Page 1

Año 1 - Septiembre 2015

Barcelona

Sri Lanka

EL cóctel PERFECTO A ORILLAS DEL MEDITERRÁNEO

hora del té en el jardín del edén

S.MArtí Sesgueioles

Escocia ruta salvaje por los confines de la isla

escapada rural al interior de cataluña

Tailandia un paraíso entre templos

1


magellan De viajero a viajero

magellan De viajero a viajero

Año 1 - Septiembre 2015

Editorial Barcelona

Año 1 - Nº9 - Septiembre 2015 Publicación de periodicidad mensual

sri lanka

el cóctel perFecto a orillas del MediterrÁneo

hora del té en el jardín del edén

s.Martí sesgueioles

escocia ruta salvaje por los conFines de la isla

escapada rural al interior de cataluña

tailandia un paraíso entre teMplos

Editor Fabrizio Rodilossi fabrizio@edinext.com Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Marketing y publicidad Sergio Permanyer publicidad@magellanmag.com Beatriz Castellano beatriz@magellanmag.com Redes sociales Gonzalo Paraiso redes@magellanmag.com Han colaborado en este número Laura Millán Antonio Cerri Txema González Allende Belén Bandera Enric Gili Suscripciones suscripciones@magellanmag.com Suscríbete y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de Magellan. info@magellanmag.com www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los artículos firmados por los autores. Foto de portada: Demonio guardián en Wat Phra Kaew, Gran Palacio de Bangkok, Tailandia. (Laura Millán)

1

Revivir es volver a viajar

L

aura, una de nuestras viajeras de este mes que comparte con todos nosotros su relato sobre Tailandia, cierra el artículo diciendo que escribir la historia ha sido como viajar de nuevo y volver a revivir los mejores momentos de su aventura. Como hemos dicho en varias ocasiones, todos tenemos un viaje soñado, una experiencia que significó algo especial en nuestras vidas. Explicarla, compartirla, relatarla en un par de páginas hará que esta aventura vuelva a cobrar vida en nuestra imaginación y que podamos revivir de nuevo aquellos momentos. Por eso también nos satisface enormemente que nuestro amigo viajero Enric haya compartido por tercera vez uno de sus maravillosos viajes que en esta ocasión le lleva a las lejanas tierras de Sri Lanka. Este mes además de a Tailandia y Sri Lanka viajamos también a Barcelona, a una espectacular Escocia y a un pequeño pueblo llamado San Martí Sesgueioles que conoceremos de la mano de una joven viajera que nos regala una maravillosa poesía en forma de articulo dedicada a esta localidad catalana. Confiamos que os gustará recorrer con nosotros todos estos destinos y que disfrutaréis también del especial “fotos de Grecia” con el que deseamos aportar nuestro granito de arena para que este país siga siendo una de las metas preferidas por los viajeros de todo el mundo. Ahora más que nunca. Os agradecemos el gran número de imágenes de Grecia que habéis querido compartir con nosotros, y os aseguramos que ha sido realmente difícil llevar a cabo una selección.


Sumario

escocia

S. Martí Sesgueioles

Barcelona

Tailandia sri lanka

12

6 Noticias Seleccionamos lo más divertido e inte-

mejor foto de mi viaje 8 La Este mes dedicamos la sección a los viaje-

resante de la agenda internacional para septiembre, un mes de retorno a la rutina, pero plagado a su vez de festivales, y actos destacados. En nuestro Top 10 nos subimos a los trenes más célebres entre los viajeros para recorrer por sus raíles las rutas más bellas jamás construidas.

ros que han descubierto Grecia este verano y se han animado a enviar sus fotos.

12 Tailandia Mercadillos, templos budistas, travesías por el río y ruinas perdidas. Una aventura entre el caos y la paz. ¿Te animas?

4


Sumario

26

36

50

60

26 Barcelona Del modernismo de Gaudí a la naturali-

Martí Sesgueioles 50 Sant Un viaje lento a través de la historia y la

dad mediterránea del Poblenou. Paseamos el aire fresco de la capital catalana.

poesía, sin tiempo, por las calles de este pueblecito perdido en la Anoia catalana.

36 Escocia Cámara en mano hacia lo salvaje descu-

Lanka 60 Sri Olisqueamos las leyendas e historia que

brimos el lado más recóndito de unas tierras que preservan su misticismo intacto.

aromatizan a este país, mítico por la calidad de su té y su riqueza en especias (y paisajes).

5


Noticias

‘Life is Beautiful’ en las Vegas En Las Vegas no todo son casinos y bodas alocadas. O, al menos, no todo. También hay lugar para la música, la gastronomía y el arte a gran escala. El festival ‘Life is Beautiful’ promulga precisamente con lo que dicta su nombre: sí, la vida es bella y hay que disfrutarla. Del 25 al 27 de septiembre artistas de todo el mundo tratarán de expresar este concepto a través de sus artes. Al visitante sólo le queda disfrutar... ¡’Carpe diem’! lifeisbeautiful.com

¡Globos al aire! Luis XVI y Mª Antonieta no darían crédito si les contaran que aquel invento loco (el primer globo aerostático) que vieron volar en Versalles allá por 1783 es hoy el protagonista del evento más fotografiado del mundo, el Festival Internacional de Globos de Albuquerque (EE UU). Durante décadas, la primera semana de octubre decenas de globos surcan el cielo de Nuevo México dando la bienvenida al aire fresco del otoño. Este 2015 serán 600 los que alzarán el vuelo el 3 de octubre. ¿Tiempo para una foto? www.balloonfiesta.com

‘Désalple’, folklore de alta montaña Es una de las festividades más conocidas de las regiones montañosas de Europa, pero se celebra de manera especial en Suiza: manadas de vacas bajan a la llanura tras cuatro meses ​​en los pastos de alta montaña entre festejos y música. Un buen lugar para disfrutar del día es Charmey, cerca de los baños de Gruyère, origen e importante centro de producción del célebre queso, donde la fiesta reúne todos los elementos: pastores con ‘bredzon’ y damas de ‘dzaquillon’ rodeados de vacas que portan flores, y mercadillos con productos locales. 26 Septiembre. www.la-gruyere.ch/en/desalpe-charmey

6


Noticias

Fiesta mayor en Barcelona para clausurar el verano

Top 10 rutas en tren Se puede viajar de muchas formas, pero quizá una de las más románticas sea a bordo de un tren. Los que siguen son célebres por las bellas rutas que atraviesan.

Si eres de los pocos que aún no la ha visitado (Barcelona está al alza en el pódium de ciudades más turísticas del mundo), esta es una magnífica oportunidad, porque a finales de septiembre, cuando la ciudad retoma la cotidianidad y sus vecinos regresan de las vacaciones estivales, la ciudad se viste de fiesta para celebrar La Mercè, su patrona, con conciertos al lado del mar, ‘gigantes’, ‘correfocs’ (o bailes de fuego), ferias y hasta 600 actos. Del 18-24 septiembre. lameva.barcelona.cat/merce/es/

El diseño toma Londres Londres es la capital mundial del diseño, y por si quedaba alguna duda, en 2003 dos de sus mejores embajadores, Sir John SorJrell y Ben Evans, se encargaron de confirmarlo creando el London Desing Festival, 9 días en que locales, establecimientos comerciales y museos de la ciudad presentan las propuestas más innovadoras a través de exposiciones, talleres e intalaciones de todo tipo.19 -27 septiembre Londondesignfestival.com

7

1

El Transiberiano. Un clásico entre clásicos: cada año miles de viajeros van de Rusia a China por sus 9.000 km.

2

Orient-Express. Nueve salidas y diversos destinos en Europa. Mejor con una buena novela de Estambul a Inglaterra.

3

Flamsbana. De Myrdal hasta Flam entre los fiordos noruegos por el raíl más escarpado del mundo. Una delicia.

4

Blue Train. O un viaje a través de Sudáfrica desde Ciudad del Cabo hasta Pretoria, la capital, en el interior.

5

Ferrocarril de la muerte. Sus 420 km. entre Tailandia y Myanmar permiten cruzar ‘el puente sobre el río Kwai’.

6

Beijing - Lhasa. Es la vía de tren más alta del mundo y lleva al Tíbet en asientos con oxígeno para el mal de altura.

7

Rocky Mountaineer. Es considerado uno de los viajes en tren más espectaculares, ideal para descubrir Canadá.

8

Transcantábrico. Un viaje a todo lujo por los paisajes más verdes de España: cruzando Astrurias, Cantabria y Galicia.

9

Hiram Bingham. Bautizada en honor al arqueólogo que halló Machu Picchu, la línea va de Cuzco a las bellas ruinas.

10

Indian Pacific. Une Sidney y Perth en tres días cruzando Australia desde sus Montañas Azules al desierto.


