Page 1

magellan De viajero a viajero

AĂąo 1 - Diciembre 2015

SudĂĄfrica

Argentina

un paĂ­s de contrastes

Salta, historia y Naturaleza viva

Valencia

Ecuador volcanes, cascadas y patrimonio mundial

una ciudad vibrante para saborear

Alaska

El camino del oro hacia el Klondike

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 1 - Diciembre 2015

Editorial sudáfrica

Año 1 - Nº12 - Diciembre 2015 Publicación de periodicidad mensual

argentina

un país de contrastes

salta, historia y naturaleza viva

valencia

ecuador volcanes, cascadas y patrimonio mundial

una ciudad vibrante para saborear

alasKa

el camino del oro hacia el KlondiKe

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@edinext.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Marketing y publicidad Sergio Permanyer publicidad@magellanmag.com Beatriz Castellano beatriz@magellanmag.com Redes sociales Elizabeth Rickard Gonzalo Paraiso redes@magellanmag.com Han colaborado en este número Jordi Canal-Soler Javier Perez Jano Ferrer Pere Parareda Pablo Argacha Enric Gili Rossana Peris Suscripciones suscripciones@magellanmag.com Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. info@magellanmag.com www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Alaska (Jordi Canal-Soler)

1

Viajar es entender

S

e acerca un momento del año en el que los puentes y las fiestas navideñas son una invitación para seguir viajando, descubriendo destinos, y para afrontar el inicio del nuevo año con la energía que dan siempre los viajes. Somos conscientes de que los ataques terroristas de las últimas semanas en diferentes lugares del mundo han creado un clima de inseguridad y miedo a nivel global que podría resumirse en una de las frases que un cliente dijo al director de un hotel de París al cancelar su reserva : “ya conoceremos la ciudad en otra ocasión...”. Es evidente que la sombra del temor planea sobre nosotros, pero también es verdad que hay que sobreponerse, seguir adelante, continuar llenándonos los ojos de nuevos lugares, y recordar que cada viaje significa un sinfín de sensaciones y emociones a las que no podemos ni debemos renunciar. En Magellan cerramos el número de diciembre con la ilusión de empezar a trabajar en el número especial que conmemora nuestro primer aniversario. Un año en el que hemos recorrido el mundo de punta a punta gracias a la generosidad de todos los que habéis compartido vuestras historias con nosotros . Gracias de nuevo por vuestro apoyo, por vuestra confianza y por vuestro deseo de compartir. Todo el equipo de Magellan os deseamos un viajero y feliz 2016 !


Disponible gratuitamente en el App Store

Lee Magellan desde tu iPad a travĂŠs de su exclusiva app

Disponible tambiĂŠn para otros sistemas operativos en la app gratuita PressReader


Sumario alaska

Valencia

Ecuador Salta

Sudáfrica

12

06 Noticias Hacemos un repaso de los mejores

mejor foto de mi viaje 08 La Este mes visitamos Bath y Londres, en

planes para disfrutar de estas Navidades a nivel mundial. Y en nuestro Top 10, os descubrimos cuales son los mejores lugares del mundo para recibir al Año Nuevo de una manera... particular. ¿Aún no has hecho planes para tus vacaciones? ¡Echa un vistazo!

Inglaterra y nos ponemos exóticos con las imágenes de Brasil y Capri, en Italia. camino del oro hacia el Klondike 12 El Seguimos las huellas de los buscadores de oro que se adentraron en Alaska y Yukón a la conquista de sus tierras vírgenes.

4


Sumario

24

34

44

54

nos enamora a todos 24 Salta Paseamos por la historia y monumentos

44 Ecuador Paisajes de infarto y ciudades que acumu-

de esta importante ciudad argentina a medio camino entre Lima y Buenos Aires.

lan patrimonios de la humanidad. El destino perfecto para los más aventureros.

África entre océanos 34 El Nos aventuramos entre los paisajes áridos

54 Valencia Recorremos la ciudad degustando sus

de su sabana africana que contrastan con el verde de sus parques naturales costeros.

5

arroces mientras admiramos su casco histórico y sus barrios más modernos.


Noticias Fiestas vikingas de a.C Antes de que la Navidad lo inundara todo en Europa, los Vikingos ya rendían tributos al día más largo del año. Durante el ‘Hogmanay’, celebrado hoy en toda Escocia, la tradición manda que los escoceses limpien sus casas y liquiden deudas para un nuevo comienzo. La fiesta pagana fue prohibida y resurgió en el siglo XVII. Hoy inunda de desfiles las calles de Edimburgo el 31 de diciembre. www.edinburghshogmanay.com

NLP

Ritmo y color para el nuevo año

Luces ‘navideñas’ alternativas El ‘Burning the Clocks’ es una de las maneras más curiosas de celebrar la Navidad en Europa. Fue concebido en 1994, en Brighton (Inglaterra) por la organización social Same Sky como fiesta alternativa a la Navidad, apartada de creencias religiosas y consumo de masas. Contra los villancicos y los regalos sin mesura, el ‘Burning the Clocks’ propone luz, magia y fuego. ¿La excusa? Celebrar el solsticio de invierno. La fiesta gana adeptos cada 21 de diciembre, cuando las calles de Brighton se llenan de linternas gigantes que culminan en una bola de fuego en la playa. www.samesky.co.uk/

6

Ritmos frenéticos, danzas de infarto y color, mucho color. Así es como se celebra en Bahamas el Junkanoo, una fiesta que dura desde el 26 de diciembre hasta el 1 de enero y que representa todo un canto a la vida y la libertad. Es el acontecimiento nacional del año en el país y se celebra desde hace mucho. Es, de hecho, de las celebraciones más antiguas del Caribe, y tiene, claro, raíces africanas. La leyenda cuenta que los esclavos se hacían sus propios atuendos a partir de papeles y plumas y que pintaban sus rostros de colores vivos con pasta de harina. ¡Una manera de lo más enérgica de dar la bienvenida al 2016! bahamasjunkanoocarnival.com


Noticias La torre magna del templo de la Sagrada Família, al fin avanza

fin de año Como hemos visto, hasta los vikingos celebraban la llegada del nuevo año. En el mundo hay mil maneras de recibirlo, cada cual más original...

Es todo un símbolo de la ciudad de Barcelona y uno de los monumentos más visitados del mundo... y eso, ¡que aún no está terminado! Ahí radica, de hecho, parte de su encanto. Se empezó a construir en 1882, y hoy sólo ocho de las 18 torres que su genial arquitecto, Antoni Gaudí, proyectó, están en pie. Las obras se financian sólo a través de donativos y las entradas al templo, de ahí la lentitud, pero al fin ha comenzado a construirse su gran torre central, de 172 metros de altura.

Una Roma sin ‘romanos’ A principios del pasado julio caían los números romanos, que aún aparecían en sus señales de tráfico y en la mayoría de documentos oficiales de la ciudad. Y ahora, los que están en la cuerda floja son los mismos ‘romanos’, o al menos, todos aquellos disfrazados de emperadores, centuriones o gladiadores. Si los números eran farragosos, los centuriones resultan “una amenaza para la seguridad” según el Ayuntamiento.

7

1

Isla Kirimati (Polinesia). Descubierta por Cook en Nochebuena de 1777, es la primera en recibir el año.

2

Río de Janeiro (Brasil). Millones de personas reciben el ‘Reveillon’ con samba en la playa de Copacabana.

