Page 1

magellan De viajero a viajero

Año 2 - Mayo 2016

JERUSALÉN

RUMANÍA

LA CIUDAD QUE MIRA AL CIELO

EL HOGAR DEL CONDE DRÁCULA

MENORCA

KASHAN TRAS LA ESTRELLA DE ORIENTE

LA ISLA DEL VIENTO Y LA CALMA

IGUAZÚ

EXPLOSIÓN DE NATURALEZA

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 2 - Mayo 2016

EDITORIAL JERUSALÉN

Año 2 - Nº17 - Mayo 2016 Publicación de periodicidad mensual

RUMANÍA

LA CIUDAD QUE MIRA AL CIELO

EL HOGAR DEL CONDE DRÁCULA

MENORCA

KASHAN TRAS LA ESTRELLA DE ORIENTE

LA ISLA DEL VIENTO Y LA CALMA

IGUAZÚ

EXPLOSIÓN DE NATURALEZA

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@edinext.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Marketing y publicidad Sergio Permanyer publicidad@magellanmag.com Redes sociales Tobia Bordoni redes@magellanmag.com Han colaborado en este número Josep Prats Fiol Jordi Canal-Soler Dúnia Llach Manero Eva Puente Maya Carmelo Caballero Abella Laura Fabregat Suscripciones suscripciones@magellanmag.com Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. Contacto Tel. +34 680624660 info@magellanmag.com www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Cataratas de Iguazú (Josep Prats)

1

Viajes a medida

H

ace unos días tuvimos ocasión de visitar el salón B-Travel de Barcelona donde nos alegró comprobar que la reactivación del turismo parece ser una realidad, si nos guiamos por las largas colas frente a muchos de los stands presentes, así como por las conversaciones mantenidas con muchas de las empresas expositoras que compartieron con nosotros el mensaje de que el sector vuelve a presentar claros signos de crecimiento. Una cuestión que llamó mucho nuestra atención durante la visita al salón es el hecho de la proliferación de empresas de reciente aparición que se dedican a la elaboración de viajes a medida de “la lista de deseos” de cada persona, y además nos encantó comprobar que es casi parejo el entusiasmo del profesional que planea el viaje como el del viajero que ya se lo está imaginando. La agencia de viajes tradicional de hace algunos años se ha reinventado a la perfección convirtiéndose en una plataforma de aventuras a medida que ayuda al turista desorientado entre el volumen de ofertas de todo tipo a poder diseñar de la mejor manera posible la aventura soñada.


Disponible gratuitamente en el App Store

Lee Magellan desde tu iPad a travĂŠs de su exclusiva app

Disponible tambiĂŠn para otros sistemas operativos en la app gratuita PressReader


SUMARIO

RUMANIA MENORCA JERUSALÉN

KASHAN

CATARATAS DEL IGUAZÚ

12

06 Noticias Hacemos un repaso a las actividades y

mejor foto de mi viaje 08 La Francia, Rusia, Inglaterra y Canadá. Sus

noticias de la agenda internacional, y aprovechando la llegada de la primavera viajamos a 10 de los rincones del más fantásticos del planeta: de la romántica Europa a los paisajes encantados de América del sur. Estos enclaves de dejarán encantando...

paisajes son los protagonistas este mes de las fotos de nuestros viajeros. cataratas de Iguazú 12 Las Observamos anonadados esta maravilla de la naturaleza desde todos sus ángulos (y países) hasta casi mojarnos.

4


SUMARIO

26

40

50

60

ciudad vieja de Jerusalén 26 La Recorremos las calles más cargadas de

la ciudad de los Reyes Magos 50 Kashan, Recorremos curiosos la ciudad que la

historia de la faz de la Tierra observando la cotidianidad de lo más sagrado.

mitología cuenta vio partir a tan ilustres nobles tras la estrella de Belén.

castillos y condes Drácula 40 ‘Ciorbas’, Viajamos a la mística Rumanía para cono-

de ida y vuelta 60 Menorca, Hacemos una visita relámpago a la isla en

cer los secretos de la tierra que la literatura convirtió en hogar del conde Drácula.

5

primavera, cuando los turistas aún son pocos y se respira paz por todos sus rincones.


NOTICIAS Tras el queso colina abajo

LONELY PLANET’S ‘TOILETS: A SPOTTER’S GUIDE’

PETER SALENIEKS

Perseguir un queso montaña abajo. Muchos han oído hablar de esta fiesta, pero son pocos los que saben cuando, donde y porque se celebra. La fiesta nació en 1800, aunque se cree que tiene sus raíces en rituales romanos que celebraban el inicio de la primavera. Se suele celebrar el último sábado de mayo en Cooper’s Hill, y al menos eso sí que es seguro: es tan divertido como suena. cheese-rolling.co.uk

Por los lavabos del mundo... En el mundo de los viajes hay guías para todo, incluso para lo más inverosímil. La última en apuntarte al carro de la originalidad ha sido Lonely Planet, que ha decidido atreverse con algo realmente transgresor: una guía con los lavabos más peculiares del mundo, de Islandia a Túnez, pasando por Nepal, Arizona o Australia. Todos comparten la particularidad de su ubicación y, además, en la mayoría de los casos, vistas magníficas. La guía, además de curiosa, resulta de lo más práctica si a uno le pilla en un apuro en algún lugar recóndito del globo. Solo apta para valientes. www. lonelyplanet.com

6

Ganadora del sorteo Magellan Paula Velasco Pedrosa, una viajera empedernida, ha sido la ganadora del primer sorteo “Suscríbete a Magellan y gana una maleta”. Paula ya ha recibido en su domicilio la maleta Gladiator y os recordamos que aún quedan dos oportunidades para ganar una maleta en el concurso que lanza Magellan y en el que se participa únicamente por suscribirse a la revista.


NOTICIAS ‘Mañana dejaremos Zarzura’, un libro de viajes solidario

TOP 10 LUGARES DE CUENTO A veces visitamos lugares que parecen salidos de cuentos de Hadas. Aquí te dejamos 10 que, ahora que llega la primavera, invitan a soñar.

El libro de relatos de viajes ‘Mañana dejaremos Zarzura’, transporta al lector a 32 países de los cinco continentes a través de la mirada de 13 prestigiosos autores de España y Argentina. En sus páginas se intercalan experiencias vividas en primera persona y las pinturas de Miguel Elías. Lo mejor es que es un proyecto que nace con un fin solidario: todos los beneficios irán a la ONG INPRHU Somoto, que trabaja por disminuir la pobreza y el hambre en una de las zonas más pobres de América, en Nicaragua. www.dejaremoszarzura.com

Folclore vivo en Murcia En vez de fallas de papel, en Alhama de Murcia (España) prefieren los arlequines ,peleles y ‘corremayos’ para parodiar la realidad y dar la bienvenida a la primavera como se merece. La fiesta, que celebra su XXXIV edición pese a ser antiquísima, llega a las calles de la localidad el 7 de mayo, y es todo un despliegue de tradición y folclore. Por las calles se recrean escenas costumbristas y sus ‘ruidosos’ pasacalles ponen el punto satírico al acto. www.regmurcia.com

7

1

Moscú (Rusia). Su colorida catedral de San Basilio, en la Plaza Roja, le da un toque romántico difícil de igualar.

2

Zhangjiajie (China). Este parque, escenario de ‘Avatar’, esconde montañas flotantes casi inaccesibles.

3

Menabe (Madagascar). Las proporciones de sus boabs son tan impactantes que uno se siente Pulgarcito.

4

Neuschwanstein (Alemania). Es un clásico, pero el castillo que inspiró a Disney sigue quitando el aliento.

5

Isla de Vadhoo (Maldivas). Su playa es estrellada. Sí, como suena, pues su plancton brilla en la oscuridad.

6

Cuevas Glowworm (Nueva Zelanda). Sus luciérnagas proyectan constelaciones increíbles en sus paredes.

7

Dark Hedges (Irlanda). Esta frondosa avenida de tenebrosos arboles del s. XVIII pone los pelos de punta.

8

Colmar (Francia). Sus casas parecen realmente sacadas de un cuento de los Grimm, pero son de lo más reales.

9

Cano Cristales (Colombia). Este peculiar río es toda una explosión de colores tan increíble como fantástica.

10

Monte Roraima (Venezuela). Místico e inaccesible, es de las formaciones geológicas más antiguas de la Tierra.


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Jano Ferrer Barcelona Alemania. Neuschwanstein es hoy en día uno de los castillos más visitados de Europa. Con 1,4 millones de personas anuales “el castillo del rey loco” se ha convertido en una destinación de lujo. ¿Lo más curioso de todo? Que el gigantesco castillo era para sólo un habitante.

Beatriz Castellano Madrid Rusia. El Palacio de Catalina, situado en la ciudad de Tsárskoye Seló (hoy Pushkin), era la lujosa residencia de verano de los zares rusos. De estilo rococó, es sin duda un monumento fascinante por la riqueza de su arquitectura y también de su jardinería, del siglo XVIII.

8


LA MEJOR FOTO DE MI VIAJE

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

María S.Gutierrez Barcelona Nottingham. El río Trent, uno de los más importantes de Inglaterra, es una vía de escape ideal para alejarse de la locura del tráfico y el ruido. Se puede caminar por sus orillas, las vista es hermosa y sobretodo, pese a que cada vez es más popular, de lo más tranquila.

Pere Perelada Barcelona Canadá. El Parque de los Lagos de Joffre es una magnífica zona de picos dentados, campos de hielo, torrentes fríos y lagos azul turquesa. Un paraíso natural donde todo gira alrededor de tres lagos ideales para hacer senderismo o escaparse en familia.

9


APPS DE VIAJES

Skyscanner

Hostelword

Esta aplicación, que ha sido recientemente galardonada, busca, compara y reserva vuelos desde cualquier lugar y resulta de lo más útil, pues te permite buscar millones de vuelos entre cientos de aerolíneas, rápida y efectivamente y, sobre todo, de forma gratuita. La app cuenta con un sistema independiente y objetivo, y solo busca opciones de vuelos disponibles. Una vez encontrado, te remite al sitio de la aerolínea o agencia que hagas la compra.

