Page 1

magellan De viajero a viajero

Año 1 - Enero 2015

galápagos

vietnam Un paisaje en el que perderse

viajamos a las Islas con mochila

Nueva york

donostia nostalgia y tradición que enamoran

como sobrevivir en la jungla

bélgica

londres crónica de un viaje anunciado

toscana la toscana en moto

la ruta de la buena cerveza


Editorial

Año 1 - Nº1 - Enero 2015 Publicación de periodicidad mensual Editor Fabrizio Rodilossi Redacción Laura Fabregat redaccion@magellanmag.com Redes sociales Gonzalo Paraiso redes@magellanmag.com Han colaborado en este numero Enric Gili i Albareda Olivia Sampedro Sandra Peris Gonzalo Paraiso Elisabet Rickard Sala Allan Fortuny Sicart Núria Jar Benabarre Karel De Koster Publicidad publicidad@magellanmag.com Suscripciones suscripciones@magellanmag.com Desde el menú Suscripción de la App accede a compartir tus datos y te mantendremos informado sobre la salida de cada número y acerca de todas las novedades de ‘Magellan’. info@magellanmag.com www.magellanmag.com

‘Magellan’ no se hace responsable de los articulos firmados por los autores. Foto de portada: Paisaje de la Toscana

Magellan: mi viaje puede ser tu próxima aventura

E

magellan De viajero a viajero

Año 1 - Enero 2015

galápagos

vietnam un paisaje en el que perderse

viajamos a las islas con mochila

nueva york

donostia nostalgia y tradición que enamoran

como sobrevivir en la jungla

bélgica

londres crónica de un viaje anunciado

la ruta de la buena cerveza

toscana la toscana en moto

n los últimos años las nuevas tecnologías han cambiado muchos aspectos de nuestras vidas, y en este sentido, todos hemos percibido como el hecho de viajar se ha beneficiado de manera importante de los avances que han significado las nuevas herramientas de comunicación a nuestro alcance. Lejos queda ya el perfil del viajero que, con la guía bajo el brazo, seguía como una Biblia las indicaciones de un pequeño libro que contenía lo que, según sus autores, era lo más aconsejable en cada caso. El viajero de hoy se prepara consultando en Internet, devorando todos los blogs que encuentra sobre su destino, o a través de las redes sociales. Este viajero del siglo XXI decide, en definitiva, en base a lo que unos desconocidos han dejado escrito en la multitud de webs que están a su disposición. Un grupo de amantes de los viajes decidimos un día, revisando la infinidad de revistas sobre el tema que existen en el mercado, que nos gustaría mucho que una de esas publicaciones estuviera escrita por los viajeros en primera persona. De esa idea nació Magellan. Sus creadores pensamos que sería muy interesante recopilar las historias de viajeros, que sin filtros de ningún tipo compartieran con nosotros lo que cada uno quisiera de su viaje preferido, para ayudar con sus experiencias a quien se esté preparando para visitar el mismo destino, o simplemente para que cualquiera que ame los viajes pueda deleitarse con historias de un grupo de gente que tienen en común la misma pasión. Las Galápagos, la Toscana, Londres, Vietnam..., destinos tan diferentes como sus protagonistas, configuran el primer número de Magellan. Esperamos vuestras historias para seguir compartiendo, aprendiendo y soñando con el próximo viaje.

3


Sumario

10 20

28

6 Noticias Las últimas noticias de actualidad.

Toscana en moto 20 La Los impresionantes paisajes de esta clásica región italiana se disfrutan mejor si uno puede perderse sobre dos ruedas.

mejor foto de mi viaje 8 La Venecia, Berlín, Cuba y Roma. Islas Galápagos con mochila 10 Las Iguanas, tortugas gigantes, naturaleza

ciudad que enamora 28 Una Del monte Urgull a los mejores ‘pintxos‘

salvaje y de repente, el hombre. Viajamos al centro de la tierra.

del casco viejo. Paseamos por Donostia, una ciudad para descubrir y redescubrir.

4


Sumario

36

46

56

62

de Londres 36 Diario Visitamos la capital británica y sus

York, la jungla 56 Nueva Pequeño manual para sobrevivir en

monumentos más emblemáticos de la mano de un amante del Arte

la ciudad de los rascacielos sin morir en el intento. Atrévete.

paisaje en el que perderse 46 Un Volamos al exótico Vietnam para mara-

de la cerveza belga 62 Ruta Si eres un amante de este ‘oro líquido’,

villarnos con sus gentes, descubrir singulares culturas e impresionantes rutas.

no hay tiempo que perder, hay más de mil variedades diferentes esperándote.

5


Noticias Berlín celebra 25 años sín el muro El pasado 9 de noviembre Berlín celebraba 25 años desde la caída, en 1989, del muro que durante años dividió la ciudad en dos. Precisamente este acontecimiento histórico será el eje central de muchas de las exposiciones que se lleven a cabo en la ciudad los próximos meses. Entre las más interesantes destaca la muestra de Yadegar Asisi, que nos ofrece su visión artística de la vida cotidiana berlinesa durante la Guerra Fría. Info: asisi.de

En Londres, tras las huellas de Sherlock Holmes Es imposible poner en duda la fascinación que este personaje literario creado por Arthur Conan Doyle sigue ejerciendo sobre muchos. Una muestra evidente es el triunfo de las dos nuevas series televisivas que han vuelto a poner al célebre detective en el punto de mira. Aprovechando la ocasión, el Museo de Londres ha decidido arrojar luz sobre el caso y descubrirnos un poco más sobre la figura del incansable inspector permitiéndonos adentramos en su mente para descubrir el Londres victoriano que inspiró sus aventuras. Una ciudad en la que, como bien dicta el cartel de la exposición, Sherlock nunca vivió, pero que nunca lo dejará morir. La muestra dura hasta el 12.04.15. Info: museumoflondon.org.uk

Le Beaujolais nouveau est arrivé! Hay una época del año en que Francia se revoluciona: la gente sale a la calle, descorcha botellas de vino y lo comparten entre baile y música. Es a partir del 20 de noviembre y celebran que ya está lista la cosecha. Es mejor vivir la jornada en la región que da nombre al vino (y a la fiesta), el Beaujolais, al sur de Borgoña y al norte de Lyon.

6


Noticias Un puente flotante en Bélgica para conmemorar la Gran Guerra

Top 10 Destinos Estas son las mejores destinaciones de 2014 según los premios Travellers Choice, otorgados según las votaciones de millones de internatuas del mundo.

La ciudad de Amberes inauguró el pasado Noviembre una réplica del puente flotante construido con barcos durante la I Guerra Mundial dentro de los actos de conmemoración del centenario de la Gran Guerra, que incluye un sinfín de actividades ineludibles para los apasionados de la historia. Info: www.be14-18.be

Un carril bici inspirado en Van Gogh El holandés Daan Roosegaarde ha querido rendir un curioso homenaje al pintor Vincent Van Gogh creando un carril bici que brilla en la oscuridad. Inspirado en la ‘Noche estrellada’ del pintor, la ruta recorre 1 kilometro entre el centelleo de miles de piedras luminosas y luces LED. La apertura del carril Van Gogh-Roosegaarde marca el inicio del año Van Gogh en los Países Bajos, repleto de eventos culturales en homenaje al pintor. Info: studioroosegaar

1

Estambul (Turquía). Cosmopolita punto de unión entre Asia y Europa que merece un alto en el camino.

2

Roma (Italia). Buena pasta, ‘piazzas’ y vida, impresionantes enclaves históricos... Una ciudad eterna.

3

Londres (Reino Unido). Apta para todos los publicos. Arte, moda, música, literatura...

4

Pekín (China). La historia, tanto antigua como moderna, marca las pulsaciones de esta imprescindible.

5

Praga (República Checa).Bohemia, musical y mágica, esta ciudad irradia cultura en cada rincón.

6

Marrakech (Marruecos). Jardines, mezquitas y palacios incitan a perderse en sus calles para siempre.

7

París (Francia). Selecta, cosmopolita, bohemia, romántica, moderna y histórica. ¿Hace falta decir más?

8

Hanói (Vietnam). Templos y lagos cargados de la historia más reciente dan la bienvenida al visitante.

9

Siem Reap (Camboya). Templos, ruinas y culturas ancestrales se mezclan con paisajes de infarto.

10 7

Shanghái (China). Es la ciudad más dinámica y sorpréndete de China. Sólo hay que atreverse.


La mejor foto de mi viaje

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Dolores Blasco Colom Madrid Venecia. El carnaval es el evento más famoso de Venecia. La ciudad bulle y los visitantes se aglutinan en una Plaza de San Marco engalanada para la fiesta. El visitante podrá disfrutar de numerosas representaciones teatrales y de los famosos desfiles de disfraces.

Rosa Pujols Font Tarragona Berlín. Cúpula del Reichstag, edificio cargado de historia, símbolo de la ciudad. Esta estructura de vidrio, construida en lo alto del edificio, en Berlínfeugiat, fue diseñada por el arquitecto Norman Foster y simboliza la reunificación alemana.

8


La mejor foto de mi viaje

Envíanos tu mejor foto a: fotos@magellanmag.com

Laura Cabero Escorihuela Granada Cuba. Foto tomada a los pies del impresionante Castillo del Morro en Santiago de Cuba, patrimonio de la humanidad desde 1998. A pocos metros del río estos jóvenes cubanos se preparan para darse un baño a la espera de que el barco que lleva a la ciudad llegue al embarcadero.