3

Shangai. Las campanas suenan y la gente aglutinada en las calles baila al ritmo de tambores.

4

Buenos Aires (Argentina). ¿Que tal despedir el año con un buen tango cerca del mercado de San Telmo?

5

Dinamarca. La tradición manda romper los platos tras la cena de Nochevieja, o saltar de una silla a las 12.

6

Madrid (España). 12 uvas acompañando las 12 campanadas en la Puerta del Sol. Desde 1909.

7

Italia. En cualquier lugar, pero con lentejas.“Cuantas más se comen, más se gana” decían los romanos.

8

Filipinas. Hay que ir vestido con lunares, llevar el bolsillo lleno de monedas y hacerlas sonar a las 12.

9

Ciudad del Cabo. No celebran el primero pero sí el Segundo Año Nuevo, el día 2, con disfraces y baile.

10

Nueva York (EE UU). En el famoso Time Square,con ‘beso de medianoche’, como manda la tradición.


La mejor foto de mi viaje

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Nuria Benito Barcelona Bath (Inglaterra). Fue fundada como complejo termal por los romanos sobre un santuario celta, y reconocida como Patrimonio de la Humanidad en 1987. En la foto el Pulteney Bridge, uno de los únicos cinco puentes habitados existentes en el mundo, que cruza el río Avon.

Loli Osuna Prats de lluçanes Manaos (Brasil). Es la capital del estado de Amazonas, y está situada en el centro de la selva tropical más grande del mundo. Una situación privilegiada la ha consolidado como referente turístico gracias a la abrumadora naturaleza salvaje que la rodea.

8


La mejor foto de mi viaje

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Estefania Iglesias Madrid Londres. La archiconocida Trafalgar Square, hoy epicentro de la actividad londinense, fue construida para conmemorar la batalla de Trafalgar (21 octubre 1805) en que la armada británica venció a la francesa y la española frente al cabo de Trafalgar.

M. Teresa Olivares Barcelona Isla de Capri. Al sur del golfo de Nápoles, esta bella isla italiana reúne un sinfín de atracciones para el visitante: la Marina Piccola, el Belvedere de Tragara, la Gruta Azul (Grotta Azzurra) y los ‘Faraglioni’, estos macizos calizos que sobresalen en el mar.

9


Apps de viajes

Kayak

Moovit

La app de Kayak, disponible gratuitamente para smartphone o tableta iOS, Android y Windows permite comparar las distintas ofertas de vuelos, hoteles y alquiler de coches a la vez que ofrece información sobre el estado de los vuelos, de las aerolíneas y también de los distintos aeropuertos. Podrás buscar un vuelo en cualquier momento comparando los precios de más de 400 aerolíneas para conseguir tu billete más barato.

Es un perfecto planificador de desplazamientos. La app es gratuita, con información de llegadas en tiempo real, horarios actualizados, mapas, alertas de servicios y cambios que puedan afectar a tu viaje. Moovit ayuda además al viajero a planificar la mejor ruta en más de 400 ciudades de todo el mundo, combinando distintos medios de transporte. Incluye además planos, horarios y tiempos reales de espera. ¡El mejor aliado!

Trip Journal

Waze

Es un diario de bitácora 2.0 donde registrar tus viajes. Puedes añadir sobre el mapa notas y fotos explicando tu recorrido y, a la vez, compartir la ruta. Permite también registrar tu viaje con seguimiento GPS y usar el posicionamiento automático para añadir ‘favoritos’. Juntando fotos y notas tendrás un diario para revivir tu viaje. Eso si, la versión gratuita está limitada a un único viaje.

Waze es una app de mapas, tránsito y navegación con 50 millones de usuarios. Es perfecta para esquivar el tránsito, ahorrar tiempo y dinero, y mejorar tus viajes diarios. Y funciona con la ‘solidaridad’ de todos: sólo por conducir con Waze abierto ya estás aportando de información del tráfico en tiempo real a tu comunidad local y a la vez estarás informado activamente.

10


Hello viajeros!

ANDORRA BARCELONA Cテ,ERES OVIEDO VALENCIA

atiramhotels.com 11


El camino del oro hacia el Klondike Un viaje por Alaska y elYukon siguiendo las huellas de los buscadores de riquezas y de un mundo mejor Texto Y fotos Jordi Canal-Soler Fecha del viaje 28/07/2012 A 31/08/2012

12


A

mediados de agosto del año 1896 George Carmack, Skookum Jim y Tagish Charlie encontraron oro en el lecho de Bonanza Creek, un afluente del río Klondike, cerca de donde éste desemboca en el Yukón. A partir del descubrimiento, los mineros que había por la zona afluyeron al sitio y cuando un año más tarde regresaron a Seattle y San Francisco cargados con oro, desataron la gran Fiebre del Oro del Klondike. Cuando millones de trabajadores americanos ganaban menos de cincuenta dólares al mes y un hombre podía vivir cómodamente con su familia con los intereses generados por veinte mil dólares en un banco, las

13


fortunas que trajeron esos primeros mineros del Klondike hicieron brillar de esperanza los ojos de miles de personas que se lanzaron a la aventura del Norte. Según el Seattle Times, «los granjeros dejaban sus arados, los pasantes sus libros de contabilidad, los peones sus picos y palas, los gandules pedían más dinero, los padres se despedían de sus esposas e hijos, hombres ricos, hombres pobres y hombres de clase media se daban prisa hacia las estaciones de tren con un único objetivo: la gran Fiebre del Oro estaba en marcha». De las 100.000 personas que marcharon hacia el Klondike, sólo 50.000 llegaron finalmente a Dawson. Sólo 4.000 encontraron oro y sólo 400 consiguieron inmensas fortunas. En 10 años se extrajeron 300 millones de dólares en oro, pero este dinero fue a parar a una ínfima minoría de los que habían empezado el viaje. Se calcula que unas 40.000 personas cruzaron el Chilkoot Pass, el único paso que se podía usar en invierno ya que, aunque cubierto de nieve, era practicable entre las montañas. La Policía Montada del Canadá, previendo las necesidades que los mineros tendrían para sobrevivir el invierno, obligaba a todo el mundo que quisiera entrar en el Yukón a transportar una tonelada de equipaje entre comida, ropa, tienda, estufa, etc. El paso del Chilkoot se convirtió en un hormiguero de porteadores cargados con mochilas de 30 kilos recorriendo arriba y abajo la pendiente nevada de la montaña para transportar toda la carga hasta el cuello. La escena fue inmortalizada en la obra


GUÍA PRÁCTICA Como ir. Desde Juneau (la capital de Alaska), un ferry nos lleva hasta Skagway. Aquí empieza el Chilkoot Trail a pie hasta Bennett Lake. De Bennett Lake a Carcross podemos tomar el White Pass and Yukon Railroad, y de ahí hasta Whitehorse y Dawson City hay multitude de buses que realizan el trayecto.

10

Cuando ir. La mejor época para realizar el trayecto es en verano, entre julio y septiembre, puesto que las montañas están descubiertas de nieve y todo el recorrido es accesible a pie. Donde dormir y comer. En ruta por el Chilkoot Trail deberemos dormir en tienda y comer lo que llevemos de comida. Pero en Whitehorse y Dawson nos esperan acogedores hoteles en antiguas casas de madera y restaurantes con la especialidad local: deliciosos chuletones de bisonte. Donde comprar. Las mejores tiendas de recuerdos se encuentran en Skagway y en Dawson City, con gran variedad de artículos representativos de la época de la Fiebre del Oro. Peligros. Cuidado con los osos que pueden verse atraídos por la comida. Para ahuyentarlos, hay que hacer ruido mientras se avanza y colgar la comida de un árbol durante la noche.

