombres esculpidos de todos los jóvenes que dejaron sus vidas

Sacrario militare di Asiago

prematuramente en la batalla se pregunta de que ha servido evolucionar, mejorar, aprender, si seguimos matándonos los unos a los otros en el siglo XXI.

23


El recorrido por las carreteras del altiplano fue realmente mágico, como lo fue también la experiencia gastronómica en forma de tortelli ripieni di bruscandoli seguido de una polenta con queso a la plancha que literalmente quitaba el sentido. En este caso fue la Trattoria “Da Renato” de la Contrada Bosco 270 de Asiago (0424 462393), cocina casera, genuina, en la que tenías las sensación de que te estabas comiendo los manjares que solo una nonna sabría prepararte. De regreso a Verona una parada obligatoria era una de las queserías de la zona, de hecho Asiago es célebre por sus exquisitos y reconocidos quesos cuyo origen se remonta al siglo X cuando el Obispo de Padova era pagado por sus vasallos con el mejor queso que producían.

Con el pasar de los siglos el aumento demográfico y la deforestación progresiva de algunas zonas llevaron a la creación de la mayor concentración de malghe (cabañas de pastores) de todo el arco alpino. De hecho recorrer toda la zona de Asiago permite contemplar decenas de malghe en las que aún hoy en día se elabora un queso realmente exquisito cuya fama ha traspasado fronteras. El Caseificio Pennar fue en esta ocasión el lugar en el que degustar algunos quesos de la región, y lo difícil era decidirse por uno de ellos solamente. Seguía en el Véneto, y a pesar de que Venecia me llamaba con insistencia prefería dejarme acariciar por la belleza de la naturaleza de la región, por lo que el último día volví a recorrer otras rutas paisajísticas y acabé en Roverè Veronese, una parte del Véneto con

Centro de Asiago

24


Gallio, 'Chiesetta degli Alpini'

puntos que alcanzan los 1500 metros de altura, y donde la localidad principal Roverè se caracteriza por estar construida sobre el asentamiento de un poblado del neolítico. Era el último día de mi estancia y había que concluir el viaje con una comida a la altura de la experiencia gastronómica que había sido este descubrimiento por el otro Véneto, y la verdad es que el lugar no defraudó sino que supero ampliamente cualquier expectativa que yo pudiera tener en este sentido. Un lugar en medio de la nada, bueno mejor dicho, en medio de unos paisajes de ensueño, lejos del mundanal ruido, en el que solo se oía el cálido murmullo del silencio

fue el mágico restaurante en el que yo me despediría de la región. El Parparo Vecchio una rústica casa de piedra en la que entrando te recibía el olor de la chimenea y de una cocina que antes de probarla ya sabías que la ibas a adorar. Una de las ventajas de viajar fuera de temporada era poder gozar casi en solitario de una bella casa de piedra, el calor de la chimenea (que a pesar del mes de mayo era de agradecer) y de unas pocas mesas ocupadas, por lo que se disfrutaba de un sugestivo y silencioso ambiente al que la guitarra de Paco de Lucía (gran sorpresa) ponía la mejor de las bandas sonoras que se pudieran desear.

25


El menú de ese día incluyó unos gnocchi sbattuti con la fioretta, o lo que es lo mismo unos gnocchi cocinados con una cantidad indecente de mantequilla, y de segundo una exquisita polenta con unos tacos de queso de la zona cocinados directamente al fuego de la chimenea. No podía haber mejor despedida del Véneto que en un lugar así. Confieso que aproveché las últimas horas de mi estancia para dar un nuevo paseo por Verona, y si caí en la tentación de visitar el balcón de Giulietta. Mucho turismo y mucho menos inspirador que los bellos paisajes que habían llenado mi corazón los días precedentes. Como me explicaba mi querido amigo y excelente guía y compañero de viaje, (pugliese de nacimiento y véneto de adopción)

el Véneto è una grande storia con l’amore dentro, una tierra de una importancia histórica relevante y que a ojos del viajero está impregnada con el amor de dos de las ciudades más románticas del mundo, Venecia y Verona. Habrá que volver al Véneto, con muchos más días a disposición... v

26

Roveré Veronese il Parparo Vecchio


27


El país de las maravillas naturales Parques de belleza salvaje, ballenas, pueblecitos con encanto, ciudades cosmopolitas y multiculturales... Canadá lo tiene todo. TEXTO Y FOTOS TXEMA GONZÁLEZ ALLENDE FECHA DEL VIAJE JULIO 2008

28


A

lo largo de este viaje conocimos algunos de los parques nacionales del oeste de Canadá, donde se encuentran algunos de los mayores tesoros naturales de América del Norte. Un viaje por un entorno natural casi salvaje, con apenas población y una sensación indescriptible de visitar zonas de naturaleza virgen totalmente solitarias.

29

Spirit Island, Maligne Lake, Jasper National Park


Para empezar el viaje tuvimos que hacer un larguísimo vuelo hasta Vancouver, con escalas en Frankfurt y Toronto. Vancouver es una ciudad excepcional, que mantiene un equilibro perfecto entre desarrollo urbano y una ubicación natural espectacular, rodeada de montañas y separada de la isla de Vancouver por el estrecho de Georgia. Aunque nuestro objetivo era explorar los parques

nacionales estuvimos tres días en esta maravillosa ciudad. La verdad es que no paramos y nada tiene que envidiar Vancouver a otras ciudades americanas con más fama como Nueva York o San Francisco. La cantidad de lugares interesantes que visitamos – y los que nos dejamos – fue realmente impresionante. Aunque la visita a Vancouver daría para un artículo entero, destacaría la parte

30


Victoria, isla de Vancouver

vistas de esta parte de la ciudad y el Canada Place, un complejo junto al mar con apariencia de barco que contiene hoteles, la terminal de cruceros y que ofrece un precioso paseo para disfrutar de más vistas de la zona. También aquí pudimos ver algunos edificios curiosos como uno que se asemeja mucho al Flat Iron Building de Nueva York. Ya más hacia el centro un paseo por las calles Robson, Georgia y Howe nos permite conocer la parte más moderna de la ciudad con preciosos edificios como la Art Gallery en un imponente edificio cásico en una preciosa plaza, Robson Square. También visitamos el Chinatown, un distrito muy auténtico. El segundo día en Vancouver lo dedicamos a ver algunas zonas menos céntricas. Hacia el sur, pasando por el puente Granville, llegamos a Granville Island, una antigua zona industrial, increíblemente reconvertida a zona de galerías de arte, restaurantes, etc….

Granville Island, Vancouver

del puerto y el Gastown, la parte más antigua de la ciudad. Allí pudimos ver los edificios más típicos del viejo Vancouver, la Harbour Centre Tower, una torre con impresionantes

31


con unas vistas impresionantes de la ciudad. Al oeste de Granville el parque Vanier alberga algunos de los museos de la ciudad con sus impresionantes edificios y un bonito paseo costero con más vistas. Por la tarde nos desplazamos al norte de la ciudad, primero al enorme parque Stanley, una zona enorme con rutas de senderismo, playas y atracciones como el aquarium, y tras cruzar el pintoresco puente de Lions Gate llegamos a la zona Norte de Vancouver. Allí visitamos el Lonsdale Quay Market, una zona comercial sin demasiado interés pero con fabulosas vistas sobre el canal hacia la ciudad, y el Lighthouse Park. Esta zona es una zona preciosa costera con unos paisajes increíbles. A pesar de estar muy cerca de Vancouver ya empezamos a ver los carteles avisando de la presencia de los osos, muy comunes en toda esta zona de Canadá. Seguimos un sendero hasta el faro donde disfrutamos de preciosas vistas.

Y el último día en la ciudad lo dedicamos a ver el impresionante Capilano Suspension Bridge, un enorme puente colgante al estilo de los que se pueden ver en rutas de montaña por ejemplo de Suiza o Nepal, y situado en un precioso cañón con enormes árboles sobre los que hay plataformas que permiten caminar por los mismos. Una experiencia sensacional. Aquí, al igual que en Stanley Park y en muchas otras zonas de Canadá pudimos ver una buena muestra de los tótems indios típicos de la región. También subimos a la Grouse Mountain en teleférico para disfrutar de impresionantes vistas de esta enorme y fabulosa ciudad. Y tras disfrutar de Vancouver nos dirigimos a la isla de Vancouver en ferry. Llegamos a Swartz Bay y de allí seguimos hasta Victoria. Visitamos esta pequeña pero coqueta ciudad, con un puerto muy interesante, los magníficos Parliament Buildings, el parque Thunderbird con sus coloridos tótems

32

Capilano Suspension Bridge, Vancouver


Centro de visitantes, Pacific Rim

DNI DEL VIAJERO Nombre: Txema Apellidos: González Allende De: Bilbao (España) Edad: 42 años Ingeniero, fundador de la app de viajes TravelEchoes. Desde que empecé a recorrer mundo no he podido parar. Viajar es algo que te engancha y aunque ahora con niños tengo que plantear los viajes de otra manera espero poder inculcar a mis hijos esa pasión por viajar y conocer nuevas culturas. Me encanta viajar en coche a mi aire porque me da mayor libertad y también soy un apasionado de la fotografía, otra afición que se complementa perfectamente con la de viajar.