Si lo que necesitas es reservar una cama o una habitación privada en uno de los más de 33.000 albergues que hay por todo el mundo Hostelword es tu app. Su base de datos cubre desde un hostal chic de diseño en París, hasta un albergue con ambiente de fiesta en Budapest, o un hostal ecológico en Ámsterdam. Y siempre a precios económicos. Otra manera de viajar que te permite economizar en tus estancias para disfrutar de otros placeres.

Skype Wifi

Musement

Para los viajeros 2.0 que no pueden vivir sin su internet, esta app será toda una revelación: te permite conectarte en más de un millón de puntos de acceso público WiFi en todo el mundo y pagar por minuto con crédito de Skype. La app reduce tus gastos en ‘roaming’ de datos mientras estás en el extranjero, y es muy fácil de usar: te conectas y solo pagas por el tiempo que estés conectado, sin límites de datos.

¿Eres de los que quiere vivir como un local cuando viaja? Esta app transforma tu móvil en una guía local donde quiera que estés. Tienes acceso a las mejores atracciones, restaurantes, bares, barrios y conciertos locales y te informa de la agenda semanal. Se pueden encontrar de los puntos más populares y conocidos a joyas ocultas, y de lo más exclusivo, a las actividades gratuitas.

10


¡Suscríbete gratis a Magellan y participa en el sorteo de esta maleta! ¡Este verano nosotros ponemos la maleta! Desde el pasado mes de abril y hasta el mes de junio inclusive, sorteamos cada mes, entre nuestro suscriptores una maleta modelo NEW LIGHT de Gladiator. Para participar* sólo tienes que ser suscriptor de nuestra revista, si todavía no lo eres ¿A qué estás esperando?

SUSCRÍBETE

www.maletasgladiator.com - @gladiatortravel

*bases del concurso

NEW LIGHT Medidas 42,5x63x26 cm 2,6 kg - 50 L Trolley mediano de dos ruedas Mecanismo interior, para mejor protección contra los golpes

Interior totalmente forrado Bolsillo exterior e interior Candado incluido Súper ligero Mecanismo de aluminio


Las cataratas de IguazĂş Cuando la fuerza del agua se convierte en maravilla de la naturaleza TEXTO Y FOTOS JOSEP PRATS FECHA DEL VIAJE 2014

12


L

as cataratas de Iguazú son un regalo de la naturaleza. Fascinación, fuerza y belleza podrían ser tres conceptos para describir esta maravilla. Por muchas fotos que hayas visto, por muchos artículos de revista que hayas leído, por mucho que hayas navegado por internet para tener una idea de este portento natural, la realidad supera cualquier expectativa. Es una potencia estética en estado puro en un escenario que impone por su grandiosidad. Viajamos de España a Buenos Aires. Hicimos allí una breve escala de casi tres horas. En poco más de 90 minutos aterrizamos en el aeropuerto de Iguazú. Pero antes, el piloto del avión nos hizo un precioso obsequio. El día estaba muy claro, sin neblinas, perfecto para una visión nítida. Anunció a los pasajeros que iba a descender y acercarse a las cataratas para que pudiéramos tener una primera experiencia desde arriba. Hizo varios rodeos para que tuviéramos distintas perspectivas de aquella maravilla natural. La cabina agradeció el detalle con un sonoro aplauso. ¡Vaya aperitivo! Los trámites de aduana ya los habíamos realizado en Buenos Aires. El trámite de los equipajes fue rápido. Un taxi nos acercó a nuestro lodge en poco más de tres cuartos de hora. Era media mañana. El check-in tenía que realizarse a las 14.00 horas. Tanta era la excitación para ver de cerca la preciosa postal que habíamos disfrutado desde el avión, que dejamos los bártulos en recepción y con el jet-lag a cuestas, pedimos un taxi para que nos dejara a las puertas del parque. Hay

13


paradas de buses en la carretera –para llegar a nuestro lodge tenías que desviarte aproximadamente un kilómetro– pero en la época que estuvimos (mes de noviembre) los intervalos de los servicios eran de casi una hora y nos dijeron que no solían ser puntuales. Lo tuvimos claro, eso sí, regateando con el taxista y pactando un precio para llevarnos y recogernos al cierre del parque. Pensamos que es la mejor opción. Dos horas después de nuestro aterrizaje ya estábamos en las taquillas. Varias cosas a tener en cuenta. Están abiertas todo el año, sin excepción. Hay que pagar en efectivo y en pesos argentinos, no aceptan tarjetas (en restaurantes y tiendas del interior del parque sí las aceptan). Hay que enseñar el pasaporte. Registran la nacionalidad, lugar de residencia y edad, algo interesante por si se puede aplicar algún descuento. Cuando estuvimos nosotros, la entrada general nos costó unos 320 pesos argentinos. Abren a las ocho de la mañana y cierran a las seis de la tarde. Hay que estar atento para no quedarte dentro. La hora tope para comprar entradas es a las cuatro y media de la tarde. No se pueden entrar en el parque algo tan de moda como los drones. Y están prohibidas las mascotas. Otra cosa importante: si al día siguiente quieres volver a visitar las cataratas, antes de salir pide que te sellen el tiquet. Al día siguiente te costará la mitad. No encontramos colas. En el vestíbulo hay un Centro de Interpretación de la Naturaleza. Vale la pena detenerse allí. Es el primer contacto explicativo sobre ese precioso entorno natural que vas a visitar. Hay dos

DNI DEL VIAJERO

Nombre: Roser

Nombre: Josep

Apellido: Boj

Apellidos: Prats

De: Barcelona (España)

De: Barcelona (España)

Edad: 65 años

Edad: 66 años

Iguazú fue la primera etapa de un viaje que realizamos a Argentina y Chile en 2014. Buscábamos contrastes. Vivimos la auténtica apoteosis del agua de unas cataratas consideradas maravilla natural. Estuvimos tres días, dos en el lado argentino, y uno en el brasileño. Consideramos que es lo mínimo para gozar de este regalo de la naturaleza. Hay que saborear y disfrutar de cada rincón, ver las impresionantes caídas de agua desde diferentes perspectivas y a distintas horas del día, desde arriba y abajo. Nuestro siguiente destino nos abrió un escenario radicalmente opuesto: el desierto de Atacama, del que os hablaremos en otra ocasión.

salas temáticas. Una sobre la naturaleza, la fauna y flora del parque. La otra, sobre las actividades humanas de la región. Interesantes son los paneles sobre las hormigas y

14


las mariposas de la zona (vamos a encontrar muchas en nuestro recorrido por las cataratas). Después de esta primera inmersión conceptual iniciamos nuestro recorrido por esta maravilla natural, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986, de 250.000 hectáreas de selva y 275 saltos de agua. Es muy importante organizarse la visita. Hay tantos puntos por visitar que no puedes dispersarte. A menos de 10 minutos andando desde la entrada se encuentra la estación central del tren ecológico (mejor podríamos llamarle trenecito). Tiene dos paradas: Cataratas y Garganta del Diablo. La primera da acceso al Circuito Superior e Inferior, es decir, los recorridos para ver los saltos de agua desde arriba o desde abajo; la segunda te acerca a la madre de todas las cataratas de Iguazú.

Teníamos tanta ansiedad por encontrarnos con esta grandiosidad natural que decidimos que nuestra primera experiencia tenía que ser la Garganta del Diablo. Hay un buen trecho desde la estación hasta el punto donde el río Iguazú se precipita de forma colosal con una caída de unos 80 metros. Se camina por pasarelas, hay pocos árboles que protegen. Es un lugar de calor y humedad. Es decir, ropa ligera, calzado cómodo, crema protectora para el sol, botellas de agua… y repelentes. Es selva tropical. A medida que te acercas, se incrementa el armónico estruendo del agua cayendo en cascada. También se incrementa la excitación por llegar a un lugar que sabemos que será una apoteosis para nuestros sentidos. Y llega el momento. Las pasarelas terminan en una amplia plataforma. De

15


frente, vemos cómo las calmadas aguas del río Iguazú se transforman en energía colosal con una caída de vértigo. Un espectáculo que nos demuestra una vez más lo poco que somos ante la fuerza de la naturaleza. Era mediodía. El sol pegaba con fuerza y le daba color y brillo a este espectáculo, envuelto en agua vaporizada. Hay que pasarse un largo rato saboreando esta maravilla para los sentidos. Desde distintos ángulos. Teníamos de cerca y en vivo aquello que tantas veces habíamos visto en foto. Una recomendación: si podéis, disfrutad de esta maravilla que es la Garganta del Diablo mañana y tarde. Las luces del sol en diversos momentos del día

proporcionan postales diferentes aunque sea el mismo escenario. Nuestro primer contacto con las cataratas había sido un impacto estético brutal. Regresamos a la estación del tren ecológico acompañados por mariposas de todos los colores. Si parabas, descansaban en tu gorra. Forman parte del decorado. A las tres de la tarde fue cuando nos sentamos en el vagón. Nos invadió un dilema: Regresamos al lodge para el check-in o apuramos la visita hasta el cierre del parque. Decidimos por lo segundo. Nos bajamos en la estación Cataratas. Y desde allí iniciamos el circuito superior. Todo está señalizado. Hay que andar, pero sin ninguna

16


dificultad. Lo único que hace falta es calma. Cada pasarela, cada mirador ofrece una panorámica preciosa. A veces el agua pasa por debajo de tus pies antes de precipitarse. Caminar por el Circuito Superior es como caminar por la parte superior del enorme anfiteatro que son las Cataratas de Iguazú. La tarde era preciosa, el agua desbocada regalaba preciosos destellos en su caída. La cámara fotográfica nos dejó recuerdos para siempre de esta experiencia. Antes de las seis de la tarde salimos del parque. El taxista nos estaba esperando. Pronto llegamos al lodge. Nos acomodamos, comimos algo y fuimos a dormir pronto.