Front Street en Skagway


escrita de Jack London (que participó en la Fiebre) y en la película La quimera del Oro de Charles Chaplin, entre otras. La ruta del Chilkoot empezaba en la ciudad de Skagway, al final del canal de Lynn, un estrecho fiordo del sureste de Alaska. Aquí surgió de la nada una ciudad fronteriza, de tiendas de tela y fachadas de madera que poco a poco se fue organizando para dar la bienvenida a los miles de expedicionarios que iban a remontar el paso del Chilkoot. Aquí podían los exploradores comprar el material necesario para entrar en el Yukón y podían saciar su sed en uno de los múltiples salones (había más bares que iglesias en el pueblo). En la actualidad la sección estadounidense y la sección canadiense del paso

están protegidas por un Parque Nacional que es en realidad posiblemente el museo más largo del mundo. Durante los 53 kilómetros de su recorrido se pueden ir encontrando viejos materiales abandonados por los expedicionarios: sartenes rotas y carcomidas por la oxidación, viejos zapatos raídos por el tiempo, grandes poleas de las máquinas que poco a poco fueron apareciendo para relevar las espaldas de los hombres y facilitar el transporte de las mercancías,... Algunos puebluchos fueron surgiendo a lo largo del camino para dar servicio a los miles de hombres y mujeres que transitaron por los estrechos senderos, pero los restos de esas efímeras construcciones están ya cubiertas por una espesura de maleza. Algunas botellas

Inicio del Chilkoot Trail

16


DNI del viajero Nombre: Jordi Apellido: Canal-Soler De: Barcelona (España) Edad: 37 años Soy escritor y fotógrafo especializado en viajes. He viajado por los cinco continentes, visitando más de 50 países. Aventurero y explorador, mis viajes me han llevado a recorrer Alaska de arriba abajo, a cruzar parte del Sahara, a escalar las montañas más altas de Europa, a adentrarme en la selva amazónica o internarme en el desierto de Kalahari... He publicado más de 100 artículos sobre mis viajes en revistas como Viajes National Geographic, Rutas del mundo, Altaïr, Zazpi haizetara, Buen viaje, Avianca, Naotravel y Viajahora. También he participado en más de 230 programas de radio sobre viajes, y actualmente soy colaborador en los programas ‘La Buena Tarde’, de RATP); ‘Els Viatgers de la Gran Anaconda’, de Catalunya Radio; y ‘Que No Te Lo Cuenten’, de Radio Círculo. Web: www.jordicanal.com

de cerveza, una gran caldera y una puerta de tablones de madera que ha aguantado el paso de cien años todavía indican donde se había erigido uno de los salones de Sheep Camp, en medio de la ruta. En las Golden Scales los mineros tenían que superar la empinada rampa de nieve y El Chilkoot Trail


Uno de los rĂ­os que une los muchos lagos de la zona

18

SeĂąales en Lindeman Lake


Uno de los muchos lagos a lo largo del Chilkoot Trail

hielo que ha venido a representar en el imaginario colectivo las penalidades de esa larga marcha al interior de Canadá. El nombre (los escalones dorados) viene del negocio de un par de oportunistas que una noche de invierno excavaron a pico y pala toda una serie de escalones en el hielo y a la mañana siguiente se encontraban abajo cobrando peaje (en polvo de oro) por el uso de los escalones a los agradecidos porteadores que veían así facilitada su ascensión hasta el cuello de la montaña.

Un paso paralelo al Chilkoot fue el White Pass o Deadhorse Trail (el camino de los caballos muertos), apellidado así por las condiciones tan complicadas del camino que despeñaba las monturas o las mataba de cansancio. A los pocos años se empezó a construir un ferrocarril para llevar carga y personas hasta el lago Bennett, pero cuando se acabó de construir la Fiebre del Oro ya había terminado y nadie lo usó. El ferrocarril, con estupendas vistas de las montañas y uno de los recorridos más escénicos del mundo, se

19


Lake Bennett

20


recuperó como tren turístico y hace las delicias de los pasajeros de los grandes cruceros que surcan las aguas del sureste de Alaska. Una vez superado el paso del Chilkoot, los mineros construían una embarcación en Bennett Lake, donde nace el Yukón, y navegaban más de 600 km a lo largo del río hasta Dawson City. La mayoría de los expedicionarios no había navegado jamás, y algunos de los rápidos del Yukón, como los de Whitehorse, eran tan fuertes que las embarcaciones quedaban reducidas a astillas. La Policía Montada prohibió pasar por los rápidos y había que descargar el bote y transportarlo por tierra hasta superar el obstáculo. La ciudad que surgió al lado del río para dar servicio a los viajeros, Whitehorse, es hoy en

día la capital de la provincia canadiense del Yukón, y una próspera ciudad de fachadas coloridas con imágenes de esa época dorada. La mayoría de los aventureros llegaron a Dawson a mediados de 1897, un año después del descubrimiento. Todas las concesiones en los ríos ya estaban asignadas a los sourdough, los mineros veteranos que ya estaban cerca cuando se inició la Fiebre. Sin poder cumplir su sueño, los recién llegados sólo podían volver a sus casas, quedarse a trabajar en las minas como peones de los que habían llegado antes o trabajar en los negocios que empezaban a nacer en Dawson. El éxito de Dawson City fue efímero. Pasó de una población de 40.000 habitantes en 1898, en pleno boom minero, a sólo 8.000 en

La locomotora del WP&YR

21


Dawson City

1899, cuando con el descubrimiento de oro en Nome la mayoría de los mineros sin concesión marcharon de la ciudad hacia la costa oeste de Alaska. Con los años, las minas se fueron agotando y aparecieron las grandes dragas de madera de las grandes compañías, que excavaban con mayor eficiencia las concesiones ya trabajadas a pico y pala. Éstas todavía hoy están presentes en el paisaje como testigo de una época pasada y alguna de ellas puede visitarse.

Actualmente, Dawson City acoge a más de 60.000 turistas al año atraídos por los restos de ese pasado dorado. Todavía quedan muchos de los edificios de madera de esa época y la ciudad conserva el aire de una población fronteriza típica del Far West. Y siguiendo el río Klondike arriba, en alguna concesión, todavía se puede probar suerte con la pala y la batea. Dicen que, de vez en cuando, algún turista todavía encuentra alguna pequeña pepita de oro. v

22


Terres del Nord Un libro de Jordi Canal-Soler Libro de viajes sobre el recorrido por Alaska y Yukón siguiendo las huellas de los buscadores de oro, cazadores, aventureros y animales de una de las últimas tierras vírgenes del planeta.

Nova Casa Editorial [català]

23


o viajer a o o guer bl de

Salta, nos enamora a todos

La calidez de sus gentes, la belleza de sus calles, sus iglesias y sus museos, y la contagiosa actividad de su casco hist贸rico la convierten en un destino ideal Texto Y fotos Javier Perez Fecha del viaje Octubre 2015

24


L

a ciudad de Salta se encuentra a 1616 kilómetros de Buenos Aires, la capital de Argentina. A mí me tocó ir desde Córdoba en coche hacia el norte cuya distancia está a 980 kilómetros. Como muchos ya saben, Argentina es un territorio extenso, donde se encuentran distintos tipos de climas, geografías e historias. En este recorrido hacia Salta tuve la oportunidad de desandar caminos de tierra, de ripio, climas subtropicales, vientos de puna y divisar hermosos valles. Salta es una ciudad de aproximadamente 700 mil habitantes y es una de las ciudades más importantes del NOA (Noroeste Argentino).