y algunas atracciones interesantes más. Desde aquí nos dirigimos al primer Gran Parque Nacional que visitamos: Pacific Rim. El primer día nos desplazamos hacia Port Renfrew. Allí empezamos a ver unos paisajes costeros excepcionales, con los bosques cayendo hasta la propia costa y parajes de una belleza sin igual. Hicimos una pequeña parte del West Coast Trail, una larguísima y espectacular ruta de senderismo por la costa que requiere de varios días para completarse, pero no disponíamos de tanto tiempo. Al día siguiente fuimos a otro sector del parque en la zona de Ucluelet. Esta zona es más sencilla de visitar ya que hay una carretera que discurre paralela a la costa hasta Tofino. La playa de Long Beach es una impresionante y salvaje extensión de arena, donde puedes encontrar numerosos troncos arrastrados por el mar, algas y medusas de tamaños descomunales. Se pueden hacer pequeñas rutas

33


de senderismo por la playa o alrededores y también hasta varios miradores con bonitas panorámicas. El centro de información de Wickaninnish está situado en la propia playa en un edificio muy pintoresco. Nos quedamos un día más en Tofino para explorar algún rincón más y disfrutar de un crucero de avistamiento de ballenas. Desde una zodiac tuvimos la suerte de ver varias ballenas, focas, leones marinos y algunos parajes costeros espectaculares. Regresamos al continente desde Nanaimo nuevamente en ferry y nos dirigimos a Whistler, que fue sede de los juegos olímpicos de invierno de 2010. A lo largo de los 100 Km de carretera hasta allí pusimos disfrutar de un paisaje que te deja sin palabras: cascadas, montañas y fiordos, solo un aperitivo de

lo que nos esperaba. En Whistler subimos en telesilla hasta la estación de esquí para disfrutar de unas maravillosas vistas. Siguiendo hacia el norte de Whistler seguimos viendo paisajes de lagos y montañas. Atravesamos una zona más desértica con algún pueblo realmente pintoresco – recuerdan mucho a los del Wild West de Arizona – y seguimos hasta 100 Mile House, a 4 horas de Whistler. Desde allí nos dirigimos al parque Nacional de Jasper, a unas 4 horas en coche. Lo primero que visitamos fue la zona del Monte Robson, el más alto de las Rocosas. Allí hicimos dos rutas de senderismo cortas: Kinney Lake Trail y Overlander Falls Trail. Es una zona preciosa donde disfrutar de paisajes impresionantes. Desde allí nos dirigimos a la localidad de Jasper, en el corazón del parque.

34

Vistas hacia Jasper desde el monte Whistler


Vistas hacia Whistler

A la mañana siguiente subimos al Monte Whistler – con el mismo nombre que el visitado en la estación de esquí - en teleférico, muy cerca del pueblo. La vista desde la cima sobre buena parte del parque con sus bosques y lagos es verdaderamente bonita. Tras disfrutar del paisaje descendimos y nos dirigimos al valle del Maligne Canyon. Allí se pueden ver dos lagos de postal, el Medicine y el Maligne, además de diferentes cascadas que se pueden ver desde los puentes de la ruta que recorre el Maligne Canyon a pie. A lo largo de la carretera que sigue por el valle hay varios miradores y al llegar al lago Maligne hicimos un viaje en barco para llegar hasta la icónica Spirit Island, un islote en el fondo del lago con unos pocos pinos, que es una

de las imágenes más evocadoras y conocidas de las Rocosas canadienses. Sin tiempo para más regresamos a Jasper. Al día siguiente continuamos viendo verdaderas maravillas naturales. Por la mañana nos dirigimos al monte Edith Cavell, donde un sendero lleva al espectacular Angel Glacier y su lago, de un color verde esmeralda y con numerosos bloques de hielo flotando. No muy lejos nos encontramos con las poderosas cascadas de Athabasca. Allí un circuito perfectamente señalizado y habilitado, al igual que en todos los principales puntos de interés del parque, permiten ver las cascadas desde diferentes perspectivas. Por la tarde nos dedicamos a explorar algunos lagos más como el Pyramid, bajo la montaña del mismo nombre, y

35


Athabasca Falls, Jasper National Park

el lago Patricia y terminamos el día en las piscinas termales de Miette Hot Springs, al aire libre y en un entorno natural idílico. Con el nuevo día dejamos Jasper y tomamos la carretera 93 (Icefields Parkway) hacia Banff. Esta carretera es un verdadero parque temático de la naturaleza. No solo por las atracciones naturales señalizadas sino porque en cada curva te encuentras con paisajes grandiosos que te hacen parar para poder sacar una fotografía. El río Athabasca deja verdaderas obras de arte en sus paisajes. Pasamos por otras cascadas, las Sunwapta y llegamos al glaciar Columbia, ya en tierras del parque nacional de Banff. Llegamos hasta el mismo hielo y pudimos caminar un tramo sobre el mismo. Siguiendo hacia el

Angel Glacier en el Monte Edith Cavell, Jasper National Park

36


sur por la 93 llegamos a otro punto de gran belleza: la confluencia de los ríos North Saskatchewan, Howse y Mistaya. Muy cerca visitamos el cañón de Mistaya Canyon, un lugar de espectaculares paredes verticales y donde el río ha formado un impresionante arco natural. A partir de aquí se empiezan a suceder los lagos de aguas azul-verdosas que te dejan sin aliento. El más espectacular es el lago Peyto. Se accede por un corto sendero desde el aparcamiento a un mirador que ofrece una vista área difícil de describir: es otra de las estampas típicas que aparecen de las Rocosas en todos los sitios. Desde el mirador del lago Peyto hicimos una pequeña ruta de senderismo que ofrece espectaculares vistas del propio lago así como del siguiente

Columbia Icefield, entre los parques de Banff y Jasper

37

Highway 93 (Icefields Parkway)


Lago Moraine ,Banff National Park

situado al sur: el Bow, otro lago espectacular por su color y por las montañas que lo rodean. Esta zona suele estar muy frecuentada por osos grizzlies pero afortunadamente no nos topamos con ninguno. De nuevo en la carretera hacia el sur llegamos al Bow Lake donde pudimos disfrutarlo desde la propia orilla. Como ya no había tiempo para más nos dirigimos a Banff, nuestro alojamiento para los próximos días, y sede del Parque Nacional de Banff. Tras descansar en el bonito y típico pueblo de Banff al día siguiente retrocedimos por la carretera 93 hasta donde la habíamos

dejado el día anterior. Visitamos Lake Louise, un gran lago de aguas turquesas en el que se ha habilitado un precioso paseo por su orilla que cuenta con un enorme hotel en forma de castillo. Hicimos una ruta de senderismo que sube hasta otro lago más pequeño, el Agnes, y que continua hasta el punto conocido como Devil’s Thumb, con espectaculares vistas aéreas sobre ambos lagos. Esto nos llevó toda la mañana pero valió la pena cada paso de la ruta porque el paisaje y las vistas son espectaculares. Después de comer fuimos por una preciosa carretera hasta el Ten Peaks Valley donde está

38


el espectacular lago Moraine, una obra de arte de la naturaleza. Es un lago de un azul espectacular rodeado por numerosos picos de gran altitud. Allí alquilamos una canoa para dar una vuelta por el lago – una experiencia muy recomendable – y después dimos un paseo por su orilla y subimos hasta una pequeña colina, Rockpile, que hay en la cabecera del lago y desde donde se sacan unas fotografías estupendas. Este lago es realmente el más espectacular de todos y eso que es difícil quedarse con uno. Tras esto volvimos por la carretera 93 hasta Banff haciendo diferentes paradas en miradores y rincones de esta espectacular carretera. El último día en Banff lo iniciamos subiendo en teleférico a la Sulphur Mountain, donde

Takakkaw Falls, Yoho National Park


un recorrido por unas pasarelas de madera nos descubre panorámicas maravillosas de la zona de Banff, el río y las montañas. Después nos dirigimos al enorme lago Minnewanka, al este de Banff, otro precioso lago con montañas y donde nos encontramos con un islote similar al Spirit Island de Jasper. Otro lugar memorable. Desde el lago seguimos

un pequeño sendero hasta Bankhead, una antigua población minera. No queda mucho que ver pero los carteles te van explicando el interesante origen del lugar. Para finalizar la visita al parque recorrimos la Bow Valley Parkway, una carretera paralela a la carretera 93 que discurre por el otro lado del río Bow y ofrece unas buenas vistas del mismo