Jaime Ramos Ayora Zaragoza Roma. La vía Appia Antica nació en el año 312 a.C. y fue una de las más importantes calzadas de la antigua Roma. Los monumentos que se pueden encontrar son principalmente las catacumbas y las tumbas romanas.

9


Las Islas Galápagos con mochila Ocho días de ruta ‘salvaje’ descubriendo el archipiélago más diverso, especial y complejo del mundo Texto y fotos Enric Gili i Albareda Fecha del viaje 6/10/2014 a 13/10/2014

10


H

acía tiempo que queríamos hacer un viaje que pudiera gustarnos a los dos; un viaje que combinara naturaleza, playa y deporte, y que nos impresionara. Hay pocos sitios en el mundo que puedan reunir tales condiciones, y después de investigar, decidimos que el viaje más adecuado era hacer una ruta por las Islas Galápagos durante ocho días. Desde el primer momento vimos que no sería fácil. El acceso a las islas está restringido a un número determinado de turistas, y al ser un parque natural, sólo aterrizar, debes pagar una cuota de 110$ por persona. Moverse por las Galápagos se antojaba

toda una aventura. De hecho, sólo puedes desplazarte por las islas si compras los tickets allí mismo. Eso significaba que, o bien no reservábamos ningún hotel y hacíamos todo sobre la marcha, o bien reservábamos sin saber como llegar a cada isla. A eso se añadía el hecho de que no se puede reservar nada online, excepto hoteles. Siempre había, eso sí, la opción de hacer todo el viaje en un barco privado que para en cada isla o de visitar las islas por nuestra cuenta. Para culminar las dificultades habíamos leído que no se podía pagar nada con tarjeta, cosa que luego pudimos comprobar era cierta: todo en efectivo. Todo esto reforzó nuestra idea de que sólo se puede ir a las Galápagos con mo-

Iguana gigante en Tortuga Bay

11


12


Tomando el sol junto a leones marinos, en Playa Mann

chila, y sin planear demasiado las visitas. Al menos, si algo teníamos claro, era que las visitaríamos por nuestra cuenta, y no en un barco privado. El aeropuerto principal es el de Baltra, al cual sólo se accede en avión desde Guayaquil, en la costa ecuatoriana. En Guayaquil, todo objeto que se lleva a las islas debe pasar por un protocolo de control sanitario y químico para que no pueda afectar al

ecosistema. Las maletas son desinfectadas y abiertas una por una, y se comprueba el contenido de las bebidas en una máquina especial. Cada persona tiene que registrarse online desde su país de origen, y rellenar dos formularios en Guayaquil para acceder a Galápagos. Una vez pasados los controles, los formularios y el avión, llegamos por fin a las islas. La primera cosa que nos impactó fue ver una iguana gigante cruzando

13


la pista de aterrizaje. La segunda, que eran las 12 del mediodía y nuestro avión era el último de la jornada. La tercera, y más pesada, que el aeropuerto está en una isla aparte (Isla Baltra), y que para salir de él, se debe coger un bus, después un barco y finalmente otro autobús para llegar a la isla principal, Santa Cruz. Pese a las dificultades, finalmente llegamos a Puerto Ayora, en Santa Cruz, el pueblo más importante de las islas. Nada más llegar supimos que sería un viaje espectacular: el Sol, el color del mar, los leones marinos en el puerto e incluso en las calles,

“La primera cosa que nos impactó fue ver una iguana gigante cruzando la pista de aterrizaje” los reptiles paseando por la acera y todo tipo de animales viviendo con los humanos en aparente armonía. Aquello nos llenó de felicidad, estábamos en el lugar adecuado. Fuimos a nuestro hotel y allí nos asesoraron sobre las excursiones que podíamos hacer. La mayoría se tenían que hacer con guía personal e implicaban transporte entre islas. De hecho, pudimos comprobar que los tickets de los barcos entre islas pueden comprarse casi en cualquier sitio por unos 25$ o 30$. Esa misma tarde decidimos visitar Tortuga Bay (gratuito y sin guía). Es una playa espectacular llena de iguanas marinas, tortugas, cangrejos gigantes y todo tipo de aves. Una niña nos

14

DNI del viajero Nombre: Enric Apellido: Gili Pais: España Edad: 30 años Mi nombre es Enric y soy de Sabadell, Barcelona. Soy responsable técnico en una empresa del sector turístico. Mi pasión y afición es viajar, si pudiera me pasaría todo el año visitando países y culturas diferentes. Me gusta mucho el deporte en general (baloncesto, esquí, montañismo,...), la meteorología y la investigación histórica. Soy coleccionista acérrimo y miembro de diversas asociaciones sin ánimo de lucro. Si queréis más información sobre mi ruta en Galápagos podéis contactarme por correo electrónico: enricwai@gmail.com

Junto a una tortuga gigante en las Islas


Pájaros esperando su comida junto a pescadores en Puerto Ayora

avisó de que había tiburones muy cerca de la costa, así que decidimos tocar el agua sólo con los pies. Al día siguiente contratamos un aprendizaje de Scuba Diving (buceo) en Puerto Ayora. Hicimos el curso en una piscina y después fuimos a Punta Estrada, donde buceamos con mantas-rayas, dos tiburones y múltiples especies. Nos impresionó. Por la tarde decidimos ir con un guía a la reserva privada de El Chato, donde pudimos ver tortugas gigantes en libertad, un túnel de lava formado por las erupciones del volcán de la isla y dos de sus cráteres. PA la mañana siguiente debíamos ya cambiar de isla y dirigirnos a San Cristó-

bal. Para ello disponíamos sólo de unos pequeños barcos que transportan a la gente de isla en isla. Cada vez que se coge uno de esos barcos, vuelven a controlar todas tus maletas: las abren, sacan tus pertenencias y te dan un certificado conforme no llevas nada que pueda afectar al ecosistema. El trayecto de Puerto Ayora a Puerto Baquerizo Moreno fue muy movido, la barca era muy pequeña y el mar estaba muy alborotado. Más adelante pudimos comprobar que siempre sería así. Llegamos a San Cristóbal hacía el mediodía. La isla era aún más tranquila que la anterior, y estaba llena de leones marinos. De hecho, descubrimos que la llaman isla

15


de los lobos marinos, que es como llaman a los leones en Galápagos. Dejamos las maletas en el hospedaje y para nuestra sorpresa descubrimos que seríamos los únicos clientes esas dos noches. Después fuimos al Centro de Interpretación de las Galápagos, donde te explican la historia de las islas, y el porqué de una fauna y una flora tan

reservado la excursión para probarnos los trajes de buceo y coger el barco privado hacia Ayers Rock, a una hora de distancia. Se trata de un islote con paredes verticales de 300 metros sobre el agua que se hunde unos 200 metros por debajo del nivel del mar, y que tiene dos peculiares agujeros por donde circula el agua del mar de lado

Haciendo deporte en el paisaje lunar de los volcanes de Isla Isabela

espectaculares. Del centro sale un sendero que lleva a unas playas paradisíacas llenas de reptiles, leones marinos y pájaros. Al regresar decidimos contratar una excursión en barco para el día siguiente: iríamos a Ayers Rock, que significa León Dormido, para hacer aún más snorkel. La mañana del cuarto día, como previsto, fuimos a la tienda donde habíamos

a lado. Realmente daba incluso miedo. En el islote pudimos ver más tiburones, rayas, estrellas de mar, leones marinos y un sinfín de especies. Decidimos pasar lo que quedaba de día en Playa Mann descansando, y tomando el Sol rodeados de unos 200 leones marinos. El quinto día fue un día de traslado. Debíamos ir a Isla Isabela, y para ello, debía-

16


mos coger una barca de regreso a Santa Cruz, y de allí, otra a Isla Isabela. A las siete de la mañana ya estábamos en pie y partíamos en dirección a Puerto Ayora. Tres horas más tarde, a las 10, llegamos a nuestro destino. Decidimos visitar el centro Charles Darwin, donde investigan sobre especies en peligro de extinción y ayudan a mantener la fauna y flora del parque nacional. Hasta hace dos años se hospedaba allí la tortuga gigante Solitario George (Lonesome George). Era la última de su especie después de que los intentos para conseguir que tuviera descendencia fracasaran. Tras nuestra visita cogimos de nuevo una barca y llegamos sobre las cinco a Puerto

Villamil, en Isla Isabela. Fue llegar y saberlo: aquello es el paraíso. No hay ni una sola calle ni camino asfaltado en toda la isla. Todavía hay más animales, ¡incluso vimos pingüinos en el pueblo!, y el ambiente es el colmo de la calma. Para completar el cuadro, la isla tiene un paisaje lunar… ¡Impresionante! No hay palabras para describirla. En el mismo embarcadero nos esperaba Juanita, la propietaria del hospedaje donde nos alojaríamos las siguientes dos noches. Fuimos a dejar las mochilas a la casa y seguidamente cogimos un 4x4 –los pocos taxis que hay en Galápagos son todos todoterrenos– para ir a ver flamencos en libertad en un parque cercano al pueblo.