Había sido un día intenso, pero fantástico. A la mañana siguiente, tras el desayuno, el mismo taxista, nos dejó en el recinto de las cataratas. Teníamos muchas horas por delante. En lugar de subirnos al tren, fuimos andando por el Sendero Verde. Son 600 metros entre árboles, vegetación, aves, mariposas… y coatíes. Fue el ´calentamiento’ para el Circuito Inferior. Precioso. Es contemplar las cataratas desde abajo. Eso sí, te vas a mojar. Hay pasarelas, pero también escaleras. Y algunas empinadas. No es tan plácido como el circuito superior, pero nada agotador. Hay que degustar todos los rincones. Todas las perspectivas. Cada ángulo se ofrece para una

17


preciosa foto. Perfectamente señalizado. En los miradores hay carteles con los nombres de los saltos. En la parte baja de este circuito, un pequeño embarcadero. De allí zarpan lanchas hasta la Isla San Martín. Son poco más de cinco minutos. Lo recomendamos. En esta isla hay una pequeña playa, perfecta para aliviar los calores después de subir y bajar escaleras por el Circuito Inferior. Desde esta playa se puede acceder a un mirador que ofrece una vista fantástica de uno de los saltos más emblemáticos de Iguazú y que lleva el mismo nombre de la isla, el San Martín. En este precioso balcón nos pasamos un buen rato, sobre todo mirando hacia abajo, al violento choque del agua en su caída sobre el cañón. Por allí, donde la espuma y la vaporosa nube de agua difuminan la vista, íbamos a pasar hora y media después.

El plato fuerte de nuestra visita nos estaba aguardando: una excursión en lancha, tipo Zodiac, que llaman gomones, por debajo de los saltos. Lo llaman aventura náutica. Es muy emocionante. Os lo aconsejamos. Esta excursión empieza por un recorrido por el Sendero Yacaratiá. Se realiza en vehículos 4x4, con capacidad para unas 20 personas. El recorrido transcurre a través de la selva. El conductor/guía va explicando las características de la flora y de la fauna que te vas encontrando. Es la selva en todo su esplendor. Son vehículos descubiertos, es importante el protector porque el sol pega muy fuerte. El panorama es precioso e interesante… pero tu cabeza piensa en la lancha que te espera al final del sendero. Una media hora después del inicio del recorrido llegamos a Puerto Macuco. Allí estaba el gomón. Antes

18


de entrar en el bote, el ritual de los chalecos. Te los dan. Te los vistes. Y luego, te lo revisan por si no te lo has puesto bien. Ya sentados en la lancha, te dan una bolsa grande impermeable para que pongas lo que no quieres que se moje. Incluso el calzado. Es importante llevar ropa de recambio. De la aventura náutica sales empapado. Y protección para la cámara fotográfica. La lancha remonta seis kilómetros del cañón inferior del río Iguazú. Los primeros cuatro son tranquilos. Miras hacia arriba e impone la profundidad de la hendidura. A lo lejos empiezan a vislumbrarse las cataratas. A medida que nos acercamos, las aguas se van moviendo más hasta convertirse en zonas de rápidos. El gomón surfea sobre las agitadísimas aguas. Es el anticipo. Vamos

dirección a la Garganta del Diablo. Al meneo de la lancha se le va sumando progresivamente el estruendo del agua al precipitarse sobre el lecho del río. Un espectáculo acompañado de una bruma de agua que poco a poco te va empapando. Es impresionante ver la Garganta del Diablo desde el río. La fuerza expansiva del oleaje que provoca la catarata en su caída no permite al gomón acercarse más. Se detiene un poco para que podamos admirar aquella maravilla a corta distancia. Luego vira hacia la derecha y se coloca prácticamente debajo del salto Tres Mosqueteros (en realidad son tres cascadas). Es imponente mirar hacia arriba, ver con qué fuerza cae el agua e impacta sobre el río a pocos metros de distancia nuestro. La bruma de agua pasa a

19


convertirse en auténtica lluvia. Pero faltaba la traca final. El gomón se dirigió a la base del Salto San Martín, bastante más poderoso que el anterior. Entramos en un auténtico torbellino. Es precioso ver la poderosa caída del agua con los rayos de sol atravesándola y dibujando los colores del arco iris. Todo acompañado de un ensordecedor ruido. Jamás olvidaremos aquellos minutos. ¡Se nos hicieron cortísimos¡ A nosotros y a todos los del bote. Pedimos que nos dieran otra vuelta más a la base del salto y el piloto accedió. Fue la última emoción. Después nos dejaron en un embarcadero, delante de la Isla San Martín y debajo de circuito inferior. La tarea inmediata al bajar del gomón es ponerse ropa y calzado seco y devolver la bolsa donde tenías guardado los recambios.

Aprovechamos para recorrer otra vez el Circuito Inferior. Siempre observas alguna perspectiva nueva. Las luces y las sombras no siempre son las mismas. La mañana había pasado de forma muy rápida. Nos acercamos a un área donde hay cafeterías y restaurantes (es bueno llevar un plano, que te dan en la entrada, para orientarte en el parque). Después de zamparnos un par de ensaladas, nos fuimos a la Estación Cataratas para que el trenecito nos llevara otra vez a la Garganta del Diablo. Queríamos saborear de nuevo este portento natural pero con los rayos solares de tarde. Recorrimos las pasarelas sin detenernos. Cuando llegamos a la plataforma final recibimos otro gran impacto visual, estético. Estábamos prácticamente solos. El sol enfocaba el punto donde el agua se

20


precipita de forma más poderosa. A contraluz observábamos el cañón difuminado por una nube de gotas de agua brillante. Brisa y ruido se combinaban en armonía. Y olor a hierba y tierra mojada. Volvimos a mirar hacia abajo, hacia donde nos había acercado la lancha. Una grandiosidad sobrecogedora. Nuestra despedida del lado argentino de las Cataratas de Iguazú fue pausada y no tan impactante. De regreso a la estación del tren, nos detuvimos en un embarcadero cercano. Subimos a un bote con remos. Íbamos solos con el guía. Nos invitó también a remar. Despacio, envueltos en la frondosa vegetación tropical y acompañados con la música de las aves. El agua parecía no moverse. Era como un espejo en el que se reflejaban los árboles de la orilla. Se respiraba paz. Nos desplazábamos por la parte alta del río Iguazú. Era difícil imaginar que esta agua tan apacible se

iba a despeñar cientos de metros más delante de forma tan violenta, tan salvaje, en la Garganta del Diablo. El bote nos dejó en otro embarcadero llamado de las Tres Marías. Cogimos el último trenecillo. Poco antes de 18.00 horas, la hora del cierre, estábamos en las puertas de salida del parque. Allí nos esperaba nuestro amable taxista. Habían sido dos días de visita a las cataratas desde el lado argentino. Es el mínimo tiempo que recomendamos para disfrutar todos los rincones sin prisas. La jornada había sido larga y calurosa. Llegamos a nuestra cabaña. Nos duchamos. Después pedimos a cocina que nos trajeran una brocheta de carne y vegetales. Estaba deliciosa. Nos acostamos pronto. Habíamos quedado con el mismo taxista a las ocho de la mañana para disfrutar de las cataratas desde el lado brasileño. En menos de una hora llegamos a las taquillas de acceso. Hay

21


que llevar el pasaporte. Aunque la distancia es muy corta, un puente mitad pintado con los colores de la bandera argentina, mitad con los colores de la bandera brasileña, te indica que pasas de un país a otro. Hay aduana. Los trámites si no llevas equipaje son rápidos, pero te pueden revisar. Recomendamos cambiar dinero para llevar a mano moneda brasileña

(nuestro taxista nos acercó a un cajero) por si quieres comer o comprar algo. Allí no hay tren ecológico. Un autobús hace de lanzadera desde el acceso hasta la zona de las cataratas. La pregunta que se hace todo el mundo: ¿Desde dónde son más bonitas las cataratas de Iguazú? La primera y rápida respuesta es ésta: Son preciosas desde los dos lados, pero diferentes.

22


así: Argentina pone el escenario y Brasil, la platea. El recorrido es más corto. Sólo hay un circuito. Avanzas viendo y fotografiando saltos. Pero al final, llega la apoteosis visual y estética: un balcón te asoma de frente a la Garganta del Diablo. Es la mejor panorámica para que penetre toda su grandiosidad a nuestros sentidos. Es la mejor postal. Sin darte cuenta te pasas mucho rato absorto. Te llega la llovizna de agua pulverizada, pero ni te das cuenta. Si prestas atención, arriba, a la derecha de la Garganta, en medio de la bruma, puede observarse a lo lejos la plataforma que, desde el lado argentino, habíamos visto y vivido cómo el agua del río Iguazú se precipitaba 80 metros hacia abajo. Es la mejor manera de ilustrar como estos dos países comparten una maravilla natural. Una torre, con ascensor, te permite tener más perspectivas de las cataratas. Vale la pena subir. Desde allí puedes observar desde otros ángulos cómo el río Iguazú se transforma en múltiples cascadas.