40


en numerosos parajes y recovecos de la carretera. Allí hicimos un precioso sendero hasta Johnston Canyon, una garganta con dos espectaculares cascadas. El sendero discurre a través de un bonito bosque. El día siguiente lo dedicamos al parque nacional de Yoho, un parque más pequeño que los otros pero que alberga verdaderas Lago O’Hara, Yoho National Park

joyas. Primero nos adentramos en el precioso valle de Yoho y visitamos las cascadas de Takakkaw, un lugar con encanto, a las que se llega tras un sendero sencillo. Después nos dirigimos al lago O’Hara. Este lago no se puede visitar en vehículo privado y hay que reservar con mucha antelación la visita, nosotros lo hicimos con meses. Te llevan en un autobús que te deja en el impresionante lago. Aprovechamos para hacer solo una pequeña parte del circuito alpino y disfrutar de unas alucinantes vistas del algo. No completamos todo el circuito porque queríamos coger el primer autobús de vuelta y seguir visitando el parque. El lago y su entorno un lugar único y durante el trayecto pudimos ver osos desde las ventanas del autobús. Ya por la tarde visitamos el Lago Emerald, de un colorido impresionante y el Natural Bridge, una formación rocosa que crea un puente natural sobre el río Kicking Horse. Por último para terminar nuestro recorrido en el parque hicimos un pequeño sendero hasta Hodoo Creek, unas torres de roca erosionadas similares a las de Bryce en Utah. Salimos del parque y nos alojamos a medio camino del Glacier National Park. Este parque es más complicado de visitar ya que no hay atracciones cerca de la carretera como en los otros. Solo se puede visitar mediante rutas de senderismo, sino solo se pueden ver vistas muy lejanas de la parte atravesada por la carretera. En Rogers Pass hay un centro de interpretación del parque y desde el mismo centro hay vistas preciosas por todos los alrededores. Poco después se puede tomar un desvío a Loop Brook


Glaciar Illecillewaet, Glacier National Park

Campground, donde hay un par de paseos sencillos. Como solo teníamos tiempo para hacer una ruta elegimos una de las muchas que parten de Illecillewaet Campground – también muy cerca de Rogers Pass -: Abbot Ridge Trail. Es una ruta dura que nos llevó unas 5.5 horas pero que nos regaló impresionantes vistas panorámicas sobre el monte Sir Donald y el glaciar Illecillewaet. No pudimos hacer más y tampoco teníamos más días, así que con mucha pena abandonamos este parque, que es un verdadero paraíso si eres aficionado al senderismo.

El último día dedicamos la mañana a hacer una visita rápida del Mt Revelstoke National Park, un parque bonito pero mucho menos impresionante que los grandes parques que habíamos visitado. Se puede subir en coche prácticamente hasta la cima del Monte Revelstoke y allí hay un paisaje alpino muy bonito. Dimos un paseo por la zona y disfrutamos de las vistas antes de bajar, y emprender el largo viaje de vuelta hacia Vancouver, donde acabamos el viaje, con numerosas imágenes de la grandiosa naturaleza de los parques nacionales grabadas en la retina. v

42


43


Muerte en Tana Toraja La tierra de los Toraja, en Indonesia, regala al visitante un espectáculo de buen clima, terrazas de arrozales y vestigios de una cultura mítica TEXTO Y FOTOS JORDI CANAL-SOLER FECHA DEL VIAJE 10/10/2012 A 17/10/2012

44


Los tau-tau, representaciones en madera de los difuntos

A El entierro de los difuntos, en Tana Toraja, es una fiesta con pompa, color y música

nochecía, y la oscuridad se iba adueñando del acantilado delante nuestro, escondiendo en las sombras las figuras que parecían observarnos desde los balcones delante de las tumbas excavadas en la altura. En la penumbra, las telas blancas de los vestidos de los tau-tau de madera, pero sobretodo los grandes ojos blancos de sus cabezas esculpidas, eran lo único que alcanzábamos a ver. Las figuras, desde lo alto de los balcones, parecían observarnos frente a sus tumbas. Un estremecimiento recorrió mi cuerpo, y no sé si fue por el frescor de la noche, como suele hacerlo incluso en verano en las altas colinas de Tana Toraja, o porqué ahí arriba, con sus fijas miradas de órbitas desencajadas, las figuras a tamaño real de los ancestros enterrados parecían zombis resucitando. No creo que mi primer contacto con la

45


tradición mortuoria de los Toraja fuera un éxito: regresamos al hotel de Rantepao forzando el acelerador de la moto que habíamos alquilado, con los faros encendidos y esperando que, a cualquier recodo del camino, uno de esos tau-tau hubiera cobrado vida y estuviera haciendo autoestop al borde de la carretera. Estábamos en la región central de las Islas Célebes, en Indonesia, donde el pueblo Toraja vive, y muere, desde hace siglos. La región de Tana Toraja aúna bajo un mismo territorio una cultura distinta, unos escenarios paisajísticos de belleza mítica y una gran hospitalidad de sus gentes, además de un clima benigno y fresco y una cierta

seguridad para los turistas, por lo que últimamente se ha convertido en una visita casi obligada en los tours fuera de Java. Dicen los ancianos que hace unas veinticinco generaciones los Toraja llegaron a las Célebes procedentes de algún lugar de Indochina, a bordo de sus lembangs de proa afilada. Remontaron las aguas del río Saddang y cuando la profundidad ya no les permitió avanzar más, en Enrekang, sacaron las embarcaciones fuera del cauce, las levantaron sobre pilotes y las usaron como casas y graneros. Así explica la leyenda el origen de las tongkonan, las típicas casas de los Toraja, con sus techos de palma de frontales alzados como viseras. Algunos cementerios verticales parecen casas de pisos con los vecinos saludando desde balcones

46


Las terrazas de arroz cubren gran parte de los pequeños montes entre los valles de Tana Toraja

Cada familia toraja tiene varias viviendas y graneros

Las casas no son lo único interesante en Tana Toraja. Ni tan sólo el paisaje de terrazas de arroz en los ondulantes montes que circundan el valle principal. Si algo llama especialmente la atención de Tana Toraja es la muerte y el culto que de ella hacen los toraja. Y es que la muerte tiene un significado especial para los toraja, y aquí la gente viene principalmente con la intención de poder ver un funeral. Lo que en casi cualquier otra parte del mundo es una ceremonia privada, triste y destinada casi exclusivamente a los allegados, en Tana Toraja se convierte en una fiesta multitudinaria de celebración en la que no

sólo están invitados los parientes del fallecido sino todos los habitantes de los pueblos circundantes e incluso turistas y visitantes extranjeros. La muerte, en Tana Toraja, se celebra por todo lo alto, y no se puede entender la cultura toraja sin haber presenciado una de estas celebraciones.

47


Según la religión Toraja, cuantos más búfalos y cerdos se sacrifiquen, y cuánto mayor valor tengan éstos, más feliz será el alma del fallecido en el cielo. Por ello, las familias ricas tiran la casa por la ventana en sacrificios multitudinarios en los que el patio central acaba siendo un charco de sangre desparramada de los animales degollados. Cada Toraja sabe que si quiere ser feliz una vez muerto tiene que conseguir reunir suficientes animales. Trabajan y ahorran no para darse lujos en vida, sino para poder pagarse el mejor entierro posible. De alguna manera, viven para morir. No es imprescindible tener los animales antes de morir. La alternativa es forjar una fortuna y dejarla a los herederos para que

En el mercado de Pasar Bolu pueden comprarse los bueyes y cerdos que después serán sacrificados en la ceremonia funeraria

con ella compren los animales a sacrificar, y para ello hay un mercado específico. Pasar Bolu tiene el prestigio de ser el mercado más grande de Tana Toraja. Los mejores bueyes del país se venden aquí. En un gran patio de arena convertido en lodazal, los vendedores sujetan a los búfalos con cuerdas que terminan en un aro clavado en el hocico, para mostrarlos a los posibles clientes. Al día siguiente fuimos a verlo y paseamos entre los grandes animales. Algunos de ellos rebuznaban cuando pasábamos junto a su lado, tensos a la espera de un comprador que los sacrificaría. Los había de todos los colores, y eso es lo que les da su precio. Los más caros (hasta diez veces más que uno normal) son los tedong bonga, búfalos negros con

48


El difunto llega al recinto en un palanquín que recuerda las casas y graneros toraja

manchas blancas, y pueden llegar a costar el equivalente a 25.000 euros, una fortuna incluso para un europeo. No sólo se vendían búfalos, en Pasar Bolu. A la sombra de unos cobertizos, separados en varios establos y sobre un suelo cubierto de paja, había centenares de cerdos de todos los tamaños. Algunos de ellos ya estaban preparados para llevarse, con sus patas sujetas alrededor de un grueso palo de bambú. Varios hombres ayudaban a cargarlos en furgonetas o incluso en motocicletas que salían dando bocinazos hacia las ceremonias. Como lo toraja no con musulmanes, el cerdo es todavía uno de los animales más consumidos entre ellos y, aunque su prestigio no es tan elevado como el de los búfalos, son parte esencial de los sacrificios a realizar.