Descansando junto a los leones marinos

17


El sexto día de nuestro viaje lo dedicamos a visitar volcanes en la isla. Desde ellos se intuían todas las islas del archipiélago. El paisaje era totalmente lunar y la lava de cada una de las erupciones daba a las vistas unas tonalidades espectaculares. Por la tarde decidimos ir andando al muro de las lágrimas, un muro hecho como castigo por presos en los años 60 donde se pueden ver tortugas gigantes y reptiles. El día siguiente, y penúltimo, era el día de regreso a Puerto Ayora. Nuestra barca salía a las cuatro de la tarde, así que apro-

vechamos la mañana para hacer la ruta de las tintoreras. Se trata de una serie playas donde los tiburones duermen y descansan. Realmente impactante. Tras la experiencia decidimos hacer snorkel con un guía en una cala cercana donde nadamos con tortugas marinas, pingüinos y más leones marinos. Finalmente y antes de marcharnos tomamos el sol durante dos horas en unas pequeñas y curiosas islas de la zona que se forman y desaparecen con las mareas. Llegamos cuando caía la noche a Santa Cruz, donde tuvimos la suerte de poder

18


cenar en el único sitio en que aceptaban tarjetas. Y digo que tuvimos suerte porque ya no disponíamos de dinero en efectivo. Ni nosotros, ni el cajero automático. Al día siguiente, el octavo, acababa nuestra aventura. Cogimos el bus, luego el barco, y otra vez el bus, para llegar al aeropuerto, ser desinfectados, controlados y enviados de vuelta a Barcelona 23 horas más tarde. Ya en casa, y una vez reposado el viaje y adquirida la experiencia, llegamos a la conclusión de que lo más adecuado hubiera sido quedarse un día menos en Santa Cruz y pasar un día más en Isla Isabela, la más grande y espectacular de todas. No fuimos

a más islas porque está prohibido acceder a ellas si no es en barco privado y son muy caros, pero el hecho de hacer la ruta por nuestra cuenta nos dio la flexibilidad que los barcos privados no ofrecen. Sin lugar a duda, la ruta por las Galápagos ha sido el mejor viaje de nuestras vidas. Son unas islas que te despiertan los sentidos, y donde cada instante puede ser fotografiado. Nada es como lo conocemos. Todo es natural, como debería ser. Animales y personas conviviendo con normalidad. No hay contaminación, muy poco turismo, tranquilidad, felicidad y respeto al medio ambiente. Increíble. Un viaje muy recomendable. v

19


La Toscana en moto Un paseo sobre dos ruedas entre viñedos, girasoles, pueblos perdidos y ‘dulces’ colinas Texto y fotos olivia sampedro Fecha del viaje 08/08/2014 a 15/08/2014

20


D

El Palacio Comunal de Siena

espués de haber disfrutado de la Toscana en innumerables ocasiones, viajando en coche por muchos de sus preciosos y pintorescos pueblos y por sus maravillosas carreteras bordeadas de cipreses, el pasado verano optamos por recorrer de nuevo la región disfrutando de las ventajas de movernos sobre dos ruedas en lugar de sobre cuatro. Si desde el primer momento que conocimos la Toscana nos había fascinado la magia de sus paisajes únicos, recorrer las carreteras

desde la perspectiva que te da la cercanía de la moto ha sido realmente una experiencia única y que nos gustaría repetir en más ocasiones, ya que se nos han quedado algunas rutas en el tintero. El viaje, si bien se hizo algo largo por la travesía en barco de Barcelona a Civitavecchia, valió la pena ya, que nos ahorró recorrer todo el sur de Francia considerando que teníamos pocos días a disposición. Podíamos haber optado también por viajar a Livorno, pero como íbamos a recorrer también el sur de la región, entrar por Roma era una buena opción.

21


22


Desde Civitavecchia hasta que llegamos al sur de la Toscana pasaron unas tres horas, pero con las respectivas paradas y gracias al agradable tiempo que afortunadamente nos acompañaba, el viaje fue realmente agradable. De camino hacia Barberino Val d’Elsa, nuestra primera parada, aprovechamos para comer algo en Orvieto, un encantador pueblo que pertenece a la región de Umbria y que merece, aunque sea una breve parada para disfrutar de su majestuosa catedral y de las vistas sobre el valle que rodea la localidad. Cansados después de la noche en el barco, y de los kilómetros de carretera, la llegada al agriturismo de Barberino Val d’Elsa en el que pasaríamos las vacaciones fue como llegar a un rincón de paraíso que parecía estar en otro mundo. Campos de girasoles por

un lado y extensas hileras de viñedos por el otro configuraban el paisaje de ensueño que nos iba acercando a la que sería nuestra casa durante unos días. Afortunadamente, el camino que unía la carretera principal con la finca estaba en perfecto estado, algo que era de agradecer, así la moto no sufriría más de lo necesario. Nos consta que algunos alojamientos en la Toscana están enclavados en medio del campo y se encuentran al final de subidas escarpadas y caminos de piedra algo complicados para el acceso, en función del tipo de vehículo, así que recomendamos a los viajeros que lo consulten siempre en caso de viajar en moto para evitar sorpresas. La casa que nosotros habíamos elegido estaba en el corazón del Chianti, que es el centro de la región. Así pudimos hacer excur-

23


siones diarias a los lugares seleccionados de la Toscana sin tener que hacer infinidad de kilómetros cada día. Con el tiempo que teníamos a disposición dedicamos el primer día a recorrer pueblecitos del Chianti como Greve in Chianti, el mismo Barberino val d’Elsa donde estábamos alojados, y por la tarde, nos acercamos hasta San Gimignano. Este último, si bien es un punto de peregrinación turística algo excesivo, merece una visita, aunque sea solo para disfrutar de los paisajes que lo rodean. Es un lugar para pasearlo, pero no de parada larga, ya que el exceso de turistas (sobretodo en pleno verano) le roba algo de su en-

“Campos de girasoles por un lado, y extensas hileras de viñedos por el otro configuraban el paisaje...” canto. Otro de los lugares que visitamos, y que aparece mucho menos en las guías, es la pequeña localidad de Certaldo, un pueblo situado en lo alto de una de las llamadas “dulces” colinas Toscanas, que regala vistas maravillosas y que, de momento, permanece alejado de las habituales rutas turísticas. Nuestra ruta por la Toscana nos llevó también a visitar Monteriggioni, un pequeñísimo pueblo amurallado que se visita de manera rápida y es realmente bonito por su singularidad, y de nuevo, por las bellas carreteras que conducen hasta él. Evidentemente, estando en la Toscana, no hay que perderse Siena, una maravillosa ciu-

24

El libro Bajo el sol de Toscana Tras pasar algunos veranos en Italia y enamorarse de la Toscana, una maestra y poeta norteamericana decide dejarlo todo y comprar una casa en el campo empezar una nueva vida.

Dónde comer La Taverna di San Giuseppe Dirección: Via Giovanni Dupre 132, Siena. Teléfono: +39 0577 42286 Precio: 40€ - 70€ Caffè Giardino Dirección: Viale Roma 17, San Gimignano. Teléfono: +39 0577 940854 Precio: 30€ - 50€ La Crocina Dirección: Loc. Crocina 1, Montalcino. Teléfono: +39 0577 847240 Precio: 20€ - 40€ Osteria Il Campanellino Dirección: Via Vittorio Veneto 36, Barberino Val d’Elsa. Teléfono: +39 055 807 5770 Precio: 30€ - 50€ La Buca di Enea Dirección: Via della Buca 10, Pienza. Teléfono: +39 0578 748653 Precio: 20€ - 40€


dad que tuvimos la suerte de disfrutar en las horas previas al Palio, la famosa carrera de caballos que enfrenta a los distritos de la ciudad. Afortunadamente en Siena, como en todas las ciudades de Italia, hay un gran número de motos y, por tanto, en la ciudad es fácil encontrar aparcamiento para estos vehículos cerca del centro histórico. De hecho, en todas las pequeñas poblaciones, así como en los núcleos más grandes fue muy sencillo aparcar, ya que hay bastantes espacios habilitados para motos. Otro de los imperdibles de la Toscana es el recorrido que lleva hasta Montalcino, cuna de uno de los vinos más deliciosos y exclusivos de la región, el famoso Brunello di Montalcino. Desde allí la carretera que conduce hasta la maravillosa y única Abadía

Dónde dormir Le vignacce Dirección: Località le Vignacce 6 53040 Bettolle (Siena) Teléfono: + 39 335 6317015 Web: www.villavignacce.com Le torri Dirección: Via S. Lorenzo a Vigliano, 31 50021 - Barberino Val d’Elsa (Firenze) Teléfono: +39 055 8076161 Web: www.letorri.net Casa Cornacchi Dirección: Loc. Montebenichi 52021 - Bucine (Arezzo) Teléfono: +39 055 998229 Web: www.cornacchi.com

Abadía de Sant’Antimo

25


26

Los vi単edos del Chianti


de Sant’Antimo, enclavada en un estupendo paraje donde parece que el mundo se ha detenido de golpe. Esta es una excursión que no debería faltar en el cuaderno de ruta. Pero posiblemente, de las diferentes rutas y excursiones que hicimos en moto, la zona que sin lugar a dudas nos ha dejado casi sin respiración es toda el área de la Valdorcia, y muy especialmente, las carreteras que desde localidades como la pequeña y singular Buonconvento conducen hasta la encantadora Pienza. Son kilómetros y kilómetros de dulces y suaves colinas Toscanas bordeadas de cipreses alineados con una perfección mágica, y con unas formas onduladas que

bajo la luz del sol parecen un verdadero mar de color amarillo. Gran parte de nuestro álbum de viaje se sucedió entre esos paisajes. Eran de una belleza que nos llevó a entender algo mejor el abrumador Sindrome de Stendhal, esa enfermedad psicosomática que acelera el ritmo cardíaco de los que se exponen a obras de arte particularmente bellas, que tanto afecta a los japoneses de visita por Florencia. Hemos recopilado algunas de las imágenes de un viaje que recomendamos a todo el mundo, en moto, en coche, en bicicleta o como sea. Al menos una vez en la vida hay que perderse bajo el sol de la Toscana. v