El 80% de los saltos son del lado argentino. La diferencia es que desde este lado vives las cataratas de cerca, como si las pudieras tocar. Desde el brasileño, las vives a distancia, como panorámica. Esta diferencia se puede describir

23


Una concatenación fantástica de aguas que se enfurecen desde la calma. El recorrido brasileño es mucho más corto que el argentino, pero igual de gratificante. Regresamos al bus-lanzadera. Pero no queríamos dejar esta maravilla natural sin tener una visión global. Muy cerca de la entrada al parque brasileño hay un helipuerto. Allí nos dirigimos. No es barato. El vuelo de unos 40 minutos nos costó al cambio casi 110 euros. Es dinero. Pero también es una vez en la vida. Nos decidimos y valió la pena. Nuestro helicóptero era pequeño. Íbamos solos con el piloto. Fue fantástico. Pudimos observar en toda su magnitud la hendidura por la que el

río Iguazú se despeña, su entorno, la multitud de saltos. El piloto dio varios vueltas, nos acercó. En nuestras retinas ha quedado grabado para siempre el dibujo maravilloso que trazó la naturaleza: verdes, marrones, blancos de agua intensos y brumosos, con azul del cielo al fondo. Nuestra panorámica final de las cataratas fue desde arriba. Antes de regresar a nuestro lodge, hicimos dos visitas interesantes. Muy cerca del helipuerto, está el Parque de las Aves. Allí nos pasamos casi dos horas. Es un recorrido señalizado por un bosque tropical. Muy interesante. Observas todo tipo de aves exóticas, de plumajes de todos los coloridos. Hay pajareras,

24


unas jaulas enormes. Puedes entrar en ellas y observarlas. Se te acercan como si fueran periquitos… aunque te infunden mucho más respeto. Una experiencia recomendable. La segunda visita la hicimos después de pasar la frontera: Puerto Iguazú, una población argentina a pocos kilómetros de las cataratas. No tiene nada de especial, pero sí tiendas para recuerdos, restaurantes y hoteles a precios asequibles. Caminamos por sus calles. Después de picar algo, pedimos a nuestro taxista que nos acercara a la Triple Frontera (se puede ir andando desde la ciudad), el mejor lugar para situarnos geográficamente. Desde un pequeña plaza en un montículo se puede ver

abajo cómo el río Iguazú, ya calmado después de precipitarse en las cataratas, confluye con el Paraná. Un obelisco con los colores de la bandera argentina preside este lugar. Delante, al otro lado del río, se observa un obelisco similar pero con los colores brasileños. Más al fondo, a la izquierda, encima de donde las aguas de los dos ríos se juntan, el obelisco con los colores de la bandera de Paraguay. El sol iniciaba su puesta. Llegamos al lodge. Antes de dormirnos, se nos acumulaban en nuestra mente las imágenes que habíamos vivido en tres intensos días. Unas imágenes que podríamos definir así: cuando la fuerza del agua se convierte en maravilla de la naturaleza. v

25


La ciudad vieja de Jerusal茅n La ciudad m谩s sagrada de la Tierra es Historia, cultura y tradici贸n, pero ante todo, es religi贸n en estado puro TEXTO Y FOTOS JORDI CANAL-SOLER FECHA DEL VIAJE 03/12/2015 A 10/12/2015

26


M

is pasos resuenan en las calles estrechas como debieron resonar a su vez bajo las sandalias de los romanos, las babuchas de los árabes o las botas de los cruzados que pisaron hace siglos las mismas losas que forran las callejuelas de Jerusalén. Paseo por los callejones, plazas y rincones de su ciudad vieja amurallada. Alzo la vista y veo el campanario de una iglesia, más allá la estilizada figura de un minarete. Oigo un ruido por encima de la cháchara mercantil por la que un comerciante intenta colocar souvenirs a dos incautos turistas. Agudizo el oído y escucho la llamada del muecín por encima del precio de la menorá que les ofrece. Y poco después escucho el repicar de unas campanas de un monasterio cercano. Llamada la Santa y la Casa de la Paz, Jerusalén es capital sagrada no solamente para los judíos de Israel, sino también ciudad santa para los musulmanes y los cristianos. Jerusalén es Historia, pero ante todo, religión. LA CIUDAD DE DAVID

Las murallas de Jerusalén se iluminan en algunas fiestas, como en la Janucá

Pasear por Jerusalén es hacer un viaje por la Historia de seis milenios, y ésta empieza por su fundación, en la Ciudad de David. Las murallas actuales datan de la época de los mamelucos, por lo que el inicio de la ciudad bíblica fue en lo que ahora es extramuros, en una extensión de la montaña que se adentraba en el Valle de Cedrón. El Rey David se enamoró de la posición de esta ciudad construida por los cananeos, la conquistó y la convirtió en la capital de su reino. Por ello se

27


llama así a las ruinas de la primera ciudad de Jerusalén, una colección de muros derruidos y excavaciones cubiertas intercaladas entre construcciones modernas del barrio de Wadi Hilweh, al sur de las murallas. Unos cuantos paneles explicativos cuentan la Historia de los monumentos y excavaciones, e incluso sugieren que una de las paredes inclinadas podría ser la del mismo palacio del rey David. Cerca, una de las joyas de la Ciudad

de David son los restos de dos túneles excavados en la roca que servían para conducir el agua hasta un par de cisternas y que, en época babilónica, ayudaron a la ciudad a resistir un sitio. Fue el hijo de David, Salomón, quien construiría el Templo, en la cúspide de la montaña al norte de la ciudad. Cuando en el siglo I d.C. Herodes lo engrandeció para convertirlo en el mayor del mundo, no duraría poco: el año 70 d.C. fue arrasado por los

28


DNI DEL VIAJERO Nombre: Jordi Apellido: Canal-Soler De: Barcelona (España) Edad: 38 años Soy escritor y fotógrafo especializado en viajes. Viajo por el mundo y lo cuento en artículos en revistas y periódicos, programas de radio y televisión, charlas y conferencias y media docena de libros, entre los que se cuentan VIAJE AL BLANCO (Editorial UOC, 2014) y TERRES DEL NORD (Nova Casa Editorial, 2015). También me encontraréis en: Página Web: www.jordicanal.com Blog: www.apuntsdeviatge.com Facebook: facebook.com/apuntsdeviatge Twitter: @jordicanalsoler Instagram: @jordicanalsoler Youtube: jcanalsoler

Vista de la Ciudad Vieja de Jerusalén desde Monte Scopus

Google Plus: +JordiCanalSoler

romanos, y lo único que queda en pie es el muro occidental, también conocido como el Muro de las Lamentaciones. EL MURO DE LAS LAMENTACIONES Y EL TEMPLO

Vuelvo mis pasos hacia la muralla y la atravieso por la puerta de Dung para dirigirme hasta el Muro. Un gran control de seguridad me detiene por unos minutos mientras escudriñan mi mochila, pero una vez pasado

ya puedo deambular tranquilo por la abierta plaza que se extiende delante del antiguo muro del Templo. Sus enormes bloques se levantan, uno sobre el otro, hasta más de veinte metros de altura, y la base del muro accesible se alarga cincuenta metros o más. Distingo a unos cuantos hombres, vestidos con un pañuelo que les cubre la cabeza, la kipá redonda protegiendo la coronilla y un par de filacterias enrolladas en la cabeza y el

29


brazo. Se acercan respetuosamente al muro y de pie o sentados, se balancean adelante y atrás rezando o leyendo. Un par de jaredíes, judíos ultraortodoxos, con sus largos abrigos de lana a pesar del incipiente calor del día, miran de reojo al grupo de mujeres que reza ante el muro. No les gusta demasiado… Me acerco yo también al muro con uno de los papelitos que me han dado en la entrada. Los intersticios entre los grandes bloques están llenos de papeles doblados. Son mensajes y rezos que los visitantes pueden depositar

entre las piedras. Aquí, quizá, Yahvé los leerá. Garabateo tres letras: “PAZ”, doblo el papel y lo introduzco entre las piedras. La Paz que acabo de pedir dependerá en gran parte de lo que decidan los que están veinte metros por encima… Un puente de madera permite superar el desnivel hasta la Explanada de las Mezquitas. Este es el antiguo recinto del Templo de Jerusalén que construyó Salomón y expandió Herodes. Pero desde la destrucción por los romanos, los judíos tienen vetada aquí la entrada a iniciativa

30


propia: va contra su ley, como castigo divino por haberlo dejado destruir. Los musulmanes que llegaron en el siglo VII construyeron aquí la Mezquita de Al-Aqsa, la tercera más importante del Islam. Un grupo de mujeres, tapadas con hiyab, espera para entrar en la mezquita. Un grupo de hombres viejos hace lo mismo junto a la fuente que sirve para las abluciones, sentados en bancos bajo la sombra. Cada cierto tiempo gritan a pleno pulmón: “Allahu akbar!”, (Alá es grande), y sus gritos resuenan en la mañana plácida. Subo

unas escaleras y llego al Sancta Sanctórum de lo que fue el Templo, ahora cubierto por la Cúpula de la Roca. Debajo de su cúpula dorada se encuentra la Roca Fundacional que era la cúspide del Monte Moriah. Las tradiciones judía y musulmana le dan singular importancia: Abraham estuvo a punto de degollar aquí a su hijo Isaac por orden de Yahvé, y desde aquí Mahoma realizó su Viaje Nocturno a lomos del caballo Buraq. Un chico se me acerca con curiosidad y me pregunta si soy cristiano y si he oído a hablar

31

Jaredíes rezando ante el Muro de las Lamentaciones


Las estrechas calles de la Ciudad Vieja de JerusalĂŠn se convierten en un animado zoco

32


de Mahoma. “Me suena el nombre”, le digo. “Entonces permíteme que te regale esto”. Y me da un ejemplar traducido al inglés del Corán. “Aquí podrás encontrar la verdad…”, me dice y se dirige después hacia otro turista.