Media hora de viaje sorteando baches en la carretera y alguna que otra gallina que cruzaba sin avisar, nos llevaron a través de los campos de arroz hasta una pequeña población de cuatro casas, en la que se celebraría una ceremonia de entierro a la que habíamos sido invitados. Llegamos al recinto donde se celebraría la ceremonia cuando todavía los invitados estaban tomando asiento. Se sentaban en la parte delantera de la fila de casas tradicionales, con sus techos curvados hacia arriba, que había delante de un gran patio. Al otro lado, también en fila, se elevaban unos cuantos graneros, que parecían casas en tamaño menor. También aquí se habían sentado algunos de los invitados, refugiados en la sombra de los edificios de madera. En el centro del

49


patio, llamado rante, encima del lakkian, un alto cadalso preparado a propósito, el ataúd con la fallecida estaba en alto, bajo un techo como el de las casas. Encima del ataúd, una foto grande de una anciana. Preguntamos al hombre de los cigarrillos de kretek y nos dijo que la difunta era una sindo de clase alta To Kapua, viuda de uno de los Toparengnge’ (jefes tribales) más importantes del pueblo. Había muerto a los sesenta y dos años, hacía ya tres años, y la familia la había mantenido en casa mientras le preparaba la ceremonia. Los funerales más importantes se hacen después de la cosecha de arroz, pero durante todo el año se pueden presenciar exequias. El lugar donde se realizan respecto la localización de la casa es fundamental. Todas las ceremonias fúnebres se realizan durante la

tarde, en el lado oeste (Rambu Solo’) de la casa. Así logran congraciarse con los dioses o deatas. No hacerlo acarrearía mala suerte, pobres cosechas u otros desastres para la familia. Pueden pasar años después del fallecimiento antes de que sea posible celebrar el funeral. Así, el dolor de su pérdida ya ha quedado atrás cuando se ha reunido suficientes fondos para enterrar al difunto. Los toraja alargan la brusca transición entre la vida y la muerte que golpea con la dura realidad a todas las otras culturas. Para ellos, el muerto sólo está temporalmente enfermo, y por ello se le guarda en casa, se le cuida y se le da simbólicamente comida mientras no se realice la ceremonia final, hasta al cabo de unos años, en la que finalmente el fallecido

Un par de niñas toraja ataviadas con el vestido tradicional

50


dejará la tierra para ir al cielo toraja, el Puya. Mientras tanto, el muerto es mantenido junto a los vivos. Escuchamos una voz por los altavoces. Un tominaa, una especie de voluntario religioso, dirigía las oraciones e invocaba el recuerdo de la difunta. Poco a poco, a medida que todos los invitados estuvieron sentados, el tominaa fue sustituido por el toma’balun, un hombre que, micrófono en mano, empezó a presentar los presentes y ofrendas que se le hacía a los deatas de parte de la difunta. Una fila de mujeres entró en el patio con bandejas de pastelillos de azúcar de palma roja y enormes teteras con café azucarado, que empezaron a distribuir entre los invitados. También repartieron nueces de areca para masticar y tuak (vino de

palma) para beber. Uno a uno empezaron a desfilar varios hombres y niños arrastrando bueyes de todos los colores por sus aros en el hocico. Al ver a uno de los búfalos de manchas blancas se levantó un aplauso de entusiasmo entre el público. Después de los búfalos hicieron entrada los cerdos, casi todos ellos atados como fardos en varas de bambú y transportados por hombres vestidos de negro. Uno a uno los cerdos fueron dejados en el centro del patio hasta que los gruñidos de más de treinta de ellos se levantaban bajo el ataúd de la difunta. Después de mostrar las ofrendas, recogieron a los cerdos y se los llevaron detrás de las casas para sacrificar media docena y poder servirlos como comida entre los invitados. En una dieta mayoritariamente compuesta

El maestro de ceremonias recuerda la vida del difunto

Procesión de ofrendas en recuerdo del difunto

51


DNI DEL VIAJERO Nombre: Jordi Apellido: Canal-Soler De: Barcelona (España) Edad: 38 años Soy escritor y fotógrafo especializado en viajes. Viajo por el mundo y lo cuento en artículos en revistas y periódicos, programas de radio y televisión, charlas y conferencias y media docena de libros, entre los que se cuentan VIAJE AL BLANCO (Editorial UOC, 2014) y TERRES DEL NORD (Nova Casa Editorial, 2015). También me encontraréis en: Página Web: www.jordicanal.com Blog: www.apuntsdeviatge.com Facebook: facebook.com/apuntsdeviatge Twitter: @jordicanalsoler Instagram: @jordicanalsoler Youtube: jcanalsoler Google Plus: +JordiCanalSoler

por arroz y chile, la carne de cerdo o búfalo procedente de los sacrificios es una magnífica aportación de proteínas y posiblemente una de las razones antropológicas por las que empezó a surgir esta tradición. Pasado un tiempo, una treintena de hombres vestidos de negro surgieron de entre las casas y se concentraron en el patio formando un círculo. Agarrados de las manos, mirando hacia el interior del círculo, empezaron a

entonar un canto monótono y fluido mientras movían ligeramente las manos hacia dentro y fuera del círculo y hacían pequeños pasos a un lado y otro. –Es la danza Ma’badong –nos dijo un hombre sentado a nuestro lado–. Cantan entristecidos por la despedida de la difunta. Era un coro melancólico, lento, que invitaba a dormitar después de la comida. El ataúd sería bajado del cadalso y conducido

52


Los bailes y la música también están presentes en los entierros toraja

al lugar de entierro, en una tumba excavada en las rocas, en una ceremonia privada. Pero la fiesta no había terminado. –¿No venís a ver la lucha de búfalos? –nos preguntó el hombre. La llamada ma’pasilanga tedong es, junto a las peleas de gallos (prohibidas desde 1981 por el gobierno indonesio a causa de las múltiples quejas por apuestas), una de las actividades favoritas de los toraja durante las

ceremonias fúnebres. Antes de llegar a sacrificarlos, los bueyes son encarados unos a otros en parejas para que luchen entre ellos. Parecen ser el último divertimento para las almas de los difuntos antes de partir hacia la Puya. Estas peleas brutales a veces son incluso peligrosas para el público. Dejamos el centro del patio para dirigirnos hacia los campos. Junto a las casas vimos como con un soplete a gas estaban chamuscando la piel

53


de un cerdo recién sacrificado, para quemarle los pelos más largos. En un campo de arroz recién recolectado, con algunos charcos aún de agua estancada, un par de búfalos se miraban atentos, comparando sus fuerzas como rivales, apenas a unos cinco metros uno de otro. Un centenar de personas los observaban desde los caminos elevados que rodeaban el campo. Como no reaccionaban, un hombre se acercó a uno de los búfalos y picó a uno de ellos con una vara de bambú. El buey embistió de repente, y el otro, al verse amenazado hizo lo mismo. El golpe que se dieron nos llegó con el estrépito de un choque de trenes. Y sin embargo,

los dos animales se quedaron de pie, quietos y con los cuernos entrecruzados. Uno de ellos hizo un movimiento ladeado para desembarazarse del entuerto, pero el otro respondió igual y siguieron quedando sujetos por los cuernos. Inclinaron las cabezas, se afirmaron en el lodo resbaladizo con sus patas delanteras y forzaron hacia adelante con las patas traseras. Dos titanes de ochocientos kilos peleaban no sabían exactamente por qué. Su destino sería el mismo tanto si ganaban como si perdían: al día siguiente serían sacrificados y su sangre y carne sería distribuida entre los presentes que disfrutaban viéndolos luchar. Ma'pasilanga tedong o luchas de búfalos tradicional durante los entierros toraja

54


Uno de los búfalos en venta en el mercado de Pasar Bolu

En algunos lugares de Tana Toraja los viejos ataúdes están a la vista, con cráneos incluidos

55

Vendedora de grano en el mercado de Pasar Bolu


Tongkonan de Ke'te Kesu', uno de los poblados mejor conservados de Tana Toraja

Nos cansamos del espectáculo casi antes que uno de los propios búfalos, que se hizo para atrás, desenredando los cuernos y haciendo caer al adversario al fango. Tranquilamente se fue trotando fuera del campo, perseguido por uno de los cuidadores mientras nosotros nos dirigíamos a la moto. Ya habíamos visto suficiente. Mientras regresábamos al hotel, en nuestro último día de estancia en Tana Toraja, descubrí finalmente que tras la inicial macabra primera impresión que me habían causado los tau-tau de ojos blancos en medio de la noche, estaba el recuerdo a los ancestros, la vida más allá de la muerte física en la memoria de los vivos. Me di cuenta de que, tras las complejas ceremonias fúnebres que habíamos presenciado, sólo estaba el deseo

La mejor forma de desplazarse por la zona es en motocicleta

de mantener el recuerdo de los difuntos, como en tantas otras religiones y culturas del mundo. Mientras la moto describía eses en las curvas de la carretera montañosa cercana a Rantepao, me di cuenta de que la tradición mortuoria toraja, que parecía tan excéntrica, insana e incluso antinatural era, en realidad, la que mejor permitía a los seres humanos superar el miedo a la muerte y al olvido. v