27


Una ciudad que enamora Donostia ofrece al visitante nostĂĄlgicos paisajes cargados de historia y una gastronomĂ­a de ensueĂąo Texto y fotos sandra peris Fecha del viaje 05/09/2014 a 10/09/2014

28


O

Vistas de la ciudad desde las alturas

ír el nombre de Donostia, San Sebastián, probablemente evoca a la mayoría a la afamada Playa de la Concha, al célebre Festival de Cine de la ciudad, o a los pintxos de los múltiples locales que se aglutinan en la Parte Vieja. A aquellos que hemos tenido la suerte de visitar la capital guipuzcoana, de recorrerla y de perdernos en sus calles; de caminar por sus playas y sus montes y de rodearnos

de la magia y belleza de sus paisajes, Donostia evoca mucho más. Es una ciudad que enamora y que esconde lugares que vale la pena descubrir y redescubrir una y otra vez. Desde las alturas, el Monte Urgull nos regala desde su ladera sur, donde se erige el Castillo de la Mota, una panorámica de la villa donostiarra que invita a la calma. En su ladera norte, el Cementerio de los Ingleses nos permite ser testigos silenciosos del recuerdo a los soldados ingleses que

29


30


murieron en la batalla de 1813, y que se encuentran allí enterrados. Y recorriendo sus caminos hasta llegar a lo más alto del monte no dejamos de contemplar el hipnotizador paisaje de un mar embravecido. El Monte Igeldo, que junto al Urgull escolta la playa de la Concha, aúna la magia de un pequeño parque de atracciones al que se accede con el funicular más antiguo de Euskadi. Tiene unas vistas espectacula-

res, de la ciudad, y también de los acantilados del monte. Y no podemos bajar de las alturas sin referirnos al Monte Ulía, pulmón verde de la villa donostiarra y que es lugar imprescindible de destino para los aficionados al senderismo. Si seguimos nuestra visita hacia la costa, descubriremos el Camino de Santiago. Adentrarse en sus caminos, verse rodeado de árboles infinitos y descubrir panorámicas de la ciudad poco

31


conocidas nos ofrece una experiencia única. Es un lugar de cuento. Mención aparte merecen las playas de San Sebastián. Aunque sin duda la más conocida es la célebre Playa de la Concha, con su inconfundible barandilla y sus señoriales farolas, símbolos inequívocos de la ciudad, que observan las subidas y bajadas de la marea desde el Paseo, la Playa de Zurriola es también visita obligada, sobre-

todo para los amantes del surf, ya que se ha convertido en punto de encuentro para los surfistas de todo el mundo. La Playa de Ondarreta también merece un alto en el camino. La encontraréis de camino hacia los jardines del Palacio Miramar, emblemático lugar de la capital guipuzcoana que por iniciativa de la reina María Cristina albergó los descansos estivales de la familia real española. Al llegar al final de la playa

32


33


El Peine del Viento, de Eduardo Chillida

de Ondarreta, Donostia nos vuelve a sorprender con un lugar en el que naturaleza y arte se dan la mano y donde somos testigos de un espectáculo único. La furia de las aguas embravecidas golpea por igual las rocas y las esculturas que dibujan el Peine del Viento, obra del célebre artista donostiarra Eduardo Chillida. Y es que Donostia es una ciudad que no te deja indiferente. Es una ciudad que te abraza, que te invita a perderte en sus calles y a dejar tus huellas en sus playas. A

respirar sus montes, a cruzar sus elegantes puentes sobre el río Urumea, a fascinarte ante el cubo del Kursaal. A volver a tu infancia subido en el mágico carrusel frente al Ayuntamiento mientras te acompaña la visión infinita de la playa de la Concha. A disfrutar de su gastronomía con los platos más exquisitos de grandes chefs o con sus innumerables pintxos y su txakolin en un ambiente único de su Parte Vieja. Todo en Donostia es magia. Vale la pena descubrirla y redescubrirla una y otra vez. v

34


www.divinovillas.com - relations@divinovillas.com

35


Diario de Londres El día a día de una primera visita a la capital británica entre museos, encuentros y monumentos históricos Texto gonzalo paraiso - fotos gonzalo paraiso y Yasmina Cruz Fecha del viaje 30/07/2014 a 06/08/2014

36


L

ondres siempre había estado ahí, siempre nos mirábamos desde la distancia, como dos personas que se miran de lejos y son incapaces de acercarse a hablar. Ya sea porque no era el momento o porque no era posible a nivel económico, siempre había alguna razón para no ir. Y no porque la gente no insistiese. Todo el mundo me miraba con cara de sorpresa al confesar que aún no conocía la capital del Reino Unido. Así que, aprovechando

la excusa de tener un amigo viviendo en la ciudad, decidimos que sería buena idea hacerle una visita y visitar la ciudad con una muy buena amiga. Llegamos a Londres la última semana de julio. Fue rápido, nos instalamos en la residencia tras llegar del aeropuerto de Gatwick y fuimos a comer algo con nuestro amigo al centro de Londres, a la zona más comercial, para empezar a familiarizarnos con la ciudad. Allí visitamos Regent Street, Carnaby Street, Liberty London y

El cambio de la guardia

37


terminamos en el mítico Picadilly Circus. Al día siguiente nuestra ruta consistía en caminar hasta Hyde Park para visitar la Serpentine Gallery, una galería de arte situada justo en el corazón del parque, en la que la performer Marina Abramovic ofrecía una exposición llamada 512 Hours. Pasamos en la galería un buen rato disfrutando de la performance y luego nos dirigimos hacia el Royal Albert Hall para luego visitar el museo de la Ciencia, y el de Victoria y Alberto, que se encuentran uno en frente del otro. De camino al museo de la Ciencia, sin embargo, nos encontramos, en la Royal Geographycal Society, con una exposición de fotografía muy interesante: imágenes de naturaleza y paisajes espectaculares. El edificio tenía además una apetecible terraza dónde sentarte y tomar algo, pero el tiempo urgía y queríamos visitar los otros dos museos. Tras parar a comer en un italiano de la zona de los museos –una parte de la ciudad en la que podías encontrar casi cualquier tipo de cocina–, llegamos por fin al museo de la Ciencia. Allí había exposiciones bastante curiosas, como una muestra de cosas que

la gente se había dejado en el museo, o toda una sección dedicada a la impresión en 3D, además de una colección de vehículos clásicos. Al salir nos dirigimos al museo de Victoria y Alberto, que nada tenía que ver con el que habíamos visitado justo antes. Se trata de un museo de Arte mucho más clásico, dónde se muestran esculturas principalmente. En la colección permanente pudimos ver una exposición sobre alta costura femenina del último siglo.

38

Chinatown


39

Trafalgar Square


Piccadilly Circus

Lo que más nos gustó, más allá de las exposiciones que vimos, fue el jardín del museo, en el que podías sentarte a tomar algo tanto en la hierba como en las mesas disponibles, e incluso mojarte los pies en la fuente central. Al salir del museo decidimos caminar hacia Harrod’s, el mítico almacén londinense. Visitamos principalmente la planta de alimentación, donde puedes encontrar cualquier cosa que te apetezca, desde tés de elaboración propia hasta ostras, pasando por una maravillosa sección de

quesos. Al salir nos dirigimos a pie hasta la parada de metro de Victoria para comprar las tarjetas de transporte y poder desplazarnos toda la semana sin preocupaciones. Aún nos duele lo que pagamos por aquella tarjeta de transporte. Al día siguiente, por la mañana, visitamos la National Gallery de Londres, para mi, una visita cultural imprescindible. La National Gallery tiene una maravillosa colección de Arte Clásico y contemporáneo de la que destaco, personalmente, El Matrimonio Arnolfini del pintor ho-

40


landés Jan Van Eyck, además de algunos Van Gogh, Degas y Seurat. Al salir de la National Gallery, era ya mediodía y fuimos a comer a una hamburguesería que nos habían recomendado, la Byron. Según nos dijeron, de las mejores de Londres. La verdad es que no defraudaron y estuvieron bastante a la altura. Al salir, fuimos a una pastelería junto a nuestro amigo en Covent Garden. Covent Garden es una maravilla, quizá lo más interesante de Londres tras la visita a la Tate Modern. El mercado, el ambiente que se respira, las tiendas... Aprovechamos la visita para comernos

unas fresas con chocolate, que pese al precio, eran espectaculares, y para vernos con otra amiga que casualmente visitaba también Londres. Nos quedamos por la zona vagando por las tiendas que aún quedaban abiertas. Paseamos por el Chinatown, el Soho y terminamos en Oxford Circus, dónde cogimos el metro a la residencia. Al día siguiente, por la mañana, decidimos ir a pasear por Portobello Road, que nos quedaba exactamente a cinco minutos a pie de la residencia. Siendo sábado por la mañana, aquello era un no parar de gente, pero el mercadillo merece la

Camden Town

41


pena. Pasamos la mañana caminando por Portobello y finalmente comimos en una quesería que encontramos por casualidad. Aún soñamos con aquella tabla de quesos y el vino que nos sirvieron. Tras descansar un poco en la residencia, decidimos dedicar la tarde a las compras e ir por la noche a cenar con nuestro amigo a otra hamburguesería, la Gourmet Burger Kitchen, situada en un centro comercial a unos 20 minutos a pie de la residencia. Las hamburguesas estaban al nivel de las de Byron, incluso puede que mejores. Al día siguiente fuimos apostamos por un clásico: el cambio de guardia en Buckingham Palace, del que vimos poco, muy poco, pero que como curiosidad del viaje no estuvo nada mal. El palacio es impresionante y si logras situarte bien, tras algunos empujones y fotos a ciegas, podrás retratar a algunos grupos de guardias. Tras ver el cambio de guardia, bajamos a pie hasta la zona del Big Ben, la Abadía de Westminster y el London Eye, tres míticos monumentos que no podíamos eludir. El Big Ben es imponente, pero el London Eye son palabras mayores. Cruzamos el puente y fuimos a comer a un recinto ferial que había a pocos minutos a pie del London Eye para luego visitar el British Museum, otro de los imprescindibles de Londres en lo que a oferta cultural se refiere. Allí pudimos disfrutar de una gran cantidad de obras de arte egipcio, bizantino, griego e incluso algunos trajes de samuráis, pero de esta visita destacamos la famosa piedra Rosetta, el tesoro del museo.