COMO VISITAR JERUSALÉN

EL SANTO SEPULCRO

Al salir del recinto me pierdo por las callejuelas del barrio musulmán y recorro la Via Dolorosa, por donde Jesús llevó la cruz hasta el Monte Gólgota, que en esa época estaba fuera de las murallas. Me detengo un momento en las tiendas de souvenirs de los mercaderes musulmanes. El turismo religioso es una de las principales fuentes de riqueza de la Ciudad Vieja, así que los comerciantes venden tanto manos de Fátima, incienso con imágenes de la virgen o kipás y menorás, indistintamente de la religión que profesen. En una pequeña tienda de comida rápida

Balcones de madera en las calles estrechas: refrescan las casas y les dan privacidad

33

Visitar la vieja Jerusalén puede hacerse solo, pero es tal la cantidad de edificios históricos y puntos de interés que hacerlo con un guía especializado sin duda va a significar una mejora sustancial. Las dos mejores compañías que ofrecen guías particulares son: Joel Haber: www.funjoelsisrael.com Gold Carpet Tours: www.goldcarpet.co.il


La fe en Jerusalén se muestra encendiendo velas

Venerando la Piedra de la Unción, donde el cuerpo de Jesús fuera limpiado

compro un vaso de jugo de granada recién exprimido y un panecillo de begaleh. El vendedor me da un sobrecito con sal y especias para poder ir mojando el pan en la mezcla. Está tan bueno que cuando llego delante de la pequeña plaza frente a la Iglesia del Santo Sepulcro ya me lo he comido todo. Si para los judíos y musulmanes el antiguo Templo es la parte más sagrada de la ciudad, para los cristianos lo es aquí, en esta vieja Iglesia, construida en el siglo IV por Elena, la madre del Emperador Constantino. Entro con respeto y cierta expectación. Elena buscó los restos de la Vera Cruz por Jerusalén y, al no encontrarla, se puso a buscar el Gólgota, donde fuera crucificado, enterrado y resucitara. Trescientos años


después de la muerte de Jesús, dijo haberlo encontrado aquí, aunque el sitio sería difícil de reconocer: mandó cortar a pico y palo toda la montaña que recordaba una calavera (de ahí el nombre latín de Calvario) y construyó una basílica encima. Es por ello que el Santo Sepulcro, bajo el edículo protector erigido bajo la bóveda mayor, se encuentra a la altura de la rodilla, sin la cubierta de roca en la que se excavara. Un monje ortodoxo enciende unas velas mientras el público hace cola para entrar en la primera sala, donde se exhibe un fragmento de la piedra que selló la tumba. El paso hacia la sala más interna, donde está la tumba, es todavía más estrecho. Cuando me toca entrar, me sorprende Entrada al Santo Sepulcro

35

Un monje enciende velas junto al Santo Sepulcro


La Piedra de la Unción

la carga barroca de la habitación de la tumba, llena de imágenes y candelabros de oro sobre la placa de mármol pulida que protege la tumba original. Salgo mareado de la sala con tanta religiosidad, con la impresión de estar en una especie de parque temático de la fe. En una capilla cercana se adora el punto exacto en el que la Cruz estuvo clavada (justo encima de la cueva donde se dice que la cabeza de Adán estaba enterrada). Enfrente de la puerta, la Piedra de la Unción, donde el cuerpo de Cristo fuera lavado después de bajarlo de la Cruz. Griegos, armenios, católicos, coptos, sirios y etíopes comparten varias de las capillas de la Iglesia con varias responsabilidades, muchas

veces difíciles de separar y que comportaron graves discusiones entre las comunidades religiosas. En 1853 el Sultán ordenó una especie de statu quo por el que ninguna de las comunidades podía modificar nada sin el acuerdo previo con las otras cinco. Quizá es por ello que encima de la puerta principal, debajo de una de las ventanas superiores, se encuentra una escalera de madera que nadie se atreve a tocar y que ejemplifica esta inmovilización eterna del edificio. Quizá es por ello también que los protestantes prefieren creer que Jesús murió y resucitó en la Tumba del Jardín, una sepultura descubierta en 1867 al norte de la Puerta de Damasco y que casi nadie visita.

36


37

Puerta de Damasco


LA PUERTA DE DAMASCO

Al salir de la Iglesia del Santo Sepulcro la noche ya ha caído y recorro las estrechas calles del barrio musulmán mientras las tiendas del zoco empiezan a cerrarse. Atravieso la puerta de Damasco, una de las más bellas y viejas, construida por Solimán el Magnífico en el siglo XVI y compro en uno de los puestos callejeros una bolsita de maíz dulce. Voy saboreando el snack mientras ando junto a las viejas murallas. No son las originales de la Ciudad de David, sino reconstruidas, como la puerta, por el Sultán de Constantinopla en 1537. Dan la vuelta a la Ciudad Vieja durante 4.018 metros de perímetro y el paseo junto a ellas es una excursión de las más recomendables para descubrir las diferentes fases constructivas de la ciudad. Sin embargo, me quedo a medio camino antes de regresar al hotel, ahí donde se

alza la Torre de David, para mí el monumento icónico que resume el bagaje cultural, histórico y religioso de la ciudad vieja de Jerusalén. En unos pocos metros cuadrados, junto a la muralla, se alza esta torre fortificada por los cruzados. Pero entre las ruinas de su patio anterior se han encontrado unas escaleras del antiguo palacio de Herodes, unas paredes de la dinastía Omeya del siglo VII e incluso una mezquita construida por los mamelucos. Como una metáfora de la unión de las religiones en la ciudad más sagrada de la Tierra, fusionados en una amalgama de piedra inextricable que atestigua la larga relación de las comunidades, los cimientos judíos de la muralla, las paredes fortificadas de los cruzados cristianos y el minarete musulmán que se eleva por encima de la torre principal miran todos a un mismo sitio: arriba. Hacia el cielo azul. v

38

Torre de David junto a las murallas de la Ciudad Vieja


Mañana dejaremos Zarzura LIBRO DE VIAJES COLABORATIVO CON TEXTOS DE 13 AUTORES DE PRESTIGIO Paco Nadal, Miquel Silvestre, Jorge Moreta, L aura L azzarino, Pablo Strubell, Marc Morte, Jordi Canal-Soler, Itziar Marcotegui, Enrique Vaquerizo, X abier Armendáriz, Mónica Hernández, Juan Pablo Villarino, Eduardo Rodríguez

Selección de: Gonzalo Enamorado y Jorge Moreta Con más de 50 pinturas de Miguel Elías www.dejaremoszarzura.com

39


De ciorbas, castillos y condes Drácula... País de cumbres nevadas y paisajes ‘encantados’, Rumanía custodia el místico castillo de Vlad Tepes, el héroe nacional que la literatura convirtió en vampiro TEXTO Y FOTOS DÚNIA LLACH MANERO FECHA DEL VIAJE 01/04/2016 A 04/04/2016

40


D

esde bien pequeña, te cuentan una historia y crees que es verídica. Luego, vas creciendo, y dejas de creer en mitos, héroes y condes Drácula... Pero siempre te queda el gusanillo, y la curiosidad –al menos a mi– de ir a ver el sitio donde nació la leyenda. Para mi sorpresa descubrí, sin esperarlo; los maravillosos paisajes de la bella Rumania de camino al Castillo de Conde Drácula. Nunca imaginé el día que iría a verlo y poder conocer de cerca su verdadera historia. Como bien sabéis, la invención literaria del escritor irlandés Bram Stoker nos hizo creer, en su novela del 1897, que este personaje existía. A grandes rasgos conocemos que era un conde que “chupaba sangre”, con capa negra y roja satén, incisivos salientes y que vivía durmiendo en un ¡ataúd! A esto se suman todos los otros añadidos de sobras conocidos: cómo debíamos hacer para protegernos de él, portando ajos o con una cruz; y como sobrevivir si por casualidad te lo cruzabas: podías clavarle una estaca de madera en el pecho para salvar tu vida... Todos esto, evidentemente, es ficción, pero si que es verdad que este personaje se ilustra y viene inspirado por un personaje que realmente existió y que, no sé yo, ahora que sé la historia real, cuál de los dos da más miedo... Brevemente os diré que Vlad Drãculea, también Vlad Tepes (1431-1476), príncipe de Valaquia, y hoy conocido por todos nosotros como el Conde Drácula de Transilvania, no era un vampiro, sino que era un empalador...


Vlad Tepes fue un gran luchador en contra del expansionismo otomano y también un héroe para muchos rumanos por su manera de castigar a los enemigos y traidores, a quienes torturaba antes de su despedida de este mundo. Tenía varios métodos de tortura, todos destinados a una muerte lenta y bastante sufrida, como la silla con estacas de madera que está expuesta en una de las tantas habitaciones del castillo, la guillotina, o el método más conocido y practicado por Drăculea, el empalamiento (espetar a alguien en un palo). A parte de visitar el castillo y dibujaros las estancias del Conde Drácula, voy a intentar trasmitir brevemente mi estancia y la pequeña ruta que hice en este país que, realmente, me ha dejado bien sorprendida por todo lo que he visto. He vuelto con una sensación difícil de describir: es un país precioso, lleno de recursos y buena gente. Tengo la sensación, eso si, de que viven en otra época, y es singular. A pesar de que sólo teníamos cuatro días para la escapada, organizamos un fin de semana de lo más interesante, ¡Vamos a ello! Primero las cosas practicas: para volar recomiendo la compañía aérea Blue Air, pues en un trayecto que dura unas tres horas desde Barcelona, me dieron de comer, como antaño en nuestras compañías aéreas, o como cuando cruzas el charco y tienes más de siete horas de vuelo... Y, claro, sin querer, el comer a mitad del vuelo –con café al final del almuerzo– hace el trayecto más corto. Al llegar al Aeropuerto de Otopeni, en Bucarest, alquilamos un coche en Rent 4 a car, francamente, ¡súper barato! Tres días de alquiler nos costaron unos 60 euros, con

42

DNI DEL VIAJERO Nombre: Dúnia Apellidos: Llach Manero De: Barcelona (España) Edad: 35 años Me apasionan las personas y sus experiencias. Me dedico a crear necesidad y cumplir expectativas. De profesión soy comercial y Relaciones Publicas por naturaleza. Realizo eventos aportando el servicio completo para Catering de FARGA Barcelona Catering.

Pintura al óleo de 1560 de Vlad Tepes


seguro a todo riesgo, una tranquilidad enorme después de descubrir como es el tráfico en la capital. Realizamos unos 400 km, y el gasto de gasolina nos salió a unos ¡45€! Vale la pena. No hay peajes y hay tramos de autovía poco iluminados, pero de fácil circulación. Las carreteras están bien. Los aparcamientos son sobre aceras por lo general, o donde se pueda, sólo en sitios turísticos el parking es pagando, pero por unos pocos leu no resulta molesto pagar para que te custodien el coche. En Rumania, la moneda está bastante baja respecto al euro, (1 leu, equivale a unos 0’22 céntimos de euro) y comer en un restaurante te cuesta unos 10 leu si es algo rápido, o unos 30 leu por persona (al cambio entre 6€ a 9€) si es una comida más elaborada en sitios que realmente son muy bonitos de ver, y también en lugares turísticos que están en el centro de Bucarest. En general el servicio y la atención a los turistas, aunque no sonríen mucho cuando te atienden, es amable y

Restaurante Caru Cu Bere

la gente te quiere ayudar en todo. La mayoría de los rumanos son ortodoxos y un 25% católicos. Tuve la oportunidad de entrar en una iglesia ortodoxa en Bucarest, muy interesante. Casi todos hablan inglés y muchos hablan español. Es una cultura de origen romano, así que en varios lugares puedes ver esculturas de la loba amamantando a los fundadores de Roma, Rómulo y Remo.