56


VIAJE AL BLANCO Último grado al polo norte Un libro de Jordi Canal-Soler Diario de la expedición Último Grado al Polo Norte, recorriendo 111 km desde el grado 89º N hasta el Polo Norte sobre esquís Crónica fresca y directa de una expedición polar


El enigmático mundo de la gran Angkor La grandiosidad de los templos-montaña y el misterio de las caras de piedra TEXTO Y FOTOS JOSEP PRATS FECHA DEL VIAJE MARZO 2015

58


A

Una de las puertas de acceso al templo Preah Khan

ngkor representa el encuentro con una misteriosa grandiosidad. Sus impresionantes templos transportan a un mundo tan encantador como desconocido. Se sabe poco del gran imperio jemer. Sus libros con textos escritos sobre hojas de palma o cuero desaparecieron. Igual que sus ciudades con casas y palacios de madera. Sólo han sobrevivido los templos, estrujados por el abrazo fatal del tiempo y la jungla, y el racimo disperso de relieves e inscripciones que permiten adivinar la gloria y grandeza de aquel imperio. Durante seis siglos, entre los años 802 y 1432, Angkor fue el corazón político y religioso del imperio jemer que abarcaba Camboya, Laos, Vietnam y Thailandia. Su primer soberano, Jayavarman II se autoproclamó rey-dios e inició la tradición, seguida por sus predecesores, de construir grandes obras arquitectónicas para inmortalizarse. Era un imperio que giraba en torno a la religión. Se manifiesta en el concepto común sobre el que se levantaron los gigantescos templos: Conjunto de torres, con una central más alta, que simbolizaba el Monte Meru, la sagrada morada de los dioses hinduistas. Luego la religión fue deslizándose hacia el budismo, pero se mantuvieron los mismos símbolos pero acomodando sus interpretaciones. Angkor, a la que muchos se refieren como octava maravilla del mundo, produce un deslumbrante impacto. Es mucho más grandiosa de lo que esperas. Viajamos en marzo. Volamos hasta Siem Reap, haciendo escala en Singapur. Una cosa importante, el visado

59


La imponente puerta sur de entrada a la ciudad de Angkor Thom

60

te lo sellan en el mismo aeropuerto. Hay que tener paciencia. Se forman colas. Revisad toda la documentación, son muy estrictos. El trámite cuesta 50 dólares. Otra cosa importante: El cambio brusco de clima. Cuando bajéis del avión recibiréis una fuerte bofetada de calor húmedo. Siem Reap está situada en una densa y calurosa jungla. Angkor está a sólo seis kilómetros de la ciudad. La mejor y más genuina forma de trasladarse es en tuk-tuk. Son cómodos, están abiertos, sólo una capota te protege del sol. Es decir que corre el aire, algo que se agradece con el bochorno. Van despacito y te permiten disfrutar del entorno. Sólo hace falta que lo pidáis en recepción y en cinco minutos lo tendréis en la puerta. El precio se acuerda. Es económico. Lo mejor es pactarlo para todo el día. Lo primero que decidimos visitar fue Angkor Thom. Una ciudad que fue fundada por el rey Jayavarman VII a finales del siglo XII. En su tiempo fue la mayor del imperio Jemer. Estaba protegida por una muralla, de ocho metros de altura y 12 km. de


Las enigmáticas caras de piedra desde la galería alta del templo Bayon

longitud, de la quedan restos. En total, la superficie de la ciudad es de 10 kilómetros cuadrados. Tiene cinco puertas, una en cada punto cardinal. El primer gran impacto es la entrada por la imponente puerta sur, que es la mejor conservada de todas. Se llega a ella por una calzada elevada que cruza sobre el foso y está flanqueada por 154 estatuas, los dioses a la izquierda y los demonios a la derecha. La puerta es una enorme estructura de 23 metros de altura, coronada por una triple torre con cuatro gigantescas caras de piedra orientadas hacia los puntos cardinales. La puerta está flanqueada por estatuas del elefante de tres cabezas, la legendaria montura del dios hindú Hindra.

MIRADAS Y SONRISAS PÉTREAS

Nos bajamos de tuk-tuk antes de atravesar esta colosal entrada. Preferimos hacerlo a pie. Acercarnos escoltados por las esculturas de dioses y demonios, mirando hacia arriba, hacia las gigantescas caras. Nada más traspasar el umbral, pasamos junto a las tres trompas de piedra de uno de los elefantes mitológicos mejor conservados. Era el anticipo de las maravillas que nos íbamos a encontrar en nuestra primera tarde en Angkor. El tuk-tuk nos recogió y en pocos minutos ya estábamos en el Bayón. Es uno de los templos más grandiosos de Angkor. Tiene una extremada riqueza arquitectónica, que invita a imaginar cómo debía ser aquella civilización jemer. Es la máxima expresión del templo-montaña. Si

61


antes de entrar os detenéis a unos 50 metros de distancia podréis observar su potencia estética y simbólica. Tiene 54 torres, que en tres niveles se aglutinan de forma ascendente entorno a una torre central más alta. Desde esta perspectiva se aprecia la forma de montaña cuya cúspide apunta a la morada de los dioses. Si nos vamos acercando, iremos observando, cada vez más grandes, gigantescas caras de piedra esculpidas en lo alto de las torres. Como en la puerta sur, cada torre tiene cuatro orientadas a los puntos cardinales. Rostros enigmáticos, con miradas y sonrisas pétreas, inmortales, misteriosas. Expresan meditación, con ojos entornados, como ajenas a las cosas mundanas. Se cree que representan al dios que todo lo ve y todo lo sabe, personificado en el rey Jayavarman VII, el soberano más importante de Angkor. La figura del dios-rey fue el eje central de aquella civilización perdida de la que tan poco se sabe. En total, hay 216 de estas enormes caras de piedra. Recomendamos realizar una visita pausada a este templo para sumergirse en su magia, recorrer sus galerías y ascender a la más alta. Desde allí podréis contemplar de cerca los rostros enigmáticos de piedra. Mirad a sus ojos durante algunos minutos, dejad que os fascine su mirada. No imponen miedo, sino tranquilidad. Al menos esa fue nuestra sensación. Pasamos más de una hora caminando entre este bosque de caras. Observándolas desde distintos perspectivas, desde distintos ángulos de luz. Pero estos enormes rostros pétreos no son la única maravilla del Bayon. En las paredes

DNI DEL VIAJERO

Nombre: Josep

Nombre: Roser

Apellidos: Prats

Apellido: Boj

De: Barcelona (España)

De: Barcelona (España)

Edad: 66 años

Edad: 65 años

Angkor fue nuestra primera etapa de un viaje que completamos visitando Vietnam. Cuatro días en este lugar de Camboya que significaron una experiencia inolvidable para nosotros. Fue un encuentro con un pasado glorioso que representan los grandiosos templos, con Angkor Wat como joya, testimonios de la gran cultura jemer, y con un presente de vida humilde para la mayoría de gente, cuya representación son las casas flotantes del lago Tonlé Sap.

de las galerías inferiores nos esperan unos profundos bajorrelieves que escenifican la vida cotidiana de Angkor en el siglo XII. Es historia escrita en dibujos de piedra. Vemos a personas cocinando, escenas de mercado, de pesca, humor irreverente. También se dibujan sobre la piedra escenas de guerra con un detalle sobrecogedor como la del rey

62


jemer montado en un elefante conduciendo a su ejército a la guerra. Y escenas sensuales como el insinuante baile de las apsaras, preciosas muchachas de piedra cuyas siluetas encajarían con los patrones femeninos actuales. Merece la pena pasarse un buen rato, mirando uno por uno estos relieves para impregnarnos de una civilización que nos dejó tan pocos vestigios. Dejamos el Bayon y nos fuimos hacia el Baphuon, uno de los templos más grandes de Angkor. Se accede por una calzada elevada de 200 metros. A la entrada, mirando hacia arriba, impone su grandiosidad. Es del siglo XI, tiene forma piramidal, con unas gigantescas galerías ascendentes. Recomendamos subir a lo más alto. La escalera es empinada, pero segura. Sólo el bochorno la hace

Escena de guerra de un relieve en el templo Bayon y de bailarinas, en Angkor Wat

más fatigosa. Pero vale la pena la vista que se tiene desde arriba. Puedes observar las torres y el entorno a través del resto de algunas de sus ventanas. El Baphuon no es tan rico y generoso en detalles, ni preciosista como el Bayon, pero su sobriedad transmite poder. El Phimeanakas fue el siguiente templo que visitamos. Se construyó en el siglo X. Más pequeño que el Baphuon. También con forma piramidal y base rectangular. En cada uno de los cuatro lados tiene empinadas escaleras de acceso. Estas escaleras están flanqueadas por estatuas de leones guardianes bien conservados. En cada una de las cuatro esquinas del templo hay elefantes. Es interesante subir a lo alto. Tendréis unas preciosas vistas del Baphuon. Para nosotros, la foto más interesante del Phimeanakas es desde abajo arriba, con uno de los leones en primer plano. Antes de abandonar la ciudad de Angkor Thom, pasamos primero por la Terraza del Rey Leproso. Es una plataforma de finales del siglo XII. En lo alto hay una estatua sin cabeza conocida por la del Rey Leproso. Se creía que era de Jayavarman VII, que según la leyenda sufría esta enfermedad. La terraza está limitada por dos muros, con preciosos bajorrelieves. De figuras de deidades, serpientes de varias cabezas, bailarinas, guerreros. Vale la pena detenerse. Como decíamos antes, son las únicas huellas de esta civilización. No se sabe exactamente para qué servía esta terraza. La hipótesis más probable es que se utilizara para recepciones reales. Luego pasamos por la Terraza de los Elefantes. Tiene tres plataformas principales y