En este nuevo roadtrip, me toca transitar por la famosa Cuesta del Obispo de la ruta provincial 33, ingresar en el Parque Nacional Los Cardones y acelerar por la intensa e interminable Recta del Tin Tin donde al final ya se pueden ver las nieves eternas del nevado de Cachi. La localidad de Cachi es a estas alturas, la frutilla del postre del trayecto. Apenas llego a Cachi, me encuentro con un cartel al ingreso que dice “Amigo turista, este pequeño rincón del Valle Calchaquí le da la bienvenida deseándole una feliz estadía. Si el destino guió sus pasos hacia este pueblo, aprovechamos para invitarle cordialmente a descubrir la poesía escondida en sus viejas casonas y calles, donde el tiempo está

25

Dique Cabra Corral


DNI del bloguero

Nombre: Javier Apellidos: Perez De: Córdoba (Argentina) Edad: 31 años Blog: www.relatosdeunviajero.com Mi nombre es Javier Perez, soy Argentino y español, tengo 31 años. Soy un adicto a los viajes y a la fotografía. Suelo decir siempre: “la vida es un instante, por eso hay que viajarla”. Comunicador audiovisual de profesión, soy productor de televisión. En esta nueva etapa de mi vida intento unir mi profesión con mi pasión: los viajes. Me pueden encontrar en las redes sociales o ¡viajando por el mundo! Twitter: @relatosviajeros Instagram: relatosviajeros Mi blog: www.relatosdeunviajero.com Facebook: Relatos de un viajero Mail: relatosdeunviajero@gmail.com Abrazo viajero y ¡los veo por el camino! Recta del Tin Tin


dormido. Por favor, procure no despertar”. Eso hice, tranquilamente recorro las calles desiertas, es la hora de la siesta, y tomo fotografías del casco céntrico, donde se encuentra la Iglesia San José de Cachi. La plaza se apodera y es marco de todas las oficinas públicas del pueblo, los cardones (cactus típico), visten de forma particular los maceteros del lugar. Antes, almuerzo unas ricas empanadas salteñas mientras contemplo el cielo azul que despierta todos mis sentidos. Un algarrobo milenario se asoma por la doble hoja de la puerta del restaurante y me mira con ojos de cientos de años de historia.

Salta se caracteriza por tener calidez en su gente, una variada actividad en su casco céntrico y de ser receptora de turismo internacional. Recorrer sus calles, sus iglesias, sus museos y visitar el Cerro San Bernardo son algunas opciones que tuve la oportunidad de hacer en este recorrido. En la Plaza Central, me contacta Homero vía Instagram. Él realiza tours gratuitos por la capital. La propuesta me resulta interesante y por eso les recomiendo. Parten de la catedral de Salta, recorren la plaza central y luego se dirigen a la Iglesia San Francisco (muy conocida y fotografiada). Llegan al Convento San Bernardo, Monumento a

Cachi

27


La Receta

Empanadas salteñas El norte argentino se caracteriza por su excelente gastronomía ya que se utilizan ingredientes frescos de la región andina. En el caso de Salta, las empanadas son una tradición. Si estás dispuesto a deleitar a tus amigos, pareja o familia, lee esto que te va a encantar.

Gûemes, palacio legislativo y calle Balcarce. En esta calle, los fines de semana hay puestos de artesanías típicas y allí está la mejor movida nocturna de pubs, discos y peñas de Salta. El total del recorrido es de 4 kilómetros y no está nada mal conocer por alguien que sabe, la cultura, la historia y lo mejor de todo es que el tour es gratuito. La colaboración es a “la gorra” (pueden colaborar con el dinero que deseen). Si sos amante de las caminatas o salir a correr al aire libre no te podes perder el Cerro San Bernardo. Hay varias opciones para llegar hasta éste y con diversas dificultades. El Teleférico. Se encuentra en el Paseo San Martín, a pocos metros de la terminal de Iglesia San José de Cachi

Preparación: Cortar la carne vacuna a cuchillo, la cebolla de verdeo y el pimentón (del color que quieras) en pequeño cubos. Colocar a fuego lento una olla con grasa y aceite, rehogar la cebolla y pimiento. Agregar la carne. Lograr una cocción pareja, cubrir con agua. Dejar hervir una hora hasta conseguir preparación. La empanada salteña lleva en su relleno, papa picada en cubos pequeños y se condimenta con comino a gusto. Agregar huevos picados a toda la preparación. Armar las tapas de empanadas con el relleno y hacer el repulgue. Pueden ir al horno o fritas. Como broche de oro, se pueden acompañar con un buen vino Argentino.

28


29

Cachi


ómnibus. De ingeniería Suiza, el teleférico es una opción super recomendable, ya que en un recorrido de 10 minutos de ascenso y 10 minutos de descenso, se puede disfrutar de la hermosa vista de la ciudad de Salta. El costo es accesible (110 pesos argentinos ida y vuelta) y se puede comprar por tramos, es decir, boleto de ascenso y descenso o bien, uno de ellos. Yo realicé esta experiencia esta vez y si bien los vidrios están un poco rayados, a

través de unas ventanillas se pueden sacar fotos. El recorrido es muy tranquilo y casi ni se siente. Hay que respetar las normas estrictas de seguridad del teleférico. En Automóvil. Es la más común para turistas o habitantes de la capital debido a que en 5 minutos estás en la cima. El ingreso vehicular es gratuito, sólo se debe abonar a voluntad el estacionamiento en el tope del cerro. Se recomienda circular con

30


Cerro San Bernardo

precaución, ya que puede haber personas en la ruta de ascenso y descenso. No representa dificultad ni exigencia al motor del auto, sólo tener mucho cuidado en el zigzagueo de las curvas. Caminando, bicicleta o corriendo. Hay escalinatas que permiten realizar un vía crucis al Cerro (1070 escalones) es de dificultad media y se recomienda llevar ropa afín. También una botella de agua. Otra opción es circular por

el costado de la subida de automóviles. Los turistas y locales, realizan actividad física por la mañana temprano o bien, por la tarde. La magia que tiene hacerlo por la tarde es quedarse a contemplar el atardecer, ya que el sol le pega a la ciudad de manera increíble. El Cerro San Bernardo, además de sus miradores hacia la ciudad, posee diversos servicios como baños, reloj de sol, monumentos, puestos de artesanías, etc.