42

DNI del viajero Nombre: Gonzalo Apellido: Paraiso País: España Edad: 23 años Mi nombre es Gonzalo y vivo en Barcelona. Estudio y trabajo. Aficionado del arte, el calzado y la moda masculina. Viajero y ‘foodie’. Muchas ideas y poco tiempo para llevarlas a cabo. Intentando sacar tiempo de donde no lo hay. Siempre en movimiento.

Milenium Bridge


Buckingham Palace

Tras los clásicos, nos dirigimos a Camden Town, una zona llena de tiendas con un gran mercadillo. Aunque nosotros fuimos un domingo por la tarde, la actividad de algunas tiendas era totalmente normal. Es una zona que nada tiene que ver con el resto de Londres, como un pequeño pueblo pequeño sumergido en medio de la ciudad. Más tarde, siguiendo el consejo de nuestro amigo, iríamos a Primrose Hill, una pequeña colina desde la que se puede ver todo el Skyline de Londres. Pese a la recomendación, nos defraudó bastante. Por la noche decidimos innovar y pro-

bar un japonés situado en Notting Hill, el E&O, un restaurante excesivamente caro, para la cena que recibimos, pero al nivel de esa zona de la ciudad. El día siguiente por la mañana cogimos unas bicicletas para hacer una ruta de ocho kilometros desde la residencia, también en Notting Hill, hasta la Tate Modern. Las bicicletas que habíamos alquilado eran del servicio de alquiler de la ciudad, las alquilábamos durante media hora y las íbamos cogiendo y dejando hasta llegar a la Tate Modern. Como ya he desvelado anteriormente, la Tate Modern no solo no defraudó, sino

43


que superó, de largo, todas las expectativas. La colección permanente es espectacular: Picasso, Dalí, Miró, Pollock, Richard Serra, Sir Francis Bacon, Mark Rothko. Todos presentes, y muchos más que no podían faltar. En mi opinión, esta es la visita cultural más imprescindible de todas. Pasamos casi tres horas en el museo. Al salir, fuimos a comer algo al lado de la catedral de Sant Paul que encontramos tras cruzar el Millennium Bridge de Calatrava. Esa noche cenamos de nuevo en Notting Hill, en un restau-

rante italiano, el Essenza, que nada tenia que ver con el de la noche anterior. Cenamos de maravilla, con un servicio muy amable y atento, y aunque el precio de la zona se mantuvo, pagamos a gusto. Y así nos plantamos en nuestro penúltimo día, que dedicamos a las compras. Pero no podíamos despedirnos de Londres sin un English Breakfast como dios manda, así que buscamos en Internet donde hacían buenos English Breakfast y allá que fuimos. El lugar en cuestión se llamaba The Riding House Cafe, un lo-

British Museum

44


Covent Garden

cal completamente de madera, con una mesa central corrida en la que se sirven las comidas. Cogidas las energías necesarias, empezamos nuestro día de compras y regalos para la familia. Visitamos Harrod’s, fuimos a Selfridges, también a Primark, y Aldo, y acabamos en Nike y Liberty London. Volvimos a la residencia cargados de bolsas al final del día, tal como previsto. Por la noche, cenamos en la residencia para despedirnos y después cogimos el metro en dirección al distrito financiero con el objetivo de subir a tomar una copa al restaurante más alto de Reino Unido, el Duck & Waffle, situado en la planta 40

de uno de los rascacielos que conforman el skyline de la ciudad. Una buena manera de despedirse de Londres. Al día siguiente, hicimos la maleta con la tristeza lógica del momento, pero sabiendo que nos llevábamos mucho con nosotros. Fue una semana llena de experiencias y grandes momentos, que siempre estarán con nosotros, pero debo admitir, si se me permite la crítica, que al haber viajado a Londres con unas expectativas tan altas, al partir, me fui un tanto defraudado. Con el tiempo, y poniendo las visita en perspectiva, uno se da cuenta de la increíble experiencia que vivió en Londres. v

45


Un paisaje en el que perderse Vietnam es la combinaci贸n perfecta entre lo ex贸tico y lo acogedor, un pa铆s en el que descubrir lugares y culturas 煤nicas Texto y fotos Elisabet Rickard Sala & Allan Fortuny Sicart Fecha del viaje 02/09/2014 a 17/09/2014

46


V

ietnam se caracteriza por tener gran variedad de paisajes, playas paradisiacas vacías, selvas llenas de animales, montañas repletas de campos de arrozales y una sociedad amigable y simpática, a la vez que tímida. Nuestra historia empezó en el sur, en la ciudad de Ho Chi Mihn. El vuelo de ida salía más barato aterrizando en esa ciudad que en Hanoi, la capital. La idea era viajar de sur a norte bordeando la costa del país al estilo backpackers (mochileros), así que no lo teníamos demasiado organizado, íbamos un poco a la aventura. Inicialmente, queríamos atravesar en tren el país, pero desconocíamos las distancias, así que apostamos por decidirlo in situ. Personalmente, cuando llegué a Ho Chi Minh, me sorprendí. Era una ciudad bastante occidentalizada (debo decir que visité la India unos años antes y no hay punto de comparación), y con muchísimas motos. Cruzar la calle era todo un reto. Como puntos de interés, Ho Chi Minh tiene el museo de la guerra, curioso para hacer una visita, y un par de calles bonitas en las que cenar por la noche. Para una primera toma de contacto con el país, no esta mal, pero no fue una ciudad que nos enamorase. Al día siguiente cogimos un avión y para ir a una isla bastante desconocida llamada Con Dao, simplemente maravillosa. Se trata de una isla poco visitada tanto por extranjeros –ya que prefieren ir a la isla de Phu Quoc–, como por nativos, que reniegan de ella porque durante la guerra de

47

Playa en Con Dao

Selva en Con Dao


48

Playa en Con Dao


Hombre navegando el río Mekong

Vietnam se utilizó como una cárcel –estilo Alcatraz– a la que enviaban a los vietnamitas para encarcelarlos en condiciones infrahumanas y deplorables. A día de hoy, por fortuna, dicha cárcel ya no existe y sólo hay una isla preciosa. La isla tiene selva, playas y uno de los mejores arrecifes de coral de Asia, una parada de obligada visita en nuestra lista. Habían dos o tres compañías que ofrecían el tour, así que no tuvimos problemas. Es una actividad cara, pero la experiencia es muy recomendable. Cabe decir que en la isla la gente no habla demasiado inglés pero el lenguaje de signos siempre funciona. Nos alojamos en

unas cabañas llamadas Con Dao Camping, en frente del mar. Mi consejo es que alquiléis una moto y vayáis de una punta a otra visitando las diferentes playas que hay, y que hagáis alguna excursión. Se trata más bien de un lugar de relax. Posteriormente, volvimos en avión a Ho Chi Minh y de ahí nos dirigimos al delta del Mekong en autobús. Desde la estación de bus Mien Tay salen muchos buses y en cuatro horas uno se planta en la ciudad de Can Tho sin problemas. Allí concertamos un tour que nos llevaría a visitar los mercados flotantes del río. Nuestra suerte fue conseguir una guía autóctona espectacular,

49


Miss Ha, que nos enseñó y nos contó muchísimas cosas, y nos presentó a un montón de gente, por lo que fue una experiencia enriquecedora y gratificante. Nuestra siguiente parada fue el centro del país: Da Nang, Hoi An y Hue. Unos amigos nos habían aconsejado que pasáramos por Mui Ne, una ciudad con dunas muy característica y diferente al resto del país, pero sólo teníamos 15 días para visitar Vietnam, así que no nos podíamos permitir una parada más. Aterrizamos en Da Nang desde Ho Chi Minh, una ciudad de paso que no tiene mucho atractivo. Hoi An, en cambio, es un pueblo con mucho encanto y muy acogedor que posee una influencia francesa muy clara. Se come muy bien y hay mucha oferta para comprar souvenirs y ropa de todo tipo, el único problema es que está lleno –muy lleno– de turistas, una pena. Hue, desde mi punto de vista, tampoco vale la pena. Se trata de una ciudad histórica con una ciudadela que, en un tiempo pasado fue bonita, pero que fue demolida durante la guerra. El norte. Llegamos a Hanoi, la divertidísima Hanoi. La mayoría de hoteles están en el centro y tiene muchísima vida. La ciudad está llena de gente, movimiento y motos. Hanoi es el Vietnam de verdad. Restaurantes en la calle, familias paseando, gente mayor que se levanta a las cinco de la mañana para hacer estiramientos delante del lago…¡Apasionante! Teníamos a nuestra disposición un gran abanico de opciones: comida, ropa (la mayoría falsa), souvenirs... Allí hay que visitar la Pagoda

50

DNI del viajero

Nombre: Elisabet

Nombre: Allan

Apellidos: Rickard Sala

Apellidos: Fortuny Sicart

País: España

País: España

Edad: 25 años

Edad: 26 años

Somos de Barcelona, vivimos en el barrio de Gracia. Nos encanta viajar y descubrir países y culturas. Somos amantes de la montaña. Nos gusta correr, bailar, leer y ver series y películas.