63


Escaleras de acceso al templo Phimeanakas

dos menores. De frente, la estatua de un elefante de tres cabezas, que aún conserva sus trompas. Los muros están decorados con figuras de arenisca de elefantes de tamaño casi real. Es interesante acercarse para observar la perfección de estos relieves. Esta terraza se utilizaba para que el rey presenciara desfiles militares. Si asciendes, puedes hacer a volar la imaginación y regresar a aquellos tiempos. Después de este ‘regreso’ en el túnel del tiempo nos esperaba el regreso real a nuestro hotel. Ya era tarde, empezaba a escasear la luz (qué pena no ver los elefantes esculpidos bajo los rayos del sol). Había sido un día intensísimo. Después de tantísimas horas de vuelo nos habíamos dado un paseo de casi cinco horas. La intensidad de lo que vimos

fue tanta, que ni nos molestó el calor húmedo y pegagoso. El tuk-tuk nos dejó en la puerta del hotel. Quedamos para la mañana siguiente. Recogimos los ‘trastos’ de recepción, rellenamos la ficha del check in y nos fuimos a la habitación. Ducha y a dormir. Al día siguiente nos esperaba la joya, Angkor Wat. EL COMPLEJO RELIGIOSO MÁS GRANDE DEL PLANETA

Nuestro amigo del tuk-tuk fue puntual. Nos montamos en el vehículo sintiendo una agitación ansiosa. Queríamos ver e impregnarnos cuanto antes de la maravilla que nos aguardaba. Nos dejó muy cerca de la calzada elevada que conduce a la entrada principal de Angkor Wat. Recibimos un enorme

64


impacto emocional. Primero, por la grandiosidad, que su nombre ya describe: La ciudad que es un templo. Segundo, por su belleza, difícil de asimilar para nosotros por tratarse de una estética tan distinta a la occidental. Sus torres y sus muros parecen labrados por orfebres que trabajaron con la piedra. Un trabajo minucioso por su perfección y gigantesco por su tamaño. La estructura del templo abarca 200 hectáreas y se ajusta al diseño sagrado del cosmos hindú. En el centro se alza un templo de cinco torres, inspiradas en la flor de loto, y la central, más alta, representa el monte Meru, la morada de los dioses hinduistas, el centro del universo según esta religión. Los patios circundantes representan los continentes y los estanques, los océanos.

La primera sensación es de una gran armonía arquitectónica. El equilibrio de las formas contrasta con las exuberancias del templo Bayón. Estableciendo una forzada comparación, podríamos decir que Angkor Wat es de estilo clásico y el Bayon, barroco. Dedicamos toda la mañana. Cada rincón es espectacular. Es interesante observar la ornamentación de los muros, la de las torres, cerca y desde abajo. Se aprecia así su gran belleza. El santuario central se eleva por encima del resto del complejo y se accede por una empinada escalera. Su interior impone por su grandeza: Patios, columnas grabadas, el perfil majestuoso de la torre central. Se puede circundar el recinto. Hay ventanales desde donde se puede observar, desde

Silueta de las torres del templo Angkor Wat

65


Raíces 'devorando' la cubierta de una galería del templo Ta Prohm

arriba, el impresionante complejo religioso. Si podéis, destinad tiempo para disfrutar de esta belleza. Muy interesantes son los relieves que decoran los muros del templo, con numerosas tallas de sensuales apsaras, bailarinas con joyas y exquisitos tocados. En el tramo sur aparecen furiosas escenas de guerra y representaciones del rey Suryavarman II que inició la construcción del templo. Cuando salimos del templo después de nuestra larga visita, fuimos al estanque que hay a la izquierda de la calzada elevada de acceso al recinto. Es la mejor perspectiva para ver las cinco torres (desde el centro de la calzada las dos de atrás quedan tapadas por las de delante). No nos despedimos de Angkor Wat. Ibamos a regresar cuando el sol estuviera en su descenso.

Antes, un lugar mítico nos esperaba, donde se rodaron escenas de la película Tomb Raider, con Angelina Jolie de protagonista: el templo Ta Prohm. Es el templo más evocador y misterioso. Cuando entras la sensación es de caos e invasión de la naturaleza. La imagen es de un lugar ruinoso, devorado por raíces de árboles, pero en equilibrio estético. Algo así como un romance entre el reino mineral y el vegetal, entre las piedras y las garras que surgen debajo de los troncos. Cuando lo recorres tienes sensación de equilibrio pese al deterioro que provoca la agresión de las raíces gigantes. Estas han ido invadiendo los edificios, devorándolos, pero sin engullirlos. Así podemos ver muros, galerías, torres que, atrapadas por estas garras vegetales gigantes, siguen tambaleantes,

66


pero en pie. Es como si el reino vegetal no quisiera acabar con la creación cultural, aunque la hayan deteriorado mucho. Hay que pasear por sus galerías desmoronadas e invadidas por raíces. Algunas de estas invasiones son espectaculares, como el Árbol de la Cascada cuyos tentáculos vegetales casi fagocitan una galería. O el Árbol del Cocodrilo cuyas fauces tienen atrapada un ala del templo. O el árbol de Tomb Raider, el de la película, cuyas raíces como una tela de araña gigante y vegetal atrapa una de las estructuras. Es una gran experiencia recorrer este templo, por un lado ruinoso y por otro lado vivo, deteniéndose en todos los rincones. Ningún muro tiene desperdicio aunque esté deteriorado, a punto de caerse. Siempre hay un relieve, una historia esculpida en la piedra, que aunque esté martilleada por el tiempo y la naturaleza, nos envía su mensaje… contenidos de tiempos en los que la religión convivía con las guerras. En nuestros tiempos, otra religión, la del dinero, también convive con guerras y no sabemos si algún día, dentro de cientos años, también raíces atrapen nuestros edificios. Los jemeres seguro que jamás hubieran imaginado que sucediera algo así. Estas son reflexiones que surgen cuando pateas el recinto del templo Ta Prohm. Tener contacto con mundos tan lejanos en el tiempo te empuja a estas reflexiones que dan contenido a tu visita. Salimos por la puerta oeste del templo. Allí nos encontramos con otra torre con cuatro caras de piedra como el Bayon. La mejor despedida de un templo que dejó huella en nuestra sensibilidad.

Una puerta del templo Ta Som, atrapada por las raíces


es exigente. Nosotros encontramos una ligera bruma que nos empañó las vistas, pero a cambio recibimos un airecillo reparador. El día empezaba a declinar y el sol aligeraba sus rigores. Descendimos. Nuestro tuk-tuk nos estaba esperando para llevarnos de nuevo a la calzada de entrada de Angkor Wat. Cuando llegamos, los rayos del sol decreciente picaban en su fachada frontal, dándole color amarillo rojizo y rebotando su silueta sobre el agua del estanque donde se reflejaba. El sol en su caída fue apagando sus luces. Aquí dimos por terminada nuestra jornada. LOS TEMPLOS MENOS CONOCIDOS Y LA VIDA SOBRE EL AGUA

Torre de ladrillo del templo Bakong

Comimos algo y nos fuimos al templo Phnom Bakheng. Queda poco de su arquitectura. Antaño estaba rodeado por 109 torres que se repartían en seis alturas. Por desgracia, la mayoría ha desaparecido. Lo más interesante de este templo es su plataforma superior a 67 metros de altura que ofrece preciosas vistas sobre Angkor Wat. Para llegar allí hay que caminar cuesta arriba, aunque no

El tercer día lo dedicamos a visitar templos más pequeños, menos conocidos, pero muy interesantes. Como estaban más lejos decidimos alquilar un taxi. Pactamos el precio por la jornada y nos hizo el recorrido empezando por el grupo de templos de la zona de Roluos, a 13 kilómetros de Siem Reap. Esta fue la zona donde se estableció la primera capital del imperio jemer. El primer templo que visitamos fue el de Preah Ko. Está formado por tres torres de ladrillo que descansan sobre una plataforma más elevada. La característica de los templos