La mejor foto de mi viaje Especial

G recia

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Ana Vega Madrid Zakynthos

Fabián Gómez Albacete Atenas

8


La mejor foto de mi viaje Especial

G recia

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Jordi Pueyo Banyoles (Girona) Meteora

David García Vila-real (Castellón) Santorini

9


La mejor foto de mi viaje Especial

G recia

EnvĂ­anos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Noelia Valdivia Buenos Aires Mikonos

Paolo Grimaldi Roma Paros

10


La mejor foto de mi viaje Especial

G recia

EnvĂ­anos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Olga Fuentes Sevilla Koufonisia

Olivia Pujol Zaragoza Naxos

11


El Antiguo Reino Siam Con templos magníficos, paisajes de ensueño y un sinfín de pueblos y montañas por descubrir, Tailandia es un pais para explorar y asimilar Texto Y fotos Laura Millán Fecha del viaje 25/06/2014 A 20/07/2014

12


C

uando pensamos en Tailandia pensamos en templos, playas paradisíacas y mucha vida nocturna, y en parte no nos equivocamos. Sin embargo, como sabéis, todo país tiene una parte desconocida que es la que siempre gusta indagar, y es aquí donde me atrapó este gran país llamado Tailandia. Aterricé en la capital sin planearlo hace cuestión de cinco años: hacía escala durante un día antes de llegar a mi destino final, Bali. He de reconocer que al principio no me llamaba en absoluto la atención ese lugar, supongo que era por una cuestión de cierto temor infundado por la excesiva des-información ofrecida por los medios de comunicación, pero esas 24 horas me dieron para mucho, tanto, que sentí claramente que alguna vez volvería. Y así fue, después de estar viajando los últimos años por el continente asiático acabé de nuevo en Tailandia, pero esta vez era para poder descubrirla durante 25 días. Sin duda, podría decir que es uno de los países más completos que he conocido a día de hoy. Nuria (mi perfecta compañera de viaje) y yo llegamos un 25 de Junio sobre las seis de la mañana a Bangkok, capital y ciudad más poblada de Tailandia. Una vez más comenzaba a disfrutar de todo ese caos que significa estar en una ciudad asiática: locura de tráfico, claxones sonando por todos lados, regateos para coger un taxi, temperaturas de 35 ºC, motos compuestas por familias de hasta cuatro personas.... Si viajas a Tailandia debes hacer parada obligatoria en su capital Bangkok; considerada

13


como la puerta de entrada al sudeste asiático es una ciudad que no duerme y la cual, desde que pisas por primera vez, te impregna de su cultura, noches, templos, gastronomía y sobre todo de la amabilidad de su gente. Bangkok es una ciudad de contrastes, conforme vas caminando por los diferentes barrios puedes llegar a encontrarte tanto con un edificio de lujo como con casas bastante humildes, pero lo que más te sorprende es que sus habitantes conviven perfectamente entre ellos, resultando curioso que ante este panorama tan desigual no coexista la envidia o el resentimiento. La explicación que te ofrecen los más pobres es que los pudientes se lo han ganado por haberlo hecho el bien en vidas anteriores (creen ciegamente en la idea del karma). Siguiendo nuestro camino, nos

14

DNI del viajero Nombre: Laura Apellido: Millán De: Fuengirola (España) Edad: 36 años Soy Project Manager. Andaluza de nacimiento pero catalana de adopción. Mi vida es un constante viaje, lo que me lleva cada año a descubrir un rincón perdido del mundo. Mis pasiones, a parte de viajar, son captar con mi objetivo todo aquello que impresiona mi retina, el deporte, leer, una buena copa de vino y por supuesto...¡reírme constantemente!


15


desplazamos al barrio de Silom donde teníamos reservada una habitación en un Hostal sencillo pero muy limpio, tan solo habíamos reservado la primera noche, de esta manera podíamos descansar del temido jet lag; este barrio durante el día pertenece a uno de los centros financieros de la capital, pero a partir de la caída del sol se convierte en una de las principales zonas de fiestas. Tras descansar esa noche nos fuimos directas a visitar

tantos templos como pudiésemos en nuestra primera jornada. Desplazarse por la capital es muy fácil, pero para mí la mejor manera de hacerlo fue sin duda fue el Express Boat: un barco que se desplazaba por el río Chao Phraya e iba parando en los principales templos de la capital. ¡Fue perfecto! De esta manera pudimos disfrutar de muchas de las maravillas que están a orillas del río como el WatPho, el WatArun, el

16


WatIntharawiham, el Templo del Buda de Esmeralda o el Palacio Real. Si me preguntáis con cuál de ellos me quedaría no os lo sabría decir, ya que cuando piensas que no te pueden sorprender más el siguiente en el que entras te cautiva de igual manera. En todos ellos hay algo que te llama la atención, no solo esos Budas de dimensiones enormes elaborados en oro, sino cómo viven allí la religión (el budismo). Sus mantras, sus

monjes, sus inciensos,... En Tailandia, como la mayoría del sudeste asiático, predomina el budismo theravada con un 93% de la población, seguido por un 5% de musulmanes, un 1% de católicos, y finalmente un 1% de animistas. La religión es el eje principal de la vida cotidiana de los thais. Algo curioso es que la gran mayoría de los hombres tailandeses deben ser una vez en la vida monjes budistas, esto es considerado

17


toda una proeza de la cual se sienten orgullosos, no solo ellos mismos sino sus propias familias y amigos. Normalmente, las personas que deciden realizar el paso, lo llevan a cabo durante tres meses. Tras este pequeño recorrido por el ámbito espiritual diré que no sólo me impresionó esta parte de Bangkok, sino también sus infinitos mercados. En ellos no sólo se podía degustar toda su variedad gastronómica sino visitar sus extensos puestos de flores, ropas, souvenirs, electrónica, etc. Destacaré algunos como el Mercado de Sampeng-barrio Chino, Pratunam Market, Chatuchak Market, Kao Road o los mercados flotantes.

“Cuando piensas que los templos no te pueden sorprender más, el siguiente te cautiva de igual manera” Ciertamente me sorprendió su gastronomía (sobre todo en el norte del país), ya que teniendo en cuenta que soy vegetariana nunca tuve problemas para comer a lo largo del viaje. Algunos de los platos más exquisitos que degusté fueron: som tam (ensalada de papaya), pad thai con tofu o tofu con curry. En caso de que queráis practicar algo de tailandés, aquí va algunos tips que os ayudarán: “mai sai kay”, que significa “sin pollo”, añadiendo la palabra mágica “yée”, es decir, “vegetariano”. También os aconsejo buscar los puestecitos callejeros que tengan una banderita amarilla triangular con el vértice hacia abajo, esto significa que es vegetariano.


Otro de los días decidimos marchar al destino que teníamos planeado desde un principio, Kanchanaburi. De todo lo que vimos, lo que más me emocionó fue sin duda el famoso Puente sobre el río Kwuai. A pesar de no haber vivido en la época de estos acontecimientos bélicos, cuando visitas tanto el Museo del Ferrocarril de la Muerte como el Museo de Guerra llegas a sentir esa parte de la historia y emocionarte. En contraste con este episodio negro de la historia de Tailandia, os recomendaría alquilar una moto en el mismo pueblo e ir a las Cascadas de Erawanes; tendréis allí un maravilloso encuentro con la madre naturaleza, visualizando uno de esos paisajes que no se olvidan jamás.

Esa misma jornada marchamos a Ayuthaya (dos horas aproximadas desde Kanchanaburi), antiguamente la capital del reino Siam y considerada en su día como Patrimonio de la Humanidad. Sin duda, uno de los lugares de este viaje que más disfruté. La historia nos cuenta que los ejércitos birmanos quemaron y arrasaron casi todo durante la invasión de 1767. Por fortuna, aún se conservan las ruinas de varios templos y palacios de la época gracias a las tareas de reconstrucción y preservación. Los cinco templos que no podéis dejar de visitar son: Wat Yai Chai Mogkhon, WatMahaThat, WatPhra Sri Sanphet, WatLokayaSutha y WatChaiwatthanaram. Sin duda la mejor manera de recorrer esta maravillosa ciudad es en un famoso tuktuk.

19


De aquí salimos en autobús durante cinco horas hasta nuestro nuevo destino, Sukhotai. Este lugar también fue capital del reino Siam pero anteriormente a Ayuthaya; llegamos de noche y como siempre no fue un problema, cogimos un tuktuk y directas al guesthouse que ya teníamos reservado, de esta manera podíamos descansar y aprovechar la mañana siguiente. Al amanecer nos levantamos, desayunamos y nos dispusimos a no romper la tradición de esta ciudad: alquilamos unas bicicletas para recorrer el Parque Histórico. Un lugar hermosísimo del que aún conservo imágenes muy nítidas. La belleza que

“Ayuthaya, antiguamente la capital del reino Siam, es uno de los lugares de este viaje que más disfruté” contiene el mismo no podría explicarlo con palabras, pero el hecho de recorrer en bici aquel recinto donde naturaleza y espiritualidad están completamente fusionadas es algo totalmente mágico; sin duda fue una buena elección tener esta ciudad dentro de nuestro itinerario. Tras estar durante unas cuatro horas en el Parque Histórico marchamos hacia el guesthouse a recoger nuestras maletas y proseguir el viaje hacia Chiang Mai (conocida como La Rosa del Norte). Esta ciudad es la más grande y significativamente cultural del norte de Tailandia. A la vez es una de las más bonitas gracias a la naturaleza de sus


alrededores donde se encuentran algunas de las montañas más altas del país. La ciudad en sí te da muchas opciones como turista, no solo ver sus impresionantes templos, sino también el poder realizar grandes trekkings (en el Parque Nacional Doi Inthanon), visitar sus interminables mercadillos, su gran variedad gastronómica, sus diversos cursos de cocina, masajes, muay thai tailandés y, por supuesto, una animada vida nocturna. Sin duda, uno de los templos más destacados es el de Doi Suthep, situado a 1676 metros sobre el nivel del mar. Mientras vas subiéndolo –en nuestro caso lo hicimos en

“Los peregrinos tailandeses llegan al Doi Suthep para honrar reliquias en el hermoso ‘chedi’ dorado” taxi– es impresionante observar la cantidad de grupos que lo hacen en bici de carretera. Los peregrinos tailandeses llegan hasta aquí para honrar las reliquias budistas consagradas en el hermoso chedi dorado. El templo también ofrece una interesante colección de arte y arquitectura Lanna, además de tener una fabulosa vista de Chiang Mai. A éste se llega subiendo una escalinata compuesta por 306 escalones. Este templo tiene la opción de poder convivir con los monjes durante un tiempo, así lo llevo a cabo mi gran amigo Mariano, el cual tuvo la gran experiencia de estar durante una semana con ellos realizando meditación


Vipasana, las normas para practicarlo en los templos suelen ser estrictas y conllevan un aislamiento temporal de la sociedad, tras ello puedes aportar la voluntad, si quieres. Estuvimos cinco días en Chiang Mai por lo que decimos aprovechar e ir el primero de ellos a la provincia de Chiang Rai (limitando al norte con Chiang Mai). Tras unas tres horas aproximadas en bus llegamos a nuestro destino, siendo la primera parada obligatoria el Templo Blanco. No hay palabras para describir lo impactante que fue: su diseño totalmente rompedor, las extrañas figuras que lo decoran y su blanco inmaculado (representando la pureza de Buda). No suele dejar indiferente a nadie. Al igual que nuestra Sagrada Familia, no tiene fecha clara de finalización, pero se especula que para 2070 estará acabado.