43


Brasow

NUESTRA RUTA

Y ahora sí, volviendo a la ruta, la idea era pasar la primera tarde de nuestro viaje en Bucarest, la capital de Rumania. Allí, comer en un restaurante tradicional por el centro, y ya por la tarde, ponernos en ruta destino Bran, al encuentro del castillo de Drácula. Bran está al noroeste de Bucarest, a unos 200 km de distancia, así que decidimos ir a un hotel más cercano a Bran y así aprovechábamos el sábado paseando rodeados de montañas, maravillosas vistas y paisajes, y de los preciosos pueblos rurales cercanos al Castillo. Llegamos de madrugada a Brasow, donde dormimos. Por fin el sábado fuimos a ¡Bran!

44

Bran, desayuno típico


Desayuné el dulce tradicional que no llega a un euro, sabe a pan con semillas y también una especie de caña de hojaldre con manzana y almendra (muy buenos ambos). Después, nos encaminamos a visitar el castillo de Drácula. Cuesta unos 8 euros la entrada. Es bonito de ver, bien cuidado y son muy curiosas las estancias que te dejan visitar, aunque seguramente en sus entrañas, el castillo guarda los más de mil calabozos y pasajes secretos de Vlad el empalador. Estos no se visitan y ni siquiera se nombra que los haya, pero es un castillo, así que seguro los tiene. Hay que dejar volar la imaginación. El castillo tiene grandes vistas desde arriba y desde sus pequeñas e infinitas ventanas. Es una visita recomendada por su historia. Luego hay que pasear por el mercado artesanal de pieles y cerámica a pies del castillo. Saliendo de Bran, visitamos Rasnov, bonitas vistas al fondo de montañas nevadas con preciosos e inmensos pinares que componen los bosques. Dicen que éstos albergan osos que a menudo se dejan ver bajando a las ciudades y pueblos en búsqueda de comida (por suerte para nosotros no apareció ninguno). Volvemos a dormir en Brasov, una ciudad que me ha encantado. Un contraste de casas auténticas, calles y plazas con grandes avenidas. Mucho más limpio que la propia Bucarest. Más moderna, más señorial, también más pequeña que la gran capital. Aquí,

Castillo del Conde Drácula

cerca de la Plaza del Consejo, se encuentra la iglesia gótica que data del siglo XIII, conocida como la Iglesia Negra. También se contempla desde la plaza una pequeña torre blanca que custodia la ciudad. Hermosa en si, con casas de techos de cerámica rojiza, la ciudad invita a imaginar unos inviernos fríos de techos nevados. Seguramente una instantánea preciosa en invierno. Aquí en Brasov, recomiendo, por unos cuatro euros, subir y bajar en el Panoramic, un telecabina donde, ¡ojo! solo en la subida y en la bajada se aprecian las vistas de la ciudad y sus alrededores. Una vez arriba,

45


Visto Brasov, fuimos dirección a Sinaia, donde subimos por la carretera de montaña al Parque Natural Bucegi. Siguiendo por esta preciosa carretera, a la que también se puede subir con telecabina desde Sinaia, llegas a su punto más alto, que coronan las famosas pistas de esquí de los montes Cárpatos. También por la zona, cerca de las pistas, ya en la cumbre, hay unas famosas rocas con forma de caras, a las que el viento, el hielo y el paso del tiempo ha ido dando esta forma peculiar. Se las conoce como la Esfinge de Bucegi o Las Viejas. Ya bajando por la misma carretera, de camino encontramos otro castillo, considerado de los más importantes Vistas de Brasov desde y grandes del país, el Castillo el Panoramic de Peleš, el cual no podemos no se ve nada, ya que los inmensos árboles visitar, ya que las visitas al castillo son de tapan las vistas... eso sí, una gran bandera nueve a cinco de la tarde, y llegamos tarde, rumana corona el monte. Supongo que en pero me conformo con verlo desde el exteinvierno, con todo nevado, subir debe tener rior. Nos entretuvimos mucho disfrutando su encanto y dar una vuelta por la cumbre de una comida típica, de las vistas y el vuetambién. Incluso, imagino de nuevo, deben lo de los halcones desde el restaurante que bajar esquiando por el camino que baja la encontramos en medio de la cordillera de los montaña. Alpes de Transilvania. Además tocamos algo A pesar de que al final del trayecto uno no de nieve a pesar de que en primavera la temtiene las vistas esperadas, es un bonito paseo peratura allí es muy buena: a 1.400 metros para aprovechar la mañana del domingo de altitud nos hizo unos 17 grados muy agrarodeada de naturaleza, aire puro y sol. dables al sol, que no nos vinieron mal para

46


coger un poco de colorcito en la cara. Y al fin llegamos a Bucarest, ciudad capital de provincia, una de las más pobladas de la Unión Europea (unos dos millones de personas repartidos en unos 226 km de superficie). Sí, ¡es enorme! Cerca del centro, encontramos la Casa del Pueblo, el segundo edificio más grande después del Pentágono en EE.UU. Actualmente hace funciones de Parlamento. Se puede visitar, aunque el edificio en sí mismo es impresionante. Por la ciudad se van encontrando edificios increíbles: el Arco del Triunfo, que recuerda a los soldados caídos en la Gran Guerra, y la reunificación del país en 1918, y muchos e inmensos parques verdes donde pasear. En alguno de ellos, se puede hasta tomar una barca o pasar un rato en sus atracciones. La ciudad es en general segura, no hay violencia ni sensación de inseguridad; económicamente todo es muy asequible. La oferta de alojamiento también es muy completa. Tiene una amplia oferta hotelera (desde pensiones a hoteles para todos los gustos y bolsillos). Nosotros estuvimos en un par de hoteles de tres estrellas, con wifi, confortables y bien equipados, más que suficientes

La iglesia negra de Brasov

para disfrutar de nuestra estancia, ya que estaban muy bien ubicados y limpios. ¿DÓNDE Y QUÉ COMER?

En Rumanía hay una amplia oferta gastronómica, y por ello merece mención aparte. Tienen muchos restaurantes tradicionales donde comer su tradicional Ciorba (es como una sopa de verduras, con carne y judías, algunos la hacen con ortiga también). El plato parece un potaje español, o también una menestra o consomé, es muy sabroso. En algunos sitios

47


le añaden una guindilla para potenciar su sabor y darle un toque picante. También la sirven dentro de un pan redondo. La verdad es que ¡qué rica esta esa sopa! También sirven unos rollitos de carne picada envueltos en hoja de col, muy sabrosos y tradicionales. En Rumania, como en muchos países, también hay restaurantes destinados al turismo que encarecen sus platos, pero hay donde elegir. La visita es obligada en el restaurante Caru Cu Bere precioso e ideal para comer los tradicionales platos de la tierra rumana. Además por las noches organizan bailes tradicionales para los turistas. MI LISTA DE DESEOS

¿A qué esperas? Rumania no puedes perdértela. ¡Yo volveré! Me queda pendiente el

noroeste y la zona próxima al mar Negro, donde hay lugares que me han dicho que son preciosos. A ver si pronto os puedo seguir descubriendo este país tan bien ubicado en el mapa. Si vais antes de que yo vuelva, estos son otros lugares recomendados para visitar y que están en mi lista de pendientes: Silbiu; Alba Iulia, la capital del distrito de Alba en Transilvania; Maramures, lugar típico con bailes tradicionales; y el Delta del Dunarii (Danubio), donde me han dicho que además se come muy buen pescado. Espero que algún día os quitéis el gusanillo como yo, y decidáis ir a visitar a nuestro amigo Vlad Tepes el empalador, y que, de camino, os dejéis sorprender por los maravillosos parajes que esconde este maravilloso país. v

48

Sinaia


49


VI AJ ER O A

DE

BL OG UE RO

Kashan, la ciudad de los Reyes Magos Con más de 7.000 años de antigüedad Kashan es una de las ciudades más interesantes de la historia de la humanidad TEXTO EVA PUENTE MAYA FOTOS CARMELO CABALLERO ABELLA FECHA DEL VIAJE MAYO A JUNIO 2015

50


L

a segunda ciudad habitada más antigua del mundo nos recibe una calurosa tarde de primavera. Atrás quedan nuestros primeros días en Irán donde hemos vivido un intenso road trip con un grupo de teheraníes. Un taxi nos deja en la principal avenida del núcleo histórico donde vive nuestro anfitrión, Mohammad, proclamado “padre del couchsurfing” en Irán. De su mano, conoceremos la ciudad de Kashan, cuna de los Reyes Magos de Oriente.

Según cuenta una leyenda, en el año cero de nuestra era, partieron de estas tierras tres ilustres personajes siguiendo el halo de una brillante estrella que indicaba el lugar de nacimiento de un rey. Más de siete mil años de antigüedad nos contemplan y para nosotros es un honor pisar tan ilustre lugar repleto de bellas casas históricas, de hammams sacados de Las Mil y una Noches, de bazares que formaban parte de la mítica Ruta de la Seda y de jardines inscritos por la UNESCO en el Patrimonio Mundial.

51


Exquisito trabajo de azulejos y mocábares en el viejo bazar de Kashan

UN PASEO POR KASHAN DE LA MANO DE UN ANFITRIÓN LOCAL

Cuando llegas a un país desconocido, lleno de tópicos, prejuicios o mala prensa, como es el caso de Irán, lo mejor es dejarte llevar por un guía local, por una persona que te abra los ojos a la realidad de su país, de su lugar, de su gente, en definitiva, de lo cotidiano. En nuestro caso descubrimos esta ciudad milenaria de la mano de Mohammad, quien conoce como nadie cada rincón, historia y anécdota de Kashan. Con él, nos

introdujimos por el bazar, por las antiguas murallas de adobe, visitamos jardines y degustamos platos tradicionales. El bazar es el punto de partida de la visita, en él se concentran todos los elementos tradicionales que luego veremos a lo largo de nuestra paseo, como por ejemplo, la elaboración artesanal de alfombras o la espectacular sucesión de cúpulas de azulejo, de cuyo nombre deriva Kashan. Este bazar será el primero de los que visitaremos a lo largo de nuestro periplo iraní y nos impactó.