68


Un frontal de entrada al templo Preah Kanh

de la zona de Roluos es que están construidos con ladrillo lo que les da un color rojizo muy característico. Los motivos de los dinteles, puertas falsas y columnas están muy bien conservados. Al igual que las tres estatuas de toros sagrados. Cerca está el otro templo del grupo, el Lolei, fundado en el siglo IX. Sus cuatros torres centrales, de ladrillo, tienen puertas falsas e inscripciones bien conservadas. Otro de los templos antiguos que merece la pena visitar es el Bakong. También del siglo IX. Tiene la estructura de templo montaña. Su acceso es por un camino flanqueado por estancias para peregrinos bastante bien conservadas. La montaña se eleva en cuatro niveles, los tres primeros con elefantes en las

esquinas. En la cumbre está el santuario central, con una torre de ladrillo en el centro. A nivel inferior, ocho torres de ladrillo rodean este santuario, que desde lejos, y en perspectiva, le dan la silueta de montaña. Visitamos otros templos interesantes como el Ta Som, pequeño, pero al igual que el Ta Prohm, devorado por las raíces de los árboles; el precioso Preah Khan merece una reposada visita. Su santuario central tiene cuatro puertas orientadas a los puntos cardinales. Uno de los elementos más importantes es el salón de las bailarinas, llamado así por los relieves de apsaras. También como el Ta Prohm, las raíces de los árboles cubren y atraviesan algunas de las estructuras. Otro lugar interesante

69


Torre en un estanque del templo Neak Pea

de visitar es el Neak Pean. En la isla central de un estanque rectangular se erige una torre que se refleja en el agua. Según la tradición, esta agua era sagrada, por los efectos medicinales que producía las hierbas que arrojaban los devotos. El East Mebon también merece una conocerlo. No nos vamos a extender, sólo recomendar, si tenéis tiempo, la visita a estos templos menos conocidos pero que contribuyen a asimilar la grandeza y evolución histórica de Angkor, que es mucho más que el templo Bayon y Angkor Wat. La última mañana la dedicamos al lago Tonlé Sap, situado en el corazón de Camboya. Es el órgano vital de todo el país. Volvimos

a llamar a nuestro amigo del tuk-tuk. Puntual, como en las otras ocasiones, nos aguardaba en la puerta del hotel a las nueve de la mañana Hicimos un recorrido por el centro de Siem Reap. Nos bajamos en el mercado, una hora después nos recogió para seguir, dirección sur, hacia un embarcadero. Allí nos subimos a un pequeño bote para navegar por el lago. La superficie del agua sufre una transformación espectacular cada año. En la temporada seca esta superficie no llega a los 3.000 kilómetros cuadrados. Cuando llega el monzón asciende hasta los 12.000. Es decir, se cuadriplica. La naturaleza controla la recuperación cíclica de la pesca, la irrigación de los miles de campos

70


de arroz y fertiliza las tierras de cultivo. Aporta vida a los habitantes de su área de influencia, que es el 60% de los habitantes de Camboya. Si fascinantes son los templos, la vida en el lago es toda una lección de supervivencia. Nuestra barca nos llevó a través de múltiples casas flotantes. Su ubicación depende de las lluvias. Se mueven según la corriente. La actividad que se vive es frenética: movimientos en los embarcaderos, botes, con motores rudimentarios, trasladando personas y mercancías, pescadores faenando. Incluso saltamos de nuestro bote a una casa-barcaza con bar y tienda. Tomamos un refresco y compramos una camiseta. Vida en estado puro rodeada de agua turbia. Una experiencia aleccionadora. Intentamos imaginar cómo sería este mundo sobre

el agua en época de monzones. Difícil para los que somos de otro mundo. Pero los que allí viven sobreviven a la brutal crecida del agua. Y así cada año. Aquellas casas, pintadas con colores alegres, se mecen con el movimiento del agua, y su ropa tendida expresa toda la vida que hay dentro. Son parte del recuerdo que tenemos de Camboya. Los templos representan el pasado; el hervidero de vida sobre el agua, el presente. Dos horas después volvíamos a estar en el embarcadero. Nuestro amigo del tuk-tuk, que se confesó ser del Barça y del Madrid (qué difícil de entender para nosotros) nos devolvió al hotel. Recogimos nuestro equipaje de la habitación, hicimos el check out y salimos en taxi hacía el aeropuerto. Nuestro próximo destino era Saigon. v Casa flotante en el lago Tonle Sap

71


Estocolmo, carรกcter nรณrdico Colores vivos, calles elegantes y pintorescas casitas de madera dan forma a la capital de Suecia, que late con ritmo propio. TEXTO ARIANNA TOMASETIG FOTOS ROBERTO TOMASETIG FECHA DEL VIAJE 22/04/2016 A 26/04/2016

72


Drottingholm

S

iempre he sentido curiosidad por viajar al norte de Europa, así que cuando se presentó la oportunidad de ir a Estocolmo, me apunté con entusiasmo. Además, la ocasión permitía una reunión familiar, que daba un valor añadido al viaje. Mientras el avión empezaba a descender sobre Suecia para aterrizar en el aeropuerto de Arlanda, el espectáculo que se podía apreciar era una tierra de costas accidentadas que se quebraba en innumerables pequeñas islas cubiertas de pinos y abedules, donde en breve empecé a reconocer casas de madera de colores que parecían más bien de juguete. Al llegar comimos, cómo no, unas ensaladas de salmón, y empezamos nuestra visita con una vuelta por el Gamla Stan, la ciudad vieja, donde se encuentra el palacio real, la hermosa catedral y la histórica plaza Stortorget con el museo del Nobel y los antiguos Strandvägen

73


edificios colorados, que son el verdadero símbolo de la ciudad. Estocolmo aún no está invadida por el turismo masivo de otras capitales europeas, pues en esta área, todavía se puede respirar un aire antiguo y mágico, como de cuentos de hadas, donde callejuelas estrechas se abren el paso entre elegantes, y pequeñas tiendas a pie de calle con vidrieras enmarcadas de madera oscura. Justo las tiendas de esta zona muestran la creatividad artística y el diseño del país, que se reflejan en las joyas originales y elegantes en exposición y los artículos de decoración para la casa, de madera clara y colores vivos con que justo el coloso sueco Ikea ha familiarizado a todo el mundo.

Entre las tiendas del Gamla Stan, destacan las de dulces, con una gran variedad de caramelos de colorines, trufas, bolas de nata, etc., en enormes botes de vidrios en escaparates de madera oscura que invitan a entrar y probar algo de esos caramelos. Mi consejo: ¡ceder a la tentación! Esta parte de la ciudad también goza de una gran variedad de restaurantes, pubs y locales de vida nocturna que durante el fin de semana se llenan de gente; en cambio no sorprende ver las terrazas vacías, ya que, aun siendo abril, el clima no permite quedarse fuera. Después del paseo por Gamla Stan, pasamos a otra de las 14 islas que componen la

74


ciudad, y que se encuentra justo fuera de centro histórico. Aquí se hayan esas casas bajas de madera perfectas para el clima de estas latitudes. Desde allí pudimos disfrutar la preciosa vista de los edificios del centro que se reflejan en el mar, los rascacielos más lejos y del abundante verde de los parques de la ciudad. La verdad es que nos dimos cuenta muy pronto de que la ciudad ofrece una gran cantidad bonitas de vistas, incluso fuera del centro, donde los palacios dejan sitio a las casas de madera en pequeños centros urbanos, parques y bosques y mucha agua, que sea del mar o los lagos en las islas. Un espectáculo de paz y tranquilidad.

Gamla Stan

75

Gamlastan desde el palacio del Ayuntamiento


DNI DEL VIAJERO Nombre: Arianna Apellido: Tomasetig De: Udine (Italia) Edad: 27 años Vengo del norte de Italia y vivo en Barcelona. Decidí aprender idiomas extranjeros para entender todo lo que era diferente de mí, y por la misma razón amo viajar. Me encanta ver lugares nuevos, probar comida diversa, descubrir otras culturas, conocer a gente diferente y mezclarme con ella. También me encantan el teatro, la música, leer y bailar.

Palacio Real

76


Skansen

Al día siguiente decidimos ir a uno de los parques de Estocolmo, el Skansen, donde se encuentra una reconstrucción de una aldea tradicional sueca, con sus casas y talleres de artesanos. Es un salto atrás en el tiempo, y tuvimos la suerte de disfrutar de un día soleado, perfecto para un paseo al aire libre. Las casas, de no más que dos plantas y con los techos muy bajos estaban abiertas a las visitas, y también al interior se podía apreciar las reconstrucción del ambiente antiguo con sus muebles y chimeneas. En algunos casos, como en la casa del cerrajero, también encontramos artesano, que siguen trabajando con herramientas antiguas sin darse por aludido de los turistas extranjeros sacándoles fotos.