Nuestra segunda parada fue en La Casa Negra, esta se encuentra a unos treinta minutos del Templo Blanco, el contraste es bastante considerable, este museo se compone de 40 cabañas de distintos tamaños y formas, que como dice su creador Thawan Duchanee, evocan el pasado de Tailandia desde un punto de vista contemporáneo. Son las típicas casas de madera tailandesa pero de color negro y decoradas con animales disecados, sillas y mesas de formas inverosímiles con aires vikingos o antiguas herramientas de campo modificadas. Tras nuestra primera etapa del viaje, que había superado nuestras expectativas con creces, nos habíamos ganado un poco de relax y conocer la otra parte del país: descansar en esas islas y playas paradisíacas de

22


las que tanto habíamos oído hablar. Teníamos por delante 10 días para descansar, por lo que cogimos un vuelo desde Chiang Mai directas a Krabi. De ahí tomamos un bus y fuimos a AoNang (unos 15 kilómetros en dirección la costa) donde nos alojamos en un guesthouse deluxe llamado Ben’s House; allí estuvimos tres días, que aprovechamos para hacer las famosas excursiones a las islas colindantes (Chiken Island, Tub Island, Railay Island & Poda Island). Sin duda, lo que más nos impresionó de todas ellas fue ver esos paisajes karkásticos que veíamos tantas veces en las películas y que por fin podíamos deleitarnos en primera persona. Ciertamente nos supo a poco, ya que, como es habitual en Asia, durante la excursión tuvimos la aparición de un monzón que nos hizo llegar a pensar que no llegábamos

a contarlo…pero una vez más superamos el momento tomándonoslo con mucho humor. Con respecto a la ciudad, hay que decir que AoNang es completamente diferente al norte del país. Observamos que estaba más enfocada al turismo (con esto no quiero decir que el resto del país no lo esté, ni que nos disgustara), pero desde la oferta gastronómica, hasta el tipo de turismo, locales, puestos ambulantes, etc., era muy diferente a lo visto en Krabi. Desde aquí nos fuimos a nuestro destino final que era Koh Tao, al cual llegamos tras unas horas de autobús y varios barcos. Hay una cosa que no he mencionado y debéis tener muy presente: si viajáis a cualquier país asiático debéis cambiar el chip desde que pongáis los pies allí: nada de plantearos horarios meticulosos y pensar que todo os saldrá tal y como lo tenéis planeado.

23


24


Aquí el medio de transporte suele ir a su ritmo, por lo que la paciencia es una gran virtud. También os aseguro que compensa cuando llegas a cada uno de los lugares maravillosos que ofrece. Tras muchas anécdotas, por fin llegamos a esta maravillosa isla donde fuimos acogidas por un increíble grupo de instructores de buceos de la escuela Pura Vida. Aproveché para sacarme el título de Open Water Diver y aquí fue donde descubrí una nueva pasión en mi vida, aportando si cabe un poco más de felicidad a ésta. Esta isla nos dio sol, playas, noches, buceo e increíbles atardeceres… ¡Sin duda muy recomendable para los amantes del diving! Nos sentíamos tan a gusto en esta isla paradisíaca que decidimos retrasar un día el vuelo de vuelta a Bagkok. Tras esta

increíble semana nos marchamos de vuelta a la capital para aprovechar la última noche y concedernos un último capricho en este país: una gran cena en el restaurante Sirocco, el cual nos ofreció tanto unos platos deliciosos como una de las mejores vistas de la ciudad. ¡No pudimos tener mejor final! He de deciros que después de relataros un poco este viaje lo he vuelto a revivir con Nuria y nos hemos reído mucho, pues han sido muchos días, muchas esperas de trenes, muchas anécdotas, muchas alegrías, muchas sorpresas y también muchas horas de silencio para asimilar todas esas experiencias vividas. Y es que, cada vez que lo pienso, tengo siempre claro porqué sigo viajando… v Viajar es una buena forma de aprender y de superar miedos (Luis Rojas Marcos)

25


Barcelona me enamora... Global, cosmopolita, moderna, tradicional, obrera, burguesa, olímpica y ante todo mediterránea. Una ciudad que sueña despierta Texto Y fotos Antonio Cerri Fecha del viaje 05/06/2015 A 09/06/2015

26


N

uestras vacaciones comenzaron bien entrada la noche en un vuelo Milano Malpensa dirección Barcelona, que duró algo más de una hora. A diferencia de mi pareja, Mónica, que ya había estado en la ciudad en varias ocasiones, para mi era la primera vez en la capital catalana, una ciudad que siempre había despertado mi curiosidad y que no me decepcionó en ningún caso. Ya antes del aterrizaje en el Prat, el aeropuerto, fue posible desde la ventanilla del avión empezar a disfrutar del espectáculo que nos regalaba la visión de la extensa playa y la zona del puerto con sus barcos amarrados en perfecto orden, todos alineados como soldados en fila bajo la imponente estatua de Cristóbal Colón, situada al final de las Ramblas. A los que tengan previsto viajar a Barcelona les aconsejo la adquisición de una tarjeta T-10 del metro, que permite llegar al centro de la ciudad mediante la linea de tren (RENFE) desde la Terminal 2 del aeropuerto y bajar en las estaciones de Sants o Paseo de Gracia, que tienen conexiones con otras lineas de metro para llegar a cualquier parte de la ciudad. La red metropolitana de Barcelona es realmente amplia y rápida para recorrer la ciudad, si bien a los que aman caminar les recomiendo disfrutar de agradables paseos por sus numerosas calles arboladas admirando la arquitectura de los majestuosos monumentos históricos que se alternan con otros edificios mucho más modernos. Para nuestra estancia en Barcelona reservamos un cómodo hotel cercano a la parada

Casa Milà, 'La Pedrera'

27


Las Ramblas

de metro Liceu, que es el gran teatro de Ópera de Barcelona, situado en plena Rambla. Caminando por la archiconocida Rambla se llega a Plaza Catalunya entre locales de todo tipo: puestos de flores, tiendas de souvenirs... Siguiendo la misma dirección se llega al Paseo de Gràcia en el que se encuentran dos de las obras más famosas de Gaudí: la Casa Batlló y la Casa Milà, conocida como La Pedrera. Considerando que ambos lugares concentran el mayor número de visitantes entre los turistas que viajan a Barcelona aconsejamos sin lugar a dudas comprar las entradas online para evitar las larguisimas colas. Lo mismo aconsejamos para la basilica de la Sagrada Familia, para la cual al momento

de la reserva online se deberá indicar también la hora preferida de acceso al templo. Una vez dentro de la Sagrada Familia se puede acceder a una de las torres desde la cual se disfrutan de unas inigualables vistas de Barcelona desde el alto. La interesante audioguia a disposición explica con detalle la historia de la basílica y es de gran utilidad para poder observar con detalle la singularidad de la arquitectura de Gaudí, que con su genialidad, creó un templo que día tras día, y a pesar de estar inacabado, despierta la admiración de viajeros llegados de todas las partes del mundo. Cuando se accede a su interior y se disfruta de los bellos colores de sus vidrieras es

28


29

la Sagrada Familia


muy fácil quedar atrapado en la magia del ambiente que se ha creado, y como la misma audioguía recomienda: “sea cual sea vuestro credo o religión, dejad fuera vuestros problemas por un momento y abandonaos a la majestuosa divinidad de esta arquitectura”. Se trata por tanto de una visita obligada durante una estancia en Barcelona, pero no menos interesante que un recorrido por la maravillosa Casa Batlló, para la que una vez más recomendamos hacer uso de la audioguía que ayuda al visitante a entender algo más de la personalidad de Gaudí. A los amantes de Gaudí les recomendamos continuar el tour dedicado al insigne arquitecto con una visita al Park Güell, al que se accede fácilmente desde Plaza Catalunya con el autobús 24 que conecta el centro de la ciudad con la entrada del parque.

DNI del viajero Nombre: Antonio Apellido: Cerri De: Vercelli (Italia) Edad: 46 años Aunque paso mucho tiempo en un despacho, mi “habitat” natural es el aire libre. En cuanto puedo salgo con mi bicicleta y me lanzo a recorrer la montaña, preferiblemente en compañía. Adoro viajar y conocer sitios nuevos, y cuando me resulta posible prefiero recorrer en bicicleta cada lugar que visito . Para mi la belleza en la vida está en la naturaleza y en las pequeñas cosas.