52


DNI DEL BLOGUERO

Nombre: Carmelo

Nombre: Eva

Apellidos: Caballero Abella

Apellidos: Puente Maya

De: Sant Llorenç d’Hortons Barcelona (España) Blog: www.dondevamoseva.com Facebook: facebook.com/DondeVamosEva Twitter: @dondevamoseva Instagram: @dondevamoseva Youtube: DondeVamosEva Google Plus: dónde Vamos Eva?

Estamos acostumbrados a los zocos marroquíes donde no puedes dar un paso sin ser asaltado por algún vendedor que quiere enredarte o donde el regateo es la ley. Sin embargo, los bazares iraníes son tranquilos, a pesar de la gran cantidad de gente, la única molestia son las personas que te paran para preguntar de dónde eres, qué has visto de Irán, porqué has venido hasta aquí, o para hacerse una foto contigo. A diferencia de los zocos, en los bazares el precio ya está determinado, los vendedores

53

Somos Carmelo y Eva, un catalán y una madrileña embarcados en un proyecto de vida común: los viajes. ‘¿Dónde vamos Eva?’ es nuestro blog, una pequeña despensa que guarda los secretos de aquellos lugares, personas y/o situaciones que nos parecen interesantes para compartir en la mesa de las redes sociales, aderezadas de mil y una historias, sacando la mejor de las vajillas posibles a través de las palabras, de las fotos y de los vídeos. Para más información sobre Kashan: www.dondevamoseva.com/kashan


captan al público con alguna que otra llamada de atención, pero no te asfixian continuamente para que compres por lo que el paseo resulta muy agradable. Dentro de los bazares destacan los Saray o Caravansaray, unas increíbles salas abiertas de doble planta con cúpulas bellísimas que invitan a la parada tranquila para degustar una taza de té (shai en persa). Los Saray eran los puntos de parada de los comerciantes de la Ruta de la Seda, en ellos depositaban sus mercancías, amarraban a sus animales y descansaban en las habitaciones habilitadas en las plantas superiores.

La seguridad era una de sus principales atractivos. Kashan se especializó en la confección y comercialización de alfombras y cerámicas lo que la llevó a ser punto estratégico en la Ruta de la Seda durante el siglo XIV.

Piezas de artesanía en el viejo bazar de Kashan

54


La técnica tradicional se sigue realizando hoy en día lo que ha llevado a la UNESCO a incluir el proceso artesanal en el listado de Bienes Inmateriales. Mohammad nos guía, nos introduce en los lugares más insospechados, nos hace probar platos exquisitos, aunque a veces, nuestra condición de vegetarianos nos impide degustar otros, como la sopa de cabeza de cordero que prepara un bazarí en la parte dedicada a la alimentación. Dejamos atrás el fascinante mundo del bazar para adentrarnos en el núcleo histórico de la ciudad donde sobresale una magnífica colección de casas tradicionales que poco a poco se están recuperando del decadente olvido impuesto por el gobierno islámico. La presión de los habitantes y el empuje turístico de estas bellísimas mansiones, están devolviendo la vida al patrimonio arquitectónico de Kashan. Las casas tradicionales forman un conjunto de impresionantes mansiones que pertenecían a ricos comerciantes vinculados al mundo de las alfombras. Nadie te avisa para el

impacto que producen estos lugares repletos de ensoñación, magia, colores y exquisita arquitectura. Las casas combinaban la vivienda particular con las dependencias administrativas y los almacenes por lo que las dimensiones son extraordinarias. Un paseo a través de la Tabatabaei House, o la Abbasi House es también un viaje a través de los cuentos de Las Mil y una Noches. A pesar de que no se ha conservado mobiliario ni detalles de la época, solo con las

55

Khan-e Abbasian, una de las elegantes casas tradicionales


Hammam Sultan Amir Ahmad, las mil y una noches se hacen realidad

vidrieras, las cúpulas, los patios y los exquisitos relieves, azulejos y mocárabes consiguen hipnotizar al visitante. Mohammad disfruta con nuestras expresiones, con nuestra curiosidad por saber quienes vivían aquí, cómo eran. Él, aplaca nuestra sed de conocimiento con sus continuas explicaciones. ¡Qué poco sabemos de Irán y de su historia! ¡Qué poco sabemos de otras culturas y tradiciones y con qué

facilidad se critica lo desconocido en nuestro mundo occidental! La visita a las casas históricas se complementa con el hamman del sultán Amir, una casa de baños que abandonó su cometido tras la llegada del gobierno islámico y que actualmente es museo. Nada más entrar sentimos el famoso síndrome de Stendhal, son demasiados lugares extraordinarios para un solo día.

56


Techos de la espectacular casa tradicional Tabatabei

57


FIN GARDEN, EJEMPLO DE JARDÍN PERSA O PARAÍSO

OTRAS JOYAS RELEVANTES DE KASHAN

A las afueras de Kashan se sitúa el jardín de Fin o Bagh-e Fin, otro de los conjuntos históricos con los que cuenta la ciudad. Uno de los mejores ejemplos del jardín persa en cuyo idioma se conoce como Pairi Daiza (nombre del que deriva nuestro término paraíso). Declarado, junto al resto de jardines persas de Irán, como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el Jardín de Fin merece hacer un alto, deambular sin sentido y disfrutar de los placeres mundanos, a pesar del Islam. El jardín está repleto de lugareños que llegan hasta aquí para escapar de las altas temperaturas. Nos alegra ver mujeres que juegan tímidamente con el agua, niños que corren, jóvenes parejas que caminan de la mano y disfrutan del romántico entorno. Mohammad nos explica que las fuentes no tienen ningún tipo de mecanismo y que funcionan debido a la inclinación del terreno que aprovecha la fuerza de la gravedad. Cada explicación nos deja más atónitos ya que las fuentes, los surtidores, los estanques no utilizan ni electricidad, ni maquinaria alguna para funcionar.

Kashan también presume de mezquitas, de murallas de adobe y de ser “capital” de una región repleta de tesoros naturales y patrimoniales como el Desierto de Maranjab, hasta el que se puede llegar fácilmente contratando una de las excursiones que proponen algunas agencias locales, o de antiguas ciudades subterráneas como las de Nushabad. Nuestra primera ciudad importante durante el viaje a Irán dejó el listón bien alto, no imaginábamos que el país fuera una sucesión de bellezas arquitectónicas, naturales y paisajísticas que consiguen enmudecer al viajero curioso que mira a la antigua Persia sin prejuicios. v

58

Cúpula del Bagh-e Fin, jardín persa Patrimonio de la Humanidad


Hello viajeros!

ANDORRA BARCELONA Cテ,ERES OVIEDO VALENCIA

atiramhotels.com 59


Menorca, de ida y vuelta Colinas verdes, casas blancas y un mar azul que se vuelve turquesa en sus peque単as calas. La isla huele y sabe a calma TEXTO Y FOTOS LAURA FABREGAT FECHA DEL VIAJE 29/04/2016 A 01/05/2016

60


E

sta es la breve historia de un viaje exprés a Menorca. Un viaje de ida y vuelta. De volar un viernes, y volver un domingo. Con boda, lluvia, sol, sonrisas, lagrimas y spa incluidos... Ya había visitado la isla con anterioridad. En verano, claro. Saltando de cala en cala, con Ciutadella abarrotada por Sant Joan, comiendo caldereta a la orilla del mar, y tostándome al sol a la hora del vermut. Sí, Menorca es pura delicia... Así que cuando una amiga nos anunció que iba a celebrar allí su boda, no pude más que pensar que era un lugar ideal –y de lo más romántico– y reservar sin pensar. Menorca en abril es diferente. ¡Llueve y todo! Es más tranquila, más calmada, más real. Sus calles respiran cotidianidad, como si esos mismos puertos que descansan tranquilos y casi solitarios a primera hora de la mañana no recibieran millones de turistas en verano. Como si esas calas ahora un poco frías no fueran el objeto de deseo de sedientos visitantes en busca de sol en agosto. Las calles más comerciales de Maó, la segunda ciudad de la isla, funcionaban a medio gas cuando aterrizamos el viernes en el aeropuerto de Menorca, con todos esos comercios que adivino repletos de colchonetas, crema solar y chanclas en verano, cerrados. Pero desde el avión ya habíamos confirmado que el perfecto azul turquesa de sus calas seguía allí, así que nos moríamos por llegar. Los novios, expertos de la zona, nos habían recomendado algunos hoteles para alojarnos, y habían preparado un plan perfecto,

61


así que sólo faltaba encontrar el hotel y iniciar el tour. De todos los hoteles que nos dieron a escoger, elegimos uno situado muy cerca de la ciudad de Maó, en el pueblecito de Es Castell, el Artiem Carlos III. El hotel –sólo para adultos, supimos después– está genial, situado frente al mar... y cual fue nuestra sorpresa al saber que por haber reservado online desde su sitio web, nos obsequiaban con una sesión de spa en otro hotel que tienen en la isla. Así que jugada redonda: sólo llegar ya teníamos plan para el domingo por la mañana. Instalados en el hotel, dejamos las maletas y salimos rumbo a Cala Torret, una pequeña playa al sureste de la isla, entre la Playa de Binibeca y Biniancolla, en el término

municipal de San Lluís. Habíamos alquilado un coche cerca del aeropuerto (mucho más económico que ir cogiendo taxis) y nos fue de maravilla para recorrer los pequeños caminos y campos que separaban Es Castell de la cala. Huertos, pequeñas callejuelas con muros empedrados, campos, casitas y masías, y de repente el mar. Allí en la cala nos esperaban ya los novios para recibirnos como es debido en Menorca: con un buen vino y unas buenísimas tostadas de sobrasada de la isla. Pasamos así la tarde, conociendo al resto de invitados, contemplando el precioso paisaje, y luego el atardecer desde el Paupa, un bar entrañable y de lo más coqueto situado literalmente a pie de mar, con unas vistas fantásticas. Lo recomiendo.