31


32

Salta, Monumento al Gral. MartĂ­n Miguel de GĂźemes


Salta tiene lugares para enamorarse, como el camino de cornisa (RN9) que une esta ciudad con Jujuy. Inmerso en las yungas, de vegetación frondosa y humedad constante, es un lugar muy recomendable para recorrer. También se caracteriza por ser un lugar de aventura, para realizar diversos deportes acuáticos (Dique Cabra Corral) y comer un rico pejerrey como tuve la oportunidad de degustar. También volar en parapente, donde amigos me hicieron el vuelo de bautismo en un biplaza, y en el cual me sentí un pájaro

realmente. Esto lo hice en la localidad de San Lorenzo. Tampoco se pueden perder la Ruta del vino, Cafayate. Visitar las bodegas es una buena opción para los amantes de la cata y el buen vino argentino. Cada vez que viajo tengo diversas sensaciones, me pierdo en el tiempo y disfruto de algo que me apasiona. Sigo recorriendo caminos, por aquí o por allá y lo importante creo, es mantenerme siempre en movimiento para no perder el ritmo. v

Dique Cabra Corral

33


El África entre océanos Paisajes áridos y parques verdes. Etnias, culturas y lenguas. Historia y orígenes. Naturaleza y civilización. Sudáfrica es puro contraste Texto Y fotos Jano Ferrer, Pere Parareda, Pablo Argacha Fecha del viaje 15/07/2015 A 03/08/2015

34


S

i tuviera que escoger una sola palabra para definir Sudáfrica, probablemente elegiría “contraste”. Contraste que se mide al comparar los paisajes áridos de su sabana africana con las rutas verdes de sus parques naturales costeros. Contraste que se ve en su gente, cuando uno se cruza por la calle con una rubia de ojos azules y al girar la esquina se topa con una bandada de muchachos de color que corren para no llegar tarde a clase. Contraste que se aprecia en sus 11 idiomas oficiales, sus culturas, sus

etnias y tradiciones, no solo en esta región, sino en toda África, y eso es lo que le hace a este continente tan único. Todos esos orígenes luchan hoy en día por una adaptación como unidad, dejando atrás en su historia episodios como las colonizaciones y las políticas del Apartheid. Este joven país pretende ser un ejemplo de integración social para toda África y... ¿por qué no?, para todo el mundo. Nuestro viaje empezó con su plato fuerte, el safari. Toda mi vida había querido hacer un safari por África, pero la idea de

35

Knysna en la Ruta Jardín


Parque Nacional Kruger

una aventura organizada no nos acababa de convencer, no sólo a nivel económico sino por la falta de libertad que ello implica. Por eso mismo elegimos Sudáfrica: el legendario Parque Nacional Kruger es uno de los pocos lugares de África que permite hacer un safari al estilo Juan Palomo. Tu alquilas tu coche y tu recorres su vasta extensión a tu aire. Eso sí, las estrictas normas del parque te las repiten hasta el saciedad -“No salgas del vehículo, tu vida es tu responsabilidad”.- La principal desventaja de hacer un safari por tu cuenta es que quizás estás pasando muy cerca de un animal extraordinario pero no lo sabes porque está “escondido” detrás de

un arbusto. Un guía conoce a la perfección los hábitos de los animales, aumentado así la probabilidades de toparse con algo gordo. De todos modos, uno tiene herramientas para arreglárselas: en los campamentos para dormir dentro de la reserva hay una pizarras enormes con un plano del parque; allí sus visitantes indican la ubicación de los animales recién vistos. Esto ayuda a trazar la ruta para el día siguiente. Los guardias de los campamentos te preguntan al volver de un largo día de safari: “You did’nt see the lion?”, “Don’t worry, it’s a game by chance, tomorrow you’ll see the lion”. Y tienen toda la razón: es todo una cuestión de suerte. La

36


sensación de estar tu sólo en medio de un paisaje que podría haber salido de El Rey León, conduciendo durante horas y horas a velocidades no precisamente de vértigo, intentando no caer en el aburrimiento con juegos y pasatiempos: “este es el impala número 328 que veo hoy” (los hay a patadas), y, de repente, sin avisar, pisas el freno hasta casi sacar el pié por debajo el coche: ¡te acabas de dar con un elefante en su hábitat natural! Esa sensación, esa, no tiene precio. Uno se pone a chillar en el coche como si estuviera loco. Lo has encontrado tú, ¡tú! Aún recuerdo aquel cruce donde una leona nos pasó justo delante el vehículo mientras estábamos distraídos buscando en el mapa el camino a tomar. Nosotros nos quedamos sin aliento; ella, como si nada... supongo estaba

buscando a sus cachorros o algo de comer para ellos, y esa caja enorme de hojalata no pareció intimidarla demasiado. Mi consejo, detenerse en una zona con muchas zebras, gacelas o impalas, apagar el motor del coche, relajarse y esperar a la acción. La cena está servida. Como bien ansían todos los visitantes del Kruger, el objetivo es divisar el quinteto que más bajas se cobraba antaño entre la comunidad cazadora, el temido The Big 5: El enorme Elefante Africano, el imponente Rinoceronte Blanco, el majestuoso León, el sigiloso Leopardo y el poderoso Búfalo. Nosotros, en cuatro días, cumplimos. La siguiente parada en nuestro viaje fue el océano, o quizá debería decir, los océanos – Atlántico e Índico–. Desde Johannesburgo, dejamos atrás el seco paisaje del norte de

Parque Nacional Kruger

37


Sudáfrica para tomar un avión hasta la ciudad costera de Port Elizabeth. Nuestra intención era alquilar un coche en el mismo Port Elizabeth y llegar hasta Ciudad del Cabo (destino final del viaje y punto de retorno a Europa), dejando atrás más de 1.000 kilómetros de carreteras, las cuales, todo hay que decirlo, no tienen nada que envidiar a las de Europa. Nuestro trayecto nos llevó por pueblecitos de pescadores como Knysna o Plettenberg Bay, el Parque Natural de Tsitsikamma, donde las excursiones son más que recomendables, la meca del surf sudafricano, Jeffrey’s Bay, y lo más importante de todo, nos permi-

DNI del viajero

“La sensación de estar tu sólo en medio de un paisaje que podría haber salido de ‘El Rey León’” tió recorrer la famosa Ruta Jardín, conocida por sus verdes prados, feroces acantilados -que bien podrían haber salido de Irlanda-, grandes estuarios y bosques cerrados, todo ello frente a playas semi-desiertas que definen el límite del continente africano. La fauna marina en este lugar del mundo es todo lo que un pequeño Jacques Cousteau podría soñar. Desde la localidad de Hermanus, considerada la mejor destinación terrestre del mundo para ver ballenas, se organizan viajes de un día para ver estos descomunales cetáceos. La mejor época del año transcurre entre junio y diciembre, cuando las hembras acuden a las bahías para a dar a luz a sus, no diré pequeñas, crías. Nosotros tomamos un

Nombres: Jano Ferrer Lawrence Pere Parareda Serrano Pablo Argacha Torrecilla De: España Amantes de la naturaleza y los animales, el equipaje que nunca puede faltar en nuestra mochila: una buena cámara fotográfica y unas botas resistentes.

barco para ir mar adentro en búsqueda de ballenas y a nuestro retorno, paseando ya en tierra firme, vimos incluso un mayor número de ellas desde el acantilado. Sin embargo, la experiencia reina en este viaje costero es el “cage diving”: sumergirse en una jaula de acero para ver de cerca el mayor

38


depredador del mundo animal, el gran tiburón blanco. Solo para amantes de la adrenalina, cuando estás allí abajo, rodeado de una agua turbia que no te permite ver a más de tres metros de distancia, y el gran blanco hace su aparición, atraído por la sangre y trozos de atún que los encargados de la expedición lanzan al mar, por tu cabeza sólo suena la mítica canción de la película de Spielberg. Y ese gran ojo negro, que fija su mirada en ti detrás de los barrotes. Es una experiencia top, y totalmente segura para los que duden como hice yo. Las compañías en Gansbai organizan viajes de un día hasta unos kilómetros lejos de la costa pero nuestra recomendación es una pequeña agencia, algo más exclusiva, afianzada en la

localidad de Simon’s Town: APEX Expeditions. Esta propone desplazamientos hasta Seal Island, una inhabitada isla que resulta ser el hogar de centenares de focas, el principal alimento de estos asesinos del mar, con lo que la probabilidad de éxito es siempre mayor. Otro animal peculiar con quien pudimos interaccionar en nuestra ruta oceánica es el Pingüino Africano. Existe una playa llamada Boulders Beach, ya muy cerca de Ciudad del Cabo, de la que se podría decir que ha sido colonizada por un grupo de estas simpáticas aves marinas. Ellos son los dueños y señores de la playa. Resulta extremadamente divertido ver como intentan entrar en el agua en un día de mar movido, tras múltiples intentos