Plaza Catalunya

30


Desafortunadamente, no pudimos hacer una visita completa y ver algunas de las zonas más importantes del parque, ya que había exceso de visitantes y el tiempo de espera aproximado de acceso al recinto era de unas 3 horas. Cambiamos de planes y dejamos la visita al parque para nuestra próxima vez en a la ciudad. Es una buena excusa... En cualquier caso disfrutamos igualmente de un precioso paseo por la amplia zona verde que rodea el parque, con sus bellos y bulliciosos papagallos de color verde, paseando por un sendero que lleva a la cima más alta del Park Güell situado justo en la parte superior de la plaza de las columnas donde se inicia la zona restringida a los poseedores de la valiosa entrada que nosotros no logramos. Nuestros amigos catalanes nos explicaron que el acceso restringido al parque es una normativa de reciente aplicación ya que hasta hacía algo menos de dos años el acceso al Park Güell era completamente libre sin ningún tipo de limitación. El incremento cada vez mayor de visitantes obligó al anterior Ayuntamiento

de la ciudad a tomar medidas en este sentido, ya sea para garantizar la seguridad de las personas como para preservar el importante patrimonio que encierra el singular recinto. Otro de nuestros momentos inolvidables en Barcelona fue disfrutar de la montaña de Montjuïc del inigualable regalo de la Font Màgica, una impresionante fuente que mediante juegos de luz y música ofrece un espectáculo difícil de olvidar a los visitantes.

31

Casa Batlló


La majestuosa fuente tiene como marco histórico las cuatro columnas que representan las barras de la bandera catalana (la senyera) y el Palau Nacional, sede del Museo de Arte de Catalunya desde cuya parte posterior nacen nueve haces de luz que representan las letras de Barcelona y que iluminan con su fuerza el cielo de la ciudad mientras la música y colores de la fuente hacen las delicias de grandes y pequeños. Otra de las opciones de visita de la ciudad, que a priori no habíamos tomado en consideración, es hacer un recorrido en bicicleta: hay numerosos sitios en los que se pueden

alquilar bicis, y a nosotros concretamente nos iluminó un simpático senegalés con una tienda justo delante del hotel. Además de resultar el más económico de los sitios que habíamos visto precedentemente nos dio la oportunidad de disfrutar de una rica e intensa jornada en la que visitamos lugares bellísimos, sin el cansancio de las largas caminatas del día precedente.... Felices con nuestro transporte de dos ruedas disfrutamos de un perfecto desayuno en un chiringuito de la Barceloneta, el barrio situado al lado del puerto, junto a la playa. Llegamos hasta el Zoo de la ciudad, y su

La 'font màgica' de Montjuïc

32


El barrio de Gràcia

Durante nuestra estancia en Barcelona uno de los lugares que recorrimos con más frecuencia fue el popular barrio de Gràcia. En la parte superior del Paseo de Gràcia tras cruzar la Diagonal empieza uno de los que es sin lugar a dudas uno de los barrios más encantadores de la ciudad. Sus estrechas callejuelas, su singular atmósfera a cualquier hora del día, y su amplia oferta cultural y de ocio hacen de este lugar una visita obligada para cualquiera que pase por Barcelona. Entre los locales que visitamos y a pesar de que es muy complicado elegir solo algunos, queremos destacar el delicioso y encantador Lo Pinyol una singular bodega en la que probamos - con certeza - el mejor vermut de Barcelona, y unas tapas por las que merecerá la pena volver a esta ciudad. El Restaurante Gut fue otro de los sitios que mas nos sedujo. Allí disfruté con Mónica, mi pareja, de una inolvidable, exquisita y romántica cena en el corazón de Gracia. Y como buenos italianos, siempre a la búsqueda del “gelato perfetto”, tuvimos la fortuna en el mismo barrio de encontrar Ottavia, ubicada en los Jardines de Gràcia junto al imponente y majestuoso Hotel Casa Fuster, una heladería en la que nos fue posible sentirnos como en casa....

paseo marítimo en el que se encuentra el famoso Peix, una imponente figura en forma de pez hecha en cobre que brilla en medio de la Villa Olímpica y su pequeño y animado Puerto Olímpico. Ya de regreso disfrutamos de la agradable sombra de los árboles de la Rambla del Poble Nou, un barrio mucho menos turístico pero con un encanto de lo más especial, en que nos deleitamos saboreando algunas de las deliciosas tapas especialidad de la ciudad. Continuando por la Diagonal, la gran avenida que atraviesa, como su nombre indica, la ciudad en diagonal, llegamos al famoso mercado de los Encants que según supimos es uno de los más antiguos y característicos mercados de segunda mano de Barcelona. El ajetreo, bullicio y ambiente popular del mercado destaca de manera especial con el contraste de la modernísima y espectacular Torre Agbar que con su forma de misil y sus cristales de colores se ha convertido en pocos años en un referente arquitectónico que ya identifica con su silueta a Barcelona. Siguiendo por la Diagonal, a la altura de La Sagrada Familia optamos por disfrutar de un delicioso almuerzo vegetariano en el restaurante Arc Iris junto a una pareja de amigos de Barcelona, con los cuales habíamos pasado momentos muy especiales y a los que desde aquí agradecemos los valiosos y útiles consejos para nuestra visita de la ciudad. Siempre aferrados a nuestra bicicleta volvimos hacia el Parc de la Ciutadella pasando bajo el Arc de Triomf y nos paseamos de nuevo por la zona del Zoo, con sus jardines, fuentes, y el famoso lago del centro del parque.


Barcelona es una ciudad que cuenta con una gran red de carril-bici, por lo que la opción de visitar la ciudad con este medio de transporte es altamente recomendable ya que se circula realmente bien sin necesidad de tener que mezclarse con el intenso tráfico que recorre sus calles. Otra de las opciones a valorar en este sentido es contratar alguna de las excursiones guiadas en bicicleta, que observamos que es una alternativa por la que también optaban muchos viajeros. Antes de marcharnos no podíamos dejar pasar la ocasión de visitar la Catedral de Barcelona y el maravilloso barrio gótico que guarda tras ella, con sus estrechas y pintorescas callejuelas en las que se entremezclan las previsibles tiendas de souvenirs con elegantes e históricas galerías de arte, que ocupan unos locales en los que son más que evidente los trazos de la antigua arquitectura romana que se respira en cualquier rincón del barrio. Junto a la Rambla tampoco hay que perderse la fantástica Plaza Real, que con su estructura porticada y los

La Catedral

locales que la configuran es un lugar perfecto para relajarse, disfrutar de un aperitivo o una buena comida, y admirar las fantásticas palmeras que nos recuerdan que estamos en una ciudad de mar. Animo a todos los viajeros a perderse en algún momento por Barcelona, sin lugar a dudas se vuelve a casa mucho más relajado, animado, y con buen sabor de boca... ¡ Bon viatge ! v

34


35


La cara más salvaje de Escocia Verdes fiordos, viejos e impresionantes castillos aislados y playas desiertas y casi vírgenes componen sus paisajes, tan romántico como insólitos Texto Y fotos Txema González Allende Fecha del viaje abril-mayo 2009

36


H

ace algunos años hicimos nuestro primer viaje a Escocia. En ese primer viaje nos centramos en hacer una ruta muy típica, por los principales destinos del país. Y fue un viaje maravilloso. Pero en el poco tiempo que pasamos en las Highlands y en la costa oeste vislumbramos una tierra de una belleza espectacular, una Escocia muy salvaje y distinta a la que habíamos estado viendo en

los destinos más frecuentados por el turismo. Así que un par de años después decidimos volver y conocer esa otra Escocia. Y nos encontramos con un verdadero tesoro que queremos compartir con todos vosotros. A finales de abril volamos a Edimburgo, y desde allí fuimos directos en coche de alquiler hasta John o’Groats, en la punta noreste de Escocia. Fueron unas seis horas de coche pero que no se nos hicieron nada largas, disfrutando del precioso paisaje escocés. Desde

37

Loch Assynt y el Castillo de Ardvreck


este pueblecito hay una carretera que nos lleva hasta el faro de Duncansby Head, y desde allí un sendero que bordea el acantilado nos conduce a un paraje impresionante, con unos enormes pináculos de roca emergiendo del mar a pocos metros de la costa. Es un lugar realmente sobrecogedor. Deshicimos el camino y volvimos al coche para seguir por la costa norte. Las carreteras en esta zona, y en el resto del norte y costa oeste de Escocia son realmente estrechas, hasta el punto de que en muchos tramos solo existe un carril y cuando te encuentras con un coche de frente –cosa que no ocurre con frecuencia– uno de los dos se tiene que apartar para dejar paso en los conocidos Passing Places. Desde Duncansby Head nos dirigimos hacia el oeste, hacia Dunnet Head, el punto más septentrional de isla de Gran

Bretaña. Otro maravilloso paraje salvaje con increíbles vistas. A lo largo de la carretera entre ambos puntos hay numerosos rincones preciosos, playas de piedra, acantilados… la verdad es que el paisaje es de película como en todo nuestro viaje. La belleza de los paisajes aumenta a medida que nos acercamos al oeste. A la mañana siguiente seguimos hacia el oeste por la costa pasando por paisajes cada vez más remotos y salvajes. Pasamos por Torrisdale Bay, una impresionante playa – hay que andar un poco para llegar a ella–, y llegamos a Tongue y a su pintoresco fiordo , el Kyle of Tongue. Aunque en el viaje pasaremos por diferentes fiordos, nada tienen que ver con sus parientes noruegos. Los fiordos escoceses son mucho menos abruptos y más pequeños, aunque no menos bellos.

Playa de Torrisdale Bay

38


Smoo Cave, en Durness

DNI del viajero Nombre: Txema Apellido: González Allende De: Bilbao (España) Edad: 41 años Ingeniero, fundador de la app de viajes TravelEchoes. Desde que empecé a recorrer mundo no he podido parar. Viajar es algo que te engancha y aunque ahora con niños tengo que plantear los viajes de otra manera espero poder inculcar a mis hijos esa pasión por viajar y conocer nuevas culturas. Me encanta viajar en coche a mi aire porque me da mayor libertad y también soy un apasionado de la fotografía, otra afición que se complementa perfectamente con la de viajar.