Es Castell

62


Plaza de armas de Es Castell

EL DÍA ‘D’

El sábado amaneció nublado. Lo nunca visto por servidora en Menorca. Así que Es Castell respiraba aún más tranquilo que el día anterior. Desde el hotel sólo se veía a un grupo de hombres preparando en el pequeño puerto un barco para salir a la mar. Tras un desayuno de campeones con queso de Maó incluido –¡mmm, que delicia!–, y antes de empezar a acicalarnos para la fiesta, decidimos ir a descubrir el pueblecito. Es Castell resultó ser un encantador pueblo marinero con aires ingleses, pues estubo dominado por los británicos durante el siglo XVIII. El origen de pueblo, sin embargo, se remonta un poco más atrás , cuando se construyó el imponente Castell de Sant Felip a la entrada del puerto, un punto de lo más

estratégico para proteger la zona. De ahí lo de “Es Castell”, adivinamos. Es Castell es la población más oriental de Menorca, por lo que, según parece, es el mejor sitio desde donde ver salir el sol sobre el mar. A eso, lamentablemente, llegamos tarde por perezosos, pero el amigo Lorenzo nos regaló algunos momentos cuando nos acercábamos al Port de Maó, para que pudiéramos al menos intuir sus efectos sobre el paisaje. Paseamos por el muelle y el paseo junto al mar. También por sus pequeñas calles rectas, y de pronto descubrimos una enrome plaza de armas, rodeada por los antiguos cuarteles ingleses en los que, además de la singular arquitectura de la época, se conservan historia y muestras en un Museo Militar.

63


El casco histórico de Es Castell es bonito, pero sin duda su tesoro son las callecitas que llevan al puerto y al mar, típicas de pueblo marinero: estrechas y empinadas, que te llevan hasta el pintoresco Cales Fonts, el antiguo muelle de pescadores. Nosotros lo encontramos tranquilo y solitario. Con sus barcos de colores en reposo, y los cafés cerrados. Las terrazas cubren todo el muelle, así que durante las noches de verano debe ser delicioso. Contentos con nuestra escapada matutina, volvimos al hotel mirando al cielo, rezando por unos rayos de sol para la ceremonia. Lorenzo caprichoso no quiso concedernos el deseo, pero la fiesta fue preciosa igualmente, y el lugar no podía ser más perfecto. La novia, amante del buen vino, había escogido las viñas de Binifadet, situadas

DNI DEL VIAJERO Nombre: Laura Apellido: Fabregat De: Barcelona (España) Edad: 30 años Periodista de formación y parte del maravilloso equipo de ‘Magellan’. Ni decir cabe que soy una apasionada de los viajes y, por extensión, de las guías, revistas y libros en que los viajeros cuentan su historia. Cuando viajo, siempre llevo cerca mi cámara y mi cuaderno de notas. Aquí os dejo algunas... Espero que os guste y os animéis a probar las delicias de viajar y ¡escribir!

Bodegas Binifadet

64


también al sur de Menorca, en Sant Lluís, para celebrar el enlace, y resultó todo un acierto. Muy mediterráneo. La bodega, nos explicaron, empezó su andadura en 1979, potenciando aquellas cepas que mejor se adaptan a la climatología de la isla –por cierto, declarada Reserva de la Biosfera, gracias a sus privilegiados paisajes–, y en mayo de 2004 salieron al mercado los primeros vinos. El secreto, nos dijeron, radica en que los viñedos tienen debajo piedra Marès, algo que al parecer ayuda a conseguir muy buena uva. Tras una primera cata, confirmo que algo de magia si que tienen. Las Bodegas se pueden visitar todo el año, y puedes ver como se elaboran los vinos, y seguir todo el proceso, así que os animo a hacerlo. Aunque sólo sea por la cata y el paisaje, merece mucho la pena. Nosotros comimos allí, justo en la sala en la que se elabora el vino. Estaba todo delicioso. Y luego... luego empezó la fiesta. CIUTADELLA

El domingo amanecimos resacosos, pero soleados. Y con la mente puesta en esa maravillosa sesión de spa que habíamos ganado para disfrutar en el hotel de Cala Galdana. Desayunamos

65

Cala Galdana


66

Ciutadella


de nuevo con vistas al mar, revisando las fotos de la noche anterior, y luego pusimos rumbo al sur de la isla. Cala Galdana se encuentra a 23 kilómetros de Ciudadela y a 36 de Maó, así que tardamos una media hora en llegar en coche. El sitio es precioso. Es la playa turística de Menorca por excelencia, y viendo el azul de sus aguas entendimos el porqué. Como el resto de la isla, en abril la cala respira paz. Como el mar se nos antojaba aún un poco frío, dimos un paseo y entramos al spa. Otra delicia que puso la guinda a nuestro día. Ya bien relajados y luminosos pusimos

rumbo a la joya menorquina: Ciutadella, que seguía tan bonita como la recordaba. La ciudad, al oeste de la isla, es la más grande de Menorca, y también una de las que acumula más historia, y eso se nota cuando uno pasea por sus calles. Fue fundada por los romanos hacia el s. I d.C, Iamo la llamaron. Luego pasaría a manos del imperio Bizantino, y más tarde, durante los siglos IX y XI, sería islámica. De ahí el trazado de sus calles, la multitud de diferentes nombres que acumula, y también la actual catedral, que en su tiempo fue la Mezquita mayor. Su antigua muralla, que aún hoy puede contemplarse

Ciutadella

67


Ayuntamiento de Ciutadella

Port de Ciutadella

en Es bastió de sa Font, de origen romano y árabe, reforzada después de la reconquista el rey Alfonso III en 1287, que repobló Ciutadella con habitantes del norte de Cataluña, es un buen ejemplo del crisol de culturas que es la ciudad. Nosotros decidimos recorrer el centro histórico de la ciudad sin mapa, simplemente

con la vista. Perdiéndonos por sus calles señoriales, llenas de palacetes e iglesias. Son de los siglos XVII y XVII, los de mayor esplendor para la ciudad. La Catedral lucía fantástica al sol. Más allá, camino al Ayuntamiento, nos topamos con la Plaça des Born y el gran obelisco que conmemora el asalto turco de 1558, l’Any de sa Desgràcia, en que

68


Ciutadella fue saqueada y sus habitantes esclavizados... Y luego encontramos el mar. Era ya mediodía y se acercaba la hora de volver a Barcelona, así que decidimos darnos un último homenaje en el puerto antes de regresar a Maó. Como ya sabíamos, y confirmamos durante la boda, en la isla se come de maravilla, y sus productos son una gozada. Ya habíamos tenido oportunidad de catar el delicioso queso de Maó, y también la suculenta sobrasada, con un toque de miel, durante el convite, pero no nos podían faltar, antes de irnos, y en semejante localización, los pescados y mariscos, o mejor, el plato por excelencia de Menorca: la Caldereta de langosta. Nos

sentamos en uno de los primeros restaurantes que encontramos en el puerto, frente al mar, y vino en mano, pedimos las famosas berenjenas rellenas –las verduras menorquinas también son deliciosas– de primero, y la caldereta, de segundo. Nos contó el camarero que antiguamente, como el bacalao, la caldereta era un plato de pobres. Que en Menorca, los pescadores, para aprovechar bien el pescado y el marisco que cogían, lo cocían. De ahí el origen de tan apreciado plato. Con el tiempo, nos contaba animado, la cocina menorquina se había especializado y perfeccionado, y hoy la caldereta era una delicatessen de lujo. Como toda la isla, pensamos nosotros, vaya.v

Catedral de Ciutadella

69


Puente de Brooklyn

Vista de Central Park desde el Rockefeller Center

NYC

en imágenes 2013, era mi segunda vez en NYC pero la primera vez que viajaba sólo a la Gran Manzana. 12 días conviviendo con mi amigo Jarobin me permitieron sentir la ciudad como un neoyorquino más. Estación Grand Central

Fotos: Gonzalo Paraíso

Lower o Bajo Manhattan desde el Puente de Brooklyn


Manhattan desde el Rockefeller Center

Times Square

Museo Guggenheim NYC

Manhattan desde Governors Island

71


LAST MINUTE...

Bergen Salmón, lluvia y mar. Llueve 364 días al año, pero su situación, en plenos Fiordos noruegos, y el inicio del deshielo, la convierten en irresistible en primavera.

Consejo: Bryg gen, el viejo puerto de la ciudad, es su gran reclam o. Desde allí pueden co gerse los barc os que recorren los fio rdos y comer a buen precio en el Fi sketorget, el mercado.

El Instagram

@jwpaquet

El libro

En la maleta. Clásicos que leerás en toda guía sobre Noruega que se precie: el paraguas, el polar y sobre todo la cartera bien llena.

n está nir’. Berge El ‘souve ntañas, y e siete mo rodeada d osa, la más fam Fløyen es da, allí n la leyen pues segú ra mitolós, una figu le o tr s lo n vive currente ava muy re in d n a sc e gica arates. bién escap m ta a n lle que

El plato Røkt Laks Smørrebrød

La reina de las nieves, del danés H. Christian Andersen y los paisajes noruegos sirvieron de inspiración a Disney para crear ‘Frozen’, un film que ha hecho explotar el turismo en Bergen. Buena excusa para releer el clásico escandinavo...

La ‘playlist’

El sitio

1. Surprise Ice. Kings of convenience

schøtstuene.no Fue fundada 900 años atrás y sus orígenes son vikingos. Pero Bergen creció por ser una de las sedes de la Liga Hanseática entre los siglos XIII-XVII. Los museos Hanseático y Schøtstuene recorren la historia de esta poderosa unión de comerciantes alemanes.

72

2. Hest. Kakkmaddafakka 3. Another Sky. Bergen Big Band 3. Heiðindómr ok mótgangr. Helheim 5. Takin’ Off . Laila Dalseth 6. Filosofem. Burzum


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


En el próximo número:

Viajamos a Canadá

74

Revista de viajes Magellan Nº17  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Iguazú: Explosión de naturaleza Jerusalén: La ciudad que mira al cielo Rumanía: El h...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you