Boulders beach

39


fallidos y ser arrastrados otra vez hacía a la arena, consiguen montarse en la olas al más puro estilo Happy Feet. Importante mencionar que en nuestro road trip hasta Ciudad del Cabo no reseguimos la costa en todo el trayecto, sino que durante unos días nos desviamos ligeramente al interior para hacer un tramo de la famosa Ruta 62. Esta ruta de ‘frikáners –primeros europeos

que llegaron a Sudáfrica–, de campos coloridos cultivados al estilo holandés, de- vino –mucho vino–, de desierto domado y sin domar, discurre entre las montañas y valles del Pequeño Karoo hasta perderse casi en el mar. Concretamente arranca en Oudtshoorn, una localidad conocida por ser, y no bromeo, la capital mundial de las avestruces. Estos animales, digamos... poco amistosos, campan

40


Muizenberg Beach en Ciudad del Cabo

a sus anchas por los alrededores del pueblo. Las granjas de avestruces abren sus puertas a los visitantes, incluso uno se puede montar en una de estas aves -sí, a falta de caballos, montan en avestruz e incluso hacen carreraso desayunar una buena tortilla de huevo de avestruz –con un huevo, más que suficiente–. Acabado el trayecto por carretera, tocó relajarse un par de días en la ciudad más

animada y europea de Sudáfrica, la enérgica Ciudad del Cabo. A los pies de la impresionante Table Mountain, esta polis alberga cafés con encanto, restaurantes de todos los tipos, mercados vibrantes –muy recomendable el Old Biscuit Mill Market– y barrios coloridos como Bo-Kaap, haciendo de ella un destino turístico obligado y un buen punto para concluir un viaje de desenfreno. A

41


42

Ciudad del Cabo


uno no se le acaban las cosas que hacer en Ciudad del Cabo: se puede tomar un ferry para ir a Roben Island –la isla prisión donde Nelson Mandela estuvo 18 años encarcelado–, hacer una excursión al Parque Nacional del Cabo de Buena Esperanza –conocido antaño como el cabo más peligro de la Tierra– o darse un baño en Muizenberg Beach y su pintoresca imagen de cambiadores británicos de colores.

El territorio más al sur de África ofrece aventura, interminables playas que surfear y carreteras que recorren escenarios sublimes, y todo ello con leones rugiendo entre arbustos y pingüinos correteando por costas que dibujan la unión entre océanos. Si Noé hubiera tenido que elegir una primera parada para llenar su arca, no tengo ninguna duda: Sudáfrica habría sido su primer destino, y... ¿por qué no?, el siguiente en vuestro libro viajero. v

Barrio de Bo-Kaap en Ciudad del Cabo

43


Ecuador, la combinación perfecta Poco conocido y casi ‘vírgen’ de visitantes, el país resulta ideal para aquellos que buscan unir paisajes de infarto con visitas culturales Texto Y fotos Enric Gili Fecha del viaje Octubre 2014

44


L

as Islas Galápagos era un destino que siempre habíamos querido visitar. Por ello decidimos organizar este viaje en dos partes, una primera en recorrer Ecuador de norte a sur y una segunda al paraíso terrenal, Las Galápagos. Tal y como iré detallando quedamos encantados del Ecuador continental. Es un país poco conocido a nivel turístico por los turistas europeos, pero realmente es espectacular.

La ruta empezaría en Quito (capital del país y aeropuerto de llegada) y terminaría en Guayaquil (segunda ciudad y aeropuerto que conecta con Galápagos). Siete días para recorrerlo, sin prisa pero sin pausa. Una combinación de sensaciones muy enriquecedoras. De climas secos a tropicales, de altitudes de 4000 metros a nivel del mar, de grandes ciudades a pueblos y naturaleza exuberante. La ruta sería totalmente mochilera. Desplazándonos con transporte

45


público, mochila y contratando las posibles excursiones una vez allí. Hay un vuelo que conecta directamente Madrid con Quito. Llegamos a la capital hacia las 5 de la tarde. De allí fuimos directos al hotel y a contratar la excursión del tercer día, el ascenso al Volcán Cotopaxi. Una cosa a tener en cuenta es que Quito está a 3000 metros de altitud y la mayoría de excursiones ya llegan a los 4000 metros. Para quien no esté acostumbrado puede provocar mareos y dolores de cabeza. segundo día, visita a Quito.

Bien temprano por la mañana fuimos hacia el Teleférico, que sube hasta los 4.000 metros y se puede ver toda la capital y los volcanes cercanos. Vale mucho la pena, pero insistimos, ¡estamos a 4000 metros! Decidimos pasear por allí y llegar al extremo de la cima donde hay una torre de vigilancia de los bomberos. Por la tarde fuimos al casco histórico de Quito, patrimonio de la

46

DNI del viajero Nombre: Enric Apellido: Gili De: Barcelona (España) Edad: 30 años Mi nombre es Enric y soy de Sabadell, Barcelona. Soy responsable técnico en una empresa del sector turístico. Mi pasión y afición es viajar, si pudiera me pasaría todo el año visitando países y culturas diferentes. Me gusta mucho el deporte en general (baloncesto, esquí, montañismo), la meteorología y la investigación histórica. Soy coleccionista acérrimo y miembro de diversas asociaciones sin ánimo de lucro. Si queréis más información sobre mis rutas podéis contactarme por correo electrónico: enricwai@gmail.com Enric ya ha compartido 4 viajes con Magellan


47


humanidad. Coincidimos con un mitin de Rafael Correa, el presidente del país. Justo antes de cenar fuimos a ver la Mitad del Mundo, una línea dibujada en el suelo que separa los dos hemisferios, por un lado el sur y cruzando la línea el hemisferio norte. Tercer día, el ascenso al Cotopaxi

Seguramente es una de las mejores excursiones que hemos hecho nunca. Es obligatorio ir con guía. Nosotros quisimos hacer la excursión completa, subir a pie el volcán (hasta donde se pudiera) y bajarlo con bicicleta. En dos horas aproximadamente llegamos a la entrada del parque donde se tramitan los permisos para poder seguir el camino hacia el volcán.

El parking donde el minibus nos dejó ya se situaba a más de 4.000 metros de altura. Hay que tomar medidas para combatir el mal de altura. Una vez allí iniciamos el camino de subida hasta el refugio, situado a 5.000 metros. El camino es muy empinado y se hace muy poco a poco por el cansancio. Nosotros no pudimos seguir más arriba hasta el glaciar por el viento huracanado que hacía. El guía nos indicó que era peligroso seguir. Decidimos bajar. Una vez en los 4.000 metros, cogimos las bicicletas que la agencia proporcionaba e hicimos todo el camino de vuelta en bicicleta, media hora de bajada. A continuación seguimos visitando el parque natural y sus lagos.