El Kyle of Tongue es muy pintoresco y hay una torre - castillo de Varrich - en uno de sus lados, a la que se puede llegar caminando. Atravesando el Kyle por carretera en su lado oeste fuimos hasta la pequeña población de Talmine, donde hay varias playas preciosas. En esta zona apenas hay pueblos importantes, y mucho menos restaurantes, por lo que es aconsejable prepararse un picnic y comer en cualquiera de los maravillosos rincones de la ruta. Seguimos carretera hasta Durness, pasando por el Loch Eriboll. Todo el recorrido es impresionante, y cuesta seguir conduciendo y no pararse en cada recodo de la carretera a sacar fotografías. Justo antes de llegar al pueblo merece la pena visitar Smoo Cave, un bello paraje natural formado por una cueva marina sobre la que desemboca un río que cae en una bonita cascada al interior de la cueva. Finalizada la visita seguimos la

39


carretera hacia el pueblo de Durness, cuyo atractivo es su impresionante costa con altos acantilados que se alternan con preciosas playas. Tras dar un pequeño paseo y sacar muchas fotos seguimos hacia la última parada del día y uno de los parajes costeros más increíbles de la costa escocesa: Sanwood Bay. Se trata de una playa salvaje con un lago costero y una estaca de mar que en conjunto conforman un paisaje increíble. Para llegar allí hay que dejar el coche en Blairmore (costa oeste) y andar algo más de una hora. Cuando llegamos allí a última hora de la tarde no había absolutamente nadie, lo que le añadía un encanto especial al lugar. Otro día más seguimos descendiendo por la costa oeste y disfrutando del increíble paisaje. Pasamos por Kinlochverbie y Scourie y llegamos a Kylesku, donde un pintoresco puente cruza el Loch (lagos o entrantes de mar). La carretera atraviesa paisajes

impresionantes, tanto en la costa como en los tramos interiores. En la primera parte del recorrido, al sur de Rhiconich, hay una zona con numerosos lagos pequeños separados por promontorios rocosos que crean un paisaje peculiar. Desde Kylesku nos dirigimos al oeste para ver el Old Man of Stoer, una espectacular estaca de mar, a la que se llega desde la punta de Stoer y su faro, en un agradable paseo por los acantilados. Abandonamos la costa para dirigirnos a otro lugar mágico: el Loch Assynt. Se trata de un lago situado en un paisaje muy evocador y con el añadido de unas románticas ruinas de un castillo en su orilla. Queda muy poco del castillo pero su imagen, con el lago y las montañas circundantes son de las que te dejan boquiabierto. Continuamos el viaje por la costa y de camino a Ullapool pudimos ver la preciosa silueta del Stac Pollaidh. Aunque nos hubiese

Neist Point y faro en la isla de Skye

40


TravelEchoes

TravelEchoes es un asistente personal de viajes para iPhone e iPad. Incluye la información de muchísimos destinos (actualmente más de 1.700 en España, Escocia y Francia y con la intención de cubrir toda Europa y América del Norte a corto plazo) tal y como los han conocido sus creadores, un grupo de apasionados viajeros. Proporciona la información práctica de cada uno de esos destinos, qué es lo que lo hace especial, por qué merece la pena que los visitemos y una práctica guía para su visita. Todos ellos están categorizados por diferentes criterios para que su manejo sea más sencillo. Además de toda esta información apoyada en numerosas fotografías TravelEchoes dispone de un planificador de viajes, que permite crear un plan personalizado de viaje día a día, con nuestros destinos, distancias, mapas, etc… Así tendremos nuestra guía personalizada de viaje y tendremos exactamente la información que necesitamos para sacar el máximo partido del viaje en la palma de la mano. Una de sus características más interesantes es que funciona offline, ya que una vez definido el plan de viaje, se puede descargar (junto con mapas, pla-

nos, fotografías, reviews de otros usuarios…) para disfrutar del mismo sin incurrir en costes de roaming o de navegación. La app cuenta con una vertiente social, al permitir a usuarios sugerir nuevos destinos, valorar los ya existentes, o enviar nuevas fotografías. Es el complemento ideal a la amplia información que ya proporciona TravelEchoes de cada uno de los lugares. Uno de los aspectos más novedosos es que la app va aprendiendo de nuestros gustos y con el uso es capaz de proponernos destinos adecuados a nuestro perfil de viajero. También se han incluido pequeñas utilidades que nos pueden facilitar el día a día del viaje, como conocer las horas de luz de las que dispondremos, almacenar localizaciones que necesitemos durante el recorrido (por ejemplo donde hemos aparcado el coche en una ciudad que no conocemos), grabar rutas que nosotros mismos realicemos… En definitiva una completa y novedosa app para tus viajes. Para más información puedes visitar la web de la app: www.travelechoes.com

41


gustado subir a la cima (unas tres horas) íbamos justos de tiempo así que seguimos adelante. Ullapool es el pueblo más importante de esta zona, y aquí se puede aprovechar para abastecerse. Seguimos la costa hacia el suroeste bordeando el Loch Broom hasta llegar a las preciosas playas de Gruinard Bay. El paisaje es una vez más sobrecogedor, con las montañas de telón de fondo, y las aguas turquesas de las playas. En esta zona de Escocia –conocida como Wester Ross– así como en las islas Hébridas vimos unas playas increíbles, de arena blanca, aguas cristalinas, rodeadas por

montañas y prados verdes. La mayoría de ellas son playas completamente salvajes. A la mañana siguiente disfrutamos de varios paseos por las playas y los miradores de Gairloch. Seguimos, tras pasar por el precioso Loch Maree, hacia otro de los lugares más impresionantes de Escocia: Torridon. Se trata de una zona de gran belleza natural en torno a dos lochs, el de Torridon y el de Shieldaig. La ruta que sigue el fondo del Glen (valle) Torridon es muy escénica, con las moles montañosas elevándose sobre el lago en un paisaje único. En esta zona hay numerosas rutas de

42


Montañas y lago de Torridon

senderismo pero nos limitamos a hacer la ruta en coche y hacer muchas paradas. La verdad es que el paisaje es de quitar el hipo simplemente siguiendo la carretera. Continuamos hacia otra de las grandes maravillas de esta zona: la península de Applecross, justo al sur. Esta península es la quintaesencia de la costa oeste, una zona tremendamente aislada y un remanso de paz. Se accede solo a través de dos carreteras. A través de una de ellas, la conocida como Bealach na Ba, se puede disfrutar de unas vistas increíbles hacia las Hébridas exteriores. Y eso que solo pudimos disfrutarlas a

medias por las nubes –que nos acompañaron a lo largo de todo el viaje–. Tras disfrutar de las maravillosas vistas se llega a la costa, al pueblo de Applecross. Desde allí recorrimos la carretera visitando algunos pintorescos y diminutos pueblos con unas playas preciosas. Tras dar la vuelta a la península seguimos la carretera hasta la isla de Skye donde pasaremos los dos próximos días. Antes de cruzar el puente que conduce a la isla no pudimos resistirnos a pasar por el castillo de Eilean Donan, pocos kilómetros hacia el sur. Es uno de los lugares más mágicos de Escocia.

43


Castillo de Eilean Donan en Dornie, Kyle of Lochalsh

44

Carretera de oro en la isla de Harris


En Skye visitamos el lago Coruisk mediante un paseo en barco con la compañía Bella Jane –lo reservamos con antelación ya que no hay muchos viajes y suelen estar solicitados–.Es un lugar único y aislado. Se puede aprovechar para hacer una ruta de senderismo que sube hasta una de las cumbres cercanas y proporciona unas vistas muy amplias de las montañas y la costa. Además pudimos ver muchas focas tanto desde el barco como desde el propio lago. También hicimos otra pequeña ruta hasta la bahía de Camasunary al pie de las fantásticas montañas Cuillin, desde Elgol al sur de la isla. Son unas dos horas y media y el camino es muy fácil, con grandes vistas hacia las montañas. Un poco más al norte la bahía de Talisker es otro lugar realmente difícil de describir. La bahía está rodeada de altos acantilados con una estaca de mar en uno de ellos y una cascada en el otro extremo. Más no se puede pedir. Y por último visitamos la pintoresca punta de Neist Point con su precioso faro, al noroeste de la isla. Se puede llegar en coche y para sacar unas fotos impresionantes solo hay que subir un poco desde la carretera para adquirir perspectiva. Intentamos también llegar al mítico Old Man of Storr (una estaca en una cordillera montañosa al noreste de la isla, que es uno de los iconos de Skye) pero el día se estropeó y solo pudimos hacer parte de la ruta. Nos dirigimos a Uig, donde pasamos la noche a la espera de embarcar para las islas de Lewis y Harris (en realidad están unidas entre sí), parte de las Hébridas exteriores. Al amanecer cogimos el ferry (de Caledonian MacBrayne, reservado por internet) en

el pequeño puerto de Uig (al norte de Skye). Tras un viaje de poco más de hora y media llegamos al diminuto pueblo de Tarbert, en la isla de Harris. Iniciamos la exploración hacia el sur recorriendo esa parte de la isla en el sentido de las agujas del reloj. La carretera que recorre la parte este de la isla se conoce como la carretera de oro, debido al coste de su construcción. Es una carretera sinuosa que pasa por un paisaje agreste repleto de laguitos diminutos, rocas, bajos acantilados, y esporádicamente alguna casa construida en lugares inverosímiles. Al sur se llega hasta el pequeño pueblo de Rodel que tiene una bonita iglesia. Además de las múltiples paradas que hicimos por el camino aquí dimos un paseo más largo hacia Leverburgh –unas dos horas ida y vuelta–, por una ruta con vistas espectaculares. La vuelta a Tarbert la hacemos por el oeste de la isla, donde se pasa por preciosas playas (Luskentyre, Scarista). Para acabar el día recorrimos los poco más