Mercado flotante en el rio Mekong


Vista de Halong bay desde lo alto de una montaña

del Perfume y los mercados. Cada calle del centro se especializa en un sector y los mercados de comida son de susto. En Vietnam se vende de todo. En el norte disponíamos de una semana para visitar Sapa y Halong Bay, y por disponibilidad de horarios, realizamos primero el tour de Halong Bay. Se trata de una de las siete maravillas naturales del mundo y patrimonio de la humanidad, un lugar en el que quedarse anonadado. Con el tour, te pasaban a recoger por el hotel de Hanoi, te llevaban en autobús hasta el puerto de Halong Bay, donde co-

gías un barco y navegabas por la espectacular bahía un día y medio. Había actividades como kayaking, visitas a cuevas y una parada en una de las playas. Dependiendo de los días que se tengan, yo aconsejaría coger un crucero que fuera lo más legos posible, más allá de la Bahía de Halong, para poder dormir en la Isla de Cat Ba. Nosotros sólo pudimos pasar dos días y una noche allí, y nos quedamos con ganas de algo más auténtico. Es un sitio precioso, pero masificado de turistas, y al final, todos hacen el mismo recorrido.

51


Casas en el rio Mekong

Mercado en Hanoi

52

Mujer vendiendo en su bicicleta en Hanoi


El viaje a Sapa es también imprescindible. Sapa es un pequeño pueblo bordeado por montañas en el que el senderismo es una actividad muy común. Es un lugar muy diferente al resto de lugares que visitamos en Vietnam, está habitado por indígenas de diferentes etnias que se diferencian por su ropa tradicional. Allí quien manda es la mujer, que es quien trabaja y controla la casa, muchas de ellas son guías de montaña. El pueblo tiene un mercado muy entrañable de tejidos hechos a mano, un mercado de comida –no podía faltar –, y mucha oferta de ropa de trekking de marca, aunque de autenticidad poco fiable. Nuestro tour por Sapa duró cuatro noches y tres días e incluía dos noches en tren de ida y vuelta, mucho trekking y una noche en una Homestay. Existe la opción más económica de ir en autobús, pero sinceramente, es un buen tute. Algo que también sucede mucho en Sapa es que mientras paseas se te pueden acercar un montón de mujeres y niñas de diferentes etnias, intentando que compres pulseras, collares o bolsos. Realmente, hasta que no compras no se van, y es algo que puede resultar bastante molesto. Mientras realizas trekking con el grupo va siempre la guía y un séquito de mujeres, desde niñas a mayores, acompañándote para que, una vez que hayas llegado a tu destino, les compres algo, con la excusa de que te han ayudado por el camino. La verdad es que son alucinantes: llevan en los pies unas chancletas de plástico, del estilo piscina de hotel de baratillo (zapato nacional de Vietnam), y van

53

Consejos En la maleta. A parte de los imprescindibles de un viaje a Asía como son el anti-mosquitos, la crema de sol y el botiquín, llévate una fotocopia del pasaporte, los hoteles siempre piden que les dejes el pasaporte y hay algunos no muy fiables. Tours. ¿Cómo se cogen los diferentes ‘tours’? En todo Vietnam, sobretodo en Hanoi, hay agencias de viaje en las que reservarlos. Son bastante cerrados y muchas veces te encuentras a los mismos turistas en las diferentes actividades, esto no siempre es malo, se conoce a gente muy interesante y es enriquecedor. Hay la opción de ir por libre a todos los sitios, pero obviamente eso implica tener tiempo para poder buscar y luchar todos los precios. La comida. Ir a lugares que estén llenos de Vietnamitas es una garantía, son los más auténticos, la comida suele ser riquísima y marcará la diferencia en el bolsillo. Vuelos. Para realizar vuelos internos mi consejo es coger compañías ‘Low Cost’ vietnamitas: Vietjetair y Jetstar Pacific. Luego está Vietnam Airlines que es como Iberia. Wi-Fi. Hay Wi-Fi en todos los establecimientos. Es hasta sorprendente, así que si llevas un ‘Smartphone’ no te preocupes por tener problemas de conexión.


54

Campo de arrozales en Sapa


Guías de montaña de la etnia Hmong

saltando y subiendo montañas ágiles como cabras, con sus vestimentas y con bebes envueltos en la espalda o con una especie de cazo hecho mochila en sus hombros, ofreciéndote siempre su mano para sujetarte. Y tu, mientras, ahí estas, con tu mejor equipación, de la mejor marca, acicalado de pies a cabeza, cayéndote y te resbalándote sí o sí. La verdad es que es muy divertido, aunque el terreno es básicamente fangoso, siempre llueve y la ruta es como una pista de hielo. Otra experiencia muy recomendable

es dormir en una Homestay, para ello una familia de las etnias indígenas locales debe acogerte en su casa, te prepara la cena, y te ofrece una cama donde dormir. La cena es riquísima y si vas bien abrigado, se duerme bastante bien, es algo muy interesante si te interesa adentrarte en su cultura. Una vez terminado, nos volvimos a Hanoi y de ahí cogimos el vuelo de vuelta a casa. Para mi fue un viaje precioso y bastante fácil, pero como digo siempre: depende de la experiencia de cada uno. v

55


Nueva York, la jungla Pequeña guía por los rincones secretos, los bares más curiosos y las zonas de moda de la ciudad que nunca duerme Texto y fotos Núria Jar Benabarre Fecha del viaje 2011 y 2014

56


L

a ciudad de Nueva York nunca me había llamado la atención. Sólo os digo que fui por primera vez en enero de 2011 y regresé en dos ocasiones más en cuestión de año y medio. He visto el invierno, la primavera y el verano de Nueva York. Me falta el otoño con sus colores marrones y rojizos de las hojas caídas de los árboles de Central Park. Si eres urbanita te enamorarás pronto de sus calles, aunque tiene rincones para todo tipo de personas. En Nueva York hay de todo. En mi caso soy periodista especializada en ciencia. La segunda vez que volé a los Estados Unidos me pasé un mes en el departamento de exposiciones del American Museum of Natural History por unas prácticas profesionales. Viví un terremoto y el huracán Irene, en Estados Unidos todo es a lo grande. Pero también descubrí un montón de cosas que escribí cuando regresé para compartir con los colegas. Ahora comparto algunas con todos vosotros, de esas que no salen en las guías.

The Roof 230

230 5th Ave http://www.230-fifth.com Una manera excelente de cenar al aire libre con visitas al skyline de la ciudad de Nueva York sin arruinarse. Si uno pide un plato y tap water puede cenar perfectamente por unos 20 dólares, más propina, en compañía de los alucinantes rascacielos de la ciudad. Altamente recomendable.

The Spotted Pig

314 West 11st 10014 New York, East Village http://thespottedpig.com The Spotted Pig es la catedral de la hamburguesa, el plato estrella en Estados Unidos. El local es monísimo y está todo decorado con cerditos. Como suena. Normalmente hay bastante cola porque no reservan mesas. Lo mejor es pasar un poco antes, que os apunten en la lista y tomarse una cerveza en cualquier bar de los alrededores. Por unos 15 dólares os comeréis una delicatesen.

Ellen Stardust Dinner

1650 Broadway, cerca de Times Square http://www.ellensstardustdiner.com Los actores frustrados de los cástings de los musicales de Broadway te sirven hamburguesas mientras cantan. Súper americano, una experiencia realmente recomendable.

57


58

El puente de Brooklyn al anochecer, impresionante


Bleeker Street

La calle Bleecker está llenísima de bares con música en directo que valen la pena. En muchos no se paga cover por entrar y, lo mejor, si no te gusta, cambias a otro. Uno de mis preferidos es Kenny’s (157 Bleecker St) los martes por la noche, porque a partir de las 10pm montan unas jam sessions muy impresionantes. En el 147 de la misma calle está The Bitter End, reconocido por el Ayuntamiento de la ciudad, que le dedica el 23 de julio por su contribución a la vida artística de la ciudad. Signh Birdsong es uno de los artistas afroamericanos que siempre merodea por allí con buenas bandas.

Williamsburg

Los hipsters de Nueva York se concentran todos en Williamsburg, en la arteria de Bedford Avenue. Allí se encuentra una de mis tiendas preferidas de segunda mano de Beacon’s Closet (88 North, 11th st). Cabe decir que ahora el ambiente hispter se ha desplazado hacia Fort Green, que está al lado.