El paseo por Skansen es una oportunidad fascinante para volver atrás en el tiempo de doscientos años y hacerse una idea de cómo había debido ser la vida de su gente, que ahora parece tan lejano y de película. El parque contiene también un zoo, de animales escandinavos, como renos, jabalíes, nutrias, el bisonte europeo, el oso, linces, que atraían a todos los niños. Aprovechando del buen tiempo, nos quedamos en el parque comiendo un bocadillo de salmón a la brasa, preparado en un chiringuito en la orilla de un pequeño lago al centro de la aldea y nos dirigimos hacia el museo del Vasa, un buque de guerra de 1628, que naufragó el propio día de su bautismo en el mar en 1628, sin haber llegado ni fuera del

77


puerto de la ciudad, y se rescató del mar en 1961 completamente integro. La verdad es que nada más entrar en el museo se ve el enorme buque con los palos, y estado de conservación es tan perfecto, que uno casi se espera el Capitán Jack Sparrow saliendo de la cubierta. El museo está muy bien organizado y la visita con audio guía ofrece al visitante la posibilidad de entender cómo se construía un barco de esas dimensiones, cuál era el prestigio de tener un buque tan grande en la flota real y cómo vivían los marineros en mar. El buque debería ser suficientemente grande para asustar y vencer a los Poloneses, en esa época los enemigos de Suecia, y satisfacer el orgullo del rey Gustavo II Adolfo y de Suecia.

Por eso es casi irónico conocer que el Vasa se hundió a los 15 minutos de zarpar delante de todos los que habían acudido a su bautismo. En el siglo XVII los conocimientos sobre la flotación eran imprecisos y el Vasa tenía un centro de gravedad muy alto, demasiado alto… Solo bastó una brisa que hizo inclinar la nave, hasta que el agua empezó a entrar por las troneras de la primera línea de los cañones, para que se hundiera en el mismo puerto de Estocolmo, y allí se quedara durante 333 años. Después de una tarde en el pasado, salimos y decidimos volver a pie hacia el centro. Dejamos la isla de Djurgården y volvemos por el puente que lleva a la calle Strandvaegen que corre al lado del mar, con sus bares modernos y terrazas justo a la orilla y sus

78

Museo del Vasa


Drottingholm

edificios al otro lado con un inconfundible aire de belle époque, sus fachadas imponentes, coloradas y señoriales. Por esta calle llegamos a una hermosa plaza de bares en estilo Liberty donde nos tomamos un merecido aperitivo. El día siguiente decidimos pasarlo en Drottingholm la isla de la reina, donde se encuentra el palacio que era de las reinas, y donde ahora vive de forma estable la familia real. El sitio es bonito de verdad, el palacio se abre frente a un lago de cisnes en un sitio tan pacifico que se entiende porqué los reyes se han quedado aquí y no en el centro de la ciudad. Construido a finales del siglo XVI, el palacio ha sido casa de muchas reinas, y

Drottningholm, los jardines

cuenta la historia de la monarquía, las modas y los miembros de las familias reales que se han sucedido en el palacio… por medio de decorados barrocos y llamativos, puertas secretas entre las habitaciones y pinturas con más valor político que decorativo. Aunque a lo largo del tiempo también varios reyes se quedaron a vivir en el palacio,

79


fueron las reinas las que desde aquí enlazaban amistades diplomáticas y relaciones epistolares con la nobleza y realeza extranjeras. La joya del palacio en realidad es el pequeño teatro inaugurado en 1744, que sigue en su estado original, con la máquina escénica original que sigue funcionando. Esto se debe

a que por siglos el teatro se usó como almacén, fue olvidado y redescubierto intacto en 1920, y ahora forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. A pesar de que ya estábamos a finales de abril, de repente empezó a nevar, y decidimos buscar refugio en un restaurante y probar las famosas albóndigas con mermeladas de frutos rojos… Interesante! Un viaje a Estocolmo no se puede considerar completo si no se visita el Palacio del Ayuntamiento, donde tiene lugar el banquete anual de los premios Nobel. Por esto el día siguiente dimos un paseo hasta ese edificio de ladrillo que luce una torre alta 106 metros. Inaugurado en

Drottningholm, el teatro

80

Drottningholm, la biblioteca


Palacio del Ayuntamiento, el Salón Dorado

1923, el Ayuntamiento está a la orilla del mar y su jardín tiene una vista espectacular sobre la ciudad vieja por un lado y los rascacielos híper modernos por el otro. La visita pasa por todas las salas dedicadas al banquete la noche después de la entrega de los premios Nobel, que se tiene Palacio del Ayuntamiento, la Sala Azul lugar por la tarde en otro edificio de la ciudad. Estas salas solo se pueden visitar con guías sobre todo en el cortil exterior y en la Sala ya que el edificio sigue teniendo su función Azul, que sirve de comedor en el banquete y social, y la verdad es que es muy divertido, que, a pesar de tener techo, sigue la estructuporque las explicaciones son muy interesan- ra de una plaza italiana, con su propia logia. tes y llenas de anécdotas curiosas. Después de la sala azul, se sube a la GaLa estructura del palacio está inspirada a lería del Príncipe, que goza de una maralos edificios renacentistas italianos, y se nota villosa vista al mar y a la ciudad, se llama

81


así por las pinturas murales realizadas por el Príncipe Eugenio. Finalmente se llega al Salón Dorado, donde sigue la fiesta después de la cena. La sala está decorada muy ricamente, ya que las paredes están cubiertas de un enorme mosaico dorado. Durante la visita, es muy fácil imaginar lo bien que se lo pasan los invitados al banquete en un sitio tan bonito. En nuestro último día en Estocolmo, nos quedó todavía tiempo para visitar el museo de los Nobel, que se encuentra en la plaza Stortorget, en el Gamla Stan. El museo cuenta la historia de Alfred Nobel y de cómo decidió instituir los premios, explica cómo funciona el proceso de selección del ganador, y recuerda todos los que han ganado un premio desde

su institución hasta hoy. Saliendo del museo, aprovechamos para dar un último paseo por la magnífica ciudad antigua y comernos la última bollería antes de volvernos. Estocolmo en cinco días nos ha revelado mucho de su carácter nórdico con sus luces difuminadas y sus paisajes tranquilos, de su naturaleza multicultural y de su rica historia. Nos fijamos también en que el hecho de que aún no hay la gran cantidad de turistas que se encuentran en otras capitales europeas permite apreciar su carácter original, y observar su gente en su rutina. Volví a casa con las imágenes de los preciosos panoramas, de los colores vivaces, de las calles elegantes y las callejuelas pintorescas, y con los bolsillos llenos de chuches. v

82

Museo de los Nobel


Hello viajeros!

ANDORRA BARCELONA CÁCERES OVIEDO VALENCIA

atiramhotels.com 83


La bahía de La Concha vista desde el Monte Igeldo

La barandilla de La Concha ha cumplido en 2016 cien años

Donostia en imágenes Si algún día me pierdo que me busquen aquí, en Donostia San Sebastián. Da igual en que época del año la visite siempre consigue sorprenderme. Hurrengorarte! (¡Hasta la próxima!) Fotos: Mila Sampedro

La Parte Vieja, el lugar más visitado de San Sebastián

84

Las farolas modernistas del paseo, otro emblema de la ciudad


El Puente de Zurriola con el Palacio de Congresos Kursaal al fondo

La Catedral del Buen Pastor (siglo XIX)

El Funicular de Igeldo sigue en activo con más de 100 años El Peine del Viento de Eduardo Chillida, ofrece espectáculos impresionantes los días de temporal

85


LAST MINUTE...

Luxor Templos, arena e historia. La antigua ciudad de Tebas, es hoy uno de los lugares más emblemáticos de Egipto: sus inumerables monumentos son pura magia.

Consejo: La mejor maner a de visitar la población y sus ruinas, y en general, todo Egip to, es a bord o de uno de los mucho s barcos dorm itorio que surcan el Nilo . El crucero es delicioso.

El Instagram

@daily_travel_shotz

El libro

En la maleta. Sandalias de aventurero y, en verano, una camisa blanca de manga larga que proteja tu piel de los 50 grados al sol.

xor nir’. En lu El ‘souve os las can encontram s á labastro m teras de a , : amarillo el mundo grandes d uritas de ... Hay fig ro g e n , e verd s, gatos, iosas, reye s,... dioses y d s, chacale e s, halcon jo a b ra a esc

El plato Fatta (arroz, pan, carne...)

‘La batalla de Tebas’ (1944), del nobel de literatura egipcio Naguib Mahfuz, narra la lucha del Egipto faraónico contra los hicsos. A esta joya literaria que el autor escribió de joven, la seguiria ‘Trilogía de El Cairo’, su obra cumbre.

La ‘playlist’

El sitio

1. El Alem Allah. Amr Diab

sca-egypt.org El 30% de los monumentos del mundo están a las dos orillas de Luxor. La ciudad es un deleite para los apasionados de la historia: a oriente el templo de Luxor, que se unía al de karnak, y a occidente los colosos de Memnón y el increíble Valle de los Reyes...

86

2. Helwa Ya Balady. Dalida 2. Ya Mustafa. Popular egipcia 3. Ya Tar Ya Tayer. Mohamed Mounir 5. Ataba-Gazaz. Popular egipcia 6. Ahwak. Abdelhalim Hafez


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


En el próximo número:

Viajamos a China

88

Revista de viajes Magellan Nº18  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Verona: Más allá de los amores imposibles Canadá: Naturaleza sin límites Indonesia:...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you