45

Playa de Luskentyre en la isla de Harris


Acantilados en Duncansby Head, cerca de John o’Groats

de 20 km. que separan Tarbert de Hushinish Point, hacia el oeste. Es una carretera preciosa con vistas hacia los picos del norte y que pasa por el pintoresco castillo de Amhuinnsuidhe, que parece fuera de lugar junto al mar en una ubicación tan remota. Al día siguiente saliendo de Tarbert hacia Stornoway, pasamos por el Clisham que a 799 metros es la montaña más alta de Harris con vistas espectaculares. Cerca de Castle Ardvourlie hay una pista de un kilómetro por la ladera que merece la pena, ya que nos lleva a una elevación con buenas vistas hacia el lago Seaforth. Seguimos hacia Stornoway, ya en la isla de Lewis y el pueblo más grande de las islas, donde pudimos de nuevo ver focas en el puerto. También desde el puerto se puede ver un bonito castillo, el castillo de

Lews. Desde Stornoway nos desplazamos hacia el norte a North Tolsta, un diminuto pueblecito, para ver dos de las más bellas playas de la isla: Garry Sands con sus riscos enigmáticos emergiendo de la arena y Traigh Mhor, una de las más largas de Lewis al extremo norte de la isla. Volvemos sobre nuestros pasos casi hasta Stornoway y nos dirigimos hacia la costa oeste de la isla. Allí lo primero que vemos es la Arnol Blackhouse, una casa tradicional de la isla. La visita es corta pero interesante. A lo largo de la costa oeste hay playas salvajes y de increíble belleza, la mayoría de ellas ubicadas en lugares remotos. Siguiendo por la costa oeste llegamos a una preciosa playa, la de Dail Mor. Esta playa además de ser muy bonita tiene un extenso cementerio en campo abierto

46


junto a ella. Para finalizar el día visitamos un poco más al sur Callanais. Allí se puede ver una agrupación muy numerosa de menhires, un lugar mágico. Siguiendo la carretera hacia el sur por la costa se llega al poblado tradicional de Gearrannan cerca de Carloway. Vale la pena una visita por su pintoresca ubicación cerca de la costa. En este último día en las islas visitamos la pequeña isla de Great Bernera –unida a Lewis por un puente–. Los paisajes son realmente hermosos en esta isla salvaje. En Bosta en el extremo norte de Great Bernera hay además de una preciosa playa una red de edificios de piedra que forman el pueblo más completo conservado de la Edad de Hierro en Escocia. Tras Bernera, seguimos por la

carretera hacia el sur de la isla, donde hay algunas playas espectaculares, como Uig y Traigh na Berie. Son playas increíbles, con prados llegando hasta la arena y las ovejas pastando libremente casi en la orilla del mar. Iniciamos el camino de vuelta a Tarbert para coger el ferry y después hicimos un largo trayecto hasta Oban, donde hicimos noche. Nuestro último día lo aprovechamos para dar un paseo por este bonito pueblo antes de dirigirnos a Glen Coe, nuestra última parada antes de volver a Edimburgo. Glen Coe es un paraje de montaña con un paisaje excepcional. Las vistas desde la carretera que recorre el valle ya son espectaculares. Hicimos una ruta no muy larga pero que nos permitió admirar el paisaje en toda su magnitud, y elegimos el

Valle de Glen Coe

47


Quiraing en la isla de Skye

Valle Perdido, Coire Gabhail, una ruta de unas cuatro horas ida y vuelta, con un desnivel de unos 350 m. El valle Perdido es un valle lateral y elevado sobre el lecho de Glen Coe. Tras el descenso iniciamos el regreso a Edimburgo pasando por el Lago Na h-Achlaise dentro de la reserva de Rannooch Moor. Se trata de uno de los lagos más bellos de Escocia. Sacamos unas fotos y seguimos nuestro camino a Edimburgo, donde al día siguiente tocaba madrugar para volver a casa. En definitiva el viaje nos encantó. Disfrutamos de una naturaleza espectacular y salvaje como no pensábamos que podía haber todavía en Europa. En cuanto a los alojamientos, reservamos B&B desde aquí para cada uno de los días en función de la ruta

que habíamos planificado. En general ofrecen una buena calidad a precios razonables y en todos ellos encontramos anfitriones realmente amables y dispuestos a ayudarnos. Por destacar dos de los que realmente nos encantaron: Cloisters B&B en Talmine –acondicionado en una antigua iglesia en una ubicación espectacular–, y Cuil Lodge en Uig –con preciosas vistas a la bahía y al embarcadero del ferry–. En todos ellos el desayuno, el Scottish Breakfast, era muy abundante, casi como una comida. Éste viaje junto con muchos otros fue el que nos inspiró para desarrollar TravelEchoes, un asistente de viajes para iOS que incluye todos los destinos mencionados en el artículo y muchos más. v

48


Hello viajeros!

ANDORRA BARCELONA Cテ,ERES OVIEDO VALENCIA

atiramhotels.com 49


Crónica rural en Sant Martí Sesgueioles Un éxodo al pasado a través de sus campos, sus historias silenciadas, sus gentes, casas y calles. Pura poesía... Texto Y fotos Belén Bandera Fecha del viaje Noviembre 2014

50


“Era una tarda de juliol d’aquelles en què el cel i la terra enamorada s’adormen abraçats: sols les abelles brunzien en la junsa aponcellada; i al compàs de l’esquella sotragada i atiant a pedrades les ovelles abans de caure el dia, quan s’acluquen lletsons corrioles, tot panteixant un vell pastor venia camí de Sant Martí de Sesgueioles...” Poema Margaridó, Apel·les Mestres Guanyador dels Jocs Florals de 1888

51


E

l frío lo había bañado todo. Los campos con sus colores amarronados, ahora en otoño del color de la tierra en aún no haber brotado; las chimeneas vigilantes en sus tejados, vomitando humo y dejando un curioso olor a leña quemada para los extraños. El invierno va a llegar en tren. Me encuentro en un pequeño pueblo llamado Sant Martí de Sesgueioles, no llega a los 400 habitantes y está situado en algún lugar de la comarca de la Anoia, cerca de Igualada. Llegan tan solo entre dos y tres trenes al día, variando entre laborables y festivos, y el pueblo es en sí el bello escenario del poema Margaridó del insigne artista catalán Apel·les Mestres, basado en una leyenda local entre un joven soldado francés y una joven pueblerina; ganador de los Jocs Florals del año 1888.

Hospedada en la que aquí llaman Ca la Pastora, algo apartada de la plaza, la iglesia y el Ayuntamiento, se encuentra en una de las calles principales del pueblo y cuenta con un túnel sellado de cuando la guerra en su bodega, o de tiempos anteriores. La casa debe tener algo más de 300 años. Nadie conoce el origen del nombre, ni demasiado bien su historia y antecedentes; los últimos años ha pertenecido a familias que la fueron comprando como segunda residencia y, anteriormente, vivieron en ella el ferroviario de la estación del pueblo con su familia, a quienes el Estado cedió la casa tras la Guerra Civil Española. Antes de esta, se desconoce la familia que la habitó: las gentes del pueblo explican que no se les veía demasiado y que desaparecieron de la noche a la mañana sin dejar rastro. Rumores sobre que se fueron a

52


DNI del viajero Nombre: Belén Apellido: Bandera De: Barcelona (España) Edad: 21 años Soy músico, cantante y pianista, me dedico a ello tanto a nivel de estudios como profesionalmente. También leo mucho y me dedico a viajar y a escribir crónicas de dichos viajes. Amo la fotografía y cualquier cosa que tenga que ver con el arte.

vivir a Lérida, pero como en muchos otros, en este pueblo no se habla de la guerra. Las calles se me acaban. Me pierdo entre la vista del sin fin de campos que se extienden más allá del horizonte en todas direcciones. Una gran encina centenaria, trigo, cebada, algunos almendros y ovejas. Molinos eólicos decorando las laderas. Aquí no existe el tiempo. El aroma a hierba mojada en esta época del año, y a veces el olor a estiércol, predominan en el ambiente. Hace un frío seco. Te abrigas y ya está, pero toda mi ropa huele a estufa de leña. Rodeo el pueblo, las inmediaciones, cruzo la única vía de tren que hay, de doble sentido, y llego a los llamados Huertos del Gomar, un conjunto de porciones de tierra pertenecientes a las familias de Sant Martí, cada uno con su pozo, uno por huerto. “Per piscines, pous i corrioles, anem a Sant


Martí de Sesgueioles” (“A por piscinas, pozos y poleas, vamos a Sant Martí de Sesgueioles”). La cita resulta muy característica aquí. Continúo mi expedición en busca de detalles y subo hasta una pequeña colina llamada El Turó del Puig, impresiona que esté cortada por la mitad para que pueda pasar por enmedio la vía del tren. A cierta altura y desde ella pueden apreciarse todos los tejados de la población recubiertos de teja marrón, colocados cuidadosamente sobre el terreno y adormecidos a la espera de que alguna nueva campanada del insigne campanario los despierte. Distingo la que es mi casa este fin de semana. 

Monumentalmente hablando, este pueblo tiene una gran curiosidad: la iglesia está separada del campanario, o viceversa. La actual, construida hacia finales del s. XVIII, de estilo barroco neoclásico, se construyó ya en el centro del pueblo, aprovechando las piedras de la antigua y uno de los relieves de San Miguel, situado ahora en una de las fachadas laterales. El campanario, en cambio, se alza desde sus inicios vigilante y solitario sobre la colina, guardando todo lo que la vista alcance a ver. Las horas se desvanecen en el vacío de la calma y el canto de los pájaros sobre la montaña. Me deslizo por una calle empinada de

54


nuevo hacia el centro de la población y, en la plaza, me fijo de pasada en una fuente de material arenoso con un ornamento superior en forma de cesta con fruta. La fuente de Emili Donadeu, bautizada con dicho nombre en honor a la familia que regaló en su día la fuente a sus vecinos. Continúo sin detenerme, dejo atrás la fuente del metro y bajo a la riera preguntándome si es la poca agua que veo una de las cabeceras del río Anoia, que cruza el pueblo justo por en medio. Acabo en los antiguos lavaderos, aún útiles, con agua clara, fría, y algo de verdina. Huele a aire fresco, limpio; visito la Capella del Roser, ermita del siglo XVII financiada

por la familia Dalmases, y regreso a casa cuando de nuevo se me acaban las calles. En Sant Martí aún se conservan de la época medieval una de las portaladas que daban entrada al pueblo, un arco gótico situado en El carrer Vell, así como la existencia de unas tumbas antropomorfas datadas de la misma época, a cien metros en dirección sudoeste desde la Capella de Sant Valentí de Vilallonga, construida sobre las ruinas de una antigua iglesia románica. También se mantiene la tradición de cantar caramelles durante la mañana del domingo de Pascua inundando las calles del pueblo de gracia, ¡todo el mundo vestido con trajes típicos catalanes!