Beauty Bar

231 East 14st, cerca de Union Sq http://thebeautybar.com/New_York Muy cerca de Union Square, Beauty Bar es genial. Hasta las 11pm te tomas una copa y te hacen literalmente la manicura gratis. El local está muy de moda, los viajeros aún no lo conocen demasiado y si llevas a alguien siempre triunfas. Es acierto seguro.

Strand

828 Broadway & 12st http://www.strandbooks.com La librería Strand es una de las delicias de Nueva York. Muchos escritores presentan sus obras en esta tienda de libros, creada

59


en 1927. Hay de todo, desde las ultimas novedades hasta las rarezas más absolutas en formato de segunda mano.

advierten sobre la necesidad de tener autorización para hacer fotos, pero si no te ven no pasa nada. Al lado está el MOMA PS1 y otras salas de arte muy modernas.

The Secret Science Club

Barrio judío

The Bell House, 149 7st Brooklyn http://secretscienceclub.blogspot.com.es Si os gustan las historias sobre física de partículas, neurociencia y fósiles la Bell House acoge una vez al mes The Secret Science Club, un evento para peinarse las neuronas a lo cultureta y descubrir otro de los universos de Nueva York. Yo tuve la suerte de descubrir el documental Parallel worlds, paralell lives, ganador de un Bafta, donde el cantante de Eels, Mark Everett, recupera la figura de su padre, uno de los primeros científicos en plantear la teoría de los universos paralelos.

Para mi ha sido la experiencia más impactante de Nueva York. En las calles del barrio judío todo está escrito en hebreo. Los hombres no te miran a la cara por ser mujer y cruzan de acera. En los autobuses las chicas te piden que te sientes en los asientos de atrás y te tapes los hombros si llevas tirantes. Alucinas, y en serio. El barrio está en Brooklyn, en Bedford Avenue, justo antes de llegar a Broadway.

5 Pointz

45-46 Davis St, Queens http://5ptz.com Esta parte de Queens es una zona de peregrinaje del arte callejero. Está lleno de fábricas abandonadas pintadas con grafitis que son auténticas perlas. Hay carteles que te

60


Universidad de Columbia

116th St and Broadway, Upper West Side http://www.columbia.edu Me encanta visitar las Universidades de referencia cuando viajo, como la Universidad de Columbia. El campus alberga una de las mejores escuelas de periodismo, fundada por Joseph Pulitzer, que preside la entrada de la facultad. Aunque Pulitzer fuera uno de los padres del periodismo amarillo, hoy da nombre al premio más importante del sector.

Consejos Metrocard es lo mejor para viajar. Una tarjeta semanal no tiene límites de viajes y llegas a todas partes las 24 horas, los 7 días de la semana. Prohibido fumar, muy prohibido. Uno no se puede encender un cigarrillo ni en la terraza de un bar ni en los parques, por muy grandes que sean (véase Central Park). Las propinas son obligatorias. Mirad bien los ‘tickets’ porque puede que ya esté incluida, que te la calculen pero no esté incluida o que ni te la calculen. Lo habitual es dejar un 18% del total. En los bares, un dólar por copa. Todas las raciones son ‘king size’. Nunca os quedaréis con hambre. Si no os acabáis el plato es muy normal pedirlo para llevar. Si tenéis sed pedid siempre ‘tap water’. Los restaurantes no te cobran por servirte agua de grifo. Y está buena.

Skyline

Una ciudad como Nueva York hay que verla desde arriba. Hay diferentes opciones para ver el skyline. Para mi las mejores son el Top of the Rock del Rockefeller Center y el Empire State. Es recomendable comprar la entrada por internet antes de ir para ahorrarse las colas. Intentad subir justo antes de que anochezca, así veis la ciudad de día y de noche. v

61

Los musicales de Broadway son caros. Sí, pero en las escaleras de Time Square hay unas taquillas (TCKTS) donde a partir de las 3pm venden entradas más baratas para ese mismo día. Las marcas de ropa estadounidenses. Son muy baratas en comparación con los precios españoles. Buen momento para comprarse unos Levi’s, las Converse o un Calvin Klein.


La ruta de la cerveza belga Con más de 1500 variedades diferentes, Bélgica es el paraíso para los amantes de tan preciada bebida. ¿Listos? Nos vamos de cata. Texto y fotos karel de koster

62


Países Bajos

mar del Norte Amberes

Brujas

Ypres

Hasselt

Gante Bruselas Tournai

Alemania

Lovaina

Bélgica Spa

Dinant

Bastoña

luxemburgo

Francia

B

élgica tiene muchas exportaciones famosas: el chocolate, las patatas fritas, René Magritte, los Pitufos. Yo mismo me he convertido en una al mudarme a Barcelona, siguiendo a mi novia, en busca de un poco de sol. La joya de la corona, sin embargo, y sin ningún atisbo de duda, es nuestra cerveza. Oro líquido adorado por los belgas, en el sentido más estricto de la palabra (en Bélgica es casi una religión) que resulta, a la vez, toda una inspiración para el resto de buenos cerve-

ceros del mundo. Justamente por ser tan conocida, y pese a que Bélgica exporta una gran cantidad de su particular tesoro al extranjero, no cabe duda de que la mejor manera de apreciar tan delicioso manjar no es otra que en su hábitat natural, allí dónde ha sido pensada y creada. Como nativo reconvertido en turista en su propio país que he sido (antes de emigrar tuve que enseñar a mi pareja cada rincón de Bélgica), me lancé en su día a preparar una pequeña ruta para visitar Bélgica y descubrir, de un solo plumazo, sus tesoros culturales y líquidos.

63


Empezamos con algo que seguramente conozcáis. Como inicio de ruta nos fuimos a Lovaina, origen de la cerveza belga, y dónde se produce la marca más bebida en el mundo: la Stella Artois. Lovaina es sede de una de las Universidades más antiguas del mundo. Fue creada en el siglo XV, y hay que decir que la ciudad y la universidad son arquitectónicamente iguales: todo de estilo gótico. Es mejor visitar la ciudad durante la semana, cuando las calles y los bares están llenos de estudiantes. De hecho, los estudiantes en Bélgica, conocidos, como no podía ser de otra forma, por beber mucha cerveza, han echo de la Stella Artois, la típica lager,

es decir, muy fácil de beber su favorita. Si sois nuevos en la materia deciros que no notareis mucha diferencia con las cervezas españolas, pero esto cambiará a medida que avanzamos por la ruta en dirección a la capital del país. Nuestra siguiente parada fue Bruselas, que no solamente es la capital de Bélgica, sino también la de Flandes, la de la Comunidad francesa en Bélgica y la de la Unión Europea, aparte de mi ciudad de nacimiento y dónde residíamos. Allí se puede visitar el Parlamento Europeo, continuar paseando hasta el Parlamento belga o el palacio Real y bajar por el Museo de la Música (de impresionante fachada) hasta llegar al Ayuntamiento de Bruselas, situado en la Grand Place, considerada una de las plazas más impresionantes de Europa. Algo, que certifico. Menos impresionante es la La ‘Grand Place’ de Bruselas

64


conocida estatua del Manneken Pis (literalmente hombrecillo que hace pis), curioso símbolo de la ciudad que suele sorprender al visitante (en negativo) por su pequeño tamaño. Si tienes suerte, puede ser que este día esté vestido. Es una tradición, tan extraña como antigua, a la que hay que conceder el otorgar un poco más de encanto al hombrecillo. Si eres muy afortunado, puede que incluso ese día el hombrecillo incluso mee cerveza. Aunque eso solo ocurre si estrena traje, y es realmente difícil de saber. Si no tienes suerte, será mejor que entres en el bar que queda justo delante del Manneken (pese a ser zona turística, es muy recomendable) y pruebes una “Geuze”, la cerveza típica del región de Bruselas, de fermentación espontánea, y con un gusto ácido. Es la cerveza que se usa como base para otras con gustos afrutados también muy apreciadas en el país, como la “Kriek” (de cereza) o la “Pecheresse” (de melocotón), y una de las más curiosas en cuanto a sabor de Bélgica. Nuestra siguiente parada fue más el norte, en Amberes, la segunda ciudad del país, conocida por sus tiendas de moda, sus diamantes y sus habitantes aposentados. Lo más

65

DNI del viajero Nombre: Karel Apellido: De Koster País: Bélgica Edad: 27 años Nacido en Bruselas, historiador y, evidentemente, amante de las cervezas y el buen chocolate, hace pocos meses que me mudé a Barcelona por cuestiones personales. Adoro viajar, descubrir –y entender– otras culturas (hoy es España y ayer fue Australia), y a la vez poder deleitarme con sus platos y recetas. La cocina es mi otra gran pasión, ¡en mi cocina ya no caben más artilugios!