48


Podemos afirmar que fue un día espectacular, nos encantó. Será difícil superar una excursión así. Muy recomendable si estáis acostumbrados a subir montañas. El minibús volvía a Quito pero a nosotros nos dejó en medio de la autopista porque teníamos que seguir nuestro camino hacia el sur, nuestra siguiente parada era Latacunga. Hicimos autostop hasta que un bus paró y nos llevó al pueblo. Fue toda una experiencia mochilera. Una vez en el hotel contratamos la ruta del día siguiente en el lago-volcán de Quilotoa.

nos llevarían hasta este paraje tan espectacular. Dos horas de camino hasta Quilotoa, parando por el camino en la zona indígena. Al revés de Cotopaxi, el parking queda en la parte superior del volcán y en pocos metros estás en el extremo del acantilado donde ves la inmensidad del lago formado en el volcán. De allí se puede bajar hasta el lago, en menos de una hora. Estamos en zona indígena auténtica, aprovechamos para comprar cuatro detalles. Por la tarde hicimos una ruta por la ciudad de Latacunga.

Cuarto día, volcán-lago de Quilotoa y zona

Quinto día, baños, cataratas y zona selvática.

indígena

Igual que en Cotopaxi, esta ruta sólo se podía hacer con guía. Un guía particular y su coche

Nos levantamos temprano para coger el bus público que nos llevó a Baños. Llegamos sobre las 11 de la mañana. De allí, directos a la zona

49


de las cascadas. Todas las cascadas están muy cerca de la carretera principal, en un mismo día se pueden hacer dos o tres sin ninguna prisa. Primer hicimos la cascada Pailón de Diablo, muy espectacular. Se puede visitar por arriba o por abajo, las dos rutas no están conectadas. Nosotros hicimos las dos, posiblemente la de arriba es mejor. Justo después fuimos a la cascada Manto de la Novia. También, espectacular. Puentes colgantes, naturaleza, un auténtico paraíso. A media tarde nos dirigimos a la Casa del árbol, un columpio que cuelga de un árbol y que está encima de un barranco. Un poco turístico pero interesante. Baños es más cosmopolita y más segura que Quito o Latacunga. Sexto día, de Baños a Cuenca

Día destinado en gran parte a desplazarnos de Baños en Cuenca, también Patrimonio de la Humanidad. El trayecto fue largo, unas seis o siete horas. Llegamos a media tarde. Aprovechamos toda la tarde para pasear por la ciudad. Tuvimos la sensación de que Cuenca es la ciudad rica y universitaria de Ecuador. No es una ciudad muy grande, por que en un mismo día se puede ver todo perfectamente. Es muy segura y muy bonita, nos gustó mucho. Séptimo día, Cuenca y camino hacia Guayaquil

Destinamos toda la mañana para seguir visitando Cuenca y al mediodía cogimos el bus público que nos llevaría a Guayaquil, donde llegamos ya la noche. El tramo inicial del trayecto es bastante bonito ya que se pasa por


51


un parque natural. Guayaquil es la ciudad más peligrosa del país y de las más peligrosas de Sudamérica. Nosotros nos limitamos a visitar el malecón por la parte central y el centro. No hay mucho que ver y en todo momento se palpa la inseguridad, no nos gustó pero la ciudad nos serviría de trampolín hacia las Galápagos, ya que su aeropuerto conecta directamente con las islas paradisíacas. Una vez terminado el viaje podemos decir que Ecuador nos encantó muchísimo. Es espectacular y poco conocido. No hay mucho turismo y el que hay es sano, mochilero o

familiar. Es una combinación perfecta de ciudades, cultura y naturaleza. Hay de todo y para todos los gustos. Cada día puede ser muy diferente al anterior y espectacular a la vez. El único pero del país seguramente es el tema de la seguridad. Nosotros no tuvimos ningún problema y no vamos sin ningún miedo pero sí que es cierto que si no se está acostumbrado puede provocar incomodidades... Se puede recorrer el país con bus, sin ningún problema, eso sí, controlando las pertenencias en todo momento, y siempre mejor viajando de día. v

52


www.divinovillas.com - relations@divinovillas.com

53


La ciudad de Valencia en 48 horas Combina con maestrĂ­a modernidad y tradiciĂłn, y es imposible perderse por sus calles y no quedar deleitado con la gastronomĂ­a local Texto Rossana Peris fotos Rossana Peris y Jordi Puiggali Fecha del viaje 21/11/2015 A 22/11/2015

54


C

on permiso del escritor Maurice Maeterlinck voy utilizar una frase con la que estoy muy de acuerdo: “Lo mejor de los viajes es lo de antes y lo de después” y es que, sin desmerecer lo que sucede durante, no me dirán que el pre

y el post no son lo más, sobre todo si como en mi caso el viaje surge por culpa de Renfe y sus ofertas… Pero no adelantemos acontecimientos y empecemos por el principio. Somos un grupo de amigos que nos reunimos para cenar una vez al mes, desde hace algunos años las mujeres nos escapamos

55


una o dos veces al año en escapadas de fin de semana, pero este año nos dejamos meter un gol y nos acompañaron los chicos. Como decía más arriba, todo por culpa de Renfe y sus ofertas. La idea inicial era utilizar la oferta “si tienes un día tienes un destino” (o algo así) pero para cuando nos decidimos… había finalizado. Ya con el gusanillo de hacer una escapada (nosotras) y de poder acompañarnos (ellos) nos dedicamos a buscar destinos en territorio nacional que fueran atractivos y económicos. Y llegamos a Valencia, un destino que todos conocíamos pero que no nos importaba repetir. A veces lo bueno de volver a un lugar es que ya no tienes esa necesidad de visitarlo todo y puedes disfrutar mucho más de la ciudad, y fue más o menos lo que nos sucedió.

DNI del viajero Nombre: Rossana Apellido: Peris De: Barcelona (España) Edad: 54 años Me encanta viajar y me encanta el teatro, son mis dos pasiones, y si puedo aúnar un espectáculo teatral con un viaje, entonces soy la persona más feliz del mundo. Me gusta cualquier destino, soy curiosa, y quiero aprender de cada lugar. Adoro los viajes en tren mucho más que en avión. Soy muy activa y el tren es el lugar perfecto para mi. Un libro, mi inseparable tableta, mi móvil, y a viajar!!!

Ayuntamiento de Valencia

56


El sábado a las ocho de la mañana salíamos rumbo a Valencia para, en poco más de tres horas, plantarnos (como las fallas) en la capital del Turia, lanzadera desde la estación de Joaquín Sorolla a la del Nord, así ya estábamos en el centro de la ciudad y a escasos metros del hotel elegido, en esta ocasión el Ayre Hotel Astoria Palace, un clásico en Valencia, con muy buena relación calidad precio y una ubicación fantástica. Check in, distribución de habitaciones y algo más tarde de las 12 del mediodía salíamos del hotel dispuestos a comernos Valencia, y nunca mejor dicho. Nuestra primera parada, el Mercado Central de Valencia, una maravilla arquitectónica del modernismo, que sí o sí se debe visitar tanto por su exterior como el interior coronado por una esplendida cúpula, algunos de los del grupo que ya conocían la ciudad pero no el Mercado fliparon con él. El Mercado en sí es un disfrute para los sentidos y no nos engañemos, una forma de abrir el apetito, así que nos despedimos del Mercado hasta la próxima visita y paseando por el centro histórico de la ciudad llegamos hasta la Plaza Redonda, otro de esos lugares que si no lo sabes o no