55


Todo está quieto, bailando en absoluta y continua paz. Predomina el silencio, momentos para despertar. Las pocas gentes de aquí acostumbran a ceñirse a unos horarios muy marcados, estrictamente irrompibles. Desayuno a las nueve, compras, tareas y encargos a las 10, comida a la una, merienda a las cinco, cena a las nueve. La media noche es una frontera infranqueable. Pero sinceramente, yo no veo el tiempo por ninguna parte. Cuesta cruzarse a alguien por la calle. Todo el mundo se conoce y te encuentras en los pocos y pequeños comercios que hay distribuidos aquí y allá. Tres pequeñas tiendecitas que venden alimentos y un poco de todo, una panadería con un encanto que parece

recién horneado de cuento, una carnicería que vende la carne fresca de los animales que ellos mismos crían, un bar, un restaurante, una pequeña farmacia, y una curiosa peluquería en casa de una vecina que ofrece los servicios. En los últimos años, se mudaron al pueblo la familia de un astrónomo mataronino, él en busca de un cielo despejado de luces y contaminación para sus estudios y observaciones, e instaló en su casa un pequeño observatorio astronómico de cúpula redonda y blanca. Los vecinos han bautizado dicha casa como Ca l’Ou. Otra curiosidad de Sant Martí, es sin duda su escuela. Ha sido todo un privilegio descubrir de la mano de Imma Muns, su directora,

56


el funcionamiento de una escuela rural en pleno siglo XXI: L’Escola Font de l’Anoia, conjuntamente con otras cuatro pertenecientes a los pueblos de Prats de Rei, Castellfollit de Riubregós y Copons, forma parte de un conjunto de escuelas nombrado la ZER Vent d’Avall. Cada centro cuenta con su propia autonomía, me explica Imma, pero aún y así, algunas decisiones se toman de manera conjunta a nivel de claustro ZER. Tanto a nivel pedagógico como funcional, esta agrupación permite compartir colonias y excursiones; maestros itinerantes para asignaturas de especialidad, como música, gimnasia, educación especial, inglés y religión. Además, la ZER cuenta con su equipo directivo, formado por directora, jefe de estudios y

secretario, y cada centro con el suyo propio, formado por directora y secretaria. L’Escola Font de l’Anoia cuenta con cuatro maestros tutores, uno para cada ciclo y clase. -En una escuela de estas características, -afirma Imma- no cuesta tanto ponerse de acuerdo a la hora de tomar decisiones, en comparación con una escuela corriente. L’Escola Font de l’Anoia de Sant Martí de Sesgueioles tiene actualmente cuarenta y un alumnos repartidos por ciclos en cuatro clases: educación infantil, ciclo inicial, medio y superior. El docente tiene que procurar que, cuando está trabajando con un nivel, el resto de los alumnos del ciclo tenga una tarea asignada. Aunque cada nivel trabaja sus propios

57


58


contenidos, en muchos momentos, es posible trabajar con toda la clase al conjunto. El rendimiento de los alumnos suele ser mayor en una escuela rural, en comparación a una aula ordinaria. El maestro puede llegar más fácilmente a cada niño y conseguir resultados más inmediatos. Además, hay mucha más cercanía y comunicación con las familias. Enseñar en una escuela rural es, en mi opinión, mucho más gratificante; y estudiar en una de ellas hoy en día, todo un privilegio. Me dispongo a rehacer mi maleta para marchar. Las últimas brasas de la estufa se mantienen encendidas, y aún algunos trozos de la típica y llamada coca blanda que se vende en la panadería reposa sin haber sido comida sobre la mesa de la cocina. No durará. También hay magdalenas. Subo por

última vez a las golfas y abro las ventanas de par en par. Contemplo la lejanía de lo que ya no me es tan extraño y que, tal vez, comprendo ahora con más intimidad. Lanzo miradas al infinito de los campos y respiro profundamente hasta algo más allá. Pienso en el túnel sellado que hay en la bodega, que comunicaba la casa con el exterior por si hacía falta escapar, e imagino a qué lugar del campo en algún momento fue a dar. Una vez subo al tren de regreso, me encuentro entre una multitud de gente joven con maletas. Pasajeros con bultos que abandonan la comarca el domingo por la noche para sumergirse de nuevo en la vorágine de la ciudad, despertando otra vez al día siguiente a la vida universitaria del lunes por la mañana. Mi vida va al revés. v

59


Especias y aromas en Sri Lanka Montañas, cataratas, ruinas misteriosas, playas muy surfeables y ese famoso té. Bienvenidos al jardín del Edén Texto Y fotos Enric Gili Fecha del viaje 04/07/2015 A 15/07/2015

60


A

l empezar el año 2015 no dudamos en destinar nuestras vacaciones a visitar Sri Lanka, uno de los top 10 en nuestra lista de favoritos. Una vez claro el destino y los días disponibles (unos 10 o 11) empezamos a informarnos para definir la ruta. Todo se iba a centrar en la zona montañosa del país (en el interior de la isla) y a partir de aquí el resto de días y excursiones. Empezamos por el sur, después iríamos a la zona central montañosa y finalmente a la zona centro-norte y triángulo cultural. Una de las principales dificultades que se nos presentaba era el cómo desplazarnos por el país con mochila y con presupuestos lowcost. Veníamos de hacer una ruta mochilera por Ecuador donde el transporte público era muy bueno y llegaba a todos los sitios. Sri Lanka es diferente. Dispone de trenes regionales muy bonitos y por paisajes espectaculares herencia de la colonización inglesa, pero que tardan muchas horas para hacer trayectos pequeños. Lo mismo con los autobuses, que además no llegan a todos los sitios. Es una buena opción si se dispone de más días. Ante esta situación decidimos recorrer el país en dos fases, una en coche y conductor, y la otra en tren, bus y tuk-tuk. En el tema alojamiento, decidimos combinar guesthouses muy baratos con lavabos compartidos con hoteles menos sencillos pero con alguna singularidad añadida. Por ejemplo vistas espectaculares, cabañas en el campo, piscina,… Para aprovechar al máximo el tiempo pero sin ir con estrés, decidimos no visitar la capital del país, Colombo. Habíamos leído que

61


no era necesario verlo. Es por esto que justo al llegar al aeropuerto ya nos esperaba el conductor que nos llevaría directamente al extremo sur del país. Tuvimos que ir primero a Colombo para intercambiar dinero y de paso el conductor nos hizo una buena ruta. Efectivamente no es necesario ver Colombo. Por el camino paramos en un puesto en la carretera donde vendían fruta y zumos, todo lo que caía de los árboles de al lado. Allí ya hicimos nuestra primera incursión culinaria y aromática de Ceylán. Nuestro primer destino de la ruta fue Galle, ciudad patrimonio de la humanidad y a unas dos horas en coche des del aeropuerto internacional. Es de las pocas ciudades del país asiático donde todavía se pueden contemplar los edificios y el faro construido en la época de la colonización holandesa. No nos impactó demasiado la verdad, nos pareció una ciudad sin más. Al caer la noche nos dirigimos a Mirissa donde nos hospedaríamos. El siguiente día lo destinaríamos a visitar Polhena Beach y Talalla por la mañana: playas paradisíacas con palmeras que llegan al mar, casi. Por la tarde visitamos el Hummanaya Blowhole, un agujero en las rocas justo al lado del mar donde el agua sale disparada muchos metros arriba en cada ola. Aquí nos empezamos a dar cuenta que es bastante difícil encontrar los sitios en Sri Lanka. Ya por la noche nos dirigimos a Kataragama donde pudimos asistir a un ritual budista muy interesante. Finalmente nos alojaríamos en Tissa.

62

DNI del viajero Nombre: Enric Apellido: Gili De: Barcelona (España) Edad: 30 años Mi nombre es Enric y soy de Sabadell, Barcelona. Soy responsable técnico en una empresa del sector turístico. Mi pasión y afición es viajar, si pudiera me pasaría todo el año visitando países y culturas diferentes. Me gusta mucho el deporte en general (baloncesto, esquí, montañismo), la meteorología y la investigación histórica. Soy coleccionista acérrimo y miembro de diversas asociaciones sin ánimo de lucro. Si queréis más información sobre mis rutas podéis contactarme por correo electrónico: enricwai@gmail.com Enric ya ha compartido 3 viajes con Magellan


63


El tercer día lo destinamos a hacer un safari por el Yala National Park. El objetivo principal era el de ver leopardos en libertad, pero al final no vimos ninguno, solo huellas. Sí vimos elefantes, cocodrilos, pájaros de todo tipo, ciervos, pavos reales y de todo. Pudimos contemplar también los efectos del tsunami de 2004 ya que la zona costera de este parque estaba todavía totalmente destruida. Por la tarde fuimos a ver la primera gran estatua de Buda en todo el viaje, situada en

Kuda Oya. De allí, directos a Ella, pueblo donde centraríamos la mayor parte de nuestras experiencias. A partir de aquí vendrían unos días sin conductor, con transporte público y excursiones. Justo al llegar hicimos el check-in en nuestro guesthouse (sencillo pero con una vistas increíbles) y antes de que el sol cayera fuimos a bañarnos en las cataratas Rawana. 25 metros de caída impresionan un poco pero

64


al ver que la gente se bañaba sin ningún problema nosotros decidimos hacerlo también. Como curiosidad, para llegar al guesthouse se tenían que recorrer unos 500 metros por la vía del tren, y el tren circulaba por esas vías! Al cuarto día fuimos a pie desde Ella hasta el Little Adam’s Peak, una montaña sencilla con unas vistas muy buenas de todo el valle y las plantaciones de té. En menos de cuatro horas ya habíamos subido y bajado, por lo que a las 12 volvíamos a estar en Ella.