El ‘Manneken Pis’


El festival ‘Gentse feesten’, en Gante

famoso, sin embargo, es su puerto. Recomiendo descubrirlo visitando el Museum aan de Stroom (Museo en la corriente), un edificio muy peculiar que te permite conocer Amberes en todos sus aspectos, tanto históricos como culturales. Después es obligatorio beberse, a orillas del río Escalda, cerca del castillo de la ciudad, una De Koninck, o como los antuerpienses dicen, una Bolleken (pequeña bola), por la forma de la copa. Se trata de una buena cerve-

za del tipo ale ámbar. Tras la cerveza, ese mismo día continuamos nuestra ruta hacia el oeste de Amberes, en la región histórica de Flandes. Aquí se encuentran grandes ciudades medievales de Bélgica, como Gante, la ciudad natal del rey español Carlos I (V para los belgas) y una de las más bonitas del país. Gante es una ciudad muy agradable, por algo es la segunda preferida por los belgas (después de su ciudad natal). Si puedes, visítala a finales de julio, son fiestas mayores (Gentse feesten) y montan un festival al aire libre muy recomendable, con escenarios sobre los canales del centro,

66


que dura dos semanas y ofrece panorámicas de la ciudad impresionantes. Si vais en otra época del año, deberéis conformaros con visitar el casco antiguo y el fuerte, y beber una Gentse Strop fresca en alguno de los bares que hay al lado de los canales centrales. La cerveza se llama así porque en 1540 Carlos I obligó a los ciudadanos de Gante, después de una rebelión en su contra, a marchar por la calle con una horca o strop sobre sus cuellos. Cabe decir que pese a ello, Carlos I (o V) es uno de los reyes mejor considerados por los belgas hoy en día, orgullosos, quizá, de su origen. Nuestra siguiente parada fue la ciudad más visitada de Bélgica: Brujas. Los belgas la llamamos la Venecia del norte por los canales que atraviesan el casco antiguo, en muy buen estado. Personalmente pienso que Brujas no tiene el mismo ambiente que Gante o Bruselas, sobre todo por la cantidad de turistas que hay, pero lo cierto es que tiene mucho encanto, y si vas en un día poco concurrido puedes incluso soñar que estás de verdad en un pueblo medieval. Quizá una Brugs Witbier pueda ayudarte con eso, es la típica cerveza blanca belga, muy ligera y refrescante, ideal para el verano. Pasado Brujas, continuamos nuestra ruta hacia el rincón más al oeste de Bélgica, que se llama, curiosamente, el Rincón del Oeste (de Westhoek, muy relevante a nivel histórico. Bienvenidos al es-

67

La plaza central de Lovaina

En Place Jourdan (Bruselas) saboreando una Duvel


cenario de la primera Guerra Mundial. De 1914 a 1918 las armadas belgas, francesas e inglesas se batieron en las trincheras allí construidas contra las tropas alemanas. Para hacerse una buena idea de lo que supuso este momento clave de la historia para esta región, recomiendo visitar el museo In Flanders Fields situado en la ciudad de Ypres. En mi opinión, es uno de los mejores museos de Bélgica (aunque quizá sea por defecto profesional, soy profesor de Historia), y está situado en una de las ciudades que más sufrió el conflicto, cuyo centro fue reconstruido y es hoy visita obligada. Obligada es también, si de cerveza se trata, la visita a la abadía de Santo Sixto, a 16 kilómetros de Ypres, donde se produce la cerveza más laureada de Bélgica: la Westvleteren 12. La Westvleteren es la mejor de las 10 cervezas trapistas (cervezas no lucrativas elaboradas en monasterios) que hay en el mundo. Ha ganado a numerosas veces el premio de mejor cerveza del mundo, y eso la convierte en exclusiva. Dicha exclusividad, sin embargo, la hace muy difícil de encontrar en bares o supermercados. La manera más fácil de probarla es ir al centro de visita de la propia abadía, In de Vrede, dónde hay un bar que

El Parlamento Europeo (Bruselas)

sirve y vende (si no se han agotado cuando lleguéis) todas sus variedades. Si seguimos nuestra ruta por el sur y salimos de la zona flamenca de Bélgica, entraremos en la parte francófona llamada Valonia. Nuestra primera parada fue Tournai, una de las ciudades más antiguas del país. La catedral, el campanario y el puente son de los mejor conservados. Los locales hablan, a parte del francés, un dialecto muy peculiar, el picardo. Para entenderlo es mejor tomarse antes una Cuvée de Trolls, con aromas únicos de naranja y hierbas. Valonia está dominada por el Río Mosa y su valle. No hay muchos puntos por donde puedas cruzarlo, y eso hace que históricamente el Mosa haya sido una línea

68


de defensa muy importante para Bélgica. Siguiendo su valle encontramos diferentes ciudadelas en las ciudades construidas al lado del río. La de Dinant, que se encuentra en la cima de un gran precipicio, y a la que solamente se puede acceder vía funicular, es una de las más espectaculares. Dinant es también la ciudad natal de Adolphe Sax, y en todos los rincones de la ciudad puedes encontrar referencias a su famosa invención, el saxofón. En julio se celebra en la ciudadela un prestigioso festival de jazz que combina muy bien con la cerveza local (y archiconocida), la Leffe. En versiones rubia y marrón, es una cerveza de abadía apreciada por locales y foráneos. Como ya os he contado, Bélgica ha sido históricamente un enorme tablero de juego, el campo de batalla de Europa. Es quizá el país que más veces ha sido conquistado. Los romanos, los franceses, los españoles, los austriacos, los ingleses, los holandeses, los alemanes, los estadounidenses… Todos perdieron a muchos hombres en las numerosas masacres o guerras que ha conocido el país. La última de estas masacres tuvo lugar al este, al final de la Segunda Guerra Mundial, durante la última ofensiva de la armada alemana, conocida como la Batalla de las Ardenees. Unos 20.000 estadounidenses y 15.000 alemanes encontraron allí la muerte. El pueblo de Bastoña, nuestra siguiente parada, es otra

La catedral de Ypres

parada obligatoria para apasionados de la historia interesados en este oscuro periodo. Si no es por la historia, al menos, la parada es obligada para degustar La Chouffe, la cerveza típica de la región, una ale rubia muy gustosa, y mi favorita, si se me permite la recomendación. Tras tal ruta cervecera, necesitamos cambiar de registro y Bélgica ofrecía el lugar perfecto: el pueblo de Spa. Sí, se llama Spa y la palabra spa viene de este pueblo. Y, no, allí no hay cerveza típica, sino agua célebre. Y es que, ya en los tiempos de los romanos, Spa era conocido por su famoso balneario, que aún hoy puedes visitar y disfrutar. Tal como suena, nuestra opción fue ir al spa de Spa. El agua está un poquito más fría que en los balnearios del Sud de Europa, pero es el precio

69


La ‘Maison du Roi’ o ‘Broodhuis’ en Bruselas

que hay que pagar por bañarse en las aguas del spa original. Puedes recuperarte con la bebida local, agua Spa (valga la redundancia). Plana, medio gaseosa o gaseosa, como reza el anuncio más conocido en Bélgica: hay una Spa para todos! Nuestra ruta, sin embargo no finalizó allí, sino al Norte, en Flandes. Aunque, advertencia para navegantes, el final es solo para valientes. Nos dirigimos a la provincia de Limburgo, origen de la ginebra, la bebida que inspira-

ría el conocido Gin inglés. Producida con enebros, la ginebra belga es un licor muy fuerte, que se bebe a golpe de chupito. Hay versiones más llevaderas, con diferentes sabores y su capital es Hasselt, una bonita ciudad que acoge el museo de la ginebra. Y así, entre chupitos de ginebra acabó, curiosamente, nuestra particular ruta de la cervezas. Hay muchas más, Bélgica produce más de 1500 cervezas diferentes, y muchos más rincones de este pequeño país por descubrir. Así que reto al viajero a atreverse e inventar su propia nueva ruta. Suerte, y Santé! v

70


Last Minute...

Barcelona Sol, mar y vida. La capital catalana, tercera ciudad más fotografiada del mundo, es una de las mejor valoradas (por clima) para vivir.

Consejo: Ig nora las arch iconocidas Rambla s y ves a otr o s barrios como Horta. Y no hagas cola en la Sagrada Fa milia, con lo s tickets online llegas y entras dire cto.

El Instagram @telemaco111

El libro

En la maleta. Gafas de sol, una buena mochila (cógela fuerte en el metro) y paciencia.

aganir’. El ‘c El ‘souve al fiin g ri ao ner’ es un atalán. pesebre c gura del lo venden avideñas n s a ri fe onajes. En las e mil pers d o d a z ri caracte

El plato Fideua

La sombra del viento. Ideal para descubrir la Barcelona de principios del siglo XX de la mano de personajes apasionados de la literatura. Editorial Planeta

La ‘playlist’ El Blog

1. Manel. Atletes, baixin de l’escenari 2. Standstill. Dentro de la luz

labcnquemegusta.com Noticias, anécdotas, sugerencias (de teatro, música, bares, libros, rutas...) y nuevos proyectos contados por una barcelonesa enamorada de su ciudad con un blog muy participativo.

3. Maria Rodés. María canta copla 4. J. M. Serrat. Antología desordenada 5. Txarango. Som Riu 6. The New Raemon. Convergència i Unió

71


Hello viajeros!

ANDORRA BARCELONA Cテ,ERES OVIEDO VALENCIA

atiramhotels.com 59


magellan De viajero a viajero

¿Te animas a compartir tu viaje? Envíanos tu historia junto a las mejores fotos y verás tu relato publicado en uno de los próximos números de Magellan.

¡Es muy fácil participar! Entra en www.magellanmag.com, accede a la sección Tu Viaje y sigue las instrucciones para el envío del material.

¡Atrévete! 72


En el pr贸ximo numero: viajamos a Islandia

73

Revista de viajes Magellan Nº1  

Revista de viajes escrita por viajeros. En este numero: Las Islas Galápagos con mochila; La Toscana en moto; Donostia una ciudad que enamora...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you