57

Mercado Central


Plaza Redonda

te lo cuentan, pasa desapercibido y es una lástima porque es un rincón maravilloso. Recientemente renovada, esta plaza ofrece a los visitantes infinidad de productos autóctonos, sobre todo telas, encajes, puntillas y artesanía entre otros. Si además sois coleccionistas os recomendamos la visita el domingo por la mañana ya que se convierte en un mercado de sellos, monedas, cromos, libros, etc. Casi las dos de la tarde… una hora perfecta para comer, y eso hicimos. Fue el único recorrido, de nuestras 48 h en Valencia, que hicimos en taxi, el resto fue durante todo el

58

Arroz a banda


día caminando. Pero es que nuestro destino era Pinedo, una pedanía situada al sur de la ciudad donde se encuentra el restaurante “Llar Román”. Este restaurante lo descubrimos por casualidad hace unos cuatro años y es de visita obligada en todos nuestro viajes a Valencia. Allí disfrutamos de un buen arroz, en esta ocasión, una paella de arroz a banda y otra del senyoret. Es lo que tiene no decidirse, que al final probamos las dos y dejando sitio para el postre, porque ninguno queríamos perdernos la calabaza al horno… simplemente impresionante. Todo exquisito como siempre, con un servicio fantástico y eso que eramos una mesa guerrera.

Una buena sobremesa y a seguir ruta que teníamos que bajar el arroz. Los chicos nos abandonaron, les pudo un partido de fútbol, pero nosotras nos fuimos de compras sin gastar, a mirar escaparates y coger ideas para Navidad… Calle de las Barcas, Juan de Austria hasta calle de Colón y allí enfilamos Jorge Juan para disfrutar del Mercado Colón. Un antiguo mercado de abastecimiento reconvertido en galería comercial con infinidad de servicios. Lo vimos desde fuera porque estaba anocheciendo y valía la pena verlo iluminado, pero todas dijimos lo mismo “mañana desayunamos aquí”… Cansadas tras más de dos horas de caminar nos fuimos a recoger a los chicos, listos

Mercado Colón

59


60

“El Miguelete”


para buscar un sitio donde cenar y aunque nos costó, os aseguro que Valencia tiene una amplia y variada oferta gastronómica, el problema es cuándo no nos ponemos de acuerdo en qué cenar, seguro que a vosotros también os ha pasado... Mientras nos decidíamos pudimos disfrutar de una ciudad iluminada, el Ayuntamiento, la plaza de toros, La Lonja de los Mercaderes, la plaza de la Virgen, la Catedral con su famosa torre “el Miguelete”… una maravilla. Y llegó el domingo, a las 9.30h ya habíamos hecho el check out en el hotel y estábamos

preparados para exprimir un poco más la ciudad, que aún nos quedaba mucho por ver. Tal y como habíamos decidido las mujeres, el desayuno fue en el Mercado Cólon, y desde allí con la ayuda de Google Maps encontramos la línea de autobús que nos iba a dejar en la otra Valencia, la Valencia moderna, la de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Evidentemente, con 48 h, ni nos planteamos visitar el Museo de las Ciencias, pero recomendamos que la hagáis porque merece la pena, tanto si vais con niños o sois todos adultos, hay que visitarlo.

El Hemisfèric de la Ciudad de las Artes y las Ciencias

61


Palau de les Arts

Jardines del Turia

Nuestra idea era pasear, disfrutar de la arquitectura de sus edificios y descubrir un poco más los Jardines del Turia, uno de los parques urbanos más grandes de España con sus más de 10 km de longitud. Y para recorrerlo no se nos ocurrió una idea mejor que coger el “trenecito” que desde el Museo de las Ciencias nos lleva a recorrer los jardines

hasta el puente de las flores y nos permite descubrir un poco más la historia de este parque, parecíamos unos “guiris” pero valió la pena el paseo. Otro autobús y llegamos a la playa de la Malvarrosa, no podíamos irnos sin ver el mar mientras disfrutábamos de un rico pica pica, hoy no tocaba arroz.

62


Volvimos al centro de Valencia y todavía tuvimos tiempo de pasear por el barrio del Carmen. No os lo he dicho pero yo soy de Valencia, concretamente de Gandia, y a pesar de no haber vivido nunca allí más o menos conozco el centro de la ciudad, os digo esto porque se me ocurrió comentar que había una chocolatería con más de dos siglos de historia, Santa Catalina y ni cortos ni perezosos dirigimos nuestros pasos allí para merendar y terminar la visita de una forma muy dulce, antes de volver al tren. A las siete de la tarde ya estábamos sentados en el Euromed

de vuelta a casa. Habían sido 48 horas intensas llenas de buenos momentos, de muchas risas, mejores sobremesas y todo por culpa de una oferta de Renfe, porque no os lo he dicho pero el viaje nos costó, ida y vuelta, 36 euros por cabeza. Ahora ya estamos planeando el siguiente, el de las chicas, aunque mucho me temo que nos va a costar dejar a los chicos atrás. Id a Valencia, descubridla y disfrutadla, yo tengo que volver porque me faltó visitar las Torres de Serrano, los puentes que cruzan la ciudad, cada uno con su historia y la Albufera y esos paseos en barca. v

Plaza de toros y estación del Norte

63


Last Minute...

Rovaniemi Mágia, frío y renos. Justo en el límite del Círculo Polar Ártico encontramos este pequeño pueblo finlandés, residencia oficial de Papá Noel.

Consejo: M uchos eligen el invierno par a visitar el cé le b re pueblo, pero po cos saben q ue Papá Noel y sus ay udantes trab ajan a pleno rendim iento todo el año.

El Instagram

@dgaiarodrigues

Las cartas

En la maleta. Rovaniemi está en el límite del Círculo Polar Ártico (la línea que lo divide, así lo indica), y sí, nieva incluso en verano.

nir’. En El ‘souve o i lo que n Romaniem ac lo s tallere faltan son s. le a san uctos arte les y prod ás típico? m o L do. ¿ Hay de to al y tazas reno, crist Pieles de Laponia. típicas de de madera

El plato Poronkäristys (Guiso tradicional de reno)

La oficina de correos. Llegan cartas de todo el mundo, y las respuestas salen de vuelta el 24 de diciembre. Anotad bien la dirección: Papá Noel, Oficina Principal de Correos de Papá Noel, 96930. Napapiiri, Finlandia.

La ‘playlist’

El sitio

1. ‘En etsi valtaa, loistoa’. De Zachris Topelius.

www.santaclausvillage.com Rovaniemi se ‘proclamó’ casa oficial de Santa Claus en tanto que capital de la Laponia finlandesa, y construyó un adorable pueblecito en su honor, el Santa Village: con talleres, la oficina de Papá Noel y hasta oficina de correos.

64

2. ‘Joulupuu on rakennettu’. (Folk finlandés) 3. ‘Joulun kellot’. De Helmi Auvinen 4. ‘Tonttu’. (Tradicional finlandesa). 5. ‘Porsaita Äidin Oomme Kaikki ’. 6. Radiosantaclaus.com. ¡Radio online oficial!


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


En el pr贸ximo n煤mero:

Especial Primer Aniversario

El viajero y escritor Miquel Silvestre comparte su vuelta al mundo en moto 66

Revista de viajes Magellan Nº12  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Alaska: El camino del oro hacia el Klondike; Argentina: Salta, historia y naturaleza...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you