Por la tarde cogimos un bus público hacia Badulla, punto de partida a la siguiente excursión, Dunhinda Falls. Se trata de unas cataratas espectaculares a poca distancia de la población. Quinto día. Seguramente éste fue el día más surrealista de todo el viaje. A primera hora de la mañana cogimos el tren hacia Haputale para visitar las plantaciones de té de la marca Lipton. En dos horas llegamos al pueblo y... ¡primera sorpresa!, no debíamos

65


haber bajado allí. Aún así negociamos con el tuk-tuk un precio aceptable para llevarnos a la fábrica, las plantaciones y al Lipton’s seat. Después de una hora de trayecto por una cuesta empinada por fin llegamos a la empresa y segunda sorpresa: hay huelga de los trabajadores y ¡todo cerrado! Por suerte se podía llegar al Lipton’s seat, o asiento del señor Lipton, el punto más alto de toda la zona y desde donde el propietario controlaba todas sus tierras. Un sitio a más de 2000 metros de altura y unas vistas impresionantes. Allí el conductor del tuk-tuk nos propone visitar otra fábrica de té en Hapu-

“... el conductor del tuk-tuk nos propone ir a su casa a comer, conocer su familia y sus vecinos” tale. Dijimos que adelante y después de hora y media de curvas y bajadas llegamos a la nueva empresa, y como antes, en huelga. El conductor llama a un amigo suyo que trabaja en otra plantación y nos dice que en ésa sí se puede hacer visitas. Otra vez en el triciclo y desgraciadamente al llegar comprobamos que también estaban en huelga. Ésa misma noche nos confirmaron que todo el sector del té estaría cuatro días en huelga dado que los trabajadores pedían aumentos de salario. Después de tres intentos fallidos y siendo ya la hora de comer, el conductor del tuk-tuk nos propuso ir a su casa a comer y conocer a su familia y sus vecinos. Nosotros aceptamos la invitación y fuimos a su casa encantados.


67


Allí pudimos ver como vive una familia típica de Sri Lanka. Intercambiamos anécdotas, fotografías e historias. Comimos curry con especias. Fue una experiencia muy enriquecedora, de esas que no se olvidan. Un día mínimamente planificado se convierte en una cosa totalmente diferente y bonita. Después de comer, cogimos otra vez el tren hacia Ella. Una vez allí y ya al atardecer hicimos un curso de especias y aromas. Sexto día: Nos levantamos muy temprano para coger el tren e ir hacia Nuwara Eliya, el pueblo de las plantaciones de té. Seguramente es uno de los sitios más húmedos del país, y efectivamente no paró de llover en ningún

momento. Allí por fin pudimos visitar una fábrica de té, en concreto el Pedro Tea State, que a pesar de estar en huelga nos hicieron una ruta por sus instalaciones. Por la tarde hicimos una excursión a pie por las montañas en busca de las cataratas de Ramboda. Por culpa de la niebla nos perdimos por la montaña pero finalmente las encontramos al cabo de dos horas. Séptimo día y seguíamos con nuestra ruta hacia el norte con tren hasta llegar a Kandy, una de las ciudades más importantes del país. No es una población muy bonita, pero seguramente tiene el templo más importante de Sri Lanka, el cual contiene un diente de Buda.

68


Por la mañana visitamos la ciudad, los jardines botánicos,… y a las seis de la tarde fuimos al Templo del Diente de Buda dado que cada día sobre las siete se muestra al público el famoso diente. En realidad solo se puede ver una caja que supuestamente lo contiene y en 15 segundos por la afluencia de visitantes. Al octavo día nos esperaba de nuevo el coche con conductor. Las distancias volvían a ser largas y el tren y los autobuses iban demasiado lentos. Primero visitamos un templo hindú (el 20% del país sigue esta religión), y de allí directos a Dambulla, donde pudimos ver, a nuestro parecer, una de las

mejores cosas de Sri Lanka. Se trata de las cuevas de Dambulla. Pintadas con ornamentos budistas y estatuas de Buda hace más de 2000 años, son realmente espectaculares. Para acceder, eso sí, hace falta subir una colina con muchos escalones. Nos alojamos en el pueblo de Sigiriya. Nos esperaba un siguiente día muy emocionante. Allí empezaba el triángulo cultural de Ceylán. Noveno día: visita a Sigiriya, patrimonio de la humanidad y lugar más visitado del país. Primera parada del triángulo cultural, 3 lugares conforman este triángulo y la

69


entrada de cada uno ronda los 40 Dólares por persona. Es decir, nosotros quisimos visitar los tres con lo que tuvimos que pagar 240 dólares. Empezamos la visita a Sigiriya a las ocho de la mañana para evitar multitudes y el calor. El recinto se sitúa encima de una gran roca-colina. Una vez arriba, se pueden visitar todos los restos arqueológicos y contemplar las grandes vistas de toda la zona. Al bajar fuimos a la piscina del hotel hasta la hora de comer.

Por la tarde contratamos un safari en el Parque Nacional de Minneriya. Allí se pueden ver principalmente elefantes y búfalos en libertad. A pesar de la proximidad de los todoterrenos, los mamíferos no se asustan y realmente te puedes acercar muchísimo a ellos. El safari nos gustó muchísimo. Décimo día: destinado totalmente al triángulo cultural. Por la mañana Polonnaruwa, ciudad enorme con muchos restos arqueológicos y con grandes Budas esculpidos en la roca.

70


Por la tarde Anuradhapura, ciudad sagrada para el budismo llena también de ruinas. Fue un día muy caluroso y soleado. Intentamos visitar cuánto pudimos sin estresarnos mucho dado que la meteorología no nos permitía hacer grandes paseos. El siguiente por la mañana ya debíamos coger el avión de vuelta. Sri Lanka es un país mochilero, sin lugar a duda. Viajar con maletas en lugar de mochila puede ser muy incómodo si se quiere hacer

ruta. En el centro de la isla hay muchos sitios donde no hay nada asfaltado. Por otro lado, sí se puede ir sin planificar demasiado la ruta y decidirla una vez en el sitio. Eso sí, es importante tener en cuenta que a las 7 de la tarde oscurece, todo cierra y no hay muchas calles iluminadas, por lo que es mejor llegar a los sitios antes de esa hora. Combinar coche y transporte público es una opción no muy cara y 100% recomendable.

71


72


Una vez visitado Sri Lanka, podemos decir que nos gustó mucho pero seguramente hubiéramos cambiado algunas cosas de nuestra ruta. Por nuestra forma de ser, no disfrutamos demasiado en el triángulo cultural del norte, los precios son muy elevados y hacia muchísimo calor. Dambulla, Sigiriya y el safari en Minneriya, eso sí, nos encantaron. Por otro lado, el centro de la isla creemos que es la mejor zona de Ceylán: montañas,

cataratas, plantaciones de té, tranquilidad, especias,… Un paraíso dentro de la isla. Recomendamos totalmente disfrutar unos cuantos días en las Highlands. Nosotros no tuvimos tiempo de ir a las Horton Plains. Decidimos también no subir el Adam’s Peak por la niebla que había el día que podíamos. La zona sur y el este están orientados a las playas y el surf. Sri Lanka es buen sitio para disfrutar y... ¡aprender a surfear! v

73


74


Last Minute...

Formentera El paraíso invisible. La más menuda y ‘discreta’ de las islas Baleares (España) guarda a buen recaudo la pureza de sus paisajes y sus gentes.

Consejo: Lo que la ha m antenido aislada de la masificación h a sido la falta de ae ropuerto y su lim itada oferta hotele ra. Reservad con tiempo: encontrar cama es difí cil.

El Instagram

@formenterafotografica

El film

En la maleta. La isla guarda algunas de las mejores playas del mundo. Llévate las gafas de bucear, ¡su biodiversidad es alucinante!

nir’. No El ‘souve iegos, son veran rseys y pero los je os lana tejid bolsos de ue q s ja e v llena de o eu en la isla, ig h s la l sol bajo . huyen de o ic típ e lo más ras, son d

El plato Coca de pimiento y pescado seco

‘More’, Barbet Schroeder. Una película francesa de culto, que reflexiona sobre el estilo de vida que adoptó la isla durante los años setenta, poblada por los hippies más ‘puristas’.

La ‘playlist’

El Blog

1.King Crimson. Formentera lady 2.Pink Floyd. More

www.formenteramola.com. Los secretos de la isla contados por una touroperadora que, tras tanto explicar sus excelencias y dar recomendaciones decidió poner por escrito todos sus consejos y descubrimientos en un blog.

3.James Taylor. Carolina in my mind 4.Bob Dylan. All Along the Watchtower 5.Pete Sinfield. Islands 6.Aires Formenterencs. Pàgines enrere

75


www.divinovillas.com - relations@divinovillas.com

76


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete!


En el pr贸ximo n煤mero: viajamos a Marruecos

78

Revista de viajes Magellan Nº9  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Tailandia: Un paraíso entre templos Barcelona: El cóctel perfecto a orillas del Medi...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you